Vous êtes sur la page 1sur 4

Fuente

:
Leanza, Silvia y Reybet, Carmen (I.F.D. No 12). “Aproximaciones a un marco teórico:
¿Qué significa hablar de Medio Ambiente? En: García, Norma y Pérez, Silvia (coord.).
Revista “Denuncia y anunciación en la educación”. Año 3 No 6. IFD No 9 – IFD No 12.
Neuquén, Argentina. Octubre de 2001. ISSN 1515-1727. Págs. 19-21.

Aproximaciones a un marco teórico

¿Qué significa hablar de Medio Ambiente?
LEANZA, Silvia; REYBET, Carmen (I.F.D. No 12)
Texto extraído de la ponencia: “Del ‘cirujeo’ y el ‘reciclaje’ en la investigación:
Capturando ‘saberes ambientales’ en el relato de vida de un maestro rural”. Prof.
Silvia C. Leanza y Lic. Carmen A. Reybet. Presentada en el 1er Encuentro de Historia
Gral. y 1er Congreso Patagónico, Neuquén, 11 al 13 de marzo de 1999.
Aproximaciones a un marco teórico. ¿Qué significa hablar de Medio Ambiente?
Como lo establece K. Marx en cuanto la naturaleza primera ya no existe, explicar el
proceso de constitución del medio ambiente supone entenderlo como el proceso de
construcción de una segunda naturaleza. Ello nos remite necesariamente a considerar la
historicidad contenida, al mismo tiempo, en la historia de la disponibilidad de la fuerza
de trabajo, aplicada a la transformación de la naturaleza, a través de la actividad
productiva, y en la historia de la transformación que este trabajo produce en el hombre
(1).
La relación así establecida resulta en un espacio natural sucesivamente modificado, y en
ocasiones degradado, por las recurrentes intervenciones sociales en la apropiación y uso
del medio. Ello implica procesos de retorno más o menos rápidos, por los cuales las
fuerzas naturales devuelven a la sociedad las externalidades (2), consecuencia de dichas
intervenciones.
El medio ambiente representa el área de intersección de las esferas ecológica, social y
económica (3), en la cual se desenvuelven sucesivos equilibrios-desequilibrios. En tanto
es un área de intersección, en ella quedan implicadas las leyes de la naturaleza y la
racionalidad social (4) propias de cada uno de los subsistemas que lo configuran y que
dan cuenta de la constitución de las problemáticas y los problemas ambientales con sus
diferentes órdenes de materialidad (5).
La distinción entre problemática y problema ambiental intenta evitar falsos
reduccionismos que transformen ambos conceptos en equivalentes.
Para algunos autores, propulsores de un ambientalismo “blando”, problema y
problemática se constituyen en sinónimos, en tanto su manifestación como problema se
desenvuelve en el ámbito de un sistema definido, aún cuando adquiere dimensiones
planetarias. De esta manera, denominan problemática ambiental a los “megaproblemas” o “problemas globales”.
Desde las posturas críticas o desde un “ambientalismo fuerte”, los problemas se
manifiestan en un sistema definido, pero sólo pueden ser interpretados y gestionados a
la luz de las relaciones sinérgicas que mantienen con otros sistemas y otros problemas.
Entonces las problemáticas son una totalidad que reúne y articula, en una red de
múltiples relaciones, los problemas ambientales.
Por lo tanto, la problemática ambiental:
- es un gran campo articulatorio constituido por tres componentes interactuantes, el
económico, el tecnológico y el físico, en el que el déficit de racionalidad ambiental
(6) en los dos primeros, determina el exceso de carga o de demanda respecto al
1

. descriptibles y medibles en niveles de afectación diferenciales. los problemas ambientales de un lugar dan cuenta de la dimensión sociopolítica contenida en ellos. o espacio-temporales. .su temporalidad acotada al presente: la percepción de los sujetos los define como “problemas” sin considerar las “diferencias funcionales” (8) de los sistemas natural y social ni la génesis de los procesos. definida y comunicada como problemática social. habitabilidad. inclusor y global. . así no todos los problemas resultan igualmente significativos para todos. vinculadas a las condiciones de articulación del modo de producción dominante con las formaciones sociales (Marx) resultantes de cada lugar. lo que lleva a la cosificación de los procesos históricos naturales y sociales. implica que en este sentido son problemas de carácter económico-social y político fundados en la racionalidad del capital. . en cada lugar. le otorgan su carácter complejo. degradación. científicos. de un modelo de desarrollo mundialmente instaurado en cada momento histórico. y se siente amenazada en la calidad y forma de vida en virtud de la degradación creciente del medio físico natural. Es en esa red de relaciones y en la difusión espacial. . Desde esta perspectiva. En síntesis.el atributo de objetivos: en un doble sentido. políticos.es eminentemente social. Asimismo es percibida. y en cuanto son perceptibles. . lo que determina su carácter irreductible a términos económicos.la condición de subjetivos: por cuanto “son las personas que de modo particular e idiosincrásico confieren valor a cuanto los rodea” (9).en su espacialidad. que se expresa en la difusión de las problemáticas ambientales – hambre. en tanto la humanidad la percibe en forma generalizada como un peligro que compromete su nivel de vida por el progresivo agotamiento de los recursos. Afirmar que las problemáticas ambientales son problemas del desarrollo. en tanto ponen en evidencia las carencias objetivas en la calidad de vida de un grupo social o parte de él. que son caracterizados por: . Ello no obsta la posibilidad de gestionarla y de crear conciencia ambiental desde alguna de estas dimensiones. por múltiples y variados actores sociales que cuestionan la racionalidad economicista. tecnológicos.y en las manifestaciones territoriales. pone en evidencia la fragilidad de los modelos de desarrollo vigentes desde el siglo XVIII. . y de su constitución en la complejidad de la problemática ambiental que articula y enmarca su materialización en el lugar. y su constitución en problema devenga de lo global.su condición de locales: aunque la extensión de los “problemas ambientales” adquiera una dimensión regional. relacional.es una y común para la sociedad mundial.soporte territorial (componente físico) y los perjuicios en la sustentabilidad (7) del grupo social. es el resultado de la imposición. contaminación. Así. el medio ambiente es al mismo tiempo un campo teórico en el que se inscribe la problemática ambiental resultante de la articulación conflictiva del conjunto 2 . que la globalidad adquiere el sentido de la complejidad. por ejemplo desde la educación ambiental. de territorios y de poblaciones perjudicadas que. con manifestaciones diferenciales expresadas en la diversidad de formas de afectación. las “problemáticas” trasladan a cada lugar su carácter complejo y se materializan en los “problemas” ambientales de un territorio. señalando el camino para su análisis y gestión. en tanto responsabilidad respecto del porvenir de las generaciones venideras y a la pervivencia misma de la humanidad.la temporalidad contenida en su génesis da cuenta de la “acumulación de pasados” y del futuro.

199. (6) Racionalidad Ambiental: “No es la expresión de una lógica. del equilibrio ecológico): es la resultante de un conjunto de normas. en sus arreglos institucionales y en sus patrones de producción”. 177. No es la expresión de una lógica (del mercado. el de las acciones tecnológicas que generan las respuestas de los sistemas naturales y los impactos que éstas tienen en el proceso de producción y reproducción de la vida (10) en cada lugar y momento histórico. En el análisis ambiental interesan las externalidades negativas que implican los daños ambientales que la producción impone a la sociedad y no pagados. p. y otros (1989). pero que no las imitan simplemente. (4) Racionalidad Social: “Sistema de reglas de pensamiento y comportamiento de los actores sociales. por lo tanto se plantea su análisis “no como resultante de las relaciones hombre-naturaleza. político y cultural” (11). Notas al pie: (1) Meza Aguilar. Leff. significaciones y acciones que no se dan fuera de las leyes de la naturaleza y de la sociedad. ideológicas determinadas. p. basado en la búsqueda de la equidad social. que hace referencia a una forma de desarrollo. (7) Sustentabilidad: Concepto difuso. p. 417. valores. (1994). Novo. respetando su diversidad cultural y mejorando su calidad de vida (…). medios y fines socialmente construidos. en sus creencias. p. (5) Leff. ni contemplados en los balances finales. (1996). así como la creatividad y la participación social (…) para un desarrollo igualitario. 37. reflejándose en las normas morales. (1992). sino el efecto de un conjunto de prácticas sociales y culturales (…) diversas y heterogéneas. y un campo concreto. Estas reglas y estructuras orientan un conjunto de prácticas y procesos sociales hacia ciertos fines. que adquieren su cualidad en las mutuas conexiones. intereses. 31. con eficiencia económica y equilibrio ecológico. p. autogestionado (…). regional y local). E. políticas. descentralizado. que dan sentido y organizan los procesos sociales a través de ciertas reglas. de la innovación científico-tecnológica. sí se plantea la necesidad de “movilizar el potencial de los procesos ecológicos. Se trata de una racionalidad conformada por procesos sociales que desbordan sus estructuras actuales”. Reconoce la imposibilidad de generar estrategias únicas de carácter universal (Nuestra Propia Agenda). Leff. Presupone la transformación de los procesos productivos y de las relaciones de 3 . esto es como un objeto económico. 133.de relaciones y su vínculo con la naturaleza. (1996). objetivo de las problemáticas y los problemas ambientales resultantes de las diversas intervenciones humanas en la naturaleza. (1996). sino como una faceta de las relaciones entre los hombres. y en sus manifestaciones temporales (inter e intrageneracional) y espaciales (global. L. (2) Externalidades: son los procesos productivos no contabilizados en las estimaciones económicas de los costos de la producción. E. p. de la naturaleza) o de una ley (del valor. a través de medios socialmente construidos. capaz de satisfacer las necesidades básicas de la población. que se establecen dentro de las estructuras económicas. M. E. legitimando un conjunto de acciones y confiriendo un sentido a la organización de la sociedad en su conjunto. (3) Gallopín. que desbordan las leyes derivadas de los modos de producción (…). El reconocimiento y la gestión del medio ambiente y sus problemáticas demandan evitar posturas naturalizantes y reduccionistas.

México. Trotta. 1997. Universidad Nacional de Mar del Plata. positivos) o de rechazo (v. p. 2da edición. BIBLIOGRAFÍA: - - - - - - ALLEN. Buenos Aires. Editorial Siglo XXI. 1998. (1997). J. José A. 1996. Éticas. (8) Serrano. (coord. MEZA AGUILAR.: Silvia Leanza). H. Maestría GADU. racionalidad ambiental y transformaciones del conocimiento” en LEFF. Sociedad y medio ambiente. (1998). 1994 (Trad. Leff. FERNÁNDEZ. Universidad Nacional de Mar del Plata-Universidad Nacional del Comahue. Nov/dic. Barcelona. 1992.: “Principios Filosóficos de la gestión ambiental” en BALLESTEROS. (1994). Nov/dic. NOVO. p. Adriana: Introducción teórica al desarrollo urbano sustentable. FERNÁNDEZ. conceptuales y metodológicas. diciembre 1995. Enrique: Ecología y Capital. José L. Enrique: “Sociedad y ambiente: formación socioeconómica.. 1996. 1988. pp. LEFF. Roberto: Teoría y metodología de la gestión ambiental del desarrollo urbano (Parte II). LEFF. Roberto: Teoría y metodología de la gestión ambiental del desarrollo urbano (Parte I). MORAES. GUTMAN. M. Caracas. negativos). R. GUTMAN. p. Maestría GADU. SLATER. (9) Valor: es la cualidad o conjunto de cualidades atribuidas a los objetos y a otros sujetos. 326-328. L.: “Empobrecimiento global.: Meio Ambiente e Ciências Humanas. Maestría GADU. G. LEFF. Caracas. Madrid. 4 . 7.: “Espacio público. Universitas. y otros. 1989. democracia participativa y desarrollo sostenible. Leonardo: “Educación ambiental. No 37. CEURCentro Editor de América Latina. 131. (1994). Gedisa-Unam-Pnuma. Sâo Paulo. A. 1994. 1996. 1996.poder asociadas a una gestión participativa de los recursos ambientales”. Hucitec. 1992. (1995). R. Ed. CIAM. E. intereses privados y política ambiental” en Nueva Sociedad No 122. ¿para qué?” en Nueva Sociedad No 122. SERRANO. Pablo: Desarrollo rural y medio ambiente en América Latina. Sept. 10. Racionalidad ambiental. 1995. desarrollo sostenible y medio ambiente: un enfoque conceptual” en Ríos No 121. (11) Moraes. Antonio R. J. p.Universidad Nacional del Comahue. Enrique: “¿De quién es la naturaleza? Sobre la reapropiación social de los recursos naturales” en Gaceta Ecológica. E. Caracas. P. Novo. 283.): Las ciencias sociales y la formación ambiental. (10) Fernández. Universidad Nacional de Mar del Plata. GALLOPÍN. PADUA. en tanto quien define el valor reconoce en ellos algo digno de atracción (v. María: La educación ambiental. David: “Los rasgos espaciales de la democratización en tiempos globales” en Nueva Sociedad No 156. y MALLETTA. Madrid.