Vous êtes sur la page 1sur 34

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

TEMA 2: LA FORMACIÓN DEL ESTADO LIBERAL

En 1788, año en que muere Carlos III y accede al trono su hijo Carlos IV, España seguía presentando los rasgos de una sociedad feudoseñorial: "seguía habiendo Mesta, Inquisición, señoríos, municipios oligárquicos, mayorazgos, privilegios estamentales; en una palabra, todas las instituciones que habían denunciado los ilustrados” (Domínguez Ortiz). El Antiguo Régimen era incapaz de resolver los graves problemas estructurales de la sociedad española:

déficit crónico de la hacienda, crisis de subsistencias periódicas y estancamiento económico. Este régimen entró en crisis con la guerra de la Independencia en 1808, una guerra que tendría graves consecuencias económicas ya que España fue teatro principal de operaciones de los ejércitos inglés y francés.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI TEMA 2: LA FORMACIÓN DEL ESTADO

En el periodo de la guerra se elaboró la primera Constitución liberal en España que anunciaba el cambio hacia un estado liberal-burgués y que iba a servir de referencia normativa a lo largo del siglo XIX, de forma que tras el paréntesis absolutista de Fernando VII, a su muerte en 1833, comenzó en la historia de España un proceso imparable de cambios políticos, sociales y económicos.

En toda Europa occidental se consolidaba la sociedad burguesa

sobre la base económica de la revolución industrial y el sistema capitalista. España, con sus peculiaridades, se incorporó a este

proceso,

y

a

lo

largo

del reinado de

Isabel

II período

se

produjeron los cambios sustanciales de la revolución liberal burguesa, se sentaron las bases del sistema capitalista y se dio

forma al Estado burgués-liberal. Entre tanto, las guerras carlistas como añoranza del viejo régimen absolutistas, volvían a desangrar el país.

La crisis del Antiguo Régimen. La Guerra de la Independencia

Como se ha visto en la unidad anterior, el Antiguo Régimen experimentaba serios problemas a finales del siglo XVIII: las reformas económicas no eran capaces de mejorar la economía y los ilustrados criticaban aspectos básicos del gobierno de la monarquía absoluta: todos los aspectos fundamentales del Antiguo régimen (sociedad estamental, economía agraria, amortización, gremios, absolutismo monárquico, etc.) estaban en crisis. Estos problemas no eran exclusivos de

España. Se daban también en los demás países de la Europa occidental, y ellos son, en última

instancia, los causantes de

las

revoluciones burguesas

(americana, francesa

)

entre 1776

(comienzos

de

la

guerra de

independencia

de

los

Estados

Unidos)

y

1814

(fin

del imperio

napoleónico).

Tema 2, página 1

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Causas de la crisis del Antiguo

Causas de la crisis del Antiguo Régimen

En España tales problemas se vieron agravados por otros factores de tipo “coyuntural” (del momento, es decir, por hechos o procesos que por importantes que fuesen no duraron más que unas pocas décadas). Los más importantes fueron la crisis agrícola de finales del siglo, la crisis de la hacienda estatal, el comienzo de la emancipación de las colonias americanas y la nefasta política del reinado de Carlos IV.

La coincidencia de todos de todos estos factores, estructurales y coyunturales, provocarán la crisis del Antiguo Régimen en España y el primer intento de acabar con él, protagonizado por los liberales de las Cortes de Cádiz. Como veremos, este primer intento se verá frustrado por el regreso de Fernando VII y la vuelta al absolutismo.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Causas de la crisis del Antiguo

o

La crisis agraria: En el último tercio del siglo XVIII se había producido un alza general del precio de los

cereales, cuyas causas hay que buscarlas en las malas cosechas, pero también en la abolición de la

tasa de precios y en la libertad de comercio de cereales. Yen los motines en el campo y las ciudades

como el llamado «Motín de Esquilache» en Madrid, o la segunda «Matxinada» en Guipúzcoa y

Vizcaya. Las malas cosechas tenían como consecuencia una gran subida del precio de los alimentos,

lo que a su vez desencadenaba hambre y mortalidad. Sus efectos fueron tan intensos que impidieron

llevar a cabo los proyectos de reforma de los ilustrados, y todavía se sentían cuando comenzó la

Guerra de la Independencia en 1808.

o

La crisis de la Hacienda: los enormes gastos a los que tuvo que hacer frente el estado español en los

últimos años del siglo XVIII, debido fundamentalmente a las guerras en que se vio envuelta motivaron

un aumento de la presión fiscal que hizo que los ingresos de la Hacienda en 1807 casi duplicasen los

de 1785. Tal incremento de los ingresos no fue suficiente y hubo que recurrir cada vez más a pedir

dinero prestado (Deuda pública) para hacer frente a los crecientes gastos. Este problema de la

insuficiencia de los ingresos en general, se ve agravado por el hecho de que, antes de la Guerra de la

Independencia, los ingresos ordinarios, no podían crecer porque para ello hubiera sido necesario

hacer pagar más a los que ya pagaban (básicamente sólo el tercer estado) lo que resultaba imposible

en la situación de crisis o hacer que pagasen los privilegiados. algo a lo que no estaban dispuestos.

o

La pérdida de las colonias: aprovechando la Guerra de la Independencia, en las colonias españolas

comienzan las sublevaciones con lo que no sólo dejan de llegar los “caudales de Indias” (metales

preciosos, dinero de impuestos, materias primas

)

sino que va a ser necesario enviar tropas para

“sofocar” las revueltas.

o

La nefasta política de Carlos IV: los años del reinado de Carlos IV 1 (1788-1808) transcurren bajo el

signo de la crisis y la inestabilidad; como rasgos característicos podemos citar, la paralización de las

reformas ilustradas iniciadas con Carlos III, las desavenencias entre el rey y el Príncipe de Asturias (

el futuro Fernando VII) , y el descontento generado por el gobierno de Godoy 2 , nuevo valido

(personaje en quien los reyes por amistad delegan todo su poder) de Carlos IV que cambia de

alianzas en Europa (de Francia cambia a Inglaterra y vuelve a Francia) y busca su beneficio personal.

1 (1748-1819). Hijo y sucesor de Carlos III, comenzó a reinar en 1788. Falto de carácter, entregó el poder a una serie de validos: Floridablanca, Aranda y Godoy. En marzo de 1808 abdica en su hijo, Fernando VII. Poco después recupera la corona para ceder sus derechos de manera definitiva a Napoléon (mayo 1808). Nació y murio en Nápoles. 2 (Badajoz, 1767-París, 1851) Favorito de la reina María Luisa (esposa de Carlos IV), fue general a los 25 años. Gozó de gran poder e influencia dirigiendo el gobierno de Españad entre 1792 y 1808.

Tema 2, página 2

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

La política de Godoy, El Príncipe de la Paz

La revolución que comenzó en Francia en 1789 tuvo importantes repercusiones en España: La primera reacción fue intentar el aislamiento de la revolución en Francia. Se cerraron periódicos y se prohibió la entrada de libros, se paralizó y los “hombres de la ilustración” fueron desterrados de Madrid: en definitiva, se creó un “cordón sanitario” para impedir la filtración de noticias y doctrinas. Al ser encarcelado y ajusticiado Luis XVI, Godoy se alia con los enemigos de Francia (Inglaterra y Portugal, entre otros) y se declara la guerra contra la Convención (así se llamaba la asamblea legislativa que regía la República Francesa, recien declarada): en esta guerra que se desarrolla entre 1793-1795, los revolucionarios franceses logran llegan hasta Miranda de Ebro, conquistando el Pais Vasco. Godoy negocia la paz (la Paz de Basilea, le dan a Godoy el título de “Príncipe de la Paz”) con Francia al margen de sus aliados y vuelve a la alianza con los franceses. Esta alianza con la república francesa dio lugar a una serie de conflictos con Inglaterra y a partir de la toma del poder en Francia de Napoleón (1799), España se convierte en una mera comparsa de la política expansionista francesa: Francia obliga a España a invadir Portugal (Guerra de las Naranjas) y, a combatir, junto a la flota francesa, contra Inglaterra, con el resultado de la trágica derrota de Trafalgar (1805) que cortará definitivamente el comercio español con América. A todo esto se añadían las desavenencias entre Carlos IV y su hijo y sucesor Fernando a quien no gustaba Godoy.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI La política de Godoy, El Príncipe

En el momento inmediatamente anterior al estallido de la

guerra de la independencia en España (1808), España es

un aliado de la Francia en contra de Gran Bretaña.

Después de la derrota de la armada francoespañola en

Trafalgar sólo se podía combatir a los británicos desde

tierra. Napoleón quiere estrangular su comercio y sólo

puede realizarlo mediante el bloqueo de los puertos

europeos y americanos. Cumplir esos propósitos exige

controlar los puertos portugueses. Como España carece

de medios para tal empresa, Napoleón plantea que sus

ejércitos deberán atravesar España y que, después,

España se anexionaría Portugal y Francia trasladaría sus

fronteras desde los Pirineos hasta el Ebro. Godoy autoriza

la entrada de tropas francesas en España (1807) y decide

trasladar a la familia real a Sevilla en previsión de que haya que embarcarla a América, como

había hecho la portuguesa, y, a la vez, y para intentar llegar a un acuerdo con Inglaterra (cambiar

la alianza y volverse en contra de Napoleón), pero su propósito se malogró por el motín de

Aranjuez (marzo de 1808), en el que soldados, campesinos, servidumbre del palaico y

simpatizantes del príncipe heredero provocaron la caida de Godoy y obligaron a Carlos IV a

abdicar a favor de su hijo Fernando VII 3 . Fernando VII entra aclamado en Madrid a la vez que las

tropas francesas en España. Al suspenderse en Aranjuez el plan de Godoy, el único recurso que

le queda a la familia real española es ponerse bajo la tutela y arbitraje de Napoleón. El movimiento

lo inicia Carlos IV, que a los pocos días se retracta de la renuncia y se pone bajo la protección del

emperador francés, a quien dirige una carta en la que se ponía él y a España en sus manos:

3 Nació en El Escorial en 1784. Hijo de Carlos IV y María Luisa de Parma. Se casó en 1802 con María Antonia de Nápoles. Tras la abdicación de su padre, recibe la Corona de España. La primera fase de su reinado es muy breve: del 19 de marzo al 6 de mayo de 1808. Napoleón pone en su lugar a su hermano José. En 1813 y tras el fracaso francés en la península, Fernando es reconocido como Rey de España. En 1833 moría en Madrid. Un día antes de que tuviera lugar el primer levantamientoCarlista en Talavera de la Reina.

Tema 2, página 3

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

"Señor, mi hermano: VM. sabrá, sin duda con pena, los sucesos de Aranjuez y sus resultas y no verá con indiferencia a un Rey que, forzado a renunciar a la Corona, acude a ponerse en los brazos de un gran monarca, aliado suyo, subordinándose totalmente a la disposición del único que puede darle la felicidad, la de toda su familia, la de sus fieles vasallos.

Yo no he renunciado en favor de mi hijo sino por la fuerza de las circunstancias, cuando el estruendo de las armas y los clamores de una guardia sublevada se hacía conocer bastante la necesidad de escoger la vida o la muerte ...

Yo fui forzado a renunciar; pero asegurado ahora con plena confianza en la magnanimidad y el genio del grande hombre que siempre ha demostrado ser mi amigo, yo he tomado la resolución de conformarme con todo lo que este grande hombre quiera disponer de nosotros y de mi suerte, la de la Reina y la del Príncipe de la Paz (Godoy)..."

Carlos.

Con cinco ejércitos franceses en su reino, también Fernando VII necesitaba el reconocimiento del Emperador. Así, Napoleón quedará situado como árbitro de una disputa dinástica, que aprovechará en su beneficio.Napoleón engañará a Fernando VII, que no puede resistirse en su situación, para que acuda a Bayona. También llegan a Bayona Carlos IV, con su mujer y Godoy. Allí se produce una vergonzosa cesión reiterada de la corona española: Fernando abdica en favor de su padre, mientras éste ya lo había hecho en favor de Napoleón. El emperador francés entregará el trono a su hermano José 4 como rey. A fin de hacer más atractivo su gobierno hizo publicar el Estatuto de Bayona, -una Carta Otorgada- (recoge los aspectos de una Constitución perno lo es porque es “dada por el rey” y no ha sido sancionada por las Cortes), que, a pesar de mantener la mayor parte del poder en manos del monarca, tenía un aire liberal y cuestionaba los fundamentos del Antiguo Régimen; este texto no llegaría a ponerse en práctica porque lo impediría la Guerra de la Independencia.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI "Señor, mi hermano: VM. sabrá, sin

La Guerra de la Independencia.(1808-1814)

Frente a la claudicación de la familia real, el pueblo español se levantará contra los franceses.

Esta espontánea recuperación de su soberanía, posibilitará una reorganización política. Por tanto,

entre 1808 y 1814 en España se producen dos fenómenos distintos -aunque se den a la vez-: uno,

la guerra contra el ejército francés en defensa de la independencia y del trono de Fernando VII;

otro, la reorganización política del país según los principios del liberalismo.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI "Señor, mi hermano: VM. sabrá, sin

4 Nació en Córcega en 1768. Hermano mayor de Napoleón Bonaparte, durante el Directorio (1795-1799) fue consejero de Estado, embajador en Roma, y ayudó a su hermano a preparar el golpe de Estado de 1799. Napoleón le adjudicó el trono de Nápoles (1806), hasta que en 1808, y tras las abdicaciones de Bayona, es nombrado rey de España. En 1841 muere en Florencia.

Tema 2, página 4

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

o

la guerra contra el ejército francés: sus fases

La llamada guerra de la Independencia se puede ver desde distintas perspectivas. Una europea:

se enmarcaría en las guerras nacionales de pueblos que luchan por su liberación frente a los

ejércitos de Napoleón y esto aplicado a España significaría una reacción espontánea por afirmar

su derecho a no admitir una dominación extranjera ni a cambiar, por la fuerza, la forma de

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI o la guerra contra el ejército

gobernar el pais. Otra interna: todo el pueblo se siente

comprometido en la lucha para cortar la invasión enemiga, la

imposición

de

un

monarca

extranjero

o

las

doctrinas

anticlericales de la Revolución francesa. El apoyo a los

guerrilleros es una consecuencia de este compromiso de lucha

contra la invasión francesa. Desde esta perspectiva interna,

los motivos clave de la guerra lo constituyen el hecho de la

invasión militar francesa y el intento napoleónico de

anexionarse parte de España hasta el valle del Ebro; el hecho

concreto que la desencadenó fue el levantamiento del pueblo

de Madrid contra los franceses el 2 de mayo, para impedir el

envío a Francia del resto de la familia real. Este levantamiento estuvo preparado por oficiales de

artillería -Velarde y Daoíz- sorprendidos por la creciente presencia de ejércitos franceses. La

represión francesa fue salvaje. La noticia se divulga por la península y la presión popular exige la

declaración de la guerra a Francia y la libertad de Fernando VII.

La Guerra de la Independencia tuvo cuatro etapas. En la primera fase los franceses -con 150.000
La Guerra de la Independencia tuvo cuatro etapas. En la primera fase los franceses -con 150.000 hombres-
tratan de ocupar las vías de comunicación que van desde la frontera francesa a Lisboa, Sevilla y Cádiz, que
son los puertos que hay que controlar. La maniobra no se llega a completar por el levantamiento popular y
la creación de las Juntas, que veremos después. Los ejércitos han de retroceder hasta sus bases francesas
después de la batalla de Bailén (julio de 1808) ante el peligro de quedar aislados y cercados.
La segunda
fase
de
la
Guerra
de
la
Independencia tiene un
signo
totalmente
distinto.
El
mismo
Napoleón
dirigirá
una
gran
ofensiva
con
un
ejército
de
250.000
veteranos de la Grande
Armée
(noviembre
de
1808)
que
le
colocará
ante
las
puertas
de
Madrid.
Dejó
entonces
nuestro
encomendando
generales la misión
país,
a
sus
de
ocupar España. La tarea
se
demostró
imposible
de
cumplir
por
dos
motivos.
Uno,
por
la
negativa
española
a
solicitar la
paz
a
pesar

Tema 2, página 5

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

de las derrotas militares consecutivas. Otro, por la aparición de las guerrillas (unidades o partidas de marcado carácter popular: cada una actúa de forma “independiente” y elude el combate “abierto” con las tropas regulares) como modo de combate. El origen de estas tropas irregulares está -en su mayor parte- en el ejército regular español derrotado por los franceses: los soldados huyen, pero mantienen íntegra su decisión de combatir. Las tropas napoleónicas aumentan sus territorios, pero nunca llegan a una ocupación completa. Desde el otoño de 1809 puede considerarse terminada la segunda fase de la guerra.

La tercera fase corresponde a una guerra de desgaste provocada por la guerrilla, que dura casi tres años. Napoleón deberá dedicar casi 300.000 hombres a mantener el sistema de comunicaciones y una precaria ocupación en manos francesas. Y es que la guerrilla, al contar con la “beligerancia universal española”, no necesita mantener posiciones, ni cuidar comunicaciones, ni asegurar la intendencia: todo eso -información, alimento, refugio- lo recibe del paisanaje. Todos sus efectivos se emplean en acciones cuidadosamente escogidas -en terreno y ante efectivos favorables- para asegurar la victoria. Sus objetivos preferentes son las retaguardias de heridos, correos y comunicaciones, abastecimientos, etc. Cuando hay peligro, la guerrilla se dispersa para volver a reunirse poco después en un lugar convenido: un ejército regular carece de posibilidades de éxito frente a ella.

La cuarta

fase corresponde a la ofensiva final de los ejércitos angloespañoles, tras el desembarco de

Wellington en Lisboa. En cuanto Napoleón hubo de retirar fuerzas de España para su campaña en Rusia, los

ejércitos británicos y españoles fueron forzando la retirada francesa: amenazaban

su

línea

de

comunicaciones con Francia. Las victorias de Arapiles (julio de 1812), Vitoria (junio de 1813) y San Marcial (julio de 1813) cierran la guerra. Napoleón firma la paz (Tratado de Valençay), reconoce la indepedencia de España y deja en libertad a Fernando VII.

o

Las consecuencias de la guerra

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI de las derrotas militares consecutivas. Otro,

Las consecuencias que tuvo la guerra fueron

devastadoras. Se trató de una guerra total que dejó

exhausto al país. Desde el punto de vista

demográfico hubo miles de muertos, en lo

económico se destruyeron

industria

estatales

y

privadas: tanto por

los

franceses como por los

británicos.

Eso

sin

contar

talas

de

árboles,

destrucción

de

puentes,

cosechas

perdidas,

cabaña de ganado liquidada, los continuos saqueos

e innumerables destrozos de puentes. canales,

pueblos, ciudades, industrias

;

tuvo

que

abandonar sus labores económicas, sufragar los

gastos derivados de la resistencia armada, de la

organización de las juntas, etc. Todos estos daños

provocaron una verdadera catástrofe económica.

Además, en el plano militar, la guerra provocó la aparición y el desarrollo de las guerrillas, ligadas

al bandolerismo, sistema de “guerra” que se asentó firmemente en las áreas rurales y que resurgió

con fuerza en las guerras carlistas.

Por otro lado, la guerra de la independencia avivó el deseo independentista de las colonias

españolas: en América tuvo una fuerte incidencia la formación de juntas que asumieron el poder y

promovieron la emancipación de las colonias.

Tema 2, página 6

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

En el ámbito sociopolitico, la aparición con fuerza del liberalismo a través de la promulgación de la

Constitución de Cadiz y el establecimiento de un sisteina liberal en España; sin embargo, acentuó

tambien unas graves contradicciones internas de la sociedad española: sólo una pequeña parte

de la población apoyaba los principios liberales más revolucionarios, la gran mayoría seguía

siendo monárquica -unos de corte plenamente absolutista y otros más reformistas- y, por encima

de todo, defendía a ultranza el catolicismo frente al anticlericalismo y laicismo revolucionario.

La guerra generó en el seno de la sociedad una exaltación patriótica de “la nacionalidad”; por

encima de todo en la guerra “todos se sentían españoles”, de ahí el rechazo a los “afrancesados”,

cuyo ideal no se diferenciaba mucho del de los ilustrados, que sufrieron una fuerte represión y

total repulsa del pueblo; por todo ello, al finalizar la contienda tuvieron que huir del país.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI En el ámbito sociopolitico, la aparición

En

definitiva,

con

la

guerra

de

la

Independencia y con la promulgación de las

leves de Cádiz, España entraba en la época

contemporánea, comenzando un ciclo

revolucionario que afectó a todas las naciones

europeas

a

lo

largo

del

siglo

XIX.

Sin

embargo, con la guerra de la independencia,

el proceso implantación del liberalismo en

España -y la aplicación de sus principios de

centralización

política

y

administrativa.

así

como el de unificación legislativa de todo el

territorio- sólo acababa de comenzar; esta

guerra contra la invasión

extranjera fue la

primera de las muchas contiendas que

padecieron españoles y vascos en el sigloXIX. Precisamente a causa del

proceso

de

centralización y unificación del Estado español, Euskal Herria tuvo que enfrentarse, negociar y

adaptar su manera de integrarse en el nuevo régimen liberal.

La Constitución de Cadiz de 1812

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI En el ámbito sociopolitico, la aparición

Las Juntas

Con el estallido de los levantamientos y las abdicaciones de Bayona. se produjo un gran vacío de

poder y para controlar la situación en las regiones no ocupadas por el ejército francés, surgieron

las juntas provinciales, que legitimaban su autoridad en nombre del Rey ausente. Enseguida

sintieron la necesidad de superar la división provincial v establecer un Gobierno nacional unitario.

De esta forma, con delegados de las juntas provinciales, quedó constituida en Aranjuez

(septiembre de 1808), la junta Central Suprema, se erigió en el máximo órgano gubernativo. La

Junta central se asignó dos tareas de igual importancia. La primera, arrojar a los franceses del

país para traer a Fernando VII y la segunda, realizar una reforma radical del país en su

ordenamiento jurídico. El cumplimiento del primer fin llevará a la guerra de la independencia. El

del segundo, a la revolución liberal española. En el orden internacional no quedaba más salida

que acudir a negociar con Gran Bretaña un tratado. Así se hizo.

Tema 2, página 7

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

  • Grupos políticos en la Guerra de la Independencia

Podemos dividirlos en dos grandes campos: los que aceptan las “renuncias” de Bayona (“los

afrancesados”) y los que no lo hacen (“los patriotas”).

o Los afrancesados: Eran un grupo de reformistas ilustrados que apoyaron el proyecto de José I (“el

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Grupos políticos en la Guerra de

hermano de Napoleón”). El prestigio de Napoleón era inmenso, y la entronización de su hermano en

España la gran oportunidad para los ilustrados. La aprobación del Estatuto de Bayona era una prueba

inmejorable de esa buena disposición. Un grupo de notables -literatos, economistas filántropos y

algunos clérigos ilustrados-, muchos de los cuales habían ocupado cargos administrativos y políticos

con los borbones, decidieron, dado que “los reyes” habían abdicado, apoyar una nueva etapa de

reformismo; pero el proyecto afrancesado quedó en nada por el levantamiento popular y la guerra:

José I nunca fue un rey efectivo y su única posibilidad de reinar estaba tras las líneas francesas y allí

no respetaban su autoridad los generales de Napoleón.

Los patriotas conforman un conjunto francamente desigual y con grandes diferencias ideológicas

entre ellos. Sólo comparten un elemento común: no aceptan las renuncias de Bayona y luchan por

la independencia de España. Se distinguen tres tendencias:

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Grupos políticos en la Guerra de

o

Los absolutistas: pretenden sin más la vuelta al Antiguo Régimen tal como existía antes de la

revolución francesa y la invasión napoleónica. Consideran que no es el momento de cambios, y

retrasan todo lo que pueden la convocatoria de las Cortes.

o

Los renovadores o jovellanistas: piensan que hay que realizar una profunda reforma en España: sobre

todo en su organización política para limitar el despotismo. Para ellos la solución está en poner al día,

con las adaptaciones necesarias, las antiguas leyes españolas sobre las cortes y otros organismos

representativos. En fin, reformar, pero sin romper con la tradición. La soberanía para ellos no

corresponde ni al rey ni al pueblo, sino al rey y a las Cortes conjuntamente: para garantizar la

continuidad histórica, las Cortes deben reunirse según los tres estamentos.

o

Los liberales: Tuvieron su primera manifestación en España en las Cortes de Cádiz. Defienden la

libertad, la igualdad ante la ley, la propiedad privada, y los derechos individuales: defienden la

limitación del poder monárquico, quieren una Constitución con separación de poderes, un régimen

representativo (unas Cortes) en las que resida la soberanía nacional. Para ellos estas Cortes deben

ser una sóla cámara donde se represente la nación en su conjunto y elegidas por sufragio universal

(en este momento, el sufragio es “censitario”, sólo participan los que tienen determinada renta –

dinero-, y “masculino”, las mujeres no participan) y no por estamentos. Para ellos, el ejemplo para la

Constitución es la de Francia de 1791 es adaptable fácilmente a España, aunque no lo mencionen por

el ambiente antifrancés en que se vive en la Guerra de la Independencia.

  • La Constitución de 1812

La Junta Central se había refugiado en Cádiz y allí se reunieron las Cortes en septiembre de 1810

y prolongaron su actividad hasta la primavera de 1812. A causa de las dificultades de la guerra, la

alta nobleza y la jerarquía de la Iglesia apenas estuvieron representadas en Cádiz. Tampoco

asistieron los delegados de las provincias ocupadas (la mayoría) a los que se buscaron suplentes

gaditanos, lo mismo que a los representantes de los territorios españoles de América.

Predominaban en las Cortes las clases medias con formación intelectual, eclesiásticos, abogados,

funcionarios, militares y catedráticos, y no faltaban tampoco miembros de la burguesía industrial y

comercial. No había, en cambio, representación alguna de las “masas” populares: ni un solo

campesino tuvo sitio en la asamblea de Cádiz (esto explica que muchos de ellos fuesen “liberales”,

Tema 2, página 8

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

aunque no lo era la mayoría del pais). Tampoco mujeres, carentes todavía de todo derecho político.

Desde su comienzo, las Cortes demostraron que en nada se parecían a las antiguas: se

constituyeron en Asamblea Constituyente (para redactar “una constitución”) y declararon que ellos

tenían la “soberanía nacional”: los diputados gaditanos ponían en marcha la revoluión liberal,

como la de Francia de 1789.

La Constitución la ley suprema y fundamental basada en derechos y separación de poderes (Estado

de Derecho) que obliga a todos, siendo el origen de todas las demás leyes, reglamentos y normas- que

fue aprobada el 19 de marzo de 1812

(fiesta de San José, por lo que fue llamada popularmente “La

Pepa”), es la primera constitución liberal española y sus características más importantes son:

Su idea de un Estado unitario quedó plasmada en la afirmación de los derechos de los españoles en su

conjunto por encima de los derechos históricos de cadfa reino. Los diputados representan a la nación por

encima de su procedencia. ; de esta forma la Constitución daba un nuevo paso en el proceso de centralización

iniciado por los Borbones: así fijaba una burocracia centralizada, una fiscalidad común, un ejército nacional y

un mercado libre de aduanas interiores.

Establece y de la división de poderes: el legislativo, las Cortes; el ejecutivo, el rey y sus ministros; el judicial,

los tribunales. La división de poderes exigió un nuevo modo de gobernar. Hasta entonces el rey era el que

sancionaba las leyes. Ahora las leyes las aprueban las Cortes: el rey puede oponerse (veto suspensivo) por

dos veces a firmar las leyes aprobadas por las Cortes, pero a la tercera se promulgarán sin su firma; no será

efectivo ningún mandato del rey que no lleve la firma del ministro correspondiente, y éste último responde ante

las Cortes de lo que haya firmado.

Establece el principio de la soberanía nacional cuyo ejercicio corresponde a las Cortes lo que quita poder al

Rey. Su principal preocupación es limitar de manera efectiva el absolutismo real: el rey debe jurar la

constitución, la corona no puede suspender ni disolver las Cortes, que mantienen una Diputación permanente

cuando no están reunidas; tampoco puede la corona firmar la paz, ni declarar la guerra sin que lo hayan

aprobado antes las Cortes. El Rey dejar de ser “absoluto” para convertirse en “Constitucional”.

Se establece la igualdad ante la ley en un doble plano: en el territorial, se suprimen todos los Fueros y leyes

políticas que vayan en contra de la Constitución. En el personal, se establece que unos mismos códigos y

tribunales regirán para todos los españoles sin excepción: p. ejemplo, respecto a los impuestos: se pagarán de

manera proporcional a la fortuna. También a los deberes militares (todos los españoles están bligados a

defender a la patria con las armas) y las posibilidades de desempeñar empleos en la Administración pública

(en función exclusiva de la capacidad).

Establece un sistema representativo que sólo permite elegir a los ricos: es el sufragio universal masculino e

indirecto en cuatro grados (parroquia, partido, provincia y cortes): para ser elegido hace falta ser propietario y a

mayor altura (grado) en la elección, se ha de ser cada vez más rico. Se garantiza la inviolabilidad de los

diputados estableciéndose que su persona es inviolable: no pueden ser detenidos, ni juzgados sin aprobación

de las propias Cortes.

Incluye una declaración de derechos de los ciudadanos, con lo que pretende acabar con los privilegios: la

declaración está distribuida a lo largo de todo el texto y no en unos apartados específicos. Entre los derechos

señala la libertad de pensamiento y de imprenta.

Afirma la unidad católica de España y establece un articulado amplio sobre la instrucción pública con un plan

de enseñanza uniforme en todo el país.

Tema 2, página 9

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

Los Decretos de la Constitución de 1812

Los liberales comenzaron a publicar “Decretos” (leyes) para aplicar las ideas de la Constitución:

  • - El decreto de libertad de imprenta que suprimía la censura para los escritos políticos, pero no para los religiosos. En el sentir de los diputados gaditanos, la libre expresión de las ideas era una pieza clave.

  • - El decreto de abolición de los señorios, quitando el poder de los nobles sobre los pueblos, ya que la mitad de los pueblos y dos tercios de las ciudades españolas mantenían todavía alguna dependencia del clero y la

nobleza. Fueron derogados, también, los gremios para dar paso a las modernas relaciones de producción liberal-capitalista.

  • - El decreto de la reforma agraria, inspirado en las ideas de Jovellanos, que ponía en venta en pública

subasta de las tierras comunales de los municipios. Se rompía con la amortización eclesiástica, desparecia el mayorazgo, se suprimia “El Honrado Concejo de la Mesta” y se reconocía el derecho de los pueblos a acotar sus tierras comunales.

  • - El decreto de la abolición de la Inquisición, presentada como un obstáculo para la libertad de pensamiento y el desarrollo de la ciencia después de acaloradas discusiones entre los diputados.

La Constitución de Cadiz no tuvo tiempo para ponerse en marcha por la guerra. Fernando VII,

después, la derogó, pero fue la que inspiraría otros textos posteriores y permanecería viva en el

recuerdo

a

lo

largo de

todo

el

siglo, llegando a

influir en los idearios

liberales europeos o

americanos y, sobre todo, fue una referencia de los liberales a lo largo del siglo XIX.

El reinado de Fernando VII. La vuelta al Antiguo Régimen.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Los Decretos de la Constitución de

El sexenio absolutista (1814-1820)

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Los Decretos de la Constitución de

Los enfrentamientos entre los partidarios del régimen liberal y los

defensores del Antiguo Régimen son la característica esencial del

reinado de Fernando VII. Napoleón restituye a Fernando VII con lo que

esperaba que quedara cerrada la guerra que le amenazaba por el sur.

La derrota de Napoleón y el Congreso de Viena (1814-1815) dieron

lugar a la restauración de las antiguas monarquías (Antiguo Régimen) y

los países europeos aprobaron, además, el principio de intervención,

que suponía que las potencias enemigas del liberalismo -entonces

todas las europeas- podrían intervenir en cualquier país europeo en que

renaciera la revolución liberal.

Durante el primer trimestre de 1814 hay una situación de tensa espera

por parte de todos los implicados. Fernando VII no sabe qué apoyo

tienen los liberales y si tendrá que aceptar el régimen constitucional

aprobado en Cádiz. Llega a Valencia en abril. Allí se producen dos

hechos que le persuaden de que podrá contar con apoyos suficientes

Tema 2, página 10

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

para derribar el liberalismo. El primero es la entrega del manifiesto de los persas 5 : un

documento firmado por casi setenta diputados que pide la reimplantación del Antiguo Régimen y

la abolición de todas las medidas legislativas de las Cortes de Cádiz. El segundo es aún más

importante: el general Elio puso a su disposición el ejército para restablecer la total autoridad del

rey. Con estos recursos el rey dicta el Decreto del 4 de mayo, que supone un auténtico golpe de

estado (un acto de violencia política en el que se toma el poder por la fuerza por un grupo reducido de personas -en este caso el rey y sus asesores- sin contar con el pueblo): anula todo lo acordado en Cádiz,

manda detener a los diputados liberales y hace una promesa de convocatoria de Cortes -al modo

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI para derribar el liberalismo. El primero

tradicional- tan vaga que nunca llegó a cumplir. Tras el

triunfo

del

golpe

de

estado del

rey

se restablecerá el

Antiguo Régimen: vuelven las antiguas instituciones, la

inquisición (tribunal de la Iglesia encargado de perseguir a los herejes-“los que no creen en dogmas católicos”-) y los Fueros

vascos y comenzará la represión de actividades como la

libertad de imprenta, la discusión política libre, etc. A la vez

se pone en marcha la restauración de la sociedad

estamental: sólo los nobles pueden ingresar en los altos

mandos militares y se asignan puestos poco destacados y

sin posibilidades de ascenso a los oficiales no nobles

surgidos de la guerra de la independencia, se restablece la

autoridad gremial, se devuelven las tierras de los

conventos suprimidos a la iglesia (aunque no las que

habían adquirido los terratenientes

..

)..

Los liberales no tuvieron otra solución para conquistar el poder que el uso de la fuerza. Para ello

utilizaron al ejército, institución en la que existían abundantes liberales y jefes de la guerra de la

independencia de origen plebeyo, que se sentían postergados por los nobles. Así nacen los

pronunciamientos o levantamientos militares típicos de la España del s. XIX: estas

conspiraciones militares no pretenden enfrentarse a sus compañeros de armas (“no quieren la

guerra) sino buscan se les unan, para así forzar la voluntad del monarca para que vuelva al

régimen constitucional. Quizá lo más destacado sea su frecuencia: hubo un pronunciamiento cada

año.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI para derribar el liberalismo. El primero

El trienio liberal (1820-1823)

El retraso de la salida de un ejército preparado para luchar contra los independentistas de las

colonias americanas dio tiempo a los liberales para organizar un nuevo pronunciamiento: lo

protagonizan jóvenes oficiales (Riego, Quiroga), el 1 de enero de 1820. Tras unos meses -durante

los cuales el ejército leal a Fernando VII no se enfrenta a los pronunciados- y cuando parecía

haber fracasado, se unen a él las guarniciones de La Coruña, Barcelona y Zaragoza. Ante el cariz

que toman los acontecimientos, el rey jura la Constitución de 1812:

5 MANIFIESTO DE LOS PERSAS.- En 1814 a la vuelta de Fernando VII un grupo de diputados partidarios del Antiguo Régimen dirigieron un manifiesto al "deseado" con el propósito de que aboliera la Constitución del "

12. El nombre viene porque el encabezamiento era "Es costumbre de los persas

En el Manifiesto se alude

... a la supuesta costumbre de los antiguos persas de dejar que reine la anarquía por unos días a la muerte del

soberano para demostrar al pueblo la necesidad de una autoridad fuerte. Esta situación la compara con las Cortes de Cádiz y su obra legislativa y constituyente, reclamando la necesidad de restaurar el orden.

Tema 2, página 11

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

"Me habéis hecho entender vuestro anhelo de que se restableciese aquella Constitución que

entre el estruendo de armas hostiles fue promulgada en Cádiz el año de 1812, al propio tiempo

que con asombro del mundo combatíais por la libertad de la patria. He oído vuestro votos, y

cual tierno Padre he condescendido a lo que mis hijos reputan conducente a su felicidad. He

jurado la Constitución por la cual suspirabais, y seré siempre su más firme apoyo (

..

).

Marchemos francamente, y Yo el primero, por la senda constitucional; y mostrando a Europa

un modelo de sabiduría."

Fernando. Palacio de Madrid (12 de marzo de 1820)

Los liberales suben al poder. Durante este trienio liberal se produce la división en dos grupos de

los liberales, que acabarán convirtiéndose en el origen de dos partidos distintos. Sus divergencias

se centraban en el ritmo y modo de poner en práctica las ideas liberales.

o

Los moderados (doceañistas) eran los antiguos diputados liberales de Cádiz, intelectuales ilustrados,

que piensan que ha de actuarse de manera paulatina y con el consentimiento del rey para no

provocar rupturas ni violencias que ocasionen la vuelta del absolutismo. Buscan el equilibrio entre la

libertad y el orden.

o

Los exaltados (veinteañistas) –después, se conocerán con el nombre de progresistas- son los

protagonistas del pronunciamiento de 1820. De temperamento romántico, desean implantar el

programa liberal de manera radical, sin concesiones, para asegurar su triunfo con rapidez.

La vida política del trienio liberal tiene dos aspectos. Uno primero, la lucha entre exaltados y

moderados. Otro, los intentos de los absolutistas de alcanzar el poder derribando el régimen por la

fuerza. Los moderados gobernarán hasta 1822 soportando la doble oposición (la de exaltados y

de los absolutistas) y, pronto, la resistencia del propio monarca, que empleará el mecanismo

constitucional del veto suspensivo. En cualquier caso, las primeras medidas suponen la

restauración del liberalismo de Cádiz: eliminaron la inquisición, impusieron un sistema fiscal para

todos, suprimieron los señorios-"abolición de mayorazgos"-, aprobaron la desvinculación de

bienes, elaboraronn un nuevo código penal, y confirmaron las leyes que garantizaban los

derechos y libertades de los ciudadanos. La institución peor parada será la iglesia porque se

venderan tierras de sus monasterios con lo que los liberales pretendían rebajar la deuda pública.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI "Me habéis hecho entender vuestro anhelo

En 1822, llegan al gobierno los exaltados pero el rey ya ha

decidido liquidar cuanto antes la experiencia liberal: se

constituyen partidas armadas de voluntarios realistas que

presentaban al rey como prisionero de los liberales: estas

partidas se extienden por Navarra y Cataluña: reunidas las

grandes potencias europeas en Verona decidieron restaurar

a

Fernando

VII

como

rey

absoluto

e

impedir

que

la

revolución se expandiese más. Se autorizó la intervención

del ejército francés, que se comportó de manera exquisita

con la población civil: la entrada del ejército francés, los Cien

Mil Hijos de San Luis, al mando del Duque de Angulema

apenas encontró resistencia. Los liberales, que pretendían

una resistencia similar a la de la guerra de la independencia, se encontraron solos, ante la

indiferencia de la mayor parte de la población. Luego, con el rey prisionero, los mismos liberales

negociaron una rendición sin represalias que, aunque prometida por Fernando, no se aplicó.

Tema 2, página 12

La década absolutista (1823-1833) HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Desde 1823

La década absolutista (1823-1833)

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

Desde 1823 hasta su muerte, Fernando VII gobernó como un monarca absoluto (todavía más que

antes) Lo primero que hizo fue vengarse de los liberales, desatando una sangrienta represión en

todos los ámbitos de la sociedad (políticos, funcionarios, ejército

..

,

muchos escaparon y se

exiliaron) y la vuelta a “la normalidad religiosa” anterior, volviendo a dar mucho poder a la Iglesia;

como el ejército se había hecho sospechoso de simpatías liberales y su poder era considerable,

en un golpe de fuerza Fernando VII decidió establecer un cuerpo militar encargado directamente

de la defensa del absolutismo regio: los voluntarios realistas. Al margen de la autoridad militar, los

efectivos de los voluntarios llegaron a duplicar los del ejército regular (120.000 hombres). Para

mayor seguridad, el rey logró que se mantuvieran guarniciones francesas en España durante

varios años para controlar movimientos militares. De ese modo no triunfaría ningún

pronunciamiento.

La década absolutista (1823-1833) HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Desde 1823

El principal problema del nuevo gobierno fue idéntico al de los

liberales y absolutistas anteriores: la falta de recursos en la

hacienda para acometer reformas. Esto no era más que una

consecuencia del marasmo económico del país tras la guerra

de independencia y los sucesos revolucionarios del trienio:no

se podía recuperar el comercio con las colonias americanas

porque estaban en pleno proceso de independencia y tampoco

se podía aumentar los recursos con desamortizaciones o una

reforma fiscal porque los privilegios (de nobleza y clero) con la

vuelta al “Antiguo Régimen” cerraban este camino. Como

tampoco era posible conseguir crédito, la hacienda española no

tuvo mas remedio que establecer un estricto control de los

gastos

-era

la

primera vez

que

se

hacía en

España

un

presupuesto anual- para evitar que superaran a los ingresos.

Así era imposible poner en práctica cualquier reforma de cierto

alcance.

Los gobiernos de Fernando VII combinaron a absolutistas

netos, con otros más moderados y con reformistas ilustrados,

pero esta vía no convenció ni a liberales ni a absolutistas. Los

absolutistas protagonizaron algunas rebeliones o levantamientos (los más famosos los de los

malcontents) en Cataluña, Navarra, norte de Castilla o La Mancha, pero fueron sofocados. A

pesar de su descontento por la política templada que, según ellos, seguía el monarca, los

absolutistas consideraban que a medio plazo tenían ganada la partida. El rey no tenía hijos y la

sucesión recaería en su hermano, el infante don Carlos 6 , declarado absolutista. Murió la reina -

tercera esposa de Fernando VII- y el rey decidió contraer nuevo matrimonio con María Cristina de

6 Carlos María Isidro de Borbón (Madrid, 1788-Triestre, 1855). Hermano de Fernando VII, se opuso a la sucesión de su sobrina Isabel. Tras la muerte de su hermano, se produjo la primera guerra carlista (1833 a 1839), en la que venció el ejercito de la Regente, María Cristina. Se retiró a Francia y abdicó en su hijo Carlos Luis.

Tema 2, página 13

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

Nápoles 7 . Las cosas se complicaron cuando la nueva reina quedó embarazada. El monarca

decidió promulgar la Pragmática Sanción –ley aprobada en las Cortes de 1789, pero que no fue

promulgada entonces- que permitía la sucesión femenina y cerraba el camino hacia el trono a su

hermano y hacia el poder a los absolutistas. Hasta entonces estaba vigente la ley Sálica que

había dictado Felipe V y que impedía a las mujeres acceder al trono. La reina dio a luz a una niña,

la infanta Isabel 8 . Las presiones sobre el rey enfermo en 1832 y la reacción final de éste apoyando

decididamente la sucesión de su hija sirvieron para aclarar la situación en vida del rey. Esto

permitió al monarca y a su mujer

permitir el acceso al poder y apoyarse en los liberales. Las

medidas fueron rápidas y eficaces: hubo un cambio total de gobierno, se disolvió y desarmó a los

voluntarios realistas (con lo que la fuerza armada más numerosa y absolutista quedó desarticulada y sin

fuerza efectiva para un golpe de mano), el mando sobre el ejército se puso en manos de generales

partidarios de la sucesión de la infanta, se proclamó una amnistía que permitió volver a muchos

liberales del exilio y, por último, tuvo lugar la sustitución de los ayuntamientos vigentes hasta

entonces, declaradamente absolutistas, por unos nuevos de carácter más aperturista y, sobre

todo, isabelinos.

Los campos estaban delimitados. Al tomar partido los absolutistas por don Carlos, la reina se

apoyó en los liberales. Los absolutistas, a partir de ahora, son los que intentaran, desde fuera, la

conquista del poder pero sus intentos fueron tan inútiles como lo habían sido los de los liberales

anteriormente.

El reinado de Isabel II. Construyendo la España liberal.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Nápoles . Las cosas se complicaron

Una difícil transición: del absolutismo al liberalismo

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Nápoles . Las cosas se complicaron

Se define como revolución liberal-burguesa al proceso (las más de las

veces violento y de corta duración) de sustitución de la sociedad feudo-

señorial del Antiguo Régimen por una nueva sociedad liberal burguesa y

capitalista.

Este proceso supone profundos cambios políticos,(con la aparición del

Estado constitucional, organizado sobre la base de la libertad política y la

igualdad jurídica de los ciudadanos, la división de poderes y la soberanía

de la nación); y económicos, (crecimiento demográfico, extensión de la

industrialización, de la masa obrera, de la propiedad privada de las

empresas, de la libre circulación de capital, y de la creación de mercados

nacionales) y el desarrollo de una nueva visión del mundo que postula la

racionalidad y el cientificismo como forma de fomentar el crecimiento económico y el desarrollo.

Todas estas transformaciones se producen bajo la hegemonía de la burguesía como clase social

dominante y la acumulación del capital como objetivo, de ahí la denominación de capitalismo del

7 Nació en Palermo en 1806. Se casó en 1829 con Fernando VII. Tuvo dos hijas con el Rey: Isabel y Luisa Fernanda. Cuando éste murió, asumió la Regencia hasta 1840. Contrajo matrimonio morganático con Agustín Fernado Muñoz, con quien tuvo ocho hijos. Murió en en Francia en 1878.

8 Hija de Fernando VII y María Cristina de Borbón, nació en 1830. A los tres años sucedió en el trono a su padre. En 1843 las Cortes la declaran mayor de edad. En 1868 una revolución antidinástica provoca su huida a Francia. Dos años después, desde París, abdica en su hijo Alfonso XII. Murió en la misma ciudad en 1904.

Tema 2, página 14

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

nuevo sistema socio-económico. Ejemplos claros de revoluciones burguesas son la Francesa en

lo político y la Industrial en lo económico

En el caso de España, la revolución liberal-burguesa no fue “ni rápida, ni violenta, ni profunda”,

presentó como rasgos la lentitud y la fragilidad de los cambios por las fuertes resistencias de los

grupos privilegiados del Antiguo Régimen, y, como consecuencia, el retraso en los cambios frente

a los países de Europa occidental.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI nuevo sistema socio-económico. Ejemplos claros de

Las Regencias de Mª Cristina y Espartero (1833-1843)

Tras la muerte de Fernando VII, su hija Isabel fue proclamada reina. Sin embargo, su minoría

de edad obligó a establecer un período de regencias , (situación en la que no hay rey –en este

caso, por la minoria de edad de la reina- y en la que otra persona interinamente ocupa su cargo),

que desempeñaron, sucesivamente, su madre María Cristina -hasta los conflictos del verano

y otoño de 1840- y el general Espartero, hasta el 1843.

A lo largo de esos diez años en España se libra un doble conflicto. El primero es el de la primera

guerra carlista (1833-40), que abordaremos en otro lado. En este se dilucida la suerte del tipo

de régimen político, social y económico que estará vigente en el país: Antiguo Régimen o

Estado liberal; de todas formas con el apoyo a la guerra, “los absolutistas” –“se han hecho

carlistas”- quedaron fuera de la legalidad y de la participación política.

El segundo tiene lugar en los territorios que domina el ejército isabelino (la inmensa mayoría del

país con todas las grandes ciudades y centros de poder económico y político) hay una lucha

entre los diversas grupos liberales:Moderados y progresistas - antiguos exaltados-.entre los que

no había grandes diferencias: todos apoyan una Constitución, la elección de órganos

representativos por sufragio censitario, y reforzar las libertades individuales. Los progresistas

serán los que impongan las reformas políticas y sociales fundamentales.

El sufragio censitario

Los liberales del sXIX retringian el sufragio –poder elegir o ser elegidos como representantes- sólo a los hombres y entre estos a los que una renta porque temían que si se extendía a todos, la masas desposeidas tomasen el poder. El

planteamiento que los liberales tienen del hombre

-individuo desde su punto de vista- y de la sociedad es radicalmente

utilitarista: Cada uno busca en su actuar en sociedad la felicidad, es una tendencia natural en el hombre y ésta se consigue básicamente con la posesión de bienes. La riqueza será por tanto la medida de la capacidad y dedicación del hombre al cumplimiento de su fin natural: su éxito , -tener riqueza que da felicidad- es muestra de su capacidad: osl más capaces serán los más ricos. Este razonamiento tiene una inmediata traducción política. El país deberá estar regido por aquellos que han demostrado en la sociedad su mayor capacidad: porque acertarán mejor en la dirección de los asuntos públicos. Ya que la medida de esa capacidad es la riqueza, han de ocuparse del gobierno los más ricos, o, al menos, aquellos que hayan demostrado la habilidad suficiente como para conseguir un mínimo nivel en la posesión de bienes. El razonamiento se cierra con enorme crudeza: se requerirá a diputados y senadores un nivel de rentas mínimo para poder ser candidato y elector. En eso consiste precisamente el sufragio censitario: sólo tienen derecho a voto aquellos que tienen un nivel de renta.

Tema 2, página 15

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

María Cristina, como Regente, confía sus primeros gobiernos a los moderados: estos eran

pragmáticos, querían conjugar la “tradición” y la modernidad”, piensan implantar antes las

reformas económicas que las políticas y, sobre todo, quieren construir un estado unitario y seguro,

con una administración centralizada dirigida por burgueses ilustrados, dejando de lado a las

masas populares; la monarquía seguia siendo la institución clave del sistema político. Promulgan

El Estatuto Real (1834) que era una Carta Otorgada ,-recuerda, “Carta otorgada” concesión del rey de

poderes sin que intervengan las Cortes- que era “muy incompleta”: no regulaba los poderes del rey o

del gobierno, no recogía declaración alguna de derechos, las Cortes (en dos Cámaras) ern

elegidas por sólo el 0,2% del total de la población –“los que tenían más recursos”- y carecían de

poder legislativo.

Pronto se pudo comprobar que esto no satisfacía a los liberales exaltados que produjeron

desórdenes y movimientos populares que culminan con el motín de los sargentos de La Granja

(1836). Éstos obligan a la Regente a reponer la Constitución de 1812 -así acaba el régimen del

Estatuto Real- y a nombrar un gobierno progresista.

Los progresistas planteaban reformas más profundas -no eran tampoco “revolucionarios”-

sustentadas en estos principios políticos básicos: la soberanía reside en el pueblo; las Cortes

representan dicha soberanía y ejercen el poder legislativo; la Constitución es la norma superior del

Estado, el rey debe jurarla y cumplir sus preceptos; el rey reina pero no gobierna porque es un

poder neutral. También defendían el sufragio censitario, pero menos restringido porque se reducía

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI María Cristina, como Regente, confía sus

Estado.

la cantidad anual exigida para ser elector. Eran partidarios

del librecambio y de eliminar el servicio militar obligatorio,

creando un ejército profesional. Las clases medias, los

propietarios

medios

de

tierra, comerciantes,

manufactureros e intelectuales universitarios, fueron su

principal clientela política.

El período 1835-1837 en que gobiernan los progresistas es

clave porque en él se ponen en práctica las reformas

sociales liberales: las más importantes de éstas fueron las

leyes desamortizadoras de Mendizábal (a las que nos

referiremos en el siguiente tema), la reforma del sistema

fiscal, la creación de la Milicia Nacional, la promulgación

de la Constitución de 1837 y la centralización política del

Como la constitución de 1812 se había mostrado poco operativa, el gobierno emprendió la tarea

de redactar una nueva. Pretendía también que fuera aceptada por progresistas y moderados. Por

eso quiso lograr un texto que fuera término medio entre la de Cádiz y el Estatuto Real. El

resultado fue la Constitución de 1837:

Era una Constitución breve (77 artículos), bicameral, basada en los principios de la soberanía

nacional, división de poderes y reconocimiento de los derechos individuales, aunque todo ello

matizado por el acuerdo entre progresistas y moderados. Los aspectos más progresistas fueron la

libertad de prensa, la autonomía política y de gestión otorgada a los, ayuntamientos -elegidos por

los vecinos sin intervención del poder central- y la recuperación de la Milicia Nacional, compuesta

por voluntarios y dependiente del poder local.

Tema 2, página 16

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

La Constitución de 1837

Establecía la división de poderes y el principio de soberanía nacional. El poder ejecutivo lo encabezaba la Corona, pero lo ejercía el consejo de ministros que libremente elegía. La corona quedaba fuera de cualquier responsabilidad en el ejercicio de sus atribuciones, pero no podía ponerse por obra ninguno de sus mandatos si no lo firmaba el ministro del ramo correspondiente. Los ministros sí eran responsables ante la nación: los denunciaba -si era el caso- el Congreso y los juzgaba el Senado.

El legislativo lo detentaban las Cortes, compuestas de dos Cámaras: Congreso y Senado (sistema bicameral). Ambos ostentan la representación política nacional y el poder de hacer las leyes junto con el rey. La ley electoral establecía el sufragio censitario: el máximo de electores no superó el 4,5% del total de la población española mientras esta ley estuvo vigente. Con todo, era considerablemente mayor que la que establecía el régimen del Estatuto Real (0,2% máximo). Sobre todo, fijaba distritos electorales amplios -cada provincia era uno- que escogían un diputado por cada 50.000 habitantes. Esta medida dificultaba algo las fáciles manipulaciones a que se prestaban los pequeños distritos en los que sólo se elegía a un diputado. Se requerían las mismas condiciones para ser elector y candidato.

El Senado suponía un refuerzo del poder de la corona, ya que los electores elegían una terna entre los candidatos presentados y, de entre los tres más votados, la corona -en realidad el consejo de ministros- escogía uno. La única condición específica para ser senador, además de las que se requerían para ser diputado, consistía en tener más de cuarenta años. Esta cámara, hecha a medida de los deseos del gabinete, permitía que los posibles conflictos entre el poder ejecutivo y el legislativo se resolvieran en las cortes, sin comprometer así políticamente a la corona.

De entre los derechos definidos tiene gran importancia para la vida política el de libertad de imprenta. Para defenderla, la constitución establecía que no podía haber censura previa y que en los juicios que se siguieran sobre esta materia, serían juzgados por jurado. Habitualmente fallaron a favor de los periódicos.

Estableció también el marco básico de organización del poder político en provincias y ayuntamientos. En cada localidad los electores nombran por sufragio a su Ayuntamiento y Alcalde. Igual procedimiento se sigue en las provincias: allí la diputación es elegida por los ayuntamientos. En cada provincia hay un delegado del gobierno central -jefe político, luego gobernador civi- que asiste a las sesiones de la Diputación -trasunto provincial de las Cortes-, pero que no tiene voto. Como se ve, un procedimiento para intentar asegurar la independencia del poder provincial y local del central. Independencia que tiene decisiva importancia porque en las elecciones los ayuntamientos juegan un papel de primer orden: tan es así que si el gobierno controla ayuntamientos y diputaciones, asegura resultados favorables en las elecciones a Cortes.

Por último, para el mantenimiento del orden público, crearon la Milicia Nacional. Un cuerpo armado de voluntarios, con efectivos propios en cada provincia y dependiente de las autoridades locales y provinciales.

La regencia de María Cristina coincidió con los años de la primera guerra carlista. Este hecho es

fundamental, ya que en el naciente estado liberal la reina regente suponía la conexión con la

legalidad dinástica: el pretendiente carlista se presentaba como el representante de la otra

legalidad. Eso significa que por muy contraria que fuera María Cristina -y lo era, durante su regencia

(siete años), fue partidaria

de los moderados-

a las medidas de gobierno que tomaban los

progresistas, este grupo político -el de más fuerza en aquellos tiempos- no podía prescindir de

ella. Tampoco la regente tenía fuerza suficiente para eliminarlos del juego político legal: carecía

del apoyo suficiente en el ejército, que, además, ocupado en la campaña militar contra los

absolutistas, no podía interferir en la política nacional.

Tema 2, página 17

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

Al terminar la guerra carlista los jefes militares adquirieron una gran importancia: al fin y al cabo

ellos eran los que habían hecho posible en el campo de batalla, el triunfo del liberalismo. Entre

ellos, Espartero

9

progresista era el héroe popular

indiscutible y el árbitro de la situación

política, porque había acabado con la Primera guerra carlista firmando el Convenio de

Vergara. Así lo entendió la regente que le ofreció cargos públicos . Los moderados habían

ganado las elecciones y llevaron a cabo reformas en sentido moderado. Los progresistas

buscaron el apoyo de Espartero que dimitió de todos sus cargos, dejando en evidencia a la

regente: los progresistas protagonizaron insurrecciones y las Cortes eligieron como regente a

Espartero. En este episodio salió a la luz con toda virulencia la lucha por el poder entre

moderados y progresistas.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Al terminar la guerra carlista los

Durante

los

tres

años

de

su

regencia

gobernó

de

manera

autoritaria

y

personalista,

con

el

único apoyo de un grupo de

militares

adictos.

Reprimió

con

dureza

los

levantamientos

de

militares moderados acabaron con

algunos fusilamientos -el de Diego

de León, por ejemplo-, que pusieron

contra el general a una buena parte

del ejército.

 

En

lo

económico

se

adoptó

una

política que benefició a la burguesía

rural (reanudación de la

desamortización)

y

un

sistema

comercial tendente al librecambio.

Desde el principio le enfrentó con la

burguesía y

el proletariado

industriales

de

Cataluña.

Los

moderados

formaron

juntas

de

carácter

popular

en

los

núcleos

catalanes

industriales.

Espartero

procedió al bombardeo de Barcelona

para reprimir la actuación de la junta

de esta ciudad. También estallaron

levantamientos en Málaga, Granada, Almería, Sevilla, Reus, Valencia, Alicante y provincias

gallegas. Poco después se produjo el acuerdo de todas las fuerzas antiesparteristas: políticos

de todo signo, jefes del ejército de los dos partidos principales, prensa, industriales y

proletariado catalán, etc. Finalmente,

un

golpe

militar

conjunto

de

oficiales

y

jefes

progresistas y moderados acabaría con la Regencia: Espartero, desde el Puerto de Santa

María, partiría rumbo al exilio, a Lisboa y Londres.

9 (1793-1879) Baldomero Espartero, hijo de una humilde familia, luchó en América. A su vuelta, ya coronel, fue destinado a Pamplona. En 1827 se casó con Jacinta Martínez Sicilia, que fue su mejor consejera. Partidario de Isabel II, fue jefe de las tropas de Vizcaya. Nombrado regente hasta la mayoría de edad de la Reina, se exilió en Inglaterra varios años. De nuevo en España, formó gobierno en 1854. Abandonó la política y se retiró a Logroño. En 1870 el general Prim le ofrece la oportunidad de ser Rey de España.

Tema 2, página 18

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI El reinado efectivo de Isabel II

El reinado efectivo de Isabel II (1844-1868).

Si al período 1833-1843 le correspondió crear las bases jurídicas del nuevo Estado y la transición a la

nueva sociedad de clases, al que se abre ahora (1844) le cupo la tarea de institucionalizar el estado

liberal mediante la creación y consolidación del aparato político, administrativo y fiscal. Otra

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI El reinado efectivo de Isabel II

característica es que son militares los jefes de los partidos que van a

gobernar estos años. Los partidos políticos en la España del siglo XIX -y

hasta bastante avanzado el XX- no tienen nada que ver con lo que hoy

se entiende por estas mismas palabras. Nos encontramos ante grupos

de personas que reconocen la preeminencia de una de ellas:

ayudan a esta persona en los trabajos políticos -desde escribir en

un periódico, hasta colaborar en la organización de una campaña- y

a cambio esperan controlar una parcela del poder -ministerio,

secretaría, diputación, embajada, etc.- cuando éste alcance el poder.

No hay filiación personal a un partido -moderado o progresista-, sino

que se es amigo de un dirigente de un grupo

que acepta la jefatura

superior

de

un

jefe

indiscutible,

que

además

y,

esta

es

otra

característica, es militar (“los generales toman partido”): Narváez 10

para los moderados, Espartero y Prim 11 para los progresistas,

O'Donnell 12 para los unionistas.

o

La década moderada 1844-1854

Con el nombramiento del general Narváez como jefe del Gobierno se abrirá un período

ininterrumpido de gabinetes moderados durante diez años (Década moderada). Fue una época de

gran homogeneidad política. Sin embargo, los diez años de gobierno moderado supusieron un

desgaste político enorme para el general Narvaez. Al igual que la Constitución de 1837 representa

el punto de vista de los progresistas, la Constitución de 1845 cumple este mismo papel respecto a

los moderados. La vigencia de esta será mucho mayor: veintiuno años frente a ocho la anterior.

10 Nació en Loja (Granada) en 1800. Militar de fuerte carácter, se ausentó de España (1838-1843) por sus enfrentamientos con Espartero. Tras su victoria sobre éste, actuó como regente entregando el mando a un gobierno provisional. En 1844 ocupó la presidencia del Consejo como jefe del partido moderado. Defendió la Constitución de 1845, y en 1849 toma enérgicas medidas para frenar las tentativas revolucionarias. Su lema "gobernar es resistir" marcó su actitud política. Muere en Madrid en 1868. 11 Juan Prim nació en Reus en 1814. Militar y político afiliado al partido progresista, intervino en acciones contra Espartero y Narváez. Expatriado por su ideología, fue también jefe del ejército en México. Con la revolución de 1868, que desplazó del trono a Isabel II, se convirtió en pr otagonista de la política española, siendo el artífice de la llegada al trono español de Amadeo I. Días antes de la llegada del nuevo rey, sufre un atentado (1870) en Madrid por el cual muere 12 Leopoldo O'Donnell (1809-1867) defendió la regencia de María Cristina durante la primera guerra carlista. En 1840, tras el pronunciamiento de septiembre, emigró a Francia. Vuelto a España fue nombrado capitán general de Cuba. En 1854 dirige la sublevación de Vicálvaro y es nombrado ministro de la Guerra. En 1856 sustituye a Espartero en la presidencia del gobierno como jefe del partido Unión Liberal. Durante su mandato declaró la guerra a Marruecos, en la que participó como general en jefe. En 1865 volvió al poder, pero tuvo que dimitir en 1866 al producirse la revolución del 22 de junio, que le obligó a emigra a Francia, donde moriría.

Tema 2, página 19

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

El orden público estricto y el control político desde una administración centralizada fueron los

principios orientadores de las reformas moderadas. La traducción práctica de estos principios es la

concesión de amplios poderes al poder ejecutivo –gobierno-, que se afirma superior de manera

indiscutible al poder legislativo –las Cortes-. Éste es el rasgo distintivo de la constitución de 1845.

En ella se establece el principio de que las leyes las hacen las Cortes -compuestas de Congreso y

Senado- con el rey. Hasta ahí nada distinto. La diferencia es que la corona controla totalmente el

Senado: nombra a todos sus miembros sin limitación. Pero es que, además, la reina dispone del

poder moderador; y puede disolver sin problemas ni límites las Cortes. También el poder judicial

queda sujeto al ejecutivo.

La ley electoral de 1846 establecía un sistema de sufragio censitario más restringido que el

establecido en 1837: pasaron a votar unos 100.000 ciudadanos (alrededor de el 1 % de la

población), frente a los 635.000 que lo hacían antes. Como el número de electores era muy

pequeño en cada uno -menos electores y más distritos- se facilitaba mucho las presiones del

gobierno para que resultaran elegidos sus candidatos. En definitiva, la participación estaba tan

controlada que los progresistas no tenían posibilidades reales de alcanzar el poder a través de

procedimientos electorales legales. De hecho, sólo pudieron hacerlo en 1854 y en 1868: en ambos

casos de manera violenta y tras un movimiento revolucionario.

Medidas centralizadoras

La preocupación por el orden y la centralización administrativa podemos verla en las medidas que se tomaron a lo largo de la década:

  • - Creación de la Guardia civil: Para defender el orden público y proteger personas y propiedades se creó en 1844 la

Guardia Civil: un cuerpo armado de organización militar, pero con funciones civiles, bajo las órdenes del delegádo político de

las provincias-más tarde, gobernador civil- pudiendo actuar a iniciativa propia y suprimiéndose la Milicia Nacional.

  • - Igualmente se afronta la tarea de consolidar un orden jurídico unitario mediante un nuevo Código Penal, la Ley de

Enjuiciamiento Civil, la Ley del Notariado, la Ley Hipotecaria y el proyecto de Código Civil que será continuado tras el

régimen moderado.

  • - Se centralizó la instrucción publica y se organizó la enseñanza en distintos niveles, según el modelo francés.

Se reorganizó la hacienda estatal refundiendo los innumerables impuestos antiguos en unos pocos de corte más moderno

(“nuevas contribuciones directas”) para racionalizar y facilitar su cobro.

  • - Se publicó una ley de ayuntamientos que establecía un centralismo total: el consejo de ministros nombraba a todos los

alcaldes de las ciudades de más de 2.000 vecinos. El jefe político de la provincia -antecedente del gobernador civil-,

nombraba al resto. El resto del ayuntamiento se elegía por sufragio censitario: los mayores contribuyentes.

  • - En el ámbito provincial se estableció la división del territorio en 49 provincias sin ningún vínculo entre sí: es decir, cada

una dependía directamente de Madrid. Así se borraban rasgos comunes que hubieran podido llevar a reivindicaciones de

carácter regional: por ejemplo, provincias catalanas, o gallegas, o vascas, etc. El jefe político era el delegado del gobierno.

Presidía la diputación -formada por representantes de los ayuntamientos- y era la máxima autoridad. Su capacidad de

acción era enorme, porque, además, no podía ser juzgado por obedecer órdenes de la superioridad. En definitiva, control

desde el gobierno de la vida política de las provincias, ciudades y pueblos.

  • - Se firmó un Concordato -1851- o convenio que regula las relaciones de la Iglesia y el Estado.La Constitución ya señalaba

que la religión de la nación española es la católica, apostólica y romana. El Concordato otorgaba a los obispos poder para

intervenir en la enseñanza y censurar las obras sobre religión y moral. La Iglesia aceptaba que los bienes

“desamortizados” quedaban en manos de los compradores y daba poderes al gobierno para la presentación de obispos: el

gobierno proponía tres nombres para que Roma eligiera el nuevo obispo.

Tema 2, página 20

o

el bienio progresista (1854-1856)

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

El bienio progresista tiene su origen en un pronunciamiento militar de carácter moderado (lo

encabezará el general moderado Leopoldo O'Donnell en julio de 1954), pero son los progresistas que

lideraron las agitaciones populares quienes fuerzan a la reina a llamar a Espartero, la principal

figura del progresismo, para encargarle la formación del nuevo gobierno (“Los progresistas

disfrutan de una breve oportunidad para gobernar”).

Los progresistas intentan imponer sus ideas: vuelven a la Constitución de 1837, realizan una

desamortización civil y eclesiástica de 1855 –que supuso la ruptura diplomática con Roma-, publican

una serie de leyes “económicas”- de ferrocarriles, bancaria

..-,

elaboran una nueva constitución

(1856), más liberal que no llegó a promulgarse (predominio del legislativo sobre el ejecutivo, mayor amplitud de las libertades de imprenta y reunión, etc..).

o el bienio progresista (1854-1856) HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI El

con algunas modificaciones.

Todo el juego político de estos dos años responde a un

intento de la reina por volver a una situación moderada,

aunque sea dirigida por O'Donnell –moderado que había

realizado el pronunciamiento de 1854-. Los motivos para esta

decisión están en la puesta en marcha del programa

progresista de gobierno y a la vez, porque la carestía de

alimentos de primera necesidad provoca motines en

ciudades: Barcelona, Valencia, Burgos, Valladolid, Palencia

y Andalucía en general. O'Donnell propondrá una

intervención decidida y fuerte por parte del gobierno para

restablecer el orden público. Espartero se negará. La

dimisión del gobierno se hizo inevitable. Fue entonces

cuando la reina quedó como árbitro de la situación y

encargó a O'Donnell la formación de gobierno. Éste ignoró

la autoridad de las cortes constituyentes: fue, pues, “un

auténtico golpe de estado” -la mayor parte de los miembros

de las Cortes estaba ausente de Madrid por temor a la

peste y las disolvió-. Hizo caso omiso de la constitución de

1856 -aprobada, pero no promulgada por las Cortes para

alargar su mandato- y volvió a poner en vigor la de 1845

o

La Unión Liberal (1856-1863)

La única alternativa no progresista para conseguir estabilidad política en el régimen era crear un

nuevo partido que conciliase las tendencias moderada y progresista: O'Donnell crea la Unión

Liberal; sus principales objetivos eran la consolidación de la monarquia constitucional, respeto a

“los legítimos derechos y legítimas libertades” y restablecimiento del orden público… La Unión

Liberal supone un término medio entre moderados y progresistas: son partidarios del régimen

moderado de 1845, pero con reformas que amplíen la representatividad; la libertad de imprenta o

de la desamortización eclesiástica, pero de acuerdo con la Santa Sede

...

Esencialmente fue un

partido ecléctico, falto de ideología (“un intento de situarse en el justo medio”).

Tema 2, página 21

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

En junio de 1858 Isabel II encarga a O´Donnell formar gobierno. Duró -una excepción entonces-

cinco años: hasta 1863. Este Gobierno largo de la Unión Liberal proporcionó orden público -

liquidación de las intentonas carlistas de San Carlos de la Rápita (1860) o la republicana de Loja

(1861)-, prosperidad económica -boom de los ferrocarriles- y una política exterior de prestigio:

expediciones militares a Conchinchina, Méjico y Chile; restauración temporal del dominio español

en Santo Domingo y, sobre todo, en Marruecos: guerra de Marruecos con las victorias de los

Castillejos –ganada por el general Prim, progresista-, la conquista de Tetuán y la definitiva batalla de

Wad-Ras (1860). Acabada la tarea de administrar, poco más podía hacer la Unión Liberal si no

introducía reformas políticas, que la corona no aceptaba. Los progresistas seguían excluidos por

la reina del poder. Sólo quedaba volver a una situación moderada destinada a la defensa a

ultranza del régimen y, por tanto, a su paulatina desaparición.

o

El agotamiento del régimen isabelino (1863-1868)

El retorno de los moderados supone la exclusión definitiva del poder de los los progresistas

porque la imposibilidad de que ganen unas elecciones es patente. El único modo de alcanzar el

poder es el llamamiento de la corona, que no se produce en el caso de los progresistas: no les

queda, por tanto, otra salida que la conquista del poder desde fuera, mediante un movimiento

insurreccional.

El moderado Narváez se hace cargo del gobierno pero se desacredita por su represión para

apagar los focos revolucionarios: Los sucesos estudiantiles de la noche de San Daniel (10 de abril

de 1865), que se saldaron con la muerte de 9 universitarios y más de 100 heridos, le presentaron

ante la opinión pública como el déspota sanguinario. Hubo, además, otro intento progresista: el

levantamiento de los sargentos del cuartel de San Gil. La represión fue brutal: fusilamiento de los

protagonistas.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI En junio de 1858 Isabel II

Una serie de factores se encadenan a la finalización del

reinado de Isabel II, la imposibilidad de los moderados de

responder a las demandas populares, el descrédito de la

reina Isabel

II,

la

represión estudiantil y militar y la crisis

económica y financiera a partir de 1866 (“Gobernar es

resistir”). La Revolución estaba en marcha. El general Prim

urdió siete planes para derrocar al gobierno,.pero la

reprersión del cuartel de San Gil le convenció que tenía que

aunar las máximas fuerzas civiles y militares posibles. Así,

pactó en Ostende (Pacto de Ostende) una alianza entre

progresistas (él era su jefe), demócratas –un partido nuevo

que había

salido de

la

división de los progresistas- y la Unión

Liberal sobre dos bases: la destrucción de todo lo existente

de organización política y la construcción de un orden

nuevo, convocando unas Cortes Constituyentes (Cortes para que redactaran una nueva Constitución)

elegidas por sufragio universal. En septiembre de 1868 se

produjo una sublevación que triunfó, provocó la caída de la monarquía borbónica y trajo la

esperanza de un régimen democrático para España.

Tema 2, página 22

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

El sexenio revolucionario. La Primera República española

El período más agitado de la historia de España, conocido como Sexenio revolucionario o

democrático, comienza con una revolución, que destrona a Isabel II y concluye con la

proclamación de su hijo, Alfonso XII, como rey de España (“La Restauración”). En seis años,

desde septiembre de 1868 a diciembre de 1874, se expulsa la monarquía borbónica, se

establece una Regencia, se entroniza una nueva monarquía -la de Amadeo de Saboya- que

dura dos años, se instaura una república y se acaba restaurando la monarquía borbónica. La

revolución de septiembre de 1868, también llamada la Gloriosa, es consecuencia de una

acumulación de causas que ya hemos enunciado y que resumimos en dos:

  • Desde 1866 hay una crisis económica y financiera en España: las acciones de las empresas ferroviarias, los títulos de la deuda del Estado y el precio del suelo pierden su valor. En consecuencia, muchos bancos y empresas quebraron y se arruinaron los propietarios. A lo anterior hay que unir las malas cosechas de 1867 y 1868, que ocasionaron carestías y hambre. La situación se agrava por el aumento del paro, ya que al detenerse la construcción de ferrocarriles mucha gente se quedó sin trabajo.

  • Además, el régimen moderado estaba agotado. Los motivos del desgaste eran de varios tipos. Unos “biológicos”: la muerte de las principales figuras políticas defensoras de Isabel II (O'Donnell murió en 1867 y Narváez en 1868). Otros se refieren a la corrupción del régimen: por una parte porque la reina tenía escaso crédito ante los españoles, por otra, porque los moderados optaron por mantenerse en el poder a cualquier precio, despreciando el sistema parlamentario y la fuerza de la opinión pública y utilizaron para su beneficio personal la adminiostración del estado y , finalmente, porque los partidos de la oposición -progresistas, Unión Liberal y demócratas-, carecían de posibilidades legales para alcanzar el poder y decidieron organizar una revolución para poner en práctica las reformas que creían necesarias.

El sexenio de 1868 a 1875 es decisivo para interpretar la historia contemporánea española: la

revolución de septiembre significó la afirmación de un nuevo sentido del liberalismo, contrapuesto

al rígido moderantismo, el fin del régimen de los generales de las décadas anteriores y el triunfo

de la sociedad civil.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI El sexenio revolucionario. La Primera República

La revolución se inicia en septiembre de 1868 con el pronunciamiento

de la armada en Cádiz. Lo inicia el almirante Topete con el apoyo de

los dirigentes de los partidos políticos progresistas, demócratas y

Unión Liberal (Pacto de Ostende). Publican el manifiesto de la “España

con honra”, en el que se proclama la expulsión de la reina y el

establecimiento de un gobierno provisional que asegure el orden y la

regeneración política del país mediante la proclamación de las

libertades -expresión, asociación, reunión- y la convocatoria de Cortes

constituyentes por sufragio universal. Fuerzas militares se suman al

movimiento. También Juntas revolucionarias de carácter civil. El

movimiento se extiende primero por la zona mediterránea y andaluza y

luego, enseguida, por toda España. El encuentro militar de Alcolea

supone el triunfo de los sublevados y el exilio de Isabel II a Francia.

Tema 2, página 23

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

El progresista general Juan Prim era el hombre fuerte de la situación y el elemento más popular.

En el Gobierno provisional él estaban representados los partidos que aceptaron el Pacto de

Ostende: progresistas, demócratas y Unión Liberal. El Gobierno provisional reconoció las

libertades de expresión, asociación y reunión. Disolvió las juntas revolucionarias, que eran un

auténtico gobierno paralelo que ignoraba la autoridad de Madrid en muchas ocasiones. Decretó

la libertad de cultos; suprimió las órdenes religiosas, entre ellas a los jesuitas, y reanudó la

desamortización de bienes eclesiásticos. Esta política anticlerical le puso en contra a la

Jerarquía eclesiástica y al sentimiento católico del país.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI El progresista general Juan Prim era

Un

tema

clave

era

la

opción

por

la

monarquía

democrática o por la república. El Gobierno provisional

optó decididamente por la primera, aunque con un

monarca que no fuera Borbón; un grupo del partido de

los demócratas se escindirán porque no aceptan la

monarquia y se declararán republicanos y constituirán el

partido republicano federal. Sus jefes más destacados

eran Pi i Margall 13 , Castelar 14 y Salmerón 15 .

En enero de 1869 hubo elecciones. Por primera vez en

España votaron todos los varones mayores de

veinticinco años. Triunfaron con amplia mayoría los

partidos coaligados en el Gobierno provisional. También

republicanos y carlistas obtuvieron una representación

significativa: alrededor de una veintena de diputados

cada uno.

El centro de las tendencias políticas lo ocupan los partidos que aceptaron el Pacto de Ostende y

la monarquía democrática como forma de gobierno: demócratas monárquicos, progresistas y

unionistas. A su derecha se sitúan los carlistas: defienden la unidad religiosa y una monarquía

autoritaria. A la izquierda están los republicanos: proclaman la libertad de cultos, la república

federal y ciertas reformas sociales.

13 (Barcelona, 1824-Madrid, 1901). Francesc Pi y Margall, hijo de un obrero textil, permaneció unos años en el seminario y estudió leyes antes de fijar su residencia en Madrid (1847). Afiliado a la escuela positivista y racionalista, fue un incondicional de Rousseau. Sus ideas federalistas le dieron gran popularidad al ser elegido diputado en 1869. Fue ministro de la Gobernación y jefe del partido republicano federal. Presidente de la primera República, elegido el 1 de julio de 1873, su mandato fue muy breve, un mes, a causa de los conflictos cantonales.

14 (Cádiz, 1832-Murcia, 1899). Emilio Castelar fue el último presidente de la primera República Española. Periodista, escritor y político, fundó y dirigió el periódico republicano La Democracia (1863). Su actitud contra la monarquía le obligó a huir a Francia. Tras la caída de la República se entregó a sus trabajos literarios e históricos. Miembro de la Real Academia de la Lengua, fue un gran colaborador de los principales periódicos de España y América.

15 (Almería, 1838-Francia, 1908). Nicolás Salmerón y Alonso, político y filósofo, estuvo vinculado al krausismo, discípulo predilecto de Sanz del Río y de Adolfo de Castro, fue catedrático de Metafísica. De ideas republicanas, se inclinó por el federalismo. Presidente del Congreso en 1873, sustituyó ese mismo año a Pi y Margall en la presidencia de la República. Tras un exilio de diez años, se instaló en Barcelona, donde presidió Unión Republicana y apoyó fervientemente al catalanismo.

Tema 2, página 24

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Constitución liberal y monarquia parlamentaria Las

Constitución liberal y monarquia parlamentaria

Las Cortes constituyentes aprobaron la nueva constitución el 1 de junio de 1869. Fue la más

liberal de todas las constituciones redactadas hasta entonces; en ella constaba por primera vez

el ideario democrático: recogía la declaración de derechos del ciudadano más amplia, hasta

entonces: sufragio universal (varones mayores de veinticinco años); libertad de pensamiento y

expresión; inviolabilidad de domicilio; libertad de culto, reconocimiento de los derechos de

reunión y asociación. Establece que la soberanía reside esencialmente en la nación (el pueblo),

que la forma de Estado es la monarquía democrática –el rey reina pero no gobierna- y que los

españoles participan en los poderes del Estado a través de sus representantes. Establece una

clara división de poderes con predominio del poder legislativo que ejercen las Cortes y limitando

el poder real: el poder ejecutivo reside en el rey, que nombra a los ministros pero estos carecen

de posibilidades reales de gobernar si no cuentan con mayoría en las cámaras legislativas. Y el

poder judicial corresponde a los tribunales.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI Constitución liberal y monarquia parlamentaria Las

España era una monarquía, pero no tenía un rey. El problema

inmediatos era buscar un rey para España: el candidato debía ser

católico, de una casa reinante con tradición liberal que no inquietara

a las dos potencias continentales por entonces enfrentadas: Prusia y

Francia y no podía ser un miembro de los borbones españoles

destronados en 1868. Este conjunto de condicionantes hizo que la

única candidatura viable fuera la de Amadeo de Saboya 16 y las

Cortes le nombraron rey de España el 16 de noviembre de 1870 y

juró la Constitución el 12 de enero de 1871. Los problemas

empezaron para Amadeo sin haber pisado suelo español. Prim, su

principal valedor, murió asesinado el 27 de diciembre de 1870, el día

de

la llegada

del

futuro

rey,

y

la monarquía de

Amadeo

I

fue

inestable desde el principio. Los problemas de la monarquía de

Amadeo se dan en varios frentes:

  • - El primero lo constituye la ruptura del consenso entre los partidos progresista, unionista y demócrata sobre el que se debía asentar el régimen. La muerte de Prim rompió la unidad y cada uno buscó el apoyo del monarca para conseguir la eliminación política de sus adversarios, cuando éste se negó a prestar esta ayuda, le fueron abandonando.

  • - - El segundo la tercera guerra carlista. Los carlistas en 1872 inician una nueva guerra contra la España liberal. Dominarán la práctica totalidad de las provincias Vascongadas y Navarra (excepto las capitales de provincia y la ribera navarra): en estos territorios constituirán un auténtico estado. Aunque en otras zonas de España hay actividad militar carlista (especialmente en zonas interiores de Cataluña), nunca llegarán a tener un control similar al de la zona vasco-navarra.

16 Amadeo de Saboya nace en Turín en 1845. Hijo segundo de Víctor Manuel II (primer rey de Italia) y de María Adelaida de Austria. En 1867 se casa con María Victoria dall Pozzo della Cisterna, un año después se produce en España la revolución de 1868, que provoca el exilio de Isabel II Con la Constitución de 1869 se inician gestiones para buscar nuevo soberano. En 1870 las Cortes eligen a Amadeo I. El 2 de enero es proclamado rey en Madrid, y se convierte en el único monarca español de la casa de Saboya. En 1873 renuncia al trono y vuelve a Italia, donde muere en 1890.

Tema 2, página 25

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

  • - El tercero la insurrección independentista de Cuba que había estallado en octubre de 1868. Los Estados Unidos, que querían el control de la isla, apoya ban ese movimiento, al tiempo que presionaba sobre España para comprarla.

  • - Por último, los republicanos

que

no

dejarán

de

presionar

para

dividir

a

los

partidos

monárquicos y hacer imposible el reinado de Amadeo para que llegue la repúbllica.

El rey, sin apoyo popular y sin posibilidades de formar un gobierno fuerte para resolver los

problemas planteados, abdicará -en su nombre y en el de sus descendientes- el 2 de febrero de

1873.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI - El tercero la insurrección independentista

La Primera República Española

El 11 de febrero de 1873, el Congreso y el Senado reunidos conjuntamente, tras la abdicación

de Amadeo, proclamaron la República, dejando a las Cortes la organización de este tipo de

gobierno. Esta primera República apenas duró seis meses. La república fue proclamada por

unas Cortes con mayoría monárquica. Estanislao Figueras 17 fue el primer presidente de la

República. Durante su mandato se produce al enfrentamiento entre los nuevos y los viejos

republicanos. Los nuevos republicanos eran antiguos monárquicos que habían votado la

república y que querían asegurar el mantenimiento del orden público y su poder en el nuevo

régimen. La decidida acción de Pi y Margall, jefe del Partido Republicano Federalista y segundo

presidente de la República, apoyada por la Milicia Nacional de Madrid, impidió el triunfo de los

antiguos monárquicos. Las Cortes se disolvieron y se convocaron elecciones a Cortes

Constituyentes, en las que obtuvieron amplia mayoría los federales.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI - El tercero la insurrección independentista

En junio de 1873 se reunen las nuevas Cortes

Constituyentes y proclaman la República Federal.

Elaboraron un proyecto de Constitución Federal, según el

cual el país quedaba formado por 17 Estados federados.

También se intentó poner en práctica el programa social que

habían prometido: repartir tierras a colonos y arrendatarios y

otras leyes de carácter social. El estallido de la insurrección

cantonalista -además de la guerra carlista y la insurrección

de las Antillas- sumió al país en el caos e impidió cualquier

tarea constructiva.

Un amplio grupo de republicanos federalistas quería una

República Federal, pero dividida en cantones : Los cantones

se definían como pequeños Estados, con todos sus

derechos, formados por una ciudad y sus alrededores.

Como su propuesta no se admitió al redactar el proyecto de Constitución federal, abandonaron

las Cortes y proclamaron, mediante la insurrección la independencia de los cantones. Defendían

que la construcción de la federación debía comenzarse desde abajo, lograda la cual, decían,

17 (Barcelona, 1819-Madrid, 1882). Estanislao Figueras y Moragas fue de los pr imeros políticos que en España profesaron las ideas republicanas. Diputado a Cortes en 1851 y 1854 por Barcelona, defendió con tenacidad sus doctrinas. Perseguido por los gobiernos monárquicos, al triunfar la revolución de 1868, fue proclamado jefe de los republicanos y presidente de la primera República española. Pronto abandonó su cargo y toda relación con la vida política.

Tema 2, página 26

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

llegaría sin remedio la paz y el orden. El 12 de julio se proclamó el cantón de Cartagena y se

extendio el Cantonalismo o movimiento que declaraba la plena autonomía de las poblaciones

(“cantones”) que se autogobernaban y donde se constituían, incluso, pequeños ejércitos,

milicias populares, para atender a su defensa. Inmediatamente, sobre todo por Levante y

Andalucía, se formaron multitud de cantones.

Los levantamientos cantonales hacen fracasar el proyecto político de Pi y Margall, que sólo

admitía la vía legal para constituir la república federal. Dimite y le sustituye como presidente

Nicolás Salmerón. Éste, como único modo de acabar con la insurrección generalizada, recurre

al ejército. El peligro era que los generales de mayor prestigio eran monárquicos. Los generales

Martínez Campos 18 y Pavía 19 acabaron con los cantones de Valencia y Andalucía. Sólo

Cartagena mantuvo la resistencia. Salmerón dimite para no aprobar dos penas de muerte

impuestas por la autoridad militar.

Castelar accede a la presidencia y ante los desórdenes generalizados, defendió un

republicanismo moderado. Para poner orden solicita permiso a las Cortes para gobernar por

decreto durante tres meses. Eso le permitirá tomar medidas drásticas: recorte de las libertades

constitucionales especialmente la de información, reimplantación del Arma de Artillería,

necesaria para luchar contra cantonalistas y carlistas, asignación de recursos al ejército y nueva

movilización de tropas. Todo esto le hace ganar el apoyo del ejército. Intentó al mismo tiempo

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI llegaría sin remedio la paz y

recuperar la Hacienda Pública. El plazo concedido por

las Cortes a Castelar terminó el 2 de enero de 1874. La

mayoría de los diputados había decidido sustituirle por

un nuevo presidente federalista. El general Pavía no

estaba dispuesto a volver a la situación anterior, dio un

golpe de estado, entró en las Cortes y, de hecho, puso

fin a la República.

Cuando el general Martínez Campos, con el apoyo

militar, se pronunció en Sagunto, proclamando rey a

Alfonso XII, no hubo resistencias importantes. Volvían

los Borbones a ceñir la corona española, entramos en

la “Restauración”.

18 (Segovia, 1831-Zarauz, 1900). Arsenio Martínez Campos, destacado militar, proclamó en 1874 el retorno de la dinastía borbónica en la persona de Alfonso XII. Nombrado capitán general del Ejército en 1876, desempeñó también otros cargos de relevancia como jefe del Consejo de Gobierno en 1879, ministro de la Guerra, presidente del Senado. En 1880 formó parte del Partido Liberal Fusionista. Sufrío un atentado en Barcelona en 1893, pero se recuperó de las heridas sufridas.

19 (Cádiz, 1827-Madrid, 1895). Manuel Pavía Rodríguez de Alburquerque se distinguió por vencer al general carlista Dorregay Fue capitán general de Madrid y amigo del presidente Castelar, en enero de 1874 irrumpió con un piquete de soldados en las Cortes, disolvió la reunión y así puso fin a la República. Con la Restauración fue capitán general de Cataluña y de Castilla La Nueva. Reprimió la sublevación de Villacampa.

Tema 2, página 27

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

El Pais Vasco en esta época

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI El Pais Vasco en esta época

Los Fueros y las Constituciones liberales

La llegada del liberalismo al Pais Vasco producirá la primera crisis institucional de importancia.

Durante la ocupación napoleónica y la Guerra de la Independencia se aprobaron dos textos

jurídicos: El Estatuto de Bayona inspirado directamente por Napoleón (1808) y la Constitución de

Cádiz (1812). Ambos coinciden al recoger algunas de las ideas propias del liberalismo político y

económico: constitucionalismo, sistema unificado de contribución, reconocimiento de ciertas

libertades individuales, etc.

Los diputados vascos y navarros presentes en Bayona (para firmar el Estatuto de Bayona),

intuyendo ciertas incompatibilidades con los Fueros, hicieron constar su desacuerdo con todo lo

que significase una alteración de las peculiaridades forales. La Constitución de Cádiz presentaba

ciertas novedades para el régimen foral: las diputaciones perdían poder; se introdujeron en las

Provincias jefaturas políticas o delegados del gobierno del Estado y se dió amplias atribuciones a

los municipios: todos los diputados vascos juraron la Constitución, aunque comprendïan el peligro

que corrían los Fueros. En realidad ni el Estatuto de Bayona ni la Constitución tuvieron

operatividad por la situación bélica, pudiendo decirse que no llegaron a “ponerse en marcha”

Sin embargo, estas situaciones, hicieron que surgieran dos puntos de vista sobrela relación entre

“Fueros y la Constitución”: por una parte estaban los que pensaban que no eran incompatibles y

por otra, los que aseguraban que la Constitución suponía la total negación de los Fueros: ambos

decían defender los Fueros. Entre los primeros (“eran compatibles”) se encontraba la burguesía

comercial que pedía un nuevo marco jurídico y político: su principal reivindicación era conseguir la

“unidad de mercado español” (pasar las aduanas a la costa), si bien defendían los Fueros en otros

aspectos (autonomía administrativa, por ejemplo.). Entre los segundos, -los que veían un

enfretamiento entre Fueros y constituciones- estaban los notables rurales jauntxos- porque los

Fueros les permitían mantener su poder e influencia y los campesinos ,sobre todo, porque los

fueros garantizaban no ir al servicio militar y pagar menores impuestos: en definitiva, el régimen

foral preservaba una sociedad rural dominado por los notables rurales que relegaba a los

comerciantes urbanos en la toma de decisiones, mientras que la burguesía se alineaba con el

liberalismo porque los Fueros no se adecuaban al creciente desarrollo industrial, si bien intentarán

salvaguardar aquellos aspectos de los Fueros de los que podían obtener beneficios.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI El Pais Vasco en esta época

Así puede entenderse que el carlismo

encontró en la defensa de los Fueros un

poderoso instrumento en su lucha contra

los liberales porque era un recurso para

captar la mayoría de la población rural

descontenta (jauntxos y campesinos): la

reivindicación foral no apareció en el

momento inicial del carlismo y será en la

tercera guerra carlista la defensa de los

Fueros se convertirá, junto a la defensa

de la religión y de la propiedad, en las

principales ideas-fuerza del carlismo. El

Tema 2, página 28

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

carlismo así se había convertido en el movimiento defensor de los fueros por excelencia.

El final de la primera guerra carlista culminará con el Convenio de Bergara, con el compromiso del

gobierno liberal de respetar el régimen foral. La nueva ley de 25 de octubre de 1839 confirmaba

los Fueros vascos, “sin perjuicio de la unidad constitucional de la monarquía”: de esta manera, el

Gobierno conciliaba ambos principios y tenía libertad para emprender la modificación necesaria de

los Fueros. La ley trataba de ser una solución de compromiso: tras confirmar los Fueros,

establecía el mecanismo para introducir las modificaciones que considerase necesarias en ellos.

Así fue interpretada en una doble dirección en las Provincias vascas: para los liberales fueristas

pactistas, no obstante la amenaza que podía suponer para el sistema foral, consideraron que la

Ley confirmaba los Fueros y se dedicaron a negociar con el gobierno central: para estos esta ley

va a ser una “Ley confirmatoria de los Fueros” Para lo no pactistas esta Ley es el comienzo de la

abolición de los Fueros, sobre todo, porque se había “roto el pacto foral” (“el rey juraba los fueros”)

porque la ley se había hecho sin consultar ni negociar con los territorios forales y, por ello, van a

solicitar su derogación.

La subida al poder de los progresistas tras 1841 trajo consigo algunos cambios impuestos por la

fuerza: Espartero en 1841 promulga un decreto (sin ser debatido en las Cortes ni consultadas las

Provincias) que abolía el pase foral, suprimía las aduanas interiores y las trasladaban a la costa,

establecía juzgados de primera instancia y otras decisiones de menor importancia, como la

denominación de «Gefe Político» o Gobernador al antiguo Corregidor o el cambio de

denominación de las Diputaciones Forales por Diputaciones. Todos ellos fueron recibidos con las

correspondientes protestas, pero, especialmente en el traslado de las aduanas a la costa, aunque

pronto quedó claro que resultaba beneficioso para el desarrollo de los negocios comerciales e

industriales, sobre todo de Bilbao y San Sebastián.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI carlismo así se había convertido en

Por lo que se refiere a Navarra, allí las cosas se aclararon antes.

Cansados los representantes del viejo reino de las tácticas dilatorias

utilizadas por las otras provincias, se apresuraron a llegar a un acuerdo

con el gobierno central que se tradujo en la

llamada Ley Paccionada

de

16

de

Agosto de

1841

dotará

al

territorio navarro de una

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI carlismo así se había convertido en

estabilidad envidiada por las provincias limítrofes:

que

establecía la liquidación de privilegios forales

(exenciones fiscal y militar y «Derecho de

Sobrecarta»), la supresión de las antiguas

Cortes, el traslado de las aduanas a los Pirineos,

la supresión de la capacidad legislativa propia y

el cambio de denominación de «Reino» por

«Provincia». Como contrapartida, se mantenía el

antiguo derecho civil foral navarro, se dotaba a la

nueva Diputación Provincial de un amplio

autogobierno administrativo y económico que le facultará para establecer impuestos propios, a

cambio de abonar el «cupo» -sustituto de los antiguos donativos a la realeza- y para supervisar las

cuentas de los ayuntamientos.

Tras la caída de Espartero en 1843 y el ascenso de los moderados las cosas mejoraron para los

fueristas. Conservadores, tanto quienes “gobernaban en el Pais Vasco” como en Madrid, les

resultó fácil llegar a un acuerdo: se daba mayor poder a las Juntas Generales y a las Diputaciones

Forales –instituciones fundamentales en el Régimen Foral- y los Ayuntamientos eran elegidos del

Tema 2, página 29

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

modo tradicional: el mantenimiento de las instituciones forales les daba una legitimidad añadida

frente a una población que había apoyado mayoritariamente, sobre todo en el campo, al bando

carlista –“tradicionalista”-.

Esta es una constante durante el reinado de Isabel II: las tres Provincias Forales Vascas verán

variar su situación interna en función del matiz político del gobierno en cada momento; sigobiernan

los gobiernos moderados, -recordad que son predominantes durante una buena parte de su

reinado-, restituirán parte de los Fueros perdidos: repondrán las Juntas Generales y Diputaciones

Forales, pero no el

pase

foral

ni

la

ubicación de

las aduanas

en

el

interior; si lo hacen los

progresistas quitaran poder a las Diputaciones forales -Provinciales, les llamarán- o suprimirán las

Juntas Generales.

Podemos decir que a pesar del centralismo de la Constitución moderada de 1845 y de las leyes

que la desarrollaron, no desaparecieron los Fueros Vascos: las Diputaciones de las tres

Provincias vieron aumentar sus competencias administrativas y fiscales, aunque hubieron de

hacer concesiones de carácter político (como la introducición de la Guardia Civil o la aplicación de

la Ley Moyano sobre educación). Es verdad que no faltaron conflictos entre Gobierno y

Diputaciones y que muchos de ellos se resolvieron a favor de estas últimas. A lo largo de los años

que van entre 1845 y 1868 se asiste, pues, a una extraña situación por lo que se refiere al sistema

foral de las tres Provincias Vascas. La amenaza nunca concretada de la modificación de los

Fueros por parte del gobierno central coexiste con el mayor grado de desarrollo alcanzado nunca

por el régimen foral, especialmente en lo concerniente a las atribuciones de las Diputaciones

Forales.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI modo tradicional: el mantenimiento de las

A raíz de la última derrota militar carlista, la ley del 21

de julio de 1876 elaborada ya en la “Restauración”, se

procedía a la abolición de los Fueros. A pesar de todo,

la aplicación de la Ley no fue tan dramática, ya que para

evitar una nueva revuelta armada, se intentó llegar a un

punto intermedio. De hecho fue calificada como una ley

que equilibraba las aspiraciones de fueristas y

antifueristas. En la práctica, esta ley aumentaba la

intervención y el poder político y administrativo del

Estado en el País 'Vasco, al tiempo que establecía el

servicio militar obligatorio y la contribución a los gastos

de la hacienda nacional mediante el establecimiento de

un nuevo marco jurídico, económico y administrativo

que recibió el nombre de Concierto Económico, un

régimen excepcional de tributación que mantenía la

peculiaridad vasca: los conciertos económicos

aseguraban a las diputaciones vascas una amplia

autonomía fiscal. Las diputaciones se iban a convertir

así

en

la

pieza

clave de

la administración de las

provincias vascas. Su autonomía procedía de la capacidad de establecer impuestos y de tutelar

los municipios, aunque eso sí, esta autonomía de las provincias vascas estaban subordinadas a la

Constitución.

Tema 2, página 30

Las Guerras carlistas HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI A la muerte

Las Guerras carlistas

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

A la muerte de Fernando VII (1833) las tensiones acumuladas salieron a la luz en forma de una

guerra civil despiadada, que se prolongó durante siete años, enfrentando a absolutistas y

liberales. Las Cortes proclamaron heredera a la Corona a su hija María Isabel (Isabel II) con la

sola oposición de unos pocos notables partidarios del absolutismo carlista. Don Carlos no aceptó

el acto y se expatrió a Portugal. La confrontación bélica en una sociedad dividida fue inmediata.

Se presentan dos opciones excluyentes de la organización política, social y económica; dos

formas distintas de concebir el Estado, el Gobierno y la sociedad se encontraron con el pretexto

de una guerra de sucesión dinástica: el absolutismo monárquico, la defensa de los Fueros, la

propiedad tradicional de la tierra y el integrismo religioso (Dios-Patria-Rey) constituyeron los

fundamentos del carlismo; la causa de Isabel, pronto se identificó con el liberalismo: la monarquia

parlamentaria, el constitucionalismo, la defensa y extensión de derechos y libertades, legislación

Las Guerras carlistas HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI A la muerte

única para todo el Estado y una sociedad civil no mediatizada

por la Iglesia católica, serán sus señas de identidad.

El carlismo que

se

atrajo

a

buena parte de

la población

campesina del norte peninsular recelosa de la uniformidad

jurídica y tributaria pretendida por los liberales, así como a la

pequeña nobleza, el clero conservador y artesanos de las

ciudades norteñas: el sector más activo del bajo clero, el

artesanado pobre y buena parte del campesinado eran los

más apegados a las viejas tradiciones y sus defensores más

celosos.

El liberalismo (isabelinos) recibirá el apoyo de una minoría

selecta e influyente en la sociedad: propietarios acomodados,

la mayor parte de los pocos hombres de negocios,

intelectuales, alto clero, profesionales libres -médicos y abogados-, funcionarios, la oficialidad del

ejército casi sin excepción y la mayoría de la nobleza,(esta, una vez que comprendió que el régimen

liberal no le impedía acceder a los puestos dirigentes, ni iba a poner en cuestión sus propiedades); tambien

le apoyarán los escasos “obreros” de las ciudades: en resumen, sus más activos defensores serán

las clases ilustradas, la burguesía y el incipiente proletariado urbano

Las potencias europeas tomarán partido por uno u otro pretendiente, de acuerdo con las

afinidades ideológicas de sus respectivos gobiernos. Así, los países de régimen liberal, como

Francia, Inglaterra y Portugal, reconocieron con prontitud a la nueva reina. Otros mantendrán una

prudente reserva. Los carlistas se vieron prácticamente desasistidos.

Las guerras carlistas tuvieron su principal teatro de operaciones en el País Vasco y Navarra,

aunque los combates se extendieron también a los enclaves montañosos de Cataluña, Aragón y

Valencia. En general, los carlistas se encontraban en el campo y los isabelinos en las ciudades:

para los carlistas era dificil establecerse en las ciudades y es que en ellas había guarniciones

militares fieles al Estado y, por tanto, a la reina; levantarse en ellas suponía un grave riesgo,

además, aun en el difícil caso de vencer inicialmente, el ejército regular podía acudir al poco a

reducir a los levantados. Los carlistas sólo podían organizarse como guerrillas en campo abierto.

Allí podían eludir a las unidades militares de mayor número y escoger los lugares para atacarles o

aquellos con guarniciones más débiles para vencerlos y desarmarlos. Así, poco a poco, iban

dominando territorios cada vez más amplios.

Tema 2, página 31

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

La larga guerra civil se desarrolló en tres períodos diferenciados, entre 1833 y 1876: en definitiva,

no hubo ninguna generación de españoles que no viviera una guerra civil durante el siglo pasado.

o

Primera guerra carlista (1833-1840)

En el Manifiesto de Abrantes (1 de octubre de 1833), don Carlos proclamó que no renunciaba a sus derechos a la corona de España. Desde entonces los levantamientos carlistas se generalizaron. Las operaciones militares pasarán por tres etapas:

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI La larga guerra civil se desarrolló

La

primera

etapa

transcurre

desde

el

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI La larga guerra civil se desarrolló

alzamiento hasta la muerte del jefe carlista

Tomás Zumalacárregui 20 (abril de 1834). Los carlistas siguen una táctica de guerrillas que les permite ir sumando pequeños éxitos cada vez de mayor entidad. Así consiguen controlar la práctica totalidad de Guipúzcoa, Vizcaya y Navarra (toma de ciudades como Estella, Tolosa, Eibar, Durango y Vergara), excepto las capitales de provincia. Esto permitirá a don Carlos establecerse en Elizondo, crear un embrionario Estado y aumentar sus efectivos militares. La oficialidad de los antiguos Voluntarios Realistas constituirá la base del ejército carlista. En todo este período los carlistas llevarán la iniciativa, aunque no consiguieron generalizar la guerra ni controlar un territorio unificado. La contienda se extendió por La Rioja, Aragón, Cataluña, Valencia y áreas diversas de Castilla. Sin embargo, la mayor actividad bélica se concentró en el territorio vasco- navarro. La necesidad de contar con apoyo de potencias europeas exigía a don Carlos conquistar una gran ciudad. Eso llevó al sitio de Bilbao. Zumalacárregui no era partidario de ello por carecer de artillería suficiente para intentarlo con éxito. Al revisar sus baterías perdió la vida. Los isabelinos lograron levantar el cerco.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI La larga guerra civil se desarrolló

La segunda etapa es la de las expediciones carlistas por toda España y llega hasta octubre de 1837. Los isabelinos dejan a los carlistas los territorios que ocupan: esto hace que la presión carlista sobre el territorio que van ocupando se vaya haciendo insostenible: es allí donde han de sacar los recursos para mantener un ejército, que además quita brazos de hombres del campo y a la producción económica. Aunque los isabelinos no logran derrotarlos, ni siquiera enfrentarse a ellos en campo abierto, se constata que no hay apoyos suficientes al sur del Ebro. El propio don Carlos lo comprueba en su marcha contra Madrid en 1837. El carlismo era incapaz de extender la contienda fuera de los territorios que dominaba. Las batallas de Luchana, con la nueva rotura del cerco de Bilbao por el general Espartero, y la de Mendigorría, en la que el general Fernández de Córdoba, suponen el inicio de una lenta recuperación por los liberales del territorio insurrecto.

20 Gran caudillo de la causa carlista. Poseía don natural para la guerra y el mando, creó parques de municiones, hospitales de sangre, afinó el espionaje, saneó la Hacienda y racionalizó la Administración. Su muerte, durante el sitio de Bilbao, determinó la derrota carlista.

Tema 2, página 32

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI La tercera etapa llega hasta el

La tercera etapa llega hasta el final de la guerra en junio de 1840. El convencimiento carlista de que no se puede ganar la guerra hace que las discrepancias internas del carlismo se agudicen:

unos, fieles a los principios absolutistas, quieren mantener la guerra; otros, más negociadores, buscaban una solución pacífica al conflicto sobre la aceptación del Estatuto Real. El predominio de los segundos permitió en el frente vasco-navarro que el general Maroto firmara con Espartero el Convenio de Bergara (1839) (“el abrazo de Bergara”). En él se reconocían los grados y empleos de los mandos, el respeto de los Fueros y el entendimiento dinástico por vía matrimonial. Pero en el sector catalano-aragonés-levantino el carlismo adoptaría una actitud belicista de la mano del guerrillero Ramón Cabrera. Con todo, tras un corto período de dominio en la zona, fue acorralado por el general Espartero y en 1840 atravesó la frontera y huyó a Francia.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI La tercera etapa llega hasta el

o

La segunda guerra carlista (1848-1849)

Cuando fracasó el proyecto de casar a Isabel II con el hijo de don Carlos -el conde de Montemolín-, se inició el segundo intento carlista (junio de 1848) de alcanzar el poder por la fuerza de las armas. Esta guerra careció de la importancia de la primera y los absolutistas no pasaron de la fase de guerrillas en las zonas rurales situadas al norte del Ebro. En abril de 1849 las partidas habían desaparecido.

La causa carlista

era cada

vez más

débil

e

intentará un nuevo

asalto al poder mediante un

pronunciamiento. Aprovechará el traslado de tropas a Marruecos. El pretendiente -conde de Montemolín- desem barcó en San Carlos de la Rápita el 1 de abril de 1860. El levantamiento iba a dirigirlo el general Ortega, capitán general de Baleares. Cuando los soldados advirtieron sus intenciones, apresaron a sus mandos. El conde de Montemolín fue preso y renunció a todos sus derechos a la Corona. El general Ortega murió fusilado.

Desde entonces el carlismo prácticamente desapareció como movimiento. En esos años de escasa actividad se produjo su evolución ideológica más importante: confirma el carácter confesional del carlismo en todas sus dimensiones: origen divino del poder y de la legitimidad dinástica, defensa de la unidad católica, la condena del liberalismo y la posibilidad de participar en el juego político.

Tema 2, página 33

HISTORIA

Tema 2: La formación del estado liberal

INSTITUTO PLAIAUNDI

o

La tercera guerra carlista (1873-1876)

Con la caída del régimen isabelino el carlismo cobraría un nuevo impulso como fuerza política. Esto se debió a dos motivos: la existencia de un nuevo pretendiente a la Corona en un momento en que queda libre el trono por la expulsión de Isabel II y el desprestigio de la reina, incluso ante los moderados:

antiguos isabelinos de signo autoritario y confesional -los neocatólicos- se pasaron al carlismo, al igual que otros moderados. El apoyo a este nuevo carlismo se hizo patente en las elecciones de 1869:

obtuvieron más de veinte escaños: pero aquí se configurarían ahora dos tendencias contrapuestas: los que defendían la necesidad de la participación electoral y el juego parlamentario y los antiparlamentarios que propugnaban la insurrección armada como único medio para lograr la Corona. Estos últimos se impondrán en el carlismo tras la elección de Amadeo de Saboya como rey. El levantamiento se produjo en abril de 1872. A pesar de una primera derrota en Amorebieta -Guipúzcoa-, la guerra se mantuvo en Cataluña. En diciembre volvió a prender en las provincias vascongadas y en Navarra. La insurrección mantuvo las características de las anteriores: inicio de éxitos carlistas en partidas que poco a poco van creciendo hasta constituir un ejército numeroso y bien armado. Sin embargo, no se llega a dominar ninguna ciudad de importancia: los carlistas no logran apoyos fuera de las zonas rurales del norte del Ebro y, por ello, están condenados al fracaso a medio plazo: por más que triunfen en varias batallas. En cuanto el gobierno de Madrid pudo atender la guerra de manera sistemática, la derrota carlista fue clara: en febrero de 1876, Carlos VII pasa la frontera para no volver.

El carlismo había subsistido todos estos años al identificarse con un mundo vinculado a los modos

de vida tradicional que estaba protegido por el régimen foral. Campesinos, artesanos, pequeños

propietarios creían que, haciéndose carlistas, se defenderían mejor del incontenible orden

capitalista con sus secuelas de desamortización, de implantación de una economía monetaria y

del librecambismo. La resistencia carlista al modelo de sociedad liberal se veía reforzada por la

agresividad de la Iglesia vasca y en particular de las órdenes religiosas y del clero parroquial, que

predicarán la cruzada contra los liberales.

Las consecuencias de las guerras carlistas fueron graves en todos los ámbitos de la vida nacional:

una fuerte sangría demográfica (300.000 víctimas), un enorme gasto de recursos económicos y un

factor ralentizador en el proceso de crecimiento económico para las zonas del país en que se

produjeron los combates.

HISTORIA Tema 2: La formación del estado liberal INSTITUTO PLAIAUNDI o La tercera guerra carlista (1873-1876)

Desde el punto de vista de los Fueros, como vimos, el

final de la primera guerra carlista culminará con el

Convenio de Bergara, con el compromiso del gobierno

liberal de respetar el régimen foral, pero con un

mecanismo para introducir las necesarias

modificaciones en ellos, lo que en la práctica supuso

importantes modificaciones de los mismos (abolición

del pase foral, supresión de las aduanas interiores y su

traslado a la costa, establecimiento de juzgados de

primera instancia

..

).

El final de la tercera guerra produjo

la abolición de los fueros (aumentaba la intervención y

el poder político y administrativo del Estado en el País

Vasco, al tiempo que establecía el servicio militar obligatorio y la contribución a los gastos de la

hacienda nacional…), pero el establecimiento de un nuevo marco jurídico, económico y

administrativo (que recibió el nombre de Concierto Económico) para señalar la parte a aportar por

los territorios vascos, permitió mantener una autonomía administrativa y una parte de la “foralidad”

de la que no disfrutaban el resto de las provincias española.

Tema 2, página 34