Vous êtes sur la page 1sur 6

LIMITES DE LA TRADUCCION

De Femicide, a Femicidio hasta Feminicidio


30 DE JUNIO DE 2014
POR: CLAUDIO CABRERA
Profesor: Niklas Bornhauser
En el siguiente trabajo, se hablara sobre el camino que ha tenido desde que fue acuñado en
1801 en Inglaterra, pasando por la construcción teorica de la feminista Diana Russel en
1973. Hasta la traducción incompleta y sesgada que tiene en estos momentos en Chile y en
varios lugares de Latinoamérica, es tan así que ha sido necesario la introducción de otro
concepto distinto que abarcara el concepto por completo, el cual es “Feminicido”. ¿Cuáles
son las implicancias de que esta trauduccion se haya hecho de manera incompleta? O yendo
un poco más allá ¿qué paso ahí en el momento en que la palabra paso desde el inglés al
español, que fue necesario crear un nuevo concepto?, ¿Cuáles son los mecanismos cuando
se traduce que siempre hay algo que se pierde?. Son algunas preguntas que se trataran de
contestar a lo largo de esta monografía.
Para contextualizar un poco sobre el concepto Femicidio presente en las políticas públicas
de violencia de género en Chile, ha tenido un recorrido particular respecto de su traducción,
como ya decíamos, la transcripción del término original en inglés Femicide al español,
Femicidio, no conservaría la interpretación del constructo teórico original acuñado por la
inglesa Diana Russell.
El concepto desarrollado por esta autora contempla como: Femicide “el extremo de un
continuum de terror anti-femenino que incluye una amplia variedad de abusos verbales y
físicos” (Atencio, 2011), es decir: “el asesinato misógino de mujeres cometido por
hombres” (Atencio, 2011).
En una primera instancia el término en inglés Femicide fué utilizado por primera vez en
1801 por John Corry en su novela A Satirical View of London para designar el asesinato
de una mujer.
“This species of delinquency may be denominated femicide; for the monster who betrays a
credulous virgin, and consigns her to infamy, is in reality a most relentless murderer”
(Corry, 1801).
Más tarde, en 1827 se publica la tercera edición del manuscrito Confessions of a
unexecuted femicide, escrito por el autor de un asesinato cometido a una mujer. Sin
embargo, femicide como constructo teórico, es exhibido en 1976 en Bélgica, por la
feminista inglesa Diana Russell en el Primer Tribunal Internacional de Crímenes contra
Mujeres, organizado por la escritora en conjunto con otras feministas, siendo finalmente
institucionalizado el término, en 1990 por la misma autora.
En 1992, Diana Russell y Jill Radford lo definieron como: “el asesinato misógino de
mujeres cometido por hombres” (Atencio, 2011). Así, Femicide representaría el extremo
de un abuso contra la mujer que provoque la muerte de ésta. Incluye una amplia variedad
de abusos verbales y físicos tales como violación, mutilación genital, heterosexualidad
forzada, maternidad forzada, entre otros, proponiendo que Femicide sería el asesinato de
mujeres, perpetrado por hombres por el hecho de ser mujeres (Russell, 2006).
En el caso particular de América Latina, la evolución del término ha estado ligado a la
problematización y debate de la traducción del concepto, dadas las distinciones entre
Femicidio y Feminicidio.
En 1994, la antropóloga mexicana Marcela Legarde traduce Femicide como Feminicidio,
sosteniendo que ésta palabra daría continuidad a la línea teórica de Russell, asociando
Feminicidio a una “cosificación del cuerpo de las mujeres que las vacía de sus derechos
como humanas” (Legarde, 2008, pp. 215), por tanto, desestima la traducción Femicidio, ya
que sería homologable a homicidio, quedando reducida su significación al simple asesinato
de mujeres. (Legarde, 2008).
Legarde, es quien introduce el constructo en América Latina, sosteniendo que tanto
Femicidio como Feminicidio, son complementarios, definiendo este último como:
“El conjunto de violaciones a los derechos humanos de las mujeres que contienen los
crímenes y las desapariciones de mujeres y que, estos fuesen identificados como crímenes
de lesa humanidad” (p.216).
Además manifiesta que el crimen hacia una mujer implica un ejercicio de odio, un crimen
que a la base sería misógino, con características seriales, perpetrables tanto por “Parejas, ex
parejas, parientes, novios, esposos, acompañantes, familiares, visitas, y colegas de trabajo;
también son perpetrados por desconocidos y anónimos, y por grupos mafiosos de
delincuentes ligados a modos de vida violentos y criminales”. (p.217)
Por otro lado, se entenderá por Femicidio en Chile la “muerte de una mujer, perpetuada por
su cónyuge, ex pareja o conviviente”. Es interesante el sesgo, por así decir, que tiene la
traducción o más bien la aplicación del termino en las políticas públicas de Chile, ya que
femicidio solo se aplica como el asesinato de una mujer a manos de su conyugue o ex
conyugue, o que tenga alguna relación afectiva con la víctima.
Rubén Claro (2011) en su artículo sobre la traducción dice que Grimm hace una analogía
de esta última con un viaje en barco, dice:
“La tarea de la traducción se puede explicar con la misma palabra que la expresa, si bien
cambiando el acento: uebersetzen es úebersetzen [„traducir‟ es „conducir a la otra orilla‟],
traducere navem. Quien está dispuesto a navegar y pretende tripular una nave y, con velas
desplegadas, conducirla a la otra orilla, debe efectivamente desembarcar en un lugar
donde hay otro suelo y sopla otro aire” (Grimm en Claro, 2011)
Esto tiene sentido con la traducción del termino de femicide, ya que al “viajar” y llegar a
Chile el termino se encontró con una cultura más conservadora, en donde la violencia de
genero se toma como violencia intrafamiliar, como algo privado. Entonces la traducción
tuvo ese “ingrediente”, ese limitante. Claro también plantea que la traducción es imposible
ya que siguiendo la analogía del barco, esta vez desde Pierre Daniel Huet (1661) cuando
hay tempestad, uno debe deshacerse de lo menos valioso que en el caso de la traducción
seria “la elegancia”, dejando en última instancia lo que debe ser salvado a “toda costa” que
serían las ideas, y el sentido.
En Chile sucedió algo así, antes de 1990 la violencia intrafamiliar no era de conocimiento
público, fue recién con la llegada de la democracia cuando las mujeres se acercaron a las
autoridades a dejar constancia de lo que les sucedía. Entonces digamos que Chile no lleva
mucho tiempo a sabiendas de este tema.
Las consecuencias que tiene esta traducción sesgada, que al viajar en este barco fue
desechada de toda su elegancia y esos atributos que pueden ser descartados, son en primer
lugar que las políticas públicas que tiene Chile hacia este tema son igual de limitadas. Los
hombres que agreden a las mujeres sin tener un vínculo afectivo, es tomado por las
autoridades solo como un simple homicidio. Siendo el feminicidio, que definida por
Claudia Lagos académica de la Universidad de Chile se aplica cuando una mujer es
asesinada “por el hecho de ser mujer o por no ser mujer de la manera adecuada, en
consonancia con las construcciones simbólicas naturalizadas por una sociedad y cultura
determinadas”, es un tema relevante ya que existen autores que lo plantean como “un
crimen de estado” (Lagarde, 2008), entonces se hace necesaria una preocupación de cómo
se traducen términos y conceptos de otras lenguas, sobre todo si pueden afectar las políticas
públicas es un tema que es importante de estudiar y entender.





Bibliografía

 Atencio, G. (2011) Feminicidio – Femicidio: Un Paradigma para el Análisis de la
Violencia de Genero. (20 de abril de 2014) Obtenido de:
http://www.infogenero.net/documentos/ FEMINICIDIO-feminicidio-
paradigma%20para%20su%20analisis-Graciela%20Atencio.pdf
 Claro, A. (2011) El contrato de transporte y el naufragio del sentido: las
concepciones lingüístico-trascendentales de W. von Humboldt. Grifo, volumen 21.
(p. 19 – 23)
 Corry, J (1801) A Satirical View of London at the Commencement of the Nineteenth
Century, by an Observer. Londres, Inglaterra: Edinburgh: T. Hurst, Paternoster-
Row; Ogilvy and Son, Holborn; R. Ogle, Turnstile; and Ogle and Aikman
 Lagarde y De Los Ríos, M. (2008). Antropología, Feminismo y Política: Violencia
Feminicida y Derechos Humanos de las Mujeres. En Retos Teóricos y Nuevas
Prácticas: XI Congreso de Antropología (209 – 239). Donostia - San Sebastián,
España: Euskal Herriko Unibertsitatea
 Russel, D. (2006 [2001]) Feminicidio: Una perspectiva. Global.Teachers College
Press: Nueva York.