Vous êtes sur la page 1sur 4

PIENSA

El ser humano, producto de la unión de dos células, una femenina llamada


óvulo y otra masculina llamada espermatozoide. El hombre es el más
grande invento de la naturaleza. Respecto a su origen existen varias teorías:
Que el hombre proviene de Dios, que fue creado a su imagen y semejanza.
Que evolucionó a partir de seres diminutos, partiendo de la vida marina,
pasando por los reptiles y los mamíferos y alcanzando su gran desarrollo en
los primates y su casi perfección en el hombre. Esta es la teoría de Darwin.
Pero a pesar de su gran potencialidad es mucho lo que todavía tiene que
aprender el hombre. Esas células que aparentan un ser frágil son tan
poderosas que nadie puede prevenir lo que serán capaces de desarrollaren
el futuro.
Es importante, por lo tanto, aprender a conocerse interiormente. El manejo
del cerebro es fundamental para superar todas las barreras que diariamente
aparecen en nuestro camino. La vida es difícil y entre mayor sea la
ignorancia más graves serán los obstáculos. Por ello, si desde temprana
edad se convive con la honestidad, el valor, la alegría, el dolor y todas las
facetas en forma armónica y ecuánime cuando se acerca la juventud se
aprende con el poder de un sabio y la gallardía de un caballero.
Tú, que apenas eres un niño debes saber que si bien el juego es importante
para tu desarrollo psicomotriz, no lo es todo en la vida. Es apenas una rama
del árbol al igual que tus otras actividades diarias.
En esta época de Medios Masivos de Comunicación como la radio, la
televisión, la prensa, el cine e internet, debes aprender a distinguir entre lo
que es bueno y lo que es malo.
El árbol del que te hablo es sostenido por un tronco fuerte y ancho como el
universo y sólo es comparable con la sabiduría, con esa savia que llevas por
dentro y que te mantiene erguido en medio de todas las tormentas habidas y
por haber.
Recibe estas palabras no como un discurso sino como un sencillo consejo
de alguien que desea que tú seas una persona no condicionada, no
manipulada al antojo de unos pocos que quieren dominar el mundo, sin que
éste les pertenezca. Por ello, debes ser, ante todo, un ser pensante. El
cerebro que posees es la más poderosa máquina que jamás existirá, y si
sabes guiarla, combinando técnica y pensamiento serás un ser que servirá a
los intereses de la humanidad, y seguramente serás feliz en el verdadero
sentido de la palabra.
Lee todo lo que puedas y que te sea útil. Si estás siempre atento, los
conocimientos se irán empaquetando en tu memoria con facilidad
asombrosa. No te distraigas de la labor que efectúas en un momento
determinado, porque ello le resta dinamismo a tu mente y aprenderás poco
o casi nada. Concéntrate y llegarás a la cima muy pronto, así como el
cóndor de los Andes, que se siente realizado al alcanzar alturas
insospechadas. Aprende cada día más y más; pero siempre cosas buenas.
Desecha los vicios. La droga, el alcohol, el cigarrillo o cualquier otro sólo
te llevan a la autodestrucción. Algún día comprenderás que te has librado
de la plaga más dañina del mundo, que azota al cuerpo y lacera el alma.
Esto no quiere decir que no tengas diversiones, que no disfrutes de la vida.
Significa que existen otras formas de divertirse, tales como los deportes, los
paseos por el campo, el cultivo de la tierra, el teatro, la música, la pintura y
la literatura. Ellos te dan cultura y te dan la oportunidad de liberarte de las
cadenas que oprimen a la sociedad moderna, la que se deja manejar, que
fácilmente se deja condicionar por la publicidad y la propaganda
subliminal; no debes vivir como un simple robot desechable sino como un
ser pensante.
Utiliza en la mejor forma tus sentidos como la vista, el tacto, el olfato, el
oído, el gusto y hasta el llamado sexto sentido para tener la capacidad de
distinguir lo que te conviene o no te conviene. Con ello preparas tu cuerpo
y tu mente para caminar en medio del peligro y la zozobra. Tendrás las
cualidades del animal y del hombre, y con ello ganarás el derecho a
sobrevivir en la inmensa selva llamada ciudad.
Vive siempre en función de tu pensamiento. No te entregues. Superman,
Batman (el hombre murciélago), la Mujer Maravilla, Mazinguer y los otros
no son superhéroes, ni siquiera existen en la realidad. Los crearon para
dominar tu mente, para mantener tus sentidos atrapados en el televisor y no
permitir que pienses. Escapa de allí. Salta a la realidad y alcanzarás el
paraíso: tu superación. Tendrás fracasos, pero también éxitos y entenderás
que de esta forma, poco a poco, te convertirás en alguien importante.
Sabrás que sí vale la pena vivir.
No te dejarás atropellar pero tampoco embistas a nadie. Lograrás el
equilibrio necesario, que unido a otros miles como tú, harán de la tierra un
lugar donde vivir será fundamental para el desarrollo del universo. Piensa,
haz las cosas bien, piensa. Repasa. Corrige. Acepta que estás equivocado.
Supera las dificultades. Piensa, inventa, recrea tu mente, piensa. Adquiere
salud en lugar de vicios. Piensa. Repasa. Sé humano. Ama. Ayuda. Expresa
tus puntos de vista y respeta los de los demás. Piensa. Sé fuerte. Sé digno.
Piensa, aclara tu mente, piensa. Descansa. Duerme. Piensa. Llora. Piensa.
Reflexiona, piensa. Memoriza, piensa. Recuerda. Sé feliz. Piensa. Sé amigo
de la paz. Piensa. Domina tus nervios. Piensa. Controla tu cuerpo. Piensa.
Utiliza tu inteligencia para bien de la humanidad. Piensa. Escribe. Lee.
Llora. Piensa. No sientas envidia. Piensa. Ayuda a los demás. Piensa.
Mantén tus sentidos siempre alerta. Ríe. Piensa. Sé niño. Piensa. Sé niño
otra vez. Piensa. Sé un hombre íntegro. Piensa. Sé niño de nuevo. Renace a
una nueva vida: sé feliz. Piensa. Cuida la naturaleza. Piensa. Tú también
puedes. Piensa. Repiensa.
Tu cerebro es poderoso, con él puedes alcanzar lo que quieras. Usalo en
beneficio de la humanidad. Enfócalo, guíalo en el aprendizaje de todas las
ciencias. Si tienes bases de la geometría, las matemáticas, la física, la
astronomía, la biología, la medicina, la filosofía, la psicología, la
antropología, la sociología, y además logras alcanzar un buen nivel de
comunicación con tu entorno y quienes lo integran, llegarás muy lejos. El
saber es ilimitado. El conocimiento es propio de la naturaleza humana y por
lo tanto infinito.
Comprende al mundo y trata de que el te comprenda. Recuerda siempre que
eres parte de una sociedad que lucha por vivir cada día mejor. Si
comprendes a tu hermano y tu hermano te comprende alcanzaremos la
madurez para superar todos los trances difíciles, y que en muchas ocasiones
son innecesarios. Ellos sólo hacen la vida insoportable sin
Ninguna justificación.
Acepta tu condición, el papel que debes desempeñar: hijo, padre, amigo,
hermano, patrón, obrero, hombre, mujer, el que sea, pero siempre con
dignidad y gallardía. Nunca bajes la cabeza, sé altivo. Haz respetar tus
Derechos. Respeta los Derechos de los otros: Gana amigos. Sé noble y
valiente a la vez. Trata de superarte cada día más. Que jamás te venza la
pereza. No robes a nadie, pero tampoco te dejes robar. Se correcto en tus
actuaciones y exige a los demás que lo sean. Piensa. Mantén fuerte las
riendas de la superación.
Estudia. Lee. Comprende. Toma el camino que crees correcto así tengas
que atravesar lugares inhóspitos, que casi te destruyan. Sobrevive a todos
los inconvenientes para que en el futuro en tu camino haya una luz que guíe
hacia el bienestar físico y mental. Piensa, repiensa. Lucha. Escribe. Ama.
Reflexiona. No te dejes dominar por aquellos que sólo buscan beneficio
personal. Aprende a conocerlos. Ellos solos se dejan caer. Son una ruina
para la sociedad. Supérate. Que tu mente sea independiente y no te
doblegues ante el mal, pero que tu pensamiento sea social y humano. Haz
el bien. Piensa. Reflexiona. Actúa. El universo es maravilloso, amplio e
infinito. Tu mente es poderosa e infinita. Piensa. No te dejes arrastrar por
los vicios, véncelos, rómpeles los huesos para que no vuelvan a molestarte.
Piensa. Actúa. Libérate. Eres una página en blanco del libro de la vida; de ti
depende que sea un poema maravilloso que todos quieran imitar, o un
escrito que no vale nada y va a parar al fondo del cesto de la basura. Piensa,
reflexiona. Escribe el libro de tu vida en páginas de oro y letras de amor
universal. Vuelve a leer. Corrige. Toma el mando de la nave de la sabiduría
y avanza hacia delante seguro de alcanzar la victoria. Levanta las manos.
Júntalas. Da gracias por el triunfo. Une tus manos y da gracias de nuevo.
Ora. Medita. Descansa. Que el espíritu del amor y la paz moren en tu
corazón. Que tu alma vuele hacia alturas insospechadas. Sé tu propio Dios,
pero respeta a tu Dios Superior. Piensa. Estudia. Que nada te impida ser
feliz. Piensa. Supera tus metas. Que los conocimientos se desborden por tu
cerebro, pero siempre teniendo presente que eres un ser humano. Piensa.
Reflexiona. Comprende. Ama, pero ante todo sé firme en tus decisiones.
No discutas, dialoga. Sé consciente. Sé cada día mejor en lo que te
propongas. Lee más rápido y con mayor comprensión. Que en las
complejas y extensas redes de tu cerebro tus pensamientos sean una cadena
interminable de realidades, de éxitos, de luces multicolores, de
conocimientos y de guías que te conducirán a ser el mejor, un ser único y
perfecto en ti mismo, en esa copia única hecha a imagen y semejanza de tu
Dios.

EDGAR ALFONSO URUBURU PRIETO


Bogotá, 1985