Vous êtes sur la page 1sur 2

13/04/2010 / VIDEO - COLOMBIE

El fenómeno mediático de Antanas Mockus

Foto enviada a la página Facebook de Antanas Mockus


Nuestro observador en Colombia, Sebastian Longhurst, nos hace llegar una información sobre la estre-
lla ascendiente de la política colombiana, Antanas Mockus, cuya página Facebook viene de sobrepasar
los 229.000 seguidores.

El texto siguiente no fue editado por « France 24 »


Cooperador

Sebastian Longhurst – Colombia - Director of International Relations - Universidad de Antioquia


(Medellín)

"Ciertos medios nacionales comparan su campaña electoral con la de Barack Obama"

Al menos 10.000 nuevos miembros cada día, y actualmente más de 229,000 seguidores en su
página Facebook. Estas son las cifras astronómicas que registran los medios colombianos constatando
estos últimos días la exponencial popularidad del fenómeno de Antanas Mockus.

La actual campaña presidencial, que determinará el sucesor del presidente en ejercicio Álvaro Uribe,
podría hacer un giro significativo en el uso de Internet en la política colombiana, y ver la llegada al
poder de « la ola verde ». Pero, ¿quién es Antanas Mockus? Estudiante superdotado y más tarde profe-
sor de matemáticas, Mockus (de origen lituaniano) se convierte en una figura importante colombiana
cuando fue elegido en 1990 rector de la universidad Nacional, la principal universidad del país.

Éste se hace conocer rápidamente de los colombianos por la utilización original de símbolos como
manera de cuestionar y fomentar la cultura ciudadana. En efecto, célebre entre otros por su voluntad
(poco común por un rector de universidad) de ir a su rectorado en bicicleta. Él se convierte en una
figura mediática nacional cuando muestra su trasero en un anfiteatro lleno de estudiantes que hacían
huelga, en guisa de protesta contra la oposición al diálogo de la parte de éstos. Obligado a renunciar a
su puesto en 1993 a causa de este evento, Mockus se presenta a la alcaldía de Bogotá y gracias a una
campaña poco ortodoxa basada en la cultura ciudadana, es elegido en 1993.
En el curso de su primer mandato hasta 1997 (al cual renuncia prematuramente para presentarse sin
éxito a la presidencia de la República), y después en el curso del segundo (2001-2004), él inicia la
para siempre famosa transformación de Bogotá, mejorando las infraestructuras educativas y sociales,
el transporte y creando las bases de una cultura cívica entre los ciudadanos la cual será estrechamente
asociada a su visión política.

Hoy Antanas Mockus, quien no está ligado a ningún partido y obtiene apoyo fuera de la maquinaria
política tradicional, muy potente en Colombia, es de nuevo candidato a la Presidencia de la República.
Fortalecido por el buen resultado en las elecciones parlamentarias del 14 de marzo, su movimiento, el
“Partido Verde”, pasó segundo en las intenciones de voto de los colombianos según el resultado una
encuesta publicada el jueves 8 de abril, detrás de Juan Manuel Santos, ex-Ministro de la Defensa del
actual gobierno y candidato del partido presidencial. Mockus sobrepasa así contra todo pronóstico
Noemí Sanín, ex-Ministra, Embajadora del Reino Unido y candidata del gigantesco partido Conserva-
dor.

Pero lo más sorprendente de esta epopeya es sin duda la increíble ola de apoyo que conoce Antanas
Mockus en Facebook. La noche del 11 de abril, más de 229.000 seguidores se unieron a él, mientras
que Noemí Sanín reagrupa menos de 6.000 y Juan Manuel Santos a penas un poco más de 36.000. El
otro hecho sorprendente es el carácter exponencial de esta adhesión. Los adherentes pasan de alrede-
dor 20.000 seguidores a cerca de 200.000 en aproximadamente dos meses, esta base de « hinchas » se
alarga actualmente de cerca de 10.000 nuevos miembros por día, convirtiéndose en un fenómeno en
Colombia donde la política hace poco uso de Internet.

Ciertos medios nacionales tales como las revista Semana, ó el cotidiano El Espectador ya han intenta-
do la comparación con la campaña de Barack Obama quien además de haberse posicionado más allá
de los mecanismos políticos tradicionales y de haber sido marcado por la concentración de votos de
opinión, comparte con la de Mockus una adhesión masiva de sus simpatizantes por internet. El camino
que separa Mockus del Palacio de Nariño es todavía largo, pero no hay ninguna duda que los partidos
tradicionales vigilan ahora muy cerca aquello que se llama « La Ola Verde ».

Sebastian Longhurst