Vous êtes sur la page 1sur 2

Comunicado a la Opinión Pública 

El ex Secretario de Vivienda de El Departamento de Caldas, frente a la moción de censura que se ha 
aprobado en su contra por parte de la Asamblea Departamental, hace saber a la opinión pública lo 
siguiente:
1 Que el resultado de la sesión plenaria de la Asamblea, en la cual se hizo esta aprobación, era 
absolutamente predecible y conocido por todos de antemano, sabiéndose a ciencia cierta 
que ninguna exposición razonable de motivos por contrarrestarlo, hubiese surtido efecto, 
pues La Asamblea Departamental debate ahora en forma politizada, parcializada e 
injusta. Este ha sido el motivo por el cual no asistí ese día 23 de Marzo a la misma, pues 
esta posición prefabricada, se ha venido cocinando desde mucho antes del primer debate 
del pasado 9 de Marzo, verdad ésta que se repite en todos los círculos políticos y de 
amigos por comentario de los mismos Diputados, a través de los cuales se sabe de sobra 
que la idea de todo esto, era estrenar la moción de censura para forzar indirectamente al 
Gobernador a atender todas sus exigencias,  mostrándole a Él, que tienen herramientas 
drásticas para utilizar  sin escrúpulos para tal fin. 
2 Que mi renuncia al cargo de Secretario de Vivienda del Departamento ha sido provocada 
por una persecución política por parte de la Asamblea Departamental, en plena vigencia 
de la Ley de Garantías Electorales, constituyéndose ésta, en un verdadero acoso laboral y 
en un daño moral evidente con supuestos infundados. 
3 Que el control político que deben ejercer los Diputados, está absolutamente desdibujado por 
sus mismas actitudes, las cuales solo reflejan un ánimo revanchista y pendenciero, pues al 
hacer juicios de valor con carácter absolutamente subjetivo y prefabricando mociones de 
censura desde su animadversión al gobierno, pisan determinantemente el terreno de la 
politiquería. La severidad política se ha transformado en ferocidad politiquera. 
4 No se concibe que en un país donde no prospera una moción de censura contra un ministro 
en el caso de Agro Ingreso Seguro, en el cual se movilizaron de manera abiertamente 
irregular miles de millones de pesos, ni tampoco siquiera se llame a control a nadie en el 
caso de la expedición de decretos de la emergencia en salud, que causaron efectos 
dramáticos en ese derecho fundamental de los colombianos,  si se le apruebe a un 
Secretario de Despacho Departamental que no hizo utilización alguna de un solo peso del 
erario público, participando solamente en la estructuración de un plan de vivienda, en su 
papel de Gestor que impulsa su desarrollo. Vale la pena recordar que varios Diputados 
representan partidos políticos que han defendido estos exabruptos y estos casos de 
corrupción galopante del Gobierno Central. 
5 Adicional a lo anterior, es claro que el llamado control político que simularon ejercer 
respecto del suscrito, ahora ex secretario de vivienda, se sale de su cauce totalmente, pues 
ninguna valoración o cuestionamiento en este orden se me ha formulado (no hay 
señalamientos de intervención en política, no los hay de favorecimientos de tipo 
partidista, ni siquiera hay cuestionamientos acerca de la buena o mala función pública) 
solo existe un cuestionamiento por la suscripción de un contrato que a los diputados se les 
ha antojado que es violatorio de la ley de garantías,  cosa que no es de su competencia y 
se sale justamente por tratarse de un eventual asunto que tendría alcance disciplinario y 
jugaría en la órbita de competencia de las autoridades de control disciplinario, esto sin 
olvidar que en días pasados el Contralor Departamental, justamente frente al mismo tema 
y posterior a su oficio de advertencia, ha dicho que en esa actuación no se ha causado un 
detrimento patrimonial. 
6 Las determinaciones de La Asamblea Departamental, tomadas aduciendo hechos no 
probados y argumentando un supuesto control político, minan gravemente mi reputación, mi 
honorabilidad y me desprestigian profesionalmente; han producido un grave daño a mí y a 
mi familia, pues se me ha maltratado insistentemente ante la opinión pública; espero que con 
el paso del tiempo y la labor de las entidades competentes, se me reconozcan la legalidad y 
buena fe de mis razones y de mis procedimientos y con ello se me reivindique moralmente 
en el derecho a mi buen nombre, puesto en tela de juicio y en la picota pública, por cuenta 
de un forcejeo de poder sin menores miramientos 
 
 
JORGE IVAN GIRALDO CUESTA. 
Ex secretario de Vivienda de Caldas.