Vous êtes sur la page 1sur 7

LA MUJER Y LA ÉTICA CRISTIANA

Mercedes Navarro Puerto
1. La ética de las mujeres en relatos bíblicos
A modo de ilustración y confirmación de cuanto está sacando a la luz la psicología de las
mujeres, queremos aludir a varios casos de comportamiento moral subversivo en el AT y
en el NT.
- Desobediencia civil de las mujeres (/Ex/01/15-22 /Ex/02/01-10).
El comienzo de la liberación de Israel, y su acceso a la identidad de pueblo, pasa por unos textos
con protagonistas mujeres. Y. curiosamente, todo esto tiene como base una cadena de
comportamientos desobedientes en unos textos de fina ironía. Primero están las parteras
egipcias que desobedecen al faraón abiertamente dejándolo sin palabra (Ex 1,18-19); luego
están la madre y la hermana de Moisés, desafiando normas y leyes dadas por el faraón (Ex
1,22-2,2), y por último está la princesa que con su compasión también desafía a su padre el
faraón, a los sistemas vigentes y a la valoración de las personas en función de diferencias
étnicas y sociales (Ex 2,6b). Una complicidad femenina, en la desobediencia, impresionante.
Y Dios está de parte de ellas. Son mujeres de dos pueblos, de dos etnias distintas y de
diferentes status sociales: mujeres libres (parteras egipcias), oprimidas (hebreas) y una
mujer del status opresor (princesa). Ellas, con sus sucesivas desobediencias, controlan al
controlador. Los valores que subyacen a unos y otras están en oposición, y por la parte del
faraón en un contexto irónico: con un mandato quiere eliminar lo que considera valioso y
siente como amenaza, los niños varones hebreos, y dejar vivas a las niñas que no valen, y
que sin embargo pueden estar al servicio del poder opresivo. El faraón no percibe la
peligrosidad de las mujeres porque no entra en su sistema, sino que las ve desde el
suyo. La lógica de estos valores es la lógica que ha regido y rige la historia acerca del
control de la producción, reproducción y expansión territorial. Está dentro del derecho de los
pueblos, y los conflictos se manejan con rupturas, separaciones y violencia reguladas. La
lógica de las mujeres implica un mundo de valores diferente y un manejo de los conflictos
distinto. Estas desobediencias son la salida al conflicto entre reglas y sistemas de valores.
Ellas se rigen por la moral de la responsabilidad, del cuidado y de las relaciones
interpersonales. Y uno de sus instrumentos es el de la comunicación. Y lo que es
desobediencia desde la ética del derecho y la justicia, digno de sanción y castigo, es un
valor ético en la ética de la responsabilidad y el cuidado. Las parteras salvan a todos los
niños sin excepción, igualando así por inclusión el valor de lo humano. No entran en el
sistema de separaciones de sexos, de etnias y de status. La gran ironía es que esta
desobediencia funda los comienzos de la libertad de Israel, está dentro de los planes de
Dios.
- El juez juzgado (/Gn/38).
Las palabras de Judá cuando reconoce que la prostituta a la que él visitó era su nuera Tamar
pueden llamar a engaño. No se trata de que Judá exprese la comparación entre su nuera y él

Esos tres principios son: el ideal de perfección absoluta que se centra en el amor (38). La gran ironía del relato es que Tamar consigue ese propósito justamente saltándose las leyes. el de la exigencia de crecimiento continuo. pero esto. faltando así a la ley del levirato. en este caso ante sí (36). para dejar de ser impura. occidental y de raza blanca (37). pasa a una conducta abierta y explícita. en esta ocasión con una conducta sexual subversiva. y tocar. Una mujer con hemorragia irrumpe en la vida y el ministerio de Jesús contraviniendo unas normas conscientemente. Jesús se sitúa de parte de la mujer y no entra para nada en la ética del derecho o de las reglas. para retomar su reflexión teológica desde la perspectiva de la mujer. no entra en la lógica de su sistema de valores. para dejar de ser amenaza para los demás y para crecer a sus propios ojos. sino sólo de haber sido injusto con ella por no haberle dado a su hijo Selá como marido. porque percibe su respuesta. no hacer cumplir la ley que él había argüido contra ella por el adulterio. paradójicamente. Así quedan contrapuestos los dos sistemas éticos en conflicto. aunque es necesario precisar. esta mujer pasa adelante. Y.La culpa de mirar por sí (/Lc/08/40-56). Su gracia para con ella es no lapidarla.porque reconozca la doble moral. El no se siente culpable de haber acudido a una prostituta. más allá de todas sus necesidades y de la forma de su actuación. El sistema no se altera en absoluto. Es decir. por haber sido cogida en falta. Jesús lo percibe. La juzga por haber quebrantado una ley. sobre todo. aun cuando ella tiembla. Es la moral del cuidado y la ética de la responsabilidad que encuentra una salida a un conflicto determinado (35). los médicos por ejemplo. Su situación de impureza legal le impide tocar y ser tocada. De una conducta oculta y marginal. Judá sigue sin entender lo que ha hecho Tamar. accede al lenguaje verbal. Jesús responde positivamente a ese cuidar de sí de la mujer. y es entonces cuando se inicia todo el proceso de dignificación y sanción positiva que sigue a la curación. su reconocimiento culpable no le lleva a la enmienda. Pero. . pero. una vez más. Las otras formas de comunicación le están vedadas. ha llevado a la mujer ante Jesús: la fe. y busca la solución apelando a la forma de comunicación que tiene a mano. no le ahorra el temor y el temblor porque se piensa descubierta en culpa. Jesús no entra a discutir su situación. ni apela a las reglas -justamente la mujer estaba en perpetua regla saltándosela su cuerpo. Aprovecha la ignorancia de los otros en medio de la gente y busca la ropa de Jesús para tocar contaminando lo menos posible. De detrás. La mujer y los principios de la ética cristiana Elijo los tres principios que me parecen nucleares en la ética cristiana. Intuye que se puede salvar si logra comunicarse con Jesús. debe contravenir las normas de pureza. al ser descubierto. además. Jesús anuncia públicamente el valor de fondo que. Mira por sí misma ante el fracaso de los cuidados de otros.sociales o religiosas de pureza. sino que va derecho al valor y motivación que ha generado la conducta de la mujer. De la utilización del lenguaje no verbal. puesto que no le da a su hijo. . Y eso la dignifica y la libera de culpas ante sí misma y ante la gente que rodea a Jesús. que esta reflexión está enmarcada en un contexto de primer mundo. culpable. y por último el que tiene por centro el reino y el seguimiento de Jesús (39). la más estricta que debe obedecer toda mujer por el simple hecho de ser funcional a la familia patriarcal y la legitimidad de sus hijos. De nuevo encontramos que la mujer advierte el conflicto ante la ley y la responsabilidad.

el amor. ha cumplido el rol que las propias y ajenas expectativas le exigían. tiene el núcleo de su identidad organizado en torno a las relaciones afectivas. nos reduciremos a las cuestiones críticas sobre las que poder realizar en otro momento dicho desarrollo. que ha tenido como consecuencia histórica una deficiente realización de las mujeres. El yo-en-relación no significa. no excluye a la propia persona que ama. o la vivencia del amor y el núcleo de la identidad. Y menos todavía podemos decir que la destruye. o la dimensión de cruz que encierra. No es fácil encontrar un amor ligado a valores como la libertad. supone un acordarse. Nos resulta útil. en particular en perspectiva cristiana. aunque pase por la cruz. previos juicios de valor. no lograba influir en la marcha de la historia. que es amor de ágape. destrucción. ¿por qué un valor tan constructivo. Y puesto que no es el lugar para el desarrollo de una adecuada comparación entre uno y otro. acudir a la psicología. autoanulación. al centrar sus vidas en las relaciones afectivas. Y esta organización psicosocial de la personalidad explica la experiencia de fracaso que tanto desconcierta en mujeres de hoy que tienen un mundo cultural y profesional amplio. ha sido socializada como un yo-en-relación. en particular si se refieren a la pareja o a la familia. Sólo se entrega quien se tiene y se sabe un bien a entregar. Amor cristiano y afectividad no se identifican. Algunas autoras han estudiado rasgos de las mujeres que tienen que ver con las relaciones afectivas. Y. sino sobre todo porque esta organización psicológica tiene sus lados negros y sus lagunas desde el planteamiento ético. que. y la inmensa mayoría. la verdad o la sana autonomía. La mujer. Sería falso pensar que las mujeres son más evangélicas o mejores por el hecho de haber centrado sus vidas en la tarea del amor. esclavitud. y el elemento perturbador de las llamadas dependencias femeninas (40). sin embargo. no ha cambiado radicalmente . estando ellas detrás inevitablemente de todos sus acontecimientos. como Jesús. como decía antes.Ideal de perfección absoluta. ciertamente no. y la historia no esté marcada por ello? Por lo menos es necesario admitir la sospecha y distanciarse críticamente de ciertos tópicos. además. El amor cristiano es inclusivo. La mujer. cuando tienen problemas en el ámbito de las relaciones interpersonales. Raramente ellas han escogido consciente y voluntariamente el amor cristiano como motivo y razón de sus vidas. exigencias y urgencias que no responden precisamente al ideal del amor cristiano. y menos aún juicios inmediatamente positivos. vinculado a las relaciones afectivas de las mujeres. Y la entrega de la vida olvidándose de sí. Lo podemos plantear de otra manera: ¿se pueden identificar inmediatamente el amor de las mujeres. puede afirmar que la posee y hacer de esa entrega un acto libre por encima de las mismas circunstancias. afirman. de entrada. frustración. Y junto a los elementos conscientes que un determinado número de mujeres ha llevado a elegir la vía de amor como la de la realización del ideal cristiano. ante todo. Más bien. ¿Cómo es posible que más de la mitad de la humanidad haya puesto en ejercicio tanta energía de amor. ha resultado para ellas en muchas ocasiones motivo de tiranía. y el amor cristiano? A juzgar por los efectos. Sólo puede dar la vida quien. En primer término. rico y exitoso. un yo-en-relación. de nuevo.. El amor cristiano. sin haber tenido oportunidad de plantearse la elección y la motivación del alto valor ético del amor. otro gran número ha vivido desde instancias inconscientes unas actitudes. hay que poner bajo sospecha una idea generalizada del amor. No sólo porque no responde siempre a la experiencia de muchas mujeres. etc. estrechamente ligado a los roles tradicionales de esposa y madre. Sólo olvida el que antes ha recordado. de forma que su yo es.

Tal vez lo importante de estas relaciones de cuidado en las que se activa y concreta el amor. puesto que de ellas se puede decir con toda verdad que. con ello. y al que llamamos amor.nuestro mundo desde hace veinte siglos? Los mismos análisis psicológicos de muchas de las patologías psíquicas de las mujeres arroja un balance negativo desde el punto de vista ético (41). ofreciendo así a las mujeres. la posibilidad de convertir la capacidad dada en sistema de valor que construye el reino. por otro lado. mengüe las enormes resistencias que tienen los hombres para entrar. sino para ofrecer un poco de luz que despeje parte de esta ambigüedad. como es la nuestra. desde el texto de Mt 25. Logros y deficiencias pueden ayudar a las mujeres a buscar la autenticidad del amor cristiano en especial en la lectura de los evangelios. Y el tema se complica cuando a toda esta realidad ambigua se le añade lo relativo a la sexualidad. Los sentimientos de culpa. en las que el otro es el centro de atención. sino . por la ética humanista de la responsabilidad y el cuidado en ámbito interrelacional. Es coherencia moral la aspiración a un adecuado protagonismo eclesial y comunitario y. se mantienen en una dura constancia de superación contra viento y marea.?»-. y externas entre lo que la sociedad patriarcal dice que es la sexualidad de la mujer y la vinculación con el amor o con el afecto. Porque esta exigencia de crecimiento que implica el ideal de perfección no se debe entender sólo desde una perspectiva individual. aparecen los correctivos que Jesús iba poniendo explícita o implícitamente en sus vidas y sus motivaciones. a la par que esta socialización para las relaciones interpersonales y el amor las situaba en sintonía con él y su mensaje.. y a pesar de los elementos condicionantes de su socialización. por la necesidad de la comunión y por la posibilidad de influir. que ellas. en la práctica. el único por lo demás. hacen que la misma ética cristiana reflexione sobre ello e introduzca la variable género no para segregar. por esta exigencia. en especial en lo que a la Iglesia y la teología se refiere. a sabiendas o de forma inconsciente -«¿Señor cuándo te vimos sediento. en donde.31-46.. han dado de comer a los hambrientos. que la llevaba a contradicciones internas entre el deseo y la represión del mismo. Y en definitiva. en este ideal cristiano que dicen valorar tanto. ni para crear una moral aparte y mucho menos para condenar. supone que las mismas mujeres tomemos distancia crítica que ayude a la reflexión y que. Y. a lo largo de la historia. en una historia tan insolidaria y carente de amor (amor cristiano constructivo). han vestido a los desnudos. . Este segundo principio ético que se deriva del Antiguo y Nuevo Testamento puede ser un adecuado revulsivo a las mujeres que no se sienten suficientemente motivadas y un alivio para aquellas que. Desde una perspectiva más positiva. el Super Yo rígido y la represión que han caracterizado antes y ahora la vivencia psicológica del amor en tantas mujeres. bien pueden ser llamadas «benditas de mi Padre» por Jesús en el juicio final. han visitado a los presos y acogido a los peregrinos. el afán perfeccionista. de verdad. es que Jesús hace normativo este principio. Esto también forma parte de la obligación moral de las mujeres por la toma de conciencia que supone. es necesario decir en defensa de la mujer. a la par. es el juicio cristiano de la historia. más cercanas y empáticas a ese mundo de valores. que muestran las relaciones de Jesús con ellas. una revisión de lo que significa el poder en perspectiva ética cristiana.La exigencia de crecimiento continuo. de beber a los sedientos. realizando en los pequeños la identificación con Jesús.

con un sistema de sanciones que refuerza las motivaciones desde instancias no sólo intrasubjetivas. pero no deja de ser poder. por lo que cabe preguntarse si el poder del impotente que se sirve de vías oscuras para conseguir sus propósitos. el poder del débil. aunque eso suponga situar la exigencia de perfección en otro lado. Por tanto. sino intersubjetivas y sociales. con su tendencia a los sentimientos de culpa y con la adquisición de un sistema motivacional que las libere por exceso de gratuidad. «que presiona de forma lateral desde las zonas que considera sus reductos. o es miedo a correr los riesgos que requiere asumir responsabilidades acerca de sí y de otros.El reino y el seguimiento de Jesús. motivaciones más nobles y . más allá. al regular. El evangelio presenta al Padre de Jesús y al mismo Jesús como a aquel que valora al ser humano por serlo. De nuevo es necesaria la sospecha. Esto explica que determinadas mujeres continúen viviendo en condiciones duras. También ellas lo han tenido y lo han utilizado. Ni la seguridad y salvación de las mujeres puede estar sometida a la gratificación afectiva más o menos directa -y esto bien lo fomentan muchos hombres del clero-. es en verdad un poder ético o la alternativa al otro poder que detentan los hombres.incluyendo la dimensión colectiva o social. Y esto es precisamente lo que motiva a la fe y lo que lleva al compromiso en la construcción del reino. Y lo mismo que era necesario advertir acerca del amor. con la ética cristiana no ocurre menos. sospechando de ese pretendido no-poder con el que nos excusamos con demasiada facilidad. Y con ello la obligación de una formación que nos haga sujetos conscientes y libres para tomar decisiones. Y la participación consciente de las mujeres en la construcción de nuestra sociedad y nuestra Iglesia pasa por el protagonismo de las mismas responsablemente asumido. las mujeres ceden en sus responsabilidades por motivos de seguridad afectiva. La exigencia del ideal de perfección supone para las mujeres asumir los retos que conlleva en el evangelio dicha exigencia. por tanto. con él. por ser tal. . del que nos quieren descontaminadas. Poner el acento en esta realidad gratuita liberaría a muchas mujeres cristianas de la culpa de la ley establecida por hombres que. o es ignorancia consentida. que intuitivamente entiende y manipula bien» (42). es preferible no engañarse. no han tenido en cuenta este principio. bajo un concepto negativo del mismo. Tampoco las mujeres. antes que perder ese poquito de afecto que de vez en cuando les ofrecen aquellos que las mantienen en dichas condiciones. es preciso hacerlo con respecto al poder poniendo de relieve su ambigüedad. gratuitamente. esto roza el tema del poder del que ciertas tendencias quieren excluir a las mujeres. No es posible pasar desapercibidas cuando el ocultamiento. la sociedad y la comunidad eclesial. Por ejemplo la relación con la verdad y con la libertad. sin pedir nada a cambio. Desde el marco cristiano tendríamos que decir que el poder que hace a las mujeres sujetos conscientes de su necesaria colaboración en la construcción de sí mismas. un esfuerzo de autoconsciencia que rescinda los miedos a sabernos y a saber. Y esto tiene mucho que ver con las mujeres. Todo el evangelio es una invitación al seguimiento de Jesús y. a la construcción del reino. está redefinido por Jesús. Pide. Si la ética racional cuenta. Con frecuencia. y lo prefieran. Y. Tal vez sea necesario pasar por el sentimiento de culpa asumido para descubrir. No se puede hablar de las mujeres como de un colectivo no contaminado por el poder. Nadie tiene el derecho de abdicar de sus responsabilidades. como decía. Más de sí que de los otros. La ética cristiana adopta este principio que deriva de todo el Nuevo Testamento. Tiene que ver con el mundo de las motivaciones. ni al cumplimiento de la ley con la que tranquilizar la conciencia proclive a la culpa.

. y permite acceder a la motivación de la causa que motivaba a Jesús: la construcción del reino... 281-291) Mercedes Navarro Puerto Doctora en psicología por la U. . salvo si pensamos en determinados testimonios de la Iglesia primitiva del siglo primero. Bíblico de Roma.. mi breve artículo: Tamar: la justicia de Dios: Misión Abierta 2 (1992) 42-43 36.. Con lo que podemos decir que la búsqueda activa de la propia identidad. La ética cristiana tiene una base evangélica... Cf. es profesora de psicología religiosa en el I.. la utilización de la sexualidad... por eso nos centramos en el amor. como digo.. Cf.. desarrollo aquellas que aceptamos en teología moral y sobre las que he reflexionado...RR.. esto necesitaría una reflexión que yo aún no tengo hecha. Tamar y Judá.. Adopto estos principios. Mercedarias de la Caridad. lo desarrolla en su contexto. 39. M.. (·NAVARRO-MERCEDES. que es básicamente superación de toda ley. Madrid 1981..gratuitas que den sentido a la vida.. Moral de actitudes.. de Madrid..... lo único que de verdad queda es la gratuidad. Pertenece al Instituto de las H.. pero soy consciente de que en un segundo momento de reflexión sería necesario superarlos en cierto sentido... N O TAS 35. N.. sobre todo en Romanos. de forma transitoria y dejando el tema abierto. Por tanto.Págs. 37.T.. San Pío X de Madrid y de Biblia en el l.. Comment Dieu est-il juste? París 1991. Pienso que esto todavía está sin desarrollar.. pero no podemos verlo todo... H.. está proponiendo la misma superación de la ley. 38. Vidal... y C._10-MUJERES... como ha puesto de relieve el interesante trabajo de J. Es miembro fundador de la Asociación de Teólogas Españolas... Incluye asimismo y de forma especial el sermón del monte.R. La cancelación de toda deuda que supone la pascua de Jesús y la gracia que llega con el Espíritu Santo suponen un orden nuevo cuya incidencia en la vida práctica cotidiana apenas ha cuajado. Aletti...... actitudes y conductas. libera de la culpa y de la angustia. Pero... de Salamanca y licenciada en ciencias bíblicas por el P..V. y todo lo que conlleva esta búsqueda... como se deriva de los evangelios. es el primer mandato moral para las mujeres....S....... .. I.... y Pablo.. 94. Cuando Jesús sitúa el amor en el lugar de la ley. que la misma ética cristiana apenas si ha rozado este planteamiento y sus posibles consecuencias.CC.. I. para más detalle de las implicaciones que tiene para ambos.... Por eso. P.. de la que ella misma deriva y a la que está siempre referida.. Seguir a Jesús..

htm . ¿Qué quieren las mujeres? Madrid 1990. Estudios sobre la subjetividad femenina. L. 42. Para ambos temas pueden consultarse las siguientes obras: M.mercaba. Orbach y E. E. C Amorós. Eichembaum. 41. http://www. alemán: Maguncia 1982-1983-1984).40. en este sentido. Dio Bleichmar. 108.org/FICHAS/H-M/721-1. La depresión en la mujer. Cf. muchas de las reflexiones que hay en la obra de E. o... c. S. Brescia 1992 (orig. Buenos Aires 1987. Drewermann. Burin y col. Madrid 1990. en especial Psicanalisi e teologia morale..

Centres d'intérêt liés