Vous êtes sur la page 1sur 19
 
Pierre MICHEL
 LOS 21 DÍAS DE UN NEURASTÉNICO
oEL DESFILE DE «TODOS LOS ESPECÍMENESDE LA ANIMALIDAD HUMANA
»Traducción: Jaier SerranoMI!"EAU NA!!ADO! 
Mucho antes de empezar con su propio nombre la carrera literaria que se leconoce, Mirbeau fue un gran periodista, viviendo de su muy reputada pluma ycolaborando, paralela o sucesivamente, en muchos diarios diferentes:
 L’Ordre de Paris, Le Gaulois
,
 Le Figaro
,
 La France
,
 L’Événement 
,
 Le Matin
, el
Gil Blas
,
 L’Écho de Paris
,
 L’Aurore
(durante el caso Dreyfus),
 L’Humanité
(en 19!),
 Paris-ournal
(en 191), y sobre todo
 Le ournal
(de 1"9# a 19#), al que proporcion$ un art%culo semanal generosamente remunerado (&' francos elart%culo, unos 1' euros
1
) durante cerca de diez aos *n sus apro+imadamentedos mil art%culos, firmados con su nombre o con diversos seud$nimos
#
, se pueden distinguir tres formas principales de colaboraci$n: las cr$nicas
&
, lascr%ticas art%sticas
!
, literarias o musicales
'
, y los cuentos
 - diferencia de la
1
 .or entonces era el periodista me/or pagado de la 0poca *n 1""', s$lo se pagaban 1#'francos (&' euros) por sus art%culos
#
 *ntre estos seud$nimos, citemos los de -uguste, 2ard0niac, Montrev3che, 4ean Maure,4acques 5elte y 4ean 6alt 7ambi0n escribi$ art%culos an$nimos en
 L’Ordre de Paris
y firm$ sus
!hroni"ues du #ia$le
de
 L’Événement
con un dibu/o que representaba un pequeo diablo de pezuas hendidas (publiqu0 sobre esto una antolog%a, aparecida en 199! en los -nales literariosde la 8niversidad de esanon)
&
 ;as cr$nicas pol%ticas fueron recogidas por nosotros mismos en sus
!om$ats %oliti"ues
(;ibrairie 60guier, .aris, 199) y
 L’A&&aire #re'&us
(;ibrairie 60guier, .aris, 1991)
!
 .ublicadas en tres vol<menes:
!om$ats esthéti"ues
(=ouvelles 0ditions 60guier, .ar%s,199&, dos libros) y
 Premi(res chroni"ues esthéti"ues
(6oci0t0 >ctave Mirbeau ? .resses del@universit0 d@-ngers, 199)
'
 
!hroni"ues musicales
, 60guierA-rchimbaud, .aris, #1
 
!ontes cruels
(;ibrairie 60guier, .ar%s, 199B ;es elles ;ettres, .ar%s, #), dosvol<menes
 
mayor parte de sus contemporCneos, comenzando por Maupassant, que noquer%an perder nada de su producci$n alimenticia y pon%an mucho cuidado enrecopilar cada ao en un libro sus cr$nicas o sus cuentos, Mirbeau /amCs se preocup$ de ello: de su enorme producci$n period%stica, s$lo public$ un librocon las veintiuna
 Lettres de ma chaumi(re,
aparecidas en la editorial ;aurent ennoviembre de 1""', y de las que s$lo se recuper$ una parte en sus
!ontes de lachaumi(re
de 1"9!, donde ilustra especialmente la miseria material, lainsensibilidad del campesino normando, y de modo mCs general la dureza de lasrelaciones humanas y de las condiciones sociales de vida Descuidaba, inclusodesdeaba, producciones que ten%an como primera funci$n asegurar su sustentodiario*n 1""', en la 0poca en que Mirbeau alcanza una gran popularidad en elmundo de la prensa y comienza a ser muy apreciado en el mercado de cerebroshumanos, el cuento /uega un papel de primera importancia en los principalesdiarios nacionales 5onstituye, para los magnates Cvidos de rentabilizar suinversi$n, una manera de fidelizar a los lectores ofreci0ndoles un espacio l<dicoy recreativo donde cada uno puede reconocer, en dos o tres columnas, susdeseos, sus sueos, sus pre/uicios, sus hCbitos y sus creencias Dicho de otromodo, en una prensa que, en esta 0poca, es ante todo literaria y deentretenimiento, mucho mCs que informativa
, el cuento contribuye a tranquilizar al lector devolvi0ndole su propia visi$n del mundo y de la sociedad .or tanto,no se trata, en principio, de inquietar, de hacerle refle+ionar, ni,
a &ortiori
, dedesarrollar su esp%ritu cr%tico contra los valores de la ep<blica y lasinstituciones sociales mCs respetadas, que no respetables -s% pues, es confrecuencia, a los o/os de un intelectual libertario como Mirbeau, un nuevo opio para el pueblo.or ello, es l$gico pensar que Mirbeau,
l’im%récateur au coeur &id(le
"
, que esla mCs viva encarnaci$n del intelectual comprometido con los asuntos de laciudad y que ha puesto su temible pluma al servicio de su ideal de /usticia y deverdad, va a hacer del cuento, g0nero obligado para quien vive de su pluma, unuso radicalmente diferente De hecho, se esfuerza en subvertirlo, aunquerespetando la apariencia formal y el formato habitual (trescientas l%neas de peri$dico) =o solamente aborda en ellos los temas que no de/arC de e+plotar en
 ;a mayor%a de los diarios no tienen entonces mCs que cuatro o seis grandes pCginas, de lasque una o dos se dedican a los anuncios y la propaganda ;a informaci$n
 stricto sensu
quedarelegada a las pCginas # y &, y la primera pCgina se dedica a las cr$nicas, cuentos e historiasdivertidas, denominadas Enouvelles F la mainG
"
 L’im%récateur au coeur &id(le
es el subt%tulo de la biograf%a de
Octave Mir$eau
, escrita por .ierre Michel y 4eanAHranois =ivet, ;ibrairie 60guier, 199
 
sus grandes obras en gestaci$n Iel sadismo, la incomunicaci$n, la guerra dese+os, la espiral de violencia, el sufrimiento e+istencial, la trCgica inconsistenciade las e+istencias larvariasI, sino que, mucho antes de
 )l *ard+n de los su%licios
y
 #iario de una camarera
, muestra tambi0n el inventario de lasinfamias universales y de las ignominias sociales 6us cuentos son as% el crisolen el que se inscriben las alusiones pol0micas y las cr%ticas de la sociedad de sutiempo: arremete contra el clericalismo, el nacionalismo, el revanchismo, elantisemitismo, el colonialismo, y estigmatiza a los que 0l llama E
almas de guerra
9
G 5omo Joltaire, ambiciona inducir a sus lectores a modificar algunosde sus comportamientos, espera hacer saltar la chispa en las conciencias,contribuir, siquiera modestamente, a hacer cambiar las cosas 6ubvertido de estemodo, el cuento de/a de ser una simple diversi$n, para convertirse en unainiciativa didCctica de demolici$n y de correcci$n, comparable a laE
moralidad 
G y a la E
re%rimenda
G.or tanto, ser%a doblemente contraproducente, para 0l, renunciar a sacar elmC+imo beneficio, pecuniariamente hablando, de su producci$n alimenticia, por un lado, y, por otro, no utilizarlo como un arma eficaz en las grandes luchas queha emprendido por la /usticia en todos los campos -demCs, al no compilarlos,tal cual, en libros con el t%tulo de cada cuento, como es habitual, inaugura una prCctica original, como atestigua elocuentemente esta nueva E
monstruosidad literaria
G que constituye
 Los  d+as de un neurasténico
COLLAGE 
 NO#ELESCO
 Los  d+as de un neurasténico
, que aparece en la editorial Hasquelle el 1' deagosto de 191, marca en efecto un nuevo paso en el camino de ladeconstrucci$n, incluso de la desaparici$n, de la novela ErealistaG en la l%nea dealzac y Kola 6e trata de una obra narrativa singular, que puede desconcertar alos lectores y a los cr%ticos literarios adheridos a la forma novelesca heredada delsiglo LL Mirbeau lleva a<n mCs le/os que en
 )l *ard+n de los su%licios
y
 #iario de una camarera
 su desprecio por la composici$n, al preferir la simple
9
 Dos de sus art%culos de
 L’Humanité
se titularon precisamente ENmes de guerreG(reproducidos en
!om$ats %our l’en&ant 
, van Davy, Jauchr0tien, 199)
1
 Mirbeau titul$
 Farces et moralités
a la selecci$n de sus seis pequeas piezas en un acto(publicadas por Hasquelle en 19! y recogidas en el tomo  de su
.hé/tre com%let 
, *ur0dit,5azaubon, #&)
11
 ;a e+presi$n es de -ntoine -dam, a prop$sito del
 #on uan
de MoliOre, que no obedece aninguno de los cCnones del teatro clCsico y transgrede todas las sacrosantas reglas Pa lo apliqu0a
 )l *ard+n de los su%licios
, aparecido en 1"99
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505