Vous êtes sur la page 1sur 10

ALFOMBRAS DE SEMANA SANTA EN

GUATEMALA
ALFOMBRAS DE SEMANA SANTA

Durante la Semana Santa es tradición guatemalteca elaborar alfombras


representando figuras folklóricas y religiosas. Estas artesanías son realizadas con
aserrín, flor de corozo, rosas, hojas de palma y otros materiales orgánicos.

Esta costumbre es resultado de una mezcla de tradiciones de diferentes lugares


que han conseguido perdurar a través del tiempo, desde la llegada de los
conquistadores y evangelistas hasta nuestros días, perdurando como tradición
propia de la religión católica, según sus orígenes.

Influencia Bíblica

La tradición de elaborar alfombras religiosas tiene como base bíblica el pasaje del
libro según San Mateo, capítulo 21, versos 7 al 9, que dice: “Y trajeron el asna y el
pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y se sentó sobre ellos. Y la compañía,
que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino: y otros cortaban ramos
de los árboles, y los tendían por el camino. Y las gentes que iban delante, y las
que iban detrás, aclamaban diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que
viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”

Esta fue la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, donde la gente le recibió con
gritos y aclamaciones, extendiendo a su paso mantos y palmas, en un día que hoy
es celebrado como Domingo de Ramos. En ese entonces a los reyes o soberanos
eran recibidos de la misma manera. A partir de esta historia, la tradición de
elaborar alfombras se fue desarrollando atreves de las épocas.

Influencia europea

La festividad del Corpus Christi ha sido una de las más celebradas en Tenerife,
España, cuando llega el mes de junio, en diferentes localidades de la ciudad se
elaboran, con flores y arena coloreada, originales alfombras dedicadas a motivos
religiosos. Son colocadas en el camino donde pasará la procesión del Santísimo
Sacramento.

Existen escritos del siglo VII, donde se relata de alfombras confeccionadas con
tierras de colores, arenas y flores. Otra tradición primitiva catalana consistía en
sembrar el suelo donde pasaría la procesión del Corpus Christi ramajes de plantas
olorosas, como el romero o el espliego, y rociar de pétalos de rosas. Esto creaba
un ambiente especial, medio campesino medio urbano por donde había de pasar
la procesión.

Cuando los españoles conquistaron las Islas Canarias, el adelantado Alonso


Fernández de Lugo y los clérigos que lo acompañaban, celebraron la primera
fiesta del Corpus Christi en Tenerife, en el lugar donde hoy está la iglesia de La
Concepción. Se elaboró la primer alfombra de flores en la esquina de la plaza de
la iglesia La Concepción, y fue dirigida por Luis Marrero con la ayuda de los
señores Martín Mirabal y Rojas. Fue una faja de flores perfectamente matizada. La
segunda alfombra fue la de José Antonio Tarife, en la calle de La Carrera.

Influencia Indígena

Cuando la tradición llegó a América, los nativos la adquirieron y la mezclaron con


sus costumbres e ideas.
Ritos y ceremonias Tzutuhiles

Entre los grupos indígenas que mas influenciaron estas tradiciones están los
Tzutuhiles. Entre sus rituales ceremoniales se incluyen el ayuno, la abstinencia
sexual, sacrificios, confesiones, beber y bailar. Durante los tiempos de
celebración, los ídolos eran vestidos con las mejores prendas y con la joyería más
fina que conseguían. En ocasiones los ídolos eran cargados en procesiones desde
las cuevas hasta los templos, aunque, al parecer, después se quedaron
permanentemente en los templos.

El traslado de los ídolos se celebraba de manera muy solemne, donde eran los
sacerdotes quienes los llevaban hasta su lugar de destino, y adornaban su camino
con alfombras de pino, flores y plumas. El incienso era utilizado únicamente en los
templos, bajo los ídolos, haciendo que estos se ahumaran y adquirieran un tono
negro. El negro tenía para los mayas una cierta cualidad mágica que significaba
muerte, violencia o sacrificio.

Mezcla de Costumbres Católicas y Tzutuhiles

Los conquistadores españoles importaron las ideas católicas y las historias


cristianas a través de los sacerdotes con la idea de “conquistar las almas de los
tzutuhiles” Conforme el tiempo pasó, las creencias religiosas que conservaban los
pueblos precolombinos se fueron mezclando con el catolicismo.

A raíz de eso, los Tzutuhiles crearon un personaje basado en las historias


tradicionales cristianas y la existencia de un sacerdote que invocaba la lluvia.
Recrearon a Jesús y le pusieron de nombre MaNawal JesuKrista’. Se decía que
este personaje tenia poderes de dioses, era un extranjero que era muy querido por
la gente de la región y era tratado como que si hubiera sido criado allí.

Este personaje era “El Escogido”, y había llegado a la región para unir al pueblo y
así pelear contra sus enemigos. Era considerado un héroe mártir de la libertad. Su
historia es una transición moderna de la estructura mitológica de guerra que tenían
los mayas.

A través de los años la historia de de MaNawal JesuKrista’ fue evolucionando y las


ideas católicas se fueron mezclando, creando así más tradiciones y personajes
como Maximón o Nahual Acha.

Influencias en la elaboración de alfombras tradicionales

Entre las múltiples historias Tzutuhiles, se cuenta que MaNawal JesuKrista’ estaba
huyendo de unos enemigos. Después de haber caminado toda la noche, se
encontraba en medio del bosque desesperado y cansado, y se detuvo en un punto
sagrado, donde había un árbol de palma de Corozo.

MaNawal JesuKrista’ le hablo al árbol diciendo: “árbol de corozo, flores de corozo:


estoy perdido, estoy cansado; he venido a descansar a tus rama, a tus brazos; el
enemigo esta tras de mí, pronto me alcanzarán, pronto me capturaran y me
mataran, ya me llegará mi tiempo. Corozo, flores, háganme un favor...
proporciónenme un lugar para descansar entre sus ramas, abrásenme un tiempo
entre sus brazos, dulce agua quita la sed de mi boca, quita el polvo de mi cara y
de mis pies”; entonces el árbol de corozo le habló a MaNawal JesuKrista’
diciéndole: “Quien te matara mientras yo sea tu trono? Descansa en mis ramas,
descansa en mis brazos, deja que el enemigo no te vea mientras yo pueda darte
una sagrada protección”

Entonces MaNawal JesuKrista’ le respondió: “De ahora en adelante tu vas a ser la


flor más sagrada de las costumbres de mi gente. Tu blanqueza será una señal de
pureza, tu dulce olor será un recuerdo de mi paso por acá”. Entonces MaNawal
JesuKrista’ se subió al árbol de palma de corozo, se sentó entre sus ramas y
descansó.

A partir de esa historia el pueblo los Tzutuhiles, han hecho de la palma corozo uno
de sus elementos religiosos. Mezclando las tradiciones católicas e indígenas, e
influenciado por las historias y costumbres Tzutuhiles, las procesiones adquirieron
varias características folklóricas de Guatemala, como lo es el uso de palma de
corozo en las alfombras.

Época Colonial

Durante la conquista española en el siglo XVI, fueron traídos a Guatemala como


personal militar los indígenas tlaxcaltecas del sur de México. Después de la
fundación de Santiago de Guatemala en 1527, a estos indígenas les fue asignado
un lugar para vivir. Probablemente ellos introdujeron el uso de las alfombras en las
procesiones que se realizarían años después.

Además de eso, el Beato Hermano Pedro de San José de Betancourth era oriundo
de Villa Flor, pueblo de Tenerife; y los hermanos franciscanos, que tuvieron a
cargo mayor parte de la evangelización en Guatemala, conservaban la religiosidad
popular de esa región.

El 1 de Mayo de 1543 se realizó la primer procesión en Guatemala, fue un evento


histórico y fue celebrada con propósito de trasladar el Santo Sacramento de la
ciudad colonial San Miguel Escobar en Ciudad Vieja a Santiago de Guatemala en
Sacatepéquez, capital del país en esa época.

Con este origen y con el desarrollo histórico de la época colonial se enriquecieron


las tradiciones de procesiones, fueron cargadas de nuevo contenido y llegaron a
ser parte de la cultura guatemalteca.

Elaboración y Diseño de alfombras en la actualidad

Las flores más usadas para elaborar los diseños son el corozo, la gravilea,
bugambilia, los crisantemos, claveles y rosas. Una de las características de estas
alfombras es el agradable olor que desprende el corozo, característico de esta
época de Semana Santa, que es traído desde la región sur del país. Para las de
aserrín es necesario proveerse de anilinas de colores para teñir el aserrín con los
colores que el diseño requiera y los moldes que darán forma al diseño.
Usualmente estos son elaborados en cartón o madera. Los motivos son religiosos,
por lo cual existe una gran diversidad sobre los diseños. Desde imágenes
elaboradas, que incluyen colores y matices, hasta tejidos de ramas o pino,
tamizadas con flores.

Las alfombras son de colectivas, es decir se hacen por cuadras y por familias
completas, ellos son los que trabajan en la confección de los moldes, el teñido del
serrín y la elaboración la alfombra.

Sobre la alfombra pasarán las grandes procesiones de Cuaresma y Semana


Santa. Las más sobresalientes son las de Antigua Guatemala, el lugar desde
donde regaron a la Nueva Guatemala de la Asunción y al resto de pueblos y
ciudades del país. La alfombra se destruye cada vez que una procesión pasa. En
algunos lugares, se deben hacer varias alfombras, una tras de otra, ya que son
varias las procesiones que pasaran por allí. Algunas personas recogen los
materiales dispersos, creyendo que tienen poderes sanadores.
Significados de las alfombras:

Religioso

Su funcionalidad está muy ligada al culto propiciatorio y rogativo. Elaborar una


alfombra significa para los creyentes agradecer un favor, un milagro y se convierte
en obligación personal de la persona hacia la imagen a que veneran.

Hay quienes no tienen el privilegio de vivir en calles donde pasen los cortejos
procesionales pero buscan algún otro lugar del recorrido donde puedan elaborar
sus alfombras como en esquinas o parques.
Social

La fe y cristiandad por parte de los guatemaltecos durante la semana santa, tiene


muchas formas de expresión. Además de la asistencia a los centros de
religiosidad y la participación activa como espectador o cucurucho en una
procesión, también se suma la creatividad y el colorido que cientos de familias
devotas imprimen en las alfombras que adornan el paso de las procesiones.

Estas son una viva manifestación de la cultura guatemalteca, heredada de la


época de la conquista y en donde sobresale el trabajo en equipo de las personas
que participan en la elaboración de las mismas.
BIBLIOGRAFÍA: Orellana, Sandra. 1984. The Tzutujil Mayas. University of Oklahoma Press, Norman Publishing

Edition. Estados Unidos de America. Págs. 99-103 .

Centres d'intérêt liés