Vous êtes sur la page 1sur 3

LOS ESTUDIOS DE POSTGRADO EN UNA

ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO


Por: Víctor Hugo Chanduvi Cornejo

ejchanduvicornejo@hotmail.com

La primera referencia a los estudios de Postgrado en el Perú la encontramos


en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que se fundó con la
capacidad legal de formar profesionales de pre y postgrado. Los licenciados
para obtener el grado de Doctor debían adicionalmente efectuar estudios
adicionales y complementarios.

En la década de los años ‘40 se comienzan tímidamente con los estudios de


Postgrados y los consolida a partir de la década de los ‘70. Los primeros cursos
de este nivel no contaban con reglamentación ni una programación académica
específica, y se desarrollaban en base a la iniciativa de cada universidad.

Es a partir de la Ley Orgánica de la Universidad Peruana aprobada por Decreto


Ley 17437 de 18 de Febrero de 1969, que se establece que para ser profesor
principal o asociado, es requisito mínimo tener grado académico de Doctor,
incorporando la temática de postgrado en el Estatuto General de la universidad
Peruana, estableciéndose en el articulo 332 que los “Profesores que de hecho
tienen la categoría de Principal o Asociado sin cumplir con el requisito legal del
grado académico de Doctor están obligados a satisfacer dicho requisito antes
del 1º de enero de 1972, de acuerdo al articulo 72 de la ley 17437l”,
posibilitando que las universidades organicen estos cursos a fin de regularizar
la situación de hecho de Profesores Principales y Asociados.

La ley Universitaria Nº 23733 del 17 de diciembre de 1983, vigente a la fecha,


establece en su artículo 13 que “ La universidad que dispone de los docentes,
instalaciones y servicios necesarios, pueden organizar una Escuela de
Postgrado o secciones de igual carácter en una o más Facultades, destinadas
a la formación de docentes universitarios, especialistas e investigadores. Sus
estudios conducen a los grados de Maestros y Doctor”. Y el artículo 24 del
mismo texto legal establece que los grados de Bachiller, Maestro y Doctor
son Sucesivos. En la actualidad los programas de postgrados se rigen por
esta normativa.

Si bien es cierto han proliferado la creación de Escuelas de Postgrado, estas


no cumplen con el propósito fundamental, como es la investigación científica,
de ahí que surge la necesidad de dar un nuevo enfoque a estos Programas a la
luz de las experiencias exitosas obtenidas en universidades extranjeras.

Los estudios de Postgrado en el Perú, deben ser enfocados dentro del contexto
de una economía del conocimiento, es decir, conocimiento, ciencia y
tecnología, siendo éstos los principales motores de las economías.
La Economía del conocimiento es un concepto de economía que ya no basa
sus fuentes de producción de bienes o servicios en las materias primas y mano
de obra. Por el contrario, se piensa al conocimiento como la principal fuente de
la dinámica económica gracias a los beneficios de las tecnologías de
información y comunicación.

La economía del conocimiento estudia el comportamiento y los hechos


económicos vinculados con la aplicación económica del saber. Aunque,
tradicionalmente y en diferentes dosis, las actividades de oferta y de demanda
siempre han incorporado este recurso, en la actualidad su masiva utilización
define uno de los rasgos característicos de la economía mundial. El otro es la
consolidación del capitalismo como sistema primordial de organización
económica. Así pues, la economía actual se caracteriza por la hegemonía de
un sistema económico, el capitalismo, que gracias a su dinámica propia tiene
una base mundial, una forma cíclica y una tendencia a usar dosis crecientes de
conocimiento.

Es importante destacar que el postgrado se constituye en el mayor elemento de


la movilidad e internacionalización universitaria, fundamentalmente en el área
ssde docentes, permitiendo superar parcialmente el rezago tecnológico del país
y la universidad. Pero este esfuerzo no es suficiente sino superamos
seriamente la mayor deficiencia que la aqueja, como al país a su conjunto: la
investigación científica. La ausencia de institutos de investigación, la falta
asignación de recursos, la aplicación de políticas incoherentes, el no
reconocimiento del estado y la sociedad de la importancia de la investigación,
se constituyen como factores negativos al desarrollo de la ciencia y el
conocimiento.

Por lo tanto el mayor reto, la tarea pendiente o la utopía del postgrado y de la


Universidad Peruana, es encarar urgentemente actividades que permitan el
avance de la investigación, tarea que nos compete a todos nosotros y a las
autoridades de la propia universidad como del gobierno central. Ya que no es
posible que la investigación, que autoridades universitarias pregonan en sus
campañas, para alcanzar los cargos de gobierno a la hora que logran su
objetivo personal, lo primero que hacen es recortar los presupuestos orientados
a la investigación, privilegiando construcciones que puedan llevar sus placas
como testimonios de su “capacidad de Gestión”. Pero a la hora del discurso la
investigación es lo más importante de la universidad y del postgrado en
particular.

El proceso de mundialización de la actividad económica se ha retroalimentado


con la aparición de una revolución tecnológica de primera magnitud, liderada
por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). La confluencia
de estos dos fenómenos determina el proceso de globalización, entendido
como la generalización de las capacidades de trabajo en red de una economía
que funciona a tiempo real y a escala planetaria, lo cual implica una importante
movilidad de factores productivos y de mercancías (bienes y servicios).
Finalmente, estas importantes transformaciones de la oferta se combinan con
importantes cambios en la demanda, que progresivamente se orienta hacia el
gasto en mercancías de carácter intangible.

La situación económica actual viene definida por un círculo virtuoso,


caracterizado por la inversión y la innovación de base digital, por una
ampliación geográfica y tecnológica de la producción y de los mercados y por
una demanda creciente de bienes y servicios intensivos en conocimiento. Todo
ello apunta hacia la configuración de una economía basada en el conocimiento,
que sería la forma que adopta en la actualidad el desarrollo del Sistema
Capitalista Mundial.

En conclusión, el desarrollo actual de los estudios de Postgrado en el Perú


debe ser enfocado dentro del contexto de una economía del conocimiento, es
decir, debemos aprovechar el conocimiento como un denominador común de
una utilización económica del saber creciente. Sólo así le daremos el realce
que se merece.

Trujillo, Enero de 2010