Vous êtes sur la page 1sur 93
Faculatad de Psicología "Validez de Constructo y Confiabilidad del Inventario Multidimensional de Celos”. Tesis.

Faculatad de Psicología

"Validez de Constructo y Confiabilidad del Inventario Multidimensional de Celos”.

Tesis. Que para obtener el grado de Maestría en Ciencias. Área, Psicología Aplicada.

Presenta:

Sergio Gabriel Ochoa Alcaraz.

Colima, Col. Julio de 1998.

Resumen

En el presente trabajo de investigación se analizó la validez de constructo y la confiabilidad del cuestionario multidimensional de celos aplicado a jóvenes universitarios de la ciudad de Colima. El objetivo del presente trabajo fue identificar las reacciones de celos de los individuos, así como también se realizó un análisis psicométrico que permitió validar y confiabilizar la escala sobre celos.

Dentro de la revisión de la literatura se analizó un panorama histórico sobre los celos para finalizar en investigaciones recientes hechas a partir del trabajo sobre los mismos. También se abordo la importancia de la validez y confiabilidad de los instrumentos de medición psicológica en psicología.

La muestra con la que se trabajo fue intencionada y la conformaron 200 sujetos universitarios de diferentes facultades yo escuelas, y bachilleratos de la Universidad de Colima. Los resultados encontrados para la presente investigación mostraron que el instrumento presenta una Alfa total de Cronbach superior a 0.75 indicando que es bueno y consistente. Se encontró una configuración factorial de seis factores, de los cuales solo tres de ellos mostraron ser consistentes con un peso factorial superior a 0.70.

En cuanto al análisis de algunas variables como la edad, el sexo y el estado civil; con respecto a los factores, se encontró que hubo diferencias significativas entre hombres y mujeres.

1

Finalmente se concluye para esta investigación que, los resultados mostraron tanto para los hombres como para las mujeres perciben a los celos de una forma subjetiva y de acuerdo a las normas establecidas culturalmente dentro de cada grupo en particular. También se establece que antes de poder generalizar los resultados de un instrumento este debe ser validado y confiabilizado en la misma población de estudio.

2

ÍNDICE

Resumen………………………………………………………………………………

1

Introducción……………………………………………………………………………

6

CAPITULO UNO: “LOS CELOS”

Antecedentes de los celos………………………………………………………… 9

Importancia y funciones de los celos ……………………………………………

19

Diferencias culturales de los celos

25

Diferencias sexuales de los celos ……………………………………………… 27

CAPITULO DOS: “VALIDEZ Y CONFIABILIDAD”

Antecedentes…………………………………………………………………………

33

Concepto de Validez

35

a) Evidencia relacionada con el

37

b) Evidencia relacionada con el Criterio

37

c) Evidencia relacionada con el Constructo………………………………….

37

Confiabialidad…………………………………………………………………………

44

1. Medida de estabilidad (confiabilidad test-retest)

44

2. Método de formas alternas o paralelas

45

3. Método de mitades partidas

45

4. Coeficiente alfa de Cronbach

46

3

5. Coeficiente de KR -20

46

Factores que pueden afectar la validez y la confiabilidad

47

Instrumentos de medición psicológica

48

Escala tipo “Likert”

48

CAPITULO TRES: MÉTODO.

Planteamiento del problema……………………………………………………

51

Objetivos

51

Hipótesis

51

a) Hipótesis conceptual

52

b) Hipótesis de investigación

52

Variables

a) Definición conceptual de las variables ………………………………………

53

b) Definición operacional de las variables…………………………………….

53

Muestra

a) Selección de la muestra………………………………………………………

54

b) Características de la muestra

55

Escenario………………………………………………………………………………

56

4

Tipo de investigación…………………………………………………………………

56

Diseño………………………………………………………………………………….

56

Instrumento……………………………………………………………………………

……….

57

a) Administración del instrumento……………………………………

58

Análisis de los datos ……

…………………………………………………………

58

Procedimiento…………………………………………………………………………

59

Resultados

……………………………………………………………………………

60

Discusión de los resultados …………….……………………………………………

72

Conclusiones y sugerencias …………………………………………………………

79

Bibliografía……………………………………………………………………………

82

ANEXOS Anexo 1. Cuestionario Original……………………………………………………

90

Anexo 2. Cuestionario Actualizado…………………………………………………

92

5

Introducción.

La medición en psicología data desde principios de este siglo, en donde su objetivo fue investigar cómo algunos individuos podían ser clasificados según sus características individuales de desarrollo para fines educativos, situación que a la larga tomó matices políticos y no sociales como se pretendieron.

Es entonces, que se comienzan a desarrollar toda una serie de pruebas psicológicas encaminadas a medir actitudes, habilidades, capacidades, memoria, etc. Una área de la psicología hasta entonces poco estudiada era la psicometría, es decir, la integración de la psicología con la estadística, con tal combinación surge lo que actualmente se conoce como la psicología aplicada.

La psicología aplicada busca dar respuesta a una serie de fenómenos sociales, para la implementación de estrategias que permiten la solución a dichos fenómenos de la sociedad. Pero para esto, necesita de una serie de

instrumentos para investigar como se relacionan los mismos con la sociedad en general.

En la actualidad existe muy poca información acerca de la validación de instrumentos, que consiste en comprobar que éstos realmente midan lo que pretenden medir. La validación siempre requiere investigaciones empíricas, en donde la naturaleza de la medida y la forma de la validez establecen evidencia que es necesaria, es decir la de Criterio, Contenido o la de Constructo.

6

Para muchos autores la validación tiene que ver con un proceso, es decir, algunas medidas psicológicas necesitan ser evaluad as y reevaluadas de manera constante para obtener evidencias si se comportan de la misma

manera siempre. Es en este sentido en que el proceso se vuelve interminable

y muchas de las veces los resultados que arrojan algunos instrumentos de

medición psicológi ca, no son constantes y se llegan a desechar por la falta de validez y confiabilidad de los mismos.

En psicología son muy pocos los instrumentos que han sido estandarizados

a nivel nacional y esto se debe a la poca investigación que se realiza tanto a

nivel nacional como local, es por está razón que el presente trabajo tiene como finalidad validar y confiabilizar un cuestionario multidimensional sobre Celos aplicado a jóvenes universitarios de la ciudad de Colima.

El presente trabajo esta divido en tres capítulos. El primer capitulo consiste en la revisión del concepto de los celos, los antecedentes de los mismo, los principales autores que trabajaron con los celos así como la importancia que

tienen los mismos tanto para una cultura como para los diferentes sexos.

En el segundo capitulo se da un panorama general sobre lo que es la

Validez,

los

diferentes

tipos

de

validez

que

existen

a

nivel

teórico;

la

Confiabilidad

y

los

diferentes

criterios

que

hay

para

confiabilizar

un

instrumento;

finalmente

se

aborda

brevemente

las

escalas

para

medir

actitudes

como

la

tipo

Likert,

la

cual

es

la

base

de

este

trabajo

de

investigación.

En el capítulo tres se revisa la metodología que dicho trabajo llevó a cabo,

es decir, los pasos que se realizaron para la presentación oficial de un

7

documento. Así, como también se presentan los resultados obtenidos por la presente investigación, como las conclusiones y sugerencias del mismo.

8

CAPITULO UNO.

“LOS CELOS

Antecedentes de los Celos.

Todos los buenos diccionarios contienen una nota especial de los “celos”. A continuación se dan dos explicaciones del diccionario Inglés de Oxford (citado en Valencia, 1991) sobre los celos:

es amor o afecto, especialmente en amor sexual: Temeroso de

ser desplazado del amor o la buena voluntad de alguien; desconfiado de la

fidelidad de la esposa, el esposo o el amante

a) Celoso

b) Los celos son el estado mental derivado de la sospecha, aprensión o conocimiento de rivalidad en el amor, etc.: Temor de ser suplantado en el afecto, o desconfianza de fidelidad de la persona amada, especialmente hacía una esposa, un esposo o un amante.

y Quinah

pueden significar “celos”, “envidia” o “celo”, dependiendo del contexto. Lo

mismo puede decirse de las palabras zelos y zelou que se usaron al traducirse el hebreo al griego. La palabra jealous y en inglés (celos, en español) tiene su origen en la palabra griega zelos; aunque había una gran diferencia en el significado de las dos palabras (Ibid).

En el origen hebreo del Viejo Testamento, las palabras Qana

9

El diccionario de la Herencia Americana (citado en Valencia, 1991), señala:

muchas palabras en inglés adquirieron su significado porque se les usaba de manera particular para la traducción de una palabra determinada en la biblia; y los traductores no siempre entendían lo que significaba la palabra que estaba tratando de interpretar. Tal vez la gente se acostumbró a escuchar la palabra celos, aun determinado pasaje bíblico o con referencia a un evento bíblico en particular y la asociación en su mente con algo que no era positivo.

Los “Celos” tienen una historia cambiante. En griego, los celos significaron ”emulación” y “rivalidad”. Pero la palabra podía ser positiva o negativa. De hecho era más a menudo positiva que negativa, según el diccionario; implicaba una rivalidad cordial; competir con alguien, indicaba una ambición interna y deseo de realizar. Pero entonces celos se usó como palabra técnica en círculos cristianos y probablemente asumió más significados ambivalentes a causa de las palabras que se estaban traduciendo. Una vez que se convirtió en una palabra inglesa, empezó a ser usada en un contexto negativo y así se convirtió en una palabra negativa.

Los celos son uno de esos estados afectivos, como la pena, que pueden ser Descritos como normales. Si alguien no los tiene está justificada la inferencia de que ha estado sometido a severa represión y en consecuencia desempeña la parte principal en su vida mental inconsci ente. No hay mucho qué decir desde el punto de vista analítico acerca de los celos normales. Es fácil ver que en su esencia están compuestos de dolor, la pena causada por el pensamiento de perder al objeto amado, y de la herida narcisista, y en cuanto a que ésta se distingue de la otra herida; además, de sentimientos de enemistad hacia el rival venturoso, y de una cantidad mayor o menor de autocrítica que trata de

responsabilizar a la propia persona de su pérdida. Aunque se podrían llamar

10

normales, estos celos de ninguna manera son completamente racionales, es decir, derivados de la situación real, proporcionándoles a las circunstancias reales y bajo el completo control del ego consciente; como están arraigados muy hondo, en el inconsciente, es una continuación de los más tempranos comienzos de la vida afectiva del niño, y se originan en el “Complejo de Edipo” (Freud, 1922).

Freud (1922) dice que en los celos hay tres etapas:

1.- Competitiva o normal. 2.- Proyectada. 3.- Celos engañosos.

Los celos normales son a los que Freud (1922) llamó la Primera capa o etapa de los celos. A continuación se describe la segunda etapa de los celos, la “Proyectada”, según el mismo autor:

Se derivan tanto en mujeres como en hombres de su propia fidelidad en la

vida real o de impulsos hacia ella, que han sucumbido a la represión. Es una cuestión de experiencia cotidiana que la felicidad, en especial ese grado de ella, requerido en el matrimonio, sólo es mantenida ante continua tensión. Cualquiera que lo niegue para sí, sin embargo, se verá impulsado tan fuertemente en dirección de la infidelidad que le dará gusto hacer uso de un mecanismo inconsciente como un alivio. Este alivio - más bien absolución por su conciencia- lo obtiene cuando proyecta sus propios impulsos hacia la infidelidad sobre la compañera a quien él debe fidelidad.

11

La tercera etapa de celos de acuerdo con Freud (1922), el tipo engañoso también tiene su origen en impulsos reprimidos hacia la infidelidad. El objeto, sin embargo, es estos casos es del mismo sexo que el sujeto.

Por ejemplo, al encontrarnos en una situación de celos, tenemos la oportunidad de hacer preguntas conducentes: ¿He descuidado a mi compañera, seguro de tenerla? ¿He sido ciego a señales reales, obvias,

viendo sólo lo que quiero ver? En tal caso, estos celos dicen que vale más que preste atención, haré enmiendas o puedo perder lo que más amo. Por otra parte, podríamos preguntar, ¿Estoy proyectando mis sentimientos sobre mi amada(o)? Mis sospechas pueden estar arruinando una relación perfecta a causa de mi incapacidad de aceptar deseos que están dentro de mí, no en mi compañera. Dos diagnósticos muy diferentes (ibid).

No son siempre los celos los que “ciegan, enredan, tergiversan”; esto lo hace la proyección. Se saca un poco del deseo de infidelidad del sujeto como si fuera un veneno y lo inyecta en su compañera(o).

En los días en que el padre era el único que llevaba el sustento al hogar, todo se subordinaba a mantenerlo en su empleo. Había poco espacio para los celos en su vida. Estos reducirían su eficiencia en “el mundo real”. Se insistía en la castidad de la mujer. El hombre tenía que saber que los hijos eran suyos. “El lugar de la mujer era el hogar”, principio absoluto aceptado por hombres y mujeres por igual; éste impedía que las mujeres anduvieran haciendo de las suyas a sus espaldas. La virginidad y la monogamia acallaban la ansiedad acerca de posibles comparaciones con un nivel más lujurioso y desconocido (Ibid).

12

Emociones como los celos no eran remunerativos, eran enemigos de la producción y se los entregaron a las mujeres. Las mujeres reforzaron y mantuvieron vigente al doble estándar. Perdonaron al hombre su error ocasional, ya que se juzgaban a sí mismas y a las demás mujeres con firme dureza. Los hombres debían estar en libertad - emocional y práctica - para construir al país. Más que otro objetivo era el trabajo lo que definía la masculinidad.

Las mujeres compraron la jaula dorada. Exhibieron una fidelidad de hierro que fue enseñada a sus hijos como la mejor virtud de la mujer. Si alguna vez llegaban a sentir la urgencia de tener una aventura sexual, ésta era rápidamente dominada. Como el esposo tenía el control financiero dominaba su vida. La mente simbiótica se encontraba también detrás de la fidelidad de muchas mujeres, una especie de chantaje mágico: “Si soy fiel, él también lo será”. Si rechazo las pretensiones de otros hombres fascinantes, ¿no lo unirá la grandeza de mi sacrificio? (Ibid).

Si bien generalmente se cree que los celos son experimentados esencialmente de manera similar por hombres y mujeres, Farber (1976), describe la más envidiable posición asignada a los hombres en la sociedad tradicional:

“A través de la historia, la infidelidad sexual de la mujer ha sido castigada más duramente que la de los hombres, yendo desde un aislamiento social y el destierro hasta la muerte, e incluye la práctica de los indios norteamericanos de amputar la nariz de la esposa infiel” (Ibid).

13

Las suposiciones tradicionales acerca de los celos son también interesantes, un hombre se vuelve cornudo; la mujer es meramente desafortunada. La infidelidad de la mujer afecta el honor y el orgullo del marido. Sin embargo, la infidelidad del esposo, por mucho que le duela a la esposa, no necesita humillarla o deshonrarla; se refleja en él, más bien que en ella, en tanto que la infidelidad de ella se refleja también en él.

La historia señala que el hombre pierde mucho más por la infidelidad de su compañera que la propia mujer, y que su vulnerabilidad debe estar bien protegida por la ley y la costumbre.

Los hombres siempre se han dado a sí mismos libertad sexual mientras que exigen la fidelidad absoluta de las mujeres. Es el famoso doble estándar. Tener celos era la señal de que el hombre no tenía a su mujer bajo control. Un “hombre de verdad”, nunca se preocupaba de tener rivales. La esposa hacía todo lo posible por hacerle saber que nunca tendrían un rival. Esta negación de la humanidad en la mujer obligaba a los hombres a vivir una ilusión de

invulnerabilidad. El precio era elevado para ambos sexos (Ibid).

Respecto a la vieja idea de que las mujeres eran el sexo celoso, aquellos celos tenían su raíz en la no separación, y como tales eran infantiles y no hacían bien a nadie. Tiger (citado en Valencia, 1991) dice que cuando menos los hombres son tan celosos como las mujeres.

Uno de los grandes factores de la evolución y la selección natural es la competencia masculina por la hembra. Ahora que las mujeres tienen la contracepción, es una situación nueva, todo un nuevo plan biológico. La gente

no quiere reconocer que se está jugando con fuerzas existenciales que han

14

sido imbuidas durante millones de años. Los celos son una fuerza positiva, es decir, si una relación es buena vale la pena luchar por ella.

Si los celos no hubieran servido a un propósito importante, habrían desaparecido de la especie humana con la evolución. Los hombres son absolutamente más celosos que las mujeres. Tienen que saber quienes son sus hijos - algo que es muy difícil - continúa diciendo Tiger.

Por otro lado Gould (citado en Valencia, 1991) opina: que los celos tienen sus raíces en patrones de desarrollo no sanos. Están relacionados con la posesión y la propiedad. Por tal razón, son siempre patológicos.

Continua Gould diciendo, que cualquier estudio de los celos debe comenzar con la vulnerabilidad, la susceptibilidad a la pérdida. La pérdida por celos no es la pérdida de una posesión. Lo que se ha quitado no es algo que se posea, sino algo que se es. Cuando se está celoso hay la sensación de ser mutilado, restringido y achicado como persona. Si la pérdida es pública, los celos son

más intensos, hay humillación.

Para Robertiello (citado en Valencia, 1991), los celos se sustentan en el miedo a quedar en el desamparo. Mientras más se siente que se puede vencer al oponente o reemplazar al objeto amado, menos celos se sienten. Por eso las mujeres son mucho más conscientes, abiertas, y fenomenológicamente celosas que los hombres. Sería ridículo no decirlo de esta manera.

Stern D. (citado en Valencia, 1991) menciona que el abandono es primo muy allegado de la depresión. El miedo a ser abandonado y la reacción

15

biológica a él, cambian muy poco, desde los pri meros nueve meses hasta que morimos.

Gaylin (citado en Valencia, 1991) señala que la palabra desesperación tiene algo que ver con la pérdida del objeto amado. La desesperación es una sensación de impotencia, una sensación del yo disminuido. Cuando se pierde

a alguien y se deprime, ello significa que con esa pérdida, también pierde

autoestimación y capacidad para encarar las situaciones, ya sea ganándose el amor mediante la supervivencia.

Al respecto Klein (1953) dice que los celos comienzan en la cuna, antes de que el padre sea considerado rival sexual (por los varones) u objeto de deseo sexual (por las niñas). La semilla de los celos precede al conflicto edípico. El padre es visto por tanto por niños como por niñas, rival capaz de llevarse el pecho amado y quedarse con él. Para Klein, antes de que la sexualidad surja como ingrediente en los celos, el infante siente resentimientos hacia el padre porque está absorbiendo la atención de la persona que retiene todo el poderío

en el mundo del infante.

Celos es una sensación de abandono y privación, de enfado, de falta de atención, de control y de humillación. Cuando a un hombre le quitan a su mujer se siente abandonado, furioso, humillado, devaluado, su amor propio se encuentra herido, con deseos de matar y todo esto mezclado dependiendo de

la situación.

La supervivencia en los seres humanos depende en una buena parte de su carácter social y gregario, lo cual explica el enorme énfasis asignado a dichos

factores de interdependencia (Griffin y Patton, 1971; Schutz, 1958). Con el fin

16

de establecer y regir patrones de interacción humana, han evolucionado una serie de normas de atracción, pertenencia y reciprocidad (Gouldner, 1960). La transgresión de dichas reglas y normas de interdependencia por parte de un miembro del grupo produce una serie de sentimientos y conductas entre las cuales se encuentran aquellas vinculadas a los celos.

Revisando la literatura referente al concepto de celos se observa que las

reacciones de los individuos varían enormemente ante la transgresión de las reglas de relación de pareja. Estas reacciones pueden ser de enojo y hostilidad (Vollmer, 1977; Bryson, 1977); de temor (Beecher y Beecher, 1971); de angustia, dolor y odio (Gesell, 1906). Esto parece indicar que existe un malentendido, dado que una emoción no puede tener tantas expresiones cualitativamente diferentes (Reidl, 1985).

Se observa también que existen dos formas alternativas de definir a los celos. En primer lugar, los celos pueden ser definidos en términos de otra emoción como lo hace Durbin (1977), quien señala que son una forma de dolor

o como Bohm (1967), quien dice que es una forma de temor o miedo. Definiciones más recientes son por ejemplo, las de Mathes y Severa (1981); quienes definen a los celos como la emoción negativa que resulta de la pérdida real o de la amenaza de pérdida del amado ante un rival; y la de Mathes y Deuger (1982), quienes indican que los celos son una respuesta innata de congoja ante la amenaza de la pérdida del amado(a) frente a un rival. En segundo lugar los celos pueden definirse en términos de varias emociones, como una mezcla o agregado de diferentes emociones. Por lo tanto, los celos serían una emoción resultante de emociones supuestamente más básicas.

17

Entre los autores que hacen referencia al segundo punto de vista se encuentran Freud (1922) que los conceptualiza en términos de dolor y enemistad; Neill (1977), Plutchick y Kellerman (1980), los definen en términos de enojo, dolor y lástima por uno mismo; Davis (1949) como temor y rabia; Klein y Riviere (1953) como odio y agresión; Walster y Walster (1977) como enojo, temor amor; Sahnd (citado por Mead, 1977) como aprehensión, angustia, suspicacia y desconfianza; Podolsky (1954) como agresión,

depresión y envidia; Mead (1977) como temor, enojo y humillación. Entre las definiciones más recientes, que reflejan este punto de vista, están las Tiesman

y Mosher (1978), quienes indican que los celos son un estado emocional,

constituidos por miedo y enojo, y basados en una apreciación subjetiva de la amenaza de pérdida de algún rival; y la de White (1981), quien define a los celos como una complejidad de pensamientos, sentimientos y acciones que se dan posteriores a la amenaza contra la autoestima y/o a la amenaza en contra

la existencia o cualidad de una relación, siendo esas amenazas generadas por

las percepciones de una atracción potencial o real entre la pareja de uno y un rival (quizá imaginario).

Si se opta por la segunda alternativa (Reidl, 1985), habría que contestarse las siguientes preguntas: ¿Los diferentes componentes emocionales se reconocen en forma individual? ¿La mezcla es cualitativamente diferente que las emociones componentes? Parece ser que la mayoría de los investigadores concuerdan en que las diferentes emociones se reconocen en forma separada (Hupka, 1981).

Sin embargo, quedan otras preguntas por contestar: ¿Por qué no todos sentimos todas las emociones mencionadas? y ¿Por qué algunas emociones

se sienten en forma secuencial? Una respuesta puede ser que la emoción que

18

uno siente depende del aspecto del dilema que no esté ponderando (Reidl, 1985). Jones (1929) señala que se puede sentir miedo ante la idea de perder al amado(a), odio al pensar en el rival y dolor ante el éxito del mismo.

Por lo anteriormente expuesto, se puede pensar que los celos son situacionales. Hupka (1981), propone que los celos están referidos a una situación social en la que está inmerso el individuo - se presentan

identificados-, con una situación que explica una emoción observada. La suposición de que las emociones se identifican por la situación en la que ocurren no es nueva. Varios autores adoptan este punto de vista: Davis (1949), Walster y Walster (1977), Lazarus (1966), y Schachter (1962), entre otros.

Por lo tanto, en el presente trabajo se adoptará la definición planteada por Hupka (1981), señalando que la situación de celos se define por la percepción subjetiva de una pérdida real o potencial de una persona amada, ante un rival real o imaginario. De esta manera, se puede decir que la situación de celos es

un fenómeno cognitivo, psicológico y social. Es un estado emocional basado en las ideas respecto a cómo deben actuar los individuos entre sí, las cuales están determinadas tanto por las normas culturales como por motivaciones personales.

Importancia y funciones de los celos.

Las definiciones y conceptualizaci ones de los celos desarrolladas por pensadores, filósofos y científicos, han sido diversas y multifacéticas. En el

19

ámbito cotidiano, los celos, son considerados como parte elemental del amor, incluso se ha llegado a especificar que “no se ama si no se sienten celos”. En la actualidad se ha llegado a pensar que sentir celos es vergonzoso, y por lo tanto se disfraza y esconde (Sokoloff, 1947); los que los experimentan se sienten culpables por considerarse que son producto de la inmadurez, inseguridad y que son destructivos, que como consecuencia genera un problema de comunicación y desamor en la pareja (Clanton y Smith, 1977); por

lo que se tiende a reprimirlos (Lobsenz, 1977), Esto puede dar como consecuencia una comunicación incompleta entre los miembros de la pareja, que los llevará a un distanciamiento cada vez mayor, si no es que a la aparición de conductas bizarras por parte del miembro celoso de la pareja. Estas conductas bizarras pueden ir desde una constante desconfianza en el otro (la confianza mutua es la base del amor; Rubin, 1973), que obligan al celoso a inspeccionar las pertenencias del otro; a seguirlo constantemente; o a maltra tar a la pareja o al rival.

Las funciones de los celos pueden clasificarse en individuales y sociales.

Desde el punto de vista individual, los celos parecen dar derecho al que los siente de ser cruel (Ankles, 1939); pueden servir como una salida socialmente aprobada de sentimientos y conductas que otros desaprueban, presentándose el celoso como mártir ante los demás (Clanton y Smith, 1977). También funcionan como defensa contra el impulso de ser infiel, o de involucrarse en conductas homosexuales (Freud, 1922); como un tipo de actividad fantaseada que expresa y disfrazan algunos de los deseos y temores más profundos (Downing, 1977), Además, el sentir celos tiene la función de obtener ganancias secundarias como el atraer la atención o hacerse la víctima; siendo también una forma de autocastigo (Ibid.).

20

Desde el punto de vista social, se puede decir que los celos son parte del lazo de unión que mantiene a los grupos humanos (Clanton y Smith, 1977). La forma en que se experimentan y expresan los celos, refleja las normas y estructuras de la sociedad con respecto a las jerarquías y papeles de los individuos involucrados (Davis, 1977). Un claro ejemplo de la función social de los celos se refiere al código, implícito o explícito, que define los castigo s que han de sufrir tanto el rival como la víctima y su pareja original (Davis, 1977;

Hupka, 1981).

Los celos responden a todas aquellas situaciones - no importa que tan diversas- que significan una violación a los derechos sexuales establecidos como norma. Asimismo, tienen una función como parte de la estructura institucional. No sólo están controlados en forma normativa, sino que también dan fuerza a las normas sociales (Davis, 1977). No sólo sirven para castigar la violación de un derecho, después que está ha ocurrido, sino también para impedir que ocurra; reforzando así las normas comunitarias (Bernard, 1977).

Se espera desde un punto de vista normativo que cuando los individuos llegan a la edad adulta, éstos formen parejas. Las sociedades altamente orientadas hacia la pareja producen normas referidas al sistema de apareamiento creando, por lo tanto, un alto sentido de propiedad y exclusividad, que propicia la aparición de los celos (Whitenursrt, 1977). Wastermarck (citado en Bernard, 1977), señala que los celos previenen la promiscuidad apoyando así la institución del matrimonio, y que esto podría ser una explicación de la universalidad de la institución matrimonial.

Se puede decir que existen muchos indicadores del evento celotípico y no

sólo una emoción única. Es decir, un individuo reacciona ante una experiencia

21

de celos en forma cognitiva, fisiológica y conductual. No existe un índice único que permita predecir la forma en que un individuo reaccionará ante una situación de celos. Las reacciones pueden tener causas múltiples, múltiples metas, múltiples formas de expresión en los individuos dentro de una cultura específica y, por supuesto, en diferentes culturas (Reidl, 1985). Por lo tanto, los celos se refieren a una situación particular, pero en la que pueden ocurrir muchas respuestas subjetivas o abiertas. Así, los individuos generalmente

reaccionan en la forma en que les permita crear, mantener o modificar las circunstancias que son importantes para ellos. Desde el punto de vista cognoscitivo, este proceso puede incluir el sentir emociones, hacer evaluaciones, tomar decisiones y emitir juicios, plantear estrategias de confrontación, etc. (Hupka, 1981; Constantine, 1977).

Algunos tipos de eventos que generalmente amenazan a una relación de pareja y que suscitan celos, pueden ocurrir por medio de la acción de un intruso, del interés de uno de los miembros de la pareja por un intruso, o alguna actividad que reduce la atención que uno de los miembros de la pareja

preste a la relación; sí todos estos eventos pueden suscitar celos, puede uno preguntarse ¿por qué difieren los individuos en sus reacciones y conducta en una situación de celos? Por otra parte, la percepción de una diferencia entre el estado de un individuo y el de otro, y el hecho de esta diferencia se perciba como afectando al primero, como en el caso de los celos, depende del tipo de eventos que son percibidos como amenazantes y del concepto que tenga de sí mismo (Reidl, 1985).

Una manera de respuesta a la pregunta del párrafo anterior es señalando que depende de cómo el individuo evalúe los eventos. Lazarus y cols. (1968,

1970, 1980) conciben al individuo como un organismo evaluador que busca en

22

el ambiente aquellos indicadores que le señalan lo que desea o necesita, evaluando cada entrada de información respecto a su relevancia y significancia (Lazarus, 1972). Esta evaluación está determinada por los valores culturales de la sociedad en cuestión y éstos, en última instancia, influyen en la reacción subjetiva y en la conducta observable del individuo. De lo anterior se deriva que el ambiente al que respondemos y sobre el cual actuamos es el ambiente percibido, y respondemos sobre la base del significado que nuestra percepción

tiene para nosotros. De esta manera, se puede decir que existe un proceso cognoscitivo mediador entre un evento en particular y la reacción que se da ante el mismo.

Lazarus (1966, 1968; 1972), distingue dos procesos de evaluación. El primero, evaluación primaria, involucra el proceso de evaluar un evento de acuerdo a la importancia que éste tiene para el bienestar del individuo. De este primer proceso pueden surgir tres evaluaciones: a) el evento es irrelevante; b) el evento es benigno-positivo; c) el evento es productor de angustia o tensión psicológica (estrés). En este último caso, la tensión o

angustia se puede deber a la pérdida de la pareja (Reidl, 1985).

La evaluación secundaria se refiere a los juicios que los individuos llevan a cabo al evaluar las alternativas disponibles para manejar o confrontar la situación. Es decir, cómo confrontar la situación y lo adecuado de las alternativas de confrontación disponibles. También produce angustia o tensión el reto que le presenta al sujeto la evaluación de la posibilidad de controlar dicho evento.

De esta manera se puede decir que la situación de celos consiste en una

evaluación particular de un evento social que es percibido por el sujeto como

23

señalándole que él o ella ha perdido o puede perder, una pareja deseada frente a un rival (Hupka, 1981). La composición social del evento involucra a tres individuos: al celoso, al rival y a la pareja con la que, el celoso está tratando de mantener una relación en presencia de las aproximaciones del rival o el interés que la pareja pueda tener en el rival (Bohm, 1967). Este rival puede ser real o imaginario, una persona, o el interés en una carrera o pasatiempo (Hupka, 1981; Durbin, 1977).

Una vez que se ha realizado la evaluación primaria de la amenaza de un evento, que en una cultura en particular es tomado como indicador de que un individuo está a punto de perder o que ya perdió a su pareja ante un rival, cualquier respuesta ante el evento, ya sea interna o externa, se definirá como conducta celosa (Reidl, 1985).

Reidl (ibid), comenta que, el medio cultural en el que se encuentre el individuo influye sobre los procesos cognoscitivos involucrados en lo que el individuo busca, la forma en que lo evalúa y el por qué lo evalúa en la forma en

que lo hace. De esta manera, algunas de las formas en que la cultura influye al proceso de evaluación primaria podrían ser: 1) la cultura designa aquellos eventos particulares que indican que el individuo puede perder o ya perdió a su pareja ante un rival, o deba sentir amenazado el concepto que de sí mismo tenga al compararse con otros; 2) la cultura especifica las condiciones que le permitan al individuo concluir que el evento ya ocurrió y; 3) la cultura crea las condiciones que predisponen al individuo a llevar a cabo la evaluación primaria.

Dado que una cultura - dice Reidl- determina los procesos que organizan a

los seres humanos en unidades sociales, ésta influye también en la evaluación

24

primaria de los eventos considerados como amenazantes o dañinos. Cualesquiera que hayan sido las decisiones o elecciones de la cultura para organizarse a nivel social, éstas tienen consecuencias psicológicas para el individuo. Estas elecciones definen para el individuo lo que es valorado y por lo tanto, lo que debe ser protegido. Para ser competente y valo rado dentro de la cultura, cada quien debe llegar a un acuerdo sobre una unidad económica, un sistema de propiedad, reglas para la procreación y para la actividad sexual,

y las metas ideales que el ser humano debiera o pudiera alcanzar.

Finalmente comenta la autora, que las soluciones a estos y otros aspectos básicos que regulan una sociedad, crean en forma simultánea metas, necesidades, y valores que el individuo busca alcanzar o satisfacer. Extrapolando a la situación de la pareja, se puede decir que la tendencia a verse amenazado por un rival, está en relación directa a la cantidad de metas o necesidades que la pareja satisface en virtud del papel que juega en la sociedad. De esta manera, los determinantes principales de los celos, serían las costumbres culturales asociadas a los derechos de propiedad, conducta

sexual, progenie, evaluación individual y a las provisiones hechas para el establecimiento de contactos humanos.

Diferencias culturales de los celos.

Dentro de un grupo cultural dado, existe considerable consenso con respecto al tipo de fenómenos abarcados por los diferentes conceptos emocionales y sus palabras de correspondientes. Si esto no fuera así, éstos

25

términos perderían su función comunicativa, perdiéndose también del lenguaje (Reidl, 1985).

Los conceptos emocionales suponen sistemas de juicio y de esta manera se encuentran hondamente arraigados en la herencia cultural del hombre. Ningún sistema social puede sobrevivir cuando no puede proveer satisfactores a las necesidades emocionales de sus ciudadanos, o cuando no puede controlar o

canalizar aquellas emociones en forma en que sean tolerables o ventajosas para el sistema social. Las diferentes sociedades han moldeado y matizado la experiencia y expresión emocional a través de una gran variedad de medios que dependen principalmente de factores históricos, geográficos y económicos (Hollander, 1968).

Según Lazarus, Averill y Opton (1972), la cultura puede influir en las emociones de diversas manera: 1) por medio de la percepción o evaluación de los estímulos emocionales; 2) moldeando las respuestas emocionales para que se conformen a ciertos estándares de expresión emocional, limitando los

tipos de respuesta o posibilidades de confrontación relevantes a la emoción disponi bles para el individuo, ayudando así a determinar lo apropiado o aceptable de la respuesta en relación con la situación estímulo; 3) moldeando las relaciones sociales y sistemas de juicios que presuponen los conceptos emocionales; 4) haciendo surgir ciertas formas convencionales de conducta que a su vez ayudan a reforzar la estructura social particular.

La existencia de los celos se hace más probable en una cultura que adora a un dios monoteísta y celoso, que sustenta el matrimonio monogámico y que alienta un concepto de sí mismo monocéntrico, racional y reprimido (Downing,

1977). Por su parte Ellis (1977), señala que los celos son emociones a las que

26

se verán más propensos los individuos que pertenecen a culturas que favorecen las filosofías monogámicas y románticas del sexo, del amor, y del matrimonio. Las culturas que tienden a propiciar celos son aquellas donde existe la idea de posesividad o de derechos de propiedad, donde las mujeres son evaluadas como tal, y donde los hombres tienen derecho s patriarcales (Ellis, 1962). Whitehurst (1977), señala que los valores asociados a los conceptos de pertenencia y propiedad privada, hacen que los individuos

tiendan a proteger sus cosas y sus gentes. Los celos se engendran con facilidad en las sociedades competitivas, donde se compite, no por lo que la persona es, sino por lo que pueda producir.

En contraste Mead (1977), opina que las sociedades menos estratificadas, las que tengan menos clases religiosas, raciales y sociales, las que hagan más énfasis en lo humano, ofrecen la posibilidad de provocar menos situaciones de celos. Por otra parte, Bernard (1977), índica que aunque las experiencias emocionales parecen ser independientes de la sociedad que rodea al individuo, en virtud de que éstas se perciben en forma privada, subjetiva, interna y

personal, la cultura determina la canalización de las emociones, y especifica cuándo y cómo se deben experimentar.

Diferencias sexuales de los celos.

El desarrollo, la percepción y asimilación de normas, así como su establecimiento y socialización son diferenciados según el grupo cultural, social y de género en el que el individuo se desenvuelve. Por esto las reacciones emocionales provocadas por los celos son diferentes por sexo,

27

edad, cultura, etc. (Díaz Loving, 1989). Diversos autores (Bohm,1967; Reik, 1957; Corzine, 1974), coinciden en señalar que los hombres niegan sentir más celos que las mujeres. Los hombres los expresan por medio del enojo y la violencia ante la actividad sexual externa a la pareja, mientras que las mujeres sienten celos por la posible involucración emocional de la pareja con un tercero. Los hombres tienden a pensar que la culpa de la situación es externa a ellos, las mujeres se culpan así mismas. La reacción del hombre es competir

contra el intruso, la mujer reacciona mostrándose más posesiva de su pareja,

Mead (1977) señala que la mujer es el sexo más celoso, debido a que su jerarquía, su libertad de acción, su existencia desde el punto de vista económico, y el derecho sobre osl hijos, dependen de la preservación de sus relaciones personales con el hombre; sin embargo, la autora señala que en realidad las mujeres son más celosas que el hombre debido a su sentimiento de inseguridad. En el mismo sentido Bernard (1977), indica que la exclusividad sexual sólo es aplicable a la mujer, y que por lo tanto la mujer no debería ser celosa. Sin embargo, cuando la mujer depende de la pareja para su seguridad

económica, lo que provoca los celos no es tanto la privación sexual como en el temor de perder la seguridad. También señala este autor, que las mujeres pueden sentirse celosas de la carrera y trabajo del hombre, y que el hombre puede también sentir celos del tiempo que la mujer dedica a su trabajo o al estudio.

Respecto a las diferencias sexuales en las reacciones ante los celos, Reik (1957), señaló también que, ante una situación de celos, la mujer tiende a aferrarse a la pareja más que a alejarlo, y trata de reconquistarlo más que alejarse de él. Tiesman y Mosner (1978), reportaron un estudio donde se trató

de determinar el estilo de confrontación ante conflictos de celos, donde se

28

concluyó que los hombres los experimentaron especialmente en términos de aspectos sexuales, y las mujeres en términos de privación de atención y tiempo de parte del hombre hacia ellas.

En una serie de estudios realizados por White (1981) sobre diversos aspectos de los celos, se encontró que las mujeres perciben que su pareja se siente atraído por otras mujeres por motivos sexuales, o por sus cualidades no

sexuales, o por que sus parejas se sentían insatisfechas con la relación más que los hombres, mientras que los hombres percibían más que las mujeres que sus parejas se sentían atraídos por otro hombre por que buscaban una relación más estable que la sostenida con ellos. Se encontró también que tanto en hombres como en mujeres, su autoevaluación respecto a qué tan celosos son correlaciona con la percepción de motivos sexuales e insatisfacción con la relación actual, como factores que propician la atracción hacia un tercero. En las mujeres la autoevaluación estaba correlacionada con la percepción de cualidades en el rival. Por otra parte, cuando se relacionó la percepción de qué tan celosa era la pareja, se vio que tanto en hombres como en mujeres,

esta percepción también correlacionó en forma positiva con las cualidades del rival.

Mathes y Severa (1981), en un estudio en el que trataron de determinar que tanta influencia ejercía ciertas creencias relacionadas con los celos, encontraron que los hombres sentían más celos interpersonales que las mujeres; es decir, entre más románticos fueran, más celosos, tanto hombres como mujeres; en las mujeres, entre más inseguras, más celosas; tanto en hombres como en mujeres, se vio que eran menos celosos si tendían a cultivar intereses por separado.

29

De algunos otros estudios referidos a otras variables psicológicas, unos son de tipo teórico, y otros resultados son de estudios empíricos; además, la relación que se establece con los celos puede ser de “caus a-efecto”, concurrente, o resultante; los autores se abstienen de establecer con claridad esta distinción.

Entre los estudios teóricos se encuentran las conclusiones siguientes:

Viorst (1977) señala que los celos se relacionan con una autoestima baja y dudas sobre uno mismo. Lobsenz (1977) indica que cuando se siente celos, se siente culpa y devaluación, y que por lo tanto se tiende a reprimirlos ya que son indicadores de inseguridad e inadecuacidad. Durbin (1977), dice que sentir celos es un reflejo de inmadurez e inseguridad. Mead (1977) indica que son producto de una autoestima débil y se relacionan con inseguridad y pérdida de orgullo. Beecher y Beecher (1971), señalan que los celos están arraigados en sentimientos de inferioridad.

Entre los estudios empíricos se encontraron las siguientes conclusiones:

Lindsey (citado por Jaremko; Lindsey; 1979), señala que la conducta cognitiva de personas celosas, en situaciones sociales, indica más preocupación, intolerancia e inferioridad, en comparación con las personas no celosas. Bringle; et al (1979), reportan datos correlacionales que sugieren que las calificaciones de una escala de autoevaluación en celos están asociados a autoestima baja, locus de control externo, ansiedad y dogmatismo. Tipton; et al (1978), sometieron a análisis factorial a una escala de autoevaluación de celos y encontraron cinco factores: necesidad de intimidad, atención, envidia, falta de confianza en sí mismo y estado de ánimo cambiante. Jaremko; Lindsey; (1979), encontraron que las calificaciones de una escala de autoevaluación en

celos correlacionaron en forma positiva con angustia y negativamente con

30

autoestima y deseabilidad social. Mathes et al (1982) encontraron que en el caso de las mujeres, los puntajes de celos correlacionaron positivamente con neuroticidad e inseguridad; mientras que en el caso de los hombres los celos correlacionaban positivamente con amor romántico y dependencia. Mathes y Severa (1981) encontraron que en mujeres, los celos correlacionaban positivamente con amor romántico e inseguridad y negativamente con el cultivo de identidades separadas en la pareja; en el caso de los hombres se encontró

que los celos correlacionaron en forma positiva con amor romántico, agrado por la pareja y negativamente con el cultivo de identidades separadas.

Bringle y Williams (1979) encontraron que los sujetos que son más sensibles a la amenaza tienden a ser más celosos que aquellos que tienden a reprimir el temor frente a las amenazas. De los diversos estudios llevados a cabo por White (1981 a, b, c, y d), se observa que los celos correlacionan positivamente tanto en hombres como en mujeres, con sentimientos de inadecuación como pareja en la relación, con el grado de involucración relativa en la relación y con exclusividad en la relación; para los hombre

correlacionaron negativamente con autoestima y positivamente con dependencia de la autoestima y tradicionalismo en los roles sexuales; en el caso de las mujeres, los celos correlacionaron positivamente con dependencia en la relación.

En un estudio realizado en México, Reidl Martínez (1985) tradujo y aplicó a 200 sujetos un instrumento para medir celos y envidia, desarrollado por Hupka (1981) encontrando 8 reactivos reparti dos en dos factores que tienen que ver con di versos aspectos relacionados con celos. Sin embargo, este instrumento no cubre las reacciones de dolor, enojo, temor.

31

Díaz Loving, et al. (1989), elaboró y validó una escala multidimensional sobre celos de 40 reactivos, lo aplicó a 387 sujetos solteros y casados, encontrando 5 dimensiones de celos, y son los siguientes: I. Emocional/Dolor; ll. Enojo; III. Egoismo/Posesión; IV. Confianza; V. Intriga. Los cuales presentaron una consistencia interna medida a través del Alfa de Cronbach superiores a 0.70.

Los autores antes mencionados, llegaron a la conclusión de que no se deben considerar los resultados de una población dada como únicos y verdaderos; ya que los mismos incluso pueden variar después de un tiempo determinado. Además, las diferentes subculturas tienen sus propias percepciones sobre los celos y los mismos están determinados por sus propias experiencias culturales.

Es importante señalar que la replicación de algunos instrumentos medición psicológica en medios diferentes en el que fue aplicado, es importante, puesto que permite por un lado obtener medidas o resultados diferentes a los

originales, y por el otro, caracterizar a una población, en la cual no hay investigaciones realizadas dentro de ella, y por la tanto no se tienen datos científicos. De aquí, nace la importancia de replicar este cuestionario multidimensional de celos, para determinar si tiene validez de constructo y confiabilidad en una población culturalmente diferente en la que fue psicométricamente estudiado y analizado .

32

CAPITULO DOS.

“VALIDEZ Y CONFIABILIDAD”

Antecedentes.

El hecho de que las personas difieran en sus capacidades, personalidades y comportamiento, y que estas diferencias puedan evaluarse de alguna forma, quizás se ha reconocido desde el principio de la historia de la humanidad. Platón y Aristóteles (Aiken, 1996), escribieron sobre las diferencias individuales hace casi 2,500 años e incluso los precedieron los antiguos chinos.

Durante la edad media, el interés por las diferencias individuales, al menos desde el punto de vista científico, era casi inexistente en Europa. En la estructura social de la sociedad europea medieval, las actividades de una persona se determinaban por la clase a la que pertenecía (op. cit.).

A principios del siglo XIX, los científicos consideraban las diferencias individuales en las capacidades sensoriomotrices y mentales como una molestia. Antes de la invención de equipo preciso y automático para medir y registrar los sucesos físicos, la exactitud de las me didas científicas de tiempo, distancia y otras variables físicas dependían en gran parte de las capacidades perceptuales de los observadores humanos. Casi siempre, estos observadores estaban muy bien capacitados y ponían especial cuidado al realizar esas medidas, pero aquellas que tomaban distintas personas o la misma persona en diferentes ocasiones podían variar en forma considerable. Ya que la búsqueda

33

de leyes generales en la naturaleza es difícil cuando las medidas de los fenómenos naturales no son confiables, los físicos dirigieron su atención hacía la elaboración de instrumentos más consistentes y exactos que las observaciones a simple vista del ser humano.

Desde la Primera Guerra Mundial, muchos individuos han contribuido a la teoría y práctica de los tests psicológicos y educativos, muchos de ellos

contribuyeron al desarrollo del mejorami ento de la metodología estadística y de los avances tecnológicos en la preparación y calificación de los tests, así como en el análisis de los resultados de éstos.

Las pruebas psicológicas y otros instrumentos de evaluación se aplican a una amplía variedad de contextos de organización en la sociedad contemporánea: escuelas y universidades, negocios e industrias, clínicas psicológicas y centros de asesoría, contextos de investigación de diferentes tipos (op. cit.).

En la actualidad, el propósito principal de los tests y evaluaciones psicológicas es el mismo que ha prevalecido durante todo este siglo: evaluar el comportamiento, las capacidades mentales y otras características personales con el objeto de ayudar en los juicios, predicciones y decisiones de las personas. En forma más específica, los tests se utilizan para 1) observar a las personas que solicitan empleos y desean participar en programas educativos y de capacitación; 2) clasificar y ubicar a las personas dentro de los contextos educativos y de empleo; 3) asesorar y guiar a los individuos a propósitos educativos, vocaciones y personales; 4) retener o suspender, promover o cambiar estudiantes o empleados en los programas educativos y de

capacitación, así como en situaciones laborales; 5) diagnosticar y prescribir

34

tratamientos psicológicos y físicos en clínicas y hospitales; 6) evaluar los cambios cognoscitivos entra e interpersonales debido a programas de intervención educativos, psicoterapéuticos y conductuales, y 7) realizar investigaciones sobre los cambios y comportamientos a través del tiempo y sobre la efectividad de los programas y técnicas nuevas. Además de sus aplicaciones en la descripción y análisis de las características individuales, los tests se utilizan para evaluar el entorno psicológico, los movimientos sociales y

otros eventos psicosociales (op. ci t.).

Toda medición o instrumento de recolección de los datos debe reunir dos requisitos esenciales: confiabilidad y validez (Hernández, et al. 1994). La confiabilidad de un instrumento de medición se refiere al grado en que su aplicación repetida al mismo sujeto u objeto, produce iguales resultados (Kerlinger, 1992). La confiabilidad de un instrumento de medición se determina mediante diversas técnicas, las cuales se comentarán brevemente después de revisar el concepto de validez. En su caso la validez se referirá al grado en el cual un instrumento de evaluación mide aquello que deb e medir (Aiken, 1996).

La validez puede evaluarse de diversas formas (Ibid), las cuales a continuación se expondrán.

Concepto de Validez.

La validez, en términos generales, se refiere al grado en que un instrumento realmente mide la variable que pretende medir (Kerlinger, 1992). Kerli nger plantea la siguiente pregunta respecto a la validez: ¿Está usted midiendo lo que usted cree que está midiendo? Sí así es, su medida es válida; si no, no lo

35

es (Ibid. p, 471). En un sentido muy general, un instrumento es válido si cumple satisfactoriamente el propósito con el que fue diseñado. Un buen funcionamiento adecuado de ciertos instrumentos es bastante fácil de verificar, por ejemplo, con un metro como instrumento de medida se requiere poca investigación para demostrar que las medidas obtenidas a partir de su uso se adaptan perfectamente a los conceptos axiomáticos sobre la naturaleza de la extensión, y se relacionan con muchas otras variables. Si en todas las

medidas se encontrasen tan perfectamente estos estándares, lo cual no siempre sucede seria poco necesario comprobar la validez de los instrumentos (Nunnally, 1991).

La cuestión de la validez de un instrumento se limita siempre a la situación y al objetivo que se persigue con él, ya que a menudo las pruebas son válidas para un propósito pero no para otro. En sentido estricto, no se valida un instrumento de medición, sino el uso que se le pueda dar (Ary, 1989; Nunnally, 1991; Nunnally y Bernstein, 1995).

La validez es un concepto del cual pueden tenerse diferentes tipos de evidencia (Wiersma, 1986; Gronlund, 1985): 1) evidencia relacionada con el Contenido, 2) evidencia relacionada con el Criterio, 3) evidencia relacionada con el Constructo. Para fines de esta investigación el tipo de validez que se

tomará es la evidencia relacionada con el Constructo. A continuación se explicará brevemente a cada una de ellas.

36

1) Evidencia relacionada con el Contenido.

La validez de contenido se refiere al grado en que un instrumento refleja un dominio específico de contenido de lo que se mide. Es el grado en que la medición representa al concepto medido (Bohrnstedt, 1976). Un instrumento de medición debe contener representados a todos los ítems del dominio de contenido de las variables a medir.

2) Evidencia relacionada con el Criterio.

La validez de criterio establece la validez del instrumento de medición comparándola con algún criterio externo. Este criterio es un estándar con el que se juzga la validez del instrumento (Wiersma, 1986), Entre los resultados del instrumento de medición se relacionen más al criterio, la validez de criterio será mayor. Si el criterio se fija en el presente, se habla de validez concurrente (los resultados del instrumento se correlacionan con el criterio en el mismo momento o punto del tiempo). Si el criterio se fija en el futuro, se habla de validez predictiva (Hernández; et al., .1994).

3) Evidencia relacionada con el Constructo.

La validez de constructo es probablemente la más importante sobre todo desde una perspectiva científica y se refiere al grado en que una medición se relaciona consistentemente con otras mediciones de acuerdo con hipótesis derivadas teóricamente y que conciernen a los conceptos (o constructos) que

37

están siendo medidos (Carmines y Zeller, 1979). Un constructo es una variable medida que tiene lugar dentro de una teoría o esquema lógico (Hernández; et al. 1994). La validez de constructo incluye tres etapas:

1) Se establece y específica la relación teórica entre los conceptos (sobre la base del marco teórico).

2)

Se

correlacionan

correlación.

ambos

conceptos

y

se

analiza

cuidadosamente

la

3) Se interpreta la evidencia empírica de acuerdo a qué tanto clarifica la validez de constructo de una medición en particular.

El proceso de validación de un constructo está vinculado con la teoría. No es posible llevar a cabo la validación de constructo, a menos que exista un marco teórico que soporte a la variable en relación con otras variables. Desde luego, no es necesaria una teoría sumamente desarrollada, pero sí

investigaciones que hayan demostrado que los conceptos están relacionados. Entre más elaborado y comprobado se encuentre el marco teórico que apoya la hipótesis, la validación de constructo puede arrojar mayor luz sobre la validez del instrumento de medición. Mayor confianza se tiene en la validez de constructo de una medición, cuando sus resultados se correlacionan significativamente con un mayor número de mediciones de variables que teóricamente y de acuerdo con estudios antecedentes están relacionadas.

La validez de un instrumento de medición se evalúa sobre la base de tres tipos de evidencia. Entre mayor evidencia de validez de contenido, validez de

criterio y validez de constructo tenga un instrumento de medición; éste se

38

acerca más a representar la variable o variables que se pretende medir. Cabe agregar que un instrumento de medición puede ser confiable pero no necesariamente válido (Hernández; et al. 1994). Por ello es requisito que el instrumento de medici ón demuestre ser confiable y válido. De no ser así, los resultados de cualquier investigación no podrían ser redactados.

Para Nunnally (1991), la validación del constructo es un asunto obvio en la

generalización científica. El objetivo del estudio de los constructos es emplear una o más medidas cuyos resultados se generalicen a una clase más amplia de medidas que legítimamente empleen el mismo nombre.

Continua Nunnally diciendo que los constructos varían ampliamente en la medida en que el domini o de las variables observadas relacionadas son:

a)grandes o pequeñas, b)está definido de manera específica o imprecisa. Cuando el constructo es la latencia de la respuesta (velocidad de respuesta), el dominio de las variables relacionadas es relativamente pequeño y cualquiera de las pocas variables observables en el dominio bastará para medir dicho

constructo.

El tamaño del dominio y su superficie se relacionan muy estrechamente; entre mayor es el dominio de variables observables relacionadas con un constructo, es más difícil especificar las variables que pertenecen al dominio. Debido a que los constructos se refieren a dominios de variables observables, una mejor medida de cualquier constructo se obtiene al combinar los resultados de diversas medidas, en vez de utilizar cualquiera de ellas de manera individual (Nunnally, 1991).

39

Puede considerarse que cualquier medida particular tiene validez de constructo en el grado en que los resultados obtenidos pertenezcan iguales en la misma, si se emplean otras medidas que en el dominio. Del mismo modo, la combinación de variables observables proporcionan una validez de constructo y generalización científica mayor en el dominio como un todo, en relación con un una medida única.

Para Nunnally (1991), existen tres aspectos importantes para la validación del criterio relacionada con el Constructo y son los siguientes:

t

1) Especificar el dominio de observables relacionados con el constructo. No puede establecerse un método preciso para determinar de manera apropiada el dominio de variables para un constructo. La delimitación en esencia constituye una teoría que considera la forma en que se relacionan entre sí las variables. Aunque las teorías mismas deben ser evaluables de manera objetiva, el proceso de teorización es instintivo por necesidad. La delimitación de un constructo consiste esencialmente en el establecimiento

de lo que uno entiende con el uso de palabras particulares tales como:

celos, personalidad y lenguaje. Los pri meros intentos para delimitar un dominio por lo general se reducen a una definición en que la palabra que denota el constructo es relacionada con otras palabras menos abstractas.

t

El que un dominio bien especificado para un constructo en realidad conduzca o no a una medición inadecuada del mismo, es cuestión empírica. Sin embargo, no hay manera de saber como evaluar la adecuación con que un instrumento es medido sin un dominio bien especificado.

40

t

2) Delimitar el grado en las observables tienden a medir lo mismo, varias cosas diferentes o muchas cosas diferentes por medio de una investigación empírica o análisis estadístico. La adecuación de la delimitación de un dominio es evaluada al determinar que tan bien “armonizan” (intercorrelacionan) de manera empírica las observables. El primer paso en las investigaciones de las diferencias individuales es obtener una muestra de puntajes de los individuos en alguna de sus medidas. Luego se

intercorrelacionan las diversas medidas. Las intercorrelaciones restantes describen el grado en que todas las medidas se relacionan con la misma cosa.

t

Los métodos para investigar la validez de constructo tanto en estudios de diferencias individuales como en experimentos controlados implican correlaciones en el sentido amplio del término. Las correlaciones reales son calculadas entre medidas de diferencias individuales, y una comparación de dos curvas en un proceso correlativo aún si no se usa de manera específica el Coeficiente de Correlación de Pearson. Sin importar, si las correlaciones

son calculadas sobre las diferencias individuales o sobre los niveles de efectos del tratamiento, tales correlaciones proporcionan evidencias acerca de la estructura de un dominio de observables relacionadas con un constructo.

t Los resultados de investigaciones como las que se acaban de describir llevan a una de las tres conclusiones. a) Si todas las medidas propuestas se correlacionan altamente entre sí, podría concluirse que todas miden lo mismo. b) Si las medidas tienden a dividirse en grupos tales que los miembros de un grupo se correlacionan altamente entre sí y se

correlacionan mucho menos con los miembros de otros grupos, miden un

41

número de cosas diferentes. c) Una tercera posibilidad es que las correlaciones entre las medidas están todas cercas de cero, de modo que miden cosas diferentes y no hay un constructo significativo.

t 3) Realizar estudios subsecuentes y/o experimentos de diferencias individuales para determinar el grado en que las supuestas medidas del constructo son consistentes acerca del constructo. Para determinar la

validez de constructo, una medida debe ajustarse a una teoría acerca del constructo; pero para usar esta evidencia, debe asumirse que la teoría es cierta. La circularidad de esta lógica se ilustra con las siguientes cuatro hipótesis:

t

a) Los constructos A y B se correlacionan positivamente.

t

b) X es una medida del constructo A.

t

c) Y es una medida del constructo B.

t

d) X y Y se correlacionan positivamente.

En el caso restrictivo, la validez de constructo se interesa en una relación hipotética entre una supuesta medida de un constructo y una variable observable en particular.

Campbell y Fiske (1959 citados por Nunnally; Bernstei n; 1995) publicaron un articulo clave sobre la validación de constructo. Ellos consideraron a la confiabilidad y a la validez como un punto a lo largo de un continuo más que como ideas distinguidas claramente, ya que cada una implica grados de acuerdo entre las medias. Su introducción destaca cuatro puntos:

42

1) La validación típicamente es “convergente” porque esta interesada en

demostrar que dos métodos independientes para inferir un atributo conducen a fines similares. Esto con frecuencia implica correlacionar una medida nueva con una medida ya existente, pero podría implicar además correlacionar dos medidas existentes.

2) Con el fin de justificar las medidas nuevas de atributos, una medida debe

tener validez “divergente” en el sentido de medir algo distinto de los métodos existentes. Las medidas de atributos diferentes, en consecuencia, no deben correlacionarse en un grado extremadamente alto.

3) Una medida es definida conjuntamente por un “método” y un “contenido”

relacionados con el atributo. Dos medidas pueden diferir en método, en contenido o en ambos.

4)

Se requiere cuando menos dos atributos , cada uno medido por al menos dos

métodos, para examinar la validez discriminante.

En resumen, la mayoría de los autores antes mencionados concuerdan con las definiciones de validez de Constructo, la cual en términos generales busca relacionar un atributo o constructo psicológico con un marco teórico en especial.

43

Confiabilidad.

La Confiabilidad es el grado en el cual un instrumento de medición psicológica mide algo en forma consistente. Un instrumento confiable, esta relativamente libre de errores de medición, de manera que las calificaciones que obtienen los sujetos en el instrumento son cercanas en valor numérico a sus calificaciones reales (Aiken, 1996).

Existen diversos procedimientos para calcular la confiabilidad de un

instrumento de medición (Hernández; et al., 1994). Todos utilizan fórmulas que producen coeficientes de confiabilidad. Estos coeficientes pueden oscilar entre 0 y 1. Donde un coeficiente de 0 significa nula confiabilidad y 1 representa un máximo de confiabilidad (confiabilidad total). Entre más se acerque el coeficiente a cero (0), hay mayor error en la medición.

El método para calcular la confiabilidad del instrumento que se estará manejando en la presente investigación es el Coeficiente Alfa de Cronbach.

Los

procedimientos

más

utilizados

para

determinar

la

confiabilidad

(Hernández; et al., 1994; Aiken, 1996; Nunnally, 1991; Kerlinger, 1992; Ary, 1992)) mediante un coeficiente son:

1.- Medida de estabilidad (Confiabilidad por test-retest).

En este procedimiento un mismo instrumento de medición (o ítems o indicadores) es aplicado dos o más veces a un mismo grupo de personas, después de un período de tiempo. Si la correlación entre los resultados de las

44

diferentes aplicaciones es altamente positiva, el instrumento se considera confiable. Se trata de una especie de diseño panel. Desde luego, el periodo de tiempo entre las mediciones es un factor a considerar. Si el periodo de tiempo es largo y la variable susceptible de cambios, ello puede confundir la interpretación del coeficiente de confiabilidad obtenido por este procedimiento. Y si el periodo es corto las personas pueden recordar cómo contestaron en la primera aplicación del instrumento, para aparecer como más consistentes de lo

que son en realidad (Bohrnstedt, 1976).

2.- Método de formas Alternativas o Paralelas.

En este procedimiento no se administra el mismo instrumento de medición, sino dos o más versiones equivalentes de éste. Las versiones son similares en contenido, instrucciones, duración y otras características. Las versiones - generalmente dos- son administradas en un mismo grupo de personas dentro de un periodo de tiempo relativamente corto. El instrumento es confiable si la correlación entre los resultados de ambas administraciones es significativamente positiva. Los patrones de respuesta deben variar poco entre las aplicaciones.

3.- Método de Mitades Partidas (Split-Halves).

Los procedimientos anteriores (medida de estabilidad y método de formas alternas), requieren cuando menos dos administraciones de la medición en el mismo grupo de individuos. En cambio, el Método de Mitades Partidas requiere sólo una aplicación de la medición. Específicamente, el conjunto total

45

de ítems (o componentes) es dividido en dos mitades y las puntuaciones o resultados de ambas son comparados. Si el instrumento es confiable, las puntuaciones de ambas mitades deben de estar fuertemente correlacionadas. La confiabilidad varía de acuerdo al número de ítems que incluya el instrumento de medición. Cuantos más ítems, la confiabilidad aumenta.

4.- Coeficiente Alfa de Cronbach.

Este coeficiente desarrollado por J. L. Cronbach, requiere una sola administración del instrumento de medición y produce valores que oscilan entre 0 y 1. Su ventaja reside en que no es necesario dividir en dos mitades a los ítems del instrumento de medición, simplemente se aplica la medición y se calcula el coeficiente.

5.- Coeficiente de KR-20.

Kuder y Richardson en 1973, desarrollaron un coeficiente para estimar la confiabilidad de una medición, y su interpretación es la misma que la del coeficiente Alfa de Cronbach.

¿Que tan alto debe ser el coeficiente de confiabilidad para una escala a fin de que sea útil? La respuesta depende de los que planeamos hacer con las calificaciones de la prueba. Si se utiliza una prueba para determinar si las calificaciones medias de dos grupos de personas son diferentes en forma significativa, entonces un coeficiente de confiabilidad bastante modesto (0.60 a 0.70) puede ser satisfactorio. Pero si se usa la prueba para comparar la

46

calificación de una persona con la de otra, debe obtenerse un coeficiente de confiabilidad de por los menos 0.85 (Aiken, 1996). Por lo tanto, el criterio que se tomará como base para identificar sí el instrumento es consistente o no será de 0.60 como mínimo pudiendo llegar el mismo hasta 1 como máximo.

Factores que pueden afectar la Validez y la Confiabilidad.

Hay diversos factores que pueden afectar la validez y la confiabilidad de los

instrumentos de medición. El primero de ellos es la improvisación. Algunas personas creen que elegir un instrumento de medición o desarrollar uno es algo que puede tomarse a la ligera. A los investigadores experimentados le toma tiempo desarrollar con cuidado y frecuentemente están desarrollándolo, para que cuando los necesiten con premura se encuentren preparados para aplicarlos, y no tengan que improvisar. Además, para poder construir un instrumento de medición se requiere conocer muy bien a la variable que se pretende medir y la teoría que la sustenta.

El segundo factor es que, se utilizan instrumentos desarrollados en el extranjero que no han sido validados a nuestro contexto: cultura y tiempo. Traducir un instrumento - aún cuando adaptemos los términos a nuestro lenguaje y los contextualicemos- no es de ninguna manera validarlo. Es un primer y necesario paso, pero sólo es el principio. Por otra parte, hay instrumentos que fueron validados en nuestro contexto pero hace mucho tiempo, hasta el lenguaje nos suena “arcaico”. Las culturas, los grupos y las personas cambian; y esto debemos tomarlo en cuenta al elegir o desarrollar un instrumento de medición.

47

Un tercer factor que puede influir está constituido por las condiciones en las que se aplica el instrumento de medición. Si hay mucho ruido, hace mucho frío, el instrumento es demasiado largo o tedioso, son cuestionarios que pueden afectar negativamente la validez y la confiabilidad. Por otra parte, aspectos mecánicos tales como sí en el instrumento esc rito: no se leen bien las instrucciones, falten páginas, no haya espacio adecuado para contestar, no se comprenden las instrucciones, etc., también pueden influir de manera negativa.

Instrumentos de medición psicológica.

Como ya se menciono anteriormente; en la parte de la introducción de este trabajo; los instrumentos de medición psicológica fueron elaborados con fines políticos y sociales, a principios de este siglo, conforme las investigaciones sobre atributos psicológicos se fueron desarrollando por investigadores, cada vez más fue tomando fuerza la importancia que tiene la elaboración de diferentes escalas que miden actitudes, percepciones, memoria, autoconcepto, inteligencia, etc. A continuación se abordará teóricamente como se elaboran las escalas tipo Likert, dado que el cuestionario que se utilizó para esta investigación es del mimo tipo.

Escala tipo “Likert”.

Este método fue desarrollado por Rensis Likert a principios de los treinta; sin embargo, se trata de un enfoque vigente y bastante popularizado. Consiste en un conjunto de ítems presentados en forma de afirmaciones o juicios ante los cuales se pide la reacción de los sujetos a los que se les administra. Es

48

decir, se presenta cada afirmación y se pide al sujeto que exteriorice su reacción eligiendo uno de los cinco puntos de la escala. A cada punto se le asigna un valor numérico. Así, el sujeto obtiene una puntuación respecto a la afirmación y al final se obtiene su puntuación total sumando las puntuaciones obtenidas en relación con todas las afirmaciones.

Las afirmaciones califican al objeto de la actitud que sé esta midiendo y

deben expresar sólo una relación lógica, además es muy recomendable que no excedan de -aproximadamente- 20 palabras. Es indispensable comentar que el número de categorías de respuesta debe ser el mismo para todas las afirmaciones.

Las afirmaciones pueden tener dirección: favorable o positiva y desfavorable o negativa, esta dirección es muy importante para saber cómo se codifican las alternativas de respuesta. Si la afirmación es positiva significa que califica favorablemente al objeto de actitud, y entre más de acuerdo estén los sujetos con la afirmación, su actitud es más favorable.

Las puntuaciones de las escalas Likert se obtienen sumando los valores obtenidos respecto a cada frase. Por ello se lo denomina escala aditiva. La escala Likert es, en sentido estricto, una medición ordinal, sin embargo, es común que se le trabaje como si fuera de intervalo. Asimismo, a veces se utiliza un rango de 0 a 4 o de -2 a +2 en lugar de la 5. Pero esto no importa porque se cambia el marco de referencia de la interpretación. Un aspecto muy importante de la escala es que asume que los ítems o afirmaciones miden la actitud hacia un único concepto subyacente, si se van a medir actitudes hacia varios objetos, deberá incluirse una escala por objeto aunque se presenten

49

conjuntamente, pero se califican por separado. En cada escala se considera que todos los ítems tienen igual peso.

En términos generales la construcción de una escala Likert, es generando un elevado número de afirmaciones que califican al objeto de actitud y se administran a un grupo piloto para obtener las puntuaciones del grupo en cada afirmación. Estas puntuaciones se correlacionan con las puntuaciones del

grupo a toda la escala (la suma de las puntuaciones de todas las afirmaciones), y las afirmaciones cuyas puntuaciones se correlacionen significativamente con las puntuaciones de toda la escala, se seleccionan para integrar el instrumento de medición. Asimismo, debe calcularse la confiabilidad y validez de la escala.

Existen dos formas básicas de aplicar una escala Likert. La primera es de manera autoadministrada: se le entrega la escala al respondiente y éste marca respecto a cada afirmación, la categoría que mejor describe su reacción o respuesta. Es decir, marcan su respuesta. La segunda forma es la entrevista; un entrevistador lee las afirmaciones y alternativas de respuesta al sujeto y

anota lo que éste conteste, cuando se aplica vía entrevista, es muy necesario que se le entregue al respondiente una tarjeta donde se muestran las alternativas de respuesta o categorías. Al construir una escala Likert se debe asegurar que las afirmaciones y alternativas de respuesta serán comprendidas por los sujetos a los que se les aplicará y que éstos tendrán la capacidad de discriminación requerida.

50

CAPÍTULO TRES.

MÉTODO.

Planteamiento del Problema.

¿Tiene validez de constructo y confiabilidad el inventario multidimensional de celos aplicado a jóvenes universitarios de la ciudad de Colima?

Objetivos.

1) El problema a que este estudio se aboca presenta en primer lugar a

identificar las reacciones de celos de los individuos, considerando que los mismos tienen componentes cognitivos, psicológicos y sociales; tomando en cuenta que el organismo es evaluador de estímulos percibidos de su medio ambiente y que la evaluación se hace de acuerdo a la importancia que éstos tienen para el individuo. 2) Hacer un análisis psicométrico que permi ta validar y confiabilizar la escala sobre celos.

Hipótesis.

A continuación se describen explícitamente las hipótesis de esta investigación. En primer lugar, se planteará la hipótesis conceptual. Es decir,

51

aquella que se plantea empleando términos definidos a nivel teoría-hipótesis- construcción (Kerlinger, 1992). En segundo lugar, se planteará la hipótesis de investigación (Siegel, 1976) u operativas (medidas) (Kerli nger, 1992) derivada de la primera.

a) Hipótesis Conceptual.

La hipótesis conceptual que subyace a la pregunta general de

investigación planteada, señala que la situación de celos, se define por la percepción subjetiva de una pérdida real o potencial de una persona amada, ante un rival real o imaginario (Hupka, 1981). De esta mane ra se puede decir que la situación de celos es un fenómeno cognitivo, psicológico y social. Es un estado emocional basado en las ideas respecto a cómo deben actuar los individuos entre sí, las cuales están determinadas tanto por las normas culturales como por las motivaciones personales (Reidl, 1989).

b) Hipótesis de Investigación.

1) Existe una configuración estadísticamente diferente en las respuestas

dadas al inventario multidimensional de celos.

2) Existe una función discriminante estadísti camente significativa de los factores que se formaran en el inventario multidimensional de celos.

52

Variables.

a) Definición Conceptual de las variables.

Celos: se experimentan ante la pérdida potencial o real de una persona amada ante un rival, real o imaginario (Hupka, 1981).

Validez: se refiere al grado en que una medición se relaciona consistentemente con otras mediciones de acuerdo con hipótesis derivadas teóricamente y que conciernen a los conceptos (o constructos) que están siendo medidos (Carmines y Zeller, 1979). Es decir el concepto de celos.

Confiabilidad: es el grado en el cual un instrumento de medición psicológica mide algo en forma consistente (Aiken, 1996).

b) Definición operacional de las variables.

Celos: fueron obtenidos por las respuestas que se dieron al Inventario Multidimensional de Celos.

Validez: fue la referida al criterio de Constructo y se obtuvo a través del

Análisis Factorial de una vía (One -way).

Confiabilidad: se obtuvo a través del Coeficiente Alfa de Cronbach.

53

Muestra.

A continuación se describe la forma en que se seleccionó la muestra investigada, así como sus características más importantes.

Para esta investigación se procedió a hacer una lista de las diferentes facultades que tiene la Universidad de Colima en todo el estado, así todas las escuelas o facultades tuvieron las mismas oportunidades de ser elegidas, pero por condiciones de tiempo solo se eligió una facultad que no fuera de la ciudad

de Colima, siendo la Facul tad de Veterinaria y Zootecnia ubicada en Tecomán, Col.

Una vez que se eligieron a las cinco facultades participantes, se procedió a elegir de la población, la muestra que representaría a las diferentes facultades, de los grupos que formaron la muestra fueron elegidos por los propios directores de los diferentes planteles, los cuales tomaron al grupo que estuviera en ese momento, en disposición para participar en la presente investigación. Ante tal situación, la muestra elegida se considerará intencionada.

a) Selección de la muestra.

La muestra tomada intencionadamente quedó constituida por 200 sujetos, estudiantes universitarios de ambos sexos, de la facultad de Psicología, facultad de Trabajo Social, facultad de Administración y Contabilidad, facultad de Veterinaria y Zootecni a, y de la facultad de Ciencias de la Educación, pertenecientes a la Universidad de Colima. Y finalmente a profesionales

54

independientes. A los cuales se les solicitó su cooperación voluntaria para

responder al inventario multidimensional de celos.

b) Características de la muestra.

La muestra de 200 sujetos, quedó constituida por 131 sujetos del sexo

femenino y 69 sujetos del sexo masculino. Las edades de los sujetos variaron

de 17 a 40 años o más. La escolaridad de los sujetos fueron las siguientes:

bachillerato 92 (46.7%), licenciatura 84 (42.6%) y profesionístas 24 (10.7%). El

estado civil presentado fue de: solteros 158 (80.2%) y casados 42 (18.2%),

(TABLA 1).

TABLA 1. DISTRIBUClÓN DE LA MUESTRA ESTUDIADA.

VARIABLES

F

P(%)

Sexo:

Masculinos.

69

33.3%

Femeninos.

131

66.5%

Escolaridad:

Bachillerato. Licenciatura. Profesionistas. Edad de los sujetos:

92

46.7%

84

42.6%

24

10.7%

17-20 años. 21-25 años. 26 o más. Estado civil:

84

46.7%

93

42.6%

23

10.2%

Solteros.

158

80.2%

Casados.

42

19.8%

55

Escenario.

El escenario en que se trabajo fue en las aulas de cada uno de los diferentes planteles que salieron seleccionados y la forma de trabajo fue en grupo.

Tipo de Investigación.

El tipo de investigación es Descriptiva. La investigación descriptiva busca especificar las propiedades importantes de personas, grupos, comunidades o

cualquier otro fenómeno que sea sometido a análisis. Mide o evalúa diversos aspectos, dimensiones o componentes del fenómeno o fenómenos a investigar.

Desde el punto de vista científico, describir es medir. Es necesario hacer notar que los estudios descriptivos miden de manera más bien independiente los conceptos o variables con los que tienen que ver. Aunque, desde luego, pueden integrarse asl mediciones de cada una de dichas variables para decir cómo es y se manifiesta el fenómeno de interés, su objetivo no es indicar cómo

se relacionan las variables medidas.

Diseño.

En la presente investigación no es aplicable un diseño experimental debido

a que es un estudio descriptivo y no hay manipulación de variables.

56

Instrumento.

El instrumento que se aplicó fue el Inventario Multidimensional de Celos, elaborado por Díaz Loving; et al. (1989), que consta de 40 reactivos tipo Likert con cinco opciones de respuesta, el cual tiene como extremos completamente en desacuerdo y completamente en acuerdo. Las respuestas fueron codificadas con 1 para la primera opción hasta 5 para la última opción y 0 para la opción “No contesto”. La escala tiene cinco factores: factor 1.

Emocional/Dolor (9 reactivos); factor ll (11 reactivos); factor III (8 reactivos); factor IV (8 reactivos); factor V (4 reactivos).

La Validez de constructo del cuestionario, se obtuvo a través de una análisis factorial. En donde los autores eligieron aquellos factores que tuvieron valores superiores a 2.0. El instrumento final quedo constituido por los cinco factores antes mencionados y que explicaron el 62% de la varianza total de la prueba; dentro de cada factor fueron seleccionados en primero lugar aquellos reactivos que presentaron pesos factoriales superiores a ± 0.30 y en segundo lugar tuvieron congruencia conceptual en cada dimensión.

Para la confiabilidad del instrumento y a fin de corroborar la consistencia interna de cada una de las escalas, los autores realizaron una serie de Coeficientes de Alfas de Cronbach, en donde la misma fue superior en todos los casos a 0.70. Dada que no son los fines de esta investigación el comparar los resultados que obtuvieron los autores del instrumento original se recomienda al lector revisar el artículo original de Díaz Loving; Rivera Aragón y Flores Galaz, (1989).

57

Procedimiento.

1. Se solicitó a la dirección de la Facultad de Psicología los oficios correspondientes para la realización de dicha investigación.

2. Se seleccionó a las facultades y/o escuelas participantes.

3. Se explicó a los directivos de las facultades y/o escuelas el objetivo de la

investigación.

4. Se seleccionó a los grupos y se acordó el horario para la aplicación de la

escala.

5. Aplicó la escala en forma grupal.

6. Recolectó y codificó a los resultados.

7. Analizó psicométricamente los resultados.

8. Tabuló a los mismos.

9. Se hicieron las conclusiones y sugerencias.

58

Resultados.

análisis

estadísticos efectuados con los datos recogidos para poder contestar al problema de investigación planteado en el presente estudio.

A

continuación

se

presentan

los

resultados

obtenidos

de

los

a) Análisis de la distribución de las frecuencias para las repuestas.

Primero, se hizo un Análisis de la distribución de frecuencias para cada reactivo que compone el cuestionario multidimensional de celos, para elegir a los mismos con mejor distribución teórica; mediante el cual se obtuvo que todos los reactivos no mostraron una tendencia a favor hacia algunas de las respuestas. Se consideró que para eliminar un reactivo y no poder pasar al siguiente análisis fue, que si el reactivo presentaba un porcentaje menor a 5 y mayor a 75, en las cinco posibles opciones de respuestas (Totalmente en desacuerdo, En desacuerdo, Ni en acuerdo ni en desacuerdo, De acuerdo, Totalmente de acuerdo), entonces, el reactivo quedaba eliminado y ya no podía seguir el siguiente análisis. Pero no sucedió así como se puede apreciar en la tabla 2, solo en el caso de la opción “NO CONTESTO”, sí un reactivo aparecía con un porcentaje igual o mayor a 3.00 se eliminaba, no teniendo en este caso que eliminar a ninguno de los reactivos que componen el cuestionario.

59

TABLA 2.

DISTRIBUCIÓN GENERAL DEL ANÁLISIS DE FRECUENCIA PARA CADA UNO DE LOS REACTIVOS.

 

No Con-

Totalmente en

Desacuer-

Ni en Acuerdo. Ni en Desac.

Acuer-

Totalmen-

Reactivos

testo.

Desacuerdo.

do.

do.

Acuerdo.

1

 

5.6

13.7

17.8

41.6

21.3

2

11.7

13.7

16.8

43.7

14.2

3

17.8

30.5

25.9

15.7

10.2

4

.5

12.7

26.9

25.4

27.9

6.6

5

7.1

13.7

14.2

45.7

19.3

6

9.1

12.7

21.8

41.1

15.2

7

21.3

27.4

26.4

19.3

5.6

8

35

29.4

18.8

11.7

5.1

9

22.8

38.5

23.4

20.3

5.0

10

20

27.9

26.9

20

5.2

11

8.6

20.3

27.4

29.9

13.7

12

16.2

32.5

16.8

20.8

13.7

13

12.2

15.7

21.8

34.0

16.2

14

14.7

24.4

27.4

25.9

7.6

15

16.8

31.0

27

19.3

5.6

16

13.7

31.0

29.9

20.3

5.1

17

.5

15.7

28.4

25.4

24.4

5.6

18

20

26

28.4

20.3

5.3

19

29

29

19.8

16.2

5.4

20

28.9

26.9

24.4

12.2

7.6

21

9.1

11.7

16.8

31.5

31.0

22

7.1

7.1

13.7

39.1

33.0

23

11.2

13.7

24.4

32.5

18.3

24

11.2

20.8

24.4

30.5

13.2

25

9.6

22.3

26.4

31.0

10.7

26

10.7

13.7

18.3

38.6

18.8

27

13.2

26.4

39.1

16

5.4

28

7.6

10.2

21.3

38.1

22.8

29

6.1

5.3

5.6

29

54

30

5.1

7.1

14.7

34.0

39.1

31

5.7

5.1

12.2

34

43

32

5.1

5.1

7.6

44.7

37.6

33

5.1

5.0

5.1

28.4

56.4

34

5.1

6.6

15.2

36.1

37.1

35

5.0

13.7

24.4

38.6

18.3

36

.5

10.2

6.1

25.4

40.1

17.8

37

37.6

21.3

18.8

15.7

6.6

38

13.2

20.3

29.9

25.4

11.2

39

.5

11.2

19.8

34.5

24.4

9.6

40

15.7

21.8

35.5

16.8

10.2

60

b) Análisis de la Confiabilidad Total de la Prueba.

Para este análisis se continuo trabajando con todos los reactivos de la escala. Con el fin de confiabilizar el instrumento se hizo un análisis de los reactivos, los cuales fueron elegidos solo aquellos que presentaron una correlación de ítem total superior o igual a .3000 con una correlación positiva; posteriormente los ítems que obtuvieron una correlación negativa fueron

cambiadas las formas de respuestas es decir, con el fin de obtener valores positivos; en el caso del reactivo 12 se le procedió a modificar los valores de sus respuestas quedando de la siguiente manera 5=1; 4=2,; 3=3; 4=2; y 5=1. Se volvió a realizar el análisis; dejando todos los reactivos exactamente igual para continuar con el proceso estadístico. Una vez hecho el proceso se identifico si el reactivo continua o no con su valor de correlación negativa y sí se vuelve positiva que valor adquiere nuevamente. En este caso los siguientes reactivos una vez hecho el segundo proceso estadístico que quedaron eliminados por no cumplir con la correlación ítem total superior o igual a .3000 0 que en su caso la correlación fue negativa, fueron los siguientes: 12, 29, 30,

31, 32, 33, 34 35, y 36. Finalmente, una vez eliminados los reactivos antes mencionados se procedió a obtener la configuración final de los reactivos que componen el cuestionario original (anexo 1) quedando los siguientes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11; 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27 y 28; 37, 38, 39 y 40; con sus respectivas correlaciones ítems total de la prueba, así como su Alfa de Cronbach (TABLA 3). Además, el análisis de la confiabilidad total de la prueba arrojó un Alfa Total de .8977 mostrando que fue consistente y aceptable para todos los casos.

61

TABLA 3. ANÁLISIS DE LA CONFIABILIDAD TOTAL DE LA PRUEBA.

Reactivos.

Item-Total Correlation.

Alpha.

1

.3089

.8969

2

.3675

.8960

3

.4321

.8949

4

.4633

.8943

5

.4542

.8945

6

.3890

.8956

7

.5384

.8930

8

.4113

.8959

9

.4323

.8948

10

.5825

.8923

11

.5258

.8932

13

.5396

.8929

14

.4833

.8939

15

.4538

.8945

16

.5364

.8932

17

.5285

.8932

18

.4423

.8947

19

.3596

.8961

20

.4819

.8939

21

.3805

.8959

22

.4396

.8947

23

.5271

.8931

24

.6131

.8916

25

.4445

.8946

26

.5207

.8932

27

.4626

.8932

28

.2949

.8972

37

.3059

.8973

38

.4889

.8938

39

.4781

.8941

40

.3808

.8957

Alpha Total = .8977

62

c) Análisis de la confiabilidad por factores y total.

Para obtener el análisis de la confiabilidad por factores y total se procedió a

identificar los reactivos que componen a las dimensiones originales

encontradas por Díaz Loving, et. al. (1989), las cuales fueron: Factor 1

“Emocional/Dolor” componiéndose de los siguientes reactivos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7,

8, y 9. El factor ll “Enojo”, con los siguientes reactivos 10, 11, 12, 13, 14, 15,

16, 17, 18, 19 y 20. El factor III “Egoísmo/Posesión”, tuvo los reactivos 21, 22,

23, 24, 25, 26, 27 y 28. Para el factor IV “Confianza”, los reactivos fueron los

siguientes 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35 y 36. Finalmente el factor V “Intriga”, se

compuso de los reactivos 37, 38, 39 y 40 (anexo 1). Se hizo el proceso

estadístico para obtener los Alfas de Cronbach respectivos para cada uno de

los factores o dimensiones que componen el cuestionario, encontrándose que

para cada uno de los anteriores los Alfas de Cronbach fueron superiores a

0.7500 mostrándose aceptables y consistentes (TABLA 4).

TABLA 4. FACTORES ORIGINALES.

INDICADORES DE CONSISTENCIA INTERNA DEL

INVENTARIO MULTIDIMENSIONAL DE CELOS.

Factores.

Alpha de Cornbach.

I Emocional/Dolor.

.78050

II Enojo.

.79150

III Egoísmo/Posesión.

.78960

IV Confianza.

.81800

V Intriga

.75270

63

Después de que se realizo el análisis de Confiabilidad Total de la prueba y

el análisis factorial con rotación tipo Varimax, se encontraron seis factores en el

instrumento, y de los factores originales solo se mantuvieron en el caso del

factor cuatro “Intriga” solo el reactivo 32; para el factor cinco “Egoísmo”, solo el

reactivo 40; y para el factor seis “Emocional/Dolor”, los reactivos 1, 2, y 6 se

mantuvieron. Después se sometieron al análisis por factores para obtener el

Alfa de Cronbach. Los factores que presentaron pesos superiores a 0.7000

fueron los siguientes: factor uno, dos y tres; presentando consistencia y

aceptando a los mismos como confiables. En el caso de los factores cuatro,

cinco y seis los pesos Alfas fueron inferiores a 0.7000; mostrando

inconsistencia y no aceptándolos como confiables (TABLA 5).

TABLA 5.

FACTORES NUEVOS.

INDICADORES DE CONSISTENCIA INTERNA DEL

INVENTARIO MULTIDIMENSIONAL DE CELOS.

Factores

Alpha de Cronbach.

I Enojo.

.7761

II Fatalismo.

.7324

III Desconfianza.

.7941

IV Egoísmo.

.5120

V Intriga.

.6393

VI Dolor.

.6693

64

d) Análisis Factorial con rotación tipo Varimax.

Para obtener la validez de constructo se procedió a hacer un análisis

factorial con rotación tipo Varimax. Los criterios elegidos para considerar a un

factor resultante como descriptivo de alguna dimensión del concepto estudiado

fueron:

1) Que presentaran un valor Eigen igual o mayor a 1;

2) que explicaran un grado significativamente importante de la varianza y,

3) describir un aspecto del fenómeno de manera conceptual clara.

Dentro del análisis de los reactivos se eligieron aquellos que tuvieron

valores propios superiores a .3000. De este análisis se obtuvieron ocho

factores de los cuales se seleccionaron los primeros seis con base en su

autovalor y el punto de quiebre de la varianza; los cuales tuvieron valores

Eigens superiores a 1.0000 y explican el 61.6% de la varianza obteni da

(TABLA 6).

TABLA 6

VALORES EIGEN ENCONTRADOS Y

VARIANZA EXPLICADA POR FACTOR.

Factores.

Valores Eigen.

% de la…. Varianza.

I

8.11640

26.2

ll

2.63461

8.5

III

1.99500

6.4

IV

1.57927

5.1

V

1.39437

4.5

65

Cabe aclarar que, se reorganizó la escala multidimensional de celos, dado que quedaron 9 reactivos eliminados en el análisis de la confiabilidad total de la prueba, quedando la escala actual (anexo dos), conformada con 31 reactivos. En el caso de los reactivos 20, 21, 22 y 23, el 25 y 27 formaron el factor uno. Los reactivos 3, 4, 5, 8, 9 y 13 formaron el factor dos. El factor tres quedo conformado con los reactivos 7, 10, 14, 15, 16, 17 y 18. Para el factor cuatro los reactivos fueron los siguientes: 28, 29 y 30. En el caso del factor

cinco lo forman los reactivos 19, 24, 26 y 31. Y por último el factor seis lo formaron los reactivos 1, 2, 6, ll y 12 (ver TABLA 7). En la misma tabla se pueden observar los pesos factoriales que obtuvo cada uno de los reactivos en sus respectivas dimensiones o factores.

TABLA 7

ANÁLISIS FACTORIAL CON ROTACIÓN TIPO VARIMAX.

Carga factorial

I

II

III

IV

V

VI

F-I. Enojo.

           

Reactivos.

20

.72309

21

.73762

22

.64694

23

.46286

25

.55731

27

.58777

F-II. Fatalismo.

Reactivos.

3

.54447

4

.67235

5

.50903

8

.67317

9

.42601

13

.47009

66

F-III. Desconfianza. Reactivos.

       

7

.42885

10

.49777

14

.63490

15

.57600

16

.40141

17

.49743

18

.69488

F-IV. Intriga.

Reactivos.

28

.60875

29

.82472

30

.82314

F-V. Egoísmo.

Reactivos.

19

.70758

24

.66691

26

.62303

31

.45811

F-VI. Dolor.

Reactivos.

1

.69854

2

.73895

6

.62927

11

.78642

12

.70281

e) Una vez que se realizó el análisis factorial con rotación tipo Varimax, se procedió a realizar el Análisis de Varianza de una entrada (Oneway) con las variables sexo, edad y estado civil, con el objetivo de identificar cual de ellas contribuyeron de manera significativa en cada uno de lo s factores que se encontraron.

En el caso de la variable sexo que se dividió en 1=mujeres y 2=hombres, se encontró que en el factor uno “Enojo” las mujeres son más propensas a

67

enojarse cuando sienten celos que los hombres. Para el factor dos “Fatalismo”,

no presentó ninguna diferencia entre ambos sexos. El factor tres

“Desconfianza”, tampoco se observó una diferencia significativa entre los

hombres y las mujeres. En cuanto al factor cuatro “Intriga”, se obtuvo una

diferencia significativa entre ambos sexos, en donde los hombres son más

intrigosos que las mujeres cuando estos tienen celos. Para el factor cinco

“Egoísmo”, no se encontró una diferencia significativa para ambos sexos.

Finalmente, el factor seis “Emocional/Dolor”, se obtuvo una diferencia

significativa, en el cual los hombres reaccionan más emocionalmente cuando

los mismos tienen celos que las mujeres y, por lo tanto, llegan a sentir mayor

dolor que las mujeres (TABLA 8).

TABLA 8.

PRINCIPALES EFECTOS ENCONTRADOS EN LA VARIABLE SEXO.

Factores

DF

Mean Square.

F

Signif de “F”

I

1

3.915

5.707

**.018

II

1

1.257

2.162

.143

III

1

1.045

1.773

.185

IV

1

3.048

4.879

**.028

V

1

2.199

3.475

.064

VI

1

3.024

5.072

**.025

** significativo a .05

En el caso de la variable edad, la cual se dividió en tres grupos de edad

(g1=17-20 años; g2=21-25 años; g3=26-más años), se encontró que en el

68

factor uno “Enojo”, el grupo 2 de 21 a 25 años tuvo una diferencia significativa

que los dos grupos restantes, en donde este mismo presenta mayor enojo

cua ndo sienten celos. El factor dos “Fatalismo”, no se encontró una diferencia

significativa entre los tres grupos de edad. Para el factor tres “Desconfianza”,

tampoco se encontró una diferencia significativa para estos grupos. En el

factor cuatro “Intriga”, los resultados indican que el grupo 1 de 17 a 21 años

son más intrigosos cuando tienen celos que los dos grupos restantes. Para el

factor cinco “Egoísmo”, no se obtuvo ninguna diferencia significativa para los

tres grupos. Finalmente en el caso del factor seis “Emocional/Dolor”, no se

encontró ninguna diferencia en los tres grupos de estudio (TABLA 9).

TABLA 9.

PRINCIPALES EFECTOS ENCONTRADOS EN LA VARIABLE EDAD.

Factores

DF

Mean Square.

F

Signif de “F”

I

2

2.855

4.197

**.016

II

2

.832

1.429

.242

III

2

.079

.133

.876

IV

2

2.048

3.289

**.039

V

2

1.200

1.889

.154

VI

2

1.449

2.416

.092

** significativo a .05

Los resultados encontrados en la variable estado civil, la cual quedo

conformada por solteros y casados, demostró que el factor uno “Enojo”, los

solteros son más enojones cuando tienen celos que los casados. También en

69

el caso del factor cinco “Egoísmo”, se obtuvo que los casados se vuelven más

egoístas cuando estos presentan celos que los solteros (TABLA 10).

TABLA 10.

PRINCIPALES EFECTOS ENCONTRADOS EN LA VARIABLE ESTADO CIVIL.

Factores

DF

Mean Square.

F

Signif de “F”

I

1

3.032

4.391

**.037

II

1

.526

.899

.344

III

1

.004

.007

.934

IV

1

.508

.797

.373

V

1

3.876

6.207

**.014

VI

1

1.720

2.853

.093

** significativo a .05

70

Discusión de los resultados.

Una vez obtenidos los resultados y haberlos procesado estadísticamente, se puede observar que la hipótesis de investigación queda confirmado con los hallazgos encontrados. Es decir para la primera hipótesis de investigación la cual plantea la existencia de diferencias en la organización factorial de las respuestas dada al inventario multidimensional de celos que mide a los mismos; se encontró que las respuestas en el caso de los jóvenes

universitarios de la ciudad de Colima sí tuvieron una diferencia en la organización de sus respuestas. Estas se pueden observar claramente en la tabla 3, dado que del cuestionario original, el cual presentaba 40 reactivos, se eliminaron 9 reactivos al hacer el análisis de la confiabilidad total de la prueba. Al hacer el análisis factorial con rotación tipo Varimax se obtuvo una configuración estadísticamente diferente al cuestionario original, presentándose seis dimensiones o factores, los cuales presentan una configuración de reactivos diferentes a los encontrados por los autores en la escala original.

Con esto queda claro como lo manifiesta Hupka (1981), que los celos tienen un componente afectivo, psicológico y social. En este sentido, en la población de jóvenes universitarios de la ciudad de Colima la percepción subjetiva de sus respuestas y cómo evalúan a los mismos dependen del propio contexto cultural y del aprendizaje que lleva consigo la internalización de los mismos . Esta valoración dada en las respuestas a los ítems por los sujetos ha permitido identificar que el cuestionario multidimensional sobre celos, sí presenta validez.

71

En cuanto a la segunda hipótesis planteada en este trabajo, se corroboro que al hacer el proceso de confiabilidad a través del Alfa de Cronbach, en el caso de los reactivos se puede observar que los Alfas de Cronbach tuvieron pesos superiores a .3000 (tabla 4). En segundo lugar, los seis factores obtenidos presentaron una valor Eigen superior a 1.000 y los mismos explican el 59.3% de la varianza obtenida. Con lo anterior queda confirmada la segunda hipótesis, por lo tanto sí se encontró que existe una función

discriminante estadísticamente significativa de los factores que componen el inventario multidi mensional de celos.

Los seis factores encontrados fueron contrastados teóricamente y los mismos presentaron una congruencia conceptual; es decir, los celos presentan una serie de componentes básicos a nivel cognitivo, afectivo y social. En este caso los seis factores poseen estos elementos psicológicos en su configuración.

El factor I recibió el nombre de “Enojo” en donde se puede observar este

aspecto en los siguientes reactivos que componen a dicho factor:

20. Me sería difícil perdonar a mí pareja se ésta me fuera infiel.

21. Me molesta cuando mí pareja coquetea con alguien.

22. Me molesta que mi pareja tenga una conversación íntima con alguien del sexo opuesto.

23.

Resiento cuando mí pareja pasa demasiado tiempo con sus amigos(as) en vez de conmigo.

25.

Me sentiría muy mal si mi pareja se fuera con otro(a).

27. Me sentiría molesto(a) si en un baile no me está prestando suficiente

atención mi pareja.

72

En los anteriores reactivos se observa claramente que el componente principal que subyace a los mismos se refiere al enojo. Es decir, la mayoría de los reactivos se componen de una molestia o resentimiento hacía la pareja

cuando está no presta atención, coquetea, si pasa más tiempo con otras personas, etc., en este sentido la percepción que se tiene de la pareja se debe

a un componente cognitivo, el cual es manifestado a nivel emocional por el enojo y por la posibilidad de pérdida ante un rival.

El factor II recibió el nombre de “Fatalismo”, después de haber hecho un

análisis

siguientes:

conceptual

y

teórico.

Los

reactivos

que

lo

componen

son

los

3. Si me engañará mi parejas sería de lo mas devastador que me pudiera ocurrir.

4.

Me deprimo cuando pienso lo que pasaría si pierdo a mi pareja.

5.

Me sentiría muy mal si mi pareja se fuera con otro(a).

8.

Sentiría ganas de morirme si mi pareja me dejara.

9.

Mis emociones ciegan los hechos de la situación cuando siento celos.

13. Siento resentimiento hacia las personas que reciben más atención que yo.

En estos reactivos la percepción que se tiene es de fatalismo, es decir, si la pareja es perdida o la misma es capaz de engañar, entonces sobreviene una catástrofe para uno de los miembros de la pareja, y por lo tanto se presentan sentimientos tales como el morir, se siente deprimido, es algo devastador. El componente que aquí se muestra es cognitivo, dado que, antes de que sucedan tales eventos, los mismos son evaluados como una catástrofe o como

si fuera el fin del mundo.

73

Para el factor III, recibió el nombre de “Desconfi anza”, y los reactivos que lo componen son:

7. Cuando mi pareja se esta divirtiendo en una fiesta y yo no estoy ahí, me siento deprimido(a).

10.

Me enoja cuando mi pareja habla bien de alguien del sexo opuesto.

14.

Soy muy posesivo(a).

15.

Me enojaría mucho si mi pareja se pusiera muy contento(a) de la posibilidad de ver a un antiguo amigo(a) del mismo sexo.

16. Si mi pareja se mostrará amable con alguien del sexo opuesto, sentiría celos.

17. Cuando mi pareja habla sobre experiencias felices en el pasado, me siento triste de no haber sido parte de ellas.

18. Tiendo a criticar a los novios(as) que tuvo mi pareja.

Para este componente se observa un componente psicosocial, dado que para los sujetos el percibir que su pareja habla con desconocidos, se reúne con

antiguos amigos, es amable con personas de su sexo contrario, entonces sobreviene una desconfianza infundada en un aprendizaje social, trasmitido por la cultura y/o el medio en que se ha desarrollado el sujeto.

En el caso del factor IV, recibió el nombre de “Intriga”. Y se compone de los reactivos:

28. Me he imaginado que mi pareja trama cosas a mis espaldas.

29. Siento mucha curiosidad por saber lo que hace mi pareja cuando sale con amigos(as) de su mismo sexo.

74

30. Siento mucha curiosidad por saber de lo que habla mi pareja cuando sale con amigos(as) de su mismo sexo.

El factor IV muestra una clara tendencia hacia la intriga, es decir, el sujeto se siente abrumado por saber que hace su pareja en ausencia del mismo, así como, le acarrea mucha curiosidad por saber que dice y que trama cuando no

este no la puede ver.

El nombre que recibió el factor V fue “Egoísmo”. Componiéndose de los siguientes reactivos:

19.

Me molesta que mi pareja se divierta cuando yo no estoy.

24.

Me desagrada cuando mi pareja más tiempo en sus entretenimientos que conmigo.

26.

No me gusta que mi pareja pase mucho tiempo con sus amistades.

31.

Se me haría muy sospechoso el que mi pareja fuera a ayudar a alguien del

sexo opuesto con su trabajo.

La percepción hacía el egoísmo se ve matizada en este factor, por la necesidad de que la pareja no ayude a nadie, no conviva o pase demasiado tiempo con otras personas. Entonces, el egoísmo es traducido como una pertenencia, es decir, el sujeto considera que solo le pertenece a él su paraje y tiene el derecho de no compartir a su amada(o).

Finalmente, el factor VI recibió el nombre de “Dolor”, y se compone de los siguientes reactivos:

75

1. Si me traicionará mi pareja, pasaría mucho tiempo antes de que el dolor desapareciera.

2. Si mi pareja me fuera infiel me sentiría muy desdichado(a).

6.

Me pondría muy ansioso(a) al saber que mi pareja estuviera interesado(a) más por otra persona que por mi.

11.

Me molesta cuando alguien abraza a mi pareja.

12.

Me siento mal cuando veo que mi pareja besa a alguien del sexo opuesto

que yo no conozco.

Para el factor VI, su componente principal es una reacción emocional manifestada por el dolor, dado que el sujeto es capaz de sentirse mal, se queda con ese resentimiento durante mucho tiempo antes de que aprenda a perdonar. En este sentido, el dolor es integrado como parte del amor, en donde un sujeto que “no sufre no ama”. Y por lo tanto, se considera como un componente que socialmente es aceptado en la actualidad.

Por otro lado, el análisis de la varianza que se hizo permite observar que no

en todos los casos las variables sexo, edad y estado civil fueron significativas en las diferentes dimensiones o factores obtenidos. Tomando en cuenta que, las diferentes variables ante mencionadas concuerdan con la hipótesis conceptual, la cual específica que la situación de celos se define por una percepción subjetiva de una pérdida real o potencial de una persona amada, ante un rival real o imaginario (Hupka, 1981). Así como, ReidI (1989), menciona que esta situación de celos esta determinada por las normas culturales como por las motivaciones personales de los individuos en su forma de cómo deben actuar ante estas ideas que tienen los mismos sobre los Celos.

76

Finalmente, se demostró con este análisis, que tanto los resultados significativos como los no significativos, se debieron a las diferentes percepciones culturales y sexuales que tienen los individuos participantes de esta investigación de la ciudad de Colima.

77

Conclusiones y sugerencias.

Con base en los análisis realizados en el presente trabajo de investigación es posible concluir que los instrumentos validados y confiabilizados, así como los resultados obtenidos con ellos en una cultura particular no deben generalizarse a otra cultura de manera directa. Es adecuado que dicho instrumento sea reestudiado psicométricamente en la nueva cultura donde se pretenda utilizarlo pues como se vio en el presente trabajo aun cuando la

cultura de donde provenga el instrumento sea semejante a la nueva cultura, no son iguales y así como encontrarán semejanzas se encontrarán diferencias; es por ello que realizar generalizaciones directamente, sin saber en que aspectos son semejantes o diferentes dichas culturas, pudiera llevar a obtener conclusiones erróneas.

Así, tenemos que al validar y confiabilizar el cuestionario multidensional de celos en nuestra cultura, el concepto de celos muestro una estructura factorial diferente en la cultura colimense a la del estudio original, esto se debe a que la misma posee características particulares como grupo cultural.

Además, otra razón por la cual está configuración fue diferente se debió a que la percepción subjetiva que tienen los sujetos de Colima ant e los celos, y la forma en como evaluaron a los mismos, se vio influenciada por las normas establecidas y aprendidas del propio contexto como cultura.

Es importante resaltar que muchos de los autores antes mencionados hacen énfasis en que los celos son propios de una cultura y que los mismos presentan una serie de componentes tanto a nivel intelectual como afectivo, en

78

donde la propia cultura demuestra su amor a través de los mismos matizándolos desde un “te quiero” hasta un “te odio”. Es por eso que parte del presente trabajo se dio a la tarea de investigar como los mismos se presentaron y que tipo de configuración tuvieron en una cultura como la de Colima.

Desde esta perspectiva se pudo comprobar al igual como algunos autores

han señalado a ni vel teórico; que si hay diferencias entre los sexos al momento de percibir y de integrar una serie de respuestas que tienen que ver con los celos, aunque estas sean subjetivas, en el momento de ser evaluadas no dejan de ser importantes para el propio comportamiento de las personas; muchas de las conductas que se presentan ante esta situación llegan a ser de alejamiento, desconfianza, expresiones de enojo, cólera, irritabilidad, tristeza, etc.

En cuanto a algunas manifestaciones encontradas de orden co gnitivo se encontraron: pensamiento negativo, autoderrota, autoculpa, fatalismo, agresión encubierta, rabia, etc., las cuales solo forman una pequeña parte de todo un

comportamiento que es el del ser humano.

Otro aspecto importante para considerar es , que la presente investigación fue producto del trabajo de dos años de estudio de la maestría; en ocasiones destacar qué experiencias se dejan a una institución como formadora de recursos humanos es arriesgado proporcionar un veredicto a favor o en contra, sin embargo mucho del trabajo aquí presentado tiene experiencias más a nivel personal que institucional.

Además, considerando que en el estado de Colima, son contados los

estudios que se han realizado sobre celos, sin tomar en cuenta cuantos de los

79

mismos se han enfocado a la validación y confiabilidad de instrumentos psicológicos. Por lo tanto, desde esta perspectiva, esta investigación es una aportación tanto teórica como metodológica para la Maestría en Ciencias. Área, Psicología Aplicada.

Parafraseando a Octavio Paz (1985), comenta que no hay un solo México, sino que existen muchos Méxicos. Es decir, la aportación teórica aquí

presentada es mínima pero que de alguna forma u otra se comienza a proporcionar un perfil característico propio de l colimense. En el caso de lo metodológica, queda como un instrumento que necesita ser trabajado más, para poder generalizar los resultados a la población colimense.

Como sugerencias queda decir que, el haber realizado un trabajo como este, es demasiado arduo, difícil, no por el tema sino debido al trabajo estadístico llevado a cabo. Además, que el mismo sirva como estímulo para los compañeros y estudiosos del área, para que continúen con trabajos parecidos o se retorne al mismo en un futuro cercano; así como guía para aquellas

personas que estén interesadas en la validación y confiabilidad de instrumentos de medición psicológica.

80

Bibliografía

Aiken, Lewis R. (1996) Tests Psicológicos y Evaluación. Prentice

México. Octava Edición.

Hall:

Ankles, T.M. (1980) Un estudio de celos así como la diferenciación de la envidia. Psichology Today. 13-2. 38-47.

Beecher, M.; Beecher, W. (1971) La marca de Cain: una anatomía del

celoso. New York: Harper and Row.

Bernard, J. (1977) Celos y Matrimonio. Englewood Cliffs, N.J. Prentice Hall.

Bohm,

E.

(1967)

Celos.

Encyclopedia

of

Hawthorne Boorks, 54-56.

Sexual

Behavior.

Nueva

York:

Bohrnstedt, G.W. (1976) Evaluación de la confiabilidad y validez en la

medición de actitudes. En G.F. Summers (comp). Medición de

actitudes. México, D.F.: Trillas.

Bringle, R.G.; Roach. S.; Andler, C.; Evenbeck, S. (1977) Mediciones sobre la intensidad de las reacciones celosas. Journal Supplement Abstracts Service, 1832.

Bringle, R.G.; Williams, L.J. (1979) Parental offspring similarity on jealousy and related personality dimensions. Motivation and Emotion, 3, 265-286.

81

Bryson. J.B. (1977) Celos. Englewood Cliffs, N.J. Prentice Hall.

Carmines, E.G.; Zeller, R.A. (1979) Reliability and validity assessment. Beverly Hills, Calif. Quantitative Aplications en the Social Sciences. Vol. 17.

Clanton, G.; Smith, L. (1977) Celos y propiedad sexual. Social Forces, 14,

395-405.

Constantine, L.L. Celos: técnicas de intervención. En Clanton, G.; Smith, L. (1977) Celos y propiedad sexual. Social Forces, 14, 395-405.

Corzine, W.L. El fenómeno de los celos: Un análisis teórico y empírico.

Tesis de Doctorado. United States International University. San Diego.

Díaz-Loving, R.; Andrade Palos, P.; Muñiz, C.A.; Camacho, V.M. (1986)

Percepción de aspectos positivos y negativos de la pareja; reacción y consecuencias. La Psicología Social en México. Vol. I.

Díaz-Loving, R.; Rivera Aragón, S.; Flores Galaz, M. (1989) Desarrollo y análisis psicométrico de una medida multidimensional de celos. Revista Mexicana de Psicología. Vol. 6; No. 2.

Downing, Ch. (1977) Celos: Una perspectiva de cuidado psicológico. En G. Clanton y L.G. Smith (Edits). Celos. Englewood Cliffs. N.J.: Prentice Hall.

72-81.

Durbin, K. (1977) Sobre celos sexuales. En G. Clanton y L.G. Smith (Edits).

Celos. Englewood Cliffs. N.J.: Prentice Hall. 36 -47.

82

Ellis, A. (1977) Celos racionales e irracionales. En G. Clanton y L.G. Smith (Edits). Celos. Englewood Cliffs. N. J.: Prentice Hall. 170-181.

Ellis, A. (1962) La tragedia sexual Americana. New York: Grove Press.

Freud, S. (1922) El Complejo de Edipo. Amorrortu Editores: Buenos Aires.

O.C.

Gessel, A.L. (1966) Celos. Octubre. 437-496.

The Ameritcan Joumal of Psichology. XVll-4,

Giffin, K.; Patton, B.R. (1971) Fundamentos de comunicación interpersonal. New York: Harper and Row.

Gouldner,

A.W.

(1960)

The

norm

of

reciprocity:

a

preliminary

statement.

American Sociological Review, 25. 161-178.

Hernández Sampieri, R.; Fernández Collado, C.; Baptista Lucio, P. (1995) Metodología de la Investigación. Mc. Graw-Hill. México.

Hollander, E.P.(1968) Principios y métodos de Psicología Social. Buenos

Aires: Amorrortu.

Hupka,

R.B.

(1981)

Determinantes

Lifestyles, 4. 310-356.

culturales

de

los

celos.

Alternative

Jones, R. (1929) Celos. Review Francaise of Psychoanalyse. Tomo III.

83

Kerlinger, F.N. (1992)

Investigación

Interamericana. México.

del

Comportamiento. Mc. Graw-Hill.

Klein, M.; Riviere, J. (1953) Love Hate y Reparation. En Michaca, P. (1986) Desarrollo de la Personalidad: Teoría de las Relaciones de Objeto.

Pax: México.

Lazarus, R.S. (1995) Estrés y vulnerabilidad. En Sarason I.G.; Sarason, B.R. Psicología Anormal. Prentice Hall. Interamericana.

Lazarus, R.S. (1992) Estrés y vulnerabilidad. En Sarason I.G.; Sarason, B.R. Psicología Anormal. Trillas: México.

Lobsenz, N.M. (1986) Taming of de green eyed monster. The

American

Journal of Psichology. XVI-6, Octubre 1986.37-96.

Mathes, E.W.; Deuger, D.J. (1982) Celos: una creación de la cultura humana ?

Psychological Reports, 51.351-354.

Mathe s, E.W.; Severa, N. (1981) Celos, amor romántico y enamoramiento. Consideraciones teóricas y preliminares sobre una escala de desarrollo. Psychological Reports 49.29 -31.

Mead, M. (1977) Celos: Primitivos y civilizados. En G. Clanton y L.G. Smith (edits). Celos. Englewood Cliffs. N.J.: Prentice Hall.

Neill, A.S. (1977) Jealousy and Summerhill. En G. Clanton y L.G. Smith (edits).

Celos. Englewood Cliffs. N.J.: Prentice Hall.

84

Nunnally, J (1991) Teoría Psicométrica. Trillas: México.

Nunnally,

J.;

Bernstein,

Y.

(1995)

México. Tercera Edición.

Teoría

Psicométrica.

Mc.

Graw-Hill:

Oskamps, S. (1977) Attitudes and opinions. Englewood Cliffs, N. J.: Pt-entice- Hall.

Padua,

J.

(1979)

Técnicas

de

investigación

aplicadas

a

las

ciencias

sociales. Fondo de Cultura Económica. México.

Podolsky. E. (1980) El niño celoso. Siglo XXI: México.

Paz, O. (1985) El laberinto de la soledad. Fondo de Cultura Económica:

México.

Plutrich, R.; Kellerman, H. (1980) Teorías de la Emoción. Trillas: México.

Reidl Martínez, L.M. (1985) Diferencias culturales y sexuales en la pareja:

celos y envidia México-URSS. Tesis de Maestría, Facultad de Psicología, UNAM. México.

Reik, T. (1957) Of love and lust. En G. Clanton y L.G. Smith (edits). Celos. Englewood Cliffs. N.J.: Prentice Hall.

Rubin, 2. (1973) Linking and Loving: an invitation to Social Psychology. New York: Haltz, Ri nehart and Winston, Inc.

85

Schachter,

S.;

Singer,

J.

(1962)

Cognitive,

social

and

psychological

determinants of emotional state. Psychological Review. 69 -5, 379-399.

Schutz, C.F. (1958) A three dimensional theory of Interpersonal Behavior. New York: Halt, Rinehart and Winston, Inc.

Siegel,

S.

(1986)

Estadística

No

Sociales. Trillas: México.

Paramétrica

aplicada

a

las

Ciencias

Sokoloff, B. (1947) Celos: un estudio psi quiátrico. Nueva York: Howell, Soskin.

Tiesman,

M.W.;

Mosher,

D.L.

(1978)

Jealous

Psychological Reports, 40. 1211-1216.

Tipton,

R.M.;

Benedictson,

C.S.;

Mahoney,

J.;

coflict

in

Hartnett,

dating

couples.

J.J.

(1978)

The

development of a scale for the asse ssment of jealousy. Psychological

Reports, 42. 1217-1218.

Valencia Galindo, Blanca Estela.; Vargas Hernández, Xochilt. (1991) Celos y

envidia en la pareja cuando ella trabaja fuera de casa. Tesis de

Licenciatura, Facultad de Psicología, UNAM. México.

Viorst, J. (1977) Confessions of a jealousy wife. En G. Clanton y L.G. Smith (edits). Celos. Englewood Cliffs. N.J.: Prentice Hall. 17-26.

Vollmer, H. (1977). Jealousy in children. En G. Clanton y L.G. Smith (edits). Celos. Englewood Cliffs. N.J.: Prentice Hall. 53 -66.

86

Walster, E.; Walster, G.W. (1977) The Social Psycholoogy of Jealousy. En G. Clanton y L.G. Smith (edi ts) Celos. Englewood Cli ffs. N.J.: Prentice Hall.

53-66.

White, G.L. (1981) Jealousy parthner’s percei ved motives for attraction to a rival. Social Psychological Quarterly, 44-1 . 24 -30.

Whitehurst, R.N. (1977) Celos y valores americanos. En G. Clanton y L.G. Smith (edits). Celos. Englewood Cliffs. N.J.: Prenti ce Hall. 136-141.

87

ANEXOS

88

ANEXO UNO

CUESTIONARIO MULTIDIMENSIONAL DE CELOS (ORIGINAL).

INSTRUCCIONES: A

continuación

encontraras

una

serie

de

afirmaciones

referente

a

los

celos,

nos

interesa

saber

que

piensas

al

respecto,

Para

lo

cual

solicitamos

tu

cooperación

Responde

a

cada

afirmación

marcando

con

una

CRUZ

(X)

dentro

del

cuadro

que

le

corresponda

a

cada