Vous êtes sur la page 1sur 20
COMUNA O1 — MEDELLÍN — COLOMBIA ISSN 2256-2206 CONTRIBUCIONE$ II d e n t i d
COMUNA O1 — MEDELLÍN — COLOMBIA
ISSN 2256-2206
CONTRIBUCIONE$
II d e n t i d a d
VOLUNTARIA$
AÑO 4
NO 039
SEPTIEMBRE DE 2014
Una publicación de ASOHUELLAS
CONTENIDO:
Mis relatos
Taller literario ―Mis relatos‖
María Camila Ramírez
muy
tristes,
2
Suescún. Grado 3 o - 2
I.E. Samuel Barrientos Restrepo
pero a los días,
un
8
de
mayo,
Sede Monseñor Perdomo
Mis relatos
6
Encontré una mascota.
nos
nos llamaron y
regalaron
Cuando
yo
tenía
tres
nos
la perrita, todos
pusimos
años, iba a volar aviones
de control remoto con mi
papá y mi mamá a San
Cristóbal, y un día estába-
muy
mucho más yo,
felices
y
Redacción a sangre fría
11
que
tenía
una
mascota.
Mi
La carta a García
14
mos
listos
para
irnos
a
mamá
me
casa, y en la carretera nos
cuenta
que
yo
encontramos
una
perrita
Beagle muy linda, enton-
me comía el
cuido de la pe-
Buenas y malas razones
para creer
16
ces
la
llevamos
para
la
rrita
que
se
casa. Al otro día mi papá y
llamaba Fiona,
Manuscrito: María Camila Ramírez—FCN
mi mamá me llevaron a la
guardería y se llevaron a
y que
así
la
perrita
comía
conmigo,
devolver
la
perrita
al
luego le daba picos y que-
dueño, él
se
quedó con
daba
llena de pelos;
me
decían gas, cochina, pero
yo era feliz con mi perrita
Fiona. I.I.
ella y todos
quedamos
PUNTOS DE INTERÉS
ESPECIAL :
María Isabel Zapata. 8 años
así
como
me
llamaron
da
cobija que aún tengo.
Grado 3 o - 1
I.E. Samuel Barrientos Restrepo
Sede Monseñor Perdomo
María Isabel.
Fue un día muy feliz para
A mi papá y a mi herma-
nita les gustó este nombre.
La
historia
de mi
nombre.
Nací el 16 de marzo de
2006, ese día me llenaron
Mi mamá me cuenta que
desde el día en que se dio
cuenta que estaba embara-
zada quería tener una niña
para ponerle el nombre de
María Isabel, ya que este
nombre significa mujer
bendecida por Dios, un día
ella le contó a una compa-
ñera de la oficina que esta-
ba esperando un bebé, qué
casualidad, ella le dijo que
si era una niña, que le pu-
siera este nombre, y fue
de regalos, entre ellos, una
linda almohada y una lin-
mi familia, mi mamita
y mi tía vinieron de
Yarumal a conocerme,
pues esperaban mi naci-
miento con mucho amor,
también les gustó mucho
La imposibilidad constitutiva de la
escuela para unificar los sentidos y
significados que comprenden y produ-
cen los estudiantes como seres sociales
y culturales, a la práctica lectora y
escritural, ha conseguido que la escritu-
ra sea concebida por ellos (los estu-
diantes) como algo ajeno a sí mismos...
Ver páginas 2-5.
mi
nombre. Mi nombre es
el más lindo, eso dice mi
mamá. FIN. I.I.
Textos
escritos
por
niñas
estudiantes
del
grado
tercero,
en
el
taller lite-
rario
―Mis
relatos‖,
de
la
Institución Educativa
Sa-
muel
Barrientos Restrepo,
sede
Monseñor
Perdomo,
comuna 13, Medellín.
Semestre II, 2014.
Manuscrito y diseño: María Zapata—FCN
P ÁGINA 2 IIdentidad No. 039 A S O H U E L L A S
P ÁGINA 2
IIdentidad No. 039
A
S
O
H
U
E
L
L
A
S
Taller literario “Mis relatos”
Asociación Comunitaria
Dejando Huellas
Catalina Nanclares
Integrante AsohuellaS
NIT: 811013511-0
partir de sus intereses y experien-
cias de vida.
nanclares20@hotmail.com
POR UNA NIÑEZ SANA, CREATIVA,
SOLIDARIA Y ALEGRE
El taller literario ―Mis relatos‖ es
Calle 104 No. 36BB - 22
Barrio Granizal - Medellín, Colombia
un proyecto con el que se pretende
asohuellas1998@gmail.com
I d e n t i d a d
Ediciones Artesanales La Caverna
identidad.lectoescritura2011@gmail.com
Dirección, diseño y diagramación
Humberto Londoño
dignidad01@gmail.com
Edición
cualificar la competencia comuni-
cativa y los procesos escriturales de
las estudiantes de tercero de la jor-
nada de la mañana, de la Institución
Educativa Samuel Barrientos Res-
trepo, sede Monseñor Perdomo, la
cual se encuentra ubicada en la zo-
na centro-occidental de Medellín,
comuna trece, en San Javier.
Humberto Londoño
Corrección ortotipográfica
Sor Piedad Nieto Pérez
La intención de enseñar a partir
de un taller literario en la escuela,
es muy similar a la intencionalidad
que tenía el proyecto pedagógico
Participan en este número
―Leer es un placer‖, ejecutado en el
María Camila Ramírez Suescún, María
Isabel Zapata, Catalina Nanclares, Geylis
Díaz Flórez, Isabella Carrillo Herrera, María
Camila Ramírez Suescún, Valentina Pul-
garín Espinosa, Katty Julieth Arias Lerma,
Ximena Castañeda Gómez, Isabela Gonzá-
lez Aguirre, Mariana Tuberquia, Sara Ma-
nuela Montoya, Valentina García Rodrí-
guez, Manuela Rodríguez, Valery Rueda
Ramírez, Humberto Londoño, Cristianita,
Richard Dawkins.
Fotografías
primer semestre del presente año,
puesto que son proyectos pensados
para responder a los requerimientos
y necesidades de los estudiantes, en
consonancia con la comunidad edu-
cativa y con el Proyecto Educativo
Institucional, pero utilizando meto-
dologías y estrategias diferentes a
las que de manera ordinaria se
usan, con el fin de desafiar ese
Para cualificar la competencia
comunicativa y los procesos escri-
turales de las estudiantes, se ha op-
tado por trabajar en un taller litera-
rio en el que las estudiantes escri-
ban relatos de aquello que acontece
en sus vidas, historias que éstas
continuamente cuentan de manera
oral a sus compañeras y docentes, o
que afloran cuando se habla de un
tema relacionado con sus conoci-
mientos previos; hablar de aprendi-
zaje significativo a partir de las ex-
periencias de las estudiantes, no es
una novedad, ya que es por la teoría
de David Ausubel que se puede
contemplar la posibilidad de que un
individuo obtenga aprendizajes sig-
nificativos, cuando se incorpora
una nueva información a su estruc-
tura cognitiva (en la que ya había
información), creando así un cono-
cimiento reconfigurado, como re-
sultado del conocimiento que pose-
ía el individuo y el nuevo conoci-
miento, en un proceso llamado
Catalina Nanclares (FCN)
―asimilación‖.
Humberto Londoño (FHL)
Imágenes de internet
―deber ser‖ de la enseñanza en la
escuela, y de demostrar que los es-
tudiantes aprenden con mayor faci-
lidad y de manera más significati-
va, si tales enseñanzas se dictan a
ISSN 2256-2206
Biblioteca Nacional de Colombia
Ministerio de Cultura
República de Colombia
31-01-2012
La teoría de Ausubel, además de
ser la más apropiada para argumen-
tar de alguna manera el taller litera-
rio o la escritura de relatos de vida,
como pretexto para la cualificación
de la competencia comunicativa y
los procesos es-
criturales de las
estudiantes, re-
conoce y le hace
justicia a los
conocimientos
...
el sentido de las palabras solo
que
posee el in-
pertenece a la representación de
cada uno y por mucho que sea
aceptado por todos, no tiene otra
existencia que la que tiene en el
pensamiento de los individuos
dividuo
como
tomados uno por uno
...
Michel Foucault.
ser pensante y
social, pues ad-
mite que éste no
es una vasija
vacía a la que
hay
que
llenar,
Textos Cotidianos de Realidades Invisibles
ni una ―tabula
Clase de lectura — 3 o —2 — FCN
SEPTIEMBRE DE 2014

IIdentidad No. 039

P ÁGINA 3

 

rasa‖, una tabla limpia en la cual escribir: ―Si tuviese que reducir

permitan que aquello que se plasma en la escritura sea efectivo, es de-

como principal garante de una co- municación eficaz.

SEPTIEMBRE DE 2014

toda la psicología educativa a un sólo principio, enunciaría éste: el factor más importante que influye

cir, que el posible lector, que no necesariamente está presente en el acto de escritura, comprenda.

La introducción al mundo de la escritura con sentido o intención

tecnicismos propios de la escritura,

en el aprendizaje es lo que el alum-

comunicativa, la enseñanza de las

no ya sabe.‖ (Ausubel 1986, citado

por Tomas, 2011, web).

Escribir relatos es entonces llevar

esa oralidad tan primigenia e in-

estructuras textuales y todos los

La manera más común en la que

herente al individuo, a la materiali-

no pueden ser significativos para

zación en la escritura que es secun- daria con respecto a dicha oralidad

los estudiantes, sino tienen que ver con un lenguaje conocido para

se manifiestan los conocimientos, experiencias y sentimientos, es por medio de la oralidad,

… las estudiantes siempre están contando a sus compañe- ras y docentes aquello que les acontece,
las
estudiantes
siempre
están contando a
sus compañe-
ras
y docentes
aquello
que les
acontece, en
tal
sentido,
el
término ―relato‖ es el
más cer-
cano
en
comparación con
los
términos narración
o literatura,
a
dicha oralidad, debido
a
que
no posee
una
sola
estructura
(inicio, nudo y desenlace) como
la
narración, sino
que incluso,
en el relato, se pueden combinar
varias
estructuras, tal
como
su-
cede en la oralidad…

ellos, el lenguaje que subyace en sus experiencias y rea- lidades, un lenguaje para la conversación, más que para la competencia o para demostrar qué tan dies- tro se es en su uso, un len- guaje en el que se reconoce al sujeto, sus pensamientos, sentimientos, emociones, experiencias y conocimien- tos desde los cuales apren- der y actualizar dichos co- nocimientos o las formas de comunicarlos; es pues la experiencia como síntesis de todo aquello que atraviesa al sujeto, la posibilitadora del interés por el aprendizaje, y en ese orden de ideas, la posibilitadora del aprendiza-

―la conversación es la situa-

ción más propicia, en la vida

cotidiana, para que florezca

el relato.‖ (Solves, 2000,

p.57) y como fue referido anteriormente, las estudian- tes siempre están contando a sus compañeras y docentes aquello que les acontece, en

tal sentido, el término

―relato‖ es el más cercano en

comparación con los térmi- nos narración o literatura, a dicha oralidad, debido a que no posee una sola estructura

(inicio, nudo y desenlace)

como la narración, sino que incluso, en el relato, se pue- den combinar varias estructu- ras, tal como sucede en la oralidad, aunque las historias llevadas a la escritura deban cumplir con ciertos paráme-

tros escriturales.

je significativo.

La experiencia es lo que nos pasa, no lo que pasa, sino lo que nos pasa. Aunque tenga que ver con la acción, aun- que a veces se dé en la ac-

La escritura exige entonces la cualifi-

(la escritura es un sistema secunda-

 

cación de la competen- cia comunicativa y los procesos

rio en el sentido que la expresión

ción, la experiencia no se hace, sino que se padece; no es inten-

escucha, apertura, disponibi-

escriturales de los que se ha habla- do, debido a que en la oralidad, la entonación de las palabras, las pau- sas, los gestos y el lector o interlo- cutor inmediato, permiten que haya comprensión, mientras que en la escritura se hace necesario reempla- zar todas esas ayudas extralingüísti- cas, por las formas estructurales externas e internas de los textos: la gramática, el acento, la ortografía, la sintaxis, la cohesión, la co-

oral existe sin la escritura, pero la segunda no existe sin la primera), en otras palabras, es liar las expe- riencias y conocimientos previos de las estudiantes, y que afloran en un primer momento a partir de la oralidad, con la escritura como ma- nera de materializar las pre- existentes historias, pero con las formas que exige (acorde a las eda- des y grados escolares) la escritura,

cional, no está del lado de la acción, sino de la pasión. Por eso la experiencia es atención,

lidad, sensibilidad, exposi- ción 1 . Si el lenguaje de la críti- ca elabora la reflexión del suje- to sobre sí mismo desde el pun- to de vista de la acción, el len- guaje de la experiencia elabora la reflexión de cada uno so- bre sí mismo desde el punto de

herencia, entre otros aspectos que

(Continúa en la página 4)

 

P ÁGINA 4

IIdentidad No. 039

 

(Viene de la página 3) manera acertada, Delia Lerner lo

te se aprenden formas, fórmulas y

SEPTIEMBRE DE 2014

vista de la pasión. Lo que nece-

2003, p.38).

define así:

estructuras sin que haya conscien-

sitamos, entonces, es un lengua- je en el que elaborar (con otros) el sentido o el sinsentido de las respuestas que eso que nos pasa exige de nosotros. (Larrosa,

La responsabilidad social asumida por la escuela genera una fuerte necesidad de control: la institución necesita conocer los resultados de su accionar, necesita evaluar los

cia del contenido, un contenido que, al ser ajeno al suje- to, se convierte en reproducción de lo ya planteado o en incapacidad de

 

En la escuela, a diferencia de esta y muchas posturas en las que existe una inclinación por el reconoci- miento de los saberes previos y ex- periencias del sujeto, como punto desde el cual partir, se opta por en- señar lo objetivable, cuantificable y estándar, sin tener en cuenta al su- jeto que aprende, con el fin de eva-

aprendizajes. Esta necesidad indudablemente legítima- suele tener consecuencias indeseadas: como se in- tenta ejercer un control exhaustivo sobre el aprendizaje de la lectu- ra, se lee sólo en el marco de situaciones que permiten al maes-

escritura, de esta manera el propósito comunicativo termi- na siendo problemá- tico, puesto que al ser cues- t i o n e s q u e n o

luar, medir y controlar el conoci- miento de éste, ya que de otra ma- nera es menos evidenciable cuánto

tro evaluar la compren- sión o la fluidez de la lectura en voz alta; co-

―aprende‖ el estudiante, no obstan-

mo lo más accesible a la

te, las maneras en las que se consti-

evaluación es aquello

tuye la enseñanza en la escuela, no

Diseño: Ocio Creativo

que puede calificarse co-

mo ― c o rr e c t o ‖ o

 

posibilita un aprendizaje óptimo de

los estudiantes, sino plenamente memorístico, con fines de poder responder a la evaluaciones de una

FHL

―incorrecto‖, la ortografía de

las palabras ocupa en la enseñanza un lugar más importante que otros

t

o

,

l o - a

g atravesar al suje-

r

n

 

para éste,

carecen de sentido ¿Y si no hay sentido,

problemas más complejos involu- crados en el pro- ceso de escritura.

(Lerner, 2001,

p.31).

La imposibilidad

Collage. Frank Stein — FHL
Collage. Frank Stein — FHL

qué se podría comunicar?

Hablar de los conceptos de com-

petencia comunicativa o de proce-

constitutiva de la escuela para uni- ficar los sentidos y significados que comprenden y producen los estudiantes como seres sociales y culturales, a la práctica lectora y escritural, ha conseguido que la escritura sea concebida por ellos (los estu- diantes) como algo ajeno a sí mismos, como una práctica en la que únicamen-

sos escriturales de las estudiantes, no es necesariamente hablar de las habilidades y competencias lingüís- ticas tan conocidas y renombradas, es más factible y necesario hablar del cómo llegar a la concientización y reflexión de las normas gramati- cales y estructurales de los textos, del cómo apropiarse de esas inelu- dibles reglas de escritura, aprender- las y aprehenderlas en sí mismos, no existen otras formas más efica- ces que, enseñarlas a partir de la materialización de las experiencias de vida en la escritura, puesto que el interés por verse inscritos en al- guna parte, permitirá que se busque la anhelada perfección, la relectura con fines de corrección, de verse mejor inscritos, de una manera más estética y comunicable.

P ÁGINA 4 I I dentidad No. 039 manera acertada, Delia Lerner lo te se aprenden
IIdentidad No. 039 P ÁGINA 5 Experiencias significativas. En la ejecución del taller literario ―Mis relatos‖,
IIdentidad No. 039
P ÁGINA 5
Experiencias significativas.
En la ejecución del taller literario
―Mis relatos‖, las estudiantes no se
sujetos conocedores y sabedores, y
que por ende sus voces cuentan, se
decidió que fueran ellas mismas
quienes dieran nombre a su clase
bir‖, sino que
en
pro de escribir,
también
han optado
por estable-
cer
diálogos
con
sus
familiares,
con
el
fin
de
que
les
cuenten
han dedicado únicamente a escribir,
sino que, en pro de escribir sus re-
latos a partir de las pautas de escri-
(taller literario); a partir de la pos-
anécdotas
de
cuando
tulación de propuestas
nominales
ellas
eran
chicas,
para
llevar
dichas
tura ausentes en la oralidad, hemos
destinado la parte inicial de
la clase para
hablar de
anécdotas a la es-
critura,
pero
allí
no
termina
todo,
ellas
también
quieren
exponer
las
for-
aquello que escriben, por tal
SEPTIEMBRE DE 2014
mas
es-
t r u c t u -
razón,
levantan la
mano,
hacen fila y forman
rales y/o
―desorden‖,
con
el
propó-
n o r m a s
que subya-
cen en los
textos; debi-
do a la inten-
ción horizon-
tal del taller
sito
de
ser
escuchadas,
porque
sus
trabajos
son
significativos
y
porque
en pro de escribir,
en
ello
ponen
el
alma;
también han optado
escuchar
dulces
voces
por establecer diálogos
sus familiares,
narrando sus propias his-
con
que les cuenten
torias,
llenas
de
senti-
literario,
la
con
el fin de
anécdotas de
miento, pasión e inocen-
clase no se ha
eran chicas, para llevar dichas
cia,
ha sido una de las
cuando ellas
dictado de ma-
nera magistral,
sino que, a partir
de la pregunta
por el significado
de los conceptos
asociados con la
escritura, ha surgi-
allí no termi-
mejores
experiencias
anécdotas
a la
escritura, pero
que he tenido, de esas
na todo,
ellas
también quieren exponer
sensaciones
que
eri-
aquello que escriben, por
zan la piel, y en algu-
tal razón,
levan-
tan
la
mano,
hacen
fila
y
forman
nas ocasiones, hacen
lagrimear ...
chadas, porque sus trabajos
el propósito de ser escu-
―desorden‖, con
Sin
más
preám-
do el dialogo, las
i n t e r v e n c i o n e s,
ejemplificaciones,
presunciones e intui-
ciones de las estudian-
son significati-
bulo,
he
aquí
una primera
en-
ello ponen
vos
y porque en
el alma; escu-
trega de algunos
char dulces
relatos: I.I.
voces
narrando sus propias
tes,
para
finalmente
historias, llenas
de
sentimiento,
pasión
corroborar, perfeccio-
e inocencia, ha
las mejores
sido una de
Notas y Referencias
ex-
...
nar
o
rectificar
sus
1. Negrilla de quien cita.
periencias que he tenido, de esas sensacio-
hipótesis,
es
así
como
hemos hablado
de los signifi-
cados y ejem-
que erizan la piel, y en
nes
algunas ocasio-
hacen lagrimear
Larrosa, J. (2006). ¿Y tú qué piensas? Ex-
periencia y Aprendizaje. EDUCACIÓN Y
PEDAGOGÍA, 1-65.
nes,
que realizaban
Lerner,
D. (2001).
Leer y escribir
en
la
plificaciones
de: relato, es-
tructuras del relato, conectores, re-
cursos estilísticos, ortografía, entre
escuela: lo real, lo posible y lo necesario.
las estudiantes, y posterior-
mente, a partir de votaciones, se
estableció que en 3°1 el taller lite-
rario llevaría el nombre de
México: FONDO
DE
CULTURA
ECONÓMICA.
otros,
para luego llevarlo a la
―Creando también aprendo‖ y en
Solves, H. (2000). Lectura y Literatura.
Buenos Aires: Ediciones Novedades Edu-
cativas.
práctica, en la escritura.
3°2, el nombre de “Mis relatos fa-
Por
otro
lado, y acorde
con la
convicción con la que se ejecuta el
proyecto, la cual consiste en dar
importancia a las estudiantes como
voritos‖.
Reitero: ―las estudiantes no úni-
camente se han dedicado a escri-
Tomas, U. (Abril de 2011). Aprendizaje
Significativo David Ausubel. Recuperado
el 3 de Septiembre de 2014, de El Psicoase-
sor: http://elpsicoasesor.com/teoria-del-
aprendizaje-significativo-david-ausubel/
P ÁGINA 6 IIdentidad No. 039 Mis relatos [Niñas escritoras narrando sus cotidianidades] Geylis Díaz Flórez.
P ÁGINA 6
IIdentidad No. 039
Mis relatos [Niñas escritoras narrando sus cotidianidades]
Geylis Díaz Flórez. Grado 3 o - 2
I.E. Samuel Barrientos Restrepo
Sede Monseñor Perdomo
Mi niñez.
Yo nací el 3 de febrero en la no-
che, estaba con mi mamá, mi abue-
la materna y mi tía Elisa, a los días
nos fuimos para el pueblo,
ya que nos esperaban
mi demás familia:
bicicleta, a los 4 años estaba en pre-
jardín, a los 2 años me vine con mi
papá y mi mamá a Medellín, y des-
pués yo conocí a mi papá Bernardo,
él fue el que me compró la bicicle-
ta, desde entonces salía con él todos
los sábados y domingos. I.I.
Isabella Carrillo Herrera. 9 años.
Grado 3 o - 2. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
Recuerdo que ...
mis primos, mis
tíos, mis abue-
los y mis bis-
abuelos.
Recuerdo cuando yo estaba en
vacaciones, me iba a la finca de mi
abuelo, allí recogíamos cultivos,
montábamos a caballo, íbamos a
pescar, íbamos a acampar, etc. Yo
la pasaba muy bien con
mi abuelo, él
m e
Pasó
el
tiempo y fui
creciendo, con
los meses fui a la
con-
guardería,
a
los
9
t a b a
meses aprendí a cami-
u
a n é c -
s
s
nar,
a
los
3
años
dotas de
aprendí
a
manejar
era
un niño, con-
cuando
taba
cosas
María Camila Ramírez Suescún
Grado 3 o - 2. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
Conocí a mi abuelo.
Pasaron 7 años y por fin mi papá
y mi mamá me llevaron al Peñol a
conocer mi abuelo, fue un fin de
semana maravilloso, mi abuelo es
hermoso, ya está un poquito vieji-
to, pero no importa, es cariñoso
conmigo, estuvimos pescando,
salimos a comer y fuimos a la
represa. Desde ese día nos llama-
mos, salimos a pescar, es tierno
conmigo y con mi mamá, lo quie-
ro porque me dice cosas muy bo-
nitas, es sincero y especial con mi
papá, mi mamá y yo, es alegre, de
un buen genio, comprensivo, un
poco terco y me cuenta muchas
historias de su vida, aunque no
esté con mi abuela Piedad, sé que
ellos se quieren mucho y quieren
lo mejor para nosotros. I.I.
m
u
y
Manuscrito y diseño: María Camila Ramírez Suescún
FCN
divertidas e intere-
santes.
Poco
des-
pasaron, yo
pués las vacaciones
tenía
que regresar
a mi
casa.
A los ocho días mi
abuela me dice que
mi abuelo tiene alz-
heimer, yo me puse
muy triste al ente-
rarme que mi abue-
lo tenía esa enfer-
medad mental.
Ahora mi abuelo
no se acuerda total-
mente de nada. I.I.
SEPTIEMBRE DE 2014
Diseño: Ocio Creativo — FHL
IIdentidad No. 039 P ÁGINA 7 Valentina Pulgarín Espinosa Grado 3 o - 2. I.E. Samuel
IIdentidad No. 039
P ÁGINA 7
Valentina Pulgarín Espinosa
Grado 3 o - 2. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
Un
día
mi
perrita
Luna
se
había
escondido,
salimos
Katty Julieth Arias Lerma. 8 años.
Grado 3 o - 2. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
llorando
a
la
calle
a
buscarla,
no
la
encontramos,
cuando
Un día.
12 de agosto de 2014.
mi
perrita
ya
había
salido,
Mi vida.
Un día fuimos a piscina mi mamá,
mi papá y yo, ellos me dijeron: tíra-
te en el lisadero para la
estaba
detrás
de
la
caneca
del
agua.
I.I.
Cuando
yo
era
pequeña, iba
para
la
escuela, y
piscina
de
al
bajar
las
escale-
ras,
me
caí
y me
a
golpeé
en
la
SEPTIEMBRE DE 2014
grandes, no
me alcan-
zaron
coger y me
estaba ahogando,
frente,
mi
mamá
y mi
mi
papá
y
un
papá
salieron
señor
me
y
me
vieron
ayudaron
llorando,
por
a
salir,
me
dije-
poquito
me
ron
que
raspo
la
na-
otra
vez,
riz y también
y yo esta-
la
frente…
ba asusta-
¡me la
raspo
da
y
les
por
poquito!
dije
que
FIN. I.I.
no.
Imagen tomada de: http://parquedelafamilia.org/contenido-parque_familia_montenegro-quindio-2.htm
Ximena Castañeda Gómez. 8 años
Grado 3 o - 2. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
Isabela González Aguirre. Grado 3 o - 2.
I.E. Samuel
Barrientos Restrepo
Sede Monseñor Perdomo
El arte.
Baile de danza árabe.
Me encanta hablar so-
bre el arte, porque pode-
mos expresarnos a través
de imágenes, fotografías,
mediante la cual se ex-
presan ideas, emociones,
por esta
Desde el año pasado estoy
haciendo parte de un grupo de
danza árabe, y al principio
ensayábamos en un área muy
amplia, sin embargo no nos
sentíamos cómodas, por eso
nos dimos a la tarea de conse-
guir otro lugar más pequeño
pero más agradable.
Diseño: Ocio Creativo — FHL
razón me parece muy
divertido e interesante,
porque debido al arte me
siento feliz de poder ex-
presar mis emociones,
sin embargo, el arte no
es sólo pintar, también se
puede expresar a través
de esculturas, diseños y
costuras, etc. I.I.
Luego tendremos un salón
para los ensayos y presenta-
ciones, ha quedado claro que
muchos padres quieren que
sus hijas hagan parte de nues-
tro grupo y entonces, por esta
razón, queremos hacer una
reunión para programar activi-
dades para los gastos del gru-
po, por ejemplo: el vestuario,
el desplazamiento a otros lu-
gares y el refrigerio, etc. I.I.
Collage. Ximena Castañeda Gómez — FCN
P ÁGINA 8 IIdentidad No. 039 Mariana Tuberquia Dibujo y manuscrito: Mariana Tuberquia — FCN Grado
P ÁGINA 8
IIdentidad No. 039
Mariana Tuberquia
Dibujo y manuscrito: Mariana Tuberquia — FCN
Grado 3 o
-
1.
I.E.
Samuel
Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
Yo
jugando con mi perrita al
hueso.
Un día salí al parque con mi perrita y
ella era muy juguetona, encontramos
un hueso y mi perrita se me escapó y
yo lloraba mucho, y porque yo lloraba
tan, pero tan fuerte, mi perrita volvió y
jugamos, comimos, y mi perrita quedó
tan,
pero tan llena, que se hizo la
muerta con la
lengua
afuera
y
yo llamé a mi
mamá, y ella me
decía,
no
llores,
no llores que ella
está viva,
y
estaba viva, llegó
la hora de dormir-
nos y mi perrita y
yo vivimos felices
para siempre. I.I.
Sara Manuela Montoya
Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
ella se había ido muy lejos, y cuan-
do yo la llamé ella no vino, yo la
busqué y la busqué, me tocó sacar a
mi perrita e ir a buscar a mi herma-
nita y ella estaba jugando con una
amiguita sin mi permiso, ella sabía
que me tenía que pedir permiso, y
yo la regañé, y llegó mi mamá y mi
papá y la castigaron y me regaña-
ron y también me felicitaron.
Geylis Díaz Flórez. Grado 3 o - 2
I.E. Samuel Barrientos Restrepo. Sede
Monseñor Perdomo
Mi hermanita María Isabel.
Mis mascotas
Dibujo: Geylis
...
— FCN
Un día me tocó cuidar a mi her-
manita María Isabel de 3 años y
ella se me escapó, y también tenía
que cuidar a mi perrita Lulú, y yo le
estaba sirviendo la comida mientras
que mi hermanita se me escapó, y
Yo tenía
una
gata,
éramos
muy
felices,
El otro día fui a Noel y me dieron
muchas
s
e
Dibujo y manuscrito: Sara Manuela Montoya — FCN
m e -
M
i
galletas y le guardé
dia bolsa para ella.
mamá y mi papá
cuando un día
un carro la atro-
pelló. Cuando amaneció, nosotros
estábamos en urgencias, n o s o -
tros creímos que
d e s m a y ó ,
pero se mu-
m
e
rió.
mi
her-
aman, y también a
manita. I.I.
Y o
esta-
ba
muy triste, me puse a llorar…
mi gata se llamaba Estrellita.
Me
compraron una perrita y se
llama Fugaz.
Estoy
muy
con-
tenta. I.I.
SEPTIEMBRE DE 2014

IIdentidad No. 039

P ÁGINA 9

   
   

Isabella Carrillo Herrera. 9 años Grado 3 o - 2. I.E. Samuel Barrientos Restrepo. Sede Monseñor Perdomo

aprendiendo más y más acrobacias.

A los 7 años ingresé a un coliseo

Katty Julieth Arias Lerma. 8 años Grado 3 o - 2. I.E. Samuel Barrientos Restrepo. Sede Monseñor Perdomo

 

SEPTIEMBRE DE 2014

 

de gimnasia, todos se quedaban

 

Me gusta la gimnasia.

Siem-

la

do

gim-

yo

tenía

años

hice

mi

primera

bacia,

ese

el

fue

que

cuenta

lento

sia.

Cuando

yo me que-

las

clases

hacía

cias

mirándome, porque yo era la niña que más sabía de gimnasia.

pre me ha gustado nasia, cuan- 4 Yo un día le dije a mi mamá que
pre me ha gustado
nasia, cuan-
4
Yo un día le dije a mi mamá que
yo quería entrar otra vez a cla-
ses de gimnasia y ella dijo que
bueno, porque ella quiere que yo
sea una niña feliz. I.I.
acro-
entonces
el
día
en
me
di
que
mi
ta-
era la gimna-
yo iba al esta-
mamá y mi papá,
daba
mirando
a
que
estaban
en
de
gimnasia,
yo
las
mismas
acroba-
los
días
iba
Manuscrito: Katty Julieth Arias Lerma — FCN

niñas

y todos

26 de agosto de 2014.

Jugar con mi amiga

Una de las cosas

me

jugar

gusta

con Ju-

porque ella es

mejor

amiga,

yo

jugamos,

mos tareas, mos juntas al

gio,

entre

cosas, aunque

que
que

más

hacer l i a n a ,

es

i

m ella hace- v cole- otras a l g u -

y

a

-

 

nas veces peleamos en el momento

 

de jugar, pero siempre nos reconci-

dio con mi

liamos; nos divertimos mucho debi- do a que somos divertidas, alegres

y encantadoras niñas.

 

Nuestra

amistad

es

cada día

mejor:

pasamos

momentos muy

 

bonitos y nos tratamos respetuo-

samente. I.I.

 

Sara Manuela Montoya Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos Restrepo. Sede Monseñor Perdomo

el borde de las escalas y cuando iba

llegando al segundo piso, hice un pequeño ruido y mi mamá y mi

Valentina García Rodríguez. 9 años Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos Restrepo. Sede Monseñor Perdomo

 

El ángel de mi guarda.

abuelita salieron y vieron que esta-

Mis amigas y yo.

 

Cuando yo tenía 8 meses de edad, vivía en una casa unifamiliar y yo me mantenía gateando en el primer

ba a punto de caerme y subieron por mí, y le dieron gracias a mi ángel de la guarda, porque ellas

Mis amiguitas se llaman: Laura, Sara, Mariana y Yaira, ellas eran mis amigas, los miércoles debíamos

 

piso con

mi

mamá y mi

abuelita,

dijeron que él me había cuidado y

llevar $ 1.300 para comprar un pali-

pero había unas escalas para subir

había hecho que yo hiciera el

to con gaseosa, pero al descanso.

al segundo piso, las cuales

no te-

Cuando salíamos al descanso nos

ruidito para que ellas vieran que yo estaba ahí en peligro, y subieron por mí. I.I.

nían pasamanos, entonces para que

yo no

ponía

comíamos el palito con ga- seosa, después j u g á b a - m o
comíamos el palito con ga-
seosa,
después
j u g á b a -
m
o
s
.
FIN. I.I.
Manuscrito: Katty Julieth Arias Lerma — FCN

me subiera, mi abuelita me una

cu-

caracha araña de plásti-

y

una

co

en

mera

la

pri-

escala,

y a

daba

mí me

miedo y

no

me

subía,

pero un día me

pasé por

un

ladito

muy en

P ÁGINA 10 IIdentidad No. 039 Manuela Rodríguez. 10 años Grado 3 o - 1. I.E.
P ÁGINA 10
IIdentidad No. 039
Manuela Rodríguez. 10 años
Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
María Isabel Zapata. 8 años
Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
juegos y además, el rico almuerzo
que llevó mi mamá.
Jugué
Nací el 28 de agosto de 2004.
Paseo a las ballenitas.
con Valeria, Mi-
chel y Luisa a
Nací en la clínica del Sagrado
Corazón, pesando dos mil seiscien-
tos gramos, a las 5:45 p.m. Mi
mamá y mi papá me sacaban en
coche todos los días con una paño-
leta y gafas. Me bautizaron en la
iglesia La Chica y me pusieron Ma-
nuela Rodríguez Gómez. Me gusta-
ba salir mucho con mi papá en
un taxi que el
manejaba.
El
paseo
a
Comfama
darle
la
estuvo súper bue-
no,
la
salida era
a
las
7:30 a.m, pero
salimos a las
8:30a.m espe-
rando la mamá
de una amiguita.
vuelta a la
piscina de
las ballenitas, y
Luisa y Michel juga-
ban arrastrándose y Valeria y
yo nos relajamos en un muro, y a
mí me tiraron agua en los ojos, yo
Cuando llegamos a
las
pisci-
devolví la mojada, me reí mucho.
nas, nos demo-
ramos para en-
trar
debido a
Estudié en la
que nos
tenían
guardería
Las
que poner unas
Me monté en los botes chocones
con mi mamá, dimos muchas vuel-
tas, yo era la piloto, entonces mi
mamá se reía porque nos chocá-
bamos mucho, nos caía agua.
Cometas
y
Amigos de los
Cuando
veníamos
me
Niños.
Estuve
dormí
en
el
bus,
porque
mani-
en
clases
de
estaba cansada. FIN. I.I.
llas.
Disfruté
natación y
ya
mucho
las
estoy
en
la
piscinas,
los
escuela. I.I.
Manuscrito: Manuela Rodríguez— FCN
Valentina García Rodríguez. 9 años
Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
Manuela Rodríguez. 10 años
Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
Sara Manuela Montoya
Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos
Restrepo. Sede Monseñor Perdomo
Mis 6 años de vida.
Ciclismo infantil.
Juan el héroe.
Me fui con toda mi familia a par-
ticipar en el ciclismo, allí a compe-
tir; cuando pasaba por el lado de mi
familia me animaban, me gritaban
En el 2011 yo tenía 6 años y me
mandaron para la costa a estudiar
preescolar, mi profesora se llamaba
Veri Sierra, ella era una profesora
muy buena gente, no como las de-
más profesoras.
Mi primer día de escuela.
– ¡Vamos Manuela,
mos!
v
a
-
Cuando yo tenía 2 años, yo iba
caminando y habían dos escalas
para bajar, y yo me iba a reventar
mi boca, cuando mi tío me vio (él
tenía 7 años), él vio que yo me iba
a reventar la boca en las escalas, él
Ese día yo me levanté muy tem-
prano para bañarme, entraba a las
Nos
dieron
pre-
7:30 y salía a las 12, ese día no me
a
ños que partici-
mios
todos los
ni-
pamos,
llegamos
casa, mi abue-
la nos tenía
e mp a n a -
das, y
fue una
e x p e -
r i e n c i a
cuando
se aporreó una uña y a él no le pres-
taron atención, a mí me mimaban y
me consentían, y mi mamita vio
que se había quebrado una uña, y se
a
la
había
aporreado
por
salvar-
me,
y
yo
m
u
y
e
muy feliz
por lo que
hizo, yo no pensé
que él iba a hacer
s
t
o
y
quería ir con mi abuela a la casa, yo
me quería quedar con la profesora y
mi abuela me dejo ir con la profe-
sora a su casa, y ella iba más tar-
de, entonces almorcé con la pro-
fesora y las dos terminamos al
mismo tiempo, y reposé, entonces
nos pusimos a hablar, entonces
ella me preguntó que si la había
pasado bien el primer día de cla-
ses, yo le respondí que sí. I.I.
agradable. I.I.
eso por mí. I.I.
SEPTIEMBRE DE 2014
Manuscrito: Sara Manuela Montoya — FCN

IIdentidad No. 039

P ÁGINA 11

 
   

Valery Rueda Ramírez. 8 años Grado 3 o - 1. I.E. Samuel Barrientos Restrepo. Sede Monseñor Perdomo

grande, blanco, también había patos por un

grande, blanco, también había patos

grande, blanco, también había patos por un
por un
por
un

SEPTIEMBRE DE 2014

El paseo a Comfama.

Hola, hoy les voy a contar sobre el paseo a Comfama, fui con mi

abuela y llevamos

almuerzo, me

bajé del bus, reposé un rato antes de ir a la piscina, me metí y había mu- chas ballenitas que tenían una cola muy larga y lisa, almorcé chi- charrón, arroz y tajadas de maduro.

Manuscrito y dibujo: Valery Rueda Ramírez — FCN
Manuscrito y dibujo: Valery Rueda Ramírez — FCN

De s p u é s

me

fui

a

co-

nocer,

y

vi

u n o s c

o

- l ump i o s

que

cían

pare-

hama-

cas, después

estaba

allí

y

vi

ganso muy

de diferentes colores, peces y un lago donde esta- ban, bicicletas de agua, lanchas y motos de mo- tor, vimos me- sas de billar, t a m b i é n encontramos ca- rritos chocones, pero no nos montamos por- que había una fila muy larga. I.I.

Redacción a sangre fría

 

Humberto Londoño

 

Integrante AsohuellaS

Entré al salón, después de quitarle

sobre el escritorio luciendo su uni-

puerta que la cerraba sigilosa-

t r y ra quizás rebujo
t
r
y
ra
quizás
rebujo

mente. Pasé la hoja para que ni-

escritoras infanti-

tiza

y

borra-

dor, enton-

La

ludotecaria

no

su

estaba, en

lugar

e

g ó

.

Eran unos

‗mo c h it o s‘

entre uno y dos

damente, a no

La joven no encon-

por

el

que

dignidad01@gmail.com

el seguro doble a la chapa de la

forme de educación física. La pre-

 

gunté por las tizas y el borrador.

Recordando viejas notas del pasado, Lunes 03 de Septiembre de 2001. Sí, no hay equivocación, el texto fue manuscrito hace trece (13) años.

ños y niñas firmaran la asisten- cia. Empecé a hablar a los escritores

Encontró un paquetico en una bolsa plástica transparente y me las en-

Algunas observaciones sobre el taller de lectura y escritura “Letras de Fantasía”.

Hoy tuve la quinta sesión del ta- ller, asistieron siete de los inscritos formalmente, además cinco niños que la ludotecaria me pidió recibir hoy, para ver cómo nos iba. Al pa- recer, estos niños se amañan mucho en la ludoteca y, hoy fueron en bus- ca de un momento de esparcimien- to, tal vez preguntarían qué pasaba

les sobre la agenda de trabajo del día de hoy. Necesité de

ces fui a buscar- los al salón de abajo.

e s t a b a

centímetros de lar- go, todavía servían pa- escribir c ómo -

ser que tuviera las uñas muy largas.

traba el borrador,

en el salón del taller, razón por la que les invitarían a participar.

una joven alfabetizadora de grado décimo de cabello mono, sentada

(Continúa en la página 12)

S EPTIEMBRE D E 2014 P ÁGINA 12 IIdentidad No. 039 ‗retrasteo‘ de los libros y

SEPTIEMBRE DE 2014

P ÁGINA 12 IIdentidad No. 039
P ÁGINA 12
IIdentidad No. 039

‗retrasteo‘ de los libros y juegos de

abandonando el potencial creativo de niños y niñas dizque porque el programa no tiene impacto social.

Al final de mi breve conversación con la ludotecaria, ambos nos diri- gimos a nuestros respectivos luga- res de actividad.

La corporación san santo prefiere el número alto de la cantidad, de- jando extinguir la calidad del servi- cio y la promoción humana.

de su capacidad creativa.

nobel, o el es- critor de renombre que decidan analizar, participó en un taller de escritura en el que se entendía el concepto de impacto social como lo entiende la corporación? Yo mismo le respondo que no, sin embargo, es innegable el impacto social que ha ejercido el nobel en nuestra cultura. En los procesos creativos, así es como se logra el impacto social, haciendo promoción de los talentos humanos, con programas que aun- que inicialmente son masivos, las escuelas, las universidades, los con- cursos, al final no se desprecia el potencial de unos pocos, pues esos pocos serán los que generen impac- to en la sociedad con la explosión

sus estimacio- nes, el impacto social se logra cuando se bene- fician del taller mínimo veinti- cinco personas, y según mis lecturas de la realidad yo le pregunto ¿si fue que el premio

rarios a un tallerista que está sub- utilizado, pues según

interesa un gasto por pago de hono-

corporación san santo no le

haciendo

te del salón, a la s a l i d a la de secreta- ría, me
te
del
salón,
a
la
s a l i d a
la
de
secreta-
ría,
me es-
peraba la ludotecaria, la direc-
tora de la ludoteca. Me pre-
con la ludotecaria.
rio
pre-
alfabetizadora
joven
guntó a la ludotecaria por el
adminículo que nos preocu-
paba los últimos dos minu-
tos, ella la respondió que se
encontraba abajo en el
salón, al fondo, al lado
opuesto del escritorio que
se encontraba al ingresar,
en el piso se encontraba
uno. Ella fue a por él, en-
tretanto la secretaria me
pidió que le firmara tres
formatos que daban cuenta
de los emolumentos corres-
pondientes a dos horas de
servicios prestados durante
la última quincena del mes
de agosto. Después de la
tripleta de rúbricas, tomé
mi cheque y me dirigí
afuera.
Justo en las escalitas que
comunican ortogonalmen-
con
pasillo
el
La

la ludoteca, después de la embaldo- sada del salón de cuatro por diez metros aproximadamente. Ella dijo que arriba en la oficina, en la secre- taría, podríamos encontrar uno, con cierta indecisión ambos subimos, yo tras ella, como si ella fuese la intermediaria que me entregaría el borrador que estaba arriba,

Ella

todavía se observaba por el

fila

y

que encontré a la salida de la escuela, estaba

niño, de cuyo nombre ahora no me acuerdo,

nuar, yo la respondí que solo a un

su

ausencia y animarlos a conti-

cia de los niños y las niñas inscritas al taller, qué si había llamado a los que faltaban para saber la causa de

(Viene de la página 11) guntó por la asistencia e inasisten-

Imagen tomada de: http://www.taringa.net/posts/ arte/17018416/Serie-Fractales-Pinturas-al-Oleo-Juvilier- Bubu.html
Imagen tomada de: http://www.taringa.net/posts/
arte/17018416/Serie-Fractales-Pinturas-al-Oleo-Juvilier-
Bubu.html

allí

de lectura y escritura infantil,

mente, ‗ludotequiar‘ en los talleres

con una población de seis o siete participantes que sí quieran, real-

Como suele suceder en estos días de rendimientos máximos, en este tipo de situaciones, la cor- poración san santo no ha tenido ningún interés en tener un grupo

Le informé a la ludotecaria mi intención de llamar esta semana a los niños y las ni- ñas para animarles a conti- nuar en los talleres de lec- tura y escritura de los lu- nes de dos a cuatro, en la sede de la corporación san santo. Ella me replicó que eso le convenía, por- que por una asistencia baja le podría volver a pasar lo que ya le había pasado con el curso de lite- ratura infantil, el que habían cancelado semanas antes del taller que yo oriento.

llegado.

habláramos, después que él me contara que había faltado la sema- na antepasada a causa de un motivo que no recuer- do, pero que hasta hoy él niño en cuestión no había

que

para

encontrásemos en el taller del lunes pasado

A la

repart-

ían, le pedí que nos

que

pera de un refrige-

la

algarabía a

es-

cuento

de la conveniencia. Mientras nos alejábamos, me dijo que a ambos nos convenía. Ella presume que yo temo de la misma forma que ella

el

con

volvió

me

IIdentidad No. 039 P ÁGINA 13 y eventuales pérdidas de creativi- dad. en ambientes de exclusión
IIdentidad No. 039
P ÁGINA 13
y eventuales pérdidas de creativi-
dad.
en ambientes de exclusión y mise-
(Viene de la página 12)
teme, quiero decir que con su dis-
curso le leí cierta angustia estoma-
cal, la misma que le empujaba a
aconsejarme; a pesar que su espíritu
de trabajo propende por la búsque-
da del potencial humano, parece
que piensa que yo también temo
por mi bolsillo.
Regresé al salón y seguí concen-
trado en orientar el taller. Los ob-
servadores de hoy, los nuevos parti-
cipantes, parecían un
poco molestos, no se
concentraban, no
sabían de nuestra
ria, en los arrabales metropolitanos,
en el que ellos y ellas leen en la
interacción con sus entornos fami-
liares la máxima pedagógica diaria:
‗hay que conseguir a
como dé lugar el pan
para desayunar
mañana‘; esto sí que
dinámica,
no
había
ningún interés…
SEPTIEMBRE DE 2014
Mentiría al desconocer que los
actos en la interacción humana no
me afectan, especialmente estos de
claros matices económicos; no obs-
tante, no es una emoción comparti-
da de la misma forma. Diría que yo
no pienso abonarle al absurdo, sería
como un robo a mí mismo (y a
otros, dado el impacto social), pero
diferido en lacónicas cuotas de de-
cadencia.
Esto lo supe porque
sus preguntas de-
mandaban aproba-
es un impacto social,
aunque con una
afectación contraria
al impacto social
que yo deseo.
ción por
escribir lo
que a mí me gustara
y no lo que a ellos
les
saliera
de
ex-
presar; ‗profe, ¿hay
que
escribir
esto?‘,
¿me deja ir al baño a
En la medida de las posibilidades
reales, prefiero hacer un buen traba-
jo de promoción de la creatividad
con dos o tres niños y ni-
ñas, siempre que así se
dispongan para tal fin.
No me le mido a au-
mentar niveles de
estrés, en una interac-
ción intimidada y afana-
da en el control de alga-
rabías de una treintena
de almas inocen-
tes y desintere-
sadas de mi
invitación.
ella
y
yo?,
‗profe,
¿que si
la
deja ir
al
baño que se le vino
la sangre por la na-
riz?; movimientos
desorientados por
el salón sin una necesi-
dad específica del curso
Recogí las cartas
que habían quedado
pendientes, entregué
los cuadernos revi-
sados, leí un relato –
Instrucciones para
llorar – de Cortazar,
realizamos un corto
informe sobre lo
leído, vimos algunos
usos de la coma y
nos comprometimos
a preparar un escri-
to, para ser publicado en la cartelera
‗Letras de Fantasía‘, hasta que el
develaban
que
no
sabían
de
nuestra metodología, se
cansaban pasados varios
minutos de intentar
coger el ritmo del
taller; buscan dis-
traerse, para lo
cansancio y la pereza disipó los
ánimos, alrededor de quince minu-
tos antes de la hora oficial de clau-
sura de la sesión de taller.
A algunos niños, el polvo de tiza
secó sus ganas de escribir hoy, sin
embargo, rayaban el tablero, absor-
tos en un desorden eufórico, y sa-
Quizá
ella
cual el pretexto
del baño o la falsa
actitud altruista de
ya sentiría la
auxiliar
sórdidamente
a
una
úlcera.
Yo
niña que se ‗desangraba‘, dada
sentía
nos-
lían raudos del salón. Al final una
niña me estaba diciendo que quería
borrar el tablero, pero no lo hizo, al
verse sola, se apuró a seguir la
la
evidente
gotita
de
sangre
talgia
por
‗manada‘ de compañeritos, sin ter-
sobre el
dedo índice, con
el
la
poster-
minar siquiera su solidario ofreci-
que la ‗niña que perdía su
g a c i ó n
miento.
sangre‘ se hurgaba la nariz.
de
la
c o s e -
A
un
niño, a
una
niña, de
c
d
t a -
h
a
e
escasos siete años, todavía
no le interesa mucho escri-
bir, máxime en un
ambiente
c u lt u r a l
de super-
Borré el tablero, recogí algunas
basuras, cerré las ventanas y la
puerta del salón, entregué las llaves,
crucé algunas palabras con la ludo-
tecaria y fui a casa a terminar de
almorzar. I.I.
lentos
vivencia,
Imagen tomada de: http://www.taringa.net/posts/arte/17018416/Serie-Fractales-Pinturas-al-Oleo-Juvilier
-Bubu.html
P ÁGINA 14 IIdentidad No. 039 La carta a García Cristianita llegar a ejecutar en los
P ÁGINA 14
IIdentidad No. 039
La carta a García
Cristianita
llegar a ejecutar en los diferentes
labores o en los distintos trabajos
existentes.
INTRODUCCIÓN
Este trabajo se hizo con dos fines
específicos, el primero es hablar un
poco del acierto o desacierto en el
hecho de comparar la forma en la
cual el soldado estadounidense Ro-
wan cumple con la tarea que se le
asigno, con la manera en que las
demás personas desempeñan
Ambos son paralelos completa-
mente diferentes y no hay como
compararlos ya que la labor de este
hombre parte del hecho que
llevaba consigo la
experiencia
que se
de una forma incluso más intensa
que el mismo presidente, ya que sin
pensarlo dos veces arriesga su vida
para llevar a cabo la difícil tarea
que le fue encomendada; y es justa-
mente esa prioridad y esa valía lo
que hacen que su misión se cumpla
de forma exitosa, aun cuando solo
contaba con sus propios medios y
su vasta experiencia en el cumpli-
miento de arriesgadas misiones.
sus labores en los dife-
rentes cargos
d e n t r o
de
las
e mp r e -
sas para
las cuales
laboran; y el
segundo es
generar una
reflexión en
torno a cómo
sería posible con-
ciliar los intereses
de la alta dirección
y de los bajos man-
dos o de la base ope-
rativa de una compa-
Imagen tomada de: http://lacartaagarcia.blogspot.com/
De esta forma podemos conside-
rar que la misión fue todo un
éxito debido a que los intereses
de ambos (Presidente de la
Unión Americana y del va-
liente soldado Estadouni-
dense Rowan) estaban en-
caminados en la misma
dirección y para ellos
nada era más impor-
tante ni tan prioritario
como ganar la gue-
rra.
Ahora bien si po-
nemos la lectura
de ―la carta a
García‖ en
contexto o
relaciona-
ñía.
DESARROLLO
DEL
TEMA
Si
bien
es
cierto que ―La
carta a García‖ es una lectura
que incita a realizar tareas difí-
ciles y en la cual se pretende
destacar la importancia del com-
promiso y de la voluntad de ejecu-
tar las tareas que uno asume en el
trabajo y en la vida en general; es
bueno saber que tan acertado es el
hecho que en la época de los suce-
sos o incluso en la actualidad se
compare la labor realizada por ese
hombre llamado Rowan al entregar
la carta de una forma tan eficiente
al General Calixto García, con las
demás actividades que se puedan
pue-
de lograr
cuando se ha teni-
do un entrenamiento mili-
tar, en el cual se aprende a cumplir
el trabajo que se ha asignado sin
ninguna objeción y donde les ense-
ñan que lo más importante es respe-
tar jerarquías. Además de esto po-
demos decir que él sentía la guerra
mos lo
hecho por
R o w a n
al en-
tr e g a r
la carta,
con lo que sucedió
al interior de las empre-
sas de la época o incluso lo que
ocurre en las compañías en la ac-
tualidad, podríamos decir que el
sentimiento empresarial no funcio-
na de igual manera ya que no hay
un interés común; pues es comple-
tamente diferente lo que esperan o
los intereses de los altos mandos de
una empresa llámese ejecutivo, di-
rector, accionista o quizá dueño; a
lo que esperan los demás emplea-
dos o subalternos de las mismas.
SEPTIEMBRE DE 2014
IIdentidad No. 039 P ÁGINA 15 (Viene de la página 14) Si bien es cierto que
IIdentidad No. 039
P ÁGINA 15
(Viene de la página 14)
Si bien es cierto que es importante
el dinero o los aportes de realizan
los accionistas, los sueldos de todos
y cada uno de los empleados inde-
pendiente el cargo que ocupen, o el
lucro que se genere para el funcio-
namiento de las organizaciones y
que estas se puedan mantener en el
tiempo, también es suma-
mente im-
objetivos o metas propuestas exito-
samente, es recomendable hacerlo
de un modo que los demás no sien-
tan que lo que se pretende es cam-
biarlos.
SEPTIEMBRE DE 2014
Partiendo del hecho que el senti-
miento de los altos mandos en la
cadena jerárquica es directamente
proporcional a la rentabilidad máxi-
ma que la empresa les pueda gene-
rar como beneficio adicional por la
inversión o los esfuerzos realizados,
mientras que para los demás em-
pleados su prioridad es lograr satis-
facer los intereses de las altas direc-
trices para de esta forma conservar
sus empleos.
Basándome en lo anterior consi-
dero que lo importante no es com-
parar el actuar de Rowan con el
modo en que las otras personas
puedan llevar a cabo sus labores, o
tratar de cambiar a los de-
más para que actúen
o se comporte de
una forma que
sea más conve-
niente para noso-
tros; aquí lo real-
mente importante
es lograr la con-
ciliación entre los
intereses de las
altas directrices y
de los bajos mandos
o subalternos de las
empresas y lograr una
alta motivación entre
los empleados de tal forma
que aunque se tengan roles y res-
ponsabilidades definidas según el
cargo que se ocupe, que esto no sea
o se convierta en un impedimento
para ir más allá y aportar más a la
compañía.
Si bien este trabajo aborda el tema
de lograr la conciliación de los in-
tereses entre los altos y bajos man-
dos en las organizaciones, también
es de suma importancia mencionar
que esto podría llevarse a cabo si al
momento de postularse para un car-
go el aspirante conoce bien las ca-
pacidades que tiene para resolver
problemas y conflictos, para
sobrepasar aquellos obstáculos
y limitaciones que impiden alcanzar
el resultado que se espera y por su-
puesto las fortalezas que se posee
para desempeñar el cargo; así le
sería más fácil reconocer los
límites y poder focalizar esos
talentos en pro del trabajo
y de los demás; evitan-
do así que hayan
desacuerdos entre
lo que espera la
empresa y lo
que él como
empleado pue-
da aportar.
Cabe anotar que cuando hablo de
interés común me refiero al hecho
de trabajar mancomunadamente
para lograr los objetivos de la em-
presa, de una forma que no sea tan
evidente que lo más importante, lo
que prima o debe tener más priori-
dad son las utilidades de los accio-
nistas, el sueldo de los directivos o
el margen de ganancia que la em-
presa deba generar.
portante el trabajo y desempeño de
los demás miembros o empleados
de la empresa, ya que la inversión
de estos es la mano de obra, que
ejecutada de la mejor manera logra
el exitoso de la misma.
Fue interesante
hacer este trabajo ya
que me deja como apren-
dizaje que no hay que ser con-
formistas, ni hacer los trabajos o
tareas a medias, de forma mediocre
o tal vez no hacerlo porque no se
tiene información suficiente o por-
que en ese momento no se cuenta
con los recursos suficientes; por el
contrario cada labor debe ser reali-
zada en su totalidad y de forma co-
rrecta ya que la premisa es buscar
siempre la excelencia. I.I.
CONCLUSIONES
Como resultado del trabajo ante-
rior, es posible concluir que aun
cuando es de suma importancia te-
ner a alguien que se pueda utilizar
como ejemplo a seguir, modelo de
imitación o motivación para que los
otros puedan lograr o alcanzar los
Notas y Referencias
―La carta a García‖, Panamericana edito-
rial, primera edición (1994)
Internet. Wikipedia, google
   

P ÁGINA 16

IIdentidad No. 039

SEPTIEMBRE DE 2014

 

Buenas y malas razones para creer

 

Richard Dawkins

pequeña, que gira alrededor de esas

jan

en

su

sitio y cobran sentido si

suponemos que fue Fulano el que

Biólogo - Divulgador científico

estrellas, el Sol?

 

cometió el asesinato.

   

La respuesta a esas preguntas es

 

―por

la

evidencia‖.

A

veces,

Los científicos especialistas en

Richard Dawkins, biólogo evolu-

―evidencia‖

significa

literalmente

descubrir lo que es cierto

en el

 

tivo, escribe a Juliet Dawkins, su hija de 10 años.

ver (u oír, palpar, oler) que una co-

mundo

y el Universotrabajan

sa es cierta. Los astronautas se han

muchas

veces

como detectives.

 

alejado

de

la

Tierra lo

suficiente

 

como para ver con sus propios ojos

Hacen una suposición (ellos la lla- man hipótesis) de lo que podría ser

 

Escepticismo

que es redonda. Otras veces, nues-

cierto. Y a continuación se dicen: si

BUENAS Y MALAS RAZONES PA-

tros

ojos

necesitan

ayuda.

El

RA CREER

―lucero del alba‖ parece un brillan-

esto fuera verdaderamente así, de- beríamos observar tal y cual cosa.

Richard Dawkins es biólogo evolutivo.

Autor de obras muy leídas como El gen

A esto se llama

predicción. Por

Nació en Nairobi, Kenya, en 1941 y se edu-

te centelleo en el cielo, pero con un telescopio podemos ver que se trata

ejemplo si el mundo fuera verdade-

ramente redondo, podríamos prede-

co en la Universidad de Oxford. Comenzó su

de una hermosa esfera: el planeta

carrera como investigador en los 60, estu-

que llamamos

Venus. Lo que

diando bajo la dirección del etólogo Nico

aprendemos viéndolo directamente

(u oyéndolo, palpándolo, etc.) se

cir que un viajero que avance siem- pre en la misma dirección acabará

Tinbergen, ganador del premio Nobel, y desde entonces su trabajo ha girado en torno

por llegar al mismo punto del que

l

l

a

m

a

a

partió. Cuando el

ciona una hipóte-

ces, va y se dice:

a la evolución del comportamiento. Ha obte- nido las cátedras Gifford de la Universidad

―observación‖.

médico dice que

de Glasgow y Sidwich del Newham College de Cambridge. Además ha sido profesor de

Muchas

veces,

o b s e r v a d o

(excepto el asesi-

tienes sarampión,

zoología de las universidades de Oxford y California, ha presentado programas de la BBC y dirigido varias publicaciones científi- cas. En 1995 se convirtió en el primer titular de la recién creada cátedra Charles Simony de Divulgación Científica en la Universidad de Oxford.

egoísta (1976 & 1989), El fenotipo extendi-

la evidencia no sólo es pura ob- servación, pero siempre se basa en la observación. Cuando se ha co- metido un asesi- nato, es corriente

no es que te haya mirado y haya visto el saram- pión. Su primera mirada le propor-

sis: podrías tener sarampión. Enton-

do (1982), El relojero ciego (1986), River Out of Eden (1995), Escalando el monte

que nadie lo haya

―Si de verdad tie-

ne el sarampión,

improbable, Destejiendo el arco iris (2000) y La máquina de memes (2000).

La presente carta a Juliet apareció publi-

cada en el libro ―Así son las cosas‖ de edi-

torial Debate. ISBN 84-8306-0361

Querida Juliet:

Ahora que has cumplido 10 años, quiero escribirte acerca de una cosa que para mi es muy importante.

debería

no y la persona asesinada). Pero los investigadores pueden reunir otras muchas ob- servaciones, que en un conjunto se- ñalen a un sospechoso concreto. Si las huellas dactilares de una persona

viewtopic.php?f=28&t=16910

ver

y

empieza a repasar

toda su lista de p r e d i c c i o n e s,

Imagen tomada de: http://www.poetsgraves.co.uk/forum/

comprobándolas con los ojos

(¿tienes manchas?), con las manos (¿tienes caliente la frente?) y con

los oídos (¿te suena el pecho como

¿Alguna vez te has preguntado

suena cuando se tiene

el saram-

cómo sabemos las cosas que sabe- mos? ¿Cómo sabemos, por ejem- plo, que las estrellas que parecen

coinciden con las encontradas en el puñal, eso demuestra que dicha per- sona lo tocó. No demuestra que co-

metiera el asesinato, pero además

pión?). Sólo entonces se decide a

declarar ―Diagnóstico que la niña

tiene sarampión‖.

A veces, los

pequeños alfilerazos en el cielo,

médicos necesitan realizar

otras

son en realidad gigantescas bolas de fuego como el Sol, pero que están muy lejanas? ¿Y cómo sabe- mos que la Tierra es una bola más

pueda ayudar a demostrarlo si exis- ten otras muchas evidencias que apunten a la misma persona. A ve-

ces, un detective se pone a pensar en un montón de observaciones y de repente se da cuenta que todas enca-

pruebas, como análisis de sangre o rayos x, para complementar las ob- servaciones hechas con sus ojos,

manos y oídos.

IIdentidad No. 039 P ÁGINA 17 (Viene de la página 16) otra cosa diferente‖. La manera
IIdentidad No. 039
P ÁGINA 17
(Viene de la página 16)
otra cosa diferente‖.
La manera en que los científicos
utilizan la evidencia para aprender
cosas del mundo es tan ingeniosa y
Como es lógico, dado que cada
uno creía cosas diferentes, era im-
posible que todos tuvieran razón.
complicada que no te la puedo ex-
plicar en una carta tan breve. Pero
dejemos por ahora la evidencia, que
es una buena razón para creer algo,
porque quiero advertirte en contra
de tres malas razones para creer
cualquier cosa: se llaman
que cuando se inventó la idea origi-
nal. Si te inventas una historia que
no es verdad, no se hará más verda-
dera porque se trasmita durante si-
glos, por muchos siglos que sean.
SEPTIEMBRE DE 2014
―tradición‖, ―autoridad‖ y
―revelación‖.
Empecemos por la tradición. Hace
unos meses estuve en televisión,
charlando con unos 50 niños. Estos
niños invitados habían sido educa-
dos en diferentes religiones: había
cristianos, judíos, musulmanes,
hindúes, sijs
El
presentador iba
con el micrófono de niño en niño,
preguntándoles lo que creían. Lo
que los niños decían demuestra
exactamente lo que yo entiendo por
―tradición‖. Sus creencias no tenían
Por lo visto, al hombre del micró-
fono esto le parecía muy bien, y ni
siquiera los animó a discutir sus
diferencias. Pero no es esto lo que
me interesa de momento. Lo que
quiero es preguntar de dónde ha-
bían salido sus creencias. Habían
salido de la tradición. La tradición
es la transmisión de creencias de
los abuelos a los padres, de los pa-
dres a los hijos, y así sucesivamente
o mediante libros que se siguen le-
yendo durante siglos. Muchas ve-
ces, las creencias tradicionales se
originan casi de la nada: es posible
que alguien las inventará en algún
momento, como tuvo que ocurrir
con las ideas de Thor y Zeus; pero
cuando se han transmitido durante
unos cuantos siglos, el hecho mis-
mo de que sean muy antiguas las
convierte en especiales. La gente
cree ciertas cosas sólo porque mu-
cha gente ha creído lo mismo du-
rante siglos. Eso es la tradición.
En Inglaterra, gran parte de la po-
blación ha sido bautizada en la Igle-
sia Anglicana, que no es más que
una de las muchas ramas de la reli-
gión cristiana. Existen otras ramas,
como la ortodoxa rusa, la católica
romana y la metodista. Cada una
cree cosas diferentes. La religión
judía y la musulmana son un poco
más diferentes, y también existen
varias clases distintas de judíos y de
musulmanes. La gente que cree una
cosa está dispuesta a hacer la guerra
contra los que creen cosas ligera-
mente distintas, de manera que se
podrá pensar que tienen muy buenas
razones —evidencias— para creer lo
que creen. Pero lo cierto es que sus
diferentes creencias se deben única-
mente a diferentes tradiciones.
nada que ver con la evidencia. Se
limitaban a repetir las creencias de
sus padres y de sus abuelos, que
tampoco estaban basadas en ningu-
na evidencia. Decían cosas como
―los hindúes creemos tal y cual co-
sa‖, ―los musulmanes creemos esto
y lo otro‖, ―los cristianos creemos
El problema con la tradición es
que, por muy antigua que sea una
historia, es igual de cierta o de falsa
Vamos a hablar de una tradición
concreta. Los católicos creen que
María, la madre de Jesús, era tan
especial que no murió, sino que fue
elevada al cielo con su cuerpo físi-
co, otras tradiciones cristianas dis-
crepan, diciendo que María murió
como cualquier otra persona. Estas
otras religiones no hablan mucho de
María, ni la llaman ―Reina del cie-
lo‖, como hacen los católicos. La
tradición que afirma que el cuerpo
de María fue elevado al cielo no es
muy antigua. La Biblia no dice na-
da de cómo o cuándo murió; de
hecho, a la pobre mujer apenas se la
menciona en la Biblia. Lo de que su
cuerpo fue elevado a los cielos no
se inventó hasta unos seis siglos
después de Cristo. Al principio, no
era más que un cuento inventado,
como Blancanieves o cualquier
otro. Pero con el paso de los siglos
se fue convirtiendo en una tradición
y la gente empezó a tomársela en
serio, sólo porque la historia se ha-
bía ido transmitiendo a lo largo de
(Continúa en la página 18)
Imagen tomada de: http://unadocenade.com/una-docena-de-libros-para-acercar-la-ciencia-a-ninos-y-jovenes/
 

P ÁGINA 18

 

IIdentidad No. 039

 

(Viene de la página 17) ser verdad! Ahora bien, lo más pro-

de la luz. Esto podría parecer

SEPTIEMBRE DE 2014

muchas generaciones. Cuanto más

bable es que, de todo lo que dijo el

María.

―autoridad‖ pero en realidad es mu-

antigua es una tradición, más en serió se la toma la gente. Y por fin, en tiempos muy recientes, se de- claró que era una creencia oficial de la Iglesia Católica: esto ocurrió en 1950, cuando yo tenía la edad que tienes tú ahora. Pero la historia no era más verídica en 1950 que cuando se inventó por primera vez, seiscientos años después de la

Papa a lo largo de su vida, algunas cosas fueron ciertas y otras no fue- ron ciertas. No existe ninguna razón válida para creer que todo lo que diga sólo porque es el Papa, del mismo modo que no tienes porque creer todo lo que te diga cualquier otra persona. El Papa actual ha or- denado a sus seguidores que no limiten el número de sus hijos. Si la

cho mejor que la autoridad, porque la gente que escribió esos libros sí que había observado la evidencia, y cualquiera puede comprobar dicha evidencia siempre que lo desee. Esto resulta muy reconfortante. Pero ni siquiera los sacerdotes se atreven a decir que exista alguna evidencia de su historia acerca de la subida a los cielos del cuerpo de

 

muerte de María.

gente sigue su autoridad tan ciega- mente como a él le gustaría, el re-

Al

final

de esta carta

La tercera mala razón para

―revelación‖. Si en 1950 le

volveré a hablar de la tradición, para conside-

creer en las cosas se llama

rarla de una manera dife-

hubieras podido preguntar

rente.

al Papa cómo sabía que el

pondido que ―se le había

Pero antes tengo que hablarte de la otras dos malas razones para creer una cosa: la autoridad y la revelación.

cuerpo de María había as- cendido al cielo, lo más pro- bable es que te hubiera res-

revelado‖. Lo que hizo fue

La

autoridad, como

encerrarse en su habitación y rezar pidiendo orienta-

ta ninguna evidencia de que

ción ―revelación‖. No sólo

los Papas aseguran tener

en. Pero ¿es una buena razón?

razón para creer algo, significa que hay que creer en ello porque al- guien importante te dice que lo creas. En la Igle- sia Católica, por ejem- plo, la persona más im- portante es el Papa, y la gente cree que tiene que tener razón sólo porque es el Papa. En una de las ramas de la religión mu- sulmana, las personas más importantes son

razón para creer algo, significa que hay que creer en ello porque al- guien importante te

sultado sería terrible: hambre, en-

ción. Había pensado y pen- sado, siempre sólo, y cada vez se sentía más convenci- do. Cuando las personas religiosas tienen la sensa- ción interior de que una co- sa es cierta, aunque no exis-

sea así, llaman a esa sensa-

revelaciones. Las tienen montones de personas de todas las religiones, y es una de las principales razones

unos ancianos barbudos llamados ayatolás. En nuestro país

hay muchos musulmanes dispues-

les dicen que lo hagan.

 

por las que creen las cosas que cre-

tos a cometer asesinatos sólo por- que los ayatolás de un país lejano

fermedades y guerras provocadas por la sobrepoblación.

Por supuesto, también en la cien- cia ocurre a veces que no hemos visto personalmente la evidencia, y

Supón que te digo que tu perro ha muerto. Te pondrías muy triste y probablemente me preguntarías:

Cuando

te

decía que

en

1950 se

tenemos que aceptar la palabra de

―¿Estás seguro? ¿Cómo lo sabes?

dijo por fin a los católicos que te-

alguien. Por ejemplo, yo no he vis-

¿Cómo ha sucedido?‖ y supón que

que Pepe ha muerto. No tengo nin-

nían que creer en la asunción a los cielos del cuerpo de María, lo que quería decir es que en 1950 el Papa les dijo que tenían que creer en

to con mis propios ojos ninguna prueba de que la luz avance a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, sin embargo, creo en

yo te respondo: ―En realidad no sé

guna evidencia. Pero siento en mi interior la curiosa sensación de que

ello, con eso bastaba. ¡El Papa de-

los libros que me dicen la velocidad

ha muerto‖. Te enfadarías conmigo

cía que era verdad, luego tenía que

por haberte asustado, porque sabes

IIdentidad No. 039

P ÁGINA 19

 

(Viene de la página 18)

Collage — Quántico.
Collage — Quántico.
 

que una ―sensación‖ interior no es

SEPTIEMBRE DE 2014

razón suficiente para creer que un lebrel ha muerto. Hacen falta prue- bas. Todos tenemos sensaciones interiores de vez en cuando, y a ve- ces resulta que son acertadas y otras veces no lo son. Está claro que dos personas distintas pueden tener sen- saciones contrarias, de modo que ¿cómo vamos a decidir cuál de las dos acierta? La única manera de ase- gurarse que un perro está muerto es verlo muerto, oír que su corazón se ha parado, o que nos lo cuente al- guien que haya visto u oído alguna

evidencia real de que ha muerto.

 

A veces, la gente dice que hay que creer en las sensaciones internas, porque si no, nunca podrás confiar

en cosas como ―mi mujer me ama‖.

te ideas que luego hay que poner a

―corazonada‖ acerca de una idea

do lleno de

Pero éste es un mal argumento. Puedes encontrar abundantes prue- bas de que alguien te ama. Si estás con alguien que te quiere, durante

todo el día estarás viendo y oyendo

prueba buscando evidencias. Un científico puede tener una

que, de momento, sólo ―le parece‖

otras personas. La

... mayoría de nosotros no tienen que cazar su propia comida, como los leones y los bogavantes; se las compramos a otras personas, que a

su vez se la compraron a otras. Na-

pequeños fragmentos de evidencia,

acertada. En sí misma. Ésta no es una buena razón para creer nada;

dencias.

damos en un ―mar de gente‖. Lo

que se van sumando. No se trata de una pura sensación interior, como la que los sacerdotes llaman revela- ción. Hay datos exteriores que con- firman la sensación interior: mira- das en los ojos, entonaciones cari-

pero sí que puede razón suficiente para dedicar algún tiempo a realizar un experimento concreto o buscar pruebas de una manera concreta. Los científicos utilizan constante- mente sus sensaciones interiores

mismo que el pez necesita bran- quias para sobrevivir en el agua, la gente necesita cerebros para poder tratar con otra gente. El mar está lleno de agua salada, pero el mar de gente está lleno de cosas difíciles

ñosas en la voz, pequeños favores y

para sacar ideas; pero estas ideas no

de aprender, como el idioma.

amabilidades; todo eso es autentica evidencia.

valen nada si no se apoyan con evi-

Tú hablas inglés, pero tu amiga

le permite hablar en su ―mar de gen-

A veces, una persona siente una fuerte sensación interior de que al- guien la ama sin basarse en ninguna

Las intuiciones resultan muy úti-

Te prometí que volveríamos a lo de la tradición, para considerarla de una manera distinta. Me gustaría

Ann-Kathrin habla alemán. Cada una de vosotras habla el idioma que

te‖. El idioma se transmite por tradi-

evidencia, y en estos casos lo más probable es que esté completamente equivocada. Existen personas con una firme convicción interior de que una famosa estrella de cine las ama, aunque en realidad la estrellan si- quiera las conoce. Esta clase de per-

intentar explicar por qué la tradi- ción es importante para nosotros. Todos los animales están construi- dos (por el proceso que llamamos evolución) para sobrevivir en el lugar donde su especie vive habi- tualmente. Los leones están equipa-

ción. No existe otra manera. En In- glaterra, tu perro Pepe es a dog. En Alemania, es ein Hund. Ninguna de estas palabras es más correcta o más verdadera que la otra. Las dos se transmiten de manera muy simple. Para poder nadar bien en su propio

sonas tienen la mente enferma. Las

dos para sobrevivir en las llanuras

―mar de gente‖, los niños tienen que

sensaciones interiores tienen que

de África. Los cangrejos de río

aprender el idioma de su país y otras

estar respaldadas por evidencias; si no, no podemos fiarnos de ellas.

les en la ciencia, pero sólo para dar-

están construidos para sobrevivir en agua salada. También las personas somos animales, y estamos cons- truidos para sobrevivir en un mun-

muchas cosas acerca de su pueblo; y esto significa que tienen que absor- ber, como si fuera papel secante, una

(Continúa en la página 20)

P ÁGINA 20 IIdentidad No. 039 (Viene de la página 19) Otros millones de personas creen
P ÁGINA 20
IIdentidad No. 039
(Viene de la página 19) Otros millones de personas creen
enorme cantidad de información
tradicional (Recuerda que
―información tradicional‖ significa,
simplemente, cosas que se transmi-
ten de abuelos a padres y de padres a
hijos). El cerebro del niño tiene que
absorber toda esta información tradi-
cional, y no se puede esperar que el
niño seleccione la información bue-
na y útil, como las palabras del idio-
ma, descartando la información falsa
o estúpida, como creer en brujas, en
Fomentamos
la lectura
y la escritura.
Este
es
tu
espacio.
Está
esperando
tus
opiniones, tus cuentos,
tus
ensayos, tus
diablos y en vírgenes inmortales.
poemas, tus pinturas,
Es una pena, pero no se puede
evitar que las cosas sean así. Como
los niños tienen que absorber tanta
información tradicional, es proba-
ble que tiendan a creer todo lo que
los adultos les dicen, sea cierto o
falso, tengan razón o no. Muchas
cosas que los adultos les dicen son
ciertas y se basan en evidencias, o,
por lo menos en el sentido común.
Pero si les dicen algo que sea falso,
estúpido o incluso maligno, ¿cómo
pueden evitar que el niño se lo crea
también? ¿Y que harán esos niños
cuando lleguen a adultos? Pues se-
guro que contárselo a los niños de
la siguiente generación. Y así, en
cuanto la gente ha empezado a
creerse una cosa —aunque sea
completamente falsa y nunca exis-
tan razones para creérsela—, se
puede seguir creyendo para siem-
pre.
en cosas diferentes, porque se les
dijo que creyesen en ellas cuando
eran niños. A los niños musulma-
nes se les dice cosas diferentes de
las que se les dicen a los niños cris-
tianos, y ambos grupos crecen ab-
solutamente convencidos de que
ellos tienen razón y los otros se
equivocan. Incluso entre los cristia-
nos, los católicos creen cosas dife-
rentes de las que creen los anglica-
nos, los episcopalianos, los shakers,
los cuáqueros, los mormones o los
holly rollers, y todos están absolu-
tamente convencidos de que ellos
tienen razón y los otros están equi-
vocados. Creen cosas diferentes
exactamente por las mismas razo-
nes por las que tú hablas inglés y tu
amiga Ann-Kathrin habla alemán.
Cada una de los dos idiomas es el
idioma correcto en su país. Pero de
las religiones no se puede decir que
cada una de ellas sea la correcta en
su propio país, porque cada religión
afirma cosas diferentes y contradice
a las demás. María no puede estar
viva en la católica Irlanda del Sur y
muerta en la protestante Irlanda del
Norte.
tus
esculturas,
tus
partituras,
tus
foto-
grafías, tus imágenes,
tu
música,
tu escri-
tura, tus expresiones ...
Tus lecturas del
universo
conocido
y
desconocido
...
Da
rienda
suelta
a
tu
imaginación…
Invita:
¿Qué se puede hacer con todo
esto? A ti no te va a resultar fácil
hacer nada, porque sólo tienes 10
años. Pero podrías probar una cosa:
ASOHUELLAS
Asociación
Comunitaria
la próxima vez que alguien te diga
algo que parezca importante piensa
Dejando
para tus adentros: ―¿Es ésta una de
¿Podría ser esto lo que ha ocurri-
do con las religiones? Creer en uno
o varios dioses, en el cielo, en la
inmortalidad de María, en que
Jesús no tuvo un padre humano, en
que las oraciones son atendidas, en
que el vino se transforma en san-
Huellas
esas cosas que la gente suele creer
basándose en evidencias? ¿O es
una de esas cosas que la gente cree
por la tradición, autoridad o revela-
Más información con Humberto
Londoño. Correo Electrónico:
dignidad01@gmail.com
ción?‖ Y la próxima vez que al-
guien te diga que una cosa es ver-
Imágenes tomadas de:
http://weblogs.clarin.com/antilogicas/page/
gre
,
ninguna de estas creencias
dad, prueba a preguntarle ―¿Qué
pruebas existen de ello?‖ Y si no
está respaldada por pruebas auténti-
cas. Sin embargo, millones de per-
sonas las creen, posiblemente por-
que se les dijo que las creyeran
cuando todavía eran suficientemen-
te pequeñas como para creerse
pueden darte una respuesta, espero
que te lo pienses muy bien antes de
creer una sola palabra de lo que te
digan.
Te quiere,
cualquier cosa.
Papá. I.I.
SEPTIEMBRE DE 2014