Vous êtes sur la page 1sur 9
Percepciones entre los padres y madres de niños sordos oralizados y poco oralizados, en cuanto a verse como educadores de la sexualidad de sus hijos Nora V. Druet Domínguez Rafael H. Escalante Torres Sinopsis El objeto de este estudio es conocer las actitudes de los padres de adolescentes sordos con respecto a su rol como educadores de la sexualidad de sus hijos. También se pretende conocer cuáles son las preocupaciones con respecto a la sexualidad de sus hijos sordos. Se considera como una variable importante el grado de oralización de los púberes y adolescentes sordos. Este estudio es de corte cualitativo, utilizando la técnica de entrevista individual. Con esta técnica se pretende conocer las percepciones de los padres sobre cómo está viviendo el inicio de su sexualidad sus hijos sordos. En la revisión de la literatura se encontró que hay pocos estudios sobre el tema de la educación sexual en púberes y adolescentes sordos. Este estudio pretende subsanar dicha carencia. Se encontró que con respecto al desarrollo físico y emocional – social, los adolescentes sordos son similares a los adolescentes normoyentes; son rebeldes y se preocupan por su físico. Los padres tienen un comportamiento de sobreprotección y se sienten inseguros ante su nuevo rol de educadores de la sexualidad. La relación con sus hijos sordos se basa en discusiones y pleitos, y utilizan la disciplina imperativa – normativa. La información sobre sexualidad es dada con situaciones concretas y generalmente la madre es la que tiene el rol de educadora de la sexualidad. La competencia lingüística del hijo sordo tiene un papel importante en la educación sexual, dado que los padres refieren que se comunican mejor con los hijos sordos más oralizados. Términos clave: Abstract The objective of this study is to know the attitudes of Tue parents of deaf adolescents concerning their role as sexuality educators of their children. It also aims to know which are the main concerns regarding the sexual education of their deaf children. The degree of oralization of the deaf adolescents is considered an important variable. The study is qualitative, using the individual interview technique. This technique aims to know the perceptions of the parents on how their deaf adolescent children are living their sexual initiation. It was found in the review of the literature that they're only a few studies on sexual education of pubescent an adolescent deaf. This study pretends to fill this gap. It was found, regarding their physical and social – emotional development, the deaf adolescents are similar to their normal hearing peers; they are rebel and worried about their looks. The parents have an overprotective behavior and feel insecure about their new role of sexual educators. The relation of the parents with their deaf children is based on discussion fights and they use the imperative – normative discipline. Information about sexuality is given with concrete situations y generally, the mothers is the one who has the role of sexual educator. Linguistic competence of the deaf child plays an important role on the sexual education, since the parents refer that they communicate better with their more oralized children. Key terms: Introducción La sordera impone privaciones en la medida en que disminuye las vías de acceso a las adquisiciones, disminuye los estímulos de origen externo, así como los centros de interés relacionados con éstos y altera las condiciones de ejercicios de diversas funciones mentales. Entre las numerosas variantes de la sordera a considerar, hay dos que deben subrayarse: la severidad del déficit auditivo y la fecha de aparición del lenguaje. A partir de ello, las repercusiones psicológicas serán distintas según el niño se halle afectado de sordera superficial o profunda y según ésta sea congénita, muy precoz o tardía (solamente los niños que adquieren la sordera después de los 4 ó 5 años, continúan utilizando normalmente el lenguaje). Para fines prácticos del estudio, se definen los siguientes términos: sordera congénita (la deficiencia auditiva es adquirida antes del nacimiento); sordera adquirida (la sordera se contrae por enfermedad o por accidente; perdida auditiva severa (el individuo escucha sonidos entre 71 y 90 decibeles); pérdida auditiva profunda (el individuo escucha sonidos de 90 decibeles) (Miklebust, 1975). El impedimento auditivo afecta de manera importante el desarrollo del lenguaje del niño, por lo que es necesario iniciar su rehabilitación desde que se ha confirmado del diagnóstico médico. Existen diferentes métodos de rehabilitación, cada uno de los cuales ofrece ventajas y desventajas. Suria (1982) señala como los métodos más importantes a los siguientes: método dactilológico, gestual, oral, audioverbal y el de comunicación total. Para propósitos de este estudio, se revisó el método audioverbal (Ling, 1960), que tiene como objetivo principal el desarrollo del lenguaje oral del niño mediante tres principios fundamentales: (a) que el niño sea menor de dos años, (b) que tenga auxiliar auditivo y (c) que cuente con el 90% de la cooperación de los padres. Los puntos que trabajan son el entrenamiento y memoria auditiva, comunicación, voz, pre - concepto físico - matemático, lectura- escritura y orientación práctica a los padres. Este método no permite que el niño utilice señas o signos, que es su modo innato de comunicarse, lo cual puede afectar su desarrollo social afectivo, ya que se encuentra limitado para expresar sus emociones e ideas. Es importante tomar en cuenta que la labor educativa no debe estar dirigida solamente al niño sordo, también ha de comprender el conjunto familiar, de cuya colaboración constante y activa, a través de las etapas de niñez y adolescencia, dependerá su integración a un mundo oyente. Es por esto necesario conocer cómo los padres de niños púberes y adolescentes están viviendo estas etapas y cómo están percibiendo su rol de educadores. La educación sexual de los niños sordos es un problema que, durante la revisión de la literatura para este estudio, se encontró que no ha sido abordado a profundidad. Se considera de vital importancia conocer cómo los padres de niños sordos están viviendo esta etapa de sus hijos y cómo están percibiendo su rol de educadores. También se pretende conocer las distintas percepciones que tienen los padres en cuanto al rol de educador para la sexualidad, tomando en consideración el nivel lingüístico y cognitivo en el que se encuentran los púberes y adolescentes que han recibido terapia mediante el método audio - verbal. Estos niveles pueden ser de poco oralizados, en el que el niño maneja un lenguaje telegráfico, mala articulación y baja comprensión del lenguaje oral y oralizados, los que manejan un lenguaje bien organizado y estructurado, pueden comunicar sus necesidades y presentan una mejor comprensión del lenguaje oral. Preguntas de investigación 1. 2. 3. 4. ¿Cuáles son las percepciones entre los padres de púberes y adolescentes sordos, poco oralizados y oralizados en cuanto a verse como educadores de la sexualidad? ¿Cuáles son las percepciones, sentimientos y temores de los padres hacia la etapa de adolescencia y sexualidad de sus hijos? ¿Cuáles son las necesidades ante la sexualidad de sus hijos sordos? ¿Cuáles son los temores con respecto a la futura sexualidad de sus hijos? Objetivo 1. 2. 3. 4. identificar las percepciones entre los padres de púberes y adolescentes sordos, poco oralizados y oralizados, en cuanto a verse como educadores de la sexualidad. identificar las percepciones, sentimientos y temores de los padres hacia la etapa de adolescencia y sexualidad de sus hijos. identificar las necesidades ante la sexualidad de sus hijos sordos. identificar los temores con respecto a la futura sexualidad de sus hijos. Marco teórico Relación padre - hijo sordo Los deseos y esperanzas de los padres con relación a sus hijos influyen de manera muy importante en su actitud hacia el tipo de relación que se establecerá. Se consideran factores importantes: si el niño ha nacido deseado por ambos padres o uno de ellos, si las esperanzas de los padres han sido frustradas por el sexo del niño que no corresponde al deseado, por su aspecto físico, por su capacidad intelectual (Ajuriaguerra, 1982). Como es el caso de la presencia de un niño sordo que generará reacciones por parte del entorno familiar y más en general de la sociedad. La idea que paulatinamente se va formando el niño de su trastorno y de su porvenir social y profesional, no es independiente de las actitudes de los demás. Es fundamental el papel que desempeñan los padres en los primeros años de aprendizaje del niño y de ello se deduce que el apoyo de los expertos debe estar dirigido tanto a los padres como al niño sordo (Colín, 1980). Markovin (1973) considera como la fuente de estímulos primarios a la familia, dejando en segundo plano a la escuela. Tomando a las relaciones familiares conflictivas como las de mayor responsabilidad de trastornos afectivos. Rainer (1963) y Grinker (1969) por separado, enfatizaron la responsabilidad de los padres, sugiriendo que muchos de los problemas emocionales de los adultos sordos pueden tener su origen en las deficiencias de las relaciones tempranas entre los padres y el niño y la incapacidad de los padres de enfrentarse de una manera saludable al hecho de que el desarrollo de sus hijos es diferente al de otros niños y que persistirá esta diferencia para siempre. Otra evidencia sobre la importancia de la relación del niño con sus padres fue encontrada por Mindel y Vernon (1971) y Shlesinger y Meadow (1972). Ellos concluyeron que la mayoría de las dificultades emocionales y conductuales de las personas adultas sordas eran atribuibles a una inadecuada relación padres hijos. Cuando los padres se enteran que su hijo es sordo, pasan por un proceso emocional en el que presentan diferentes actitudes y comportamientos, como pueden ser los de ansiedad, confusión, frustración, coraje y sentimientos de culpa; llevándolos a presentar conductas de negación del problema, sobreprotección y rechazo entre otros. Comunicación padre - hijo sordo Valmaseda (1987) menciona que los padres se sienten frustrados ante la falta de respuesta por parte del niño a sus intentos comunicativos verbales. A menudo sin ser conscientes de ello, los padres se sienten rechazados por esa ausencia de respuesta, lo que les lleva a una disminución en la frecuencia de las interacciones y a un empobrecimiento progresivo de las mismas, unido al aumento de ansiedad. Todo esto puede conducir al niño y a sus padres a una situación de aislamiento. Schlesinger y Meadow (1972) analizaron las interacciones de madres con sus hijos sordos preescolares y las compararon con las interacciones de niños y madres oyentes. Los resultados indicaron que las madres de niños sordos se mostraban más inflexibles, menos permisivas y más frecuentemente didácticas que las madres de los niños oyentes. Schlesinger (1982) mostró que el 95% de los niños sordos y sus padres limitan su comunicación a temas de referencia visual. El intercambio de comunicación se daba en el aquí y en el ahora, creando en el niño y en los padres mayor ansiedad. Los padres no fueron capaces de comunicar al niño el curso probable de los acontecimientos futuros, dando esto inseguridad, desconfianza, viviendo los acontecimientos de forma amenazadora. Schlesinger y Meadow (1972) encontraron grandes diferencias entre madres que utilizaban un sistema de signos en su comunicación y madres que utilizaban un sistema exclusivamente oral. Estas últimas mostraban menor confianza y aceptación, más estrés y sensación de menor control sobre la conducta de sus hijos, mientras que las primeras mostraban mayor efectividad y confianza como madres. En cuanto a la sexualidad, se plantea que si los padres de niños sordos no tienen el dominio de comunicación necesario para explicar eventos complejos, como es él referente a la sexualidad, esto puede ocasionar que los jóvenes se sientan asustados, inseguros, desconfiados, viviendo esta etapa en forma amenazadora. Metodología El diseño utilizado es el de estudio de caso, técnica de investigación cualitativa, que permite conocer cómo los padres perciben el rol de educadores de sexualidad en sus hijos sordos. La selección de los sujetos fue sobre la base de los siguientes criterios, primero, el de que fueran niños rehabilitados con el método audio - verbal desde hace ocho años como mínimo, que estuviera acudiendo a escuelas regulares, que presentaran una perdida auditiva de severa a profunda; que se encontraran desde la etapa de la pubescencia hasta la adolescencia, hogar integrado, asistencia regular a sus terapias y uso de auxiliar auditivo. Características demográficas de los padres Se eligió trabajar con 4 madres y 2 padres de niños y jóvenes sordos, cuyas características eran: (a) rango de edad entre 33 y 55 años; (b) tener un hijo sordo en proceso de rehabilitación con el método audio - verbal, de 8 a 9 años; (c) escolaridad, nivel medio superior a superior. Características demográficas de los hijos sordos Caso 1. Masculino de 15 años, acude a 1º de secundaria en escuela regular. Tiene 9 años en terapia. Proviene de núcleo familiar integrado. Tiene una hermana mayor. Cursa con una hipoacusia profunda. Su lenguaje es telegráfico y presenta baja comprensión. Caso 2. Femenina de 12 años, acude a 6º de primaria en escuela Montessori. Tiene 9 años en terapia. Es hija adoptiva. Hogar integrado. Cursa con una hipoacusia severa. Su lenguaje es organizado, expresando sus ideas y necesidades. Adecuada comprensión. Caso 3. Femenina de 13 años, acude a 6º de primaria en escuela regular. Tiene 8 años en terapia. Proviene de núcleo familiar integrado. Tiene un hermano mayor. Cursa con una hipoacusia severa. Su lenguaje es organizado, expresando sus ideas y necesidades. Adecuada comprensión. Caso 4. Femenina de 9 años, acudiendo a 4º año de primaria en escuela regular. Tiene 8 años en terapia. Proviene de núcleo familiar integrado. Tiene una hermana menor sorda. Cursa con una hipoacusia profunda congénita. Su lenguaje es telegráfico, presentando baja comprensión. La técnica de investigación usada fue la de entrevista individual semiestructurada, compuesta de 16 preguntas abiertas (ver Anexo). Las preguntas pretendieron sondear los siguientes aspectos: (a) percepción hacia a verse como educadores de la sexualidad; (b) las percepciones, sentimientos y temores de los padres hacia la etapa de adolescencia y sexualidad de sus hijos; (c) las necesidades ante la sexualidad de sus hijos sordos y (d) los temores con respecto a la futura sexualidad de sus hijos. El análisis de datos fue mediante técnicas cualitativas reducción de datos mediante conceptualización y categorización, de acuerdo a las preguntas de investigación, organización de la información mediante la búsqueda de relaciones entre conceptos, categorías y derivación de conclusiones. Resultados Los padres de adolescentes sordos perciben que sus hijos presentan un desarrollo físico similar al de los adolescentes normoyentes. En cuanto a su desarrollo emocional y social, se percibían similitudes con los adolescentes normoyentes. Son rebeldes con los padres, defendiendo su autonomía; muestran marcado interés por su aspecto físico (se ven al espejo, hacen dietas, escogen su propia ropa, etc.). Es importante señalar que como resultado de este interés por su aspecto físico, llegan a dejar de usar su auxiliar auditivo, quizás porque piensan que los demás adolescentes no ven bien dicho artículo o quizás por pertenencia al grupo y pensar que todos se fijan en ellos. Con respecto a los padres, se encontró que estos nuevamente están recurriendo a comportamientos de sobreprotección; dado que la literatura señala que cuando los padres se enteran que sus hijos son sordos, estos son sobreprotectores, situación que van superando durante el proceso emocional de aceptación del problema (Luterman, 1979). Parece que al llegar el hijo(a) sordo(a) a la adolescencia, nuevamente se va a dar esta sobreprotección, temiendo que les ocurra algún accidente o que sean abusados sexualmente, ya que los consideran como ‘muy inocentes’, posiblemente esto se deba a que los están percibiendo con pocos recursos para realizar las tareas propias de la adolescencia. Dicha sobreprotección se traduce en acciones como la de no permitirles salir con amigas o a la tienda sola, en el caso de las jóvenes; con respecto al joven, él sale aunque sea castigado por esto, situación que los padres viven con mucho temor y angustia. La relación que los padres establecen con sus hijos sordos está basada fundamentalmente en discusiones y pleitos, observándose que los padres continúan con un comportamiento impositivo y con una disciplina imperativa - normativa; esto es que plantean reglas sin ninguna justificación, este tipo de disciplina no provee de independencia al niño y contribuye a la deprivación experiencial, ya que no puede asociar cuáles de sus conductas tienen relación con la regulación paterna (Valmaseda, 1978). Los padres están en un proceso de asumir su nuevo rol de padres de adolescentes, posiblemente se sientan muy amenazados por la autonomía que están presentando sus hijos. Con respecto a la disciplina imperativa - normativa, una madre indicó que vio a su hijo masturbándose y lo regañó; ahora el muchacho evita conversaciones sobre temas sexuales y ver películas con temas sexuales cuando los padres están presentes. La información sexual que los padres han proporcionado a sus hijos sordos incluye nacimiento de un bebé, cambios físicos y menstruación. Solamente a una adolescente se le habló sobre el noviazgo, relaciones sexuales, abuso sexual y comportamiento con el novio. En el caso del varón, se le ha hablado de cambios físicos y superficialmente la homosexualidad y noviazgo. Los temas que consideran más importantes son la menstruación, comportamiento en las ‘visitas’ con el novio, homosexualidad y abuso sexual. Es importante señalar que un padre mencionó que a su hija no sorda sí le daba información y educación sexual, no siendo el caso con el hijo sordo. Señaló que tenía problemas porque no se daba a entender. Los padres han proporcionado información sexual básicamente mediante situaciones concretas que se les presentan en su vida cotidiana, como por ejemplo, telenovelas en las que ellos explican los noviazgos, relaciones sexuales, besos, mujer buena y mujer mala, y enseñan valores. También recurren al aprendizaje por imitación de modelos, utilizando a la madre como modelo, a la hermana con su novio, papá y mamá como modelos y personas significativas que les rodean. Todas las madres han hablado sobre la menstruación cuando les está ocurriendo y no previamente como sugiere la literatura (Valmaseda, 1978). Al varón, no se le ha proporcionado información sobre masturbación, pese ha que lo han visto masturbándose, la madre refirió que lo regañó y mostró, mediante actitud gestual, su desaprobación, situación que ha generado en el niño una negación a recibir información sexual de parte de los padres; muestra rechazo hacia los libros que muestran los órganos sexuales. Es importante señalar que en todos los casos, la función de educador de la sexualidad, está depositada únicamente en la madre, refiriendo los padres que "el no oye y hay cosas que no le puedo explicar, me siento limitado", "yo no podría transmitir la información, soy muy brusco y torpe y me desespero cuando no entiende". Las madres se sienten "cómodas", "contentas", pero al mismo tiempo inseguras, debido a que no obtienen retroalimentación adecuada, "no sé como explicarle y saber si ya entendió lo que le dije". En el caso de los adolescentes que poseen una mejor competencia lingüística, los padres han podido hablarles más acerca de la sexualidad, recibiendo retroalimentación de sus hijos sordos, por medio de sus preguntas pertinentes al tema o mediante su expresión facial. Los adolescentes con menor competencia lingüística, han recibido solamente información superficial, viviendo los padres esta experiencia con grandes niveles de ansiedad y frustración, ya que de acuerdo a la literatura, los padres de niños sordos que no tienen el dominio de comunicación necesaria para explicar eventos complicados, ocasionan que sus hijos presenten alteraciones en su comportamiento o se asusten ante eventos nuevos, por ejemplo, la menstruación. Así mismo, cuando existe una falta de canales de comunicación adecuados, los niños y los padres se ven limitados en la expresión de sus necesidades y sentimientos (Myklebust, 1975). Las principales preocupaciones a futuro de los padres, con respecto a la sexualidad de sus hijos, son las referentes al abuso sexual, violación, seducción por homosexuales y también tienen miedo al hecho de que sean rechazados y no tengan novio o pareja en el futuro; mostrándose muy ansiosos con respecto a que mejoren sus habilidades lingüísticas, aspecto físico, tendiendo a ser perfeccionista, que sean educados; todo esto con la finalidad de que sean aprobados socialmente. Los padres están muy ansiosos con respecto a los contactos sociales de sus hijos sordos, principalmente con los del sexo opuesto; son padres que hablan con los amigos, indicándoles que por favor le hagan caso y que los cuiden, que conversen con ellos, que no dejen que se aíslen. Posiblemente esta etapa de la adolescencia de los hijos sordos este llevando a un desgaste emocional a los padres, los cuales viven en constante ansiedad debido a temores sobre el futuro de sus hijos sordos. Los padres consideran que para ser buenos educadores de la sexualidad de sus hijos, necesitarían ser apoyados mediante cursos de sexualidad, valores, apoyo religioso y apoyo de especialistas (psicólogos, educadores de la sexualidad, etc.). Como se mencionó previamente en la revisión de la literatura, no existen programas de educación sexual para adolescentes sordos. También los padres enfrentan el problema, al trabajar con los adolescentes sordos, que los que tienen menor competencia lingüística se enfrentan al problema de su desarrollo cognoscitivo que está basado principalmente en hechos concretos y tiende a ser rígido y también ocasiona que a los padres se les dificulte mucho hablar sobre temas que no son del aquí y el ahora y la explicación de conceptos abstractos, como el qué es un homosexual, la virginidad, amor, deseo, etc. Estos adolescentes no han logrado una adquisición o interiorización de un código lingüístico completo, lo que puede ser un factor fundamental para su desarrollo intelectual y social. Es importante señalar que dadas las características de la investigación cualitativa, siendo este un estudio de caso, los resultados obtenidos no se pueden generalizar, ya que representan a una muestra pequeña de la población de los padres de jóvenes sordos. También hay que señalar que en la selección de los casos de los jóvenes sordos no se tomó en cuenta su nivel cognoscitivo, ni su nivel de madurez social. Tampoco se identificó en que etapa del proceso emocional se encontraban los padres de niños sordos. Conclusiones Se encontraron diferencias entre los padres de hijos sordos con menores habilidades lingüísticas y los padres de hijos con mayores habilidades. Parece que la educación sobre sexualidad recae únicamente en la madre, por lo tanto es necesario involucrar a los padres también. El principal obstáculo, señalado por los padres, para ser educadores de la sexualidad fue la falta de canales adecuados de comunicación de su hijo, lo que ha ocasionado mayor aislamiento, frustración por ambas partes y menor información sexual. Para realizar un programa de educación sexual para padres y adolescentes, sería conveniente considerar la etapa de desarrollo cognoscitivo del niño y su competencia lingüística, es necesario saber elegir materiales de apoyo concretos y modelos adecuados de situaciones de la vida diaria. Es necesario continuar investigando acerca de cómo podrían los adolescentes sordos asimilar conceptos abstractos de la sexualidad. También es necesario trabajar con los padres informándoles acerca de los cambios físicos y emocionales que conlleva la adolescencia, enfatizando la promoción de la autonomía para el óptimo desarrollo de sus hijos sordos. La información sobre sexualidad se le está presentando a los adolescentes sordos en el momento que están teniendo alguna experiencia sobre sexualidad, cuando la literatura recomienda que dicha información sea dada con anterioridad. Por lo tanto es recomendable programar cursos antes de que lleguen a esta etapa. Sería interesante considerar el trabajar en Consejo Grupal la ansiedad que manifiestan los padres hacia el futuro de sus hijos y la posibilidad de encontrar pareja. Anexo Entrevista 1. ¿Qué cambios ha notado en el cuerpo de su hijo o hija? 2. ¿Qué comportamientos nuevos o diferentes ha podido observar en su hijo? 3. ¿Cómo se ha sentido al ver los cambios que se están llevando a cabo en el cuerpo y comportamiento de su hijo? 4. Ante esta nueva situación que está viviendo su hijo, ¿qué cambios en Ud. se han dado en cuanto a su forma de tratarlo o relacionarse con él? 5. ¿Qué tipo de información sexual le ha proporcionado a su hijo? 6. ¿Qué tema es el que considera más importante para tratar con su hijo en este momento? ¿Por qué lo cree así? 7. En caso de haberle proporcionado información sexual, ¿en qué forma se la ha proporcionado? ; en caso de no habérsela proporcionado, ¿qué es lo que ha pasado? ¿Cuáles han sido sus motivos para no hacerlo? 8. ¿Cómo se sintió al hablar sobre sexualidad con su hijo? ¿Cómo cree que se sentiría al hablar sobre sexualidad con su hijo? 9. ¿Considera que la forma en la que se la comunicó es la adecuada? 10. ¿Cree que su hijo le entendió? ¿Considera Ud. que a su hijo se le dificultaría entender la información que Ud. le daría? 11. ¿Su hijo le ha hecho preguntas acerca de la sexualidad? 12. ¿Cómo se sintió al explicarle y darle respuestas a su hijo? 13. ¿Ha visto a su hijo masturbarse, viendo revistas o programas con escenas eróticas? ¿Qué ha hecho ante estas situaciones? ¿Cómo se ha sentido? (Si no ha ocurrido plantearlo como una presuposición) 14. ¿Cuáles son sus principales preocupaciones a futuro con respecto a la sexualidad de su hijo? 15. ¿Qué cosas cree que debería hacer para sentirse un buen educador de la sexualidad de su hijo? 16. ¿Cuál considera que ha sido el mayor obstáculo a que se ha enfrentado como educador de la sexualidad de su hijo? Referencias Ajuriaguerra, J. (1982). Manual de psicopatología del niño. Barcelona: Toray Masson. Colín, D. (1980). Psicología del niño sordo. Barcelona: Toray Masson. Grimker, R. (1969). Psychiatric, Diagnosis, Therapy and Research on the Psychotic ideas. Washington D. C.: Social Rehabilitation Service, Department of Health. Luterman, D. (1979). El niño sordo como orientador de sus padres. México: Prensa Médica Mexicana Markovin, B. (1963). Rehabilitación del niño sordo. México: Prensa Médica Mexicana. Meadow, K. (1972). Sociolinguistics and Total Communication. Washington D. C.: American Annals of the Deaf. Mindel, E. D. y Vernon, M. (1971). They grow in silence. Silver Spring MD: National Association of the Deaf Miklebust, R. (1975). Psicología del niño sordo. España: Magisterio Español. Rainer, J. D., Altshuler, K. Z., Kallman, F. J. (Eds). (1963) Family and mental health problems in a deaf population. New York: New York State Psychiatric Institute. Schlesinger, H. S. (1978). The acquisition of bimodal languages. En I. M: Schlesinger y L. Namir (Eds). Sign language of the deaf: Psychological, linguistic and sociological perspective. New York: Academic Press. Schlesinger, H. S. y Meadow, K. P. (1972). Sound and sign childhood deafness and mental health. Berkeley_ Unversity of California. Valmaseda, M. (1978). Interacción, desarrollo social y características de personalidad del niño sordo. En A. Marchesi (Ed) (1978). El desarrollo cognitivo y lingüístico de los niños sordos. Madrid: Alianza Editorial