Vous êtes sur la page 1sur 3

BEHIND THE LINES

Informe Nro 24 20 de Abril de 2009

Preguntas, preguntas, preguntas….


¿Es esto todavía un rally de corta vida dentro de un gran bear market? ¿Es acaso algo
más importante? ¿Podría ser directamente el inicio de un nuevo bull market? En todo
caso, ¿cuándo podríamos decir o determinar que sea de una forma o de la otra? Y
continuando con esa línea, ¿importa realmente? ¿A quien?
Creo que buena parte de las respuestas a todos estos
interrogantes dependen de determinados factores y
claro está, actores. No es lo mismo haber comprado
activos de cualquier índole en el mundo financiero y
bursátil hace ya más de una año, que durante los
últimos meses y lógicamente ciertamente distinto, el
haber determinado entrar al mercado durante el
último mes. Es por ello que, para cada uno de los
participantes, la interpretación del movimiento
iniciado hace ya 6 semanas atrás puede ser
absolutamente distinta, aún teniendo como
benchmark de trabajo al mismo mercado.
Curioso es, por lo tanto, observar por estos días
inversores que han obtenido réditos inimaginables
durante este lapso de tiempo (los menos ciertamente)
y paralelamente otros (a nuestro criterio, la inmensa
mayoría) que solo han visto menguar, en parte, sus abultadas pérdidas.
Tan obvio resulta el contraste que, de alguna manera, los verdaderos protagonistas de
las últimas semanas han sido los que, contra todo pronóstico inicial, se embarcaron en
tratar de sacar algún tipo de utilidad de un mercado que hasta hace solo algunas
semanas atrás, se encontraba a la deriva y sin posibilidad de reacción. He aquí un punto
muy importante para el análisis y es que, bajo nuestra forma de ver, el mercado se fue
quedando hasta el momento sin vendedores genuinos. Lo que hemos notado es el
avance de compradores, sobre todo en el inicio del movimiento, por un lado y el cierre
de vendidos por el otro. De eso se trata en buena parte el universo de las finanzas, de
oferta y demanda y cuando la oferta tiende a cerrarse o bien cuando la demanda
aumenta, es lógico ver cómo los precios tienden a revalorizarse. Por consiguiente, allí
radica una de las claves y más aun en el corto plazo: encontrándose hoy el mercado
medido por el índice Dow Jones en la zona de los 8.100 pts y teniendo en cuenta la
importancia de dicha zona, ¿aparecerán los genuinos vendedores y en todo caso de
qué forma? Ciertamente, haciendo un análisis fino, notamos que el volumen ingresado
en los mínimos del mercado están enfrentados a la posible primera gran señal de alerta,
ya que meses atrás ha sido la zona en la que transita hoy el mercado (medido por el
Dow Jones 8.100 pts +/- 100 pts) el soporte en aquellos días. Muchos inversores que
aun mantienen posición desde ese momento, ven cómo por primera vez en meses
pueden vender sus activos sin asumir pérdidas. Esto es algo muy significativo y no son
pocos los que determinan hacerlo e incluso evalúan la posibilidad de alejarse del
mercado por algún tiempo. Pero es evidente la próxima pregunta, ¿hasta cuándo?
¿Cuándo podremos determinar que este movimiento sea limitado o bien sea el inicio de
algo más importante?
Claro está y como mencionaba anteriormente, las respuestas pueden ser varias, ya que
lo observado en las últimas semanas ha determinado para muchos el mejor negocio de
sus vidas, mientras que para otros simplemente ha sido una tenue recuperación del
mercado.
A nivel personal y tomando como figura el inicio, en términos generales, de este bear
market en el tercer trimestre del 2007, creo que lo que estamos atravesando es una
reacción importante, significativa y vigorosa a una baja que en tiempos y formas ha
sido muy impulsiva, aunque ordenada y armoniosa. Si, es posible que esto se siga
tratando de un rally dentro de un bear market, lo cual no implica que no se puedan
obtener utilidades y ciertamente, notables. Lo que trato de decir es que no creo que se
trate del inicio de algún tipo de bull market, si se interpreta esto como ir a nuevos
máximos dentro del mediano plazo. Realmente no imagino, de momento, que eso pueda
llegar a suceder y más bien me sigo inclinando por pensar que esto es un pequeño oasis
(para muchos, claro está, la inversión de sus vidas) de corto plazo. Entre otros ítems,
sirve para serenarse un tanto, para que varios especuladores que hicieron buen dinero,
vendiendo activos que no tenían para recomprarlos a precios más bajos, lo piensen más
de una vez y seguramente, para muchos inversores que se encontraban en posiciones
muy conservadoras, incluir en sus portafolios algún tipo de riesgo a precios que no se
han visto en años. La forma de evaluar que se trate de un rally de corta vida o un
rebote o el inicio de algo más importante, es ciertamente muy personal, ya que en
definitiva el logro en este rubro que hemos elegido se mide en resultados. Es a ello
a lo que deberemos apuntar, sea de forma tendencial o contratendencial.
En el mientras tanto, los balances tan esperados han comenzado a ingresar y como
preveíamos, el ojo clínico estaría puesto sobre uno de los sectores más comprometidos
como es el financiero. Allí asistimos a una nueva forma de ver los mismos, ya que se
han incorporado las nuevas normas que reemplazan al mark to market, con lo cual las
instituciones financieras y especialmente las más comprometidas, pueden valuar sus
carteras y los denominados activos tóxicos, a valores aún no muy entendibles y de una
forma, si se quiere el término, poco ortodoxa. Sinceramente, parece un tanto
desprolijo y hasta sospechoso, pero de un buen tiempo a la fecha pareciera ser un
común denominador en el gran mundo de los mercados de capitales, donde y
lamentablemente, el término intervención empieza a prevalecer y el llamado libre
mercado está poniéndose en duda.
Así y todo, los números de las empresas, si bien en términos generales, distan mucho de
lo observado hace solo un año atrás, se encuentran relativamente en línea, al menos de
momento con lo esperado por inversores y analistas. Eso ha ayudado no solo a mantener
los precios de las cotizantes, sino a ver cómo los mismos continuaron revalorizándose,
incluso de forma significativa. Durante la semana que comienza, podremos acceder a
nuevos balances y volvemos a recalcar que el mercado ya no estará mirando solo los
resultados obtenidos, sino y fundamentalmente las perspectivas que se incluyan en los
mismos.
Por consiguiente y dada la performance del mercado durante las últimas semanas, a
nuestro criterio resulta imprescindible el poder colocar los stops correspondientes. Si la
base no resulta ser sólida y lo visto en dicho lapso es un mero, aunque ya obvio e
importante rebote, el movimiento principal o tendencia que ciertamente ha sido bajista,
podría ser retomado. Entonces, lo conseguido durante los ultimos 40 días podría
desaparecer o bien, buena parte de ello. En esa instancia, los vendedores reaparecerían,
dado que hoy los precios están revalorizados respecto a los mínimos vistos durante los
primeros días de marzo pasado.
Es importante recordar una vez más que en esta instancia resulta, por lo menos
confuso y a la vez llamativo, ver al dólar apreciándose porque no es congruente,
bajo nuestra óptica, con lo que el mercado ha estado mostrándonos en las recientes
semanas, lo cual de seguir manifestándose, sería una clara señal de alerta. Es algo
que hemos ya manifestado en el reporte anterior.
Por ultimo, desde lo estrictamente técnico, hemos notado que ya son varios los índices
que se han colocado por sobre la media móvil de 21 semanas y veríamos con mucho
agrado que pudieran consolidar dicha zona. En ese sentido, aún observamos cómo
algunos índices puntuales (Dow Jones industrial y del transporte, por citar dos de
envergadura), se debaten en dicha zona, sin poder vulnerarla de manera contundente, lo
cual sería muy conveniente que lo hicieran y de manera rápida. Si no sucediera,
agrandaría la posibilidad de que al menos se observen algunas correcciones y hasta de
magnitud.
Incluso, al cierre de las cotizaciones del viernes pasado se observa, tomando al índice
Dow Jones como referencia, claramente la conformación de una cuña alcista con
eventual definición bajista, pero a veces por muy obvia, uno puede hasta desconfiar de
la misma.
En definitiva, el control de momento lo tienen los buyers, pero no nos confundamos,
hablamos de los que ingresaron al mercado en las últimas semanas y no de aquellos que
todavía esperan que las cotizaciones sigan subiendo. No para ganar dinero, sino para
poder en algún momento salir indemnes ya que aún sus pérdidas y, a pesar de la suba
observada en los últimos 40 días, sigue siendo mayúscula.
CH
chadasu@hotmail.com