Vous êtes sur la page 1sur 4

LOS SISTEMAS ÉTICOS DE LAS DISTINTAS CULTURAS Y SU DESARROLLO

EL GRAN INTERÉS DESPERTADO POR LA INVESTIGACIÓN DE LOS VALORES Y NORMAS ÉTICOS


DE LOS DISTINTOS PUEBLOS.

Dos cuestiones previas importantes para esta investigación.

De la existencia de posiciones éticas encontradas en diferentes grupos humanos no se infiere


que exista más de una respuesta válida y justificable para cualquier cuestión ética.

Es distinto contar con una teoría (comprensión causal) de la creencia de un grupo sobre la
corrección o incorrección de una conducta o con una teoría ética normativa que muestre que
una conducta es realmente correcta o incorrecta.

La relevancia del material antropológico para los problemas filosóficos de la teoría ética:
Calicles y su “moral natural del más fuerte” (Platón, Gorgias) como ejemplo de teoría sobre la
motivación de las normas morales en apoyo de un principio ético. Los cinco tipos de
razonamiento para el paso de las teorías antropológicas a las conclusiones éticas y sus dos
posibles fallos: incorrección de las premisas o invalidez de la inferencia.

Premisa: todos los hombres coinciden sobre los principios básicos éticos. Inferencia: todas las
disputas éticas pueden dirimirse racionalmente.

Premisa: existe gran variación de creencias sobre lo correcto o incorrecto. Inferencia: no existe
conocimiento “intuitivo” de lo qué sea correcto o incorrecto.

Premisa: existen mayores diferencias de opinión sobre ética que sobre otros hechos.
Inferencia: una opinión ética es simplemente una actitud emocional.

Premisa: la discusión seria de las cuestiones éticas se lleva a cabo con una razón uniforme.
Inferencia: este modo de discusión ética es la única adecuada.

Premisa: la función social de los sistemas morales es una determinada. Inferencia: las normas
éticas son válidas si y sólo si se adecuan al cumplimiento de esta función.

EXISTEN NORMAS ÉTICAS EN TODA SOCIEDAD

Los estudios actuales de la cultura: todo sistema social presupone axiomas morales básicos
(Fortes). ¿Puede afirmarse que las “normas éticas” son universales? En todas partes hay una
distinción lingüística entre lo deseado y lo deseable, luego en todas partes hay alguna
distinción entre el deseo personal y lo bueno o correcto.

¿Están presentes los diversos conceptos éticos, aun no en forma nítida, en todas las
sociedades? Las consideraciones pertinentes de la vida social que apoyan una respuesta
afirmativa.

El recuerdo de los efectos desagradables fuerza la distinción entre lo deseado y lo preferible.


La utilidad de reglas que orienten la acción en ciertas situaciones en contextos de cooperación
social.

Las reglas sociales de conducta preferible implican la clasificación de personas y conductas: los
juicios favorables o desfavorables de quienes cumplen o incumplen tales reglas.

Todas las lenguas contienen, probablemente, expresiones que en contextos particulares


reflejan la misma idea y producen efectos semejantes en lo ético, sin que sean expresiones
exactamente iguales a las de otras lenguas.

La no reproducción universal de todas las actitudes típicas de la experiencia moral occidental:


las “sociedades de culpa” (predominio de la presión de normas morales) y las “sociedades de
vergüenza” (predominio de la sensibilidad a la opinión pública).

LA RAZÓN DE LAS NORMAS ÉTICAS

¿Cuál es la razón de las normas éticas, y por qué son universales? Los dos aspectos de esta
pregunta: ¿cuál es la explicación causal de las normas éticas?, o bien ¿qué beneficio justifica
poseer unas u otras normas éticas?

La explicación causal de las normas éticas. Los obstáculos para la reconstrucción especulativa
de este proceso y las dos suposiciones de partida: procesos causales similares a los de
mantenimiento actual de los sistemas éticos y utilidad de estos sistemas como función
destacada. Aspectos sobre la utilidad de los sistemas éticos.

Un prerrequisito para la aparición de algunas reglas morales es la existencia de condiciones


(necesarias, aunque no suficientes) que las hagan útiles.

La argumentación de la “supervivencia del más apto”: la introducción de normas éticas como


estabilización ventajosa de grupos primitivos.

El complemento psicológico de la supervivencia del más apto: abandono de pautas de


conducta penalizadoras y mantenimiento de las pautas conductuales gratificantes.

La cuestión del beneficio o utilidad de la posesión de normas éticas.

Las creencias éticas constituyen un sistema de consignas para la acción, crean hábitos
generales de conducta y son una medida económica esencial.

Las reglas éticas constituyen un mecanismo informal, automático, rápido y económico para
garantizar la paz, el orden y la seguridad en un grupo social.

Las normas éticas son un medio eficaz de guía de la vida cooperativa y prescriben el papel de
los individuos en el comportamiento institucionalizado.

Los aspectos también desfavorables de las normas éticas: coacción de la decisión personal,
soporte de la tradición frente a la experiencia vivida, etc.
¿QUÉ GRADO DE SIMILITUD PRESENTAN LOS PRINCIPIOS ÉTICOS EN SOCIEDADES DISTINTAS?

La probable existencia universal de requisitos éticos relevantes para con aspectos similares de
la vida social (sexo, matrimonio, familia, propiedad, seguridad, reputación, contratos, cuidado
de ancianos y enfermos). La diferencia, al menos superficial, de las prohibiciones y requisitos
éticos.

Los principios éticos de individuos y grupos suelen formar sistemas complejos. La insuficiencia
de los principios éticos amplios en el sentir ético de los individuos. La posibilidad de resumir las
creencias de la gente en unos pocos principios abstractos si de éstos (y de enunciados fácticos)
pudieran deducirse todos los pirncipios éticos explícitos. La cuestión del papel de los principios
básicos en la reflexión consciente del grupo.

¿De qué forma pueden diferir los principios éticos de un individuo o grupo de los de otro?

Decretando en un caso, y no en el otro, la obligación o valor de ciertas acciones o hechos.

Obligando a hacer en un caso lo que en el otro se permite o se prohíbe.

Obligando o prohibiendo en un caso lo mismo que en el otro, pero con distinta intensidad.

Constituyendo en un caso, y no en el otro, un principio ético básico (premisa ética).

La constatación de grandes diferencias en las normas éticas de distintos grupos sociales en casi
todos los temas (Westermarck): el ejemplo del parricidio. La constatación, también, de puntos
de coincidencia general (rechazo de ciertos homicidios y ciertas relaciones sexuales y
aprobación de actitudes amables y hospitalarias).

Dos consideraciones sobre la variedad de sistemas éticos: algunas variaciones son sólo
aplicaciones de idénticos principios básicos según distintos presupuestos sobre los hechos y se
obtiene la imagen de un desacuerdo sobre casi todas las cosas pese a la diferencia sólo en
algunas cuestiones morales entre los diferentes grupos.

Una ojeada al sistema ético total de los indios hopi de Arizona.

La familiaridad de la ética occidental y de la ética hopi en aspectos como las cosas


consideradas importantes, buenas o malas y la diferencia en detalles sobre apreciaciones
estéticas, intereses emocionales con respecto a los vecinos y actitudes de alegría, explicables
por su entorno físico y social.

Los puntos de vista hopi sobre el tipo de carácter que se debe poseer: se valora la alegría, la
prudencia, la laboriosidad, la amabilidad y la frugalidad, aunque hay discrepancias sobre
cuestiones de timidez y de preocupación por el sexo. Diferencia con el pensamiento
occidental: valoran mucho la humildad extrema, la tranquilidad y el comportamiento no
conflictivo.

Las prescripciones y prohibiciones relativas a la conducta. Las diferencias, relativas a la


valoración del suicidio y de la tolerancia sexual y al rechazo del incesto sólo por vía sanguínea
femenina.
Algunas creencias éticas hopi no son comparables por separado con las nuestras.

La familiaridad global entre el sistema ético hopi y el nuestro propio.

¿EXISTEN DESACUERDOS ÚLTIMOS ACERCA DE LOS PRINCIPIOS ÉTICOS?

¿Existen diferencias últimas entre los principios éticos de diferentes grupos humanos? La
aclaración del significado de diferencia “última” de principio.

No existe diferencia última cuando dos opiniones creen que un mismo acto es, en realidad, dos
distintos, pero ambas opiniones coincidirían en sus valoraciones sobre cada uno de esos actos
(no hay diferencia en sus principios éticos, sino en sus creencias fácticas sobre las propiedades
de un acto).

No hay diferencia última cuando, bajo el mismo rótulo, dos opiniones engloban dos actos
distintos que merecen, por parte de aquéllas, una valoración también diferente (el ejemplo de
los romanos y los esquimales ante el “parricidio” y la interpretación de éste, en ambos casos,
como dos actos distintos).

No se da diferencia última cuando dos opiniones valoran de forma distinta los actos de un
mismo tipo, pero suponiendo una que tales actos poseen siempre una propiedad que la otra
no supone, de modo que la presunta ausencia o presencia de esa propiedad en tales actos
haría cambiar la valoración contrapuesta de cada una de las dos opiniones.

La importancia de determinar la existencia o no de una diferencia última en los principios


éticos de cara a la posible solución, o no, de todas las disputas éticas por métodos de la
ciencia. No es suficiente tener comparaciones sobre los actos que diferentes pueblos aprueban
o rechazan, sino que se ha de saber cómo tales pueblos conciben estas cosas (i.e., las
diferentes motivaciones del canibalismo).

Los antropólogos niegan que no exista desacuerdo último en alguna medida, pero no han
proporcionado explicaciones adecuadas sobre un solo caso. El autor piensa que existe tal
desacuerdo ético, en alguna medida más o menos importante, y que está bien demostrado: los
casos de sufrimientos procurados a los animales en diferentes pueblos y por motivos varios (y
la no existencia de creencias compensatorias sobre la naturaleza autómata de los animales o
sobre su recompensa en otra vida).

Si existe desacuerdo último en opinión ética, también se da desacuerdo en principios éticos


básicos. Los desacuerdos últimos no son consecuencia de los presupuestos fácticos, sino de las
premisas éticas (en un sistema ético deductivo).

Disponible en: http://apuntes-de-filosofia.blogspot.com/2008/01/los-sistemas-ticos-de-las-


distintas.html