Vous êtes sur la page 1sur 77

,

't
.F-
.,
.'
N
O
O
I
1-
- ------
;'
JOHANN MOST
(LA VIDA DE UN REBELDE)
,
Nuestro camarada j maestro Rudolf Rocker ha escrito,
con el titulo de .}o[¡ann Most, la
vid" de un rebelde, una so-
berbia contribueiÓn a la historia d(~¡
movimiento anarquista.
E¡ libro de Hoeker, por su valor histórico, está al lado de
L'Jnternationale de James GuiJlaumc y
de la biografm
monumental de Balmnin escrita por Max Ndtlau, las tres
obras históricas m;ís importantes de nllestro movimiento y
junto a las cuales palideeen todas ¡as apologías de los par-
tidos Jlam"dos revolueionarios. El libro de Rocker tiene,
ademÚs, la ventaja de un estilo literario y
sencillo, al alcance
de todos lo.:; leeLores, como el estilo de Kropotkin. El que lea
U1l capítulo de Johann Most se sentirÚ atraido irresistible-
mente a leer el libro entero, un tomo voluminoso que no todos
se atreverian a tomar en sus manos si no se conocieran de
antemano jas cualidades del autor. La vida agitada de]
gran rebelde de Augsburgo, del incomparable redactor de
Frcihcit (LiberLadi ha dado motivo para tra7.ar magistrales
descripciones del movimiento revolucionario en Austria,
en Suiza, en Alemania, en InglaLel'l'a; todos los por-
menores de las ]uehas heroieas de aquellos tiempos
en que Most comen7.aba su propaganda como partidario
del programa de E¡sena<.:h, allá por J 870, en Austria, hasta
su muerte e)1 Estados Unidos, en ]!)OG, est::u1 mencionados
en esta obra; todas las dolorosas contiendas internas del
movimiento son expuestas aquí; el dbsenvolvimiento de
nuestras ideas en Estados U nidos tíene en el libro de Roc-
/¡er un resumen precioso. Leyendo el ./ohanl1 j\lost nos aper-
cibimos qUt~ nuestras ideas se fortifican; que nuestros con-
ceptos nebulosos se aclaran como por obra de encantamien-
to; que nuestras vacilaciones sobre determinados proble-
mas se disipan; que ciertos enigmas inexplicables se nos
aparecen a la lu7. del dia a través de la evolución histórica
con meridianiclad; nos sent.imos templados para la penosa
guerra social al contacto con hombres como Most, Neve,
Dave, Reinsdorf; como los anarquistas de Chi<.:ago, como
Alejandro Berkma n; nos sentimos mejores y penetramos aÚn
más en nuestro propio mundo de ideas
y
de hechos. El libro
de Rocker no tiene para nosotros sÓlo significación histÓ-
rica: es también una obra de propaganda y
de cultura liber-
tarías.
.
Las infamias social-demócratas contra el anarquismo y
sus defensores no podrán pasarse por aHo en una obra
hist.óri<.:a como la de Rocker. Y las ignominias de un Liebk-
necht y de un Grillenberger o de sus secuaces en Estados
Unidos nos parecerían increibles si no experimentáramos nos-
otl"OS mismos la mi;o;ma táctica todos los días.
¡;;¡
capítulo
1
I
I
RICARDO FLO RES" MAGON
Ef, ArOS'l'OJ, D.R [,A
REVO LUCIO N SO CIAL M EXICANA
1
I
...
'\
.
\
DIEGO ABAD DE SANTILLAN
,
RICARDO F~ORES M AG O N
EL AFOSTOL
.
DE LA
REVO LUCIO N SOCIAlJ }lEXIO ANA
,
.
:1.925
GRUPO CULTUHAL "RICARDO FLORES MAGON"
APARTAD~ POSTAL NÓJd. 1563
:M::E::x:tco, D.
==".
.
/
,
A UVERTENO IA DEL G RUPO EDITO R
'.
Para conmemorar el segundo alliversal'io del ase-
sinato de Ricardo Flores Magón, el camarada Diep;o
Abad de Santillán U08euvió el presente trabajo des.
tiuado a alg-una edición especial que se hiciera en al-
g(lIl periódico de e8ta región, ofl'eciéndonos que e11
el curso del 3.ño 1925 presentará otro más completo
para la colección de Pe~lsadoJ'(]s y Propagandistas
del Anarquismo, iuiciada pOI' La Protesta de Buenos
Aires con El'rico Mala testa ,
"Habría que añadir cosas 111 uy)nteresalltes," nos
dice el ca.marada Santillán al mauifestarle que este
esbozo se iba a publicar en forma de libro. En ver-
dad hay mucho que' agregar; pero todo aqu~l que
leJ'ere esta breve exposición sobre las ideas de "Ri-
cardo Flores Magóu y la Revolución Mexicana,"
convendr{t con no~otros en la importancia de estas
hermosas páginas del camarada SautilláIJ, que con-
tienen documentos de gmll valor para la Historia,
así como también para la orientación en nuestras
luehas por las libertades humanas. Este bosquejo
no necesita elogio: habla por sí 8010, El Grupo Editor
v
"-.:
'..
..
lo acoge con cariño; ,)' con la COII viccióu de q U~ pu-
blica algo verdaderamente útil, lo presellta ante lo.s
camaradas y amig'os con un prólogo.oe Librado RI-
vera, quien después de luchar por más de veinte años
al lado de Ricardo Flores Magón, fue el único que
tuvo la oportunidad de cODvivÜ' con nuestro malo-
grado compailero hasta su último día. .
EL GRUPO EVITOH.
}.:.
'"
:..'~
VI
----
PRÓLOGO
Mi buen amigo y viejo camarada NicoMs T. Bernal me hace
la invitación, a nombre del grupo editorialista "Ricardo Flores
~Iagón" que él representa, para que estudie y emita mi opinión
~obre el libro "Ricardo Flores Mag6n, el Ap6stol de la Revolu-
ción Social Mexicana," escrito por el camarada Diego Abad de
Salltillán, fundándose en que soy el testigo ocular que más hechos
presencié durante la ,'ida más trágica y de más agitación que in-
mortalizó a aquel querido camarada. Y debo advertir sincera-
mcnte que soy, en efccto, el que m{ls oportunidad tuvo de conocer
el más interesante período histórico de la \"ida de Ricardo Flores
Magón, y si me presto con gusto a obsequiar los nobles deseos de
Rernal, es por la gran importancia que desde luego conccdí a tan
simpático trabajo de propaganda libertaria.
El libro está formado de un conjunto de importantes artículos
y documentos históricos al parecer tomados al acaso, pero orde-
nados de tal manera con el propósito de que el lector pueda ver
con toda claridad cómo fueron ev'olucionando las nuevas ideas en
la mente privilegiada de Ricardo Flores Magón, su gran constan-
cia y heroicos esfuerzos hasta transformar a un pueblo esc1a vizado,
pisoteado y humillado por el más grande de 105 déspotas, en un
pueblo alti VO,valiente y respetado, que al levantar airosa la frente
infundió el terror y el espanto a sus explotadores y verdugos.
Fue, en efecto, Ricardo Flores 1\1agón el alma de esa gran epopeya
libertaria que, a manera del Prometeo de la leyenda mitológica,
VII
-,
infundió ese fuego divino que impuls6 nI pueblo a ]a rebe]día.la re-
beldía fuente creadora de todas las libertades.
Dotado de claro talento y de sensible sistema nervioso, Ri-
cardo grab6 en su coraz6n y en su mcnte sOñ~dora, a manera de
película cinematográfica, todos los dolores y ]8S lágrimas de los
que habitan pocilgas, así como los detalles más íntimos de esa vida
de desesperación y de muerte.
Ricardo tenía, ademiís, la ventaja de saber varios idiomas quc
le ayudaron, en parte, para su labor de propaganda libertaria:
aparte de] c5pañol y el inglés, que conocía muy a fondo, sabía
francés, italiano y portugués; conocía mucho del latín y de! grie-
go, algo del idioma aztecn, cuya agradable pronunciaci6n recor-
daba recitando de memoria unas poesías que leg6 a la Historia el
famoso Netzahualc6yotl; hablaba con facilidad e1 cn16 que usa
el pueblo de los arrabales de la ciudad de México, lo que h:\ce su-
poner que el ap6stol del gran cataclismo social mexicano poseía
un profundo conocimiento de los dolores y sufrimientos ell que se
revuelcan las clases más humildes y despreciadas por el actual or-
den burgués. Por eso vemos que sus dramas y todos sus escritos
fueron inspirados en este ambiente; no son sacados de los salones
aristocráticos donde se recrea la burguesía holgazana, ni sus per-
sonajes trágicos son prototipos imaginarios rebuscados entre los
hombres del comercio y la banca, sino descripciones de escenas
reales tan comunes entre los pobres, en esa vida repleta de lágri-
mas y dolores en que nos encontramos todos los explotados.
"S6lo el que sufre sabe comprender al que sufre," decía Flores
:\1ag6n; y él, que sufri6 toda la vida, tenía que ser el mejor expo-
ncnte y el más fiel intérprete de los que sufren.
Escribía con gran facilidad; "Verdugos y Víctimas" lo terminó
cn una semana. Adoraba la música, pero ~u encanto era la poe-
sía; admiraba la beBa voz de Caruso y las composiciqn(s musica-
les del más trágico de los hombres, Beethoven; recitaba de memoria
algunas de las más hermosas poesías de Rubén Oarío, de Shakes.
peare, de Carpio', Manuel Acuña o de Díaz Mir6n, y criticaba
acremente a Antonio 1. Villarreal porque a este pulpo le repug-
naba "ese ruido" de la música.
Su carácter alti '1'0, recto y firme, como la roca en medio dcl
o~ano embravecido, le servía como la coraza por donde pasan y
se deslizan todas las inclemencias del tiempo, donde se desatan las
tempestades y la furia de las olas se estrellan sin dejar la menor
hucHa. Es que ]e guiaba una finalidad .\- un solo punto objetivo:
'fIlI
el de llegar cuanto antes a csa Tierra de libenad y bienestar q-e
los ojos de su imagin~ció~1 colum?raban para la humanidad de
sus bellas utopias ya 5111dIOses y Slll amos.
Ya en 1900 Ricat'do conoCÍa "La Conquista del Pan"
y la
"Filosofía
Anarquista".por Pedro Kropotkin: había leído a Ba-
kunin, las obras de Juan Gravc, Enrique Malatesta y l'láximo
Gorki; conocía taml1ién obras rle otros autores menos radicales,
como Lcón Tolstói )' Vargas Vila; pcro era a los primeros a quie-
nes él respetaba como sus ma!;~tros
y a quienes conservaba espe-
cial prcdilección; Yse puede decir que debido a estas consideraciones
ya la oportuna intervenci6n dc Pedro Kropotkin, se contuvo Ri-
cardo)' no atac6 rudamente como 10 sabía hacer, a Juan Grave yo
a Pedro Estevc por sus críticas insidiosas en contra de la Revolu-
ci6n Social Mexicana, que Ricardo impulsó)' se esforzaba por
orientar en los precisos momentos que aquellos camaradas se de-
jaban arrastrar por los radicalismos de Vcnustiano Carranza, a
quien Ricardo atacó sin piedad. Así como a las intransigencia s
de los te6ricos que querían ver en el gran cataclismo soéial mexi-
cano todos los ados de los rcbell!'es ajustados a los principios
ideo16gicos de los grandes soñadores, y que lejps de ayudar a lal!
justísimas ansias de libertad de los sufridos esclavos mexicanos,
s610 sirvieron para boycotear a aquel hennoso movimiento re-
belde haciendo obra de sabotaje, que bcncficiaba más bien a la
burguesía y al Gobierno que se trataba de dcrrocar.
Mientras que "Cultura Obrera" de Nueva York y "Les Temps
Nouveaux," en Francia, daban cordial bienvenida a las calumnias
y do]osas informaciones de un grupo que sc titulaba anarquista
es~ab1ccido en Boston, Mass., nuestros desesperados esfuerzos pOt'
impulsar el movimiento dc los esclavos mexicanos hacia la"revo-
I1!ci6n social sufría un inmenso desprestigio, y todo mundo nos
retIró su a}'uda debido a la autorizada palabra dc los viejos revo-
lucionarios que en más de "cuarenta años de constante pmpagan-
da" no habían podido arrastrar a ningún pueblo a la revoluci6n
contra sus tiranos. Y la solidaridad nos faltó cuando la pcrsecu-
ci6n burguesa 5e hacía más tenaz en los Estados Unidos, cuando
se le quitaba el registro a "Regeneraci6n" y cuando s6lo unos
cuantos entusiastas compañeros que más en contacto estaban
con nosotros y con la Revolución, fueron los únicos que nos ten-
dieron su ayuda. Lo que alguna vez dijo Ricardo accrca de nues-
tras miscrias y privaciones infinitas por las que tuvimos que
pasar para probar nuestra sinceridad y gran buena fe en la lucha,
IX
el:a un hecho real. Hay' t~stigos oculares en Los Angeles, Califor.
lila, de hechos Cjue demuestran que todo sacrificio era para nos.
otros un placer, por conseguir la libertad de los esclav06 mexicanos
:r llevar adelante ]a propaganda emancipadora de "Regenera.
ción."
~
pes~r de todo, nuestros contrincante~ sospechaban de nues.
tra.s~ncendad y buena fe; nos veí~n luchar en el seno de un partido
pohtIco yeso era bastante, y vetan t9.mbién que "Regeneración"
era el portavoz de ese partido y se imaginaron que Ricardo, y
to-
dos los que
.10 acompañábamos, éramos simples aspirantes a
p~¡e~os púbhcos. ¡Craso error! No hay partido político que lance
TIVaS muy
altos. a }a anarquía y haga especial propaganda de
la bellez:~ de ese Ideal como lo hizo
"Regeneración." Por eso es
que
e.1gran m~rito del libro que hoy nos presenta Diego Abad de
SantIllán consIste en la lógica de sus conclusiones v el scvero aná-
lisis de su sana crítica al seguir los pasos de 'Ricardo Plores
Magón,.a quien él considera, como yo también, el factor más im.
portante y el más fiel intérl;lrete de los anhelos de libertad del
oprimido pueblo mexicano.
Desde temprana edad las ideas anarquistas habían tenido ca.
riñosa aceptación en la mente de l{icardo Flores Magón. Debido
a su iniciativa se publicó en "Vésper" de la ciudad de México-
periódico sostenido en parte con los fondos de "El Hijo del' Ahui.
zote," entonces a cargo de Ricardo,-parte de "La Conquista del
Pan" por Kropotkin. el año de 1902. En 1905 asistió a las con-
Jerencias de Emma Goldman en Saint Louis, Missouri; en esa
misma ciudad consen'ó Ricardo estI'echa amistad con un grupo
anarquista ruso, y con Florencio Bazora, un anarfluista español
que tuvo para Ricardo cariño de hermano; este camarada contri.
buyó mucho a fomentar nuestra campaña de propaganda revolu.
cionaria, ayudando con su dinero, vendiendo "Regeneración" v
colectando fondos para la yida del periódico. Bazora comprendí~
cuáles eran '10s fines de Flores Magón: trabajar en el seno del Par.
~ido Liberal para extender, en el pueblo mexicano, los hermosos
Ideales que él ya acariciaba y que eran los anarquistas.
Este era en realidad el plan de Flores Magón: obrar con tact~
p~ra que las masas no nos abandonaran yeyitar que se pusiera
mas fuerte la dictadura de Porfirio Diaz. Al Partido Liberal esta.
t
.~an afiliados todos los librepensadores y los hombres de ideas
:má
J
s, ~vanz.adas en aqudla época; era también el partido más re.
o uelonano v
de'
. . , .
.
J mas prestIgIO en ~ICXICO, el que Con Melchol'
x
~
..,
~";;'
'~
,
' ''';
B
';'-
.
to
jl lárez el ateo I
g
nacio Halllírezy Lerdo de Tejada
,
0---' Be
enl
,
.
.
e~~B<'
'había
expropiado todos los bienes del clero y aplastado
.
a la caBeza .
l d
. .
1
' ~
f,
der con el fusilannento de empera or M a X11111 13no en .
:;"ugran
po
-
. de las Campanas.
,el ceno
e
tiempo, repito, ya el plan de Ricardo era más bien el de
En es ,. ..
d I
.
d
.
t
áctica que por .alta de conOCImIentos e as leas anar,
. brar con < .
o
,.~
t s Hace ,'einte ailOS que se tenía la creenCIa, y aun hay 11m. qUI:; a .
.
'
1 fil fi
.
t
1
'cynorantes
que la tIenen todavIa, que a oso ta anarqu1s a
e lOS 10 . .
.
te elI salir a la call~ blandiendo el puñal del asesmo, mtro-
COUSIS. . .
ducir el caos, la confusIón y arrojar bombas de d111alIl1ta al p~so
del tirano.
¡Cuánta mentira! Y sin embargo, todavía hay qUIen
crea que eso es el anarquismo en la actualidad. Poresofuequepro-
,agar de lleno las ideas anarquistas en aquella época, cuando los
~erebros estaban más repletos de prejuicios, entonces nuestra agi-
tación reyolucionaria hubiera servido para hacer más fuerte al ti.
rano que para precipitar su caí?a. Si a esto agregamos que en el
seno de la misma Junta Revolucionaria existían elementos malsa-
nOS, habrá qué convenir que l{ieardo era quien manejaba el timón
de 'nuestra pequeña barca entonces azotada por todos los vientos,
,.elí medio de un océano de cóleras y odios formidables, animando y
convenciendo a los pusilánimes y cobardes para seguir adeJante
~
'con la pe~rosa empresa, como Colóu cuando los que formahan su
n1isma tripulación lo amenazaban con la muerte si no retrocedían;
""si Ricardo no hubiera obrado con ese tacto dominante en su pen-
"~amiel)to, el pueblo mexicano y la humanidad toda se hubieran
,-,
perdido tal vez de ese gran impulso que él dió a la revolución en
.- ,
.,'tfavor de todos los desheredados de la tIerra.
~~\fC Que Ricardo evolucionó m{ls rápidamente que todos los qne lo
.,,0'¡icompañábamos, ya lo sabemos; hay que confesar que nosotros
"'-:.!no le servíamos más que de simples cooperadores en la propag-a,
-,~gión de su obra emancipadora; pero que Ricardo odiaba, desde jo.
:'~~ven,toda tiranía y todo gobierno, lo demuestran muchos actos de
.su vida. Antes de entrar a la lucha armada era muy común que los
',¡hiembros de los grupos armados solicitaranjefes nombrados por la
J11!lta,
y Ricardo era el primero en rechazar tal sugestión, cantes.
tanda invariablemente que los mismos grupos tenían que nomhrar
sus jefes del seno de ellos mismos o quitados cuando así lo juzgaran
conveniente. "La Junta no va a convertirse en gobierno central
nombrando jefes que a la postre se conviertan elI tiranos de sus
mismos hermanos," decía 1'.1agón.
y
así fue como aquel apóstol infundió las nuevas ideas; pero lo
i
(
Xl
.
que más lc preoeupaba era que en los momentos mismos de la Rcyo-
luci6n los revolucionarios fueran tomando posesión de las 1¡acien-
das, grancros, todos Jc¡s instrumentos de trabajo, mu]as y yuntas
dc bueyes, a fin de ir cultivando la ticrra con cuyos productos se
soslcl)(lría la l{cvolución, haciendo de esta manera que los mismos
hahi tantes, mujeres, niños y ancianos se convirtieran
t'n partidarios
dc cna, de la I{cvolución que por primera vez en su vida les daba de
comcr a todos.
Pero ,los compañeros anan]uistas<o{jue no se han tomado la
lIIolcstia dc unaliz:u' a fondo cstos hechos y sc aventuran a emitir
opinionesjuzgundo las cosas por las apariencias o hechos superfi-
ciales, lJcgar{lIl a conclusiones completamente absurdas. Bn reali-
dad no hc conocido en mi larga carrcra de revolucionario, hombrc
de, más buena fe y más sincero cn sus palábras y cn sus hechos que
I
Hican10 Florcs Magón.
SantiIJán nos prcsenta Cll estc libro un extracto de 10 que fue
Ricardo Florcs Magón como ¡'cvolucionario y cscritor, y dc cómo
se couvidió al anarquismo para atracrse también 111pucblo mexi-
cano ya todos los desampanulosde ]a tierra al camino de ese beJlo
¡denl de felicidall humana, lo más hermoso y mÚs clevado que haya
podido conccbir la imaginación del hombre. Pero]a iaboriosa y
mcritoria tarea de SantilJán consiste también en haber c'bnservad~
vivo interés en)a Revolución mexicana e ir coleccionando docu-
mentos en pro y en contra con una habilidad y constancia envidia-
bles, para damos un resumen de]a primera revolución pro]etaria
de canicter económico en que por prime¡'a vez eJ pnño del pobre
contra el rico sc levantó colérico y vcngador lanzando al mundo
el grito rcdt'ntor de "Tierra y
Libertad." Esto ha hccho SantjlJ{¡n
desd.e Berlín, desde el otro lado ~lel mar, lejos de la gran epopeya
I
mexIcana que ha dado al mundo de los oprimidos bellos ejcmplos t
de virilidad y audacia en sus nobles esfuerzos por destruir el yugo
maldito que lo envilece y lo humilla.
A] revisar ]a obra histórica del'camarada Santillán, me he to-
mado la ]ibertad de colaborar; pero mi colaboraciónlJa sido insig-
nUicante: lade poner notas aclaratorias, nombres c0111plet~s, etc.,
con el fin de evitar ambigüedades y lamentabJes confusiones. Pero
a Santillán debe caberle la satisfacción de haber contribuído a la
formación de una obra verdaderameñfe útil y
de gran interés, tan-
to desde el punto de vista histórico como por la propaganda de
las bellas y únicas ideas verdaderamente libertadoras que son las
anarquistas. No cs un libro comp]eto: es un bosquejo solamente
,.
XII
.
?
Cecilia, Ta111aulipas, diciembre 8 de 1924.,
LmHADO RIVERA.
al que hay que agregar muchQ; pero el compendio que nos presenta
el auto1' llena un gran vacío y una necesidad del momento, para
dar en síntesis una idea del gran cataelismo social, cuyo fonnida-
hle sacudimiento hizo salir al pucblo tlu!xieano del estancamiento
cn que vivía, La hidra de tres cabezas: el Capital, el Gobierno y el
Clero todavía no le sueltan, pero ya marcha encarrilado en el ca-
mino que lo ha de conducir a su completa emancipación política y
econ6mica para acabar con la eterna explotación y tiranía del-
hombre pOl' el hombre,
t
XIII
RICARDO ~'LO ltE~ ~IAUO N, El] ¡\PO STO L
DE LA m ;\,O LUClO N SO ClAII M EXICANA
En la Penitenciaría de Leavenworth, Kansas
I
El 20 de noviembre de 1922, dos penados de la pe-
nitenciaría de Leavenworth, Kansas, se encuentran en la5
.filas de los presos, se saludan como viejos amigos, cambian
a hurtadillas un par de palabras para. manLfestarse recí-
procamente que no hay ninguna novedad, y luego cada
cual sigue el camino regular de todos los días, de todos 105
meses, de todos los años.
I
De esos dos penados, de unos cuarenta y ocho años
de edad, uno, semiciego, conserva toda YÍa rastros de una
l;aturaleza vigorosa de atleta; el otro es delgado y de es-
tatura baja. En el semblante de ambos se refleja una his-
,toria de'sufrimiento y de martirio; tal' ,-ez largos años de
:"iencierro han dejado en sus cuerpos huellas imborrables
.'.de dolor y de privaciones.
Por su aspecto se advierte que nO son de raza sajona;
-"'en uno, sobre todo, se adivina al criol1o mexicano.
Al ver a estos dos penados, se siente instintivamente
que no son hombreil vulgares, que no pertenecen al tipo
¡ común de los presidio!:'; sus rasgos son regulares, sus ojos
reflejan inteligencia y bondad.
¿Por qué están en Leavenworth'? ¿Quiénes son? ¿Cuál
es. su delito'? Esbli'J preguntas se hace todo nuevO habitant~
r
If.
de la penitenciaría al verJos. NosotroS eentil1l0B también ~ ifi~~aB¡ y luminosas ideas sobre el establecimiento de.una
euriosida~ :por conocer la historia del atleta semiciego y
~
.loci'cd~d' de verdadcro~ humanos. Se había cometido un
de su amIgo.
¡r'-'¿rimcn de lesa humanIdad en la persona de un hombre
El 21 de noviembre, uno de esos penados fue encon- .~ bueno, generoso y altruista, cuyos ideales de justicia sinte-
trado muerto en la celda; su estado de salud era delicado, ;:'tizan las sublimes aspiraciolles de todos los pueblos esclavos
pero no conio para temer la tarde del 20 un desenla~e tan "':"de la Tierra. Se había quitado la existencia a un hombrft
rápido y tan trágico unas doce ht>ras después del encuentro'
.
amado "
en filas. El superviviente vió a su amigo el 21 de noviem- .' ¿Una muerte repentina o un asesinato? ¡Quién sabel
bre por la mañana sobre una plancha del ho~pital, con la
.
.' '1 superviviente abriga la convicción de que su amigo fl!e
cara negra hasta el cuello y la frente tendida hacia atrás, ~ .' uerto violentamente por las autoridades de la prisión.
como si el muerto hubiese luchado poderosamente antes En las líneas transcritas se habla del muerto como de
de despedirse de la vida. El fallecimiento había tenido. -\;1filósofo, de un pensador, de un hombre bueno, yaltruis-
lugar como a las cinco de }¡~
madrugada. El director del:'
.'
y honrado. i En nuestros tiempos no es ya una novedad
establecimiento penal, Biddle, y el médico, Yohe, mostra-''¡ le los hombres de méritos superiores mueran en la cárcel
ban un aspecto alegre y satisfecho. El médico dijo que la" . os malvados ocupen los puestos del privilegio y del mando.
oausa de la muerte era una !lÍección cardíaca. 11:\ sociedad!
El supeniviente quiso enviar a los 'amigos y deudos del' 'La tragedia de la madrugada del 21 de noviembre de
camarada que había dejado de existir, noticias telegráfica8;~~2 en Leaveinvol'th tuvo un eco de indignación en todos
la infausta nueva debía estar redactada más o menos así:
f
. s rincones de la Tierra; la Prensa de los trabaja~loresacusó
"Murió repentinamente a las cinco de la mañana, de enfer- I:~pontáneamente al Gobierno de los Estados Unidos de ha-
medad cardíaca según el médico de la penitenciaría, doctor f ftr quitado la vida a ese penado semiciego, y una nueva
y
ohe." Ese textoJue rechazado por el alcaide Biddle, pues lancha sangrienta quedó estampada en la historia del país
podía dar pábulo a ciertas conjeturas. ."e "los bravos y los libres." El nombre del muerto en la
.
El ~uperviviente describe así unos días más tarde sus
I
<:enitenciaI'Íade' Leavenworth es Ricardo J'701'e.~ Magón; el
ImpreSIOnes: el superviviente, lAbrado Rivera. Hablemos del muerto,
"Un día funesto, lleno de profundas amarguras y de ,¡>'suvida, de su delito. ¿Quién es R1'cardoFlores Magón?
tenebrosas tristezas, envolvía mi corazón. Una lucha \
de encontradas ideas arrastraba mi fantasía por el abismo
insondable de la desesperación. Por la noche actldían a mi
mente, como en tropel, imágenes representando actitudes
distintas, pensativas o amenazadoras, con' los puños apre-
tados, como impulsadas todas por un solo pensamiento de
venganza en contra de tanta maldad humana. Se hauía he-
cho desaparecer a un gran pensador, a un filósofo pletórico
2
.:.,1
..~ juventud de Ricardo Flores Magón
~
,.$
:.v':~~.
Ricardo Flores Mngón nació en San Antohio Eloxochi-
'. ).pán, distrito de Teotitlán del Camino, Estado de.Oaxaca,
\{'éxico, el16 de septiembre de 1873. Su padre, 1'eouoro
Flores, era de raza indígena pura; su madre, Margarita
3
2-R. 1-'. MÁG.X
.
Magón, era mestiza; unO de sus abuelos procedía de Car-
tagena, España. La familia no disponía de bienes econó-
micos, pero sin embargo Ricardo comenzó en México sus
estudios en la escuela nacional primaria número 1; luego
pasó a la Escuela Nacional Preparatoria, yen 1893, a los
veinte años de edad, ingresó en la Escuela Nacional de Ju-
risprudencia, donde cursó tres ai1os.
Su padre murió en 1893. En 1892 vió por primera vez,
en c.alidad de preso, uno de los aspectos trágicos de la dic-
tadura de Porfirio Díaz: la cárcel. Los estudiantes de Mé-
xico habían hecho una manifestación para protestar contra
la segunda reelección de Díaz y de resultas de esa manifes-
tación, síntoma del descontento insoportable para el tirano
y la camarilla de "científicos" que le rodeaba, hubo nu-
merosos arrestos de estudiantes; el pueblo impidió por su
protesta inmediata que las gentes de Porfirio Díaz cebasen
su odio en los jóvenes, y éstosrccobraron pronto la libertad.
Este primer arresto decidió al joven Ricardo a abandonar
sus estudios, Ün poco más adelante', y a consagrarse a la
lucha contra la tiranía.
En febrero de 1893~entró a formar parte de un perió-
dico opositor, El Demócrala, suprimido antes de haber cum-
plido el tercer mes de vida; una parte de los redactores fue
arrestada. Ricl'lrdo supo burlar esta vez las pesquisas.
Porfirio Díaz no quiso creer que fuese posible en México
una oposición contra su gobierno y sembró el terror contra
los opositores y los rebeldes; como en todas las épocas dp
despotismo, los agentes políciales en venenaban la vida sociltl
.r sembraban la desconfianza en 106 hombres. Las Bastillas
.
de San .Juan de Ulúa y de Belén fueron los símbolos vi-
dentes de la dominación portiriata; tras sus muros fue
sofocada la voz poco grata a los oídos del dictador, y más
de un asesinato cobarde mató en germen veleidades de in-
dependencia y de dignidad.
.(
"Regeneración'
.
.-.,
~
Pero Ricardo Flores Magón no se arredró )' continuó
.
.' avamente en el centro de la lucha antiporfirista: desde
~c'uytemprano reveló las cualidades de energía y de clari-
ad de pensamiento que lo distinguieron. El 7 de agosto
'e 1900 apareció en Méxi~o el primer número de Regene-
,
."~ci6n, redactado pOI' Ricardo Flores Magón y su hermano
miÍyor, .Jesús. El lenguaje de ese periódico, que había de
'''ercer tant.a influencia en los destinos del pueblo mexicano,
févó el espanto al ánimo de Díaz r de los" científicos;"
.vió pronto que tras esa atrevida .J;>ublícacíón había una
..luntad indomable; sin esfuerzo alguno los antiporfiristas
,
la ciudad de México fueron agrupándose en torno a Ri-
0'i!-rdoFlores Magón, en el que vieron el cerebro lmis cons-
iente y la voluntad más decidida contra la tiranía del ge-
eral Díaz.
. Todos los descontentos del despotismo porfirista y de
\18 secuaces se calificaban indistintamente de liberales;
ajo esa denominación existían en México diversas ten-
'!encias, convicciones más o menos intensas, corrientes de
.e;l'eas contradictorias, pero unidas pasajeramente por 1:'1
9sición a Díaz, el interés predominante del momento.
"
su mayor parte los liberales tenían tendencias libre,
"adoras y combatían con preferencia al clero, tal vez a
u'sa de los peligros de la luc~ directa contra el zar de
_~ico, Según la Constitución mexicana, la iglesia estaba
'.~'
:.lirada del Estado, pero en la realidad estaba perfecta-
'f
~
.
'.',.'
l..
~:~~'.,
<r
"<;;, .'.,'
.
,~~M
-
j
:;¿:j..
¡¡re
.-fJ'1~!;J
.
5
'(O
;:-
mente unida a él contra 15 milJones de habitantes de
-
~I.éxico. Las leyes prohibían las comunidades religiosas
la intervencjón eclesiástica en los asuntos públicos, la pro-
piedad de bienes míces por parte del clero; sin embargo
todo eso quedaba fuera de vigor, y el obispo de San Luis
Potosí, Ignacio ~Iontes de Oca y Obrcgón, pudo declarar
en Europa que, a pesar de las leyes, las Ordenes religiOf"as
prosperaban admirablemente en México. En efecto, Díaz,
la mayoría de los gobernadores de los Estados y los alto~
funcionarios de la Administración, todos hacían alarde de
catolicismo
y todos estaban Íntimamente ligados a la iglesia.
En agosto de 1900, un grupo de liberales de San Lui/(
Potosí publicó un Manifiesto exhortando a la unión de to-
dos los anticlerícales de la Hepública para poner un límite
a la dominación del cl(¡'o y para hacer que fuesen cumpli-
das las leyes mexicanas; los iniciadores se constituyerob
en club liberal "Ponciano Arriaga;" en menos de medio
año se formaron más de cien clubs en todo el país, unll
prueba de que la iniciativa de los liberales de San Luis Po.
tosí respondía a una necesidad y a un sentimiento reales.
El
[)
de febrero de 1901 se celebró en San Luis Potosí
un congreso de los clubs liberaJes, con asistencia de de]ega-
dos de todos los rincones de ]a Nación. Las sesiones dura-
ron ocho díns, y el que dió un verdadero contingente ren-
lucionarionl congreso fue Ricardo Flores Magón, que frente
a la mayoría de los delegados, 1'11lngnr de reducirse a for-
mular ataques a la iglesia y al clero, denunció directamente
al tirano Partiría Díaz y habló de ]a miseria del pueblo ]a-
borioso de México. El discurso violento de Ricardo difundió
en algunos de los delegados, como por ejemplo en Librado
Rivern, un gran entusiasmo, y en otros un prudente temor
a ir demasiado lejos y a <4iP1prometerse tan abiertamente.
El congreso adoptó resoluciones encaminadas a despertar
las masas para qne intel"viniesen más activamente en ]n
'{¡~.
-
~.:~-~,
I
T.
'¡.
'política del país, impidiendo por med.ios p(((:íficos que
éspota nombrase directamente 108 funcionario:,; aJmi-
¿;ativ08, misión qne correspondía legalmente al pueblo.
,o']a existencia de ¿sos clubs entrañaba un peligro para
;.tranqnilidad del gencral Díaz y consortes, y tuvieron
:,rta vida.
.,'
Regeneración seguía vibrando e.n México y poniendo al
.~nudolosviciosdel régimen porfirista. E]mes de mayode
~Ol, Ricardo :r- J~sús Flores Magón fueron arrestados
9}fin de imposibilitar ]11. vida de ese periódico; de parte de
\)8 "científicos" alguien se dirigió a la madre de los her-
anos rebeldes para que los comprometiese a callar; Mar-
garita Magón respondió:
11
que preferiría ver a sus hijos
riuertos antes que ser causante de su claudicación." m pe-
bódico continuó apareciendo, no obstante ]a prisión de
Í!us redactores en Belén, Díaz hizo decir a los hermanos
'Flores Magón que, si volvía a aparecer un 80]0 número de
:Regeneración, serían asesinados en la cárcel.. El 14 dé jnnio
muri6 ]11. madre de los rebeldes y no se les permitió asistirJa
.{In sus últimos momentos, Los Flores Magón pasaron cerca
de un año, hasta abril de 1002, en Belén. Así termin6 la
~primera época del fam'oso periódico, uno de los más perse.
~uidos de América.
>
A partir de este encierro, Jesús Flores Magón comenzó
a naquear en sus romanticismos revolucionarios y se retiró
.
de la lucha; pero su puesto fue ocupado más tarde por
Enrique, otro hermano de Rieardo Flores Magón.
.: Según paree~ Ricardo leyó, por esos tiempos, obras de
:. K:ropotkin, de Malatesta, de Gorki, y esas lectnrascontri-
:.
buyeron a esclarecer muchos puntos vacilantes Y,a rolms-
7
tecerJo 1'11SU fe. Hay diversos testimonios de ul1a tempran
11
. . 8
:le leSlon a las ideas Jibertarias; pero Ja lucha contra el
porfirismo dejó en las sombras, por algunos años, la ten-
dencia anárquica que germinaba en su corazón.
Lo que pasó con Regeneración y sus redactores el1la ciu-
dad de México, sucedió también con los clubs liberales del
resto del país. He aquí cómo fue disuelto el club' 'Ponciano
Arriaga" de San Luis Potosí:
.
" El 24 de enero de 1902 celebraba el club una sesión
pÜblica, numerosamente concurrida. En medio del público
se habían introducido soldados y gendarmes armados con
pistolas, disfrazados de civiles. Un diputado el licenciado
Heriberto Banón, h:¡,bía sido comisionado p~r el Gobiemo
para buscar el medio de deshacerse de los liberales de San
Luis. En un momento determinado de la sesión Heriberto
.
'
Barron se le.\'antó para protestar contra la labor del club'
los soldados y gendarmes' disfrazados hicieron 10 mism~
y
promovieron un gran alboroto que deAhizo la reunión;
se disparó un tiro, del cual se acusa a Barrón, y una nube
de policías cayó sobre .los liberales, arrestando a veinticinco
personas, entre e]]as a Camilo Arriaga, presidente del club.;
a Juan Sarabia" secretario; a Librado Rivera, prosecreta-
rio; a Rosalío Bustamante, a Josél\fartínez Vargas, a JOEé
Millán, etc. Los presos pasaron casi un año en la cárcel.
EJ club de Lampazos, Estado de Nuevo León, fue disuel-
to de un modo parecido. Con un prelexto nimio se arrei'3tó
a.
un gran l~úmero de sus miembros, entre otros al inge-
!llero FrancJsl'o Naranjo, hijo; Yidal Garza Pérez, César E.
Canales, Luis G. A\'ila, Juan Wieman, Carlos Zm.tuche
Vidal.Garza Zubia y otros. Al ser transportados 108preso~
a la capital del. Estado de Nuevo León, el pueblo prorrum-
pió en gritos y protestas a favor de los libeJ:ales; los esbi.
rros hicieron fuego sobre el pueblo. Libertados después de
varios meses, no por ei30cesaron las persecuciones. Luii1
,..
8
a;~ides. secretario del club, a cuyo cargo estaba el
.
.
iento de sus ancianos padres, razón por la cual
huido del servicio militar, fue Íncorporado al ejér"
.¿César E. Canales, vocal, fue agredido a balazos por
. ,-
""
.
. '1'Jes
del tJl'ano.
.'
~i~. misma suerte sufrieron los clubs hberale~ de ~lUda~1
3r'aJles, San Nicolás Tolentino, Pachuca, Cmcat1an
~
Pl-
iié'aIco ~'otros muchos. Uno de los más destacados mlem-
.
.~;;'-pelclub de Cuicat1án murió en la cárcel a consecuencia
':os malos tratos recibidos.
rJ1;sa brutalidad no hizo más que cambiar la táctica de
;
~:bP()sitores. En vista de que no eran reconocidas las
r.;í'1tias constitucionales de reunión y de asociación pú-
. ~'i~'a's, los clubs en donde ha'bía individuos enérgicos con-
. ,'raron en pie clandestinamente.
~~"En México se babía comenzado a publicar un periódico
iritirreeleccionista de caricaturas: El Hijo delAltuízote, a ini-
'Tativa de Daniel Cabrera; en él colaboró Hicardo Flores
¡'ylagón desde el principio; en julio de 1902, Ricardo arreñ-
ij.j la imprenta de la publicación y tomó a su c:lrgo el pe-
:~iódico, cooperando sns dos hermanos, Jesús y Enrique.
~~nseptiembre del mismo año, Ricardo y dos compañeros
ee, trabajo, Evaristo Guillén y Federico Pérez Fernández,
'ueron a dar con sus huesos a la cárcel. Al salir en enero
[e-
1903 en libertad continuaron la labor antiporfirista.
'lo
,
" demás de El Hijo del Ahuizots lOefundó otro valeroso ór-
gano opositor, b'xcélsior, dirigido«)oi' el inteligente joven
(antiago de la Hoz, que murió trágicamente ahogado en el
'h'.:íoBravo al tom:lr un baflO juntamente con sus compañe-
"1XO B-,
pocos dí:lS. después de haber cruzado ]a frontera a
. 9
. ,
't
~..~,>.'t;~~
.<~~"'1;'
"~<.J.
oc;
'~
"
\
.
'.'
'.
'<'- "
~
f 's Vfi-
" . .
.;:/. ,,:.
.
"
to,Humberto 1l aera
/
Estados UllJdos,
Hlcardo Flores Magon era el alma
d~
e1'a,..Al'fonso ~Ia\lO
'
S t iuO'oR. deja \'egn,
,
1
,
ti
,
,
.
b ' 1ms Jasao, an
"
esa propagada,
Alfonso CravlOto,uno de os antlpor 1nstas
-
"
,anuel' Sara la,
-'
t 'isiones Excélsior y
,
J
"
"'"
.
obstante es as pI ,
de entonces, hoy
senador
naClOna , .dIce de el en una reeren.
""" .
eTa 'ete, Como no
'1 la luz los tribunales
'
(
,
,
,
b
92
~ e"",e '.,
Üinuaban VIeneo ,
le enh'ev",. v,"se k.7
Den"","la, 2 de sept>om
<e,'
'" 1!1.HiioddAh",,¡,eo>
..
de 1903 po, el qu,"
México, D. F,): ~'Era uno de los líderes de mayor fuerza
(,'
'on~1l1eiarOll un fnl~~
el
\) de JU
I
nI~
l' P
eriód'ico escritó~por
h
d
'
'
1
" 1
1
"
t 1
,
p~,
'laclOn de cua qUle
, ,
que a pro uerdo 11 eXlco; ta vez no era e mas m e Igente,
'xohibió la Clreu.
C
,
t de .Justicia de la NaclOH
1
' 1 d
1
.
r- .
1 Suprema 01 e
pero su va untad tema a go e extra humano : era e tIPO,.
F.:lores Magan. ,a.
de un apóstol. Sus tendencias y sus procedimientos
erRI! :. .:~nfii-mó el falla.,
1 .'
b en la entrevista citada ]a
b 1
"
o
b f"
d Cranoto (eSCll e .
]
.
'o utamen!e ,neonnph
1", lo eual le d. a un. U",..
'. El sen' 0"
B)'. dmemmeute se puse. os
'00,.1 jueon!m'table. .
"
Riea,do
"a sobdo, no tenia
.,,';'nei. en ]a cá",,1 de
~ ~~~l;na'
"''''"
, de piso de I.cid.
más vicio que el de fumar. De un espíritu abierto y frater.
hre80Sincomumcad.as en
b
a
lde s a
p
arecían a pesar dE'todo,
,
,
,Y
~
"" 1 eriódlcoS re e
b It
nal. S>emp<e qneaJguno de sn,
eomp'ñ"o,
n,ee"t'b"
.. [lMoomo o,"
1 b t lin.. ,ubtenáne.., a so u a.
dinero, la bolsa de Ricardo estaba abierta para el amigo
:fúeron trasladados a ,as
bl
al
°
do de tierra lnlmeda; pasaron
' .
b '., .
b ras con pISO an ,
f
.
necesItado. , , ,
A nosotros nos tema deslum rados por su :íi:
.
1,ente o seu <,
1 bl 1 mes v medio; luego llClOn
A,..
-.',
't ' 'n into era e 11l .
ea"'et" de hiono. Desde ese tiompo ya b,ol,ban on
'u
ee.
:"
,n
I"a
"
uaew
I do di,tineión
rebro las ideas socialistas, aunque su acción se coilCretaba
'-~~
.
':I1Ü,16
.
i\:J:t
.
os en el departame
d
n
°
t
(
la su vida]a impresión de este
'
,
"
~
.,,;
..'
'" l ' d ha conserva o o <,
-
al
.nhl'O'6""mo.
. ,
'. ;,""¡;.,t,e.",
0,
en 1921-22 estaba p,óximo .1. "gu:,.
Los presos de San LUISPotOSI,al salIr en lrbertad, para
/~. j;¡:c
..
Je
.
1'1'0. Cua1:d~
1 L nworth Kansas, se recuelda
b
",,'~~
itenClana (e eave,
1
,
5 d
prob" 10 poeo anepentido, que estaban
In'tul",on el elu ;.:¡
1'\':' ~n
,
, publieó Th, N~, R<¡rnj,
W,' e
"Pondano A,daga" en la eludud de Méxleo, el 5 de fe. , Jli>len on nn'.e", "qne
"Algnn' ve" euando uun
orero de 1903, lanzando un Manifiesto a la Nación en donde'
.
"o
.
"de 1922, ,DIce aS
d
l.
d
" "
a
'I~te varias semanas en un ea-
'
,
"
,
,~
. .
fuí rn terna o 111<,
]
se 808tel11a que la socredad
contmuana la obra
mterrumplda.' ']oyen,
b o
q
ue me impedía verme as ma-
l
1
b
' ') - .
obscero tan o scur
d t
e]
po,
o'"tent" O S
""ntm los eln s hbeml" eu.190c. Ade.
'0,
,
..
1 indad de Méxieo, uro" ooqn
más del club
"Ponciano
Arriaga,"
existía en ]a
Capital:
~. Esto acont~c
d
lO en a c
Díaz imperaba con mano san-
d
O
"
R d
"
1
'.,.
'lante peno o en que
t 't' na
otro e nom
"0
,e ,nejón, .
p"sidid
°
po, Santjago
"
.
"J'
p,
.
dep' vimentosy eon, , m, u
J,
Ho" em el elub "Redenejón" qni,n publie.b,
Ex",I,;".. .;nta. El eul.]""o
"""':::"0 pu]gad" de espeso>',mion.
El timno
Di" eslaba dj'pnesto a impodi, qn,,,
eJevam"
.
'de fango, d,
t<e'
°
e
bun nn flúido espeso qne impe.
en su feudo vocescondenatorias del despotismo. Una noche ¡'.'
. .
que las paredes rez~ma
s
q
ue negligentemente habían
b 1
'
>.,
las expectoraclOne
tes
de a bdl de 1903.
p""
una eausa a adl penel,ó Ja poliei.
t 'o, ~ee",
l' t.hles y deseuidados oeupan
en el loca] de El Hijo del Ahuizote y
arrestó a todas las per-
~~
.
Fa:rf9jado sobre ellas
h
os mco
d
~'
enormes telarañas, desde las
.,.
~.
,
"
te
.,
s Del tec o pen Jan
, ,
;;t
\
,sonas que se encontraonn allí,
incluso los obreros de la .
~
'
..~
~
a)
1'10 re
,
h ' blesarañas, Enunrrncon e~ ¡-
<-.'
haban negras v orn
d t ba el
Im p"n ta; m ás do oeh,nta
P'",O S po,
enestioues
politie",
"g,¡¡ue
"" '.
°
.bie"o p"'
don e en m
fueron recluídos por entonces en Belén' entre eÍ10s figu- {~'1>á. e~albañal, que era un aguJ
l
er
b los cuales el dé~potlt
'
..',
E no d~ los ca a ozos en
raban Hicardo y
Enrique
Fl~l'es MagÓnf .Juan Sarabia, .<aLre. se era u
, ,
11
10
.~
"
..
acostum braba a arrojar a sus opositores, con la esperanza de
quebrantar sus espíritus. ... En mi horrible morada pude
soportarcl viscoso contacto de las paredes-a cuyo recuerdo
me esttemezco ahora;- mis pulmones, entonces jóvenes)'
sanos, pudieron resistir el veneno de aquella tumba; mis
ner\'ios, aunque sensibles, pudieron ser amaestrados por mi
voluntad para responder con sólo un leve estremecimiento
a los asaltos r mordiscos de las ratas en la obscuridad. . . .
Mi petate estaba l}timedo, así como mi indumentaria; de
vez en cuando un golpe en el petate o en el fango, o de ma-
iiana en mi cuerpo, me indicaba que una araña había caído
y un estremecimiento recorría mi sistema. . . . .
"
La tiranía porfirista
Porfirio Díaz gozaba en el extranjero de un cierto pres-
tigio; ]a Prensa capitalista norteamericana contribuyó 11
darJe fama, a cambio de los monstruosos favores que otorgó
a]a, burguesía de los Estados .Unidos; los capitalistas norte-
americanos regalaban a Díaz y a sus gentes acciones en las
compañías comerciales e industriales; Díaz pagaba esas li-
beralidades con vergonzosas concesiones y entregando tie
rras y bienes que no eran suyos. Cerca de novecientos
millones de dólares tenía ,"VaJJStreet invertidos en México,
yeso es una buena prueba de la dependencia económica y
política de esta nación, en la que nueve millones de habi-
tantes eran analfabetos;' pero donde, eu cambio, existía
un formidable presupuesto militar para mantener un ejér-
cito de sesenta mil hombres, con los bataJJones especialei
de algunos Estados y las gendarmerías. L<?strabajadores
ganaban unos cuantos centavos diarios y eran sometidos a
una explotación desenfrenada, sin consentírseles la menor
veleidad de. rebelión. Una Ildministración corrompida y una
12
Qi~lización pública sin precedentes eran consecuen-
i~.triediatas del régimen de PorfirÍo Díaz y los científi-
No en vano acusa ban los liberales a varios gobernadores
o
;~tados de haber sido bandidos y de haber sufrido pro-
~:por robo antes de ser gobernadores y altos funciona-
tÍe:la Administración porfirista; no en vano decían qne
:~obtener un puesto público, para ser gendarme, jefe
olicía o escribiente, el mejor medio era tener una mu-
'ermosa o una hermana, y entregarlas a la concupiscen-
.ui)rdelos caudillos influyentes.
Díaz dió el ejemplo de cómo puede aprovecharse para
'1Sf)~personal
y para beneficio de los parientes y amigos la
¡¡-Réión gubernativa. Entró triunfante en 1876 relativa-
e.hte pobre, subió a la presidencia de México y en pocos
'~b~se hizo el hom bre más rico del país, con fondos en los
,~'cos de Europa y Estados Unidos, con acciones en em-
J;'~~asfabriles, agrícolas, mercantiles y mineras.
"'La paz porfirista, que beneficiaba tanto la codicia de los
'7~ita]istas norteamericanos y el banditismo gubernamen-
tde México, no volvió a gozar de reposo y de seguridad
de que Ricardo Flores Magón comenzó su campaña vi-
,~-.
' 1108a.
,~'Díazcreyó que la prohibición de los periódicos escritos
&1:. el indomable rebelde terminaría por un tiempo la agi
. ~jóñ de los opositores. Se engáñó. Al salir de Belén, Ri-
a'rc!o
y Enrique Flores l\Iagón, con otros más,'perseguidos
~YadoE e~tr:madament.e. resolvieron ~uscar refugio en
!0w"ltstados Umdos y contmuar desde 3lh la 1nbor revo]u-
'0naria.
~-<En 190'4 reanudan Ricardo y Enrique Flores Magón en
-1~..,~~
'
,
~
:'
13
,
::-)!1Il Antonio, Texas, .la publicación de Regenuaáóa. A
-
poco de reaparecer el periódico, un mercenario del Gobier-
no mexicano entró en el local de la publicación e intentó
,\1 ¡¡<;esinar a Hicarclo; ]~nrique lo rechazó y fue llevado a la
\
cárcel, condenándosele a pagar una multa por no haber de-
jlHlo matar a su hermano.
En vista de las pocas seguridades para la vida, Regene-
mció¡¡ fue trasladado ¡~Saint Louis, Mo., en febrero de 1\)05,
el! cuya ciudad se reunió Librado Hivera a los l"lores
Magón .
La Junta Organizadora del Partido Liberal. Persecu-
cIOnes
Con fecha 28 de septiembre de 1905 se cflnstituyó la
.
'.Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano" con
Ricardo Flores Magón como presidente; Juan Sarabia, vi-
cepresidente; Anto:Oio1. Villarreal, secretario; ]j;nrique Flo-
res Magón, tesorero, y Librado Rivem, Manuel Sai'abia y
Rosalío Bustamante como vocales. Según las resoluciones
tomadas, la Junta residiría en un país extranjero para es-
tar a salvo, hasta donde fuera posible, de los atentados
del gobierno de México r tendría por objeto la. organiza-
ción del Partido Li beralmexicano y la lucha" con todos los,
lIl~dios" contra la dictadura de Porflrio Díaz. La tlÍctica
propnesta a los simpatizantes era la constitución de agru-
paciones secretas en las localidades respectivas y su comu-
nicación con la Junta; se proponía también apoyar las
publicaciones opositoras en México.
Los esbirros de Porfirio Díaz no tardaron en entrar en
aeeión, secundados por las autoridades norteamericanas.
El tirano de México sabía CQmprarse, por sus liberalidades
lu\Cia los capitnlistas y altos funcionarios de Estados Uni-
14
:,I'Óa segura complicidau en los crímenes guberní\ti\"O:"
"tlh
los enemigos de su gobierno. Sin elllbar~o, el Par-
.
¡.Jbcl'a I ¡la exigía rei vi ndicaciones que no estuviesen den-
'&";los límites de todo Estndo constitucional. El h'1I1n
élft .Junta organizadora era "Reforma, Libertad y.Ju:"ti-
,,<].~
"
v si
P
ropiciab~ la conspiración y la. rebelión ar-
:~~~~P'
.
Librado Rivera
:ada, era porque no había otro medio de hacer oír la voz
~'élependiente de los que reclamaban condiciones de vida
:~:. ~s humanas para. el pueblo mexicano. ~l
12 de oct~¡J)r1
é 1905 fueron arrestados los hel'manos.RlCal'llo
y Ennqne
I
.
'lores Magón v .Juan Sarabia, acusados de difamación por
l
I;\N instrumrnto de Portirío Díaz, Ilama({o Manuel EQPp-
,)
...'"
~~
Hi
1'6n y de la Flor , Jefe político en el Estado de Oaxaca, Mé-
xico. Se trataba de impedir la publicación de Regenel'oción;
las oficinas del periódico fueron saqueadas, la imprenta
confiscada y rematada, lo mismo que los muebles. Se aña-
dió a ésto la suspensión de la franquicia postal con la fun-
damentación insostenible que más del cincuenta por ciento
del tiraje circulaba en México. Ese atentado, que no es el
primero ni fue el último contra la libertad de prensa 'en Es-
tados Unidos, obstaculizó por algún tiempo la vida de Re-
ge¡¡emciófI, que era ya er'ól'gano más popular de México y
el que más daJ10 causaba desde todos puntos de vista a la
dictadura despótica del general Díaz.
Después de algunos meses de encierro, 103hermanos Flo.
res l\Iagón y Juan Sal'ábia salieron en libertad, cuando
YilJarreal se encontraba desempeflando una comisión en el
Estado de Texas, y Regeneración reinició su lucha por la
existencia en febrero de 1906, en la misma ciudad de Saint
Louis, .!\Io. A los oídos del déspota mexicano llegaron ru-
mores intmnquilizadores, yel terror de las persecuciones se
intensificó. La .Junta Organizadora del Partido Liberal no
se dormía: Ricardo Flores Magón daba el ejemplo de una
hboriosidad enorme. Más de cuarenta grupos Jjberales ha-
bían sido formados en México )' con grandes esfuerzos se les
iba proveyendo de armas. Los hombres sanos del feudo de
Díaz se agruparon en torno a Regeneración ya Ricardo Flo-
res Magón, secundando Ja labor revolucionaria antiporfi-
dsta,
Cananea. Sonora
La barbarie gubernamental de México ib~ en crescendo.
Los crímenes de Cananea, de Veracruz, de Río manco lle-
varon a todas las conciencias honestas una ola de odio a la
16
.''r:~H.eaquí cómo describe en junio de 1906 el perió.
~Í3lista AIJpeallo Reason, de Girard, Kansfls, los su-
'~~ientes de Cananea:
l
, bananea, en el territorio de la República de México,;
.::~~t-Estado de Sonora, está situada cerca de la frontera de
'\ ona; su poblftción es de 25,000 habitantes; 5,000 mi-
1',IZ
"
,
1
"
é;1~bs y fundido res trabaJan en esa reglOn, E t~rmmo me-
~:"el salario para los obreros norteamericanos es de p dó':-
1;~; 50 centavos en oro; a los mexic.anos, por el mismo
,
.jo, no se les paga más que 3 pesos moneda mexicana,
un dólar y medio, oro, Una ley del Estado de Sonora
',.
e la elevación de los salarios sin autorización previa
, ~f:g~bernador. Hace algún tiempo ese gobern3dor, Bin
uBá- a causa de sus relaciones amistosas con los propieta-
-
;"ae esas minas, redujo una cuarta parte el salario de los
eras mexicanos. .
.
j
'. 'Cansados de sufrir tales condiciones, lOSpeones pen-
<.
en pedir un aumento de salario. El1
f)
de junio, por
ñana, se presentaron todos al director de las minas
anea para hacer valer sus reivindicaciones; ~u ac-
~~erala de hombres pacíficos.
~'Eldirector, coronel Green, rodeado por una banda de
e .iios armados de fusiles, respondió a las justas reivin-
á"'ones de los peticionarios ordenando a sus criados
1U,~fusilaran'sin piedad a ~os obreros mexicanos; 'y dió ~l
. ~o el ejemplo haciendo fuego sobre los peones, La pn-
':'¡\descarga fu~ terd ble: cerca de cien cadáveres y varios
,. f~nares de heridos cayeron en tierra. Los mineros tra-
-'":'Il;~qe.< dl'fenderse con cuchillos y piedras; hasta intenta-
''''.ó.aerarse de ]11. persona del coronel Green, pero fueron
~l!9rado'd después de una resistencia heroica, durante la
a¡fjJ{ueron
muertos lln cierto número de sicados del di-
1-'
.~
.
"'/:~7
-
-,:.,.~.lcarniceria tuvo lugar a cuarenta millas pr6xima-
17
mente de la frontera de Arizona, en la gra.n cuenca CUpr[.
fera que se extiende desde 108 Estados Unidos hacia el
cent.ro de México. Como en t.odos los otros Estados de l~
Hepública Mexicana, los capitalistns norteamericanos SOn
enteramente dueños de esa región minera cuya principal
compañía es conocida COIlel nombre de "Green Conso}jd~-
ted Mining Company;" han establecido relaciones amisto-
sas con el gobierno de Díaz y las autoridades de Sonora."
y
todas esas noticias trágicas de la vida de} pue\llo
mexicano eran silenciadas cobardemente por la prema, ~O.
metida al dictador; y cuando era preciso hablar de tal("i\.
hechos, la desfiguración y las calumnias contra los traba-
jadores esta ba~ a la orden del' día. Los caídos de Can anea ,
después de haber sido fusilados tan despiadadanJCnte, fue-
ron insultados en la Prensa porfirista, la lÍnica que podía
aparecer en México.
y
El programa del Partido Liberal
En
Q de julio de 1006 se expidió el programa del Paru.
do Liberal mexicano; el programa en sí todavía no reveln
alín las ideas libertariasqueiban muy pronto a caracterizar
toda la labor de la Junta organizadora y de su órgano Re-
generación. He aquí las reformas constitucionales propi-
ciadas por el Partido:
l{educción del período presidencial .a cuatro años y
supresión de la reelección para el preside:1te y los goberna-
dores de los Estados; supresión del servicio militar obliga-
torio y establecimiento de la guardia nacional; aumento
de la responsabilidad de los funcionarios plíblicos, impo-
niendo severas wnas de prisión para los delincuentes; su-
presión de los tribunales militares en tiempos de paz, Se
lHoponen diversas medidas para el fomento de la instruc-
.
- :~'dausura de las escuelas pertenecientes al
.,~ .
1 t
.
t
-:
'nza
laica, etc. DI \'ersas reg amenaClOnes en-
'estl:ingir los abusos del clero católico. Jornada
,-de ocho horas Y salario mínimo en toda la Hepú-
-,t~~ciól1a la infancia; higiene de los talleres; abo-
l~s actuales deudas de los jornaleros del campo
"
,10STImos; descanso dominical; en una palabra,
"rei vindicaciones que constituyen hoy el programa
O;de los partidos socialistas obreros. Respecto de las
~- .
"
1 d
-
d t
.
,
'1,OSliberales propoman: -,os uenos e !erras es-
roe~f .
jgados ,1 hacer productivas todas las que posean;
'fer extensión de terreno que el poseedor deje impro-
-',.
Ja recobrar:i el Estado y la emplear:í conforme a ,
culos siguientes:
,
;~-losmexicanos residentes en el extranjero que lo so-
;~"losrepatriará el Gobierno, pagándoles los gastos de
I . .
t
.
lt '
']-
les proporcIOnara -lerras para su cu 1\'0.
t':;Estado dará tierras a quienquiera que las solicite,
,ti J~011l1 ici6n que dedicarlas a la producción agrícola,
\:,n'derlas. .
,
."
1m-'programa del 19 de julio de 1906 se debe en gran
~.J uan Sarabia; Ricardo Flores ~Iagón contribuyó
t ';~arte nUls radical; pero se comprende que para él,
"\;para otros muchos amigos del Partido Liberal, ese
" ma tenía sólo un valor pasajero para atraer los ele-
s liberales, entre los que esta!'a la parte honesta y
d~a del pueblo mexicano, y para no alejar repentina-
.:t~.por el radicalismo de las demandas r reivindicacio-
s-1i:~ina mayoría de los afiliados. Sin embargo, creemos
~haber triunfado el Partido Liberal en su primera
f\;'h, desgraciadamente frustrada, muchos de los ele-
"'s que dió al movimiento anarquista se habrían"per-
,'~'~,:~~nJa.ilnsión de hacer la felicidad de~México por de-
l
'-to"¡¿",- .
'~"",U:~rnatlvo.
.
19
3-1t. F. W.L';ON
En Canadá
Las persecuciones contra Hicardo Flores l\!agón y
sus
com paíieros vol vieron a poner en peligro la propaganda
re\'olucionaria desde Saint Louis, Mo. Para librarsr de nUe- .
vos atentados inminentes, y para despistar al Gobierno de
.
México, los hermanos Flores M:1góny .Juan Sarabia se di-
rigieron a Canadá; Hivera y Manuel Sarabia quedaron en
Saint Louis, imprimiendo y
em'iando Regeneración bajo so-
bre cerrado.
.
Los agentes policiales mexicanos no tardaron en descu-
brir a los fugitivos en Toronto, provincia de Ontario; en
\~ista del constante espionaje, deja ron secretamente esta
ciudad por l\!ontreal, provincia de Québec, donde también
se presentaron sus perseguidores.
El 23 de- septiembre hubo una seí1al evidente de des-
pertar del pueblo mexicano, el levantamiento de los gru-
pos liberales de 1~.!!~~ r
.Jiménez; y Ricardo Flores
l\!agón, con los demás miem bros de la Junta Organizadora
del Partido Liberal, resolvió entrar en acción; para ese ef~c-
to se dirigió con Juan Sarabia y Villarreal a ]11. frontera de
México a El Paso, Texas. Unos cuarenta grupos, treinta
armados, respondían a las reivindicaciones del Partido Li.
Leral. Pero intervino un hecho insospechado.
La traición. El gobernador Creel
/
'El Estado de Chihuahua, por su proximidad a la fron-
tera de los Estados Unidos, era el más trabajado por los
emigrados mexicanos. En El Paso se publicaba un bisema-
nallibrepensador dirigido por Lauro Aguirre, La R~l'orm((
20
.
.
.Y:!'''
'~i~Río, Texas, aparecía un periódico de cantc-.
~:¡bi6n, El Liberal, de Amado Gutiérrez, y otros
8'
hacían obra nntiporfirista; y todos, con Rege-
¡;:b caheza, entraban en México, principalmente,
;tado de Chihuahua. IBl gobernador de eRte Esta-
,.[que C. Creel, un ad\'ene~lizo de la fortuna, fue el
Mi'¡~Jt.odel desp~smo que tuvo el honor de sofocar
~~nrog de San .Juan de Ulú¡¡,yensangre, e] primer,
; 6-.
rebelión armada de los revolucionarios mexi-
-
formes con fidenciales, En rique C. Creel supo que
lJl
.¡'aba en El Paso un moyitni~nto insurreccional; el
dt~Jbre de 190G envió el siguiente telegrama al dés-
~'esidente General Porfirio Díaz, Palacio Xacional,
'~.-En El Paso, Texas, existe un centro revolucio-
.;encabezado por Lauro Aguirre (1) que esbi activando
~osnstrabajos. Tiene reuniones todas las noches. Se
Je Magón o.Sarabiü está escondido en, El Paso. Están
ndo genJe para dar algún golpe. Creo conveniente
neral Vega vayrt a Ciudad J lUtrez a vigilar al enemigo
.6fundir respeto. Escribo.=-EI Gobernador."
~orfirio Dí¡¡z respondió inmediatamente en el sentido
.~~í general \"ega fues,e a in~undir respeto; pero. no con
. icinco hombres, como Creel pedía en su carta, sino
ícien o más, y con la misión de denunciar los hechos a
,
1) En las altas, ('sferas oficiales se creía, en decto, que
t'l \'i~jo
a(lor Lanro Agnirl'e encabezaba alglín movimiento re\'olnclO-
"0 en El Paso, Texa;:, tal \'('7. por sn iranca actitud opo8iciouista
'bicrno (le Portido Díaz;lpero el quc en realidad encaIJezaha el
{miento armado y estaba en secreta cOll1unicació!} con la Jnnt:1
,,"olncionaria de Saint Louis, ;\IiS80uri, ('ra Prisciliano Silva'. -LI
.
a~ Ri¡'l'To.
... .~
~.~.
'.''';;1'
21
,'las autoridades de El Paso por medio del CónsuL En]a
cart:t qne siguió al telegrama, el gobernador Cree] comu.
nica al geneml Díaz, entre otras cosas: "El jefe político
de Ciudad .Julirez me ha comunicado que se cree que estuvo
Magón en El Paso, Texas, pocos días antes del 1.5de sep-
tiembre, y que después ha viajado de incógnito por la fron-
terll de Texas y que probablementei: encuentra escondido
en El Paso, Texas.n
En la misma carta comunica 'también al déspota: . . .
"He escrito a Sto Louis, ~ro., solicitando un detective ame-
ricano de confial1za para situarlo en El P¡lSO, Texas"
y
es-
pero que sus servicios han de ayudamos bastante para
descubrir todo ]0 que esos mal vados están haciendo". . . .
Se ha descubierto que el gobernador Creel tenía a su
servicio, desde mucho antes, detectives norteamericanos a
sueldo del gobierno de México, para vigilar los pasos de los
liberales expatriados en Estados Unidos. Un corredor de
anuncios, de la Agencia "Pi¡¿erton" de detectives, se acerc6
'
al grupo editor de Regeneración y consiguió obtener algunos
datos concernientes a las actividades de la Junta reorgani-
zadora de] Partido Liberal. En el informe rendido a Creel,
por el detective, se lee la siguiente filiación de Ricardo
Flores Magón :
..
Alto, cinco pies, ocho pulgadas.
Cuerpo: es bastante gordo.
Peso: aproximadamente 225 libras.
Color de los ojos: muy negros.
Color del pelo: negro rizado.
Color de la tez: triguefIo obscuro.
¿Fuma'? Es un gran fun1ador de cigarros.
¿}labla mucho? Es más bien serio, pero tiene facilidali
para hablar y se expresa con elegancia.
¿Habla inglés? .Muy poco.
¿Tiene mucho pelo? Bastante.
22
Representa como cuarenta y cuatro
r"
.,(:asado? No.
'~H; ot ras cosas puede usted decirme sobre el sefIor ¡.
'~?
Que es. un periodista muy inteligente, trabajador;
.' ordenado, que nunca se em horracha, que ei'cribe
,~"bien a máquin~, que se hace respetar de las perRonas
.1e acompafIan; que tiene un caráctí'r muy resuelto y
gico y que est:i fanatizado por la causa que persigue,
':Jese fanatismo brutal y peligroso que tienen los anar-
:$.tR.s.
"
,.ll el mismo informe, rendido el 28 de octubre de 1908,
ée igualmente:
,;
De todo el grupo de Regeneración ¿a quién considera
ued í'l hombre más peligroso?
"~-Sin duda a Ricardo Flores M:igón.
~'Y si Riearo.o Flores Magón fuese aprehendido y puesto
~
la cárcel por v:1l"iosaños, ¿qué' sucedería?
.
-I~n el acto se acabaría todo ese movimiento alarmista
~gitador, pues él, don Ricardo, es el alma de todo, y sin
~flada harían las otms personas. . . .
"
(Todos estos do-
;mentos, recogidos al caer Díaz, han sido publicados re-
,ientemente por El Demócrata. México, D. F., agosto y
~ptiembre de-19:24.)
,
El general Vega no quedó inactivo en Ciudad ,Juárez,
adonde fuera enviado para imponer respeto. Lo mismo ha-
~ían los jefes ,poJíticos de los di versos distritos. Oficiales
"el general Ycga se fingieron amigos de los ,re\'olucionarios
.
consiguieron atraer varios a Ciudad Juárez. De ese modo
'I!oayeronJuan Sarabia, V. de la Torre y César Canales, el
,.,\9de octubre. En El Paso, Texas. el mismo día fueron
a:rrestados Antonio 1. Villarreal, Lauro Aguirre y J. Cano.
, ~n una carta al general Díaz, escrita el 20 de octubre, el
"
23
...
. gobemador Cree], des~H1ésde dar los informes de I~s al'l'e8.
tos. dice: "Las aprehensiones se hicieron bajo ]a
dirección
del sei'ior general don José i\Iaría de]a Yega y con la ayuda
muy eficaz del jefe político de Ciuda.d JulÍrez y de su co.
mandante de policía Antonio Ponce. También ha prestado
muy bucl.lOsservicios el capitán. Castro, y mucho ha traba-
jado el cónsul MaHén, aunque le hacen algunos cargos por
haberle faltado tino para aprehender a Ricardo Flores Ma-
gón". . . .
En El Paso se recogieron a los presos documentos y
correspondencia que dieron a la policía de Creel, base para
nuevos atropeHos. El gobernador de Chihuahua se mostró
satisfecho de la labor- realizada, deplOl ando sólo que se
.
"
I
"
.
nos laya escapado ;\lagón, como dke en su ca rta al ge-
neral Díaz.
Hicardo Flores Magón consiguió escapar con ~rodesto
Díaz, mientra.s la policía lo buacaba en El Paso, y refugiarse
en Los Angeles, California.
EJ 21 de octubre llegaron .Juan Sarabia, César E. Ca-
nales y Vicente de la Torre, bien custodiados, a la cárcel
de Chihuahua; habían sido transportados de Ciudad J uárez
para que el juicio que se les siguiera hiciese un escarmiento;
el gobernador Creel quería que el juez de la causa estuviese
bajo sus órdenes absclutamente. El déspota telegrafió 11
su gobernador en Chihuahua, el 23 de octubre: . . . "Diga
usted al juez que el caso es excepcional y que debe emplear
toda la se'veridad que sea posible y quepa dentro de b ley,
y en algunos casos preparar los procedimi.entos para que
quepa.
"
Con ese espíritu en las esferas oficiales había que espe-
rar para los presos el máxinio de ]a pella: .Juan Sarabia,
César E. Canales y Vicente de]a Torre fueron condenado¡.:
a 7 años de prisión, en enero de 1907; otros liberüles a"¡'res-
tados por los esbirros de Creel en e] Estado de Chihuahua,
!II 24
<:~onz:i1ez, Antonio 13alboa, Elfego Lugo, Nemcsio
-. I{'jandro Bra vo y otros, fueron condenados a penas
j¡"aban de 1 a 4 afíqs. Todos ellos fueron a dar con
esOS a San Juan de U1Üa, presidio construído en un
;'ente al puerto de Veracruz.
1';;30de octubre, Creel telegrafió al general D~az: "De
¡ásonas comprometidas en Chihuahua, han salo aprc-
''das hasta el último. Falta ahora limpiar otros Esta-
).7. ." YIa limpia se hizo; numerosos revolucionarios,
:pTometidos o no en el levantamiento frustrado, ft~eron
Fcelados por largos años en las mazmorras porfi 1'I8tas.
~'ciudad de ;\léxico cayeron, entre otros, lI[artínez Ca-
,n' v Pérez Fernández, redactor y administrador, respec-
;'~~nte, de una publicación satírica de oposició:l,. ,El
-¡¡illoPÚhlit:o, y condenados a largos años de pnSlOJ1.
.
:tínez C~rreón murió en la etircel de Belén en la ciudad
Jéxico. .
-En Saint Louis, Mo., donde se publicaba Regeneración,
"olpe de las persecuciones cayÓ sobre Librado Rivera.
.,e. aquí 10 que relata él mismo, en carta dirigida a la
:t1l bajada mexicana en Estados Unidos, en "junio .12 d.e
'~21 (réase página 86 del libro
I
'Por
]a Libertad de H~-
.\do F]ores Magón y compañeros presos en Estados UIl!'
s"): "En octubre de 1906 fuí arrestado sin orden algu.na
e' arresto v enviado a las oficinas de inmigración de Samt
," uiB, Mo" De ahí se me plagió en ferrocarril, por la noche,
".mino a México.
.~
" Los detectives me dijeron que iba a ser entregado al
obierno mexicano. Pero repentinamente mis guardianes
e~ibieron un telegrama en ]a pequeña estación de Ironton.
o., a ochenta millas de Saint Louis, ::\10.; en la ~árcel
ie ei:'apoblación se me dejó completamente incomul1lcado
[U.rante tres semanas.'"
~,
El telegrama que hizo paralizar la entrega de Ri,-em a
.'
25
las autoridades mexicanas se debió a una enérgica C.'\111.'
pafin de varios periódicos de Saint Louis, qu~ exigieron
noticias sobre la suerte del detenido, el cual debió ser de-
vuelto y entregado al juez competente, con una acusación
falsa por asesin!lto y robo en México, dumnte l,a huelga de
Cananea, en junio de 190G. Los testimonios a favor de Hi-
,era fueron de tal naturaleza, que el juez no pudo menos
de ponerlo en Jibertad. Y como el cónsul mexicano no quería
soJtar'su presa y pretendía tramar una nueva acusación,
Hh'era huyó del juzgado y, después de alguna permanencia
en Saint Louis y una penosa peregrinación a pie, consiguió
lJegar a Los Angeles, California, en junio de 1907.
He aquí la declaración del juez que entendió en la.causa
contra Librado Rivera:
"Ciudad de Saint Louis, Estado de Missouri. -
Yo, por la presente, certifico que previa audiencia pú'
b]jca habida ante mí, en mi oficina de esta ciudad, este
día 30 de novierobre de 190G, est¡¡ndo presente el acusado
y
habiendo resultado las pruebas presentad¡¡s por los de-
mandantes, en lo abso111tode índole política, el acusado, Li-
bmdqRivera, fue absuelto.'-James R. Chay, comisionado
de los Estados Unidos en Saint Louis.n
El mismo caso de Librado Rivera. acusado de asesinato
y robo por el Gobiemo mexicano para obtener la extradi-
ción, le sucedió a otros liberales: a Pedro González, Cres-
cencio Villarreal, Trinidad García, Demetrio Castro, Patricio
Guerra, Lauro Aguirre, etc., etc. Como la maniobra
del asesinato y robo no prosperó, se recurrió al rapto y así
fueron enviado~ a México muchos enemigos del porfirismo,'
donde les esperaba la muerte o el presidio. Otro recurso
que se puso en práctica para facilitar la entrega de los re.
volucionarios por los Estados Unidos, fue la inten'ención
del Departamento de Inmigración; según las leyes de in-
migración, al descubrirse en los Estados Unidos un. inmi-
1.'
26
tifi
'que fuese criminal o anarquista, o que hubier~ e~tm-
,ja nación ilegalmente, siempre que ese descubnmlen:o
~,hecho en los tres primeros aiios de su llegada, podw
','eportado por los jefes de inmigración: El di~en). me-
!nocirculó aunndantemente por las 011c1l1[\S de Il1mlgra-
y los empleados de éstas ttwieron por consi~u.ienle l~n
'¡¡:':enteinterés en complacer al gobierno de Mexlco. F.n
':hvierno de 1üOGfueron deportados por las autoridades
epartamento de Inmigración, entre otro", Láza 1'0Puen-
~braham Sa]cido, Gabriel Hubio, Bruno TreYiiio, Car-
!'Huberts, Leonardo Villarreal y otros, de Douglas; de
QS, Lázaro Puente, editor de un periódico en Douglns,
itaba en los Estados Unidos desde hacía trece aiios. . .
,::Más¡ní.n: sucedió más de una vez que los presos desti-
a-"dosa la deportación eran entregados a ]a policía mexi.
" a en la fronte!,a con las esposas en las manos, y era
-'!Tiente verIos llegar a la prisión de destino en México
,jp
las esposas norteamericanas todavía.
'
~ L[1,lista de los detenidos y condenados a largos años de
~isión por la tentativa frustrada de levantamiento en oc-
lbre de lüOG, es formidable. Por primera vez la opinión
~undial vol Yió los ojos hacia l\Iéxico y prestó oído a los
~es de las víctimas del porl1rismo. Ji;n Cuba se constituyó
hcomité de defensa de los presos mexicanos
y la Prensa
. rera de todos los países condenó acerbamente los críme-
,~es
del tirano de México. Un colaborador de Temps Not!-
'?aux escribió en el número del 29 de junio de I90! de
~ta publicación anarquista: "Se saben muy pocas cosas o
'Isi nada de lo que concierne a ese desgraciado país que se
"ama México; todo lo que se sabe de él, aparte de la Prensa
.
alariada que se consagra a la repugnante tarea de incensar
" déspota que oprime a ese pueblo, es que existe.
;, "Las notas emiticlns por tales periódicos noS p~'esentan
lIf,Porfirio Díaz, el dictador de México, comO un ser sobre-
natural que hace la dicha de los mexicanos, los cuales, Por'
reconocimiento, lo reeligen cRda cuatro afios para que P11Pda
continuar gobernando. . . .
La verdad es, por lo contrario, por completo diferente.
de lo que informa la Prensa capitalista. Los mexicanos
forman el pueblo más desdichado de la tierra, y la auto-
cracia rusa es cien veces más humanitaria y nHis liberal q11e
la autocracia mexicana. . . ."
Fundación de "Revolución" en Los Angeles. Cal.
Cuando Ricardo Flores Magón escapó al arresto cn El
Paso, Texas, y se dirigió a Los Angeles, California, COn
Modesto Díaz, sin tener en cuenta el golpe sufrido por la
,Jun ta Organizadora del Partido Liberal, sin amedrentarse
por las persecuciones y las condenns ,bárba ras contra los
comprometidos en la tentativa insurreccional, se puso de
inmediato a continuar la labor interrumpida. A los tr<,!,
días de su ])egada a Los Angeles, el 14 de noviembre de
1906, estuvo a puntb de ser arrestado por orden del Gobierno
mexicano. El 18 de enero de 1807 corrió otro nuevo peli-
gro de ser descubierto. En "ista del espionaje de que era
objeto su refugio secreto en casa de unos camaradas, partió
para San Francisco :y Sacramento; desde allí colaboró en
un periódico recientemente fundado pnra sustituir a R(ge-
nuación, y que comenló a aparecer en Los Angeles dcsde el
1'-' de junio de 1907 con el título de Raolución.
.
En su primer número publicó el artículo siguiente con
el nombre de
CI,ARINADA DE CO~fBATE
"i ::\fentira que la virtud se anide solamente en los e8pí-
ritus sufridos, piauosos y obedientes!
i Mentira que la bondad sea un signo de mansedumbre;
28
'1; que el amor a nuestros s('mejantf:, que el anhrlo
iViar sus penas y sacrificarsc por su bIenestar, s('a una
1,
el distintiva de las almas apacibles, tiernas, eterna-
.-
arrodilladas
y eternamente >,ometidas!
.
".
un deber sufrir sin desesperarse, sentll' sobre
ue es ., .
~zote. de la inclemencia, sin repeler la agreslOn, S1l1un
de coraje? ,
";'Pobre moral la que encierre la virtud en el cIrculo (~e
ediencia
y la resignación!. . . .
Innoble doctrina la que repudie el derecho.de resIstIr
:'
te nda neaar la virtud a los espíritus com batIentes, que
e"
lb d'
,
-leran ultrajes Y rehusan declinar sus a e nos. .
TOes verdad que la sumisión revele alteza de ,::entl-
tos; por el conlrario. la sumisión es la forma mas gro-
,,;del egoísmo: es el rniE:do. .
;
on sumisos los qrie carecen de la cultura mo:al "l:fi-
¡¡te para posponer la propia conservación a las e~lg~mc¡as
dignidad humana; los que huyen del sacnficIO y.
el
~gro, aunque se hundan en el oprobio;. los cobarde:: 111-
,égibles que en todos los tiempos han ~ldo un grave Ob8-
\110pnra.el triuMo de las ideas emanClpadoras.
!tos sumisos son: los traidores del progreso, los re~agados
reciables que retardan la marcha de la humamdad.
.' am!ís el altruísmo ha germinado en esos tem.pera~len-
.
lOrbosos y amilanados; el aJtruísmo es patnmomo .de .
'aracteres fuertes, de los abnegados que aman demasJ:1,-
': los demás para 01vidarse de sí mismos. .
-fMentira que la sumisión sea un acto digno de.
encomIo.;
ítira que la sumisión sea una prueba de. samda~ e~p:-
al! Los que se someten, los que renunClan. ~l
eJercIcIO
;
.1
chos no sólo son débiles; son tambJen execra-
s uere , . .
.
Ofrecer el cuello al yugo sin protestar, S1l1enoJo, es
~r las potencias más preciadas del hombre., hacer. obra
,
l
.,
le
propl
' o
envilecimiento; es l11famarse a
~gra( aClon,
(
29
sí mismo y merecer el desprecio que mortifica y el anate-
ma que tortura.
No hay virtud en el 3erviJismo. Para encontrarla en
esta agl'illda época de injusticias y opresiones, hay que le.
vantar la ~~a a las alturas luminosas, a las conciencias
libres, a las almas batalladoras.
Los apóstoles serenos que predicando la paz. y el bien
conquistaban la muerte; los avocados al sacrificio; 108que
creían sacrificarse marchando indefensos al martirio; los
virtuosos del cristianismo, no surgen ni son necesarios en
nuestros días: se ha extinguido esa casta de luchadores,
desapareció para siempre, envuelta en el eudario de sus
errores místicos. Con su ejemplo nos legaron una ense-
ñanza viva de que la mansedum bre es la muerte. Predica-
ron y sufrieron. Fueron insultados, escupidos, pisoteados,
y jamás levantaron la frente indignada. La gestación de
sus ideas fue muy lenta y muy penosa; el triunfo, impo-
sible. Faltó en ellos la violencia para demoler los castillos
Jel retroceso, la pujanza bélica para abatir al enemigo y
en:1I'1;olarcon férreo puño los estandartes vencedores. S'J
ejemplo de corderos no seduce a las nuevas falanges de re-
formistas, sublimes por su comagración al ideal; pero per-
fectamente educados eli la escuela de la resistencia y las
agresiones.
Luchar por una idea redentora es practicar la más bella
de las virtudes: la virtud del sacrificio fecundo y desiÍlte- .
resado. Pero luchar no es entregarse al martirio o buscar
la muerte. Luchar es esforzarse por vencer. La lucha es la
vida, la vida encrespada y rugiente que abomina el suicidio
y 8ftbe herir y triunfar.
Luchemos por la libertad; acudid a nuestras filas los
modernos evangelistas, fu'ertes y bienhechores, los que pre-
dican y accionan, los libertarios de conciencias diáfanas.
que sepan sacrificar todo por el principio, por el amor a la
30
humanidad; los que estén dispuestos 11desdeñar peligros
y hollar la arena del combate donde han de reproducirse
escenas de barbarie, fatalmente necesa.rias, y donde el va-
lor es acla¡nado y el heroísmo tiene seductoras apoteosis.
.
¡Acudid 10s cultores del ideal los emanci p
ados del mie- ,
'
. do, que es negro egoís1:no! i Acudid; no hay tiempo que
.
perder!
Concebir una idea es comenzar a realjzar]a. P~rmane-
. cer en el quietismo, no ejecutár el ideal sentido, es no
accio~Jlr; ponerlo en práctica, realizado en toda ocasión y
. momento de la vida es obrar de acuerdo con lo que se dice
",
y predica. Pensar y accionar a un tiempo debe ser la obra
de los pensadores; atreverse siempre y obrar en toda oca-
:
sión debe ser la labor de los soldados de la Libertad.
; La abnegación empuja al combáte: apresurémonos a la
.contienda más que por nosotros miSnlos, pOK~nuestros hi-
jos, por las generaciones que nos sucedan y que llamarán
(a nuestras criptas, para escarnecemos si permanecemos pe-
trificados, si no destruimos esté régimen '"'d'eabyección en
'que vivimos; para saludamos con cariño, si nos agitamos,
;som08 leales al glorioso escudo de la humanidad que avanza.
. , Laboremo¡; para el futuro, para ahorrar dolores a nues:-
" tros pósteros. Es fuerza que destruyalhós esta ergástula de
.miseria y vergÜenza; es fuerza que preparemos el ad veni-
.miento de la sociedad nueva, igualitaria y feliz.
l'
No importa que perezcamos en la azarosa refriega; de
.
todos modos habremos conquistado una satisfacción más
.
bella que la de vivir: la satisfacción de que en nuestro nom-
:
bre la Historia diga al hombre de mañana, emancipado por
nuestro esfuerzo: ,
.
"Hemos derramado nuestra sangre y nuestras lágrimas
:por ti. 'ftl recQgerás nuestra herencia.
.
.
"Hijo de los desesperados, tú serás un hombre libre."
..
.,
,
31
.
Otro editorial de Flores Magón
I~n el segundo l1lÍmero leemos en un editOljal tam bién
dehirlo a Hic~lJ'do:
/ "La revolución que se inició a fines de septiemhre del
ano pasado y que está próxj'na a continuar, es una revolu.
ción popular, de motivos¡ muy ]lOndos, de cau~as muy
profundas y de tendencias bastante amplias. ?\ o es ]a
re-
,'o]ución actual del género de la de Tuxtepec, de La Noria,
verdrideros cuartelnzos fraguados por empleados mismos del
l; obiel'llo, por am bicioEOs vulgares que no aspiraban a otra
cosa que a apodf'rarse de los puestos públicos para continuar
la tiranía que trataban de derribar, o para sustituir en el
Poder a gobel'l1antes honrados como .Jl1~írezy como Lerdo
de Tejada, a cuya 80111 bra los bandidos no podían medrar.
Una revolución como aquellAs que cncabezó Porfirio Díaz
o como las que antes de la guerra de Tres 1\í'ios se siguieron
una después de ot.ra en nurstro desgraciado país; una re-
vo]ución sin principios, sin fines redentores, ]a puede ha-
cer cualquiera en el momento que se ]e ocurra lanza rse a
la renwIta y bastará con apresar a los que hacen de cabe-
cillas para destruir el movimiento; pero una revolución
C0mo la que ha organizado la .Junta de Saint Louis, Missou-
ri, no puede ser sofocada ni por ]a traición, ni por las ame-
nazas, ni por los encarce]amientos, ni por los asesinatos.
Eso es lo quc ha podido comprobar el dictador y de cIJo
proviene su inquietud. No está en presencia dc un movi-
tniento dirigido por aventureros que quieren 10:5puestos
:-.- - públicos para entregarse al robo y a ]a mAtanza como los
<;,¡.;~.actuales gobernantes, sino de un movimiento que tiene sus
~
raíces en las necesidades del pueblo y que, por lo mismo,
;¡~.
mient~'as esas necesidades no sean satisfechas, la revolución
32
,'ir1í así pel'e¡ier~\l1 tor,os sus jefes;' así se poblasen
,~.
-
,
e';entar los presidios de la HepÚblica y se asesinase
I~fires a los ciudadanos desafectos al Gobierno. . . .".
"~~])otaque se puede comprobar en todas las publica-
.~deEical'do Flores l\fagón es ulla ausencia completa
J"
,
.'"
Praxedis G. Gucrr~ro
a.mbiciones personales de mando, desde los primeros
:'imtos; sin embargo, a juzgar por el programa de'l Par-
':Libe.ra], del 1'.' de julio de 190G , habría que ¿laber
:"'~do todo lo contrario, la ¡¡firmación de la idea de que
"!.
;'cambiaría en cuanto el Partido Liberal llegase al
33
Poder. Xo: la propagalHh de Hicardo Flores :Magón fue
siempre inspirada por un soplo libertario innegaul~, aun-
qtie no del todo consciente en los primeros liempos.
Fue durante la publicación de Rc¡;olllf:iónen Los Ange-
les, Cal., cuandQ entró en contacto con la .ruuta del Partido
Liberal uno de los elemt'...I.Jtos más simptiticos de la revolu-
ción mexicana: Praxedis G. Guerrero, lmis tarde secreta-
rio de la Junta. En Rerolllció¡¡ se encuentran algunas de
:;HScontribuciones lilerariils a la propaganda. Guerrero,
procedente de una f!!JujJja rica, pudo haber vivido en laabun-
daucia, explotando a los pobres peones; pero abandonó su
riqueza y se entregó a la vida del proletario, compartiendo
'con ~us bermanos dé miseria, su dolor y sus amarguras.
Entre los que lo conocían gozaba dé una gran estima por
su bondad, por su austeridad y su abnegación ~n favor de
los oprimidos.
Balance de los acontecimientos de 1906.
Queremos transcribir íntegra una circular de los pri-
meros meses de 1907, en la que se hace un breve balance
de los acontecimientos de fines de 1906:
"Estim?tdo Y fino amigo: Para las personas que igno-
ran nuestros antecedentes en la lucha desigual que desde
hace siete años venimos Boste"niendo.contra el absolutismo
que ha hecho del puebla mexicano un esclavo de la patria,
una dependencia extranjera, la aparente inacción de la
.Junta podría traducirse como una sumisión de los mient-
bros que la integran a ]a fuerza del despotismo, lo que sig-
nificaría una cobarde retirada de ]a lucha en los momentos
precisos en que es menester el arrojo y es urgente hacer
de la voluntad un fuerte irreducible.
"La idea de una retirada del campo de- combate no.
111
. ~e en nuestras almas de suyo rebeldes y tenaces. ¡Que
.Jrocedan -los cobardes, que cedan los d6biles, que se so-
'etan los vHes! Nosotros seguiremos en pie en nuestro
:pesto esperando con serenidad ]a suerte que el Destino nos
eparc.
.
"Desde qne los obreros mexicanos empleados en las
."inas de Cananea, Sonora, fueron alevosamente asesina-
os por los-explotadores sin conciencia que ]11.dictadura
'1
rot!'ge para que mantengan a] pueblo en la servidumbre,
it Junta y BUórgano ltegeneración han sido perseguidos sin
Bescnn!<opor ]11. dictadura. Roosevelt, el pref'idente norte-
m~ricano, tmciendosuyala causa.d;; los perscguidores de los
.i-b,cra]esmexicanos, en quienes v(! un peligro para el des-
IirrolIo y robustecimiento de su imperialiHll10 sobre Mé-
,ico, garantizados por el traidor que ejerce la. primera
~-ngistratura en nuestra patria, no se ha dado descanso en
:. tarea de poner a los miembros de la Jlinta Organizndora
e] Partido Libera] mexicano en poder de los ve¡:dugos del
,ueblo, derivándose de eso la safiuda cruzada de que somos
objeto.
.
, ..
Esas persecuciones no han amcnguado nuestros entu-
'asmos ni han debilitado nuestros propósitos de ver im-
)antado 'en nuestro suelo el programa expedido por la
unta el día 1
Q
de julio del afio pasádo. Para imponer ese
.
rograma, para hacer triunfar nuestros ideales de libertad
.
de justicia. enarbolamos la handera de la rebelión a fines
e septiembre de 1906. El triunfo era seguro. Cada cláu-
u]a del pr~grama responde a una necesidad ingente y
ava-
alladora, y el conjunto de dicho documento es la suma de
s aspiraciones sanas de un pueblo cansado de la miseria
,de ]a tiranía.
, .,
La organización revolucionaria fue 10 más perfecta.
osible. Los grupos de ciudadauos intrépidos, prontos a
,~antarse a la primera señal de la Junta, esperab~n con
.:1
l
35
4-R. F. l!AGON
ansia el momento deseado de l¡lI1Zfirel guante al despo-
tismo y ft la explotación. La sefial fue dada; pero la trai.
ción había espiado parte de log planes de la Junta y
las
cárceles de la República y de los Estados Unidos se pobla-
ron de hombres resueltos y dignos. Fue aquel momento
de prueba para el Partido Liberal. Traicionado por dos
villanos oficiales del ejército del dictador; perseguidos sin
tregua todos aquellos que por su conducta digna desperta.
ban desconfianzas fi un gobierno de ladrones y de traidores;
encarcelados por todas parteB liberales distinguidos y aun
varios miembros de la Junta, uno de 103cuales, el vicepre-
sidente de la misma, el almegado Juan Sarabia, extingue
en la fortaleza de San Juan de VIlÍa la condena de siete'
años de prisión que le impuso el juez del distrito de Chi.
huahua por orden del autócrata, ni un momento flaqueó
el partido heroico que en el actual momento de su historia
sin mancha está destinado a ponel' la primera piedra de
la verdadera libertad y de la verdadera justicia,
"Por la traición solamente dosigrupos insurgentes pu.
dieron efectuar el levantamiento:
I el de Jiménez y el de
Acayucan"pues cuando la Junta se iba a constituir en Ciu-
dad Juárez, cuyo hecho era otra de las señales para el Je-
vantamiento de otros grupos do la RepúlJlica, Juan Sarabia
fue apt'ehendido en dieha ciudad, y con él los principales
jefes del movimiento, la víspera del día señalado para ser
tomada por las fuerzas liberales, mientras en El Paso, Tex.,
el secretario de la Junta, Antonio 1. Vi¡¡arreal, fue puesto
en la cárcel, habiendo escapado por una mera casualidad el
presidente de la misma que se encontraba en el propio lugar,
En Se Louis, Missoul'Í, el primer vaca], profesor Librado
Rivera, fue plagiado por las autoridades norteamericanas
en com binación con las mexicaiJas y hubier'a sido condu-
cido a México si la Prensa norteamericana 110hubiera c]a.-
mada justicia.
36
"
"~l intr;pido li heral Aarón López l\Ianzano siguió más
"distintas banderías políticas que por varios años ha
e.l11pañado a 108 miembros de la .Junta como compañero
labores, fue también reducido a prisión ,en St. Louis v
;e'hubiese pasado a México si no hubieran concurrid~
.
mismas circunstancias que impidieron la cobarde en-
ga de que iba a ser víctima el primer voeal de la .Junta.
:" Antonio 1. V¡¡¡arreal iha n. ser entregado a las autori-
des mexicanas cuando 1'e fugó, dejando bmJados a los
'..arios norteamericanos y a los verdugos de México,
,
," A pes:\!' de todo, los trabajos en pro df;¡la libertad han
eguido su curso. Los fracasos anteriores, debidos a la trai-
.n
y a la connivencia del impulsivo de la Casa Blanca
on el traidor presidente de México, quien está haciendo
,
¡ación vergonzosa del país a los capitalistas norteameri-
11;110S, no han tenido otro efecto que redoblar nuestros cs.
,ífierzosp~ra salvar de una servidumbre perpetua a UI1pueblo
':gno de mejor suerte.
-;
" , Por otra parte, el pueblo nort.eamericano, el que tm baja
:piensa, ha criticado acerbamente la conducta atrabiliaria
,~Roosevelt, como lo demuestra el hecho de haberse puesto
" Prent'R a nuestro favor cuando ese magnate extremó sus
:
rsecuciones, Por más que la dictadura lanzó la maquia-
~lica especie de que tratábamos de hacer una revolución
9tiextranjera, la verdad brilJó al fin y todos se con ven-
ieron de que no somos enemigos del extranjero, sino de
~s explotadores y de los tiranos, sean extranjeros o me-
':lCaI10S,
';
"Los trabajos para derribar el despotismo avanzan
'.on firmeza y sólo se bace sentir la necesidad de la Pre!Jsa
"8.r¿\que con su voz prestigiosa ani1Í1C a todos a desha-
:tse del yugo
.Ya ser libres.
.:. "Queremos completar nuef'tl'os trabajos con la reanu-
ación de la publicación de Regeneración, y para logra]'
37
)
t
nuestros deseos patrióticos nos dirigimos a aque.IJos de nues-
tros amigos que mayores pruebas de espíritu liberal han
dado para que nos ayuden a reanudar la pub1icación del
periódico, enviándonos fondos.
"También deseamos publicar un manifiesto a la nación
en el cual ~xplicaremos, con abundaDcia de detalles, nues-
tra actitud y nuestra voluntad de derribar por la fuerza de
las armas n un Gobierno sordo a las quejas de un pueblo
que desfallece por el hambre Y
por la esclavitud.
.,
Esperamos que usted nos ayudará con fondos para l.a
empreB:l que entre manos tenemos r
que invitará a .sus amI-
gos a que contribuyan con lo que puedan, cODeIderando
que los actuales trabajos de la Junta requieren !:'umas.enor-
mes puesto que ya no sólo se trata de propagar el ¡deal,
,
o'
.
sino de hacerlo triunfar por medIO de la fuerza, umco ar-
gumento que convence a los opresores de ~os pueblos. .
"Para envíos de cartas y dinero, hágase uso exclusIva-
mente. de la siguiente dirección: Sr. Melquiades López,
Box, 50, Bridgeport, Tex. .
"En espera de sus letras quedamos sus amigos y correl¡-
gionarios que 10 aprecian.-R. ]/loTl8 Magón, presidente;
. ,,/
Antonio 1. ViUarreal, secretarIo. f
El rapto de Manuel Sarabia
He aquí un suceso que revela hasta qué punto extrema-
ba Díaz sns persecuciones
y hasta qué punto tenía cómplices
y agentes en los Estados Unidos: .
J~l 30 de junio de HJ07, el guardia rural Sam Hayhu1'f:,t
encontró en una caÍle de Douglas a :Manuel Sarabia. El
rural le puso la pistola en el pecho y lo declar6 preso, sin
orden alguna de arresto. Como Sarabia se negase~a Eeguirlo,
91guardia rural solicitó ayuda y Sarabia fue llevado a Ja
38
~'::f,
-"...
..~1, aonde estuvo incomunicado con centinela a la vista.
.la noche del día de la detención, dos individuos des-
'::~hronal preso, le pusi~ron esposas y 10 condujeron a un
tomóvil que el'lperaba a la puerta de la Clírct'l. Como adi-
.-
i~\s~ que se trataba de transportarlo a México, procuró
s.istirse
y se le cerr61a boca y se le vendaron los ojos. El
utomóvil. partió a gran velociqad y al poco t:empo lIeg6 a
frontera mexicana; el preso Jue entregado a diez so.lda-
.~
porfiristas. Sarabia fue montado en un caballo, ci.1yas
:'~das tomó uno de los soldados, A las doce del día siguiente
;'kó ]a caravana a una estación y' desde flllí Sarabia fue
<~Ilsportado en tren a ]a cárcel ,de Cananea. Desde allí, el
.~SIeju1io fue trasladado a la cárcel de Hermosillo, donde
s,Tu\'o Eeis ~ías incomunicado, a cuyo término fue puesto
V
l.ibertad y devuelto a Douglas, ¿Qué había pasado mien-
ras tanto?
",.
.~Existía en Douglas un diario, The Doug'((8 Industrial, que
. enunció el rapto y que realizó una enérgica. campafia eL
>
la que se debió que la población indignada realizase ma-
,'ifestaciones públicas y buscase con ulla cuerda !ti cónsul
nexicáno para ahorcarlo; la protesta de la publación de
'ouglas obligó a las autoridades norteamericanas a 1ecla-
.
ar de nuevo a Manuel Sarabia, que hflbía Eido rapt3do
~;)nsu complicidad, y el Gobierno de México no pudo me-
:0S que ceder para evitar el escándalo de la Prensa.
La devolución de .Manuel Sarabia fue una derrota de
gran significación para el tirano de México y un triuufo
,;~ra los 1iberale:o.
;~
,.
.
(1) A est.a cam pnfia se unió Proxedis G. Guerrero Imblicando y
partiendo hojas suelt.ns en español entre el pueblo obrero de Douglas.
,
F
39
Nuevos arrestos. Veinte mil dólares por la cabeza de
Flores Magón
En julio de 1907 regresaron ocultamente, a Los Angeles,
Ricardo Flores l\I:lgón, Antonio 1. Vil1arreal y Librado Ri-
vera. Enrique Flores l\Iagón se había quedado en Canadá
desde 190G, y regresó a E"tados Unidos a.mediados de 1908.
Mientras tanto aparecía Revo{1ición regularmente en
pequeño formato, con la cooperación incesánte de Ricardo
y de Praxedis Guerrero. :Modesto Díaz figuraba como ad-
ministrador. En ese periódico se comprueban ya claros
destellos amírquicos o, cuando menos, un comienzo de evo-
lución y de olvido de los principios del programa del Partido
Liberal; se predica la toma de la tierra, el antiparlamen-
tarismo, la guerra de los pobres contra los rjco~, y la crítica
al tirano se va convirtiendo poco a poco en crítica a la ti-
ranía en sí, y un par deafios más tarde en crítica al prin-
cipio de autoridad. En Revo{1ición, que fue suspendida en
1908 por la persecución desatada con tra sus redactores,
está el germen de muchas ideas favoritas de Ricardo Flores
Magón que habrían de hallar su exposición y su propaga-
ción sistenuítica más tarde.
El 23 de ngosto de 190i fueron arrestados Hicardo Flo-
res Magón, Librado Riyera y Antonio 1. ViIlarreal en Los
Angeles; se había tramado todo un plan para transportar-
los a México clandestiñamente y entregarJos a la venganza
del general Díaz; el dinero mexicano doblegaba todos los
escrúpulos de la policía y las autoridades de Estados Unidos,
las que, por 'otra parte, no pecaban de escrupulosas. Desde
hacía meses circtilaban noticias ofreciendo 20,000 dólares
por la captura de Ricardo Flores Magón, y en las oficinas de
correos de las ciudades norteamericanas fronterizas se en-
10
;::'
'-
l-traban carteles con el ofrecimiento y las señas perso-
~s d'el odiado rebelde. La tarde del 23 de flgosto ue 1907
;tenía preparado un automóvi1; pero los arrestauos, al
'rse cuenta de que se trataba ue un rapto, comenzaron
reritar sus nombres y a llamar la atención pública; a ran-
¡
.dc esa resistencia, Ricardo y sus compañeros fueron
tllalmente golpeados por los esbirros
y CIIYÓRicardo un
. ~'ol11entoa tierra bafiado en sangre, En vista de la impo-
'bilidad de reaJizar el rapto, Ricardo, Librado Rivera y
:i1tonio 1. ViJlarreal fueron enviados a la cárcel, bajo la
'-cosRción de resistencia a la. fuerza armada, cuando en
~~alidad la caUSa era la obediencia a un ,pJan premeditado
'~!Haacabar con los inspiradores del movimiento antipor-
rista en alguna prisión mexicana,
~, Los esbirros que realizaron el arresto de los revoluc1o-
')a~'ios fueron: -l],'homas H. Furlong, jefe' dE' la agencia de
".etectives Pinkerton de Saint Louis, Mo., y otro detective
norteamericano, Samuel, de la misma agencia, nyndado8 por
60S famosos espías mexicanos llamados Talam!1ntes YRico,
~e Los Angeles. Furlong se vanagloriab¡¡, públicamente de
.
mIar tras l~lores Magón desde hacía tres nños y de no
..
aber perdido el tiempo en ese plazo, pucs había entregado
1Gobierno mexicano ciento ochenta. revolucionarios rl'Ín-
giados en Estados Unidos. Días antes del arresto había
'estndo' en Los Angeles Enrique C. Creel, entonces embaja-
dor de México en los Estados Unidos; procedía de Wásh-
1))gton, y' conferenció con los capitalistns que habían
,.
ecibido grandes concesiones en México, contratanuo los
lejores abogauos del Sur de California para que secunda-
, n la lucha d!'l portirismo contra sns enemigos; entre esos
abogados figuraban Henry T. Gage, exgobernador del Es-
:aJo de California; Gray, Barker y Bowen, a¡::ociados con
iFlint, senador de los Estados Unidos, y con Horace Appel.
s de notar también, como prueba de la complicidad d!'1
1
l.
41
Gobierno de Est~dos Unidos, que el Procurador General
envió un telegrama al abogado de distrito en la Corte de
Apelaciones de San Ii'rancisco, California, recomendándole
que procediera de modo que fuese imposible la fianza para
Flores Magón y compañeros, diciendo: "Resista a toda
c.osta los procedimientos en el caso de apelación de Ma-
gón y compañeros, porque son deseados en !\Iéxico."
Dos abogados, Job Harriman y A. H. Rolston, se hi-
cieron cargo de la defensa de los presos, en cuyo favor se
realizaron mítines de protesta y una campafia periodística
internacional incef'ante. Eso los salvó de la entrega al Go.
bierno mexicano.
A continuación publicamos-Iasdeclaraciones hechas por
el detective Furlong ante la Corte de Justicia. de Los An-
geles, California, respondiendo a preg~mtas del defensor
de Ricardo Flores Magón y compafieros:
.
"JIarriman (defensol'}.-¿A qué negocio se dedica us-
ted?
.Fnrlong.-Soy el presidente y ~erente de la compañía
Furlong, de servicio secreto de Saint Louis, 1.10.
H. -¿ Usted ayudó a aprehender a estos hombres?
F.-Yo lo hice.
H.-¿Qué derecho le asistía?
F.-Ese es objeto que se deducirá de las declarnciones.
H.-¿Tenía usted orden de aprehensión?
F.-No, señor.
H.-¿Lvs capturó sin orden de aprehensión?
F.-Sí, señor.
H.-¿Usted se apoderó de algunos objetos de la propie-
dad de ellos, sin su autDrizaciól\'?
F.-Sí, señor.
H.-¿Entró ei11a casa y la registró sin su autorización?
F.-Sí.
II.-¿Y se apoderó de los documentos de ellos?
42
'"
iE.-Yo no los despojé de los documentos. Yo capturé
eÚ~1t Y los encerré, y luego volví y cogí los documentos.
-)::I.-¿Loe tomó de la casa de los detenidos y los conservó
;~U porler? ¿No fue así?
1';,.F.-No, señor; los entregué más adelante.
."H.-Bien; ¿usted los retuvo en su poder tanto como lo
'~yó conveniente?
""'F.-Sí, señor.
-
.
.~. H.-¿Quién le pagó por realizar ese trabajo?
" F.-El Gobierno mexicano."
f A pesar de demostrar palmariamente la injusticia de la
';jsión de los tres liberales, el juez se repusó a ponerlos en
¡bertad, ateniéndose a las acueaciones fraguadas; para im-
-'sibilitar la libertad bajo fianza, se fijó la caución en
';000 dólares, y cu:uido esta suma iba a ser depositada,
on pretextos fútiles se rechazó su admisión. Al año y siete
.
eses de estar tras de las rejas fueron reconocidos" culpa-
~es" de conspiración violadora de las leyes de la neutra-
~üad, por el intento de trabajar en nna. insurrección arma-
!í. contra el Gobierno mexicano y conden~dos a diez y
" o meses de prisión, pena cumplida primero en '(nma,
rizan a , y luego en Florence, Arizona. Cumplida su con-
ena, el 3 de flgosto de 1910 se dirigieron a Los Angeles,
.
alifornia, en donde reanudaron la publicación de Regene-
'lJ.ciónel 3 de septiembre del mismo año.
ctividades revolucionarias desde la cárcel
. La prisión de Ricardo Flores Magón y Librado Rivera.
:
tuvo muy lejos de significar una paralización de la pr<t-
aganda revolucionaria; todo lo contrario: quedaban fuera
mbres como Enrique Flores Magón, Praxedis G. Gue~Te-
~ Antonio P. Araujo, Jesús M. Rangelyotrosqueactiva-
43
,
ron las labores de organización y de propaganda para un nue.
vo levantamiento, de acuerdo siempre cOlllos presos. Según
parece, ya en esa época Ricardo Flores !\Iagón y Librado Ri-
vera mantenían a Antonio 1. ViJlarreal ¡¡jeno a los asuntos
serios del movimiellto, por no confiar demasiado en él. An-
tonio 1. ViI1arrealno supo nada concreto de los viajes de
Guerrero y de Rangel pór México para preparar los ánimos
a fin de dar un golpe de muerte a la dictadura; Ricardo y
Librado tepían el prcrpósito de deshacerse, al salir de la
prisión, de Villarreal, que no podía seguir su evolución li-
uertaria; .('on ese fin le propusieron ir a San Antonio,
l.'exas; pero Villarreal se empeñó en seguir con la Junta en
Los ¡\ngeles, hasta que por su propaganda maderiRta y a
favor de la American Federation of Labor en Regeneración
fue obliga do a definir cJararriente su posición y se pasó al
bando de Madero, con el cual ocupó el puesto de Cónsul
"
general en España.
Veamos cómo Hetrabajó por el levantamiento de 1908.
I
Ricardo Flores ~rag;5n escribía largas cartas a Praxedis G.
J
Guerrero, a su hermano Enrique y a otros compañeros de
confianza; en eJlas exponía los planes de acción y daba las
instrucciones nec~sarias para la propaganda. Sobre la evo-
lución de la Junta Organizadora del Pártido Liberal nos
dice mucho este pequeño fragmento de una carta de Enri-
que Flores :Magón a su hermano Ricardo, caída en manos
de la policía porfirista, que la puhlicó en La Patria, 4 de
5eptiem bre de 1908, :México:
.
,
.
.;
'Decid¡damente sólo a Escoffie y a Pérez conce-
deremos :1cceso, siempre que no hayan perdido sus ideales
anarquistns. Si los perdieren, esperaremos a que se den a
conocer algunos anarquistas inteligentes, para hacerlos
miembros de la Junta, estando de común acuerdo en la
elección, Praxedis, tlÍ., Librado y yo, que i:!omosdel mis-
mo ideal". . .
,
. preguntará uno cómo se armoniza el programa del
Ido Liberal del 1
Q
de julio de] 906 (',on los ideales anar-
.~IS, y no se halla f.icilmente una respnesta concreta;
~ hoy que suponer que los miembros libertados de ]a
"a, tenían, ante todo. fe en el pueblo insurreccionado y
\ .
abal1_qlW_un:Lvez.C.QllJas_anna~_j~lLla ll.2:U1o"los.b!:t
'>.
I't'y
las circunst.?:.!l<l!.I!§.Ü.11P()n~.!'Íane~ ~rdllc!.e.!EJ~rog2:.a.;..
:'"ea]ízo.We:- 'Por otra parte, existía el deliberado propósito
rrostrar hacia el anarquismo al elemento liberal, y por
Ja Junta, desde] 908 en adelante, compuesta por anar-
l"tas, procedía con ciertas consideraciones de táctica.
Oopiamos otro párrafo significativo de una carta de En-
Üe Flores Magón a Praxedis G. Guerrero, escrita el 9
'mio de 1908 y caída en manos de la policía, que la
"licó en La Patria el 25 de septiembre, 1908, Dice así:
. :'.' 'Oiga, Praxedis: Debo de ser franco; le diré que creo
..o
y arrief'gado el paEOque usted vaya a Juárez antes del
imiento; casi lo considero un acto carente de pruden-
: Recuerde usted lo que tanto-"nos recomienda y aun
.lica Ricardo, que no nos expongamos a caer en las ma-
"~denuestros enemigos; y pensando las razones que Ri-
tGOda, concluye uno por darle la razón.
""Efectivamente, Praxedis; por lo pr~nto, aunque sea-
s nnarquistas, debemoE consideramos como jefes del
~cito liberal y, por nuestro mismo carácter de jefes, de-
n os cuidarno::J para impedir que con nuestra caída venga
nos y la confusión que Ricardo presiente y nos marca
)adamente, puesto que las circunstancias especiales por
"que atraviesa el movintiei1to nos colocan en la lu-
'tcomo jefes, y hasta corno una bandera que seguir en el
'bate y por la cual luchar. No crea usted por el:!O,mi
~ Praxedis, que la mega]omanía ha hecho prc;::aen
"ambién, como en nuestros pobres compañeros Antonio
ilJarrea"O y Manuel (Sarabia); no, no desconozco mis
45
46
47
.
'. -.T"~"T.
pocas aptitudes para jefe, ni mi eecaso mérito de lucl~ador
para ser tomado como una ban<lel'fl.; pero, a la vez, tampo-
co me es ignorado que nuestros correligionarios, no cono.
ciéndonos a todos nosotros personalmente, ni estando en
aptitud de estudiamos y analizamos, creen que todos los
de la Junta tenemos la vigorosa capacidad l}lental de Ri.
cardo o de .Juanito (Sarabia), Como quiera qne sea, el
caso és, Praxedis, que si usted o yo, o a 111 bos a ]a vez, ca.
yésemos en manos de nue~tros enemigos, traería el des.
n.liento, la desorganización y aun el desbando en nuestras
fijas, lo que, como cuando la traición en .Ju:írez, acarrearía
un fracaso de peores consecuencias que las originadas par
aquel de 1906.
, ,
."
.
De una cosa estamos seguros: que los miembros anal'.
quistas de la .Tunta no aspiraban a beneficios personales ni
al mando, y si a pesar de todo obraban con la mentalidad
que acusa esta carta, debe atribuirse, lo repetimos, a su
fe en las masas insurrectas y a la :wci6n libertaria en el
período de la rcvolución. La Junta obra así para 7/1.adurm'
.
los tiempos, como 'diría Errico Malatesta. Algunos anal'.
quistas que no comprendieron eso han llevado contra el
movimiento liberal un principio de propaganda de descré'
elito, de lo que hablaremos más adelante.
que con toda probauilidad ha sido escrita por Ricardo,
he las autoridades porfiristas hayan añadido o desfi-
~"do algún p:írrafo:
:~.'Los Angeles, junio 7 de 1908.
eñor don Enrique Flores l\Iagón.
)Joy, 7, contesto, querido hermanito, la tuya del .5 del
oual, diciéndote que si tú estás ansioso porque se señale
.
echa del levantamiento, Librado y yo ya estamos des-
oeradus, porque tememos que de un momento a otro
:abarate los grupos el despoti:::mo.
¿Ya se iría Manrique (Francisco) a Veracruz?
; Juan Olivares, uno de los que con nuestro infortunado
aé Neyra fundaron en lIío manco Rewl11cióIISocial v el
an Círculo de Obreros, está comprometido pa ra ir a agita'r
,'os obreros del distrito fabril de Orizaba. El es obrero
'edor y e:;Üí en esta nación desde hace dos años que se
,o con Ne~'ra, Es miembro del club <;leaquí y trabaja
¿no cajista con Palomares en Libertad y Trabajo, A pro.
',pito del periódico, se suspenderá porque se va a poner á
:hn
.
jar Olivares para poder moverse- a Veracruz
P
Or lo
.
'
má..'!que está perdiendo diez pesos semanales el periódico
~ Club, y no pueden sostener los gastos y juntar algo para
.
verse los miembros de la mesa directiva que he compro-
tido. Si Oliyares tiene Qportunidad de encontrar en las
ricas algunos viejos amigos, la revolución podrá hacerl:e
Ori zaha; los mejores obreros han huido de nquellos m:d-
los lugares. y los que no huyeron están en el Yalle Nacio-
a , Quintana Roo, Tres Marías (cárceles porfiril:3tas) y en
"
cuarteles. Por eso no lleva Olivares la seguridad de
~ntaralagel1te. pero lo intentará. Yo creo que Orizaba
e caer en poder de ]a revolución si se pone en prác.
Carta de Ricardo Flores Magón a su hermano Enrique
La larga carta siguiente de Ricardo Flores Magón a su
hermano Enrique, puhlicada por La Patria y reproducida
por El Pllís, diario católico de la ciudad de ~réxico, el 8 de
ngosto de 1908, nos da una idea de Ins actividades desarro.
lIadas durante la permanencia de sn autor en la cárcel.
La transcribimos tal como ha sido publicada, advirtiendo
que de la autenticidad absoluta no podemos afirmar nada,
,. ',,>
,
"
tiea el siguiente plan, que he comunicado a Olivarcs para
quü lo medite sobre el teJ'!'eno.
JBn Qriímba' debe hab!'r no menos de 1,500 hombres eon-.
tra 108cua les no se puede obrar sino por medio de 1a di-
n:unit.l1, rlerrilmndo, los cuarteles, AJ mismo" t.iempo, un
pequeño grupo se encargn ni de dest.ruir la maquinaria de
Necaxa, que cs h que produce la fuerza para las fábricas
de Hío BJanco, Nogal(~s, Cocolapan, El Y,ut¿ y otras más
que hl1Yen esa ,importante región. Entonces, como una,
a vnlancha, se ecllltl:1íla mas¡t,de obreros sobre Oriza ba, cu.
yos cuartéles en ese preciso momento estarán siendo volados
y la I)1aza q,ucdarlÍ cn poder de la revolución: Ori~aba es
una ciudad muy rica, de donde pueden sacarse varios mi-
llones de pesos, una gran cantidad de armas y municiones
de boca y gnolTa.. B,iel ataque contra los cuarteles fracasa, de
todOH modos qu~darán sin trabnjo nuís de 2,000 obreros
con la destnw<:i6n de la maquinaria de Necaxa, yesos,hom-
bres senín otros tantos rebeldes' empujados por el hambre.
Olivl1res necesita la ayuda de un páito dinamitero;
comunica eRte plan a Velázquez (Juan E. VeIázqÚe7., de
Veracru7.) para ponerlo de acuerdo.
Así, pUCS,despacharé a Olivaresairectamcnte hasta Ve-
o
,
,
l"acruz para que hable con Vel:ízquez. Ojalá pueda reunir
In'onto fondos para ponerse en m.archa.
¿Con qué dirección podrá encontrar Oliv:nesa Veltlzque7.?
Yo creo que será bueno enviárselo a Joaquín O. Serrano
para que éste lo presente a Vel4zquez. ¿Podrá encontrarse
todavía a Velázquez r-n la administración de correos del
puerto?
No pudo Ulíbarri (Fidel) mandar a Prax. (Praxedis G.
Guerrero) los ejemplares del manifiesto, porque no tiene
una dirección segura de él. Voy a decir'a Ulíbarri qúe en-
tregue a Saí mdor (Medrano) csos ejemplares. Tú los man-
darás a Prax.
},.
Eustolio (García, asesinado en Austin, 1(10) se colo-
ocará probablemente esta semana en una casa de comercio y
.
no podrá vimir por la c01'l'espondencia. gl diee que ven-
drá su mamá; pero la señora, ademtis de que se encuentra
, enferrnacon mucha fl'ee~j()ncia, t.iene muchos mU,chachit.os,
':
vive relativamente lejos de la drcel y est:í IrJUYpobre para
,: hace~ gastos de tren. Creo que lo mejor es que UJíbarri
,,'lleve y traiga correspoÚdencia y Salvador (Mcdrano) no
: tendrá más que ir por ella a caSa dc Gaitlín (Teodoro),
donde dejará Salvador la que tú me envíes. Si en la visita
/
del viernes me trae U1íbarri tus cartas, será señal de que'
fue aprobada la proposición y
e~1t.oncesa él le ent1"~garé lo
.
que tengo para ti.
Con una eru7. a la izquierda van señalados los que son\
buenos' amigos en la l~sta que devuelvo. José 1. Rqyna, de
Cedral,
S"
L. P., no va señalado con Cl'U7.;ese Reyna fue
aquel que quería que se le Pllsiera en comunicación C011n
:,los grupos rebeldes desde que estáb:U1?-osen Saint Louis;
,pero no lo hicimos por haber sido secreta la organización.
~,Nosé si será realmente sincero. Advierto que los, señaladoiil
~no están hablados para la revolución, ni sé si aceptal:án
:formar grupos. No anoté al excelente Mateo AJmanza, de
MateQuala, porque no ¡;¡é
si todavía está preso en San Luis
Potosí. Si alguien va a Matehuala, sería bueno se informase
;',deMateo, que si está libre sería una ,buena ayuda" Mafeo
cayó pocos días antes de los sucesos de Acayucan y Jjll1é-
nez (en 1.(06). Estaba comprometido para levantarse. Lo
\
iriismo temo que ocurra'esta vez, que caigan buenos gallos
,omo Mateo antes de que comience 'el movimiento, pues es
' uy difícil que todos los comprometidos a levantarse guar-
,~nelsecretonecesario. Albino Soto, de Tamasopo, S. L. P.,
¡le uno de los comprometidos a levantarse en el movimiento
:el año antepasado. En la lista que adjunté en la carta que
mandé el pasado viernes, puse a Celso 1. l{obledo en
49
Alaquines, y lo a~oté como José en vez de Celso, por cqui.
....
vocaciÓn.
j
Ojahí que logres echar aEI Paso a esos cinco compafie-
ros! Yo mandaré diez cuando menos. Lo malo es que n~
inín I1l'll1adosmás que con pistolas, por ]a maldita I1lÍseria;
poro los que ]10 tengan armas se armarán aunque sea de
piedras; de todos modos sirven los que no tienen ar-
mas, pues pueden encargarse de cortar alam bres, de Jor-
zar las puertas de [as armerías y de arrojar bombas.
lIemos pensado mucho sobre la posible invasión gringa
con motivo de la' revolución (invasión norteamericana).
Creemos que si ljara evitar la invasión se agitase el pueblo
norteamericano antes de comenzar el movimiento, no haJ'Ía-
mos ¡;ino preparar a los dos tiranos. Hny qne rocordar qtW se
deeidió no circular el manifiesto revolucionario precisa-
mente pam que Díaz no se preparase y pudiéramos cogcrlo
descuidado. Por su parte Roosevelt, aun cuando no inva-
diera, mandaría sus tropas a la frontera y perderíamos de
realizar parte' del plan, no pudiendo meter eOlllpafieros
de esta nüción, ,como los diversos grupos de Texns, No se
podría tomar Jluírez con la gente'rec]utada en esta nación,
ni Díaz Guerra (Encarnación, defeccionó más tardo) podría
pasar la línea con su gente y así sucesivamente. Pero no es
esto todo: el pueblo norteamericano y aun los tra bajadores
organizados de este ipfumable país no son susceplib]es de
agitarse. Lo hemos visto en nuestro caso. Sab~n bien )as
Uniones y el partido socialista que no somoS«'unos po]iti-
castros de los que hacen revoluciones en la Améric!l latina.
Nuestro manifiesto lo expresó de modo de no dejar lugar a
duda algun:L Me rcfiero nI manifiesto al pueblo norteameri-
cano. Pues bien, la ¡¡gitación duró muy poeo.Sólo las Unio-
nesde estaciudadhicieron algo. Fuerade aquí,eon excepción
de Pasadena, nada ha habido de una manera sist"en]ática,
como' requería una formal ca'mpaña en nuestro favor.
o
l'
óO
~ .. ~
-
Aquí y a]lá,) y de tiempo en tiempo, han aparecido pa.
rrafi1los en los periódicos obreros, ora socialistas, ora unio-
"-
nistas; p~ro jlO ha habido verdadera campaí1a en nuestro
favor, a pesar de que es flagrante la confabulación de los
dos gobiernos, y de lo maltrechas que por polizontes' y por
jueces han quedado las leyes de este desgracfado país.
Los norteameriC!1110Sson incapaces de sentir entusias-,
mas e indignaciones. ~Eseste un verdadero pueblo de marra-
.
nos. Vean ustedes a los socialistas: se rajaron cobardemente
: en su campaña por,]a libertad de palabra. Vean ustedes'
la la flamante American Federation of Labor con su millón
y
medio de miembros, que no puede impedir las' 'injunc-
tio])s" de los jueces cuando decJaran, van contra las Unio-
nes o mandan estos delegados organizadores a lugares en
que. no hay trabajo organizado. Estos atentados contra so-
cialistas 'y Uniohes son-tremendos, pero no COlJmueven a
a esta gente'. Los sin trabajo son dispersados a machetazoE'
.' como en Rusia. Roo:;evelt pide al Congr~so que se faculte
a las administraciones' d!J Correos para ejercer la censura
, sobre los peri6di,Cos; la ilaciÓn se militariza a pasos de gi-
gante; a pesar de todo, el paquidermo anglosajón no se
excita, no se )ndigna, no vibra. Si con sus miseria~ do-
rn6~ticas no se agitan los norteamericanos ¿podremos ,es'-
. peral' que les importen las nuestras?
Quizás, por lo ansiosos que son estos animales por las
noticias de sensaci6n, puede ser fructífera una agitación
cuando haya esta]]ado el movimiento, si todavía no nos.
inv:ide la chusma de piel roja y se sabe entonces que se
prepara a echamos sus soldados. Las noticias de la revo-
]ución en marcha sí estoy S!1guroque lJamanín la atención
, de los gringos por Sel' efeetos sensacionales, y entonces,' si
,
todavía no somos invadidos, tal 'vez pudiera agitarse la
opinjón a nue8tro favor y
evitarse ]a
invasión.
Continúo esta carta hoy día 8 de junio. Tal vez si co-
51
.{J.-R. F. ]\(AGON
menzamos una agitación en cOlllra de la invasión gringa,
antes de que se haya decretado tal ill\'asión, o de que
Roosevelt dé los primeros'pasos para efectuarJa, lo,que con-
seguiríamos sería quecomprclldieran nuestra impotencia, y
entonces, si no tenían pensado interV<'nir, lo harían segu-
ros de nuestra debilidad.
A mayor abundamiento, los gringos, Ündc o tempnmo,
tienen que echárí'enos encima para aducIiarse de la Baja
California, cuya propiedad anhclall por la buena o por la
mala. En México hay en estos mom~ntos una tremenda
agitación antigringa, y aunque cobardemente se acusa de
traidor al Gobierno,' bastaría la sola amena?a de Roose-
velt de invadimos para que lIue!'tras filas aumentaran, con
el fin de acabar cuanto antes con el gobierno traidor, y si
de todos modos nos invadía el gringo, tendria. que IU(~har
con un pueblo altamente excitado por los abusos 1,mquis y
en completa tensión de nervios en virtud de la revoluci6n.
AJguna vez tendráll queatacarnos losgringos,pues si lo
hacen cuando el pueblo esté rehelado contra Díaz, precipi-
ta rán la caída del dictador, porqup. el pueblo verá claramen-
te a Roosevelt-como aliado a Día? para escJavizarnos,-
perder nuestra autonomía
Por supuesto que una vez comenzada la revoluci6n, si
hay peligro de inmsión, debemos agitar 11los fríos yestú-
pidos norteamericanos. ¿Qué opinan ustedes? . . . .
Vaya hablar algü acerca del mo\'imiento. Los grupos
números.. . . (1) estarán completament.e li~tos, esto es, ar-
mados como ellos y nosotros deseamos. Si esperásemos :1.
que queden los grupos completamente listos, no podría esta-
llar nunca. la revolución. y de aplazamiento en aplalamien-
(1) La lista de los grupos aquí citados por Hieanln fue suprimida
por el Gobierno al publicarse esta carta, con el fin de sorprel1uerlos y
arresta rIos.
52
r
.to 3e iría pasando el tiempo y los grupos contadísimos que
-
ya estuvieran ¡¡fltos caerían en desaliento; se necesitaría
entonces \'olver a visitarlos, comenzar a alentados de nue-
vo, y rnientras se conseguía eso, los grupos que por no estar
listos habían ocasionado la demora del movimiento y el
. iesaliento de los ya listos. se desalentarían R.su vez, por
;el ap]azam{ento que fuera acordado para reorganiz~r los
desanimadoA y as~sp seguiría aplazando hasta no sé cuán-
'do. Debemo~, pues, renunci:11' a la esperanza de tener una
; perfecta organización de grupos absolutan-rente listos. Lo
que lUiYque hacer, según nosotros, es obtener de los gru-
:'pos el "ofrecimiento solemne" de levantarse el día que se
'.
fije ~omo quiera que se encuéntren. Si la mitad, y aun la
-
tercera parte de los grupos que hay, cumplen levantándose,
la revolución estará asegurada aunque se haya comenzado
con grupos miserablemente armados, que siendo varios los
grupos reueldes y extensa la Reptí.blicn, no podrán ser
aplastados en un día por los esclnvm; elela dictadura, y Cl\-
,da día de vida. para un grupo significa un aumento de per-
!sonal, aumento de'armas y adquisición de recursos de todo
género, con la circunstnncia, además, de que alentados 1(\6
'\'alientes en todas partes, surgirán JJGe\'os levantamicn-
',tos secundando a los bravos que prendim'on la mecha.
JIay que tener confianza en que así sucederá.
Veo que ndem:í.s de retardar no se sabe hasta cuán de
, 1 movimiento, Coahuila, Nuevo León, TrmJaulipas, ::;an
uis Potosí y Oaxaca 110 podrán ser visitados por dele-
ndos.
No sería malo, y así lo proponemos a ustedes, sefialar
le una vez la fecha para dentro de un mes del día en que
e)eñale.
Se'avimría inmediatamente a Velázq~ez (.Juan E.) por
rta que dijera a los grupo;; de su zona qne se levantasen
~mo estuvit'l'Un en la fecha fijada.
53
A los de la tcrcera ZOlJase les avisaría del mismo mo-
do, así como a los del centro y del Sur.
Se 10 avisaría a Caule para que invadiera Sonora por
el Noroeste, mientras Huitemea (indio yaqui) y su gente
revolucionaba en el centro. ' ,
Tal vez Prisciliano (G. Silva) quiera tener armad(~s s~
doscientos hombres yeso es, imposible; y será preferible
renunciar a la toma de Ciudad Juárez y aplazar~más el
movimiento.
O,
Si no hay'tteleg!Idos visitando yaV eracruz y'llt tercera
zona del Norte y.la del, centro, y sea necesario hacer la no-
tificpción de la fecha a los grupos de esas zonas por medio
de carta, es absolutamente necesario da.l'les un)nes vara
.
qne se a1i¡,;ten, y así lo proponemos a ustedes, que creemos
ver:írl que es necesario hacerla así, pues no estando al tan-
to los grupos de esas zonas de los trabajos de la J nnta, con
excepción de Veracl'Uz, tienen necesidad sus jefes de yol-
ver a animar' a la gente.
Mucho nos alegraría que estén ustedes de acuerdo con
lo expuesto; pues el tiempo es oportuno para lanzar el re-
to al despotismo.
¿En qué tiempo acabarás los membretes ¡para despa-
char el manifiesto. . .,.? Pide a los buenos amigos que te
ayuden, porque urge despachar cuanto a¡}tes el manifiesto,
para que el amigo que dice Prl1.x. que lo llevará a Chihua-
hua, tenga tiempo de hacer]o.
En Chihuahua supongo que el amigo en cuestión pon-
drá un timbre de a centavo a' cHdl~ paquetito"J' .ecbará a
bo'rdo de trenes, Cll IOKInlwnoH, en ]a oficina de correos to-
do el envío.
(
Prax. se encarg:lr:í de decide el día en que deba dar-
les curso a los paquetito8, ¿no es así'?
Es posible que se haga otro tiro del manifiesto. A ver
qué resuelven 'unos amigos a quienes mandéhab]ar. Me
54
: conformo con que aparte de los cinco mil quc hay, tenga-
mos unós diez mil.
Ojalá qué Prax. comprometa al amigo a meter todo'lo
que hay de ejemplares destinados a México.
No tengo m~is qué tratar,
Muchos saludos cariñosos a Praxedis~ Te abra1.1lLibra-
oo. De mi p~rte, querido hermanito, te envío un fuerte
abrazo y saludos afectuosos para todos los de la casa. - Ri-
cardo"
(1)'¡;
.
Por esa carla se deduce la clase de ocupaciones de los
'lib~mles mexicanos en la víspera de un nuevo levantamien-
to. SeglÍn Enrique Flores Magón (El Demócrata, septiem-
bre 5, 192'1, México), e] total de los grupos ¡;evoluéionarios
armados y listos para obrar contra el gobierno de Porfirio
Díaz era de sesenta y cuatro. Según Librado Rivera losgru-
(1) Leí esta carta inme(liatamente después de haberla e~crito
Ricardo, y aho'q\ que la he vuelto a leer, no encuentro alteraci6n en
ella; su contenido está de acuerdo con los hechos; lleva impreso nues-
tro ~stl\do ele ánimo y nuestro modo de pensar de aquerla época, a,sí
como el resumen de Ilnestros planes J'evolncionarios para derrocar la
tiranía de Porfirio Día,,-. A pesar de HlH'stra larg!\ incomnnicación, está
carta salió en n1l' (Ha de visita; merece la pena menciOllar el hecho.
En la cárcel del condado de Los Angeles hay una tela doble de
alamhre que sirve de separación entre los visitantes y los presos;
de adentro para afuera apenas se distinguen las cams Ile llls personas,
p~ro de afuera para adentro casi nó se d istingueu. En uno (le estosdías
encont.,ó Ric!\rdo una rendija entre la reja i la pared por donde ape-
IUISpodía caber nnll carta, y.desde entonces ese fne nuestro medio de
comunicación con nuestros compañeros de afuera; pero como los eshi-
rros no tardlll"on mucho en descuhrir nnestro medio de cOlllnuicnci6n,
tap ,ron con cemento todas las hendeduras, obligándonos lIIás tarde a
"seutamos un poco retirados del aJ'ambrad.:>. Ricardo aguzó su ingenio
y siempre encontró otros medios de-comunicación que tal vó,,-algÚn
día referiré.-Liú1'ado .!Ut'era.
.~
55""""
.
pos no paBaban de cuarenta y de ellos sólo un03 treint.a
estaban armados.
El jefe del grupo de Sonora era Manuel M. Diéguez; el
de Torreón, Juan Alvarez; el de Hío Blanco, el obrero
Neira'; el de Me]chor Ocampo, Estado de México, Andrés
A. Sánchez; el de Uruapan, Alberto V. P. TIIgle, etc. Hi-
lario Salas, Cándido Donato Padua, Nicanor Pére,; y l~afael
R. Ochoa fueron jefes de los grupos de Veraeruz y Tabas.
eo; el ingeniero Angel Barrios, de los de Oaxaca; Lum-
bano Domínguez, de Chiapas; Pedro Antonio Ca-rvajal, en
Tabasco; doctor Antonio Cebada, en Puebla, etc.
El levantamiento
La fecha del levantamiento fue fijada para el 25 de ju-
nio de 1908. Una llueva traición o diversas traiciones, el
descubrimiento de correspondencia entre ]os presos y los.
liberales de afuera y la intervención de agentes policiales
y delatores hizo que el Gobierno conociera los hilos de la.
nueva insurrección, y el 24 de, junio se operaron en toda
la ReplÍbli~a centenares de detenciones, hubo asesinatos y
de esa forma se hizo fracasar la intentona; numerosos gru.
pos no tuvieron noticias de la fecha del levantamiento y
otros fueron sorprendidos antes de tomar las armas. De
todos modos este segundo levantamiento estuvo ya más se-
rio q lle el de 1906.
Hubo algunos esfuerzos aislados, que no tardaJ"On en
ser sofocados. A esa época pertenecen los episodios de Las
Vacas y Viesca en Coahuila, Valladolid en Yucatán, y Pa-
lomas, que encontraron un Píndaro heroico en Praxedis
G. Guerrero.
El 26 de junio, un grupo de unos cuarenta rebeldes se
acercó al pueblo de Las Vacas, organizado en tres guerri.
.
56
las mandtfllas por Benjamín Canales, kncarnación Díaz
:f:uerro y Jestls 1\1. HangeI. Una partiua de varios ci~ntos
de soldad0s acampaba en el pueblo y fueron sorprendidos.
. ,1 grupo de liberales hizo frente a las tropas con UI).gran
'arrojo. Pero de¡;¡graciadamente las balas se les acabaron
'-prontoynopudieron tomar el pueblo; bien quecausaron sen-
~9ibles pérdiuas a los soldados. De los liberal.es quedaron
-¡en el campo a!gnnos muertos, como Benjamín Canale'!,
.
Pedro Miranda, Néstor López, Modesto G. Ramírez, Juan
;'Maldonado, I~milio Munguía, Antonio MartÍnez Peña, Pe-
.:dro Arreo]a, Manuel V.' Velis y varios heridos, entre ellos
'Díaz 6uerra y Rangel.
-
En la noche del 24 al 25 se levantó el grupo de Viesca,
errot6 ]a policía, abrió la cárcel, proclamó el programa
lel Partido Libera! y la abolición de la dictadura. Las tro'
.pas gubernamentales no tardaron en presentarse en gra.n
:número y los rebeldes debieron abandonar el pueblo y hUIr
-a las monlofias.
,
El 1
Q
de julio un grupo de once libertarios mexica~?s
'refugiados en el Pas.), Texas, se levant6 en !a poblaclOo
fronteriza de Palomas; la toma dé esa localidad era nece-
\'aria para eegui¡' adelante y operar de acuerdo a un p]an
"
nás amplio. Una vasta resistp-nciase ofrecióa los reb~ldes,
';que apenas disponían de municiones y de armas. ~!.nese
combate desigual C¡¡yó Francisco ~Io.nrjq
.
ue" u~
amIgo
~e
~.1
.J>raxedis G. Guerrero. Guerrero mismo, Ennque FlOle~
.
Iagón y otros, consiguieron milagrosamente pasa.rde nue
;
vo la frontera.
Despuég del levantamiento de Las Vacas, los fugitivos,
encabezados por Rangel, cruzaron varias veces la frontera
e los Estados Unidos a traer municiones de guerra para
ontinuar la revolución libertaria en contra de la tiranía
'~ México, cuando en 1f)18 fueron sorprendidos, arresta-
.s y condenados a sufrir penas hasta de noventa
y nueve
1
57
Ó'
nfios; al ¡¡evar a la imprenta este libro, seis de los que so-
breviven estlín pagando todavía esa bárbara condena en el
Estado de 'l'cxas.
LOfU'osl1ltadoflde Viesca fueron los siguientes:
L'Jren7.0 ltoblcdo, vcinte años de reclusiÓn; Lucio Chai-
res, quince afi08; ;Juan B. HerlHindez, quince aftos; Patri-
cj¡)
PIando, q l1ince afíos; G¡'egorio BedolIa, quince años;
Leandro Ho"alcH, quince años; .José Hernández, quince
años; Andrés ValIcjo, quince años; .Juan Montelongo,
tres años; ;JuIi¡Í,nCardona. ql1inc<,Jaños. Los once fueron
enviados a San .Juan de Ulúa. Otro, ;rasé Lugo, fue con-
denado a muerte y fusilado el i{ de agosto de 1903. La fu-
ri~ represiva del p(Hlfirismo alcanzó a otros tres revolucio-
narios: a Ramírcz Bonilla, KankulYl y Albeltos, fusilados
por sen tencia de UI.lconsejo de gucrra.
El alma de todo ese movimiento ('1'1\siempre, induda-
blemente, 'Ricardo Flores Magón y la prensa por él reciac-
,tada
()
inspirada; sin em brirgo, no fueron Regenemcián y
. RevoltlCián los'únicos periódicos li berales que 'aparecÍ:IIl en
las ciudades fronterizas de los Estados Unidos. Noinbre-
mas por ejel,nplo Re¡fo1'w/J., Libcl'tail1/ J1¿st1'cia, de Antonio
de P. Araujo; Liberlad 1/ Trabajo, La. Voz de la MÚjer, se-
manario liberal, El Paso, 'l'exas (1907); El hiberal, de
Amado Gutiérrez, Del Río, 'l'exas (1906-7); ReSU1'1'eCci<Ín,
Órgano del club liberal Constitución, de Francisco.1. Sáenz,
Rafael S. 'frejo y Aurelio N. Flores, en San Antonio,
Texas (1907),
,y
otros, fieles al programa del Pa¡\tido Libe-
ral, que 1Ínicamente reconocían a los miembros de la
Junta, en primer lugar, Ricardo Flores Magón; más y mlÍs-
libert.ariamente inspin~do. .
58
--;
.~
.
,
a
a
,
N uevamente' en la 'brecha
I
La revolución no fue vencida en 1908; al día siguiente
de los desastres infligidos al puñado de .liberales que tu-
,
vieron el valor de hacer frente al tirano, la propaganda
por nn nuevo levantamiento siguiÓ ilnpertnrbahlemente.
}jjl
pueblo mexicano, a callsa dc la Jabor dé Ricardo Flores
1" ~Iagón y de sus compañeros, comenzó a reflexionar ya
querer en tódas p<Írtes un cambio de 'la situación. Pero
con ese despertar del pueblo i\parecieron los arri bistas de
la policía, los caudillos, los aventureros dispuestos a apro-
vechar los anhel¿,:¡ de emancipación de las grandes masas
para sus fines personales y sus ambiciones.
ICn agosto de HnO Sé abrieron las puertas de la ,cárcel
del Estado de Arizona, y I1icardo Flores Mngón, Librado
Rivera y Antonio 1. VilJnl'real salieron en libertad, después
de tres años de prisiÓn, desde agosto de 1907. De inmediti.-
to se dirigiel'On a Los Angeles, California, dispuestos a con-
tinuar en la brecha y a demostrar qu'e ,no estaban arrepen-
tidos. Su llegada a esta ciudad fue saludada el 7 de ago'sto
con un m,itin monstruo, organizado por el Partido Socialis-
bt; ~en ese mitin se recaudaron 414 dólares, y Reríene/acián
volvió a la vida por tercera vez, con' Anselmo
1"
Figueroa
,
como editor y Ricai'd(') y Enrique Flores l\fagón, Gutiérrez
de LarR y Antonio 1. ViIla1'l'eal como redactores. Regene-
¡ mcwn comenz6 a publicar una página, en inglés, que el
.
~rimer año fue redactada por Alfred Sanftleben, un viejo.
,
anarquista alemán, más tarde vuelto al socialismo y que
,
líltirnamente parece adherirse a las ideas de su juventud.
.Sanftleben fue el traductor, alemán de los trAbajos del doc-
tor .Rossi sobre la Colonia Cecilia del Brasil, y durante aJgún
tiempo colaboró en'~la Freiheit de Most.
..
59
."
1;
,
Regeneración comienza una nueva etapa, francamen
t
I'!-
. e
\
luertarJa; es verdad que en él se constata en los primeros
,mc¡;e,; una propaganda a favor de la American Federatio
of La bar y del partido socialista; pero era obra de Anton¡l1
l. Villarreal
~'
de Lá1.aro GutiérrcF. de Lara q
uefu er
n
~
. ~
-'-
.. , ..\1
olen pronto al maderismo.
\ .
Las ideas de Wlores Magón
Regeneració.n vió la luz por tercera vez el 3 de septieni-
bre de 1910, en gran forma~o, a siete columnas. El artículo
de Hicardo Flores Magón, A los proletarios, publicado en
el primer número es ya significativo pára la orientación
anarquieta del periódico; contiene el hálito de la revuelta
próxima y pr!'para los ánimos pnra ]a lucha. Transcriba-
mos algunos párrafos: "Obreros, 11migos, dice Flores MagólJ ,
escuchad: es preciso, es urgente que llevéis,a la revolución
que se acerca la conciencia de' la época; es preciso, es ur-
gente q~e encarnéis en Ji pugna magna el espíritu del siglo.
De lo contrario, la revo)ución que con cariño vemos incu-
bai-se, en nada difel'irá de las ya CRsiolvidadas revueltas
fO~1~entadas por la burguesía y dirigidas por el caudillaje
111J IJtaresco, en las cuales no jugasteis el papel heroico de pro-
pul~~res, conscientes, sino el nada airoso de carne de cmlón.
. Sabcdlo de una vez: derramar sangre para llevar al
Poder a ~tro bandido que oprima al pueblo, es un crimen,
y eso ser~ lo que ~uceda si tomáis las armas sin más objeto
que dernbar a Dlaz para poner en su lugar un nuevo go-
bernante "
C~ntinúa previniendo sobre la ineficacia de un mero
?amblO. en la Administración nLÍblica.
y
se esfuerza por
mfull()¡r a los proletarios la conciencia que sus interese!!
están en un plano absolutamente opue.sto a los de la bUl'-
60
C!I
-
l:¡¡: . . . . "Tened en cuenta. obreros, que sois los únicos
"l1ctoree de la riqueza. Casas, palacios, ferrocarriles,
'os,
fábricas, campos culti\"ados, todo, absolutamente
estlÍ hecho por vue,stras manos creadoras, y sin em-
;go. de ~odo carecéis. Si \"ais a la revolución con el pro-
H.o de derribar el despotismo de Portirío Díaz, cosa que
';
Ilréi~ indudablemente, porque el triunfo es seguro, ob-
9réis un gobierno que ponga en vigor la ConstituciÓn de
57,
y, con ello, h:1bréis adquirido al menos por escrito
'~tn\ libertad política; pero en la pnictica seguil~éis sien-
.an csclaTos como hoy, y, como hoy, sólo tendréis un
:~cho: el de reventar de miseria. L¡\ libertad politic¡¡
,üiere la concun'encia de utra libertad: esa libertad es ]a
~
.
~nómica. . . . Si no sois conscientp.s de vuestros derechos
')0 clase productorli, la burguesía se aprovechará de
litro sacrificio, de vuestra sangre y del dolor de los vues-
.s, del mismo modo que hoy se aprovecha de vuestro tra-
o, de vuestra ~alud y de vuestro porvenir en la f¡ibrica, en
~ampo, en el taller, en la mina. . . . ."
'Ricardo Flores Magón conocía a fondo al pueblo mexi-
IiIO, su situltción política y social; sus exh9rtacio'hes te~ían
o de profético; parece que pronosticaban coI} toda cla-
..1\dque la revoluci6n que rugía ya sordamente en México
Q:'sería para los proletarios, sino para los aprovechadore!!!
lfidos de la burguesía. No es culpa de Flores l\Iagón si SU!!!
!1bras fueron desoídas; él habló con el corazón en la.
'no y con una claridad meridiana. Su manera de escribir
u~rda la arenga fogosa del apóstol. Toda su labor escrita
~na exhortación a la lucha y un manifiesto al hOI;!.lbre
re. Mil veces ha repetido, con igual energía, a sus her-
!I1os10soprimidosmexicanos:
I
'la libertad política es una
'tira sin la libertad económica; sed económicamente
:~sy lo seréis tam bién políticamente; confiad en vosotr05
os y desconfiad de las clases privilt'giadas."
~
¡
I
11
í~
"
61
,
\
b
Una idea repetida.también sin cesar de~de 1910, pei'o
que tam bién se encuentra anteriormente, es la de la toma
de la tierra. "La tierra es de todos, gritó a los mexicanos;
la propiedad terl.'itorial está basada' en el crimen, y por lo
mismo, es una institución inmoraL'" '.' Esh institución es la
fuente de todos los males humanos. . .. Para protegeda
se hacen necesarios el ejército, la judicatura, el Parlamento, .
.la policía, el presidio, el cadalso, h iglesia, el gobierno y
un enjambre de empleados y de zánganos, siendo tódos ellos
mantenidos precisamente por los que no tienen un terrón
para reclinar la cabeza, por ]os51uevinieron a la vida cuando
. la tierra estaba ya repartida entre unos cuantos bandidos
que se la npropiaron por la fríerza o entre los descendientes
de esos b:wdidos. . . . . Al pertenecer la tierra a unos
-
cuantos, los que no)a poseen tienen que alqlliJarse a 108
que ]a poseen para siquiera tener en. pie la piel y ]a osa-
menta. La humillación' del salarip y el hambre: ese es el
~
dilema con que]a propiedag. te1'l'itorial recibe a cada nuevo
sér que viene a la vida. . . . Esc]avos, empuñad el wínches-
ter, trabajad la tierra cuando hayáis tomado posesión de
ella. Trabajar en estos momentos la tierra es remacharse
la cadena, porque se produce más riqueza para los amos y.la
i-iqueza es poder, la riqueza es fuerzri, fuerza material .y
moraL. .
"
Al viejo lema Rl'fm'ma, Libertad y .Justicia, con que ter-
IHillnhllH los manifiestos del Partido Liberal, se substituyó
\11r,íl'lllllln: ' VI:/"m'?I
Libertad.
~.
.
1,,,
id"" di' lit t(\JI\Il de In tiel'l'a fue difundida en Méxi-
I',(), 1IIIíHqll<' 011 lIill~tíll otro país, gracias a la propaganda:
de Iti(~llrdo (l'lores Magón: desde 1910 en adelante, 19. po-
lítica mexicana no pudo pasar por alto esa demanda cada
yez mlis urgente e imperiosa en labios del proletariado de
lOAcampos. Claro está, los privilegiados hallaron el medio
«(1 bmlar esa reivindicación, como tantas otras, preten-
..
""
, "
I I
\
"
"
,Ir I
62
diendo IH'ime.ro reconocerla y ar::ancando en su favor la
iniciativa de los propios campesinos.
Flores Mag6n ha predicado. la revolución integral. En
: la víspera del levantamiento de 1910, ha recordado al pue-
blo mexicano la necesidad de ir mlis allá de un simple
cambio de amos, para no ser un mero pueblo re)' de bur-
,
]aE:>, con la libertad \le votar por única conquista. En aque-
'.~
llos días de expectación, sólo Flores l\lagón mantenía firme
, el tirri6n de su voluntad hncia la toma de la tierra y la
1estrueci6n del poder político. Y es doblemente meritorio,
porque en tales momentos de popularidad como la que
gozaba e] gra.n rebelde, hubiera podido ponerlo a la cabeza.
de un movimiento político triunfal: se contentó con seña-
lar el verdndero camino y luchar con sus amigos para arras--
trar al p~HJblo'hacia ese ideal de verdadera libertad y de
:
verdadero bienestar, sin ninguna ambici6n subalterna, sin
;
ningún propósito'de mando.
.
Flores Mngón ha apelado a los más elevad0s Rentimien-
tos humanos, ha llamado la atención. de los proletarios
. tam'bién sobre las armas de una. moral superior, de solida-
.
ridad, de j~sticia, de fraternidad. "No, no es extraño,
;
decía, que el hombre del presente, que sabe .manejar la
.
electrieidad y que ha encontrado 1&manera. de volar, ten-
ga, respecto de los demás hombres, el mismo sentimiento
: de encono que hacía hervir llt sangre del troglodita, cuan-
. do, VUE'ltodE' la caza, encontraba en su vivienda de roca
,un oso o una hiena listos para disputade el alojamiento y
_,el sustento. Progresa la humanidad, pero en un sentido
solamente. Por eso, cuando se habla de solidaridad, muy
'pocos son los qÜé,entienden... . Un,egoíslllo cada vez más
grande domina las relaciones de los hombres entre sí. . . .
}~nvez de ver en cada pobre un concurrente .molesto, una
boca
-
más con la cual hay que con:lpartir las migajas qua
~espl'eciativamente nos dan los ricos coma salario, debe-
63
1i
"
mos pC!1Rllrque es nuestro JICI'IDnIlO; debemos hacerJt) eom.
pri~nder que nnestl'O interés ('S el suyo". . .
,
Jle :1(lI1Í un J)(~nHllmiento interesnnte: "No es posible
prcdoei
l'
lwsta. dónde lJ\'gal'lÍn lns roí vjnd ienejOJH!~ popula-
res ('n la revoluei6n qne se avecina; poro hay que procurar
10 m:í,g que se pueda. Ya Hería nn gran paso hacür que la
tierra fucm de propiedad de tqdos; y si no hnbiera fuerza
Hufieil'nte o suficipllte eoneienein entre los rcvo!ueionarios
pam nhtelwr 1n:ÍHq\l(~
I'i'lj~vcntnja, ell[t sería In bUf'e de rei-
vindielteionps pr<Íximm; que
\101' la sola fuer7.a de Ins eir-
()\\IIf::\(.:IIH;ins eonquistll1'Í:l el proletariado."
..
No por dirigirse al pueblo trabajador lo h:wia con pa-
labms li¡.;onjornH o con himnos fatuos al proletarindo; ante
todo exponía la vcrdad, pues sólo con ella se debía :<van-
zltr ¡¡¡wia el ))())'vcllir. Por eso deda: "El 'tirano no es un
producto de goncrución espont:inea: ef¡ el producto de la
degradación de los plleblos. Pueblo degradado, pueblo ti-
mnizado. El mal, pues, está ahí: en la masa de los sufri-
-dos
y los resignados, en el mon tón a morfo de los qlíe .están
conformes con su Huerte." Ese pensa.miento nos rccucrda
otro de Praxedis G. G uenero: "La tiranía. es el crimcn de
las co]cc~ividades inconscientes contra ellas mismas y debe
atac:irsele como ulla enfermedad social por medio de la
revolucióll1social, considerando ]a muerte de los tiranos
como un incidente inevitable en la lucl1:l, un incidente
nada más, no un acto de justicia."
Mientras tanto, la situación mexicana se complicaba;
de un momento a otro iba a esta IJar la rebelión' contra
Díaz, "encabezada por Francisco 1. Madero. Este ]{ltiflincJis-
ta tenía intenciones m:l\Jifiestas de hacerse pasar por un
elemento afín a los liberales del grupo Regeneradón. Ricar-
do Flores Magón explicó ya el 5 de noviembre de 1910,
de una manera que no dejaba lugar a duda, los fines del
movimiento antirrceleccionista encabezado por Ma~er~
y
64
~.
108 fines del Partido Libera], dja.metraJmente opuestos e
inconcilia.bles. Y como si su dcuuneia fuem poco, la. .Juní.:"
zenvió el16 dc noviembre la siguiente circular alos gru-
pos adheridos:
.Madero y los liberales
'!f f
"
1' A 1 e l ' f
. . .
b
.
"
,08 nge es, a J orma, nOVJcmrc 16 de 1910.-
. HstiJi-Iado compañero: La Junth Organizadora del Parti-
.
do Liberal mexicano ha tomado posición respecto de Jos
pJancs revo]ncionarios que se están preparando, así como
'. sobro la fecha del movimiento y la ninguna JJgaque el Par-
o
tido Liberal tiene con el partido maderista; parece que Ma-
dero está precipitando un movimiento personalista que
.' tendrn principio el día 20 dc este mes(o a más tardar el
1~del próximo diciembre y, como si ese movimiento ma-
.
derista se efectúa, los liberales tendremos la mejor oportu-
,
ni dad que pueda presentársenos para rebelamos también, la
Junta reeomiend:1 a usted se prepare y recomiende a sus
amigos que se preparen y estén listos para que, si hay 11.1-
-
gl1na pcrturbación en el país originada por los maderistas,
, aprovechemos el momento de confusión para levantamos
todos los liberales. Esto no. quiere decir que la .Junta 1'e-
comiende a usted que haga causa común con los maderistas
,
ni que sus amigos 10 hagan. Simplemente se recomienda
a los li berales el aprovecharse de las ciJ:cuntaneias especia-
les en que estará el país si ]os maderistas perturban el 01'-
:
den. La Junta no ha celebrado pacto alguno o alianza con
'los partidarios de Madero, porque, el programa del Partido
~
Li.beral es distinto del programa del' partido antirreeleccio-
, nista. El Partido Liberal quiere libertad poJítica, libertrld
:económica por medio de )11. entrega ál pueblo de las tierras
1
i
que detentan los grandes terratenientes, el alza de lossa-
65.
1;]
'\,
I
larios y]a disminución de lns horas de trabajo; obstrucción
a la influencia del clero en e] gobierno
"J'
en e] hogar. El
partido alltirreeleccionista sólo quiere ]j\.¡ertad política, de-
jando que ]015acaparadores de tierras conserven sus vastas
propiedades, que los trabajadores sigan siendo las mismas
bestias de carga y que los frailes continúen embruteciendo
a las masas. El partido antirreeleccionista, Que es el de
Madero, es el partido cOI1i,ervador. l\Iadero ha dicho qUe
no pondrá en vigor las leyes de Reforma. 1\fuchos libera-
les, engañados por los lllnderistas, han-engrosado las filas
de Madero, de quien se asegura qu~ está de acuerdo COn
nosotros. Nada hay más inexacto que eso. Por cuestión de
principios, e] Partido Liberal no puede estar de acuerdo con
el maclerismo. Así, puc,s, ]a .Tunta recomienda a usted
que al levantarse en arínas aprovechando el movimiento de
Madero no hnga causa común con el maderismo conocido
por antil'reeleccionismo; pero que sí trate'con todo empe-
ño de atraer bajo las banderas del Partido Liberal a todos
los que de buena fe se precipiten a la lucha. Procure usted
por todos los' medi~s que su iniciati va le sugiera contra-
rrestar]a tendencia del elemento maderista, para que la
revo]ución sea beneficiosa al pueblo mexicnno y no el me-
dio criminal para que escale el Poder un grupo de ambi-
ciosos. Si ]015ml\deristas no llevan a cabo el movimiento
'proyectado, entonces pasará a ver a usted un delegado de
la Junta para tratar los asuntos deJ"Purtido Libera1. El
programa del'Partido Liberal es el promulgag,o el
le}
de
julio de 1906 en St. Lonis, l\Iissouri. - Heforma, libertad y
justicia.-R. Flores .ft[agón. A. 1. Vi'larreal. Librado Rivc-
ra. Praxedis G. Guerrero. E. Flores Magón." I
Esta circular no ]]egó a todos los liberales a quienes es-
taba degtinada; por eso se explica la confusión intencio-
nalmente trabajada por Madero. Por lo demás, existía en
la Junta todavía A. 1. Villarreal, que no estaba dispuesto
66
.
luchar por el bienestar y la libertad l1el pueblo con
(,1
clo y el desinterés de RUS compañeros.
.
El movimiento maderista estnJIó el 20 de noviembre y
,n esa insurrección de largas perspectivas entró México
l~ una nueva fase política. Moralmente el general Díaz
abía terminado su carrera desde que se puso frente a é]
"cardo Flores Magón; pero le quedaban muchos recursos
a.teriales, había muchos intereses creados a su aIredetl;r
QIJ10para que las porfiristaH y científicos soltaran la prefa
;Olncha.
Así fijaba Ricardo Flores Magón 811su periódico el 2G
:e noviembre la actitud del Partido Liberal:
, "El Partido Liberal trabaja por el bienestar de las cJa-
~ pobres de la. sociedad mexicana; 110impone candida-
jm ninguna, porque esa es cuestión q~1etiene que arreglar
pueblo. ¿Quiere éste amos? IQue los nombre! Lo que el
artido Liberal quiere es que todo hombre y toda 'mujer
epan que nadie tiene derecho a explotar,a otro; que todos,
';01' el solo hecho de venir
~
la vida, tenemos derecho a
(¡mar lo que necesitamos yara la vida, siempre que contri-
.
uyamos a la producción; que nadie pueda apropiarse la
:a tierra, por ser ésta un bien natural que todos tienen de-
echo a aprovechar."
Unos días más tarde, el 3 de diciembre, volvía Ricardo
'lMes Mfigón a denunciar a Madero como representant(.
(le la burguesía, terminand(! así: "El cambio de amo no es
~uellte,de libertad ni de bienestar. Sé necesita el cambio de
'as condiciones que hacen desgraciáda a la raza mexicana."
El movimiento maderista. Eufrió al principio rudos gol-
es que parecieron haberlo para]izado; pero la agitación
ntiporfirista prosiguió su curso, comprendiendo capas del
ueblo cada vez más vastas. .
.
Ricardo Flores l\Iagón continúa exponiendo los prin-,
}pios c1e una verdadera acción 'revolucionaria; precisa-
~
,
.,
,'-t
"
67
,
6.-1<. 1'. MAGON
.
mente cn ese período de agitación y dc lucha, su claridad
y
su sinceridad se manifiest.an más evidentemente.
.
"Los gobiernos, escribía en el mÍmero de Regeneración
del 10 de diciemhre, tienen que proteger el derecho de pro-
piedad y ostán instituídos precis!jmente para proteger ese
derecho con preferencia a cualquiera otro. No esperemos,
pues, que Madero ataque el derecho de propiedad en bene-
ficio del proletariado. . . . Abrid los ójos. Recordad la frase
sencilla como la verdad y, como la ycrdao, indestructible:
"la emancipación de los trahajadores debe ser obra de los
'"
trabajadores mismos.
"
La insurrección liberal.
Los liberales no quedaron inactivos; los numerosos gru-
pos armados que desde antes se encontraban preparados
para levantarse en toda la República, puede decirse que una
gran pa.rte de la reavivación del movimiento antip"orfirista
se debe a ellos- Entre los gueri~iIleros más simpáticos figura
Praxedis G. Gucrrero. I~I23 de diciembrc, u!}a partida di-
rigida pOl' ese bravo revolucionario se apoderó de un tren a
20 millas de Ciudad .Tmirez
~'
obligó al maquinista a trans-
po.rtarlos a la zona de la lucha. El tren los lleyó hasta es-
tación Guzmán y. desde allí partieron a caballo para Casas
G~'andes. A medida que el tr~n avnnzab:i iban destruyendo
los puente.'!. El mismo día en~ió Guerrero a sus <lmigos de
Los Angeles el siguiente telegram~:
"23 de dieiembre de "1910. F1<I8tahoy sin no'\:el1<ld.
l~errocarril del Noroeste sin puentes. Voluntarios uniéndo-
-
- '
,.
Renos.-Praxedi$
(;. Uuerrero. '
Casas Grandes y J:mos, en Chihuahua, C<'1yeran en po.
der de'Guerrero y de su grupo. Der:graciadamente su osadía
le perdió. El 30 de diciembre fue muerto en un combate
68
l
~on las tropas porfiristaÉ. ICl Partido Liberal perdió un
elemento insur:tituíble. Ricardo FJores :M:1'g6nI<Iment6
~amargamente In pérdida del compañero y del amigo, UIJO
~
e los mejores escritores que haya producido México.
Flores Magón proseguía w obra de esclarecimiento de
-.os espíritus y señalando la meta y la ruta del yerc1adero
:pienestar y de la verdadera libertad. En ellHÍmerod~114 de
.,~nero de 1911 de Regeneración, escribía: "Imprimamos a
la revolución una intenc;a finalid~d social; convirtámosla
en el brazo robusto que ha de hacer pedazos la servidumbre
de la gleba."
Son interesantes las inetrnccioIJes generales a los revo-
" 'Jucionarios, publicadas en enero de 1911; "Los liberales
~que estén dispuestos a empuñ<lr las ami'as, deberán aliso
:'tarse rápidamente, y estando listos, se pronunciarán sin
pérdida tie tiempo para robustecer y extender el movi-
"miento de insurrección. . .. Los grupos renilucionarios se
"1~rán de fondos y de elementos, en primer lugar de los
, que haya en las oficinas y depósitos del (jobiemo y de sus
f.hvoritos, y en. segundo, de los de'los particulares, clf.jando
en tódo caso recibo de las cantidades o de cualquiera otra
cosa que se haya tomado, como constancia de que lo to-
'mado va a servir para el fomento de la revolución. . . . . .
-Al tomar un lugar, ya sea por asalto, sorpresa o capitula-
ción, se tendrá especial cuidado en no infligir tropelías
de ningún género a los habitantes 'pacíficos; en no permi-
"
ir ni ejecutar actos que pugnen con el espíritu de justicia
que caracteriza la revolución. Todo indigno abmo será
enérgicamente reprimido. La espada de la revolución
.será implacable para los opresores y sus cómplices; .pero
ambién lo será para losque bajo la bandera de la libertad
usquen el ejercicio de criminales desenfrenos. . . . . . Para
~-vitar choques con la;; fuerzas maderistas, los grupos libe- ,
ales deberán tratar con toda corrección a los grupos nwde-
,"
~'1
.;.~.
69
ristns, tratando de atraerlos bajo la bandera liberal por
medio de la persuas.ión y de la fraternidad. La causa del
Partido Liberal es distinta de b causa maderista, por ser
la li beral la causa de los pobres; pero en caso dado, ya
sea para la resistencia como para cl ataque, pueden com-
bin[lrse ambas fuerzas y permanecer combinadas por todo
.
d
.]
" el tiempo que dure la necesl au ...,
Por más oposición que hubiera entre los prmclplOs hbe-
rales v los maderistas, la lucha contra el porfirismo hacía
casi i'nevitable el encuentro sobre ciertas bases comunes
para' actos eventuales de ataque y de defensa. Duran~e la
insurrección ukraniana hemos visto a los makhnovIstas
concertar pactos con los bo1chevistas para la lucba contra
la reacción mon¡irquica. Ciertamente, en uno y otro caso
esas uniones circunstanciales han sido fatales para los re-
volucionarios antiautorita rios.
En enero de 1011 había grupos lilwralcs insul'l'ecc.io-
nadas en Sonora, Chihuahua, 'flaxcala, Veracruz, Oaxaea,
l\forelos y Dumngo. El grupo tle Pmxedis G. GucrrerQ fue
comandado, después de sn muerte, por Leonides VíÍzquez,
y continuó luehando valerosamente;. un rne~ n~ás tarde
infligiá, en nnión con un grupo antlrreeleCclOll1~ta, u~la
seria derrota al coronel H¡íbago, cerca de Galeana. A ul-
timas de enero, un g.rupo de ochenta liberales, al mando
de José l\Ia1'Ía Leyva (se volvió madel'ista al mismo tiempo
que ViIlarrea]) y Simón Berthold tomaron el pUf'blo de ~\I~xi-
cali en la B[lja California. Se apoderaron de armas y dma-
1'0, :~umentaron su número:r abandonaron la población bien
pertrechados, para extender la insurrección. Lázaro S.
Alanís, otro liberal qne !'iguió m¡is tarde distintas bande-
rías políticas, t[lmbién consiguió tomar "arios pueblos y
reforzar considerablemente su grupo en hombres y armas;
su campo de acción éra el Estado de Chihuahua. La colum-
na liberal más importante en el Estado de Chihuajn~a era la
70
.
fIel viejo Prisciliano e:. Silva, cuyos tres hijos habían tomado
también las armas, uno en el grupo de Praxedis G. Gue-
'1'I'ero otro con Alanís
y
el menor con él mismo. El 11 de , .
febrero, Silva escribía desde Guadalupe, Chihuahua, a Flo-
:res Magón: "Tengn ena rbolada en este pueblo la bandera
'roja con nuestro querido lema: 'Fierra
y Libertad. Al ver
'ondenresta in:;ignia de los desheredados, acariciada por la
,fresca brisá invernal, me siento verdaderamente feliz. . . :',
: El 17 de febrero haba un encuentro entre los liberales de
':Mexicali y las tropas federales al mando del coronel Vega;
estas últimas sufrieron una vergonzosa derrota.
Los libemles recibieron un valioso refuerzo con la liber-
tad de Antonio de p. Araujo (se retiró decepcionado de b.
lucha en 1914),el) febrero y con la de Jesús M. Rangel en
.abril de 1911, que habían pasado "al'Íosaiíos en la peni.
tenciaría de Leavenworth, Kansas, de resultas de la ten-
tativa frustmda de 1908.
El mes de febrero es también me.morable para los ¡¡be-
:
rales, por la traición de Madero contra. el viejo Prisciliano
.
G. Silva, que se había adueñado de Guadalupe, Chihua-
. hua. He aquí cómo sucedi6: El 14 de febrero recihió Silva
un mensaje de Madero solicitando a:rucIa para continuar
-
la marcha desde Zaragoza, pues dado el estado' de su co-
lumna, temía caer en manos de los federales. Silva le envió
6cho carros, un coche con veinte ca baIlos ensillados y dos
.
carros cargado" con toda clase de provisiones. El encargado
. de dirigir el cOI1\'OYa Madero era Lázaro Gutiérrez de La-
:ra, que había llegado con un gnlPo de norteamericanos a
-
incorporarse a Silva. El15 defebrero llegó Madero a Guada-
lupe con una importante columna, siendo tratados los ma-
'deristas afablemente por los liberales. Madero intentó
.conquistar a SilvA. para su causa, con el pretexto primera-
lnente de que ibiÍn a ser atacados por los federales de un
~h10mento a otro. Silva consintió en una acción defer.siva
. I
il
común, y, al ir a tratar el plan dcla campafia, fue arreslado
por Madero por no qucrerJe reconoccr como presidente provi-
sional. Las fncrzas li bcrales, mezcladas con las macleris-
tas, fucron tan;bién desarmadas trajcloramente. L!izaro
Gntiérrez dc Lara, qne fungió de judas, sc proclamó madc-
rista; pcro parece quc lo era ya en cl tiempo que se hada
pasar por liberal. Adem!is de este hecho, Madero renlizó
otl"(~no mcnos cobardc: Gabino Cano iblt. a reunirsc con
ci"ncuenta hombros a Si 1va, pero primcramente pasó la fron-
tera de los Eó;tndosUnidoscon trece heridos; Maderolo supo,
y dcnunció a Cano aJas autoridades norteamericanas. Esas
traiciones rompieron toda.consideraci6n,y Ricardo Flores
Magón escribió aquel famoso aJ.:.tícu 1o: Franciscol. M ádcJ'o
es 1m traido1' a la C(tUsadc'la libertad, que WQVOCó nna com-
pleta escisión de las fuerzas que solían luchar eventualmente
unidas contra el porfirismo. Por desgracia RegencraciÓn
circulaba dificultosamente en México, y la labor orienta-.
dora de Ricardo Flol\es Magónse encontraba obstaculií:ada
y muy a Í11enudo cOl)lpletamente ignorada en el campo de
la lucha. Madcro, aprovcchando esa CÜ~cu11stancia,hada
creer que los liberales y los antirreeleccionistas ibnn de
acuerdo y hasta se publicaron manifiestos con los.nombres
de Francisco 1. Madero y Ricardo Flores Magón: el primero
"Presidente' Prov)sional" de la .Hepública y el segundo
"Vicepresidente. J' Flores M:agón expuso una vez más su
interés personal en la lucha por la libertád:
, ,
Yo no peleo por puestos públicos. He recibido insinua-
ciones de muchos maderistas de buena fe, pues que los hay,
y bastantes, para que acepte algún cargo en ellJamado
. "Gobierno Provisional," y el cargo que sc me dice acepte
es el de Vicepresidente de la Rep~blica. Ante todo 'debo
decir. que rrie .repugnan los gobiernos.: Estoy firmemente
convencido de que no hay ni podrá; haber. un gobierno
bueno. Todos son malos, lJámensemonarquías absolutas
72
o reptibJicas constitucionales. El Gobierno es tiranía, por-
~
que coarta la libre iniciativa de los individuJs-
y sólo sirve
.
para sostener un estado social impropio para el desarrollo
. integral del sér humano. Los gobiernos son los guardianes
,
de los intereses de las clases ricas y educadas y los verdu-
gas de los santos derechos del proletariado. No quiero, pues,
,
ser tirano. Soy un 'i;evoJucionario y lo seré hasta que
exhale el último aliento. Quiero estar siempre al lado ,de
mis hermalJOs los pobres para luchar con ellos; y. no alIado
de los ricos ni de los políticos, que son opresorcs de los
pobrcs. I~J1las filas del pueblo trabajador soy más útil a
la humanidad que sentado en un trono, rodeado de lacayos
;~y
dc poliLicastros. Si el pueblo tuviera illgún día el pésimo
,
gusto de aclamarme para ser sn gobernante, le diría: yo
no nací para verdugo. Busca a otro." .
lCsasno eran palabras vn.nas, sino sinceras co"nfesiones.
La actitud de ]1'1 ores Magóp hií:O saltar de la Junta
Organizadora a Antonio 1. Villarreal y pasarsc francamente.
al' bando maderista. Con Villarrcal clesapareció el último
obstáculo a la evolución del Pa rtido Liberal, pues todos los
i dermis elementos de la Junta y la inmensa mayoría de
.
!,
los adeptos eran anarquistas o de proDunciadas tcnd,encias
libertarias. El partido socialista americano se solidarizó con
Villarreal, desde su salida de la: Juuta, quien comenzó una
guerra infame contra el grupo de Regenerac'i6n. Subió a mi-
. nistro de Fomento durante el gobierno de Alvaro Obreg6n.
En marzo apareció una nueva columna liberal cerca de
.Tijuana, en la Baja California, al frente de la cual estaban
Francisco Vázquez Salinas' y Luis Hodríguez. En el mis-
mo mes cayó herido Lázaro S. Alanís en un combate C011-,
tra los federales en Casas Grandes, Chilnw.hua, ayudando
a las fuerzas de l\1aq.ero, y en la Baja Calirornia sufrieron
los liberales una derrota en Tecate, donde murió unO de 108
. jefes del grupo insurreccional, Luis Rodríguez. En Coa-
73
11
huila aparecjó tambiéll en m:1rzo un nuevo grupo liberal
armado, al frente de! cual estaba Pedro I'érez Peña qu('
había tomado parte ell la intelltonade J DOS.
'
El 3 de abril, la .Junta Organizadora del Partido Liberal
sr dirigió en un"mani{jesto a los trabajadores del mundo,
reclamando. solidaddad para los 1'f¡\'yoluciOl}~rios mexica-
nos, y explICando los fines perseguidos por los liberales,
"lGl 1':1rtido Liberal mexicano-se lec en ese manifiesto--
110lueha por derribar al dictador Podirio Díaz para poner
en su lugar un nuevo tirano. El Partido Libc¡:al toma
p~r~een laact.ual insul'I'ección con el deliberado y firme pro-
po,nto de expropiar la tierra y los útiles de trabajo para
entregarlos Id pueblo, esto es, a todos ya cada uno de los ha-
bitantefi de México. . .. La dictadura de Porfirio Díaz est:í
pam caer; pero' la rcvoluciónno terminará por ese solo
h~cho: s.obre la tumba de esa infa,mante dictadura queda-
ran de pIe y frente a frente, con las armas en la mano las,
dos clases soriales: la de los l)artos y la de los ham brien-
tos, pretendiendo la pl'imem la preponder~ncia'de los in-
t.ereses de su cast~ y la segunda la abolición de esos privi-
legios !)or medio de la instauración de un sistema que
gara,l;tJCe a todo sér humano cl pan, la tieri-a' y la liber-
t.ad. La.T unta exhortaha a protcstar int.ernacionalmente
contra la intervención annada de E~tados Unidos en ];s
cuestiones de México, y pedía dinero, dinero ~1más dine-
ro para el fomento de la revolución social. '
En plena lucha
'En abril se hizo cargo de la sección inglesa de Rcge11e-
'ración el compañero Ví'm, O. Owen( >actual redact.or de
fi'l'eedon~, de -Londres, Desde enero de 1911 había sido re-
dactada por la esposa del periodista }'urner, el autor de
74
'léxico Bárba.ro. ,He aquí algunos recuürdos de Owen, pu101i-
cados en Frcedo;¡ cn ocasión de la muerte de Flores Magón
en 1\JZ2:
,
"l~n mi prim~ra visita a las oficinas de Rcgcncri,LciÓn ob-
:servé una gran caja/de empaque, y. supe que contenía so-
lamente ejemplares de La, Conq¡~i8tadel Pan, de Krúpotlzin,
destinados a México. Por muchos años prosiguieron estos
;'hombres tal ¿bra' de' zapa con infinita tenacidad
y con gran-
'des S!lcri(¡cios para sus coriísimos recursos pereonales. Su
grande idea fue el desarrollo de personal ¡dades rovolncio-
'narias., Tenían gran admiración por Kropotkin, quc en
~mi opinión era muy justa, .,'
.,
"Ouan~lo sustituí a John Kenneth Turner como ~ditor I
, de la sección inglesa ,de Regenp'((ción, su cireulación era
.
como de 27,000 ejemplares; y el periódico debía ganar,di-
, n¿ro; pero todo se gastaba en, propaganda. Teníamos en-
o
tre 600
y 700 periódicos en 'nuestras listas dc canje. N ues-
,
tra, gran aspiración era la unificación de la opiIlión fa-hna-
,
en-Mhi.iCü y ~n (Jen!E0 y,- p~ra0értc~
contra la i~vasión
de fa plu!ocr!);cia-y }a crell:~!Qn en .los Estados Umdos de
'-un s'éntimientü. bastante fuerte-para mantener en jaque la
': perpetua amenaza de la intervención. '
"
. "Oreo que"""Ricardo consideraba esto último cOrno la')
~principal tarea de Regeneración, Y
que, a causa d~
esto, se
/
. opuso al traslado del periódico a 1\Iéxico, que en CIerta oca-
t'
,
sión pedía yo urgentemente. . . .:. ." Owen dice de Ricardo
.
Flores Mngón que no encontró nunca un propagandista tan
activo como él. "
..-
El S de abril presentaron batalla los liberales de la Ba-
ja Oalifornia. ~n' la Mesa, al Sur de Mexicali, contra las
: tropas federales; había 871iperales freI)tea más de 400
.soldados bien pertrechados. La batalla fue reñida; el jefe
liberal William Stanley murió en la contienda, pero los
porfiristasJueron rechazados. El14 de abril murió a causa
J~I
,~
I
\
'
(~elas heridas recibidns ~n la lucha, otro ue los prestigiosos
hberales de la Baja Cnlifl)rnia, Simón Bt'lthoId. También
murieron Cenobio Orozco, Fidel UlíbalTi y Simón A. VilJa-
lobos, m,iembJ'Os de In columna de Praxedis G. Guerrero
compuesta casi exclusivamente de anarquistas o simpati~
zantee. En mayo fue tomada Tijuana, Baja California, Por
la.s fuerzas al mando de Pryce, en nombre del Partido
LIberal mexicano; los liberales tuvieron siete muertos en
ese combate.
La. lucha heroica por la conquista de la tierta coneu-
mía los .elementos más conscientes del Partido Liberal; su
acción audaz mantenía el espíritu revolucionario en el pue-
blo, y cuando la sangre y el esfuerzo de los libertados sem-
bró la buena semilla en México, Madero supo confiscar los
frutos de la labor ajena. Pe'ro las ideas propagadas por Ri-
cardo Flores Magón fueron un factor con que hubo que
contar en lo sucesivo. Los políticos se presentaron en la
,
arena desde entonces con la promesa de reconocer las rei-
vindicaciones proletarias propagadas por Regeneración,
aunque, ciertamente, supieron burlarlas y dirigir hacia el
ídoJo autoritario el espíritu de las masas.
Flores J\Iagón no sólo propicia ha la toma de posesión
de la tierra, sino el comunismo. "Como buenos herma-
nos, los que trabajan la tierra en común deberán aprove-
char los productos; no por partes iguales, sino que cada
quien debe tomar según SllSJH>ce"idades,
"E"to es un consejo de hermano. Cada cual tiene dere-
cho a hacer lo que quiNa en la Baja California. Pero hay
que pensar en que, para que el trabajo ennoblezca, para que
el hombre y la mujer no sean mltS bestias de carga', espre-
ciso que se l'elÍnan todos los esfuerzos para la producción:
pnes eso dar:í por ref'ultado la abundancia mediante un
pequeÜo esfuerzo de cada uno." .
Ricardo Flores l\Iagón no era uu teórico revoluciona-
...
76
a
:jo, 'd~~sos quuu~(!en~l~b~.1:Il!..,~i_steEla.s a_~~l?ajo!L~??l
";iIJnet~llisladQ: erann combatiente~un apóstol que VIVI!l-.
on la realidad y qu~ tOIIÚLba(l~ la l'!;'alidad las sugestiones
(flas iniciativas. Su ambient~ vital era la lucha, laa<:C,i_QQ;
iÍ¡ ellas su cerebro hubi~ra carecid() g~ aliúl~Bto; hahía
. aCi(J~ pIÚa combatir sin tregua <lomo cahallero de un
:deal; en -éle~ característico que no llegó al anarquismo
'éQñ-andaderas artificiales, sino por la crítica lógica 'latre-
vida al sistep-¡Ractual de a,utoridad y de pridlegio, y tam-
bíéñ debido a su falta de ambiciones persom¡}es.
.
La Junta Organizadora. del Partido Liberal se dirigió a
últimos de mavo con un hermoso manifiesto R los solda-
.
dos maderistas. ya. los mexicanos en genen.l; un manifies-
: to que concreta las reivindicaciones libertarias del pueblo
y que respira fraternidad y nobleza; termina con esta de-
claración:
. // "Hermanos deshereda.dos que peleáis en las filas de
.
Madero, escuchad nuestra voz, que es desinteresada. Nos-
otros los liberales no queremos pesar sobre vosotros. Ningu-
no deros miembros de esta Junta Organizadora del Partido
Liberal mexicano os solicita vuestro voto para vivir de pa-
rás;tos.~Queremos, cuando ya esté la tierra en manos de
.
t;dos los desheredados, ir a trabajar a. vuestro lado con el
arado. con el martillo, con el pico y la. pala. No queremos
ser más que vosotros, sino vuestros iguales, vuestros her-
manos,
. ~'Deberíais estar con vencidos de nuestra sinceridad co-
mo luchadores. No comenzamos a luchar n'ler: nos estnmos
haciendo viejos en la lucha contra la ti ranía
y la explota-
ción. Los mdores años de nuestra dda han transcurrido
eli los presidios de illéxico y de los ERtados Unidos por ser
leales a la causa de los pobres. No debéis, pues, desconfiar
-de nuefitras 'Palabras. Si luchásemo!! por nuestro provecho
,personal, hace mucho tiempo que habríamos aQeptad."Jlas,
J
:
¡
,
,
"
77
ID
para otros, tentadora~ proposiciones de los verdugos
del
pueb~o. ~ecordnd que no una, sino muchas ,eces nos ha
o!recldo d111el'0 para sometemos Nuestra vida humildí.
Sima, como les can sta a todos los que nos tratan es la
m
.
1 < e-
JOI' prucbadQ nuestra honradez. Vivimos en casas m al ..
.
(.
Io.:Q...
na;::,
,ve~tll~os. trajes muy p~brcs
y en cambio trabajamos
romo mngun Jornalero trabaja, Nuestro trabajo es verda.
deramente rudo, fatigoso, agotante. Si no fué!'emOEsince.
ros, ¿para qué matamos trabajando tanto por solamente la
comi~a ?")I,
CIertamente la sInceridad y]a. nobleza de alma del grupo
Regeneración no han sido puestas en duda por nadie, excep.
to por algunos individuos que inventaron, en nombre rlel
anarquismo, desprestigiar a Ricardo Flores Magón ya sus
amigos. Los adversarios más encarnizados de Flores Mngón
han hecho elogios de su carácter honesto e incorruptible de
su fidelidad a las ideas. '
Un enemigo de Flores Magón
El artículo que en seguida insertamos fue escrito por
uno de los más encarnizados enemigos de Ricardo Flores
Magón durante su vida de luchador. Salado Ah'arez de-
fiende un régimen que daba amplias garantías a los estafa-
.
dores del, puebJo, pertenecía a aquel famoso "Círculo de
Amigos del sEñor Presidente General Porfirio Díaz," deri-
vado del no menm:famoso "Partido Científico." Su carta, a
pesar de sus insultos y calumnias, contiene revelaciones
sublimes para los que juzgamos desde otro punto de vista la
labor altamente humanitaria de Ricardo Flores Magón. Hu-
yendo de la quema, Salado Alvarez se refugió en los Esta-
dos Un,idos ~ara seguir escribiendo contra la revolución que
derroco a Dmz del Poder; volvió a México aprovechándose
78
'la nmnistía decretada por Alvaro Obn.gón, El nrtículo
publicado el 5 de dicir,IlI bre de 192:¿ por" La Prensa"
San Antonio, Texas; dice así:
,
"Quizá le ocurra al lector algo de lo que me pHsa a mí:
,
poder definir en casos especiales la figuJa de un hombre
'e manera de lanzarla imparcialmente al anatema de la
'storia o a las alabanzn~ de la posteridad. flores Magón,
'1ya tumba se encuentra todavía fresca, es ell mi concepto
';10 de esos hombres, por más que su obra se.deba cande-
al'
y la condene yo sin mcilaciones ni distingoR~
"No nos encontramos en la vida Flores Mngón y yo,
ni había motivo para que nos en~ontráramos: navegába-
'10S en barcas distintas y llev¡ibamos corrientes en contra-
as: él era el destructor que quería fundar un mundo nuevo
edial1te la violenéia, y yo el conservador que deseaba
uardar lo que tantos sacrificios había costado a nosotros y
á nuestros padres e irlo adaptando a las condiciones nue-
'vas mediante la evolución (1).
o
"Encontraba' vituperable en Flores Magón su o"dioal
asado, como ,si el pasado no estuviera preñado de porve-
o
njr, según la beJla expresión de I~erminier, y hallaba, so-
.bre todo, censurables los procedimientos que empleaba,
.para hncer llegar el reino de la justicia: recurrir nI"auxilio
,del extranjero, atacar a la patria y hasta prescindir de sÍ)
nombre.
.
"El que encl\bezó Y
dirigió ocu1tame'nte. la matricida
'expedición a la Baja California, en 1911, en que gentes de
nuestro país rechazaron la invasión filibustera de Pryce y
demás desalmados que derramaron sangre mexicana y pu-
(1) Salado .Alvarez habla de evo!uciÓllcomo de ulgo que él no
'entiende. La cvolución
y la re\'olucióu están íntimamcnte unidas:
no hay línea de separación; la violencia o la re\'ol ución es una con-
secuencia de la evoiución misma.-Librado Rit'em. ,
79
111
sieron a prueba e~patriotismo de los hijos de la penín::!ula
no pl~ede contar con mi!' simpatías ni merrcer mi estima'
"El que trató de Reducir a la guarnición de CiUdad
.Tu:í.rez,de tomar la plaza villiéndo~e de 8uxiliarrs extl'an-
jeros de la peor ralea, fue todo, menos que un patriota.
y
aquí aprovecho la ocasión para desvanecei' un error del
congreso de periodi"tas, que se celebró hace poco en y~-
racruz: Juan Sarabia no estuvo prisionero en S¡1l1.Jua n
de'
Ulúa por delitos de prensa; lo est uva porque en unión
de Hicardo y Enrique FIOl'e!'lMagón, de Aarón L6pez ~fan-
zano, de Librado Rivera y de otros americanos que pudie-
ron escapar a tiempo, cayó en una celada que tendió el
general don José María de 1<]Vega, jefe de la Plaza y
de
la zona y en la cual se atrapó a Sarabia, César Canit!es,
Antonio Villarreal, un tal Tejeda, otro de npellido Rem-
bao y vnrios más que fueron juzgaclos en un jüieio público
regular en que tuvieron todo género de defensa y quedó
comprobacla su culpabilidad. ¿Cuál sería la pena de esos
disicIe-u'tes el día de hoy? El periodisrno, si perioclista era
Sarabia, nada tuvo qué ver en ese proceso que duró varios
meses y
ie inst1'l1Yó por el juez que manda ba ]a ley. Por
cierto que hay un detaJle gmcioso y que demuestra cómo
los h0l1'lbres suelen moverse por intereses y no pUl' ideaf':
el fiscal de la causa ]0 fue .Juan Neftalí Amador, que pro.
nunció una requisitoria formidau]e contra los que trataban
de alterar el orden y de d'::rI'ibar la sacra, gloriosa, Úilrt1J-
giMe 11nllllca i'ist(l administraciÓn de dO'JPorfirio Dim (sub-
rayado por nosotros; no viene así en el origina]), yel cllal
Amador murió.de tabardillo pintado o de alguna otra
pe¡:ti]eneia por ~] estilo y a]0anzó la honra de que se le
tendiera en ]a Secretaría de Relaciones visto ('amo e] tipo
revolucionario sin mancha""., Pero dPjemos estas cosas X
volvamos a Flores l\[agón, pues bi('n lo merece eu figura
histórica, ."'
80
"Había sido el pionero de lit re\'olución; Madero había
~tado sometido a sus órdene~ y Flores J\!¡¡gón había reci-
.
ido de él auxilio en dinero y palabras de aliento; bien po-
ía exclamar como aquel poeta del tiempo de Carlos V:
'Ya se acerca, señ~r, o ya es llegada la edad f~liz en que
promete el cielo " Pero se equivocó como se equivocó
asi sie.mpre en la vida, no sé si por falta de doteE para
.abarcar ]a realidad o porque ésta le fuera hostil comÜan-
.
emente. Madero teníttla idea de aquella democracia mansa
en que la ecuación era muy sencilla sub«tituyendo canti-
oades iguales para él: "Grupo Científico-Familia Madero"
;sin que le preocuparan tres pitoches los famosos postulados
de la revolución.
"Vino entonces e] gran error de la vida de l\fagón y se
lanzó contra Madero, o mejor dicho, ¡;elanzó contra ]a pa-
tria, pues solía escribir que no n1Ía ]a pena camhiar un
tirano de genio por un hombrecillo que ni siquiera a tirano
Jlegaba, sino que era un acaparador que a.pnndaba empleos
para los suyos. Lo abandonaron sus antiguos come]itones,
luchó casi solo y apenas tuvo el amparo de Rivera, que 10
acompañó fiel yconstantemente en buena y mala a,:entura,
y el de los an~rquistas americanos. Se metió en mala hora
a hablar del alistamiento americano y se ganó una conde-
na de veinte o más año.s de prisián; pero ni aJlí desmayó
su espíritu tenaz ni se doblegó su dura cerviz, Siguió es-
cribiendo y perorando, alentando a los pocos que le que-
,daban fieles, y, a ]0 que dicen, medio ciego. enfermo del
estómago, disminuíJas en mucho sus fuerzas fh,ieas conti-
nuó su tarea que él llamaba libertaria.
"Pe¡'o hay aspecto de eu carácter que no sa bría yo con-
denar. Flores Magón em un hombre de carácter. ¿Que
empleó esa fuerza e hizo de elJa un uso indeuido? Sin duda
ninguna. Pero en e] país en que todos trafican COIIla con-
,
ieneia, con ]a honra profesional, con los empleos, l\Iagón
t
.';1
era una excepción. Valía más qne hubiera sido de esos qUe
emplean m tenacidad en el bien y Ilt'gan a cosas grandes.
pero e~os se llaman santos y héroes. '
"Diez o quince años hace que fue aprehendido en Los
Angeles, y su hermano don Jesús telegrafió a un amigo
SU-
yo pidiéndole alcanzara de las autoridades a~lericanas qUe
no lo deportaran
I porque se figuraba serían ejecutados in-
continenti por las tropas tIel general-J)íaz. El encargado
cumplió con la recomendación, pero antes fue a ver a Un
cabal1ero al servicio del Presidente y le preguntó si podía
hacer algo por el Gobierno. Mi amigo le indicó debía insi.
nuar a Flores Magón que su tarea era tan injustificada ('amo
antipatriótica y que no debía continuar en ella. La res-
puesta de Magón fue digna de un hombre honrado: "Bien
sé, dijo, que se me daría una. gran suma si dejara de ata-
car a Díaz; pero no es eneniistad personal a él la que me
guía; estoy cumpliendo una misión y la llevará a cabo de
cualquier modo, aunque sea exponiendo la vida."
"Puesto este hombre en el buen camino quizás hubiera
podido ser un gobernante modelo, un hombre líonrado, un
mexicano que hiciera bien a su patria; en t'l lugar en que
se colocó fue un elemento de pérdida, de conmoción y de
ruina, pues cuando él predicaba y trataba de mover el
mundo, Calles, Al,arado, Diéguez ~:sobre todo De la Huer-
ta y Obregón no existían sino como njalatero8de pueblo
(la palabra ojalatero8 viene suhrayada en el origina]), ;
Cananza cobraba sus dietas en el Senado con puntualidad
de ane¡idador de casas.
-
"Cae Magón en el mismo terreno que el funesto putiérrez
de Lara; pero, m:is temible que éste, EllSamigos ydiscípu-
los le censuraron constantemente la entrada a ~Iéxico, se-
guros de que su presencia traería más complicaciones de las
que existían.
"Después de muertes como la suya hay que exclamar
82
.,omo Escipión. N6sica ante el sepulcro de su cuñado Cuyo
¡
raeo: "Perezca como él quien imite su ejemplo," y no ha
:t1tado quien lo imite, seguro de que mediante eso se iba
o a la cárcel como Magón, sino a lo~ ~}ás altos empleos y
los honores más encumbrad~s.
"
\
.
j
qm nos parecen extraÜos los histerismos de nueEtros
iputados~ pero un gobierno b~lsheviqui no puede menos
e honrar ~l que le trajo las gallinas,
"San Francisco, California, a 28 de noviembre de 1922."
aída de Porfirio Díaz
. El 25 de mayo quedó destrozado el zar Porfirio Díaz y
[radero ocupó el puesto vacante. Pero no por eso fueron
depuestas las armas. Madero comenzó las persecuciones
francas contra los liberales, prohibiendo u obstaculizando
. a circ~llación de Regene'rap1ón; así como antes de la paz
ntre Díaz y Matlero las respectivas fuerzas se combatían
I.lca}:ni~adamente, ¡mriendo por sus respectivos amos, al
(:ha sJgmente de la paz esas mismas fuerzas se unieron en
~ran
pa rte p~a defender al nuevo presid~l1te y resta blecer,
l orden perturbado desde entonces por los liberales. En
,
~uÍ1io hubo un encuentro en San Ant3?1io, Estado' de Chi- ¡
huahua, entre grupos l!berales y
Iu.erzas maderistas, que-
{
ando vencedores los pnmeros, que Iban al mando de Inés
'ubzar, Je Jes.~§.Mada Rangel (el mismo revolucionario'
foaavrap~so en Texas). y de Lázaro S. Alanís. )
S'Y
'v
7.-1<. 1'. MAGON
...
i
i
~.
,
~«:
..,
1,
,
. .
Otra vez a la cárcel
.
A primeros de junio fue libertado Juan Sarabia, anti-
guo miembro de la Junta, por Madero, y recibió la comisión
de trasladarse a Los Angeles en compañía del licenciado
Jesús Flores Magón (fue más tarde ministro de Estado en
el gobierno de, Madero) para hacer a los miembros de la
Junta proposiciones de arreglo y de paz. Sarabia llegó el
13 a las oficinas de Regeneración, y como sus proposidones
no tuvieron éxito, dijo al marcharse: "Puesto que han
desechado las ofertas y proposiciones que les hemos he-
cho, yo les haré todo el mal que pueda." Efectivamente,
unas doce horas
má¡;;tarde, elJ4 de junio a las 11 y media
de la 'mañana, fueron invadidas las oficinas de Regenera-
ción, registradas minuciosamente y'encarcelados Ricardo y
Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Fi-
gueroa. La Junta respondió a las proposiciones de paz:
,
'Nosotros estamos con vencidos de que la: li hertad políti-
ca cs una mentira en:lo que concierne a la clase trabajadora.
Los pobres no reciben ningún benefidio con el h~cho de
poder designar al hombre que ha de dominarlos, y es por
eso por lo que 108liberales luchamos 'por la fmancipación
económica del proletarindo, y nuestro objeto es que la tie-
rra y la maquinaria de producción queden en poder de to-
dos -:lcada uno de los habitantes de México, sin distinción
de sexo. . . .
"
Además de la resistencia de los liberales, frente al ma-
derismo surgió otro enemigo no menos irreconciliable, en
el Estado de Morelos: Emiliano Zapata.
Ricardo F]ores l\Iagón, que combat~a la tiranía en gene-
ral ~-no ]a de Díaz en favor de ]a de MHdero o de cualquier
otro, dirigió sus a.taques al nuevo gobernante, denunciando
11
84
,sus crímenesy BUStraicionps con ]a misma ener¡:da que an-
~es
]0
ha~ía h~cho r~spectó de Díaz. Es verdad: los grupos
.msurrecclOnales adictos comenza ron a dliCrecer y desapare-
cer, ultimados por la superioridad de las fuerzas enemigas'
~
pero la Jivisa de Tierra JI J,ibettad quedó en la conciencia d~ -
, ;1
~~(\.
~
, )
Ricardo Flores J\1agón en 1911
cra clase campesina, en espera (le qne Madero la realizara'
desde el Gobierno; el movimiento de Emiliano Zapata no
'h,ubiera sido posible tampoco si no bubiese preparado el
.
terreno la propaga nd a de F]ures l\Jagón.
8:3
Ricardo Floreli Mag6n salió en libertad bajo fianza poco
después d.el arresto; quedaron en la cárc~l Enrique Flores
;\Iagón, Librado Ri.\"era
y Anseh~o L. .FJgue;,o~; lo~, cua-
tro fueron illcoados en un proceso Infame por vlOlaclOn de
las leyes de neutralidad." Cuando se logró obtener algunos
mires de dólares, se deposHó fiapza a favor de otro de los pre-
sos, Librado Hivera, quedando en la cárcel Enrique Flores
l\!agón y Anselmo L. Figueroa. La fianza para cada uno
ascendía a 2,500 dólares.
EnnlflYo de 1911 tuvieron los liberales un nUHO desastre.
D,
ngel 1:'1vie J
'o Silva y otros fueron heridos traidoramcnte 1\..\ ,
. .
por lal'! tropas maderistaf:; muchos otros cayer~n pnslOne-
ros; tam bién en el mi~mo mes hicieron los transfl1g~1sdel
Partido Liberal. Antonio 1. Villarreal y Juan Saral~Hl con
el hermano de los Flores Magón , Jesús, y una serie de d tl-
dosas pcrson:t!idades de todos los colores, pero acordes c!}
fortificar la nueva tiranía, un desgraciado cnsayo de ~?I-
tal' en l\!éxico un ppriódico con 1'1título de Regeneranon,
¡;autizado por Ricardo con el tít.ulo de Degeneración. Ka~u-
ral11lcnte todo quedó en la nada tras pOCQJS números, pu~s
hubo de reconocerse que la pluma, la voluntad y la en~rgU\
de Rica rd.) Flures Magól1no eran patrimonio de cualqmera.
El Pllrtido Liberal tenía cada vez más enemigo>'\; mu-
chos de ~\ISafiliados no pudieron seguir la evolución de la
Junta y se retiraron; otros se rindieron a la.s promesas ~e
los gobernantes, y los mejores, los má? conSciente:', los mas
abm'g¡¡do;l ha bían muerto en el campo
d?
ba t<d~ad!'!'de no-
viembre de 1910, o estaban presos o hendos; sm eJllb~o,
contin ua ron produciéndose l?<?r.algúnticmpo l~vaJ}tflmlen-
tos bajo la bandera liberal, aunql1~.~1I lo m.1('es~v~ ,la labor
de Ricardo Flores Magón y sus, con1paí~eros conslstlO muc.ho
"más en la propaganda y en el nllllltenimiento del e8pír~tl1
revoludonario en el pueblo n1i'-Xic!\l'IO"q\1ecn lo;; actos JI}-
surreccionnles propios. I~a
insurrección de Zapata se hizo
8(;
,
muy popular y consul11,ió muchas fuerzas simpatizantes del
.
Partido Libeml, no obstante ser claramente est:tti"tas los
'.fines de Zapata; pero Zapnta ¡;:ignificaba
sif'mpre UI1prin-
eipio de rcvo~ución por sus métodos de lucha ~. por sus
reivil{dicaciones económicas expropiando a los terratenien-
tes y repartiendo la tielTa a los peones. l\Iadero intentó
someter por la per~uasión r por lns armas a los. rebeldes
zapatistas; a Zapata le fue prometida una gran extemÜón
de tierra y una buena suma de dinero para cultivada a su
modo si rendía las armas; todo fue rechazado y la lucha
armada contra el gobienlo centl'al quedó en pie.
Ricardo F]ores 1\[agón insistía sin cansarse: "la liber-
tad política sin la independencia económica es una farsa;
trabajadores, tomad posesión de la tierra r de los instru-
mentos de trabajo y estableced el comunismo, In. forma
natural de convivencia, practic:Hla porel pueblo mexicano
durante siglo's y para la. cual no hay necesidad de prepa-
ración científica ni de organizaciones utópieas; sólo hace
falta que los trabajadores obren por su cuenta sin reconocer
más el derecho de propiedad ni e] principio de autoridad."
El
(j
de septiembre, después de muchos f'sfuerms, sa]ie-
ron en libertad lJajo fianza Enrique Flores l\Iagól1 y Ansel-
mo L. FigueroH.
El manifiesto del 23 de septiembre de 1911
El mes de f'eptiembre de 1911 merece también EN re-
cordado por otro acontecimiento. El 23 de e;le I1H'~se Im-
blicó un manifiCBtc;¡ de la Junta Organ;zaelora el...¡ Partido
Libcral mexicano en sustitución del programa dpl I
Q de
julio de 1906. En la nueva declaración Re connf'lan los
ideales libertarías de la .Junta, compuesta por lo;; hprmallos
Flores Magón, por Librado Hivera, por Antonio de P.

,
Araujo y por Anselmo L. Figueroa. Queremos transcribir
algunos párrnfos tomados al azar:
.
"Abolir ese principio (el de la propiedad privada) sig-
nifica el aniquilo miento de toJas las instituciones poJíticas
económicas, sociales, religiosas r morales que compone1~
el ambiente dentro del cual se a;;;fixian la libre iniciativa
y la libre asociación de los seres humanos. .., Sin el prin-
cipio de la propiedad privada no tiene razón de ser el
Gobierno, necesario tan sólo para tener a raya a los deshe-
redados en sus querellas y en sus rebeldías contra los de-
tentadores de la riqueza social; ni Ümdrá razó'n de ser la
Iglesia, cuyo exclusivo objeto es estrangular en el sér hu-
mano la innata rebeldía contra ]a opresión y la explota-
ción. . . . .. Capital, autoridad y clero: he ahí la trinidad
sombría que hace de esta beBa tierra un' paraíso pam los
que han logrado acaparar en sus garras por la astucia, la
violencia y el crimen el producto del sudor, de la sangre,
.
de las lágrimas y' del sacrificio de miles de generaciones de
trabajadores, y un infiel'llo para los que con sus brazos y
su inteligencia trabajan h tierra, mueven la maquinaria,
edifican las casau, transportan los productos, quedando de
esa manera dividida la humanida.d en dos clases sociales
de intereses diametralmente opuestos: la ~lase capitalista
y la clase trabajadora Ko escuchéis las dulces cancio-
nes de CS:,'.8sirenas que quieren apro\'echarse de vuestro
sacrificio para establecer- un gohierno, esto es, un nuevo
perro que proteja los intereses de los ricos. . .. Como la as-
piración del Eér humano es tener el mayor número de sa-
tisfacciones con el menor esfuerzo posible, el medio más
ldecuado pam obtener ese resultado es el trabojo en co-
¡mún de la tierra y de las demás industrias. . .. La libertnd
y el bienestar están al alcance de nuestras manos. El mis-
mo esfuerzo y el mismo sacrificio que cuesta eleyar a un
gobernante, esto es, a un tirano, cuesta ta expropiación de
88
.,
!
los bienes que detentan los ricos
A esco
o
.
. .. ger, pues: o un .
nuevo gobernante, eslo es, un nuevo
Y
u go
]
.
.
"
. .,
. o a exprop1a-
. ClOn¡ahadora y la abohclOn de.toda im poA
1
' c
"
1
..
, .
'
IOIl re IglOsa,
; pohttca o do cualquier otro orden."
El grito de guerra de los liberales era. Tierra y Libc1tad.
y
eeas dos~all1 bras concretan verdaderamente todo el pro-
grama de RICardo Flores Magón Y el de los anarquistas en
general. .
En oct11b1:>,l\Iother J ones, persona muy conocida en el
movimiento socialista de los Estados Unidos, visitó al gru-
po Regenern.ción en comisión del gobierno de México para
incitar a los rebeldes a regresar a su país y a firmar la paz
. con Madero. Ricnrdo Flores l\Iagón, sin vacilaCiones, res-
pondió en nombre de la Junta: "¿Por qué a nosotros se
nos ofrecen comodidades y SAdeja a quince millones de .
sere~ humanos víctimas de la miseria, de la tiranía, de la
ignorancia? .
,
"No, no traicionaremos a nuestros hermanos los deshe-
redados. Preferimos nuestra miseria al remordimiento de
haber obrado 111al; preferimos las inquietudes de nuestra
vida de perseguidos a. las de]icias de una vida ociosa com-
o
prada con una traición; preferimos el presidio y la muerte
a que alguien nos arroje con derecho a nuestro rostro eeta.
palabra:
¡
Judas 1" Estas exclamaciones no' eran vanas
arrogancias de lenguaje: los hechos vinieron a demostrar
que salían de lo hondo del corazón honesto. Willian C.
Owen ha dicho de esos rebeldes que eran fanáticamente
leales a sus convicciones anarquistas; también es verdad.
La incomprensión de los anarquistas europeos
Queremos hablar de un episodio desagradable de ]a
vida de Ricardo Flores :Magón: la, guerra que le hicieron
algunos individuos,que se decían anarquistas y qt;e no ha.
bí:m comprendido ni ]a evolución del Partido Liberal me.
xicano ni las condicionfs de México, Uua de las acusaciones
que se hicieron a la Junta Liberal fue ]a de emplear el
dinero que recibía de todas partes para el fomento de la
revolución mexicana en cuestiones personaleA. Esa acusa.
ción no se hubieran atrevido a hacerla ni los enemigos más
reaccionarios do Ricardo Flores .Magón, pues el ejemplo de
la vida de ese hombre y de sus /c¡mpafieros está bie!! pa-
tente como una prueba de su honestidad y de su abnega-
ción. Otro de los reproches que se le lanzaron fue e] de
propagar e] programa del}Partido Liberal, promulgado el1?
de julio de 1906, que de ningún modo, puede calificarse de
anarquista; pero desde 1908 y sobre todo después de sali l'
de la cárcel de Arizona, Ricardo Flores Magón y la mayo-
ría de sus compafieros, si bien siguieron manteniendo ese
programa, lo hacían interpretándolo como pan, tierra, liber-
tad y bienestar para todos, nunea en un sentido gubernativo;
en sentido gu,bernativo pensaban Juan Sarabi~ y Antonio L
ViIlarreal,' pero éstos fueron puestos al margen; ei primero
cuando se declaró maderista y el segundo cuando demos-
tró no ser apto para evolucionar hacia el anarquismo; re-
cuérdese que la tentativa de 1908 se hizo;¡n poner a
VilIarreal-preso con Ricardo Flores Magón y Rivera-en
antecedentes de los tmbajos que se realizaban. Las contra-
dicciones descubiertas en este dominio se debe; por una
parte al desconocimiento del desenvolvimiento seguiqo por
la .Junta Organizadora del Partido Liberal y en segundo lu-
no
gar a que Flores l\!agón no era un doctrinario que medía
cada una de sus palabras por el rasero de un dogma inva-
riable: escrihín con fuego y eRcribía mucho; no tenía tiem-
po para reflexionar detenidamente en sus frases, y no ee
de extrañar que se le hayan escapado expresiones o que no
haya pensado en actitudes que hubieran podido ser interpre-
"
tadaS t(W:cidament.~- Lo que no se puede negar es que un
soPlo libertario innegable circula por toda la obra de ese
rebelde, aun antes de proclamar&e anarquistn. H:u;ta po-
dría afirmarse que jan'Jás pasó por la imaginación de Ri-
cardo Flores Magón, desde ]900, la idea de convertirse en
gobernante para sal val' a l\Iéxico; si firmó el programa de
1906 con su hermano Enrique y Librado Rivera, fue para
atraer al elemento libe¡nl y orientarlo mejor;' como había
hecho ya antes al desviarlo de la mera crítica anticlerical
para lanzarlo a la gran epopeya antiporfirista. También se
dijo (Grave y otros) que la revolución mexicana sólo exis-
tía en la fantasía de los redactores de Regeneración de Los
Angeles. He aquí la polémica sostenida en Les Tem/1sNou-
veaux, de París. Un grupo de camaradas franceses solicitó
informes para pasar a 'tIléxico con el propósito de luchar
por la revolución. A esa demanda respondió un camarada
de Regeneración, Manuel G. Garza (Teodoro Gaitán, ale-
jado actualmente de todo movimiento revolucionario) agra-
deciendo las buenas intenciones; pero advirtiendo que el
'Partido Liberal no disponía de fondos para equipar, trans-
portar y sostener a los camaradas que deseaban ofrecer su
,
concUl"So u.. la revolución mexicana. Y, efectivamente, hay
que tener en cuenta las condiciones d€'1\féiico y -los mo-
m-entOs de lucha y de incertidumbre de entonces para pen-
-
sal' IOAue hubiera sigriificado una.docena de anarquistas
'-desconocedores del t~rrenoJ del idiorna, etc., en el cam-
po de la lucha en que sedelwtían federales, maderjstas, libe-
.w1:ales, z:lpatistas y otros; hubieran resultado mlÍs bien una
-
91
carga que Ui1beneficio. En el número del 2'de marzo d&
1912, Les 7'e~lps Nouve(m;¡;publica ,un artículo de R. Fre-
mant en que se despre8tigia la obra del Partido Liberal
mexicano y so niega la ex istencia de' Ünlt revolución so-
cial (m México, censurando ,a RegenetClción por hal)er te-
nido pa]¡tbras de bencvo]cncia para Zapata, que no era \
anarquista. En otros diversos periódicos anarquistas se
com batía ta.mbi6n a F']ore8, Magón y a SltSamigos, presen.-
tándo]os bajo co]orc8 ba:ótante ambjgu~.En el número
de Les 'f'ernpsNouveaux del3 de febrero intervino Tarrida del
Mármol para exponer la situación mexicana y aclarar al-
gunos puntos obscuros. De 1i;10res Magón dice: "ha
tenido e] crror de atacar con la mayor violencia a aírli-
guos Mliípañcl'os dé Iúcha, algunos de los cuales son ex-
celentes revoh{cibnario§ que lnln c(;mocido la barricada, la'
pdsión o el destierro, pero que han rehm,ado seguirÍa en
su cvÚltición aiiaí-qúista y en su campaña contra Madero
en un momento en que este último dirigía el asalto con-
tra la dictadurlt aún omnipotente. Dicho esto, hay que
proclanlar bien alto que Ricard; Flores Magón es uno de
los luchadores más sinceros, má~ viriles y más honestos
de n uestm époclt.
, . .
"
'
Lo que reprocha Tar;:ida del Mármol se justifica J:~ien
cUltlldo se está en' pleha lucha ',y
cnando es preciso exigir
a los camaradas claridad y sil1cel'idad. Flores Magón no
era de esos que podían contemporizar con los que se mos-
traban vacilantes o Itmbiguos y no reconocía términos me-
dios: con el Partido Liberal o contra él.
Lit actitud de Gmve y Les Tem.ps N01WeattXmotivó una
carta de Ricardo Flores l'ifagón,"'firmada también por En-
rique yWm. C: Owen, a Grave, para protestar contra ]as
acusaciones francas y veladas hechas en Les Temps Nou-
veaux al grupo Regenernción y a la revolución mexicana.
Grave puso una not~ al pie de la carta h{ciendo notar, en
92
/.
, ,
resumen, que todas las noticias que circulaban por la Pren-
sa obr~ra sobre la revolución social mexicana procedían de
Re,qenemáón, y que si' em verdad que en México había.
lucha por la revolución sociltl, cómo se explicaba qué los
Flores l\fagón estuvieran a centenares de kilómetros del tea-
tro de la contienda. A simple vif.;ta~las objeciones de Gra-
ve parecen lógicas; pero comot-lfL'mayoría de las que se
hicieron a la obra de Regenemción, se debe\ a un descono-
cimiento de la realjdad. Emma Go)dman tuvo ocasión de
tratar a los hombres de, Regefl,emción y no ha hecho en
Molher'Ea?'th la menor i~sinuación, sino que se esforzó por
recoger dinero y e~viarlo al periódico. Voltairine de Cley-
re estudió tambiénJa revolución de México y no ha podi-
do me~os de reconocer su sig~ificación y.los méritos de
la obra de Flores Magón y de sus amigos de la Junta; los
cuales no hubieran hecho nÚnca tanto con las armas en la
mano, en México, como con la pll1nm en Los Angeles. La
,cobardía no es un reproehe que pueda hacérsele a esos hom-
'bres, que demostraron en toda su vida heroica qne descono-
,
cían el niiedo; ta~poco.les podía asustar la cárcel a quienes
pasaron los mejores años de sn existencia eIT-Iasdiferentes
prisiones. Lo que en primer término los 'retenía en Los
A"hgeles era la. organización de la propaganda y'de los gru- I
pos insurreccionales;en México hubieran corrido peligro
de Caer 4e impediato en manos de Díaz o de Madero, y con
su arresto en una prisión mexicana hubiese terminado to-
do, porque sin' ellos todos los elementos que respondían
al P!lrtido Libera] habrían :Qerdido el ánimo y hab,rían
quedado desorientados. Piénsese tim bién en el. peligro de
inteí-vención norteamericanlt, que Flores, Magón quería
contrarrestar con su propaganda en Estados Unidos.
Kropotkin se apresuró It enviar a Les Temps Nouveaux,
27 de abril de 1912, una rectificación a las observaciones
d~ Grave y de otros camarada,s. Así éxplica el viejo anar-
93
quista. ]a desilusión de algunos amigos sobre ]a revolución
mexicana:
'''Comotantosotros italianos, rusos, etc., ete., han so-
fiado pro,bablemente con campañas gariba]dinas, y no en-
contraron nada de eso. Llanuras, campos apacibles que
dcsconfiaban (y con r:)zón) de h)s extraños y-de tanto
.
en tanto,-ya aquí, ya a 'veinte leguas al Este, al Sur o al
Norte de este punto, a siete, ocho días de di&ancia, una
u otra aldea expulsa a los explotadore\ y se apodera de 1a
tierra. Después, tras veinte o treinta días, llega un desta-
camento de soldados" de] orden;!: ejecuta a los rebeldes.
incendia la aldea y., en el momento en que regresa'
"'ic-
torioso," cae en una embo~ca(h, de donde no escapa má8'
que dejando la mitad del ~estacamento muerto o herido
!
"He ahí lo que es un movimiento campesino. Y es evi~
¡
\lente que si llegaron allá jóvenes que soñaban con Ulla
campaña garibaldina, llenos de entusiasmo militar, no
encontraron más que desa]i.ento. Se apercibieron pronto
-(le su inutilidad. -
. ..
Def'graciadamente las nueve décimas partes (quizás
Jas 99 partes por ciento) de los ana rquistas no conciben
l
"
]
""
1 a revo UClOn (e otro modo que bajo forma de combates
sobre las barriadas, o de expEdiciones garibaidinas triun-
fante!!.
"
Las consideraciones de Kropotkin llevaron a Grave a
una especie de rectificación.
Otra vez a la cárcel'
,-
..<.
,.1,'"
:,'..
,,:,"".,
El proceso entablado después del arresto del 14 de
junio de HJ11 se celebró el 25 de junio de 1912 en los tri-
buna~es de Los Angeles, California. Duró tres semanas y
constituyen una infame comedia, cuyos testigos de cargo
81
.
:
erteneCÍan todos nI elemento de más baja estrltnra mora],
~omprados por el Gobierno mexicano. Los testimonios favo-
'rabIes fuelon casi todos rechazados, y los reueldes, Ricardo
tv Enrique F]ores l\Iagón, Librado Riyera y Ame]mo L.
Figueroa fueron condenados :t 23 meses de prisión, pena
expiada en la peuiteneiaría de la isla de .McNei], Estado
.de \V:ishington. E] Gobierno norteamericano tenía igual-
~:uente un gran interés en obstacu]iz:n las actividades de
De izquierda a dereclw; [{¡cardo Plores Magón. A:Jselmo L.
Figueroa. Librado Ri\'cra
y Enrique Flores Mag6n, bien
esposados, conducidos a la pcniteuciaría"'"1Jc l\1c:-':eil
lsland por los esbirros que aparecen atrás
marcaitos con una cruz
estos hombres, pues J¡¡s altas finanzas yanquispost'ían una
gran parte de ]11.riqueza de 1\Iéxicj y, para conseryar y
acrecentar esa riqueza, protegieron ayer a Díaz, ]uPgo a
l\Iade:'o, después a Carranza, y a todo el que se delllostra.
.
se dispuesto a someterse a los dictados del capitalismo de
los Estados Unidos.
Regeneración siguió apareciendo con más Omenos difi-
95
'(.
-
,-
,;'j'7~~-'
,-
'-.
, ~tj1't~des'. redactado en su mayor parte por Antonio de p.
_o'o:~~"',<Ari1,.uj o'. Numerosas renciJJas y ambiciones salieron a la ~
f'i!.i.7. superficie; pero el deseo de apoderarse de Regeneración
.-
Ir ' frllcasó. No faltaron tampoco las calumnias más cobardes
"'-,..
An~elmo L. Figueroa
'.\
~.
¡~.contra"los pres.os, calumnias que a!Tancaron a Ricardo
FI-ores Magón estas amargas palabras:
",
¡ "En vez de dársenos en el presidio los cinco dólares
,'1l\r¡os ,y de pasamos en él una vida regalona, como ase-
~~;:':
96
,
-
,
ran nuestros pequeños enemigos, se nos hací¡t trabajar ba-
¡
9-la'lluvia
y la nieve, a una temperatura glacial, en aquel
.
gar del extremo Norte de ese país. Nuestras ropas, des-
lIando agua, se secaban al calor de nuestros cuerpos pOr
a. noche, mientras dormíamos en nuestros calabozos. La,
imentación que se nos proporcionaba no bastaba pará¡
ue nuestros cuerpos recobrasen las fuerzas perdidas en la~
.
uras faenas del presidio" . . . .
. Durante la permanencia en la isla de McNeil nn dipu-
iado por California, Nolan, hizo gestiones en favor de la
Jibertad de los presos. Wilson Se negó a abrir las puertas
del presidio a esos hombres, por conceptuarlos demasiado
,
peligrosos.
00
Por fin, en enero de 191--1, salieron en libertad, des-
pués de cumplida sn condena. Anselmo L. .Figueroa, en
cuyo cup.rpo dejó hondas huellas la vida del presidio, mu-
rió el 14 de junio del mismo, año.
o El 31 de enero hicieron los ex reos €sta declaración en
el periódico: "Después de la forzada ausencia nos encon-
o
tramos otra vez entre los libres. Entramos al presidio con
la frente levantada, y salimos de él con la frente alta di-
ciéndoles a todos, amigos y enemigos: i Aquí estamos!
¡ Aquí estamos! Si el enemigo creyó aniquilarnos, hay que
.
confesar que el enemigo ha fracasado. Los grillos tortura-
ron nuestra carne, pero nuestra voluntad está entera y hoy
somos los hombrps de siempre, los rebeldes tenaces,' los
enemigos de la injusticia. . . .
),
.
En la brecha
Al salir de la isla de McNeil, la situación mexicana
permanecía más o menos idéntica; sólo los hombres del
Poder y sus contrincantes habían cambiado; en luga.r de
97
'(
Madero, estaban en luchf1: Huerta y Carranza.", Emiliáno
Zapata perm'anecÍa inexpugnable en el EstacÍ'o de Morelos.
Las fuerzas liberales habían i¡;fo decreciendo, y sólo de t~r¡to
en tanto se escuchaba alguna acción de armas, la tOIrÚt de
un
p
ueblo una derrot:l aprisionamientos, fusilamientos,
"
,
etcétera. Pero todo cl proletariado mexicano est:lba penetra-
do de la iclea dc la toma de la tiel'l'(l. Zapata mlll1tenía buenas
relaciones con los liberales, lnuchos de los cuales se habían
pnesto 'de parte SUYll,y hasta ]]egó a ofrecer a Rcgeneración
todo el papel qne necesitara siempre que se publicase en la
7.0na,por é] controlada. Era natural que Regeneración tra-
taHo bCllévolamente a Zapata; ]as divergencias profundas
que separaban de los liberales a Zapata eran evidentes; pero
por el ¡¡lOmento quedaban debilitadas ante la apremiante
lucha a muerte contra 'los Poderes políticos reaccionarios.
'Zupata qucrla ]a libertad económica dc los campesinos, la
expropiación de la tierra, y no sólo la quería en teoría, sino
que ]:1rcaJi7.óenla práctica. En agosto de 1914 publicó un
manificsto, fechado en Milpa Alta, Distrito Federal; de
\
él tomamOt4 el siguiel1te p:írrafo :!. . .. "El pueblo de los
campos ql1ierc vivir ]a vida de ]a civilización, trata de as-
pirar cl' aire dc la libertad económica que hasta aquí ha
desconocido. . . . . Eso df1gobierno militar primero y par-
laI'nentari3mo después, 'reformas e~]a Administración para
q~e-quede reorganizacJa, ;pureza ideaj en ek l11Q.nejode los
fondos públicos, responsabilidades oficiales escrupu]osa-
1~1enteexigidas, libJrtad de imprentaparalos que no saben
escribir, libertad de votar para los.quc no conocen a los
candidatoi-1; qorrreta administración" de la justicia para
los que jaJmís O C\I pa n un ahogad o; todas esas bellezas de-
mocráticas, todas CSai-1~randcs palabras con que nuestros
abuelos y nuestrOR pud res se deleitaron, han perdido ya su
mágico atractivo y S\1 significación para el pueblo.
E] pueblo ha visto que con elecciones o sin elecciones,
98
1
r
I
I
que con EUÍJ'agroefectivo o sin él, con dictadura porfirista
'o con democracia maderista, con prensa amordazl\da o con
libertinaje de la p1:ensa, siempre, y de todosmodos, él sigue"
rumiando sus amarguras, devorando sus humillaciones in-
acabables, y por eso teme, y con sobr:¡da r~zón, que los li-
bertado;es de h;)y vayan a ser iguales a los eaudill¿s de
ayer. . . ."
Ciertamen tQenel zapatismo ha bía ten dencias cstati3tas;
pero ningún partido político, y menos los modernos comu-
nistas, se ha acercado a una solución tan !'adica] del problema
agrario; no es preciso :Jdvertir que el zapatisl110, después
de la desaparición do. Zapata, se tr:msfonnó en un partido
vulgar con una ideología apropiada pa ra defer,der los in-
tereses de los grandes propietarios latifundistns.
.Flores Magón intervino fogosmnente en la propaganda
desde e] primer día de su liberaciól1; las llechas agudas de
su ingenio se dirigieron principalmente contra Venustiano
Cananza, que disputaba a Huerta la presidencia y "que es-
taba protegido por los Estados Unidos. Flores Magón tenía
sus prevenciones contra Estados Unidos, cuyos capitales
habían convertido,aMéxico en una dependencia de Wall
Street. ~or lo demás, ]e sobraba razón. Pero su anticarran-
cismo era al mismo tiempo una exposición práctica de laR
idéas anarquistas. No se redujo a criticar y sacar a relucir
los crímenes de los nuevos gobernantes; sine que al misri10
tiempo expuso el verdadero camillo de la cmanci pneión.
Como desde 1910 no cesó de repetir: eIma] !lOeSun hom-
bre, sino un ~istema, incitando a la: acción directa de los
desheredados.
8.-1;>. P. 1IAGON
..
'j'
'!I
];
',11
'!il
Jesús M. Rangel
\1
egt Ür Ran
g
ella libert.ad, t.rasladado en 1912 del
J cons , . .
1
.
"
1
"
J
'. Z
"
ala ciudad de Mex1Co, sepusotemme-
hosplta U31e
'
.
d
'
. ,
tras
lad'indoc;e a los Estados Umdos espnes
diato en aCClOn, ,- .
,
de una jira por el Sur, donde operaba Zapata. Orgamzo en
Jesús ~1. Rangcl
el Estado de Texas una nup.vaguerri\la, yel11 deseptie:n-
- bre de 1913 sc puso en marcha para México. Unos e¿>las
norteamericanos
sorprendieron a los rebeldes, matan o a
Silvestre Lomas, que servía de centincla al grupo rebelde;
100
~qosdemás hicieron priRioneros a los asaltantes y continna-
'ron su marcha. Por el camino, José Guerra, quien fungía
esta vez como jefe de los rebeldes, ajustició al espía Can-
:.J1elario Ort.jz por. haber sido "el que dió muerte a Lomas.
"..Aldía siguiente una numerosa partida de fuerzas norteame-
'rieanas arrestó a toda la guerrilla de rebeldes, entablándose
:un ligero tiroteo, en el que pereció uno de los liberales,'
-
uan Rincón; Guerra de8apareeiótambién en eseencuentro
'Y
se cree que fue muerto porlasfuerzas norteamericanas. El
,total de la guerrilla :\f!cendía a catorce, y 80n los siguientes:
-
Jesús.M. R.angel, Charles Cliup, Abraham Cisneros, Euge-
. nio Alzalde, :Miguel P. Martínl'z, Bernardino Mendoza,
'. Luz Mendoza, Jesús C:onz:ilez, Lino González, Leonardo
L. Vázquez, Domingo R. Rosas, JosP Angel Serrano, Lucio
. R. Ortiz y Pedro Perales. Siguió un monstruoso proceso, Y
'los supervivientes de ]a frustrada expedición fueron con-
,rICT1:¡dosla mayor parte de ellos a elevadísimas penas de
veinticinco a noventa y nueve años de presidio. Eugenio
Alzalde y Lucio R. Ortiz han muerto en la prisión a manos
de sus guardianes, y queclan actualmente Jesús M. Ran-
gel, Charles Cline, Abraham Cisneros, Pedro Perales,
, Jesús González y Leonül'do M.' Yázquez, todavía en las
cárceles de 'l'exas, olvidados de todos aquellos por quienes
,
expusieron tantas veces la vida en la lucha contrC\el por-
firismo, contra el maderismo, contra el carrancismo. . . . .
Ricardo Flores Magón ha clamado ayuda en favor de sus
amigos de 'l'exas, ha eecrito vigorosos llamados, Y no des-
perdició ninguna ocasión de atraer la atenciqn del mundo
sobre la significación de Rangel y compañeros en la revo-
lución mexicana. Flores Magón murió sin haber coneeguido
la libertad de los valientes guerrilleros libertarios, que van
a cumplir ya doce años en el pre::idio.
101
Nuevo proceso
El 28 de febrero Je 1916 fueron citado:; a la Corte fe-
deral de Los Angeles, Ricardo y Enrique Flores Magón, a
rei'ponder el primero por tres artículos anticarrancistas, y
el segundo por haber escrito que Wilson estaba en conni-
venciacon Carranza; también fue perscguido \Vm. C. OWen
por haber atacado a Wilson. Ricardo y Enrique Flores
Ricardo y Enrique Flores Mag6n en la cárcel
de Los Angeles, Ca!., en 1916
;....--
Magón quedaron detenidos. Simult:ineamente ('1 Corre(}
comenzó a poner dificultade~ a la circulación de Regenera-
ción, quedanoo, por último, fuera del registro postal, a fin
de evitar su circulación. Ricardo Flores :Magón enfermó en
la cárcel y fue enviado al hospital en mayo. Después de la
farsa de proceso que se les siguió a los aCllsados, fueron
-
condenados a sufrir la pena. de tres años de trabajos forza-
102
dlos Enrique Flores "Magón y un año p:ua Ricardo, a quien
"
se le arrancó de la cama pam ir a. recibir la Rcntencia, y
.
como no se ei'pera 1m que viviera un año en la c:ircel, el juez
cxpresó quc rlebido a su enfermedad se le ponía sentencia.
tan baja. Se apeló de la sentencia, la cual les fue revocada.
por el jupz de apelaciones de San Francisco, California.
..' dUI'I\ntc una nuen! acusación, que se le instl'Uía a Ricardo
FJores Magón en compañía de Librado Rivera en marzo
de 1918.
El juez exigió una fianza. de cinco mil dólares para
Ricardo y cinco mil para Enrique, suma que no pudo ser
recogida naturalmente, y que si se hubiera presentado no
habría sido tal vez admitida, porque lo esencial era retener
,
presos a los rcueldes, por convenir así a los intereses de
, los amos de México. Alejandro Berkman y Emma Gold-
man intervinieron y recogieron dinero para la fianza, que
tras de no pocos trámites fue Údmitida y los presos reco-
braron su libertad provisoria en julio.
.
Con la misma energía de siempre, con { mismo fuego,
: con l.a misma tenacidad, Ricardo Flilres Magón prosiguió
en su puesto de combate. Carranza no encontró en su ca-
mino una persona que lo azotara más despindadamente
que Ricardo. Las largas catilinarias: Ca1'ranzatmiciona la
. uvol1lción y Ca1TanZa se despoja de la piel de ot'l'ja, merecen
sien.1pre leerse; son un modelo de crítica libertaria a la
lfadción reformista. Un historiador desapasionado de ]a vi-
a;\ política mexicana no podrá menos que recurrir a los
Ira bajos de Flores Magón para la comprensión de la verdad.
El hálito justiciero que circula por esos escritos y los
latigazos sangrientos que asesta a 103 enemigos de la revo-
lución; son impel'dnrahJes.
103
La guerra mundial
-..
.' Cuando estalló la guerra mundial, Flores Magón no
tuvo un momento de vacilación; en esa guerra no tenían
nada qué defender los revolucionarios. Con muestras de
gran indignación, exclamó ~lgunas veces: "í Esos borrrgos
que agonizan en los campos de batalla de la burguesía, son
una amenaza para nuestra 1ibertad cuando están vi vos!
"
Ha visto en la guerra una excelente oportunidad para las
agrupaciones de todos los revolucionarios y para una ac-
ción internacional contra "la explotación y la tiranía.
La Prensa obrera y anarquista de los Estados Unidos
e8taba sufriendo los más brutales atropellos; cp1tenal'es
de revolucionarios de todas las nacion'alidades y aun norte-
americanos fueron arresta dos y conden ados a penas fabulosas
por delitos de propaganda contra la guerra. Regeneración
no podía salvarse; además de su campaña contra el Gobie;no
de México, que amenazaba sin cesar los intereses de los
capitalistaf! de los Estados Unidos, era un órgano l111ar-
quista que circulaba mucho entre el elemento de habla
española de la república de los "bravos y los libres."
Una faceta de la personalidad de Flores Magón
Fue en 1916 cuando escribió Flores Magón su drama
\
l'ie1Ta y Libertad, una exposición de sus ideas y de sus
críticas a la sóciedad actual. También escribió numerosas
historietas, utopias comunistas'libe11arlas-:- (El triunfo ae-
-
la revo¡'uciónsocial, YÜja Nueva.) Dió expresión ala riqciza:"
de que "desbordaban su cerebro y su corazón en formas
populares, accesibles a la comprensión ,de todas la'3 inte..
104
-.
-:c
j
ligencias. Los dos pequef10s volúmelHJs Sembmndo Ideas y
Rayos de Luz, publicados últimamente (1\:)23y 1924 respec-
tivamente) están tomados de Regeneración y contienen una
faceta de la inteligencia y de la sensibilidad de Ricardo,
para llegar al alma de las masas. La mayoría de esos es-
critos son apropiados para la propaganda campesina y para
la lectura en las escuelas. Francisco Ferrer los hubiera
recomendado en su sÍE,tema de enseñanza.' El fondo de
toda la visión mental de Flores Magón era el paisaje me-
xicano, el pueblo mexicano; pero eee apego a su país rio
le privó un momento de ser internacional y de ¡lspirar a la
fraternidad de todos los desheredados de la tiÚra. Es ver-
dad: su cornzón albergaba más de un reproche contra el
pueblo norteamericano; pero es que había sido pro!un-
damenteheridoensussentimientos por el desprecio hacia el
mexicano qUAconstataba al otro lado de la frontera y por-
que había visto muchos crÍlljenes contra sus hermanos d~
razn, porque muchos de sus amigos y él mismo habían sufrido
- persecuciones y prisiones en tierra norteamericana; el des-
preciü hacia Josmexicanos en los Estados .Unidos era ar-
tificialment~ nutrido por la Prensa capitalista ; FloresMagón
no lo desconocía y por~eso' atribuía esos odio¡ injustificados
e injustos .al orden actual autoritario y capitalista. Pero
a quienes odiaba tanto como a los verdugos de 'su .páís era a
los acaparadores de \Vall Street, propietarios de industrias,
: de minas, de ferrocarrild3 en México; veía que era de ellos de
quien dependía México, y no hallaba otro recurso, para
romper ese yugo de dependencia económica y política, que
la expropiación general de la riqueza en beneficio de todos.
.
105
;..: ; ,:,.__..-
_.~._.,.
.Ü'
,
:1'
\1;
'1
1\"
,,1
11.
Las jefaturas
Flores Magón ha dicho quc él no adulaba ni a los tira-
n05 ni a las mnsas, y ese fur un lema a que permaneció
fiel tona la \'idEl; ha tenido por guía la verdad, y la ha
dicho, sin reflexionar en las consecuencias. Muchas yerda-
des útiles podrían encontrar siempre los tmbajadores de
México en los eilcritos del homhre ql,Je tanto hll. dado a la
causa de la revolución social.
Queremos transcribir algnnos pármfos tomados al azar
en los escritos de Hicardo Flores l\fagón,
En vísperas de entrar en la cárcel, en julio de 1911,
escribía:
"No hay que pem::n pn jefatura". Los idealespnrísimos
que sostenemos estltn re¡iidos ron imposiciones de toda
clase. Que cada uno de vosotros f';('ael jefe de sí mismo, es
lo que ardienteil1entc dc"eanl<Js. Los liberta ríos no e.<.:;tnmos
acostum urrH]os a tener líderes.
"Tened prC<1l'llteque estáis luchando por conquistar el
derecho a vivir que tiene toda crÍatur:\ hUlIlann, No'estáis
luchando pOI' cncumbrar a nadie al Poder, porque sería
tanto como sacrificnrse por tcner un nuevo \'erdugo."
¿Huelga o insurrección?
He aquí un concepto particular de las luchas proletarias:
"Cientos de muelgas se I'egi"tran en estos momentos el!
todo el paí~, de car:tcter más o menos revolucionario,
-escribía en agosto de 1911. - Hasta hoy laRmejores huel-
gas han sido las de los peones del campo de Yucatán,
porque 108compañeros trabajadores 110 han asumido esa
actitud irrofensiv:t de dejar caer la henamienta )' cruzarse
106
.de brazos en espera de mejores «alarios v
J
'
c
-'
. .
1
. .'
< .'.J 1l\1eCIOI1 le las
horas de trabaJo. Los peones de la" h
ac
'
lcll(l no
t
.
. , u'.
n., :yuca ccna
han tomado po.~esJOnde muchas de eIJas y las eRtán traba-
jando por su cuenta, desconociendo rC8ucJtamcntc el dere-
cho de los ricos de tener a sala rio a los trabajadores. Otros
actos notables de reivindicación de los derechos de los pro-
ductores han sido la toma de posesión de la tierra por los
habitantes del Estado de Morelos, para trablljarla "in amos
pues se ha desconocido a ésto!" el derecho de propieda<l; la
toma de po~ión de la tiena por los camaradas yaquis y
]a heroica lucha de éstos contra las fuerzas de :Madero, que
pretenden desalojarlas de sus tierras. . .
,
"Las huelgas de carácter revolucionario se han concre-
tado a volar f:ibricas con dinamita, a arrasar plantíos"a
desplomar minas; pero hay que reflexionar sobre ésto. Si
se destruye la maquinaria, poco se gananí.. Hay que tomar
resueltamente posesión de las f¡U'ricas, dlJ los talleres, de
las minas, de las fundiciones, et~. En lugar de dejar caer
11.herramienta y cruzarse de brazos, en lugar de destruir
el patrimon io común, compañeros, hermanos trab,Jjadores,
seguid tra bajando; pero con una condición: de 110tríl bajar
pam los patrones, sino'para "l'o!"otrosyvuestra!" familias". . .
Sobre la huelga en sí tenía esta opinión:
"La hue:!ga no es redentora. La huelga es una yieja .
arma que perdió su filo dando golpes contra la solidaridad
burgue&'1 y la le); tIe hierro de la oierta y la demanda. La
huelga no Cdredentora porque reconoce el derecho de pro-
piedad, considera que el p:ltróll tiene derecho a quedarse
cou p:lJ'te del producto del trabajo humano. Se gana una
huelg:l; pero el precio de los productos :unllenta y la ga-
nancia p!Íra el trabajador es (ierfectanH'nte ilusoria. Lo
que antes tIe la huelga valía, por ejemplo, un Cf'lItavo,
después de que ha sido ganada la huelga valdni dos, con
lo que el capital nada pierde' y sí pierde el trabajador. . . .
107
.
"Mexicnnos, este es el momento oportuno. Tomad po-
sesióil de todo cuanto existe. No paguéis contribuciones al
Gobicrno; no pn'guéis la renta de las casas que or,upáis; to-
mad láS haciendas para trabajar lIt tierra en ('omún, ha-
ciendo uso de la excelente maquinn lÍa que tienen los
burgueses; quedaÚs con fábrica~, ta]]eres
.}'
mili/as, etc..."
Para Flores Mngón el movimiento sindical era insu-
ficiente; y. present(1,ba. el ejemplo de
f¡¡, gran American
Federation of Labor, COn millón y medio de afilindos. Ver-
dadcrmnente las condiciones mexicanas' detolentonces se
l)rcstaban más para]a acción insurreccional armnda. que
pn.ra ia acción defensiva de los sindkatos. Pcro con el
tiempo comprendió la razón de ser de las. Q):gallizacjoms .
obrems, como lo comprendió Kropotkin en SIlS últimos
¡¡fiOH. Si Vlores ]\[ngón hubiese visto el afío de 192't y cons-
tatado q ne fueron Ins organizHciones obreras reformistns las
que elevaron a la presidencia a Elías CaBes, hn bría l1ega.-
dI) a la conclusión que es preciso arrancnr los trabajndores,
por medio de organizaciones obreras económicas y revohi-
cionarias, a los explotadores poJíticos; la labor r.s larga
y paciente, pero a Flores Mngón no le faltaba la voluntad
para la lueha. Estamos ya en tiempos en que la mera tác-
tica de]¡¡, insurrección armada se vuelve inofensiva; es
. preciso hacer frente a la burguesía con armaS que hieran
más que el fusilo la bom ba, y una de las armas que más
<bfío hacen al capitalismo y al Estado es la propaganda
y la difusión de las ideas li bertarias.
Lo importante en Flores Magón es la rebeldía que ins-
ph:a; no comprendía la adhesión platónica' a" las ideas
anarquistas; exigía la resistencia constante; COi1todos los
medios, a' las imposiciones'o"htltqritaria(y a la ~xp18tación..
'y Sll ~Sfuerzo no ha sido vano. Ha contribuído, más que
nadie en :México, a elevar el nivel moral del proletariado es-
clavo.
108
,
1
lO
1,
IJ!
El gran crimen de Ricardo Flores Magón
.La reaceión general en los IDst¡ulos Unidos no podía
menos de alcanzar a Regenemciún, como había>alcanzado
a bUlt.OS6rganos anarquistaR: 'l'he Blasf., ;]e Alejandro Bel'k-,
m:\n; Revo!t, l'he Alarm, Volne Listy, 'l'hel lVoman Rebel,
Temple 'l'alk:, Voluntad, OermÚwl, etc., etc. La menor pa-
labm ~ontra la gucrra era castigada con una sentencia
monstruosa.. Luego estnl1ó la revolución rusa, y en Flores
Magón, como en tantos otros, produjo el júbilo y el entu-
siasmo consiguientes. IÜ 16 de marzo de 1918, la Junta
Organizadora del Partido Liberal mexicano se dirigió a los
miembros del Partido, a los anarquistas de t.odo el mun-
do y a los trabajndores en genera], en un manifiesto fir-
mado por Ricardo l?lores Magón y Librado Rivera. Ese
, escrito no es de ningún modo violento, sino sólo una exhar-
taci6n para prepararse a tornar una parte activa en .los
acontecimientos que se aproximaban. Hasta se podría de-
cir quees demasiado'manso, q~e nocontieneel fuego habi-
tual de los e~critos de Flores l\!agón. Para juzgar fríamente
el crimen de las auloridades 1l0rt~al11ericanns, r<,produci-
Inos íntegro ese manifiesto, que pasa a la Historia por ha-
berse fundado en él un negro crimen del sistema capitalista
y autoritario:
"Compafíeros:
"El reloj de la Historia está pr6ximo a sefíalar, con su
aguja inexorable, el instante en que ha de producir la
muei"te de esta sociedad que agoniza.
"La muerte de la" vieja sociedad está próxima, no tar-
dará en ocurrir, y s610 podrán negar este hecho aquellos a
quienes interesa que viva, aquellos que se aprovechan de
1(1,injusticia en que está basada, aqueJ10s que ven con ho-
109
I'l'or
]a revolución social, porque sabOll que aJ día 8iguiente
de ella t.endrán que t.rubl1:iar codo eon cedo con sus eecla-
V<.lSde I:t víspera.
.
.
''J'odo indica, con la.fuerza de evidencia, qne la mnerte
de la sociedad burguesa no tarl1a en sobrevcnir. El ciu-
dadano ve con torvn ¡uirac1a al polizonte, a quien todavía
aJer c0l1sidoraha su protector y su np1)Yo; e] lector asiduo
de ]a Prensa bl1l'gue,¡a encoge los hombros y dejn caer con
dc,¡preei() 111. hoja prostituídl1. en que aparecen 1M declara-
cjoneR de los jefes de Estado; e] trabajador se pone en
hue]~:t ¡-¡inimportarJc quc con su I1ctitud se perjudiquen los
patrios intereses, conRcielltc ya de quc ]a patria no es su
propiedad, Bino ]a propiedad del rico; en la cI\]]e se ven
I'ostros quc a ]ascbras delatan ]a tonnentll. interior dcl
descontento y hay urazos qnc parece qne se !\~itan para
cOI1Rtrnir la barricada. Se murmura cn h} cantina; se mur-
mura en el teatro; se murmura en el tranvía y en cada ho-
gar, \)specialmente en nuestros hogares; en los hogares de
los de abajo; se lamenta la partida de un hijo a la guerra,
o los corazones sc oprimen yJos ojos se humedeccn 111pen-
sar que mnfia.na, que tal vez hoy mismo, el mocetón que
es la alegría del tugurio, el joven que con 8\1 frescura y su
gracia envuel ve' en rcsplandorcs d(\ aurora la triste exis-
tencia de los 'padres que están en el ocaso, serIÍ arrancado
del seno amoroso de la familia pa.ra ir a enfrentado, arma
al brazo, con otro joven que es, como él, el encanto de su
hogar, y a quien no odia, y a quien no puede odiar porque
ni siquiera le conoce.
"Las Hamasdel descontento se avivan al soplo de ]a tira-
nía, cada vez más ensoberbecida y cruel en todo país, y
aquí y allá, alhí y acu]]á, y en todas partes, los puños se
crispan, las mentes se exaltan, los corazones laten con vio-
]encia, y donde no se murmura, se grita, suspir~ndo todos
tiU
por el momento en que l,~s manos encallecidas en cien si-
110
(11
L.
glos de labor deban dejar caer la herramienta fecunda para
levantar el rifle que espera, nervioso, la caricia del héroe.'
"Compafiel'os, el momento es solemne; es el momento
precursor de la m~is grandiosa catástrofe política y. social
que la Historia registra: la insurrección de todos los pue-
blos cot1tm las condiciones existentes.
"Va a ser, seguramente, un impuli:Jociego de las maeai:J
que sufren; va a ser, a no dudarlo, la expl.osión desorde-
nada de la cólera cOl!Jprimida apenas por el rt:vó]ver del
ei:Jbirl'Oy la hurca del ver~¡l1g(); va a ser el desbo'rda miento
de todas las indignaciones y de todas laE amarguras y va
a producirse el caos, el caos propicio al medro de todos los
pescadores a río revuelto; caos del que'pueden snrgir nueVl1S
opresiones y tirunías nuevas, porque en esos casos, regular-
menté, e] charlattí,n es el líder.
"Toca pues, a nosotros, los conscien tes, preparar ]amen-
lalidad popular para cu;ndo llegue el momento, ya que no
preparar In insurrección, porque la insurrección nace de
la tiranía.
.
".
.
Preparar al pueblo no sólo para que espere con sereni-
. dad los grandeB acontecimientos que vislumbramos, sino
para que sea capa i de no dejarse arrastrar por los que quie-
ren conducirlo ahora por caminos de Hores a idéntica es-
clavitud o tiranía semejante a la que hoy sufrimos.
"Pata l~grar que la rebeldía inconsciente no forje con
\ sus propios brazos la cadena nueva que de nuevo ha de
esclavizar al pueblo, es preciso que nosotros, todos los que
no creemos en gobierno, todos los que estamos convenci-
dos de que gobieruo, cua]quicra que sea su forma y quien-
quiera que se encuentre al frente de él, es tiranía, porque.
no es una institución creada para proteger al débil, sino
para amparar al. fuerte, nos coloquemos a la altura de las
circunstancias y sin tenJOr propaguemos nuestro santo ideal .~
111
, ;1~
anarquista, el único humano, el único justo, el 'único ver-
dadero.
"No hacedo, es traieionarLa s;biendas ]as vngas aspira-
ciones de los pueblos n una libertad sin límites, como no
sean ]os 1ímites naturales, e~to es, una libertad que no dañe
a ]a consel'vación de ]a especie.
"No hn.cer]o, es dejar manos
'¡¡
bres a aquellos que quie-
'rana provechur, para fines meramente personales, e] sacri-
ficio de loi'! humildes. '
"
"No haccr]o, es afirmar lo que d icen nuestros contrarios:
que eS,tÚmuy ]pjano el tiempo' en que pueda imp1antarse
nUE'stroideal. -
"Actividad, actividad y nuís a,ctividad,' esto es lo que
rec]anl:l el momento.
"Quc cada hombre y c~da mujer que amen el ideal ¡mar-
quista, lo ,Propaguen' con tesón, con terqueded, sin ,hacer
aprecio de 'burlas, sin medir peligros, sin reparar en cou-
secuencins.
"i .\ranos a ]a obra, camaradas, y el porvenir será para
nuestro idea]!
"Tierra y Libertad."
Ese es, el manifiesto por el cual Ricardo Flores Mngón
y Librado Rivera'fueron procesados y condenados, el pri-
mero a 20 años, y el segundo a 15 años de presidio. El15
de agosto de 1918, ambos delincuentes entraban en la pri-
sión de la isla de McNeil, Estado d~ Wáshington, a cumplir
la sentencia. Flores Magón llpgó enfermo a]a penitenciaría
y fue sometido a tratamiento médico.
Despup.s de haber ]cído íntegrnmente el cuerpo del de-
lito,. está de m:ís afirmar que erproceso entero ha sido un
complot judidal para perder a esos dos hombres.
112
En Leavenworth
,
Después de quince meses de permanr.ncia en' la isla de
McNeil Ricardo Flores Magón fue trasladado a Leaven-
worth, Kans~s, a solicitud propia, pensando que cn este
estabJecimiento podría at~nder mejor su salud. Librado
Rivera consiguió también el traslado, nueve meses nuís
tarde.
La vida en Leavenworth es una continua tragedia;,no
sólo no mejoró la ¡,alud, sino que fue empeorando, y'a'su
malcstnr se añadió poco drspués una afección visual que
Eicardo Flores Magón y Librado l{hera en la cárcel
de Los Angeles, Cal., en 1918
,
..
le iba privando de la vista. La ceguera erll un estado
que le cansaba terror, y si por algo imploraba ~
sus ami~os
de afuera que hicieran algo en favor de su liberación, fue.
ClJl1el objeto de atender su s'alud y de salvarse de quedar
ciego:
El Gobierno mexicano votó una pensión para el prisio-
nero de Leavenworth, que naturalmente fue rechazada
por, el benefi,ciado, que- no quería deber nada a ningún
'gobierno.
113
-
En carta dirigida a .Nico!tís T. Bernal el 20 de diciem.
bre de 1920, dice ~bgón en partc lo siguiente:
./
" . . . . . Después de escrito lo :1J1terior,llegó a D'is manos
tu carla de 18 del actual, en la que transcribiste la carta
que el compañero, te escribió refiriéndose a la pen-
sión que la Cámara de Diputados generosamen~ acordó
pam Librado y para mí. Xo puedo escribir llirectamente
a México por razones que te expliqué en mi última carta.
Así, pues, lliJe a, . , . . . que :yo110sé lo que Libr~do piense
acerca de esta pensión, y hablo solamente en mI nombre.
Soy anarqui:,;ta, y no podría, sin remordimiento
~
~er-
giienza, recibir el dinero arrebatado al pueblo por el GobIer-
no, Agradez<:.olos :,;entimientos generosos que impulsaron
a la Cámara de Diputados a señalar dicha pensión. Ellos
tienf'n razón, porque creen PIl el Estado, y consideran ho-
nesto ilnponer contribuciones al pueblo para el soshmi-
miento del Est:tdo; pero mi plinto de vist:\ es diferente. Yo
no creo en el Estado; sostengo la abolición de 1:18fronteras;
lucho nor la fraternidad universal del hombre; considero
el E8t~do como una institución creada por el capitalismo
para garHntizar la explotación y subyugación de las masas.
Por consiguiente, todo dinero derivado del Ei'tado es el
8l1(1 01', la f,ngllstia y' el sacrificio de los trabajadores. Si
el dinero viniera llirectamente de los trabajadores, gusto!'a-
men~e y hasta con or~ul]o ]0 aceptaría, .porque son mis
hermanos. Pero viniendo por intervenCJ6n del E~tado,
uespué,¡ de haber sido exigido-según mi convicción-del
pueblo es un dinero que quemaría mis manos, y llpnaría
...
'
..
p
de remordimiento mi corazón. Repito mi agradeCJmlCnto.a
Antonio Díaz ~oto y Gama (actual diputado socialista) en
parlicula"r, y a los generosos diputados en general. Ellos
-
pueden estar seO'urosque con todo mi corazón aprecio EUS
o".
o
I d '
"
J .
buenos deseos; pero yo no puedo aceptar e mero.
114
.-
\
Sindicalismo y Anarquismo
La raz6n de ser de las organizaciones obreras revolu-
cionarias que despué!" comprendió Ricardo Flores Magón,
se ve por las cartas que siguen, escritas a la camarada-
Elena White, de Nueva York:
Septiembre fj de 1921.
"Deseas mi opinión sobre la actitu¡{ que debemos adop-
tar los libertaríos ante el movimiento sindicalista. Hay una
.-
cosa que creo firmemente que no debemos hacer: estar en
contra de ese movimiento. De todas las formas de organi-
z¡íción del trabajo, el sindicalismo se encuentra en el terreno
más avanzado, y es nuestro deber ayudarlo, y si no pode-
mos llevar todo el movimiento al plano más elevado de-
nuestros ideales y aspiraciones, a 'lo menos debemos esfor-
zamos por impedir que retroceda a tácticas y fines más
conservadores. Sin embargo, no creo que jamás el sindica-
lismo, por sí solo, llegue' a romper las cadenas del sistema
capitalista; eso se conseg_uirá_por la labor de una conglo-
meración cMtica de tendencias; eso será la ]abQ.r ciega de
lás masas llevadas a la acción por la desesperación y el su-
frimiento; pero entonces el sindicalismo puede ser el núcleo
.del nuevo sistema de producción y distribución, y en esta
parte 1'1siI?dicalismo sera de gran importancia, porque su
acción no sólo evitaní la prolongación de una condición
caótica favorable a la entronización de un nue\'o despotis-
mo, sino que libnu:áa las masas de la necesidad y las pri-
vaciones, haciendo así difícil, si no imposible, su retroceso
al estado de cosas ya desaparecido. ¿He sido bastante claro,
mi querida Elella? Pero tú sabes todo esto tan bien como
. yo, y temo que eS,tosgarabatos míos sobre cuestión tan obvia
115
!.-R. P. MA.GON
te envíe I~dormir. Sin embargo, me pe1liste
~i
opinión y
P
ue,lo evadir la respuesta. Como ves, consIdero que el
no ..,
d
sindicalismo servid mucho para eVitar la pmlongaClOl1 el
caos inevitable, porque existirá una tendencia organiz'lda
ya firmemente establecida, al mismo tiempo que muchas
otras tendencias andltrán tentaleando aquí y allá en la obs-
curidad del momento, sin poder encontrar una dirt>cción
definida. Ahora, en vista del papel lógico a que está desti-
nado el sindicalismo en la gran crisis qne se nos enfrenta
a los sere,>hnmanos, nosotros, los libertarÍos, no debemos
permanecer inactivos: debemos sistemática Y persbten-
temente Clnpapar el movimiento sindicalista con nuestras
doctrinas ha,-;t:l el punto de saturación, para qne cuando
llegue el m.)1nl'nto, la producción y la, distribución se lleven
a cabo bajo baí't>slibertarias. Ya muc.llOs sindicalií'tas han
aceptado 11uestros idea les; infiuenciemos al resto por 'medio
de una inten~a prop:tganda, Es tiempo ya de tener una
asamblea nuestra en cualquicr parte del mundo para estu-
diar los medios de hacer frente al porvenir. Por supuesto
que la asamblea debe ser de Cllrácter in'ternaci"nal. Cr~o que
esta reunión darÍ:! gran impulso a nue~tra labor.':
}
S.9Ptiembre 19 de 1921.
t
/"No mec:m!'as en]o más mínimo con tus pregunta's, rtli
buena Elena; pero]o que te diré sobre el tema que tocas es
:,
tan elemental, que temo cansarte, mi habilidosa camarada,
Cuando ha blé del sindicalismo, quise decir el ¡:indicalismo
revolucionario, es decir, ]a unión de trabajadores que en
la actualidad tienen por objeto la derrocllción del sistema
Cll.pitalista por la acción directa. Este sindicalismo es el
e .
que dehemos ayudar para hacerlo fuerte. Respecto a las
-::;:;
uniolles de la Federación .Americana de] Trabajo, debemos
,;~;persistentemente demostrar a BUSmiembros la necesidad
;.f~j1e
adoptar los nuevos ideales v lae nuevas tácticas qne de-
~,
.
(
116
mandan las condiciones presentes
N d b
.
1 d b '
o e E'm08 d!'JarIos
so os: . e emos propagar entre ellos n
t
'
.
d
.
.
ues lOS J eales, RI no
queremos correr el rIesgo de verlos unid
1
.
.
"
os a pnemlgo en
un momfmto de CI"l~IS. .E~to es lo más
q
ue
d
h
1
. po elnos ncer
con as unIOnes obreras del ti p
o de la
F
()
'.
.,
.
. .
e elllClOn
Amen-
cana del Tra baJo: propagar nupstros idpales entr
e Su
o .
b
,,1I1Jem-
ros para
qu: al menos no ei'tén en contra de su propia clase
c~ando las ~Ircunstancias orillen a cada Ut,,,::> a tomar par-
tIdos. Es cIerto,
~'
IIlUY cierto, que el sindicalismo que te-
,
nemos aquí, en e;¡te país, ha dpgenerndo; pero es pl
único
que.tenellloe y con el cual estamos obligados a tnltar con
real~(~ades, c~ lo que es y no con lo que pudiese ser. Si
pndleramo.s transforma r de la noche a la maiiana las unio-
ne~ obreras en uniones de conciencia revolucionaria, pon-
dnamos todas nuestras ~nergí¡¡s en esa obra, pero no lo
podemos hacer;' necesitaríamos aiios, y años y a1108 para
Hevar
~
cabo la trern~nda obra, y los acontecimientos y
los fenomenos de la vIda social no detendrán su vertigi-
nosa lucha para damos tipmpo a perfeccionar y aceitar ]a
maquinaria que intentemos nsar en un futuro que tal vez
eetá de nosotros más cerca de lo que soiiamos. POI' lo tan-
tQ, bajo estas circun!<tancias no debelllos ponel' ohstáculo~
a la minoría sindicalista; no debemo's dejar sola a esa mi-
no~ía parrt dedicar todo nuestro tiempo a catequizar a las
umones obreras, a fin de qlie la crisis que ¡,e aproxima no
nos sorprenda enSt'i13ndo el A. B. C. de los derechos socia-
les a la arií'tocracia del trabajo. Por supuesto, debemos
enseñarles el A. B. C.; pero sin de~cuidar la tarea princi-
pal: la de hacer del sindicali"mo la organización (,brera
más revolucionaria. Tuviéramos veinte, treinta ocuarenta
años ante nosotros pllra trabajar en la asombroí'a traní'for-
mación de las uniones obreras en sindicali",tas revol tlf"ionl1.-
ríos conscientes de clascs, podíamos intentarJo~' 8:1Idríamos
triunfantes; pero cuando no hay tiempo qlliperdl'r, cuan-
117
do la. crisis puede comenzar en cualquier momento, el mes
entrante, o el año próximo, o a lo sumo dentro de los próxi-
mos cinco años, debemos trabajar eO\1el mejor instrumento
o el menos dañado que tengamos a la mano para hacer
frente a los acontecimientos que vengan, Y en nuestro
caso, el instrumento menos dañado es la sombra del sin-
dicalismo que 'Vegeta en el olvido a nuestro rededor. Vigo-
ricemos esta sombra; no tenemos tiempo para construir
nuevas armas.'
'/1
Octuhre 3 de 1921.
"Es cierto que la unión sindicalista que tenemos en este
país ha perdido el espíritu que la animó durante su juven-
tud. Sé bien que ha repudiado sus mejores tácticas; pero
¿es irrevocable esta repudiación? No: podemos obligar a
este rebaño a adoptar otra vez fácticas revolucionarias
y
echar al mar a su comité ejecutivo con sólo desplegar toda
nuestra energía entre sus miembros. Si abrigo la opinión
que los libertarios se unan a la unión sindicalista con pre-
ferencia a otras, es porque sus miembros son, al menos;
conscientes de su clase, 10cual ya es una gran ventaja sobre
las uniones obreras, a cuyos miembros tendríamos que en-
.
seuarles los principios más rudimentarios de la guerra de
clas.es para haeerles asumir una actitud revolucionaria.
Esta sería la tarea de muchísimos afios, con el resultado
que la inevitable catástrofe nos sorprendería en nuestra
enseñanza en la escuela de párvulos, enseñando el A. B. C.
a bebés barbudos,
y cuando levantáramos la frente sería,
para ver a los marxistas ya en el Poder. Debemos tenor
presente que no estamos bajo condiciones normales para
poder trabajar cómodamente en la preparación de un fu-
turo diotante. El momento es anormal; 'si no nos damos
cuenta de la rapidez de la corriente, es porque estamos en
ella, corriendo con ella, y la anormalidad requiere medi-
118
das de urgrntc necesidad. Esta
es l
'
f d
a razon por q
t
avor
.
e tomar como nuestr
a 1
ue es oyen
.
1
.
'
,:nma, a melhd
Cl( a umón sindicalista E
1 t
.
'
a y
enmohe-
. n e lempo que se n
. ,
ponerla en buen orden de traba'
d
'
eeesItana para
-
JOno po rmmos h
nue\a. Por supuesto q
ue no de
l-.
d
.
aeer una
d
'
,)emos escU1dar 1
e parvulos si nos queda tiem p
o
Y
d b
a escuela
1
.
'
e emos ver que
que( e tIempo para ]a enseñanza de los bebés d]
~os
nes obreras. En efecto, debe estimularse e
se m
e
a
~s ~mo-
de
] I-.
J 1
Vlmlento
que la,) as, e de los comités pro-talleres'
cad
.
d
.
'
J, en general
a qUIen, ondeqUIera que se encuentre
del t
.
b
. '
p .
1
.
d l
.
'
>e Ja aJar
01 e 1 ea ; pero SI ea posihle llevar a cab
o tllla
.
,
ca 't l
. acelOn
neCI ae a, creo que lo mejor que ha y q
ue h
cent
. . ,
acer es con-
rar nuestm atenclOn en las- uniones sindie
all' st
que .
1 b
.
as para
b
mue:a. a a orreCIda centralización y se restauren las
uenas tactICas, hoy muertas."
ff'
.
~oeo antes de morir escribía a un amigo:
'r
,.
.,a :n~quma del Gobierno nunca pondni atención a'
~IS
sufrumentos. Los intereses humanos nada tienen que
lacer con los oficiales del Gobierno; ellos forman parte de .
u.na :remer.da máquina, sin corazón, sin nervios ni con-
CIenCIa.
. " ~Que vaya quedar ciego? La máquina dirá con una
encogIda. de hombros: "Tanto peor para éL" ¿Que tengo
~ue
monr aquí? "Bien, dirá la máquina: habrá espacio
Rstante en el cementerio de 1
. ., ,
.
"
a pnSlOn para un cadaver
mas.
"Si t.uviera
"O
un a
. .
ti
. .
,
' "
mIga con In uenCla en la política
se me podna
P
oner rb
'
1 re aun en el caso de que pisoteara
uno o todos los die
d
.
z man annentos. Pero no tengo nin-
guno y
P
or eucs tl' o
'
n el
"
.
.
'
e convemenCIa debo pudrlrme, y
monr encerrado com b t
.
f
.
"
. ."
o es la eroz, en una Jaula de fierro.
.:
~l cn:nen es uno de aquellos que no tienen expia-
.
ClOn. ¿AsesllIato? No, no fue asesinato. La vida humana
119
~
.
.'
1
,1
es COBa barata a los ojos de 111'nJlíquina; por csta causa.
el asesino consigue fácilmente su libertad,' Osi ha matndo al
por mayor, nunca será alojado en una jaula de fierro, sino
que, en vez de eso, se le cl1rgani con cruc~s y medallas
honoríficas.
'
.,
¿!Bstafa'? INo! Si este fuera el CIISO, yo habría sido nom-
brado presidente de CllaIquiera corporación.
"Soy un soñador: este es mi crimen. Sin em bargo, mi
sueño de lo bello y mis acariciadas visiones de un[\, huma-
nidad viviendo en la paz, el amor y la libertad, suPf'iosy vi.
siones que la máquina aborrece, no morirán con uno: micn-
trascxista sobre]a Tierra un corazón adolorido o un ojo neno
delágrirnns, m)ssuefíos y mis visiones tendrán que viv'ir.'/'¡
1i'lorc¡;Mngón, el combatitmt.e rudo de antes, endu]zó
su sensibiiidad en la últ.ima de sus prisiones (1); en luga!:
de arengas fogosas, de llamados vibrimt.es al combate, las
cart.as que nos quedan de ese período de 19.18-22 revehm
una dulzura y una mí\gnanimidad sorprendentes; en todas
sus cartas aconseja a los amigos, 108alienta para una re-
sistencia espiritual a la autoridad y ,a la injusticia; se ve
en esas n:1Ísivas privadas, al hombre quc ha pas!I<io]os af'ios
mozos y que mira al porv~nir con gran opt.imismo, pero
sin los arrebatos de la juventud. Flores Magón ha sido sos-
tenido en sus últ.imos afiO R pOl' su fe en la anarquía, por
8Uamor a la libertad, Los sufrimientos de la prisión tortu-
raban eu cuerpo'y lo reducían más y más a un desecho hu-
mano; pt~r() su espíritu irradiaba con nuevos fulgores y
emani1ba luz meridiana a medida que su cuerpo era minado
por la enfermedad yque sus ojos se cerraban a la ]uz del sol.
Una vez los amigos de afuera lograron que las autori-
dades volvieran a examinar el caso de los prisioneros de
Leavenworth; pero fue una mera fórmula: se negaron luego
a libertarlos; con el pretexto de que no estaban "arrepen-
tidos."
¡
Como si Flores Magón hubiese sido cap~'I.:de com-
prar su libertad con un arrepentimiento cobarde, cuando
cada'día. amaba más sus ideaa libertarias y estaba más c~m-
vencido de su razón de sor y de su triunfo inevitable (
]Á;l Gdo diciembre dc 1920 escribió Ricardo ]i'loresMa-
gÓI1, a N. T. Bernal:
(['''La
camarada Enna Bal'sky,. de Nueva York, meca-
cribió ]a semana pasada. l\Ie dice que 01 Lic. Hany Wein-
berger fuo.a Wáshington la semana antepasada a.urgir una
decisión en mi asunto, ¡mes sabes que muchos amigos y.
ominentes influencias han pedido al Gobierno mi libel:tad
por razón de ir quedándome ciego rápidamente. En el De-
partamento de .Justicia se dijo al Sr. Weinberger que nada
puede hacerse en mi fayor si no hago una solicitud de pcr-
dón. .
"
Esto sella mi destiho; cegaré, me pudriré y
mo-
riré dentro de cRtas horrendas paredes. que me separan del
,resto del mundo, porque no vaya pedir perdón. ¡No lo
haré! I~n mis veintinueve anos de luchar por la libertad
lo he perdido todo, y toda oportunidad para hacerme rico
y famoso;
.
he consumido tUuchos años de mi vida en las
prisiones; he experimentad" el sendero del vagabundo y
del paria; me he visto desfalleciendo de hambre; mi vida
ha estado en peligro muchas veces; he perdido mi sal ud;
en fin, he perdido todo, menos una cosa, una sola cosa que
'\
.
,
(1) ,En conversaciones confidenciales que solía tener Ricardo con-
migo, me hablaba oe sus planes¡para hacer pa~ar sus cartas a la vista de
los mismos esbirros que fungían ()omo censores en.la prisión. Las car-
tas en la forma que las escribió no le pódían ~er devueltas por esa mis-
ma dulce sensibilidad y ternura de que se valió para poder animar a
sus amigos de afuera. Sus cartas produjeron cierta atmósfera de sim-
patía hasta en esos censores, nombrados generalmente de entre los pre-
sos de más confianza del jefe (le]a prisión j pero siempre esto fue motivo
para que el jefe de']a prisión 110Spusiera más tarde nuevas reglas y
condiciones bajo las cuales deberíamos escribir nuestras cartas.-L. R.
120
121
I
lI'
I
!
t
fomento, mimo y conservo casi con celo fanático, y esa
cosa es mi honra C0ll10luchador. Pedir perdón significaría
que estoy arrepentido de haberme atrevido a derrocar al
Capitalismo parl1 poner en su lugar un sistema basado en
la libre asociación de los trabajadores para producir y con-
sumh, y no estoy arrepentido de ello; m¡is-bien me siento
orgÜ]Joso de ello. Pedir perdón significaría que abdico de
mis ideales anarquiptas; y no me retracto, afirmo, afirmo
que si la especie humana llega alguna vez a gozar de ver-
dadera fraternidhd y libertad, y justicia social, rleberá ser
por medio del anarquismo. Así pues, mi querido Nicohis,
estoy condenado a cegar y morir en la prisión; más. pre-
fiero ésto que vo1\'er la espalda a los trabajadorei:.', y tener
las puertas de la prisión abiertas a precio de mi vergüenza.
No sobreviviré n mi cautiverio, pues ya estoy viejo; pero
cuando muera, mis amigos quizá inscriban en mi tumba:
"
A í d
"..
"
A
'
C un qu yace un saña 01', Y mIS enmmgos: qm ya e
loco." Pero no habrá nadie que se atreva a estampar esta
inscripción: "Aquí yace un cobarde y traidor a sus ideas,;}-
Con fecha 10 de septiembre de 1922 volvió ¡\ escribir
Flores Magón a N. '1'. Bernal, por insistir el Procurador Ge.
neral norteamericano que manifestara arrepentimiento:
//MuChO me ha dado en qué pensar la proposición que
el compañero De la Rosa me hace de simular arrepenti-
miento con la mira de obtener mi libertad. La cuestión
parece ser sencillísima y, sin embargo, cuán difícil es. Si
no amase ~'Omi ideal de amor y libertad, no tendría yo el
,
menor inconveniente rn dceJarar mi arrepentimiento por
haber osado interponenne entre el fuerte y el débil. Mi
arrepentimiento, aunque fuera ~imulado, significa.ría que
es una virtud el aprovecharse de la ignorancia y de la mi-
s'cria para explotar y oprimir al sér humano. Que los tra-
,~.
bajadores no mueyan un dedo para forzar mi liberación,
/~
,eso no me faculta para firmar mi arrepentimiento. Si los
trabajadores no mueven un dedo en mi favor, esto sólo
significa que no merezco su 33'uda; pero prefiero que me
<#
den la espalda por mi insignificancia y mi inutilidad, a
que me escupan el rostro como un cobarde y traidor a sus
intereses, ]0 que tendrían el derecho de hacer si por esca-
par de una muerte cierta dentro de mi calabozo mis labios
se manchasen con estas palabras: "i Me arrepiento I Me
arrepiento de haber -socavado el trOI1Ode Porfirio Díaz;,
me arrepiento de haber dado la mano a los esclavos del
Valle Nacional y Quintana Roa; me :lrrepiento de haber
tratado de romper las cadenas que atormentan ,a los peones
de las haciendas; me arrepiento de haber dicho al traba-
jador de la mina y de la fábrica, del mueHe y del taller,
del ferrocarri l y del barco: "únete y serás fuerte;
" me arre-
piento áe haber hecho entrever al humilde una vida más
racional, n)ás justa y más sana para el cuerpo y para la.
mente; me arrepiento de haberaconsejadola rebeldía contra
,el despotismo y ]a
explotación." Agradezco al querido com-
pañero De la Rosa su deseo de verme libre, pero no puedo
aceptar su sugestión. La indiferencia con que los trabaja-
dores ven mis sufrimientos, no me autoriza a envilecerme.
Ellos 'tienen en su poder)a llave que puede abrir estaspuor-
tas, y si no la usan, es porque no me consideran digno de
tanto sacrificio por su parte. Ellos tienen el derecho de
dejarme en las ganas de sus enemigos; pero eso no me da
a mí el derecho de enlodar mis ideales, que no otra cosa
sería balbucir mi arrepentimiento, cuando mi corazón y
mi conciencia me gritan que he obrado bien; que he cum-
plido con mi deber como miembro de la familia humana.
".Querido Nicolás: con la proximidad del invierno, mis
males comienzan a recrudecerse. Cambio de clima y de ré-
gimen de vida es lo que me con vendría; pero e::>tasbuenas
cosas tienen un prec~o-que yo no puedo pagar: la desver-
122
128
~'.
gñenza. De ello soy un indigente, y es la única moneda
que pudiera salvarme, Sin embargo. estoy COllt(,lItOcon
mi miseria, pO,rque ella me evita el hacer traición a mis
ideaJes, que es lo únit:oque tengo, que es I~que me da fuerza
y ánimo: mis queridos idea les, que un día no lejano reina-
rán sobre la Tierra. Yo no gozaré de su triunfo; pero con-
sidero como un gran dón el ¡¡entirlos en mi mente, y mi
corazón se llena de sati;¡facción al ver que e] esclavo 108
acoge con cariño y los hace su bandera. Esta actividad del
esclavo es g!l.rantí!l. de triunfo, y mi conturbado espíritu se
regocija con la viÚón de un porvenir en que no habrá un
solo hombre que diga: "Tengo hambre;" en que no haya
quien diga: "No sé leer;" en que sobre la Tierra no se oiga
más el chirrido d~ clldenttS
:"
cerrojos.".Ift'
honrados de todo el mundo a qu
doctrinas anarquj¡:'ta8 son
perJ
'
.1'
.e
¡
meprueben
que las
"
UulCJa es a I
I El anarquismo
tiende n
I es
"
bl
. .
a raza lUmnna.
,
1 b ' "'1
eClllnen to
d SOCIa asado en la fr'
t
'
' d d l
e un orden
,1 emI a y e amo 1
la presente forma de soci
ed d f d d
r, a
contrnrio de
1 d '
a , un a 11 en 1
'
¡
e o 10 y
la rivalidad d 1
a VIOencia,
miembros de
,e una c ase contra otra y
entre los
tablecer la
pa~n:a~~Isn~a
clase, El anarquismo aspira a es.
tierra, por medio de ~~e~:re :~tred
todas las razas de la
mal: el derecho de pr~pie~;~SlO~i
e esta .fuente de todo.
ideal hermoso ¿
q
ué CO
"
n ?
P vada, SI este no es un
"
t ~ es.
. .
Nadie cree que los pueblos del m d
'" VIviendo en condiciones ide l T d
un o cIvIlIzado e5tán
se siente
horrorizad' l a l
a
.e
t
s,
1
0 a persona de conciencia
.,
a VIS a
(
e esto
t '
hombres contra hon
1l
]
:l con mua ]ncha de
d
¡res, e e eqte
Hlte
.
bl e unos a otro
s
]
i'
1 b
' t '
'. rrnma
.
e engaño
,
"
o Je JVO que
at' I
res en el mundo eq n
I
. .
t
I,ae a 10m bres y
muje-
, ,,'- eXIO
materIal'
,
l I11ngllna
vileza e
s
.
b
o~
t t
.
1
.
.'
J para a canzarlo
. ,,," an e VI 111ba 1
b para
deE'animar a SlIS d
d
'
Jeza o astante baja
"
'
a ora ores de codichrla
Los resuJtl1dos de esta locur '.,
(
"
la virtud es pisotead
a pO
'
1
.a
lInn elS:11Fon esp:1utosos:
1
(
1 e cnmen y l. .
t
' lIga
l'
de la
hOIll"Hlez' l
o
s
,
' d d
'
,l aSUCJa toma el
]
(
., n Jncen 11 no es m.'
abra, o a 10 SUmo
U'
,18 que una pa-
fraude, No hay valor
na
:nascara tras de la cual sonríe el
pal a sostener las pro' ."
nes. La fran
q
ueza h
a
.1 .
plas COl!VICCIO-
esapareCJdo~' el -
f
.
pendiente
resbaladiz b 1
J eJJgano arma la
al hombre en sus' tl'a~sso
r~
l
a cual
e! .hombre f!nClIentra
"
SOCIaes y polI tIeo"
Todo por el éxifo
"
es el 1
",
Tierra es profanada"
l
ema, y]a
noble (az de la
d
'
con Il san g
re de 1
'
b
.,
lentes. ,
. .
as estlas conten-
"Tales SOl! las condicioll .
b
.
otros lo
s homl
' "
,
es aJO las cuajes vivimos nos-
o,
)Ies
cJvllIzad. ¡
'
.
toda clase de torturo
os, eOIH IClOnes que engendran
las formas de el .
,IS
I~.orales y materiales, ¡ay!,
Y todas
egladacJOl1 moral y
m:1terial.
,
}1jatambién interesant.e la parte de una exter'lsa carta
que sigue, escrita por Ricardo Flores Mngón el 9 de mayo
de 1921. al licenciado Harry W ein berger, pürque revela
claramente el canícter del rebelde:
"Despuéf\ de leer esta ('xposición de hechos, extrema-
damente larga y espantos:1mente tediosa, ¿cómo puede
cualquier persona creer que yo he sido legalmente \\ncau-
sado y de ninguna manera perseguido? En cada caso, y
en flagrante contravención a la lt:y, mis fianzas han sido
fijaoaH en sumas exorbitantes para así impedirme hacer
uso de ese privilegio.
"En cuanto a la veracidad de mis aserciones hechas
en estas líneas, esUi mi honor de viejo luchador por la jU8-
ticia.
~~'\
"El sefior D<lugherty dice qne soy un hombre pel~roso
f""~
a causa dc las doctrinas que sostengo y practico. Ahora
~:'~;t~ bien: las doctrinas que sostengo y practico son las doctri-
~i~.~'.:'
-
nas ftnarquistas, y desafío a tocios los hombres y mujeres
~."'~,~. '1
~..c~.'
124
f~.'"
.
~., .
~1L.
~r
]
25
,
'~'
"L d
.
, a~ octrmas anarquistas tienden a corregir todas esas
m.fluenCIas malsanas; y un hombre que profesa estas doc-
tn~as de fraternidad y, amor, nunca puede ser llamado
peh~roso por persona alguna razonable y
honesta.
El seño.r Daugherty reconoce que estoy enfermo; pero
cree
qu~ mI enfermedad puede ser atendida en la prisi6n
de la mIsma manera que serJo allá fuera "
"r. .
Todas ],as ?ircunstancias y
'cosas que rodean y que
af,ecta~ aun
emermo" son de suma importancia para el
tratamIento
d.e.l~s enfermedades, y nadie puede imaginar-
se que una pnSlOn sea el lugar ideal para una persona en-
ferma,
y. l~uchomenos cuando la estancia de esa persona
en.1a ~1?S16n~e debe a que haya sido fiel a ]a verdad y a
la JUStICIa.
-
I
~I.os dignatarios de} Gobierno'han dicho siempre que
r;o hay
.en ~08Estados Unidos personas que sean retenidas
en cautl':eno a cauSa de sus creencias; pero el señor Dau-
gherty dIce en ]a carta
q
ue escri
be a usted
"
D
.
,
'-
.
: e nmguna
manera. da el, sel~ales de arrepentimiento, sino que, por el
contrano,
m~s bIen se enorgullece de su desprecio a la levo
.
..
. . Por
CO?SIgui~l~te,mi opinión es que hasta que 'él mu¡s-
tI: una actI~ud dIfercnte a la expresada en Sil carta a la
sonora 13l'aJlstetter, debe él, al menos estar
P
reso
'
b t
.
t 1
,.
as a
agos o 5 de 1925.))
"r
'
..os parrafos citados y ]a parte de ]a
carta del seBor
Daughcrty,. en la
~ue dice que se me considera peligroso a
causa de mIS doct.nn:u;, son ]a mejor evidencia de que 11ay
.
p.ersona~ que est:í.n reten idas en prisión a causa de sus crem;.
()las
sacudes y
políticns,
"Si yo
cr~Wese que no es pcr8ecución, sino proceso ]egaJ
el que
.ha sido' ejercido en cOn tra mía; si yo creyese que ]0.
l~y baJo la cual se me ha dado un t.érmino de pri~jólI PO)'
vIda. es .una, buena ley, sorÍa yo puesto en libertad, fJ('¡.(ríll
el cl'1te~lO de] sej'jor Daugherty.
126'
..~
J
:~
I
I
1)
.-..
I
I
.
I
I
t
>,'
1,
"ltsa ley fue indudablemente una buena ley, pero para
unas cuantas personas, p:il.raaquellas que tenían álgo que
ganar por medio de su promulgación., Mas, para las masas,
tal ley fue mala, porque debidó'ael1a miles de jóvenes norte-
americanos perdieron sus vidas en Europa, muchos miles
más fueron mutilados o de algún modo inutilizados pa~
, ganarse la vida, y debido a ella la colosal 'carnicería euro-
pea, en, la que deeenas de millones 4e hombres resultaror:
muertos o muti1ados por vida, recibió un enorme impulso
y engendró la tremenda .crisis financiera: que está amena-
zandó sepultar al mundo en el caos. Sin embargo, como 10
.
he hecho constar anteriormente, yo no violé tal ley con
~
la publicación del Mani/festo' de marzo 16 de 1918.
"En lo que respecta a lo del arrepenti¡:niento, al cual el
señor Daugherty da tanta importancia, sinceramente.de-
claro que mi conciencia no me reprocha. de haber hecho
algo malo; y por lo tanto, arrepentirme de .lo que estoy
convencido sel' justo, sería un crimen de mi parte; .un cri-
men que mi conciencia jamás me perdonaría.
"El que comete un acto antisocial puede arrepel).tirse,)r
es deseable que se arrepienta; pero no es.honrado exigir pro-
mesa de arrepentimiento a quien no desea otra cosa que
procurar libertad, justicia y bienestar para todos, sus se-
mejantes, sin distinción de razas o credos.
"Si algún día alguien me convenciese de que eSjusto que
los niños mueran de hambre y de que las jóvenes mujeres
tengan que escoger a]guno de estos dos infiernos: prosti-
tuirse o morir de hambre; si hay alguna pel'sona que pu-
diese arrancar de mi cerebro la idea de que no es honrado
matar en nosotros mismos ese instinto elemental de simpa-
Úa que empuja a c~da animal sociable a auxiliar a los
demás individuos de su propia especie, y]a de que es mons-
truoso que el Hombro, el más intelige~te de las bestias,
teJ?ga que recurrir a las vile~ armas del fraude y del engafio
''¡'
,~~
"
127
:~.
si quiere a]canznr éxito; si la id en de quecel hombre debe
ser el lobo del hombre entra en mi cerebro, entonces me
arrepentiré. Pero como esto nuncn sucederá, mi suerte está
decretada: tengo que morir en presidio, marcado co~o un
crimina1.
.
,.
La obscuridad va erivolviéndome ya, como si est.uvieRe
ansiosa de 'anticipar para mí las 'Sombras eternas dentro
~ -
de las cuales sc hunden los muertos. Acepto mi suerte con
resignación viril, convencido dé quetaLvez algÜrl día, cuan-
,
do el s¡,ñor Daugherty y yo hayamos lanzado el último
.
suspiro,.y de ]0 que hemos sido quede solamente su ¡;om-
bre grabado exquisitamente s()br~ una lápida de wármo]
en un cementerio elegante, y d'el mío solamente un número,
14,596, tOf'camente cincelado er.\ ¡¡]guna piedra plebeya en
el cementerio de Ja prisión, entonces se me haní justicia.
.I
Dando a usted muchas gracias por la actividad qup- ha
desplegado en mi fa.vor, quedo sinceramente suyo. 'X
.
. ~
La muerte del apóstol.
\
La salud de F]ore" Magón era delicAda ya; un hombre
. de su estatura y de su constitución no debía pesar menos de
200 libnls-225 libras pesabaen 1906~y en cambio
sólo pesaba en noviembre de 1922 unas 155. El 20 de no-
viembre de ese año form6 como todos los presos en las filas'
del rancho y cruzó algunas palabras con su compañero Li-
brado Rivera, de cuya celda habÜt sido alejado unos días
antes. Nada de anormal. Unas,horas más tarde.apareció
muerto en su calabozo. ¿{Jn asesinato? Sí, un asesinato.
El responsable es el Gobierno de los Estados Unidos.
128. /
.,
l
ft
"J
,
I
Trece años en la cárcel
Florl'H :\1agón tenía poco má¡; de cuarenta y ocho años
\
'
.
~!c tdl1d y 11:1 bía pasado más de trece en las diferentes pn-
~ioneH de México y Estados Unidos.
.1
Cádaver
de.
Ricardo Flores Mag6n. en Los Ange1es, Cal.,
. ,
traído de Lea venworth
.
~
La noticia de la muerte de ese rebelde corrió como un
relánlpag'
I por la Prensa obt'era de todos los países. El pro-
letariado de México; el amigo y el enemigo, lloran la des-
a.parición del homl!re que más había hecho y sufrido por
'129
- w;.::
-
emancipar al pueblo mexicano del yugo del capital y la
autoridad.
El 22 de noviembre, la Cámara de diputados de México
rindió su tributo al luchador caído; enlutó la tribuna y la
bandera mexicana estuvo a media asta en el país; se pro-
nunciaron discursos; Díaz Soto y Gama terminó así:
"En lugar de pedir a ustedes algo de luto, nlgo de tris-
tezn, algo de crespones negros, yo pido un aplauso estruen-
doso, que los revolucionarios mexicanos, !mi hermanos de
Aspecto de la manifestación dc los trabajadores de Aguasca-
; lientes al IIcg-ar a esta ciudad el cadá\"cr de Rica~do Flo:~
Magón, que era conducido a México ~:..
~
"~
Flores l\Tag6ndedican al hermano muerto, al gran I;flbe]de,
al inmenso inquieto, al enorme hombre de caráctei' jamás
manchado, sin una mancha, sin nna vacilación, que se 1111.-
..~. I11ÓRicardo Flores Magón.
n
Un grupo de diputados pro'
':¡~..:~' puso lo siguiente:
,¡':
\' "Los diputados qne suscriben, animados por el propó.
130
-
,
. ,
/
"
..
.
~:'~'
,f::
?-:
.. .
sito de. rendir un homenaje póstumo al gran revolucionario
mexicano Ricardo Flores :Magón, mártir y apóstol de las
ideas libertarias, que acaba de fallecer, pohre y ciego, en
la fríace]da de una prisión yanqui, proponemos a. esta Hu-
norable Asamblea-tome el siguiente acuerdo:
"Unicg:' Tráiganse a cleSC(OlSar al suelode la patria, po?'
c'uenta. del Gobiemo Ttlexica.no,los restos morlalesd e Ricardo
Ji'lo1'esMágón."
7
I .
Otro aspecto de la misma manifestaci6n
Ni. una sola voz se opuso. Efectlvamente, los restos mor- "-
tales ya no constituían un peligro para los EeflOres'diputa-
dos ni J1arri sus mandatarios,'.]os grandes terratenientes de
México. Losamigos de F]ores 'Magón rechazaron los honores
oficiales, y la Confederación de Sociedades Ferrocarrileras
transportó, pór su cuenta, el ~adá,iet', que fue recibido en
trinnfo por ]0S proletarios al paso de] fúnebre trofeo.
'-.
,
"--,
"-
B~rlíl1, 2-1() de octnhré deln24.
/
1 i~L
I>UB1W AClO NES DEL G RUPO CULTURAL
"RICARDO FIJORES M AG O N"
POR LA LIRBRTAD DE RICARDO FLORES MAGÓ~
y
Co.uPASis-
ROS, PRESOS E~ ESTADOS UNIDOS DEL NORTE ,... $ 0.50
:\'Ú!.lRNES REHEI.DES (agotado)
Vira N¡;S\'A' (ngotado).
:\ BRmsno SURCO (ag(Hado).
SE:lJILI.A LWERTARIA: Hermosa recopilación de artículos de
orientación libertaria. Dos tomos, a 50 centavos cada
uno, pudiéndose pedir separadamente. . . . . . . . . . . . . . . . $ 1.00
SE~IIIR.\N¡;O IDEAS: Historietas relacionadas con las condi-
ciones sociales de México. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0.30,
TIRRI{.\.
y
LIDERTAD: mama revolucionario v de actualidad O.~5
VERIIVGOS
y
VfcTIMAS: Drama revoluciona;io T de actuali~
dad.. . . . . . . . . . . . . .. :............
RAYOS DE Luz: Diálo/{os relacionados con las condiciones
sociales de México. . . . . . . . . . . . . . . . ,
. . . . . . . . . . . . .
'.
. . .
EPISTOLARIO RI>\'OLUCIONARIO E l:o/TIMO. Tres tomos, a 30
centavos cada uno, pudiéndose pedir separadamente:.
TRIBUNA ROJA, por Ricardo Flores Mag6n. . .
,
. . . . . . . . . . .
OIlRAS .I.J!LACJ.ONADAS co~ I.A SERIB "mc.l.IlDO FLORES !.UGO:>l:
VIDA Y OBRA"
PRAXBDlS G. GUERRERO: Artículos literarios y de combate;
pensamientos; crónicas ¡'evolucionarias, etc. .-. . . . . . . . .
11..IJGUELA. BAKU:-¡IN: Esbo~o biográfico, por Max Nettlau.
Los ANARQUlSTAS
y
LA REACCIóN CO:l:TIBIPOR,\NF.A, por Die-
go Abad deSantilJál1................................
MARX Y BL A:-¡ARQUlSMO. por Rodolfo Rocker ......
G KRMINAL, por Rodolfo Rocker. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
RICARDOFLORES M AG6N, ApÓSTOL DE LA' REVOLUCI6:o/SO-
CIAL MEXICANA, por Diego Abad de Santillán.,.......
-,
--+- +.-
Toda.corresponc1cncia a !1fJmhrc d~ K. T. Berna!.
Apartallo postal n1m. 1563. .\1éxlt:o, D. F.
0.30
0.30
0-90
0.30
0.50
9.15
0.15
0.10
0.10
0.50
,
inrlispcnsab]e de nuestra historia es el. de la lucha de los
autoritarios contra nosot.rl!s
y
nuestras I!le~s con las armas
mÚs verg'onzosas. El espl1'ltu marxlst~ ha SI?? en el pasado.
s en
e] presente v tememos que sera tamblen en e] porve-
~'ir un adversario' tRn odio~o como el espíritu con~ervador
del sistema imperante. El libro de Rocker nos ensena tanto
en tndos los sentidos, que deseRríRm~s que fue.se a parar
a manos de todos los trabajarloles. bn A]em.allla esta lIa-
~,ado a una g'randiosa influencia
y
a servi~ de base para
la e\'olución libertari<l del proletariado aleman-
El libro de Rocker. recientemente publicado por Der-Syn-
dic<llist de Berlín, ha sido tradm-ido de] orig-ina]. alemán.
Por su tarr1<liin. nos veremos en ]a necesidad de dlv)(lIrlo en
dos volÜmenps. La colección biográfica de pemado\es
y pro-
pagmHlistas del allarquisl~10, iniciada con el Ernco Mala-
testa de Nett]au. es valonzada ahora con esta nueva obra.
Un movimiento que produce obras como .Johann Most. la
vida dp un rehelde. v hechos innumerables llenos de heroís-
mo v de espíritu de' sacrificio, no es un movimiento anacró-
nico: como di('pn los dictarlores de l\IoscÜ. sino un movimien-
to repleto de \'ída
y
de esperanzas, que crece sin cesar en
difusión y en profundidad.
Editoria] "LA PROTESTA."
(Buenos Aires. AI'.!!entina.)
l' LIBRO S DE RECIENTE PUBLlCACIO N PO R LA
EDITO RIAL "LA PRO TESTA"
-- _.----
'-
...
EIU{lcol\{ALATESTA. (La vida de un anarquista), por
MIIX Neltlau. Un tomo en 89, de 268 páginas:
Ed ieión popu)¡¡
l' . . . . . . . . . . .
-
. . . . . . . . . . . . ,S
Ediei6n e"peeiaJ, papel p]uIIJa. .
,
. . . . . . . .
-
. .
;\[ IGU~;LHAKUNTN,Notieia BiognUic¡¡, por Ja nlPs G ni-
llaume. Precio S
Obr¡¡s eOll1plpt¡¡s de "Iiguel Bakunín. Volull1f>n l.
LA RI';\'OLU1~IONSOl:I.\L ~;N FH_\¡.;'ctA. Prólogo
ele "Iax i\ettl¡¡u. Un tOlllO en
SI},
de HB() p:í-
f.!ina;.:. Pn'eio
- -
. . .
,
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . S I :j0
1 20
2 00
o 20
EDICIO NES DEL G RUPO CULTURAL
"RICARDO FLO RES M AG O N." APDO .
PO STAL NUM . 1563. M EXICO . D F.

Centres d'intérêt liés