Vous êtes sur la page 1sur 15

La Sicología Cultural de Opresión y Liberación

Carl Ratner

http://www.humboldt1.com/~cr2

Principios de Sicología Cultural

La Sicología Cultural es un campo diverso integrado de tendencias contrastantes. He desarrollado un enfoque a la sicología cultural que he llamado sicología macro cultural. Creo que este enfoque puede ayudarnos a entender la sicología de opresión y como transformarla en sicología de liberación. El principio fundamental es que los fenómenos sicológicos tales como la percepción, aspectos internos, emociones, cognición y enfermedad mental son fenómenos culturales. La sicología está basada en factores culturales, incorporando factores culturales, y funciona para sostener/apoyar factores culturales. La cultura consta del sistema operativo de la sique. Pensamos, percibimos, sentimos gracias a factores culturales. Un claro ejemplo son las matanzas de honor entre gente religiosa devota: Eligiendo a un amante fuera de su comunidad Kurdish, Fadime fue brutalmente asesinada por su padre a quemarropa frente a su madre y su hermana menor. El padre no sintió ningún remordimiento; sintió la seguridad de acabar con la vergüenza que Fadime llevó sobre él y su familia. Estaba enojado con su hija por lo que había hecho. Este conjunto de emociones, razonamiento, moralidad y conducta fue organizado por un patrón cultural con respecto a interacciones propias entre hombre-mujer. Esto quiere decir que los factores culturales son sistemas operativos de la sicología. La sicología del padre no fue una invención personal, ni fue una reacción natural. La sicología no es simplemente “influenciada” por factores culturales; está compuesta de factores culturales. Los factores culturales se encuentran en la mente, específicamente en la parte de nuestras funciones sicológicas, los cuales no están completamente fuera de la sique. Las mujeres de Norte América no están satisfechas con su figura debido a que utilizan ideales culturales de una buena figura como sus propios criterios para evaluar sus propios cuerpos, y estos ideales culturales son difíciles de alcanzar. Están alrededor de 25% por debajo del promedio del cuerpo de una mujer norteamericana. Consecuentemente, el cuerpo promedio no cumple con el ideal y las mujeres se sienten insatisfechas. La cultura internalizada del cuerpo estándar genera insatisfacción.

1

Los síntomas norteamericanos y europeos del disturbio se inclinan sobre los valores protestantes del individualismo, autocontrol, racionalismo, activismo e introspección. Las sociedades católicas que evalúan el comunalismo, la aceptación profética del destino de una autoridad mayor, manifiesta la diferencia sintomatología. Considerando que los pacientes americanos se inclinan hacia una sintomatología activa con la distorsión y elaboración ideal, los pacientes católicos latinos se inclinan hacia una sintomatología pasiva con una suspensión de esfuerzo cognitivo. Los americanos se inclinan hacia pensamientos obsesiónales, intelecto, culpa y auto-culpa, mientras que los latinos sufren más quejas somáticas, insomnio y obesidad. Los americanos son más solitarios y suspicaces que los latinos, mientras que los latinos son más dependientes 1 . Los sicólogos a través de la cultura han probado que todos los fenómenos sicológicos varían en diferentes culturas. La sicología macro cultural explica por qué. El carácter cultural de la sicología hace de la sicología una ventana hacia la sociedad. La sicología encarna y transparenta los factores culturales. Es el barómetro de ellos ya que refleja la sociedad. La sicología nos permite identificar los aspectos positivos y negativos de la sociedad a través del (en la forma de) auto-concepto, las emociones, el pensamiento y la enfermedad mental. Si encontramos deficiencias en estos fenómenos sicológicos, podemos rastrearlos a aspectos negativos de factores culturales y usar nuestro análisis sicológico para sugerir formas de formar los factores culturales. Podemos utilizar los sentimientos, la percepción y los razonamientos del padre de Fadime para indicar el código de honor que lo guió a asesinarla. Podemos usar la insatisfacción de las mujeres con su figura para indicar el ideal cultural exagerado de la belleza que genera la insatisfacción. Y podemos seguir el ideal cultural exagerado para profundizar más en factores culturales tales como el consumerismo. El consumerismo deliberadamente fomenta ideales inalcanzables para motivar a la gente a seguir comprando productos. Así, la auto-decepción de las mujeres es realmente un indicador de consumerismo. Un ejemplo final de cómo la psicología puede indicar la necesidad de reformas sociales concierne al proceso técnico conocido como trabajo de la memoria. El nivel de trabajo de memoria está inversamente relacionado con la pobreza y tensión infantil. La brecha del logro de ingresos ya está presente en el jardín de niños y aumenta con el tiempo. La mayor duración de la pobreza infantil desde el nacimiento hasta la edad de 13 años, los peores recuerdos como un joven adulto. Trabajar el recuerdo es entonces una ventana sicológica hacia la desigualdad social y un testamento de la necesidad por reformas sociales para reducir la distinción de clases. Lo mismo es cierto para todos los demás fenómenos sicológicos

1 Carl Ratner,(1991). Vygotsky’s sociohistorical psychology and its contemporary applications. N.Y.: Plenum, p. 268.

2

como el alfabetismo, violencia y enfermedad mental. Ahora me gustaría explicar las implicaciones sicológicas y macro culturales que tiene que entender y sobrellevar la sicología de opresión.

Sicología de Opresión

La sicología cultural enfatiza que la sicología se origina en factores macro culturales, incorporando sus características, y sus funciones para perpetuarlas. Lógicamente sigue que las condiciones sociales opresivas de esta manera generan la sicología opresiva. Martín-Baró provee un claro ejemplo de esto en su discusión de fatalismo.

El fatalismo es una forma en que la gente le da sentido a un mundo que ha encontrado cerrado y fuera de sus manos; es una actitud causada y continuamente fortalecida por la funcionalidad opresiva de todas las estructuras sociales. Los niños marginados en favelas o champas u otros barrios de América Latina no internalizan mucho el fatalismo debido a que lo heredaron de sus padres como fruto de su propia experiencia con la sociedad. Día tras día aprenden que sus esfuerzos en la escuela no los lleva a ninguna parte; la calle no los recompensa bien por sus esfuerzos prematuros al vender periódico, cuidar de autos o lustrar zapatos; y por lo tanto es mejor no soñar o fijarse metas las cuales nunca serán capaces de alcanzar. Han aprendido a resignarse y someterse no tanto como el resultado de la transmisión de valores a través de una subcultura cerrada a través de la demostración diaria de cuán imposible e inútil es esforzarse por cambiar su situación, cuando ese ambiente de por sí, forma parte de un sistema social totalmente opresivo (Martín-Baró, 1994, pp. 210-211).vb 2

La descripción de Martín-Baró es valiosa ya que enlaza el fatalismo a los factores culturales. El fatalismo revela aspectos problemáticos de la existencia de la clase baja que ayuda a justificar la reforma social. Si hubiera ligado el fatalismo a las causas bioquímicas o interpersonales, podemos ver fácilmente como esto habría anulado penetraciones en cultura y la reforma social. Mientras Martín-Baró fue el campeón de la gente, reconoció que

2 Martin- Baró, I. (1994). Writings for a liberation psychology. Cambridge: Harvard University Press

3

debemos comenzar con su realidad sicológica que fue oprimida al punto de ser fatalista. Por supuesto, ésta es solamente una manifestación de la opresión. Hay muchos otros, incluyendo ignorancia, apatía, superstición, perjuicio, violencia, tensión, analfabetismo y enfermedad mental. 3 Este debe ser el caso para la sicología que está formada por condiciones opresivas. Nuevos estudios en la epistemología de ignorancia y sociología de la ignorancia demuestran que la ignorancia está activamente promovida en la población para tranquilizarlos. La ignorancia, falta de confianza, fatalismo, y otros defectos sicológicos son los medios por los cuales las clases dominantes conservan su poder sobre la población. La sicología de la opresión es aún más complicada. No recibe pasivamente la opresión y humillación. La sicología es subjetivamente activa. Esto significa que la sicología oprimida incorpora la opresión y la promulga activamente. La sicología oprimida es sicología opresiva. Oprime a los individuos a través de su propia subjetividad y conducta. El acto de pensar, sentir, percibir, recordar, y el sentido de uno mismo activa los aspectos opresivos de estas funciones. La sicología opresiva por tanto, oprime a los individuos que emplean la sicología opresiva activamente. Esto hace de la sicología oprimida una sicología opresiva. Hace la sicología mistificada, mistificando la sicología. Esto es claramente el caso con el fatalismo. El fatalismo trabaja en los campesinos quitándoles la confianza, optimismo, y energía que necesitan para mejorar sus vidas. El fatalismo es opresivo ya que combina la opresión material que enriquece y da poder a la clase dominante. De esta manera, la sicología es un factor macro cultural. Esto acultura a la gente en cierto estilo de vida. La sicología hace el trabajo cultural justo como lo hacen las instituciones, artilugios, y conceptos culturales. Si la sociedad es opresiva, la sicología reproducirá la opresión en las mentes y el comportamiento de la gente. “Los durables esquemas cognoscitivos incorporados, adquiridos por los niños en ambientes de las clases, son una causa principal para observar la variación de clase en la ejecución educacional." 4 La sicología puede por tanto ser un instrumento de la opresión, una fuerza opresiva, un instrumento de la hegemonía de la clase dominante para mantener la subordinación del populacho. La sicología puede ser una fuerza mistificante además de ser mistificada. Esto se representa en el cuadro 1.

3 Jacoby, S. (2008). The age of American unreason. New York: Pantheon.

  • 4 Nash, R. (2003). Inequality/difference in New Zealand education:

Social reproduction and the cognitive habitus. International Study in Sociology of Education, 13, 171-191; p. 174.

4

La gente explotada debe tener una sicología oprimida. La explotación depende de la sicología de la opresión para almacenar conformidad con la explotación. La explotación no sigue estando en el exterior de los individuos en las fábricas, minas, bancos, pensiones, oficinas de gobierno, el FMI, la Cía. y en los anuncios publicitarios. Penetra sus cuerpos y sus mentes. Toma la forma de enfermedad física y deficiencias sicológicas. Esto tiene implicaciones siniestras para la mejora social y sicológica. Para la sicología oprimida y opresiva es un conflicto, no una trayectoria con vista segura para progresar. La sicología oprimida y opresiva problematiza la emancipación y cumplimiento, sin garantizarlos. Este análisis sicológico cultural muestra que la conciencia y la liberación son problemáticas. La conciencia/subjetividad oprimida no entiende espontáneamente la complejidad total del porqué y cómo se

oprime, cuál es la fuente de su opresión, o cómo la subjetividad es opresiva al agente individual. Ni la subjetividad sabe espontáneamente superar la opresión. La subjetividad está poco informada sobre las causas de su opresión y la forma de superarlo como son las causas y tratamiento de enfermedad que devastan el cuerpo. Digo esto de mi propia experiencia en el movimiento cooperativo americano. Por dos años fui el vicepresidente de la más grande

cooperación de comida en California.

Mientras los miembros y

empleados de la comunidad querían fuertemente crear un modelo comercial alternativo que superaría el modelo capitalista tradicional, todos teníamos muy poco conocimiento de qué exactamente hacer. Muchas de nuestras estrategias tensan la recapitulación de los mismos problemas de los que intentamos escapar.

La Sicología Cultural de la Liberación

La sicología macro cultural proporciona una dirección para la liberación. Como mencioné hace un momento, utiliza deficiencias sicológicas como síntomas de factores culturales. La sicología macro cultural nos lleva a analizar la naturaleza de los factores que están generando nuestra inquietud sicológica. Podemos entonces trabajar

5

para reformar éstas en formas específicas que realzarán nuestro funcionamiento sicológico. La sicología macro cultural acentúa la cultura para profundizar nuestra comprensión y control de la sicología, para no perderlos de vista. Elevando nuestro nivel de análisis de los factores culturales, enlazándolos a otros análisis científicos de factores culturales con

respecto a la opresión y liberación. Dibujamos en análisis económicos de la opresión tales como los de Marx, en análisis políticos de opresión tales como los de Chomsky, en análisis educativos de la opresión tales como Friere, en análisis médicos de la opresión en cuidado médico, en estudios ecológicos de las causas sociales y distribución de la destrucción ambiental. Este enfoque rompe con el aislamiento de la sicología de otras materias culturales. Permitiéndonos utilizar otros análisis de opresión para entender mejor la opresión sicológica y qué hacer sobre esto. Usando a Marx, por ejemplo, podríamos incorporar un análisis de

clase social, el motivo del beneficio

, mercantilización

(commodification) y enajenación para entender los orígenes y las características de la psicología del fatalismo. Este análisis cultural también generaría el conocimiento para superar el fatalismo. Exploraríamos a la colectividad, las formaciones socioeconómicas

cooperativas que se oponen a la propiedad privada, a la producción de la materia y las clases sociales. Utilizaríamos estas penetraciones en la sicoterapia. Ayudaríamos a pacientes a entender la presión social que causa su inquietud, les ayudaríamos para evitar estas presiones, y los alentaríamos a que se convirtieran políticamente activos para transformarlas. Estos aspectos culturales de terapia complementarían consideraciones personales tales como la historia de su familia. Reconocemos que ambas consideraciones son importantes. Contamos con análisis culturales, y también contribuimos a ellos. Aclaramos las ediciones sicológicas implicadas en la clase social, el

motivo de beneficio, la

mercantilización

, enajenación, cuidado médico,

educación, entretenimiento y noticias. Iluminamos el pensamiento, percepción, emociones, y el involucramiento al mantener y participar en estos factores culturales. Esto enriquece una comprensión de los factores culturales. La sicología macro cultural también dirige otras ciencias sociales para enfatizar los factores macro culturales. La economía, por ejemplo, es dominada por la teoría de la elección racional que acentúa decisiones individuales como la base para los mercados económicos. La sicología macro cultural criticaría este énfasis individualista y alentaría a los economistas a estudiar la dinámica estructura del capitalismo. Finalmente, proveemos razones para transformar los factores culturales opresivos y proporcionamos direcciones que se deben tomar en cuenta en la transformación. Explicamos que los factores culturales se necesitan para ser transformados ya que deterioran el

6

funcionamiento psicológico. Y utilizamos nuestro análisis de sicología de fatalismo (por ejemplo) para delinear las clases de cambios sociales que son necesarios para mejorar y prevenirla. Nuestras razones y direcciones complementan y suplementan razones económicas, educativas y médicas. La sicología macro cultural une fuerzas con las ciencias sociales para analizar y mejorar los factores macro culturales. La sicología macro cultural es la única teoría sicológica que contribuye directamente para el análisis y reforma social. Es la única teoría que ve a la sicología como una ventana hacia la aprensión, evaluación y transformación de la sociedad. Atribuyendo la sicología a las causas bioquímicas, instintos o las causas personales tales como el complejo Oedipal, imposibilitan el uso de fenómenos sicológicos en estas formas. En estas opiniones, la sicología es independiente de la sociedad. La psicología es entonces adherida a la sociedad como un elemento externo con el objetivo de hacer a la sociedad compatible con las tendencias sicológicas. Por ejemplo, para reducir la conformidad, el consejo de la sicología social impulsará la fractura de unidades sociales más grandes en las más pequeñas porque Asch encontró que la conformidad se encuentra menos en pequeños grupos que en los grandes. Esta es una tendencia sicológica universal; que no tiene nada que ver con la sociedad en particular.

La necesidad de los sicólogos no tiene ninguna relación con las costumbres culturales de Guatemala, Taiwán, el Congo o Rumania. No necesitan saber sobre posibilidades sociales que se podrían desarrollar para substituir factores macro culturales deletéreos. Los sicólogos solo necesitan saber los principios universales que la conformidad está disminuida en pequeños grupos. Esta solución de conformidad no requiere ningún cambio en costumbres, gobierno, política, ley, pedagogía, religión, economía o cuidado médico. No hay transformación interna de un problema social particular a una solución particular alterando el sistema social en una dirección particular. Por el contrario, el principio sicológico externo –reducción del tamaño del grupo- suplanta todo esto y es suficiente para solucionar la conformidad en cualquier contexto social sin ninguna reforma social sustantiva. ¡Esta es la razón por la cual la sicología de corriente es tan popular!

Sicología de liberación

La perspectiva conocida como sicología de liberación tiene diferentes puntos de vista sicológicos y políticos de la sicología cultural. Yo solía creer que éstas eran diferencias de relevancia, pero ahora veo esas diferencias como antagónicas. Yo respeto la intención progresista de los autores, pero creo que sus programas de perspectiva sicológica y política son deficientes. He de demostrar que ellos adoptan un punto de vista no cultural de

7

la sicología y la divorcian de influencias culturales como la explotación, la hegemonía, la mistificación, y las clases sociales. Esto conduce a idealizar a la sicología de la población como una sicología libre de opresión. Esto, en cambio, abdica cualquier análisis de opresión política y económica sustantiva que podría ayudar a la población a desarrollar una sociedad democrática y humana. De esta manera, los partidarios proporcionan una ayuda insuficiente en la lucha por la liberación, a pesar de sus buenos deseos. 5 Estas debilidades se encuentran en el libro de Montero y Sonn,

2009, “Psychology of Liberation.” 6 Estos capítulos, en definitiva, tratan acerca de los medios y las metas para los cambios de liberación social. Montero & Sonn definen la sicología de liberación como: “La necesidad de crear una ciencia construida por la praxis. Eso significa, que la práctica produce conocimiento, y el conocimiento se convierte en

acción – la teoría y la práctica se retroalimentan.”

No se especifica

ninguna teoría social. No se sugieren lineamientos para el desarrollo de una teoría. El único criterio que se menciona es que ésta debe basarse en la práctica. Pero, ¿Qué clase de práctica? ¿Cualquier práctica? ¿Cómo la práctica nos puede ayudar a comprender la opresión y saber qué dirección tomar? 7 De igual manera, la sicología de liberación motiva a la gente oprimida a “desarrollar formas para controlar sus vidas” Pero, ¿qué significa controlar sus vidas? Los miembros de comunidades en los Estados Unidos han elegido consejos escolares que se dedican a que no se impartan clases de educación sexual o de la evolución –porque éstas violan sus conservadoras creencias religiosas. La gente controla las escuelas y por lo tanto, se podrían calificar como implementadores de una vaga definición de la sicología de liberación. Vaguedad en términos como controlar la vida, lo que puede motivar a que los miembros de una comunidad cometan acciones muy regresivas. Montero y Sonn nos dicen que los sicólogos de liberación “fomentan la recuperación de la memoria histórica de las mayorías oprimidas, a fin de superar la alienación e ideología.” Otra vez, los autores nunca especifican en qué consiste la memoria histórica. ¿Cuáles son los aspectos importantes de la historia que se deben recordar? ¿Se superará la alienación si la gente recuerda que hace 500 años sus ancestros indígenas sacrificaban a sus niños quemándolos

  • 5 Amplío esta crítica en Ratner, C. (2009). Cooperativism: A Social, Economic, and Political Alternative to Capitalism. Capitalism, Nature, Socialism, 20, 2, 44-73.

  • 6 Montero, Maritza., & Sonn, Christopher. (2009). Psychology of Liberation: Theory and Applications. [Sicología de liberación: Teoría y Aplicación] N.Y.: Springer

  • 7 Mao Tse-tung explica esto en su ensayo de 1937 titulado: “On Practice.” Él hace énfasis en el concepto de la praxis de Marx, conocido como materialismo histórico, en el cual la producción es la actividad fundamental. Nuestros sicólogos se beneficiarían de la lectura de la discusión de una praxis real y revolucionaria

8

hasta la muerte? o ¿al recordar cómo un médico brujo le decía a la gente que debían despojarse de su ropa y orar por la lluvia? Las omisiones en el capítulo de Montero y Son, también son notables. Ellos nunca mencionan el capitalismo, la producción de productos básicos, el Banco Mundial, la Agencia Central de Inteligencia [CIA, por sus siglas en inglés], la extracción de la plusvalía del trabajo asalariado o la vinculación de los consejos de administración, que son la piedra angular de la opresión. Nunca mencionan a Marx. Nunca mencionan el socialismo. Estas omisiones son deplorables en el contexto latinoamericano, donde el Marxismo ha sido una guía poderosa para las luchas de liberación. El excluir cualquier mención del Marxismo o del socialismo o incluso del capitalismo en la cuenta de la sicología social, representa una obstrucción dañina para una verdadera ciencia de liberación o de política. Esto conlleva que los movimientos de liberación ignoren el sistema de economía mundial dominante y la alternativa viable a la misma. En lugar de desarrollar este tipo concreto de análisis, los psicólogos en el libro orientan la sicología de liberación hacia las siguientes reflexiones:

• Elegir al hombre, la elección de nuestro pueblo integralmente concebido. • Elegir el amor hacia los pobres • Elegir la liberación integral • Denunciar todo lo que va en contra de la justicia

  • Defender el derecho a una vida digna

  • Generar estrategias para desarrollar una conciencia colectiva

Debido a que ninguno de estos términos se ha definido en ningún contexto particular o en las relaciones sociales, éstos son inútiles. ¿Qué es la justicia? ¿Es la preservación de los derechos de propiedad? ¿Es el aumento al salario mínimo de los trabajadores? ¿Es exigir a los administradores que informen de su despido a los trabajadores con treinta días de anticipación? O ¿Esto implica la sustitución de la propiedad capitalista de los recursos por las asociaciones de trabajadores? ¿Se supone que debemos amar todo lo relacionado con los pobres? ¿Incluso su violencia domestica, la delincuencia, el alto índice de homicidios, el tráfico de drogas, la falta de educación? Estos sicólogos respaldan estas reflexiones y conceptos por una razón inútil. Las masas creen saber la verdad. Pueden encontrar el camino a la liberación al mirar su propia experiencia y sus memorias indígenas. Las experimentadas ideas externas son innecesarias. Incluso, éstas son imposiciones perjudiciales que reprimen la creatividad de los indígenas y el albedrío de la gente. Esto se debe a que los autores se intimidan al mencionar conceptos específicos que se

9

deben utilizar en la sicología de liberación. Al dejar los conceptos abiertos y vagos, la gente los implementa de acuerdo a su propio conocimiento, experiencia y deseos. Jimenez explica en su capítulo: 8 “El papel del sicólogo social debe definirse de acuerdo a las circunstancias de la gente en cuestión, no resolver sus problemas colectivos, sino que buscar junto a ellos una solución desde su propia perspectiva como una forma de ayudarlos a vencer sus problemas de marginación e identidad social al transformar las condiciones opresivas de su entorno. Como consecuencia, los sicólogos deben adoptar la perspectiva de las mayorías populares y seguirlos en su camino histórico hacia la liberación.” Es más, “Como propone Ignacio Martín-Baró, la `de-ideologización’ supone un compromiso crítico que devuelve a la gente el conocimiento que ellos han ganado de su realidad.” Esta intención de fomentar la auto-actividad en las personas puede ser bien intencionada. Sin embargo, debe evaluarse científicamente antes de ser aprobada. La declaración de Bernardo supone que dentro de su opresión, la gente ha adquirido el conocimiento de su realidad, la cual ha sido suprimida (por las élites) y debe ser reintegrada a la conciencia. Esta es la conocida noción sicológica de recuperación de los recuerdos, que nos revelarán la verdad de nuestra experiencia, la cual ha sido suprimida. No obstante, esta noción necesita evaluarse en lugar de afirmarse. La pregunta es: “¿En qué medida las personas han adquirido el

conocimiento de su realidad?” La sicología macro cultural se preocupa por la opresión de la experiencia de las personas y la sicología las ha mistificado. La sicología oprimida y mistificada no es muy brillante. He ofrecido un informe detallado de este argumento. Los defensores de la sicología de liberación necesitan hacer frente a este argumento. No lo hacen. Se basan en afirmaciones en lugar de basarse en argumentos. En lugar de la evidencia, la lógica o el argumento, Jimenez desacredita cualquier cuestionamiento del conocimiento, creatividad y motivación de las personas. Jimenez castiga a las “elites que promulgan la creencia de que las personas son pasivas, sumisas y fatalistas en lo que respecta a la prospectiva de la evolución de la sociedad hacia un régimen socialmente más justo.” Ésta es una crítica extraña de Jimenez, porque el hombre a quien dedica el capítulo – Martín-Baró, el campeón del pueblo – escribe que el fatalismo es el verdadero carácter de las mayorías populares. He citado esta declaración anteriormente. Su declaración apoya mi argumento de que los pueblos oprimidos tienen una sicología oprimida que es

también la sicología opresiva y mantiene la opresión.

Bernardo se

equivoca al pensar que el fatalismo es algún prejuicio elitista en contra

de las mayorías populares. Es su verdadera sicología oprimida, como

8 Bernardo Jimenez-Dominguez (2009). La Sicología Social de Liberación: Conocimiento localizado y Compromiso Crítico contra el Objetivismo de Ignacio Martín-Baró. En Montero, M., y Sonn, C. (Eds). Sicología de Liberación: Teoría y Aplicaciones. N.Y.: Springer

10

su campeón Martín Baró enfatiza: la gente “ha aprendido a resignarse y someterse.” Bernardo omite lo que enfatiza Martín-Baró, que el fatalismo es un impedimento para que la gente tenga la capacidad de rescatarse ellos mismos de la opresión y la pobreza.

Existen otros problemas con los señalamientos de Jimenez. ¿Quienes pertenecen a las “mayorías populares”? ¿A quién debemos seguir y apoyar? ¿A quién no debemos aliarnos? Asumo que Jimenez y Montero no son miembros, ya que son profesores universitarios privilegiados. ¿Es el supervisor asalariado que se encarga de la carnicería de un supermercado, miembro de las mayorías populares? ¿Si un campesino posee 100 hectáreas de tierra es él un miembro? ¿Si un campesino le alquila una habitación a un

viajero, es él miembro de las mayorías o es él un terrateniente o capitalista? ¿Quién lo decide? Jimenez no se ocupa de este cuestionamiento, el cual es vital para las políticas de liberación. Realmente, él es incapaz de abordarlo porque él no tiene ningún análisis, ningún criterio, ningún programa. “Las mayorías populares” es un término vago y ambiguo sin

ningún significado reconocido o útil.

Es también semánticamente

incoherente; la mayoría es más de la mitad de la población, así que no

pueden existir múltiples “mayorías”. El término de Jimenez se declina en forma más precisa, a útiles designaciones sociales como la clase trabajadora o campesina. Estos términos identifican la posición social de las personas y proporcionan algunas bases para la comprensión y evaluación de su comportamiento – como Mao lo hizo en su análisis del campesinado durante la Revolución de China. “Las mayorías populares” pierden toda la valiosa información en cuanto a las personas. Incluso, los verdaderamente oprimidos no pueden ser admirados, apoyados y amados acríticamente. Su perspectiva es casi siempre ignorante, supersticiosa, prejuiciosa y sexista. Si lo desean, pueden participar en empresas de propiedad privada y en el sistema de producción de artículos de consumo. Ellos pueden respaldar pruebas de coeficiente intelectual, lobotomías o el fascismo; ellos pueden linchar a los negros; ellos pueden maltratar a las mujeres. ¿A ellos deberíamos de seguir?

En este sentido, Bernardo hace su apuesta. Brinda cierto reconocimiento a que la perspectiva crítica se debe agregar al apoyo de la mayoría popular: “A partir de la Teología de Liberación, Martín Baró señala que la sicología de America Latina debe identificar las virtudes del pueblo oprimido y adoptar un compromiso, que se defina como la identificación con los oprimidos y al mismo tiempo, una distancia necesaria para examinar con ojo crítico, las propuestas que emergen de su propia práctica (es decir, una práctica conciente)”.

Primeramente, esto contradice su opinión, la cual debería adoptar la perspectiva del pueblo y de seguirla. Ahora nos permite ser críticos.

11

¿Por qué el cambio? Es más, esta nueva opinión presenta otra pregunta. ¿Cuál sería la perspectiva que constituya el ojo crítico para evaluar las propuestas de la gente? ¿Cómo uno decide qué propuestas del pueblo son aceptables y cuáles necesitan ser evaluadas? Recuerden que nosotros tenemos prohibido inducir ideas fuera de la perspectiva del pueblo. (Jimenez

sigue a Montero y Sonn al omitir cualquier mención del Marxismo u otra teoría político-económica que pudiera ser útil.) En consecuencia, sería un problema saber qué perspectiva le informa al entrenado ojo crítico en cuanto al pueblo. Además, ¿quién sería el crítico evaluador? ¿Bernardo? Entonces Bernardo sería el verídico zar. Pero, ¿qué criterio utilizaría para decidir qué criticar y qué aprobar sobre el comportamiento del pueblo? Él repudia la ciencia objetiva, la cual inexorablemente lleva al subjetivismo arbitrario. 9 Él nos dice que “Martín Baró ha establecido que la sicología debe ir más allá de una obsesión con objetividad científica y en su lugar, concentrarse en las necesidades urgentes de las mayorías pobres de America Latina y encontrar nuevas formas de (re) buscar la verdad desde sus propias perspectivas.” Pero esto nos regresa a adular la perspectiva del pueblo sin la posibilidad de una

evaluación crítica.

Jimenez nos lleva desde la glorificación de las

críticas hasta la glorificación de las declaraciones, sin justificación para ninguna de sus posiciones contradictorias. Además es asombrosa su renuncia a la objetividad científica en la lucha por resolver necesidades urgentes. Si los pobres se están muriendo de disentería y necesitan con urgencia un tratamiento, ¿vamos a rechazar una obsesión con objetividad científica en nuestra búsqueda por una cura? ¿Quiere Bernardo descartar todas las ciencias médicas que de forma objetiva comprenden las causas de la disentería? ¿Hay que renunciar a todas las ciencias de la ingeniería que saben cómo tratar el agua contaminada que es una fuente de disentería? ¿Hay que renunciar a la ciencia de la ingeniería que sabe cómo tratar las aguas residuales y prevenir la disentería? ¿Proporcionará mejores soluciones la opinión popular? Obviamente no. La epistemología subjetiva, anti-científica y anti- realista de Jiménez, impide afrontar las necesidades urgentes del pueblo. Hace poco visité el río Ganges en la India y observé la terrible consecuencia de depender de la perspectiva de la “gente”. Los indios locales creen que es cierto que el río está bendecido por Dios y que cuando mueren las personas y los animales deben ser bendecidos por Dios al ser arrojados al río. Por lo tanto, el río está lleno de personas y vacas muertas, está terriblemente contaminado, y esas personas maravillosas están muriendo por beber y bañarse en esa agua. ¿Es esta una de las verdades del pueblo que debemos respetar y elevar

9 Ver, Carl Ranter, Epistemological, Social, and Political Conundrums in

Social Constructionism. Forum Qualitative Social Research, Oct vol.6, #3. (únicamente en mi página Web)

..

2006,

12

sobre la obsesión por la objetividad científica? ¿Esto conducirá a la solución de las necesidades urgentes del pueblo?

Si “los sicólogos deben adoptar la perspectiva de las mayorías populares y seguirlos en su camino histórico hacia la liberación,” entonces ¿en qué han de contribuir los científicos sociales? Evidentemente, solo en recordarnos salir del camino de las masas. Está prohibido para los expertos contribuir con cualquier conocimiento teórico o metodología u obsesión científica que esté fuera de la perspectiva del pueblo indígena. Es evidente que no tiene sentido obtener doctorados en ciencias sociales, si solamente vamos a seguir a las mayorías populares. Parece que Jimenez se ha rendido, y todos nosotros, como profesionales en las ciencias sociales somos irrelevantes en el movimiento de liberación.

Conclusión

Glorificar al pueblo indígena es seudo humanismo. El fonema humanismo apoya los movimientos populares, sin embargo, el enfoque es retrogrado porque no ofrece análisis específicos de los problemas que podrían abrir la puerta a una liberación social viable. De hecho, este tipo de análisis impide, con su imprudente denigración de la ciencia, la objetividad, experiencia y partidos políticos con liderazgo. Cuando Marx hablaba de la perspectiva laboral de la clase trabajadora como guía para el cambio social, no se refería a las perspectivas contemporáneas de los trabajadores. Se refería a una perspectiva objetiva y teórica que tenía como interés central a los trabajadores. Era una perspectiva que comprendía las bases político- económicas de la explotación de los trabajadores, y la necesidad de una nueva economía política socialista que resolvería este problema. La perspectiva marxista del trabajo tiene como objetivo el análisis y solución de la opresión de la clase trabajadora. La perspectiva laboral de la clase trabajadora ha de ser desarrollada por el estudio del complejo análisis del capitalismo y socialismo de Marx. La clase trabajadora no posee este profundo conocimiento por el simple hecho de ser oprimidos. La perspectiva laboral de la clase trabajadora no es la perspectiva de la clase trabajadora (tal como está constituida actualmente.) Confundir las dos es romantizar la conciencia de la clase trabajadora. Supone que la opresión económica, política, educativa y médica no tiene efecto en la conciencia del pueblo. A pesar de toda esta opresión, la gente ha adquirido un conocimiento claro de sus problemas y de cómo solucionarlos. Esta es una novela, ilógica concepción de la opresión y de la sicología en general: supone un divorcio radical de la conciencia de la influencia social, una aislada mente Cartesiana. En consecuencia, la liberación solo necesita la

13

preocupación de las condiciones sociales externas, no necesita preocuparse por la conciencia porque la conciencia de las “mayorías populares” ya posee el profundo conocimiento de las causas y las soluciones a sus problemas – tanto así que están preparadas para guiarnos en la marcha hacia la liberación. La opresión puede estar a nuestro alrededor e incluso destruir nuestros cuerpos con la enfermedad y discapacidad, pero se detiene, de alguna manera, en las fronteras de la mente. Esta romántica idea contradice el cuerpo de la investigación sicológica empírica que demuestra lo contrario – es decir, que las funciones sicológicas se forman por factores culturales y varían en función de los factores culturales. En concreto, las condiciones de las clases bajas afectan negativamente a las competencias cognitivas. También contradice los hechos empíricos del comportamiento de los oprimidos, el cual se mistifica y destruye de muchas maneras. 10 También se contradice la incapacidad de las mayorías populares en averiguar la solución a los problemas sociales masivos y nos llevan a la tierra prometida. Los miembros, administradores y empleados de mi cooperativa no pueden organizar nuevas relaciones sociales en nuestra tienda cooperativa de alimentos. ¿Qué han dicho las mayorías populares sobre la reestructuración de la economía mundial para escapar de la catástrofe que está sobre nosotros?

Los sicólogos de liberación persisten en glorificar a las mayorías populares. Debido a que estas mayorías no han tenido el beneficio de una amplia educación formal, ellos han tenido que adquirir su profundo conocimiento fuera de la educación formal y científica. Esto lleva a Jimenez, Montero y otros, a romantizar el aprendizaje informal como más veraz que la formación científica – como muestra de respeto a la experiencia de la gente. Sin embargo, esto es al revés. No debemos glorificar a la gente como ellos lo hacen, y glorificar su experiencia como la norma en cómo la vida (ejemplo: educación, medicina) debe ser, y rechazar todas las demás experiencias y conocimientos. Por la forma en que la gente es ahora oprimida, incluyendo su conciencia La experiencia personal no es una guía para la liberación, especialmente cuando la experiencia es oprimida y opresiva, mistificada y mistificante. La liberación es solo iluminada por el sofisticado y científico análisis complejo de las condiciones sociales. La sicología macrocultural ofrece este tipo de análisis que se vincula con los análisis sociológicos, económicos, educacionales y médicos. Si la gente pobre carece de estos análisis o de las herramientas para generarlos, deberían recibir la ayuda para obtenerlos. Jimenez prosigue en la dirección opuesta, que desacredita los sofisticados y complejos análisis científicos porque no provienen del pueblo. Esta

10 Thomas Frank (2005). What’s the matter with Kansas?: How conservatives won the heart of America. [¿Qué sucede con Kansas?: Cómo los conservadores se ganaron el corazón de America] N.Y.: Holt.

14

clase de políticas de identidad son tan dañinas como privar a los pobres de la atención médica porque no la descubrieron ellos mismos. La sicología macrocultural aporta conocimientos útiles y habilidades analíticas a las personas para utilizarlos y refinarlos. Esto los ayuda a analizar y transformar su opresión en posibles vías. Esto no es elitista ni autocrático, más que cualquier maestro en su aula que es elitista o autocrático porque comparte sus conocimientos con los estudiantes. La sicología de liberación sería mejor servida al incluirla con la sicología macro cultural.

15