Vous êtes sur la page 1sur 13

II Jornadas sobre Experiencia e Investigación en EaD y Tecnología Educativa en la UNC

Titulo: Las transformaciones de la gestión docente a partir de los cambios tecnológicos. El caso de las propuestas a distancia de la FCE.

Área: Investigación sobre Educación a Distancia y Tecnología Educativa en la UNC. Eje temático 2: Proyecto y gestión educativa mediada por TIC

Autor/es de la presentación Correo electrónico

Unidad Académica

Pensa, Dalmira

FCE - UNC

Aronica, Sandra

FCE – UNC

Ceballos, Nora

FCE – UNC

Palabras claves: gestión tecnológica, gestión de la información, impacto de la tecnología, procesos educativos, cambio organizacional.

Resumen

En éste trabajo se presentan algunos resultados de un proyecto de investigación evaluativo, centrado en el Ciclo Básico a Distancia (CBD) de la Facultad de Ciencias Económicas, que indaga sobre aspectos de gestión y pedagógico – didácticos, analizando especialmente aquí los impactos de la incorporación de tecnología en la estructura organizacional y en los procesos relacionados a la enseñanza de esta casa de estudios. La gestión de los aprendizajes a través de la web no sólo involucra cuestiones pedagógico-didácticas, sino que también supone desafíos administrativos los cuales impactan en la estructura institucional, en la gestión en general y en diversas decisiones de corte tecnológico. A través de un recorrido temporal se puede advertir cómo la incorporación de tecnología va acompañada, en todos los casos, de cambios organizacionales. En esta presentación se analizan las transformaciones producidas por la incorporación de tecnología en los procesos internos de comunicación – información; tecnológico/didáctico/administrativos; institucional/académicos; y administrativo/académicos, de la organización objeto de estudio.

Los datos proporcionados por las aulas virtuales se convierten en un insumo central, que posibilita construir información relevante para hacer más visibles procesos de gestión docente y pedagógico – didácticos. El objetivo principal del presente trabajo consiste en trasmitir los avances referidos a la gestión de los recursos humanos y tecnológicos y otros referidos a la coordinación entre las áreas institucionales participantes en el proceso de educación a distancia, además de la gestión de la información académica y no académica entre todos los participantes del proceso.

Presentación

Aquí analizamos los impactos en la estructura organizacional y en los procesos relacionados a la enseñanza - aprendizaje, producidos por la incorporación de tecnología en la FCE. Se toman como ejes de observación las transformaciones producidas por la incorporación de tecnología en los procesos institucional/ académicos y administrativo/ académicos; los internos de comunicación – información; los de tipo tecnológico/ didáctico/administrativos. Los importantes avances tecnológicos impactan fuertemente en la estructura organizacional y en los procesos institucionales, ya sean estos los estrictamente administrativos, como los de toma de decisiones y los de enseñanza-aprendizaje. Incluso si consideramos la gestión de los aprendizajes a través de la web, vemos que no sólo involucra cuestiones pedagógico-didácticas, sino que también supone desafíos administrativos los cuales llevan a cambios en la estructura, en los procesos de gestión en general y en diversas decisiones de corte tecnológico. La educación a distancia en la actualidad se manifiesta como un fenómeno social en constante crecimiento, cuyo rasgo distintivo viene dado por el tipo de relaciones que se establecen entre docentes y alumnos, y por las posibilidades de comunicación entre ellos, las que necesariamente se encuentran

mediatizadas.

En muchos casos se reemplaza la asistencia regular a clases por una nueva propuesta en la que se desarrolla el proceso de enseñanza-aprendizaje en situaciones no convencionales, en espacios y tiempos que no se comparten.

Por esto se considera a las mismas como “

una manera particular de crear un

... espacio para generar, promover e implementar situaciones en la que los alumnos aprendan”. (Litwin, 2000). En este contexto, cada vez más, las propuestas curriculares de la universidad tienden hacia procesos de aprendizaje mediados por las nuevas tecnologías. Por tal motivo, es interesante también preguntarse si estas “nuevas propuestas” se enmarcan en lo que la misma Litwin denomina “buena enseñanza”.

Estas experiencias ponen de manifiesto de manera más explícita la fuerte incidencia de las TICs en todas las áreas. Cada actor institucional se encuentra cada vez más involucrado en procesos donde intervienen factores que limitan, condicionan, favorecen y/o imponen una nueva forma de trabajo, tanto para relacionarse con pares, con alumnos, o para realizar otras acciones. Es así que la incorporación de tecnología está atravesando todos los campos y mediatizando la forma de relacionarse de las personas. Algunos de estos cambios pueden verse en determinadas situaciones como por ejemplo: reserva de gabinetes informáticos, publicación de notas a través de la web, registro electrónico de asistencia a clases, entrega de actividades a través del aula virtual, etc.

En cuanto al uso creciente de la tecnología Duart, (2000, p.242) expresa que “La virtualización es otro de los asuntos cruciales sobre los que las universidades deben reflexionar seriamente. La tendencia de la educación superior en el mundo es a moverse cada vez más rápidamente hacia la virtualidad: Cada vez con más frecuencia, organizaciones que dedican toda o parte de su actividad a ofrecer formación se están planteando evolucionar hacia un sistema no presencial de aprendizaje utilizando las tecnologías actuales”

Los procesos implicados en esto, a la par de impactar en las forma de relación de docentes y alumnos, también tiene sus correlatos en la estructura institucional que se soporta a través de tales procesos tecnológicos. Así, las principales áreas que resultan involucradas son aquellas que gestionan información relativa a “docentes”, “alumnos”, “propuestas pedagógicas” y sus correspondientes interacciones. Asimismo, los conceptos de campus virtual y aula virtual abren una dimensión diferente a la estructura organizativa clásica basada en el aula presencial, otro tanto ocurre con la gestión organizacional. El uso de diferentes tecnologías (sincrónicas y asincrónicas); bibliotecas virtuales y su articulación en dispositivos para la gestión curricular, plantean demandas de tipo organizacional de alta complejidad, que ya no se resuelven a través de decisiones de centralización o descentralización, si no que requieren integrarse a una “propuesta institucional de formación” aún mayor, donde cada uno de estos puntos estén pensados estratégicamente. Estas últimas decisiones se corresponden con el posicionamiento político de la universidad (se la asume como un espacio social con perspectiva política propia) en la sociedad del conocimiento actual, donde sus procesos de formación la deben orientar a elevar su pertinencia social otorgando un aporte significativo, atendiendo las demandas sociales. En este sentido y con respecto al “perfil del egresado”, se parte del supuesto de “orientar hacia la formación continua de destrezas básicas comunicacionales, sociales, de razonamiento y adaptación. Es decir evitar educar para el primer empleo, educando para dar significado a lo que se hace, a entender, colaborar y construir democracia” (De Miguel, 2003; Didriksson, 2008; Horruttiner, 2006 en J. Campos Céspedes, Revista Cognición).

Por tanto, considerando que los importantes avances tecnológicos impactan fuertemente en la estructura organizacional y en los procesos institucionales, ya sean estos los estrictamente administrativos y de toma de decisiones, como así también los de enseñanza-aprendizaje, se considera relevante la indagación propuesta atendiendo, además, a que en la actualidad los espacios virtuales imprimen un fuerte componente en la configuración de las relaciones

socio afectivas de los estudiantes, configurando entornos significativos en la formación de subjetividades.

Cambios en la estructura. Ajustes y transformaciones

En un recorrido por la Facultad de Ciencias Económicas, que va desde 1970 con la incorporación de la primera computadora a partir de la cual nace un área dedicada a la informática hasta nuestros días, es posible observar un inicial proceso concentrador de funciones -tanto administrativas cuanto académicas- y un posterior proceso de descentralización de las funciones tecnológicas. Paralelamente es posible apreciar lo que fue ocurriendo con los resultados de estos cambios y con los productos propios de las distintas áreas incididas por la tecnología.

Así, en 1970 existía en la Facultad un área, con equipos únicos en la UNC, que se encargaba del “procesamiento de datos” utilizados por el área administrativa de toda la universidad. Este centro además era utilizado por investigadores del Instituto de Economía e incluso en algunas circunstancias, por alumnos de algunas carreras de electrónica que realizaban ciertas prácticas allí. Una década después podemos observar el primer impacto estructural con la separación de aquella área, en ese momento denominada “Centro de Cálculo de la UNC”, la cual continuó funcionando físicamente por un tiempo más en el subsuelo de nuestra Facultad y el “Centro de Cómputos” de la FCE con un traslado físico al primer piso de nuestro edificio, donde continúa actualmente. Esta separación produce una apertura entre las tareas estrictamente informáticas y las académicas. En el primer caso, el Centro de Cómputos además de procesar datos de la propia Facultad y realizar incipientes tareas administrativas, da soporte informático a investigaciones de otras facultades y comienza a incorporar paulatinamente algunas funciones académicas. Así en 1983 con la incorporación de nuevo equipamiento, una “Digital VAX 11- 730”, con sistema operativo que permitía multitarea y multiprogramación, se diseñan gabinetes con 14 terminales para tareas docentes administradas por el

procesador central. Este equipamiento también estaba conectado a Cs. Exactas y Famaf, en trabajos relacionados con la función de investigación. El impacto académico se puede apreciar en una doble perspectiva: la incorporación de una asignatura específica de aplicación de los procesos informáticos a la carrera, Datos I –cuyos docentes serían los mismos que gestionaban el Centro de Cómputos- y la provisión de la “primera sala de práctica informática para los alumnos de la Facultad”. Esta línea de tecnología aplicada a la actividad docente continúa en 1986 con la incorporación de 8 equipos Tandis, los cuales permitieron el desarrollo de trabajos prácticos de dos asignaturas específicas –Datos I y Datos II- y en 1993 la creación de los Gabinetes de Trabajos Prácticos integrados en una red con servidores NOVELL, Windows NT, Linux y Unix, utilizados por diversas asignaturas. Este proceso resultó de fuerte impacto académico ya que posibilitó la enseñanza y el entrenamiento de los alumnos en el campo informático. Casi paralelamente, en 1982, surge el Programa de Educación a Distancia, el cual se transformará luego en Centro de Educación a Distancia y desde 1991 en Departamento, impactando nuevamente en la estructura institucional y fuertemente en lo académico. En particular, con el dictado del Curso de Nivelación a Distancia, experiencia pionera de la Facultad, que luego se expandiría a otras unidades y con el Ciclo Básico a Distancia.

Otra transformación sustancial se dará hacia mediados de los ’90 con la incorporación de Internet, la cual en esos primeros años era gestionada por el Centro de Cómputos. Internet impactará fuertemente en la FCE en 1995 dando lugar a grandes cambios académicos y estructurales a partir de ese momento. Así en 1996 se instalan nuevos gabinetes con multimedia para el uso de los

alumnos; en 1997 se realiza el tendido de la red interna de la FCE para uso de los docentes e investigadores y se abren los gabinetes para trabajo en grupos por parte de los alumnos, gestinados por el Centro de Estudiantes. También en

  • 1998 surge el proyecto “ecofono” orientado a la atención remota de alumnos,

que luego dará nacimiento a la actual área de Relaciones Institucionales y en

  • 1999 el proyecto nacional Siu-Guaraní incubando lo que hoy es el “área de

sistemas” que, como desprendimiento del Centro de Cómputos pasa a

depender de la Secretaría de Asuntos Estudiantiles.

En un proyecto que incorpora a las dos grandes áreas tecnológicas de la Facultad - Centro de cómputos y Educación a Distancia-, en el año 2000 se comienza a implementar la “Plataforma E-ducativa”, inicialmente con carácter experimental en los cursos de Posgrado y Extensión que se imparten desde Educación a Distancia y luego con un uso más sostenido a través del Ciclo Básico a Distancia. En el año 2003 se comienza, con 6 aulas virtuales en la plataforma “edudis” gestionada desde el Centro de Cómputos y posteriormente en el 2008, ya con servidor propio en el Departamento de Educación a Distancia. Hacia mediados de 2000 otras cátedras presenciales comienzan también a trabajar en la virtualidad.

En el año 2001 en Centro de Cómputos incorpora funciones de comunicación creando el sitio web de la Facultad (el primero de la UNC), renovado a portal posteriormente en el 2004 y un boletín virtual (que existía en edición impresa). Estas funciones operan como punto inicial de la creación del Área de Comunicación, dependiente en un primer momento de la Secretaría de Asuntos Estudiantiles y que luego en el 2009 pasaría a llamarse “Área de Relaciones Institucionales” dependiendo directamente del decanato.

En el gráfico que se expone seguidamente, es posible apreciar cómo está configurada la estructura organizacional de la Facultad en lo correspondiente a las áreas analizadas hasta aquí.

Gráfico 1 – Extracto de la estructura funcional actual de la FCE

Gráfico 1 – Extracto de la estructura funcional actual de la FCE Fuente: de elaboración propia

Fuente: de elaboración propia

Los procesos comunicacionales. Actores y canales

Consideramos ahora otro eje de observación, se trata de analizar los procesos internos de comunicación – información y aquellos de tipo tecnológico/ didáctico/administrativos. Interesa ver no sólo lo referido a intercambios administrativos o de toma de decisiones, sino también los procesos relacionados a la enseñanza - aprendizaje, producidos o modificado por la incorporación de tecnología en la FCE. Se parte de considerar que… “en una organización las tecnologías de la información y la comunicación, se constituyen en un factor de complejidad por su interacción entre los sistemas de información con los restantes sistemas” (Sieber-Valor y Porta 2006). .

Si nos detenemos en el Gráfico 1, además de observar una parte de la estructura organizacional actual de la FCE, podemos identificar el tipo de actividades vinculadas con el CBD y los principales procesos entablados:

- La Secretaría de Asuntos Estudiantiles: quien tiene bajo su responsabilidad la gestión de los alumnos, principalmente sus inscripciones a cursada y validaciones de regularidades y notas.

  • - El Área de Sistemas: con quien se coordina las sincronizaciones de “usuarios/alumnos” en las distintas aplicaciones que usan los alumnos.

-El Área de Relaciones Institucionales (ex Área de Comunicación): encargada

de informar, por los distintos medios disponibles, novedades referida al CBD (horarios y aulas de tutorías, disponibilidad de materiales, cambios de último momento, etc.)

  • - Área de enseñanza: quien reserva los espacios físicos –aulas y gabinetes-

necesarios para las tutorías.

  • - Centro de Cómputos: quien administró el campus virtual del CBD hasta el año

2008 inclusive y realiza el soporte técnico del sistema. Así, los principales actores en esta relación son:

  • - Los docentes: que se valen de estos sistemas para sus tareas docentes y administrativas

  • - Los alumnos: que utilizan estos canales para sus trámites administrativos y para su proceso de aprendizaje

  • - Los facilitadores que dan soporte y asesoramiento de la tecnología utilizada

en el CBD a todos los usuarios (docentes y alumnos). Cabe aquí mencionar a

todo el equipo de EAD (comunicadores, psicopedagogas, administradora de plataforma, diseñadores de contenido, etc.).

  • - Los empleados de las áreas de apoyo mencionadas

Los medios utilizados por estos actores fueron –según el orden histórico de aparición- los siguientes: ecófono, e-correo y revista Contando –inicialmente en papel y luego virtual- SIU-Guaraní, plataforma e-ducativa, sitio web institucional, portal institucional. Como se desprende de lo expuesto, estas innovaciones no son el resultado de una estrategia institucional sino que se fueron implementando según los intereses, posibilidades o disposiciones de los principales actores vinculados a

las áreas próximas a las TICs. Por tal motivo tampoco se estructuró un trabajo de tipo colaborativo entre las distintas áreas de la Facultad, en función de fines preestablecidos, sino que estas últimas se fueron “acomodando” dentro de la estructura organizacional a medida que el crecimiento de sus actividades fue requiriendo nuevos procesos de gestión. Es así que, los flujos de información también se fueron acomodando según lo que se consideraba adecuado a los intereses y la visión de cada actor implicado, en los distintos momentos.

Si nos detenemos en el funcionamiento de los canales, en especial con alumnos, observamos que desde el advenimiento de Internet se multiplicaron considerablemente. Se abrieron instancias de plataformas, el portal web, mensajería institucional, el correo a los estudiantes (e-correo), publicaciones en línea, mensajes impresos en los materiales de estudio, mensajes vía foro, chat o mensajería interna de la plataforma, etc. Un sinnúmero de variantes de comunicaciones, información administrada por distintos actores que en algunos

casos se contradecía y en el mejor reforzaba por varios medios el mismo mensaje. Los canales más utilizados y que actualmente se encuentran en una fase de revisión y de articulación entre áreas son:

  • - Plataforma e-ducativa: constituye el “campus virtual” de EAD, involucra la

distribución de materiales vía Internet y apoya en una serie de funciones que contribuyen a un aprendizaje más grupal.

  • - Sistema de gestión de alumnos Siu-Guaraní: registra y administra todas las

actividades académicas en la universidad, desde el ingreso como aspirantes hasta que obtienen el diploma. En la FCE fue implementado en agosto de 1999 siendo la primera unidad académica en aplicarlo. Actualmente se han diseñado interfaces capaces de “sincronizar” parte de la información allí contenida e incorporarla y/o publicarla en otras aplicaciones (campus virtual, sitio web, etc.).

  • - Portal FCE: engloba toda la información institucional, e incluye el acceso a

algunos servicios -al campus virtual, al sistema Guaraní, a los servicios de webmail-. Además, centraliza toda la información institucional – novedades, revista electrónica “Contando Virtual”, e-correo, página institucional de la UNC, etc. Es el sitio utilizado desde el año 2005 por docentes, alumnos y público en

general, cuando quieren saber “algo” referido a la FCE. Su administración es compartida por el Área de Relaciones Institucionales y Centro de Cómputos.

Aprendizaje organizacional

Lo expuesto permite apreciar de qué manera la implementación de los nuevos sistemas de información, a la par de impactar en la estructura organizacional, han modificando los flujos de información entre los distintos actores generando nuevas articulaciones, complementarias o competitivas al interior de la institución. Si bien las primeras incorporaciones se orientan hacia funciones de corte administrativo en la Universidad, luego se van difundiendo hacia las funciones académicas.

Frente a la necesidad de resolver problemáticas derivadas del acrecentamiento del número de alumnos y profesores, los sistemas orientados al procesamiento de bases de datos o de gestión de trámites de oficina resultan muy adecuados. Cuando surge el interés gerencial por hacer más visibles los procesos internos de la Facultad, los sistemas que soportan vías de comunicación se ponen en marcha. Finalmente, frente a la problemática de la enseñanza/ aprendizaje, las aulas virtuales se convierten en un espacio privilegiado. Estas no sólo permiten la interacción entre los principales actores, sino que proporcionan información importante sobre el desarrollo de estos procesos.

Si consideramos lo señalado por Salinas (2004), que “cualquier innovación conlleva un proceso con múltiples facetas en el que intervienen factores

políticos, económicos, ideológicos, culturales y psicológicos, afectando en diferentes planos contextuales, desde el nivel del aula hasta el del grupo de universidades (…) y que las cosas materiales y la información son, desde luego, más fáciles de manejar y de introducir que los cambios en las actitudes, prácticas y valores humanos… ”, tenemos algunas pistas para explicar lo que ocurrió en nuestro caso. Las innovaciones tecnológicas empezaron afectando el plano estructural, inicialmente estuvieron vinculadas a funciones más ligadas a lo administrativo y luego incidieron en el plano académico, la cultura organizacional recién está incorporando el impacto.

Referencias bibliográficas

Campos Céspedes, Jensy. (2010) Mejoramiento de la Calidad en Educación Superior: Apuntes para la Gestión Curricular COGNICION Revista Científica de FLEAD. Mayo

De Miguel, J. (2003). Universidad y Democracia. Fundación Municipal de Cultura Ayuntamiento de Cádiz. Duart J. y Sangrà A. (comp). (2000). Aprender en la virtualidad. Barcelona, España: Gedisa. Litwin, Edith (compiladora) (2000): La Educación a Distancia. Temas para el debate en una nueva agenda educativa. Amorrortu, Bs As.

Salinas, Jesús. (2004). “Innovación docente y uso de las TIC en la enseñanza universitaria”. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC). [artículo en línea]. UOC. Vol. 1, nº 1. Recuperado el 10/07/2010.

de la Torre, Saturnino y Violant Verónica; (2010) Estrategias Creativas En La Enseñanza Universitaria. junio en:

http://www.ub.es/sentipensar/pdf/saturnino/estrategias_creativas_universitaria. pdf Sieber, Sandra; Valor, Josep y Porta, Valentín. (2006). Los sistemas de información en la empresa actual. Editorial McGraw Hill. Montoya Altamirano, Ana, Ocampo Giraldo, Rodrigo y Náñez Sánchez, Nidia (2009). Espacios virtuales y estudiantes reales. Editorial: Universidad Autónoma de Occidente. Dirección de Investigaciones y Desarrollo Tecnológico Facultad de Humanidades e Idiomas