Vous êtes sur la page 1sur 14

MT7 MASÓ

SinncO

2009

Cultura empresarial en propiedad intelectual para el sistema de incubación de empresas.

Experiencias en la Universidad Tecnológica del Estado de Zacatecas

Yordanka Masó Dominico 1

.

1.

Planteamiento

El acontecer mundial está tatuado de fenómenos propios de la era de la información y el conocimiento,

donde el capital intelectual es el actor principal en el escenario del estado tecnológico de las naciones. En este contexto, se reconoce el inigualable valor de la protección de la propiedad intelectual como herramienta que garantiza la protección legal de las creaciones intelectuales. Las Universidades, consideradas como generadoras del conocimiento por excelencia, cumplen un rol fundamental en el sistema de innovación, no sólo por su capacidad de generar activos tecnológicamente aprovechables; sino además por la interacción que deben crear con el sistema empresarial, que de vida a las creaciones intelectuales que en ocasiones surgen de la propia universidad o se gestan dentro de su estructura, a través del sistema de incubación de empresas, lo cual conduce al nexo directo o vínculo universidad-empresa, a la luz de la llamada economía del conocimiento. Todo ello las compromete a crear un sistema de gestión que integre y armonice coherentemente las estructuras de I+D, con relación al nacimiento de las creaciones que deben ser resguardadas a través de la propiedad intelectual, para mantener su valor como conocimiento. Los objetivos trazados para el presente trabajo son:

Caracterizar el entorno de la propiedad intelectual como parte de una cultura empresarial.

Definir los lineamientos necesarios para lograr una cultura en materia de propiedad intelectual dentro de un sistema de incubación de empresas.

1

Asesora

Legal.

Incubadora

de

Empresas.

yordanka_maso@hotmail.com

Universidad

Tecnológica

del

Estado

de

Zacatecas.

E-mail:

1
1

MT7 MASÓ

SinncO

2009

2. Entorno de la propiedad intelectual

En la actualidad, la economía mundial ya no se define por el valor de los bienes tangibles, ni por la riqueza de sus productos naturales; hay una tendencia cada día más creciente a tener como patrón de desarrollo el crecimiento y valor que acumula el capital intelectual de las naciones. Como es sabido, los bienes intangibles, entre los que encontramos a los derechos de propiedad intelectual, forman parte del llamado capital intelectual. La propiedad intelectual, constituye una de las categorías jurídicas, de mayor implicación en el comercio, la economía, las artes, la tecnología y la información. Es considerada la protección legal que se le confiere a las creaciones intelectuales creadas por el hombre, y que a su vez se subdivide en la protección de derechos de autor (obras artísticas y literarias) y derechos conexos (protección legal a intérpretes o ejecutantes, organismos de radiodifusión y productores de fonogramas), y por otro lado en la protección de la propiedad industrial (marcas y signos distintivos y creaciones industriales); derechos que a su vez constituyen activos de incuestionable valor para el sistema empresarial moderno. La propiedad intelectual es de capital importancia para el bienestar de la humanidad debido a su función de alentar la creación e impulsar el desarrollo. Convencidos del valor de la actividad creativa para la sociedad, los legisladores desarrollan marcos de protección de la propiedad intelectual para establecer las condiciones dentro de las que los creadores pueden hacer valer sus derechos al mismo tiempo que permiten a los miembros de la sociedad gozar de las artes y compartir los beneficios del progreso científico. Al ampliar los espacios para que la gente despliegue sus impulsos creativos, la propiedad intelectual ha contribuido tradicionalmente a la promoción del conocimiento y la cultura. El siglo XXI es el de las economías basadas en el conocimiento en el que la propiedad intelectual será la fuerza impulsora. 2

2.1. Globalización y propiedad intelectual

Es un hecho que para iniciar el estudio de un fenómeno contemporáneo, cualquiera que éste sea, debemos partir de su interacción directa y condicionante, marcada por el proceso de globalización, para encontrar de manera certera su impacto mundial.

2 Visión y Orientación Estratégica de la OMPI. Academia de la OMPI sobre Propiedad Intelectual La Habana, 17 a 21 de abril de 2000.

2
2

MT7 MASÓ

SinncO

2009

Uno de los elementos que es causa y efecto de la globalización es la creación de un marco jurídico previsto para facilitarla. Es evidente que el comercio mundial se ve afectado considerablemente por un mosaico inconsistente que resulta del cúmulo de regulaciones en los diferentes territorios nacionales. Por lo tanto, una armonización mayor de las diversas disciplinas jurídicas que entran en juego en el mercado mundial resulta el ingrediente indispensable de cualquier programa político destinado a la globalización. Esta necesidad se percibe a través de todo el sistema jurídico que incluye, en particular, el sector del derecho de la propiedad intelectual, debido a la importancia creciente de esta disciplina para las industrias impulsoras de la economía moderna como la tecnología de la información, el entretenimiento y la biotecnología. Los derechos de propiedad intelectual y los mecanismos para su aplicación son de naturaleza territorial fundamentalmente. EI alcance de los derechos creados en cada país está determinado por el país mismo y el efecto de estos derechos, así como su protección quedan, en principio, definidos y limitados al territorio del Estado nación. Es entonces misión de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), como organización competente y responsable de la formulación de las políticas de propiedad intelectual en el ámbito internacional, ajustar el sistema de propiedad intelectual actual para que funcione en forma armoniosa en un mundo globalizado, para que sus beneficios aporten y enriquezcan a las naciones de hoy en día. Por tales razones, son muchos los retos que la globalización impone a los países en los que está involucrada la propiedad intelectual. El principal es que todos los países, fundamentalmente los subdesarrollados: alcancen una adecuada cultura de la propiedad intelectual, sin ella, la propiedad intelectual no aportará fruto alguno, se convertirá en un freno económico nacional e internacional.

2.2. Importancia empresarial de la propiedad intelectual

En el marco de una economía que cada vez más se basa en los conocimientos, la propiedad intelectual es un factor clave en las decisiones que se toman cotidianamente en las empresas. A diario aparecen en el mercado nuevos productos, marcas y demás signos distintivos, patentes, diseños industriales, entre otros, que son el resultado de una innovación y creatividad continuas. Actualmente, la competitividad de un estado depende en gran medida de lo bien que gestiona estos activos intangibles. 3 Por lo general, las pequeñas y medianas empresas (PYME) suelen ser la fuerza motriz que impulsa dichas innovaciones. No obstante, no siempre se explota plenamente su capacidad

3 Revista de la OMPI. No. 3 Ginebra. Junio 2007.

3
3

MT7 MASÓ

SinncO

2009

innovadora y creativa ya que muchas de estas empresas no conocen el sistema de la propiedad intelectual ni la protección que éste puede dar a sus invenciones, marcas y dibujos y modelos industria les. Si una buena invención o creación no dispone de protección, la harán suya los competidores más fuertes que estén en condiciones de comercializar el producto o servicio a un precio más bajo sin tener que compensar financieramente al verdadero inventor o creador. Otorgar una protección adecuada a la propiedad intelectual de una empresa constituye un paso decisivo ya que ello contribuye a evitar que se cometan infracciones y a convertir las ideas en activos comerciales con un verdadero valor de mercado. El pleno aprovechamiento del sistema de la propiedad intelectual permite a las empresas beneficiarse de su capacidad innovadora y su creatividad, lo que a su vez fomenta la innovación. 4 Muchos productos o servicios nuevos contienen distintos tipos de propiedad intelectual. Las empresas con visión de futuro tienen que hacer frente al reto de extraer el valor latente de su propiedad intelectual y utilizarlo eficazmente en su estrategia comercial. Las empresas que dedican tiempo y recursos a la protección de sus activos de propiedad intelectual pueden aumentar su competitividad de distintas maneras. En efecto, la protección de la propiedad intelectual les ayuda a:

impedir que los competidores copien o imiten los productos o servicios de una empresa;

evitar inversiones antieconómicas en actividades de investigación y desarrollo y de comercialización;

crear una identidad como empresa constituida en sociedad de capital gracias a una estrategia basada en marcas registradas;

negociar licencias, franquicias u otros acuerdos contractuales basados en propiedad intelectual;

aumentar el valor comercial de la empresa;

adquirir capital de riesgo y mejorar el acceso a fuentes de financiamiento; y

introducirse en nuevos mercados. Además, las empresas que realizan una búsqueda sistemática para verificar que no haya conflictos con los derechos de propiedad intelectual de terceros logran evitar conflictos y litigios innecesarios, ahorrando así tiempo y recursos. Por estas razones, aprovechar de manera eficaz los temas relativos a la protección de los derechos de propiedad intelectual, es una de las ventajas competitivas más fuertes con las que cuenta una empresa, independientemente de su tamaño.

4 La propiedad intelectual y las pequeñas y medianas empresas. Material de la OMPI. Ginebra. 2008.

4
4

MT7 MASÓ

SinncO

2009

3. El Sistema de incubación de empresas

Uno de los mecanismos más eficaces en la búsqueda de la eficiencia, la productividad, la competitividad y la innovación es la creación de incubadoras de empresas. Al decir del Diccionario de la Real Academia de la Lengua, una incubadora, stricto sensu, es: aparato o local que sirve para la incubación artificial. Si este concepto lo traspolamos al campo empresarial, tendremos la existencia de un sistema que funciona como “madre o creadora” de un “ente”, al cual protege y guía hasta el momento de poder valerse por sí mismo. La incubadora de empresas ha sido definida, desde un punto de vista técnico, como un centro de apoyo a emprendedores que facilita la creación de empresas mediante servicios integrales de articulación y acompañamiento empresarial para el desarrollo y puesta en marcha de su plan de negocios. La incubadora de empresas generalmente cuenta con tres aspectos básicos, como son un ambiente de aprendizaje para el emprendedor; el acceso fácil a servicios, investigaciones y financiamientos; y la viabilidad del producto en el mercado. 5 Dentro de las funciones más destacadas de esta estructura, se han señalado el acelerar el proceso de arranque y crecimiento de las empresas; ofrecer a los emprendedores los métodos y herramientas necesarias y precisas para concretar proyectos exitosos; así como impulsar la creación de empleos, para revitalizar la economía local, crear, comercializar y transferir nuevas tecnologías; todo lo cual evidentemente conduce a un fortalecimiento de la economía local, regional y nacional. El objetivo fundamental de una incubadora es “parir” organizaciones empresariales exitosas, que se salen a la luz una vez que se encuentren fuertes, puedan ser independientes y factibles desde un punto de vista financiero. Para lograr tal cometido, el sistema de incubación se encuentra resguardado por los servicios profesionales y técnicos de un grupo consultor que les guía, asesora y conduce por el camino del éxito.

Haciendo un rápido repaso de los orígenes de las incubadoras de empresa, tenemos que su nacimiento está muy ligado al de los parques tecnológicos o al de centros universitarios de investigación tecnológica, como serían los inicios de Silicon Valley y del Science Center (UCSC). La creación de parques tecnológicos y el surgimiento de incubadoras de empresas de base tecnológica en forma conjunta fue natural, ya que las iniciativas empresariales requerían de espacios y servicios de alta calidad para el desarrollo de negocios innovadores.

5 Guerrero, M. L. A (2007) Antecedentes de las Incubadoras de Empresas. Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades. México.

5
5

MT7 MASÓ

SinncO

2009

La primera incubadora de empresas no relacionada directamente con la tecnología, fue creada en 1959 en Nueva York, por el Alcalde de Watertow, Frank Mancuso, que reconvirtió una edificación utilizada previamente para la incubación de pollos para proveer de espacio a empresas de reciente creación. Luego, este concepto fue adoptado por otras ciudades de los Estados Unidos, pero el movimiento creció lentamente las siguientes dos décadas. Para 1984 solamente había 24 incubadoras en los Estados Unidos.

En el caso de México, para el año 1990, fue en la Ciudad de Ensenada, Baja California, donde se creó la primera incubadora formal de Empresas de Base Tecnológica, con la participación de Nacional Financiera (NAFIN, S.N.C.), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), y el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior en Ensenada (CICESE). Más adelante en Morelos surgieron el Centro de Empresas de Innovación (CEMIT), bajo el patrocinio del Gobierno Estatal, la Asociación Local de Industrias, CONACYT, NAFINSA y el Instituto de Investigaciones Eléctricas de la UNAM; y el Sistema de Incubación de Empresas Científicas y Tecnológicas de la UNAM, auspiciada por la UNAM CONACYT y NAFINSA. Para el año 1992 el CONACYT, tomando como base el programa de la Incubadora de Ensenada, dio origen al Programa de Incubadoras de Empresas de Base Tecnológica (PIEBT) cuya principal finalidad era promover la creación de Incubadoras de Empresas de Base Tecnológica. 6 Existen 3 tipos de incubadoras:

Incubadora Tradicional. Apoya la creación de empresas de sectores tradicionales cuyos requerimientos de infraestructura física y tecnológica, así como sus mecanismos de operación son básicos. Su tiempo de incubación generalmente es de 3 meses.

Incubadora de Tecnología Intermedia. Apoya la constitución de empresas cuyos requerimientos de infraestructura física y tecnológica, así como sus mecanismos de operación son semi-especializados e involucran procesos o procedimientos semi- desarrollados, es decir, incorporan elementos de innovación. El tiempo de incubación aproximado en estos centros es de 12 meses.

Incubadora de Alta Tecnología. Apoya la creación de empresas de sectores especializados o avanzados entre los que se encuentran los siguientes: tecnologías de la información y comunicación (TIC´S), microelectrónica, sistemas microelectromecánicos (MEM´S), biotecnología y farmacéutico entre otros. Los proyectos que ingresan a estos centros pueden tardar hasta 2 años en completar su proceso de incubación. 7

6 Idem.

7 Incubadoras de Empresas. Secretaría de Economía.

6
6

MT7 MASÓ

SinncO

2009

En la actualidad el movimiento de incubadoras de empresas a nivel mundial llega a las 3000 incubadoras de diversos tipos, por lo que se considera que este movimiento está alcanzando su madurez.

3.1. La Incubación de Empresas en las Universidades Tecnológicas

El sistema de incubación que se desarrolla en las Universidades Tecnológicas, conforma un modelo denominado “Red de Incubadoras del Subsistema de Universidades Tecnológicas (RISUT)”, el cual tiene como objetivo: ofrecer a los emprendedores un servicio de incubación de cobertura nacional, a través de la operación de la red de incubadoras, para la creación de negocios de base tecnológica. Entre los servicios que contempla la RISUT se encuentran:

- Red de consultores especializados.

- Elaboración de planes de negocios.

- Vinculación con fuentes de financiamiento.

- Uso de talleres y laboratorios.

- Capacitación en áreas de administración de negocios, planeación estratégica, finanzas, propiedad industrial y comercial, mercadotecnia, ventas, producción, plan de vida e inteligencia emocional.

- Trámite de código de barras.

- Registro de signos distintivos, modelos de utilidad, diseño industrial, patentes.

- Evaluación de normas técnicas de competencia laboral.

- Intercambio con otras redes nacionales e internacionales. El proceso de incubación tiene un tiempo de duración promedio de 18 a 24 meses según el tipo de proyecto y contempla un año de seguimiento después de constituida la empresa. Consta de 110 pasos que se cubren en un promedio de 457 días los cuales están divididos en cuatro etapas:

1. CAPTACIÓN Y SELECCIÓN: Inicia con el lanzamiento de la convocatoria para la captación de proyectos, luego elabora las fichas técnicas, se realiza un estudio socioeconómico del emprendedor ara concluir su expediente y que sea aprobado por el Comité de evaluación de proyectos.

2. PRE-INCUBACÓN: En esta fase se le proporciona al empresario la orientación general sobre las características del proceso de incubación, los conocimientos requeridos para preparar el plan de negocios de su proyecto, así como la infraestructura necesaria para el desarrollo del modelo.

3. INCUBACIÓN: En esta etapa el empresario ya desarrolla las actividades formales de la empresa. Se le proporciona la infraestructura física bajo, en la cual la empresa puede tener

7
7

MT7 MASÓ

SinncO

2009

4.

acceso a herramientas, recursos y relaciones necesarios para su iniciación y posterior crecimiento. La duración de esta etapa variará de acuerdo al grado de madurez que haya alcanzado la empresa para sobrevivir en mercados competitivos. POST-INCUBACIÓN: Esta etapa comenzará cuando la empresa termine su proceso de

incubación y tendrá como objetivo apoyar a las empresas a instalarse fuera de la infraestructura de la incubadora. La Universidad Tecnológica del Estado de Zacatecas, como todas las universidades tecnológicas, es un semilleros de emprendedores; está al pendiente de buscar la calidad de sus egresados, y transmitir su efecto multiplicador hacia la sociedad zacatecana, para ello cuenta con el Centro de Capacitación, Incubación y Desarrollo Empresarial (CDCIDE) y un grupo de consultores encargados de los servicios de apoyo a cada uno de los proyectos que se incuben en él. CDCIDE, creado en agosto del 2005, pertenece a la Red de Incubadoras de las 59 Universidades Tecnológicas del país, y se integran al Sistema Nacional de Incubadoras de Empresas (SNIE), sus objetivos principales son:

Favorecer el aumento de la productividad de las MIPyMEs y desarrollo de productos requeridos.

Desarrollar a empresarios, emprendedores, mujeres, hombres, profesionistas, estudiantes, egresados que tengan una idea de negocio y deseen formar su propia micro, pequeña, o mediana empresa.

Mejorar la generación de empleo y/o autoempleo.

Impulsar al desarrollo de proveedores e integrarlos a los insumos nacionales de los productos elaborados en México, consolidando cadenas productivas para lograr mayor valor agregado en la producción de bienes que se comercializan internacionalmente. El CDCIDE, a través de consultores externos a la UTEZ, brinda apoyo con los servicios de asesorías y consultorías especializadas en áreas de formación empresarial tales como:

Administración empresarial

Finanzas y fiscal

Gestión de Mercados

Procesos de producción

Diseño Gráfico

Imagen corporativa

Gestión jurídica y legal

8
8

MT7 MASÓ

SinncO

2009

4. Acciones de propiedad industrial en el sistema de incubación de empresas

En la presente apartado, analizaremos los aspectos relativos al campo de acción del área de Gestión Jurídica y Legal que integra el sistema de incubación diseñado para las Universidades Tecnológicas; especialmente haremos énfasis en los aspectos técnicos relativos a la protección legal de las creaciones intelectuales que nazcan en el marco de cada proyecto emprendedor. Estas cuestiones revisten especial atención, debido al impacto que la propiedad intelectual posee en el marco de una empresa u organización, haciéndolas más competitivas en el marco empresarial globalizado que hoy vivimos, aspecto ya abordado anteriormente en este trabajo. El trabajo del consultor jurídico se encamina, básicamente a aspectos generales como son:

1. Establecer el campo de acción dentro del sistema que conduzca tanto a incubandos como a los consultores, hacia la fase final del proceso de incubación.

2. Llevar una bitácora de seguimiento de los avances en la implantación del Plan de incubación del área jurídico-legal.

3. Conocer en cada fase de incubación cuál es su intervención, para ayudar a que el incubando tenga éxito en su proyecto, cumpliendo en cada momento los requisitos jurídicos marcados.

4. Confección de los contratos que intervienen en cada unas de las fases del proceso de incubación.

En el ámbito de acción más específico o particular de la Gestión Jurídica Legal, tenemos acciones por cada una de las etapas del proceso de incubación:

CAPTACIÓN Y SELECCIÓN

Verificar la no existencia del proyecto de incubación que se propone.

PRE-INCUBACIÓN

-

Formalizar el proceso de incubación a través de un

contrato que formalice la relación jurídica entre la

incubadora y el emprendedor.

-

Contrato de confidencialidad de la información que

vincula a los implicados en el proceso de incubación:

incubandos y consultores.

- Taller de Propiedad Intelectual.

INCUBACIÓN

Registros de las creaciones industriales y signos distintivos resultantes en cada proyecto.

-

Definir las políticas legales a tener en cuenta en el proceso de contratación del personal, de clientes y proveedores.

-

Confección de los formatos del proceso de incubación que atañen al área legal.

-

POST-INCUBACIÓN

---------------

9
9

MT7 MASÓ

SinncO

2009

4.1. Principales problemáticas

El sistema de incubación de empresas, en sentido general, responde a una labor gubernamental positiva y más que nada efectiva. Sin embargo, no son muchos los involucrados en este proceso como emprendedores, que tienen plena conciencia de tal situación. En muchos casos nos ha tocado trabajar con incubandos que consideran que el consultor más que consultor es su empleado. Y no es así. La labor del consultor, como su esencia misma es apoyar, guiar, orientar y encaminar a los incubandos hacia la ejecución eficaz de su proyecto, y obtengan el éxito del mismo. Si a lo anterior sumamos la poca cultura que en materia de propiedad intelectual poseen, de manera general, los incubandos, tenemos como resultado un gran problema, más que una solución. Es por ello que le damos especial atención a la selección de los proyectos y a la capacitación posterior que reciben, como formas de garantizar un verdadero compromiso de cada emprendedor con su proyecto y la responsabilidad que como consultores asumimos ante cada proyecto. En el caso de la incubadora de la Universidad Tecnológica del Estado de Zacatecas (UTEZ), dedicamos todo un día al Taller de Propiedad Intelectual, en el que participaron no sólo los incubandos, sino también todos los consultores y el director de la incubadora, ya que de esta forma la eficiencia del trabajo por áreas se eleva debido a que cada consultor, a pesar de tener muy bien definida su área de acción, contribuye a orientar a los incubandos al área correspondiente al surgir dudas o situaciones que involucren al área en cuestión. Uno de los principales obstáculos que encontramos con relación a la protección de la propiedad intelectual en el sistema de incubación en el Estado es una medida creada por el Gobierno del Estado para beneficiar a los emprendedores. Parece paradójico, pero no lo es. La situación se suscita debido a la existencia de una medida de apoyo, donde la Secretaría de Desarrollo Económico del Estado de Zacatecas (SEDEZAC), proporciona a los emprendedores la facilidad económica de pagarles los servicios de registro de las modalidades de la propiedad industrial. Tras una serie de documentos, se presenta la solicitud del apoyo para que SEDEZAC, a su vez, solicite el mismo a la Secretaría de Finanzas del Estado y cuando se cuente con el respectivo cheque, proceder a ingresar la solicitud en cuestión ante el módulo de propiedad industrial, situado en la Delegación Federal de la Secretaría de Economía en el Estado de Zacatecas. Si bien la voluntad gubernamental de este apoyo a emprendedores es plausible, demuestra un desconocimiento de la esencia misma de las creaciones protegibles por mediación de los derechos de propiedad industrial, ya su existencia no se garantiza, al menos de manera prioritaria, si no se procede de

10
10

MT7 MASÓ

SinncO

2009

inmediato al registro. Por tal razón, por ejemplo, una vez realizada la búsqueda fonética en el caso de las marcas comerciales, si no se procede de inmediato a la presentación de la solicitud de registro del signo, éste pierde muy probablemente su novedad, en caso de ser válidamente registrable. Es por ello que en nuestro centro de incubación, primero le decimos del mecanismo “gratuito” por medio de SEDEZAC, pero se pone a los incubandos al corriente de los inconvenientes, por lo que les recomendamos de manera preferente, siempre que sus posibilidades financieras así se lo permitan, que paguen ellos la solicitud, y luego solicitaríamos a SEDEZAC, el reembolso del recurso, dado que el fin es el mismo, pero sólo que a la inversa. Éste ha sido la solución más factible, y aún cuando se demora el otorgamiento de recurso, es un hecho seguro, no así si quien estuviera demorado fuera el trámite de solicitud de registro de marca que pone en peligro la novedad del signo mismo debido a que cualquier otra persona puede proceder a solicitar el idéntico signo o similar, que conllevaría a perder toda esperanza en el que tenemos en trámite esperando el recurso. No obstante existen casos de incubandos, que se prefieren esperar a que se les dé el recurso de SEDEZAC, a pesar de que este trámite puede demorar meses. El apoyo de SEDEZAC es una medida sumamente necesaria y factible a los efectos de lograr una mayor cultura en el tema, ayudando a los que carecen de medios económicos para solicitar el registro de sus creaciones intelectuales; sin embargo, sólo es recomendable crear, dentro del mismo sistema, los mecanismos que menos afecten la vulnerabilidad de una creación intelectual, donde prima el principio prima in tempore prima in iure (primero en tiempo, primero en derecho). Existe otra problemática, la labor del consultor hemos dicho es guiar y orientar, pero en ocasiones, si dejamos a cada emprendedor la preparación de la documentación de registro, acaban rehaciéndola y corrigiendo errores en reiteradas ocasiones, que de igual modo atrasan y ponen en peligro la novedad de la creación intelectual en cuestión. De cualquier manera, nuestro papel como consultores es guiarlos y ayudarlos a la elaboración y corrección inmediata en el llenado de los formatos que el Instituto de Propiedad Industrial (IMPI) exige para cada caso. De igual modo, nuestro trabajo como consultores, en la elaboración de las estrategias a la hora de la elección de la marca comercial y demás signos distintivos del emprendedor es vital. Aquí la labor de cada área se integra en la búsqueda de la armonía alrededor de la identidad visual del proyecto incubado. Cuestiones de diseño gráfico, marcas registrables y no legalmente y penetración mercadológica del producto/servicio en cuestión, son el cimiento de que el proyecto en sí llegue a su éxito final. Por tal razón la importancia de un buen equipo de consultoría, con la capacidad técnica y de trabajo en equipo, necesarias para que funcione el sistema de incubación y que el incubando se sienta guiado de una manera profesional.

11
11

MT7 MASÓ

SinncO

2009

4.2.

Casos

Nuestro centro de incubación CDECIDE manejó en el período correspondiente al año 2008 más de 20 proyectos de emprendedores. Muchos de ellos se quedaron en el camino, no continuaron hasta la última fase del proceso. Los que sí llegaron, en su mayoría tuvieron interacción directa con las creaciones de propiedad intelectual, más directamente con relación a la marca comercial de su incipiente negocio. A continuación hacemos un breve resumen tomando como referencia a tan sólo algunos de los proyectos tratados en el pasado año:

SIGNO DISTINTIVO

PROCEDMIENTO DE REGISTRO

 

STATUS

PISTACHÓN AVIÑAY DISEÑO

   
Pago por medio de SEDEZAC desde el 24 de noviembre del 2008.   En trámite

Pago por medio de SEDEZAC desde el 24 de noviembre del 2008.

 

En trámite

DULCES TENTACIONES Y DISEÑO

   
  En examen de fondo
 

En examen de fondo

Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.

5

de diciembre del 2008.

VILLA SOFÍA Y DISEÑO

   
Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.   Concedida

Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.

 

Concedida

5

de diciembre del 2008.

CAMPOS DE MIEL Y DISEÑO

   
Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.   En trámite

Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.

 

En trámite

INSTITUTO QUETZAL (Denominativa)

Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.

 

Concedida

9

de diciembre del 2008

INSTITUTO QUETZAL Y DISEÑO

   
Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.   En trámite

Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.

 

En trámite

12
12

MT7 MASÓ

SinncO

2009

SIGNO DISTINTIVO

PROCEDMIENTO DE REGISTRO

STATUS

INSTITUTO QUETZAL (Aviso Comercial)

DE REGISTRO STATUS INSTITUTO QUETZAL (Aviso Comercial) Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC. En

Pago por medios propios. Pidió reembolso de SEDEZAC.

En trámite

FORMMOBLE Y DISEÑO

reembolso de SEDEZAC. En trámite FORMMOBLE Y DISEÑO Pago por medio de SEDEZAC desde el 20

Pago por medio de SEDEZAC desde el 20 de abril 2009.

En trámite

5.

R ecomendaciones

La sugerencia máxima que por medio de este trabajo queremos hacer llegar, es que cada responsable de incubadora, incubando y consultores de conjunto, velen y salvaguarden las creaciones intelectuales que se generen en el marco de los proyectos de incubación. Es vital para la supervivencia empresarial moderna, que las microempresas protagonicen la generación de creaciones intelectuales que viabilicen, a su vez, la obtención de los recursos económicos y financieros necesarios para crecimiento de las mismas y que, finalmente, repercutan de manera positiva en la sociedad, a través de la creación de nuevos empleos y la del niv el y la calidad de vida de la población. Si algo se debe procurar en toda la sociedad moderna, es elevar la cultura empresarial en materia de propiedad intelectual, ver en esta herramienta una posibilidad inestimable para lograr el triunfo de una organización, cualquiera que sea su estructura o destino final, es de primer orden.

Conclusiones

Dentro del proceso de incubación, una de las áreas estratégicas es la de atención a las creaciones intelectuales que se generen por parte de los emprendedores. El valor, la importancia y perspectivas que representan las creaciones intelectuales en la actualidad, hacen imprescindible su protección legal, como la mejor alternativa que garantiza y salvaguarda su verdadero mérito; convirtiéndolas en activos intangibles

13
13

MT7 MASÓ

SinncO

2009

de inn egable valor tanto para el autor, la organización que las administra, así como para la sociedad en general.

Es por ello que las tareas de incubación en su conjunto, de manera armónica e integral, deben coadyuvar al éxito de los proyectos. Basar a los proyectos en experiencias, en obras creativas e innovaciones qu e generen valor, es un factor de éxito que no puede dejarse de lado, sino que merece toda

atención y la más alta prioridad en un mundo que rueda sobre el Power of Knowledge (poder del

c onocimiento).

la

Bibliografía

1. Alcaraz, R. (2006) “Diagnóstico de incubadoras de empresas en México, 2004”, I Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación CTS+l, Cd. de México; .

2. Cárdenas, R. (1999) Invención, Innovación y Patentes, México: Editorial Albedrío.

3. Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Indicadores de actividades científicas y tecnológicas. Informe 2006.

4. Cruz Gattner, C.A. (2004) “La problemática del seguimiento de la incubadoras de empresas”, Revista-Escuela de Administración de Negocios, Escuela de Administración de Negocios Institución Universitaria, Número 054.

5. De la Puente, F., Martínez, C., Equiza, S., Mata, F.J., (2000) OTRI: Entre la Relación y el mercado. España: Ediciones newtbook.

6. Gómez, L. (2005) Evaluación del impacto de las incubadoras de empresas: Estudios realizados. Colombia: División de Ciencias Administrativas, Universidad del Norte.

7. Guerrero, M. L. A (2007) Antecedentes de las Incubadoras de Empresas. México: Instituto de C iencias Sociales y Humanidades.

8. Hernández, P., Márquez, A. (2006) “Análisis del Sistema de Incubación de Empresas de Base Tecnológica de México”, I Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación CTS+l, Cd. de México.

9. Incubadoras de Empresas. Secretaría de Economía.

10. Informe de Estadísticas IMPI 2008.

11. La propiedad intelectual y las pequeñas y medianas empresas. Material de la OMPI. Ginebra. 2008.

12. Matute, M. A. (2008) Seminario–Taller sobre Transferencia de Tecnología en América Latina y el Caribe. Necesidades, barreras y oportunidades. San Salvador, El Salvador.

13. Revista de la OMPI. No. 3 Ginebra. Junio 2007.

14. Sanz, L., Giral, J.M.(2001) “Investigación e Innovación: Nuevas propuestas de transferencia de tecnología. Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Encuentro en Santander.

15. Súchil, O. (200 6) “Centro de incubación de empresas de base tecnológica”, Cuarto Congreso ConIdeas, Universidad

Politécnica de Valencia, Instituto Politécnico Nacional. México.

16. Visión y Orientación Estratégica de la OMPI. Academia de la OMPI sobre Propiedad Intelectual. La Habana, 17 a 21 de

abril de 2000.

14
14