Vous êtes sur la page 1sur 109

MAREAS REGRESAN

Las dos figuras, de la terraza, eran fácilmente visibles por la luz de la luna creciente. Desde su lugar en el desierto, una playa devastada, pudo distinguir la forma de dos personas abrazadas, con sus bocas encontradas en un beso largo y apasionado. La vio apretarse, contra la otra mujer, fingiendo que estaba emocionado. Pretendiendo que podría ser satisfecho por alguien así. Él lo sabía mejor. Sabía lo realmente ella quería, lo que realmente necesitaba. Se imaginó rozándole los duros pezones de sus pechos contra él, su pelvis balanceándose sobre él, invitándolo a dar rienda suelta a su placer. Oyó sus gemidos, y sintió que su polla se convertía en carne hinchada y caliente. La oyó jadear, pidiendo a gritos que la liberara. Olía su emoción, su excitación en la parte posterior de la garganta. Su polla se levantó pensado en ella, apretada alrededor de él, rogándole que necesitaba ser follada. Gritando cuando la penetraba. Gritando para él. Con manos temblorosas, levantó los prismáticos Rigel 2500 nocturnos. Las imágenes le devolvieron a la realidad, tan grandes y tan claros que podría haber estado de pie en la terraza con ellas. Podía distinguir sus párpados revoloteando, cuando estaba siendo besada, acariciada, esos dedos largos tocando sus pezones a través de la bata entreabierta. Con el rostro desencajado por el placer, dejó caer la cabeza hacia atrás. Su boca se abrió, en un silencioso suspiro, mientras la otra mujer besaba su cuello y deslizaba una mano dentro de su bata, para ahuecar su pecho. Ella apoyó las palmas contra el pecho de la otra mujer y la empujó lejos, riendo. Inclinó la cabeza hacia las puertas de cristal. Él sabía lo que ella estaba diciendo. Diciéndole a él. Llévame a la cama. Quiero que me folles. Quiero que me hagas gritar. Me hagas gritar. Me hagas gritar. "Lo haré pronto", murmuró mientras desaparecían en el interior y cerraban las persianas. Su cabeza se golpeó con una mezcla de rabia y resentimiento. El dolor de un eco sordo ante la insistente erección que se apretaba contra sus pantalones. Se agarró a sí mismo, y se la apretó con tanta fuerza que las lágrimas borraron su visión. "Te voy a dar lo que te mereces. Lo prometo. "

CAPITULO PRIMERO

La Sheriff Reese Conlon oyó el sonido de un golpe, en la puerta de su oficina, justo después de 9 a.m, en una soleada mañana de septiembre, y felizmente hizo a un lado el un montón de papeleo que tenía sobre su escritorio. En los últimos seis meses, había pasado de ser una marine, al mando sobre el terreno en Irak, a estar sentada durante doce horas al día, en su escritorio. El reciente huracán, sólo le había dado una excusa para salir de su oficina, durante el apogeo de la catástrofe, aunque había tenido que volver detrás de su escritorio para coordinar todas las tareas de reparaciones de los daños. Su transición a la vida civil, después de haber sido desplegada en tiempo de guerra, había sido más fácil de lo que le hubiera sido hace cinco años. Justo ahora, casi cualquier interrupción era bienvenida. "Adelante", dijo Reese, mostrando su casi metro ochenta de altura, al mover la silla giratoria hacia la puerta. La puerta se abrió y Wayne Carter, una ex policía convertida en abogada, entró dentro. Esta vez no llevaba ropa de diseño, algo que utilizaba de forma habitual cuando trabajaba, y con la que Reese la había visto un par de días antes en el Provincetown City Hall. Hoy estaba vestida con vaqueros desteñidos, una camisa de cuello abierto, de color óxido, y unas botas marrones, del mismo color que su pelo castaño oscuro. Un cinturón ancho con una hebilla de plata plana rodeaba su cintura elegantemente musculada. Sus ojos pardos saludaron a Reese al otro lado de la mesa. "Sheriff". "Carter", dijo Reese, señalando una de las sillas plegables de madera frente a su escritorio. "Toma asiento." Cuando ésta se sentó, Reese se echó hacia atrás y cruzó un tobillo sobre la rodilla. "¿Qué puedo hacer por ti?. ¿Qué tal el trabajo?" "Llevas la abogacía dentro ¿eh?" Carter sonrió. "Creo recordar que también ejercías. ¿No estuviste una temporada como JAG en el Cuerpo? " "Sí, pero fue por poco tiempo. Todavía no puedo recordar por qué me pareció en su día que arrastrar reclutas borrachos a la base un sábado por la noche, era una buena idea ", dijo Reese con un movimiento de cabeza. "Por supuesto, que ser policía militar es diferente a ser policía civil. La policía militar tiene un especial margen de maniobra para interpretar normas y reglamentos. Nos basamos en el libro, incluso cuando es menos conveniente ". Observó los ojos de Carter mientras hablaba, pero no esperaba ver nada en ellos. Carter Wayne había sido una experimentada agente infiltrada, en la agencia de policía estatal, al menos lo había sido hasta que se cruzó en la vida de la hija de un jefe de la mafia, lo que le costó su carrera. Carter había cruzado la línea, mientras trabajaba investigando al jefe del crimen de Boston, Alfonso Pareto. Se había enamorado de la hija de Pareto, Rica Grechi y lo había arriesgado todo por la mujer que amaba. Entendía lo que Carter había hecho, ya que no había nada que ella no haría, nada que no sacrificaría, para proteger a Tory o a su hija, aunque eso no justificaba, profesionalmente, lo que aquella mujer había hecho. "Serví durante doce años, cinco de ellos cubierto. Si te dijera que nunca rompí las reglas, no me creerías ", dijo Carter, mirándola fijamente a los profundos ojos azules. Había esperado que Conlon respetara su pasado. Carter había pasado toda su vida trabajando con hombres y mujeres, que creían en la distinción entre el bien y el mal, y estaban dispuestos a arriesgar sus vidas en nombre de la justicia. Había sido una de ellos, a pesar de los años que había pasado encubierto, había estado investigando casos de drogas, casos de delincuencia. Nunca se había topado con alguien con un código ético tan fuerte o con tanto sentido del deber y de la responsabilidad como Reese Conlon. Estaba pensando en decirle que ella no estaba a su altura, y que no podría llegar a sus estándares, pero no lo hizo. Sabía que siempre había hecho su trabajo, había sido una buena policía y siempre lo sería. "Puedes confiar en mí. Me mantendré en la línea. Te doy mi palabra ". "Me gusta oír eso", dijo Reese, "prométeme que si surge algo que te puede hacer elegir entre tu insignia y la protección de tu familia, me lo dirás". Carter se puso rígida. "Rica no tiene nada que ver con esto." "Rica tiene que ver con tu trabajo. Las dos sabemos quién es, y sólo porque su padre se haya mantenido en un perfil bajo, y se haya quedado fuera de su vida durante los últimos seis meses no significa que vaya ser siempre así ". "No voy a dejar que m arrastre de vuelta a su mundo", dijo Carter. "Y no va a dejar que

contamine este. " "Y si lo intenta?" Carter apretó los dientes, sabiendo que su respuesta determinaría la decisión de Reese. "Si Rica estuviera amenazada físicamente, haría cualquier cosa que tuviera que hacer para protegerla. A falta de eso, me ocuparé de los problemas a través de los canales correspondiente ". "Supongo que es suficiente, por el momento", dijo Reese rotundamente. "De acuerdo." Carter se inclinó hacia delante. "Mira, vivimos aquí. Esta ahora también es nuestra comunidad. Quiero hacer mi trabajo, aunque no me entusiasma hacer papeleo para ganarme la vida ". "Y que lo digas." Reese miró a su escritorio e hizo una mueca. Carter rió. "El huracán ha destrozado este lugar, y estamos poco a poco trabajando para devolverlo a su normalidad, pero todavía tardaremos varios meses más. Puedo acepar tu ayuda". Carter dejó escapar un suspiro. "Bueno. Estoy lista para trabajar. " Reese asintió. "Hay un montón de papeleo que hacer, es solo una formalidad. Rellénalo, y me lo devuelves." Buscó entre una pila de papeles y sacó el registro de servicio, al que echó un vistazo rápido. "Tendrás que hacer los turnos de medianoche a ocho, durante el resto de la semana. A partir de esta noche ". "Como la funeraria." Carter sonrió con tristeza. "Supongo que es lo que me toca por se novata ". "Las dos sabemos que no eres, pero-" Carter levantó una mano. "Hey, tranquila, lo entiendo. Soy la nueva de la cuadra. No tengo ningún problema con eso ". Reese se puso de pie y le tendió la mano, por encima del escritorio. "Entonces, bienvenida a bordo, Oficial Wayne ". Una vez que Carter le dejó rellenados los formularios necesarios, Reese volvió a revisar los informes de incidentes del día anterior, la mayoría de los cuales eran simples conflictos, comunes en cualquier comunidad como accidentes de tráfico, borrachos, quejas internas, y algún que otro robo pequeño. La mayor parte de su trabajo, frente al departamento, era el resultado del huracán que había devastado todo el Cabo, la semana anterior. A su paso, la tormenta había dejado carreteras inundadas, daños materiales incalculables, civiles heridos y desplazados, y decenas de denuncias de robos e incendios sospechosos, todos ellos necesitaban ser investigados. La mayoría de los residentes de Provincetown que habían sido evacuados, acaban de regresar paulatinamente a la ciudad. A medida que fueran volviendo a sus casas y negocios, seguramente, recibiría más denuncias por vandalismo y robo. Se frotó los ojos, ante el dolor de cabeza que se le estaba poniendo, y todavía sólo era media mañana. No había dormido mucho en los últimos diez días, y después de la tormenta, aunque estaba descansando mejor, seguía soñando con lo ocurrido en Irak. Pensando en lo ocurrido, y sintiendo una opresión en su pecho, cogió el teléfono. "Clínica de Salud de East End", respondió una voz masculina melodiosa. "¿Está libre?" Preguntó Reese. "¿Lo está alguna vez?" Randy, el recepcionista de la clínica, respondió con un suspiro dramático. "Dos minutos". "Es lo que te doy por el momento." Reese escuchó silencio durante unos segundos, y luego la voz que había estado esperando al otro lado del teléfono. "Hola, cariño", dijo Tory . "Qué agradable sorpresa." "¿Cómo va tu día?" Preguntó Reese. "La ciudad está todavía medio vacía, pero estamos al completo. ¿Y tú?" "Me estoy ahogando entre tanto papeleo." Tory se rió, y Reese se la imaginó apoyada en su escritorio, con el teléfono escondido entre su hombro y la oreja, revisando informes mientras hablaban. Llevaría pantalones planchados y una camisa de algodón debajo de su bata blanca de laboratorio. Su cabello, castaño ondulado y largo, hasta los hombros estaría suelto, y sus brillantes ojos cambiantes entre azul y verde, en función de su estado de ánimo. Al escucharla, y recordar despertarse a su lado cada mañana, hizo que su inquietud junto con la banda de tensión alrededor de su pecho se aliviara. Respiró hondo y lo dejó escapar, sintiendo los recuerdos de la muerte y el horror, a distancia. "¿Qué más está pasando?" Tory preguntó con suavidad.

"Acabo de contratar a Wayne Carter." "Bueno. Te puede venir muy bien su ayuda, y Carter es una profesional ". "Estoy de acuerdo. ¿Sabes algo de Kate? ¿Están ya de camino? " Reese estaba agradecida por haber podido reconectar con su madre, después de muchos años de distanciamiento, y por que ahora vivían en el mismo pueblo. Kate y su compañera Jean, no sólo eran maravillosas amigas y la familia, sino que además les ayudaban con el cuidado de su hija, Reggie de un año de edad. "Al parecer, la familia está muy a gusto con Reggie, la están malcriando. Saldrán mañana, y tienen previsto llegar al mediodía ". "Bueno. La echo de menos ", dijo Reese. "¿Crees que nos echa de menos?" "Creo que lo haría, si no fuera con Kate y Jean. Pasa tanto tiempo con ellas como lo hace con nosotras, así que se siente segura. Pero estoy segura que estará muy contenta de vernos ". "Lo mismo digo. Bueno, debo dejarte, le prometí a Randy-" "¿Estás bien?" Reese suspiró, avergonzada por haber interrumpido la siempre apretada agenda de Tory, porque no era capaz de hacer frente a sus propios fantasmas. "¿Es tan obvio? " "No, en absoluto, cariño. Pero normalmente no me llamas a mediodía ". "Estoy bien. Sólo necesitaba escuchar tu voz. " Sabía que si volvía a cerrarse a Tory, la haría sufrir. Le había prometido que intentaría pedirle ayuda, cuando la necesitara, a pesar de que iba en contra de todos sus instintos. "Te amo," dijo Tory. "Terminaré sobre las siete. Te apetece que cenemos algo? " "Terminaré como sea para esa hora." Tory se rió entre dientes. "Eres una experta organizadora, Reese. Lo considero como algo seguro". "Entonces, ¿qué crees que eso es todo?" Le susurró la oficial Allie Tremont a su compañera, Bri Parker. "¿Eh?" Allie se fijó en lo mucho que su amiga y compañera se parecía, en versión más joven y delgada, a Reese, pelo negro como el carbón largo en la parte delantera, y corto alrededor de las orejas, y los ojos color índigo, y una sonrisa que podría romper cualquier corazón. Consciente de que Bri la estaba mirando con expresión confusa, Allie inclinó la cabeza ligeramente y siguió su mirada. "Mira esto". Wayne Carter estaba apoyada sobre una mesa, en el verdadero corazón del departamento central de comunicaciones, presidido durante los últimos veinticinco años por Gladys Martin, ayudante civil. Gladys seleccionaba las llamadas entrantes, transmitiendo órdenes e información, y casi todo lo demás, manteniendo controlado el departamento para que funcionara sin problemas. Carter, una docena de años más mayor y diez kilos más de músculo que Bri, parecía relajada y autosegura. Bri, como cualquier otro, sabía gran parte de su historia, pero realmente no la conocía. Carter era muy parecida a Reese, una policía veterana, con edad similar, y ambas habían alcanzado la cima siendo duras y las mejores. Era igual que Reese, de la misma forma que Bri esperaba ser algún día. Secretamente, estaba un poco celosa de Carter, a pesar de que sabía que era una locura. No podía evitar lo que sentía. "A mi me parece que se va a unir a nosotros", dijo Bri con seriedad. "Sí", dijo Allie contemplativamente, con su suave acento sureño, cada vez más acentuado. "Sí, es lo que parece. Entonces, piensas que la pondrán de pareja con alguna de nosotras? " Bri se puso tensa. "¿Por qué? Tú y yo somos socias. Reese no nos va a separar ". "No lo sé. Seguimos siendo las novatas, aunque ya llevamos aquí un año. Y Carter, bueno, Carter tiene más rango que nosotras. " "Creo que Reese nos lo habría dicho." Bri se levantó bruscamente. "Vamos, vamos a salir de aquí. Demos una vuelta por la ciudad ". "Hey, me parece bien. Se lo diré a Gladys ". Bri vio a su compañera dirigirse hacia el mostrador, sin saber ser capaz de ver la cara que tendría Carter al verla pasar. Allie llamaba la atención de todas las mujeres, homosexuales, heterosexuales, solteras o casadas. Su escultural físico, su pelo ondulado caoba, y sus profundos ojos oscuros, convencían a cualquier que quisiera hacer realidad sus fantasías. Bri sólo había estado enamorada de una chica, pero durante un par de semanas, cuando tenía la cabeza fuera de su sitio, casi había caído en los encantos de la

otra joven. Eso había quedado atrás, y ahora ellas eran compañeras de trabajo y amigas íntimas. Ella era probablemente de las pocas personas que sabían que Alli era mucho más que una joven hermosa y coqueta. La joven, evidentemente era hermosa y una coqueta de pies a la cabeza, eso era indudable, pero también era fiel y tierna, bajo su imagen de chica mala.

Carter levantó la vista cuando Allie se acercó, sonrió y le dijo algunas palabras, que Bri no pudo oír, y luego volvió a sus papeles. Desde donde Bri podía ver, Carter parecía ser inmune a los encantos de Allie. La nueva agente estaba sólidamente emparejada. Como Reese. Al igual que ella. "Todo listo," dijo Allie, cuando volvió de recoger su arma de su cajón del escritorio. "Algo que mencionar?" Bri se colocó su sombrero bajo, sobre sus cejas, y deslizó su arma en su funda. Mantuvo la puerta abierta para la joven, que salió por la puerta lateral hacia el pequeño aparcamiento. "No", dijo Allie, pasando junto a su compañera, empezando a bajar las escaleras. Bri la seguía de cerca y Allie se detuvo abruptamente, en la último paso, se estrelló

contra ella

"¿Qué diablos !" Allie sonaba sorprendida y enojada. "Uh-oh," Bri murmuró finalmente, al darse cuenta de la situación. Una pelirroja estaba a diez metros delante de ellas, con su cara y ojos clavados en Allie. Bri no había visto a Ashley Walker desde hacía casi un año, desde que Allie y Ash se había separado. La pelirroja parecía más delgada lo que recordaba, las líneas alrededor de sus ojos eran un poco más profundas, su cuerpo reducido a músculos firmes y huesos. Se había cortado el pelo, ligeramente rizado justo encima del cuello, lo que hacía que su mirada elegante se acentuara más sobre sus planos apretados pómulos y mandíbula. Los azules ojos de Ash parpadearon sobre el cuerpo de Allie, y finalmente se reubicaron en su rostro. "Hola, Allie. Bri ", dijo Ash en un alto gutural. "Walker", dijo Allie con frialdad. "¿Qué estás haciendo aquí?" "Estoy trabajando en varios casos por este extremo del Cabo." Se metió las manos en los bolsillos de sus pantalones. Sabía que ese primer encuentro sería duro, y pensó que estaba preparada para ello, pero estaba claro que no era así. Había subestimado lo difícil que sería ver el enfado, en los ojos de Allie, y oír el desprecio en su voz. En los ocho meses, que habían pasado, desde que la había visto, la joven había cambiado. Se había cortado el pelo largo y oscuro, a longitud del cuello, pero eso no era todo. Había perdido ese brillo de inocencia, que había brillado bajo su atractivo sexual, tan natural en Allie, como respirar. Todavía era hermosa, y más ahora, con su rostro perfectamente esculpido, pero también parecía distante, casi intocable. Y tenía razón, al estar enfadada, Ash había sido la que se había alejado. "Eso no responde a mi pregunta", replicó la joven. "Visita de cortesía." intentó no hacer una mueca cuando la oficial bufó groseramente. "Sólo vengo a ver Nelson." "Mi padre está de baja médica indefinida", dijo Bri. "Reese es ahora el jefe". "Oh, maldita sea, lo siento", dijo Ash. "Está bien Nelson ?" "Está mejorando." Respondió triste. "Fue sometido a cirugía cardiaca, hace un mes más o menos. " "Lamento escuchar eso. No lo sabía ". Allie se acercó directa hacia la mujer, lo que obligó a Ash a moverse rápidamente o arriesgarse a ser golpeada. "¿Por qué deberías saberlo?" Allie dijo al pasar. "Tú no eres parte de nada por aquí ". "Dile a Nelson que le mando saludos," dijo en voz baja, mientras Bri corría tras Allie. "Por supuesto. Gracias, "murmuró Bri. Ash oyó el portazo al cerrarse la puerta del coche, luego otro, y se obligó a no darse la vuelta y ver a Allie alejándose. Lo había estado sintiendo, todos los días de su vida,

durante los últimos ocho meses, y ahora le quedaba claro lo que Allie no había dicho. No eres bienvenida aquí. "No puedo creer que haya aparecido aquí. Como si sólo pudiera venir sin importar nada", se enfureció Allie. Bri conducía hacia Bradford, cuidadosamente manteniendo sus ojos en la carretera a pesar de que podría haber conducido con los ojos vendados. Su compañera y amiga sonaba enfadada, pero en el fondo parecía que estaba a punto de llorar. "Dijo que estaba en viaje de negocios." "Por supuesto. Cuando no es así?" Cruzó los brazos sobre su pecho. "Eso es lo único

"Qué mierda, Al ".

que le importa." "Definitivamente ella metió la pata cuando ella-" Bri se contuvo, justo antes de decir te dejó. Allie lo general era la que rompía corazones, y se lo había tomado muy mal, cuando Ashley Walker se había marchado. Como buena amiga, dijo: "Ella no sabía cómo afortunada que era”. "Viejas noticias", dijo Allie con desdén. "Es historia pasada. Demonios, me hubiera cansado en un par de semanas de todos modos." Estiró sus piernas debajo del tablero e inclinó la cabeza hacia atrás, mirando al techo del vehículo. "Me gusta la variedad. No soy como tú o Reese ". Bri la miró. "¿Cómo es eso?" "Coño batida. No es mi estilo ". "Jesús," Bri ahogó. "Será mejor que no dejes que Reese te oiga decir eso ". "No he oído que lo negaras." Inclinó la cabeza hacia Bri y sonrió. "Por supuesto, es probable que no tengas casi nada de imaginación, ya que llevas durmiendo con la misma chica desde hace seis años? Dios. " "No vayas por ahí", dijo de buen humor. Allie no perdía la oportunidad de burlarse de ella, por el hecho de haberse acostado con una sola chica. Ella y Caroline Clark llevaban juntas desde que tenían dieciséis años, y sabía que nunca se cansaba de Carre, de sus besos, o del brillo sexy que tenía en sus ojos, cuando se despertaba junto a Bri, por las mañanas, queriendo sexo, o la forma en que se acurrucaba en sus brazos después de correrse, suspirando de alegría. Carre llenaba su corazón. La volvía loca. Era única. "No te preocupes. No voy a dejar que me moleste. "Allie tocó el brazo de Bri. "Acerquémonos a la estación de rescate." "¿Por qué?" "No hace falta una razón. Sólo es una visita amistosa ", dijo con indiferencia. "Uh-huh. No será por esa nueva EMT, que ha llegado a la ciudad? ¿Cómo se llama? " "Flynn". "¿Cuál es su historia?" "No sé." Le sonrió. "Llegó sólo unos días antes del huracán, y después todos estábamos tan ocupados que apenas tuvimos la oportunidad de hablar. Dijo que ya nos veríamos, así que pensé que era el momento que saludarle". "Por supuesto." Bri se dirigió a Conwell. Con frecuencia trabajan con todo el personal de emergencia de la ciudad, y era algo normal que se dejaran caer por su base, pero la única razón de Alli era ver a aquella rubia atractiva. "Gracias." Agradeció que su compañera no le hiciera pasar vergüenza con sus preguntas

sobre sus posibles ligues. Le gustaba coquetear con las mujeres, reír con ellas, sentir el calor de la mirada de una mujer sobre su piel. No quería pensar en lo que Ashley Walker estaba haciendo en la ciudad. O cuánto tiempo se quedaría. CAPÍTULO DOS “Sheriff tienes otra visita", dijo Gladys cuando Reese cogió el teléfono. "Hoy eres muy popular." "Alguien a quien me gustaría ver?" "Oh, creo que sí. Es Ashley Walker ". "Hazla pasar" caminó alrededor de su escritorio y le tendió la mano, una vez que Ash llamó a la puerta, la abrió y entró. Le gustaba la investigadora de seguros. Habían trabajado juntas antes, había generado críticas juntas, y Ash se había preocupado de ella también. "Me alegro de verte." "Lo mismo digo", dijo Ash. "Aunque no bajo estas circunstancias. Conducir por la Ruta Seis parecía una zona de guerra. Fue muy dura la tormenta? " "Lo suficiente". Se sentó en una de las sillas de madera, y hizo un gesto a Ash para que

se sentara en la otra

tipo de desastre natural que se producía, afortunadamente, cada varias décadas, pero había causado muchos daños. Su sistema de respuesta de emergencia había respondido, y habían logrado evacuar a la mayoría de los visitantes, y a muchos de los residentes, antes de que el viento y las lluvias inundaran la calles y comercios. Ahora, una semana después de que la tormenta hubiera pasado, todas las fuerzas del orden, bomberos voluntarios, trabajadores de rescate y trabajadores públicos habían trabajado dieciocho horas al día para intentar recuperar la normalidad lo mejor posible. "Tres víctimas por accidente de tráfico y un ahogamiento. Todo relacionado con la tormenta, pero teniendo en cuenta la cantidad de daños a la propiedad que tenemos, podría haber sido mucho peor ".

El huracán que había asolado la costa y embestido el Cabo, era el

"¿Cuál es la situación en la ciudad?" "Hemos logrado recuperar la mayor parte de las funciones básicas, más o menos todo el pueblo tiene electricidad otra vez ", dijo Reese. "Tenemos algunos problemas con las aguas residuales de contención, y un consultor de salud pública llegará mañana para probar el agua y servir de enlace con nuestro departamento de obras públicas. Me imagino que estás aquí por el daño a la propiedad? " "Daños a la propiedad y pérdidas personales," dijo Ash con cansancio. "En su mayoría reclamaciones de empresas. " Se dio cuenta de los círculos oscuros bajo los restos del bronceado del verano de Ash. "Te veo cansada. Supongo que también tienes mucho trabajo."

Sonrió con tristeza y, automáticamente se pasó una mano por el pelo. "Mi mayor cliente tiene aseguradas el noventa por ciento de las empresas en el Cabo, lo significa que tenemos demasiadas reclamaciones, ya sabes, cada vez que la gente vuelve a sus casas y ven lo que ha quedado de ellas.". "Me imagino que también te llegarán reclamaciones falsas. " "Eso es más o menos mi especialidad estos días, el fraude al seguros. Mi trabajo es defender los derechos sobre el terreno, y echar una mano a los agentes menores.

Cualquier cosa que parezca cuestionable

Estos días el fraude al seguros, a menudo involucraba a las redes de delincuencia organizada, desde la compra de bienes raíces, lo que les permitía lavar dinero. Así que estaban destruyendo propiedades y las reclamaban al seguro para obtener dinero limpio. "Así que tengo que investigar hasta que esté satisfecha de que la reclamación sea válida". "¿Qué necesitas de mí?" "Te agradecería si pudiera echar un vistazo a los informes de incidentes para cruzar la información con mis investigaciones". "Sin problema.". "Y sería útil que avisaras a tus agentes que voy estar hurgando prácticamente en todas partes en la ciudad, durante las próximas semanas ". "Hurgar". Reese levantó una ceja. "Hemos tenido un buen número incendios, al menos, uno de los principales. El jefe de bomberos todavía no ha terminado de analizar ni la mitad de la edificios dañados. El ingeniero de la ciudad tiene una lista tan larga como su brazo. No quiero un edificio cayendo sobre tu cabeza. " "Tengo un buen ojo para la integridad estructural", dijo Ash suavemente, sin molestarse en mencionar que había sido investigadora de incendios en la Policía Estatal de Massachussets, antes de su privatización. Reese conocía sus credenciales. "Sé que puedes manejarte sola, pero mientras estés en mi ciudad, eres mi responsabilidad." Golpeó su pluma en el teclado. "Voy a necesitar una lista de las propiedades que tienes intención de inspeccionar y tu horario ". "No me importa darte las direcciones de los reclamantes, pero cambio de horario constantemente, dependiendo de lo que encuentre." Sacudió cabeza. "No hay manera de que pueda ofrecerle algún tipo de itinerario." "Entonces tendrás que hacerlo." "Reese", protestó: "Sé lo que estoy haciendo." "No lo dudo." Reese extendió sus manos y dijo con calma: "La ciudad es un caos, Ash. Partes del West End ni siquiera son habitables aún. Demonios, incluso algunos de los lugares más grandes, para arriba en Pilgrim Heights, han sido destrozados. No quiero más bajas, y no creo que debas trabajar sola. Te pondré a uno de mis oficiales para que te acompañe, tanto como sea posible ". La cara de Ash perdió toda expresión. "Eso no es necesario." "Espero que no estés diciéndome cómo debo hacer mi trabajo." Reese se resistió. "Has trabajado con mi gente antes. No habrá ningún problema".

"Supongo que no puedo hacerte cambiar de opinión?", Dijo Ash, levantándose. Reese sabía que la otra mujer no esperaba una respuesta a su pregunta. "¿Dónde te vas a quedar? " "En el Crown Inn." "Deja tu número de móvil a Gladys. Te voy a asignar a uno de nuestros oficiales para que se ponga en contacto contigo, lo antes posible. ". "Gracias, sheriff." "Ten cuidado, Ash." "No te preocupes," dijo por encima del hombro mientras salía. "Ten cuidado. Ese es mi

" se encogió de hombros.

segundo nombre ". Rica Grechi terminó de escribir, encima de la envoltura acolchada en un pequeño óleo pintura, y sonrió mientras se lo entrabada a un cliente. "Este es un regalo maravilloso. Estoy segura de que a tu hermana le va a encantar ". "Muchas gracias", dijo la mujer de mediana edad. "Estaba tan preocupada de no ser capaz de llegar hasta aquí, con todo el lío en las carreteras ". "Realmente aprecio que se haya molestado en desafiar el caso para llegar aquí." "Oh, que valió la pena. Me encanta tu galería." La clienta recogió la pintura, junto con una bolsa voluminosa y varios otros paquetes. "Me aseguraré de decirle a todos mis amigos que se acerquen, en cuanto las cosas vuelvan a la normalidad." "Gracias," dijo Rica. La campana de la puerta sonó, justo cuando la mujer llegaba a ella, y Rica se preparó para recibir a otro cliente. Entonces su agradable anticipación cambió a emoción al reconocer a Carter, manteniendo la puerta abierta para que la clienta pudiera salir. Se acercó a su amante, cerró la puerta y puso el cartel de Cerrado. "Vamos a la parte de atrás", dijo Rica, agarrando la mano de Carter y tirando de ella, a través de la galería. "Te alegras de verme?" preguntó con una sonrisa sugerente. "No. Solo estaba pensando en ayer por la noche." Rica sonrió para sí misma, recordando lo hambrienta que había estado por Carter, y de cuántas deliciosa maneras Carter había

hecho que se corriera. Cuando entraron en la zona de la oficina, fuera de la vista de las ventanas delanteras y las personas que caminan por el Commercial Street, pasó los brazos alrededor del cuello de Carter y la besó. Ésta emitió un gruñido y tiró de la camisa de seda de Rica, sacándola de sus pantalones. "Vamos a ver eso", murmuró Carter. "No tan rápido" dijo, apoyando su brazo sobre el pecho de Carter. Los ojos de Carter, ya había tomado ese foco intenso de deseo, y por mucho que amaba

a Rica, no quería distraerse. "Después de saludarme de esta manera, vas a frenar?"

Carter tiró de la otra mujer más cercana, y tomó el lóbulo de la oreja entre los dientes. Lo mordió y gruñó, "Por favor". "Mmm, veo que tampoco puedes esperar." Mantuvo sus brazos alrededor del cuello de Carter, pero se echó hacia atrás en su abrazo, evitando que Carter de atrajera antes de que volviera a besarla. Besar a Carter se había convertido en una adicción, que no podía controlar, y una vez que empezara, no era probable que se detuviera. "No esperaba verte tan pronto. Esto sólo ha dio un beso de hola ".

A Carter, casi le bastaba, con acariciar la delgada espalda de Rica hacia arriba y hacia

abajo. Se había dejado el pelo largo y ondulado hasta media altura, y fluía alrededor de su pálido rostro ovalado, como el marco de una pintura clásica. Sus ojos almendrados brillaban de felicidad y entusiasmo, y eso era todo lo que Carter necesitaba ver en su mundo para sentirse completa. Besó la frente de Rica. "Cuéntame las noticias." Inclinó la cabeza y estudió a Carter con expresión divertida. "¿Qué te hace pensar que tengo noticias?" "Lo llevas escrito en la cara." Le acarició con el pulgar la barbilla a Rica. "Díme". "Acabo de conseguir un nuevo cliente, Gillian Fitzgerald." "La expresionista?" Silbó Carter. "Ella es famosa ahora mismo, no es así? " "The New York Times la describe como una de las pintoras de vanguardia más emocionante de la segunda mitad del siglo. Y accedió a exponer sus nuevas obras aquí, antes de que se trasladen a Manhattan ". "Entonces, tendrás que pasar algún tiempo en la ciudad," dijo Carter casualmente. No le gustaba la idea de que Rica regresase a sus anteriores círculos, donde sería vulnerable a la influencia de su padre o de sus socios. Don Alfonso Pareto había estado, sospechosamente, ausente de la vida de Rica, durante los últimos seis meses, pero

Carter no creía que aquello fuera permanente. Rica era la única hija del don, y era bien sabido, que Pareto esperaba pasar sus empresas comerciales a su hija, o al marido de su hija, cuando se retirara. Independientemente de que Rica le informara a su padre que no tenía ningún interés en su negocio, al mismo tiempo que le había dicho que era lesbiana

y que estaba enamorada de Carter, no significaba que el don hubiera dejado el tema

zanjado. Pareto era el padre de Rica, y ella lo amaba, así que Carter no dijo nada. "Sé lo que estás pensando," Rica dijo en voz baja. "¿Y tú, no estás pensando lo mismo?" le acarició el cuello a Rica. "Dejando la puerta principal cerrada y colándote en la parte trasera conmigo. "

Se rió y le acarició la mejilla de Carter. "Cariño, no lo haría si no fuera última hora." Ante la mirada de Carter, de dolor fingido, Rica la besó largamente. "Ya sabes que no me importa. Me encanta hacer que pierdas el control. " "Rica", advirtió Carter. "No empieces algo si no lo vas a terminar ". "Lo voy a terminar. Pero no ahora. " agarró a Carter de las manos y dio un paso atrás, manteniendo sus dedos enroscados. "Estás preocupada por de mi padre. No puede obligarme a hacer algo que no quiera hacer. Durante el tiempo que pase en la galería de Manhattan no va pasar nada. Trata de no preocuparte ". Carter asintió. "Muy bien." "¿Qué pasó cuando hablaste con Reese?" "Voy a pasar mis noches en un coche patrulla de nuevo", dijo Carter con una sonrisa. "¿Vas a estar bien con eso?" le preguntó con suavidad. "Perfectamente bien". Carter la besó en la nariz. Buscó en los ojos de Carter de alguna señal de decepción. Carter había sido un oficial condecorado de la policía del estado de Massachusetts, pero debido a su relación con Rica, había sido interrogada por el FBI, y su integridad profesional había sido puesta en duda, y algunos de sus colegas ya no confiaban en ella. Carter insistió en su decisión de alejarse de su carrera como detective encubierto, Rica se preguntaba si Carter había sido completamente honesta con ella misma. La había visto aburrida, ejerciendo la práctica de la ley después de unos pocos meses, y aunque ella insistía en lo contrario, su aburrimiento no era sólo porque la ley de aquella localidad, donde ahora vivían, carecía de desafíos. Aunque hubiera trabajado en un despacho de abogados de la gran ciudad tampoco se sentiría completa. Era policía, no abogada, pero empezar de nuevo en un pequeño departamento provincial tenía que ser duro para ella. "Deja de buscar algo que no está ahí", dijo Carter. "Estoy de acuerdo con esto. Estoy agradecida a Conlon por estar dispuesta a darme trabajo". "¿Por qué no iba a quererlo? Por mi padre? " preguntó enojada. "Por supuesto que no. Nena, eso no es lo que quise decir. " se sentó en el escritorio de la oficina, situada en la trastienda de la galería, y tiró de Rica abajo en su regazo, pasándole los brazos alrededor de su cintura. Le besó la base de la garganta. "Tú y tu padre no tenéis nada que ver con los problemas en los que me he metido. Conlon sabe que realmente no actué bien, aunque nunca descubrí ni puse en peligro a ninguno de mi equipo. Es una persona muy seria, sobretodo con su trabajo. Siempre cumple las reglas, y no permitirá que nadie lo haga de otra manera. " Le pasó los dedos por el espeso pelo castaño a Carter. Amaba su fuerza. Amaba su pasión y su devoción. Odiaba pensar en los sacrificios que Carter había tenido que hacer por ella, y por ello, haría lo que fuera para honrar esos sacrificios. "Te quiero." Con un suspiro, Carter apoyó la mejilla entre los pechos de Rica. "Durante mucho tiempo, no he sabido quién era yo o lo que me importaba. Ahora lo hago. Sé lo que soy gracias a ti, Rica. " "Eres mía" Rica susurró, abrazándola. "Adam siete," la voz de Gladys sonó por la radio del vehículo, "Me escuchan?" "Adam siete, adelante", respondió Allie. "Reese os quiere para un código trece." "Afirmativo, Adam siete código trece." Allie miró a su compañera, que le devolvió la mirada y se encogió de hombros. Reese las quería de vuelta en la estación. Allie conectó de nuevo la radio en el tablero de instrumentos. "Bueno, al infierno. Ahí va mi oportunidad de tener una cita para esta noche ". "Tienes toda la tarde, y seguro que volverás a sonreír". Se echó a reír. "Eres buena para mi ego, Parker. No estoy muy preocupada por eso. Siempre habrá alguien en el Vixen buscando compañía ". "Uh-huh." Bri hizo un giro en U en el estacionamiento de Michael Shay, y se dirigió hacia Bradford, hacia el centro de la ciudad. "¿Estás bien sobre Ash?" Por el rabillo del ojo, vio las manos de Allie que se apretaban en puños. Probablemente no debería haber dicho nada, pero por lo general cuando Allie estaba tan ansiosa por una cita, era porque algo le estaba haciendo daño o había algo que quería olvidar, o ambas cosas. "Quiero decir, que no sabías que venía ni nada, y-" "¿Cómo iba yo a saber que iba a venir?" replicó. "No es como si hubiéramos estado hablando. No he sabido nada de ella en meses. Ambas hemos cambiado, ¿recuerdas? Y no voy a quedarme en dique seco para esperar a una exnovia".

"Eres amiga de Deo," señaló en voz baja. "Deo y yo dormimos juntas un par de veces. Ella es un amor y me gusta mucho. Además ", dijo malhumorada: " Nunca había estado en Bri la miró. "¿Qué, Al? ¿Qué ibas a decir? " Allie se mordió los labios y negó con la cabeza. Después de un minuto, dijo en voz baja:

"Nada. No iba a decir nada en absoluto. " CAPÍTULO TRES “Entrar, la Sheriff está esperando ", dijo Gladys cuando Bri y Allie entraron en la oficina. Bri echó una rápida mirada a su compañera, llamó a la puerta de Reese, y la empujaron. Reese levantó la vista de su escritorio y se les indicó que entraran. "Ha habido un cambio en vuestros servicios", dijo Reese. "Parker, pasarás a trabajar de noches durante las próximas dos semanas. Trabajarás junto al Oficial Wayne ". "Sí, señora". Reese tomó nota de la mirada, de desagrado de la joven, un año antes se lo hubiera discutido, pero ahora Bri simplemente miró al frente. Era joven aún, apenas tenía veintitrés años, pero tenía un instinto natural para el trabajo. Además, los cinco años de entrenamiento en artes marciales le habían enseñado a moderarse, pero lo de tener paciencia, eso llegaría con el tiempo. Allie Tremont era una historia diferente. Era una oficial experta, inteligente y dedicada, pero carecía de la firmeza de Bri, como si una parte de ella todavía estuviera buscando una base sólida donde anclarse. Conocía la reputación de la joven, era una ciudad demasiado pequeña, como para no saber exactamente acerca de las relaciones de todo el mundo. Pero nunca había faltado a ningún turno o se había presentado a trabajar, con impedimentos de ninguna manera, a menos que Reese contara la falta de sueño. Pero estar agotada no era un falta disciplinaria. Si lo fuera, tendría que hacer informes a casi todos los demás oficiales de su departamento. "Tremont", dijo Reese. Allie se enderezó, con ojos cautelosos. "Sheriff?" "Te necesito como enlace con Ash Walker. Ella va a estar buscando a-" "Puede hacerlo Bri ", exclamó la joven. "Voy iré con Wayne." Bri contuvo el aliento y murmuró: "Al. Cállate ". "Esto ha sido una orden no una petición, oficial." Tenía claro que alguna de las jóvenes se quejaría si las separaban. Ambas habían pasado por la academia juntas. Estaban acostumbradas a trabajar juntas y además eran amigas. Mantenerlas separadas, por un par de semanas, les daría la oportunidad de desarrollar habilidades para trabajar con otras personas. Bri era una solitaria. No había nada malo en ello, pero si iba a ocupar el puesto de su padre algún día, tenía que aprender a leer a la gente. Cómo evaluar a los demás. Trabajar con Carter la obligaría a salir de su cómoda zona. Allie, por su parte, estaba demasiado cómoda con Bri al mando. Trabajar, como representante del departamento, con Ash le daría una oportunidad de desarrollar su propio estilo y enfoque a la hora de solucionas problemas. Lo que le sorprendió no fue que se quejara por separarlas, se quejaba por tener que trabajar con Walker. "¿Hay alguna razón para que no quieras trabajar con Walker?" Reese le preguntó. "Algún problema con ella que debería saber?" "No señora. Nada por el estilo ", respondió con rigidez. "Entonces, a menos que haya un problema profesional, tendrás que ser su enlace con esta oficina", dijo Reese, volviendo a la siguiente pila de papeleo, "Quiero que te pongas, inmediatamente, en contacto Walker para revisar su programa y te informe de lo que necesita. Tendrás coordinar sus visitas diarias y acompañarla a inspeccionar cualquier reclamación que tengamos abierta. Quizá podamos juntar información y avanzar con nuestras investigaciones retrasadas. Parker, estás fuera de servicio hasta la medianoche de hoy. Puedes retirarte ". "Señora", tanto Allie y como Bri dijeron al mismo tiempo. Reese no levantó la vista mientras se iban. "Tiene que estar bromeando," gruñó tan pronto como salieron por la puerta y la cerraron tras ellas. "Aquí no, Allie", dijo Bri, al ver que Gladys y una de las otras oficiales las miraban con curiosidad. La agarró del brazo, y la arrastró por el pasillo que conducía a los vestuarios. "Sabes que no podemos quejarnos por las órdenes que recibimos, y menos frente a los demás. "

"

Allie se detuvo en el pasillo y se volvió hacia Bri. "Esto es una mierda y tú lo sabes! Jesús, Bri, la mitad de la ciudad está todavía bajo el agua, y tenemos todos los recursos que necesitamos, para hacer nosotros mismos nuestras investigaciones. No me hace ninguna gracia hacer de canguro-" "Joder, Al." La agarró por los hombros, obligándola a dirigirse hacia los vestuarios, y la empujó por la puerta, con una mano en la mitad de la espalda. "¿Quieres ser suspendida? “ "¿Y qué es eso de que te pone con Carter? ¿Por qué no pone a Wayne con uno de los chicos del turno de noche, como Smith ! " En silencio, Bri estaba de acuerdo con ella, pero no iba a decirlo. Le gustaba trabajar con Allie. Le gustaba trabajar en el turno de día también, a pesar de que ya había hecho varios turnos de noches, con anterioridad. Cuando trabajaba de noche no veía mucho a Carre, y que siempre se ponía nerviosa y se encontraba como si estuviera fuera de juego. Dormir junto a Carre era una parte vital de su espíritu. Pero Reese era su jefe, y lo más importante, confiaba en ella. "Reese debe tener sus razones. Por eso que es el sheriff ". "Al diablo con eso." Se volvió bruscamente dándole la espalda a Bri. "No voy a hacerlo". "Sólo tomate unos minutos para tranquilizarte”, dijo Bri tras una larga pausa. Este era un de los prontos de su compañera. A veces necesitaba tranquilizarse para pensar detenidamente las cosas. Al ver que sus hombros le temblaban ligeramente, pensó que podría estar llorando. Se acercó, apoyó las manos en los hombros de Allie. "Hey, Al. ¿Qué está pasando? " Sin decir nada, sacudió la cabeza. Levantó la mano para cubrir las de Bri con la suya, y se apoyó contra el pecho de su amiga. Ese movimiento la puso prácticamente en sus brazos, y durante un par de segundos, Bri entró en pánico. No notaba a la vieja Allie vibrando por sexo, y aunque se alegraba de ello, ella también estaba nerviosa. No tenía ni idea de qué hacer para la nueva Allie. "Si quieres que hable con Reese por tí, lo haré", dijo Bri finalmente. Allie se echó a reír, con una risa breve y entrecortada, y dejó caer su cabeza contra el hombro de Bri. "Wow. Realmente debes estar preocupada ". "Hey," dijo Bri, tratando de aligerar el ambiente. "Sé que estás muy enojada con Ash. No te culpo por no querer trabajar con ella ". "Sí, estoy enojada con ella. Pero he estado enojada contigo muchas veces. Esto es diferente. "Allie soltó de las manos de Bri y se volvió hacia ella. "Me duele. Ella realmente me hizo daño ". "Lo siento, Al." odiaba sentirse tan impotente, y odiaba que Allie estuviera sufriendo. "Yo también", dijo Allie rotundamente, mostrando una implacable expresión en sus ojos. "Yo también." "Hey, cariño!" Caroline Clark sonrió cuando Bri entró en su apartamento, en medio de la tarde. Puso su pincel hacia abajo en el caballete y se limpió las manos con un trapo limpio. "Si hubiera sabido que ibas a venir a casa, te habría preparado algo de comer o algo así. " "Yo tampoco lo sabía." Colgó el cinturón de su pistola sobre el respaldo de una silla de la cocina, puso su arma en el cajón de arriba, al lado del fregadero, y desabrochó su cinturón. Caroline se había retirado el largo pelo rubio hacia atrás, con una cola de caballo, y viendo su suave piel y sus grandes ojos azules de bebé, todavía parecía que tenía dieciséis años en vez de veintidós. "No tengo hambre para el almuerzo." "Um, qué sucede?" se quedó mirando hasta que su novia se desabrochó los pantalones, salió de ellos, y los dejó sobre la silla. Mientras empezaba a soltar los botones de la camisa de su uniforme Caroline se acercó y se excitó al notar cerca de Bri. "Me vas a decir por qué estás aquí. ¿Cuánto tiempo tenemos? " Riendo, envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Caroline y le mordisqueó el cuello. "Hasta cerca de las 11:30 esta noche. Reese me ha puesto en el turno de noche ". "Oh mierda." Le quitó la camisa a Bri, tiró hacia arriba la parte inferior de su sujetador y le pasó las manos por el pecho. "Odio no poder dormir contigo." "Lo sé. Lo siento. " Abrió el botón de los pantalones vaqueros de Caroline y los empujó hacia abajo. Luego le metió la mano debajo de la camiseta, le soltó el cierre del sujetador, y se lo quitó.

Dejándola sólo en bragas, caminó hacia el dormitorio. "Tal vez pueda podamos hacer algo, en estos momentos."

Cuando la parte de atrás de las rodillas de Caroline golpeó la cama, se dejó caer y Bri se tiró encima de ella. Abrió las piernas para Bri, moviendo su desnudo muslo para colocarlo entre sus piernas, enganchando un tobillo alrededor de la pantorrilla de Bri. Inclinó la pelvis y se frotó sobre Bri. "Puedes hacerme lo que quieras, cariño." "Ese era mi plan, nena." Una sonrisa arrogante apareció en la cara de Bri. Caroline metió sus manos debajo del sujetador de Bri y jugó con sus pezones, riendo al provocar a su novia, que cerraba los ojos y gemía. Quería demostrar a su amante que no siempre era una chica dura. Bri siempre estaba tratando de ser valiente y fuerte, y realmente lo era. Desde el primer día en que se hicieron pareja en la escuela secundaria, Bri la había defendido, en contra de sus compañeros y sus padres, y los que querían hacerles daño, por atreverse a amarse. Después había terminado por unirse a la oficina del sheriff, y había puesto su corazón, su alma y el cuerpo en la línea, tratando de hacer lo correcto. Muy pocas personas conocían su lado más suave, pero sólo Caroline realmente sabía lo tierna que era, como cuando a veces, por la noche, lloraba en sus brazos. Bri la necesitaba, no se avergonzaba al admitirlo, y eso era lo único importante entre ellas. Caroline se arqueó y besó a Bri. "Te quiero." Se encontró con la mirada de Caroline, ese azul profundo de sus ojos se la volvía loca de emoción. Sus manos temblaban, al intentar terminar de desnudarse, perdiendo el control. Caroline se inclinó para ayudarla. "Joder nena, me pones tan caliente," murmuró mientras se levantaba, para conseguir quitarse lo último de su ropa. "Lo sé." Caroline suspiró con satisfacción y se quitó rápidamente la bragas. Tomó la mano de Bri y se la puso entre sus piernas. Estaba mojada. "Eso es lo que pasa cada vez que entro por la puerta." Bri gimió y se deslizó dentro de ella. Apoyada en un codo, la besó lenta y profundamente. Mientras se deslizaba suavemente dentro y fuera de las cálidas y apretadas profundidades de Caroline, le lamió el interior de los labios y jugó con su lengua. "Quiero que te corras. Me encanta cuando te corres. "

"No creo que

agarró del cabello grueso y oscuro, en la parte posterior del cuello, arqueándose mientras sus caderas se levantaban y bajaban con cada embestida de la mano de Bri. Se estremeció, apretando sus piernas. "Oh, maldita sea. Maldición. Voy a correrme enseguida". "Me siento genial dentro de ti", dijo Bri con una feroz concentración, ávidamente observando el rostro de su novia. Ladeó la palma de la mano para golpearle el clítoris de y los músculos internos de Caroline se contrajeron. "Oh, sí. Así ". "Uh-huh", Caroline se quedó sin aliento. Bri rodó sobre la parte superior de Caroline, a caballo entre los muslos y enterrando su rostro en el cuello de Caroline. Al tirar de la carne suave entre sus labios, notó cómo su novia latía alrededor de sus dedos. Con las siguientes dos duras embestidas se corrió. "Hiciste trampa", protestó unos minutos más tarde, acariciando la parte posterior de la cabeza de Bri. "No puedo evitarlo", murmuró, con la cabeza apoyada en los hombros de Caroline, sus dedos todavía en su interior. "Te quiero." "Entonces, ¿cómo es que estás tan pronto en casa?" besó la frente de Bri, movió la sábana y se cubrió. "No estás en problemas, verdad? " "No.". Bri no podía moverse, y ni siquiera tratar de abrir los ojos. El sol de la tarde, que entraba por la claraboya, encima de sus cabezas, calentaba sus hombros. Se sentía tan tranquila, tan segura. "Carter Wayne acaba de unirse al departamento, y tengo que ir con

ella en el último turno, durante un par de semanas ". "Está bien. Eso explica por qué estás en casa. Pero tienes algún motivo especial para que estés tan caliente? " Bri suspiró y le acarició suavemente entre las piernas. Recordó el dolor en los ojos de Allie antes, y no quería hacer nada que pusiera esa mirada en Caroline. "Eres tú, nena. Es sólo por ti". Aprovechándose del estado de relajación de Bri, la empujó sobre su espalda. Luego se abrió paso por entre sus piernas. Seguido puso su boca sobre la de ella, dijo: "Siempre estaré aquí, nena. Siempre ".

que pueda aguantar mucho, esto va a ser más que rapidito." Caroline le

Ashey hizo un balance de la suite de tres habitaciones que había tenido suerte de reservar en el Crown. El dormitorio tenía forma de L, con una pequeña chimenea de gas que ocupaba la esquina. La larga suite contenía una zona de estar con un escritorio y un baño amplio, y en el extremo más cercano a la puerta desde el patio, había una cocina. En comparación con los muchos moteles de la Ruta 6, en los que había tenido que alojarse, durante sus investigaciones el mes pasado, éste lugar era un palacio. Después de haber viajado durante toda la noche, necesitaba darse una ducha y cambiarse de ropa, antes de empezar a trabajar de nuevo. Llamaron a la puerta, y suponiendo que algún empleado del hotel traía las toallas que

había solicitado, dijo, mientras abría la maleta sobre la cama, ", adelante, puede dejar las toallas en el mostrador de la cocina. Gracias ". Cuando oyó cerrarse la puerta, empujó hacia abajo sus pantalones vaqueros, se quitó la camisa de polo, y se dirigió al cuarto de baño. Se detuvo al darse cuenta de que no estaba sola. Cubriendo su desnudez, algo que parecía ridículo, dado que la mujer que estaba dentro de la habitación, junto a la puerta, ya la había visto desnuda incluso en posiciones más que comprometedoras. Al ver que los ojos de Allie se ensanchan y se deslizaban por su cuerpo, tuvo que cubrirse los pechos la sentir que sus pezones se endurecían. "Lo siento", dijo Allie bruscamente. "Pensé que habías dicho entrara" "Yo". Paralizada ante la fría mirada en los ojos de la joven, retrocedió hacia el dormitorio. "Yo pensé que eras otra persona." "Ya me he dado cuenta." apartó la mirada, deseando desesperadamente huir, pero a la vez, no queriendo revelar su incomodidad ante ella. No quería que Ash tuviera la más mínima sospecha de que ella todavía tenía ningún poder para afectarla. Definitivamente no quería traicionar la forma en que su corazón se había disparado sobre sí mismo, cuando la había visto por primera vez, en la habitación desnuda. A pesar de estar mucho más delgada, era hermosa, justo tan guapa como recordaba de la última vez que la había tocado. Largas extremidades y elegantemente musculadas, pechos firmes ovalados terminando en pequeños pezones marrones, abdomen cóncavo, y el ombligo redondo que ella tanto le gustar acariciar con su lengua. Dios, no quería pensar en ello. Ahora no. Nunca más. Reconstruyendo su ira, dijo con fuerza, "Puesto que estás esperando compañía, no voy a molestarte." "Espera, Allie", dijo Ash. "Nadie va a venir. Ha sido sólo una malentendido ". "Sí, eso sucede mucho contigo."

"Sólo

y una camiseta, y rápidamente se vistió. No podía creer cuánto la odiaba la joven. Casi esperaba que se hubiera ido, pero cuando regresó a la sala de estar, Allie seguía allí,

justo al lado de la puerta. La oleada de alivio fue tan fuerte y tan inesperada, que se tambaleó ante la oleada de vértigo. "¿Estás bien?" Allie le preguntó casi a regañadientes. Avergonzada, le hizo un gesto para aliviar su preocupación. "Si. Bien". "¿Cuándo fue la última vez que comiste?" Ash parpadeó. "¿Qué?" "Tienes pinta de no haber comido en mucho tiempo, Walker." Acerándose al mostrador cogió una manzana de la cesta de bienvenida y bruscamente se la arrojó. "Cométela." "Cristo, Allie," exclamó, cogiendo la manzana justo antes de que chocara en su cara.

"¿Lo harías

Allie le dio la espalda y miró por la puerta hacia el suelo lleno de lajas. "¿Qué estás haciendo aquí?" Sabía que su visita no podía ser por algún motivo personal. "Al parecer Reese piensa que necesitas una escolta." "¡Cómo!" Tragó el trozo de manzana que estaba masticando, tan rápido, que casi se ahoga en ella. "Reese me dijo que quería una lista de los lugares que planeo investigar. Y que tendría a alguien proporcionándome los registros. No tienes que venir aquí en persona. " "Créeme, no fue idea mía." Allie miró hacia atrás por encima de su hombro. "Reese me ordenó que viniera. Se supone que debo ser tu enlace, así que trabajaré contigo". "Eso es una locura." "Por una vez, estamos de acuerdo." Arrojó la manzana al bote de basura, y se metió las manos en los bolsillos de sus pantalones vaqueros. "Mira, deja que lo solucione, me pasaré por la estación y hablaré

espera. Jesús." Volviendo a la habitación, cogió un par de pantalones vaqueros

" Respiró hondo y se obligó a hablar en voz baja. "Gracias."

de nuevo con Reese. Le dejaré una lista de los archivos que necesito. Ni siquiera tendrás que verme ". Por un segundo, Allie creyó oír un susurro de tristeza en la voz de Ash, y sintió un dolor rápido alrededor de su corazón. Con la misma rapidez, aplastó el sentimiento. Ashley Walker no era nada para ella ahora, y no iba a perder un solo segundo en ella. "Deja tu lista esta tarde", dijo Allie, con la mano en la pomo de la puerta. "Me gustaría no tener que volver a verte, pero tengo órdenes, y hasta que Reese cambie de idea o me de nuevas órdenes, no me queda más remedio que reunirte contigo todos los días. ¿A qué hora quieres empezar mañana? " "Allie", dijo en voz baja. "Hoy mismo hablaré con Reese. Le diré-" "No me hagas ningún favor", dijo con dureza. "Sólo vas a empeorar las cosas ". Se pasó la mano por el pelo. "Está bien. Conforme. Entonces nos vemos mañana a las ocho de mañana. " "Está bien." Allie abrió la puerta. "Allie", le dijo. "Siento te tengas que hacer esto." La joven se volvió, con cara muy seria. "Es demasiado tarde para lamentarlo. Es demasiado tarde para cualquier cosa ". CAPÍTULO CUATRO El no temía ser descubierto. La mayoría de las casas en Bradford, al oeste de Atlantic, mostraban signos de desperfectos provocados por la tormenta, con ventanas rotas, parte de techos desaparecidos, patios llenos de escombros y árboles caídos. Muchos de los residentes todavía no tenían devuelto. Gran parte de la calle comercial permanecía inundada y cerrada, excepto a los vehículos oficiales. La energía todavía no se había restaurado en algunos enclaves residenciales, y casi no funcionaban las farolas de la ciudad. Nadie prestaba atención a un hombre solitario, vestido con ropa de trabajo, moviéndose por la calle, los patios o por garajes abiertos. Se sentó en el borde de su cama, pasó la mano por la depresión, en la almohada, donde su rostro había presionado mientras dormía. Se inclinó y tomó una respiración profunda. Su olor era primordialmente femenino, amplio y luminoso, con el trasfondo burlón de una exuberante fertilidad. Deslizó la mano entre el sábanas imaginando su cuerpo extendido abierto, ávido de un toque. De su toque. Por un momento, contempló la posibilidad de tirar de las mantas y desnudarse, donde su carne había estado, absorbiendo el calor que había dejado atrás. Demasiado arriesgado. Demasiado pronto. La caza era demasiado agradable para apresurarse. Suspirando, se levantó, se ajustó la pesadez en sus pantalones, y se trasladó al armario. Su ropa compartía espacio con la de la farsante. Apenas pudo resistirse, a la tentación de tirar las camisas y los pantalones, cuidadosamente planchados, de las perchas y arrojarlos al suelo. Pero él no estaba listo para anunciarse. Tocó la manga de seda de la camisa roja, se la llevó a la boca, y se la pasó por los labios. Se imaginó que la seda se convertía en el pelo trenzado a través de su dedos, y cerrando los ojos, vio su mano tirando de su cabeza hacia atrás, exponiendo su garganta vulnerable a su boca, labios y dientes. Quería morderla, marcarla, asegúrese de que el mundo comprendiera que era suyo. Pero todavía no. No mientras esa anticipación le excitara, no mientras las fantasías de lo que estaba por venir aún le satisfacieran. Temblando, sacó la camisa de la percha, la arrugó, y la empujó dentro de su ropa. Se pasó la seda sobre su abdomen desnudo, con cuidado deslizó una manga por la parte delantera de su pantalón, donde lo sentía excitado, con sus dedos acariciándose cada vez que se movía. Todavía no. Pero pronto. Tory asomó la cabeza, en la sala de exámenes, donde su asociada, Nita Burgoyne, estaba terminando con su último paciente. Incluso después de que trabajar durante doce horas seguidas, Nita parecía fresca y elegante, con una camisa limpia, una falta verde, y zapatos de tacón bajo. Tenía la piel de color café oscuro brillante y sus ojos brillaban de alegría. Tory sonrió para sus adentros, por lo bien que le sentaba a su amiga y socia, estar enamorada. "Me voy a casa, Nita. Tengo el busca por si surge algo. " Nita terminó de envolver el vendaje alrededor de la mano dañada de Joey Torres. "Conforme vete tranquila. Joey y yo vamos a esperar hasta Deo venga a recogernos, ya que Joey todavía no está listo para conducir, verdad?" "Sí, señora", dijo con una sonrisa, absolutamente encantadora. "No hasta que me lo digas".

"¿Qué tal está Deo", preguntó Tory. Deo Camara, era amante de Nita y Joey su primo, que había resultado herido al intentar salvar un muelle, en uno de los muchos incendios que habían comenzado la noche del huracán. "Dice que está bien", dijo Nita. "Por supuesto, conseguir que admitiera otra cosa podría ser algo casi imposible ". Tory se rió. "Eso me resulta muy familiar. Buenas noches a los dos. Nita, te veré mañana. " Después de reunir algunos de los archivos, que quería terminar de revisar en casa, agarró su bastón, y se abrió paso a través de la clínica ya vacía, apagando luces apagadas mientras caminaba. Rara vez usaba su bastón, confiando sólo en su férula del tobillo, e incluso a veces ni siquiera eso. Pero había estado de pie, constantemente, durante los últimos diez días, y su pierna estaba hinchada y parcialmente entumecida. No tenía ganas de correr el riesgo de caerse, así que estaba usando el bastón durante unos días. Dejó las luces de la sala y de la zona de recepción, encendidas, para cuando Nita y Joey, salieran por la puerta principal. Deo estaba a sólo unos metros de ella, caminando desde el aparcamiento de grava, frente a la clínica de salud, de una solo planta, que Tory había abierto hacía ya casi diez años. Deo podría haber sido el doble de su primo Joey con esas mismas buenas miradas oscuras, misma sonrisa diabólica, y el mismo cuerpo musculoso. Hasta conocer a Nita, había roto demasiados corazones por toda la ciudad. Pero eso ahora había cambiado. "Hola, Deo. Nita está en la parte posterior con Joey. Pues entrar sin problemas. Ya hemos terminado con todos los pacientes por hoy". "Gracias, Tory." Se apresuró a sostener la puerta mientras Tory maniobraba, con su maletín y archivos. "Estoy contenta de haberte visto, así que aprovecho para comentarte que, en algún momento de este semana, pasaré por vuestra casa para arreglar los desperfectos de la terraza y las puertas ". Tory hizo un gesto con la mano. "No te preocupes por eso. Estoy segura que tienes proyectos mucho más importantes que atender. ¿Cómo va tu recuperación? " Deo hizo una mueca. "No me gusta decir, que una tormenta como esta, es ideal para mi negocio, pero tenemos más trabajo del que podemos hacer. En este momento, sólo estamos tratando de hacer apaños para evitar más daños. En techos, ventanas, ese tipo de cosas ". "Bueno, como he dicho, nuestra casa es habitable, así que no me importa esperar." "Gracias, te lo agradezco." Deo esbozó un saludo en el aire. "Hasta pronto, entonces. " "Buenas noches." Tory apiló sus cosas en el asiento delantero de su Jeep y salió del estacionamiento, con un suspiro. Eran casi las seis y media. Con un poco de suerte, Reese sería capaz de llegar a casa a las siete. Entonces podrían tener un cena rápida y hacer el amor. Sonrió, pensando en tener unas cuantas horas ininterrumpidas con su mujer.

Una brillante puesta de sol, coloreaba el cielo, sobre el puerto con franjas de color rosa

y naranja, rompiendo en púrpura cerca el agua. A pesar de la devastación de la ciudad,

la belleza natural del cielo y el mar, daban una majestuosidad sobre las dunas de la playa. La tormenta tenía llegado tan de repente, que había causado una feroz destrucción tan rápida, que todo el mundo se había quedado en estado de shock. Tory había visto la tragedia, demasiada tragedia en sus años como médico. Ella misma, había sufrido la pérdida de sus propios sueños, en más de una ocasión, y aún este evento la había sacudido. Le había hecho darse cuenta de lo rápido que la vida podía cambiar, de que todo lo que uno aprecia puede perderse en cuestión de horas. Lo había estado pensando mucho últimamente. Se detuvo en el camino, al lado de su casa, mirando hacia el lejano oriente final de Provincetown. Habían tenido suerte. Un árbol había caído en el patio delantero, pasando muy cerca de la casa, a sólo había roto algunos escalones de la entrada. Algunas tejas habían volado, pero el techo se había mantenido firme, y los pisos superiores estaban intactos. El mayor daño estaba en el lado del puerto

de la casa, los paneles de las puertas corredizas de vidrio, que daban a la terraza trasera finalmente había sucumbido a la avalancha de escombros, que había roto el marco de la puerta y arrancado parte de la barandilla. Sin embargo, su casa era habitable. La muchas personas no podían decir lo mismo. Subió lentamente las escaleras hasta la puerta lateral y, una vez dentro, arrojó su maletín

y los archivos en el mostrador, que separaba la cocina, desde el salón-comedor y apoyó

su bastón contra uno de los taburetes. Mientras caminaba hacia las puertas de cristal

dobles, dañadas en la terraza principal, intentó con esperanza atrapar un último vistazo a la puesta del sol, a la vez que pensaba qué hacer para la cena. Algo rápido y fácil. No quería perder ni un minuto de su tiempo a solas con Reese. Frunció el ceño, y se fijó en que las puertas de la terraza estaban abiertas un o dos centímetros. Aquello no era normal, a menos que Reese hubiera estado en casa durante el día. Eso parecía poco probable, porque no habían querido utilizar las puertas, durante los últimos días, por miedo a que los cristales terminaran por caerse Tal vez el viento En algún lugar por encima, oyó un ruido sordo. No era una rama de árbol cayendo al azar, era un ruido conocido. Era el ruido de un puerta cerrándose. Tory se dio la vuelta, mirando todo el primer piso. Nada parecía fuera de lugar. La casa estaba en completo silencio. Entonces vio algo de arena en el suelo de madera, justo dentro de las puertas de la terraza, que no debía estar abierta. Sacó su móvil de la cintura, mientras se agarraba a la barra del desayuno. Haciendo caso omiso a la oleada de pánico, que sentía, consiguió mantener el control suficiente para pulsar el marcado rápido de Reese en su móvil, mientras corría hacia la puerta de salida. Reese echó el sombrero sobre el salpicadero y se instaló detrás de la rueda con un suspiro de satisfacción. En realidad, había logrado reducir la pila de papeles sobre su escritorio por unos centímetros. Aún más importante, había convencido el consejo de la ciudad para asignar fondos de emergencia, y así tener turnos extra para sus funcionarios y programar el trabajo que tenían por hacer. Después de varias llamadas estratégicas y cobrar unos cuantos favores, había recibido el visto bueno oficial para contratar a Wayne Carter. No está mal para un día de trabajo, pensó, aunque tenía un fuerte dolor de cabeza. Tan pronto como llegara a casa con Tory, aquello sería historia. Su teléfono sonó mientras giraba a la izquierda por Bradford, y murmuró una maldición en voz baja. No sería la primera vez, que apenas había salido de comisaría, y tenía que dar la vuelta y volver. Cuando miró el numero desde el que llamaban, se relajó y siguió adelante. "Hola, cariño", dijo Reese. "Si me necesitas" "Reese! Hay alguien en la casa! " "¡Sal de ahí, Tory," espetó, apretando el acelerador mientras ponía en marcha las luces y la sirena.

"Yo

"Tory? Tory? " Reese se quedó completamente en blanco. El camino había desaparecido. El cielo se había vuelto negro, más negro que una noche sin estrellas. El negro de un vacío sin fin. El dolor se extendió por su pecho y lloró. No podía respirar. No podía respirar. "No," gritó, absorbiendo un gran aliento. Volvió a acelerar, a medida que circulaba por el estrecho camino de dos carriles, iluminado sólo por las luces de su vehículo. Sacó el micrófono fuera del tablero de instrumentos y gritó. Después lo dejó caer, dejando que colgara, mientras desenfundaba su arma. Girando el volante violentamente con una mano, salió del camino y detuvo el coche. No había tardado más de un minuto en llegar a casa, pero a veces un minuto podría cambiar tu vida. Tory estaba boca abajo, en el suelo, a pocos metros de la escalera. El tiempo se detuvo para Reese. El mundo se volvió negro. La vida que ella conocía, parecía escaparse por un precipicio. "Tory" salió corriendo desde el coche, con su arma levantada, y sus ojos escaneando el área por instinto. Nada se movía. Anticipando la llamarada de artefactos incendiarios y el olor a carne quemada, se preparó para la lluvia de balas, esperó estoicamente para su agonizante dolor. Llegó el momento. Se dejó caer de rodillas sobre el suelo de la, con su arma caer inútilmente al lado. "Tory. Dios, Tory ". Por primera vez en su vida, Reese estaba paralizad. En medio de la batalla, con la

muerte a su alrededor, había actuado. El instinto, toda una vida de formación, había triunfado sobre el miedo, el sufrimiento y horror. Había protegido, había defendido, había salvado vidas, incluso poniendo la suya propia en riesgo. Ahora no podía moverse. Oyó un chirrido de otro coche en la calzada, detrás de ella, y voces de radio gritando. Seguía sin poder moverse. Tory gimió, rodó sobre su costado, y llegó hasta ella. "Reese". La tierra se movió de nuevo sobre su eje. Su mente se aclaró como si alguien hubiera cambiado el canal en un aparato de televisión. Imágenes, sonidos, olores volvieron de repente con gran nitidez. Tocó la mejilla de Tory. Estaba caliente. Estaba viva.

oh Dios

"

"Quédate quieta, amor. Tienes sangre en la frente." Sin mirar a los ojos de Tory, gritó:

"Necesitamos una ambulancia." "No, no la necesitamos", dijo Tory, con la garganta seca y la voz áspera. "Es sólo mi pierna. Me caí de las escaleras. Maldita sea. " Trató de incorporarse y Reese le presionó suavemente el hombro. "No. Quédate ahí hasta que los paramédicos puedan comprobar que estás bien". "Reese", dijo con urgencia. "Había alguien en la casa.". "¿Te ha hecho algo?" Las entrañas de Reese se torcieron al preguntárselo. "No. No, creo que él se escapó, pero no estoy segura. " Reese levantó la vista y se encontró con los grandes ojos de Allie Tremont. Bobby Strope, un funcionario a tiempo parcial que trabaja en el turno de tarde, estaba de pie

detrás ella, con la cara roja y respiraba con dificultad. "Tremont. Tome a Strope y revisa la casa. " "Sí, señora", dijo secamente. Hizo un gesto a Strope y se dirigió por el camino a la puerta lateral, con su arma delante de ella. Parecía firme como una roca. El vehículo EMT aparcó, a un lado de la carretera, y dos técnicos corrieron hacia ellas, cada uno con una caja de color rojo. "Estoy bien," Tory les dijo mientras se arrodillaron a ambos lados de ella.

Reconoció al hombre de pelo rubio. "Dave, estoy bien. Es que

Me caí ". "Sólo tendremos que echarte un vistazo, doctor", dijo afablemente mientras expertamente envolvía un manguito de presión arterial alrededor de su brazo izquierdo. "Te presento a mi nueva compañera, Flynn Edwards?" Una rubia con el pelo color oro maíz y ojos azules como el cielo de julio, le sonrió cuando agarró la muñeca de Tory y le tomó el pulso. "Dra. King. Encantada de conocerte ". "El BP es de ochenta," dijo Dave.

"Pulse de ochenta y ocho. Limpio y fuerte ", informó Flynn. Abrió la caja de los trastos

y sacó un par de guantes limpios. Después sacó una gasa, de cuatro por cuatro, que

empapó con solución salina y la pasó por la frente de Tory. "Es sólo un rasguño. Probablemente causado por una de las conchas cuando se caíste. " "Voy a poner un poco de ungüento antibiótico sobre ella." Tory apretó el brazo de

Reese, y tiró de ella hacia arriba. "Escuchen, ustedes dos. Estoy bien. ¡Deberíais volver

a hacer un trabajo serio y no estar aquí, por una tontería! ".

David se echó hacia atrás sobre sus talones. "¿Te importaría que le eché un vistazo a tu pierna, doctora? " "Si no se pone la sujeción se le hincha," dijo Reese bruscamente. Deslizó sus brazos detrás de los hombros de Tory y por debajo de sus rodillas, y se puso de pie, sosteniéndola contra su pecho. "Necesita estar en la cama. Yo me encargaré de ello, tan pronto como revisen la casa ". Dave y Flynn intercambiaron una mirada. "Estoy bien, de verdad," dijo suavemente, acariciando la mejilla de Reese. "Cariño, estoy bien." Flynn bajó la cabeza y se puso afanosamente a recoger su equipo. David se aclaró la garganta y dijo: "Voy a hacer el papeleo." "Todo bien, Sheriff," Allie dijo mientras salía de la casa, enfundando su arma. Sus

labios se abrieron, por la sorpresa de ver a Reese de pie con Tory en sus brazos, y luego su expresión se suavizó. "He enviado a Strope a comprobar el perímetro. Tendrá que

documentar si falta algo

voy a buscar huellas también. " "Gracias, oficial", dijo Reese, ya más tranquila. "Una vez que hayas terminado aquí, sondea la casas de alrededor. Verifica si algún propietario ha visto, o ha tenido algún

problema con los vándalos. Busque cualquier signo de entrada forzada en las casas que están vacías ". "Sí, señora". "Lléname en cuando hayas terminado, Tremont." Allie saludó. "Sí, señora". Reese sonrió brevemente. "Bien hecho, Tremont." "No firmó el formulario de autorización," murmuró David. "Dámelo", dijo Allie, tendiéndole la mano mientras observaba a su jefe, subir las escaleras con la misma facilidad como si no llevara a su mujer en brazos. No es de

ha sido una tontería.

después de atender a la Dra. King, es decir. Si le parece bien

extrañar que todos pensaban que fuera sexy. Era muy sexy. "Impresionante", dijo una ronca voz femenina a su lado. "Eso es un eufemismo", murmuró. Miró a Flynn y rió. "¿Cómo te va?"

"Mucho trabajo." Se pasó una mano, por la mata de pelo rubio fuera la frente con dedos largos y delgados. "¿Tú?"

"A punto de conseguir mucho más trabajo."

"Sí". Flynn miró hacia la casa. "¿Qué piensas? Vandalismo? "

Se encogió de hombros. "Puede ser. El saqueo está siendo un gran problema, sobre todo

con tantas casas vacías. También hay un montón de caras nuevas en la ciudad. Los desastres siempre atraen a la multitud ". "Sí, me di cuenta de que después del 11-S". "Tú estabas allí?"

Flynn desvió la mirada. "Me ofrecí con un

sólo un par de días después. Era

"Te creo. ¿Cuánto tiempo estuviste ahí? " "Dos meses." Allie estaba impresionada. "Eso es bastante increíble." "No tanto. No es gran cosa. " Está claro que estaba avergonzada, Flynn miró por encima del hombro, donde David esperaba en la ambulancia. "Escucha, tengo que volver al trabajo ". "Yo también", dijo Allie. "Entonces, ¿te apetece si nos reunimos para tomar una copa?. Esta noche, tal vez? ", dijo Flynn rápidamente. Allie dudó, y sin ninguna razón en absoluto, se acordó de Ash, de pie desnuda en una

habitación, en Bradford. "Tengo un par de horas del trabajo aquí por lo menos. Pero sí, más tarde. Más tarde estaría bien". "Te llamaré", dijo Flynn, retrocediendo, con los ojos brillantes. "Esta noche?" "Esta noche". Allie le dio su número de móvil. "¿Te acordarás? " Flynn se acarició el pecho. "Ya lo tengo grabado en mi corazón." Riendo, Allie sacudió la cabeza y observó a Flynn subirse a la ambulancia. Le sentaba bien reír. Mucho mejor que llorar. CAPÍTULO CINCO

Mi bastón está justo allí ", dijo Tory, apuntando hacia el barra de la cocina. "Puedes

bajarme, cariño. Puedo caminar ".

"No," dijo bruscamente. No podía dejarla en el suelo. Tenía miedo, miedo de renunciar

a la posibilidad de darle protección mientras todavía hubiera la más mínima posibilidad

de peligro.

Luchando por no mostrar el miedo a su mujer, se dirigió hacia las escaleras. "Debemos ver tu pierna. Te llevaré a la habitación ". "Para. Espera un minuto ". Cuando Reese siguió caminando, Tory se aferró a la camisa

de su almidonado uniforme y tiró de ella para que le prestara atención. "Reese.

Mírame".

A regañadientes, Reese hizo una pausa, con un pie en el escalón más bajo, con Tory

descansando en la cuna formada por la curva de su cuerpo. No quería mirarla a los ojos porque no podía ocultar lo que sentía por dentro. No quería que viera su miedo o su furia. "Estás herida, nena. Quiero aprovechar para cuidarte. " "Tú lo haces. Puedes hacerlo." Alisó su mano sobre las arrugas de la camisa de Reese, acariciando su pecho a través de la delgada barrera. Entendía su necesidad de

salvaguardarla, y nunca intentaría cambiar eso. Su sentido del deber, su lealtad hacia

su familia y sus amigos, su necesidad de defender a aquellos que amaba era

fundamental para su vida. Tory la quería para ello. Pero había visto esa mirada embrujada en sus ojos, sólo unos minutos antes, de escuchar el dolor en su voz. Tan fuerte como era, había sufrido heridas en su cuerpo, en aquel horror del desierto, y no estaba completamente curada. "Ponme en el sofá. Esperaremos juntas hasta que Allie nos informe." La besó en el cuello. "Te quiero."

Reese se estremeció y enterró su rostro en el cabello de Tory. Tomó varias respiraciones, purgando el sabor amargo de la pérdida, contra la dulce fragancia del champú de Tory.

"Te vi allí en el suelo y

sentó en las escaleras, tirando de Tory apretada contra su pecho, apoyando la pierna

uh, grupo de las personas. Llegamos allí

era malo ".

por un segundo, pensé

" de repente se sintió débil y se

lesionada de Tory en su muslo para amortiguar el dañado tobillo. Tory le pasó los brazos alrededor del cuello, y se dio la vuelta para que sus pechos se apretaran. Le dio un beso, y cuando la oyó gemir, le acarició la nuca y murmuró contra su boca: "Estoy bien. Estoy aquí contigo. Justo donde siempre estaré ". "Te amo tanto", susurró Reese. "Lo sé, querida. Lo sé. " Acariciando el cabello de Reese y la besó suavemente. "Me encanta la forma en que me amas. No quiero que cambies nunca ". En su camino a oscuras, desde la playa a la casas, donde había estado alojando después de forzar la puerta trasera, unos días antes, cogió un rayo de luz intermitente a través de los pinos matorrales que bordean la propiedad. Desaceleró con alivio al poder ver la terraza trasera. Una figura se movió lentamente de una ventana a otra, alumbrando con una linterna en la casa. Deslizó la mano por la cintura de sus pantalones y se apoderó de su H & K. La luna salió de detrás de las nubes, bañando la terraza. Vio a una mujer, joven, y con un esbelto cuerpo, que incluso el uniforme gris no podía disimular. Extendió el arma y acunó su mano derecha en la palma de su mano izquierda,

apuntando en la cabeza. A lo lejos, el crepitar de las radios de la policía y de las barras de luces intermitentes, en la parte superior de los vehículos, emitían un luz roja a través de los árboles, iluminando el cielo como si la noche estuviera en llamas. Se oiría el sonido del disparo, pero sería muy difícil que lo localizaran entre las sombras. Tiró del pomo de la puerta hacia atrás y tomó un largo y constante aliento, esperando con el gatillo preparado para ser apretado. No tenía que matarla. Sólo la quería. Estaba cansado de cazar. Cansado de haber sido expulsado de la seguridad. Cansado de mirar. "Oye, Allie", una voz masculina llamó desde un arco de luz blanca, a través de los árboles, donde estaba de cuclillas. Se dirigió a lo largo del camino de losas hacia la parte posterior de la casa. "Has visto algo?" "No estoy segura", respondió la mujer. "Hay una bolsa de basura en el centro del suelo de la cocina. Parece que son restos de comida basura. ¿No te parece extraño? Quiero decir, si hubiera sido evacuado, nadie hubiera dejado este tipo de cosas, verdad? " "Eh." "Y creo que la puerta ha sido forzada", dijo la mujer.

Los agentes sacaron sus armas. No podía correr el riesgo de que les hirieran

chirrido, y se dio cuenta que era sus dientes, y obligó a sus mandíbulas a relajarse. Vio el rostro de la mujer, reflejado en el la luz de la linterna de su pareja. Era hermosa y joven. Otra vez será. La próxima vez podría tenerla. Seguiría esperado. Reese se reclinó en la esquina del sofá con Tory ubicada en los brazos, sus piernas estiradas, y su pie lesionado apoyado en varias almohadas. Le acarició el pelo y escuchó

a su lenta respiración. Su arma de servicio descansaba en el brazo del sofá, a milímetros de su mano derecha. Confiaba en Allie, pero le hubiera gustado revisar la casa a ella

misma, pero hasta que lo hiciera, no quería separarse de Tory. Algunas de las cosas eran demasiado importantes como para dejarlas a otras personas.

A medida que pasaban los minutos, su atención se agudizaba más. No dudaba de que

alguien había estado en la casa. Tory era tan sensata y objetiva, durante las crisis, como nadie. Después de que tuviera la oportunidad de mirar alrededor, podría tener una mejor idea de qué es lo que había pasado exactamente. Había considerado varias posibilidades. El vandalismo era la opción más normal, aunque cualquier residente local sabría que en esa casa vivía ella, por lo que no era un buen objetivo. Sin embargo, los criminales no solían ser las personas más inteligentes de la población, y todo el mundo en la ciudad sabía que Tory era médico y Reese el sheriff. El que había entrado en su casa, podía haber pensado que había drogas o armas de fuego

o municiones en el casa. También había muchos extranjero por la ciudad, después del

desastre. La última posibilidad era que la casa y su contenidos no fueran el objetivo, pero quizá algún miembro de la unidad familiar pudiera serlo. Ella era el sheriff, que no siempre era popular, aunque no podía pensar que nadie de la ciudad tuviera algún problema con ella, a excepción del hombre que había abusado de

Bri Parker. Le había roto el brazo, y debió sentir lo cerca que ella había estado de apretar el gatillo de la pistola, mientras la sostenía en su cabeza. Ella lo había superado

y humillado. Para algunos hombres, eso era más que suficiente. Hizo una nota mental para comprobar su paradero. Había recibido la máxima condena, por intento de

Oyó un

violación y asalto a un oficial de policía, pero podría haber conseguido la libertad condicional anticipada. Tory veía a decenas de pacientes cada día, y aunque Reese dudaba que alguien pudiera estar lo suficientemente enfadado, por un diagnóstico o algún otra percepción leve, como para querer hacerle daño, la posibilidad de un acosador era muy real. En su calidad de médico, Tory estaba íntimamente involucrada en la vida de las personas, a menudo haciendo la diferencia entre la vida y la muerte. Algunos individuos inestables

podrían fijarse fácilmente en ella. Sólo con la idea de que alguien se acercarse a Tory, para hacerle daño, se le congelaba la respiración su pecho. "¿Qué estás pensando?" Murmuró Tory. "Nada", susurró, besando la parte superior de la cabeza. "Vuelve a dormirte. " "No estaba durmiendo. Estaba descansando aquí, y pensando en lo mucho que te quiero".

El estómago de Reese se apretó y el calor la atravesó. Contuvo el aliento, sus caderas

levantándose casi imperceptiblemente. Se obligó a respirar de manera uniforme. "¿Cómo tienes la pierna? "Tu cuerpo está tenso como un tambor. Así que no me digas que no estás pensando en nada importante. Qué es lo que te preocupa? " "Estoy preocupada por tu pierna" dijo, lo cual era cierto. "No te habrías caído por las escaleras, si no hubieras puesto demasiada presión sobre ella. Necesitas tomártelo con calma, cariño. Estás trabajando demasiado ". "No trabajo más que cualquier otra persona, y no puedo dejar a Nita con todo." Se movió hasta que pudo mirar hacia arriba al rostro de Reese. "Los problemas médicos nunca terminan, y ahora estamos viendo un montón traumas de menor importancia, y algunos de ellos son importantes. Estamos a tope, cariño ".

"Lo sé. Pero tienes que salir a una hora razonable. " Besó la barbilla de Tory. "Y eso no significa las diez de la noche." "Me fui temprano esta noche. Tenía grandes planes para ti, ya sabes." Tory suspiró. "Cena y sexo. Mucho sexo ".

"En un momento me encargo de la cena. Lo otro

ello en un par de días." Las cejas de Tory se dispararon y se rió con incredulidad. "Al infierno. No tengo ninguna intención de esperar un par de días. " Rápidamente, su rostro se puso serio. "¿Qué pasa con la niña? ¿Crees que debería quedarse con Jean y Kate unos días más? ¿Qué hubiera pasado, si hubiera estado aquí a solas con ella? " "Vamos a ver lo que sacamos de la investigación." Acarició con el pulgar las arrugas de preocupación en la frente de Tory. "Esto probablemente no sea nada ". "Probablemente." Intentó incorporarse y Reese rápidamente la trasladó a la almohadas. Tory bajó su pierna sobre la almohada y dijo: "Entonces, ¿qué es lo que realmente crees que pasó?" "No lo sé todavía. Tengo que mirar alrededor de la casa. Mientras tanto, quiero que

piensen si has visto a algo o a alguien extraño, en la clínica en los últimos tres meses ". "Extraño, ¿cómo?" "Que te prestar demasiada atención, tal vez llamando por teléfono, denuncias falsas o pidiendo citas especiales. Cualquier cosa que te parezca excesiva o inapropiada ". "¿Crees que alguien me está acechando", dijo Tory en voz baja. Reese negó con la cabeza. "No creo que nada de nada por el momento. Pero eso está en

mi lista. No quiero descartar nada."

"Sé que tienes que hablar con Allie esta noche", dijo Tory. "Pero después de que te informe, que no quiero que vuelvas a trabajar. No esta noche." Al no decir nada, Tory le tomó la mano. "Tienes que estar aquí conmigo. Te necesito aquí ". Reese llevó la mano de Tory a sus labios y la besó. "Me quedaré junto a ti, toda la

noche ".

"Hey," Bri le dijo a Allie mientras se dirigía a los vestuarios de la estación, poco antes

de 22:30. "Smith me dijo algo que pasó en casa de Reese. ¿Qué está pasando? ¿Cómo es

que nadie me ha llamado? "

De pie frente a su casillero abierto, Allie lanzó una mirada por encima de su hombro. Ya

se había puesto los vaqueros y, a excepción de su escaso sostén de encaje negro, estaba

desnuda de la cintura para arriba. Vio la mirada de Bri caer y se echó a reír. "Los ojos

para arriba, Parker."

Bri se sonrojó. "Lo siento."

" Reese sonrió. "Me encargaré de

"Sí, sí". Se puso un top ajustado negro, y se lo metió en sus pantalones vaqueros, luego sacó las botas negras vaqueras. "Tory encontró a alguien en la casa. Ella está bien. Y no te he llamado porque tomé el aviso y no estabas de guardia. Lo manejé sin problemas. " "Jesús, Allie. Son Reese y Tory! " Le palmeó el pecho a Bri. "Lo sé, cariño. Pero no te quería molestar No había nada para que pudieras hacer". "¿Crees que debería ir por ahí?" se paseaba en un pequeño círculo cerrado, con las manos metidas en los bolsillos de sus pantalones vaqueros negros de tiro bajo. "No. Ya hemos registrado todo el vecindario. Parece que alguien podría haber estado, en cuclillas, en la casa de al lado. Hicimos un registro rápido del interior, cuando encontré la puerta de atrás forzada, y había basura fresca en la cocina. Probablemente alguien había estado durmiendo en la sala de estar. " Allie sacó una bolso de cuero negro, de su casillero, y deslizó su arma enfundada en él. "Nada que identifique quién podría haber sido. Estuvimos allí, mientras Reese comprobaba su casa de nuevo, y ella no vino a nada ". "No me siento bien", murmuró Bri. "Simplemente sin poder hacer nada." Allie se sentó a horcajadas en el banco de madera estrecho, entre los armarios, y apoyó su bolso contra su pierna. Bri se sentó frente a ella. "No me gusta verte así", dijo Allie con suavidad. "Todo esto es sólo un poco espeluznante." Apoyó la mano en el muslo de su amiga y compañera. "Pero en realidad no hay nada que puedas hacer, y no creo que ellas quisieran que estuviéramos todos rondando por su casa ". "Voy a estar atenta esta noche", dijo Bri. "Bueno. Me imaginé que lo harías." Allie sonrió. "Tienes un impresionante chupetón en el cuello, por cierto. Supongo que lo sabes". Bri intentó fruncir el ceño, mientras se frotaba el punto de dolor, con una sonrisa de total satisfacción. "Bueno, yo tenía la tarde libre."

"Sí, bueno," dijo Allie, acallando una oleada de envidia, y tal vez un poco de celos. "Tal vez voy a tener suerte esta noche. Voy a reunirme con Flynn en el Pied". "Eso fue rápido!" "Nos encontramos en casa de Reese y Tory." Se puso de pie y ligeramente tocó el

hombro de Bri. "No se me mires así. Vamos sólo a tomar una copa. Y luego, si

se encogió de hombros. "Los dos estamos solteras y somos mayorcitas. Y no he estado con nadie desde Deo, y eso fue hace semanas y semanas. " "Bueno, no es como si fuera una enfermedad terminal ni nada." "Oh, sí, como si tu pudieras estas un solo día sin ello!" Bri pasó la pierna por encima del banco y se enderezó. "Eso es diferente. Estoy casada". "Se supone que el sexo va a menos cuando te casas." "¿Quién lo dice?" "Lo dice todo el mundo. Es por eso que prefiero la variedad ". "Ten cuidado, ¿de acuerdo?" Frunció el ceño. "¿Qué quieres decir, con que tenga cuidado? Sabe que no me van las drogas o cosas así por el estilo-" "Eso no es lo que estoy diciendo." Puso sus dedos suavemente sobre el pecho de Allie, en la parte superior de su pecho izquierdo. "Estoy hablando de esto, Al. No quiero que te hagan daño ". "No lo hagas", dijo Allie con suavidad. "No te pongas dulce y suave conmigo. Me dan ganas de besarte. " Bri resopló y sacudió la cabeza. "Jesús, me vuelves loca." "No puedo evitar lo que siento, sobre todo cuando alguien tan butch me dice esas cosas." Allie sonrió trémula. "Es sólo una cita. Nada de qué preocuparte. Te lo

prometo". "Está bien. Mira, lo siento. " Se encogió de hombros. "Yo

en la ciudad y " "Walker no tiene nada que ver con nada", dijo Allie secamente. "Nada en absoluto." Le revolvió el pelo a Bri y se dirigió hacia la puerta. "Me tengo que ir. Flynn es muy caliente, y no quiero hacerla esperar. " "Sí, claro. Lo sé. " Bri se volvió y vio que la puerta se cerraba detrás de Allie. Podría haberla creído, pero había visto el dolor en el rostro de Allie ante la mención del nombre de Ash.

"Ella

Bueno, ya sabes, con Ash

Él la miró, a través del cartel de “cerrado” en la puerta de la tienda. Cuando ella salió, y giró a la derecha para bajar por Comercial Street, la siguió. CAPÍTULO SEIS Necesitas más hielo ?" Reese volvió a colocar la almohada bajo el tobillo de Tory. "No, estoy mucho mejor ahora." Miró a Reese que estaba vestida con unos boxes de color verde y una camiseta. La herida de metralla en su pierna y las cicatrices de quemaduras en el brazo y el hombro todavía estaban rojas. Había recuperado un poco del peso, que había perdido cuando estuvo desplegada, pero aún parecía demasiado delgada, bajo la penumbra que se reflejaba por la lámpara en el lado opuesto de la habitación. Había sido muy amable, tierna y atenta toda la noche, pero sabía que no podía ocultarle su energía violenta. Palmeó la cama junto a ella. "Túmbate a mi lado". Reese frunció el ceño. "Pensaba hacerte un poco de té. O tal vez una copa de vino? " Tory sonrió. "Vino, pero dentro de unos minutos." Empujó las sábanas hacia abajo. "Ven aquí, primero." "Sólo voy a mantenerte despierta," murmuró mientras se deslizaba bajo las sábanas. "Y lo que realmente necesitas es descansar." "Dormiré como un bebé esta noche, te lo prometo." Le pasó su dedo índice por el labio, se inclinó y la besó. En medio del beso, metió la mano por debajo de la parte inferior de la camiseta de Reese, y le acarició el abdomen. La piel musculosa y tensa estaba llena de tensión. Pasó su lengua por los labios de Reese y murmuró contra su boca: "Pero primero, tengo asuntos pendientes." "Tory", se quejó, en parte por frustración, y en parte anticipándose a lo que no podía ocultar. Tory conocía su cuerpo mejor que ella. Sabía lo que necesitaba, cuando lo necesitaba, y sabía cómo actuar cuando ella lo necesitaba. Pero no esta noche. Tory había estado cuidando de ella durante meses, a pesar de que ambas pretendían lo contrario. Pero no esta noche. "Tienes que tener cuidado de la pierna ". Cuando Reese comenzó a rodar lejos, Tory subió la mano más arriba, entre los pechos de Reese, sujetándola. "Te sorprendería de lo que soya capaz de hacer sin moverme mucho". "No, no quiero hacerte daño." Reese acercó a Tory más y la besó de nuevo. "Sé exactamente lo talentosa que eres, pero no quiero que -" "Cariño", dijo Tory a la ligera, "cállate". No pudo responder porque Tory estaba besándola otra vez, besando y masajeándole el pecho, rozando su mano sobre sus pezones, y raspando las uñas en el centro de su abdomen. Cuando la lengua de Tory se hundió más profundamente en su boca, Reese levantó automáticamente las caderas, convirtiendo sus muslos en hierro. "Sé muy bien lo que hago," Tory susurró mientras se echaba hacia atrás, y se apoyaba sobre un codo ", y haz exactamente lo que te digo." "Ten cuidado." Reese fijó su mirada en su mujer. Bajo la luz amarilla de la lámpara, los ojos verdes de Tory bailaban como motas de oro, y aunque se acordó de las chispas que escapan de las llamas, no oyó el rugido de la artillería ni sintió el dolor feroz del fuego consumiéndose sobre la tierra. Vio la fuerza, el deseo y la seguridad. Aquí, era el único lugar al que Tory la podía llevarla, sin tener que luchar. Tory le deslizó la mano por el centro del cuerpo, y debajo de la cinturilla de sus calzoncillos. Reese se arqueó y chupó su aliento. Sonrió, y miró la cara de Reese mientras lentamente e infaliblemente encontraba su clítoris y lo empezaba a acariciar. "Así es, querida. Déjame tenerte ". "Tory", murmuró Reese, a la deriva, viendo la sonrisa de Tory. "Siempre que quieras.". "Mmm. Pero no de esta manera." Tory le pellizcó la barbilla. "Por favor. " gimió Reese entre dientes, moviendo los músculos de su estómago, ondeando bajo el antebrazo de Tory. "Eres fuerte y tan sexy." Cogió velocidad y la respiración de Reese se aceleró, mientras llegaba más rápido y más duro con cada segundo que pasaba. Los músculos a lo largo del borde de la mandíbula de Reese se contraían y gemía. Ante esa advertencia urgente, Tory liberado su agarre, besándola profundamente. Se retorció en la cama, desesperada por que Tory la acariciara. La lengua de Tory bailaba sobre la de ella, acariciando y atormentándola. Ella palpitaba bajo la mano de su mujer, tambaleándose en el borde. Cogió un puñado de pelo de Tory y tiró de ella para poder volver a besarla. "Hazlo, cariño. Por favor. Haz que me corra. ". La visión de Tory vaciló, y su excitación la recorrió tan brutalmente, que apenas podía conseguir suficiente aire para hablar. Amaba ese momento, cuando Reese la necesitaba,

y sólo a ella. Era de ella, por completo, sólo de ella. "No. No tan pronto " Volvió a acariciarla con sólo la punta del dedo, emocionada ante la vista feroz de Reese, de sus azules ojos perdiendo su enfoque cuando el placer se extendía por todo su cuerpo. "Sólo yo. Sólo siénteme. " La besó, la acarició. "Mmm. Sí, al igual que ". "Vas a hacer que me corra", jadeó Reese. Tory se detuvo. "Oh Cristo," se quejó, todo su cuerpo rígido y tembloroso. Apretó la mano alrededor de la muñeca de Tory, en el interior de sus bóxers, tratando de presionar los dedos de Tory donde los necesitaba. "No puedo." "Tú puedes." Continuaba besando a su mujer en la cara, en los párpados, luego en su boca, infinitamente tierna. "Confía en mí. Sé lo que necesitas. "

"Está bien. Bien ", dijo sin aliento. Se obligó a relajar su apretón en el brazo de Tory.

"¿Te he hecho daño

"Oh, cariño, no. Nunca." Tory movió su cabeza, haciendo esfuerzo para no mover mucho su cuerpo, subiéndose encima de ella, empujando más y más dentro de ella. Apretó la frente contra el hombro de Reese, temblando de necesidad. "Te quiero tanto ". Reese pasó el brazo por los hombros de Tory y trató de ponerla sobre su espalda. "No," dijo Tory rápidamente. "No, no, no. Esta vez no está al cargo, Sheriff ". "Déjeme por favor." "No." Volvió sumergirse en la humedad de Reese y masajeó su clítoris. "Esto me gusta." Reese se disparó hacia el orgasmo. Sus caderas se sacudieron bajo los dedos de Tory. "Estoy a punto de oh dios Tory". "Mmm. Lo siento. "Tory aceleró sus caricias, presionó, acarició y exprimió. Escuchó el enganche de la respiración de Reese, esperó ante la rigidez repentina bajo sus dedos, y luego se detuvo. Reese rompió a sudar y gimió contra los pechos de Tory. Volvió a presionar, escuchó y se detuvo. Una y otra vez. Reese empezó a temblar entre sus brazos. Estaba tan cerca ahora, que su clítoris no se ablandaba, incluso cuando Tory se detenía. Ella le tomó la mano por completo y acarició a Reese por el abdomen. "Te quiero." "Por favor, te necesito." Tory la besó suavemente, con caricias suaves con su la lengua. "Yo también te necesito. Necesito más que nunca demostrarte. " Volvió bajo los boxers de Reese. "Esta vez," Reese susurró, mientras sentía sus caricias. "Necesito correrme, esta vez. Por favor, no te detengas, cariño ". Tory la besó en la frente y se aceleró dando a su mujer lo que necesitaba. El cuerpo de Reese se inclinó, su respiración se detuvo en su pecho, y Tory le llevó a su propia seguridad, y más allá. Bri pasó delante de la casa de Resse y Tory, disminuyendo la velocidad, para comprobar que nadie merodeaba alrededor de la calzada o en los alrededores. "Todo parece tranquilo por aquí." "El tipo estará probablemente a kilómetros de distancia", dijo Carter a su nueva socia. Bri había estado en silencio, desde que habían salido de la comisaría. Después de una breve presentación, había cogido las llaves del vehículo al salir, y Carter ni siquiera había considerado la idea de conducir. En este momento, en su primera noche en el trabajo, toda su experiencia no significaba nada. No en la delicada jerarquía de su nuevo trabajo. No le importaba tener que ganarse sus galones, y tampoco le importaba no conducir. Prefería ir de copiloto porque podía ver las calles con más cuidado. Si pudiera elegir, prefería caminar por las calles de paseo, pero ahora mismo, había lo que decían dijeron. "Si. No tiene sentido que fuera alguien de aquí " murmuró, girando lentamente hacia el oeste por Commercial. En el East End, las galerías y los restaurantes estaban cerrados por la noche. Cuando se acercaron a MacMillan Wharf, la actividad era mayor. Había

más gente en la calle. "Uno tendría que estar loco para entrar en la casa del sheriff! " "No se puede descartar esa posibilidad", dijo Carter en voz baja. "Loco. Quizá fuera algún loco ". "Si. He oído eso. " "¿Cuál es la rutina", preguntó Carter. Bri le lanzó una mirada y luego volvió a mirar a la calle. Siempre trabajaba con Allie. Tenían un ritmo. No tenían la necesidad de hablar sobre lo que iban a hacer, o cómo tenían que manejar una situación en la que tuvieran que intervenir. Pensándolo ahora, se dio cuenta que siempre había ejercido la función de jefe de turno, no porque Allie no fue

¿verdad?"

capaz, sino porque a su compañera nunca le había importado estar al cargo. Ahora, con Carter no podía dar nada de eso por sentado, pero parecía que su nueva compañera se conformara con ello. "Ahora haremos una travesía durante un tiempo si no entran llamadas, y luego, cuando los bares empiezan a cerrar, daremos un paseo por la ciudad. Comprobando que no haya problemas ". "Borracho y Desordenes?" "Siempre podemos contar con algunas peleas, es algo que no podemos ignorar. De vez en cuando algún borracho acaba herido, y tendremos que avisar a los paramédicos". "Muchos problemas con DUI?" Bri asintió. "Si. Vamos a tener que salir a las seis, cuando los que no se alojen en la ciudad quieran regresar al Cabo ". "No hay más coches fuera?" "Smith y Girelli, uno de los chicos temporales. Ellos circulan revisando la carretera y las playas. Desde la tormenta, no ha habido mucha acción por allí, pero hemos tenido problemas con barcos trayendo drogas. " "Para un pueblo pequeño y tranquilo, como éste, no parece que haya mucho que hacer", Carter remarcó. Bri se echó a reír, y luego se calló bruscamente cuando la radio sonó. "Charlie cinco." Dijo el oficial que manejaba la recepción. Carter tomó el micrófono. "Charlie cinco, adelante." "Robo en el aparcamiento en Bradford con Standish. Femenina automovilista necesita ayuda ". "Charlie cinco, afirmativo. Sospechoso en el entorno? " "Negativo. Motorista pidió esperar con vehículo golpeado "Adelante." "Gray Lexus, Massachusetts licencia Victor Bravo desde tres hasta siete uno ". Un peso plomizo cayó sobre el estómago de Carter. "Ese es el coche de Rica." Bri se inclinó hacia adelante, encendió las sirenas y las luces, y pisó a fondo el acelerador. Ash no estaba segura de por qué había salido hacia el Pied. Casi no había dormido más que un par de horas, durante las dos últimas semanas, que llevaba recorriendo más de diez mil kilómetros, por toda la costa este devastada por la tormenta. Pero dormir no era lo que quería. Su cabeza zumbaba por el estrés y su piel se estremecía con inquieta energía, por lo que se había puesto una camisa azul marino, unos pantalones vaqueros y buscó el único lugar, donde podría encontrar distracción. Nunca había sido una gran bebedora, pero parecía que últimamente el alcohol era lo único que podía para calmar sus nervios, y el dolor constante de la soledad que la amenazaba con desesperación. Cuándo lo pensaba, los últimos ocho meses estaban casi en un borrón. Había trabado tanto como había podido, hasta estar agotada física y mentalmente, demasiado cansada para pensar en el dirección había tomado su vida. Cuando el trabajo no era suficiente, para mantener clara la decisión que había tomado, trataba de bloquear su descontento con citas transitorias. Acoplamientos fáciles, en moteles sin nombre, con mujeres cuyos rostros no recordaba. Luchaba por no pensar en Allí. No podía dejar de odiarse así misma, por lo que había hecho. "Está ocupado este asiento?" Ash levantó la vista de su cerveza, para mirar la pequeña joven rubia y curvilínea, con una falda muy corta y un top ajustado, que estaba de pie, con una cadera inclinada y una mirada ardiente en su cara, que decía que sabía exactamente lo sexy que era. Tendría una docena de años menos que Ash, si no más, y la ironía no le pasó desapercibida. Los mismos doce años que las separaban a ella y a Allie. Sacudiendo la cabeza, dijo, "El asiento es gratis, pero no creo que quieras sentarte aquí ". La sorpresa cruzó rasgos delicados de la rubia y preguntó. "¿Qué te hace pensar eso? " "Estoy medio borracha, y no creo que pueda ofrecerte nada más que un polvo rápido y adiós por la mañana ". Riendo, la rubia sacó una silla y se sentó. No llevaba sujetador, y cuando se inclinó hacia ella sus pechos redondos se balancearon tentadoramente. "¿Así que crees que lo tienes todo resuelto? Qué te hace pensar que quiero algo distinto? " "Mis disculpas." Levantó la botella de cerveza y cuando la mujer extendió la mano para quitársela, la dejó. "Me temo que mi habilidad con la conversación se deteriora por momentos".

"

"¿Qué tal un baile? ¿Puedes con ello? " Ash frunció el ceño y se concentró en la música. "Si no es muy rápido ". "Si es así, vamos a pretender que no lo notamos. Mi nombre es Lisa ". "Ash. Ashley Walker ". Lisa se levantó y le tendió la mano. "Entonces venga, Ash Walker, y baila conmigo ". Allie saludó a las mujeres, en la puerta del Papamoscas y a la gente que conocía, mientras se abría paso entre la multitud nocturna hacia el bar. No había salido en semanas. La última mujer con la que había tenido una cita, se había ido y se había enamorado de otra persona. Cada fin de semana, se decía así misma que saldría, se

relajaría y encontraría a una mujer para jugar durante unos días o unas semanas, pero no

lo había hecho. Siempre había surgido algo que hacer, que le impedía pasar una noche

con alguna desconocida. Y antes de esas pocas semanas con Deo Camara, quien había sido la primera mujer desde Ash, en la que había pensado que podría ser capaz de tomarse en serio, no había vuelto a acostarse con nadie. Así que decir que los últimos seis meses han sido un período de sequía fue un eufemismo. Tenía veintitrés años , le gustaba el sexo, e incluso más que eso, le gustaba despertarse con la sensación de una mujer en su brazos. Se sentía sola y estaba caliente, y estaba cansada de sentirse así.

Flynn fue fácil localizar, apoyada en la barra. No estaba vestida con su traje azul marino de EMT. Más alta que Allie, por una cabeza, con su espeso cabello rubio peinado hacia atrás de su fuerte, parecía delgada y sexy con pantalones negros ajustados, una camisa blanca con el cuello abierto, y botas de moto negras. "Wow. Te ves sexy, "Allie dijo mientras se deslizó junto a Flynn. Sonriendo, Flynn agachó la cabeza y la besó en la mejilla. Su mirada se desvió por el cuerpo de Allie, pasando por los rizos caídos del pelo de ébano, los pechos tensos contra

la parte superior elástica y los pantalones vaqueros hip-hugger acentuando su culo

redondo y apretado. "Y tu estás muy hermosa."

"Gracias." sonrió y saludó con la mano al camarero. "Sammy! Quieres algo más? " "Tengo ya, gracias," . "Entonces, ¿cómo fue el resto de la noche?" Preguntó Flynn. "Tranquila". Agarró su cerveza y bebió un sorbo. "¿Y la tuya?" "Un par de llamadas de menor importancia. Nada grave ".

A Allie le gustaba la forma en que Flynn se inclinaba, con un codo apoyado en la barra,

con sus ojos fijos en el rostro de Allie, como si estuvieran solas y no en medio de un bar lleno. "¿De dónde eres?" Flynn la miró desconcertada, como si la pregunta la hubiera enviado lejos de alguna manera. Luego se apresuró a decir: "De Chicago".

"Este lugar te debe parecer un gran cambio", dijo Allie a la ligera, notando la vacilación de Flynn. Muy bien, así que no quiere hablar de su pasado. Me parece justo. "Si." Una expresión de alivio teñida de tristeza, pasó por los hermosos rasgos de Flynn. "Sólo llevo aquí un par de semanas, pero ya me siento como en casa ". "Sé lo que quieres decir." Le pasó los dedos por el brazo de Flynn y le apretó la mano. "Espero que eso signifique que va a quedarte." "No te preocupes", le respondió, volviendo a mirarla a los ojos. "Ahora que he conseguido tu atención, no vas a deshacerte de mí tan fácilmente ". Allie se rió, disfrutando del flirteo. "Créeme, has tenido mi atención todo el tiempo. " Flynn se movió un poco más cerca, y se puso una mano sobre la cadera de Allie. Agachó la cabeza y le susurró al oído de Allie, "Bueno, entonces, quiero asegurarme de mantenerla ". "Lo estás haciendo muy bien hasta ahora." La presión de la mano de Flynn en su cadera,

el cálido aliento en su oído, provocó un cosquilleo de emoción en el vientre de Allie.

Inclinó la cabeza un poco, descubriendo su cuello, para la boca de Flynn. Los labios de Flynn estaban tan cerca que casi podía sentir el beso a punto de caer sobre su piel.

Disfrutando de la anticipación placentera, llevó su mirada a la deriva sobre el hombro de Flynn hacia la pista de baile, y su pensamiento se transformó al ver un rostro familiar. Parpadeó, sin poder creerlo, cuando la cara de Ash la miraba con un enfoque nítido. Flynn le besó el cuello y murmuró: "¿Y ahora? Está todo bien? "

Allie quería apartar la mirada, pero no podía. Ashley miró a Allie a los ojos, torsionando su boca con sarcasmo. Entonces Ash se cubrió la cara con la cuello de la rubia furtiva, que se pegaba a su cuerpo, mientras sus manos se deslizaban hacia abajo para acariciar

el culo de la mujer.

"Mucho mejor", dijo Allie, su voz sonaba plana a sus propios oídos. Tiró de la mano de Flynn. "Vamos de aquí." Flynn alzó la cabeza, claramente sorprendida, pero sonrió y dejó que Allie tirara de ella a toda prisa, entre la multitud, y salieron a la calle. "¡Ahí está!" Carter señaló a Rica de pie junto a su Lexus, estacionado a mitad de la fila exterior de los coches. El gran aparcamiento estaba separado de la calle por una maraña de árboles. A pesar de la hora tardía, el aparcamiento estaba todavía medio lleno, pero la cabina del encargado estaba en el otro extremo, alrededor de una curva. La sección donde Rica había aparcado estaba aislada, y el farolas, montadas en postes cada treinta metros más o menos, dejaban sustanciales áreas en las tinieblas. "Mierda, este lugar es una trampa para robos y asaltos," Carter dijo, saliendo del coche, antes de que Bri siquiera se hubiera detenido. Alcanzó a Rica en tres zancadas y le deslizó un brazo alrededor de la cintura. La acompañó al coche de patrulla, y le abrió la puerta trasera. "Espera en el interior, nena." "Carter," Rica comenzó, pero Carter se limitó a sacudir la cabeza y la guió al interior, y cerró la puerta. Bri salió por la parte delantera del coche patrulla y juntas se acercaron al coche de Rica. Carter exploró el lugar, pero no vio ninguna señal de nadie. Estaba rota la ventanilla del lado del conductor del Lexus. El vidrio estaba en el suelo. "El agresor probablemente desapareció en el momento en que llegó aquí," Carter dijo, con la boca seca y la torsión en su estómago. "Cristo, si la hubiera herido -" "Probablemente la vio y se fue", dijo Bri, brillando su linterna en el asiento delantero. "La radio sigue ahí. Tendremos que averiguar si se dejó algo en el coche ". "Tal vez, pero Rica suele ser cuidadosa." Carter tomó aire. "Debemos revisar alrededor, y ver si alguno de los otros coches también ha sido forzado ". "Ve tú por ahí, yo daré la vuelta", dijo Bri. "Contacta conmigo en cinco ". "Lo tengo." Se separaron, deslizándose lentamente hacia arriba y abajo entre las filas de los coches. Había mirado su reloj, cuando ella había descubierto su coche e hizo una llamada desde su móvil. En menos de tres minutos, la policía había llegado. Podía hacer muchas cosas en tres minutos. Allí había demasiada luz para que agredirla. Incluso podía haberla disparado en la cabeza. Ella era demasiado vulnerable. Al igual que todos ellos. Deslizó su los dedos sobre la longitud lisa de su cuchillo, dentro del bolsillo. Por supuesto, si él se acercaba a ella, podría ser mucho más personal. Mucho más. CAPÍTULO SIETE Cuando la música cambió a un ritmo más rápido, Ash empezó a echarse hacia atrás, pero Lisa apretó sus brazos alrededor de su cuello y murmuré: "No, me gustan tus manos en mi culo." "Lo siento", murmuró, dándose cuenta de que había actuado descaradamente, sin preocupase de lo que la otra mujer sentía. Y la razón por la que lo había hecho no tenía nada que ver con la propia Lisa. Había estado bailando con ella, pero mirando a Allie. Ver ligar a Allie con aquella guapa butch de su edad, la había vuelto loca. Era exactamente lo que Ash le había dicho que debía hacer, pero cuando Allie se había inclinado hacia atrás, para que la mujer pudiera besar su cuello, Ash había tratado de bloquear el profundo dolor al saber que no volvería a acariciarla, ni tenerla en sus brazos. No estaba nada orgullosa de sus actos. Movió las manos, de nuevo, hasta el centro de la espalda de Lisa y repitió: "Lo siento." "Baby, te acabo de decir que me gusta." Sonando seductoramente. "Puedes poner tus manos en cualquier lugar que quieras. " Intentó perderse, en ese tipo de excitación sin sentido, aun cuando no estaba pensando en Allie. No podía pensar en otra cosa. Lisa era unos centímetros más baja que Allie y con más pecho, y aunque su cuerpo era tentador, no le acoplaba en sus brazos como lo había hecho Allie, tantas veces. Era evidente que la joven, aparentemente, no tenía ningún problema en acabar en los brazos de alguien más. Todavía podía ver la forma en que Allie había ofrecido su cuello, esa columna de marfil suave que tantas veces había besado o rozado con sus dientes. La desconocida, que probablemente estaría besando en esos momentos el cuello, deslizando sus manos por debajo de la parte superior, que había mostrado los pechos jóvenes y duros de Allie. La estaría acariciando, haciéndola gemir suavemente …

"Mierda", murmuró Ash, sin darse cuenta de que lo había dicho en voz alta. "Estaba pensando lo mismo." Lisa se echó hacia atrás en los brazos de Ash y rodó contra su pelvis. Tenía los ojos líquido, los párpados pesados, mientras su mirada se desviaba del rostro de Ash a su boca. "Estás tan lista como yo? " La agarró del culo una y otra vez, al amparo de la penumbrosa pista de baile, bombeando la entrepierna una vez, duro, a Lisa. "Qué te lo hace pensar? " "Oh, sí". Lisa movió la lengua por el labio inferior. "Creo que ya estás lista. Creo que te gustaría poner tu boca sobre mi-" "Vamos," dijo Ash con brusquedad. "¿Dónde vives?" "Con otras dos chicas en Boatslip." Lisa agarró su bolso la silla, mientras la otra mujer se bebía el resto de su cerveza. "¿Van a estar en casa?" Lisa sacudió la cabeza, terminó su cerveza. Se dio cuenta de la hambrienta mirada en los ojos de Lisa. "No van a estar de vuelta hasta dentro de un buen rato, y tengo el único dormitorio." Sonrió y tiró de Ash. "Pero no me importa un público si no lo hace ". Ash sonrió tristemente. "Tal vez otra noche." Ahora mismo, lo único que quería era deshacerse de la reproducción de una película inexorablemente en su cabeza, protagonizado por Allie. En primer lugar se vio haciéndola gritar de placer, sólo para ser sustituida por una imagen de la rubia musculosa, con la boca en el pecho de Allie y su mano entre sus piernas. Un agudo dolor le atravesó la cabeza y apretó los dientes. Rápidamente, agarró el brazo de Lisa, tiró de ella y la besó, dispuesta al calor de la boca de Lisa y la exuberante flexibilidad de su cuerpo para quemar la imágenes no deseadas de su cerebro. "Te seguimos a casa", dijo Carter a Rica después de que ella y Bri hubieran registrado el estacionamiento, sin ver nada fuera de lugar. No estaba segura de cómo interpretar la ausencia de otros robos. En los delitos por robo, los autores robaban tanta mercancía como podían, por lo que forzaban más de un vehículo. Pero parecía que sólo habían forzado el Lexus de Rica, y Carter se preguntó inquieta, si su coche habría sido escogido deliberadamente. "No tienes que hacer eso", dijo en voz baja Rica. "Estoy bien. No es más que un kilómetro ". Carter negó con la cabeza. "No. Quiero estar segura de que no hay más problema ". Lo que no dijo era que quería revisar la casa. No había ninguna razón para pensar que Rica estaba en peligro, pero Rica no es una mujer común y corriente. Era la hija de uno de las figuras más poderosas del crimen organizado del país, y aunque firmemente había repudiado su herencia, no podía negarla. Era hija de su padre, y como tal era un blanco potencial, para cualquier hombres que quisiera influir o tomar represalias en su contra. Pareto había retirado su guardaespaldas ante la insistencia de Rica, y aunque Carter estaba contenta, ahora deseaba a alguno de ellos alrededor. Bri se unió a ellas por el lado del vehículo. "¿Dejaste algo a la vista en el asiento delantero o en el suelo? " Negó con la cabeza. "No. Nada. Nunca dejo nada de valor a la vista. " "He revisado bajo el tablero", dijo Bri ", y no he visto ninguna señal de que el cableado había sido manipulado. Las conexiones del sistema de sonido están intactas. Parece que la ventana rota es el único daño." Miró a Carter que enganchó un pulgar, por encima de su cinturón de la pistola, antes de centrarse en Rica otra vez. "¿Has tenido algún encuentro con alguien fuera de lo normal? Un cliente irritado, tal vez? " "No, nadie," dijo rápidamente. "¿Por qué?" Carter se aclaró la garganta y Bri dijo inmediatamente: "Sólo estoy pensando varias posibilidades ". "Oh, mierda", dijo irritada Rica. "¿Crees que alguien estaba tratando de enviar un mensaje?" "Es posible", dijo Bri. "Y también es posible que se trate de un acto completamente al azar. Un montón de chicos se emborrachan y hacen estas cosas para enseñárselas a sus amigos. Alguien pudo haber arrojado una piedra a la ventana para demostrar lo duros que son. " Carter tomó la mano de Rica. "En este momento, no hay ninguna razón para pensar que es algo más de lo que acaba de decir Bri. Pero ten cuidado, ¿de acuerdo? Si notas algo fuera de lo normal, no pierdas ni un minuto, sólo llámame ". "Yo, cariño," murmuró Rica. "En este momento, sólo quiero ir casa. "

Mientras seguían al Lexus Rica por Bradford, Carter automáticamente miraba por el retrovisor. Un solo coche las seguía de lejos, pero desapareció antes de llegar a la calle. Rica probablemente diría que Carter estaba paranoica, pero siendo paranoica era lo que la había mantenido con vida. "¿No crees que fuera un simple accidente?", preguntó Bri. "No lo sé." "No estoy segura, pero tengo una sensación rara." "Si," dijo Carter. "Pienso lo mismo, no me gusta" Esperó, observando, hasta que la patrulla de la policía siguió al Lexus desde la playa del estacionamiento. Era tarde, bien pasada la medianoche, pero no estaba cansado. Se sintió vigorizado. Tantas opciones. Podía seguirla a su casa. Estaría sola por el resto de la noche. Podría verla desnudarse, a través de las ventanas, desde la seguridad de las dunas. Podría deslizarse a través de una ventana o una puerta desbloqueada, de algún patio sin supervisión. Podría ser capaz de ver a través del cristal de las puertas de la ducha o verla dormir con la luz de la luna, inclinada sobre su rostro. O podía visitara alguna de las otras. ¿Cuál sería la primera? Silbando, continuó su camino hacia las calles estrechas y tortuosas a la calle comercial imaginándose todo tipo de posibilidades. Finalmente él estaba a cargo. Allie gimió en silencio, apretando los hombros de Flynn cuando ésta se inclinó sobre ella, presionando su espalda en el sofá de cojines suaves. Allie había adivinado, de manera un poco arrogante, que el cuerpo de Flynn sería estupendo y no se había equivocado. Flynn realmente sabía, a su manera, seducir a una mujer. En este momento, estaba haciendo un impresionante trabajo besándola. Tenía un apartamento en el segundo piso, y su dormitorio daba frente al puerto, en el extremo West End. El sofá, donde se encontraban, actualmente enredadas, estaba situado delante de dos dobles

puertas correderas de cristal, que al estar abiertas permitía la entrada de la fresca brisa de principios de septiembre. El aire exterior podría haber sido frío, por todo el efecto que tuvo en ella, pero Flynn la aviva con fuego, como nadie lo había hecho en mucho tiempo. Dios, la lengua de Flynn se sentía bien jugando dentro de su boca, haciéndole cosquillas y apretándola en tantos lugares al mismo tiempo, no podía pensar en otra cosa. No se le ocurría. No podía recordar. No podía dolerle por lo que no tenía. Esto era bueno. Esto era tan bueno. Esto era lo suficientemente bueno. Agarró la parte posterior de la camisa de Flynn, y tiró fuera de sus vaqueros, sumergieron una mano debajo de la cintura. Todo su cuerpo se tensó, cuando se encontró con nada más que la piel desnuda,

y hundió los dedos en el músculo duro. Flynn gimió y movió un muslo entre las piernas

de Allie. Allie gimió ante esa estupenda presión repentina. "Eres tan sexy", murmuró Flynn, acariciándole el pecho a través su parte superior. "Me estás volviendo loca." "Me alegro." Allie se arqueó debajo de ella y se apoderó de su culo. Flynn pasó la mano debajo de la ropa de Allie y palmeó su mama. Sus dedos eran cálidos, y los pechos de Allie le dolían maravillosamente, mientras se los acariciaba continuamente. "Sí, muy bien." "¿Quieres que haga algo?", se quejó Flynn. "Bésame por favor." Respondió Allie. Flynn la arrastró hacia abajo y abrió su boca. Se movió completamente sobre ella, ofreciendo cada empuje de su lengua como una bomba dura. Allie abrió más las piernas. Follar en seco, nunca había sido lo suyo, pero la forma en que sentía en este momento, tan desesperada por dejar de lado los últimos fragmentos de conciencia, tan frenética

por esos pocos minutos de placer, de no sufrir, que pensó que podría correrse. Dios, iba

a explotar si Ash continuaba apretándole el pezón un poco más fuerte, como a ella le gustaba. La forma en que siempre lo hacía cuando quería hacer que se corriera.

Murmuró sin aliento, "Por favor

Allie se echó hacia atrás, en ese momento, y sintió hasta la última gota de sangre drenando de su cabeza. Se retiró del beso, apartando la cara. Jadeando, dijo: "Espera, por favor." Flynn se puso rígida. Después de unos segundos de silencio, alivió un poco de su peso

" Ash, por favor

Ash.

sobre el cuerpo de Allie. "Allie?" "Oh, Dios mío, Flynn. Lo siento mucho. Yo

¿Qué demonios estaba ocurriendo? Había estado a diez segundos de un orgasmo increíble. Esto nunca le había sucedido antes. No hacía tanto tiempo, que había hecho el amor con Deo, más de una vez, y había estado bien. En todos los sentidos. No había tenido la menor problema en correrse, y que no había pensado Ash, en ningún momento. Nunca cuando había estado con Deo. Bueno, nunca cuando Deo había hecho el amor con ella, al menos. Flynn era una amante increíble. La había hecho sentirse genial. Había estado a punto de llevarla al orgasmo. "No sé lo que pasó." Mentirosa. Sabes lo que pasó. Maldita sea. Ella no te quiere. Deja de pensar en ella! "Está bien." Flynn, respirando con dificultad, se movió hasta estar medio sentada, de

lado a lado en el sofá. Acarició un mechón de pelo fuera de la mejilla de Allie. Sus ojos brillaban bajo la luz de la luna, y su sonrisa parecía un poco triste. "Puede ser nos hayamos precipitado. " Allie tomó las manos de Flynn y las mantuvo unidas en su regazo. "Créeme, estaba deseándolo." Se echó a reír y negó con la cabeza. "En realidad, probablemente estaba apunto de dejarme ir." "Pensé que te corrías," murmuró en voz baja. El rostro de Allie se sonrojó. "Es bastante probable. Estaba muy excitada". "Sí, yo también." "Oh, Dios, lo siento. Debes pensar que soy una enorme tomadura de pelo." Pensado en cuántas veces Bri la había acusado de calentarla. A veces las chicas se calentaban sabiendo que no llegarían a nada más. Pero nada de lo que había sucedido había sido intencionado. "Lo siento." Flynn se enderezó y se volvió para que sus ojos se encontraran. "Allie! No seas tota. Lo dije en serio, cuando dije que quizás fuimos demasiado rápido. Es nuestra primera cita,

y "Ella se encogió de hombros. "He estado pensando en ti, desde que nos vimos por

primera vez, pero me aceleré cuando entraste en el bar. Y a continuación, sólo te veía

tan sexy, me sentí tan bien, que dejé de pensar en nada más que

no suelo tener relaciones sexuales con una mujer la primera vez ". Allie quería decirle, porque era cierto. La mayor parte del año pasado por lo menos, cuando ella había salido, lo único que había querido era una mujer con la que tener sexo duro, caliente y tanto como pudiera. Pero no lo dijo, porque no quería que Flynn pensara que eso era lo único que había esperado esa noche. Tal vez había sido en su mayoría sólo sexo, por lo menos hasta hace unos minutos. Pero no era por eso. Flynn le gustaba. Era demasiado bonita para ser sólo una boca cómodo y un par de manos. "Creo que esto podría ser la cosa más loca que ha salido de mi boca ", dijo Allie", pero ¿te importaría si nos tomamos las cosas un poco más lento por un tiempo? " "¿Significa eso que tengo otra cita?" Una cita. Allie pensó en eso. Flynn era preciosa. Era inteligente y divertida. Tenía unas manos y una boca increíbles y un cuerpo asesino. Allie le dio un beso, y al juntas sus lenguas fue como si sintiera una subida de tensión electrizante por cada átomo en su cuerpo. Se retiró antes de sufrir un cortocircuito completo. "Sí. Sin duda, sí ". Flynn sonrió y la ayudó a levantarse. "Vamos, te acompaño a tu coche ". "Eso es probablemente una buena idea." Allie le pasó el brazo por la cintura. "Porque créeme, la restricción no es mi fuerte." "No me oirás quejarme." Allie se echó a reír, extrañamente aliviada de volver a casa, a pesar de que todavía no estaba segura de por qué estaba diciendo no. Tal vez había sido porque mientras ella y

Flynn habían caminado de la mano por las oscuras y tranquilas calles, se había estado preguntando dónde estaba Ash y con quién.

"Oh cariño," la rubia jadeó mientras Ash trabajaba sobre su pezón con sus dientes, "vas

a hacer que me corra. Dios, que maravilla".

Una vez más. La mujer se dejó, y Ash quería que lo hiciera, quería saborearla con su boca y sus manos y su lengua y sus dientes. Quería hacer que se corriera, tenía que hacerlo, desesperada por sus gritos de éxtasis para bloquear los sonidos del climax de otra mujer de su conciencia. Aún así, a pesar del dolor de las uñas de la joven, rastrillando por su espalda y los dientes hundiéndose en los músculos de la base de su

yo

" empezó a temblar sin aliento.

Bueno, sabes. Pero

cuello, no podía borrar las imágenes, no podía borrar los recuerdos. Ggimió y apretó la mano más profundo, empujó más y más rápido. "Eso es todo. Eso es todo! Aquí voy de nuevo. Oh Dios mío! " Ash cerró los ojos, incapaz de soportar el abismo que amenazaba con tragársela, cuando lo miró a los ojos de aquella extraña. En ese momento, en que debería haberse sentido más conectada, no sintió nada. Vacío.

A la deriva. Perdida. Sus músculos temblaban intentando aliviar su tensión, le dolía la

cabeza, el corazón le latía con tanta fuerza su pecho herido.

Cuando la mujer

murmuró: "Quítatelos para que pueda hacértelo a ti también, cariño," Ahs, seguía

tocando el palpitante clítoris de la mujer para distraerla. Lisa se retorcía debajo de ella y volvió a morderle en su cuello. Después de un poco más, Lisa se olvidó de dar placer a Ash, que era exactamente lo que Ash quería. "No me jodas, nena. No me jodas, fóllame, fóllame! " Ash lo hizo, hasta que finalmente la mujer dejó de correrse, y simplemente flotó fuera en un sueño exhausto. Temblando, se sentó en el borde de la cama hasta que sus piernas

la sujetaron. Luego buscó su camisa en el suelo, le faltaban un par de botones, y se la

puso. Todavía tenía las botas y pantalones vaqueros puestos, y después de comprobar para asegurarse de que tenía su billetera, se levantó. Como llegó a su casa, exhausta y un poco mareada, se dio cuenta de la presión incómoda de su ingle y del dolor de su clítoris hinchado contra sus ásperos pantalones. No se había dado cuenta de ello, durante el tiempo que había estado con la rubia. No se había corrido, ni una sóla vez. No había querido. Si tenía suerte, un baso o dos de whisky le permitía dormir. Y si no podía dormir, sólo faltaban unas pocas horas para que llegara la mañana. Mañana. Mañana vería a Allie nuevo. Por primera vez, desde que había salido del bar, se sentía algo más insensible. No importaba lo duro lo intentara, no podía matar la dulce oleada de expectación. CAPÍTULO OCHO Poco después de las cinco de la mañana, Reese salió de la cama, cogió su ropa, y las llevó abajo para ducharse y vestirse en el baño de invitados para no despertar a Tory. Luego se instaló en un taburete, en la barra de desayuno, y llamó a la comisaría. "Soy Reese. Está la oficial Wayne? " "Ellas llegaron hace unos minutos, Sheriff", dijo Smith. "Hey, Carter. Una llamara para tí". "¿Hola?", Dijo Carter. "Carter, soy Reese. Te necesito para que hagas la comprobación de un preso- William Everly. Debería continuar encerrado en Cedar Junction. Si está fuera, necesito su último domicilio conocido y el número del oficial de su libertad condicional ". "Me pongo en ello." "Y, Carter, mantenlo en secreto por ahora." "Sí, señora". "Llegaré para el cambio de turno. Hay algo que necesite saber? " "

"Nada de lo que tenga pruebas, pero

Cuando Carter vaciló, Reese dijo: "Confía en tus instintos, Carter." Suspiró. "El coche de Rica fue asaltado, ayer por la noche, en el estacionamiento en Bradfor. " "¿Está bien?" "Sí. No había nadie allí, cuando llegó. " "Y no crees que fuera una casualidad." "No lo sé", dijo Carter. "Eso es lo que me molesta." "Pondré algunos coches adicionales en tu vecindario, y me aseguraré de que un coche patrulla pase con frecuencia delante de la galería de Rica. " "Gracias. Me ocuparé de esto otro de inmediato. " "Bueno. Hablaré contigo cuando llegue" Desconectó y giró ante el sonido de unos pasos detrás de ella. Tory, descalza, excepto por su tobillera y vistiendo sólo con una larga camisa de dormir verde pálido, se deslizó entre las piernas de Reese y envolvió los brazos alrededor de su cintura. Le besó la comisura de su boca y dijo: "Buenos días, querida. Te has levantado muy temprano ". "Y tú deberías estar dormida. ¿Cómo está tu pierna? " "Tengo un poco adormecida la zona de pie. Pero no me molesta para poder funcionar."

Linda

Laurie

Lisa

tiró débilmente de sus vaqueros

Tory suspiró. "Es por la hinchazón. Voy a tener que elevarla tanto como pueda. " Reese levantó una ceja. "Nunca has admitido que te molestara tanto". "Eres muy sabia." Apoyó la mejilla en el hombro de Reese. "Puedes quedarte en casa hoy?" Tory sacudió la cabeza en silencio. Reese cerró los ojos y aspiró el olor de Tory, una combinación de coco y el aire salado fresco. "Aunque sea la mitad del día?" "Puede ser. Lo intentaré." Se echó hacia atrás, buscando el rostro de Reese. Parecía cansada. "¿Qué hay de ti? No has dormido mucho esta noche". "Sí, porque alguien me tuvo ocupada antes de acostarme." Tory se rió. "Mmm, eso estuvo bien." La besó de nuevo. "De hecho, ahora que lo pienso, tenemos tiempo para repetirlo". "Pero si ya estoy vestida para ir a trabajar!" "Para eso están los botones, cariño", dijo Tory, abriendo la camisa del uniforme de Reese. "Se abren y se cierran para que puedas ponerte y quitarte la camisa de nuevo." Deslizó sus manos por la parte posterior de los muslos de Tory y debajo el borde

inferior de su camisa de dormir, al encuentro de su piel desnuda, llegando hasta el final hasta su culo. Gimió y apretó más fuerte a Tory en su entrepierna. "Amor, Realmente tengo que ir a trabajar ". Tory deslizó su mano dentro de la camisa de Reese ,y jugó con el pezón a través de su camiseta. "Sé cuándo empieza tu día. Ellos no te necesitan ahora. " "Tengo a Carter investigando para mí, sobre la situación actual del hombre que agredió a Bri. Tengo que reunirme con ella antes del cambio de turno ". "¿Tiene algo que ver con lo de anoche?" Tory deslizó su mano sobre la camisa de Reese. "No sé si él tiene algo que ver. Sólo estoy cubriendo todas las posibilidades. Solo quiero saber dónde está él, tenerlo localizado. No quiero que Bri y Caroline se conviertan en su blanco ". "O Tú. Él tiene muchas razones para ir tras de ti, pero, por supuesto, te preocupas por todo el mundo excepto por tí", dijo Tory un poco enfadada. Reese llevaba en casa casi medio año, desde su vuelta de Irak. Durante el tiempo que estuvo desplegada, casi muere. Tory trataba de no pensar en ello. Se esforzaba mucho para borrar la desolación que había sentido, durante aquellos días, en que no sabía si Reese volvería a casa o no. Ya estaba acostumbrada a vivir con el peligro inherente del trabajo de Reese, pero el miedo siempre estaba cerca de la superficie. Sobre todo cuando recordaba que Reese nunca ponía su propia seguridad antes que la de los demás. "Hey, hey! Amor, nos estamos adelantando." Pasó las manos por la espalda de Tory, acariciándola suavemente para calmarla, no para excitarla. Siguió hacia arriba hasta que sintió Tory empezó a relajarse. "Iremos paso a paso, ¿de acuerdo? " Tory asintió y apretó la cara contra el cuello de Reese. "Hay algo que tengo que decirte. "

Suspiró. "Sé la cantidad de trabajo que hay por hacer, en las próximas semanas, para la

Iba a hacerlo ayer por la noche, pero luego

recuperación de la ciudad, y ahora con este tener tiempo para nosotras mismas. " El coraz

"Nada. Cariño, no hay ningún problema." Tory le acarició la espalda y el cuello, y sonrió. "Quiero tener otro bebé."

"Otro

el medio del tiroteo en el desierto, la forma en que se asustó anoche cuando Tory había llamado por teléfono y dijo que había alguien en la casa "Reese", dijo Tory suavemente. "Reese, ¿cómo te sientes en este momento?" Temblando y tratando de ocultarlo, Reese forzó una sonrisa. "Sólo sorprendida ". "No. Hay algo más." Tory la tomó de la mano. "Ven siéntate y dime lo que pasa". Negó con la cabeza. "No es nada. Estoy bien ". Tory le acarició la mejilla. "No hagas esto. Soy médico, Reese, te he visto palidecer y tus pupilas se han dilatado. De hecho, ahora estás temblando. Dime cómo te sientes. " "Estoy bien ahora", dijo Reese. "Por un segundo, tal vez dos, he sentido como un rugido en mi cabeza y no podía concentrarme, no podía oír. Desaparece muy rápido si me quedo quieta durante unos segundos ". "¿Con qué frecuencia pasa?" Preguntó, haciendo caso omiso de la agitación en el estómago, manteniendo su tono de voz y tranquilidad. "¿Con qué frecuencia ha sucedido?"

quién sabe cuándo podremos volver a

" La cabeza de Reese golpeó y su visión se atenuó, la forma en que se sentía en

Reese se encogió de hombros. "No lo sé. Sólo un par de veces en el últimas semanas. Antes de eso, no me sentía bien, así que ni siquiera puedo recordar desde cuando. Agarró la mano de Tory. "Mira, yo estoy bien. Ha sido sólo un segundo. Hablemos de ti, de nosotras y del otro bebé ". "¿Ha ocurrido en el trabajo?" "No," dijo Reese rápidamente. "Quiero que vengas a hacerte un examen físico. Hoy ". Reese hizo una mueca. "Tory, no tengo tiempo" "Hazlo hoy, Reese, o voy a rescindir tu autorización médica para volver al servicio activo ". "Jesús, Tory." Se frotó la frente. "De verdad que lo harías?" "Lo haría. Haría cualquier cosa para protegerte." Se volvió bruscamente, pero aún sosteniendo su mano, sin poder escapar. No quería que Reese viera su miedo. O su ira. "No te lo estaba ocultando intencionadamente. Simplemente no creo que fuera importante ". "No, cuando se trata de ti, nunca lo haces." "Eso no es justo, Tor", dijo en voz baja. Se puso de pie y con cuidado agarró los hombros de Tory. "Lo estoy intentando." Tory se dio la vuelta y deslizó sus brazos detrás del cuello de Reese. "Lo sé, querida. Sé que lo haces. Lo siento. A veces, tengo miedo ". "Yo también lo siento. No quiero preocuparte". "Shh." Tory la besó en la base de la garganta, luego su cuello, luego la comisura de su boca. "No es tu culpa. Te quiero. No sabes cuánto ". "Lo sé y me encanta. " Besó a Tory, profundamente. "Iré a la clínica tan pronto como me pueda escapar hoy, ¿de acuerdo?" "Gracias", murmuró contra la boca de Reese, con otro beso que la llenó de calidez y tranquilidad. "Sobre la otra cosa" Tory apretó los dedos sobre los labios de Reese. "Hablaremos de ello después ". Reese frunció el ceño. "No, Tor, esto es importante. Si-" "Más tarde". Se apoyó en Reese. "Creo que tengo que empezar a mover mi pierna. ¿Me ayudas a subir las escaleras? " "Voy a hacer más que eso. Pon tus brazos alrededor de mi cuello ". "Creo que ha sido suficiente con subirme en brazos esta noche." Reese se echó a reír. "No hago suficiente ejercicio detrás del escritorio. Necesito mantenerme en forma". Tory se dejó llevar, porque lo necesitaba, porque necesitaba sentirse rodeada por la fuerza sólida de Reese y su inquebrantable amor. Hablar de otro niño tendría que esperar. Ahora mismo, lo único que importaba era encontrar la causa de los síntomas de Reese. Carter cruzó por su vecindario, un poco después de las siete y media, viendo pasar a varios corredores madrugadores. No había reconocido la mitad de los coches y furgonetas aparcados en su propia calle. La mayor de ellos, serías probablemente de los obreros que habían venido desde el Cabo o del interior, para iniciar las reparaciones de las viviendas dañadas. Averiguar de quién eran no sería imposible. Sin embargo, se tomó su tiempo, revisando la calle, en busca de algo o alguien fuera de lugar. A las ocho, se dirigió a la casa de Rica, su casa. Rodeada por pinos y otros árboles, la casa tenia una vista panorámica sobre las dunas de Herring Cove. El Lexus de Rica estaba en el garaje, y cuando entró a través de la amplia cocina-comedor, oyó Rica hablando por el teléfono en la terraza. "Necesito que me digas la verdad, papá", dijo, apoyada en la barandilla. Llevaba el pelo suelto, aún húmedo por la ducha, y sólo llevaba la bata corta negra de seda que a Carter tanto le gustaba. "¿Nadie?" Carter se detuvo, sin querer escuchar a escondidas. Rica se había pasado toda su vida luchando para reconciliar su amor con su padre, pero sin querer saber nada de su "negocio". Ella y su padre rara vez hablaban de él directamente, pero su relación se había vuelto más tensa desde que se había involucrado con Carter. Alfonse Pareto toleraba a Carter, una policía, tan cerca de la sede de su imperio sólo por dos razones- que creía que Carter amaba Rica y que la protegería, y sabía que Rica cortaría sus lazos con su familia si intentaba mantenerlas separadas. Carter no quería hacerle la vida más difícil. Empezó a retirarse de la habitación justo cuando Rica se volvió y la vio. La

saludó desde la terraza, mientras escucha a su padre, interrogándola por qué quería saber si había asignado a alguno de sus hombres para que la siguiera. No estaba acostumbrada a ver a Carter de uniforme. La noche anterior, Rica había estado trabajando hasta tarde en la galería, y Carter había estado vestida con pantalones caqui, camisa de cuello bajo y zapatos oscuros, antes de

su turno. Había estado muy tentada de arrastrarla a la trastienda y despojarla de su ropa. Ahora que podía, ya que no tenía que preocuparse de hacer que Carter llegara tarde al trabajo. "Sé que dijiste que no, papá." Deslizó su brazo por la cintura de Carter y la atrajo hacia sí. "Pero a veces cambias de opinión y te olvidas de decírmelo". Viendo las cejas levantadas de Carter, negó con la cabeza, puso los ojos en blanco, y le dio un beso. Cuando Carter la acercó un poco más y le mordisqueó el labio inferior, Rica ahogó un gemido. "Tengo que irme, papá. Tengo otra llamada ". "¿Cuándo vas a venir casa a visitarme, cara?" "No lo sé. Pronto". "Te extraño", dijo Pareto. "Ti amo". "Yo también te quiero, papá." A tientas colgó el teléfono, subió los brazos al alrededor del cuello de Carter, y ciegamente dejó el teléfono en la parte superior de la barandilla. "Mmm, te he echado de menos, esta noche, en la cama." "Lo siento", murmuró, besando su camino hasta el cuello de Rica y hacia su oreja. "No voy a tener el turno de noche para siempre." "Creo que me va a gustar que vuelvas a casa, por la mañana, cuando estoy totalmente descansada. Me va a resultar de lo más placentero. " "No es así siempre?." Carter se echó a reír y tiró Rica sobre los sillones acolchados. La movió hacia abajo y la envolvió sus brazos. "¿Cómo está tu padre?" "Como siempre". Le desabrochó el cinturón a Carter, sacó su camisa, y le acarició el abdomen. "¿Cómo estás de cansada?" "No estoy cansada en absoluto." Carter abrió la bata de Rica y tomó un pecho. Rica murmuró a modo de aprobación y se apretó más, mordisqueando la oreja de Carter. "Creo que me gustaría que hicieras el amor conmigo aquí. He estado pensar en ello desde que me desperté. Ya estoy mojada ". Carter se quejó. "¿En serio?" "¿Por qué no lo ves por ti misma?" Movió su lengua a lo largo el borde de la mandíbula de Carter, y luego la besó. Carter le acarició el abdomen y fue bajando hasta llegar entre las piernas. Con las caderas flexionadas, gimió suavemente contra la boca de Carter. "Jesús", murmuró Carter. "Cariño, estás muy mojada." "Entonces no me hagas esperar", dijo, respirando rápidamente, sus oscuros ojos se volvieron vidriosos cuando Carter la acarició y acarició. "Creo que si sólo vienes dentro "

de mí, yo Carter empujó más profundo llenándola.

" Vamos," Rica se quedó sin aliento, cerrando los ojos y enterrando su cara el cuello

de Carter. Se estremeció, sus dedos temblorosos contra el rostro de Carter cuando entró, sintiendo ondulantes y largas olas de exquisito placer. "Te quiero, cariño", susurró Carter. "Te quiero". Rica suspiró, derritiéndose, bajo el cuerpo de Carter. "Y me encanta este uniforme". Carter se rió entre dientes y se pasó los dedos por el pelo sedoso. La olas de la medianoche brillaban bajo el sol de la mañana. "Eres tan hermosa, Rica. Tan hermosa". "Nunca pensé que pudiera ser tan feliz." "Yo tampoco" Carter cerró los ojo, y disfrutó del increíble placer de tener todo en su vida, más de lo que jamás hubiera esperado. Esta mujer, esta mujer, era lo único que

importaba. "En unos pocos minutos voy a ser capaz de moverme de nuevo", murmuró Rica perezosamente. "Así que ten paciencia. La otra cosa que he estado pensando desde que me he despertado, eras tú corriéndote en mi boca ". Carter se sacudió, los músculos bailando en su estómago. "Rica, nena. Me estás matando ". Rica sonrió y se pasó los dedos por los labio. "Bien." "Así que vas a decirme por qué llamaste a tu padre esta mañana? " "Me preguntaba cuándo me lo preguntarías."

"¿Pasó algo?" Sabía Rica trataría de protegerla de cualquier cosa que pudiera tener que ver con el negocio de su padre. "No necesito que me protejas ". "No? Pero está bien que tú lo hagas? " Carter suspiró. "No quise decirlo de esa manera." "¿Entonces cómo lo dices?" "No estoy investigando a tu familia, ahora no es como cuando estaba trabajando en cubierto. Además, Reese sabe acerca de tu padre. Mi trabajo no está en peligro por el negocio de su padre, por lo que no tienes para ocultarme las cosas. Eso es todo lo que quise decir. " Rica metió la cabeza debajo de la barbilla de Carter y le deslizó una mano por debajo de la camisa. "Lo siento. Lo sé. Es que no quiero que te vuelvan a hacer daño. No podía soportar que-" "No me va a pasar nada". Carter le acarició el rostro. "Si has llamado a tu padre, es porque estás preocupada por algo ¿ verdad? " "Me puse a pensar en lo del coche. Sé que probablemente fueron sólo algunos niños o algo así, pero, de camino hacia el estacionamiento, tuve un sentimiento extraño. No me había acordado de ello hasta que llegué a casa. "

Carter se tensó, luego se obligó a relajarse. No quería que su preocupación influyera en Rica. "¿Qué tipo de sensación extraña?"

"Como si alguien

"¿Viste a alguien?" "No, es por eso que estoy segura de que fue sólo mi imaginación, pero me pareció que quizá, mi padre había enviado otro de sus hombres para tenerme vigilada. Ya sabes cómo es ". "¿Qué dijo?" "Me dijo que no." "Tú lo crees?" Carter no confiaba en su padre, para muchos razones. El don no tendría ningún problema en mentirla, si él pensaba que era por su propio bien. "Si. Lo hago. " "¿Qué pasa con la galería? ¿Alguien ha estado que pareciera fuera de lugar? Alguien que pudo hacer o decir algo inapropiado? " Rica se echó a reír. "No. No! Ya te lo he dicho. " Se sentó y apoyó las manos en los

hombros de Carter. "Lo siento. Sé que te vas a preocupar, y no hay razón para hacerlo.

Sólo he tenido ese

"A veces es ese tipo de sentimientos los que nos mantienen vivos." "No soy un policía encubierto, querida. No estoy en peligro ". Carter no estaba de acuerdo con ella, pero no iba a asustarla enumerando todas las razones por las cuales alguien podría querer hacerle daño. "Sólo prométeme que tendrás cuidado, y que me contarás si tienes más de esos sentimientos. Prométeme que-". "Te lo prometo". Rica inclinó la cabeza y la besó. "Ahora que he recuperado mis fuerzas, es el momento para ir arriba y llevarte a la cama." Volvió a besarla. "Y sé exactamente cómo hacerlo." Carter dejó que la llevara arriba, pero puso su arma en la cómoda, junto a la cama, antes de que finalmente se rindiera a los planes de la Rica para ella. "Querías verme, Sheriff ", dijo Bri. "Entra y cierra la puerta." Reese se apoyó en la parte delantera de su escritorio, con los brazos cruzados sobre el pecho. Bri cerró con cuidado la puerta y dio un paso adelante, de forma inconsciente en posición de firmes. "Relájate, Bri", dijo en voz baja. "¿Hay algún problema, Sheriff?" la joven no sabía cómo actuar. Reese por lo general

estaba bastante fría y distante en el trabajo, la forma en que un comandante debería serlo. Pero ahora la estaba mirando, con una especie de ternura en sus ojos que provocó un cierto aleteo en su corazón un poco, sintiendo que su estómago estaba a punto de vomitar. Reese parecía como si algo la estuviera lastimando. Algo malo tenía que estar pasando. "Mi padre es-" "No, Nelson está muy bien." Le apretó el hombro a Bri. "William Everly está fuera. Fue puesto en libertad condicional hace poco más de un mes. No ha contactado con su oficial de libertad condicional, durante las últimas tres semanas ". Bri se estremeció, tratando de procesar lo que Reese había dicho. No había oído nada

no sé

me mirara, tal vez."

sentir ".

después de su nombre. "Lo siento. Yo

Sintió la mano de Reese sobre su hombro, sintió el calor de su tacto, y algo muy dentro de ella se movió, se estabilizó, y respiró. "Está bien. Ha salido y se ha ido fuera de la red. ¿Crees que está aquí? " "No lo sé. Pero vamos a averiguarlo. Él tiene familia y amigos, y vamos a estar investigándolos a todos ellos ". "Dame la lista. Yo lo haré." "No," dijo Reese. "No vas a estar buscándolo, Bri. Lo haré con Tremont o con Wayne. No contigo. Si aparece, tendrás que mantenerte alejada de él, ¿entendido? " Bri se puso tensa. "¿No crees que pueda manejar?" "Sé que lo puedes manejar. Pero no quiero que tengas que manejarlo. Es una orden, Bri." "¿Por qué? Dime por qué? "Bri buscó el rostro de Reese, necesitando saber que confiaba en ella. Que creía en ella. "Porque él te hizo daño, y ninguna cantidad de tiempo en la cárcel podrá compensarlo ", le dijo, en voz baja. "Y yo no quiero que tengas que elegir entre la justicia y la insignia". "Creo que lo entiendo", dijo con la voz quebrada. "Pero para que lo sepas, yo elegiría la insignia ". Reese la atrajo hacia sí, y acunó la parte posterior de la cabeza. "Te creo. Probablemente no debería decir, que si él fuera tras de ti, lo podría matar yo misma ". Bri cerró los ojos, dejándose en manos de una de los pocas persona de su vida, en quien confiaba completamente. "Está bien, no voy a ir a buscarlo. No quiero que te metas en problemas. " Reese se rió en voz baja y le acarició el pelo antes de dejarla ir. "Gracias." CAPÍTULO NUEVE Allie vio salir a Bri de la oficina de Reese, y dirigirse por la pasillo a los vestuarios. Parecía triste, sus ojos no estaban del todo centrados. Después de un minuto, dejó de lado los informes que había estado revisando y la siguió a los vestuarios. Bri estaba sentada el largo y estrecho banco, entre dos filas de taquillas, con las manos entre las rodillas, y mirando al suelo. Allie se sentó a su lado, dejando una pulgada de espacio entre ellas. "¿Estás bien?" Preguntó. "Si. Claro. " sonrió débilmente. "Nunca he estado mejor." "Tienes problemas con el jefe?" Bri negó con la cabeza. "¿Quieres que me vaya?" Bri vaciló. "No. Quédate. Reese probablemente os informará a todo, esta mañana." Hizo una mueca. "Mierda, todo el mundo se enterará tarde o temprano ". "Enterarnos de qué?" Le acarició la pierna a Bri, justo por encima de la rodilla. Tenía los músculos totalmente tensos."Bri? Cariño? ¿Qué está pasando? " Bri trató de encontrar la manera de contarle, lo que nunca había hablado con nadie, excepto a Caroline, Reese y Tory. Era muy joven cuando aquello había sucedido, y n no era tan fuerte. William Everly era más mayor que ella y era el doble de su tamaño. Había intentando olvidar lo ocurrido, pero tan sólo oír su nombre labia hecho temblar. Pensó que era más fuerte que eso. Tenía que ser más fuerte. Ahora era policía, y Caroline necesitaba que ella fuera fuerte. "Cuando Caroline y yo estábamos en la escuela secundaria, un hombre la acosaba. A las dos realmente. Pensaba que ella debería estar con él en lugar de conmigo." Bri rió con amargura. "La mayoría de las personas lo pensaban." "Pero Caroline no", susurró Allie. "Chica inteligente." Bri se rió, un poco agotada por la tensión. "Chica loca, tal vez ".

Le dio un codazo en el hombro. "¿Qué pasó?" "Él fue tras ella una noche, pero me metí en medio y acabé en el hospital ". Allie luchó contra una oleada de furia, y se armó de valor para el dolor que de inmediato se estableció alrededor de su corazón. Sabía que su amiga estaba sufriendo, pero debía dejarla hablar. Así que le preguntó, tan fría que pudo fingir, "Cómo fue de malo? " "Podría haber sido peor." Allie vio una sonrisa fugaz, una sombra de su habitual sonrisa arrogante. "Me rompió la mandíbula. Algunas costillas. Casi me mata." "Hijo de puta". Allie vaciló, preguntándose si debía hacer la pregunta obvia. Con la persona, tal vez no dudaría, pero era su amiga y compañera. Si no se lo preguntaba, Bri

lo hizo

"Bri

creería que no podía manejarlo. Sabía, desde el día en que la conoció en la academia, la actitud de chica dura que tenía su amiga, demostrando siempre que podía cuidarse ella sola. La única manera de que Bri dejara que la cuidaran, esa si sabía que creían en ella. En ese momento, entendió por qué Caroline era la chica adecuada para Bri. Pero era su amiga y la quería, así que no vaciló en preguntar. "¿Te violó?" Bri se sacudió, luego se enderezó los hombros. "No. Lo intentó. Luché, pero él era más grande. Dios, era mucho más fuerte. Pero cuando se puso encima de mí, le rompí la nariz. Y entonces creo que él simplemente se enfadó y me golpeó un poco más. Pero no me violó. " "¿Lo detuviste?" "Reese lo hizo." "Bueno", dijo Allie con los dientes apretados. "Espero que ella lo pateara. " "Se resistió un poco y se hizo cargo de él." suspiró. "De todos modos, él está fuera y está desaparecido. Su familia es de aquí, así que podría aparecer en la cuidad. Reese le está buscando. " "¿Cómo te sientes?" "Estoy bien, supongo. Es que no me lo esperaba. Aunque realmente no sé por qué no. Nadie está encerrado, durante mucho tiempo, por este tipo de cosas. Como me resistí y porque era hija de un policía, supongo que estuvo en cerrado lo máximo. Más de lo que podríamos haber esperado ". "¿Crees que te molestará de nuevo?" "No lo sé. Muchas veces estos chicos lo hacen. Ya lo sabes. Se obsesionan con una chica, o la culpan por acabar en la cárcel". Se movió en el banco, con sus ojos azules oscuros y nublados. "Estoy preocupada por Carre. Ella es a quien quería, y no va a volver a la escuela hasta que el semestre de primavera. Pasará muchas horas en casa, sola, mientras yo estoy trabajando ". "Mira, vamos a encontrar a ese tipo. Y hasta que lo hagamos, todos vamos a mantener un ojo en ella." Pasó su brazo alrededor de los hombros de Bri y la besó la mejilla. "No te preocupes, ¿de acuerdo?" "Si. Okay ". "Y en cuanto a que la gente sepa lo que pasó? Te resististe. Le hiciste daño. Eres un héroe, cariño. " Le revolvió el pelo a Bri. "Ahora vuelve a casa y dejar que tu niña se ocupe de ti ". Bri se echó a reír. "¿Crees que el sexo lo cura todo". "¿No es así?" "Sí, la mayor parte del tiempo." Se levantó, abrió su taquilla, y empezó a desabrocharse la camisa del uniforme. "Entonces, ¿cómo fueron las cosas con Flynn noche? " "Oh Dios mío, es tan jodidamente sexy." Bri puso los ojos. "Sí, ya lo dijiste antes." "En serio, me dio un beso y casi me corro en los pantalones." "¿En serio?" "Créeme", dijo Allie, con el rostro lavado. "Y nunca lo hago." Casi nunca. Aplastó el recuerdo de la última vez, cuando que había estado con Ash, y ésta había jugado con sus pezones durante un rato, y la había puesto tan caliente que llegó a su clímax. No vuelvas allí. No. No. No. "Así que tu período de sequía ha terminado? " Miró hacia otro lado. "No exactamente". Bri se quitó la camisa, la arrojó al cesto del lavadero, y se quedó en camiseta. Mientras se desabrochaba el cinturón, le echó un vistazo. Había notado un tono en la voz de su amiga, que no había oído antes. Pesar. Quizá un poco de tristeza. "¿Qué está pasando?" "Nada, en realidad", dijo forzada. "Hey, sólo porque yo me acueste con una chica, no significa que haya algo mal ". "Sí, sí. Esto es lo que me dices, pero te vía la cómo la miras y cómo te mira ella. Me dices que ella es tan caliente que casi te pierdes con sólo sus besos. Entonces qué es lo que no va bien? " "Ella está bien, Bri", dijo Allie con suavidad. "Es alguien que me gusta tener como amiga, ¿sabes? A veces los líos sexuales complican las cosas ". Bri se puso los pantalones y sus botas, cerró la puerta del armario, y se apoyó en ella. "¿Qué carajo, Al? Nunca te ha importado follar con amigas, y nunca has tenido ningún problema para ser amiga de las mujeres con las que tienes relaciones sexuales, y sino recuerda a Deo ".

"Si. Mira Walker ", dijo Allie con amargura. "Oh." "¡Oh, qué?" "¿Todavía estás colgada de ella?" "¡No!" Allie miró. "No tiene nada que ver con ella. Ella es historia. Simplemente no quise herir los sentimientos de Flynn ayer por la noche! " "Está bien." Levantó las manos en señal de rendición. "Está bien. Así que quieres tomarte las cosas con tranquilidad, con Flynn, si eso te hace sentir mejor, me parece bien". Golpeó su bota contra el pie de Allie. "Pero Jesús, no esperes demasiado tiempo. No puedo soportar cuando estás tan nerviosa. Te comportas como una perra ". "Vete a la mierda, Parker." Le sonrió. "¿Ves? Eso confirma lo que acabo de decir. "

"Oh, vete a casa ya." Allie se levantó. "Sobre esa otra cosa. Si me entero de algo, te lo haré saber. " "Gracias." La acompaño hasta la puerta lateral, se despidió y se dirigió de nuevo a su mesa de trabajo. "Bueno, no me jodas", murmuró para sí misma. Ashley Walker estaba sentada en su escritorio. Se puso de pie rápidamente, al ver que la joven se acercaba pisando fuerte. Obviamente, no la esperaba. "Sólo he venido a revisar los archivos", dijo Ash. Allie señaló una pila en la esquina de su escritorio. "Esos son todas los archivos que están abiertos, sobre todo por vandalismo, robos o incendios provocados. Todavía tenemos de separar los que son por daños de la tormenta y los que no lo son. Los que tienen pegatinas rojas aún no han sido revisados por el jefe de bomberos. Aquellos no se puede investigar aún ". "Estoy certificada para la investigación de incendios, Allie," dijo Ash en voz baja. "Oh, yo sé perfectamente cuáles son tus calificaciones. Estabas evaluando una demanda contra incendios la primera vez que volaste hasta aquí." "Si tienes una mesa libre, en alguna parte, te dejaré tranquila y los iré revisando y comparando con mi información. " Estaba demasiado cansada y demasiado mareada para una pelea. Cuando llegó a su casa, la noche anterior, se había desnudado e inmediatamente se había metido en la ducha, para lavar el sudor sexual y trata de borrar una parte del alcohol de su cerebro. Mientras el agua caliente caía sobre el cuello y hombros, que había cerrado los ojos tratando de dejar en blanco su mente. No había tenido suerte. Todo lo que veía era a Allie, a Allie en el bar con las manos de una extraña todo sobre ella, a Allie tumbada debajo de ella, provocándola con besos ligeros

y caricias susurradas. Te reto no correrte conmigo. Te reto no que te corras cuando

descienda sobre ti. Te reto no correrte cuando te folle. Te reto, nena. Te reto. La presión en su pelvis estaba tan mal que había tenido que tocarse, imaginando la sonrisa burlona de la joven, oyéndola para que se corriera mientras la chupaba con la boca. Quería correrse, pero no pudo. Se había acercado un par de veces, lo había

seguido intentando, pero no había podido aferrarse a la sensación de los labios de Allie, el tiempo suficiente para empujar a sí misma otra vez. Trabajó en ello hasta que el agua salía fría y sus piernas no aguantaban más. Después salió, se tropezó de camino a la cocina, encontró una botella de Johnny Walker,

y tomó un trago. Treinta minutos más tarde estaba todavía despierta, dando vueltas.

Fatigada y frustrada, volvió a beber un poco más y finalmente su cuerpo la abandonó y se durmió. Cuando se despertó unas horas más tarde, se sentía como una mierda. Otra ducha, y una cerveza fría en esta ocasión, le aclaró la mente, pero no hizo nada por su estómago. Allie ladeó la cadera y cruzó los brazos debajo de sus pechos. "Vaya pinta de mierda

que tienes Walker. Y tienes marcas de dientes por todo el puñetero cuello. ¿Has dormido

o qué has venido aquí directamente, después de pasar toda la noche follando a la rubia

de las tetas grandes? " "No lo hagas, Allie," susurró Ash. "¿Sabes qué? Tienes razón. No importa una mierda", dijo con frialdad. "Dame tu lista. Haré las comprobaciones cruzadas. No estás en condiciones de trabajar. Vete a casa y duerme un poco. " La mujer mayor se puso tensa. "Estoy bien." "Pasaré a recogerte a mediodía." Le tendió la mano. "Dame tu lista maldita".

Ashley habría discutido, pero Reese estaba en la puerta de su oficina mirándolas. Si se hubiera resistido, la joven quedaría atrapada en medio, y no quería eso. Abrió su maletín, encontró la carpeta con los asuntos locales, y se la entregó a Allie, que los recogió con mano temblorosa. "Me gustaría empezar por West End, donde los daños fueron mayores. Nos ayudará a configurar una escala de evaluación para la zona ". "Está bien. Te veré al mediodía ". "Está bien." Ash se volvió, saludó a Reese, y salió rápidamente. La joven la vio marcharse, pensando que ahora ya sabía que había tenido mejor noche que ella. Había pasado la noche con la rubia que la había estado manoseando en la pista

de baile en el Pied. Después de ver el aspecto de su cuello, se dio cuenta de que ella no había sido capaz ni siquiera de hacer el amor con una dulce, caliente y sexy mujer, mientras que Ash había estado follando toda la noche. Mierda. Qué estúpida, no sé ni para qué me preocupo por ella, murmuró. Realmente soy una estúpida. "Nita", la llamó Tory, cuando salía de una de las habitaciones donde examinaban a los pacientes. "¿Puedo hablar contigo un momento?" Nita terminó de hacer una anotación en el informe, y lo dejó en el soporte de archivos junto a la puerta. "Por supuesto." Se dirigieron juntas a su despacho y cerró la puerta detrás de ellas. Hizo un gesto a una de las sillas frente a su escritorio y tomó el otro. Frente a Nita, dijo, "Reese está de camino. Me gustaría que la examinaras por mí ". "Por supuesto. ¿Cuál es el problema? " "Esa es la cosa. No estoy segura de que haya nada malo ". Le explicó el episodio de Reese la noche anterior. "Mirara desorientada. Sus ojos estaban desenfocados. Dijo que tenía problemas para ver. Todo fue muy rápido. Alguien más podría incluso no haberlo notado." Tory suspiró. "Lo que más me molesta es que ha pasado más de una vez ". "¿Sabes exactamente el cuál fue el alcance de sus heridas de combate", preguntó Nita en voz baja. "Estuvo en un tiroteo. Su convoy fue alcanzado en medio de la noche con el lanzamiento de cohetes. Varios de los camiones explotaron. No recuerda todos los detalles, pero que tenía una laceración en la frente al ser golpeada con la culata de un

rifle. Metralla en su pierna. Una clavícula rota. Quemaduras por el cuerpo

"Tory se

detuvo, sin poder continuar. "Lo siento. Eso fue imprudente de mi parte. " Tory negó con la cabeza. "No. Es necesario. Sigo pensando más allá de todo. Ella está

en casa. Está bien. Pero cuando pienso en lo que pasó, lo cerca que estuvo de no volver

a casa

"Estoy agradecida de que no vaya a ser desplegada nunca más. Porque Honestamente, no creo que pudiera soportarlo. "

Apretó la mano de Tory. "Seguro que aguantarías y ella también, pero me alegro que esté en casa para siempre. "

"¿Qué otra cosa

puede recordar si estaba inconsciente o cuánto tiempo, pero estoy segura de que ella tenía algún trauma en la cabeza ". "¿Y cómo ha sido desde que está en casa?" "Como se podría esperar. De todos los informes que he visto, más de dos tercios de las tropas que regresan, tienen síntomas de trastorno de estrés postraumático, incluso los que no fueron heridos en combate. Ha tenido problemas para dormir, pesadillas, hipervigilancia, algunos momentos de hiperreactividad ". "Depresión?" "No. Reese es un infante de marina. Es increíblemente fuerte, psicológicamente. Está entrenada para ello. Son las cosas que no puede de controlar, las que han ido a peor". "Agresión?" preguntó con suavidad. "No," dijo Tory, con la mirada fija en Nita. "Nunca." "Está bien", dijo rápidamente. "Avísame en cuanto llegue. ¿Quieres observar? " Tory se rió. "Por supuesto que sí. Pero creo que será mejor que me no lo haga. Reese podría estar más cómoda. Podría decirte algo que ella no quiere que yo sepa. Y no creo que sea una buena idea que tratemos a nuestras propias familias ". "¿Estás bien?" "No me importa decirte, tengo miedo." Vaciló . "Hay algo más. Le dije esta mañana, justo antes de que tuviera este episodio, que quería tener otro bebé ".

" sonrió vacilante.

" Tory forzó su mente a modo doctor. "Fue capturada, golpeada. No

Las cejas de Nita subieron, luego sonrió ampliamente. "¡En serio! Eso es excelente ".

"Supongo que no es el momento adecuado, pero

casi cuarenta y un años. No tengo más tiempo. Me gustaría que Regina tuviera un hermano en el momento en que ella tenga dos ". "¿Qué dijo Reese?" "Nada. Cuando le dije que tenía algo que quería hablar con ella, directamente saltó a la conclusión de que algo andaba mal, y luego tuvo la reacción ". "Inmediatamente? Así que piensas que fue provocada por el estrés? Miedo? " "Puede ser. Una oleada de adrenalina podría haber producido los síntomas." Tory se puso de pie y comenzó a caminar. "Dios, yo no había pensado sobre eso. Nita! ¿Y si es "

endocrino? Un tumor suprarrenal o

"Whoa. Whoa. Recuerda, en este momento no eres la Dra. King. Eres Tory, la mujer de Reese. Y mi consejo es esperar y pensar tanto. ¿De acuerdo? ¿Es eso un problema? " "Sí. Sí. Vale. " Se dejó caer en la silla. "Señor, estoy hecha un lío ". Nita sonrió con cariño. "La amas. Eso es complicado a veces, pero es maravilloso ". Sonó el teléfono en el escritorio de Tory, y se inclinó para responder. "¿Sí?" "Reese está aquí para verte", dijo Randy. "Ya le dije que tienes el día doblemente ocupado". "Está bien, Randy, tranquilo. Y envíala a donde Nita ". "Por supuesto", dijo Randy inmediatamente. Nita se levantó y la acarició el hombro a Tory con los dedos. "No te preocupes. Yo me ocuparé de ella. " "Gracias." Respondió intentando ocultar su ansiedad. No quería que Reese supiera lo asustada que estaba. Racionalmente, sabía que sus peores temores eran probablemente infundados, pero que eso no la ayudan a calmar sus nervios. Reese era todo para ella. Todo. CAPÍTULO DIEZ Allie aparcó el coche patrulla en la mitad de la acera, enfrente del Corona, salió y siguió el sendero de losa, flanqueado con las últimas flores valientes de la temporada, a través de la puerta lateral hasta la habitación de Ash. Las cortinas estaban corridas y la habitación estaba en silencio. Llamó a la puerta. "Walker", dijo, "soy yo". Esperó un minuto y golpeó de nuevo. No intentó entrar, no quería que se repitiera lo que había ocurrido ayer, que la había visto desnuda. Sobre todo después de saber lo Ash había estado haciendo toda la noche. Lo último que quería era sentir un reflejo de lo atractiva que era. Estaba a punto de marcharse cuando la puerta se abrió. No tenía mucho mejor aspecto de lo que la había visto antes. Su blanca camisa estaba arrugada y los ojos enrojecidos. El estómago de Allie se retorció ante un aumento inesperado de preocupación y, desviando su mirada, a un punto, encima del hombro de Ash, dijo: "¿Estás lista?" "Sí," respondió con voz ronca y la siguió cuando bruscamente se alejó hacia el coche. Cuando llegó el coche patrulla, Allie ya estaba al volante. Se deslizó en el asiento delantero frente a ella. No había podido dormir, pero se las había arreglado para tomar un poco de desayuno, y después de un par de tazas de café, su cabeza estaba clara. "Vamos a empezar por el lado del puerto comercial en el extremo West End. Hay un montón de reclamaciones por allí. " "Está bien." Miró fijamente a través del parabrisas, con una mano en la rueda, la otra descansando sobre su muslo derecho. Reconoció el familiar picante olor a Dolce & Gabbana de la colonia que llevaba, porque ella misma se la había regalado. La recordaba riendo mientras abría el paquete, diciendo que había conseguido ese olor en particular porque olía a algo que quería comer. Ash se había desabrochado la camisa y

se había echado un poco justo debajo de su ombligo. Tienes hambre ahora? Dijo Ash. Ante tal desafío en los ojos de Ash, de inmediato cayó de rodillas, se fue abajo sobre ella, saboreando el aromas de buena colonia sobre aquella mujer aún más fina. Ash se había corrido con fuerza y rápido, y teniendo en cuenta que estaban de pie junto al coche de Ash, en el estacionamiento en Bradford, era probablemente una buena cosa. Allie aceleró el motor y sacó el coche tan rápido a la calle, que Ash se estrelló de nuevo en su asiento. Ignorando su gruñido de sorpresa, arrebató la radio de su sitio e informó de su destino.

" Tory sonrió con tristeza. "Tengo

La mujer mayor se agarró y miró por la ventana. Aproximadamente la mitad de las empresas, en Comercial, estaban abiertas, aunque muchos tenían hojas de contrachapado cubriendo las ventanas delanteras rotas. Los escombros se amontonaban

a lo largo del borde de las aceras, a la espera para su retirada. Aquí y allá, partes de techos desaparecidos y grandes señales de advertencia de color amarillo, marcaban las puertas prohibiendo su entrada por orden del jefe de bomberos. "Te estás tomando demasiadas molestias," murmuró Ash. No dijo nada. No estaba de humor para una conversación informal.

Lo que ella quería, por encima de todo, era ser capaz de mirar a Ash y no recordar nada. Hasta el momento, no funcionaba nada bien, y se estaba cabreando. "¿Estás contenta con el trabajo", preguntó Ash. "Me gusta mi trabajo, me encanta la ciudad, estoy saliendo con una mujer caliente. Esa es mi historia. ¿Podemos seguir haciendo las cosas ahora? ", Dijo Allie. Ash contuvo el aliento. ¿Qué esperaba? Ella había sido la que había roto la relación porque cuando se dio cuenta de que estaba enamorada se había asustado. Había estado convencida de que Allie era demasiado joven para una relación a largo plazo, e incluso

si la joven hubiera estado preparado para un compromiso, era demasiado joven para

ella. Era diez años más joven que ella, y eso era mucha diferencia. La diferencia entre los cuarenta y dos y cincuenta y cinco, era años luz de distancia entre la diferencia entre veintidós y treinta y cinco. Ella sabía, por dolorosa experiencia, lo difícil que era construir y mantener una relación. Ella misma había fallado un par de veces, y había visto el matrimonio de su hermana deshacerse después de ocho años y tres niños. Infierno, ni tan solo uno de sus amigos, de la universidad, se las había arreglado para mantener sus matrimonios. Había mirado a Allie y no podía imaginarla estar satisfecha con ella, cuando había tantas mujeres más jóvenes, que la esperaban en su futuro. Allie era como una supernova, brillando tanto que todo en su camino quemaba con ella. Era inteligente y vital, y abrazaba la vida con una sensualidad sin preocupaciones que Ash envidiaba. Hubiera querido fundirse en el calor de Allie. Quería quemarse, pero sobreviviría, para siempre marcada, para siempre querida. Así que se alejó, y se condenó a sí misma, exactamente a ese futuro que había tratado de evitar. "Me puedes dejar aquí", dijo cuando Allie se desaceleró el vehículo, en frente de una barricada bloqueando una parte inundada de la calle. "Te lo dije, Reese quiere que vaya contigo para investigar nuestros archivos abiertos". Abrió la puerta cuando Allie detuvo el vehículo. Dio un paso, apoyó un antebrazo en el techo, y volvió a entrar "Si veo algo sospechoso, yo te lo diré. De lo contrario, puedes cerrar tus casos a medida que avancemos a través de ellos. Te daré una lista al final de cada día. Sé que estáis todos haciendo dobles turnos. No hace falta que hagas esto". Allie metió el coche en el Parque, todavía con el motor aún en marcha. Lo miró a través del techo. "¿Qué parte de las órdenes ¿no entiendes? Reese me asignó para trabajar contigo. Así que estoy contigo. Ahora mueve la barricada para que pueda pasar con el coche ". "Allie, es probable, que en varias zonas, haya tres pies de agua por allí. Vas a estancar te. " "Está bien." Apagó el contacto y sacó las llaves. Cerró la puerta. "Vamos a caminar". Ash se estremeció, ante el dolor de cabeza que asomaba."Está bien. Jesús. Tómelo con calma. " "Tal vez si no tuviera resaca, no estarías tan sensible." "Mira, podemos declarar una tregua mientras trabajamos?" preguntó en voz baja. "Sé estás cabreada-" "No sabes nada de mí", dijo. "Nunca te molestaste en conocerme, Ash. Veías lo que querías ver. Buenas tetas y una cara bonita ". Se sacudió con sorpresa. "Allie. Cariño ", susurró," eso no es cierto. Yo nunca- "

"No te atrevas a llamarme así", dijo con furia. "No soy tu cariño. Nunca fui. Eso fue sólo el primer error ". "Está bien", dijo Ash, sintiendo la inclinación de la tierra bajo sus pies. Apretó las palmas de sus manos contra la parte superior del coche luchando contra el mareo. El núcleo del dolor, que siempre llevaba en su pecho, se expandió hasta que cada aliento lo sentía como un cuchillo que le atravesaba el corazón. "Pido disculpas. No volveré a hacerlo. " "Vamos." Allie empezó a andar por delante del coche, y se derramó a través de seis pulgadas de agua en la acera. Había visto el arco de dolor en el rostro de Ash. Había

querido hacerle daño, y lo había hecho. Aunque creía que con ello se sentirá mejor. "Hola, nena", dijo Reese mientras se dirigía a la oficina de Tory. Esta cerró la puerta, le echó los brazos alrededor del cuello, y besó ella. "¿Cómo va tu día?" Reese tomó un momento para besarla de nuevo. "Everly está en libertad condicional, y está desaparecido. Se lo dije a Bri esta mañana. " "Oh, querida. Maldición. ¿Cómo está? " "Se sacudió un poco, pero está bien." sonrió con cariño. "Ella es fuerte." "¿Crees que tendremos problemas?" "Es prematuro decir eso." Apretó la mano de Tory. "Ahora tenemos la oportunidad de detenerlo, si podemos. Si lo encontramos, se resolverá el problema, ya que está violando la libertad condicional ". "¿Qué pasa con las huellas dactilares? Las que Allie sacó de nuestra puerta y de arriba? Sus huellas estarían en el expediente, ¿verdad? "

"Oh, están en el archivo. Pero tratar de aislar una impresión extranjera en una residencia

de la familia es muy difícil. Y es probable que el estuviera usando guantes. Haremos

muestras aleatorias, pero

encuentre algo, y tratando de ordenar, a través de cientos de impresiones, es demasiado caro ". Tory se rió con tristeza. "Querida, no es necesario para explicarme la relación entre coste- efectividad. Lo veo todos los días en mi trabajo." Acarició el brazo de Reese. "Vas a tener cuidado si sales a buscarlo, ¿no? " Reese le besó la frente. "Mi experiencia dice que los hombres que atacan a mujeres son cobardes. Él no va a dar batalla si lo encuentro ". "De todos modos-" "De todos modos", dijo añadió, "tengo la intención de tener mucho cuidado." "Gracias." Hizo un gesto hacia el pasillo. "¿Estás lista? Le pedí a Nita que te mirara". "Sí. Lo que tu necesites que haga. "

De repente, todo lo que Tory necesitaba, era tener a su mujer allí, al alcance de su mano. Envolvió sus brazos, alrededor de la cintura de Reese, y puso su mejilla contra su pecho. "Esto. Esto es lo que necesito. " Reese le acarició el pelo. "Hecho". "Kate llamó," murmuró. "Deben estar de vuelta hacia las cuatro ". "¿Quieres que pase a recoger a Reggie y el perro de camino a casa ", preguntó Reese. "Llámame. La primera que quede libre de nosotras puede hacerlo." Con un suspiro, Tory la dejó ir. "Vamos. Vamos a que te hagan ese chequeo ". "Querida," Rica llamó desde el dormitorio cuando Carter salió de la ducha, "Cuando pasaste por la tintorería a recoger la ropa?" Carter rápidamente se secó el pelo y caminó desnuda hacia la habitación. "Uh-huh. El martes pasado. Eso fue todo lo que trajimos antes de la tormenta. ¿Por qué? " "Oh, nada". Rica frunció el ceño y buscó entre sus ropas otra vez. "No puedo encontrar

mi camisa de seda roja."

"Está ahí. La vi el otro día. " "Eso es lo que yo pensaba también. Pero no está aquí. " Carter se dirigió al armario y examinó la sección de Rica. Tenía un buena memoria para

los detalles. La mayoría de los policías lo tenían. En el trabajo, a veces sólo tenían un segundo para tomar la posición de los agresores potenciales o reaccionar ante la visión

"Ella suspiró. "Honestamente, Tor, no es probable que

de

un agresor agazapado en las sombras con una pistola, y determinar si era un policía o

un

asesino. Se dio cuenta de las cosas. Y recordó. "Estaba aquí hace un par de días.

¿Has notado si falta algo o si hay algo fuera de lugar? " "No lo creo. Pero-" "No sólo la ropa. Lo que sea." Tiró de un par de jeans de una percha y entró en ellos. A medida que subía la cremallera su marcha, se acercó a la mesita de noche, extrajo su arma enfundada, y la pegó a la pretina. "Joyería? Artículos personales de ningún tipo? " "¿Crees que alguien robó mi camisa? ¿Crees que alguien ha estado aquí? " "Anoche entraron en casa de Reese y de Tory. Luego tu coche ha sido forzado." Carter negó con la cabeza. "No me gustan las coincidencias." "Voy a tener que mirar a la caja de joyas." "Hazlo. Voy a revisar el resto de la casa ". "Carter. Cariño. Ponte una camisa ".

Se miró y sonrió tímidamente. "Oh." "Y ten cuidado." "Vuelvo enseguida. Entonces quizá me quite de nuevo la camisa. " Rica sonrió. "Si. Tal vez lo harás." Reese se sentó en la camilla esperando a Nita. Se había dejado los pantalones, pero se

habían desnudado de cintura para arriba. Después de ponerse la bata de papel, se volvió a poner la camisa del uniforme, dejándola desabrochada. Había estado esperando mucho tiempo. "Hola, Reese," Nita dijo cuando entró y cerró la puerta detrás de ella. "¿Cómo te va?" "Tory está preocupado por mí." Dejó el informe de Reese, en la pequeña mesa, pegado a la pared, y luego se apoyó en el mostrador que contenía el fregadero y los gabinetes. "¿Qué hay de ti? ¿Te preocupa algo? " "No." "¿Cómo te sientes?" Reese suspiró. "Esa es una pregunta muy difícil." Nita asintió. "Lo entiendo. De verdad. No hay una respuesta correcta o ni siquiera una respuesta. Permíteme hacerle algunas preguntas, y vamos a ver si podemos conseguir algunas respuestas. ¿Hay algo que te molesta físicamente? " "No," dijo inmediatamente. "No me duele nada". "Fatiga? Debilidad? Generalmente no te sientes en forma? "

"No he notado ningún cambio desde que

realmente no puedo recordar cómo me sentía antes de ir." "A veces las experiencias que cambian nuestras vidas, reestablecen nuestra entera visión del mundo. Incluso de nosotros mismos ". "No soy muy filósofa, Nita", dijo con tristeza. "Solía ser una infante de marina. Ahora soy policía. Tengo tres cosas en mi vida que me importan. Tory, nuestra hija, y mi trabajo. Nada va a cambiar eso ". Nita sonrió. "¿Cómo estás durmiendo?" "Un poco errática. Tengo pesadillas a veces. Estoy segura de que Tory te lo habrá dicho". "¿Qué pasa cuando estás despierta? ¿Tienes recuerdos? " "Unos pocos. No tan a menudo como antes." Hizo una mueca. "He tenido una especie de mini-flashbacks." Le describió el episodio que había tenido cuando Tory había llamado para decir que había alguien en la casa. "¿Te acuerdas de los síntomas físicos asociados con eso? Dolor de cabeza severo, un olor extraño? Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies? Debilidad en los brazos o las piernas? " "No," dijo Reese con certeza. "Nada de eso." "¿Has tenido algún dolor en el pecho, la sensación de que tu corazón estaba corriendo fuera de control? " "No." "Sudores nocturnos?" Reese vaciló. "A veces, sí." Suavemente, le preguntó: "¿Has tenido alguna vez, estos síntomas, mientras estabas haciendo el amor? " "No." "Está bien." Nita sacó el brazalete de presión sanguínea, de su soporte metálico en la pared. "Voy a examinarte y luego sacarte un poco de sangre para una batería de pruebas. ¿Puedes quitarte la camisa, por favor. " "¿Me haces un favor?", Preguntó Reese mientras se quitaba la camiseta. Nita asintió, viendo las cicatrices en su hombro, brazo y abdomen. "Por supuesto."

"Si me encuentras algo malo, ¿me lo dirás a mí antes que a Tory? " "¿Me prometes no acultárselo a ella?" "Sí. Pero yo no quiero que se entere sola. No quiero que se asuste sin mí a su lado ". "No vamos a adelantarnos a las cosas, ¿de acuerdo?" Sacó el estetoscopio del bolsillo de su bata blanca. "Has hecho una rápida e impresionante recuperación, de una serie de eventos traumáticos severos. Has regresado a un trabajo, de muy alta tensión, en un tiempo récord. Funcionas excepcionalmente bien. Los síntomas que estás experimentando pueden ser variantes dl estrés postraumático. No son los típicos porque tú eres una mujer muy inusual ".

regresé." Reese frunció el ceño. "Sabes,

"Podrían haber algo más, ¿no? Un tumor cerebral o algo así? " "Es posible, pero con tales síntomas aislados, no es tan probable." Nita se detuvo después de concluir el manguito alrededor del brazo de Reese. "¿Estás preocupada por eso? " "Sólo por ella." "Tory puede manejar cualquier cosa, Reese. Confía en ella ". "Yo hago". "Bueno," dijo Nita, mirando la presión en el manómetro. Dejó que la banda se inflara de nuevo. "Entiendo que puede que tengáis otro hijo." Sintió a Reese ponerse tensa y le tomó la presión de nuevo. Tanto el pulso y como la presión arterial habían aumentado dramáticamente. "¿Cómo te sientes en este momento?" "Nerviosa". "¿Por qué?" "No estabas aquí cuando Reggie nació. Tory estuvo a punto de morir ". "Recuerdo que ella me lo comentó. Tenía preeclampsia. Eso puede ocurrir muy rápido y salirse de control rápidamente. Esta vez lo controlaran desde el primer momentos. " "Pero no hay garantía de poder evitarlo", dijo con su voz grave. "No, no lo hay." Nita cogió el oftalmoscopio. "Tory y tú tendréis que tener algunas conversaciones francas con vuestro obstetra. Estoy segura de que os ayudará ". Reese no dijo nada. Le daría cualquier cosa que Tory quisiera, si pudiera. Haría cualquier cosa para asegurar la felicidad de su mujer y su bienestar. Pero no podía hacer frente a la posibilidad de perderla, incluso para algo que tanto ella como Tory querían, otro niño. Y lo peor de todo era que no sabía cómo decírselo. CAPÍTULO ONCE Cuando Reese volvió, Carter estaba esperando en su oficina. Cerró la puerta de cristal, colgó su sombrero en el larguirucho estante de madera, y caminó por detrás de su escritorio. "Perdona que te moleste en mitad del día," dijo Carter, vestida en pantalones vaqueros y una sudadera gris suelta, con su arma en la cadera. Se suponía que estaba fuera de servicio, pero estaba claro que algo no andaba bien. "¿Qué está pasando?" Le hizo un gesto con la mano, para que se sentara, pero Carter se limitó a sacudir la cabeza y caminó un paso, y luego se contuvo. Parecía a punto de incendiarse. "Alguien ha entrado en nuestra casa." "Cuéntame." se acomodó en su silla, cruzó las manos en el regazo, y escuchó cómo Carter retomó el ritmo y le habló de la camisa que faltaba. "Eso es todo. Sólo una camisa? " "Hasta donde podemos decir. Mira, yo sé que no es mucho " "Carter, si me dices que alguien la tomó, entonces alguien se la llevó. Yo te creo, pero la pregunta es, ¿por qué? " "Tengo muchas más preguntas que eso." Carter no podía dejarlo todavía. Estaba enojada, agitada, confundida y preocupada. No sabía cómo explicarle lo que estaba pasando, y si ella no lo entendía, no podía hacer nada para evitar un problema. "Alguien está jugando con Rica. Su coche la noche anterior. Ahora la camisa. Alguien la tiene en su punto de mira. Maldita ella. Maldita sea. " "También entró alguien en mi casa." "Lo sé. Y eso no tiene ningún sentido. Metiéndose con la policía? Eso es simplemente estúpido ". "No sabemos si ambos hechos están relacionados. Podría ser un buscador de emociones. Podría ser niños que actúan por una apuesta ". Carter resopló. "¿No creerás eso verdad?." "No voy a descartar nada, pero tampoco estoy buscando una respuesta fácil. No cuando hay tanto en juego." Reese le contó sobre William Everly, su historia con Bri, y el hecho de que él también podría tenerla en su punto de mira. "Puedo ver que Everly podría ir por Bri, por Caroline o por ti o tu familia, pero Rica y yo no estábamos aquí entonces. Él no nos conoce ". "¿Caroline Clark no pasa tiempo con Rica? En la galería? " "Por supuesto. Es un artista local y Rica la conoce. Ella piensa la joven tiene mucho talento y han llegado a hacerse amigas. Creo que incluso a veces le ayuda en la galería." Carter hizo una mueca. "Bueno, el infierno. Ya sabemos que el tipo es un acosador. Si

ha estado vigilando a Caroline, entonces probablemente sabe de Rica. ¿Crees que iría también a por sus amigos, si es que fuera él? " "Puede ser. Si se ha pasado los años pensando en vengarse, tal vez no quiera que se acabe tan pronto. Tal vez quiera dar la vueltas alrededor de su verdadero objetivo durante un tiempo. Un tipo como él, va a necesitar algo para desahogarse mientras espera. Así que va a jugar cantes de dirigirse a su objetivo. Si se siente amenazado por alguien cercano a su objetivo, un amante un amigo, es posible que también piense en deshacerse de su potencial competidor". "No me importa decirte, no me gusta nada este", dijo Carter. "Ni siquiera, quiero que Rica vaya a trabajar, pero tampoco quiero que se quede sola en casa. Como si pudiera hacer que se quede en casa ". "Nadie se va a acercar a nuestras familias." Quedó Reese. "¿Vamos a ir juntas a hacer una visita a la familia de este chico. " "¿Crees que tendremos suerte?" Deseaba que fuera tan fácil, pero su experiencia, le decía lo contrario. "Si él no está allí, nos sentaremos hasta que nos den su paradero", dijo Reese rotundamente. "Siempre vienen a casa. Tarde o temprano, siempre vuelven a sus casas." Allie se mantuvo en silencio mientras Ash evaluaba los dos primeros reclamos, observándola saltar por encima de los montones de escombros, para tomar fotografías de los edificios dañados, midiendo secciones de techos que faltan, y revisando a través de los restos del huracán. El tercer edificio, en su lista, era el clásico devastado por el fuego de Cape Cod con sus persianas azules Wedgwood, con su mayor parte trasera derrumbaba, y una señal de peligro amarilla del Jefe de Bomberos en la puerta. Una placa de óvalo ennegrecido, al lado del porche, denotaba como una de las estructuras históricas que había flotado de Long Point en balsas. La curiosidad de Allie finalmente la venció, aún ardiente de ira, y le preguntó: "¿Qué es lo que buscas exactamente?" La mujer se detuvo, a mitad de la pasarela de la entrada, sorprendida porque Allie en realidad había dicho algo que no era una crítica mordaz. El sol hacía ya mucho tiempo había quemado la niebla de la mañana, y estaba sudando, bajo el sol brillante de la tarde. Su camisa se aferraban al centro de la espalda y pecho, y se imaginó que podía oler el alcohol humeante de su sistema. Tal vez no era su imaginación. Se pasó un brazo sobre su frente. Estar con Allie, durante las dos últimas horas, había sido un estudio en la complacencia masoquista. No había estado tan cerca de Allie, desde había mucho tiempo, casi un año, y aprovechó cada oportunidad para robar miradas, cuando la joven no se daba cuenta. Allie era hermosa con cualquier cosa que llevara, pero sus pechos y su trasero curvilíneo pintaban estupendos en su ajustado uniforme. Se sentía más emocionada mirándola que estando con una mujer en la cama. Se sentía como si estuviera despertando después de una larga hibernación, vivir y respirar de nuevo, con todos sus sentidos vibrando. No podía evitarlo, no quería dejar de hacerlo, de caer en el placer ilícito. Pero tenía que pagar el precio de ver que la joven podía haber conocido o conocería a otra mujer, que pudiera hacerla feliz, otra mujer que pondría sus manos en todo su cuerpo. Recordaba la noche pasada, cuando la vio junto a la rubia , en el bar. "¿Qué hora es?" Preguntó Ash. "¿Qué?" Allie miró su reloj. "Casi tres. ¿Por qué? " "Por nada en concreto." Necesitaba una bebida, a las tres de la tarde. No es que necesitara tomar alcohol. Necesitaba olvidar. Estar cerca de Allie, le recordaba lo mal que se había estado sintiendo los últimos meses. Tal vez era hora de dejarlo correr, dejar que el dolor finalmente la matara o curara. Se estremeció y luchó contra una oleada de náuseas. "¿Qué me habías preguntado?" Allie la miró, tratando de que no le importara que Ash pareciera estar a punto de colapsar. Riachuelos de sudor surcaban su rostro, y su cabello carmesí se aferraba a la parte posterior de su cuello, en hebras mojadas. Incluso aunque parecía una refugiada de un centro de rehabilitación, la forma en que su camisa se aferraba a las curvas musculares de su pecho y a la superficie grabada de su abdomen, le dio un vuelto al corazón verla de esa manera. Jesús, hablando de ser un caso perdido. "¿Qué estás buscando en estos lugares?" Repitió. "Oh," dijo Ash, feliz por desviar su atención de la joven. Mientras trabajaba, su dolor y odio, a sí misma, eran soportables. A veces, incluso olvidaba el vacío de su vida durante unas horas. "Por lo general investigo reclamaciones comerciales porque la incidencia de fraude es más alta, que en viviendas. Después de un gran desastre natural, como el huracán, hay demasiadas demandas por evaluar. Así que a los investigadores, como yo,

se nos pide que hagamos estos trabajos de rutina." Se encogió de hombros. "Es más rentable centrarnos en zonas turísticas como esta, donde cada edificio tiene una función comercial. Suele haber más posibilidades de fraude en las reclamaciones o daños en propiedad ajena ". "Háblame de las banderas rojas." Allie disfrutó viendo los puzzles. Era una de las cosas que le llamaba la atención. Le gustaba resolver problemas de delincuencia, y ésta era una oportunidad para aprender de una experta. Ash no era policía, pero era una investigadora experimentada. Tenía mucha experiencia y que Reese había trabajado con ella el año anterior. "Está bien", dijo Ash, atravesando el pequeño patio delantero, con su inmaculado césped cubierto de ramas bajas y los escombros, a un lado del edificio, en el que la mayor parte del daño por fuego se había producido. "Una demanda contra incendios siempre es sospechosa porque es una de las mejores maneras de destruir totalmente un edificio. Además las reclamaciones son generalmente altas. Los incendios también son comunes en caso de desastres naturales, debido a la interrupción de las líneas de gas, la "

gran cantidad de material inflamable, ya sabes lo que quiero decir

Se detuvo para fotografiar el exterior del edificio. Había un enorme agujero en el lado del edificio. Allie miró dentro y pudo ver que el segundo piso se había derrumbado parcialmente. El cielo azul se mostraba a través de grandes huecos en el techo, por encima de eso. Había montones de vigas caídas o parcialmente quemados y apiladas, que estaban cubiertas con techo de escayola, llenando toda la planta baja a la altura de su rodilla. "Esto es un gran desastre", dijo Allie. "Por lo que entiendo, esta parte de la ciudad fue en gran parte cortada, y aunque no lo hubiera sido, había tantos incendios, que es dudoso que todos ellos pudieran haber sido contenidos", dijo Ash. Allie asintió. "Un incendio, en uno de los muelles, amenazó con destruir la mayor construcción de barcos de la ciudad. La mayoría de los voluntarios estaban allí. No pudieron llegar a una gran cantidad de incendios estructurales individuales, hasta mucho después de que estuvieran completamente involucrados ". "Nadie tiene la culpa, pero sucede mucho en situaciones como esta." Se subió a través de una abertura, y se sentó a horcajadas sobre una pila de material carbonizado, mientras fotografiaba el interior. Cuando se dio cuenta que la joven trepaba hacia ella, dijo, "La estructura no es muy estable, será mejor que esperes fuera". "Estás aquí no?" señaló con irritación. "Lo que quieras." Giró y continuó con su tarea. Allie estaba iluminada por la luz del sol, su pelo mostraba un oscuro alrededor de su pálido y dolorosamente hermoso rostro. "No quiero que te hagas daño." "Creo que hemos establecido que es un poco tarde para eso." "Me he disculpado y lo he superado, por lo que-" "Tienes razón. Eso fue malicioso. " Ignoró el impulso de gritar que no lo había superado. Que ella lo quería, pero no podía. Ash no necesitaba saber eso. Y ahora que había encontrado a Flynn, la persona perfecta para ayudarla a manejar finalmente un corte limpio, no estaba a punto de decírselo. Flynn. Pensar en Flynn le ayudaba. Tomó aire y continuó por el único camino neutral que tenían. "Así que dime cómo puedes decidir si este fuego es provocado o no ¿". "Está bien." Apreciaba el intento de Allie para suavizar las cosas. Iban a pasar mucho tiempo trabajando juntas, durante las próximas semanas. Sería bueno no continuar discutiendo. "Para alguien que deliberadamente incendia un edificio, necesita tres cosas:

un tipo de combustible, el calor fuente, y el oxígeno para mantener el fuego. A eso le llamamos el triángulo del fuego. Así que cuando se evalúa un fuego, primero buscamos el típico hecho accidental, es decir, fuentes de un cableado defectuoso, mal funcionamiento de los calentadores, alguna fuente de llamas, como una chimenea o una estufa de cocina, pero no dejamos de buscar señales de cualquiera de los tres puntos del triángulo del fuego ". "Como si alguien vertiera gasolina en el suelo o por los agujeros en el techo y las paredes para aumentar el flujo de aire. ¿Cierto? " "Así es." Comprobó su archivo. "Este lugar tenía una parte trasera, en el primer piso, que era una cafetería. Así que iremos a mirar allí primero, como el lugar más probable para un incendio accidental". Allie siguió las huellas de Ash, mientras ésta se abría paso, con cuidado, a través de los

escombros hacia la parte posterior del edificio. Casi dos semanas después del incendio, el ambiente todavía era cargado con el olor acre de la madera y materiales sintéticos carbonizados. Sus pasos removieron el hollín fresco, elevándolo a su alrededor. Allie tosió, con ojos llorosos. "¿Estás bien?" Preguntó Ash. "Si. Nariz sensible ". "Si no fueras tan terca, podrías esperar afuera. Te llamaré si encuentro algo ". "Cállate, Walker, y sigue hablando. Si tengo que recorrer toda esta mierda, quiero conseguir algo de ello ". Rió, había olvidado lo dura que podía sonar la voz de Allie cuando estaba debajo de ella, en actitud seductora. Su propia risa sonaba extraña. No podía recordar la última vez que alguien la había hecho reír. "Está bien. Lección uno. La mayoría de los incendiarios, especialmente los aficionados, creen que el fuego destruirá toda evidencia de delito ". "Y casi nunca es así, ¿no?" "Sólo en los mejores. Por lo general, algún rastro de un acelerador o de fuente de calor se queda atrás. O utilizan múltiples puntos de contacto." Se detuvo en medio de lo que había sido la pequeña tienda de café y comenzó a tomar más fotos. Tres de las cuatro paredes se habían derrumbado, y la luz solar entraba cortando el turbio aire. "Nuestro problema es que los propios bomberos, son a menudo, los mejores observadores del origen sospechoso de un incendio. Llegan antes que los signos del incendio se hayan perdido. El color del humo, menudo indica qué tipo de acelerante se utilizó. El patrón de las puertas cerradas y ventanas abiertas, pueden indicar la ventilación intencionada para acelerar la quemadura. Los bomberos están entrenados para detectar signos sospechosos, pero que no tienen el beneficio de los testimonios de primera mano, en la mayoría de los casos. Así que tenemos que tratar de reconstruirlo, y esperar que el incendiario no fuera un profesional". "O la esperanza de que la tormenta causara el fuego, mientras que todavía había una cierta prueba", dijo Allie. Continuó observando el trabajo de la mujer, en silencio por un tiempo, apreciando su enfoque y eficiencia, antes de preguntar: "¿Puedo tomar notas para ti o ayudarte en algo? " "Eso sería genial." Le respondió y le entregó una carpeta con una pluma colocada sobre ella. "Te lo iré explicando, a través de esta escena, y puedes marcar las cajas y tomar notas. Todo es bastante auto-explicativo. " "Está bien." Poco a poco, se abrieron camino a través de la estructura. De vez en cuando la joven hacía una pregunta, y Ash le daba detalles sobre algún punto de la investigación. Allie no se había divertido tanto, haciendo trabajo de campo, desde que había estado en la academia. Siempre le había encantado la caza del tesoro y jugar al Cluedo. Le gustaba la idea de enfrentar a su mente con la de un asesino, esa era una de las cosas más divertidas de ser policía. No se dio cuenta del tiempo que había pasado hasta que Ash empezó a utilizar su linterna porque ya estaba todo muy oscuro. "Vamos a tener que dejarlo por hoy", dijo Ash. "No es seguro con esta poca visibilidad. Quédate cerca de mí hasta que salgamos. " "Entonces, ¿qué piensas acerca de este lugar", preguntó Allie, dando varios pasos detrás de la investigadora. Lentamente, apuntó a una de las paredes que aún estaba de pie. La ventana en su centro estaba intacta. "¿Qué ves ahí?" Allie miró a través de la oscuridad y la apuntó con su linterna a la pared, que estaba cubierta con papel tapiz floral y estampado desde arriba, revestida de madera oscura. El papel pintado estaba manchado de negro y rizado en algunos lugares. "Parece que la pared interior empezó a arder, pero el fuego se apagó por alguna razón. Tal vez, no había suficiente flujo de aire", pensó, viendo la topografía del techo intacto anteriormente. "¿Qué ves ahí?" Frunciendo el ceño estudió el techo de hojalata batido. Con el haz de halógeno de su linterna reflejada sobre una superficie brillante, se centró en uno de los dos accesorios de acero inoxidable. "Un aspersor." "Uh-huh. Ddonde se encuentran las marcas de agua en la pared? ¿Dónde está el daño del agua en la pared y en el piso? "

"Por eso no funcionó." Allie se encogió de hombros. "Hay un montón de sistemas de rociadores que no funcionan muy bien. Tal vez no hacia el suficiente calor aquí, para configurarlo a off? " "Puede ser. O tal vez el agua se convirtió en la fuente. Tendremos que averiguarlo". Allie no quería irse. Quería seguir buscando el sitio. Se encontraba sudada, pegajosa y francamente sucia, pero ella también estaba contenta. Trabajar en equipo con Ash durante un par de horas había sido fácil. Más que fácil. Divertido y emocionante. Este era el tipo de trabajo que amaba. Esta era una de las cosas que le habían atraído de Ash Walker, además de lo picante y sexy que era . Ellas compartían un respeto mutuo por sus puestos de trabajo. Ash era intensa, una investigadora experta. También era una de las mejores. A Allie le había gustado discutir casos con ella, y la investigadora había disfrutado con ello. Habían conectado en una realidad a nivel importante. Finalmente, la joven policía decidió que esta tarea no podría no ser tan mala, mientras miraba a Ash, bajo el rayo de luz, secarse el sudor de su camisa fuera de su pecho. No llevaba sujetador y los puntos duros de sus pezones sobresalían por debajo de la blanca camisa de algodón fino. No podía aparar los ojos de los pechos de Ash, se la imaginaba encima de ella, una fuerza, con un muslo delgado bombeando entre las piernas, y con esos pezones duros como balas entre sus labios. Una ola de calor corrió por su cuerpo y se mordió el labio. Maldición. No quería que los recuerdos no deseados echarán a perder, lo que casi había sido un interludio agradable. Cuando por fin arrastró su mirada, se encontró a Ash mirándola fijamente, con los ojos brillantes peligrosamente en la penumbra. "Tienes razón, está oscureciendo. Salgamos de aquí." Pivotando bruscamente, Allie saltó sobre un hueco en el suelo que no había notado antes. Cuando aterrizó, las vigas se movieron bajo sus pies. Vio a Ash mientras un montículo de escombros parecía lanzarla hacia arriba y luego desaparecer. Se lanzó hacia Ash, agarrando su camiseta. "Ash.! " Su mano se cerró en el vacío. CAPÍTULO DOCE Reese se detuvo en el camino de color rosa pálido, de los Bungalow bordeando el lado norte de la calle Winslow. Un Toyota, bien cuidado, de más de diez años, estaba estacionado en el camino de grava, frente a un garaje independiente abierto, de una sola plaza. Una polvorienta camioneta Ford negra, junto con un montón de muebles de jardín de aluminio y una segadora, ocupaban la mayor parte del espacio en el interior del garaje. Los edificios parecía haber resistido al huracán bastante bien. Una ventana rota estaba tirada en el césped, en frente del bajo porche, era el único signo de bajas. Reese y Carter se acercaron por el césped al porche y llamaron a la puerta de metal picado. El interior de la puerta estaba abierta y pudo oír el zumbido de un televisor. Después de un minuto, volvió a llamar, más fuerte, y vio pasar una sombra a través del eje de la luz azul de la televisión, y luego una mujer apareció en la puerta. En sus sesenta años, tenía el pelo gris recogido en un moño, y llevaba unos pantalones negros, sin forma, con un suéter borroso de un tono más oscuro que el color rosa de la casa. Cuando vio a Reese frunció el ceño, pero pero cuando abrió la puerta dijo amablemente, "Hola, Sheriff. No hace mucho calor para usted? " Su mirada parpadeó pasando de Reese a Carter, fija y valorándolas. "Sí perece que estamos de nuevo en agosto," estuvo de acuerdo. "Mrs. Everly, ella es la Oficial Wayne. Podemos entrar y hablar con usted un momento? " "No veo por qué no." Su tono era suave, pero su expresión no era feliz. Abrió la puerta unos centímetros, y cuando Reese cogió el borde, se volvió y se marchó, dejándolas para que la siguieran, a través de la pequeña sala de estar, hacia una cocina-comedor. "Quieren algo de beber? " "Gracias, pero no hay necesidad de que se moleste", respondió Reese. No había visto ninguna señal de William Everly, en su rápida caminata por el casa. No había latas de cerveza, ni revistas de hombres, ni señal alguna de ropa de hombres por ahí. Sólo había un plato y un vaso en el escurridor, junto a la fregadera. Las dos puertas que conducían, fuera de la sala, estaban cerradas. Seguramente serían los dormitorios. Dudaba de que la mujer pudiera alojarlos, en aquella pequeña casa, sin dejar algún rastro a la vista. Pero que no podía descartar nada. Supuestos consiguen que te maten. "¿Qué puedo hacer por usted, Sheriff?", Dijo la señora Everly, doblando su brazos bajo sus generosos pechos. "Estamos buscando a William, la señora Everly." "Billy?" Su rostro y su voz mostraron sorpresa. "¿Por qué, usted sabe dónde está,

Sheriff Conlon. Usted lo metió allí. " "No sabía que estaba en libertad condicional", preguntó Carter, con voz baja y apretada. No era exactamente intimidante, pero ella era una extraña para la señora Everly,

mientras que Reese no lo era. Esperaba que la mujer tuviera algún desliz, que les hiciera ver que estaba ocultando algo. "Libertad condicional! ¿Quiere decir que está fuera? "Madre de Everly negó con la cabeza. "No me lo dijo. ¿Está segura? Hablamos por teléfono todos los meses, y trato de ir a verlo tan a menudo como puedo. " "¿Cuándo fue la última vez que habló con él?" Preguntó Carter.

"Déjame ver

"Y no mencionó que él ya no estaba en la cárcel?" Carter le miró con incredulidad.

"No," dijo la señora Everly, sonriendo cortésmente. "Estoy segura de que lo recordaría." Reese cambió de táctica. "¿Sabes dónde podría ir, si no quiera volver a casa? Amigos o alguna novia, tal vez? " La señora Everly entrecerró los ojos. "Usted no sabe dónde está?" "Él no ha contactado con su oficial de libertad condicional en varias semanas." "Sólo sé que sus amigos en la escuela secundaria, se fueron hace tiempo. Tenía una novia, hace mucho tiempo ", dijo con un débil rastro de desaprobación. "Pero no creo que ninguno de ellos lo esté esperando ". "¿Se acordaría de sus nombres?" "Las chicas? Oh, no. En cuanto a los chicos, Billy era el más popular. Por el equipo de fútbol y todo eso. Tenía un montón de amigos ". "Si hablas con tu hijo, es muy importante que se dirija a su agente de libertad condicional, de inmediato ", dijo Reese. "Cuanto más tiempo pase sin presentarse, más problemas se estará creando". "Lo haré, Sheriff. Estoy segura de que no quiere ser la causa de más problemas ". "No," dijo Reese. "Por supuesto que no." Carter quería presionarla más, pero cuando se dio la vuelta y Reese le señaló que se iban, la siguió. Si dejaba que su temperamento aflorara, su jefa la dejaría fuera de la investigación. No podía dejar que eso pasara. No podía sentarse y dejar que alguien más, averiguara lo que estaba pasando, no cuando estaba involucrada Rica. "Nunca voy a dejar de ser sorprendida por los poderes de la negación," Carter dijo cuando se sentó en el asiento delantero del coche patrulla, y cerró la puerta. "Por supuesto que no quiere causar ningún problema. Por lo menos, no se empezó con lo de que su hijo siempre ha sido un buen chico." Golpeó el tablero de instrumentos con el puño. "Maldita sea". "No sabemos si Everly tiene algo que ver con lo que está pasando aquí en la ciudad ". Carter echó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos. Se había prometido a sí misma que no perdería su temperamento, y ya estaba en ello. "Lo sé. Lo siento. Estoy un podo

nerviosa con esto. Rica

"Vamos a tener un coche patrulla rondando por aquí, un par de veces por turno. Su madre no puede estar esperándolo, pero las probabilidades están ahí, y en muy probable que acabe apareciendo por aquí ". Reese en marcha el motor y salió de la calzada. "Quiero aprovechar para dar un paseo por tu casa ". "Por supuesto. Ahora? " "Está Rica casa?" "No, está en la galería." "Entonces, esto debería ser un buen momento." La radio de Reese crujía a la vida y el despachador dijo: "Todas las unidades disponibles. Código ocho, oficial necesita ayuda. Cincuenta y seis Comercial ". "Soy Conlon," dijo mientras ponía la sirena y giraba el vehículo cambiando el sentido, en medio de la calle. "¿Qué tenemos?" "Es Tremont. Algún edificio colapsó. Los paramédicos están en camino ". "Ashley" Allie cayó de rodillas cuando la mitad del piso se derrumbó. Ahora se acercaba hacia la fosa abierta donde Ash había estado de pie. El sabor amargo de la bilis inundó su boca y se tragó su terror. "Ash?" Oyó un gemido ahogado, y su corazón se elevó con alivio y gratitud. "Toda va a estar. La ayuda está en camino. Está bien, Ash ". "Allie, sal de aquí." Sonaba tensa, como si cada palabra fuera una lucha.

sobre el primero de agosto, diría yo."

" Sacudió cabeza. "Gracias por no dejar el tema de lado."

"¿Estás herida?" Allie bajó su peso hacia delante, en lo que parecía, sobre una sección intacta del contrapiso de madera contrachapada. Las baldosas del suelo estaban todas rotas en pedazos por el calor o por el fuego. Cuando puso la mano hacia abajo, sintió el cambio de piso debajo de ella, con un ominoso sonido chirriante. "Oh, mierda." Voz de Ash era más fuerte ahora. "¡Fuera!" "Cállate, ¿quieres," ladró. "No te voy a dejar allá abajo. ¿Estás herida? " "No lo creo. Pero no me puedo mover sin arriesgar más colapso. No estás a salvo allí. " "Voy a por ti." Allie oyó las sirenas que se acercaban, desde todas las direcciones. El interior estaba totalmente a oscuras y todo parecía diferente, cuando movía su linterna delante de ella. Nada estaba donde había estado cinco minutos hace. El sudor goteaba en sus ojos y sus pulmones sufrían mientras intentaba respirar. Sus manos estaban sangrando, pero no le dolían. "Allie. Por favor. Escúchame, nena, yo-" "¿Qué te dije acerca de llamarme así?" Nunca recordó haber visto a Ash tener miedo, pero parecía asustada. Se había movido unos centímetros más. Algo afilado atravesó sus pantalones y ahogó un grito ante el repentino dolor. "Allie? ¿Estás bien? " "Sí." Oyó el golpe seco de la madera caída. "¿Qué ha pasado? Ash? " "Nada. Vete fuera Allie. Vuelve lentamente por donde hemos venido antes " "No te voy a dejar ahí. ¿No puedes confiar en mí? " "Yo-" "Tremont?" Reese llamó en voz alta. "Tremont, ¿cuál es tu situación?" "Aquí." Allie levantó la linterna y miró por encima del hombro, parpadeando mientras veía como una media docena de luces se centraban en ella. "Parte de la planta se derrumbó. Ashley Walker está ahí abajo ". "Soy es el jefe de bomberos." Una gran sombra oscura apareció junto a Reese. "Quédate donde estás, oficial. Enseguida iremos a buscarte ". "No, no hasta-" "Serás evacuada según lo ordenado, oficial", dijo Reese. "No necesitamos otra víctima. No puedes quedarte ahí". Cuando el equipo de bomberos de equipo y los faros halógenos se fueron acercando lentamente, la joven se volvió hacia el agujero negro, que se había tragado a Ash. No podía dejarla allí. No podía. Centró su luz delante de ella de nuevo y comenzó a arrastrarse hacia adelante cuando una mano la agarró con firmeza de su hombro. "La está poniendo en peligro a ella, Allie", dijo el jefe de bomberos. "La sacaremos. " Otro bombero apareció a su lado y ella ya no tenía elección. Se dejó guiar hacia fuera en el aire fresco, de la limpia noche. "Es mi culpa", dijo Allie, rompiendo su voz. "¿Qué pasó?" Preguntó Reese. "Estábamos casi terminado y entonces salté y todo simplemente se derrumbó ". "¿Cuál es su situación?" "Ella está consciente. Dice que está bien, pero-" Allie oyó voz temblorosa y conscientemente se estabilizó. No quería que su jefa creyera que no podía manejar una emergencia. "No he tenido ningún contacto visual desde el colapso ". Flynn apareció a su lado, pasando entre la multitud de funcionarios, bomberos voluntarios y técnicos de emergencias médicas. "Allie", dijo con urgencia ", te has hecho daño? " "No, estoy bien." "No lo parece." La expresión de Flynn era apretada y tensa, pero su voz era tranquila y profesional. "Tus manos están sangrando, sus pantalones están rotos, y hay sangre corriendo por su pierna. Vamos a la ambulancia y miramos esas heridas". "No," dijo Allie, aunque se sentía débil, de repente. "Necesito a-" "Ve con ella", dijo Reese. "Tranquila Tremont. Estarás en estado de shock unos minutos". Se puso rígida. "Sheriff, yo-" "Te avisaré en cuanto tenga noticias. Pero no quiero ver tu cara vuelta aquí hasta que hayas sido aprobada por los médicos ". "Sí, señora". Se sentía fría y mareada, y cuando Flynn puso un brazo alrededor de su cintura para guiarla, a través de la multitud, se apoyó en ella, agradecida por su fuerza y su calor.

Tory llamó a la puerta del cuarto de examen y asomó la cabeza por la puerta "Dra. Burgoyne? ¿Tienes un minuto? " Nita palmeó la rodilla de la mujer mayor que había estado examinando. "Enseguida vuelto." Fuera, en el pasillo, preguntó: "¿Hay algún problema?" "Reese acaba de llamar. Los paramédicos traen a Allie Tremont. Ella y Ashley Walker,

una investigadora de seguros, fueron capturadas en el derrumbe de un edificio. Allie va

a necesitar algunos puntos de sutura. No sé el estado de Ash. Si está gravemente herida, tendremos que llevarla en EMT al aeropuerto y evacuarla fuera de aquí ". "¿Quieres que me encargue de Allie o que revise a tus pacientes?"

"Si no te importa, me gustaría ver a Allie a mí mismo. Es una de las oficiales de Reese y suele tener dificultades cuando tiene a un oficial herido. Va a estar alrededor todo el tiempo". Nita rió suavemente. "Entiendo. Si uno de los trabajadores de Deo estuviera herido, me sentiría de la misma manera. " "Gracias. Si terminan trayendo a Ashley aquí, puede que necesite tu ayuda, si no he terminado con Allie ". "No hay problema. Sólo dile a Randy que me llame." Suspiró. "No me gusta tener conocimiento de esta clase de cosas. Deo y su equipo están dentro y fuera de los edificios inestables durante todo el día. Sé que todos son profesionales, pero la probabilidad de un accidente es mucho mayor que en un trabajo normal ". "Lo sé." Apretó la mano de Nita, extrañamente reconfortada, al darse cuenta de que no era la única que se preocupaba silencio de su pareja. "Confía en ella. Deo es buena en

lo que hace ".

Nina ladeó la cabeza y sonrió. "¿Es eso lo que te dices a ti misma sobre Reese? " "Todos los días", dijo Tory. "Todos los días".

"Oye, Allie," dijo Tory como dos técnicos sanitarios ruedas Allie la llevaban en camilla

a la sala de tratamiento. Tenía una vía intravenosa en la mano izquierda y un manguito de presión arterial alrededor de sus bíceps derechos. Estaba pálida, pero despierta. "¿Cómo te va?"

"Su presión arterial se redujo a sesenta, así que empezamos un IV," mirando a la rubia EMT, Tory se dio cuenta de que la había visto la noche anterior. "Sé que nos conocimos anoche," dijo Tory. "Lo siento. Flynn, ¿verdad? " "Eso es correcto. No hay razón por la que usted debe recordarme, Dra. King. " "Todo lo contrario. Gracias por toda tu ayuda." Volvió su atención a Allie. "Vamos a sacarla de aquí para que pueda echarle un vistazo." Flynn deslizó sus manos bajo los hombros de Allie y le dijo a su compañero, "Chuck, levántale de las caderas." "Puedo moverme", dijo Allie con irritación. "Estoy bien. No he sido la que se cayó. " "Deja que hagan su trabajo, Allie", dijo Tory con calma, inclinándose sobre la mesa de tratamiento para ayudar a moverla. "Cuéntame lo que pasó."

"A mí no me pasó nada. Parte de la planta se derrumbó y Ash

la habían sacado de allí, cuando nos fuimos." Miró a los técnicos de emergencias médicas. "No hacía falta que me trajerais tan rápido." "Uh-huh." Tory ignoró las quejas, demasiado familiares, y miró rápidamente los registros de EMT. El pulso era rápida, su presión sanguínea errática "No te cayó nada encima? Te golpeaste " "No. Caí al suelo, pero no fue nada ". Flynn puso la mano en el hombro de Allie. "Deja de quejarte y dejar que la Dra. King haga su trabajo. " Sacó la pierna de los pantalones del uniforme, donde alguien había hecho una cura de emergencia, en su muslo izquierdo. Después de ponerse los guantes, quitó el vendaje. "Tienes una laceración de quince centímetros aquí. Es bastante profunda. Voy a tener que regar y darte sutura. ¿Eres alérgica a algún medicamento? " "No." "¿Te acuerdas cuando fue la última vez que te vacunaste contra el tétano?" "No," dijo distraídamente, mirando a Flynn. "¿Puedes llamar por radio y preguntar cómo está Ash? " "Por supuesto." Flynn acarició el pelo de Allie por un segundo, y luego dio un paso hacia el otro extremo de la habitación. "Reese se asegurará de que está bien," murmuró Tory. "Está bien. Lo que sea. Haz lo que quieras. "Agotada, culpable, y simplemente asustada,

Ashley cayó. Todavía n

Allie cerró los ojos. "No me lo puedo creer. Maldita mi suerte. La sheriff me pone al cargo y lo he jodido totalmente ". "De alguna manera, me parece difícil de creer." Le dijo Tory con cariño. Allie no creía que jamás olvidaría la imagen de la caída de Ash, desapareciendo de su vista. A pesar de que la había perdido hace mucho tiempo, el pensamiento de verdad perderla para siempre, era la sensación más terrible que jamás había experimentado. "Esto va a doler un poco," Tory murmuró mientras empezaba con la inyección por los bordes de la herida con lidocaína. "Está bien?" "No te preocupes por eso," susurró Allie. El dolor en la pierna no era nada comparado con el dolor de su corazón. "Mantener en la cuerda," gritó el bombero a su el equipo de superficie, que esperaba para izarles, con una camada de plástico moldeado que podría ser utilizado para inmovilizar y arrastrar una víctima en los más ajustados espacios confinados. "Haga que bajen una escalera de cuerda," Ash repitió por décima vez. "Puedo salir ahora que tienes los lados arriostrados." El hombre joven de cabello oscuro la ignoraba, mientras la sujetaba con las correas de seguridad alrededor de la cintura y los muslos para asegurarla sobre la angosta camilla Después de una hora de eliminar cuidadosamente residuos sueltos y apuntalar las estructuras de soporte restantes, poco a poco se habían abierto camino hacia abajo, en la depresión en forma de V, en la que había quedado la zona, cuando una parte de la planta se había caído al sótano. Afortunadamente, había una especie de tope encima de los escombros y ninguno había caído sobre ella. Los ángulos escarpados de la cavidad y la inestabilidad de la estructura habían hecho casi imposible llegar a ella. Todavía estaba preocupada, por la vibración creada por su ascenso, que podría provocar una mayor caída, y el joven bombero estaría en problemas. No quería que nadie corriera más riesgos. "No estoy lesionada. Puedo subir ". "Esto es más seguro, hasta que podamos conseguir un médico para que pueda volver a verla." Hizo una mueca. "Me golpeé un poco, pero nada grave. Lo haremos más fácil, y no desestabilizaremos la zona sino usamos el torno". "No puedo hacerlo, señora. Ya sabes es el protocolo ". "Oye, campeón, imagina cómo te sentirías si te caes desde un piso, y tus compañeros tuvieran que traerte en una cesta ". Él sonrió, a pesar de su rostro sucio, se veía lo guapo que era, bajo la luz brillante de las lámparas halógenas sobre ellos. "Sin duda, no me gustaría nada ". "Tienes toda la razón. Así que ten un poco de piedad. Es tu decisión". Tiró de la guía adjunta a la camilla. "En línea", gritó. Entonces él le dio una encantadora sonrisa de niño. "No se preocupe, señora. La contracción es sólo temporal ". Ella le agarró la mano. "¿Cómo te llamas?" "Mike Torres". "Gracias, Mike. Y tenga cuidado aquí abajo ". "Voy a ir justo detrás de ti." Después de cinco arduos minutos, estaba en la superficie y fue rápidamente transferida a la parte trasera de la camioneta bomberos que esperaba. Miró hacia la pequeña mujer afroamericana que la guiaba a la camilla en el compartimiento trasero muy luminoso. "¿Qué pasó con Allie Tremont? La oficial que estaba conmigo? ¿Está bien? " "Creo que la llevaron a la clínica en la primera ambulancia", dijo la mujer mientras daba una palmada eficiente en los plomos ECG y abría la vaina de plástico en torno a una bolsa de solución intravenosa. "¿Qué quieres decir con que la llevaron a la clínica?" Le agarró el brazo mientras trataba de incorporarse, buscando frenéticamente por liberarse de la correa de seguridad. "Está herida? Cuando se la llevaron? ¿Qué tiene? " "Hey! Whoa. Tómalo con calma ", dijo la técnico. "Vamos a preocuparme por ti primero ". "He estado diciendo a todo el mundo durante la última hora, que estoy bien." Había aterrizado sobre su lado izquierdo y la cadera y el hombro le dolían sin piedad. Aún así, podía moverse sin problemas. Ya había sido herida en otras ocasiones, y simplemente estaría un par de semanas con molestias, pero esto no era nada importante. "Quiero hablar con alguien al cargo. Quiero saber lo que le pasó ".

"Mira. Vamos de camino a la clínica. Tan pronto como lleguemos, intentaré conseguir algo de información. Pero usted tiene que cooperar ". Ash se desplomó, agotada de repente. "Está bien. Bueno, está bien. Pero llama a alguien, por favor." Ante un frenazo del vehículo sintió un fuerte dolor en sus dañadas caderas y espalda, y cerró los ojos para luchar contra el dolor. El tiempo se hizo líquido, mientras escuchaba la voz de la técnico informar sobre sus signos vitales, hasta que se convirtieron en un murmullo incoherente en los recovecos de su mente. Cuando el vehículo llegó a un abrupto fin, gimió y abrió los ojos. Las puertas dobles se abrieron e intentó volver a levantarse. "¿Dónde está Allie?"-Preguntó de nuevo. "Está en el interior", dijo una nueva voz. Se centró en la mujer que caminaba al lado de la camilla. Rubia, joven, rostro cincelado y cuerpo firme. La conocía. La había visto la noche anterior. Era la novia de Allie. "¿Está bien?" "El médico trata de terminar con ella. Está bien." Flynn miró hacia abajo, sonriendo. "Pensé que iba a tener que atarla para poder traerla. Estará feliz de verte. " "Dile que estoy bien. No tiene que venir a verme ". "Se lo diré, pero ya sabes cómo tu compañera." Flynn la acompañó hasta las pocas escaleras de la entrada principal y abrió la puerta. "Dudo que se quede tranquila hasta que esté segura de que estás bien." Compañera. Ash apretó los dientes. Allie no era su pareja, en ningún sentido de la palabra, y suponía que eso sería lo último que Allie querría de ella. "Hazme un favor y conseguir que se vaya a casa. No hay nada que pueda hacer aquí. Nada en absoluto. " CAPÍTULO TRECE Reese se detuvo en el aparcamiento de la clínica, justo detrás del vehículo de EMT, salió y siguió a Ash y al personal de EMS hacia el interior de la zona de tratamiento. En el otro extremo de la sala, Tory dirigía a la médicos para que llevaran la camilla a la sala de tratamiento abierta. "¿Cómo está todo el mundo?", Preguntó Reese. "Sólo tengo un minuto, porque tengo que ver a Ash," dijo Tory, "Pero Allie está bien." "No hay nada en serio?" "Laceraciones y abrasiones", dijo Tory. "Tiene algunas molestias, y le dolerán durante un tiempo. Lo está manejando bien, pero todavía recomiendo que sólo haga trabajo de oficina y descanse uno o dos días. Algún problema para sacar a Ash " "Todo salió a la perfección. Está bastante golpeada, pero por lo que podría decir, tuvo mucha suerte. Ambas la tuvieron. " "¿Cómo estás?" Preguntó Tory. "¿Yo?" Sonrió antela confusión de Reese y le acarició el brazo. "Las cosas deben haber sido bastante horrorosas allí por un tiempo." Reese miró a su alrededor para asegurarse de que todavía estaban solas. "No se han vuelto a repetir los síntomas. Eso es lo que te preocupa, ¿no es así? " "Digamos que sí. Lo siento." "No lo sientas. Estoy bien. Tienes suficiente con cuidar a todo el pueblo ". "Pero tú siempre eres la primera," le murmuró. Reese miró su reloj. "Según mis cuentas, llevas de pie casi diez horas. ¿Cómo está tu pierna? " "Mejor de lo que esperaba." "Esa es una respuesta cautelosa, Doctora. Sé que no puedes irte ahora, pero tan pronto como puedas, ¿de acuerdo?" Cuando Tory asintió, Reese la besó rápidamente. "Puedo ver a Allie?" "Sí. Está al otro lado del pasillo, en la tres. Cuando vea a Ash te lo haré saber". "Gracias. Voy a llamar a Kate y le diré que pasaré a recoger a Reggie en una hora o así . "Conforme. Espero estar en casa sobre esa hora. Nos vemos más tarde, cariño". Se dirigió a ver a Ash, y Reese cruzó a la otra sala de tratamiento. Justo cuando estaba a punto de llamar a la puerta, Bri entró en tromba por la zona de recepción. Parecía que acababa de saltar de la ducha, con su cabello negro mojado y revuelto. Llevaba pantalones vaqueros raídos, una camisa polo azul, y sus botas de moto. Con esa mirada salvaje en sus ojos, probablemente se había precipitado a la clínica después de oír hablar el derrumbe. Reese levantó una mano. "Tómalo con calma. Todo el mundo está bien ". "Allie", preguntó Bri, jadeando.

Reese asintió. "Solo y contusiones. No hay nada malo. Estaba a punto de ver cómo estaba. " Dejó escapar un largo suspiro de alivio. "Hombre, eso es una buena noticia. ¿Puedo ir contigo? " "Claro." Comprobó detrás de ella. Todavía estaban solas. "Hablé a Carter sobre Everly. Estuvimos en casa su madre. No hay señales de él ". "Gracias por el aviso." añadió casualmente, "estoy de acuerdo contigo, ellos tienen que saberlo". "¿Has hablado con Caroline?" "Todavía no. Se iba cuando llegué a casa. Se lo diré esta noche ". "No esperes más. Es posible que haya nada de qué preocuparse, pero asegurarte de que tenga cuidado. " "No te preocupes. En cuanto salga de aquí, voy a hacerlo. Ha estado con Rica en la galería durante todo el día, así que pensé que estaba a salvo. " "Lo suficientemente bueno." Reese llegó el picaporte en el tratamiento tres habitaciones. "Vamos a ver cómo le pasa a tu compañera." "¿Has hablado con ella?" Allie preguntó a Flynn mientras se levantaba de la camilla y empezaba a abotonarse la camisa. Tory ya le había quitado el suero, con la autorizada a irse a casa, pero no podía salir hasta asegurarse de que Ash estaba bien. "Ella parecía estar bien?" "Estaba bien cuando hablé con ella." Frotó la espalda de Allie dulzura. "Estaba despierta y preguntando por ti." Allie se puso rígida, al notar un cierto placer al saber que había preguntado por ella. "¿Qué dicen los técnicos de emergencias médicas? Está herida de gravedad? " "Sólo tengo un informe rápido de Sharon, el médico que vino con ella, pero suena como que está en buena forma. " "Bueno", dijo Allie rápidamente. "Eso es bueno". Flynn estrechó la mano de la joven. "Probablemente tardaré un tiempo antes que la Dra. King le haga unas radiografías. Tal vez deberías ir a casa ". "Me siento bastante bien en estos momentos." apretó la mano de Flynn. "Gracias por cuidar de mí y asegurarte de que llegué bien. Supongo No me di cuenta de lo sacudida que estaba". "Tenías derecho a estar sacudida, fuiste muy afortunada." Flynn le besó la mejilla. "Cuando me enteré de lo que pasó, tuve bastante miedo ". Forzó una carcajada, sintiéndose extrañamente culpable por la preocupación de Flynn. Después de todo, aquella debacle había sido por su culpa, y como ocurrió, no había sido capaz de pensar en nada más que en Ash. A pesar de ello, Flynn había sido una roca de apoyo, consolándola, cuidando de ella. "Estuviste genial, Flynn. Estoy muy contenta de que estuvieras allí y realmente aprecio-" "Yo quería estar allí. Quiero estar aquí. No me des las gracias ", murmuró, metiendo la cabeza para besar a Allie en los labios. Allie se apartó cuando escuchó abrirse la puerta. Reese y Bri estaban en la puerta. El rostro de Reese era completamente inexpresivo. Bri sonrió ligeramente. "Oficial de Tremont," dijo Reese, entrando en la habitación. "Entiendo que la doctora te ha dejado ir. Te sugiero que vuelvas a casa y descanses un poco. Te voy a llevar fuera de la rotación de mañana. Estará en la mesa cuando vuelvas al día siguiente. Voy a necesitar tu informe antes de que, lo que sea que encontrasteis que pudiera ser sospechoso. ¿Puede hacerlo en casa? " "Sí, Sheriff", dijo formalmente, procesando la noticia de quedarse en su escritorio. ¿Estaba siendo reprendida porque la había jodido? Probablemente. Podría haber conseguido que Ash se matara porque ella había dejado que sus sentimientos personales comprometieran su juicio, aunque fuera por unos pocos segundos. Tal vez Ash estaba en lo cierto. Tal vez ella no era lo suficientemente madura una relación o su trabajo. "Voy a escribir el informe de esta noche y enviarlo por correo electrónico. Lo tendrás en tu escritorio a primera hora de la mañana ". "Para mañana al mediodía estará, Tremont," dijo Reese. "Tómelo con calma esta noche." "Gracias, pero quiero hacerlo cuanto antes." Reese miró a Bri. "¿Puedes llevarla a casa?" Negó con la cabeza. "Lo siento, Sheriff, pero vine en mi moto. Creo que no debería " "Me ocuparé de que llegue a casa bien", dijo Flynn. Había soltado la mano de Allie,

pero aún estaba a su lado. "Perfecto", dijo Reese. "Hablaremos más tarde, Tremont ". "Está bien, Sheriff." Esperó hasta que la puerta se cerró detrás de las dos mujeres, y a continuación, dijo a Flynn, "No te tienes que volver al trabajo?" "Tomaré un poco de tiempo personal. No es ningún problema. Dejaré la radio encendida por si tengo alguna urgencia". "¿Estás segura?" Flynn le deslizó un brazo alrededor de la cintura. "Sí. Quiero quedarme contigo un rato. "¿Puedes esperar un momento mientras averiguo si puedo ver a Ash?" "Por supuesto. Te espero en el pasillo. Tengo que llamar a la estación, de todos modos.” "Gracias, Flynn. Eres increíble. " "Te lo recordaré la primera vez que me cabrees" Flynn sonrió y la acompañó, con el brazo todavía alrededor de la cintura. La puerta de la sala de tratamiento, frente a ellas, se abrió y Tory se detuvo cuando las vio, manteniendo la puerta abierta. "Justo a tiempo. Estaba a punto de darte las novedades "Tory dijo. Allie miró más allá de Tory, a donde Ash estaba sobre la mesa de tratamiento, con una sábana hasta el pecho. Sus hombros estaban desnudos y se veía que un hombro estaba oscurecido por el inicio de un gran hematoma. Su mejilla estaba raspada y todavía sangrando. La mirada de Ash Walker patinó sobre la cara de Allie, antes de pasar a Flynn. Luego cerró lentamente los ojos y volvió la cara. Tory dijo: "Te puedo dar un minuto, pero no más". "No quiero interferir", dijo con suavidad. Estaba claro que Ash no quería que la viera. "Sólo quería estar segura de que estaba todo bien ". "Todo se ve bien hasta ahora." "Eso es todo lo que necesitaba saber", dijo. "No voy a quitarte tiempo. Ya nos íbamos ". Rica dio un paso atrás y admiró las cinco nuevas pinturas que acababa de colgar, en la exhibición prominente de la galería. Había colocado el trabajo principal, un x 5 pies 4 impresionista de un paisaje urbano que parecía ser a la vez etéreo y siniestro, ocupando media pared, en frente de la ventana de vidrio, a nivel de calle que sería atractivo para los transeúntes. "¿Qué piensas?" Preguntó Caroline Clark. "Creo que debería reconsiderar mi de carrera. Dios, es tan impresionante." Caroline negó con la cabeza, su largo pelo rubio le llegaba hasta los hombros se movió alrededor de sus mejillas, dándole un aspecto inocente, dulce y seductor al mismo tiempo. Sus apretados negro hip- hugger pantalones y camisa de manga corta de color rojo, habían sido objeto de las miradas durante todo el día. Rica había visto al menos a cuatro personas y mujeres mirándola, pero la joven era completamente ajena a sus miradas. La banda de plata fina en su dedo anular izquierdo era más que una joya, y Rica encontró su completa falta de astucia y refrescante desgarradoramente licita. "Renunciar a la pintura? ¿En serio? ", Dijo Rica, llevando el lienzo definitivo, que tenía la intención de colocar en la pared lateral opuesta, a la que estaba mostrando las obras presentadas. Colgó el paisaje, que representa una franja de tierra, dunas de barrido, y varias chozas destartaladas con vistas a un mar tormentoso, y dio un paso atrás para admirarlo. La escena, cautivaba por su pureza de color y salvajes pinceladas. Rica sintió el viento contra su cara, y notó el sabor del agua salada con sólo mirarlo. "Bueno, no estoy segura de que deba vender este. En diez años, podría ser capaz de retirarme con él". Caroline se quedó sin aliento. "Eso es mío." "Sin duda, es, y espero que haya más de donde éste vino. Me encanta. " "¿En serio? ¿En serio? " Rica deslizó su brazo alrededor de los hombros de Caroline y le dio un abrazo. "Cariño, es fenomenal. Sé que sólo lo trajiste para que lo viera, pero no te importa si lo expongo, ¿verdad? " "Importarme? Oh, Dios mío! Oh, no puedo esperar para contárselo a Bri!" Le lanzó los brazos alrededor del cuello de Rica y la abrazó con exuberancia. "Eres la mejor. Te quiero. Te quiero. " Riendo, Rica le devolvió el abrazo. Se apoyó en la tienda, en frente de la galería, bebiendo café de un vaso de papel, viéndolas a través de la ventana frontal. Verlas acariciarse los pechos-moldeados juntos, sus caderas presionando, separando, pulsando de nuevo le hicieron desear que estuvieran desnudas. Imaginarse a las dos mujeres lo excitaba. Le gustaba verlas en

videos, el pelo largo barriendo pechos y vientres blandos. Le gustaba imaginar que una de las mujeres era su igual, y él se acariciaba a sí mismo, esperando su momento. Al final, ella se convertiría en su objeto de deseo, abriría los brazos hacia él, y le rogaría que le diera lo que realmente necesitaba. Las fotos en las revistas no eran tan satisfactorias como los videos, y los videos no podían acercarse a él, de la forma emocionante que era verlas en persona. Sonriendo, pensó en seguirla a su casa. Tal vez dejaría la luz encendida de su habitación. Deslizó una mano en su bolsillo y tocó el cuadrado de seda roja que había cortado de la camisa. Lo frotó hacia arriba y hacia abajo dentro de su bolsillo, sobre la cresta de su erección. La primera vez que la había visto, se había corrido tan fuerte que ni se preocupó de que alguien pudiera haberle visto u oído. Había apenas se había podido contener, pero ahora que estaba contento de verla. Al verla, se imaginó las diferentes formas en que la tocaría y saborearía, estaba demostrando ser mucho más satisfactorio de lo que había pensado. Y allí no estaban todos los demás, para divertirse con todas las mujeres bonitas. Sus amigos. Todo para él. De repente, una figura invadió su línea de visión, avanzando rápidamente hacia la puerta principal de la galería. Dio un paso atrás en las sombras, y se volvió a apretar su polla. Era otra de ellas. Había estado tan concentrado en ella, que no la había visto llegar. Eran todas iguales. Ellas profanaban lo que era legítimamente suyo. Tal vez no tardaría en obtener su placer. Tal vez había llegado el momento de tomar a una de ellas. La campana sobre la puerta sonó, y Bri entró en la galería. Se detuvo abruptamente con las manos en las caderas, ladeó cabeza y gruñó, "¡Hey! ¿Qué me estoy perdiendo aquí?" Caroline miró por encima del hombro, todavía con sus brazos alrededor de la cintura de Rica. "Hola, cariño." Señaló con la cabeza hacia la pared. "¡Mira!" Bri siguió su mirada y sonrió. "Oh, sí. ¿Qué te dije? " Abrió los brazos y Caroline se arrojó a ella. Riendo, la besó, y deslizó sus manos por su espalda para acariciar su trasero. Caroline la rodeó con sus brazos el cuello y enganchó detrás de sus talones la pierna de Bri. Interrumpió el beso después de medio minuto y le susurró al oído:

"Vas a ser famosa, nena. Sólo tienes que esperar y ver. " "No me preocupo por eso", dijo Caroline. "Sólo quiero que estés orgullosa de mí ". Le acarició el cuello. "Siempre, nena. Siempre ". Rica rió, preguntándose si debía separarlas o simplemente cobrar entrada. "Hola, Bri." "Hey, Rica." De mala gana, aflojó su agarre sobre Caroline, quien se apartó unos centímetros y metió la mano en el bolsillo trasero de Bri, agarrándole el culo. "Ella es muy buena, ¿eh?" "Realmente lo es." "Bien, bien", protestó Caroline. "Ya es suficiente. ¿Qué haces aquí, cariño? Pensé que me nos veríamos para la cena ". "Me gustaría, pero Allie y Ash quedaron atrapadas en un derrumbe de un edificio esta tarde. Vengo de la clínica. " "¿Están bien?" Caroline preguntó con ansiedad. "Si. Las dos van estar bien. " "¿Había alguien más con ellas", preguntó Rica. "Está Carter bien? No he sabido nada de ella, en toda la tarde. " "Probablemente estará todavía asegurando la escena. Ella está bien." Miró la hora, y luego dijo en tono de disculpa: "Debemos irnos, nena. Yo, uh, necesito hablar contigo antes de empezar mi turno". Caroline preguntó a Rica, "¿Me necesitas para ayudar a cerrar arriba o algo? " "No. Adelante. Gracias por echarme una mano para estas pinturas." Rica apagó las luces en la parte delantera del galería. "Yo también me iré enseguida." Caroline le dio un beso en la mejilla. "Gracias de nuevo. Me has hecho muy feliz ". "Te lo mereces." Rica la abrazó. "Ahora vete, antes de Bri nos diga algo. De la forma en que te mira, creo que será mejor que os vayáis directamente a casa ". "Tranquila, siempre me mira de esa manera," Confió con una pequeña sonrisa.

"Suerte la tuya". Rica rió. "¡Fuera de aquí, las dos." Rica sostuvo la puerta para ellas, sin dejar de sonreír mientras las jóvenes salían abrazadas. Las miró, preguntándose lo que hubiera pasado si hubiera conocido a Carter, con esa edad. Su padre le había dejado claro, cuando era una adolescente, que él esperaba que ella se casara, de preferencia con algún hombre de su elección. Se estremeció, pensando en Lorenzo Brassi, sus oscuros ojos hambrientos, devorándola, como si ya fuera suya. Pero Enzo se había ido, y ella tenía a Carter. Se habría enamorado de ella a cualquier edad, y ese pensamiento fue suficiente para ella. Cerró la puerta y se fue en busca de su teléfono, sin saber por qué, de repente, se sentía tan inquieta. Lo único que sabía era que necesitaba escuchar la voz de Carter. "Está fuera?" Caroline preguntó en voz baja, cayendo bruscamente hacia el lado de la cama. Juntó las manos sobre el regazo y miró a Bri. Asintió con la cabeza, odiando el temblor de miedo que escuchó en la voz de Carre, aunque ésta se esforzaba por ocultarlo. "No sabemos que está aquí, nena. ¿De acuerdo? Sólo tienes que tener cuidado. No andar sola por la noche. Asegúrate de que las puertas están bien cerradas. Mantén el teléfono contigo todo el tiempo, incluso cuando estés en casa. " "¿Qué hay de ti? ¿Vas a estar bien? " "Hey," dijo Bri, poniendo una arrogancia en su voz. "Soy policía, nena. No tienes que preocuparte por mí. " Caroline se rió y negó con la cabeza. "Eres tan dura." Palmeó la cama junto a ella. "Ven aquí y abrázame unos pocos minutos ". Bri cubrió la distancia en un segundo. Se estiró en la parte superior de la cama y atrajo Carre en sus brazos. "Todo va a estar bien, nena. Reese lo encontrará, si viene por aquí.” Le frotó la mano hacia atrás y hacia adelante sobre el pecho de Bri. "Vas a tener cuidado, ¿no? Incluso aunque seas una gran policía dura? " "Cuenta con ello." "Y como usted ha dicho, podría ser que no esté aquí, ¿no?" "Eso eso." Bri apretó su abrazo, deseando poder estar allí para el resto de la noche. Ella lo sentía. Estaba en alguna parte, ella lo sabía. CAPÍTULO CATORCE “Gira aquí ", dijo Allie, indicando a una calle estrecha de un solo sentido, cerca del centro de la ciudad, entre Comercial y Bradford. "Vivo hacia la mitad de la calle. Antes tenía alquilado un piso en Wellfleet, pero desde aquí puedo ir al trabajo andando ". "Yo sé lo que quieres decir. Una de las ventajas de la vida en un pueblo pequeño ". Flynn giró su Jeep Wrangler hacia el pequeño aparcamiento para tres coches, en frente a una cada, con una valla de madera, de dos metros de privacidad. Había ido con uno de sus compañeros a recoger su coche, para poder llevar a Allie a su casa, desde la clínica. "El apartamento da a la parte trasera." Allie metiendo las llaves en una puerta que daba un patio pequeño. Una de las cosas que amaba sobre su apartamento, era que tenía su propia entrada, y nadie tenía que verla entrar o salir. Si llevaba mujeres a casa, no era interés de nadie. No es que hubiera habido muchas. Si lo pensaba bien, no había estado con nadie en los seis meses que llevaba viviendo allí. Durante el verano, siempre había ido al apartamento de Deo, y antes de Deo, en su mayoría solía ir a las viviendas de sus parejas. Ahora estaba trayendo a Flynn a casa, y estaba nerviosa. Nunca se había puesto nerviosa con ninguna mujer. Abrió la puerta que daba a la cocina y entraron. Flynn miró a su alrededor, después de que Allie encendiera la luz. "Esto es muy bonito." Deslizó sus manos en los bolsillos traseros de sus pantalones de uniforme azul marino. "Quieres que te prepare algo? Tea? Otra bebida, tal vez? " "¿Sabes qué?", Dijo Allie. "Estoy sucia y me vendría bien un ducha. Después de eso, una cerveza, creo. ¿Te importa servirte tu misma?" Señaló la puerta opuesta a la que entró "La sala de estar es por allí. Sólo tardaré unos pocos minutos ". "Hey. Tómate tu tiempo ". "Gracias." Allie la besó en la mejilla. "Ya vuelvo". Se duchó y se lavó el pelo, entonces vestida con unos pantalones flojos de cordón y un jersey de canalé blanco, volvió junto a su amiga. Descalza, caminó hacia la sala. Flynn se había tumbado en el sofá y estaba mirando un catálogo de Victoria Secret apoyado sobre su pecho. Allie se echó a reír. "Buscando ropa interior?" Flynn se volvió hacia ella, balanceando su botella de cerveza en el muslo y marcando

con un dedo el catálogo. Sonrió perezosamente. "Sólo miraba a las chicas." Se sentó en el borde del sofá, con su cadera contra la de Flynn. Podía verse a sí misma, extendida a su lado, acurrucándose junto a ella. Se veía desabrochando la camisa de Flynn, con su logotipo de la EMT en la manga, y deslizando su mano en el interior. Podía verse a sí misma haciendo un montón de cosas. Las imágenes de su mente hicieron que su cuerpo se volviera cálido y líquido. Pero no se movió. "¿Cómo es que no tienes novia? ". La sonrisa de Flynn parpadeó y desapareció. "Lo siento", dijo al instante. "No fue mi intención. Ha sido un pregunta muy personal." "No es eso lo que estamos haciendo?", Dijo Flynn en voz baja. "Cosas personales? " "No lo sé. No estoy segura de lo que estoy haciendo esta noche." Se echó a reír temblorosa y empujó el pelo húmedo de su cara. "Pero hablaba en serio, eres especial ". Flynn se sentó y dio unas palmaditas en el sofá junto a ella. "Inclínate hacia atrás y relajarse. Se supone que debes estar tomando las cosas con calma ". Hizo una mueca, pero se acomodó y enroscó las piernas bajo ella. Flynn puso su brazo alrededor de ella. Era cómoda. Estaba cansada y le dolía el cuerpo. Estar junto a Flynn le hacía sentirse bien. Le acarició el muslo, recordando cómo sería tener esos músculos duros presionando firmemente entre sus piernas. "No he tenido mucho tiempo para conseguir una novia, en serio," Flynn dijo después de un tiempo. "Antes de ser paramédico, fui a la escuela en Cambridge ". "¿Qué? No hay chicas en Harvard? "Allie bromeó. Flynn sonrió. "Había unas cuantas chicas, pero ninguna de ellas estaba interesada en mí." Allie resopló. "Me resulta difícil de creer." "No fui a Harvard, me fui a un lugar llamado EDS. Episcopal Divinity School. Soy sacerdote ". "Mierda", murmuró, a continuación, se llevó la mano a la boca. "Oh, lo siento. No debería haber dicho-" Flynn la agarró de la muñeca y la apartó de su rostro. "Ahora ya sabes por qué no hablo mucho en eso. Es una especie de asesino en una cita". "Entonces, ¿qué estás haciendo aquí? Por qué no estás en una iglesia o algo así? " "Es una larga historia. Yo fui, pero nunca he ministrado. Me di cuenta que no tenía la vocación, y creo que eso es realmente necesario. Así que fui en otra dirección ". "Wow." "Supongo que ahora ya no piensas que soy tan sexy", dijo Flynn suavemente. Se removió en el sofá y agarró las dos manos de Flynn. "Te equivocas. Estás totalmente equivocada. Igual suena un poco pervertido, pero creo que incluso eres más sexy ahora ". La cara de Flynn se relajó y se echó a reír. Cuidadosamente, la acercó a su regazo y envolvió sus brazos alrededor de ella. Le besó el cuello. "No estás asustada?" "No soy muy religiosa. Aunque tengo curiosidad. " "Lo dije en serio, cuando dije que es una larga historia. En otro momento, tal vez ". Le mordisqueó suavemente un punto debajo de la oreja. "Está bien", coincidió Allie. Habría insistido, pero Flynn no parecía ansiosa por hablar de ello, y su la boca le estaba haciendo cosas muy peligrosas a su cerebro. Lo estaba fundiendo. Sus besos se volvían como picaduras de dulces, y los pezones de Allie empezaron a sentir un hormigueo. Lo siguiente sería su clítoris, y no quería ir allí. No esta noche. "De hecho, no soy nada religiosa. No estoy segura de entenderlo realmente." "Uh-uh," murmuró Flynn. "Tú no eres virgen, ¿verdad?" Flynn inclinó la cabeza hacia atrás y la miró a los ojos. "Los sacerdotes Episcopales no hacen voto de celibato. Y he tenido un par de años para ponerse al día de lo que me había perdido durante el tiempo que estuve en el seminario ". "Oh bien", susurró, retorciéndose en el regazo de Flynn, mientras ésta acariciaba su mejilla contra el pecho de Allie, haciendo que su pezón se endureciera bajo el fino algodón. "Oh mierda, que se siente bien. Lo siento, lo siento, no puedo pensar cuando haces eso ". "No te disculpes. Jurar no me molesta ". El cálido aliento de Flynn se paseaba sobre su pecho a través de su camisa. Su pechos

estaban a punto de estallar y no podía dejar de presionar su pezón contra la boca de Flynn. Cuando obedientemente lo mordió, Allie gimió suavemente. "Dios, Flynn, eso me excita mucho." Con un gemido, soltó el pezón de Allie y se dejó caer contra el sofá. "Todo lo que tengo que hacer es darte un beso y me olvido de todo. Como el hecho de que estás magullada y dolorida. Lo siento ". "En cualquier otro momento, me parece bien." Allie se inclinó y la besó, lenta y delicadamente. Cuando se retiró, estaba jadeando y ojos de Flynn vidriosos. "Odio decir esto, pero realmente creo que no deberíamos acostarnos. Estoy un poco nerviosa por todo lo que ha pasado a lo largo del día" "Lo sé, y estoy bien con eso, de verdad." Vaciló Flynn. "Si no te importa, te agradecería si no mencionas nada sobre lo que te he contado". "No lo haré. Te lo prometo. "Suspiró Allie. Flynn ayudó a Allie a levantarse, luego le puso los brazos alrededor y le susurró, "¿Puedo hacer algo antes de que me vaya?" "Oh, ya has hecho suficiente. Gracias, Flynn. " la acompañó a la puerta y le dio otro beso de buenas noches. Flynn lo recibió de buena gana, acariciando su espalda y su culo, pero sin presionar por nada más que el beso. El cuerpo de Allie latía en todas partes, en el momento en que rompió el beso. "Tienes que salir de aquí", dijo Nita, apoyándose en la puerta de la oficina de Tory. "Sólo tenías que trabajar medio día, ¿recuerdas? " "¿Acaso Ashley Walker no necesitas ser cuidada?" Tory preguntó cansinamente. "Sí. Uno de los oficiales de Reese vine a llevarla a casa. En realidad, te ves mejor. Yo me encargo del gráfico ". "Te lo agradezco. Reese ha ido a recoger a la niña hace un rato, y me gustaría llegar a casa antes de que se vaya a dormir. Han sido un largo par de semanas sin ella ". "Vamos, vete". "¿Puedes venir un momento y cerrar la puerta?" Tory había estado intentando no pensar en su mujer, mientras cuidaba de las dos oficinales heridas, pero ya no podía dejar de preocuparse por más tiempo. "¿Qué piensas usted acerca de Reese?" "No puedes dejarlo pasar verdad?", dijo Nita suavemente, sentándose en una de las

sillas frente al escritorio de Tory. Cruzó las piernas, cubrió con un brazo sus rodillas, se inclinó hacia adelante, y con el rostro serio y compasivo dijo. "Le dije que quería hacerle un TAC sólo para estar segura de que no se trataba de nada importante que pudiera estar actuando como un foco epiléptico. Sally le ha extraído sangre para la química de rutina y también un panel de endocrino. Hasta que no tenga los resultados, todo lo que diga, sería prematuro y posiblemente inexacto ". "Muy bien. Me has dado la respuesta segura ", dijo Tory uniformemente. "Ahora dime lo que dice tu instinto." "Creo que es posiblemente la mujer más increíble que he conocido." Tory se rió. "Adulador". "Lo digo en serio", dijo Nita, sonriendo, "y sabes muy bien lo que siento por Deo ". "Sí, fui testigo del cortejo, lo recuerdo." "Y yo sabes que ya no tengo secretos." Se sonrojó. "Además de todos sus atributos obvios, psicológicamente Reese es realmente notable. Y inusual. Ya lo sabes, ¿verdad?” "Me ha echado a perder", dijo Tory suavemente. "Cuando la conocí, no creía en el amor.

Ya sabes ese tipo de amor que cambia tu vida. Ese tipo que

suspiró. "Y entonces, allí estaba ella. Así que

clara de mente, tan completamente centrada en mí. Me dio todo lo que siempre quise y me permite querer más." Cruzó las manos sobre el escritorio y la miró con los dedos entrelazados. "Y me complace enormemente cómo me hace sentir. ¡Qué maravillosa que me hace sentir. Tal vez le he pedido demasiado todo este tiempo ". "Oh vamos ", murmuró Nita. "Voy a intentar decirte lo que veo, aunque sólo os conozco desde hace poco tiempo. No creo que seas egoísta, me refiero a lo de entregarse a sí mismo y tomar ventaja de ella. Eso es lo que quieres decir, ¿no es así? " "Puede ser. Supongo que sí. "Tory estaba enferma al pensar que Reese la necesitaba y que había tenido miedo de decírselo. Pensando que no había dado a su mujer lo que necesitaba, cuando había vuelto a casa tan herida. Que se había permitido creer que era lo suficientemente fuerte como para manejar cualquier cosa que le pasara porque era fuerte.

bueno, ya sabes." Tory

maldita sea es perfecta. Tan fuerte, tan

"Reese es la persona más honesta que he conocido", Nita dijo. "Le hice algunas preguntas muy puntiagudas, y hablamos algunas cosas bastante aterradoras. O lo que

sería aterrador para la mayoría de las personas. En mi opinión, no tiene miedo, no está ansiosa, no es psicológicamente frágil. Es casi tan fuerte como crees que es. " Tory se enderezó. "No crees que tenga trastorno de estrés postraumático?" "Creo que está mostrando reacciones completamente normales, humanas tras una experiencia horrible. Un trauma psíquico leve que se está curando. Ella misma dijo que sus pesadillas son cada vez menores. Hace pensar que está mejorando ".

"Sí. Pero si no es eso

apretaba alrededor de su corazón. Por un segundo, no podía tomar aliento. "¿Crees

que

"No, no", dijo Nita rápidamente, sacudiendo la cabeza. "Dios, sabía que debíamos esperar hasta tener los resultados-"

"Lo siento. Estoy bien. En serio. Quiero

"Está bien

realmente complicada, y es también muy simple. Funciona en dos niveles, por lo que yo puedo decir. Tu misma has dicho que es un infante de marina, y que va mucho más allá de una descripción de trabajo. Es parte de su psique, un arraigo a la hora de asumir la responsabilidad por los demás. Es la mentalidad de un soldado. Tiene que ser el sheriff ahora, tanto como necesitaba ser un marine antes. Es su propósito. " "Lo sé. Me di cuenta de que poco después de conocernos, y por difícil que sea, nunca le pido que cambie ". Nita asintió. "Y luego está la parte más grande de ella. Esa parte está demasiado cerca para ser vista. La parte en la que ella es vulnerable. Y eso eres tú ". "Yo?." "La única vez que me dio una respuesta, estando totalmente tranquila y controlada, fue cuando estábamos hablando de ti. Cualquier cosa que le afecta, su salud mental o física es debido a su talón de Aquiles ". Nita vaciló. "¿Qué? Qué es lo que no me estás diciendo? " "Su presión arterial se disparó a dos y media de sistólica en un punto. Pasó cuando estábamos hablando de ti. " "A dos y media", susurró Tory. "Dios, Nita. Podía estar corriendo a ese nivel ". "Si ella no tuviera esa excelente condición física, estaría mucho más preocupada." Nita mantuvo su mirada fija en su socia. "No estoy diciendo que no sea algo por lo que preocuparse, pero necesitamos más información antes de entrar en pánico ". "¿Qué recomiendas?" En ese momento, ni siquiera podía empezar a pensar como un médico. Todo lo que podía imaginar era que algo le estaba pasando a Reese. Vio sus manos temblando, pero no las podía sentir. Sus labios se estremecieron, pero cuando se pasó la lengua por encima de ellos, se sentían como madera. El cuarto se oscureció y se preguntó si alguien había apagado las luces en la clínica. La voz de Nita venía de muy lejos "Tory". "Tory, pon la cabeza hacia abajo ". Sintió los dedos en la parte posterior de su cuello, masajeándola suavemente. Respiró hondo y lentamente se dio cuenta de que tenía la mejilla apoyada contra su escritorio. Se incorporó. "Lo siento. No lo sé lo que pasó ". Nita se sentó de nuevo, con una expresión comprensiva. "Sabes, Reese no es la única susceptible de trastorno de estrés postraumático. Habéis estado las dos bajo mucho estrés. Estás agotada ". "Estoy bien", dijo rápidamente. "No he estado durmiendo bien últimamente, y la pierna me está molestando." Vio las cejas de Nita levantarse casi imperceptiblemente. "Y, de acuerdo, estoy aterrorizada de que algo le pueda pasar ". "Bueno, entonces yo diría que las dos estáis perfectamente sincronizadas. En lo que respecta a Reese, recomiendo que se use un monitor cardiaco y un sensor para la presión sanguínea transdérmica, durante veinticuatro horas." Señaló con el dedo a Tory. "Y es necesario dejar claro que quiero ser responsable de ella. Deja que yo me ocupe de ella. Y confía en mí ". "Muy bien." Tory sonrió débilmente. "Voy a intentarlo. Me haré. " "Díle que venga mañana y lo pondré todo en marcha. Ahora ve casa y recuerda tu promesa. " "Sí, señora". Tory miró la pila de cartas e informes, en su escritorio, que todavía tenía que revisar, y decidió que nada era más importante en ese momento de Reese. Se repitió su promesa

"el pecho de Tory se apretó como si una enorme mano se

has encontrado algo físico?"

necesito escuchar esto. Por favor ".

ten paciencia conmigo mientras trato de poner esto en palabras. Reese es

de permitir manejar a Nita las cosas, durante todo el camino a casa, y cuando entró en la casa, lo primero que vio fue a Reese tumbada en el sofá con Reggie posada en su pecho. Jedi, roncaba en el suelo junto el sofá. Tory se prometió lo único que haría esa noche sería disfrutar de su familia. "Hola", dijo Reese, con una amplia sonrisa persiguiendo las sombras de sus ojos. "Mira lo que encontré." Reggie gritó y levantó los brazos. Tory dejó su chaqueta y la cartera, sin miramientos, en una pila en el suelo y recogió a su hija. Aspiró el leve olor a champú de bebé y a albaricoque, y pensó que nunca había olido algo tan hermoso. "Hola, hola, hola. Mira quién está en casa! " Reese hizo sitio en el sofá y Tory se sentó a su lado. Reggie inmediatamente exigió bajar y Tory la dejó en el suelo. Mirando a Reggie con un ojo, se acercó más a Reese, le pasó un brazo alrededor de su cintura y la besó. "Hola, cariño. Te he echado de menos". "Me alegro de que estés en casa," murmuró al oído-. "Tienes hambre? Vamos a hacer perros calientes ". "Son casi las nueve," reprendió Tory. "Ella debe estar en la cama." "Pero tenemos hambre." "Hambre", Reggie confirmó con un grito feliz. Riendo, y sintiendo el cansancio alejarse, como una capa no deseada en una mañana de primavera, se levantó y tiró de Reese con ella. "Entonces tú cocinas." Reese se inclinó y arrancó a Reggie con un brazo, y el otro lo posó sobre los hombros de Tory. "Tomar un asiento en el mostrador, coloca la pierna, y se prepárate para ser cuidada. " "Te quiero," se rió, sorprendida de lo fácil que era vivir en este momento, cuando ella tenía todo lo que necesitaba. Allie se dio la vuelta y miró el reloj. Diez y media. No podía dormir a pesar de que estaba cansada. Todos los músculos y los huesos de su cuerpo le dolían. Cerró los ojos y se concentró en la suavidad de los labios de Flynn, el calor de su boca, el suave tirón de los dedos sobre sus pechos. Cuando comenzó a emocionarse, tocó a sí misma y al instante, la imágenes la destrozaron. Maldiciendo por dentro, se dejó caer sobre su espalda y se quedó mirando el techo. Nubes y luna era lo que veía sobre su techo. Pensó en las flores que había visto a lo largo del camino, a la habitación de Ash, esa la tarde. Esa tarde parecía muy lejana. Una imagen de la contusión en el hombro de Ash, mientras yacía en el mesa de tratamiento, hizo clic en su mente. Recordaba el destello caliente de los ojos de la investigadora, cuando había mirado el edificio incendiado, justo antes de que hubiera caído. Justo antes de que ella había caído y desapareció. Allie se sacudió con la espalda recta en la cama, agarrando la sábana con tanta fuerza que los dedos le dolían. Los ojos de Ash estaban tan vacíos, cuando ella las había visto juntas en la clínica. Dios, Flynn. No podía pensar en Flynn en estos momentos. Cogió el teléfono de la mesita de noche, marcó el número de Ash de la memoria. Unos segundos más tarde, su llamada saltó al correo de voz. Debe estar en casa. ¿Qué pasaría si algo ha salido mal? ¿Y si todavía estaba en la clínica? A toda prisa, marcó el número de la clínica. Tres tonos. Cuatro tonos. El contestador automático saltó. Tirando de las sábanas a un lado, saltó de la cama y se vistió rápidamente con unos vaqueros y un suéter suéter de algodón, sin molestarse siquiera en ponerse la ropa interior. Cogió sus llaves y salió a toda prisa, antes de tener tiempo de pensarlo dos veces. Cinco minutos más tarde, se detuvo delante de la Corona. Un minuto después llamó a la puerta de Ash. "Ash?" Ella dijo suavemente. "Ash, soy Allie. ¿Estás ahí? Ash? " Probó el pomo. La puerta estaba cerrada con llave. La habitación estaba a oscuras. Tal vez Ash estaba con una mujer. La de anoche. Tal vez estaba adentro, herida. Tal vez La puerta se abrió y Ash la miró fijamente. Iba descalza, en pantalones sueltos de color azul marino con una camiseta blanca de cuello en V. La única luz provenía de los reflejos de los aleros de los edificios que rodeaban el patio. A pensar de la tenue luz, Allie podía ver la inutilidad en el blanco de los ojos de Ash. Parecía herida. Parecía derrotada. "No podía dormir," susurró Allie. "Maldita sea, Ash. No podía dormir ". Ashley abrió más la puerta. "Yo tampoco" CAPÍTULO QUINCE

Allie la siguió dentro y se quedó en la oscuridad, preguntándose qué hacer a

continuación. Después de unos segundos, Ash encendió una lámpara en la sala de estar. Miró a Allie inquisitivamente, como si esperara alguna explicación. La joven no sabía qué decir, viendo a su ex amante pálida y demacrada, como si que hubiera estado enferma durante mucho tiempo. La vio ponerse de pie torpemente, claramente dolorida en su cadera izquierda. Apenas podía soportar verla así.

"No sé por qué estoy aquí, exactamente", dijo Allie con suavidad. "Supongo

preocupada por ti. " "Estoy bien," dijo con voz ronca. "Te ves horrible." Sonrió ladeando la cabeza. "tu tampoco tienes muy buena pinta". "Tonterías," protestó la joven, devolviéndole la sonrisa. "Es cierto." Estaba agradecida por esas pequeñas bromas, que rebajaban la tensión que llenaba la distancia entre ellas, con una pesadez que le dolía en su interior. Muchas veces, las mujeres la habían decepcionado. Había sido una locura enamorarse de Bri, y probablemente aún lo estaba, poco más, en algún lugar muy dentro. Pero su compañera y amiga, estaba totalmente enamorada de Caroline. Podría haberse colgado de Deo, hubiera sido muy fácil, pero ninguna de las dos estaba en el momento adecuado para que se dieran tales circunstancias, y no habría funcionado. Luego aquella otra chica también, justo después de la escuela secundaria, había sido especial, pero luego había cambiado. Le dolía aún, un poquito, por todas ellas y lo que podría haber sido, pero todas ellas le habían robado una pedazo de su corazón. Ash había ido la que más había herido su corazón, y tal vez por ello estaba tan enfadada. Se sentía como si tratara de recuperar ese pedazo de su corazón que necesitaba volver a sentir. Tal vez sólo tenía que cortar cualquier conexión invisible, que aún las mantenía atadas la una a la otra, a pesar del tiempo, la distancia y el dolor. Pero no ahora, no esta noche. "Vuelve a la cama. No deberías haber salido de la clínica en mitad de la noche ". "No estaba durmiendo", dijo. Había estado despierta pensando en la joven, que ahora tenía delante. Mitad preocupada y mitad loca de celos. Preocupada por si estaba más herida de lo que parecía, y medio loca de celos, pensando en que otra persona la estaba cuidando. No importaba cuántas veces se recordara que la joven ya no la necesitaba, no podía detener el deseo de verla, de estar cerca, de cuidarla. "¿Puedo ofrecerte algo?" Allie le preguntó con suavidad. "Medicina o algo así? " Se secó el sudor que había surgido de repente en su frente, a pesar de que la habitación estaba fría. "Ya he tomado una aspirina, antes". "Está bien, está bien." No podía esperar y ver su lucha por mantenerse en pie por más tiempo. Se acercó a través del cuarto y puso un brazo alrededor de su cintura. "Tienes que acostarte. Ahora ". Se tensó, su carne quemada bajo los dedos de Allie. Sintiendo la curva de los senos de Allie presionada contra ella, a pesar de estar dolorida y agotada, se despertó al instante. Intentó alejarse, pero la joven la abrazó con más fuerza. "No puedes estar aquí, Allie," susurró Ash. "Ya estoy aquí. Déjame ayudarte y luego me iré ". Cedió porque no era lo suficientemente fuerte como para resistirse. Porque olía tan bien, se sentía tan bien. Entraron juntas en el contiguo dormitorio, y Ash lentamente se sentó en la cama. Allie desapareció y ésta pensó que se iba. Esperó escuchar el sonido de la puerta al cerrarse. Entonces volvió a aparecer con un vaso de agua y lo puso a su lado. "¿ Tory te dio pastillas?" "Una receta", admitió. "Pero no las he recogido." Allie metió las manos en las caderas. "En realidad, Ash. ¿Tienes que ser siempre tan tozuda? "

"Eso parece." Se encogió de hombros, pero cortó en seco ante el dolor que le sobrevino. "No quiero tomar ese tipo de medicamentos. Sé que está mal, pero ya se me pasará. No estoy tan mal ". "Eso no es decir mucho." Se dio la vuelta y entró en el cuarto de baño. Unos segundos más tarde regresó y colocó cuatro aspirinas junto al vaso de agua. "Dos si te despiertas durante la noche, y dos por la mañana. ¿De acuerdo? " "¿Cómo te sientes?" Allie hizo un balance y, para su sorpresa, se sintió mejor de lo que pensaba. Los puntos

Estoy

de sutura, en su pierna, le dolían cada vez que se movía, y su manos ardían por los muchos cortes pequeños en las palmas de las manos, pero la horrible tensión que había sentido en el momento del accidente ya había pasado. Sabía que Ash iba a estar bien, y

eso era todo lo que necesitaba saber por el momento. "No soy la que cayó a través de la piso ". "Por favor, no me lo recuerdes." "Lo siento", dijo con suavidad. "Fue mi culpa." "Eso no es cierto." Comenzó a impulsarse con los codos, pero gimió y cayó sobre las almohadas. "¿Podrías relajarte?" Allie se rompió.

"Sí, está bien, está bien

Podría haber puesto mi pie en el suelo, en el lugar equivocado, y tú podrías haber caído. La verdad es que no debería haberte dejado venir conmigo. Todo fue por mi culpa". "Mira, Walker, puedo asumir la responsabilidad por mí misma. Insistí en ir todo el

tiempo. Estaba allí para hacer mi trabajo, al igual que tu. Metí la pata

Apartó la mirada, horrorizada al sentir las lágrimas que salían sin poder contenerlas. Parpadeó rápidamente hasta que las obligó a regresar. "Dejé que lo personal interfiriera en mi trabajo. Lo siento mucho ". Haciendo caso omiso al dolor de su cuerpo, Ash se sentó, dispuesta a no presentarse como una víctima, cuando la joven estaba tomando toda la culpa de su lesión. "Nadie puede controlarlo todo, dejar las cosas importantes al margen, incluso cuando estamos trabajando. Todo el mundo lleva equipaje personal, todo el tiempo ". Sacudió la cabeza vigorosamente. "Reese no lo hace." Ash puso los ojos en blanco. "Oh, por el amor de Cristo. Ninguna de nosotras jamás podrá ser como Reese Conlon ". "Sí, es verdad", dijo , riendo a pesar de su miseria. "Está bien, mal ejemplo. Pero debí haberlo manejado mejor. " "Así que la próxima vez que lo haré. La próxima vez mantendré un ojo por donde estés caminando". "La próxima vez?" Se dejó caer sobre las almohadas, incapaz de mantenerse a sí misma por más tiempo. Suspiró. "Todavía tengo una docena de escenas importantes para evaluar. Pero estaba pensando en hacerlo yo sola. " "No," dijo Allie con vehemencia, con la secreta esperanza de que Reese le permitiera continuar con al investigación. Quería hacerlo. Les gustaba ese trabajo. Y tenía que reconocer que le gustaba trabajar con aquella mujer. Tal vez incluso podrían llegar a ser amigas, algún día. "Así que lo vamos a hacer mejor la próxima vez", dijo Ash. "Creo que podemos trabajar en ello." Allie vio que se estaba desvaneciendo. Sus párpados parpadearon y sus palabras comenzaron a balbucear. Ella quería quedarse. Sólo quería estar allí por si se despertaba. Por si necesitaba algo. Si le dolía. Se mordió el interior del labio, y se recordó a sí misma, todas las razones por las que aquello era una muy mala idea. "Me iré enseguida", dijo Allie con suavidad. "¿Quieres dormir?" "Lo voy a intentar." "No es suficiente, Walker. Prométemelo ". "Lo prometo", susurró Ash. Apagó la luz y cuando se inclinó, cometió el error de mirar a los ojos de Ash. Las pupilas oscuras eran cavernosas y su iris se había vuelto humo, como lo hacía cuando Ash anhelaba por ella. Se estremeció y se dio la vuelta para que la otra mujer no se diera cuenta de su reacción. "Buenas noches, Ash." Se alejó rápidamente, sin esperar contestar. "Dime que está dormida", dijo Tory cuando Reese entró en el dormitorio, desnudándose

mientras caminaba. "Los beneficios de un estómago lleno". Sonrió. Tory se recostó contra las almohadas con un suspiro. "Estoy muy contenta de ya esté en casa con nosotras, y más contenta de que esté dormida". Desnuda, Reese retiró las mantas y se deslizó bajo junto a Tory. Se volvió de lado y apoyó la cabeza en su codo. Acariciando ligeramente hacia arriba y hacia abajo el brazo de Tory, dijo: "¿Cansada?" "Cariño," murmuró Tory ", mi corazón está dispuesto, pero el cuerpo Reese se echó a reír. "No estaba hablando de eso. Estaba hablando de hablar ".

puedo entender esto. La situación podría han sido al revés.

totalmente."

"

"¿Por qué? ¿Pasa algo malo?" Se dio la vuelta para mirarla, pasando un brazo alrededor de la cintura de Reese. "No hay nada de malo en absoluto. Pero esta mañana, no terminamos de hablar sobre el tema del bebé. " "Oh. Eso ". "Uh-huh." No estaba exactamente segura de lo que iba a decir, pero no podía pasar por alto lo importante que era para Tory. "Me tomaste por sorpresa.". "Lo siento, igual no fue el mejor momento para comentarlo", dijo Tory en voz baja. Habían cambiado muchas cosas en el curso de un día. En este momento, lo más importante era determinar si Reese tenía alguna enfermedad física grave, y ayudarla en lo que necesitara. El tema del nuevo bebé de pronto bajó de su lista de prioridades. "Casi mejor lo dejamos para hablarlo en otro momento, cuando nuestra vida esté menos agitada ".

"Nuestra vida ahora no está más agitada de lo que estaba antes." Frunció el ceño. "O es que has cambiado de opinión?" "No," dijo Tory, sabiendo que se estaba evadiendo. No quería para asustarla con sus propios miedos. "¿Hablaste con Nita," dijo Reese rotundamente. "Le pedí que no hablara de nada contigo si yo no estaba delante. "

"No

los resultados todavía. Hablamos sólo de generalidades ". Resopló y se sentó en la cama, con las manos apretadas en su muslos. "Eres doctor, Tory. Vosotros no tenéis generalidades". "Lo siento. No era mi intención de invadir tu privacidad ". "No me importa mi privacidad. Esto te afecta, tanto como a mí. Es solo que

"¿Qué?" Tory preguntó en voz baja, se encrespaba más, y le apoyó la mano en el centro del pecho. "Es sólo qué, cariño?" Reese cubrió su mano y pasó un dedo lentamente por la muñeca de Tory. "No quiero que te preocupes."

"Cariño. Te quiero. Sabes que siempre me voy a preocupar

algo te hace daño o te preocupa ". "¿Qué te dijo Nita?" "De eso se trata", dijo. "Realmente nada. Tiene que esperar los resultados de las pruebas". "Algo ha tenido que ocurrir para que hayas decidido que no es el momento adecuado para quedarte embarazada ". "Sólo quiero que lidiar con una cosa a la vez." Reese sabía que debería estar aliviada por ello, pero no lo estaba. No quería que su mujer sacrificara cualquier cosa en su vida, por su culpa, y debía ser honesta con ella. Le tomó la mano. "Tengo que decirte algo." "Está bien." "No sé si quiero otro bebé." "Está bien", dijo Tory lentamente. "Eso es realmente una importante información." Suspiró. "No es lo que piensas. Estoy loca por Reggie. Creo que a Reggie le gustaría un hermano, pero-" "Eso está bien, cariño. No necesitas darme explicaciones. Para mí es suficiente-" "Tory". La atrajo suavemente en sus brazos. "Amor. Escúchame. Es solo que no me "

gusta la idea. La última vez, casi te mueres. No puedo

Reese recordó el viaje en ambulancia y toda aquella sangre, mientras los técnicos de emergencias médicas gritando los signos vitales de Tory por la radio, y ésta susurrando que eligieran el bebé, en caso de ser necesaria hacer la elección. Todavía podía sentir la ambulancia, a toda velocidad por las curvas, el fuerte sonido de las sirenas…. las

bombas estallaron, los hombres gritaban, y ella no podía hacer nada, impotente impotente para ayudarlos. Gimió suavemente. Tory sintió el corazón de Reese violentamente, bajo su mejilla, tan rápido que no podía contar las pulsaciones. El cuerpo de Reese se estremeció ligeramente por todas partes, como si una corriente eléctrica cursara bajo su piel. No dudaba que si le tomaba la presión arterial, en ese momento, estaría en la estratosfera. Se sentó, con su propio corazón acelerado, y llevó las dos manos de Reese entre las suyas. "Reese. Reese, mi amor, mírame. Estoy bien. Estás en casa conmigo, y las dos estamos bien. "

Quiero decir, sí, hablamos, pero no ha sido a tus espaldas. No tiene ninguno de

"

un poco

sobre todo si

"Lo siento," dijo triste. "Me dejé llevar por un minuto." "Lo sé." Deslizó sus dedos por el cabello de Reese. "Lo sé. Todo está bien ". "Lo siento." "No tienes nada que lamentar. Nada en absoluto. " Se movió más arriba en la cama, y invirtieron sus posiciones, aprovechando la cabeza de Reese en su hombro. Le acarició la espalda, esperando a que la respiración de Reese se tranquilizara, y su ritmo cardíaco para mantuviera el equilibrio. "Mejor?" "Sí." Cerró los ojos. "Sabes, cuando Ash cayó, yo estaba bien. Preocupada, pero está bien. " "¿Por qué no tratas de dormir un poco? Hablaremos de esto mañana ". "No me dejarás al margen verdad? Declararme no apta para trabajar? " "No, en absoluto." apretó su agarre. Nita le había dicho que era ella el talón de Aquiles de Reese ', y pensó que su socia podría estar en lo cierto. No estaba segura de lo que iba a hacer con eso, pero no quería agravar el problema. "No se ha mostrado ninguna evidencia por la que no puedas seguir trabajando. Y si en algún momento esto ocurriera, sé que pondrías estar detrás de un escritorio ". Reese se relajó. "Lo voy a resolver, Tory. Lo prometo. " "Oh, cariño. Lo sé. " La besó. "Vamos a trabajar en ello las dos juntas ". La ciudad era lo suficientemente pequeña, sólo tres kilómetros de un extremo al otro, por lo que se podía caminar o tomar el autobús por un dólar y completar su circuito en una hora. Disfrutaba haciendo de las suyas, mirando las luces encenderse y apagarse en una sala de estar abajo, en una habitación del segundo piso. No le había tomado mucho tiempo, uno pocos días de observación, descubrir que era importante para ella. ¿Quiénes eran sus amigos. Ahora los visitaba regularmente. Desde que había llegado, justo después de la tormenta, se había dado cuenta que los residentes estaban centrados en las operaciones de socorro, y los oficiales de la ley estaban con demasiado trabajo. Se había cansado de entrar en casas vacías, y había alquilado una habitación en un bed and breakfast, en una pequeña calle tranquila, al norte de Bradford, con sábanas limpias y desayuno por las mañanas. Nadie le prestaba atención. Así que se sorprendió cuando se dio cuenta de que estaba siendo seguido. Al principio, pensó que aquel hombre no era más que otro hombre como él, caminando por las calles sin rumbo fijo, hacia las vacías después de medianoche. No fue hasta que había empezado a caminar hacia su casa, cuando sintió la sombra detrás de él. Entonces, empezó a preguntarse cuánto tiempo había estado allí. Lo suficiente para ver que la espiaba por la ventana? Lo suficiente para sospechar? De repente, cambió de dirección, bordeando por un callejón estrecho, apenas suficiente para un coche de ancho. Cuando llegó a un lugar sombreado, se paró y se ocultó contra el lado de una valla de madera. Esperó, escuchando en silencio. Entonces oyó las casi inaudibles pisadas en la piedra. El hombre era bueno. Un profesional. Un policía, tal vez? Pero sus instintos de supervivencia eran mejores. A medida que el hombre se acercaba, su ira se intensificaba. Nunca volvería a ser la presa. Él era el cazador. Así que cuando la figura se deslizó a la vista, se acercó a su presa con un cuchillo en las manos. CAPÍTULO DIECISÉIS “Soy Conlon, "dijo cuando su móvil sonó, en algún momento en mitad de la noche. Sintió a Tory despertarse junto a ella y le puso automáticamente una mano en el hombro, para empujarla de nuevo a dormir. "Soy Carter. Tenemos un homicidio ". Se levantó de la cama y se dirigió hacia el armario para coger un nuevo uniforme. "¿Dónde?" "Un callejón entre Franklin y cala-Clover". "¿A quién tienes en el escenario?" "Me asignaron a Smith y a Chang para asegurar la escena. Bri está con los testigos. Estamos empezando a tener algo de multitud ". "Algún sospechoso?" "No hay nada todavía." "Estaré en cinco minutos". "Te encargas del avisar al forense?" Miró a la cama donde Tory ya estaba sentada. "Se lo diré a ella ". "¿Qué es?" dijo mientras se levantaba de la cama y Reese ponía fin a la llamar. "Carter tiene un homicidio. No tengo los detalles." Como Tory era también el médico forense del condado, no podía darle más detalles. Tory tendría que examinar el cuerpo,

no sólo para declarar la muerte, sino para documentar la evidencia. Le dio la ubicación, y se puso los pantalones. "Voy a llamar a Kate y ver si puede venir aquí", dijo Tory. "Odio despertar a la niña". "Está bien. Gracias ". "Un homicidio. Eso es algo inusual para aquí." Agarró un par de cómodos jeans, con la esperanza de poder volver a casa antes de tener que salir de nuevo a la clínica. "Sí," dijo Reese. Peleas de bar, asaltos, accidentes de circulación esos eran los delitos violentos que solían tratar. Un homicidio en su pequeño pueblo costero, incluso durante el apogeo de la temporada turística, se muy inusual. "Probablemente deberías llevar tu propio coche. Seguramente tendré que quedarme allí el resto de la noche ". "Buena idea." Se detuvo mientras se abotonaba su camisa. "Reese, probablemente Nita querrá verte por la mañana. Quiere que uses algún dispositivo de control durante unos días. " "¿Por qué?" "Tu presión arterial es irregular y bastante alta, a veces. Quiere ver cómo varía en el curso de tus actividades normales ". Negó con la cabeza. "Voy a estar muy ocupado mañana. ¿No puede esperar? " "No," dijo uniformemente. "No puedo esperar." "Dispositivos de vigilancia. Todo el tiempo? " "Menos cuando estés en la ducha." "¿Qué pasa cuando tenemos sexo?" Tory sonrió. "Siempre tienes esa idea en la cabeza?" "Tomaré eso como un sí." Con un suspiro, se dirigió hacia la puerta. "Buscaré un momento para ir, si me llama. Nos vemos en la escena ". Reese aparcó detrás de un todo terreno, con sus barras de luz intermitente, bloqueando el callejón Clover Street. Carter ya había instalado un proyector portátil, y podía distinguir las figuras que se desplazan dentro del cono de luz brillante, a mitad de camino por el sendero de grava estrecho. Una fluorescente cinta amarilla marcaba un perímetro sobre la escena del crimen. Los civiles, probablemente despertados por las luces y la actividad, se habían acercado a curiosear. Chang, uno de los oficiales a tiempo parcial, se dirigía a la espectadores, tomando notas. Pasando por debajo de la cinta de plástico, Reese iluminó con su linterna el suelo delante de ella, con cuidado de no pisar sobre las huellas, huellas de neumáticos, o cualquier otra cosa que pudiera ser una posible evidencia. Carter estaba en el círculo de luz, alternativamente sobre el cuerpo a sus pies, y garabateando en un cuaderno. Tenía en su cara una mirada dura. Levantó la vista cuando Reese se detuvo un unos metros de distancia. Un hombre yacía en el suelo sobre su espalda, con un charco negro por debajo de la cabeza y los hombros. La fuente del charco parecía ser una gran herida que dividía el cuello a medio camino entre la barbilla y el cuello de su chaqueta. "ID", preguntó Reese. "No todavía", dijo . "No quiero mover el cuerpo hasta que Tory llegue. Solo palpé la parte delantera de su chaqueta y los bolsillos del pantalón. No había nada ". Dio un paso más cerca de Reese y dijo en voz baja: "Llevaba una Glock." "Testigos?" "Ninguno. Una pareja de turistas jóvenes, de camino a casa de una fiesta, casi tropieza con él. Le están dando ahora su declaración a Bri. No creo que tengan nada útil para nosotros. No vieron a nadie en los alrededores, no oyeron nada. Sólo tomaron un atajo de vuelta a su B-and-B ". "Alguien va de puerta en puerta?" "Smith". "Buen trabajo. Gracias ". "No es exactamente lo que esperaba en mi segunda noche en el trabajo." Miró al hombre muerto. "Rápido y limpio. Parece que tendremos que esperar al forense para decirnos lo ocurrido, pero el que hizo esto, no era su primera vez. " Reese se puso en cuclillas y brilló su luz sobre la cara del hombre. No lo conocía. Pelo rubio claro, ancho de espaldas, sin pelo facial, limpio. Tenía los ojos cerrados. Su ropa eran casual de negocios. Con pantalones, jersey azul marino y zapatos mocasines marrones oscuros, brillantes y bien cuidados. Su piel parecía blanca cerosa. Tenía una mancha de sangre coagulada de dos pulgadas de ancho, a ambos lados del cuello, que terminaba en una piscina irregular por debajo de la cabeza y los hombros. La propia

herida se abría varios pulgadas, con los extremos cortados de los músculos, tendones, y un anillo circular de cartílago traqueal visibles. Carter tenía razón: se trataba de un corte profundo para matar. Un corte practicado. La mayoría de los aficionados que participan en una pelea a cuchillo apuñalan o reducen a sus oponentes, generalmente infligiendo daños superficiales o pinchazos poco profundos. Esta herida tenía mucha fuerza, llevaba intención y estaba calculada. Levantó el borde de su chaqueta con una pluma y tomó nota del arma enfundada en su cadera. Una Glock 22 o 23. Reese se levantó y miró a Carter. "Parece un policía." "Eso es lo que estaba pensando."Le devolvió la mirada con expresión desconcertada. "Pero ¿qué demonios? Si lo es, ¿por qué no sabemos de él? ¿Y qué está haciendo aquí en mitad de la noche? " "No lo sé." Reese reprimió su cólera. Si era un agente de la ley, significaba que había algún tipo de investigación oficial en marcha y debería haber sido notificada. Si hubiera tenido apoyo, o si ella hubiera sabido que había una situación potencialmente peligrosa, podría no estar muerto. Si al final resultaba que era un civil, que lo dudaba, su asesinato seguía estando en su territorio. Su pueblo. "Pero tengo la intención para averiguarlo. " "Parece que el juez de instrucción ha llegado", dijo Carter. "Si no te importa, voy a esperar a ver lo que tiene que decir y luego ayudaré a Bri a controlar la zona. "Miró a la multitud, que había crecido en los últimos minutos. "Él todavía podría estar aquí." "Esto podría ser una venganza", dijo Reese. "Alguien lo reconoce y decide callarlo por algo que pasó en el pasado ". "Podría ser", dijo Carter con cuidado. Apreciaba la experiencia de su nueva oficial, tanto en el manejo de la escena, como en su diplomacia de no expresar su desacuerdo con su teoría. No sólo era una buena policía, también era un buen jugador en equipo, a pesar de la reputación que había adquirido como solitaria y rebelde. Reese sospecha que Carter más de las personas que hacían lo que tenían que hacer sin respetar mucho a la autoridad. "Pero no huele a venganza. Por un lado, este tipo probablemente fue tomado desde atrás. Cuando se matar por venganza, quieres que vean tu cara. También querrá verlos sufrir, por lo que tiende a ser excesivo. Apuñalar con múltiples heridas, no una rápida. Si la matanza ha terminado demasiado rápido, no hay tiempo para disfrutar de la venganza ". "Estoy de acuerdo", dijo Carter, saludando a Tory mientras se unía a ellas. "Esto parece una emboscada ". "O una ejecución." Reese se volvió a Tory. "Lllevaba un arma. No tenemos todavía una identificación, por lo que me gustaría darle la vuelta lo antes posible y buscar su cartera." “Entiendo. ¿Puedes centrar la luz en él un poco de más?" Tory miró a Carter. "¿Tienes una cámara de video en tu coche patrulla? " "Puedo conseguir una ". "Bueno. Quiero que camines por el perímetro y grabes desde trescientos sesenta grados". Reese añadió: "A ver si se puedes incluir al público también." "Lo tengo," dijo Carter, alejándose. Abrió su kit de emergencia, sacó una cámara y se la entregó a Reese. "Fotografía el cuerpo. Voy a tener que mover su ropa para obtener una temperatura interna. Cada vez está haciendo más frío aquí afuera y no quiero esperar hasta que terminemos las fotos de la escena." Mientras hablaba, retiró una sonda de temperatura de doce pulgadas. Mientras Reese tomaba varias fotografías del cadáver sin molestar, y Tory con cuidado sacaba la camisa por debajo de la cintura de los pantalones, palpaba el borde inferior de la caja torácica anterior, e insertaba la fuerte sonda de acero inoxidable a través de la piel y en el núcleo del hígado. La lectura digital cuando se comparara con la temperatura ambiente daría una muy buena aproximación de la hora de la muerte. Sin embargo, lo único que pudo decir era que no llevaba mucho tiempo muerto. Su piel todavía era maleable, e incluso a través de sus guantes, podía sentir que el cuerpo no estaba frío. "No lleva mucho tiempo aquí", murmuró. "Alguna duda que fuera asesinado aquí?" "Ninguna. Voy a tomar algunas muestras del suelo y ver si podemos extrapolar el volumen de sangre debajo de él, pero diría que se desangró aquí y muy rápidamente ". Mientras hablaba, Tory sacaba bolsas de papel de su equipo y asegura las manos de la víctima, para preservar cualquier evidencia que no pudiera ser altercada. "No hay

indicios de trauma en sus manos, sin raspaduras, laceraciones o hematomas. No parece que se defendiera. Es probable que nunca viera a su atacante ". "Llegó tras él?" "Eso tendrá que esperar hasta que lo tenga en la mesa, donde podré examinar la herida con más cuidado. Aquí está muy oscuro y la herida es demasiado profundo para que te

diga la dirección de la división. Este tipo de lesión, casi siempre se inflige por detrás." Sacudió cabeza. "Pero no me necesitas para decirte eso." "Tus observaciones son más importantes que las mías, en este momento" Reese le recordó en voz baja. Tory buscó en su maletín, una vez más, y sacó un pequeño grabador. Rápidamente recitó la fecha, la hora, la ubicación, el nombre, y el aspecto general del cuerpo, el terreno circundante, y otros hechos que podrían ayudar a escribir su informe, que podría ser necesario para condenar a un asesino. Mientras hablaba, se concentró en ser completa y exacta. No se permitió extrañar sobre la víctima o el hecho de que Reese pensara que podría ser un agente del orden. Sobre todo, no dejó que su mente virara hacia el peligroso territorio de imaginarse que el cuerpo en el suelo podría haber sido su amante. Aunque este hombre estaba muerto, y no podía ayudarlo, su trabajo era fundamental para asegurar que su asesino fuera llevado ante la justicia, que era todo lo que podía permitirse pensar en estos momentos. "Vamos a darle la vuelta." Se puso en cuclillas, haciendo una mueca cuando el dolor se disparó por su pierna. "Carter y yo podemos hacer eso", dijo Reese rápidamente. Tory sonrió y deslizó sus manos debajo de los hombros de la víctima. "¿Recuerdas nuestra conversación, de antes, acerca de ponerte a trabajar en el escritorio,

si fuera necesario? Lo mismo va para mí. Estoy bien. "

Reese asintió y agarró las piernas. Le dieron la vuelta al cadáver. Palpó sus bolsillos de atrás y sacó una carpeta de cuero delgada que le entregó a Reese. Carter, con una pequeña cámara de vídeo portátil en la mano, se acercó y estiró el cuello como Reese abrió el titular y centró su linterna en ella. "Hijo de puta", murmuró Carter. "¿Qué diablos está pasando?" Tory puso de pie y se acercó. Cuando vio la foto de su víctima debajo de la capa laminada de letras deletreando FBI, ella contuvo el aliento. Apretó los dientes, cerró con cuidado el soporte de placas, y la deslizó en el bolsillo interior de la chaqueta de su uniforme. "Carter, nosotros llevaremos la investigación. No cedemos la jurisdicción, no importa qué pase ". "Conformes." "Tory, ellos reclamarán el cuerpo. Haremos todo lo que podamos tan pronto como nos sea posible. Fue asesinado aquí por una razón, y lo que es peor, afecta a esta ciudad. Eso hace que se asunto mío. Es mi responsabilidad ". "Sí. Entiendo." Hizo señas a los técnicos de EMS que estaban esperando para ayudar a transportar el cuerpo. "Lo llevaremos a la clínica y empezaré ahora mismo ". “Sí, cuanto antes” Tory miró al hombre en el suelo. "No tengamos prisa. Se merece toda la atención que le podamos dar. " Se demoró entre la multitud de curiosos, cómodo ya que nadie le estaba prestando ninguna atención, hasta que se llevaron el cuerpo. ¿Cuándo los oficiales filmaban a los espectadores, había agachado la cabeza y escondido detrás de varias personas. Todo el mundo se centraba en las idas y venidas de los investigadores, por lo que no se habían preocupado de que alguien tuviera algunas pocas manchas de sangre en su camisa. Había sido cuidadoso, pero era casi imposible evitar un poco de salpicadura, cuando la gran arteria del cuello se había rajado. No había planeado el permanecer ahí, pero cuando escuchó las sirenas, no podía dejar

de dar marcha atrás para ver la reacción de su obra. Luego, cuando reconoció a las primeras agentes aparecer, se sentía como justicia poética.

A principios de la tarde, había estado contemplando la posibilidad de hacer de una de

ellas su víctima, y ahora ahí estaban, como participantes del escenario que había creado. Se sentía poderoso y superior, viendo a todas ellas correteando. La matanza había sido inesperadamente agradable. La euforia de sentir el cuerpo tensarse cuando le había cortado el cuello, el casi instantáneo temblor de la muerte, le había dado el tipo de satisfacción que por lo general tenía de buscar en una mujer. Su cuerpo había respondido de la misma manera, y la satisfacción le había dejado eufórico,

como si hubiera tenido un orgasmo. Pero ahora que la escena había terminado, y todo el mundo se iba, se sentía extrañamente desinflado. Vacío. De repente, quería, necesitaba, volver a estar arriba de nuevo. No estaba preparado para otra matanza. Pero estaba listo para una mujer, y sabía exactamente la que quería. Había hecho su elección. Su primera, pero no la última. CAPÍTULO DIECISIETE Caroline despertó con un sobresalto, sus sentidos en alerta máxima y con el corazón

acelerado. La habitación estaba fría. Tenía frío. Se había acostado sólo con una camiseta

y no había pensado en cerrar la ventana. El aire que soplaba a través de la apertura

parecía más del mes de noviembre que de septiembre. Saltó de la cama, corrió por la habitación, y cerró la ventana. En su camino de vuelta, cogió un par de pantalones de Bri de una silla, y volvió a la cama. Luego se hizo una bola pequeña y envolvió los brazos a su alrededor, con la esperanza de entrar en calor. Le encantaba el nuevo

apartamento que habían alquilado a Carter, cuando ésta se había mudado con Rica, pero cuando se encontraba estaba allí sola, en medio de la noche, parecía mucho más grande

y mucho más vacío que el estudio que habían tenido antes.

Se estremeció. Esa era otra de las razones por las que odiaba cuando Bri trabajaba en el turno de noche. No sólo no estaban juntas en la cama, tampoco tener relaciones sexuales antes de dormir o al despertar, era sobre todo porque había perdida la calidez de Bri durante la noche. No sólo el calor de su cuerpo, Bri siempre irradiaba como un horno, sino que estar envuelta en los brazos de Bri mientras dormía, le hacía sentir protegida y segura. Echaba de menos la forma en que su novia la abrazaba o acarició cuando estaban medio dormidas. Bien despierta ahora, comenzó a pensar en la mañana y lo que haría cuando su novia llegara a casa Siempre llegaba emocionaba, y siempre quería sexo. Caroline se rió por dentro y se frotó los brazos, comenzando a sentir calor a lo largo de su cuerpo. Tal vez debía enviarle un mensaje y hacerle que esperara para más tarde darle su recompensa. Burlarse de ella era muy divertido porque no tenía a penas auto-control. Por supuesto, si hacía eso, iba a terminar sufriendo también, porque con sólo rozar a Bri siempre se excitaba. Caroline miró el reloj. Eran casi las 3:45 de la mañana. No habría ocurrido nada en la ciudad. Bri probablemente estaría sentada en su vehículo, en algún lugar de bebiendo café y charlando con Carter. Tal vez que debía llamarla y burlarse de ella un poco. Cogió su teléfono móvil. Podía masturbarse y luego llamarla, cuando estuviera a punto de correrse. Eso sería rápido, y haría que Bri saliera del trabajo, y llegara a casa como una loca. En el momento en llegara a casa, sería un mujer salvaje. Deslizó su mano dentro de sus pantalones. Sabía que ya estaría mojada. Pensando en Bri se tocó con la yema de los dedos sobre su clítoris y se quedó sin aliento. No sólo húmeda. Muy dura también. Puso el dedo sobre la marcación abreviada ya que no creía que tuviera mucho tiempo para llamar. Contuvo el aliento, preparándose para el placer, cuando escuchó un ruido. Un sonajero. Diferente a los ruidos de la noche, a los que ya se había acostumbrado: ramas de árboles

que crujen en el viento, gritos lejanos, los motores acelerando. El golpe de patadas en el radiador en el medio de la noche. Este sonido era algo diferente, algo extraño. Raspando metal sobre metal. Miró por la ventana, pero por supuesto no había nada allí. Estaba a dos pisos de altura, en la parte trasera del edificio, y no había nada en el exterior, excepto el aparcamiento. Una de las cosas que había aprendido hace mucho tiempo, era

a confiar en sus instintos. Se levantó de la cama y caminó con cuidado a la puerta, que

separa el dormitorio de la cocina, sala de estar, y el comedor. El ruido se repitió, esta vez más fuerte, y sabía lo que era. Alguien forzando el picaporte de la puerta principal. Reese se sentó en su vehículo, mientras Carter y Bri recogían la escena. Tory ya se había llevado el cadáver a la clínica. Se imaginó que tendrían una hora o dos, antes de

que los federales exigieran aplicar su jurisdicción. Podía luchar por el control de investigación, pero no iban a dejarle el cuerpo. No podía retrasar ponerse en contacto con ellos. Un hombre estaba muerto y su familia, así como sus superiores, tenían que ser notificados. Sacó el número de la oficina local de Boston y marcó. Un minuto más tarde, un hombre dijo con voz aburrida, "Oficina Federal de Investigación, agente especial McCoy, ¿en qué puedo ayudarle? " Se presentó, le dio rango y ubicación, y le dijo: "Me gustaría hablar con el supervisor del agente especial Robert Lloyd, por favor." "¿En referencia a qué, Sheriff?"

"Avise a su supervisor y estaré encantada de explicárselo. Aquí está mi número." Le dio su número de móvil. "No le llamaría en mitad de la noche si no fuera importante ". "Bueno, la oficina abre a las siete, así que si me dice la naturaleza de su problema puedo dar el aviso. " Ella había pasado un montón de años en la policía militar, la mayor parte como investigador principal. Sabía cuán cuidadosamente era vigilado el rango y la privacidad de los agentes de alto nivel, sobre todo durante la noche. También sabía que el agente, al teléfono, estaba obligado a enviar su mensaje ahora, era una petición oficial, con o sin más detalles. Él sólo estaba tratando de impresionarla, haciéndole saber lo ocupados que estaban todos en el FBI. No iba a decirle que un compañero había muerto. Si había una investigación en curso, no podía correr el riesgo de comprometerlo. Además, quería intentar obtener información antes de que la muerte del agente se hiciera pública. Si alguna vez se hacía pública. "Gracias por su ayuda, agente. Tenga una buena noche ". Volvió a mirar su reloj. Faltaban diez minutos para las cuatro. Al menos el agente supervisor, que estaba a punto de ser despertado, había tenido algunas horas de sueño. Salió del coche patrulla y comenzó a bajar el callejón, para ver cómo estaban las cosas con Carter, antes de dirigirse a la clínica. De repente, se oyó un grito y luego alguien se acercaba disparaba hacia ella, con una linterna balanceándose locamente, de un lado a otro. Esquivó rápidamente a Bri, que pasó corriendo, gritando algo en su teléfono mientras corría. No se molestó en hacer preguntas, simplemente la siguió Bri. Se las arregló para llegar hasta su vehículo, entrar en el asiendo lateral, mientras Bri aceleraba. Pusieron las lunes y las sirenas. "¿Qué está pasando?", Dijo Reese. "Caroline. Alguien está tratando de forzar la entrada " Reese pidió refuerzos por radio. "¿Dónde estás?" gritó en su teléfono mientras conducía a toda velocidad. "¡No! No trates de salir. " derrapó en la vuelta de la esquina en Bradford y pisó a fondo el acelerador. "Estaremos ahí en un minuto. Un minuto. ¿Dónde está? ¿Puedes verlo? " Reese se acercó a la joven y la sujetó del brazo. "Lleva el coche hacia el callejón, en la parte inferior de la escalera. Si está en el interior, tiene que salir por aquí". Bri asintió con gravedad, y metió la parte delantera del vehículo vez en la calzada de grava, que conducía a la escalera exterior y a la segunda planta de su apartamento. Estaba fuera del coche con el arma en la mano antes de que el vehículo se hubiera detenido del todo, pero, siguiendo el procedimiento, esperó en la parte inferior de las escaleras a Reese. "Bri?" Gritó una voz desde algún lugar por encima. "Cariño, estoy aquí ". Reese le tocó en el hombro, lo que indicaba que debía esperar, y después de escanear el callejón, dio un paso atrás y miró hacia arriba. Caroline era inclinada sobre la terraza del segundo piso mirando hacia abajo, hacia ellas. "¿Ha llegado a entrar?", preguntó Reese. "No lo creo. No estoy segura ". "Quédate ahí.". Se volvió a Bri, señalando a la escalera, y ambas se pusieron en marcha, Bri cubriendo la puerta, en caso de que el intruso estuviera el apartamento, y Reese revisó la calle y el callejón de abajo, por si había algún tipo de señal del sospechoso. Bri sacó el faldón de su camisa con la mano izquierda y la utilizó para tocar la puerta, manteniendo su arma y lista. Negó con la cabeza. La puerta estaba bloqueada. "Utiliza tu clave", le susurró Reese. El intruso podría haber forzado la cerradura para entrar. Utilizó su mano izquierda para insertar la llave y lentamente giró la cerradura. Echó un vistazo a Reese, quien silenciosamente pronunció una cuenta regresiva, y a la de tres, Bri giró el pomo y abrió la puerta. Entró rápido y fue hacia abajo a su izquierda y Reese hacía arriba y a la derecha. "Despejado," Reese gritó al revisar la pequeña habitación. Fue hacia las puertas correderas de vidrio que daban a la terraza delantera. Las dos se trasladaron rápidamente hacia la parte trasera, cada una revisando un dormitorio. "Despejado", le gritó Bri. "Despejado." Reese enfundó su arma, visó por radio de la situación, y se dirigió a la terraza delantera. En cuanto llegó, Bri ya tenía a Caroline envuelta firmemente en sus brazos.

"Vamos dentro y nos cuentas qué ha pasado", dijo Reese. "Estás bien, nena?" Bri e besó la frente a Caroline. "Uh-huh. Estoy bien. "Caroline le acarició el pecho y se soltó de sus brazos. En el interior, Bri se sentó en el sofá de futón con Caroline acurrucada contra ella. "¿Qué pasó?" Preguntó Reese. "Me desperté y oí algo extraño, después de un tiempo me di cuenta de era el ruido del

picaporte. Cuando fui a la salida, vi a alguien de pie en el rellano. Sabía que no era Bri, porque ella utiliza su llave, y él era más grande." Le quebró la voz y se estremeció. "Llamé a Bri. No quería llamar al nueve-uno-uno ". Mirando su cara, Bri le acarició el brazo y murmuró: "Hiciste bien, nena. Muy bien. No tengas miedo ". "¿Lo reconociste?" Reese preguntó de manera uniforme, necesitaba saber los hechos mientras aún estaban frescos en la mente de la joven. Cuando uno tiene miedo, éste puede nublar la memoria. Sabía lo difícil que era para las víctimas hablar de los detalles de un crimen, pero era muy importante que lo hicieran tan pronto como fuera posible. Y ella tenía que ser la que hiciera las preguntas. Bri había actuado de forma brillante, con su cabeza totalmente fría y despejada, pero ahora, en este momento, estaba completamente centrada en Caroline, como debería ser. "¿Te dijo algo?" Negó con la cabeza, mirando sus dedos entrelazados con los de su novia. "No podía ver su rostro. Creo que grité cuando lo vi." Levantó los ojos para mirar a Reese. "Él se echó

a reír. Se echó a reír como si estuviera teniendo un buen momento ".

"Hijo de puta", murmuró Bri. "Entonces pulsé la marcación rápida para llamar a Bri y corrí hacia la terraza. No sabía dónde ir, y no quería quedarme atrapada dentro del apartamento. Pensé que tal vez podría saltar desde la terraza, si él entraba." Bri hizo un sonido bajo en su garganta, como un animal herido, y enterró su rostro en el cabello de Caroline. "Lo has hecho bien, Caroline," dijo Reese. "Cuando estabas afuera, pudiste verle? ¿Has podido ver u oír hacia donde se podría se ha ido? " Frunció el ceño. "Es gracioso, siempre oigo a Bri cuando sube las escaleras. Crujen un

poco y son bastante ruidosas." Sonrió y se frotó la pierna a su novia. "Pero esta vez n he oído nada". "¿Qué hay de una puerta de coche golpeando? Un motor de arranque? Motocicleta, tal vez? " "No, nada. No he visto a nadie en la calle de enfrente, por lo que debe haberse ido por el callejón de la parte de atrás ". "Eso lleva al centro, y de allí a Cemetery Road" Dijo Reese. "Demasiados sitios para desaparecer de nuevo." Dio instrucciones por radio a sus oficiales para que revisaran varias calles cercanas a la casa de las jóvenes, por si podían encontrar algo. "Es un poco temprano para turistas", dijo a los oficiales, "prestar especial atención a varones solteros que no parezcan como si estuvieran de camino al trabajo. Aseguraos que tenéis la descripción de William Everly, que os di antes ". Caroline apretó la pierna más fuerte de Bri. "¿Crees que era él?" Reese era consciente que las dos jóvenes la estaban mirando, esperando para anunciarles que su pesadilla había vuelto a entrar en sus vidas. "No lo puedo saber. Voy

pasar por la casa de su madre para comprobarlo. Vosotras estuvisteis en la escuela con él. Si no quiere volver a casa de su madre, con quién podría estar?” Bri miró a Caroline. "Ned Phelps? Ellos estaban muy unidos hasta la secundaria. ¿Quién "

era la chica con la que estaba saliendo justo antes de "Um, Suzy Silva, creo." Caroline hizo una mueca. "Nunca le presté mucha atención. " "Y no quiero que pierdas mucha energía en él ahora, tampoco" le dijo, poniéndose de pie. "Quiero que seas prudente. Quiero que seas consciente de tus alrededores." Se inclinó y besó la mejilla de Caroline. "Te veré mañana." Bri empezó a levantarse, pero Reese agitó la espalda. "Ya casi ha terminado tu turno. Quédate aquí. El informe ya lo harás mañana, en algún momento ". "No," dijo Caroline al instante. "Bri, vuelve al trabajo." "¿Qué te parece si te llevamos a casa de Rica?” Reese sugirió a Caroline. " De hecho,

creo que sería bueno que te quedaras con ella las próximas noches, mientras Bri está en

el turno de noche ".

a

Caroline miró Bri. "¿Estás bien con eso, nena?" "Por supuesto. Vamos." Se levantó y puso su brazo alrededor de la cintura de su novia,

con la mirada en Reese. "Reese y yo tenemos que comprobar las potenciales ubicaciones de Everly. Verdad, Sheriff? " Reese estudió a la joven, en silencio. Los ojos de Bri estaban calientes, pero constantes. Las cosas habían cambiado desde esa mañana, cuando le había dicho que no quería que participara en la búsqueda de Everly. Por la mañana no era más que un problema potencial. Esta noche, alguien había amenazado a Caroline. Sabía cómo reaccionaría ella si Tory fuera amenazada. No podía negar a la joven su misma razón, no hasta que Bri mostrara que no podía manejarlo. "Correcto", dijo Reese. "Vamos a comprobarlo." Una hora más tarde, Reese y Bri habían estado en la casa de la madre de Everly, así como en las demás direcciones de los amigos de la escuela. La casa de su madre todavía estaba oscura. La puerta del garaje estaba abierta, y la camioneta no parecía que se hubiera movido. A las cinco media de la mañana, algunas de las otras residencias cercanas, ya mostraban luces en su interior, de personas preparándose para el trabajo. "¿Y ahora qué?" preguntó, su voz era plana. "Esta mañana enviaré a alguien a hablar con sus profesores, consejeros y con el director. A ver si podemos elaborar una lista más completa de los antiguos amigos de Everly. Luego les preguntaremos a todos." Reese se detuvo en el estacionamiento. "Enviaré patrullas en su antiguo barrio y buscaremos a sus amigos. Se trata de un pequeño pueblo. Si está aquí, lo encontraremos ". "¿Qué pasa con Caroline? ¿Qué pasa durante el día? " la joven la miraba con dureza. "Jesús, no quiero que se sienta como si no pudiera salir, ya sabes. Ella no debe ser la víctima aquí. " "Tienes razón, no debe ser tratada como tal. Caroline es inteligente. Tendrá cuidado." Toco el hombro de Bri. "Confía en ella. En este momento, ella necesita eso de ti ". Giró la cabeza y miró a su superior. "Confío en ella. Pero no quiero que le pase nada. El es mucho más fuete que Carre ". "Él no va a estar tan cerca de ella." "¿Cómo-" El teléfono de Reese sonó. Miró el número y cogió la llamada. "Conlon." "Sheriff?", Dijo una mujer con un deje de irritación. "Eso es correcto". "Soy la agente especial Marilyn Allen. ¿Tienes algún tipo de problema que no pueda esperar a los canales adecuados? " "Está el agente Robert Lloyd bajo su mando?" "Sheriff, me doy cuenta de que en algunos pueblos tienen su protocolo, pero no es necesario que lo utilice conmigo", dijo la agente Allen, sin molestarse en ocultar su condescendencia ", nosotros no discutimos nuestros asuntos con cualquiera que nos llame ". "El Agente Lloyd ha sido asesinado este pasado noche, en mi ciudad. Pensé que le gustaría saberlo. Pero ciertamente no quiero interferir con su protocolo, así que cuando me entere de quién lo hizo, me aseguraré de llamarle durante las horas de trabajo." Reese colgó. "¿Acabas de colgar al FBI?" Bri trató de reprimir una sonrisa. La miró y sonrió a medias. "Preferiría que fingieras que no escucharte eso, oficial ". "Sí, señora. Quiero decir, no señora, no he oído nada ". El teléfono de Reese volvió a sonar. "Ese será el agente especial de supervisión llamando de vuelta, me imagino," Dijo Reese. "Conlon." "Estaré allí dentro de media hora", replicó Marilyn Allen. "Espero un informe completo a mi llegada ". "Avíseme cuanto llegue", dijo Reese. "Le informaré." "¿Dónde está el cuerpo?" "Con nuestro médico forense." "Conozco su reputación, Sheriff," Marilyn Allen dijo. "Se ha hecho un nombre usted sola, deteniendo a narcotraficantes y pirómanos, pero no debe meterse en medio de nuestras operaciones ". "Agente de Allen", dijo Reese en voz baja, "esta es mi ciudad, y este es mi caso. Llámame cuando llegues." Después de colgar, colocó su teléfono en su cinturón. "Bueno. Este va a ser un día interesante ". "¿Puedo quedarme a ver?"

Se echó a reír. "No te preocupes, vamos a estar rodeados de federales antes de que nos demos cuenta. No te vas a perder nada. Cuando hayas terminado los informes,

comprueba que Carter no te necesita. Luego ve a buscar a tu novia, llévala a casa y trata de dormir un poco. " "¿Conoces a esa agente del FBI?" "Ni la mitad, de lo que Carter la conoce", dijo Reese en voz baja. CAPÍTULO DIECIOCHO REESE abrió la clínica con su llave. La zona de recepción estaba oscura. La primera vez que entró en la clínica, también lo había estado. Había ido respondiendo a una llamada de Tory, que había interrumpido un robo. Esa fue la primera vez que había visto

a Tory, y en ese momento, todo en su vida había cambiado.

Se abrió paso a través de las filas de sillas, y caminó por la sala hacía la única la habitación con una luz que brillaba debajo de la puerta. Golpeó y entró. Tory, vistiendo bata, guantes y una máscara, la miró. Tenía sombras bajo sus ojos. El cuerpo sobre la mesa, bajo la luz quirúrgica ronda, estaba desnudo con la piel teñida de un tenue gris azulado. Su ropa estaba guardada en bolsas de plástico para pruebas, sobre el mostrador detrás de Tory. Su arma enfundada estaba en el centro de bandeja de metal, sobre un

soporte a su lado. Al parecer, no llevaba nada más en los bolsillos, que no era inusual si estaba trabajando. La cartera no era necesaria. La placa y el arma era todo lo que necesitaba, y Reese tenía su placa en el bolsillo. "Hola", dijo en voz baja. "¿Cómo te va?" "Acabo de empezar el examen externo. Tenemos que tomar una decisión sobre si hago "

un post completo. Normalmente lo haría, pero teniendo en cuenta las circunstancias "¿Hay alguna duda en cuanto a la causa de la muerte?" se acercó a la lado opuesto de la mesa, mientras Tory volvía a su trabajo. Tory negó con la cabeza. "Ninguna en absoluto." "¿Puedes conseguir todo lo que necesita sin necesidad de abrirle?"

"Si le habían disparado necesitábamos la bala para identificar el arma, así que lo mejor sería abrirle, a menos que tengamos problemas con la jurisdicción." Alzó la cabeza hacia el mostrador, donde una fila de tubos de ensayo llenos de sangre, estaban colocados al lado de una línea de pequeños recipientes de plástico, cada uno etiquetado

y llenado con una solución clara. Las muestras de tejido flotaban dentro.

"He tomado muestras de sangre y tejido para tox. Ya tengo especímenes de las manos y debajo de las uñas, para un posible ADN. Habría que comprobar su ropa en busca de huellas, aunque supongo que el FBI querrá hacerlo". "Si todavía no entregamos el cuerpo a los federales, podré tener una cierta ventaja para poder ser competentes en la investigación. Al menos durante un tiempo", dijo Reese. "Pero eso es totalmente tu decisión." "Si me da una hora más, tendré todo lo que necesitas, sin tener que abrirle", dijo Tory. "Lo tendrás. ¿Puede decirme algo más sobre su muerte? " "Su agresor era diestro. En eso no hay duda. Un solo corte, casi exactamente tan profundo de izquierda a derecha, lo que indica que él no sólo es despiadado, sino que ha entrenado. Entiende la importancia de la ruptura de ambas carótidas y la tráquea para producir la muerte de forma casi instantánea." Alzó la vista. "Estoy pensando en algún militar o un asesino terrorista entrenado. O simplemente alguien que ha practicado mucho. Sea quien sea, mata para ganarse la vida ". "Eso reduce un poco las cosas." Reese deslizó sus manos dentro de sus bolsillos, pensando en todos los hombres, en prisión, que aprendieron a ser asesinos eficaces con sólo utensilios caseros para practicar. Desde cepillos de dientes convertidos en cuchillos, hojas de afeitar o bandas de goma. Utensilios de comida perfeccionado en sus bordes astillados, azulejos del baño pulidos hasta convertirlos en filos cortantes. Una vez puestos en libertad, con armas reales en sus manos, esos hombres eran competentes

y mortales. "Qué tipo de arma?"

"Una hoja relativamente corta, delgada. Probablemente una navaja ". "Doble filo?, preguntó Reese, pensando en un miembro de las fuerzas especiales, que más probablemente, llevarían un cuchillo de combate de un solo filo estándar. "Es posible. El corte en la tráquea, es la parte más profunda de la herida, parece ser de la misma anchura que la de la piel. Nada distintivo ". "Podría ser un garrote?" "No es tan probable. Incluso el garrote más nítido requiere una cierta cantidad de lágrimas aserradas hacia atrás y hacia adelante con el movimiento hasta los bordes de la

piel. No lo veo aquí. " "Está bien", pensó . "Así que el sospechoso probablemente no salió de caza, pero lo mató por impulso. No se disponía a matar a alguien con una navaja. Eso es por lo general un arma defensiva. Algo de esto tipo lo puso en marcha. " "Podría ser al azar," sugirió Tory. "Tal vez el sospechoso es sólo un psicótico que no le gustaba el color de la chaqueta de este hombre ". "Cualquier cosa es posible, pero una vez que un policía está involucrado, tenemos que asumir un enlace. Tengo que pensar que fue asesinado porque seguía a nuestro sospechoso o porque el agente tropezó con algo que no debía. " "Aún así, h matado a un policía." Tory pensar sobre ese problema desapasionadamente. En última instancia, la vida de Reese o la vida de cualquier otro miembro del departamento podría estar en juego. "Incluso si el sospechoso conocía a este hombre, ¿por qué matarlo? ¿Por qué llamar la atención sobre sí mismo de esa manera? ¿No que es más probable que debería mantener un perfil bajo? " Reese asintió. "Por lo general, sí. Y eso me preocupa. Si es un asesino de policías, va a se una locura, algo completamente impredecible ". "Sigues pensando que no podría ser el trabajo de una mujer?" "Es posible. Las mujeres pueden ser entrenadas para matar, con la misma eficacia como los hombres. Los sicarios más difíciles de localizar son mujeres, precisamente, porque no están en el radar de la mayoría de la gente. Una soldado podía hacer esto, por supuesto." Reese miró la herida abierta en el cuello. "Tendría ser alta, y muy rápida para matar de cerca ". "Es cierto." Tory examinó la herida, a través de una lupa, sobre la mesa. "Cuando se espera al FBI? " "Desafortunadamente, en unos quince minutos. No voy a ser capaz de tenerlos lejos durante mucho tiempo, pero voy a tratar de mantenerlos alejados de ti. Todo lo que pueda ". Tory le sonrió. "Gracias. No me siento particularmente diplomática en este momento ". "Tuvimos un incidente justo antes de venir aquí." Al ver la expresión de alarma, Reese se apresuró a añadir: "Todo está bien ahora. Pero alguien intentó entrar en casa de Bri y de Caroline. Oyó que alguien intentaba forzar la puerta y nos llamó. Se había ido para cuando llegamos allí. " Tory se enderezó. "Oh, maldita sea. ¿Está bien? " "Parecía estarlo. Un poco de miedo, es lo menos que cabría esperar. Pero ella mantuvo la cabeza. Bri y yo la llevamos a casa de Rica ". "Cariño, ¿qué está pasando? Nuestra casa, el coche de Rica, ahora Caroline? ¿Puede ser todo esto una coincidencia? " "Tengo que admitir, que no me gusta. Pero no tengo nada, en este momento, que pueda relacionar todo ello." Frunció el ceño, frustrada porque no podía tener una idea de lo que estaba sucediendo. Odiaba la sensación de que le faltaba alguna pieza crítica del rompecabezas, y si la pudiera encontrar, todo que tendría sentido. Lo que le preocupaba era no poder encontrarlo a tiempo, y que alguien se saliera herido. Apretó los puños ante la impotencia, algo a lo que no estaba acostumbrada. "Háblame sobre ello, querida", dijo Tory suavemente. "Ojalá pudiera. Tiene sentido que Everly fuera tras Caroline, es el comportamiento clásico del acosador. Incluso puedo verlo persiguiendo a Bri primero, no sólo para sacarla de su camino o para hacer sufrir a Caroline. También tiene razones para estar enojado conmigo, lo que explicaría que entraran en nuestra casa. Eso sería atar dos de los tres. " "Y el coche de Rica no sería más que una coincidencia?" "Eso podría ser simplemente un acto de vandalismo. O Everly de nuevo, dirigido a los amigos de Caroline ". "Pero no lo ves claro." "No con este cadáver", dijo Reese, mirando el cuerpo sobre la mesa. Tory le entregó un par de guantes. "Ayúdame a girarlo." Se puso los guantes y, juntas, deslizaron el cuerpo al borde de la mesa, con Reese apoyando la mayor parte del peso. Tory reanudó su examen microscópico, empezando por su cabello. Le pasó un peine de acero inoxidable, de dientes anchos, y a continuación, examinó visualmente su cuero cabelludo buscando lesiones romas, o laceraciones. "No hay nada aquí," murmuró Tory. "Y si no es Everly?"

"Entonces tenemos un problema mucho más grande", dijo Reese gravedad. Cuando Reese regresó a la estación, Carter la estaba esperando. Le señaló la oficina y cerró la puerta. "Siéntate. Larga noche no ha terminado todavía." Se sentó detrás su escritorio mirando a Carter se había sentado en una silla frente a ella. "¿Dónde estamos?" "En pocas palabras?", Dijo Carter. "En ninguna parte. No hay testigos, no hay sospechosos. " "No hay mucho más de lo que ya sabíamos. El tipo es un profesional.” Reese Suspiró y se echó hacia atrás en su silla. "Lo único que podemos hacer es preguntar por ahí, con tenderos y camareros. A ver si nos pueden armar un perfil de la víctima, ya que no sabemos nada acerca del sospechoso. Si sabemos dónde estaba el agente del FBI , justo antes de que lo mataran, podríamos habernos alguna idea de lo que estaba haciendo o en qué se había metido". "Eso sería una gran cantidad de trabajo de campo y mucha suerte." "Eso es todo", coincidió Reese. "Rica me llamó por lo que pasó con Caroline. ¿Alguna idea sobre eso? " "En mi lista de probabilidades, tendría a Everly en la parte superior." Carter asintió. "El mío también. Pero no estoy segura del todo". "No," dijo Reese. "Yo tampoco. A menos que haya cambiado, le gusta emboscar niñas al aire libre lejos de la gente. Es un cobarde. No lo veo irrumpiendo en el apartamento de alguien, corriendo ese riesgo de que puedan verle. " "Cualquier cosa que pueda hacer para ayudar en eso, me lo haces saber." "Con Tremont en licencia por enfermedad hoy, puede que necesite ayuda". "No hay problema." Carter se inclinó hacia delante, con los hombros tensos. "¿Qué sobre los federales? " Reese miró su reloj. "Llegarán en cualquier momento." Alguien golpeó fuertemente en la puerta de su oficina. Cuando Reese había llegado, la habitación exterior estaba vacía excepto por un oficial controlando los teléfonos y revisando los envíos. Todos los demás estaban en la calle. Aún era demasiado pronto para que llegara Gladys. Se puso de pie, cuando el golpe se repitió con una cadencia impaciente. "Diría que el FBI ya está aquí." Reese abrió la puerta y asintió con la cabeza a la rubia fresca y delgada, vestida con una chaqueta negra de corte severo y pantalones a medida. Con sus tacones bajos, era sólo un poco más baja que Reese. "Agente especial Marilyn Allen", dijo la rubia. "Reese Conlon, Agente Allen." Le tendió la mano, mientras oía girarse la silla donde estaba sentada Carter. Se hizo a un lado y vio la cara de Marilyn Allen, mostrando primero sorpresa, y después un fuerte brillo depredador. "Creo que ya conoces a la Oficial Wayne ". "No sabía que habías vuelto a la aplicación de la ley, Carter," Marilyn dijo mientras caminaba dentro. "Creo que sus fuentes no son tan buenas como pensaba", dijo Carter. El agente del FBI se rió un poco. "Oh, son muy buenas. Quizás cuando haya terminado con la sheriff, podemos ponernos al día. " Carter miró a Reese, quien dijo: "Carter es el líder en el investigación sobre la muerte de su agente. Se quedará en el briefing ". "No veo que eso esa necesario", dijo Marilyn sin problemas, tomando la silla junto a la de Carter. Se sentó y cruzó las piernas con fría precisión. "Ya no habrá ninguna investigación local ". "No queremos hacerte perder tiempo", dijo Reese, "y estoy segura de que no quieres hacer perder el nuestro. Así que vamos a dejar al margen toda la postura y acabemos con esto de una vez. No vamos a cederos nuestra investigación. Trabajaremos contigo, porque todos queremos lo mismo, encontrar al asesino. No vamos a quedarnos sentados viendo cómo hacéis vuestra investigación en nuestra ciudad". "Un agente federal fue asesinado", dijo Marilyn. "Sí, y me gustaría mucho saber lo que estaba haciendo aquí" Dijo Reese. "¿En qué estaba trabajando?" "Me temo que eso es muy confidencial." "Eso no es lo que yo llamaría cooperación." "Muy bien", dijo Marilyn, frunciendo los labios como si cuidadosamente tomara en cuenta sus siguientes palabras. Como si no hubiera decidido ya, exactamente lo que les

daría, antes de haber entrado en esa oficina. "Agente de Lloyd es parte de una gran operación en macha, y estaba aquí haciendo trabajos de vigilancia rutinaria ". "Solo?", preguntó Reese, sabiendo que los agentes federales raras veces emprendían misiones en solitario. "Estaba vigilando una posible fuente de información. Se suponía que sólo debía estar aquí un par de horas." Sonrió a Reese. "De lo contrario, por supuesto que te lo hubiéramos notificado. " "Por supuesto", dijo Reese. "¿A quién estaba vigilando?" "No hay nada de qué preocuparse." Marilyn se encogió de hombros. "Un distribuidor de medicamentos de nivel medio, que esperábamos nos llevara a una conexión, a alguien mucho más arriba ". Reese no tenía ninguna razón para creer o no creerlo pero sentía que la agente federal no les estaba contando todo. Sin embargo, desafiarla la llevaría a ninguna parte. "Tenemos que suponer que el sospechoso reconoció a Lloyd y lo mató. Voy a necesitar un nombre y una descripción. " "Me ocuparé de que le envíen toda la información por fax." "Esta mañana". "Tan pronto como sea posible, Sheriff." Marilyn se levantó y se alisó la chaqueta. Se hinchó, casi imperceptible, sobre su cadera izquierda, donde tenía enfundada su arma. "He reservado varias habitaciones en el Driftwood Inn. No queremos molestar, más de lo necesario ". "Cuando recibamos su información, le enviaré las fotos e informes de la escena del crimen fotos e informes. ¿Quieres ir a la escena? " Marilyn lanzó a Carter una mirada especulativa. "Estoy segura que Oficial Carter fue minuciosa. Si tengo alguna pregunta después de leer su informe, se lo haré saber".

"Está bien." la vio salir, y luego miró a Carter. "¿Cuánto de lo que nos ha dicho te crees?

"

"Casi nada. En primer lugar, Marilyn Allen es la jefa regional de la unidad contra el crimen organizado, que trabaja fuera de Boston, al menos, así lo era la última vez que la vi. Probablemente tiene docenas de agentes vigilando a distribuidores de nivel medio y superiores. No es probable que envíe a un agente para ver un avistamiento posible ". "Suena muy flojo también para mí también", pensó Reese. "Por ahora lo mejor que podemos hacer es no verlos. Tarde o temprano, van a inclinar su mano. " "Esperemos que sea antes de que alguien muera." Ashley se despertó dolorida, por dentro y por fuera. Se dio una ducha larga y caliente, y con su mente más despejada, se vistió con unos pantalones vaqueros y una camisa azul pálida. Caminó cuatro calles hasta una tienda de café, pidió un café y unos croissants de chocolate. Mientras esperaba, preguntó si podía ver el listín telefónico. El camarero, que parecía medio dormido, le lanzó una mirada molesta, luego hurgó bajo el mostrador y se acercó con una agenda local manoseada. Ash la hojeó rápidamente y la volvió a dejar sobre el mostrador. Sacó un billete de veinte, pagó y dejó el cambio como propina. "Hey, gracias," el camarero la miró con sorpresa. "De nada," dijo Ash y se fue. El cielo de la mañana era brumoso y brillante, el sol se ocultaba detrás nubes. La calle comercial estaba casi vacía, a excepción de las furgonetas de reparto y los amantes de los perros. Aceleró su paso, sabiendo que lo que estaba haciendo era una locura. Era una locura. Había estado loca durante meses pretendiendo lo contrario. No podía seguir así por más tiempo. Simplemente no podía. Tal vez habría sido capaz de seguir adelante, trabajando día y noche, perdiéndose en las habitaciones con extrañas o en la parte interior de un vaso, si no hubiera venido aquí. Pero estaba demasiado cerca, demasiado cerca de escapar. Así que no era capaz de pensar con claridad. Se metió por una de las muchas calles estrechas, encontró la dirección que buscaba y

comprobó los buzones hasta que encontró el que estaba buscando. No se detuvo, sino que abrió la puerta de madera y siguió el sendero de piedra, a través de un pequeño patio, hacia la única puerta. Llamó a la puerta y esperó, nada ensayado, nada planeado. Sólo sabiendo que no había otra opción. Después de un minuto o dos, la puerta se abrió y Allie apareció en la puerta, llevaba una camiseta acanalada suelta, que le llegaba justo a la parte superior de los muslos. Un vendaje blanco cubría el exterior de una pierna. Tenía la piel húmeda y enrojecida, y los mechones de cabello oscuro en las sienes húmedas como, si acabara de echarse agua en la cara. "¿Cómo me has encontrado?" Preguntó.

"Mirando en la agenda". Levantó la bandeja de cartón enseñando los vasos y la bolsa. "El café y croissants." Allie vaciló. Había estado tan nerviosa, después de salir de la habitación de la otra mujer, la noche anterior, que casi no había podido conciliar el sueño. Había estado dando vueltas en la cama durante mucho tiempo, enojada y agitada porque quería quedarse con ella. Lo quería. Tonta tonta tonta. Debería cerrar la puerta. "Croissants de chocolate", dijo . La investigadora asintió, conteniendo la respiración, con ganas de pedir que la dejara entrar, aún sabiendo que no tenía derecho. Se hizo a un lado para dejarla entrar. "Vamos a la sala de estar". "Gracias." Se sentó junto a la joven en el sofá y le entregó el café con leche, que había

pedido para ella. Luego sacó los croissants y los colocó, en servilletas, sobre la mesa de café. El muslo desnudo de Allie estaba a sólo unos centímetros de la de ella. Su piel era lisa y todavía bronceada del verano. El moratón oscuro se extendía desde debajo de la venda blanca. "¿Cómo está la pierna? " Tomó un sorbo de café con leche y murmuró con placer. Sólo ella sabía cómo le gustaba. Le había traído sus croissants favoritos y recordaba exactamente cómo tomaba su café. Era estúpido preocuparse por algo así, pero lo hacía. "No está mal. Pero no lo suficiente bien como para ponerme detrás un escritorio." Suspiró. "Es lo que me ordenará Reese. Supongo que no debo echarle la culpa, ya que la cagué ayer ". Ash dejó su café. "Ya hemos hablado de esto. No la has jodido. Estas cosas pasan. Reese lo sabe. Dejar de castigarte". "Si. Bien ", dijo en voz baja. Le ayudaba, hablar con ella. Sabiendo que no se lo decía para hacerla sentir mejor. En ese aspecto era como Bri, siempre de apoyo, pero también siempre totalmente honesta, al menos en cosas como esta. Si lo hubiera jodido ayer, Ash se le habría dicho, aunque sólo fuera para que estuviera a salvo la próxima vez. Confiaba en ella de esa manera. Había confiado totalmente en ella, hacía mucho tiempo. Recordarlo le dolía. Se volvió y la miró. "¿Qué haces aquí? " "Necesito que sepas algo," dijo, con la garganta seca y apretada. El dolor era tan claro en los ojos de Allie. "Dijiste algo ayer. Algo que no es cierto ". "¿Qué?" Susurró la joven. Sabía que no debía tocarla, pero no podía evitarlo. Acarició la mejilla de Allie con sus dedos. Le estrechó la mano y se estabilizó ahuecando su mandíbula, con su pulgar trazando suavemente la esquina de la boca. "Dijiste que sólo me interesaba tu cuerpo. Eso no es cierto. No es verdad." Sonrió irónicamente. "Creo que eres hermosa. Me

encanta tu cuerpo. No puedo dejar de pensar en él. Pero eso no es por eso que

mucho más, Allie. Mucho más. Eres tierna, cálida y valiente. Eres como un faro en la

oscuridad, cariño. Lo siento, sé que no tengo derecho a llamarte así

que estar cerca siempre me hace sentirme tan viva… ". "Jesús", susurró la joven. Apenas podía absorber lo que Ash le estaba diciendo. La mano de Ash estaba tan caliente, casi tan caliente como sus ojos, itinerantes sobre su rostro, como si quisiera devorarla. Su estómago se tensó. Sus pechos se endurecieron y su sexo le dio un impulso de advertencia. "Ash, ¿qué estás haciendo? " "Sé que es muy tarde, pero necesitaba que lo supieras." Gruñó y poco a poco, con infinita ternura, levantó la otra mano y acunó el rostro de Allie. Acercó sus bocas, apoyó su frente contra Allie y cerró los ojos. "¿Sabes cuál es tu problema," murmuró contra la boca, mientras le acariciaba la espalda de su cuello. Con los ojos todavía cerrados, Ash negó con la cabeza, increíblemente sintiendo el fuego, ante la sensación de los dedos de la joven en su cuello. "Siempre piensas que sabes lo que siento." Levantó la mano para tomar la de Ash y la acercó a su pecho. Al instante, apretó su pezón contra la palma de la mano de Ash y se estremeció. "Y siempre estás equivocada." CAPÍTULO DIECINUEVE Poco antes de las ocho, Carter terminó de escribir la última línea de su informe, sobre los hallazgos en la escena del crimen. Consciente de que Bri estaba de pié, detrás suyo en silencio, lo guardó, a continuación, lo imprimió, y se dio la vuelta en su silla. "¿Qué pasa?" Se balanceó sobre sus talones, con las manos en los bolsillos. "Reese me dijo que me asegurara que no necesitas nada más."

Eres

sólo

yo sólo

"Estamos bien aquí. ¿Por qué no te marchas? ". Ladeó cabeza cuando la joven no se movió. Para ser una chica tan sincera, no era tan fácil de leer, y algo la estaba molestando. Reproduciendo los acontecimientos recientes, pensó que podría deberse a la forma en que había manejado las cosas cuando ella y Bri habían respondido a la llamada de DB. Había reaccionado de forma automática, tan pronto como había visto el cuerpo, y había prácticamente tomado el mando. Luego Reese se había presentado, y su liderazgo en la investigación del asesinato había terminado. Había estado demasiado ocupada intentando quedar bien, que no se había dado cuenta de que Bri estaba por encima de ella. "Algún problema?" "No. Te marchas ahora? " "Pensé en quedarme un rato más," dijo Carter con cuidado. "Averigüé dónde se alojaba el Agente Lloyd. Podemos sacar ventaja averiguando donde fue anoche. Puedes apostar que los federales no nos dirán". "Piensas ir de puerta en puerta?" Carter levantó su hombro. "Se trata de un pequeño pueblo. Alguien lo habrá visto. " "¿Cómo es ella, la agente al cargo?" Preguntó Bri. "Nadie con quien desearías cruzarte." Carter había pasado un par de días tras las rejas por la agente especial Marilyn Allen, pretendiendo intimidarla para que entregara pruebas contra Rica y su padre. Ahora que lo pensaba, que no había oído nada más de aquella investigación, pero sabía que la Agente Allen no habría renunciado, lo que la hacía aún más peligrosa. Por supuesto, Bri no sabía nada de esa historia. "A veces los agentes como ella, tienen una agenda que sustituye a la solución de un caso concreto. Por eso, Reese tiene razón al insistir en mantener el control de este caso. Nuestra única agenda es resolver este asesinato ". "Entonces, ¿puedo acompañarte esta mañana?" continuó antes de que Carter pudiera responder. "Quiero comprobar y asegurarme de que Caroline está bien, pero ya sabes el primer día en una investigación de asesinato es fundamental, ¿no? Así que pensé que debería trabajar contigo. Nunca he tenido la oportunidad ". "¿Estás bien conmigo llevando el caso?" Las cejas de Bri subieron, luego sonrió. "En primer lugar, Reese lo quiere de esa manera, así que es perfecto para mí. En segundo lugar, a parte de Reese y mi padre, eres la persona de más alto rango aquí. Quiero aprender. Y quiero resolver el caso ". "Jesús, me gustaría saber cómo Reese aprendió a caminar sobre el agua." "Nació de esa manera", dijo en serio. "Ya lo creo." Riendo, Carter se puso de pie y se estiró. Odiaba escribir. Una de las mejores cosas de estar encubierto era que casi nunca tenía que presentar informes oficiales. Ahora, todo eso había cambiado. Se sorprendió al ver lo bien que se sentía. "Quiero ir a casa y ver a Rica. ¿Por qué no vemos junta a casa, comemos algo y nos damos una ducha?." Miró a la joven arriba y abajo y sacudió la cabeza. "No tengo nada de tu talla, pero podrás dúchate con agua caliente. " "Me parece bien", dijo con entusiasmo. "Siempre tengo ropa de repuesto en mi armario". "¿Sabes, si vamos a trabajar este caso, seguramente no podremos dormir durante mucho tiempo, hasta que lo resolvamos". "Lo sé." Las suaves características de Bri, claramente duras, le recordaron a ella cuando era joven. Era joven, pero no era una principiante. Reese le había hablado del ataque de Everly, y cómo Bri, sólo un niña entonces, se había defendido. Esa joven no era sólo una niña más, y lo había demostrado en varias ocasiones. "¿Cómo te hiciste esa cicatriz en el cuello?" Carter preguntó en voz baja. "Un cuchillo", dijo Bri neutral. "Reese me puso encubierto y una redada de drogas salió mal ". Carter asintió. "Sí, he estado allí. Parece que lo manejaste bien ". "¿Cómo lo sabes?" Preguntó. "Sencillo. No estás muerta." Le dio una palmada en el hombro. "Vamos, compañera". "Allie, ¿qué estás haciendo?" los dedos le temblaban sobre el pecho de la joven. "Ya lo sabes." Se mordió el labio mientras apretaba la mano de Ash, rozando a través de la ropa su pezón y enviando ondas de choque a su centro. Estaba cansada de luchar contra las voces de alerta, que le advertían que se aleara de Ash Walker. Entregándose a

cada instinto que tenía, pasó la punta de la lengua hacia atrás y hacia delante, sobre los labios de la mujer, lanzándose dentro y volviendo a salir. Quería hacerlo desde el momento en que la vio en el estacionamiento. Quería hacer esto cuando la vio en el bar. Quería hacer esto en medio de un oscuro edificio abandonado, y lo había quería hacer anoche. No podría dejar de quererlo. "Allie", gruñó Ash. "¿Sabes lo que estoy haciendo, lo que quiero," murmuró. "Y tú también lo quieres". "Tienes razón." Se dejó caer en el sofá y tiró de la joven sobre ella. Deslizó una mano por debajo de la parte posterior del sujetador y acarició la longitud de la columna vertebral, mientras perseguía la lengua de Allie con la de ella. No podía tocar lo suficiente, no podía probar lo suficiente. La deseaba tanto que tenía miedo de tocarla, temerosa de arrancarle la ropa. Así que suavemente le acarició con sus dedos las delicadas curvas de sus hombros, los músculos a lo largo de su columna vertebral, y el culo. Con el más ligero de los toques, el más gentil de los besos. Cuidadosa, reverente, temerosa de hacer algo que provocara que la joven se separa de ella, y volviera a sentirse desolada, perdida, tan vacía, que sólo podía gritar en silencio. "Ash," gimió Allie. Se deshacía bajo sus manos. Ash había sido una amante considerada, pero siempre exigente. Una de las cosas siempre había amado de ella era cómo la deseaba y la fuerza con que lo dejaba claro. Allie se sintió dura, acostumbrada a ser tomada por Ash, hasta que la llevara sin descanso y sin aliento al borde. Se perdía de un modo salvaje al abandono fuera de control, a una rendición imprudente. Ante el primer toque de la mano de la mujer, en su pecho, sabía que estaba preparada, y ahora, ahora estas bromas, besos lentos y movimientos delicados la estaban volviendo completamente loca. Estaba en la cima de una enorme montaña y quería, necesitaba, deslizarse por la pendiente, más rápido, más rápido y más rápido hasta que volara fuera de los carriles. No podía refrenar su entusiasmo. Se subió al regazo de Ash, a caballo sobre ella, con su camiseta cabalgando, sus húmedas bragas frotándose sin parar. "Dios, te quiero, Al," exclamó Ash. "Cariño", gimió, "nena, no te detengas." Metió su lengua en la boca de Ash y le agarró su muñeca, arrastrando la mano entre ellas. Levantó sus caderas y se apretó en la palma de Ash. "Dios, me siento. Estoy tan caliente. Si no me tocas me voy a morir ". Cuando Ash rodeó suavemente la carnosidad dura, bajo la seda húmeda de las bragas, con la yema del dedo, haciendo eco al movimiento con el pulgar en pezón de la joven, ésta abrió la boca y dejó caer su cabeza sobre el hombro de Ash. Aquello era tan bueno, tan bueno, pero no era suficiente. "Oh, Dios mío." Cerró los ojos y se retorció contra la mano de Ash. "Oh Dios mío, quiero correrme. Ash, por favor. Ayúdame, cariño. " "Shh," la tranquilizó, moviendo la ropa a un lado y deslizando un dedo en la ranura mancha caliente. Las caderas de Allie se resistieron y salió un estrangulado sonido de su garganta. Besó su mandíbula, sintiéndola temblar todo el cuerpo. Volvió a introducirse más adentro, un dedo, dos. Su pulgar rozó el rígida clítoris. Lo acarició suavemente sobre la parte superior. Más duro, más rápido, y Allie se correría, pero ella no quería que lo hiciera, todavía no. Quería estar dentro de ella, tan cerca, sin ira, sin dolor o sin desilusión entre ellas, para siempre. "Quítate la ropa, cariño. Déjame chuparte". Los músculos en el estómago de Allie bailaron y rodaron mientras se sentaba en vertical, obligando a los dedos de Ash a profundizar entre sus piernas. Agarrando el borde inferior de su sujetador lo soltó. Con cada movimiento añadía una fuerte y placentera presión en su vientre. Mantuvo los ojos fijos en su ex amante, mientras arriostraba un brazo en el sofá junto a la cabeza de Ash y tomaba un pecho en su mano. Se inclinó hacia delante, rozando su pezón sobre la boca de Ash. "No me jodas, maldita sea." Los ojos de la mujer se volvieron oscuros casi negros, y le dio la vuelta a la joven tan rápido que Allie gritó. Volvió a gritar mientras Ash se arrodillaba entre sus piernas y la llenaba con un solo golpe. Sentía su visión borrosa, y las estrellas danzaban contra el interior de sus párpados. Movió sus caderas, obligando a Ash a profundizar aún más, y hasta que se corrió su mano, con fuertes explosiones de placer. "¿Eso es lo que necesitas?" Gritó Ash. "¿Es eso lo que usted necesita, Al?" "Oh, si!" Le clavó las uñas en el antebrazo, mientras continuaba dentro de ella. Cuando

Allie finalmente se dejó caer, con los brazos y las piernas temblando, Ash se derrumbó encima de ella. Los ojos de la joven se abrieron y parpadeó hasta que pudo centrarse en el rostro de Ash. Así era como había sido siempre, como quería volver a sentirse, cuando Ash dejaba caer sus escudos, entregaba todas sus defensas, cuando estaba más abierta, más incapaz de ocultar lo que estaba sintiendo. Derecho ahora, sus ojos estaban nebulosos mostrando una mezcla de deseo e incertidumbre. Recuperando sus fuerzas, Allie le recorrió el labio inferior con el pulgar. Lengua de Ash salió fuera y lo lamió. "¿Dejaste que esa rubia de la barra te follara?" Allie susurró. "No," dijo Ash, su voz ronca y baja. "¿Por qué no?" Apartó el pulgar en la boca. Se sintió otra vez demasiado excitada. Al mínimo toque volvería a correrse. Deslizó el dedo dentro y fuera, barriendo el interior del labio inferior de Ash. "La follaste, ¿verdad?" "Allie". "Debiste hacerlo, por el aspecto de tu cuello a la mañana siguiente." Mantuvo el ritmo de su pulgar, mirándola a los ojos vidriosos. "Follarla no te hizo correrte?" "No," se quedó sin aliento cuando Allie sacó su pulgar. "Follarte a ti, me dan ganas de correrme". "Bien. Ahora levántate. " Mirando aturdida, se incorporó y se puso al lado en el sofá. Allie se sentó, empujó sus rodillas entre las piernas de la mujer, y empezó a desabrocharle los vaqueros. "Tenemos que quitarte esto." Se quitó las botas, empujó sus pantalones abajo, y salió de ellos. Cuando Allie enmarcaba su sexo con las dos manos y se lo llevó a su boca, Ash apoyó las piernas en el sofá para no caerse. Su cabeza giraba salvajemente, mientras Allie la lamía, chupaba y mordisqueaba. A lo lejos, oyó que le pedía que no se corriera, o tal vez le decía a tenía que pedirle primero permiso, pero no podía entender sus palabras. Lo único que importaba era el calor sedoso de la boca de Allie, la fuerza de sus labios y el barrido rítmico de su lengua. El placer se multiplicó en sus profundidades y se sacudió. "Me voy a correr", susurró, mientras los dedos de Allie excavaban en su culo, acercándola más. Se sacudió de nuevo y entró en la boca de Allie. Sus muslos temblaban y luchaba por mantenerse en pie, mientras la joven continuaba chupando y se volvió a correr. Allie no la dejarla ir, no quería darle tiempo para respirar y siguió avanzando hasta que se derrumbó en sus brazos. "Es tan fácil", jadeó Ash. "Tan fácil contigo." Riendo, sintiéndose perversamente triunfal por haberla follado, pasó los dedos por el pelo empapado en sudor, hasta se dio cuenta de que su hombro estaba mojado por el rostro de Ash. Mojado con lágrimas, y al instante temió que la había empujado demasiado lejos. "Ash? Cariño, ¿Te he hecho daño? " "No." Le besó el costado del cuello, justo debajo de la mandíbula, y susurré: "Me duele que". "No quiero hablar de eso ahora." La atrajo había ella, sin dejar de acariciar la parte posterior de la cabeza y el cuello, calmando su propia confusión interior. Era demasiado crudo y abierto hablar ahora, pensar lo que habían hecho. Lo que quería decir. Donde pondría esos sentimientos después. ¿Cómo iba a seguir sin Ash, sabiendo que lo que había entre ellas, a pesar de todo lo que se interponía entre ellas, era todo lo que quería. Se echó hacia atrás en el sofá. "Ven abrázame ". Sin decir una palabra, con infinito cuidado, Ash lo hizo. CAPÍTULO VEINTE Tory abrió los ojos ante el sonido de movimiento en la puerta de su oficina. Reese estaba apoyaba en la jamba de la puerta, observándola con una sonrisa caprichosa. Se imaginó cómo debía verse, las ropas arrugadas y el cabello despeinado, desplomada en su silla con los pies apoyados en su escritorio, profundamente dormida. No tenía la intención de quedarse dormida. Sólo se había retirado a su oficina para descansar unos minutos, pero ahora, al mirar su reloj, vio que de eso hacía más de una hora. "Estaba roncando?" preguntó. "No estoy segura", dijo Reese en serio. "Pero estaba con la boca abierta. " "Seguro," protestó mientras se movía con cuidado, bajando los pies al suelo, favoreciendo su pierna dañada mientras se levantaba.

Reese entró y cerró la puerta. "Nita me ha llamado. Quiere atarme a un alambre. " "Gracias por buscar tiempo." Tory la besó. "¿Hay alguna forma de que puedas pasar por casa y comprobar cómo está Reggie? " "Ya lo hice. De hecho, hemos jugado al avión del cereal." Señaló varias manchas de humedad en su camisa del uniforme. "Entregas perdidas." Tory sonrió. "Lo siento, me hubiera gustado estar allí para verlo. Tenía la esperanza de que podría verla antes de mi turno, pero no hay suficiente tiempo. Especialmente teniendo en cuenta mi siesta no planificada". Reese le frotó la espalda. "Lo siento." "No es culpa tuya." Tory suspiró y apoyó la mejilla en su hombro. "Voy a tomar una ducha rápida aquí y estaré como nueva. Por cierto, te perdiste la visita de la Agente Supervisora Especial Allen". "Ahora me siento mucho mejor," murmuró Reese. Tory se rió en voz baja. "Sí, me lo puedo imaginar. Ya está arreglado todo arreglado para que se lleven el cuerpo. " "¿Qué pasa con las evidencias?" "Me hizo firmar en los especímenes de sangre y tejidos." Cuando Reese hizo una mueca, Tory añadió: "Un conjunto de ellos." "Un juego?" "He visto muchos ejemplares que se pierden o terminan mal catalogado. Siempre es bueno quedarme con una copia de seguridad. Te la daré ". Reese sonrió. "Eres buena." Tory tocó la barbilla de Reese con un dedo. "Has mencionado que ". "Creo que será mejor ir a buscar a Nita", dijo Reese en voz baja. Besó a Reese, y luego tomó su mano. "Vamos a buscarla juntas ". Diez minutos más tarde, estaba subida en la mesa de examen, mirando un pequeño dispositivo de plástico unido a una banda flexible alrededor de su bíceps izquierdo. Levantó la vista, con su mirada pasando de Tory a Nita. "¿Cómo funciona esto?" "Es un sistema de control remoto inalámbrico de alta tecnología que se utiliza mucho como Bluetooth, es un dispositivo de registros de pulso y presión arterial y me la transmite a mí " Nita explicó. "Mi portátil es la estación base, y dependiendo de cómo lo programe, el manguito se infla periódicamente o de manera intermitente. Los resultados se registran gráficamente en un archivo que deberé revisar". "Y no tengo que hacer nada?" "Voy a establecer los parámetros de límite superior, y si el dispositivo registra una lectura por encima de eso, escucharás un tono débil." Viendo el ceño de Reese, Nita dijo: "El tono será muy débil, casi no se va a poder escuchar, a menos que alguien esté muy cerca de ti, e incluso es posible que ni se oiga. Simplemente va a registrar tu nivel de actividad, estrés y resto de síntomas físicos. " "Está bien. " "Perfecto, entonces." Nita hizo una nota en el informe. "Te llamaré esta noche, después reviso los datos de hoy, Reese." Sonrió y las dejo a solas. Tory le dio su camisa. Se alegraba de que su socia estuviera siento tan completa, pero apenas ver el dispositivo en el brazo de su mujer la ponía nerviosa. Irracional, lo sabía. El diagnóstico era el primer paso para evitar posibles problemas más graves, pero no estaba pensando como médico. Estaba pensando como una mujer que desesperadamente no quiere nada que pueda amenazar a su pareja. "Te quiero." Reese paró de abotonarse la camisa y abrió los brazos. La acercó y le dio un fuerte abrazo. "Estoy bien." "Sabes," dijo en voz baja, "está bien que no seas siempre una roca". "Una roca." Levantó la barbilla de Tory y estudió sus ojos. "Ambas, no lo soy yo sola, recuerdas?". Acarició la mejilla de Reese. "No quiero que pienses que eso es lo que necesito que seas para mí ". "No lo entiendes, Tor." Le tomó la cara y la besó en voz baja. "Tú eres mi fuerza. Tú eres el fundamento de todo mi mundo." Llevó la mano de Tory contra su pecho y lo apretó sobre su corazón. "Mientras mi corazón lata, viviré para ti. Para ti y para Reggie". Deslizó su mano sobre el abdomen de Tory. "Y tal vez para uno más, en poco tiempo ". Los ojos de Tory se inundaron de lágrimas. Sabía que estaba cansada, tenía un poco miedo, pero sobre todo, estaba sorprendida. Envolvió sus brazos alrededor del cuello de

Reese y le devolvió el beso. "Me haces tan feliz." Reese sonrió. "Amor?" "Hmm?" "Si sigues así, el aparato de mi brazo va a comenzar a dar pitidos ". Tory se rió. "Bueno, entonces Nita sabrá si realmente esto sirve para algo" "¿Por qué no hacemos una prueba seria esta noche?" "Es una cita." Bri encontró a Caroline en la terraza posterior de la casa de Rica, acurrucada en una silla, con una taza intacta de café sobre la mesa baja junto a ella. Parecía frágil y pálida, bajo la luz del sol brillante. La ternura mezclada con rabia casi la cegaba. Algún cabrón de mala vida había intentado hacerle daño, y Bri quería encontrar al cabrón y despedazarlo. Debía mantenerse fuerte y constante para ella. Inclinándose, la besó suavemente en la boca. "Hola, cariño. ¿Cómo te va? " Caroline le echó los brazos alrededor del cuello y se arqueó hasta besarla más fuerte. Luego se dejó caer hacia atrás y arrastró a su novia con ella. "Muy bien." "Seguro?" Bri acarició la cara de su novia, maravillada por su delicada belleza. "No quiero que esto vuelva a ocurrir." "Lo sé, cariño. Lo siento." Bri recordaba lo impotente que se había sentido cuando detuvieron a Everly la primera vez, y cómo su furia se había convertido en una barrera entre ellas. No iba a dejar que eso sucediera en esta ocasión. "Lo encontraremos y lo encerraremos de nuevo. Hasta entonces sólo tendremos que tener cuidado ". "Ojalá pudiera ser yo la que lo encuentre. Quiero darle una patada en el culo. " Bri sonrió, amaba la manera en que los ojos de su novia brillaban con ira. A pesar de su dulce suavidad, Caroline era dura y fuerte. Más que ella, a veces. Mucho más que ella. "Si tengo la oportunidad, se lo patearé por ti. " Se acurrucó más cerca, encajando su cabeza debajo de la barbilla de Bri. "Donde crees que está? Lo encontrareis? " "Carter y yo estamos investigando otro caso, pero voy a preguntar por Everly también. No pasará mucho tiempo antes de que lo encontremos". "Bueno. Porque me gusta mucho Rica, y no me importa estar aquí una noche o dos." Besó el cuello de Bri y luego la chupó hasta que se retorció. "Pero ser su compañera no es mi estilo. Tenía grandes planes para ti, esta mañana. " "¿Sí?" Bri se giró para comprobar la cocina, a través de las puertas de cristal detrás de ellas. Estaba vacía. Tomó la mano de Caroline. "Quiere enseñármelo?" "¿Puedes estar en silencio?" murmuró mientras ponía sus manos en el cinturón de Bri. "Cariño", Bri dijo con voz ronca, levantando sus caderas. "Ya deberías saberlo. Puedo hacer lo que tú quieras. " "Entonces, ¿qué hacemos ahora?" Ashley murmuró cuando Allie se agitó en su brazos. Se habían quedado dormidas juntas en el sofá, y a juzgar por la fuera de la luz, ya estaba bastante entrada la mañana. Todavía llevaba su camisa, aunque nada más. Allie estaba desnuda. A pesar de la rigidez y el dolor en la herida del hombro, y teniendo en cuenta que no había comido mucho ni dormido casi, no podía recordar la última vez que se había sentido tan bien. Se sentía feliz. Estaba aterrorizada de salir por la puerta, aterrorizada de que cuando lo hiciera, aquello desaparecería y nunca volvería a sentirse así, de nuevo otra vez. "Sabes que esto era una mala idea", dijo con suavidad. "Por qué", preguntó Ash, conteniendo la respiración. "Sexo por ruptura es siempre una mala idea. Muy buenos mientras lo hacemos, pero luego todo se esfuma". "¿Eso es lo que es esto?" "Esto eso sexo de ruptura." Se apoyó sobre un codo, descansando sobre el muslo de Ash. Sus pechos se balanceaban con suavidad sobre el estómago endurecido de Ash. "Tal vez sea otra cosa", susurró. "¿Cómo qué? Te fuiste, ¿recuerdas? Dijiste que no querías involucrarte con alguien mucho más joven. Me dijiste que no estabas lista para una relación seria ". "Lo recuerdo". "Así que estamos aquí de nuevo. Ya hemos hablado de ello. No hay nada más." Sonrió con ironía y miró sus cuerpos unidos. "A excepción de esta parte, supongo. O tal vez esto es realmente todo lo que alguna vez fue ". "No. Era mucho más que esto. " Sabía que Allie necesitaba oírlo. No importa lo que pasó, ella necesitaba saber que siempre sido más que sexo. Por eso

que había ido esa mañana, no esperaba que ocurriera lo que había pasado. Sólo necesitaba que ella lo supiera. "Siempre fuimos mucho más que esto, cariño". "¿En serio?" Preguntó con la tristeza en sus ojos. "Entonces explícame lo que pasó, Ash, porque simplemente no lo entiendo. " "Tenía miedo", dijo en voz baja. "Sabía que me estaba enamorando de ti, mucho, y me entró el pánico. " "¿Qué?" no podía creer lo que estaba oyendo. Habían discutido. Había llorado. Le había puesto trabas. Prácticamente le había rogado por una oportunidad para demostrarle que estaba equivocada, pero todo fue en vano. Por último, para preservar su orgullo y su dignidad, hizo exactamente lo que Ash había insistido en que hiciera. La había dejado y había salido con otras mujeres, se había acostado con otras mujeres. Intentó convencerse de que no había estado enamorada de Ash. "¿Qué estás diciendo?" "Te quería tanto que me daba miedo. Miedo de que si me enamoraba más, acabaría haciéndote daño, y no podría soportarlo. " Se sentó bruscamente, furiosa y confundida. "Me rompiste el corazón, porque te preocupabas por mí. ¿Es eso lo que estás tratando de decirme ahora? " "Algo por el estilo." "Tienes que irte". Se levantó, recogió su sujetador del suelo, y se lo puso. Sus bragas no estaban por ninguna parte. Se sentía tan vulnerable. Se sentía loca. Furiosamente loca, y necesitaba permanecerse de esa manera, sobre todo ahora, cuando Ash estaba tan frágil, tan condenadamente herida. Al menos cuando estaba enfadaba podía soportar el dolor de perderla. La confesión de Ash le había desollado su corazón abierto, y si perdía su ira, solo le quedarían las lágrimas. "Maldita cobarde. ¿Cómo pudiste hacer esto? " As se incorporó y buscó sus pantalones. Se los puso y buscó las botas y los calcetines. "No se trataba de ti. Nunca lo fue." Terminó de vestirse y, finalmente, la miró a los ojos. "Siempre he sido yo." "Eso no me ayuda en este momento," susurró. "Lo sé." Acariciando con sus dedos la mejilla de Allie y la besó suavemente en la boca. "Te quiero, Allie. Y de verdad que lo siento mucho ". Se acercó a la puerta y la joven la dejó ir. Cuando estuvo segura de que estaba sola, se sentó en el sofá, apoyó la mano en el lugar que había ocupado Ash y lloró. Había dormido bien, a pesar de haber perdido su oportunidad la noche anterior. No esperaba que estuviera despierta, y sin duda no creía que fuera tan luchadora. La mayoría de las presas corrían. Nunca se enfrentaban al cazador. Ella lo había tomado por sorpresa, cuando apareció, esa pequeña figura oscura a través del cristal. Apenas había tenido tiempo de esconderse entre las sobras, para que no viera su rostro. La oyó gritar, pero ella se mantuvo firme. Lo repentino de enfrentarse a él, el choque, había sido tan emocionante que casi se había satisfecho con eso. Casi. Pero no había sido su cara o su grito lo que había regresado una y otra vez en su mente, acostado en su habitación alquilada con su dura y palpitante polla en la mano. Había sido la sensación del tejido de la hoja de corte, el sonido de la vida escapando de un silbido, la convulsión de muerte. Sabía que la siguiente vez que persiguiera a su presa, debía experimentarlo todo. Se sentía confiado, invencible, mientras paseaba hacia la cafetería después de despertar a eso del mediodía. Había mucha gente a esa hora, y después de andar unas cuantas calles se dio cuenta de que había más policías a pie y en coches patrulla. Redujo la velocidad y continuó más cerca de los edificios, estudiando la actividad, listo para agacharse, en caso de ser necesario. Entonces vio a las dos oficiales de pie en el puerta del bar, en el que había estado en la noche anterior, hablando con alguien que probablemente era el gerente. Una de ellas tenía una foto en la mano. La reconoció y ella lo reconocería si lo viera. Rápidamente se metió por un callejón estrecho, entre dos edificios, desapercibido. Casi se echó a reír a carcajadas. Siempre había sido mucho mejor que ella. Más fuerte. Más inteligente. Se lo había recordado cuando él tomó lo que le pertenecía. Cuando tomó la mujer que creía que era suya y le recordó lo malo que era.

Carter se metió en el lado del pasajero del vehículo, y preguntó, "Entonces, ¿qué te

parece?"

"Creo que el Agente Lloyd estaba buscando a alguien anoche," Bri dijo con cuidado, pensando que esto podría ser una prueba. "Hasta el momento podemos situarlo en el Gobernador Bradford, la Casa Gifford, y la Casa del Atlántico. Cronológicamente, parece a su última parada fue en el Good Times, que fue sólo media hora antes de la hora estimada de la muerte. " "Estoy de acuerdo con la línea de tiempo", dijo Carter mientras Bri conducía por la calle comercial. "Entonces, ¿qué hacemos con esta información?" "Volveremos esta noche y hablaremos con el barman y los clientes habituales. Averiguaremos quién más estaba allí. Preguntaremos si alguien vio algo inusual ". Miró a Carter. "Tal vez alguien notó algo? " Carter asintió con aprobación. "Suena como un plan. Mientras tanto, vamos a empezar por el B&B. Todavía no sabemos dónde estaba esta-" La radio crepitó a la vida. "Todas las unidades. Código cinco en Bayberry y Pilgrim Heights. Acudan con precaución, código dos ". "Fugitivo delito grave", exclamó Bri. "Everly!" "Está a la vuelta de la esquina de mi casa!" Carter puso el luces, pero no puso la sirena para evitar alertar al sospechoso de su llegada. "Acelera, vamos! " CAPÍTULO VEINTIUNO Allie cerró la cremallera de sus pantalones, se puso una camiseta sin mangas de color azul oscuro, y se calzó las zapatillas. Optó por esa ropa porque ella iba a trabajar. Podría estar de baja por enfermedad, pero podría estar "enferma" en la estación. Reese no había dicho que se quedara en casa. Así que se sentaría en su escritorio. Eso era mucho más atractivo de lo que estaba haciendo ahora, mirando las paredes y reproduciendo todos las palabra que Ash le había dicho, sintiéndose alternativamente enojada y herida. Trató de no reproducir cada momento, cuando hicieron el amor, ya que le dolía demasiado. Incluso la idea de hacer papeleo le parecía bien. Si se quedaba sentada pensando o tratando de no pensar, terminaría volviéndose loca. De repente su radio de policía sonó, "Todas las unidades. Código cinco en Bayberry y Heights Peregrino. Acudan con precaución, código dos ". Metió su placa en el bolsillo trasero, agarró su arma con una mano y las llaves en la

otra, y corrió hacia la puerta. "Todas las unidades " en lo que a ella se refería significaba cada oficial sin discapacidad. No iba a dejar que la basura que casi había violado a Bri se acercara de nuevo. Salió de su plaza de aparcamiento y aceleró hacia Bradford. Hizo el giro a la derecha, detrás de otro vehículo de la policía y lo siguió mientras se despejaba el camino delante de ellos. Cuando el coche patrulla volvió a Pilgrim Heights y giró a través de la intersección, se detuvo en la cuneta al lado de él y saltó. Reese salió del vehículo, le echó una mirada, y la saludó con la mano. Allie se adelantó

y dijo rápidamente: "Sé que no debería estar aquí. "

"Rica y Caroline están en la casa. Sabemos dónde está. Te quiero que con ellas hasta que atrapemos a este tipo ". Sabía que no debía protestar, a pesar de que quería estar en la persecución. Ni siquiera debería estar trabajando, por lo que estaba agradecida de que Reese no la mandara a casa. Y si Caroline era un objetivo, era necesario protegerla. "Sí, señora". Allie cruzó la calle y echó a correr por la colina hacia la casa de Rica y Carter. Rica abrió la puerta, con cara de preocupación. Caroline estaba justo detrás de ella. "¿Qué está pasando?", Rica. La joven miró a Caroline, y luego se dio cuenta de que no había razón para ocultar nada

a estas mujeres. "William Everly podría estar en el zona. Reese quería que me quedara

con vosotras hasta que lo atrapen ". "Está Bri con Reese?" Caroline preguntó rápidamente. "No, probablemente estará con Carter." Le sonrió. "No te preocupes. Ella sabe manejarse a sí misma ". "Claro, lo sé." Caroline todavía estaba preocupada, probablemente por miedo de que Bri fuera a por Everly si este la cogiera. Allie no estaba tan segura de que no lo haría, y no podía culparla si lo hacía. En realidad, nadie podría culparla por exorcizar sus demonios, a su

manera. Al igual que todos ellos. "No hay razón para pensar que vaya a venir aquí, pero hasta que se despeje la calle, ¿por qué no nos quedamos juntas, en la cocina." Miró la puerta para asegurarse de que estaba cerrada con llave y cerró las cortinas de las ventanas delanteras. "Voy a revisar el exterior. ¿Tienes una llave extra? "

Rica encontró una en el cajón de su escritorio, en la sala de estar, y se la dio. "Te voy a dar mi número de teléfono móvil." Rica repitió y ella lo anotó en su teléfono, luego hizo lo mismo con el suyo. "Está bien", dijo . "Volveré enseguida. Cualquier problema, me llamáis o al nueve uno uno ". Reese Carter llamó por radio, y Bri confirmó sus ubicaciones, y luego hizo lo mismo con Smith y su pareja. Todos iban a pie, recorriendo yardas y senderos, alrededor de la zona, donde Smith aparentemente había avistado a Everly acercarse a la casa de uno de sus viejos compañeros fútbol de la escuela. Ordenó a los funcionarios que permanecieran en los coches patrulla para bloquear Bradford, en caso Everly tratara de bajar en su vehículo. No tenían descripción de lo que podría estar conduciendo, pero no sería difícil de detectar. Luego salió a pie para triangular, con el dos equipos en movimiento, a través del barrio. Con suerte, podría localizarlo y obligarlo a salir a la luz. De vez en cuando se acordaba de la banda en el brazo hinchado, que se había aclimatado rápidamente a ella y ahora incluso lo ignoraba. No había sonado, y se preguntó si realmente estaba funcionando. En vista de que corría cuesta arriba, cargada de adrenalina, sospechaba que estaba funcionando mal, porque su presión arterial tenía que estar por las nubes. Pensando en lo preocupada que estaba Tory, oyó un grito desde algún lugar más adelante, seguido por un tiro, y la única cosa en su mente era mantener la seguridad de su oficiales. Sacó su arma y corrió. Allie oyó un ruido parecido a cuando se cae un árbol. Lo había oído un montón de veces, durante la tormenta. Pero el sol brillaba y el cielo estaba despejado, y había oído un disparo a lo lejos. El corazón le dio un salto e instintivamente sacó su arma. No podía saber la distancia del disparo, pero de pronto todo se volvió espeso. Quería correr hacia el sonido, para ayudar a proteger a sus compañeros. Pero que no podía dejar a Rica y a Caroline sin protección. Se movió con cuidado hacia la esquina superior derecha de la casa. La terraza de la cocina era un voladizo sobre los matorrales de la ladera, cayendo fuera abruptamente por debajo de ella. La casa más cercana estaba a unos cincuenta metros, alejada y separada, por el denso follaje. Cualquier persona podría acercarse a la casa por la parte trasera, pero dudaba que alguien lo intentara. Sin embargo, esperó un minuto, explorando por debajo de la terraza. Nada en movimiento. Bordeando la parte trasera de la casa, se volvió para subir por la parte delantera. No vio a nadie en la calle. Consideró volver a entrar, pero se lo pensó mejor, seguramente tendría una mejor oportunidad de ver a Everly si se quedaba en el exterior. Llamó al móvil de Rica. "Hola", dijo Rica. "Todo está despejado aquí, pero me voy a quedar fuera. No salgáis de la casa ". "Estamos bien," dijo fríamente. "Deberías saber que estoy armada ".

"Ah

"Es legal. Y sé cómo usarla ". "Muy bien. Ten cuidado ". "Eso fue un disparo?" preguntó, bajando la voz hasta un susurro. "Creo que sí." Hubo un largo silencio, y luego Rica dijo: "Ten cuidado también." "Lo haré. Sólo estar tranquilas." Desconectó y se refugió cerca de la parte delantera de la casa, detrás de una densa altura de arbustos, que le permitía un punto de vista de la calle. Si entraba por ahí, ella lo vería. "¿Puedes subir el volumen del escáner?" Le preguntó Ash a Gladys Martin, la recepcionista del departamento del sheriff, que se puso de pie al verla entrar. Después de dejar a Allie, había estado caminando sin rumbo durante una hora, sin darse cuenta del dolor punzante en su hombro y cadera. El dolor de su corazón la estaba consumiendo. No podía creer la cantidad de veces que había tomado la decisión equivocada, en lo que se refería a Allie. Había dejado que su miedo, a ser herida, y, sí, su arrogancia, al pensar que ella sabía lo que podía convencer a la joven de que no tenían ningún futuro juntas. Había alejado a la joven, la había empujado a otras mujeres, sólo para demostrar que

",

dijo Allie. "Tal vez es mejor me dejes eso a mí."

tenía razón. ¡Qué idiota. No, Allie estaba en lo cierto. ¡Era una cobarde. Había intentando darle una disculpa a medias, cuando ya era demasiado tarde, incluso tenía suerte de que la joven no le hubiera dado con la puerta en las narices. Y entonces Dios, y luego había dejado de pensar y se había ido a la cama con ella. Estar con Allie otra vez, había sido como beber el agua clara y fresca, cuando se estaba muriendo de sed, después del camino árido que había estado recorriendo durante los últimos meses. Ahora, después de haberlo probado otra vez, su alma nunca sobreviviría a otra sequía. Y no tenía a nadie a quien culpar sino a sí misma. Así que, finalmente, se había dirigido a la comisaría, y se había sentado en un escritorio vacío con sus archivos. Trabajo. Lo único que podía mitigar su dolor, aunque fuera por corto periodo de tiempo. Cuando la llamada para Todas las Unidades entró, los dos agentes en la estación salieron corriendo, dejándola sola con Gladys y el parloteo de la radio intermitente en el escáner. "¿Quién es? ¿Es Reese? " Ashley preguntó de nuevo, intentando calmar su pánico, al escuchar los informes aislados de los agentes en la búsqueda de William Everly. Se quedó mirando el escáner como si pudiera obligarlo a revelar más noticias. Cuando miró el tablero de servicio detrás de Gladys y vio que el nombre de Allie que no estaba, algo de ansiedad disminuyó. "Ese es el sheriff", dijo Gladys con un gesto de preocupación. "Todo el mundo está ahí fuera. Me imagino que toda nuestra gente, fuera de servicio, también ha acudido. Todos que tienen escáneres, y si oyen algo parecido, ellos responden ". Entonces Allie estaba probablemente por ahí. Ash había visto el escáner en el mostrador de la cocina, cuando salía de su casa por la mañana. SE obligó a relajarse. La joven era un oficial capacitado y buena en su trabajo. Pero Everly sabía que volvería a la cárcel si era arrestado, y la propia naturaleza de su crimen original, sugería que era muy inestable. ¿Quién sabía lo que era capaz de hacer si se sentía acorralado. El escáner crujió y la voz de Reese llenó la habitación. "Hubo disparos. El sospechoso está armado y es peligroso. No se acerquen sin respaldo". "Mierda", murmuró Ash. Se pasó una mano por el pelo, por centésima vez esa mañana, pero esta vez no estaba frustrada o enojada consigo misma, tenía miedo. No podía simplemente estar parada esperando noticias. Se dio la vuelta y corrió hacia la puerta. "Jesús," Bri gritó cuando la ventana de un coche estalló a tres metros de ella, lanzando los cristales por todas partes. "Ese loco nos está disparando!" Se escondió detrás de un nuevo y brillante Mercedes, mirando en torno a la calle, en busca de alguna señal de Everly. Carter estaba, en cuclillas, junto a otro coche, enfrente de ella. "¿Estás bien?" "Sí. ¿Viste por dónde se fue? " "Corrió detrás de una casa, hacia la esquina de Pilgrim." La camisa de su uniforme estaba pegada a su espalda por el sudor frío. Estaba demasiado acelerada. Su mente estaba totalmente despejada. Dios, esperaba que aquello fuera normal, porque no quería cometer un error. Carter estaba dependiendo de ella. Caroline dependía de ella. Reese confiaba en ella para tomar la decisión correcta. Miró a Carter de nuevo, al ver la calma en los ojos de su compañera se tranquilizó. Carter confiaba en ella, lo podía leer en su cara. Y eso era todo lo que necesitaba para calmarla. "Vamos a ir a buscarlo, ¿no?" gritó a Carter. "Tienes toda la razón. Mantén los ojos abiertos para todos los civiles y asegúrate de ir bien cubierta ". "Entendido". Se levantó y echó a correr. El ruido de los pasos de Carter, a su lado, era casi tan bueno como la mano de Reese en su hombro, recordándole que no estaba sola. Allie captó un destello de movimiento a través de la calle. Reese corría esquivando ,con cuidado, de un jardín a otro, revisando de arriba a abajo la calle y los caminos de alrededor. Quería ir con ella para cubrir su espalda, pero se quedó en su puesto. No podía ver todo el camino hasta la intersección con Bayberry, pero ahí es donde se había visto por última vez a Everly. El disparo sonó como si viniera de allá abajo, donde estaban Bri y Carter. No se permitió pensar en eso. Sólo debía estar allí, a la espera, preparándose. Perdió a su jefa de vista, y de repente se sintió muy sola. Cada segundo se sentía como una hora.

Sus brazos desnudos estaban cubiertos por sudor. Dos casas más delante, en diagonal a través de la calle, una mujer joven con el pelo largo y rubio, con un vestido corto ceñido salió por la puerta, acercándose a su coche, un Honda Accord azul oscuro, estacionado en el camino de entrada, y se apresuró hacia la puerta del lado del conductor. Un segundo más tarde, un hombre barbudo, con una camiseta oscura y vaqueros azules, apareció de la nada y corrió a interceptar a la rubia. Era Everly. Iba a coger a la joven. Allie ni siquiera cuestionó su próximo movimiento. No podía dejar que se llevara a un rehén. Se paró en la calle, con los brazos extendidos en frente de ella, el arma sujetada por las dos manos apuntando a Everly. "Alto, es la policía! Abajo en el suelo. ¡Al suelo! " Sin perder el paso, se dio media vuelta en dirección a ella y disparó. El aire a su alrededor vibraba con el calor, y sus oídos resonaban ante el sonido del

disparo. No podía devolver el tiro, porque ahora estaba directamente entre ella y la civil. Si disparaba podría dar a la mujer o alguien en alguna casa. Con la esperanza de hacer fuego de nuevo, cualquier cosa para distraerlo de la mujer, se agachó junto a su coche e intentó confirmar su distancia, y corrió hacia él. Carter y Bri llegaron al final del bloque y corrieron por la calle, con las armas fuera. Reese apostada entre dos casas, agarró a la joven mujer y la arrastró fuera del alcance del sospechoso. Entonces se quedó de pie, alta, sólida, y apuntó con su arma a Everly. "¡Ya está, Everly," gritó Reese. "Estás rodeado, baja el arma ". Everly ladeó la cabeza mirando primero hacia Allie, que estaba bloqueando la calle en una dirección, a Bri y Carter, que le cortaban la retirada en la otra dirección. Smith y Chang aparecieron por detrás de él, tomando posición. Reese se adelantó poco a poco, con el rostro completamente impasible, su arma nunca vacilante. Después de echar otro vistazo a su alrededor, Everly levantó su mano libre, se arrodilló, y lentamente colocó su arma en el suelo. Entonces todo el mundo lo rodeó. Bri llegó a él primero y metió la rodilla en el centro de su espalda mientras le hablaba. Allie no podía oír lo que Bri le gritaba. Seguía intentando acercarse pero no era capaz de llegar. Tenía el arman temblando en su mano, pero cuando trató de fundarla, no fue capaz de hacerlo. Entonces vio la sangre que corría por su brazo izquierdo. Eso probablemente explicaba por qué se movía en cámara lenta. De hecho, realmente no se movía. Estaba de rodillas en medio de la calle. Quería levantarse pero no podía. "Agente herido, oficial herido! Médicos. Necesitamos un médico, ahora " Reese gritó por la radio mientras se arrodillaba junto a la joven. "Tómalo con calma, Allie. Los médicos estarán aquí en un minuto ". "No sé por qué estoy sangrando", dijo en silencio, confundida. "No me di cuenta." Reese enfundó su arma y puso un brazo alrededor del hombro de su oficial. La bajó contra su pecho, presionando la herida en el brazo de Allie que bombeaba sangre de forma constante. " Vas a estar bien. Los médicos estarán aquí en un segundo. " Allie inclinó la cabeza sobre el hombro de Reese. "Tienes unos ojos magníficos. Quiero decir, calientes y sexys ". "Gracias", murmuró. "Cómo está Bri ?" preguntó, se sentía borracha. "Está bien. Todo el mundo está bien. Lo hiciste muy bien hoy, Tremont ". "No lo hice. No hice nada", arrastró las palabras. "Realmente he jodido las cosas con Ashley". "Eso podrás arreglarlo más adelante", dijo Reese. "¿Eso crees?" Susurró. "Sí, estoy segura de ello. Tómalo con calma ahora ".

"Eso es bueno. Eso es bueno, porque realmente

verdad?" "Por supuesto." Con Reese manteniéndola a salvo, se dejó ir. CAPÍTULO VEINTIDÓS Tory oyó las sirenas que se acercan y se apresuró a salir de la clínica. Cuando vio a Reese salir del coche patrulla delante del vehículo de EMS, en el estacionamiento de la clínica, vaciló, sus piernas súbitamente se debilitaron. Su camisa estaba empapada de sangre. "Oh, Dios mío! Reese! " "Estoy bien," gritó "es Allie. Tiene una herida en el brazo izquierdo ". Las puertas traseras de la plataforma del ems se abrieron y dos médicos saltaron con la

" Suspiró y cerró los ojos. "Se lo dirás

joven en una camilla. Uno sostenía una bolsa de IV, en el aire, mientras corría junto a la camilla. "Signos vitales", preguntó Tory, cuando llegaron a su lado, y mientras les sostenía la abierta puerta de la clínica. "Pulso noventa, BP una y media. Ella entra y sale. Mejor desde que llegamos, tiene un poco de líquido en su ". Allie volvió la cabeza y sus ojos se abrieron. "Me quiero ir casa. " "Oh, me encantan los policías", murmuró Tory, mirando la venda en el brazo, mientras seguía a los médicos dentro la clínica. Una mancha de tres centímetros de color rojo brillante marcaba el centro de la gasa blanca. Sangrado fresco. "Sala de tratamiento dos." Miró a Reese mientras regresaban juntas. "¿Estás bien?" "Está bien." "Todos los demás?" "Todo bien." Agarró el brazo de Tory, para detenerla, antes de entrar en la sala. "Tengo que volver a la estación para tomar declaración a Everly. Dime cómo está tan pronto sepas algo, ¿de acuerdo? " "Lo haré. Alguien ha llamado a su madre? " "Lo siento. Todavía no. " "Lo haré después de que la evalúe. Es posible que tenga que enviarla a Hyannis para una evaluación quirúrgica ". Reese asintió, endurecimiento su mandíbula. "Llámame. Lo arreglaré para que os acompañen ". "¿Estás segura de que estás bien?" "Preferiría que uno de los míos no estuviera sobre esa camilla." Tory le deslizó los dedos por la mandíbula. "Ya lo sé. Lo mismo me ocurre a mí. Y eso es lo que importa ". Reese sonrió irónicamente. "Gracias por el recordatorio." "Estoy encantada." La besó en la mejilla. "Me tengo que ir. Llamaré tan pronto como yo sepa algo ". Reese se acercó al pequeño grupo de oficiales, congregados en una esquina de la zona de recepción. "Está estable. La Dra. King la está evaluando su ahora. Pasará algo de tiempo antes de que sepamos algo, pero necesito voluntarios para hacer de escolta, por si la tenemos que llevar a Hyannis ". Tres hombres y una mujer de inmediato dieron un paso adelante. Reese sonrió. "Con dos será suficiente." Señaló a dos de los oficiales, que se suponía estaban fuera de servicio, aunque habían respondido a la llamada. Sabía que ninguno de los oficiales se iría hasta tener noticias del estado de Allie. "Los dos esperar aquí." "Sí, señora", dijeron al unísono. "Vuelvo a la estación. Buen trabajo hoy, todos ustedes ". Ashley Walker interceptó Reese justo cuando llegaba a la puerta. "¿Es malo?" preguntó en voz baja. "No lo sé", dijo Reese de verdad. La mujer tenía muy mala pinta, pálida, ojerosa, temblorosa. Recordando algo de la incoherente conversación de Allie, sobre Ash, después de que le habían disparado, supuso que su relación era algo más que profesional. No estaba completamente segura que la joven quisiera que ella dijera nada,

y pensando en las divagaciones de la joven, quizá cuando despertara cambiara de

opinión. De todos modos, Allie había querido enviar algún tipo de mensaje. "Me pareció que era una herida superficial, pero el sangrado era importante". Se pasó una mano por el pelo, y lanzó una mirada salvaje hacia el puertas que daban a la parte trasera de la clínica y las áreas de tratamiento. "Jesús. Normalmente no lo pediría, pero ¿hay alguna manera de que pueda entrar ahí?" Dejó escapar un suspiro tembloroso

y miró fijamente a Reese con ojos torturados.

"Me estoy volviendo loca aquí." La tomó del brazo y tiró de ella, más lejos de los oficiales, algunos de los cuales las miraban con curiosidad. "En este momento no puedo. Tory está con ella. Sabes que Tory no permitirá que le pase nada. Cuando me llame con noticias, le diré que estás fuera esperando. Si Allie está lista para verte y, estoy segura de que Tory se te llevará con ella". "Está bien. Si. Lo entiendo. " Miró hacia otro lado. "Ni siquiera tengo la derecho a estar aquí. "

"Mira", dijo Reese en voz baja. "Allie quería que te dijera que

ella quería que yo te dijera, la verdad. Estaba divagando un poco. Pero ella preguntó por ti. " Volvió la mirada hacia Reese. "¿Sí?" "Si. Así que trata de pensar en ello, ¿de acuerdo? " "Lo entiendo, Reese." Le apretó el brazo. "Mira, me tengo que ir. No soy la mejor persona para dar consejos

sobre relaciones. Pero si sientes algo por ella, en tu interior, que es donde cuenta, no la dejes ir. No, a menos que ella le diga directamente que lo hagas". "Está bien", susurró Ash, mirando como si le hubiera arrojado una cuerda donde agarrase. "Está bien." Siguió a Reese fuera, y se sentó en el escalón más alto, del pequeño rellano, delante de

la clínica. Realmente necesitaba un poco de aire y despejar la cabeza. Reese le dijo que

no se veía tan mal. Su brazo. Agradecer a Dios no hubiera sido peor. Cristo, ni siquiera se había puesto el chaleco. ¿En qué estaba pensando? Joven y loca, y valiente. Intentó despejar su mente mirando un nuevo vehículo de emergencias que entraba en el aparcamiento. A este ritmo, Tory necesitaría más personas para atender a todos sus

pacientes. Se tensó cuando la rubia del bar, la novia de Allie, bajó del vehículo y corrió hacia la clínica. "Tory está con ella ahora", dijo Ash mientras se movía para dejar sitio a la chica que subía los escalones. "Está estable. Es una herida en el brazo. No estoy segura de qué grave es. Todo el mundo está esperando noticias de Tory ". "Gracias." La rubia abrió la puerta, examinó a la multitud en el interior, y dio un paso hacia afuera. Le tendió la mano. "Soy Flynn. Nos conocimos brevemente el otro día, pero nunca nos presentaron. Eres Ash, la amiga de Allie, verdad? ". "Sí," dijo con fuerza, agitando la mano que le ofrecía. "Alguien nos dirá algo verdad?" "Tory nos avisará, tan pronto como sepa algo." "No puedo creer que Allie haya vuelto aquí, después de lo ocurrido ayer. Se suponía que tenía que estar en casa descansando." Flynn se sentó al lado a ella. "Estaba muy preocupada por ti, cuando el edificio se derrumbó. ¿Estás bien ahora? " "Nada que unos días de descanso y una aspirina no curen. Ni siquiera se puede comparar con lo que está pasando ahí dentro, en estos momentos." Se preguntaba si Flynn se sentiría tan desgarrada, por dentro, como se sentía ella en este momento, indefensa y enferma del corazón. Flynn volvió a mirar a la puerta de la clínica, mirando como si quisiera asaltar el lugar. "Herida en el brazo, dijiste?" "Eso es lo que me dijo Reese. No pude llegar a verla ". Su garganta se sintió áspera, mientras revivía el pánico al oír que la habían disparado, y a Reese gritando pidiendo un médico. Se frotó el rostro. Le temblaban las manos. Todo su cuerpo temblaba.

"Cristo. Deseo que Tory nos diría algo ya. Si algo le pasa a ella, no sé

mandíbulas, recordando que estaba hablando en voz alga. "Ella estaba desesperada por

ti ayer. No podría descansar hasta asegurarse que estabas bien. "Flynn la miró

considerando sus siguientes palabras. "Hay algo más que amistad entre vosotras, ¿no es así? " Aslh le sostuvo la mirada. "No lo sé. Eso solo lo puede decir Allie. " "Tienes razón." Hizo una pausa Flynn. "Hemos tenido un par de citas. Ella gusta mucho". "Si, me lo imagino." "Uh-huh". "Solíamos estar involucradas", dijo Ash en voz baja. "Todavía estoy loca por ella,

pero

"Bueno, ahora probablemente no es el momento de esperar que elija".

"Creo que ella ya lo tiene decidido." Cerró los ojos, respiró hondo, entonces se enfrentó

a Flynn. "Pero tienes razón, ahora no es el momento. Así que sólo voy a esperar, porque me preocupo por ella y no puedo hacer nada más ". "Lo mismo digo." "¿Quieres un café?" Se levantó. "Hay una cafetera en la zona de recepción. " Flynn se acercó a ella. "Sí, me vendría bien. Iré contigo". "¿Todo bien?" Preguntó Carter cuando Bri terminó de hablar por teléfono con Caroline.

bueno, yo no sé lo que

"Apretó las

ah

no creo que

" Sacudió la cabeza. "No sé nada en este momento. "

Bri se deslizó en su silla y estiró las piernas larguiruchas frente a ella. "Carre está bien. También lo está Rica. Todo debería volver a la normalidad. " "Uh-huh." Carter no podía estar en desacuerdo, aunque algo no le cuadraba. Algo no estaba bien del todo. "Everly dice que no fue él, ya sabes," dijo "Que no entró en nuestra casa ayer por la noche. Dice que nunca siguió a Caroline. Que no se ha acercado a ella ". "Lo escuché." Se encogió de hombros. "Realmente no esperabas que confesara, ¿verdad? " "No lo sé. Parece más o menos el mismo que era en la escuela. Me llamó puta lesbiana. Me dijo que si hubiera tenido una oportunidad con Carre, que ella nunca estaría conmigo." Sus ojos azules se volvieron fríos como el invierno. "Si la hubiera seguido de nuevo, creo que se le gustaría decírmelo, para que me enfrentar con él. " "Si." Carter la había visto prácticamente vibrando de cólera, cuando escoltaba a Everly al coche. La joven había tenido que renunciar a mantener su temperamento. No estaba segura de si ella hubiera hecho lo mismo, en el caso de estar hablando de Rica. "Lo manejaste muy bien". "Yo quería matarlo." "No te culpo." "No estoy diciendo eso. Realmente quería hacerlo. Quería violar a mi novia." Miró fijamente a Carter. "No creo que sea bueno sentir eso, y a la vez ser policía. " "Eres un ser humano, primero", dijo Carter suavemente. "La familia es lo todo, y has protegido tu familia hoy. Lo que estás sentimiento, yo siento lo mismo. Exactamente lo mismo. " "Gracias," susurró Bri. Reese volvió de la zona de espera y les hizo un gesto hacia su oficina. Cuando estuvieron dentro, cerró la puerta. "¿Alguna noticia de Allie?" Bri preguntó inmediatamente. "Todavía no", dijo Reese. "¿Qué pasa con la basura que le disparó?", Agregó Carter. "Los chicos del estado están en camino a recogerlo. Que se haya saltado su libertad condicional es el menor de sus problemas. Le disparó a un policía. Va a estar encerrado por mucho tiempo. " "¿Qué opinas sobre lo que dice???? Que no intentó entrar ayer por la noche en nuestra casas?"preguntó Bri. "Él jura que estuvo toda la noche con Randy Thompson, su antiguo compañero de fútbol." Se encogió de hombros. "Thompson lo ha corroborado, pero no dio muchas explicaciones". "Todavía queda la cuestión del agente del FBI muerto", dijo Carter. "No crees que él estaba involucrado en eso? " "No lo creo capaz de algo así", dijo Reese. "Los federales no tendrían razón para estar buscándolo. Y él no tendría ninguna razón para matar a un agente federal ". "¿Qué pasa con los robos en tu casa y en la mía? Y sobre el coche de Rica? " añadió Carter. "Everly admite que estaba en la ciudad, durante los últimos tres días, así que la línea de tiempo trabaja a nuestro favor. Por supuesto, él lo niega todo. Dice que sólo ha estado escondido en casa de su amigo." Apoyó la cadera contra el escritorio, y pensó sobre la secuencia de los acontecimientos: el intruso en su casa, el coche de Rica destrozado, el robo en casa de Rica y Carter, el intento de robo en casa de Caroline y Bri. Everly estaba directamente ligado a ella, a Bri y Caroline, y a Rica, por ser amiga esta última de Caroline. En un pueblo tan pequeño no era difícil seguir los movimientos de cualquier persona, y Everly fácilmente podría haber visto a Caroline con Rica. Los acosadores no siempre siguen la lógica, que tendría sentido para los demás, y se le podría hacer responsable de todo. Era tentador relacionarlo y unirlo a todo lo ocurrido, en un paquete ordenado, pero a veces la explicación más simple es la correcta. William Everly, como tantos delincuentes, no era especialmente inteligente, y como los instintos de una paloma mensajera, había simplemente vuelvo a esconderse en terreno conocido. Una vez aquí, podía haberse vengado de toda la gente que lo llevó a la cárcel y a todas las personas cercanas a ellas. Y, sobre todo, había querido otra oportunidad para demostrar a Caroline Clarke que lo único que necesitaba era un buen hombre. "No vamos a ser capaces de demostrar que fue él," Reese dijo finalmente. "Lo que más me molesta es que Everly es un niño de esta ciudad natal. Mi casa está de camino en el

East End, su casa está en el extremo oeste, y Caroline y Bri están justo en el medio. Tendría que cubrir mucha distancia para ir de un lugar a otro, y hemos estado buscándole por toda la ciudad, durante varios días. Pero nadie ha admitido verlo en ninguna parte ". "Sí," dijo Carter pensativamente. "No me gusta mucho." Bri miró a Carter a Reese. "¿Entonces si no fue Everly, quién perseguiría a Caroline? " "No lo sé." Reese dejó escapar un suspiro. "Y todavía tenemos el agente del FBI asesinado, que no parece relacionado con nada de eso." Miró a Carter. "Creo que tenemos que tener una conversación con la Agente Especial Allen, ¿verdad? " "Por desgracia, estoy de acuerdo." Hizo una mueca. "Tengo la historia con ella, y creo que todavía tiene un especial interés personal con Rica. Tal vez pueda jugar con ella lo suficiente para que nos diga algo útil ". "Dar lo mejor de ti", dijo Reese con una sonrisa irónica. "Mientras tanto, tenernos que asegurarnos de que todo el mundo mantiene los ojos abiertos. Sólo en el caso de se nos haya escapado algo. " No estaba seguro de lo que estaba sucediendo en el otro extremo de la ciudad, pero había oído las sirenas de carreras de ida y vuelta, durante casi una hora. Toda la actividad policial adicional, en la calle, de repente había desaparecido, y lo aprovechó para hacer su movimiento. Se había acostumbrado a trabajar de noche, pero no quería esperar hasta el anochecer. Ya había estado esperando demasiado tiempo. Seguía pensando en volver a la noche anterior, al aumento de emoción cuando el cuchillo había separado la carne, y se había excitado. Anhelaba esa sensación. Ya habían pasado unas horas y necesitaba satisfacer su antojo ahora. Buscó el cuchillo en el bolsillo del pantalón, y dejó sus dedos a la deriva, sobre la superficie lisa en la dura cresta de su polla. Ella estaría sola. Y sería toda suya. CAPÍTULO VEINTITRÉS Realmente no quiero ir a Hyannis," declaró Allie. "Mira, ni siquiera está sangrando más. Los rayos X están bien, ¿verdad? " Tory sonrió, con indulgencia, mientras envolvía el brazo de la joven. "Te he dado un poco de Demerol, cariño. No estás en condiciones de tomar una decisión racional en este momento ". "Nadie tiene el tiempo para ir hasta allí. Y lo creas o no, el Demerol está totalmente ocupado trabajando como un analgésico. No me siento mal en absoluto. " "¿Tienes mucho dolor?" Tory preguntó con suavidad. "Creo que tengo que ser dura y decir que no me duele mucho" dijo con una risa temblorosa. "Pero realmente me duele mucho. No me gustaría volver a recibir un disparo.". Tory le acarició el pelo. "Espero que así sea." Movió uno de los taburetes de acero inoxidable y se sentó al lado de la camilla. "Creo que has sido era muy, muy afortunada y la bala fue a través de tu tríceps y no ha tocado el hueso, ni las principales arterias ni los nervios ". Allie se iluminó. "Lo que significa que me puedo ir a casa, y que voy a estar bien como nueva en unos días, ¿no? " "No exactamente," dijo Tory con otra leve sonrisa. "Hay muchas estructuras importantes en su brazo, y sangrabas mucho, cuando te trajeron. No hay mucho que pueda hacer para evaluar, lo que está pasando en el interior, sin tener que abrir la herida y examinarla internamente. " "Como si fuera una operación." "Exactamente. Pero las operaciones pueden dañar el tejido, y no nos gustaría hacerlo a menos que sean absolutamente necesario. ¿Qué te parece si llegamos a un acuerdo?". Tory miró su reloj. "Quédate aquí durante cuatro horas. Si hay no más sangrado y ningún cambio, en el examen de sentimiento y movimiento en la mano, te dejo ir a casa con alguien que pueda cuidarte". "Está bien. Sí. Perfecto. " Empezó a incorporarse, pero Tory apretó un mano sobre su hombro. "Eso significa que durante esas cuatro horas debes estar quieta, durmiendo, si puedes," Tory le amonestó. "Tengo que hablar con mi madre. Hacerle saber que estoy bien ". "Voy a buscar tu teléfono." Tory hizo un gesto hacia el pasillo. "Muchos de tus amigos están afuera. Voy a hacerles saber que estás bien". "Gracias."

"Allie, ¿hay alguien a quien quieras ver? Puedes recibir visitas pero no quiero una multitud aquí. Realmente necesitas descansar. " Miró hacia otro lado, por primera vez. "Está Reese aquí?"

"Se fue, tuvo que volver a la estación para supervisar el arresto. Sólo le llamé, hace unos minutos, para hacerle saber que estaba bien. Dijo que pasaría a verte más tarde. Bri estará aquí también, tan pronto como pueda ". "Eso está bien. Eso es bueno. " "Reese mencionó que Ashley está esperando afuera, y está muy preocupada por tí.” Tory no quería nada alterara a su paciente en este momento, pero no podía evitar que las cosas siguieran su curso. "Flynn también ha preguntado por ti". "Flynn está aquí?" preguntó rápidamente. "Mmm-hmm." "¿Puedes decirle vuelva?" Tory asintió. "Por supuesto. Voy a buscarla. " Ash se sentó un rato después de Flynn entrara, esperando tener fuerzas para mover sus piernas, y para soportar el agudo y brillante dolor que presionaba su corazón, al saber que Allie había pedido ver a Flynn. No debería haber esperado algo diferente. Allie le había dicho, más de una vez, que tenía novia y estaba contenta. Flynn era decente y se preocupaba por Allie. Eso era fácil de ver. Entonces finalmente tuvo su respuesta y no estaba realmente sorprendida. No había confiado en la joven, cuando más importaba, y nada mata el amor más rápido que la desconfianza. Su mayor lamento era no haberle dicho a la joven lo mucho que la amaba, lo mucho que la necesitaba y lo mucho que la quería. Se agarró al pasamanos y sacó fuerzas para ponerse de pie. Después de tomar unas cuantas respiraciones temblorosas, bajó las escaleras y se dirigió

a su vehículo. Su mente era lenta, sus movimientos vacilantes y sin coordinación,

mientras buscaba las llaves. Los días y las semana de comidas olvidadas, atracones nocturnos, y conexiones transitorias finalmente le estaban pasando factura. Se subió al volante y después de varios intentos, consiguió meter la llave en el contacto. " Ash, espera! "Flynn corrió por las escaleras de la clínica hacia el coche. Se detuvo y abrió la puerta del coche. "Ella quiere verte." Negó con la cabeza. Ya no sentía nada, ni siquiera ira. "Pasaré a verla mañana. Dile que he dicho que espero que se sienta mejor ".

Flynn se inclinó un poco más en el interior, bloqueando el volante, y esperó hasta que la mujer la miró. Los ojos de Flynn eran extrañamente suaves y sinceros. "Allie está herida

y quiere verte. Olvida el pasado, olvida tu orgullo. Haz lo correcto por ella ".

"Hacer lo correcto por ella," susurró, agarrando el volante como si fuera la única cosa que la mantenía atada a la tierra. ¿Qué significaba eso? Se había dicho que estaba haciendo lo correcto para la joven al negarse a atarla, a limitar sus opciones. Había pensado que estaba haciendo un sacrificio, siendo noble, dejando al margen sus sentimientos para que la joven no se viera obligada a estar con ella. Miró a Flynn, pidiendo desesperadamente ayuda. "¿Cómo?" La voz de Flynn era suave, llena de compasión y de forma inesperadamente alentadora. "Creo que ya lo has averiguado. Ahora deja que ella lo sepa". Ash no estaba tan segura, pero se deslizó fuera del coche y cerró la puerta. "Gracias." "De nada", dijo Flynn. Se dirigió hacia el edificio, y miró hacia atrás. "¿Vienes dentro? " "En unos pocos minutos", dijo Flynn. "Adelante." Esperó, pero Flynn se acercó a la camioneta de EMT, se sentó en la parte trasera, y cerró los ojos. Cuando Ashley entró en la clínica, Tory estaba hablando por el teléfono detrás del mostrador, en la zona de recepción. "Allie pidió verme", dijo Ash. Tory hizo un gesto hacia el pasillo detrás de ella. "Sala de tratamiento dos. Está cansada. No te quedes demasiado tiempo. " "¿Se encuentra bien?" Preguntó. "Está estable, pero que realmente necesita descansar." "Está bien. Gracias." Se apresuró por el pasillo hasta llegar a la puerta. Llamó a la puerta y entró en la habitación. Allie estaba cubierta por una sábana, con los hombros al descubierto y los ojos cerrados. Estaba muy pálida. Su piel, enmarcada por el pelo oscuro, era casi

translúcida. Parecía frágil, etérea, su corazón se retorció al pensar en lo cerca que había estado de perderla. Justo en ese momento, lo único que le importaba era que la joven estuviera a salvo. El mundo sin ella sería un lugar mucho más oscuro. Cruzando tan silenciosamente como pudo, se detuvo a un lado de la camilla y estrechó la mano de Allie. Se inclinó para besarle la frente, y se detuvo cuando Allie abrió los ojos. Sus profundos ojos marrones casi no enfocaban, pero eran infinitamente hermosos. "No quise despertarte,". "Hola, cariño", murmuró Allie. "No quería quedarme dormida." "Cierra los ojos otra vez." Le rozó sus labios sobre la mejilla. "Tory quiere que descanses." "Dijo que me puedo ir a casa pronto." Ash no estaba tan segura de que era una buena idea, pero no iba para discutir. "Eso es bueno. ¿Cómo te sientes? " "Cansada y me duele el brazo. " Deslizó su mano de la mano de Ash y apoyó la palma de la mano contra la mejilla de la mujer. "Creo que todavía estoy enojada contigo." "Eso está bien. No te culpo." Estaba tan nerviosa que apenas podía hablar. Quería subir a la camilla y abrazarla. Quería que no la hubieran disparado. Quería borrar el dolor que había visto en los ojos de la joven esa mañana, el dolor que ella había puesto allí. Quería volver y hacer todo otra vez, pero sabía que no podía. A veces no siempre uno tiene una segunda oportunidad. "¿Necesitas algo?" "Yo," susurró, perdiéndose claramente a la deriva. Sus dedos revoloteaban contra la "

mejilla de Ash, y luego se alejaban. "Necesito Se tragó su orgullo, enterró su dolor. "¿Quieres que avise a Flynn? "

Los ojos de la joven se abrieron más y una pequeña mueca se formó entre su cejas. "No puedo decirte lo que significas cuando me miras así, con sus ojos tan sombríos y oscuros. Dime ".

"Me siento

inundaron sus ojos. Volvió la cabeza y se secó la cara rápidamente contra la manga de su camisa. Levantó la mano de Allie y besó la parte posterior de los dedos. "Te miro y me dan ganas de reír a carcajadas Estoy tan feliz que seas parte de mi vida. Te miro y e siento emocionada por estar viva. Quiero correr hacia adelante en un futuro, en una vida llena de posibilidades. Te miro y siento que puedo hacer cualquier cosa." Se inclinó hacia abajo y la besó suavemente. "Me siento tan condenadamente afortunada, de haberte tocado. Valoro cada segundo que compartimos. Si pudiera pedir un deseo, me gustaría estar contigo para siempre. Te quiero. Te quiero tanto ". "¿Sabes lo que quiero?" "¿Qué, nena?" Preguntó, sin tratar de detener las lágrimas que surcaban sus mejillas. "Me gustaría que me llevaras a casa y me abrazaras esta noche. Y que, en la mañana no me digas adiós ". "Puedo hacerlo", susurró Ash. "Todas las noches?" "Todas y cada una de ellas." "Quería dejar de amarte", murmuró ", pero no pude." "Yo tampoco" se levantó del taburete, apoyó la frente contra el hombro de Allie, y deslizó su brazo suavemente alrededor de su cintura. "Y nunca lo haré." "Le dije a Flynn no podía salir con ella nunca más." "¿En serio?" "Mmm-hmm." Acarició con sus dedos el cabello de Ash. "¿Por qué?" "Porque ella me gusta mucho, pero mi corazón no está disponible." Sin soltarle el pelo continuó. "Estaba tan enfadada contigo, esta mañana, que no era capaz de decidir lo que necesitaba y lo que haría. Todo por tu culpa ". "Lo sé." "Pero después de que te fueras, pensé en todo lo que me habías dicho, en tu caída y me entró el miedo. Nunca me dijiste esas cosas, antes." Los ojos de Allie se volvieron líquido. "Entonces supe que realmente me amabas. Y yo todavía te amo". "Lo hago." El corazón le latía lento. Casi tenía miedo de ser tan feliz. Casi. "¿Qué dijo Flynn?" "No parecía sorprendida", dijo con suavidad. "Creo que tal vez estaba un poco triste, "

pero no va a estar sola mucho tiempo. Ella es "Muy especial", dijo Ash.

" Ash perdió la voz y se esforzó por contener las lágrimas que de repente

um

"Si. Y preciosa también. " Se rió. "No es mi tipo." Allie frunció el ceño. "No deberías tener ningún otro tipo más, ¿recuerdas?" "Oh, lo recuerdo." La besó en la mejilla. "Te quiero." "Ya lo has dicho". "Puedo decirlo otra vez?" Allie asintió. "Siempre que quieras que quieras." "Te quiero mucho", susurró Ash. "Eso es bueno. Porque tienes mucho tiempo perdido para compensarme". Sonrió, escuchando la respiración de Allie crecer cada vez más suave, más lenta hasta que finalmente se rindió al agotamiento y se durmió. Solo quería estar sentada junto a su cama. No podía volver atrás, no podía deshacer los errores que había cometido, ni el dolor que había causado. Pero estaba de nuevo en brazos de Allie, y haría lo correcto por ella, esta vez. Lo haría lo mejor que pudiera. No había coches de policía. Ni patrullas a pie. Dio un paso tras otro y caminó intencionalmente, pero sin prisa, hacia la puerta. Tocó la puerta y oyó la llamada de voz familiar "Sólo un minuto". Pisando con cuidado a un lado, para que su rostro no fuera visible, para cualquier persona que mirara a través de la ventana en la parte superior de la puerta, sacó el cuchillo de su bolsillo y le dio la vuelta. Tenía un cincuenta por ciento de posibilidades de que al abrir la puerta no lo identificara. De alguna manera, la gente es mucho menos cautelosa, en medio de una tarde de sol brillante. A menudo abren la puerta sin pensar, sobre todo cuando no contaban con ningún tipo de problemas. Y después de todo, ¿por qué habría de tener miedo? No tenía ni idea de lo que se avecinaba. No estaba decepcionado. La puerta se abrió unos centímetros, dijo, "sí?" y antes de que pudiera reaccionar al ver su cara, ya era demasiado tarde. Ella tenía un arma, pero apenas se había podido mover, cuando él empujó la puerta de par en par, se abrió paso en el cuarto, y hundió el cuchillo entre sus pechos. Sus ojos se abrieron en estado de shock y sorpresa, y cuando su sangre, deliciosamente cálida, se derramó en cascada sobre su mano, sonrió y susurró hola. CAPÍTULO VEINTICUATRO Carter sacó el vehículo de la carretera y dio por radio su ubicación. Se sentó por un momento dejar la cálida lavar brisa de la tarde un poco de la tensión de las últimas horas. Cuando se había dado cuenta de lo cerca que Everly había estado de su casa, de Rica, había tenido que hacer todo el esfuerzo para hacer su trabajo, cuando lo que quería era estar con Rica, protegiéndola. Al final resultó que, Rica nunca ha sido su objetivo. Sintiendo todavía el miedo en sus hombros, se estiró y salió del coche patrulla, dejando las ventanas abiertas para que entrara el último bit de calor, de la tarde en el rancio interior. La radio parloteaba a su espalda mientras caminaba por el sendero. Al acercarse, vio la puerta entreabierta. Al instante, su breve interludio de confort se hizo añicos y las campanas de alarma sonaron. Corrió hacia adelante, con la mano en la empuñadura de su arma. Cuando llegó a la puerta, la abrió con cuidado, entrecerrando los ojos en la oscuridad. Durante medio segundo, su mente se negó a registrar la vista d un cuerpo en el suelo, y se quedó congelada con el sol en la espalda y el infierno a sus pies. "Oh Jesús". Carter sacó su arma y escaneó rápidamente el habitación. Ningún movimiento, ningún sonido. Gritó en su micrófono hombro, "Código de ocho. Oficial herido. Oficial herido ". Luego se dejó caer de rodillas y acercó sus manos sobre la herida desde donde salía la sangre a borbotones. "Espera, espera," Carter dijo a la desesperada. Oyó un gemido y miró a los ojos aterrorizados. Labios exangües, tan pálida que rayaba en azul, palabras formadas que no podía oír. Se inclinó hacia abajo más cerca, sin apartar la mirada de esos oscuros heridos. "Estoy aquí. Estoy aquí. "

"

"No, no, no lo haré," Carter medio gritó, al oír el miedo en su voz y tratando de contenerlo. "No voy a dejarte. Quédate conmigo. Estoy aquí. No te voy a dejar, tienes que quedarte conmigo. ¿Me oyes, Allen? Marilyn, maldita sea. Quédate conmigo. " Las manos de Carter estaban pegajosas de sangre, que seguía saliendo pero ahora no tan rápido. No sabía si eso era bueno o malo. Jesús, Dios, donde estaban los médicos? Sus

N

ir."

brazos temblaban, su visión se oscureció, y el sudor quemaba sus. Por favor, alguien, por favor.

Oyó sirenas. Pasos. Gritos. No podía moverse. Si se movía, la sangre brotaría de nuevo. Tenía que mantenerla como estaba. tenía que hacerlo. "Oficial", Flynn le gritó al oído. "Nosotros nos ocuparemos. Puedes moverte. Vamos a cuidar de ella ". Un brazo la agarró del hombro, tiró de ella, y se tambaleó. Sus piernas eran de madera, insensibles, y tropezó, cayéndose. "Carter" Bri la agarró por la cintura. "Carter, te duele algo?" "No," jadeó Carter. "Está bien. Ya la tienen los de emergencias. Vamos afuera ". Carter parpadeó, tratando de concentrarse en el rostro de Bri. "No puedo. Le dije que me quedaría ". "Está bien. No vamos a estar lejos ".

"No he revisado las otras habitaciones

sudor de la cara y Bri la agarró del brazo, deteniéndola. Carter se quedó mirando la mano que no reconocía, cubierta de sangre. Su mano. "Oh Jesús, Bri." Bri medio la arrastró lejos de los médicos. "Quédate aquí. Recupera el aliento. Tengo que avisar a Reese. Ahora vuelvo ". "Está bien." Asintió, todavía aturdida. Ningún entrenamiento podría preparar a alguien para ver a un compañero caer. Si no se hubiera detenido en el coche para pensar en lo sucedido horas antes, quizá podría haber llegado. Ahora tendría nuevas pesadillas para ocupar su lugar. El teléfono en el escritorio de Tory sonó y durante medio segundo, pensó en no contestarlo. No quiere oír hablar de ningún problema más. Nita había llegado a su turno de noche y juntas había logrado revisar a la mayoría de los pacientes, que habían llegado, cuando se Tory había sido obligada a atender la llegada de Allie. Ahora no era capaz de hacer nada más que ir a su casa, llegar a tiempo para alimentar a Reggie, cenar y darse un baño. No podía pensar en querer hacer otra cosa. El estridente e insistente sonido del teléfono interrumpió su ensueño, y con un suspiro, lo cogió. "Soy la Dra. King," dijo Tory. "Soy Flynn, Dra. King. Tenemos una herida de arma blanca en el pecho, en paro total. ETA cuatro minutos ". Tory se enderezó. "¿Cuál es la situación?" "Mujer, aproximadamente treinta y cinco años de edad. No hay pulso, sin BP. Pérdida masiva de sangre. La intubados en el lugar y comenzó CPR ". Tory podía oír la sirena ahora. "Traiga su espalda recta. Estaremos listos." Su fatiga se redujo a medida que se ponía de pie y corría hacia el hall. Llamó a la puerta cerrada, donde Nita estaba viendo a un paciente, y la abrió unos centímetros. "Nita, lo siento, te necesito. Llega una emergencia." La expresión de Nita se hizo eco de lo que estaba sintiendo Tory. Déjà vu. Locura en el aire. Tory dejó la puerta estrecha y se giró hacia la última sala vacía de tratamiento. Allie estaba todavía bajo observación en la otra. Las puertas dobles, al final del pasillo, se abrieron y una mujer alta, de cabello oscuro en vaqueros, botas y una chaqueta azul sobre cubre una camisa, se acercó a ella. "Oh Dios mío, estoy tan feliz de verte", exclamó Tory. "Hola, preciosa," dijo la Dra. KT O'Bannon con su característica sonrisa. "Me echabas de menos?" "No tienes ni idea. ¿Qué estás haciendo aquí? " "Reese me llamó hace un par de horas y me dijo que estabas inundada por aquí. Pensé que necesitaba un poco de trabajo fácil y me cogí unos días libres en Boston ". Tory ni siquiera tuvo tiempo para considerar que Reese había llamado a KT, una

cirujana de trauma, y ex amante de Tory. Estaba contenta de que estuviera allí. "Tenemos una herida de arma blanca que llega en paro total." La sonrisa de KT nunca vaciló, pero sus ojos se fijaron con intensidad sobre Tory. KT reaccionaba de forma feroz cuando se enfrentaba a una cuestión de vida o muerte. No había médico en quien confiara "Supongo que tengo mi deseo por algo simple se ha desvanecido", dijo KT mientras echó un mechón de pelo oscuro de sus ojos y se quitó la chaqueta. "Esto parece igual que en los viejos tiempos." Carter no sabía qué hacer con la sangre de sus manos. Cuando se seca, el carmesí se

me olvidé

" Levantó la mano para limpiar el

vuelve aburrido, marrón sin brillo, apelmazado y se agrieta como la tierra árida carente de vida. Una figura le hizo sombra y entornó los ojos arriba, reconociendo los anchos hombros de Reese. "Cómo está? ", preguntó Carter.

Reese se sentó en la pared al lado de ella. "KT y Tory la han estabilizado, el helicóptero debería estar aquí, en cualquier momento, para llevarla a Boston ". "¿Cuáles son sus posibilidades?" "No lo sé. No se la veía muy bien. " "Mierda.", dijo Carter hueca. "Si hubiera llegado un minuto antes podría haberla salvado. " "Un minuto antes, y de igual modo le habría cortado la garganta. Y la tuya " Dijo Reese. "Había otra puerta en el lado opuesto de su suite. Él entró desde ahí. Hasta el momento, no tenemos testigos ". "Estaba aterrorizada", dijo Carter en voz baja. "Sabía que ella no me gustaba, y yo era todo lo que tenía. Lo intenté. Realmente lo intenté ". "Estoy segura de que Marilyn lo sabe." Carter saltó de pronto, demasiado agitada para quedarse quieto. "Joder! ¿Qué carajo está pasando aquí, Reese? Dos agentes federales atacados en dos días? Jesús, ¿qué estaban haciendo ellos por aquí? " Reese sacudió la cabeza con enojo. "No lo sé, pero tengo la intención de averiguarlo. Marilyn sólo trajo otro agente con ella y que ser irá con ella a Boston en el helicóptero de evacuación médica. Dudo que nos diga nada, en caso de preguntarle". "Todavía tengo contactos entre los federales. Voy a hacer unas llamadas. Mi antiguo compañero podría saber algo." Sabía que los federales no hablaban de sus operaciones,

y menos ahora que algo evidentemente había salido muy mal. Este caos tenía todas las

características de una investigación que se había ido al traste, y el FBI no iba a reconocer este tipo de errores. Ninguna de las agencias federales lo hacía, especialmente no a los lugareños. "Bueno. Pregunta a tus contactos. Yo también voy a tocar algunas puertas. " Se levantó

y señaló Bri para que se uniera a ellas. "Bri, llévala por favor a su casa. Carter, date una

ducha y cámbiate. Intenta comer algo. Descansa un par de horas y luego- " "Estoy bien", insistió Carter. "Voy a cambiarme y volveré a la estación ". "Todavía tenemos entrevistas a terminar aquí", dijo Reese uniformemente. "Quiero que te tomes un par de horas personales." Carter apretó los dientes, pero asintió con la cabeza aceptando lo que le decía. Reese puso ambas manos en las caderas y examinó el caos en el patio del motel, con varios oficiales arremolinados, buscando prueba, documentando la escena, entrevistando a huéspedes y potenciales testigos. Detrás quedaba la salida precipitada de los técnicos de emergencias médicas, que habían dejado todo como un campo de batalla. "Tenemos una larga noche por delante. Estoy cansada de no saber por dónde nos movemos ni a quién buscamos. Eso va a cambiar, a partir de ahora ". Tory se quitó la camisa manchada de sangre y el sujetador, y los guardó para llevarlos a casa a lavar. Abrió su taquilla, metida en la esquina de la sala de personal de la clínica, y buscó en el estante superior, una camiseta limpia. Cuando la puerta se abrió y se cerró detrás de ella, dijo sin dar la vuelta, "Estuviste genial, como siempre. No sé lo que habría hecho sin ti. " "Supongo que KT llegó a tiempo", dijo Reese. Se dio la vuelta, con su camisa limpia todavía en la mano. "Cariño! Qué bien verte! Qué haces aquí? " "He venido a llevarte a casa." Al ver la expresión perpleja de Tory, le cogió la camisa de las manos, la sacudió, y la

sujetó por encima de su cabeza. "Alza los brazos." Sonriendo irónicamente, obedeció y Reese le pasó la camisa hacia abajo sobre los brazos y la cabeza. Luego le pasó las amplias palmas sobre los hombros y los brazos, antes de inclinarse hacia adelante para besarla. La sentía sólida, cálida, y Tory se relajó en su abrazo, calmando los lugares vacíos y doloridos de su interior. "Debes tener un millón de cosas que hacer. ¿Cómo te has escapado? " "De vez en cuando, es bueno ser el jefe," murmuró, frotándole la espalda. "Me tomaré una hora para llevarte a ti y Reggie. Llevas aquí demasiadas horas. " Suspiró y sacudió la cabeza. "No puedo dejar a los pacientes."

"Sí, puedes. Acabo de decirle a KT que te ibas." Se encogió de hombros. "Y dijo que no había ningún problema, que lo tiene todo cubierto." "Ella lo haría." Tory puso los ojos. "¿Alguna vez te dice que no a algo? " "No. Por eso la he llamado." Reese señaló el armario abierto. "¿Tienes todo para que nos vayamos?" "Sabes que esto es muy irregular." Le sonrió. "¿Quieres decir que no puedo hacer de esto un hábito? Qué no puedo cuidarte? " "Yo no lo diría exactamente así, pero en el fondo, sí." "Se podría pensar que es la práctica," Sugirió amablemente. Tory frunció el ceño. "La práctica de qué?" "De estar embarazada de nuevo." "Cariño, eso es chantaje." "Podría ser. Pero no me importa." Se acercó a Tory, cerró la puerta del armario, y tomó un paso más, acorralándola contra los armarios, con un brazo a cada lado de sus hombros. "Si Wendy dice que es seguro para que ti, el estar embarazada de nuevo, me gustaría que tuviéramos otro bebé. Pero tiene que haber algunas reglas básicas ". "Reglas de juego", dijo Tory suavemente. Reese estaba tan cerca, que se cernía sobre ella, con los ojos fijos y sin parpadear. Conocía su cuerpo mejor que cualquier persona en la tierra. Conocía su voz, su olor, el sonido de su respiración en la oscuridad. La conocía tan bien, que a veces se olvidaba de lo fuerte que era, lo letal que podía llegar a ser. Su mujer era más de un infante de marina, más que un policía. Era una guerrera con todo su ser, y justo en ese momento, Tory entendía completamente cómo los hombres y las mujeres la seguiría a cualquier sitio, a la batalla, la muerte y más allá. Reese asintió lentamente, con su mirada tan feroz que a Tory se le paró el corazón. "Tu eres lo primero", dijo Reese, su voz baja pero firme. "Tu y el bebé sois lo primero, antes que tus pacientes, antes de que tus compañeros, incluso antes que Reggie o yo. Puedo ocuparme de Reggie. Estaremos bien, mientas te concentras en mantenerte a ti y al bebé sanos ". Le acarició con las manos sobre el pecho a Reese, la agarró de los hombros y la atrajo más cerca, por lo que sus cuerpos se tocaron. Se olvidó del estrés y el horror de los últimos minutos, cuando la muerte se cernía sobre sus hombro, burlándose de ella por sus insuficiencias. Se olvidó del miedo de no ser capaz de hacer lo suficiente. Se olvidó de todas las demandas en su corazón, su tiempo y su energía, excepto una. Excepto la fuerza fundamental que la guiaba en su vida. "Llévame a casa. Te necesito ". La boca de Reese llegó con fuerza sobre la de ella, tirando de la respiración de su cuerpo, tirando de su sangre como la luna dibuja la marea creciente, estrellada, turbia con el éxtasis salvaje. Ella gimió y se arqueó hacia Reese. Reese le soltó la boca y gruñó, "¿La puerta tiene cerradura?" "No." Tory se rió con voz temblorosa y le sonrió. "Entonces realmente tenemos que irnos." Reese se subió la manga, despegó la correa de velcro, y retiró el monitor, alrededor de sus bíceps. "Esto no es necesario. Sólo necesito tu promesa ". "Oh, cariño. La tienes. Siempre." Tory la besó suavemente. "Puedes confiar en mí. Soy y siempre seré tuya". CAPÍTULO VEINTICINCO Arter apoyó las manos contra la pared de la ducha y dejó que el agua caliente cayera sobre su cuello y espalda. El vaho se llenó el recinto, desdibujando el cuarto de baño más allá de la puerta de cristal. Deseaba que su mente se empañarse con la misma facilidad. No podía olvidar la mirada de terror en los ojos de Marilyn. La agente debía saber que se muriendo. Todos los policías vivían con la posibilidad de una bala o un cuchillo que les llevara la vida, en un callejón oscuro o un pasillo desierto. Con el fin de hacer su trabajo, bloqueaban la imagen lejos, y muy adentro. Carter nunca había tenido una pareja o incluso un compañero herido de muerte, en el cumplimiento de su deber. Sabía a ciencia cierta, que nunca quería ver esa mirada en los ojos de Bri o en Reese, o en los de cualquiera de sus compañeros. "Cariño", Rica la llamó suavemente desde fuera de la ducha, "estás bien? " "Si. Salgo enseguida." Se irguió y intentó despejar esa imagen de su mente. Cuando estuvo segura de que estaba más calmada, cerró el grifo y salió de la ducha. Rica levantó una gran toalla y la envolvió alrededor de los hombros. "Llevas demasiado tiempo ahí dentro"

"Lo siento", murmuró Carter. "¿Por qué?"

"Simplemente

"Está bien. No tienes que decir nada, "dijo suavemente Rica. Cuando Carter había vuelto a casa, con su uniforme salpicado de sangre, sus ojos en blanco y su expresión cuidadosamente neutral, Rica no le había preguntado qué había sucedido. La había besado y le preguntó si necesitaba algo. Carter había dicho que sólo una ducha, y había desaparecido inmediatamente en el cuarto de baño. A medida que pasaban los minutos, se había empezado a preocupar, y finalmente decidió que Carter

no debía estar sola. Cogió otra toalla, se la entregó para que se secara el pelo, mientras ella se secaba el agua del cuerpo . Cuando se inclinó para secarle las piernas, sintió los dedos de Carter en su pelo. La acariciaba, temblando. Se levantó y le apoyó ambas manos sobre los hombros. "¿Qué

pasó?"

"Marilyn Allen ha sido apuñalada", dijo Carter. "Yo la encontré. No tuvo opción. "

A Rica se le encogió el estómago. Tres agentes de policía habían resultaron heridos en

dos días. "¿Está todo el mundo bien?"

"Si. Quien lo hizo ya se había ido, o me oyó al llegar y se fue." Se frotó enérgicamente

el pelo y se dejó la toalla húmeda, en uno de los ganchos al lado de la ducha.

"La odio por lo que te hizo", dijo Rica, "pero nunca desearía que le pasara algo así ". Deslizó sus brazos alrededor de la cintura de Rica. "Nada de eso me importó cuando me

" negó con la cabeza.

la

encontré." Cerró los ojos. "Había tanta sangre y no podía detenerla. Tenía que saber

lo

mal que estaban las cosas. Espero que supiera que la quería viva, e pesar de todo lo

que me hizo. " "Oh cariño," murmuró, acariciándole el rostro. "Si era consciente, seguro que lo sabía. Podría odiarte por mí o por mi familia, pero ella sabe qué tipo de policía que eres. " "Eso espero". Carter le dio un beso en la palma de la mano, y sacudió la cabeza cuando Rica le entregó uno pantalones de chándal y una camiseta, que había traído en con ella. "Tengo que vestirme. Tengo que volver a trabajar ". "¿Ahora? Llevas despierta toda la noche ". "Estoy bien. Ninguno de nosotros va a dormir mucho hasta que tengamos una idea de lo que está pasando". Estrechó la mano de Rica y la llevó por el pasillo hasta el dormitorio. "Tenemos a un asesino de policías, y estamos muy por detrás en esta investigación. " Se sentó en el borde de la cama, y observó a Carter ponerse un polo y unos pantalones vaqueros. "¿Crees que es algo personal- con Marilyn y el otro agente? Por algo que estaba investigando? " Carter metió el polo en los pantalones. "Por qué lo preguntas? " "Dos agentes federales en dos días? ¿Dónde está el beneficio? Cualquier sabría que esto estaría llenos de agentes para perseguirlo. ¿Por qué arriesgarse a ese tipo de atención a menos que estés enviando un mensaje? " Enviar un mensaje. Frase interesante. Carter nunca olvidaba quién era Rica, pero a veces se olvidaba de que su novia había sido preparada, desde infancia, para asumir el negocio de su padre. Podría haber dejado de lado el legado de su padre, pero no podía deshacerse los instintos que le habían inculcado. Y tenía razón. Marilyn Allen había estado investigando al sindicato del crimen organizado durante meses, probablemente años, y su cantera tenía que saberlo. La última cosa que cualquier persona del sindicato querría, es tener a los federales al lado. Y si los ataques a Marilyn Allen y a su agente no estaban relacionados con la mafia, entonces, ¿qué diablos estaba pasando?. "¿Qué estás haciendo aquí, Carter? ¿Crees que es por mí? " "Si ella todavía está interesada en ti" dijo , "y no estoy diciendo ella lo estuviera, este sería el último sitio al que vendría. " Rica se levantó y caminó hacia las puertas dobles de cristal, que daban al terraza de la

habitación. "¿Crees que uno de sus agentes tenían algo que ver con mi coche? "Se dio la

vuelta, con los brazos cruzados, bajo los pechos, como si alejara el frío. "Y el robo aquí en casa?" Carter se acercó y la tomó en sus brazos. "No. Si ellos hubieran querido poner una cámara o escucha en casa o en el coche, no hubieran sido tan obvios. No romperían la ventanilla del coche. Puede ser que tengan mano dura, pero no son tan tontos. " "Tienes razón." Apoyó la cabeza en el hombro de Carter. "De todas formas, voy a llamar

a mi padre. Puede que sepa algo. Te parece bien? "

"No hay nada que le pueda decir que probablemente no sepa ya. Los federales estarán

trabando de encubrir lo que ha pasado, pero puedes apostar que sabe lo que ha pasado". Inclinó la cara de Rica y la besó. "Prefiero no involucrarle. No se trata de no confíe en ti. Se trata de querer mantenerlo lejos de esto, de nosotras. " "Nunca haría nada para poner en peligro tu trabajo" Rica, dijo. "O ponerte en cualquier tipo de peligro. Pero sigue siendo mi padre. Sus relaciones comerciales y sus temas legales son una cosa. Pero estos ataques: es de locos. No quiero que nos salpique, Carter. " "Lo sé. Es por eso que si hablas con él, está bien." "Caroline ha vuelto a casa después de que Bri llamara y le dijera que Everly está detenido. ¿Crees que estará bien sola? " "Everly dice que él no fue el que trató de entrar en su apartamento, pero es el principal sospechoso." Carter volvió a besarla, se dirigió hacia la cómoda para recoger su placa y su pistola. "No puedo ver ninguna razón por la que ahora debería ser un objetivo". "¿Cuándo vas a volver a casa?" "No lo sé. Quiero organizar una reunión con Kevin esta noche. A ver si puedo conseguir algo de información, sobre los federales, por la puerta de atrás ". "¿Vas a hablar con usted?" Rica preguntó, refiriéndose a Kevin Shaughnessy, antiguo compañero de Carter en la policía estatal. Kevin había sido una de los pocas personas que la habían defendido, cuando Marilyn Allen la había acusado de cambiar de bando y unirse a la multitud. Sin embargo, sabía que su relación personal con Rica, y por extensión, con su padre, le había traído graves problemas con sus anteriores compañeros policías. "No lo sé", dijo Carter en voz baja. "No quiero ponerle en un compromiso, por lo que si no quiere verme, no voy a insistir ". "Vas a tener cuidado, ¿verdad?" Rica sabía que era una pregunta sin sentido, porque Carter haría lo que tuviera que hacer. Pero ella tenía que decirlo. En algún nivel irracional, creía que desear que su amante estuviera segura, tuviera cuidado, podría ayudar a que se hiciera realidad. Una ola de mal presentimiento la atravesó, y puso sus brazos alrededor del cuello de Carter, aferrándose a ella con fuerza. "Te quiero. Por favor, ten cuidado ". "Lo haré. Te lo prometo." Le dio un beso. "Yo también te quiero. Estaré en casa pronto". Rica la acompañó hasta la puerta y luego se volvió a casa en silencio, sabiendo que tendría una larga noche por delante. Reese colgó el teléfono y se volvió en el taburete del desayuno, para oir acabar la historia que Tory le estaba leyendo a Reggie. Su favorito era un cuento con una gran cantidad de animales de granja. Cuando Tory terminó, Reggie rebotó en su regazo pidiendo de una manera clara y exigente que la volviera a leer. Reese se echó a reír. "¿Quieres dar una vuelta?" Tory alzó una ceja. "Me encantaría, pero no tienes que volver a trabajar? " "Era Carter. Ha organizado esta noche una reunión con Kevin Shaughnessy, su antiguo compañero, en Yarmouth Si consigue ningún tipo de información, nos moveremos. Hasta entonces, estamos en un compás de espera. No sé nada de lo que Marilyn o lo su equipo estaban haciendo aquí. Tal vez por la mañana, tenga que pedir algunos favores ". "Nunca voy a entender, por qué las diferentes ramas de aplicación de la ley, no pueden llevarse bien. No tiene ningún sentido. Estáis todos en el mismo lado. " Reese se unió a ella en el sofá, y levantó a Reggie en su regazo. "Estaríamos en el mismo lado, si defender la ley fuera nuestro único objetivo. Pero aplicar la ley es la política también. Y en estos días, también es burocracia. Si llamo a las puertas correctas, podría conseguir a alguien que me hable. Ahora, todo el mundo está jugando a ser sordo, mudo y ciego ". "Y si Marilyn Allen muere?" Tory preguntó en voz baja. "Estaremos más solos que nunca". Deslizó su brazo alrededor de los hombros de Tory y tiró de ella para acercarla más. "¿Qué te parece si le doy Reggie un baño, luego la llevo a la cama y le leo otro cuento?. Es posible que quieras tomar una pequeña siesta mientras lo hago ". Acarició con la mano su estómago, reconociendo al instante cómo Reese contenía la respiración y apretaba sus músculos. "Tienes algo en mente?" "Varias cosas," le susurró en el oído a Tory. "Tal vez deberíamos volver a ponerte la banda por si podemos conseguir algo de información".

"No va a mostrar nada. El dispositivo no saltó cuando estuve persiguiendo a Everly. " "Lo sé." Le mordisqueó el borde de la mandíbula . "Cuando me enteré de lo que había pasado, le pregunté a Nita para comprobar las lecturas de telemetría, que se supone se deberían haber descargado a su ordenador. Si no hubiera sabido lo que había pasado, pensaríamos, que con la lectura de tu pulso y presión arterial, estarías sentada en tu escritorio. " "No voy a fingir que mi corazón no se aceleró", dijo con una sonrisa, "pero no me ha dado ningún ataque de pánico". "¿Es eso lo que crees que experimentaste?" La estudió con atención. "Ataques de pánico?" "Puede que no sea el término médico adecuado, pero creo que es así, sí ". Le entregó un juguete a Reggie para que estuviera entretenida, durante unos minutos. "Creo que fue una mezcla de lo ocurrido allí, perder a parte de mis tropas y el sentimiento de poder perderte a ti. Sólo tengo que recordarme que son dos cosas diferentes." La besó en la boca, con un largo, lento y posesivo beso. "Tú estás aquí. Eres mía y no voy a perder." "Oh Dios, Reese," murmuró. "Te necesito, y quiero que pasemos a esas cosas que tienes planeadas. Pronto". Con esa mirada caliente y exigente brillando en sus ojos le dijo: "Te veré en nuestra habitación en treinta minutos. Ve y cierra los ojos. " Deslizó su boca sobre el oído de Tory. "Si no puedes dormir, puedes empezar sin mí. Simplemente termines sin mí ". Los labios de Tory se abrieron y sus ojos se pusieron vidriosos. "Te voy a esperar. Si, te voy a esperar, pero Dios, date prisa ". Reese se levantó y colocó a Reggie en el hombro. "Vamos, campeona, hora de dormir ". Tory las observó hasta que desaparecieron de su vista. Luego cerró los ojos y esperó a que su respiración se calmara. Treinta minutos iban a resultar muy largos. Desde las sombras, un poco más allá del círculo de luz que emanaba de la ventana, vio a la mujer en el sofá. Él sabía que se resistiría, incluso con un cuchillo en su garganta. Cuando la inmovilizara, ella tendría problemas. Tendría que hacerle daño, cortarla un poco, para demostrarle que estaba al mando. Su mirada vagó sobre sus pechos y se imaginó presionados contra su pecho, se imaginó entre sus piernas. Se preguntó qué haría falta para poner esa mirada en sus ojos, la mira que Marilyn Allen había tenido, cuando la había atacado con el cuchillo. Necesitaba poner esa mirada en sus ojos, y no tardaría en volver a hacerlo. CAPÍTULO VEINTISÉIS Carter dejó la ruta 6 y entró en el aparcamiento del Mar Diner, unos minutos antes de 22:00 El aparcamiento estaba lleno, como la mayoría de los taburetes del mostrador y las mesas. El lugar olía a pescado y patatas fritas. Caminó por el largo y estrecho pasillo, esquivando camareros y clientes, hasta que pudo llegar hasta su antiguo compañero, Kevin Shaughnessy. Cuando ella había estado trabajando encubierto, Kevin había sido su contacto en la oficina del investigador estatal, pasándole la información y manteniéndola en contacto entre el mundo real y el mundo en el que se encontraba trabajando. Diez años mayor que ella, Kevin ocultaba una inteligencia aguda y una feroz lealtad a la insignia, detrás de su rostro rubicundo. Confiaba en él y creía que él hacía lo mismo, a pesar de que se había alejado de su carrera y de la batalla en la que habían luchado codo con codo durante más de una década. "Hola, Kev." Hizo una seña a la camarera pidiendo un café. "Gracias por venir hasta aquí ". "Pensé que si me habías llamado, debía ser importante", dijo, mientras tomaba un bocado de pastel de manzana. Carter se sintió avergonzada. No se había mantenido en contacto con él, a pesar de que habían sido más que socios. Habían sido amigos. No quería que la reputación de Kevin, en el departamento, se viera amenazada por su amistad. Muchos de sus ex compañeros creían que al estar unida a Rica, la hija de un jefe de la mafia, estaba en la nómina de Alfonse Pareto. Para evitarle problemas, se había mantenido al margen. "Así que has vuelto a la policía", dijo Kevin cuando el silencio se prolongó entre ellos. "Sólo llevo unos días. Supongo que sabes por qué estoy aquí." "Necesitas algo." "Maldita sea, Kevin," murmuró . "Tienes suerte de que no te quieran tu placa, cuando los federales se fue tras de mí. Sabes que ya no soy buena compañía". Puso su tenedor sobre la mesa, y le clavó una mirada caliente. "Así que me estás

diciendo que te has alejado de mí para protegerme. " "Qué querías que hiciera. ¿Sabes dónde está-" "No juegues con tus palabras inteligentes de abogada, conmigo," Kevin gruñó. Carter sonrió. "Afortunadamente, me sigues hablando." Kevin se rió. "Siempre has sido una idiota." "Nada de discusiones." Carter hizo un gesto a su plato. "Te vas a terminar ese pastel? " "Pídete uno para ti. " Limpió su plato en dos bocados rápidos y tomó su taza de café. "Entonces, ¿qué está pasando?" "Tenemos a un agente del FBI muerto, otro en estado muy grave y no creemos vaya a lograrlo. " Las cejas de Kevin se contrajeron. "Eso es importante." "Más de lo que crees. La que está jugándose la vida es Marilyn Allen. Alguien puso un cuchillo en su cuello, a finales de la tarde. " "Mierda. ¿Quién? " "Tenía la esperanza de que me dijeras algo. Según Allen, los federales estabais, en la ciudad, persiguiendo a una fuente que podría delatar a algunos traficantes de drogas ". "No me imagino a Allen o a cualquiera de su equipo, haciendo algo así personalmente ", dijo Kevin, frunciendo el ceño. "Para eso ya hay equipos de clase B". "Es lo mismo que yo pensé." Carter empujó su taza de café a un lado. Su estómago, ya se sentía como si hubiera cenado ácido. "¿Sabes en qué estaba trabajando Allen después de ir a por Pareto? Sabes si le estaba investigando de nuevo? "

"No creo que nunca lo dejara," Kevin dijo: "pero si lo seguía investigando nunca lo hizo oficial ". "¿Qué pasa con Rica?" "La misma historia. Siempre se oyen rumores, pero nada que pueda confirmar ". Carter se inclinó hacia delante. "Mira, estamos sin saber hacia dónde dirigir la investigación. en la oscuridad. Cualquier rumor me sirve." Cuando Kevin no respondió, Carter suspiró. Y no estaban en el mismo equipo. Tal vez

ni tan siquiera confiara en ella. "Está bien. Siento haberte puesto en este compromiso".

Ella comenzó a levantarse. "Gracias por venir." "Oh, por el amor de Cristo, siéntate y espera un momento". Kevin sonrió. Entonces su expresión se volvió seria. "No tengo nada que te pueda ayudar. Pero dado que todo ha salido mal te diré que nos hemos topado con algunos federales, y estoy bastante seguro de Allen continuaba obsesionada con Pareto. Obsesionada, de verdad. Oí que cuando apareció muerto Rizzo, fue a por otro de los hombres importantes de Pareto. Pero es todo muy secreto. No sé quién es ". Carter no un fuerte dolor de cabeza palpitante en medio de su frente. En realidad no importaba si Marilyn Allen tenía otro informante en la organización de Pareto. Eso era parte del juego. Alfonse Pareto podría cuidar de sí mismo, tenía que saber que siempre sería vulnerable, que siempre habría alguien dentro de su organización con posibilidad de traicionarle. No iba a perder sueño, pero si Pareto acababa en la cárcel Rica sufriría. "El nombre de Rica se ha mencionado?" "No que yo sepa." "No puedo ver una conexión entre la investigación a la mafia y lo que es ha estado pasando por aquí ", Carter dijo finalmente. "Yo tampoco la veo." Carter sacó un billete de veinte, para el pastel de Kevin y lo dejó sobre la mesa. "Si te enteras de algo, házmelo saber ". "Lo mismo." Kevin agarró el brazo de Carter. "Cuida tu espalda." "Siempre." Esperó treinta minutos, hasta que las luces se apagaron en la planta baja, y se deslizó a través de las sombras, hacia la esquina de la terraza trasera. Se subió a la barandilla, y se

deslizó junto a las puertas correderas de cristal, escuchando, esperando.

A pesar de que la emoción recorría su cuerpo, no le importa esperar. Ahora que estaba

tan cerca, quería saborear cada segundo. La anticipación de tocarla, de escucharla gemir, de oírla suplicar, sólo iba a hacer que su placer fuera aún más dulce. Cubrió parte del vidrio con cinta adhesiva, y rompió un circulo lo suficientemente grande para que su mano pasase y llegara hasta la cerradura. Ya estaba dentro. La cocina estaba a oscuras. Poco a poco, y con mucho cuidado se abrió paso hacia adelante hasta que pudo escanear la sala y el comedor. Vacío. A su izquierda, las escaleras conducían al segundo piso y, a juzgar de sus observaciones

desde la playa, la habitación estaba en la esquina trasera de la casa. Ahora estaba a sólo un minuto de ella. Metió la mano en el bolsillo y sacó su pistola. Guardaría el cuchillo para más tarde, cuando ella no pudiera hacer nada. En silencio, comenzó a subir las escaleras. Carter llevó a casa, frustrada y cansada. Había esperado que Kevin pudiera darle algo, un nombre, una conexión, algo hacia donde dirigir la investigación. Pero, obviamente, Marilyn había decidido que no necesitaba la ayuda de la policía estatal, y lo había mantenido todo en secreto. Carter no estaba sorprendido. Marilyn nunca había querido

trabajar con ellos, sólo toleraba a Carter y a Kevin, porque su infiltración era tan sólida que había llegado hasta el propio Pareto, cosa que antes nadie había logrado. Marilyn la había necesitado. Ahora la agente, aparentemente tenía otro informante dentro de la organización de Pareto. Por lo que sabía de la seguridad de Alfonso Pareto, no podía haber sido nada fácil. Su última mano derecha, había sido coaccionado por la federales en traicionarlo, y había acabado muerto bajo custodia protectora. Recordaba a los hombres más cercanos a Pareto. Todos ellos eran familiares o amigos de toda la vida. No podía pensar en una sola persona que pudiera haberse vuelto contra él, ni siquiera con la amenaza de encarcelamiento. Pareto era generoso con el dinero, y se hacía cargo de la familias de sus hombres, si ellos acaban encarcelados o discapacitados. También era despiadado y completamente poco sentimental, cuando imponía castigos por las transgresiones. Un hombre tendría que estar loco para traicionarle. El reloj en su tablero marcaba las 22:50. Estaría en casa en veinte minutos, quizás menos. Quería otra ducha, y luego meterse en la cama junto a Rica para perderse durante unas horas en sus brazos. Debería hablar primero con Reese y saber si había alguna novedad sobre el estado de Marilyn. Esperaba que cuando cerrara los ojos, no vería la cara de Marilyn. Ni escuchar su súplica rota. Pero sabía que no sería tan fácil olvidarse de ello. Incluso con los ojos abiertos y clavados en la oscura carretera, todavía podía ver el terror en la mirada de la agente Allen, y escuchar sus palabras desesperadas. Incluso ahora, su voz estrangulada resonaba en su cabeza.

N

ir

Dudaba que alguna vez dejara de escucharlo

helada se apoderara de sus entrañas. se sacudió y el coche se salió peligrosamente hacia la cuneta. Al darse cuenta, giró el volante y logró estabilizar el vehículo. "Oh Jesús," susurró, buscando a tientas su teléfono. "Oh Jesús, no ". Rica sonrió mientras se deslizaba en el camisón de seda, que le llegaba hasta el muslo y se ajustó los tirantes. A Carter le gustaba desnudarla, y a pesar de que seguramente no se quedaría en casa mucho tiempo, y que estaría muerta de cansancio, la esperaría. Apagó la luz del baño, caminó descalza por el suelo de madera hasta la cama, y tiró descubrió las sábanas. Alargó la mano para apagar la lámpara de la mesilla, pero se detuvo al escuchar un leve crujido en la puerta de su dormitorio. Poco a poco, su sangre se congeló y se dio la vuelta. "Hola, Rica." Sus ojos negros y locos recorrieron su cuerpo como él entró en la habitación. Rica vio el arma, en su mano derecha, y se lanzó hacia la parte superior del cajón de la cómoda. La agarró del pelo y la arrastró con violencia haciendo que perdiera el equilibrio. Ella arremetió hacia atrás con ambas manos, tratando de encontrar su cara, sus ojos, pero la estaba agarrando por la garganta con su otro brazo. Le dio una patada y se sacudió hasta que su visión se oscureció y su fuerza la abandonó. CAPÍTULO VEINTISIETE “Oh Dios," Tory suspiró, pasando los dedos por el pelo de Reeseo. "Tienes una boca increíble." Riendo, Reese apoyó su mejilla contra el estómago de Tory. "Tu eres mi inspiración". "¿Estás segura de lo del bebé?" le preguntó en voz baja, todavía acariciando su rostro. Reese besó la piel suave, en el interior del hueso de su cadera, acariciando las estrías tenues en la parte inferior del abdomen, brillando débilmente en silencio bajo la luz de la lámpara en silencio, y la línea larga y delgada de la cesárea. Cicatrices de batalla. Pero esas cicatrices eran insignias de celebración, no la muerte. Pensó en Reggie, que dormía inocentemente en la otra habitación, y en todas las promesas y preguntas que espera de su hija en el futuro. Toda la alegría que estaba reservada para ellas siendo una

Carter se estremeció como si un mano

familia. No cambiaría nada de su vida, ni sus años solitarios en el servicio o el momento brutal que había pasado en combate, o las pesadillas que probablemente nunca la dejarían dormir tranquila. La oscuridad y el mal eran parte de la vida que había elegido, pero esta mujer, esta familia eran la fuente que brillaba en sus rincones más oscuros y le daban la fuerza par a seguir. Se incorporó, apoyándose en sus brazos para poder mirar el rostro de Tory, "estoy segura que quiero otro bebé. Si es seguro para ti". Los ojos de Tory crecieron solemnemente y envolvió sus brazos alrededor de los hombros de su mujer. "Nunca voy a hacer nada para arriesgar lo que tenemos. Te lo prometo ". "Lo mismo digo." Le dio un beso, gimiendo como Tory pasó una mano por su espalda y empujó un muslo entre sus piernas. Reese profundizó el beso y se empujó sobre la piel de terciopelo y el músculo duro, dejando que la presión que había estado conteniendo, mientras hacía el amor, la llevara hacia la liberación. Su teléfono móvil en la mesita de noche sonó, y Reese gruñó más fuerte. Con los brazos temblorosos, respiró profundamente y trató de contener su exitaciónr. Dándose la vuelta con un gruñido, buscó la teléfono. "Conlon." Tras unos gritos, casi incoherentes al principio, la escuchó y cuando las palabras finalmente comenzaron a tener sentido, saltó de la cama. "Estaré allí en tres minutos. Carter," Dijo con firmeza pero con calma. "Carter cuando llegues, aparca en Bradford y me llamas. No te acerques a la casa ". La línea quedó en silencio. "Carter," Reese ladró, más duro esta vez. "¿Me oyes? Es una orden ". "Sí," dijo Carter con voz ronca. "Sí. Pero, Jesús, date prisa. Todavía estoy a diez minutos ". "Ahora mismo voy." Desconectó y agarró sus pantalones, mientras Tory se levantaba de la cama, buscó su camisa y se la dio. "¿Qué puedo hacer yo?" Preguntó. "Carter cree que alguien ha entrado en casa de Rica. Llamar a Bri y dile que necesito refuerzos en cada de Rica y Carter. Dile, que se acerque en silencio y me llame al móvil. Dile que la necesito ahora ". "Algo más?" "Voy a poner los coches en la calle, en caso de que el sospechoso se nos acerque, pero no puedo arriesgarme a que se de cuenta si tiene a Rica. Prefiero un pequeño equipo bien coordinador " Abrió la caja de su arma, dentro de un armario, y cogió un rifle de asalto M16 junto con su arma de servicio, una Beretta 9mm. Tory la miró colocándose la funda de su cinturón, como lo había hecho miles de veces antes. En momentos como este, sabía con absoluta claridad que cuando Reese salía de casa, estaría expuesta a algún tipo de peligro mortal. Podía salir por la puerta y no volver nunca más. Rápidamente, despiadadamente, Tory se obligó a alejar esos pensamientos. "Voy a llama a Bri", dijo, marcando el número de Bri, en su móvil, mientras seguía a Reese abajo. Reese tomó las llaves de la mesa de la cocina y besó a Tory rápido y duro. "Te llamaré." "Te amo," le gritó cuando Reese ya salía por la puerta. Rica percibió la luz, a través de sus párpados cerrados y por un instante, se sintió relajada. Recordó que el hombre en la puerta la había agarrado de la garganta y la había golpeado. Luego noto un peso sobre sus caderas, sujetándola había abajo, y supo que estaba a horcajadas sobre ella. Al igual que cualquier animal acorralado, quería huir, quería golpear y luchar y gritar, pero no podía. Haciendo un llamamiento a toda la fuerza, orgullo y a la obstinación que poseía, dejó que su odio saliera de ella, sumergiéndose ante el ciego pánico que sentía. Abrió los ojos y lo miró fijamente, sin mirar al arma en su mano derecha. "Pensé que estabas muerto." Su voz era ronca, y sus ojos estaban humedecidos. Apretó los dientes para evitar que las lágrimas escaparan. Lorenzo Brassi rió. "No fuiste a mi funeral."

"Supongo que no estabas

informaron." Se concentró en mantener su respiración. Sabía el pánico que le tenía a Enzo. A él le encantaba, se alimentaba de ella. Siempre había tratado de atraparla y atormentar, incluso todavía seguía pensando que algún día sería su esposa. Lo que más disfrutaba de las mujeres, era cuando estaba abusando de ellas sexual y físicamente. El

quemado en la explosión de un coche

como me

matrimonio con él, habría sido una permanente condena de abusos disfrazados de afecto. Él había abandonado toda pretensión de cuidar de ella, de otra forma que no fuera como una posesión, cuando por fin había aceptado que ella no lo quería, que quería a Carter. La última vez que había visto a Enzo, la había atrapado sola, en una habitación en la casa de su padre, y casi la había violado. "Como puedes ver", dijo Enzo con una sonrisa sardónica, "los informes de mi muerte eran exagerados ". "No es fácil engañar a mi padre." volvió la cabeza ligeramente para echar un vistazo por el rabillo del ojo, hacia la mesilla de noche. La parte superior del cajón todavía estaba abierta unos centímetros. Esperaba que su arma estuviera todavía en el interior y que Enzo no lo hubiera visto. "Para eso ya tienes a tus amigos del FBI, gracias por ello." Cambiado su peso, colocó su entrepierna más firmemente contra el estómago de Rica, mientras le rozaba los pechos con el cañón de su H & K. "Me hicieron una oferta que no podía rechazar. Proporcionarles información sobre su padre y sus colaboradores, me excluían de todos los informes, y fingieron mi muerte. " "Y Funcionó. Nadie sospechó nada." Rica empujó sus caderas contra la cama, retrocediendo ante su erección. Tenía que encontrar la manera de distraerlo para poder llegar hasta su arma, pero sabía que no tenía mucho tiempo. No sabía cuando volverá Carter a casa, pero sería pronto. Si Enzo todavía estaba aquí, también atacaría a Carter. Tenía que encontrar la manera de matarlo primero, o darle lo que quería y así se iría. “Como todo el mundo piensa que estoy muerto, lo único que tenía que hacer era escapar lejos de mis guardianes. No podían decirle a nadie que me habían perdido." Se rió y deslizó el cañón de la pistola, arrastrándolo dolorosamente hacia atrás y adelante a través del pezón Rica. "Tú y yo tenemos temas pendientes. Te he visto fingir cuando te folla, ya sabes. Ella no puede darte lo que realmente necesitas. Después de que te lo demuestre, lo entenderás. Y nunca tendrás que pensar en Carter de nuevo. " Rica se quedó inmóvil, intentando controlar su respiración. Era una locura, y de la forma tan venenosa como hablaba Carter, entendió por qué había arriesgado su libertad. Todo lo había hechor por ella, para venir a por ella. Carter la había alejado de él. Lo había superado. Le había quitado lo que consideraba era suyo. Violándola reafirmaría su reclamo por ella, pero nunca sería suficiente. No importa lo que hiciera con ella, no importa lo que ella le dijera, seguiría pensando en destruir al enemigo que había ocupado su territorio. Mataría a Carter, y eso era algo que ella no podía permitirlo. Su única esperanza era atraparlo con la guardia baja. Sólo necesitaba un segundo o dos, aunque sólo fuera para herirlo lo suficiente como para hacerle huir. Incluso si él la mataba en el proceso. No le permitiría que le quitara lo único que le importaba, no permitiría que el quitara a Carter. Sólo tenía que distraerlo unos pocos segundos. Haciendo tremendo esfuerzo por ignorar la pistola, que se movía libremente por sus pechos, le cogió el botón de los pantalones. "¿A qué estás esperando?" El teléfono de Reese vibró y lo sacó de su bolsillo del pantalón. "Conlon." "La puerta de la terraza está abierta. El cristal está roto ", dijo Bri. "Está dentro ". "Esa luz de arriba es de la habitación?" "Sí. Puedo llegar hasta allí-" "Negativo. Necesito tus ojos en esa habitación antes de entrar. " Miró alrededor de la calle buscando un posible punto de vista. La casa de al lado de Rica y Carter, era una casa grande de dos pisos con una terraza en la segunda planta. "Mantén tu posición. ¿Tienes la radio? " "Sí". "Déjala abierta. Smith y Chang están esperando en el coche nuestras instrucciones". "Roger". Reese rápidamente llegó hasta la casa de la calle de al lado. No vio ningún coche en la calzada, pero no podía estar segura de que la casa estuviera vacía. Si tocaba el timbre y les ordenaba evacuar, seguramente encenderían las luces, incluyendo la del porche delantero. No quería hacer nada que pudiera alertar al intruso, de la presencia policial. En este punto, los vecinos no estarían en peligro, considerable, si no les alertaba de lo que estaba pasando. No tenía ninguna intención de participar en un tiroteo. Si salía mal, aquello podría acabar en una matanza.

Asegurando su rifle, en diagonal, sobre su espalda, se subió a la barandilla de la terraza

trasera, se estiró hacia arriba, saltó y se agarró al borde inferior de la terraza superior. Se incorporó y luego, con cuidado subió a la barandilla, bordeado toda la casa hasta que estuvo frente a la ventana iluminada, a cuarenta metros de distancia. Los constructores había sido lo suficientemente inteligentes, como para no colocar ventanas unas frente otras, ofreciendo una mayor protección a cualquier ocupante de la casa si el sospechoso disparaba contra ella. Apoyó su rifle en la barandilla, y miró a través del endoscopio el dormitorio de Rica y Carter. "¿Por qué este cambio?", Dijo Enzo, empujando automáticamente su caderas hacia delante, mientras Rica le bajaba la cremallera de la bragueta. Su mirada se desvió hacia abajo, lejos de su cara, había las manos. "Tú estás aquí. Ella no." Rica se centró sólo en deslizar, poco a poco, sus dedos por el filo de la carne expuesta. Rogando por que él se lo creyera, dijo, "Además, quiero disfrutar de ella ". Apretó la pistola entre sus pechos y subió su camisón de seda con la mano libre, dejando al descubierto su vientre desnudo y la bragas a juego. Él gruñó mientras sus dedos se cerraron en torno a él. "Vamos a disfrutar de ella", susurró Rica, consciente de que él seguía apuntando a su garganta. Hasta que él no se moviera a una posición donde no pudiera mataría al instante si disparaba, no podía hacer nada. Intentando no pensar en lo que estaba arriesgando, mantener Carter segura, fingió disfrutar de lo que estaba haciendo. Carter marcó el número de Reese mientras se circulaba a toda velocidad hasta Bradford, se desvió hacia el vehículo de patrulla que bloqueaba la intersección más cercana a su calle, y esperó a escuchar la voz de Reese. Cuando ésta respondió, "Estoy andando, hacia arriba, por la parte inferior de la colina. ¿Ella está bien ¿no? " "Tenemos un intruso." Reese habló suavemente, evaluando de lo que podía ver a través de la ventana. Rica no era visible, pero no era difícil de descifrar el escenario en frente de ella. Podía distinguir la cabeza y los hombros de un hombre que parecía estar de rodillas en la cama. Estaba extrañamente inmóvil. No veía ningún arma, y hasta que no saber si estaba armado, no podía correr el riesgo de actuar de forma prematura. En este momento, la sorpresa estaba de su lado. Si él sabía que estaban allí, tendría una situación de rehenes en sus manos, o peor, mataría a Rica y optaría por el suicidio antes de ser arrestado. "Treinta años, pelo negro, oscuros ojos, aspecto mediterráneo ". "Es Enzo. Tiene que ser Enzo ", Carter se quedó sin aliento, corriendo por toda la calle. No había alumbrado público, por lo que no tenía que preocuparse por ser vista, pero se mantuvo a la sombra, al acercarse a su casa. Su instinto le gritaba irrumpir en el interior, para rescatar a Rica, para destruir a cualquiera que la amenazara. Pero su instinto policial eran más fuerte, diciéndole que redujera la velocidad, diciéndole que escuchara

a Reese. Que confiara en Reese. "Reese. Él va a hacerle daño ".

"No, no", dijo Reese en voz baja. "Bri esta en la terraza trasera. Espera mis órdenes. No trates de entrar hasta que yo lo diga". "Está bien. Okay ".

Carter metió el teléfono en su bolsillo, sacó su arma y corrió para unirse a Bri. Tenía que entrar en esa casa. Tenía que llegar a Rica y entonces lo mataría. CAPÍTULO VEINTIOCHO Rica se estaba quedando sin tiempo. Despreciaba a Enzo, odiado tocarlo, pero se obligó

a seguir viendo su cara. No podía pensar en lo que veía en su expresión petulante de

victoria y placer. Jadeó cuando se levantó de su cuerpo, para agarrarle de las bragas y quitárselas. Se las arrancó rozándole la carne, ahora sin protección, y se echó a reír cuando ella no podía ahogar un gritito. La pistola en la mano derecha vaciló, oscilando de un lado a otro, delante de su cara, mientras sus ojos se posaban de nuevo sobre ella. Agilizó sus movimientos esperando que su control flaquera y frenara sus reflejos.

"No estás tratando de hacer que me corra, ¿verdad," jadeó, con los muslos todavía

alrededor de sus caderas como una prensa. Empujó y tiró de sus dedos, a ritmo rápido y

errático. "Eso está muy bien. Eres buena

"Estoy lista", susurró Rica, rezando para ser suficientemente rápida. "Abre las piernas y te follaré," gruñó apretando los dientes. "Date prisa". "No puedo si estás sujetándome de esa manera", dijo Rica, tratando de parecer ansiosa. "Baja, Enzo, para que puedas darme lo que me pertenece. Vamos, Quiero que-" Enzo gruñó, se movió alejándose de ella para cambiar de posición. Al liberar su peso sobre ella, Rica le golpeó rápidamente en el pecho y salió de la cama, luchando por

en este ".

llegar hasta el cajón en la mesilla de noche. Oyó su rugido furioso, e incluso notó una mano que se cerraba sobre ella, sabía que era demasiado tarde. El sonido de un arma de fuego, o tal vez su grito, le resultó ensordecedor.

Ante el sonido del disparo, Carter dio un codazo a Bri apartándola hacia un lado y entró

a través de la puerta en el dormitorio. Lo que veía la dejó paralizada Dos cuerpos en el

suelo. Sangre por todas partes. Manchas salpicado la cama, la cómoda, la pared. Diversas rayas carmesí por la cara y el pecho de Rica. "Rica", Carter gimió, corriendo hacia adelante. Bri estaba justo a su lado, y agarró el hombro del sospechoso, lo sacudió. Carter cayó de rodillas junto a Rica. "Cariño! Oh Jesús, Rica! " Rica se estremeció y abrió los ojos. Cuando vio a Carter, gritó y se arrojó a sus brazos. "¿Estás herida?" Carter gritó, agarrándola contra su pecho. La meció, buscando su cuerpo con una mano, en busca de lesiones. "Nena, ¿estás herida?" Sin decir palabra, Rica sacudió la cabeza y se acurrucó más cerca a Carter. "¿Está muerto?" Carter miro al hombre tendido en el suelo. "Sí," dijo Bri, quitándole el arma de las manos a Enzo. Avisó a Reese por radio. "Estamos en código cuatro." "Rica?" La voz de Reese se oyó por la radio. "Ella está bien." Bri miró hacia la ventana rota, y luego al hombre que yacía en un charco de sangre a sus pies. No podía ver la herida de entrada, que debía estar en la parte posterior de la cabeza, pero la herida de salida se había llevado la mayor parte de su frente. "Vamos a necesitar un forense."

"Voy a llamarla y pediré que algunos oficiales vengan a controlar a la multitud, fuera de la escena ". "Entendido." Bri se arrodilló junto a Carter y Rica. Los ojos de Carter estaban cerrados ahora, con su cara pegada al pelo de Rica. Bri agarró Carter del hombro. "Deberías llevarla a la otra habitación. Me aseguraré de que la escena esté tranquila hasta que Reese llegue ". "Gracias," dijo con brusquedad. Se puso de rodillas y arrastró a Rica con ella. "Vamos, cariño. Déjame sacarte de aquí. " Tory dio unos golpecitos en la puerta de la habitación de al lado de la escena del crimen

y entró en la habitación. Rica estaba sentada rígidamente en un lado de la cama, Carter a

su lado, tomándole la mano. Su camisón estaba lleno de manchas oscuras de sangre, al igual que sus hombros desnudos y cuello. Con cuidado dejó su bolsa de trabajo en el centro de la habitación y sacó la cámara. "Rica, tengo que hacerte algunas fotos, recoger muestras, y luego podrás ducharte." Tory sonrió a Carter, que parecía tan perdida que estaba a punto de sucumbir. "Carter, quizá podrías prepararle un baño agradable lleno de vapor, y buscar una bata y algunas toallas suaves ". Carter parecía no saber qué hacer, pero Rica le dijo en voz baja y plana ", Ve. Adelante, cariño. Estoy bien ". "Estaré en la otra habitación, si me necesitas", dijo Carter, acariciándole la mejilla. Rica la observó, hasta que Carter cerró la puerta del baño, y sonrió débilmente a Tory. "Gracias. Ella no necesita saber esto ". "Probablemente no", dijo Tory casualmente, moviéndose frente a Rica, mientras le hacía las fotos que necesitaba para su informe. "Probablemente querrás contárselo, pero tu sabrás cuándo es el momento adecuado ". Terminó y guardó la cámara. Luego se puso los guantes y sacó una serie de recipientes de muestras. Se aproximó a la joven para poder hablar en voz baja, dijo: "Dime lo que pasó." Después de una pausa, Rica relató los acontecimientos mientras Tory, de forma rápida y eficiente, tomaba restos de las uñas de Rica, muestras de sangre de su piel, y recogía

pelos errantes de su camisón y su cuerpo. La voz de Rica se sacudió cuando describió lo que había hecho para distraer Enzo. Miró hacia la puerta del baño cerrada. "No sé cómo decírselo".

Tory colocó etiquetas en sobres de muestras y frascos y los guardó. Luego se sentó junto

a Rica y le tomó la mano. "¿al qué, que hiciste fue muy valiente. " Se rió en voz baja.

"Tal vez tomate una decisión loca y arriesgada. Carter sabe que la amas. Y ella te ama. Ella es va a estar molesta por todo lo has tenido que hacer para sobrevivir." Deslizó su brazo alrededor de los hombros de Rica y la abrazó. "Confía en mí en esto. Confía en ella ".

"Tenía tanto miedo de que Carter volviera y Enzo la matar." Sintió el terror, por primera vez, realmente lo sintió muy dentro, y no pudo contener las lágrimas. "Tenía miedo de que nos matara a las dos." "Hiciste lo que debías. Lo hiciste muy bien." Abrazándola mientras Rica lloraba con fuerza, vio a Carter salir del cuarto de baño con los ojos desorbitados por la preocupación, Tory sacudió cabeza. "Ella está bien. Sólo necesita hacer esto durante unos minutos ". Carter se apoyó contra la pared y cerró los ojos. "Lo que necesite ". Después de unos minutos, se enderezó y se sacudió el temblor de la cara. "¿Yo le disparé?" Tory miró a Carter, quien asintió con la cabeza para siguiera adelante. "No, no lo hiciste. Reese le disparó. Ella me dijo, que si no hubieras hecho lo que hiciste, si no hubieras conseguido que se moviera, ella no habría tenido una oportunidad clara. Ella no podía ver su arma. " "Si no le hubiera disparado", murmuró Rica. "Me habría matado él y no creo que sintiera nada ". "El hijo de puta se lo merecía." Carter cruzó la habitación y se puso en cuclillas frente Rica, tomando sus manos. "Cariño, te asaltó. Mató a un agente del FBI y acuchilló a otro. " Rica sonrió débilmente y apretó las manos de Carter. "Estoy bien. En serio." Se volvió hacia Tory. "¿Puedo ducharme ahora?" Con los ojos fijos en Rica, preguntó "¿Tengo que recoger pruebas de agresión sexual? " "No. Nunca llegó a tocarme". "Entonces creo que Carter te debe una ducha." Reese miró desapasionadamente cómo los dos médicos cerraban la cremallera de la bolsa, y el cuerpo negro era levantado en una camilla para su transporte a la clínica. Cuando la habitación se había despejado, cogió la bolsa del equipo de Tory mientras Tory se quitaba los guantes y se lavaba las manos en el baño. "Todo listo?", preguntó Reese cuando Tory salió. Tory dio una última mirada alrededor de la habitación, y luego estudió la rota ventana. "Ese fue un gran tiro." Miró por encima del hombro a la casa de al lado. Ahora, la mayoría de las luces de la casa estaban encendidas. Había enviado a funcionarios para hablar con los vecinos y asegurarles a todos, que no había peligro, pero con tres coches patrulla y dos ambulancias fuera en la calle, todo el barrio estaba despierto. Desde su punto de vista en el lado opuesto de la terraza, que había estado muy segura de lo que estaba sucediendo en esta habitación, aunque su vista estaba siendo obstruida la mayor parte del tiempo. Y no tenían habido ninguna duda, en su mente, que cuando se Rica había atornillado en posición vertical y el sospechoso, después de perder el equilibrio, había girado la pistola en su dirección. Reese tuvo una milésima de segundo para determinar que Rica no estaba en su línea de fuego, y que Rica estaba en peligro inminente. Le había disparado en la cabeza, porque no podía correr el riesgo de sólo herirlo. Los disparos en la cabeza, no eran por lo general recomendados, debido a que el objetivo era mucho más pequeño que una masa en el centro de tiro, pero tuvo que pararlo en seco antes de su sistema nervioso pudiera enviar una señal a su dedo para apretar el gatillo. No podía arriesgarse a que disparar a Rica, por lo que apuntó a la médula, en la parte posterior de la cabeza. "Tiro de corto alcance", dijo Reese. "Todo Marine es un tirador." "Y doy gracias a Dios por eso", murmuró, rozando su mano sobre el pecho de Reese. "¿Estás bien?" Reese suspiró y volvió a mirar la habitación y los restos de lo que podía haber sido una tragedia. "Acerca de haber matado al sospechoso? Sí. Pero no estoy feliz por lo que ha pasado con ella. Creo que debería haberlo visto venir ". "Por supuesto que sí", dijo Tory seria. "porque eres clarividente, además de "

indestructible y "Hey," dijo Reese suavemente. "Todo el mundo está bien." Tory llevó sus brazos alrededor de la cintura de Reese. "Cuando te vi salir de casa con el rifle, sabía que iba a ser malo. Estaba asustada". "Lo siento." "No. No hay excusas." Tory se echó hacia atrás y sonrió irónicamente. "Y siento haberte regañado. Ahora tienes que dormir un poco, y por la mañana tu y el resto de tu equipo

podéis continuar con todo esto. Si has perdido algo, lo encontrarás. Pero Rica está bien, y eso es lo que importa ". "Gracias." Reese la besó. "Vamos a casa". CAPÍTULO VEINTINUEVE El teléfono de Allie vibró en la mesa junto a la cama, se estiró cuidadosamente sobre su brazo bueno, intentando no despertar a Ash. KT finalmente le había dado permiso para irse a casa, alrededor de la medianoche, convencida de que la herida de no necesitaría cirugía. Se había tomado una pastilla para el dolor, y al minuto ella y Ash se habían metido en la cama, acurrucándose en los brazos de Ash, quedándose dormidas. A través de la suave luz de la mañana, Ash seguía pareciendo agotada, con el rostro demacrado y pálido, y con ojeras bajo los ojos. Seguramente ella también se vería mal, pero seguro no tendría tan mala pinta. Su brazo casi no le dolía, pero sobre todo, se sentía feliz. Tenía mucho por lo que ser feliz. Había ayudado a atrapar a un asesino, y lo mejor de todo, se había despertado junto a Ash. El mensaje de texto era de Bri. Apresuradamente le envió su respuesta, y se acercó al borde de la cama. Antes de que pudiera ponerse de pie, un brazo se deslizó alrededor de su cintura. Sintió un beso suave en el centro de la espalda. "Vas a algún lado?" La acarició tomando un pecho en la palma de una mano. La joven se apoyó contra Ash, cerrando los ojos y disfrutando de las caricias. "¿Sabes lo que va a pasar si sigues con eso verdad? " "No sé lo que quieres decir." Ash se sentó y puso una pierna a cada lado del cuerpo de Allie, tirando de ella, hacia atrás, contra su pecho. Le besó el cuello y acarició el oído. "A quién le escribes? A Tu novia? " Inclinó la cabeza y le echó una mirada. "Has estado siendo muy dulce durante doce horas completas. ¿Ahora vas a ser una idiota, de nuevo? " "Probablemente." le mordisqueó el lóbulo de la oreja. "Era Bri. Tienen al tipo que acuchilló a los agentes del FBI. Entró y atacó a Rica en su casa ". Ash se puso tenso. "Esta bien Rica?" "Sí, pero quiero ir a la oficina y descubrir lo que está pasando ". "¿Estás segura? ¿Cómo está tu brazo? " "Mi brazo está bien. Quiero hablar de que porqué eres idiota, así que no cambies de tema." Intentó sonar severa, pero la sensación de hormigueo en su pezón se extendió hasta su clítoris. Su mente estaba un poco borroso. Empujó sus caderas hacia atrás, en la entrepierna de Ash, complacida cuando ésta gruñó suavemente. "Me gusta ser posesiva y esas cosas." "Bueno," Ash le besó el cuello. "Pero no me gusta que seas celosa." Atrajo con su otro brazo el cuerpo de Allie para poder acariciarle ambos pechos. "¿Hay alguna diferencia?" "Sí." Suspiró, apoyando la cabeza en el hombro de Ash. "Me gusta tanto." "Mmm, a mí también." Volvió a besar el cuello de Allie, el borde de su mandíbula, la comisura de la boca. "No te muevas, déjame hacerlo todo ". "No voy a discutir". Se movió inquieta. Necesitaba más. Necesaria que le acariciara su clítoris. Y realmente necesitaba terminar con su pensamiento, antes de que no fuera capaz de decir nada más. "Cuando uno es posesivo, simplemente significa que quieres demasiado". "Te quiero de forma feroz." Acarició el estómago de Allie, bajando sus dedos sobre el delta entre los muslos pero no entrar. Allie gimió y Ash luchó por no presionar más bajo, más profundo, de inmediato. Quería darle placer. Quería ser la única que la tocara de nuevo. "Pero cuando estás celosa," jadeó, agarrándole de la muñeca y moviendo sus dedos en su rigidez, en su dolorido clítoris. "Significa que no confías en mí. Necesito que

confíes

"Mmm, eso es lo que quiero." "Confías en mí?" gimió y volvió a apretar los dedos de Ash, sobre el lugar que latía y la golpeaba frenéticamente, moviendo su dedos en círculos rápidos y firmes. "Por favor. Por favor, te necesito ". "Confío en ti," le susurró. "Te quiero. Te quiero, Allie. " Se movió y levantó sus caderas mientras se corría. Le clavó las uñas en la parte superior

oh, Dios, cariño

vas a hacer que me corra pronto ".

de la mano a Ash, manteniéndola junto a ella, mientras se corría en sus manos. Después de que sus músculos se desbloquearan, se dejó caer con un largo suspiro. "Oh, Dios mío. Me encanta cuando me haces eso. " Se rió. "Me encanta hacerlo." Allie se movió hacia un lado y apoyó la mejilla contra el hombro de Ash. "¿Qué vamos a hacer?" La besó en la frente. "¿Qué quieres que haga?" "Yo he preguntado primero." El tono de Allie era juguetón pero Ash oyó el desafío en su voz. Ella había sido la que se había alejado. Ahora la joven quería que se arriesgara. Ella lo haría. Haría cualquier cosa para que Allie se sintiera segura. Tenían que confiar en ella de nuevo. "Eres la única mujer en mi corazón, así que esto es lo que quiero. Quiero ser la única mujer en tu la vida, de ahora en adelante. Para siempre." Estudió su rostro, pero no obtuvo ninguna pista en cuanto a cómo se sentía la joven con lo que le estaba diciendo. No tenía más remedio poner sacarlo todo. "Quiero vivir aquí contigo." "¿Y tu trabajo?", Preguntó Allie. "Siempre viajo por trabajo. Simplemente viajaré un poco más lejos ". "¿Y qué pasará cuando estés en la carretera y te sientas caliente?" Ash estaba desnuda, mientras Allie le acariciaba el pecho con los dedos, llegando su excitación hasta sus muslos. "Te llamaré y tendremos sexo telefónico." Sonriendo débilmente, Allie le pasó las uñas por el centro de su estómago. "¿Qué pasa cuando yo esté excitada?" "Puedes correrte mientras piensas que yo te toco". Levantó los ojos hacia Ash, con expresión seria. "Eso es todo? Tú y yo? Nadie más? " "Nadie más", susurró Ash. Apoyó su cabeza en el hombro de Ash y deslizó su mano entre las piernas de la mujer. "Eso suena bien para mí." "Para mí también". Cerró los ojos y apoyó la mejilla la parte superior de la cabeza de Allie. El placer que sentía era tan exquisito que la alegría le llenó el corazón. "¿Estás bien?" Preguntó Bri cuando Allie se sentó en la silla junto a ella, en la oficina de Reese. Carter estaba sentada al otro lado de Bri, vestida de civil. No parecía que hubiera dormido mucho. "Sí", susurró Allie. "Pero todavía me duele." "Me lo imagino. Tómatelo con calma, ¿de acuerdo? " Allie se inclinó hacia Carter. "Rica está bien?" "Está conmocionada, pero es dura", Carter respondió, sin saber quién estaba más conmocionada, Rica o ella. Rica, finalmente, se había quedado dormida al amanecer, pero ella no había sido capaz de hacerlo. Cada vez que cerraba los ojos, veía a Rica en el suelo cubierta de sangre. Cuando la había dejado para ir a la estación, Rica parecía serena y firme, mucho más estable de lo que ella misma se sentía. De vez en cuando, una imagen de lo que podría haber pasado, si Reese no hubiera intervenido, aparecía en su cabeza y se le revolvía el estómago. "Dile que la llamaré-" Reese interrumpió: "Tremont. Estás de baja por enfermedad. Vete a casa ". "Lo haré, Sheriff." Allie se recostó y cruzó los brazos sobre el pecho. "Después del interrogatorio." "Tú la llamaste, Parker?" Miró a Bri. Bri se enderezó en la silla. "Sí, señora. Sabía que ella querría estar aquí. " Reese intentó no sonreír. Las dos eran compañeras, y formaban un equipo estupendo, aún estando separadas. "Está bien, entonces. Vamos a empezar. " Allie notó los blancos y apretados puños en las manos de Carter, cuando Reese llegó a la parte en que Lorenzo Brassi irrumpía en la casa y agredía a Rica. No podía ni imaginase cómo se sentiría si algo así le ocurriera a Ash, por lo que se concentró en los hechos, y recordó que fue Rica sestaba segura, porque todos ellos, incluyendo Rica, habían hecho lo que tenían que hacer. "¿Así que crees que fue Brassi todo el tiempo?", Preguntó Allie cuando Reese acabó.

"Si él lo hizo todo? Entrar en el coche de Rica, en tu casa y

con el intruso en casa de Caroline y Bri, la otra noche? " "Volví a interrogar a Everly, esta mañana, antes de ser transferido de nuevo a la prisión federal ", dijo Reese. "Todavía niega haber perseguido a Caroline, y aunque su coartada es débil, creo que es probable que diga la verdad. Dijo que sólo quería pasar

" Miró a Bri. "¿Qué pasa

desapercibido hasta que todos se olvidarán de él, y por eso se fue a casa de un amigo, y

ni siquiera dejó que su madre supiera que estaba por los alrededores. "

Bri resopló. "Como si nos fuéramos a olvidar que se había saltado su libertad condicional." "Bueno, no es muy brillante."

"¿Qué dicen los federales sobre Brassi", preguntó Carter, todavía con sus ojos oscuros, nerviosos y preocupados. "Dijeron que no podían hablar de una operación en curso." Reese sabía lo que estaba pasando por la cabeza de Carter, podía imaginar lo que la torturaba. Carter se sentiría atormentada por esas imágenes durante mucho tiempo, pero estaría bien. Todavía tenía

a Rica, y eso era todo lo que necesitaba.

Eso y conocer al hombre que había perjudicado a Rica. "No creo que nunca sepamos toda la historia de los federales. Según Rica, Brassi dijo que los federales le ayudaon a desaparecer. Mi conjetura es que alguien, en Organización de Alfonse Pareto Pareto, filtró que pretendían eliminar a Brassi porque era inestable y una amenaza para Rica. Los federales buscaron la oportunidad para reclutarlo y les dio una opción, para conseguir información a cambio de fingir su muerte, antes de que Pareto lo matara. No tenía otra elección ". "Y entonces," dijo Carter, "que se escapa de ellos y va tras Rica ". Reese asintió. "Una vez que llegó aquí, Brassi se escondió y la vigiló. No es raro que los acosadores dejen al margen su objetivo principal, mientras aterrorizan a los amigos de sus destinatarios y seres queridos. Les da una sensación de poder, y obtienen placer de su miedo y su dolor ". "Pero ¿por qué nadie nos dijo nada cuando el agente especial Lynch lo localizó aquí?" preguntó Bri. "Si lo hubiéramos sabido, podríamos haber intervenido. Incluso el agente Lynch podría no estar muerto y nadie más hubiera sufrido ". "No creo que la agente Marilyn Allen quisiera anunciar que su equipo había perdido a un informante, sobre todo a uno tan peligrosamente loco. Ni siquiera estoy segura de que informara a sus superiores. Probablemente tenía la esperanza de encontrarlo y guardarlo en secreto, sin que nadie más lo supiera". "Estaba dispuesta a poner la vida de Rica en peligro, con el fin de coger al padre de Rica", dijo Carter con amargura. "¿Qué hay de la Agente Allen", preguntó Allie. "¿Cómo está? " "Está fuera de cirugía, pero en estado de coma. Los médicos no le dan muchas posibilidades ", dijo Reese. La sala quedó en silencio. Reese cerró la carpeta, y la dejó en la parte superior de su escritorio. "Creo que tenemos todas las respuestas que podemos tener", Reese dijo. "Tremont, no te quiero de vuelta aquí, sin una autorización médica. Carter, lleva a Bri a casa y descansar un poco. He asignado a otros oficiales para que cubran vuestros turnos de noche ". Reese esperó hasta que todos se fueran, entonces llamó a Tory. "Me voy a tomar el día libre". "En realidad," dijo Tory lentamente. "¿Y qué vas a hacer con todo ese tiempo libre? " "¿Te puede escapar?" "KT todavía está en la ciudad. Ella me puede cubrir. " "Pensé en hacer una reserva para comer en Boston. Podemos volar allí, y tal vez puedas mover algunos hilos médicos y conseguir que Wendy nos reciba esta tarde. Podemos hablar con ella acerca de lo dl bebé ". "No pierdes el tiempo, ¿verdad, sheriff?" "Cuando una sabe lo que quiere, ¿por qué esperar?" "Yo sé lo que quiero", murmuró Tory. "Ven a casa ahora." "Estoy en camino, Dra. King.”