Vous êtes sur la page 1sur 11

"Considérenlo un gozo,

hermanos míos, dondequiera


encaren pruebas de todo
tipo"

En la vida, ve siempre al frente y arriba, sigue de frente y


arriba nunca te metas en una caverna a llorar, sigue
siempre de frente hacia arriba... siempre y de todas
maneras.

Mi nombre es Nick Vujicic y doy a Dios la Gloria por cómo


El ha usado mi testimonio para tocar a miles de
corazones alrededor del mundo! Yo nací sin extremidades
y los doctores no tienen explicación médica para este
"defecto" de nacimiento. Como pueden ustedes imaginar,
debí encarar muchos desafíos y obstáculos
... mi Papá además era pastor de nuestra iglesia “nuestra
aflicción, dolor y lucha, ¿acaso no es pura alegría?” Ya
que mis padres eran cristianos y, ellos conocían ese
versículo muy bien. Sin embargo, en la mañana del 04
de diciembre de 1982 en Melbourne (Australia), las dos
últimas palabras en la mente de mis padres era "alaba a
Dios". Su primer hijo había nacido sin extremidades.!!
No habían existido advertencias o tiempo para
prepararse para ello. Los doctores estaban
conmocionados y no tenían ninguna respuesta!!
Aún no existe alguna razón médica por lo que esto haya
sucedido y Nick tiene ahora un hermano y una hermana
que nacieron normales como cualquier otro bebé.
Toda la iglesia se lamentó por mi nacimiento y mis
padres estaban totalmente devastados. Todos se
preguntaban, "si Dios es un Dios de Amor, entonces
¿por qué Dios permitió que sucediese este tan grande
mal específicamente a cristianos dedicados y no a
otro?"Mi Padre pensaba que yo no sobreviviría por
mucho tiempo, pero los exámenes probaron que yo era
un niño saludable solo que no tenía las extremidades.
Comprensiblemente, mis padres
tenían muchas preocupaciones y
evidentes temores respecto de la
clase de vida que tendría en el
futuro. Dios les proveyó fuerza,
sabiduría y coraje a través de esos
primeros años y pronto llegó el
momento de ir al colegio.
La ley en Australia no me permitía
integrarme a una escuela normal
debido a mis limitaciones físicas.
Dios hizo milagros y le dió a Mamá
la fuerza para luchar para que la
ley fuese cambiada. Yo fui uno de
los primeros estudiantes
discapacitados que se integraron
en una escuela normal.
Me gustaba ir al colegio, y tratar de vivir la
vida como la de los demás, pero fue en los
primeros años de colegio cuando encontré
momentos no gratos al sentirme
rechazado, lleno de burlas y atacado por
mi diferencia física. Fue muy duro para mí
acostumbrarme a ello, pero con el apoyo
de mis padres, empecé a desarrollar
actitudes y valores que me ayudaron a
sobreponerme a esos desafiantes
momentos. Yo sabía que era diferente,
pero interiormente yo era como todos los
demás. Muchas veces me sentí tan
bajoneado que no quería ir a la escuela
para no tener que enfrentar toda esa
atención negativa. Fui animado por mis
padres para ignorarlos y tratar de hacer
amigos hablando con algunos
compañeros. Pronto los estudiantes se
dieron cuenta que yo era igual a ellos, y de
allí en adelante Dios continuó
bendiciéndome con nuevos amigos.
Hubo momentos cuando me sentí deprimido y enojado porque no
podìa cambiar la forma como yo era, o maldecía a otros por ese
asunto. Fui a la Escuela Dominical y aprendí que Dios nos ama
y que El cuida de nosotros. Comprendí ese amor en un nivel de
niño, pero no comprendí que si Dios me amaba ¿por qué El me
había hecho así? ¿Es porque había hecho algo malo? Yo pensé
que debía ser porque de todos los chicos de mi escuela, el único
horripilante era yo. Sentí como que era una carga para los que
me rodeaban y mientras más rapido me fuera, mejor sería para
todos. Deseaba terminar mi dolor y terminar mi vida a una edad
temprana, pero agradezco una vez más por mis padres y familia
que estuvieron siempre allí para consolarme y darme fuerza
Debido a mis luchas emocionales, y que experimenté
ideas disparatadas, baja estima y soledad, Dios ha
implantado una pasión de compartir mi historia y
experiencia para ayudar a otros a enfrentarse con
cualquier desafío que tengan en su vida y dejar que
Dios la transforme en bendición. Para animar e
inspirar a otros a vivir todo su potencial y no dejar
que nada se interponga en el camino de cumplir sus
esperanzas y sueños.
Una de las primeras lecciones que aprendí fue no dar las cosas por
presupuestas.
"Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan
a bien"
Ese versículo habló a mi corazón y me convenció al punto de saber
que no hay tal cosa como suerte, opción o coincidencia para que
esas cosas "malas" sucedan en  nuestra vida.

Tengo completa paz sabiendo que Dios no dejará que nada nos
suceda en nuestra vida a menos que El tenga un buen propósito
para ello. Yo entregue completamente mi vida a Cristo a la edad de
quince años luego de leer Juan 9. Jesús dijo que la razón para que
el hombre naciese ciego "era para que las obras de Dios pudiesen
ser reveladas a través de El." Creía verdaderamente que Dios
podría sanarme para que así diese un gran testimonio de Su
Tremendo Poder.
Luego se me dio la sabiduría de comprender que si oramos
por algo, si es la voluntad de Dios, sucederá a Su debido
tiempo. Si no es la voluntad de Dios que suceda, entonces
sé que El tiene algo mejor.

Ahora veo esa Gloria revelada en tanto El me utiliza así como


soy y de la forma que otros no pueden ser usados.
Ahora tengo veintiun años de edad y he completado una
especialización en Planificacion financiera y contable. Soy
un orador motivacional y me gusta salir y compartir mi
historia y testimonio dondequiera que hayan oportunidades
para ello.
He desarrollado charlas para compartir con los estudiantes
a través de tópicos que desafían a los adolescentes de
hoy. También soy un orador en el sector corporativo. 
      
Tengo una pasión por alcanzar a los jóvenes y estar
disponible para lo que Dios quiera para mi, y
dondequiera que El me lleva, le sigo.
Tengo muchos sueños y metas que me he fijado para
alcanzar en mi vida. Deseo ser el mejor testimonio que
pueda del Amor y Esperanza de Dios, para llegar a ser
un orador inspiracional internacional y ser usado como
un vehículo tanto en lugares cristianos como no
cristianos.  
Deseo llegar a ser financieramente independiente a la edad de 25,
mediante inversiones en bienes raíces, para modificar un vehículo
para mi y poder manejarlo y ser entrevistado y compartir mi historia
en el "Show de Oprah Winfrey"! Escribir varios libros de venta ha sido
uno de mis sueños y espero terminar de escribir el primero a fines de
año. Se llamará "Sin brazos, sin piernas, sin problemas"!"

Creo que si tu tienes el deseo y la pasión de hacer algo, y es la voluntad


de Dios, lo lograrás en su momento. Como humanos, continuamente
nos ponemos límites sin ninguna razón! Lo que es peor es ponerle
límites a Dios que puede hacer todas las cosas. Ponemos a Dios en
una "caja". Lo terrible respecto del Poder de Dios, es que si deseamos
hacer algo para Dios, en vez de enfocarnos en nuestra capacidad,
debemos concentrarnos en nuestra disponibilidad pues sabemos que
Dios es El que lo hace a través de nosotros, y no podemos hacer nada
sin El. Una vez que nos ponemos a disposición para la obra de Dios,
¿en qué capacidades entonces descansamos? en las de Dios!

Centres d'intérêt liés