Vous êtes sur la page 1sur 9
09 de Septiembre de 2014 - Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de
09 de Septiembre de 2014 - Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de

09 de Septiembre de 2014 - Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de Neuquén - Sala II

Tonelli, Juan C. c/Viviendas Limay Sociedad Civil s/Cumplimiento de Contrato Cita RJ: EEAAA1401

Abstract:

La Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de Neuquén admitió la demanda por daño moral derivado del incumplimiento contractual efectuado por la empresa demandada respecto de su obligación de proveer oportunamente los servicios esenciales de energía eléctrica, gas y cloacas al lote adquirido por el actor para vivir con su familia, ya que se acreditó que habiendo terminado la construcción de la vivienda, el demandante no pudo mudarse por la inexistencia de los servicios, y que incluso cuando logró habitar la casa, lo hizo en condiciones precarias, por lo que dicha situación no constituyó una simple molestia o contratiempo, sino que se trató de la frustración parcial del proyecto familiar y de las condiciones de vida de una pareja con un hijo de escasos meses de edad, provocándole una alteración más allá de lo tolerable y en consecuencia indemnizable.

Sumarios:

Corresponde admitir la demanda por daño moral derivado del incumplimiento contractual efectuado por la empresa demandada respecto de su obligación de proveer oportunamente los servicios esenciales de energía eléctrica, gas y cloacas al lote adquirido por el actor para vivir con su familia, en tanto se acreditó que habiendo terminado la construcción de la vivienda, el demandante no pudo mudarse por la inexistencia de los servicios, y que incluso cuando logró habitar la casa, lo hizo en condiciones precarias, por lo que dicha situación no constituyó una simple molestia o contratiempo, sino que se trató de la frustración parcial del proyecto familiar y de las condiciones de vida de una pareja con un hijo de escasos meses de edad, provocándole una alteración más allá de lo tolerable y en consecuencia indemnizable.

Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de Neuquén

La Dra. Patricia Clercici dijo:

I.- Ambas partes interponen recursos de apelación contra la sentencia de fs. 945/952 vta., que hace lugar a la demanda por cumplimiento de contrato y por daños y perjuicios, con costas a la vencida.

a) 1.- La demandada se agravia por entender que la sentencia de grado incurre en violación de

criterios de logicidad, al imponerle a su parte más cargas que las comprometidas contractualmente. Afirma que

criterios de logicidad, al imponerle a su parte más cargas que las comprometidas contractualmente.

Afirma que la a quo desconoce prueba producida y reconocida, apartándose su interpretación de los principios legales, de doctrina y de jurisprudencia.

Señala que aún cuando el art. 21 del Anexo de la Ordenanza n° 10.010 dispone como objeto de la cesión, entre otros, la realización de la obra de infraestructura, la demandada debió llevar a cabo los servicios de infraestructura sin la participación de CORDINEU S.E. Agrega que su parte cumplió con sus obligaciones, y para ello contó con la aprobación del Municipio; en tanto que CORDINEU S.E. no cumplió con las suyas.Dice que existió una doble intervención establecida por ley, que fue obstaculizando todos los trámites y ha llevado a graves atrasos en la gestión de los loteos en la zona abarcada por CORDINEU S.E., lo que es de público y notorio conocimiento. Reitera que configura un hecho notorio la disfuncionalidad de CORDINEU y el atraso de sus

expedientes.

Sigue diciendo que la Ordenanza N° 10.010 implica la existencia de doble

aprobación y visado, lo que resulta inconducente para la fluidez de los trámites exigidos, que es un tema a resolver por los Poderes Legislativo provincial y municipal el atraso que genera la existencia de dicho órgano.

Advierte sobre que la Ordenanza es del año 2004, y el plazo para la cesión se establece en 60 días a partir de sancionada la norma (art. 24, Anexo General), a la vez que se dispuso la retrocesión del dominio al particular si no se efectuaban las obras en el plazo de diez años

de efectuada la cesión (art. 27, Anexo General), concluyendo en que, de respetarse los plazos legales, CORDINEU S.E. ya debería estar haciendo devolución de los lotes a favor de la demandada, en atención al atraso que tiene en sus trámites.

Entiende que al atraso no puede ser adjudicado a la demandada.

2.- Reitera que la demandada cumplió con sus obligaciones por cuanto el loteo definitivo fue aprobado por la Municipalidad de Neuquén en el mes de febrero de 2008, y la venta por boleto a favor del actor se realizó en el mes de marzo de 2008. Manifiesta que lógico corolario de esto es la escritura traslativa de dominio a favor del demandante, pues si el loteo no se hubiera encontrado aprobado definitivamente, mal podría encontrarse inscripto en el Registro de la Propiedad Inmueble.

Expresa que a la fecha de realización de los actos enunciados en el párrafo anterior, todos los plazos administrativos previstos por la Ordenanza N° 10.010 ya estaban vencidos.

3.- Se queja de la afirmación de la a quo referida a que con fecha 26 de octubre de 2009 la demandada cumplimentó la cesión ordenada por Ordenanza N° 10.010, ya que la accionada lo cumplió antes, pero CORDINEU S.E. no formalizaba la cesión.

Señala que la mora de CORDINEU S.E., que afectó a la demandada, no implicó de ninguna manera que el actor no contara con los servicios comprometidos en el contrato, pues no se ha desconocido que todos los servicios le eran provistos al accionante, y algunos ni siquiera debió abonarlos por su uso.

Manifiesta que ninguna observación ha merecido el acta de constatación efectuada por escribano público, en la

Manifiesta que ninguna observación ha merecido el acta de constatación efectuada por escribano público, en la cual se describe al lote como provisto con todos los servicios.

4.- Solicita replanteo de prueba en la Alzada, respecto de la cual ha sido declarada negligente en su producción, y que es la informativa a CORDINEU S.E.

  • b) La parte actora se agravia por el rechazo de la indemnización por daño moral.

Dice que el criterio restrictivo que alega la jueza de grado no es tal, pues la jurisprudencia ha venido flexibilizando esta postura, dando paso a una tesis más amplia del resarcimiento del daño moral en materia contractual. Y ello es así, agrega el quejoso, cuando se trata de una relación de consumo, dado que los derechos de los consumidores tienen raigambre constitucional. Cita doctrina.

Señala que existe una relación de consumo entre las partes de autos, en tanto que después de la modificación de la Ley Nº 24.240 por la Ley Nº 26.361 ya no existe duda que el consumidor inmobiliario encuentra tutela en dicho régimen. Cita jurisprudencia de la Sala I de esta Cámara de Apelaciones.

Sostiene que el daño moral se encuentra palmariamente acreditado. Dice que se ha probado que a partir del incumplimiento de la demandada respecto de su obligación de proveer oportunamente los servicios esenciales (energía eléctrica, gas y cloacas) al lote adquirido por el actor para vivir con su familia, tal como se había acordado en el boleto de compraventa, el agravio moral se encontró presente.

Cita testimonios de autos, de los cuales se deriva, a su criterio, la existencia de un estado anímico en el actor signado por el estrés, los nervios, la preocupación, la desesperación y la angustia. Recuerda que no se trata de cualquier incumplimiento, sino que éste impidió al actor y su familia mudarse a la vivienda que habían construido con esfuerzo, debiendo permanecer en un departamento alquilado, muy pequeño e incómodo.

Agrega que no puede soslayarse de que había nacido el primer hijo del actor, con todo lo que ello importa para cualquier persona. Transcribe dichos de los testigos.

  • c) La parte actora contesta el traslado de la expresión de agravios de su contraria a fs. 972/975.

Dice que surge de los expedientes administrativos acompañados a autos que fue la demandada quién no cumplió con sus obligaciones emergentes de la Ordenanza n° 10.010, e incluso el propio CORDINEU S.E. la ha intimado e instado a culminar el trámite de la cesión.

Recuerda que el boleto de compraventa suscripto entre las partes data del 19 de marzo de 2008, y que en el mismo la demandada se obligaba a la provisión de los servicios que las ordenanzas municipales exigen; que luego se suscribió la escritura, con fecha 5 de septiembre de 2009, dejándose expresamente dicho que el lote no poseía servicios de agua, cloaca, luz y gas, siendo por cuenta y a cargo de la vendedora –demandada- la conexión y costo de los mismos.

Sigue diciendo que de acuerdo con el art. 21 de la Ordenanza n° 10.010 es obligación de los

propietarios de las parcelas afectadas a la Zona General de Gestión Especial "Paseo de la Costa",

propietarios de las parcelas afectadas a la Zona General de Gestión Especial "Paseo de la Costa", transferir al dominio del Municipio de la ciudad de Neuquén una superficie de terreno equivalente al 25% de la superficie total de cada parcela, con el objeto de

solventar las obras de infraestructura y urbanización previstas en el Plan Maestro Paseo de la Costa, siendo administradas por CORDINEU S.E.

Manifiesta que esta cesión se realizó mediante acta de acción concertada recién el 26 de octubre de 2009, ad referéndum de la asamblea de socios de Viviendas Limay, por lo que primero debía reunirse la asamblea, aprobar la cesión y perfeccionarse la cesión por instrumento público.

Sostiene que la asamblea de socios ratifica la cesión el día 29 de octubre de 2009, y que posteriormente, en diciembre de 2009, CORDINEU S.E. envía carta documento a la demandada por haberse constatado que los lotes cedidos no se encontraban bajo la titularidad de Viviendas Limay, y que se habían encontrado irregularidades relacionadas con la obtención de las escrituras traslativas de dominio. Agrega que la demandada acompaña las escrituras que acreditaban su titularidad sobre los lotes con fecha 22 de marzo de 2010, a la vez que informa que se había concluido con el tendido de la red de gas, que la obra red de agua corriente se encontraba en ejecución en un 50%, y que la obra de tendido de energía eléctrica se iniciaría una vez terminada la obra red de agua.

Manifiesta que fue el actor quién gestionó por su cuenta y cargo la provisión de los servicios.

Señala que la demandada no explica las supuestas excusas mediante las cuales pretende imputarle la responsabilidad a CORDINEU S.E.d) La parte demandada contesta el traslado de la expresión de agravios de la demandante a fs. 977/ vta.

Alega que no ha existido daño alguno para el actor, que los servicios reclamados ya estaban siendo provistos por la demandada. Niega que la relación existente entre las partes sea de consumo, toda vez que la demandada es una sociedad civil sin fines de lucro, y la venta de los lotes se ha efectuado a menor valor que el comercial y con la sola finalidad de dar cumplimiento al estatuto social. Agrega que la existencia de una relación de consumo no fue introducida oportunamente en la litis.

Advierte que la actora no ha podido acreditar los meses de alquiler que dice haber abonado, ni que hayan vivido precariamente ni que la demandada no haya observado la Ordenanza n°

10.010.

Reitera lo ya expresado respecto que del acta de constatación notarial surge que el lote del actor cuenta con todos los servicios.

II.- He de abordar, en primer lugar, el pedido de replanteo de prueba ante la Alzada.

La jurisprudencia de esta Cámara de Apelaciones ha sido constante en orden a que la apertura "

a prueba en la Alzada: "

...

es de carácter excepcional y su interpretación es restrictiva

...

(PS.

1986 -II-235/236; PS.1988-I-98/99, Sala II; PS. 1991 -III-561/564, Sala I; Palacio-Alvarado Velloso, "Código Procesal", IV-365). El replanteo de prueba en la Alzada no debe ser

instrumento del descuido, demora, desidia o desinterés en el requerimiento oportuno o el diligenciamiento de los

instrumento del descuido, demora, desidia o desinterés en el requerimiento oportuno o el diligenciamiento de los medios probatorios perdidos, de modo que sólo tendrán cabida cuando la decisión que denegó la prueba se deba a un error, negativa injustificada o negligencia decretada inoportunamente. (JUBA7-NQN- Q0002).

En el mismo sentido se ha sostenido que la procedencia de producción de prueba en segunda instancia, es excepcional y se funda, principalmente, en que el Juez de grado no haya resuelto correctamente la cuestión planteada. Además, el criterio de admisibilidad de la misma debe ser restrictivo por cuanto importa retrotraer posibilidades que tienen una oportunidad prefijada. Por otra parte, si la cuestión pudo ser debatida con anterioridad y esto no ocurrió por la inactividad de los interesados no corresponde abrir a prueba en la Alzada (PS. 1994-I-38/40- Sala I) –conf. Sala II, "Betanzo y otros c/IPVU", P.S. 1999-III, n° 132-.

La demandada solicita que se produzca en esta instancia la prueba informativa a CORDINEU S.E.

De las constancias de autos surge que a fs. 848/vta., la jueza de grado ha declarado negligente a la demandada en la producción de este medio probatorio, sin que la parte invoque que dicha resolución es errada y por qué, por lo que no corresponde hacer lugar a la apertura a prueba en segunda instancia.

III.- Ingresando al tratamiento de los recursos de apelación de autos, he de comenzar por los agravios vertidos por la parte demandada.

Reiteradamente esta Sala II viene sosteniendo que: "Es sabido que la parte debe seleccionar del discurso aquel argumento que constituya la idea dirimente y que forma la base lógica de la decisión. Efectuada la labor de comprensión, le cabe demostrar cuál es el punto del desarrollo argumental que muestra un error en sus referencias fácticas o en su interpretación jurídica –dando las bases del distinto punto de vista- que lleva al desacierto ulterior concretado en el veredicto. Cuando el litigante no formula su expresión de agravios de esa manera, cae derrotado por su falta de instrumental lógico de crítica, antes que por la solidez de la decisión que recurre. No basta para que prospere una apelación con acudir a citas jurisprudenciales y/o doctrinales, huérfanas de todo sustento fáctico, como pretende el demandado, dado que no explica de que forma se relacionan con el caso debatido (CNCont. Adm. Sala 2°, 7-9-04).

"Se ha señalado en distintas oportunidades, que la mera disconformidad con la sentencia, por considerarla equivocada o injusta, o las generalizaciones y apreciaciones subjetivas que no cuestionan concretamente las conclusiones de la sentencia apelada no constituyen una expresión de agravios idónea, en el sentido de resultar apta para producir la apertura de la presente instancia. En orden a ese objetivo, lo que se exige no es la sola crítica, entendida ésta como disconformidad o queja, sino una crítica calificada, una crítica recursiva, la que para merecer dicho adjetivo debe reunir características específicas.

"Así y tal como frecuentemente hemos señalado "el concepto de crítica razonada y concreta, contenido en el art. 265 del Código Procesal, exige al apelante, lo mismo que al juzgador, una exposición sistemática, tanto en la interpretación del fallo recaído, en cuanto al juzgado como erróneo, como en las impugnaciones de las consideraciones decisivas, debe precisarse, parte por parte, los errores, omisiones y demás deficiencias que se atribuyen al fallo recurrido,

especificándose con toda exactitud los fundamentos de las objeciones, sin que las afirmaciones genéricas y las

especificándose con toda exactitud los fundamentos de las objeciones, sin que las afirmaciones genéricas y las impugnaciones de orden general reúnan los requisitos mínimos indispensables para mantener la apelación, para desvirtuar una solución realmente dotada de congruencia, no basta criticar aspectos de ella de modo aislado, pues aún erróneo en detalle puede ser acertado en conjunto.

"Es que, en el fondo, todo memorial es un discurso, esto es, el arte de convencer, ya que la argumentación es el acto comunicativo cuyo propósito es presentar razones para justificar hechos, creencias o valores y su estructura es una serie de razonamientos que buscan probar una tesis o proposición.

Etimológicamente argumentación se relaciona con argumento que procede de arguere (del lat., poner en claro) y debe distinguirse por el prestigio de la razón mas que de la opinión, debe encadenar una lógica de razones y evidencias y superar la primera impresión sobre el asunto, ya que su objetivo es convencer y captar la atención del lector u oyente" (autos "Panizoni c/Bernich, Sala I, P.S. 2011-IV, n° 128; autos "Avila c/Garrido", Sala I, P.S. 2011-IV, n° 145, entre otros).

La lectura de la expresión de agravios de la parte demandada permite advertir que se insiste en la postura asumida al contestar la demanda de autos, referida a la culpa de un tercero –CORDINEU S.E.- que originó la mora en que incurrió frente a la parte actora, y que en oportunidad de efectuarse la constatación notarial el lote del accionante contaba con todos los servicios.

Con relación a este último aspecto, cabe destacar que la sentencia de grado tiene por configurada la mora de la parte demandada por haber incumplido con su obligación de proveer el servicio de energía eléctrica y agua, y por haber cumplido tardíamente con la provisión del servicio de gas natural. Por su parte, la constatación notarial, a la que tanta importancia otorga la accionada, no hace sino otorgar razón a esta conclusión de la sentenciante de grado (la que, por otra parte, se encuentra avalada por prueba informativa brindada por los organismos encargados de la prestación de dichos servicios en la ciudad de Neuquén). En efecto, del acta notarial de fs. 941/942, que lleva fecha 28 de septiembre de 2010 surge que la obra de gas se encuentra terminada; que la luz que utiliza el lote es luz de obra suministrada por Viviendas Limay y que el agua es sacada de la red existente. O sea, el lote contaba con los servicios, el de gas gestionado por el mismo actor –conforme lo señala la a quo- y los restantes, en forma precaria, sin respetar las condiciones pactadas.

Agrego que de los testimonios de autos surge que el agua no es potable, y que no cuenta con servicio de cloacas.

Nada aporta la demandada para rebatir la conclusión referida, excepto la interpretación que hace de la constatación realizada por escribano público.

En cuanto a la supuesta culpa de CORDINEU S.E. en el atraso incurrido por la apelante, tampoco se rebaten adecuadamente los argumentos explicitados en el fallo recurrido.

La quejosa solamente insiste en la defensa esgrimida de culpa de un tercero, sin hacerse cargo de los fundamentos dados por la a quo para desechar tal defensa, que refieren a que la demandada conocía, en oportunidad de vender el lote al actor, cuales eran los trámites que

debía cumplir ante CORDINEU S.E. y ante la Municipalidad de Neuquén, y que las demoras tuvieron

debía cumplir ante CORDINEU S.E. y ante la Municipalidad de Neuquén, y que las demoras tuvieron su causa en la tardanza de la demandada en presentar la documentación requerida para su aprobación, y realizar los trámites necesarios frente a cada órgano provisor del servicio.

Frente a estos fundamentos, la apelación se limita a cuestionar la conducta y eficacia de CORDINEU S.E., cuestión no sólo no probada sino que, además, escapa a la jurisdicción judicial desde el momento que es de incumbencia del órgano legisferante que creó la corporación evaluar la eficacia de su actuación.

Por lo dicho es que la expresión de agravios de la demandada no reúne los recaudos del art. 265 del CPCyC, debiendo ser declarado desierto el recuro que mediante ella se pretende fundar (art. 266, CPCyC).

IV.- La parte actora se agravia por el rechazo de la indemnización por daño moral.

He dicho en autos "Bettucci c/Banco Hipotecario" (P.S. 2012-I, n° 1) que el daño moral, cuando tiene origen contractual, debe ser considerado con rigor y, por lo tanto, es a cargo de quien lo reclama su prueba, no bastando el incumplimiento de las obligaciones contraídas. Consecuentemente, en materia contractual el daño moral no se presume, debiendo alegarse y acreditarse los hechos y circunstancias que determinaron su existencia (conf. Cám. Nac. Apel. Comercial, Sala B, 9/12/1980, "Terrén de Céspedes c/Even S.A.", LL 1981-B, pág. 409).

En igual sentido, otorgando al daño moral en materia contractual carácter restrictivo, se ha pronunciado también la jurisprudencia civil. Así la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala K (15/8/1994, "Cornejo c/Maiztegui", LL 1995-D, pág. 778) ha señalado que: "no cualquier molestia, desagrado o aflictiva situación derivada del solo incumplimiento de un contrato puede generar de por sí un resarcimiento por daño moral a favor de la víctima, si no se demuestra clara y concretamente que dicho incumplimiento ha producido una lesión directa en los valores más hondos de la personalidad humana, que hacen al mundo de sus afectos íntimos".

A contrario de lo sostenido en la sentencia de grado, encuentro que la parte actora ha probado la existencia del daño moral cuya reparación pretende.

Las testimoniales de autos acreditan, en mi opinión, que los padecimientos espirituales del actor, motivados en el incumplimiento de la demandada, superan las molestias y desagrados que se consideran tolerables en una relación contractual.

El testigo Sánchez (acta de fs. 710/711) dice que: "…Se comienza a hacer la casa aún sin servicios, me consta que estaba preocupado por eso, en varias oportunidades habló con Viviendas Limay, hasta creo que hubo cartas documentos, que nunca fueron contestadas, incluso habló con uno de os responsables de la empresa porque lo conocía de la universidad. La casa empezó a construirse fines de 2009 y principios del 2010, en agosto de 2010 nace su hijo…, su intención era mudarse lo antes posible del lugar donde estaban viviendo que era muy chico. En septiembre/octubre de 2010 termina la casa… hasta ese momento seguían sin los servicios. Para ese momento la cosa se puso más complicada porque no podían mudarse, tenían que seguir pagando alquiler, logró en diciembre 2010 que colocaran el servicio de gas, recién en ese momento se pudieron mudar –solo con ese servicio-, inicialmente creo que Juan Cruz gestionó personalmente la colocación del servicio de luz, tuvo que colocar

una cisterna para el agua, el agua no era de red, debieron asistirse de agua mineral,

una cisterna para el agua, el agua no era de red, debieron asistirse de agua mineral, porque no estaba hecha la obra, recién a mediados del 2011 se hizo la obra; todavía, queda pendiente la de cloacas, en todo momento era prioridad de Juan Cruz mudarse porque tenían que pagar alquiler". El testigo Ruiz (acta de fs. 712/713) relata que "…Juan nos comentó que para cuando naciera su hijo no podía mudarse porque no tenía los servicios, estaba muy angustiado, y ya nacía su hijo y no podía mudarse, le preocupaba porque estaba alquilando… vivía en un departamento muy pequeño cerca de la universidad… agua corriente no tiene, para su consumo lo solucionó con agua mineral y tiene un pozo de agua para el riego y lavar las cosas, agua de red no tiene". El testigo Garrido (acta de fs. 716/vta.) afirma que "…el medidor de obra no lo tuvo nunca, la luz la sacaban de una obra de ahí cerca como a unos ciento cincuenta metros… y el agua era de una obra, la sacaban a través de mangueras, el gas nada y cloacas menos, termina la casa, el agua la solucionó mediante una cisterna, hizo una perforación y con eso trataba de arreglárselas pero era agua de pozo, la luz seguía exactamente igual, con el gas buscó como alternativa comparar un zeppelín, pero el costo era una locura, y de cloacas hicieron el pozo ciego". El testigo Villarreal (fs. 717/718) señala que "…una vez que terminó la obra para agosto del 2010, que fue cuando nació el hijo, no podía mudarse porque no tenía servicios, estaba con una luz provisoria de una obra que le habían prestado a unos cien metros aproximadamente, no tenía gas, no tenían agua tampoco, tuvo la obra terminada tres o cuatro meses, hasta que fue gestionando él algunas cuestiones….". El testigo Chinni (acta de fs. 719/720) coincide con las declaraciones anteriores: "…en la medida que se iba construyendo salió el tema del embarazo, luego el nacimiento y la parte más estresante fue cuando nació el enano, y ellos esperaban mudarse, Laura no la pasó muy bien, por el posparto, ella estaba encerrada en el departamento, con el bebé y eso trajo problemas en la pareja… vivía en un departamento en la calle Caviahue, de un dormitorio…".

De los testimonios transcriptos se advierte que la no provisión en tiempo oportuno de los servicios comprometidos por la demandada generó en el actor una alteración de su espíritu que, como dije, va más allá de lo tolerable y debe ser indemnizado. Para ello tengo en cuenta que la finalidad perseguida por el demandante al adquirir el lote fue poder construir una vivienda para su familia; que habiendo terminado la construcción, y producido el nacimiento de su hijo no pudo mudarse por la inexistencia de los servicios, y que, incluso, cuando logra habitar la casa lo hace, en lo que a servicios se refiere, en condiciones precarias. Esta situación, originada en el incumplimiento de la accionada, no es una simple molestia o contratiempo, sino que se trata de la frustración parcial del proyecto familiar y de las condiciones de vida de una pareja con un hijo de escasos meses de edad, cuando habitual y lógicamente se pretende brindar al recién nacido el mejor hábitat posible.

Por lo dicho es que entiendo que la indemnización por daño moral resulta procedente, fijándola prudencialmente en la suma de $30.000,00.

V.- En consecuencia, propongo al Acuerdo no hacer lugar al replanteo de prueba en la Alzada, declarar desierto el recurso de apelación de la parte demandada y hacer lugar al recurso de apelación de la parte actora, por lo que se modifica parcialmente el resolutorio apelado incrementando el monto de condena, el que se fija en la suma de $76.478,80.

Las costas por la actuación en la presente instancia se imponen a la demandada perdidosa (art. 68, CPCyC). Dejar sin efecto los honorarios regulados en la instancia de grado y adecuarlos al nuevo pronunciamiento, regulando los honorarios de los letrados intervinientes en la Alzada en el

30% de los emolumentos que se les fijen para la primera instancia (art. 15, Ley Nº

30% de los emolumentos que se les fijen para la primera instancia (art. 15, Ley Nº 1594).

El Dr. Federico Gigena Basombrio dijo:

Por compartir los fundamentos vertidos en el voto que antecede, adhiero al mismo.

Por ello, esta SALA II RESUELVE:

I.- No hacer lugar al replanteo de prueba en la Alzada y declarar desierto el recurso de apelación de la parte demandada.

II.- Hacer lugar al recurso de apelación de la parte actora y modificar parcialmente la sentencia de fs. 945/952 vta. incrementando el monto de condena, el que se fija en la suma de PESOS SETENTA Y SEIS MIL CUATROCIENTOS SETENTA Y OCHO CON OCHENTA CENTAVOS

($76.478,80).

III.- Imponer las costas por la actuación en la presente instancia a la demandada perdidosa (art. 68, CPCyC).

IV.- Dejar sin efecto los honorarios regulados en la instancia de grado, (art. 279 CPCyC), los que deberán ser adecuados al nuevo pronunciamiento y fijar los honorarios de los letrados intervinientes en esta instancia en el 30% de los emolumentos que se les determinen para la primera instancia (art. 15, Ley Nº 1594).

V.- Regístrese, notifíquese electrónicamente, y, oportunamente, vuelvan al Juzgado de origen.

Federico Gigena Basombrío - Patricia M. Clerici