Vous êtes sur la page 1sur 17

El valor educativo del juego.

El juego y la educación física

Índice

Introducción ...........................................................
.. Pág. 2
1. La Iniciación deportiva .......................................
Pág. 3
2. El juego como manifestación ...........................
Pág. 4
2.1. Concepto de juego ...........................
Pág. 4
2.2. El juego como manifestación ...............
Pág. 5
3. _Quién es el destinatario del juego? ...............
Pág. 5
3.1. Finalidad del juego ...........................
Pág. 6
3.2. Clasificación de los juegos ............... Pág. 7,
8
3.3. Objetivos que se pueden alcanzar
con el juego .......................................
Pág. 9, 10
3.4. Normas para la dirección y
animación del juego ............................
Pág. 10, 11
4. El Juego y la Educación Física............................
Pág. 11
4.1. Los juegos deportivos ............................
Pág. 12, 13
5. Conclusión ...................................................
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

Pág. 13
6. Bibliografía ...................................................
Pág. 14

Introducción

Es en la edad juvenil donde se debe potenciar al ni_o dentro


de las capacidades físicas. Dentro de la educación de un ni_o es
importante no olvidar el deporte, no solo para el aprendizaje del
deporte, sino también para que se fomente en ellos actitudes y
valores tanto personales como sociales.
En este trabajo he querido intentar mostrar como el juego
es una de las maneras de integrar al ni_o en el deporte. Al ni_o le
atraen a temprana edad los juegos y es aquí, donde no solo el
ni_o juega o se divierte, sino que es aquí donde el ni_o puede
llegar a aficionarse a un deporte, y porque no ser un posible
“atleta” del mundo.
Por lo tanto, es importante que en las escuelas estos juegos
estén presenten en las clases de educación física y valorar en
ellos la posibilidad de educar a los ni_os/as en la posibilidad de
afición de los deportes y valorar que el deporte es salud para el
cuerpo y sirve para el desarrollo físico y psíquico de los alumnos.
El juego es una manera de adentrar al ni_o/a en los
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

deportes, pero sin que estos se den cuenta, ya que con tiempo
pasan de ser un juego a ser una afición.
Los ni_os/as consiguen con el ejercicio a través de los juegos
la salud que los jóvenes necesitan para su desarrollo físico, ya
que los ni_os en estas edades necesitan moverse, ya que tienen
mucha energía que deben consumir y esto será muy provechoso
para animarlos a que participen de estas actividades físicas.
Introducir la iniciación deportiva a través del juego en el
ámbito escolar no supone aceptar que su objeto sea únicamente
conseguir campeones , sino ofrecer una diversa gama de
actividades formadoras. Pero aceptar el juego como iniciación en
el deporte , se asume también el hecho del que el ni_o se siente
motivado por el premio y esto trae competición entre ellos, pero
esto no es malo, ya que trae consigo valores escolares. En estos
desarrollos del juego podemos educar al ni_o en el deseo de
mejorar, de probarse uno mismo, etc.
El juego es por lo tanto la puerta al deporte de afición.

1. La iniciación deportiva

Se conoce tradicionalmente con el nombre de «Iniciación


Deportiva» al período en el que una persona empieza a aprender de
forma específica la práctica de uno o varios deportes
Esta iniciación puede tener diferentes orientaciones de entre tas que
podemos destacar:

a)El deporte recreativo. Es decir, aquel que es practicado por


placer y diversión, sin ninguna intención de competir o superar a
un adversario, únicamente por disfrute o goce.
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

b)El deporte competitivo. Es decir, aquel que es practicado


con la intención de vencer a un adversario o de superarse uno
mismo.

Cada individuo se decide por una actividad tísico-deportiva en


función de alguno de estos aspectos. En cualquier caso, es necesario que
el practicante aprenda los aspectos técnicos y tácticos sobre los que se
fundamenta el depone en cuestión.
El proceso de iniciación debe hacerse de forma paulatina y acorde
con las posibilidades y necesidades de los individuos. Generalmente se
comienza por prácticas simplificadas y polivalentes. Es decir, formas re-
ducidas, tales como juegos o situaciones simplificadas para ir, de forma
progresiva aumentando la complejidad y llegar a la práctica deportiva en
su concepción definitiva. Asimismo, se procura, en el caso de niños, que
no se especialicen con demasiada premura. En un principio es
conveniente tomar contacto con diferentes depones y de diferente tipo,
por ejemplo, deportes individuales (atletismo, natación, gimnasia
deportiva, etc.), depones de adversario judo, bádminton, tenis, etc.),
depones de equipo (baloncesto, voleibol, etc.); y posteriormente irse
definiendo por aquellas prácticas más en sintonía con las posibilidades
físicas del deportista.
Una buena iniciación se caracteriza porque permite que los que
tienen talento progresen, pero que, en cualquier caso, todos cojan afición
y estén ilusionados.

2. El juego como manifestación

2.1. Concepto de juego

A lo largo de la evolución biológica de las especies se observa con


El valor educativo del juego. El juego y la educación física

curiosidad que el juego es una conducta asociada a la capacidad cerebral


de las criaturas, dándose una razón directa entre la cantidad de juego y
la cantidad de masa cerebral de las mismas. En criaturas de estructura
elemental no se observa este tipo de conducta; por el contrario, tiene su
apogeo en los mamíferos, y dentro de éstos en el hombre llega a ser una
institución cultural. Si partimos de la base de que la cultura es la forma
peculiar que el ser humano ha elegido para adaptarse, progresar y
dominar el medio ambiente en que se desenvuelve, el juego sería un es-
calón inicial.
Con el término juego se designa cualquier manifestación libre de
energía física o psíquica realizada sin fines utilitarios.
El juego es sin duda una actividad;

- Libre. No se puede obligar a un jugador a que participe si que el


juego deje de ser inmediatamente lo que es.

- Delimitada. Dentro de unos límites de espacio y de tiempo


precisos y fijados de antemano.

-Reglamentada. Sometida a convenciones que suspende las


normas que rigen ordinariamente y establecen temporalmente mente
una nueva ley, que es la única que cuenta.

Se suele asociar la actividad lúdica con las primeras edades. No


creemos que esto sea así. Parece que tan sólo a los niños se les
reconozca el derecho a jugar. El adulto, en cambio, ha de ser una
persona seria con el fin de poderse enfrentar con éxito a las
responsabilidades que ha de adoptar en su vida como tal. Sostener esto
implica negar la seriedad que comporta el juego; éste puede representar
para el adulto un medio equilibrador de su vida y favorecer en gran
manera su relación con los demás. De hecho, de una u otra forma, el
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

juego está presente en la vida del individuo desde que nace hasta la
muerte. De formas diferentes, en consonancia con las características
evolutivas pero acompañando al hombre en su evolución.

2.2. El juego como manifestación

El animal humano es una especie extraordinaria. De todos los


sucesos de la historia, el que ha convocado una mayor audiencia no ha
sido un acontecimiento político, ni una celebración especial de algún
logro científico o tecnológico, sino un simple juego de pelotas: un partido
de fútbol.
Si el acontecimiento hubiera sido captado por seres extraterrestres
a bordo de un OVNI, ¿cómo lo habrían explicado? ¿qué habían consignado
en su diario de vuelo? Si se les despertara la curiosidad y llevaran a cabo
un viaje de reconocimiento de las poblaciones humanas de todo el
planeta, en seguida descubrirían que en todos los lugares se desarrollan
actividades como ésta o similares. Sean juegos deportivos, sean juegos
de azar, sean juegos de vértigo, este tipo de actividad tiene un signifi-
cado especial para la especie humana.
El mayor problema para ros perplejos viajeros espaciales sería
descubrir la función de esas extrañas actividades. Superficial-mente no
parece ser más que un placer inofensivo o un pasa-tiempo divertido que
forma parte de la exploración de las propiedades físicas del entorno. Pero
debe haber algo más que lo que se ve a simple vista. La verdadera
explicación tiene que ser más compleja, sobre todo cuando
comprobarnos la gran carga de significación simbólica que poseen en
cualquiera de sus manifestaciones.

3. _Quién es el destinatario del juego?

El juego es una forma esencial de la vida infantil. La naturaleza ha dotado al hombre


El valor educativo del juego. El juego y la educación física

de una irresistible necesidad de movimiento, de procurarse sensaciones que aumentan la


esfera de la curiosidad, del interés del conocimiento.
Por medio del juego el niño se desenvuelve también emocionalmente, pues las
actividades creadoras le proporcionan satisfacción y alegría, desahogo y alivio de tensiones,
placer de la propia creación.
El juego es, por tanto, un aprendizaje de vida que debe aprovechar el padre y el
educador, puesto que favorece la higiene mental del niño, le pone en situación de adoptar y
practicar modelos adecuados de conducta y le proporciona recursos para la buena ocupación
del tiempo libre. Por eso se incluye en los programas escolares y se enseña por medio de la
participación activa a trabajar jugando.
Ciertamente, los intereses naturales de cada niño le inclinan a gustar y escoger
diferentes tipos de juego en las diferentes fases de su desarrollo.

3.1 Finalidad del juego

Respecto a la finalidad del juego, se considera una doble vertiente:


por una parte, la que es característica esencial y universalmente
reconocida, el que el juego lleva en si un fin: el triunfo, la victoria. Sin
embargo, la experiencia demuestra que la obtención del triunfo o la
consecución del premio hacen más que la simple participación; hacen
experimentar una emoción de diferente categoría.
Encontramos diferentes teorías que intentan explicar la razón del
juego:

- El juego como esparcimiento, recreo, descanso, utilizado en el


tiempo libre como contraposición al trabalo.

- El juego como liberación de tensiones y de energías acumuladas.

- El juego como preparación para la vida de adulto.


El valor educativo del juego. El juego y la educación física

- El juego como evasión, como expansión de la fantasía.


3.2 Clasificación de los juegos

Existen numerosas clasificaciones de los juegos, cada una de ellas


responde a interpretaciones o a teorías diferentes. De entre ellas, una de
las que nos parece más pertinentes es la que subdivide el juego en las
siguientes categorías:

- Agonísticos. Todo un grupo de juegos se presentan en forma de


competición, como un combate en el que se establece artificialmente la
igualdad de oportunidades, con el fin de asegurar que los competidores
se enfrenten en condiciones ideales. En cada caso, la competición estriba
en una sola cualidad-velocidad, aguante, fuerza, memoria, agilidad,
etc..Desarrollándose dentro de determinados límites y sin ayuda ajena
alguna. En esta categoría se incluyen la mayoría de los juegos deportivos.
La exigencia de igualdad de oportunidades desde el comienzo es a todas
luces tan propia de la esencia del principio competitivo que en algunos
casos se crea artificialmente, introduciendo un handicap que afecta al
jugador aventajado (por ejemplo, en las carreras de caballo es habitual
sobrecargar con peso, o aumentar la distancia a recorrer, para el caballo
más rápido).

- De azar. Aquí se incluyen todos aquellos juegos que se basan en


una desigualdad de los jugadores, se encuentran fuera de su campo de
influencia y escapan totalmente al control de los mismos. En
consecuencia, aquí no se trata tanto de vencer a un adversario como de
triunfar sobre el destino. Ejemplos de esta categoría son los juegos de
dados, ha ruleta, carao cruz, la lotería, etc. Aquí es la pura arbitrariedad
de la suerte lo que constituye el único móvil del juego. El jugador
desempeña un papel totalmente pasivo; no despliega ni sus destrezas, ni
su fuerza, ni su inteligencia. No hace más que esperar la sentencia del
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

destino.

- De mimetismo. En este caso, el juego no consiste en desplegar


una actividad o en esperar el destino de una situación imaginaria, sino en
que uno mismo se convierte en figura ilusoria y se comporta como tal.
Podemos encontrar toda una serie de las más variadas formas de
expansión, cuyo rasgo común consiste en que el sujeto juega a creer, a
hacerse creer así mismo temporalmente, simula y se despoja de su
propia personalidad para meterse en el papel de otro. Tenemos, en
primer lugar, el comportamiento de un niño que hace el avión, que juega
a policías y ladrones, etc. A esta categoría pertenecen las represen-
taciones de teatro y las interpretaciones dramáticas.
El placer consiste en ser otro o en hacer creer a otros que es una persona
distinta.

- Lúdicos. Figuran aquí los juegos que suponen la posibilidad de


adiestramiento y que suelen desembocar en la adquisición de una
determinada habilidad, en el aprendizaje de una particular maestría, en
el manejo de tal o cual aparato o también en la capacidad de hallar
respuestas acertadas a problemas exactamente definidos. El juego lúdico
difiere del agonístico en que la tensión o el talento del jugador entran en
escena más allá de toda emulación o rivalidad: se lucha contra la
dificultad y no con uno o varios adversarios. Juegos como los boliches, el
yo-yo, la cometa. Se advierte enseguida que las posibilidades de juego
son casi infinitas.

- De vértigo. La última especie de juego que nos queda por


mostrar, es aquella que se traduce por un deseo de embriaguez o
turbación.
Todo niño sabe que, dando vueltas sobre sí mismo con una rapidez
cada vez mayor, puede ponerse en un estado de huida centrífuga y de
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

transporte total, tras el cual su cuerpo tarda en recobrar su posición y en


volver a percibir ésta con claridad.
Figuran aquí todas las modalidades de vértigo causado por altas
velocidades que se experimentan en la motocicleta, en un coche. Hacen
falta enormes maquinarías para dar esa clase de sensaciones capaces de
aturdir a un adulto. No hay que asombrarse, pues, de que hayamos
tenido que esperar a que llegase la época industrial para que el vértigo
pudiera convertirse en una categoría de juego. Se facilita por miles de
aparatos implacables que se montan en las ferias y en los parques de
atracciones. Todo va en función de provocar sensaciones internas de
susto y pánico psicológico: velocidad, caídas, choques, movimientos
circulares, alternando subidas con bajadas, etc.

3.3 Objetivos que se pueden alcanzarse con el juego

Se trata de hacer una clasificación de los juegos según los objetivos que se alcanzan
con ellos en el campo de la Educación Física.

- visuales (alternancia de colores, poner y quitar


objetos)
- auditivos ( notas musicales, distintos instrumentos)
Sensoriales - táctiles ( que pueden saber que toca sin necesitar
verlo)
- de gusto y olfato ( se intercambia olores, sabores
amargo.)
- de orientación

Nos referimos a la educación de los sentidos.

- coordinación: la secuencia de movimientos ordenados


El valor educativo del juego. El juego y la educación física

y que producen una respuesta al emitirse un estímulo.


- velocidad de reacción: el tiempo mínimo necesario,
para obtener una respuesta motora a un estímulo sensorial.

* marcha
Motores - locomoción * carreras
(nos permiten * cuadrúpedo
desplazarnos) * Son los juegos en que su actividad principal se basa
en el movimiento.
- saltos; se pueden realizar con un pie, dos, alternando.
- equilibrio; coordinación estática y dinámica.
- lanzamientos

- La diferencia entre el esqueleto y los músculos escriba


en que sí tratamos solo el desarrollo del músculo y la
articulación nunca podemos realizar otro movimiento.
El De desarrollo anatómico desarrollo anatómico debe ir acompañado por un
desarrollo motriz.
- El esqueleto y los músculos constituyen la estructura
de nuestro cuerpo.

Órganos, aparatos y sistemas generan y mantienen


nuestra De desarrollo orgánico actividad vital, por lo tanto es importante que lo
adaptemos a los esfuerzos.

Los juegos gestuales se tratan de conseguir destrezas.


- Juegos de adquisición de habilidades
Gestuales - Juegos de manejos de instrumentos (pala,
indiáca, cuerda, colchonetas, pelotas).
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

3.4. Normas para la dirección y animación de los juegos

- Selección de los juegos a utilizar.


- Preparación - Preparación del material.
- Elección del terreno y trazado del
campo de juego.

- Dispocisión de los participantes


- Explicación y aclaraciones.
- Demostración.
- Presentación - Formación de equipos y distribución de
papeles.
- Distribución del material.

- Arbitraje
- Ejercicios - Animación

- Clasificación
- Clasificación - Sistema de calificación
- Sanciones y premios

4. El juego y la educación física

El valor educativo del juego se puede medir considerando su


calidad como medio que favorece el desarrollo integral del individuo.
El juego tiene sobre el niño el poder de un excitante universal;
ayuda al progreso de la personalidad total. Su valor pedagógico radica en
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

que por la ejecución de movimientos inconscientes y espontáneos el niño


se va educando corporalmente, y además sirve de estimulante y
equilibrador de las funciones psíquicas. Las finalidades del juego
responden al progreso de las funciones orgánicas, intelectuales y
morales. Así el juego pone en acción cualidades como la fuerza. la
flexibilidad, la resistencia, el equilibrio, etc.; despierta dotes intelectuales
como la observación, atención, memoria, imaginación, etc.; asimismo
puede educar cualidades morales como respeto, compañerismo,
deportividad, etc.
El juego debe ir evolucionando en función de las capacidades del
niño. En un primer estadio predomina el juego Ubre en el que se fomente
la iniciativa personal, sin reglas ni limitaciones; a continuación, de forma
más dirigida se incorporan juegos de mayor complejidad que requieran
reglas aceptadas y un esfuerzo físico más exigente; por último, se
intensifica la reglamentación y codificación con escasas diferencias de lo
que posteriormente constituirán los deportes. Esta evolución se puede
representar a través del siguiente esquema:

- Juego libre y espontáneo


- Juego dirigido de organización simple
- Juego codificado
- Juego reglamentado
- Juego deportivo

4.1. Los juegos deportivos

Partiendo de la clasificación anterior, el deporte pertenece a la


categoría de los juegos agonísticos; pero no debería pasarse por alto que
contiene además elementos de los juegos de mimetismo, y de vértigo. En
cuanto a la cuarta categoría “la de azar”, parece que queda totalmente
excluida. Una vez que el árbitro ha echado a cara o cruz antes de
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

comenzar un partido. El elemento del azar queda desterrado por


definición del deporte.
Veamos a continuación algunas de las características que rodean a
los juegos deportivos:

- El terreno de juego. El lugar o espacio de acción donde se


desarrolla cualquiera de los juegos deportivos posee unas características
constantes; es cerrado, institucionalizado, y en general, sus dimensiones
son estrictas y precisas. Su superficie se presenta marcada por líneas en
el suelo que limitan las acciones de cada jugador.

- El reglamento. Todos los juegos deportivos están sometidos a


una reglamentación que determina los muchos aspectos de la actividad
motriz (el tiempo de duración, los materiales a utilizar, la permisividad en
el contacto con el adversario).

- El balón. En muchos de los juegos deportivos aparece el halón


como figura central sobre la que gira la actividad, En tanto objeto
material, su principal propiedad es la “movilidad imparcial”. Al ser una
esfera inflada, se traslada en cualquier dirección con la misma capacidad
de respuesta, y su velocidad y trayectoria dependen exclusivamente del
modo en que se impulsa.

5. Conclusión

Desde mi punto de vista, y después de haber recorrido el tema del juego, cada vez son
más las áreas escolares que se preocupan del tema deportivo en las aulas.
Además ha habido un gran aumento de club deportivos donde gran cantidad de
ni_os/as se han apuntado a algún deporte y esto ha sido gracias a la gran motivación de
profesores y padres que han sabido llevara a sus alumnos así como a sus hijos en la dirección
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

de los deportes.
Dentro de la pedagogía curricular de los Centros educativos a si como el material
didáctico que se utiliza se ha especificado el juego no como mera diversión sino como una
asignatura ,donde potenciar en los jóvenes el interés por el deporte y el de practicarlo.
Hemos sabido creo yo a mi parecer potenciar cada vez más el juego para potenciar a
si las facultades de los ni_os/as. Y en esta cuestión son los docentes y entrenadores de
deportes los que deben preocuparse por este campo del juego.
Pero el juego no debe ser llevado solo al ámbito de la juventud , creo que hasta los de
mayor edad puede ser el juego una puerta para que empiecen a aficionarse por el deporte. Y
cada vez más son más las parejas que quedan un domingo para jugar al tenis o a otro deporte.
Ya sea para pasar el tiempo, ya sea para realizar un ejercicio en serio.
El juego después de mi estudio puede ser una gran puerta pedagógica deportiva para
el desarrollo de la afición en cualquier persona sea de la edad que sea.
6. Bibliografía

- Nueva Enciclopedia Temática Planeta “Actividad física y deporte”


Editorial Planeta, 1989. Modulo 12
Autora; Ángeles Soler Vila, Licenciada en Educación Física.

- Vivir tu cuerpo “para una pedagogía del movimiento”


Editorial, Narcea, 1985.
Autor; Yvonne Berge

- Enciclopedia de los Deportes


Ediciones, Aura - Barcelona 1982.

- La Enciclopedia de los conocimientos


Ediciones Océano, 1991. Tomo 16

- Deporte: espectáculo y acción


Autor: José M . Cagigal
Ediciones Aula Abierta Salvat, 1981.
El valor educativo del juego. El juego y la educación física

El valor educativo
del juego

“El Juego y la Educación Física”


El valor educativo del juego. El juego y la educación física

Alumna: María de los Santos Gómez Mora


Asignatura: Juegos
Profesor: Francisco Fraile Estival
Curso: 1_ del Ciclo Formativo

Centres d'intérêt liés