Vous êtes sur la page 1sur 2

Diccionario de Términos Sexuales – Letra H

Leer sobre sexo ayuda a entender algunos deseos que tenemos hacia nuestra pareja,
amplía nuestras posibilidades de variación y, en algunos casos, nos previene sobre
algunos comportamientos sexuales.

Harén: Es una palabra que en turco significa


"prohibido". Los embajadores o extranjeros que
visitaban al Sultán de Estambul, deambulando por los
jardines, se topaban con la residencia privada del Sultán
y oían esta palabra como indicación de que no podían ir
más allá. La palabra correcta es "Serrallo": Parte de la
vivienda musulmana donde habitan las mujeres, o
conjunto de todas las mujeres que viven bajo la
dependencia de un jefe de familia musulmán. En la
fantasía masculina occidental, esta palabra sugiere poligamia; esclavas sexuales
dispuestas a satisfacer los deseos de su señor.

Hebefilia: Con esta palabra se identifican los que se sienten sexualmente atraídos por
los adolescentes.

Heces: Se denominan así a los desechos de la digestión que se expulsan por el ano. Las
personas que se excitan con la visión, la expulsión, el juego o la degustación de las
heces se les denomina coprofílicos; si es la orina, se llaman urofílicos.

Hermafrodita: Los hermafroditas son personas con caracteres sexuales de hombre y de


mujer. Deben su nombre al hijo de Hermes y Afrodita que nació con estas
características: pene, testículos y senos; por ello recibió el nombre de Hermafrodito.

Hetairas: Durante los siglos IV y V a. C., en Grecia, existían unas mujeres llamadas
hetairas que eran el equivalente de las geishas en Japón. Eran mujeres muy educadas y
bellísimas. Muchas de ellas fueron las modelos de los escultores clásicos; algunas,
actrices que servían como compañía a los hombres públicos en el escalón más alto de la
prostitución. Y eran las únicas mujeres libres que hubo en el siglo de Pericles. Tenían
propiedades y gestionaban sus inmensas fortunas. Permanecían solteras y algunas
cuando se retiraron crearon escuelas de seducción para mujeres libres. Como ejemplo,
de su poder en la sociedad masculina griega, tenemos a Aspasia; la inteligentísima y
hermosa amante de Pericles que gobernó junto a él y le aconsejó con sabiduría en
todas las cuestiones de estado.
Heterosexuales: La heterosexualidad es la preferencia por un compañero de distinto
sexo. Al igual que la homosexualidad, esta inclinación, viene determinada por factores
genéticos, hormonales y sociales. La mayoría de los biólogos modernos creen que la
heterosexualidad es la manifestación de la bisexualidad humana.

Higrofilia: Se llama higrofilia a la excitación sexual provocada por el contacto con


secreciones corporales entre las que se encuentran las lágrimas, la saliva, el semen o
los mocos. Por ello algunas personas practican el llamado nasolingus, que es una caricia
orientada a saborear los mocos del otro. O la salirofilia, que es la excitación provocada
por el sabor del sudor. O el vampirismo, la succión de una herida sangrante.

Homilofilia: Se llama así a la excitación sexual provocada por escuchar o dar sermones
o discursos. Se cuenta que Hitler se excitaba sexualmente durante sus discursos;
Charlot lo expresa así en la parodia que hace de este en El Gran Dictador.