Vous êtes sur la page 1sur 3

¿Cómo se podrá salir del rezago educativo?

Rezago, señala la enciclopedia, significa: atraso de una oveja respecto del rebaño. Retrasarse.
Grupo de ovejas que no pudieron venderse a buen precio y que se remata al mejor postor.
1. México se ha quedado atrás, en el campo educativo, respecto de los países desarrollados y de
algunos países en desarrollo acelerado
¿En cuáles aspectos educativos se ha quedado rezagado, respecto de otros países?
a) Cobertura: 16 millones de mexicanos que sí tienen la primaria, no han completado la
secundaria. 20 millones de mexicanos que trabajan no han terminado la primaria. Seis millones de
mexicanos son analfabetas.
Sin embargo, pocos países pueden decir que tienen a treinta millones de alumnos en su sistema
educativo, es decir, la tercera parte del total de habitantes. No nos conformamos con el esfuerzo;
siempre queremos resultados tangibles y a corto plazo.
b) Calidad: La educación de calidad debe abarcar los aspectos conceptual, procedimental,
aptitudinal y actitudinal. En conocimiento hay muchas fallas, pero son los últimos dos aspectos los
que más dejan qué desear. Se abandonaron muchos años la educación a fondo de las aptitudes
propias de cada persona y sus valores o actitudes ante la vida. Sin embargo, muchos mexicanos
ocupan puestos de gran responsabilidad en empresas nacionales e internacionales, destacan por
su saber, por su desempeño, por su impacto social, por su valores y virtudes. La solidaridad
demostrada en los momentos difíciles es ejemplo para el mundo. Un núcleo de la población
aprovecha las oportunidades educativas al 100%, mientras que otro sector no y permanece en
rezago, respecto a los demás.
¿Por qué razones, si las hay, unas personas no aprovechan lo mismo que otras y se
rezagan?
Se mencionan diversos tipos de causas: fisiológicas, por la insuficiente alimentación; psicológicas,
no todos están dotados para todo y falta motivación; económicas, por las carencias de todo tipo en
los hogares; pedagógicas, por las deficiencias del sistema educativo y de los docentes; políticas,
porque la educación no se ha impulsado sino como instrumento del sistema político; sociales, por
los diversos tipos de marginación.
2. Algunas entidades federativas están atrasadas respecto de otras
En el panorama educativo de México se distinguen por su avance los estados del norte y el Distrito
Federal, avanzados, respecto a los del sur y sudeste, que están rezagados. ¿Cuáles son las
razones?
a) La escuela. Deficiente planeación de la educción, carencia de recursos pecuniarios, tamaño de
la burocracia educativa, demandas y exigencias ambiguas o equivocadas de la sociedad, diverso
origen étnico.
La escuela permanece aislada de la vida. No se educa a los niños para «hoy». El Sindicato
Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) es el evaluador de la calidad de maestro, de su
actividad magisterial y del control de calidad. Los padres de familia no tienen la suficiente visión
para comparar con otras escuelas. La politización del SNTE le hace incurrir en actos de vandalismo
educativo como dejar sin clases a los niños varios meses del año.
El concepto de «educación» se ha confundido con escolarización. Prueba de ello es que se dice
que estamos poco educados porque el índice nacional es de siete años de escolaridad.
b) La burocracia. Hasta hace poco, el director debía ocuparse en llenar papeles; no en dirigir la
escuela, con el consiguiente deterioro de la calidad educativa. La Dirección General de Mejora
Regulatoria ha logrado que la Secretaría de Educación Pública emita los acuerdos 243, 254, 255,
278, 279; estos acuerdos simplifican los trámites burocráticos. Algunas autoridades todavía
inventan nuevos «papeles que se deben entregar», aunque el acuerdo 243, artículo 4° lo prohíbe.
c) La familia. Hay 25 millones de hogares en México. De ellos, 11.5 millones de mujeres solas
están a cargo de su hogar. Bastantes padres de familia se desentienden de su responsabilidad
educativa; o son sobreprotectores, o no saben educar. No educan los valores ni la convivencia.
Tampoco la religión. La lectura y la convivencia familiar se sustituyen por la televisión. Poco a poco
perdemos la habilidad de comprender un escrito. Y como la televisión nos presenta imágenes y
juicios ya elaborados, perdemos la capacidad de juicio y la finura de la conciencia. Además nos
volvemos aislados, individualistas, egoístas y no personas.
Es más importante tener más dinero para divertirse que educar bien a los hijos. Trabajan ambos
cónyuges. Los padres trabajan en el extranjero; los hijos sueñan con irse a Estados Unidos para
ser más ricos. La mujer se divorcia porque «no tiene más dinero».
Los padres de familia no saben, porque no se les ha capacitado, y porque en la escuela esto no se
enseña, ni de economía para administrar sus recursos; ni de educación, en general; ni de
educación sexual para guiar con sabiduría la maduración de sus hijos; tampoco de política ni de
higiene ni de recreación.
d) La televisión. Los medios de comunicación masivos, primordialmente la televisión y la radio,
empeoran la situación. El periódico amarillista esconde la verdad intencionadamente. Sus
programas presentan modelos de vida extranjera, llenos de vulgaridad; excitan la curiosidad
malsana, el desmedido afán de confort y el consumismo; presentan como apetecibles los
antivalores que atentan contra la dignidad humana, la familia, la nación mexicana. Les debemos el
imperio de la violencia, del desenfreno sexual, el debilitamiento de la familia y el menosprecio por
lo mexicano. Es decir, el deterioro social. La televisión es la que «educa» a México. Sus efectos
superan los afanes de la SEP, de las familias, de la Iglesia. Eurodat confirma: México ocupa el
segundo lugar mundial en ver televisión con 265 minutos diarios por persona. El primer lugar es
Bosnia.
e) La política educativa. Los cambios sexenales del plan general, de las autoridades, de los
recursos, generan inquietudes innecesarias, truncan esfuerzos valiosos, desbaratan logros apenas
conseguidos. Se hacen sin evaluar lo valioso o defectuoso. No se rectifica, simplemente se cambia.
Esto es posible por el monopolio educativo de planes, programas, formación de maestros. No
importa la educación sino la manipulación grosera de la mente de los niños y de las familias.
3. ¿Cómo podría México salir del rezago educativo?
Puede haber mejores soluciones. Algunas que han dado resultado en donde se han puesto en
práctica son:
a) Mejorar las escuelas
1) Planeación estratégica de la educación en la SEP federal, estatal, en cada región, municipio, población,
escuela, con la finalidad de robustecer concientemente las fortalezas de cada institución y eliminar sus
debilidades. Esta acción colectiva permitirá proponerse metas concretas y seleccionar las mejores acciones
para conseguirlas con economía. Difundir indicadores mínimos

de calidad para cualquier escuela.


2) Proyecto educativo anual de cada escuela, diseñado, llevado a cabo, acompañado y evaluado
por los maestros, los padres de familia y, en la medida de lo posible, por los alumnos. Comporta
una mayor autonomía de la escuela y mayor autoridad del director. Exige la integración de la
comunidad educativa, hecho de suyo muy valioso, para eliminar cada año alguna de las carencias
que se descubran.
3) Equidad en el reparto justo de los recursos necesarios para la educación y eficaz vigilancia de
su correcta aplicación. Pedir y dar cuentas es acción indispensable.
4) Participación activa y responsable de los padres de familia, guiados por los maestros en la
educación de sus hijos. Es urgente devolverles la responsabilidad de la formación de sus hijos y
enseñarles qué deben hacer, por qué, para qué y cómo. Los padres de familia siembran en sus
hijos los «principios morales» y los valores; cultivan un modo sano y alegre de convivencia;
desarrollan los ideales de superación, inhiben el crecimiento de vicios y desviaciones; alientan a
sus hijos a «volar más alto» y les fortalecen para lograrlo; les enseñan a tener dominio sobre sí
mismos, a pensar en el futuro, a ser cumplidos. Herramientas para conseguir esta participación son
los «Talleres para Padres» o la «Escuelas de Padres».
5) Actualizar a los maestros en servicio para suavizar tensiones o vicios arraigados en sus
personas; lograr que la educación tenga sentido y dé sentido a la vida. Enriquecer su práctica
educativa con nuevas formas didácticas acordes a las herramientas de hoy. Enderezar criterios
referentes a la dignidad de la persona, a la actividad formativa por encima de la sola transmisión de
saberes, a la necesidad de formar personas capaces, autónomas que se dirigen por sus propios
criterios bien formados.
6) Evaluar los resultados educativos de las escuelas, de los estados y de la nación con la
participación de la sociedad civil, asesorada por expertos, en un instituto nacional de evaluación
educativa independiente.
b) Eliminar la burocracia
1) Todos los estados deben asumir los acuerdos 243, 254, 255, 278, 279 y demás que se
publiquen para simplificar o eliminar trámites y ceñirse a ellos. Evitar la proliferación de nuevos
trámites; eliminar los innecesarios y enviarlos mediante Internet.
2) Delegar la responsabilidad. A menor número de trámites, la responsabilidad de cada institución
educativa se acrecienta. Las personas, en general, responden a la confianza que se les brinda por
su capacidad y honestidad. No podemos tolerar que se suponga que todos somos tramposos.
c) Mejorar la familia
1) Brindar a los padres de familia oportunidades para mejorar su acción formativa: talleres, cursos,
convivencias, etc., para concientizarlos y brindarles herramientas que contribuyan a la educación
de sus hijos.
2) Reconocer en la legislación, modificándola, el derecho y el deber de los padres de la familia de
educar a sus hijos. Y por tanto su libertad de educación.
3) Promover la integridad de la familia, la convivencia armónica, el apoyo profesional para evitar la
ruptura de los hogares. Clarificar y robustecer los criterios de la dignidad de la persona humana, de
respeto, justicia, orden, responsabilidad, paz, amor, entrega, solidaridad.
4) Cultivar el amor al trabajo para que todas las familias tengan lo necesario para vivir bien,
administren cuidadosamente su dinero, sepan ahorrar y eviten el desperdicio.
d) Mejorar los medios
1) Formar la conciencia crítica de los receptores, de modo que elijan lo que les beneficia y
rechacen lo que les perjudica.
2) Colaborar con las empresas televisoras, mediante programas y sugerencias, para que mejoren
los contenidos de sus transmisiones, en lo relativo a los sanos criterios.
3) Mejorar la legislación para que los delitos que se cometan por transmitir programas que no
colaboren con la educación de los mexicanos sí sean sancionados.
d) Mejorar la política educativa del país
1) Mantener los planes generales de la educación. Mientras cada sexenio signifique cambio de
fines, planes y programas, de autoridades, de orientación, de pensamiento, la educación mexicana
seguirá rezagándose.
2) Evaluar todas las instancias de la SEP en relación con el costo beneficio que representan para
la educación nacional.
3) Ratificar lo que ha dado buenos resultados y rectificar de inmediato lo que al evaluarse
demuestre no servir. Pero no es necesario desmantelar todo el sistema educativo cada seis años.
4) Acabar con el monopolio educativo estatal. El adoctrinamiento en una ideología embrutece a las
personas