Vous êtes sur la page 1sur 6

1.

¿Cuáles son los diferentes sistemas de regulación de un

compresor a tornillo?

Los sistemas de regulación más habituales son los llamados Todo-Nada, Modulante y por Válvula Espiral. Todo-Nada: el compresor trabaja a plena carga o en vacío, en función del consumo de aire. La presión varía entre un mínimo y un máximo. En este sistema se debe utilizar tanque pulmón. Modulante: (para aquellas aplicaciones que requieran presión constante): el compresor modula el caudal de aire entregado entre el 100% y el 40 % de su capacidad nominal en función de la demanda, manteniéndose la presión constante. Por debajo del 40 % de su capacidad nominal, la máquina pasa automáticamente al modo todo-nada. No es necesario el uso de tanque pulmón. Válvula Espiral [disponible sólo en las series 25 y 32, y en toda la línea de compresores de doble etapa (TS)]: mediante la apertura progresiva de lumbreras que conectan la cámara de compresión con la admisión del compresor, se permite que parte del aire aspirado vuelva a la zona de succión antes de ser comprimido. De esta forma se logra un importante ahorro en la energía consumida.

  • 2. ¿Qué tipo de transmisión es la más adecuada?

La transmisión más adecuada es la directa por medio de brida y manchón elástico, la cual no requiere alineaciones posteriores. En los compresores con transmisiones por correas, se generan cargas radiales que reducen la vida útil de los rodamientos de la unidad compresora y existen resbalamientos que desmejoran el rendimiento del equipo.

  • 3. ¿Se puede utilizar el aire caliente que sale del post enfriador

del compresor para calefacción?

El aire caliente producido en los compresores eléctricos puede ser utilizado para calefacción, simplemente mediante la conexión de ductos de ventilación a la salida del post enfriador, a fin de conducir el aire caliente a la zona deseada. La única precaución a tener en cuenta es que no se produzca en el ducto una contrapresión mayor a 2 mm de columna de H2O.

  • 4. ¿Qué influencia tiene la pérdida de carga en el rendimiento de

la instalación?

Una pérdida de carga elevada disminuye el rendimiento de la instalación y la hace ineficiente. La presión a la salida del compresor deberá ser la necesaria para compensar esa pérdida de carga y llegar a los consumos con la presión requerida. El simple hecho de elevar 1kg/cm2 la presión en el compresor, implica un consumo de energía adicional de aproximadamente 7,5%. Por lo tanto, es imprescindible que la red de aire esté correctamente dimensionada a fin de obtener una instalación lo más eficiente posible.

  • 5. ¿Cuál es la calidad de aire suministrada por un compresor de

aire a tornillo Sullair?

La calidad del aire suministrado en un compresor a tornillo Sullair es óptima para su utilización en la mayoría de los procesos industriales. Esto se logra gracias a la excelente performance de un filtro separador de aceite de alta eficiencia y un post enfriador con trampa de agua y purga. El contenido de aceite en el aire medido en partes por millón (ppm), depende del modelo de equipo, siendo 5 ppm para los modelos ES, 2 ppm para los equipos de entre 20 HP y 50 HP y 1 ppm para los restantes. Con el agregado de sistemas filtrantes adicionales, se podrán llegar a valores de contenido de aceite en el aire del orden de 0,003 ppm. En cuanto al contenido de agua en el aire, a través del sistema de post-enfriado, trampa de agua y purga se consigue retener aproximadamente 2/3 de la humedad ambiente, pasando el tercio restante a la línea en forma de vapor. Con el agregado de secadores de aire adicionales, se podrán llegar a valores de contenido de agua en el aire muy por debajo de estos valores.

  • 6. ¿Cuál es la vida útil de un compresor a tornillo?

La vida útil de un compresor a tornillo está íntimamente relacionada con la vida útil de la unidad compresora. Debido a la ausencia de desgaste entre los tornillos, su duración es ilimitada siendo el único mantenimiento requerido el cambio de sus rodamientos. El cambio de rodamientos de un compresor Sullair se realiza cada 50.000 hs., pudiendo extenderse este período hasta el doble de acuerdo al lugar de instalación y al mantenimiento

del equipo. Una vez realizado el cambio de rodamientos, la unidad está en condiciones de seguir funcionando por otro período similar y así sucesivamente. Existen en la actualidad compresores en servicio con más de 20 años de antigüedad.

  • 7. ¿Con cuántos martillos neumáticos puede trabajar el moto

compresor 185Q?

Un compresor 185Q puede trabajar con dos martillos simultáneamente en un régimen del 75% del nominal, ya que el compresor suministra un caudal de 5,2 m3/min. y cada martillo rompe pavimentos neumático consume entre 1,8 m3/min y 2,0 m3/min de aire.

  • 8. ¿Se puede trabajar a una presión superior a 7 Kg / cm2?

Sullair posee compresores portátiles capaces de trabajar a presiones de 10kg/cm2, 12 kg/cm2 y hasta 24 kg/cm2.

  • 9. ¿Es posible obtener aire para instrumentos de un compresor

portátil?

Los compresores portátiles Sullair permiten obtener aire para instrumentos, gracias al desarrollo de un sistema denominado AF. Los equipos que cuentan con este sistema poseen en su interior un post enfriador con trampa de agua y drenaje, y un sistema de filtrado de alta eficiencia para remover contaminantes, pudiendo obtener en consecuencia partículas de diámetro menor a 0,01 mm y un contenido de aceite menor a 0,01 ppm (partes por millón). Dependiendo de las condiciones del ambiente es posible retener hasta el 80% de la humedad del aire.

  • 10. ¿Cuál es la importancia de usar un sistema de filtrado para

aire comprimido?

El aire atmosférico es portador de vapor de agua, aerosoles de lubricantes, gases resultantes de la combustión, polen, bacterias y otras partículas. El 80% de las mismas tiene un diámetro inferior a 2 mm. Este dato es más que significativo si se tiene en cuenta que la capacidad filtrante de los filtros de admisión de aire de los compresores está siempre por encima de los 5 mm. Además de los elementos mencionados, el aire que sale del compresor es portador de partículas de desgaste del mismo, gran parte de las cuales no son retenidas por el filtro separador. Todos estos elementos contaminan el aire, obturan válvulas y filtros, producen pérdidas de carga en cañerías y desmerecen la calidad del producto final, ocasionando también costosas paradas y pérdidas de productividad que pueden ser evitadas con el uso de sistemas de filtrado.

  • 11. ¿Qué consecuencias tiene el uso de aire comprimido de baja

calidad?

Utilizar aire de mala calidad en su sistema tendrá como consecuencia gastos adicionales en paradas de planta no deseadas, reparaciones, mantenimiento y reemplazo prematuro de partes. Además del consecuente deterioro de sus máquinas, su personal de mantenimiento deberá ocupar parte de su tiempo purgando filtros, separadores y válvulas. El agua transportada en el aire que genera el compresor, sirve como medio de transporte para otros contaminantes causando además pérdidas de carga, oxidación, escamas de corrosión y todo tipo de problemas en cañerías, válvulas y equipos accionados con aire. Todo esto se traduce en importantes extra costos, una disminución de la vida útil de la red, baja de eficiencia de la planta en su conjunto y un mayor consumo de energía eléctrica.

  • 12. ¿Qué soluciones provee Sullair a los problemas de calidad de

aire?

A fin de que su planta cuente con aire de excelente calidad, SULLAIR ha desarrollado Filtros y Secadores como complemento de su línea de compresores. Los Filtros SULLAIR permiten llegar a un aire mucho más limpio que el que usted respira. Disponemos de sistemas de filtrado (en opciones de 1 a 3 etapas) para la eliminación de contaminantes atmosféricos, partículas de desgaste del compresor, aceite y olores, y para la retención y drenaje del agua que se encuentra en fase líquida. De acuerdo a su capacidad filtrante se los clasifica en:

Micrónicos: modelos MPF. Submicrónicos: modelos MPH (requieren la anteposición de un MPF).

De carbón activado: modelos MPC (requieren la anteposición de un MPF+MPH). Para los problemas de agua en fase vapor presente en las cañerías, SULLAIR ha desarrollado una línea de secadores por Refrigeración o por Adsorción, dependiendo la elección de uno u otro de variables tales como temperatura, calidad y caudal de aire requerido.

  • 13. ¿Qué ocurre con la humedad cuando el aire atmosférico es

comprimido?

Cuando el aire atmosférico entra en el compresor es sometido a presión (de 4 a 12 kg/cm2 normalmente). A esas presiones, la capacidad de portación de humedad en fase vapor disminuye, lo que provoca la aparición de condensado. La cantidad de agua será función de la humedad relativa del aire aspirado, de su temperatura, de la presión de compresión y del caudal de aire suministrado. De este volumen de líquido sólo dos terceras partes son retenidas y drenadas por el compresor, mientras que la humedad restante se incorpora al flujo de aire comprimido entregado.

  • 14. ¿Cómo se resuelve el problema del agua en las cañerías?

El problema de agua en las cañerías se resuelve secando el aire, básicamente a través de dos sistemas:

Por refrigeración: se baja la temperatura del aire hasta 2° / 4°C por intercambio de calor con un gas refrigerante en evaporación, eliminando el agua condensada mediante una purga automática, y enviándolo luego a la línea a una temperatura intermedia entre la de secado y la de entrada. Para que este sistema sea realmente eficaz es necesario que el proceso de enfriamiento logre una temperatura inferior a la que pudiese haber en cualquier punto de la red. Por adsorción: el aire es conducido a través de torres con material altamente higroscópico en ciclos alternativos. El secador posee dos torres con alúmina, la que adsorbe la humedad en su amplia superficie específica, proporcionando un punto de rocío equivalente al de -40° C.

  • 15. ¿Cómo defino si mi sistema de secado de aire será por

Refrigeración o por Adsorción?

La elección del sistema de secado depende de los siguientes factores:

Temperatura a la cual puede encontrarse la cañería de aire. Si en algún punto de la misma hay temperaturas inferiores a los 2°C (ya sea porque hay tramos a la intemperie o porque se encuentra en una sala no aislada), el sistema que asegura el secado del aire es el de adsorción. Calidad de aire: con el sistema de refrigeración se logra normalmente una humedad relativa de entre 30 y 50%, mientras que con el de adsorción este índice está por debajo del 1%. Cantidad de aire requerido: debido a que el secador por adsorción se regenera con la recirculación de aire seco, esto ocasiona que aproximadamente un 15 % del caudal generado sea utilizado por el mismo equipo, de manera que el caudal final entregado a la línea es alrededor de un 85% de lo que emite el compresor. Las tres variables mencionadas, junto con los precios de cada equipo, serán los datos a tener en cuenta en una evaluación técnico - económico destinada a definir la elección de la alternativa óptima.

Punto de Rocío El agua, un elemento tan vital para la vida en la tierra como perjudicial para una instalación de aire comprimido.

En general, todas las instalaciones de aire comprimido tienen el mismo problema, la condensación de agua. Para evitarla, existen equipos que literalmente, secan el aire, dejándolo con unos niveles de vapor de agua reducidos que no perjudiquen nuestra instalación o proceso. Para medir el grado de sequedad del aire comprimido, utilizamos la temperatura de Punto de Rocío. En este artículo explicaremos de dónde sale este valor y cómo debemos considerarlo. El aire es una mezcla de muchos gases, entre los que se encuentran en mayor porcentaje el oxígeno, el nitrógeno y el vapor de agua. Los dos primeros son estables, pero la concentración de vapor de agua en el aire es muy variable.

Para analizar su comportamiento tenemos que recurrir a la ley de los gases de Dalton.

“En una mezcla de gases, la presión total del gas es la suma de las presiones parciales de los gases que lo componen.”

“P total = P1 + P2 + P3 ……

..

La presión parcial del vapor de agua está relacionada con la temperatura. Por lo tanto, la

La

presión parcial del vapor

de agua

está

relacionada con la

temperatura. Por lo tanto, la cantidad máxima de vapor de agua

que

puede

contener

el

aire,

está

determinada también por la

temperatura.

 

Habitualmente, el aire contiene menos cantidad de vapor de agua que la que puede llegar a contener. Este valor lo expresamos en porcentaje y nos indica la cantidad de vapor de agua en el aire, en relación a la que podría llegar a tener en función de sus condiciones de temperatura y presión. A este valor lo llamamos Humedad Relativa.

En

el gráfico

se

puede observar que con una

temperatura de

35ºC,

el

aire

podría llegar

a contener hasta 39,286 gr/m3

de

agua.

Si tenemos una humedad relativa del 80%, nos indica que en con estos valores el agua acumulada en el aire es de 31, 428 gr/m3. Por lo tanto, todavía le queda un 20% hasta llegar a su valor de saturación. Una vez llegado a ese valor (100%), con un poco que baje la temperatura, comenzaría a condensarse agua.

La temperatura a la que comienza a condensarse el agua, es la que se denomina Punto de Rocío.

En una instalación de aire comprimido, este valor nos indicaría el punto de temperatura límite o de saturación, a partir del cual comenzaría a condensarse agua en nuestra red de aire comprimido.

Otros dos conceptos que debemos conocer corresponden al Punto de Rocío Atmosférico y el Punto de Rocío a Presión.

Punto de Rocío Atmosférico. Corresponde a la temperatura a la que el vapor de agua comienza a condensarse en la naturaleza, es decir, a la presión atmosférica.

Punto de Rocío a Presión. Corresponde a la temperatura a la que el vapor de agua comienza a condensarse con una presión superior, es decir, la temperatura de condensación que nos puede afectar en una instalación de aire comprimido.

El segundo valor es el que debemos tener en cuenta para determinar el grado de sequedad del aire comprimido, porque la cantidad de vapor de agua que podemos tener en un determinado volumen de aire, es directamente proporcional a la temperatura e inversamente proporcional a la presión.

Así, la cantidad de agua condensada será mayor con temperaturas más bajas y presiones más altas.

La cantidad de condensado que se llega a producir en un sistema de aire comprimido puede ser muy grande. En una instalación como la del dibujo inferior, tenemos varios puntos donde se produce esa condensación.

El <a href=compresor es el primero de ellos, cuando después de comprimir el aire, lo pasamos por el refrigerador posterior; el depósito donde se expande el aire o los filtros. Pero el elemento que más condensado produce es el secador frigorífico, donde se baja la temperatura del aire hasta valores de +3ºC para conseguir la temperatura de mayor condensación. Evidentemente, existen otros equipos, como los secadores de adsorción, que consiguen puntos de rocío mucho más reducidos, hasta – 70ºC. Si analizamos una instalación muy común, como la del dibujo anterior, podemos ir calculando la cantidad de condensado que se produce al paso del aire por los distintos elementos que la componen. Supongamos que tenemos un sistema de aire comprimido con las características indicadas en Datos 1. Nuestro sistema está al nivel del mar, con una presión absoluta de 1 bar. Para las características de temperatura ambiente de 30ºC, la máxima cantidad de vapor de agua en el aire es de 30,078 gr/m3. Con estos datos y considerando la humedad relativa indicada, podemos determinar que la cantidad de agua condensada en las condiciones de aspiración es de 42,12 l/h: W aire = 2000 x 30,078 x 70/100 = 42109,20 gr/h ≅ 42,12 l/h Durante la compresión, la temperatura está sobre el valor de punto de rocío, por lo que no se precipitará agua. Sin embargo al pasar por el refrigerador posterior y por el depósito de acumulación, se nos producirá una cantidad de condensado equivalente a la nueva situación, que es la indicada en Datos 2. Con el paso por el compresor, nuestro volumen es de 181,8 m3/h, debido a que hemos comprimido el aire a 10 barg ó 11 bar abs. Ahora la temperatura es de 40ºC y tenemos el aire saturado, por lo que el valor de humedad relativa es el 100%. Aplicando la misma fórmula, pero referida a las nuevas condiciones, tendremos una cantidad de condensado de 32,9 l/h aproximadamente. W1= 42109,20 – (181,8 x 50,672 x 100/100) = 32897,0304 gr/h ≅ 32,9 l/h La última etapa es el paso del aire comprimido por un secador frigorífico. En este equipo, bajaremos la temperatura del aire hasta los 3ºC para conseguir condensar el agua correspondiente a esa temperatura, " id="pdf-obj-4-2" src="pdf-obj-4-2.jpg">

El compresor es el primero de ellos, cuando después de comprimir el aire, lo pasamos por el refrigerador posterior; el depósito donde se expande el aire o los filtros. Pero el elemento que más condensado produce es el secador frigorífico, donde se baja la temperatura del aire hasta valores de +3ºC para conseguir la temperatura de mayor condensación. Evidentemente, existen otros equipos, como los secadores de adsorción, que consiguen puntos de rocío mucho más reducidos, hasta – 70ºC.

Si analizamos una instalación muy común, como la del dibujo anterior, podemos ir calculando la cantidad de condensado que se produce al paso del aire por los distintos elementos que la componen.

Supongamos que tenemos un sistema de aire comprimido con las características indicadas en Datos 1. Nuestro sistema está al nivel del mar, con una presión absoluta de 1 bar. Para las características de temperatura ambiente de 30ºC, la máxima cantidad de vapor de agua en el aire es de 30,078 gr/m3.

El <a href=compresor es el primero de ellos, cuando después de comprimir el aire, lo pasamos por el refrigerador posterior; el depósito donde se expande el aire o los filtros. Pero el elemento que más condensado produce es el secador frigorífico, donde se baja la temperatura del aire hasta valores de +3ºC para conseguir la temperatura de mayor condensación. Evidentemente, existen otros equipos, como los secadores de adsorción, que consiguen puntos de rocío mucho más reducidos, hasta – 70ºC. Si analizamos una instalación muy común, como la del dibujo anterior, podemos ir calculando la cantidad de condensado que se produce al paso del aire por los distintos elementos que la componen. Supongamos que tenemos un sistema de aire comprimido con las características indicadas en Datos 1. Nuestro sistema está al nivel del mar, con una presión absoluta de 1 bar. Para las características de temperatura ambiente de 30ºC, la máxima cantidad de vapor de agua en el aire es de 30,078 gr/m3. Con estos datos y considerando la humedad relativa indicada, podemos determinar que la cantidad de agua condensada en las condiciones de aspiración es de 42,12 l/h: W aire = 2000 x 30,078 x 70/100 = 42109,20 gr/h ≅ 42,12 l/h Durante la compresión, la temperatura está sobre el valor de punto de rocío, por lo que no se precipitará agua. Sin embargo al pasar por el refrigerador posterior y por el depósito de acumulación, se nos producirá una cantidad de condensado equivalente a la nueva situación, que es la indicada en Datos 2. Con el paso por el compresor, nuestro volumen es de 181,8 m3/h, debido a que hemos comprimido el aire a 10 barg ó 11 bar abs. Ahora la temperatura es de 40ºC y tenemos el aire saturado, por lo que el valor de humedad relativa es el 100%. Aplicando la misma fórmula, pero referida a las nuevas condiciones, tendremos una cantidad de condensado de 32,9 l/h aproximadamente. W1= 42109,20 – (181,8 x 50,672 x 100/100) = 32897,0304 gr/h ≅ 32,9 l/h La última etapa es el paso del aire comprimido por un secador frigorífico. En este equipo, bajaremos la temperatura del aire hasta los 3ºC para conseguir condensar el agua correspondiente a esa temperatura, " id="pdf-obj-4-14" src="pdf-obj-4-14.jpg">

Con estos datos y considerando

la humedad relativa indicada, podemos

determinar que la cantidad de agua condensada en las condiciones de aspiración es de 42,12 l/h:

W aire = 2000 x 30,078 x 70/100 = 42109,20 gr/h 42,12 l/h

Durante la compresión, la temperatura está sobre el valor de punto de rocío, por lo que no se precipitará agua. Sin embargo al pasar por el refrigerador posterior y por el depósito de acumulación, se nos producirá una cantidad de condensado equivalente a la nueva situación, que es la indicada en Datos 2.

El <a href=compresor es el primero de ellos, cuando después de comprimir el aire, lo pasamos por el refrigerador posterior; el depósito donde se expande el aire o los filtros. Pero el elemento que más condensado produce es el secador frigorífico, donde se baja la temperatura del aire hasta valores de +3ºC para conseguir la temperatura de mayor condensación. Evidentemente, existen otros equipos, como los secadores de adsorción, que consiguen puntos de rocío mucho más reducidos, hasta – 70ºC. Si analizamos una instalación muy común, como la del dibujo anterior, podemos ir calculando la cantidad de condensado que se produce al paso del aire por los distintos elementos que la componen. Supongamos que tenemos un sistema de aire comprimido con las características indicadas en Datos 1. Nuestro sistema está al nivel del mar, con una presión absoluta de 1 bar. Para las características de temperatura ambiente de 30ºC, la máxima cantidad de vapor de agua en el aire es de 30,078 gr/m3. Con estos datos y considerando la humedad relativa indicada, podemos determinar que la cantidad de agua condensada en las condiciones de aspiración es de 42,12 l/h: W aire = 2000 x 30,078 x 70/100 = 42109,20 gr/h ≅ 42,12 l/h Durante la compresión, la temperatura está sobre el valor de punto de rocío, por lo que no se precipitará agua. Sin embargo al pasar por el refrigerador posterior y por el depósito de acumulación, se nos producirá una cantidad de condensado equivalente a la nueva situación, que es la indicada en Datos 2. Con el paso por el compresor, nuestro volumen es de 181,8 m3/h, debido a que hemos comprimido el aire a 10 barg ó 11 bar abs. Ahora la temperatura es de 40ºC y tenemos el aire saturado, por lo que el valor de humedad relativa es el 100%. Aplicando la misma fórmula, pero referida a las nuevas condiciones, tendremos una cantidad de condensado de 32,9 l/h aproximadamente. W1= 42109,20 – (181,8 x 50,672 x 100/100) = 32897,0304 gr/h ≅ 32,9 l/h La última etapa es el paso del aire comprimido por un secador frigorífico. En este equipo, bajaremos la temperatura del aire hasta los 3ºC para conseguir condensar el agua correspondiente a esa temperatura, " id="pdf-obj-4-29" src="pdf-obj-4-29.jpg">

Con el paso por el compresor, nuestro volumen es de 181,8 m3/h, debido a que hemos comprimido el aire a 10 barg ó 11 bar abs. Ahora la temperatura es de 40ºC y tenemos el aire saturado, por lo que el valor de humedad relativa es el 100%. Aplicando la misma fórmula, pero referida a las nuevas condiciones, tendremos una cantidad de condensado de 32,9 l/h aproximadamente.

W1= 42109,20 – (181,8 x 50,672 x 100/100) = 32897,0304 gr/h 32,9 l/h

La última etapa es el paso del aire comprimido por un secador frigorífico. En este equipo, bajaremos la temperatura del aire hasta los 3ºC para conseguir condensar el agua correspondiente a esa temperatura,

que correspondería con el punto de rocío del aire disponible para ser usado en la instalación.

En Datos 3, vemos los nuevos valores para volver a aplicar la fórmula, con lo que obtendríamos una cantidad de condensado de 8,13 l/h aproximadamente.

W2 = (181,8 x 50,672) – (181,8 x 5,953) = 8129,9142 g3/h 8,13 l/h

que correspondería con el punto de rocío del aire disponible para ser usado en la instalación.

Como se puede ver por los resultados de los diferentes cálculos, hemos condensado en todo el proceso 41,03 l/h.

Ahora pensemos en una instalación típica en la industria, que funcione una media de 16 horas al día durante 360 días al año. Con una simple operación obtendremos, que un sistema de aire comprimido con un compresor de 2000 m3/h, a 10 barg, depósito acumulador y secador frigorífico, trabajando durante el periodo indicado, produce 237.888 litros de agua condensada en un año.