Vous êtes sur la page 1sur 10

COLEGIO NTRA. MADRE DEL BUEN CONSEJO.

PP. AGUSTINOS DE LEÓN.


DEPARTAMENTO DE PASTORAL

Desde este medio está a disposición de los profesores de secundaria, un libro de oraciones y
reflexiones matutinas para comenzar la jornada lectiva cada día.

Colegio Ntra. M. del Buen Consejo

– PP. Agustinos –

Oraciones y reflexiones matutinas

Encuentra el tiempo de pensar, encuentra el tiempo de rezar, encuentra el tiempo de reír.

(Madre Teresa de Calcuta)

T IEMPO ORDINARIO

…LUNES…

Danos fuerza para buscarte


Señor Jesús, que has sembrado en nuestro corazón el amor y has puesto la felicidad en amar
y sentirnos amados. Has salido a nuestro camino para que podamos encontrarte, y nos das
ánimo para seguir buscándote. Rodéanos de una paz amiga construida con nuestro esfuerzo.
Cerca nuestro corazón del calor de los amigos y desátanos de todo lo que nos separe de ti.

Padre Nuestro…

San Agustín. Ruega por nosotros.

…MARTES…

Padre Nuestro, te damos gracias por la vida. Gracias Padre porque nos llamas a desarrollar
todas las cualidades que has depositado en cada uno de nosotros. Queremos pedirte que nos
ayudes a no ser conformistas; inspíranos fuerza y valor para luchar y para no retroceder ante
las dificultades. Te pedimos también por todos los estudiantes que cada día necesitan de ti.

Dios te Salve María llena eres de gracia…

Madre del Buen Consejo. Ruega por nosotros.

…MIÉRCOLES…

Dame luz, Jesús, para ver que tengo el miedo equivocado, que lo que debo temer no es dar,
sino no dar. Todo lo que se da enriquece; y al contrario: lo que nos reservamos nos
empobrece, se estropea dentro de nosotros. No quiero esconder las cualidades que me has
confiado, mi bondad, mi alegría, mi disponibilidad… bajo la tierra de mi egoísmo. Quiero
sacarlas a la luz, compartirlas, hacer que todos puedan disfrutar de ellas. Enséñame Jesús a
invertir mis cualidades donde tú quieres.

Padre Nuestro…

San Agustín. Ruega por nosotros.

…JUEVES…

Aunque hable las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que
una campana que toca o unos platillos que resuenan. Aunque tenga el don de profecía y
conozca todos los misterios y toda la ciencia y aunque tenga tanta fe que traslade las
montañas, si no tengo amor, no soy nada. El amor es paciente, es servicial, no tiene envidia, ni
se engría, no es grosero ni egoísta, el amor no se alegra de la injusticia sino que se alegra de
la verdad. (1Cor. 13)

Dios te salve, María, llena eres de gracia…

Madre del Buen Consejo. Ruega por nosotros.


…VIERNES…

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo
mi delito limpia mi pecado. Te gusta un corazón sincero y en mi interior me inculcas sabiduría.
Hazme oír el gozo y la alegría. ¡Oh Dios!, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro
con espíritu firme: no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu. (Salmo 50)

Padre Nuestro…

San Agustín. Ruega por nosotros.

T IEMPO DE ADVIENTO

Estoy a la puerta y llamo (Ap. 3,20)

El Adviento nos invita a prepararnos para la venida de Jesús, que celebramos en Navidad.
Toda preparación de un acontecimiento nos habla de cambiar lo que había y acomodarlo para
lo que viene. El Adviento nos invita a la esperanza. Nos invita a responder positivamente a
ese Dios que se va a hacer hombre como nosotros; a decir sí a Dios y a decir sí a los
hombres; a decir sí a la vida, mirándola con amor, en positivo, con ojos de acogida y
agradecimiento.

…LUNES…

Padre Nuestro, queremos prepararnos para recibir a tu Hijo, Jesús. Ayúdanos a cambiar lo que
en nuestra vida no es correcto. Mantén viva en nosotros la esperanza. Esperanza que da
sentido a la vida. Esperanza que da consuelo y decisión. Esperanza que da fuerza y
entusiasmo. Danos tu fuerza, Padre, para decirte sí a Ti, para decir sí a nuestros hermanos y
hermanas. Ayúdanos a acogerte en los sencillos y en los que necesitan nuestra ayuda. Amén.

Padre Nuestro…

Madre del Buen Consejo. Ruega por Nosotros.


…MARTES…

Con tu ayuda, Señor, y la de mis hermanos y hermanas, quiero poner en este día lo mejor de
mi persona y mi juventud al servicio de los demás: al servicio de una sociedad que deseo más
justa, al servicio del niño que sufre y llora, pero crece, al servicio del oprimido y aplastado, que
lucha por levantar la cabeza. Cada mañana, Señor, me doy cuenta de lo difícil que es el amor;
Señor, ayúdanos a buscar más lo que nos une que lo que nos separa. Amén.

Dios te salve María llena eres de gracia…

San Agustín. Ruega por nosotros.

…MIÉRCOLES…

Hombre de hoy, ¿dónde has puesto tus ojos?,

¿Dónde tienes tu esperanza?

Hombre de hoy, ¿dónde tienes la meta de tu caminar? Tienes hambre de todo y nada te sacia.
Tienes, tienes, tienes… y tu tener no te da felicidad. Te prometen y sigues decepcionado.
Hombre de hoy, ¡abre los ojos a lo que no esperas! Hombre de hoy escucha tu sed y tu hambre
siempre insaciables y abre tu corazón a lo nuevo. Dios quiere al hombre hoy se acuerda de él.

Álvaro Ginel

Padre Nuestro…

Madre del buen Consejo. Ruega por nosotros.

… JUEVES…

Gracias Señor, porque te acuerdas de nosotros y de mí, y te pones en el camino por el que yo
voy caminando, para que te encuentre porque tú me has encontrado. Gracias Señor, porque
vienes, porque estás, porque estarás, Gracias Señor.

Álvaro Ginel

Dios te salve María…

San Agustín. Ruega por nosotros.

…VIERNES…

De la Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 15, 4 – 9

Pues todo lo que ha sido escrito en el pasado, lo fue para nuestra esperanza, a fin de que por
la paciencia y el consuelo que dan las Escrituras tengamos esperanza. Y Dios, que da la
paciencia y el consuelo, os conceda vivir en armonía unos con otros a ejemplo de Jesucristo,
para que con un solo corazón y todos a una podáis dar gloria a Dios, Padre de nuestro Señor
Jesucristo.

Padre Nuestro…

Madre del Buen Consejo. Ruega por nosotros.

T IEMPO DE CUARESMA

“Convertíos y creed en la Buena Noticia”

(Marcos 1,15)

La Cuaresma es un tiempo privilegiado para convertirse. Abandonar aquello que no encaja en


nuestra vida y además nos aleja de Dios. Son los cuarenta días previos a la Pascua en los que
recorremos al lado de Jesucristo sus últimos momentos en medio de nosotros. Por ello es un
tiempo de penitencia, de reflexión sobre el gran misterio que se aproxima: Cristo, Hijo del Dios
vivo, muere en la Cruz para redimir a la humanidad.
…LUNES…

Escucha, Señor, nuestra oración, reconocemos que hemos pecado contra ti. Queremos sentir
hoy toda la fuerza de tu amor. Es ahora, que somos pecadores, cuando más necesitamos
saber que alguien nos ama y nos acoge y nos perdona. Se tú, Dios, nuestra salvación. Por
Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Padre Nuestro…

No os apeguéis a las cosas terrenas quienes habéis encontrado un Padre en el cielo…


Bajo este Padre son hermanos el señor y el siervo, el emperador y el soldado, el rico y el
pobre (Sermón 59)

San Agustín. Ruega por nosotros.

…MARTES…

Señor, Tú eres la fuente de donde mana la bondad, de ti viene toda la misericordia y tú nos
admites en tu presencia para poder alcanzar el perdón de nuestros pecados. Señor, escucha la
confesión de nuestros pecados. Señor, escucha la confesión de nuestra debilidad, pues somos
conscientes de nuestras faltas delante de ti. Te lo pedimos a ti que eres Dios de liberación y de
alianza y que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Padre Nuestro…

Madre del Buen Consejo. Ruega por nosotros.

… MIÉRCOLES…

Señor, Tú has sido nuestro refugio de generación en generación. Tu reduces el hombro a


polvo, diciendo: <retornad hijos de Adán>, mil años en tu presencia son un ayer que pasó; una
vela nocturna. Los siembras años por año, como hierba que se renueva: que florece y se
renueva por la mañana, y por la tarde la siegan y se seca.

Aunque uno viva setenta años, y el más robusto hasta ochenta, la mayor parte, son fatiga inútil,
porque pasan aprisa y vuelan.

Salmo 89

Dios te salve, María, llena…

San Agustín. Ruega por nosotros.

…JUEVES…

Dijo Jesús a sus discípulos: Sabéis que dentro de unos días es la Pascua y el hijo del hombre
será entregado para que lo crucifiquen. Entonces se reunieron los sumos sacerdotes y los
ancianos del pueblo en el palacio del sumo sacerdote, llamado Caifás, y acordaron prenden
con engaño a Jesús y quitarle del medio. Pero decían: durante la fiesta no, para que el pueblo
no se alborote.

(Mateo 26, 1 – 5)

Padre Nuestro…

Nuestra Madre del Buen Consejo. Ruega por nosotros.

…VIERNES…

Perdón, Señor, por habernos encerrado en nuestro egoísmo sin pensar en quienes carecían de
todo. Perdón por las veces en que hemos despilfarrado y hemos comprado cosas inútiles solo
por seguir la moda, por hacernos notar, por lucir más que otros, olvidándonos de los hermanos
que, lejos de nosotros (y muy cerca también ) pasan hambre. Perdón por las veces en que
hemos olvidado que muchos de los que estaban a nuestro lado tenían necesidad de nuestra
ayuda, nuestra sonrisa, nuestra amistad. Perdón Señor por nuestros rencores y envidias.
Perdón por todo Señor…

Dios te salve, Maria…

San Agustín. Ruega por nosotros.

T IEMPO DE PASCUA

“No está aquí. Ha resucitado, como dijo. Venid, ved el sitio donde estaba. Ha resucitado
de entre los muertos y va delante de vosotros a Galilea”

(Mateo 28, 6 – 8)
…LUNES…

Este mundo del hombre, en que él se afana,

tras la felicidad que tanto ansía,

tú lo vistes Señor de luz temprana

y de radiante sol al mediodía.

Así el poder de tu presencia encierra

el secreto más hondo de esta vida;

un nuevo cielo y una nueva tierra,

colmarán nuestro anhelo sin medida.

Poderoso Señor de nuestra historia,

no tardes en venir gloriosamente;

tu luz resplandeciente y tu victoria

inunden nuestra vida eternamente. Amén.

(Himno de la liturgia de las Horas)

Padre Nuestro…

San Agustín. Ruega por nosotros.

…MARTES…

Mientras ellos hablaban y discutían, Jesús mismo se les acercó y se puso a caminar con ellos.
Estaban tan ciegos que no lo reconocían. Él les dijo: ¿De qué veníais hablando en el camino?
Se detuvieron entristecidos. Uno de ellos respondió: ¿eres tú el único forastero en Jerusalén
que no sabes lo que ha sucedido en ella estos días? Él les dijo: ¿qué? Ellos le contestaron: lo
de Jesús de Nazaret, que fue un profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y ante todo el
pueblo. Nuestros sumos sacerdotes y nuestras autoridades lo entregaron para ser condenado
a muerte y lo crucificaron. Algunas mujeres fueron de madrugada al sepulcro y no encontraron
nada y volvieron hablando de una aparición de ángeles que dicen que vive… (Lucas 24, 15 –
20)

Dios te Salve, María…

Nuestra Madre del Buen Consejo. Ruega por nosotros.

…MIÉRCOLES…
(Emilio L. Mazariegos)

Dios, Dios mío, yo te busco y no te encuentro; sed de ti tiene mi pobre y alocado corazón; te
busco y me siento con frecuencia defraudado, porque mi alma se levanta como tierra reseca,
sin agua.

Tengo sed de ti: de tu amor y lealtad sinceros; tengo sed de ti: de tu verdad y sinceridad;

tengo sed de ti; de tu justicia y fidelidad;

tengo sed de ti: de tu amor y misericordia.

Empapa, Oh Dios mío, mi corazón de tu bondad.

Padre Nuestro…

San Agustín. Ruega por nosotros.

…JUEVES…

(Soliloquio II 6,9)

Dios Padre nuestro, que nos exhortas a la oración y nos concedes lo que pedimos. Puesto que
rogándote vivimos mejor y nos hacemos mejores, escúchame a mí, que voy tanteando, en
medio de estas tinieblas, y alárgame tu diestra. Ilumíname con tu luz, y reclámame de mis
errores para que, siendo tú mi guía, vuelva a mí y me devuelva a Ti.

Dios te salve María…

Nuestra Madre del Buen Consejo. Ruega por nosotros.

…VIERNES…

Aclama al Señor, tierra entera,

servid al Señor con alegría,

entrad en su presencia con vítores.

Sabed que el Señor es Dios:

que él nos hizo y somos suyos,

su pueblo y ovejas de su rebaño.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,

por sus atrios con himnos,

dándole gracias y bendiciendo su nombre.


<El Señor es bueno, su misericordia es eterna, su fidelidad por todas las edades> (Salmo 99)

Padre Nuestro…

San Agustín. Ruega por nosotros.

“Vive siempre como si este fuera el último día de tu vida, porque el mañana es inseguro,
el ayer no te pertenece y solamente el hoy es tuyo…”

Avanza conmigo si tienes las mismas certezas. Indaga conmigo si tienes las mismas
dudas. Donde reconozcas tu error, vente conmigo. Donde reconozcas el mío, llévame contigo.
Marchemos con paso igual por la senda de la caridad, buscando a aquel de quien está escrito:
Buscad siempre mi rostro.

(SAN AGUSTÍN, La Trinidad I, 3, 5)