Vous êtes sur la page 1sur 1

"

¡

SUPRESION DB LA CLASB DE rEORI!

" ¡ SUPRESION DB LA CLASB DE rEORI! DEL SISTEMA HOMEOPATICO_ P I-f E /"1'10 P\J-~

DEL

SISTEMA

HOMEOPATICO_

" ¡ SUPRESION DB LA CLASB DE rEORI! DEL SISTEMA HOMEOPATICO_ P I-f E /"1'10 P\J-~

P I-f E /"1'10

P\J-~

:a fines del mes de noviembre próximo pasado se propusieron, los médicos alópatas dcl Oonsejo académico, Büprimir la clase de Teoría del sistema homeopático, establecida por el Poder Ejecutivo en la Escuela de Medicina de la Universidad nacional. Pero como en dicho Oonsejo hai personas imparciales i verdaderamente ilustradas, que comprenden la injusticia del odio, que los sectarios de la Escuela antigua, le profesan a la Homeopatía, se es- tableció una acalorada discusioD durante dos sesiones consecutivas, i para desidir la cuestion, tuvo la osadía de proponer, uno de los citados alópatas, que si se enseñaba la Homeopatía, deberia enseñarse tambien el Espiri- tismo, el DarwiQismo i la Quiromancia. El fJue esto propuso no procedió de buena fe porque a nadie se le puede ocurrir que esas otras ridiculeces tengan ninguna relacion con el sistema homeopático, ni hayan sido consideradas jamas como sistemas médicos ni como ciencias que merezcan estudio. CO!! mucha más raz~:m pueden proponer los médicos homeÓpatas, q1le, si se sigue enseñando la. alopatía, se enseñen tambien el Humorismo, el Solidismo, el Rasorismo i tantos otros errores" que se han repartido la candorosa credulidad de los alópatas." El comparar la Homeopatía con teorías erróneas no es refutarla; i los alópatas del Oonsejo académico te- nian la obligacioI) de demostrar que el sistema homeopático no es científico O que está mas poblado de errores qne el siste~a antiguo, para poder prohibir su enseñanza universitaria, porque aun suponiendo que los dos siste- mas médicos de que nos ocupamos dén iguales resultados, lo natmal i 10 lójico es que se sigan enseñando á:llbos. Nuestro actual PI'eRidente de la Nacion mandó que se enseñase la teoría del sistema homeopático en la Univel'sidad nacional, porque dumnte los viajes que ha hecho por' Europa i por la Amédca del Norte, ha visto las miversidades, los diRpensarios i los hospitales homeopáticos; ha leido tamhien algunas obr'us de homeopatía i ha sido recetado i cUl'ado por este sistema. Así pues, los tl'es alópatas del Consejo académico, que apénas conocen el nombre del sistema homeopático, que no han quel'ido tomarse el trabajo de estudiarlo i ensayarlo imparcialmente i que no habiéndolo estudiado, cal·ecen de autoridad para juzgado, no debieron supI'imir la ense- ñanza de una ciencia que les es absolutamente desconocida, como lo prueba el argumento en que se apoyaron "para Ruprimir su estudio en la Universidad. Si hubieran leido siquiera la polémica sostenida por el señor doctor Salvador l\f. Alvarez, en el periódico titulado La Homeopatía, en contra de la~ teorías alopáticas de los miembros de la Sociedad de Medicina, no habrian abusado del poder que 1es confirió el Gobierno para modificar el regla- mento universitario, suprimiendo arbitrariamente la clase menciona(la, sólo pOl' espíl'itu de antagonismo, Por tanto , dcseamos que el Gobierno nacional no npl'Uebe la derogacion oel decreto por el cual se establece

la cátedra de TeOl"ía del sistema homeopático, porq ne el derogado , cq nivllle a. convenir con los alópata s d el Oon- sejo en que habia decretado la enseñanza de un sistema médico tan elTóneo como la Quiromancia i el Darwinis- mo, lo cual, ademas de ser completamente falso, tiene que ofender profundamente al ilustrarlo Presidente de la Union, a los dignos miembros del Oonsejo que sostuvieron que debía continuar la enseñanza universitaria del sistema de Hahnemann i a todos los homeópatas dc la República. El ,Espiritismo, el Darwinismo i la Qnil'omancia tienen mas relacion con las teorías de 108 alópatas que con la doctrina médica homeopática que sostiene que las enfermedades se curan con los medicamentos que produ- cen, en el hombre sano, síntomas semejantes a los de la afeccion que se quiere curar; que es por eso que los alópatas, contl'arianrlo su doctrina., curan, con la quinina algunas fiebres intermitentes; con el mercurio, algunas

manifestaciones de la sífi 1if.! ; preserva de la viruela por

con los purgantes, algunas diarreas, &.a Ademas, todo mundo sabe que la vacuna la gra.n semejánza qne hai entre cstas dos afecciones. Pero apesar de esto i de que

M. Paste tu', el mtís ilustre de los natnralistas fl'anceses, acaba de den"!ostrar prácticamente que el preservativo infalible del cólera i del carbunclo es el mismo vims de estas enfermedades cn alta atenuacion, i de que todos los descubrimientos modernos confirman la doctrina de Hahnemann, continúan los viejos partidarios del empi- rismo lu:.ciendo la. guerra a la única medicina racional, difundida hoi en todas las naciones civilizadas.

Actualmente hai en esta ciudad más de diez médicos homeópatas.

Oasi tOdDS han hecho

sus

estudioR en

la Escuela alop~ítica, i despnes de haber recetado durante algun tiempo por esa sistema i de haber visto todos los errores i las contradicciones de los maestros de la Escuela secular, han vuelto los ojos a esa jóven me·dicina,

que en otro tiempo les pareció ridícula, la han estudiado i examinado detenidamente ise han convencido de que "este admirable sistema, apesar de tener tantos deb'actores gratúitos, es más lójico, más racional, i en todo mejol' que el antiguo. ¿ No es esta una prueba evidente de la superioridad del sistema homeopático? ¿ Podrán citar los

alópatas ejemplo ele un cambio en

sentido inverso? No. En todo el mundo se ve que los alópatas se vuelven

homeópatas, que el número de los convertidos aumenta diariamente i que cuando se han pasado, persi§ten i per- severan en el estudio de la Homeopatía hasta la muerte; pet'O nunca se ha visto que un homeópata abandone la verdadera ciencia i prefiera las vanas teorías hipotéticas de la alopatía a la sabia i filosófica doctrina que enseña

el verdadero arte de curar las enfel'lpedades con prontitud, con Slla vidad i sin peligro. Por estas razones, nos permiti~os suplicar encarecidamente al ciudadano Presidente de la República, a

nom.bre de la juventud que se ednca; de una gran parte de esta sociedad que se receta por el sistema homeo- pático, i de tantos infelices que están suft'iendo las malas consecuencias de las dósis tóxicas, administradas con tanta frecuencia por los alópatas, que so~tenga la cátedra de Teoría del sistema homeopático, que en buena hora creó con su decreto, i, que si es posible, ~e digne conceder a los médicos homeópatas la direccion del Hospital militar para que puedan demostrar prácticamente las ventajas de su sistema i comprobar, con la pub ·cacion de

los resultados estadísticos, la disminucion de las Bogotá, diciembre de 1881.

def'í{nciones.

.

/VARIOS PARTIDARIOS DE LA HOMEOPATIA.

" ¡ SUPRESION DB LA CLASB DE rEORI! DEL SISTEMA HOMEOPATICO_ P I-f E /"1'10 P\J-~