Vous êtes sur la page 1sur 22

INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25

APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. Profesora: Mg. María Inés Barilá

1

Documento de Cátedra:

“Nuevas Infancias y Juventudes. Trayectorias escolares”.

1. Introducción
Hasta fines del siglo XX se pensaba a la infancia como una categoría homogénea y a homogeneizar
cuyas diferencias se distinguían en términos etarios, como etapa evolutivas, en la actualidad ya no
es posible hablar de infancia y juventud, sino de infancias y juventudes. Ello se debe a las diferentes
trayectorias y biografías que demarcan y dan forma a subjetividades muy diversas. En este amplio
marco, cabe el estudio y la reflexión en torno de estas categorías tensionadas en y por las
instituciones así como por los distintos contextos en que ellas son producidas.
“La infancia como institución -no los chicos, sino la infancia como institución-, como representación,
como saber, como suposición, como teoría, es producto de dos instituciones modernas y estatales
destinadas a producir ciudadanos en tanto que sujetos de la conciencia: la escuela y la familia”. (Corea
et al., 2007: 109)

Contemporáneamente existe un consenso respecto de las múltiples y profundas transformaciones
ocurridas tanto en el mundo tanto infantil como juvenil, lo que ha impulsado al uso cada vez más
frecuente de la denominación “nuevas infancias y juventudes”.
Esta nominación intenta dar cuenta, por un lado, de la crisis de la infancia moderna que da lugar a
diferentes formas de niñez. La infancia de la realidad virtual, caracterizada por su relación con
Internet, las computadoras, la televisión por cable, etc., que no sólo usa estas nuevas tecnologías
sino que incluso media entre ellas y los adultos. Pero también, la infancia que se constituye alejada
del mudo propuesto por las nuevas tecnologías, en forma independiente, que vive en la calle o
trabaja desde edad temprana1.
Entre los cambios más significativos que han incidido en la configuración de las “nuevas infancias
y juventudes” señalamos las transformaciones en las familias que evidencian nuevos modos de
organizar el parentesco así como formas alternativas de organización familiar. En consecuencia, es
necesario reconocer el enorme abanico de posibles prácticas de organización doméstica.
En el campo de la cultura, la revolución de las comunicaciones es el fenómeno más significativo
que traduce este nuevo escenario, tanto por el desarrollo de los mass media como por las
tecnologías electrónicas para transmitir y almacenar datos.
Asimismo, han desarrollado una gran capacidad para definir modos de vida, gustos y conformar un
arco valorativo que reordena y desmonta las anteriores formas de intermediación y autoridad que
configuraban hasta el estatuto del poder social2. Esta situación desafía a la institución escolar,
principalmente en sus funciones de transmitir conocimientos y socializar a niños y jóvenes.
La escuela es vivida por los estudiantes como un espacio juvenil. Un espacio que les puede permitir
conocer diferentes formas de vivir el ser joven y, junto a eso, experimentar diversas formas de ser
joven al vincularse o desvincularse de los diferentes estilos juveniles.
1 Narodowski, M., “El infierno está (en)cantador: la estética de la desrealización infanto-juvenil (ordenada
alfabéticamente)”, en Cuaderno de Pedagogía Rosario, año VII, n° 12, 2004, p. 27-32.

2 Martín-Barbero, J., La educación desde la comunicación. Buenos Aires, Grupo Editorial Norma, 2001.

INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25

APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. Profesora: Mg. María Inés Barilá

2

Frecuentemente las instituciones educativas no creen ser parte de la problemática de las prácticas
culturales juveniles y mucho menos uno de los muchos factores promotores de su configuración.
Sin embargo, para comprender los complejos procesos a través de los cuales se constituyen las
identidades juveniles es imprescindible penetrar en la red de relaciones entre la cultura escolar, la
cultura de cada una de las escuelas y las culturas sociales de referencia.
Entender sus puntos de encuentro, ruptura y conflicto es fundamental para percibir que el proceso
educativo es práctica social en que están presentes las tensiones inherentes a una sociedad que,
como las nuestras, viven procesos de profunda transformación.
La comprensión de esta problemática exige un enfoque amplio, ya que las transformaciones y
cambios culturales son leídos en diferente clave desde las distintas disciplinas y estas múltiples
miradas son las que nos permiten no sólo percibir la complejidad de los fenómenos sino también
pensar en propuestas y proyectos de intervención integrales, desde los docentes y las escuelas.
2. ¿Qué es un niño, un adolescente o un joven?
La pregunta acerca de qué es un niño es en apariencia simple. Sin embargo, responderla nos
sumerge en un problema más que complejo. En principio, pareciera que es suficiente con establecer
ciertos límites de edad. No obstante, rápidamente nos damos cuenta de que es muy difícil hallar
respuestas coincidentes. ¿Cuánto dura la infancia? ¿De qué edad a qué edad se extiende la
adolescencia? ¿Hasta cuándo se considera que alguien es joven?
Aunque la edad nos permite definir unas etapas de crecimiento corporal y psicológico que podrían
corresponderse con la niñez o la adolescencia, y aun cuando tratemos de considerar exclusivamente
la base biológica del desarrollo (crecimiento del cuerpo, desarrollo de los órganos y funciones
sexuales, desarrollo neuronal, etcétera), la edad no constituye un indicador que pueda aplicarse de la
misma manera a niños, adolescentes y jóvenes en todo tiempo y lugar.
La duración de la infancia o la adolescencia variará de acuerdo con la cultura de origen, las
condiciones económico-sociales - que exigirán, entre otras cosas, una incorporación más temprana o
más tardía a la vida adulta - y la época histórica. Conforme a estas variables, no sólo cambian las
edades y la duración de la infancia y la adolescencia, sino también los modos en que se transitan
estas etapas de la vida. Más aún: hoy en día se sostiene que incluso los aspectos biológicos del
desarrollo, como la pubertad o el crecimiento corporal y, por supuesto, el desarrollo cognitivo, están
atravesados por determinantes sociales y culturales. La infancia, la adolescencia y la juventud
constituyen, entonces, períodos de la vida cuya definición es el resultado de un proceso de
construcción social. Esta definición depende de los significados que se le asignen en cada cultura,
en cada contexto sociocultural y en cada época histórica.
3. La infancia, un producto histórico
La infancia es un producto histórico de la modernidad, surgido en Occidente entre los siglos XVI y
XVIII. ¿Esto quiere decir que antes no había niños? No. Lo que quiere decir es que los niños no
eran considerados en su especificidad. Se los concebía como adultos pequeños, que en cuanto tales
compartían todos los rasgos y actividades propios del mundo adulto (el trabajo, la recreación, la
educación). No existían instituciones especialmente destinadas a los niños (como la escuela), ni
libros para chicos ni tampoco una vestimenta particular.

Estos parámetros instituyen una visión monolítica de la infancia. Desde esta concepción. carente. qué puede aprender un niño en qué períodos de tiempo.las acciones destinadas a mejorar sus condiciones de vida se encuadran dentro de lo que se ha llamado filantropía. incluso de su libertad. la psicología infantil. pediatras). es decir.la infancia tal como la concebimos todavía hoy: el niño empieza a ser considerado como un ser inacabado. cuando la escuela señala problemas en el ritmo y en las características de los aprendizajes. La más importante de estas instituciones va a ser . Del singular al plural La construcción histórica de la infancia (en singular). Así. estableciendo no sólo cómo son los niños.junto con la familia . la pedagogía. 6.el del niño que vive con su familia. que va a asegurar . En la actualidad. Es en el marco de esta concepción que se va a distinguir niñez de minoridad.la familia no asegura una correcta orientación del desarrollo infantil. pedagogos.dado que los niños no son considerados ciudadanos con derechos . va al médico y a la escuela y es orientado según ciertas pautas de crianza . Simultáneamente. 4. genéricamente considerados.). María Inés Barilá 3 Tampoco existían. Se trata de una posición que concibe al niño como objeto de intervención y tutela jurídica.sin duda . En nombre de su protección. protección y orientación. Niños o menores Ya para el siglo XIX se configuran. las instituciones correccionales o asistenciales. al describir cómo son los niños. el cuidado y la orientación que los niños requieren. se crean y extienden instituciones especialmente dedicadas a la infancia.y el de la minoridad . el Estado podía (y todavía lo hace) privar a los niños y adolescentes de los derechos más elementales.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. además.la protección. Regular e irregular Cuando . que contribuirán a conformar y consolidar la concepción moderna de la infancia.el de los niños y adolescentes que no responden a estos parámetros y. fijan unos ciertas particularidades que permiten distinguir la infancia normal de la que no lo es. 5. que debe ser protegido por el Estado siempre que se juzgue que se halla en “peligro material o moral”.por diversas razones . la definición y naturalización de una imagen unívoca de la infancia y la consecuente naturalización de un único modo correcto de relación entre adultos y niños.la escuela. sino también (y quizás principalmente) cómo deben ser (cómo debe ser su desarrollo físico y psicológico. la minoridad está generalmente asociada a la pobreza y . y el término “menor” quedará reservado para aquellos niños que se hallan en situación irregular. a partir del siglo XIX se conforma lo que se ha dado en llamar la “doctrina de la situación irregular”. Para unos se reservan las escuelas. orientan las pautas de educación y crianza. divide el mundo infantil en dos territorios claramente diferenciados: el de la infancia . Es en ese proceso que la dependencia personal se convierte en una característica propia de la niñez. Es entre los siglos XVI y XVIII cuando comienza a conformarse lo que Phillipe Ariès ha denominado “sentimiento moderno de infancia” y . viven en “situación irregular”-. para otros. se considerará que un niño o adolescente se encuentra en una “situación irregular”. por tanto. Profesora: Mg. algunos campos del saber especialmente destinados al estudio y el cuidado del desarrollo infantil: la pediatría. que para llegar a la vida adulta necesita amor. sin racionalidad ni autonomía moral. claro está. y dado que los niños carecen de una racionalidad y una moral propias. la desnaturalización de esta concepción de la infancia y el reconocimiento de su carácter . el Estado comienza a intervenir. etc.como contracara . Frente a estas situaciones. profesionales dedicados exclusivamente a estudiar y orientar las problemáticas propias del mundo infantil (psicólogos educacionales.

La infancia ciudadana Al abandonar la distinción entre “niño” y “menor” se reconoce que todos los niños y adolescentes tienen un horizonte común: la ciudadanía. acciones. segregaciones y maltrato. Durante años las políticas públicas de infancia estuvieron claramente divididas: para los niños. junio de 2008.oei. El ‘menor’ es. acciones e instituciones comunes que integran a los individuos. la ciudadanía se construye socialmente como un espacio de valores. María Inés Barilá 4 histórico nos llevan a comprender la heterogeneidad en los modos de vivir la infancia y la adolescencia. los Niños y Adolescentes N° 26. en general. develar la cruda paradoja implícita en este proceso de creciente reconocimiento formal y jurídico de sus derechos. 3 En http://www. para los menores.es/pdfs/SITEAL_Debate07_Gentili. Profesora: Mg.2004). María Inés Barilá en: I Jornadas de Ciencia Política en Rio Negro. en plural. los nuevos lugares que ocupa la infancia respecto de las políticas sociales como una parte constitutiva de las políticas públicas. la protección y la asistencia. entendiendo al niño como ciudadano. La ciudadanía puede ser pensada y analizada como condición legal y como actividad deseable. considerando al niño como sujeto pleno de derechos. un niño pobre. Ley sobre Protección Integral de los Derechos de las Niñas. Este plural invita a romper la imagen monolítica que se construyó acerca de la niñez y la adolescencia a lo largo de los últimos siglos y que sigue vigente todavía en nuestro modo de pensar y en nuestros sentimientos en relación con los niños. presentada por Mg. asistencia e institucionalización. Por ello hablamos de infancias y adolescencias.pdf 4 Extractos de la ponencia Políticas Públicas para la Infancia: la deuda pendiente. Como condición legal. 7.0614 Introducción Para los que trabajamos en educación y estamos interesados y comprometidos con ella. . Como actividad deseable.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. CURZA-UNCo. a políticas integrales. las cuestiones de la infancia son siempre centro de interés e indagación. a través de la prevención. El esfuerzo en este trabajo está dirigido a reflexionar sobre la situación de la infancia. con débiles. como afirma Pablo Gentili3: “el ejercicio de la ciudadanía se vincula al reconocimiento de ciertas responsabilidades derivadas de un conjunto de valores constitutivos de aquello que podría definirse como el campo de la ética ciudadana […].. 8. salud y educación. Pensada como práctica deseable. permitiendo su mutuo reconocimiento como miembros de una comunidad”. y el cruel revés de esa otra infancia objeto de violencia. nulos o conflictivos vínculos familiares (Minnicelli. Dentro del sistema de políticas sociales se consideran las políticas de o para la infancia como el sistema de normas. exclusiones. intervenciones y programas públicos dirigidos a hacer efectiva la garantía de los derechos de los niños y las niñas. la ciudadanía es reconocida como la pertenencia a una comunidad política donde los individuos son portadores de derechos. En los últimos años se asiste a un desplazamiento de las tradicionales políticas asistenciales y correctivas para el menor. y desde allí. con el acento en la promoción y la prevención para todos los niños. carente de recursos materiales y simbólicos.

etc. tales como el conflicto armado y d. nuevos instrumentos conviviendo con antiguos modelos de intervención y un atraso considerable en la resolución de las problemáticas que afectan a la infancia. que se refieren especialmente a niños y adolescentes en conflicto con la ley. La incorporación de la Convención de los Derechos del Niño y la Niña en la legislación argentina sienta pilares fundamentales para pensar otra intervención pública respecto de la infancia. se encuentra nuestro país. b.903 del Patronato de Menores. explotación sexual.1999). María Inés Barilá 5 Sin embargo. vivienda. cultural y jurídica en la que un niño o niña alcanza su bienestar. maltrato. y su obligación era ejercer la protección de aquellos menores que. o bien cuentan con capacidades diferentes o se encuentran en situaciones de emergencia. La Convención Internacional de los Derechos del Niño. y estos derechos deben ser garantizados por la familia. legales y jurídicas para garantizar dichos derechos. por diversas circunstancias se veían privados de la patria potestad. M. más que mejorar. los compromete a elaborar acciones de tipo administrativas. como son la salud y la educación. Para fundamentar la afirmación precedente. De esta forma. la sociedad y el Estado (Kliksberg. es el instrumento jurídico-político que cambia radicalmente el concepto de infancia y adolescencia. económica. abre las puertas para controlar y obligar a los países a adaptar los sistemas legislativos (Barilá. Políticas de Protección Especiales. . la Niña y del Adolescente: Un Avance para las Políticas de Infancia en Argentina Desde principios del siglo XX. dejando en claro que después de un siglo. La Convención Internacional de los Derechos del Niño y de la Niña. 2000). 4) Constituye una norma-ombud que expresa cuál es la situación social. una primera mirada a las políticas para la infancia revela superposición y fragmentación de los programas. constituye una nueva mirada hacia la infancia. la situación de la infancia parece haber empeorado. la Argentina ratifica esta Convención y. El nuevo pacto universal aporta un cambio ideológico respecto a viejas relaciones tutelares del pasado: los niños/as y adolescentes ya no son objetos pasivos de protección. se incorpora en el artículo 75 de la Constitución Nacional (Bifarello. El niño y la niña dejan de ser un problema para la sociedad y se convierten por un lado. y además. abrigo. c. dentro de los países que han ratificado la Convención Internacional de los Derechos del Niño y la Niña. Esta ley vigente desde 1919 hegemonizó la intervención del Estado hacia los menores. porque miles de niños han pasado de simples infantes a sujetos en riesgo. en 1994.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. 3) Es un postulado-marco para la elaboración de nuevas políticas para la infancia: a. destinadas a crear dispositivos y mecanismos de atención para los niños que atraviesen situaciones particulares que vulneran sus derechos como el abuso. involucra y hace jurídicamente responsable a los Estados miembros que la ratifican a velar por su cumplimiento. dirigidas a garantizar derechos sociales como la alimentación. en grupo vulnerable merecedor de cuidados especiales. Políticas Públicas con perspectiva universal. La Convención tiene un segundo aspecto positivo. I. Políticas Asistenciales. en ciudadanos poseedores de derechos generales y por otro. M. B.. 2006). Políticas de Garantías. o cuando el ejercicio irregular de la misma los pusiera en situación de desamparo. Sabemos que. ahora son sujetos plenos de derechos. 2) Sienta la Doctrina de la Protección Integral. Adoptada por Naciones Unidas en 1989. mencionamos cuatro ideas centrales que se desprenden del texto declarativo: 1) Postula el status jurídico de la infancia. Al Estado le correspondía la función del patronato. la atención a la minoridad estuvo regida por la Ley Nº 10. En 1990. Profesora: Mg.

061. crea organismos especializados de protección de los derechos de la niñez y adolescencia. participación a la comunidad en el logro de la vigencia plena de los derechos de los niños. Adolescencia y Familia .INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. protección. Adolescencia y Familia. judicial o de cualquier naturaleza que se adopte respecto de las personas hasta los 18 años de edad. provincial o municipal . niño y adolescente como la máxima satisfacción integral y simultánea de los derechos y garantías reconocidos en la presente Ley. resguardo y restablecimiento de los derechos de la niñez. Profesora: Mg. posibilitó la “normalización legislativa” en Argentina en materia de políticas para la infancia. el Régimen Penal de Menores y la Convención de los Derechos del Niño. Establece de aplicación obligatoria la convención sobre los Derechos del niño. acuerda pautas para la elaboración de las políticas públicas de la niñez. . aplicación y extinción de medidas de protección integral de derechos y aún de medidas excepcionales. e informar anualmente al Congreso de la Nación la labor realizada y al mismo tiempo en un anexo del informe hará constar la rendición de cuentas del presupuesto del organismo. Deroga la Ley 10. efectivo y permanente de aquellos reconocidos por el ordenamiento jurídico nacional y los internacionales. los Niños y Adolescentes N° 26. Plantea un amplio y a la vez preciso ordenamiento de los aspectos más importantes de los problemas relacionados con la implementación de políticas de la infancia y adolescencia. decisión o medida administrativa. Niños y Adolescentes. Fija el interés superior de la niña. La normativa define el interés superior de la niña. asistencia. planifican. organismo especializado en materia de derechos de la infancia. con la sociedad civil y con los niños. delimita niveles de responsabilidad y prevé el financiamiento para la efectiva aplicación de la ley. sancionada en el año 2005. los que pueden sintetizarse: Tiene por objeto la protección integral de los niños. Establece las condiciones de uso. ya que propone criterios. coordinan .903 conocida como Ley de Patronato del Estado. . quien tendrá a su cargo velar por la protección y promoción de los derechos de los niños. medidas y dispositivos apropiados discutidos en nuestro país por más de quince años. En la actualidad la Ley sobre Protección Integral de los Derechos de las Niñas. niño y adolescente. ejecutan y supervisan las políticas públicas de gestión estatal o privadas en el ámbito nacional. Crea también la figura del Defensor de los Derechos de las Niñas. Postula las pautas de acuerdo a las cuáles se elaborarán las Políticas Públicas de la niñez. integrado por todos aquellos organismos . controlar y garantizar el cumplimiento de las políticas públicas con carácter federal. y obliga a cambios en el diseño de la organización administrativa y judicial del Estado y de las relaciones entre éste. y responsabilidad a las familias para asegurar el disfrute pleno y efectivo ejercicio de los derechos y garantías de los niños. por ejemplo: la Ley de Patronato. Niños y Adolescentes. Asigna responsabilidad indelegable al Estado para establecer.establecer y articular políticas públicas integrales. teniendo como centro el derecho de los niños a mantener sus vínculos familiares y comunitarios. entidades y servicios que diseñan. destinados a la prevención . orientan. Conforma el Sistema de Protección Integral de Derechos de las Niñas. para entre ambos. puntualiza los principales derechos y garantías que se reconocen. niñas y adolescentes que se encuentren en el territorio argentino y garantiza el disfrute pleno. Crea en el ámbito del Poder Ejecutivo Nacional la Secretaría Nacional de Niñez. la que entre sus funciones debe garantizar el funcionamiento del Consejo Federal de Niñez. María Inés Barilá 6 Después de la Convención el balance de la legislación argentina expresó una convivencia alienada de leyes antagónicas que coexistían en un mismo sistema jurídico. en todo acto.

Se trataba de estudios demográficos. protección y defensa de los derechos de la niñez. pertenencias jurisdiccionales diversas. y los grupos de edad. 2000). Durante algún tiempo y para facilitar la respuesta muchos estudios prefirieron no entrar en polémicas difíciles y optaron por definir las edades con base en límites definidos por la edad: de este modo. las organizaciones sociales que trabajaban con la niñez y la adolescencia se veían limitadas para intervenir y acceder a la definición del proceso de decisión política”. tratamiento. son los primeros determinantes de diferencias básicas que serán luego procesadas por la cultura. Por su parte. Encuadra el accionar de las organizaciones no gubernamentales de niñez y adolescencia que desarrollen programas o servicios de promoción. Y eso se debe a que estas categorías no se pueden definir con base en criterios etáreos. Las preguntas habituales remarcaban las dudas sobre qué podían tener en común individuos cuya única característica similar era coincidir en la fecha de nacimiento. la adolescencia término promedio podía empezar a los 10 o a los 12 años. corrimientos de competencias. escaso monitoreo y rendición de cuentas.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. en particular. L. nos dan cuenta de diferentes denominaciones. María Inés Barilá 7 Establece que la Secretaría Nacional y el Consejo Federal de Niñez. estos límites no estaban fijados sin algo de arbitrariedad y pronto caían bajo sospechas fundadas. exteriorizan y cristalizan modelos de intervención social. ¿por qué se usan dos términos diferentes? ¿Cuándo comienza una persona a ser adulta o a envejecer definitivamente? Como se puede ver se trata de preguntas sumamente simples que no tienen respuesta. Por lo que la nueva Ley deberá hacer frente a modalidades de intervención enquistadas desde hace más de un siglo en el marco de una cultura paternalista y de tutela de los más débiles. En todo orden social la edad funciona como un criterio clasificatorio y al igual que el sexo. y la juventud comenzar en alguna de esas edades y terminar en los 25 o en los 30 según el enfoque elegido. acordará con los gobiernos provinciales y de la ciudad autónoma de Buenos Aires. Y se generan algunas preguntas ¿A qué edad comienza la adolescencia? ¿A qué edad termina? ¿Y la juventud? ¿En qué se diferencian específicamente la una de la otra? En el caso de que coincidan. (Andrenacci. los géneros. Adolescencia y juventud: dos categorías construidas socialmente Adolescencia y juventud son dos términos a través de los cuales las sociedades modernas han intentado ordenar segmentos poblacionales partiendo de la edad. A primera vista puede parecer transparente el conjunto de los actores definidos por el criterio etáreo. desigual distribución de los recursos. Las políticas públicas estatales se desarrollan en unidades ejecutoras que. funciones y coberturas poblacionales superpuestas. desde un rastreo diacrónico. pero a poco que se adentre la observación en los límites todo aquello que aparecía en principio claro y diferenciable. de todos los recursos nacionales e internacionales destinados a la efectiva aplicación de la Ley. Existen fundadas expectativas en que una efectiva aplicación de la nueva ley termine. Obviamente. de ahí su opción por estos criterios un poco rígidos. que en el organigrama del Estado. con aquellos problemas de las políticas sociales de la infancia. . El gobierno Nacional. comienza a tornarse vidrioso para volverse opaco. o qué limite real podía marcar una edad arbitrariamente definida. que trabajaban con datos censales. Estos elementos inherentes a la dinámica de ejecución. Profesora: Mg. Adolescencia y Familia en forma conjunta y coordinada deberán garantizar la distribución justa y equitativa de las partidas presupuestarias. De uno y de otro lado quedarán las categorías por ellos definidas. 9. la transferencia de los servicios de atención directa y sus recursos a las respectivas jurisdicciones en las que actualmente estén prestando servicios. a través de acciones sistematizadas. extenderse hasta los 16 o los 18. muestran desde otra perspectiva la trayectoria conceptual y los supuestos básicos instalados alrededor de la niñez.

en el ancho presente inclusive. Aunque no suene convincente a primera vista. El presente actual en constante explosión se encuentra con una variedad creciente de grupos de edad. es altamente discutible. jóvenes. Profesora: Mg.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. poco a poco la población irá aumentando y las expectativas de vida irán creciendo. Los grupos jóvenes comienzan a existir históricamente cuando se une a cierta bonanza demográfica la capacidad cultural de elaborar la diferencia que la estructura reproductiva de esa sociedad hace posible. sexo y cultura en Samoa. jóvenes adultos. 5 Uno de sus casos clásicos es el libro de Margaret Mead. Geográficamente. seguido de un bautismo. ya que como lo prueba la antropología 5. las estructuras socioeconómicas se complejizan. las condiciones de infraestructura mejoran. es posible constatar que hay sociedades que no tienen jóvenes. hablando con justeza. puesto que sus límites son variables. al menos. . surgen nuevos saberes y prácticas institucionales. 1985. ese dato inmediato de nuestra experiencia social. mayores. Es decir que la madurez corporal es suficiente como condición para entrar en el mundo adulto. En tal sociedad. producto de esta diversificación: hoy en día tenemos niños. no la misma juventud en todas las sociedades. y hasta comienza a surgir una cuarta edad. no habría jóvenes: la población tendría períodos de vida sumamente cortos y esto no permitiría la diferenciación de roles por grupo de edad. Es muy extendido entonces. Planeta. Imaginemos qué diferencias efectivas podrían llegar a operar en términos de edad en una sociedad tan concentrada. Se podría arriesgar que no siempre existieron los jóvenes ni mucho menos los adolescentes. Por lo tanto. Es posible constatar con relativa facilidad que la definición de la población adolescente o joven ha cambiado con el paso de la historia. Barcelona. directamente desde la infancia a la adultez. el tipo de sociedades sin juventud. hambrunas recurrentes y ciudades carentes de sistemas sanitarios eficaces. no hay juventud. se combinan y pluralizan los sistemas educativos. la regla marca que la mayoría de las sociedades ha funcionado de esta manera. y complementando el ejemplo que acabamos de dar. Supongamos que con el tiempo. entonces. Evidentemente se trataría de diferencias muy poco significativas. María Inés Barilá 8 Si bien términos como adolescencia y juventud definen “grupos de edad”. con un rito de pasaje que suele consistir en un período breve de alejamiento de los púberes de sus aldeas. se diversifican las producciones culturales y sus consumos. donde hay problemas de escasez de agua potable. una circuncisión o alguna otra ceremonia de marcación corporal. la producción de alimentos crece. todo tendería a apiñarse en una población compacta acechada por las condiciones del ambiente. en principio. maduros. donde los riesgos de muerte por enfermedad son altos. tercera edad. En sociedades modernas las curvas demográficas tienden a extenderse cada vez más. en la historia de la humanidad. es decir que lo inusual es que haya sociedades con juventud. gerontes. la población se extenderá en su pirámide de edad y comenzarán a aparecer diferenciados distintos grupos nucleados en torno a edades diferentes. los miembros de estas sociedades pasan casi sin transición o con alguna de mínima extensión temporal. o al menos. es decir que están socialmente construidos y por lo tanto. casi incuestionado de que hay algo natural en el desarrollo humano y dentro de él un período que se engloba en la categoría juventud. hasta el paso definitivo que supone pasar a formar parte del mundo de los adultos. situación en la que el juego de las diferenciaciones sociales se multiplica. Adolescencia. geográfica y culturalmente. y sus fronteras son sociales antes que meramente etáreas. donde se suma a ello cierto estado generalizado de guerras. varían histórica. no se los puede demarcar con la exactitud que suponen los criterios de edad. condición que es legitimada por un rito que hace las veces de frontera oficial entre un grupo de edad y el otro. donde no hay condiciones de asepsia que garanticen partos sin riesgos. Supongamos una sociedad en la que la media de vida es de 30 años. como todo límite de edad. por el momento. los problemas sanitarios se reducen. Pensemos intuitivamente: si la juventud es ese período a través del cual se vive un tiempo intermedio que va desde el abandono de la infancia. adolescentes. Evidentemente muchas de ellas no tienen ninguna entidad social. los partos seguidos de muerte disminuyen. los jóvenes y los viejos. púberes.

que ha constituido su propia familia. María Inés Barilá 9 Tendríamos que pensar que con la juventud o con la infancia durante mucho tiempo sucedió exactamente lo mismo. su duración cronológica traducida en los términos de un sistema de oposiciones significantes. aparecen nuevas cuestiones a tener en cuenta. en la que la diversificación y autonomía de las esferas y los estratos que la componen se hace cada vez más dramática. distintas clases sociales tendrán distintos tipos de maduración social.un destino laboral. Si hacemos una comparación con aquello que la tradición antropológica ha llamado “sociedades primitivas”. se considerarán los elementos que constituyen al adulto y se verán las vías de acceso que llevan. la de la tercera edad. Centro Editor de América Latina. pensar que no tardarán en aparecer nuevas categorías intermedias. puesto que se trata de una sociedad compleja. Y por más eufemística. es decir. Infancia y familia en Antiguo Régimen. entonces. De ahí a su institucionalización definitiva no queda más que la insistencia y la consolidación de los intereses que le dieron forma. Tanto una como la otra son categorías construidas social e históricamente y articulan un “material” escaso. el final de la transición. De este modo. se coloca bajo una nueva luz. a las marcas de sus tránsitos y a los sistemas de categorizaciones de edades vigentes en la sociedad de la que se trate. y esto sucede hasta un punto tal que permite plantear la coexistencia de distintas sociedades en una misma sociedad. sociedades en general y comparativamente de baja diferenciación interna. 1986 7 La visión de la sociología actual comparte mayoritariamente este punto de vista. 1986. con divisiones tajantes. más o menos acelerada según las presiones materiales a que estén expuestos. tal vez con categoría vagas. de extensión de ese período intermedio entre la niñez y la adultez al que llamamos juventud. primero hay que detenerse en las características que definen a un adulto normal (estadísticamente frecuente). La infancia es un mundo que como muy bien mostró Ariés no tiene más de dos siglos de existencia6. Concretamente hablando. “otras”. anteriores y posteriores. a su plena capacidad biológica para reproducirse. Profesora: Mg. En una sociedad como la nuestra. que tiene hijos. Es decir que para aclarar de qué se habla cuando se habla de jóvenes. Esto nos lleva a un punto de suma importancia: no todos los individuos que tienen la edad de ser jóvenes se encuentran. En este contexto. para sociedades modernas como las que habitamos. se puede advertir que los procesos de división por edades van tomando distintas velocidades según los grupos que conforman la sociedad. El libro de Cecilia Braslavsky. Madrid. Hemos visto en los últimos tiempos consolidarse una categoría que nuestros mayores inmediatos casi ni conocieron. en la medida en que se trata de una transición. que ha definido exitosamente -después de prepararse para ello . por la tendencia impuesta. la vida de un cuerpo. socialmente hablando. en la misma situación. que se autosustenta. Un adulto se define como alguien que ha establecido su vida al margen de su familia de origen. estarían los jóvenes7. falsaria o prometedora que sea. de una cultura. para ver luego qué es lo que conduce hasta él. Taurus. socialización mediante. En esa moratoria. .INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. Las diferencias entre adolescencia y juventud. “simples” o como se acostumbra hoy. pero se los va conformando como un grupo socialmente reconocible. ni tienen la misma presión económica por definirse 6 Aries. responderán al tipo de cultura al que nos refiramos. se los define. poco a poco va instituyendo agencias sociales en las que se reconoce a sus miembros. no termina de consumarse como un adulto y se encuentra a la espera de adquirir los atributos que lo identifiquen como tal. No es descabellado. La juventud argentina: informe de situación. Philipe. a los sujetos desde su madurez corporal hasta la plena madurez social. la temporalidad hecha cuerpo. a sus rituales oficiales u oficiosos de pasaje. ¿Qué sería la juventud entonces? Ese período de mora en el cual cierto segmento de la población llegado a la madurez sexual. plantea la cuestión con claridad y es ilustrativo de esta tendencia. Buenos Aires. y por ende. ese período de espera. No todos entran en la formación de las familias en la misma edad. la pregunta por la adolescencia y la juventud toma otras características.

un interregno que se origina con la madurez sexual y que se va definiendo con el proceso de las moratorias hasta desembocar en el reconocimiento social que supone ser adulto. necesidad de trabajar. En la experiencia habitual del niño. Es decir que no todas las clases gozan de esta ventaja que produce la vida social actual. La familia otorga una historia en la que se es individuado. una búsqueda. en oposición y conflicto frente al mismo. una reducción de la moratoria social. a su lugar en el entorno próximo y en el mundo que lo rodea. y según distintos enfoques que enfatizan aspectos diversos9. La adolescencia comienza en lo corporal con la madurez sexual y en lo psicosocial con el cuestionamiento de esta herencia recibida. y por lo tanto. que constituye al niño como sujeto. hecho que en su desigual distribución hace que haya clases con jóvenes y clases que no los tienen. o cuya duración. En esto podrán variar los ritmos según las clases sociales o las familias pero no el proceso.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. sobreviene la madurez psicológica propia de la constitución del adulto promedio sano: con un nuevo sistema de identificaciones que lo define y una forma de sexualidad asumida. se encuentra con un problema: casi no hay juventud en los sectores populares. Erik. Es por ello que aparece como un período crítico en el que. Kapelusz. excluyendo implícitamente a los miembros de otras clases que no acceden objetivamente a la moratoria social. básicamente. Con la adolescencia sucede algo parecido. eficaz herramienta conceptual para comprender de manera más crítica la construcción social de la juventud. La familia funciona como la primera matriz de sentido en la que se elabora una representación del sí mismo y del mundo social. la crisis se manifiesta en el cuestionamiento que el adolescente hace del sistema de referencias que constituyen la identidad que ha heredado de la familia. 1987. y supone. Buenos Aires. la adolescencia aparece como el período previo a la juventud o en menor medida como la primera juventud. Al igual que en el caso de la juventud. producirían entre los sectores populares. casi los torna invisibles. Aunque como dijimos anteriormente. surgen nuevos obstáculos: en la definición social del modelo de juventud está operando un sistema de dominación social que hace aparecer como jóvenes sólo a los miembros de una clase. Sociedad y adolescencia. no todas las culturas ni las épocas históricas reconocen este problema de la transición y de la búsqueda: hay sociedades que con ritos de pasaje precisos definen la transformación del niño en adulto. 9 Ver las distintas posturas planteadas en el texto de Obiols. el momento problemático en que se consuma la madurez corporal y se discute por primera vez la herencia familiar en la constitución de la personalidad. Con otras palabras. el período adolescente escenifica una crisis: por un lado un abandono. De una o de otra manera. Siglo XXI. una pérdida. De modo que se manifiesta como un período de crisis en el que se abandonan maneras habituales de situarse en el mundo de las edades y se asumen nuevas posiciones de rol junto con una corporalidad en desarrollo. Guillermo y Silvia Di Segni de Obiols. mínima. partiendo hacia indicadores constructivos en el orden social. implícitamente. elaboradas y superadas las situaciones de desacople. y por otro. espontáneo e incuestionado durante la infancia. De modo tal que superado el problema del corte de edad como criterio. pp. los enfoques de la moratoria social reproducen este modelo de dominación social en sus esquemas conceptuales. y la adolescencia supone el primer paso en la construcción autónoma de esa nueva historia que constituirá la nueva identidad. . al no percibir el momento crítico no tienen adolescencia. Adolescencia. Los planteos centrados en la moratoria. Maternidad y paternidad adolescente. la del cuerpo y el lugar del niño. posmodernidad y escuela secundaria. Profesora: Mg. ambos segmentos de edad se distinguen con base en criterios no exhaustivos. 1998. la de la identidad en el mundo adulto. la familia aparece como el grupo de pertenencia natural. México. Tal como fuera tematizado clásicamente por Erikson8. 52-62. 8 Erikson. en los términos impuestos por nuestra cultura. En sociedades como las nuestras. se trata de una etapa transicional de la vida de las personas en la que se atraviesa una crisis profunda. María Inés Barilá 10 laboralmente. y a través de las búsquedas posteriores afirma la necesidad de constituirse frente al mundo de los padres. cortes en la permanencia en el sistema educativo.

María Inés Barilá 11 El famoso conflicto generacional puede ser entendido a esta luz como la discusión de la herencia familiar y la progresiva decisión del sujeto en la elección de lo que serán sus grupos de pertenencia. que conducen la atención hacia tendencias de actualidad. Tanto el proceso de juvenilización en el que la moratoria parecería resolverse. Otros estímulos sociales del presente estarían afirmando esta tendencia: la extensión de la estética adolescente como modelo de conductas a ser imitado. no habría brecha. En principio la adolescencia no es sólo una estética. el problema está cuando se la generaliza o se la acepta como una tendencia monolítica. Por otra parte. su identidad y su situación vital). Al vacilar la socialización dura. el de una clase. tradicional. y por lo tanto. de evitar el paso de los años. supone crisis. en la medida en que no habría ideologías fuertes con las que elaborar el contraste. tradicionalmente enérgico y claro en sus objetivos y modos de socialización. cit. que habría que esconder. maníaco depresivo. conflictiva en la que se moviliza un crecimiento adulto “normal”. hecho que los impulsaba a diferenciarse de los modos de ser adultos ya existentes. se va convirtiendo en un modelo social a imitar. transformadas o negadas.. que al final del camino podrán ser recuperadas. de modo creciente. como un pastiche en el que no habría conflicto ni rebelión. Según estas descripciones hoy las cosas habrían cambiado. pasan. las brumas y las indefiniciones propias del mundo adolescente. . con lo que va dejando de ser una etapa para convertirse en un estado permanente. desorientación. llegan a un mismo nudo problemático: si bien se trata de descripciones creativas. y la etapa adolescente se va convirtiendo en un estado. comienzan a vacilar respecto de las decisiones sobre su futuro. Hay quienes han identificado este modelo de interpretación como el de un adolescente moderno 10. La adolescencia sería una forma de la estética muy atractiva que hasta los más viejos estarían imitando: la presión por lograr el cuerpo ideal. No es que sea falsa. que difunden como generalizable las características de su imagen. que es idealista y utópico. como es el caso de los sectores populares. Si se la reduce sólo a imagen. o su opuesto complementario. Op. que busca diferenciarse dramáticamente. El adolescente actual no tendría a qué oponerse. negárselo a amplios sectores que pasan fugazmente por ella o no la adquieren. desenlaces que no anulan el desajuste inicial por el que. casi inevitablemente. 48-51. aceptadas. pérdida de rumbos y una dolorosa vivencia al tratar de encontrarlos (habría que ver si los adultos. que comenzarán a ser. sino simplemente. serían tendencias evidentes de la desvalorización por la que pasa hoy en día el ser adulto. Esto generaría una confusión entre los mundos juvenil y adulto. Profesora: Mg. expresaría dramáticamente en estas actitudes la brecha generacional. poco a poco. puede discutirse. los medios masivos y la publicidad. estaría en la actualidad poblado por las dudas. situación que supone un enfrentamiento con las elecciones predeterminadas por la familia. el conflicto movilizador desaparece. elecciones autónomas de los sujetos. se corre el riesgo de confundir un modelo de adolescencia.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. confunden un 10 Obiols y Di Segni. que se extiende cada vez más por la acción del mercado. se invierte de los adultos hacia los adolescentes. convertido en modelo para el mundo adulto. El modelo de socialización parecería estar en las antípodas. pp. al menos no claramente. entramos en la misma zona problemática de la definición de juventud hecha por la moratoria social. A pesar de que es recomendable esta descripción. Este. Con estos planteos. hacia la relación autónoma con otras instituciones o con la comunidad en general. huida sin choques. El púber indócil. como el de la conversión de la adolescencia en un estado. La adolescencia coincide con la salida de la familia hacia los grupos de pares. Una prueba adicional de ello podría ser que la vejez se va convirtiendo en algo vergonzoso. con toda la adolescencia. hecho que expresaría una identidad formada en el collage. como la de moratoria social. el conflicto generacional que antes se daba por el deseo que los adolescentes expresaban de ser adultos. Es difícil negar que la adolescencia. sólo por su cambio de opciones estéticas. indiferencia. la composición sin plan.

Mario. como de las moratorias sociales desigualmente distribuidas en distintos sectores de la población. que luchan por establecer esos modelos que.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. funcionan como herramientas de dominación. Una primera extensa. Haber nacido en un momento. y otra más breve y expositiva. Bogotá. Buenos Aires. definiéndoles un perfil11.apariencia . el aspecto corporal en el caso de la adolescencia y las vías diferenciales de acceso a la adultez en el caso de la moratoria social. Es el lugar temporal que marca la experiencia. 1996. dándole un sentido temporal a la existencia. Ese tiempo diferencial que distancia de la muerte es el mismo que se expresa en la asociación de cadenas de acontecimientos. Y esto está más acá o más allá tanto de las estéticas que “definen” un grupo de edad. planteada técnicamente en el contexto de la teoría sociológica. Con esto no se quiere negar la importancia de la estética . encontrarse arrojado entre los entes que componen el mundo de la vida. Profesora: Mg. Hay modelos dominantes de ser joven o de ser adolescente. 11 Para ampliar la cuestión ver “La juventud no es más que una palabra” en Bourdieu. Biblos. como si agotaran los fenómenos que tratan. ser hijo de una coyuntura y darle un tipo de relieve temporal a la propia experiencia. La juventud es esa facticidad que señala como un dato duro quiénes son precedentes y quiénes son posteriores. En principio toman algo puramente estético y de clase. publicada en el libro de autores varios “Viviendo a toda”. bajo el título “La juventud es más que una palabra” en Margulis. a la lucha por su control y monopolización. distintas experiencias. en última instancia. un sistema de referencias de momentos anteriores o posteriores. Detrás de estas clasificaciones. Grijalbo/Consejo Nacional de las Artes. María Inés Barilá 12 aspecto parcial de las definiciones con la definición completa. implica una manera de abrirse a la experiencia temporal de lo social. ser hijo de la historia de un modo y no de otro.como el posicionamiento fáctico frente a las generaciones precedentes12. que sitúa al sujeto en el mundo de la vida y que le indica las probabilidades de afrontar efectivamente la muerte. la sociedad disputa el acceso a recursos. que está en la primera parte del artículo “La construcción social de la condición de juventud”. Jóvenes. cercanos o lejanos. pero en última instancia congéneres en lo que hace a la exposición a los estímulos de una época. tener hermanos en esa vivencia. Sociología y cultura. que en última instancia es un juego de apariencias sociales en disputa. La juventud es más que una palabra. También es cierto que detrás de la definición social de esas agrupaciones existe una lucha clasificatoria en la que distintos sectores tratan de darle su contenido. 1998. 1990 12 El planteo que sigue a continuación conoce dos versiones previas. Con esto se trata de recuperar esa base “material” de la edad pero procesándola culturalmente: tener una edad y no otra supone pertenecer a una generación y no otra. a su distribución. México. con distintos grados de compromiso con ese momento de apertura a la temporalidad. Tanto la adolescencia como la juventud son períodos en los cursos de vida y grupos de edad en la medida en que distintos estadios históricos de la sociedad los constituyen como tales. En esas disputas se expresan distintas visiones. que tienen por detrás la articulación de estrategias sociales de dominación. Tal vez el más importante de estos conflictos sea el generacional. Simplemente se las quiere complementar con un planteo que posicione la definición en una instancia previa: la de la experiencia de vida diferencial que supone tener una edad y no otra. Pierre. y esta operación obstruye la mirada. centrales o periféricos dentro de los cuales un sujeto posiciona su propia duración en el conjunto de las duraciones sociales e históricas. la facticidad. supone haber sido socializado en un momento histórico determinado. Si hay algo que define el ser joven no es tanto una estética o una moratoria social con las características que ya observamos . y eso es lo que constituye el motor de las luchas sociales por la clasificación. con una pars destruens inicial que recorre y ataca los prosupuestos de las teorías corrientes sobre el tema y una pars construens que ofrece un esquema superador. Diuc/Siglo del Hombre Editores. territorios culturales y nuevas sensibilidades. simultáneos o sucesivos.ni de las vías sociales que componen la transición a la adultez promedio. ambas realizadas en colaboración con Mario Margulis. .

ese capital temporal de que se dispone. Muchas veces. pero que no depende exclusivamente de ellos. la historicidad de la generación en la que se es socializado y la experiencia de las duraciones y de la temporalidad. Por eso. jamás tendrá su núcleo. Profesora: Mg. Los jóvenes entre la exclusión social y la “cultura de lo fácil”. por más sano y saludable que esté el cuerpo. la juventud es una condición que se articula social y culturalmente en función de la edad -como crédito energético y moratoria vital. con la generación a la que se pertenece -en tanto que memoria social incorporada. la prostitución o el robo. o como distancia frente a la muerte-. en la que la obtención de los recursos que exige la lógica de mercado para adquirir bienes se encuentra cada vez más lejana. 10. por cuestiones que hacen a cierta debilidad relativa. es un posicionamiento objetivo en el conjunto de las distintas generaciones que luego toma características de clase específicas. no lo parezcan. estas dificultades ligadas con el mundo del trabajo llevan a opciones en las que se desenvuelven lazos reproductivos ligados con economías marginales e ilegales. por eso es una experiencia singular e intransferible de cada uno. la mayoría de los empleos que obtienen los jóvenes.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. María Inés Barilá 13 Es decir que el crédito temporal disponible y la facticidad es lo que le da profundidad histórica a la experiencia personal en la que cada sujeto construye su propia identidad. con tareas de baja calificación o nulo atractivo. con salarios más bajos que los de los mayores cuando hacen la misma tarea. la doble presión social se resuelve con estrategias que exceden los modos tradicionales y hasta los marcos legales en los que funciona la economía para la gran mayoría de la población. y con el género . y más entre los sectores populares. por más que una estética promocionada por el mercado pueda ofrecer sus signos exteriores como mercancías. De este modo. por más que tengan hijos en edades muy tempranas. con la clase social de origen . con escasas probabilidades de crecimiento. cuando la obtienen. la juventud es una condición de facticidad. no tengan el cuerpo adolescente del modelo impuesto. la relación de los jóvenes con el mundo de la economía se ve complicada. Ser joven entonces es una forma de la experiencia histórica atravesada por la clase y el género. como la falta de carrera laboral acumulada. funcionan más como necesidades dolorosas que como medios de realización personal. un modo de encontrarse arrojado en el mundo. de sus dietas y rutinas laborales. aunque socialmente. con la concurrencia de un factor ambiente al que se podría llamar “cultura . La juventud entonces más que una estética o una moratoria social. sino que adquiere modalidades diferenciales en ellos. entonces serán jóvenes. y alguien las pueda adquirir. Con una inserción laboral precaria. De igual manera y a la inversa: por más que los sectores populares. si su edad así lo determina. suelen ser los jóvenes. y toda la economía de prácticas que se despliega a su alrededor. o dicho en otros términos. En la actualidad y en términos generales.según las urgencias temporales que pesen en general sobre el varón o la mujer -. expuesta a una inducción permanente de aspiraciones al consumo (que asocian el ser al poseer). común con aquellos “hermanos de generación”. La juventud crece en un ambiente contradictorio: por un lado. pero que comparte la definición de situarse en uno y solo en un momento de la historia. En este contexto los más afectados. ambas pertenecientes a sectores sociales que se la apropian con relativa exclusividad. según los modelos sociales impuestos. En estas condiciones. experiencia de vida diferencial-. por más que se vean obligados por presiones materiales a tener que trabajar y cortar sus carreras escolares. y por el otro. que se pierde irremediablemente y no se puede recuperar. abandonada a una situación con altos índices de desempleo. tiene su origen en esta doble presión que señalábamos más arriba. por más que su moratoria social sea mínima o inexistente y su apariencia no los identifique con los grupos adolescentes por su estética. por más que se demore la llegada de los hijos. Para recapitular entonces. si su capital temporal excedente es grande. que articula la moratoria vital. no es casual.como moratoria social y período de retardo diferencial -. en virtud de sus modelos estéticos. Circuitos vinculados con las drogas.

eran verdaderos emblemas para las clases alejadas de ellos. del ascenso social. recompensas futuras. desarrollar una tarea. con el avance creciente de la influencia de los medios masivos de comunicación sobre la vida cotidiana de la población. se asociaban con un mundo de valores en los que estaba inscripta esta maquinaria del sacrificio: los esfuerzos del presente se compensarían en un futuro mejor. como dijimos. se abren nuevos canales de circulación de mensajes que tienden a desplazar a los tradicionales. cargados de fuerza simbólica. la desalarización. detrás de los que se promocionan valores como la contención. suele colocar a los jóvenes como el costado apocalíptico de la sociedad. la escuela y el ahorro. 1996. Con el avance de los medios audiovisuales. La escuela también funcionó en cierta lógica valorativa moralizante. Al mismo tiempo. exteriorizar una de las formas de la virtud moral más extendidas históricamente en nuestra sociedad. Es decir que. se disloca. Las dificultades que los jóvenes encuentran para insertarse socialmente en los canales aún reconocidos como “normales” genera la visión que los patologiza. o el sacrificio. tangible. Esta articulación simbólica está prácticamente ausente en la cultura de los sectores juveniles y cuando se la encuentra se parece más a un residuo discursivo que a una matriz eficaz de producción de prácticas.implicaba además la posibilidad de acceder a mundos valorados como los del saber. como mejora en la posición laboral o como medio de acceso a un mayor prestigio para las familias. inversión a largo plazo. esta tendencia a la extensión de la “cultura de lo fácil” se agudiza. El papel imaginario de la escuela vinculado con la apertura hacia nuevos horizontes de mejora social. la escuela funcionaba en esa lógica en la que los sacrificios presentes implicaban con alto grado de probabilidad. entre estos. sacrificio). el trabajo y la escuela. y su contracara. la crisis de los ascensores sociales (trabajo. la formación y la cultura. Hoy en día asistimos a la crisis de estos dos tradicionales ámbitos. Al igual que el trabajo. María Inés Barilá 14 de lo fácil”: cuando caen o se debilitan emblemas socializadores. la contrición. Trabajo no sólo significaba tener un empleo.no sólo la primaria obviamente. Esta realidad. Manuel. implicaba además ocupar un lugar en la vida social. sistema que se complejiza y diversifica cada vez más. El surgimiento de la sociedad de redes. era obtener respeto y reconocimiento. . se vuelve cada vez más difícil esperar y exigir conductas que se estructuren siguiendo estos mecanismos imaginarios. tener una identidad que ostentar orgullosamente ante los otros. y a través de ello. la recompensa final. 5. básicamente laborales. actúa cierta lejanía existente entre la escuela y la cultura juvenil tal como está tomando forma en la actualidad. era una meta legítima a la que se aspiraba a llegar sólo por la escuela. más pesimista. el trabajo. Hoy en día. ser un trabajador. Profesora: Mg. en la crisis de sentido que afecta a la institución en el contexto histórico y social de fin de siglo: se va desmoronando como parte del gran articulador social centrado en el eje trabajo-estudio. La escuela . mostrarse común. crecientemente azotados por el desempleo. Estos espacios tradicionalmente vinculados con el poder de las clases altas. Blackwell Publishers. y su prestigio. Internet. eficaz a la hora de producir conductas porque sus efectos eran tangibles. cuestiona la validez de la escuela como instrumento de socialización y de producción de sentido. la honestidad. altamente visible para el sistema mediático. como canales de inserción social. Un imaginario férreamente establecido por su probabilidad efectiva de realización. estudio. Cap. En ese contexto el lugar de las instituciones tradicionales de socialización. Complementario con el factor ambiente exclusión ya señalado. La pérdida de eficacia de la escuela sobre los alumnos radica. participando de lo que algunos autores llaman la ‘virtualización de lo real’ 13.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. no importa el rubro. visión que se agrava cuando se trata de sectores populares. Para las generaciones anteriores. aparecía en el marco de la promesa. la 13 Castels. La escuela y el trabajo aparecen bajo una nueva luz. la precarización laboral y la amenaza de la exclusión social. se resignifica. el reconocimiento posterior al esfuerzo y la carencia.

Estas culturas dentro de los que se estarían forjando las nuevas subjetividades. Algunos temas de interés como la música. muchas veces socializados ‘electrónicamente’. siguen ocupando lugares de privilegio. el sexo. Las culturas juveniles son potencialmente transformadoras en sus contenidos y expresiones. juegos y masas. En este sentido. Barcelona. ya no precisamente juveniles). Alianza. y en la medida en que se propone básicamente como entretenimiento. la contención y el ahorro sacrificado. “la familia”. Gilles. en los cuales ciertas imágenes tradicionales y recurrentes como “el barrio”. el fútbol. Lipovetsky o Yonnett. Esta tendencia es más fuerte cuando se trata de los segmentos más jóvenes de la población. y hasta incluso. Esta cultura en la que el esfuerzo y el trabajo para obtener algo. de compartir atmósferas grupales. hablan de un afán de búsquedas de placer inmediato.en parte . protagonistas de este fin de siglo. Medios audiovisuales. “el país”. el hedonismo y el narcisismo.familia. asumida por las iniciales culturas juveniles vinculadas con el rock en los años ’60. Modas. establecer grupos. ciertos consumos como el alcohol y algunas sustancias. la autoridad tradicional de padres y profesores se ve crecientemente compartida. ceden como puntos máximos en las escalas valorativas para ser desplazados por otros valores de tipo cortoplacista. con el sistema mediático tiende a facilitarse el camino para la imposición de la “cultura de lo fácil”. “los amigos”. las reuniones con las barras. fundamentalmente . aunque ello conviva con los más hostiles distanciamientos frente a las prácticas de transformación que muchos de sus imaginarios deberían implicar. la tendencia hedonista generalizada de la cultura actual es una metabolización que la sociedad de consumo hace de un imaginario profundamente contracultural y anticapitalista. Comprender esto es fundamental para acercarse a uno de los rasgos definitorios de las culturas juveniles que se han ido extendiendo a lo largo de los últimos treinta años por el cuerpo social en su totalidad14. una ética contraria a la protestante. escuela y trabajo. aunque no necesariamente coincidan con las 14 Como señalan algunos autores. se alejan del lugar tradicionalmente ocupado por la escuela. de los adultos. respectivamente: Bell. Ante la crisis de sentido que sufren las instituciones tradicionales de la socialización . forjándose cierta idea de sí mismos. 1988. frente a un mundo hostil en el cual. la TV. 1986. Paul. asediada y hasta jaqueada. iniciada por las vanguardias estéticas modernistas en los años ’20 y ‘30. de los otros y del mundo que los rodea. contenedora. como el exitismo. Las nuevas formas de socialización en las que se ‘traban’ las culturas juveniles tienen un horizonte utópico y hasta redentor. Las contradicciones culturales del capitalismo. México. debe ser tenido en cuenta como un factor de peso en el debilitamiento general del lugar ocupado por la escuela. suele darse también.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. mucho menos en sus prácticas. es el marco en el que hay que ubicar a las culturas compartidas por los jóvenes. Profesora: Mg. Anagrama. hoy desplegadas masivamente por la extensión de estos “productos” de la industria cultural actual. son fenómenos consustanciales.la búsqueda de una ‘malla’ protectora. el mundo que heredarán y en el que tan pocas alternativas de futuro suelen percibir. Así lo plantean. el consumismo desenfrenado. Daniel. María Inés Barilá 15 escuela. En principio. Gedisa.surgen alternativas en las cuales los adolescentes y los jóvenes buscan formas de identificarse. y hasta de inspiración ‘mágica’. reconocerse entre sí. Bell. en el cual tratan de reconocerse como legítimos afirmando consumos y preferencias comunes en los cuales se encuentran a sí mismos y entre ellos. Si bien esto no debe llevar a pensar que los medios se imponen sin resistencias. contraria a los valores del trabajo. Yonnet. ese mundo se les aparece como el mundo de “los otros”. por la omnipresencia del sistema mediático. paradójicamente. por la resistencia espontánea que manifiestan frente al “mundo adulto”. Barcelona. De este modo. La afirmación en ciertos valores de las culturas juveniles implica . . consumo indoloro y facilidad. “la vieja”. no pueden ver una salida (evidencia que involucra a sectores cada vez más amplios de la población. de necesidad de contacto afectivo. en términos generales. la convivencia casi acrítica de ambas tendencias en mezclas confusas. De allí que se expresen en conductas que describen un arco que va desde la rebeldía a la resignación más apática e indiferente. Lipovetsky. 1989. La era del vacío.

Por otro lado. su franqueza frente a las convenciones. amenazador. Si se indagan las estrategias del Estado. la parte negativa. En este caso. sus valores. falto de objetivos. aunque el contexto haya cambiado y muchos de estos significantes hayan cambiado de contenido. el desempleo. Algunas respuestas del mundo adulto frente al mundo de los jóvenes. lo que son sus condiciones objetivas de vida. incomprensible. según los ánimos dominantes en las distintas coyunturas. en políticas que han procurado “resolver” todas las disfunciones que aparecían nucleadas bajo el rubro “problemática juvenil”: la marginalidad. como dignos objetos del amor. errabundo. lo extraordinario. sólo puede ser noticia aquello que llama la atención. por los jóvenes y para ellos. desde hace poco. que a través de una estética extiende y universaliza como legítimos. coyunturas que han construido discursos dominantes dentro de los que se fue definiendo y redefiniendo su espacio. pasajero. tanto para los otros como para ellos mismos. las adicciones. La causa de esto tal vez radique en que para la lógica de los medios masivos de comunicación. la reflexión acompañada del compromiso militante. A lo largo de las últimas décadas se han ido dando cambios en la visión de los jóvenes por parte de la sociedad. mensajes y actitudes. y más aún. superficial. 11. es una idealización de los valores de una clase. y esa es la certeza más inmediata. en numerosas ocasiones. Tal vez como complemento de estas . atolondrados e “imberbes”. aunque no agote su experiencia. De este modo y con las urgencias históricas del momento.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. por evitar desbordes. la acción sistemática del mundo adulto frente a las expresiones de los jóvenes. de suerte que con tales atribuciones los jóvenes oscilaron desde ser transformadores. que se desvía de la “normalidad”. es lo que suele sobreexponerse en los medios. la delincuencia. carente de valor. la dominante. el mundo adulto esté organizando defensas y prevenciones para contrarrestar el efecto de esa más que virtual amenaza. en última instancia. si tiene ribetes de espectáculo. ha pasado por épocas diferentes. La figura del joven ha ido cambiando. idealizado. inconscientemente pero de forma sistemática. En términos de imaginario. superficial. de la despreocupación irresponsable como modelo de vida. todo como si fueran cuestiones estrictamente juveniles. la de la amenaza. No es inusual que el lugar del joven haya sido. Tradicionalmente el mundo adulto ha generado una visión despectiva y temerosa del mundo y la cultura juvenil. su lucha por la libertad. La visión que la sociedad adulta tiene de los jóvenes es. Estas presencias significativas indican cierta necesidad de encontrarse. Ahora cabría preguntarse si no serían estas virtudes. de contenerse y de cooperar. de resistir a las imposturas. riesgoso. ni le atribuyó las mismas características. Los jóvenes en general aparecen ocupando el lugar de lo peligroso y del riesgo. Esto es lo que hace que. Mucho de lo que rodea a los jóvenes. se puede notar la presencia de una visión forense de lo juvenil. su capacidad de sobreponerse a los prejuicios imperantes. los problemas de adaptación y las conductas desviadas y. producto de un estadio de inmadurez que tarde o temprano debía superarse. En ese contexto de aparición las imágenes no pueden ser otra cosa que negativas. el mundo de los jóvenes. demonizada. María Inés Barilá 16 definiciones que éstos han recibido en el pasado. activos. la violencia. Todo ese culto de la belleza juvenil. cuando se traduce a la experiencia de los adultos aparece como extraño. ha tendido a reprimirlas. en última instancia. rodeado de valores altamente positivos: se elogió su capacidad de innovar. a colocarles signos negativos. la escuela y el trabajo como valores. las décadas del ‘60 y ‘70 se inclinaron mayoritariamente por la identificación de lo joven con las imágenes románticas de la rebeldía. una proyección invertida por parte de los adultos visiblemente descontentos con el mundo que les tocaba enfrentar. más que algo propio del ser joven. violento. a ser impacientes. su predicación y atribución de sentido. “hombres nuevos”. en distintos momentos. controlarlas. La expresión de lo juvenil por parte del mundo adulto. se desplazan hacia lugares secundarios. en general. Esa visión no siempre se detuvo sobre los mismos tópicos. Profesora: Mg. restarles espacios de circulación o. con la preocupación central por controlar. El mundo de los jóvenes apareció en general como algo mal visto.

hecho inminente (al menos como fantasma) que conmueve los imaginarios que durante tanto tiempo la acompañaron. Aunque sea chivo emisario. se ha invertido. María Inés Barilá 17 convulsiones epocales después hayan sido ellos mismos los que. entre otras tantas posibilidades. La escuela ya no garantiza. es más grave. que es aquella acción por la que se le otorga sentido. que difunden distintos saberes. “La interpelación del Estado a los jóvenes en la Argentina”. De este modo el 15 Algunas de estas consideraciones pueden verse específicamente analizadas en Kuasñosky. con pedagogías tradicionales o alternativas.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. en todo caso. según alguna retórica de la época. lugar simbólico que ha cambiado de contenido. hoy ‘escuela’ no se asocia automáticamente con ascenso social. en su apertura y en las posibilidades que durante tanto tiempo los regímenes de facto habían coartado. Los jóvenes y las instituciones escolares: encuentros y desencuentros. ya que fue para ellos para quienes representó una vía de mejora social. sino como un estabilizador. que se insertan en zonas geográficas con problemáticas sociales completamente disímiles. Como forma de legitimación de las grandes transformaciones políticas. deviniendo grupo “sospechoso”. el descompromiso. No es casual que la escuela esté sufriendo el parcial abandono de los sectores populares y de los sectores medios. y la imagen se revertirá momentáneamente. el desencantamiento y fin de la primavera democrática. y está. Algo similar sucede con la vuelta de la democracia: en este caso los jóvenes aparecerán nuevamente como los representantes simbólicos (nunca reales) de la recuperación de los derechos y de las esperanzas puestas en el nuevo orden político. la falta de futuro. la paz no retorna al rebaño. para la reproducción del lugar social ocupado por la familia de origen. como hace treinta años. en un contexto de defensa contra la caída social. El contexto histórico de la valoración de la institución. serán sacrificados como defensores de la Patria. (mimeo). y el problema. pp. Ya no se la ve como un ascensor social. No obstante. ya no asegura. la violencia y la anomia. 1997. En otro contexto histórico. pero no de función. como verdaderos significantes vacíos dispuestos a su llenado según la conveniencia de quien escriba o hable. hayan aparecido como el blanco privilegiado de la represión militar. y esto se debe a que la probabilidad de movilidad social existente ya no es de ascenso. hay distintos tipos de escuelas. diríamos que los jóvenes mantienen con las instituciones escolares una relación definitivamente ambigua y compleja. encargada de matizar los discursos políticos dominantes. Si tuviéramos que decirlo con una sola frase. los jóvenes aparecerán una y otra vez encarnando esa figura prototípica. necesaria aunque no suficiente. pero eso no debe llevar a pensar que el problema está exclusivamente allí. con el surgir de las dictaduras. Joven sigue siendo sinónimo de acecho. . Ante todo. hecho que hace imposible hablar de una sola relación. esos mismos jóvenes cambiarán de atributos. de intereses foráneos que venían a destruir la esencia argentina y su modo de vida15. Silvia y Dalia Szulik. como vimos. Con el paso del tiempo. el peligro de disgregación social. sino de descenso. No se puede establecer una relación que los englobe a todos por igual. Buenos Aires. espolón de proa. lo cual tal vez tenga mucho de cierto. Hoy en la apatía y en la violencia. que pueden ser públicas o privadas. También se suma a ello la diversidad de los jóvenes debido a su pertenencia familiar y de clase social. laicas o confesionales. económicas y sociales. 2-3. el enfriamiento de las pasiones políticas vigentes. se la ve como una condición básica. que responden a modelos educativos diversos. Profesora: Mg. 12. nuevamente se coloca a los jóvenes como encarnadura del humor dominante: esta vez en las figuras fantasmales y atemorizadoras de la apatía. ya que tampoco hay una sola escuela. ante la guerra de Malvinas. Así los jóvenes como mártires y héroes democráticos resurgirán como reservorios de vida y de la defensa de los derechos humanos. situación que complejiza aún más la descripción. hoy obstruida.

lo cual significa que está y no está valorada. Para valorar el sentido que se otorga a la escuela. se está secularizando. 1982. Ediciones Buenos Aires. de las clases populares. es decir. Hoy en día está claro que el horizonte de estudios básicos necesarios para tal fin se extiende cada vez más. De este modo. con más realismo. en menor medida. a nivel de propiedades o de relaciones. móviles rectores de las fantasías escolarizantes de las clases medias y. Por ello. En este sentido el valor del secundario está en una suerte de “doble vínculo” 16. probablemente la más alta del espacio social. por lo tanto. María Inés Barilá 18 significante “escuela” juega en otros juegos de lenguajes motivados por la época. Profesora: Mg. no es igual pertenecer a las clases populares que a las clases medias. está el proceso de empobrecimiento generalizado que está sufriendo la clase media. se va volviendo algo sin valor y que llegado el caso. Si esto está pasando cada vez más es porque la tradicional mística de la escuela secundaria. hecho que se torna mucho más visible cuando esos chicos están desmotivados. lo que le traerá conflictos terribles con los 16 La noción corresponde a Gregory Bateson. si no se pretende el esfuerzo que llegue hasta el final. lo cual se relaciona también con cierto horizonte adquirido por el recurso del nivel de instrucción formal alcanzado por cada familia. . “puede” abandonarse. 1984. La relación con la escuela dependerá del marco social en que se inserte la familia de origen. Buenos Aires. y en este caso. como lo muestra la valoración como mero “medio”. en un extremo. se han modificado. Barcelona. a las altas. O también en forma menos técnica en algunos pasajes de sus Metálogos. por la competencia social creciente y por la progresiva complejización de los sistemas expertos o de toma de decisiones. cuando no ven clara la desembocadura del esfuerzo presente o cuando no obtienen buenos resultados en la institución. el espectro de las clases medias oscila en su valoración de la escuela. que está perdiendo su valor sagrado. En sí misma no tiene valor porque no da garantías de trabajo mejor y ascenso social. Se la puede encontrar en distintos libros. las familias asumirán el costo de la obligación y la fuerza. mientras más elevado. contracara opuesta por el vértice con los dramáticos conflictos que suelen sufrir cuando las generaciones menores no se adaptan a esos mandatos. Es sabido que cuando se trata de sectores que no disponen de herencias importantes a nivel material o social. ya que para las familias empobrecidas se vuelve cada vez más costoso mantener a sus hijos en el sistema. pues ya no garantiza de por sí un empleo. pero por el otro sirve para todo. Pero hay una situación adicional. El más conocido es Pasos hacia una ecología de la mente.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. pero no se la valora como tal. otro sentido. es fácil comprobar la alta presión escolarizante que ejerce la clase media sobre sus hijos. se juegan todos los recursos reproductivos a la posibilidad multiplicadora de la educación. Por otro lado. y mucho menos. Es decir que en las clases medias hay una valoración de la escuela que proviene de la situación histórica de esos mismos sectores mejorada por su intervención. entre los sectores medios. Amorrortu. por un lado no sirve para nada. Actualmente. ni tampoco el históricamente anhelado ascenso social. esto también hay que tenerlo en cuenta como un factor de ruido y de desaliento. pero tiene el valor de ser un medio necesario para acceder a algo superior. distintos a los tradicionales. y cobra. con mayores probabilidades de colocarse en un lugar más alto en la escala social. Esto se debe a que la escuela ha funcionado efectivamente como un ascensor social y las clasificaciones emergentes posteriores a su influencia. como capital que permitirá que sus hijos puedan mantener o mejorar la posición que los padres han logrado. Vale como fase de un proceso. de entidad indiscutible y. tendencia que convierte a la escuela media en una suerte de pasaje. entendiéndola como un medio necesario que hay mantener a cualquier costo. en términos generales la visión de las clases medias en relación con la escuela es compleja: aparece como una suerte de medio que hay que soportar para poder acceder a la universidad o a otras instancias superiores que sí serían los lugares en los que se resolvería lo que antes se hacía con la secundaria y mucho antes con el primario.

dado que constituía un gasto irracional. Siglo XXI. pesa enormemente en la cultura de los sectores populares. está la de ser proveedor. la de la demostración de la hombría. de secundarios acelerados. este segmento de jóvenes se volverá susceptible a las ofertas de estudios informales. de la capacidad de gastar como acto destructivo. Por eso entre los sectores pobres o de bajos ingresos se consume “dispendiosamente” todo lo que se tiene. Ese imaginario ligado al poder que otorga el dinero. Marvin. o de establecimientos que venden soluciones mágicas para resolver en poco tiempo lo que normalmente se hace en mucho. y tratará de hacer que sus hijos trabajen como modo de evitar que pierdan su tiempo. ahorrar de a muy poco para un futuro lejano es una pérdida. regalaba o gastaba era el que se convertía en el miembro más prestigioso del grupo. El materialismo inmediato. y en estos sectores de bajos ingresos. situación que se puede traducir como no ser lo suficientemente hombre. es que se entiende la famosa frase “la plata es para gastarla” precepto casi indiscutible entre los sectores populares. ya que el ahorro tiene sentido cuando es económicamente posible. y si se dan. de larga trayectoria y aceptación y hace mención a las ceremonias en las cuales ciertas tribus y grupos étnicos consumían y destruían en una gran fiesta colectiva todos los bienes acumulados durante un período de tiempo acotado.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. 1985. y en el otro. el gasto “irracional” tipo “potlach” 17 que domina el consumo de los sectores populares. Profesora: Mg. En estas fiestas aquel que más destruía. incapaz de reproducirse de manera ampliada. serán vistos con vergüenza y se tratará de esconderlos. En los sectores populares no trabajar es un disvalor. con plenos derechos. Unido a esta idea de ser hombre. es absolutamente inconcebible para una familia que tiene un capital acumulado y una valorización de ese capital obtenido con esfuerzo a lo largo de una historia cercana a la evolución del sistema educativo. El desarrollo de la teoría antropológica. En estas familias no es que sea imposible que se den casos como estos. algo irracional. La solidaridad. Un buen resumen de estas arduas discusiones puede encontrarse en Harris. Es mucho lo que se discutió en torno al tema para interpretar su sentido. hecho que se retraduce en consumos destructivos y que suele ser lo que justifica a la postre el por qué del sacrificio laboral y la consiguiente identificación que se asocia con él. autónomo y responsable. Un hombre. escaso. Esto último. inmediato. pueden darse pero no será la regla. del fruto de ese trabajo. como un desprendimiento de lo propio. En este contexto entonces. ligado a un acto de inspiración moral. es un adulto y esa condición la da la independencia que deriva del “poder dinero”. Es en virtud de la fiesta que el trabajo se hace soportable. muchas veces tiene entre los sectores populares esta valoración como trasfondo. fungible. de instituciones pobladoras de los márgenes del sistema que funcionan a una velocidad menor. su posesión. y que muchas veces suele ser lo más razonable. “bancarlos” y mostrar (y demostrar/se) a través de esa actitud que se está en condiciones de ser un verdadero hombre. no como un drama. es casi un mandato implícito entre aquellos que sólo viven de su trabajo corporal. por la presión que ejerce el desempleo juvenil (cuando no se consiga trabajo) y por la creciente cultura de lo fácil de la que hablábamos antes. no poseer la propia plata es no ser adulto. lo cual prueba por la negativa la importancia que se le da a la escuela. María Inés Barilá 19 hijos que no asuman sus mandatos. que en el caso de los varones se hace mucho más explícita como requerimiento ya que ser independiente es una manera de afirmarse como hombre. 17 Se trata de un término nativo adoptado por la antropología. En los sectores populares rige la ecuación de la inmediatez. más que como la entiende la clase media. . con una visión secularizada que no espera tanto de la escuela y que llegado el caso aceptará el abandono como una circunstancia más. En principio aparecía como una conducta no económica. ese espíritu festivo y ceremonial del gastar. Se sabe que uno de los máximos valores en el mundo de los sectores populares es el de la independencia económica. Muchas veces. de ciertas escuelas de oficios (reconocidas o no). ser generoso y cobijar: si se tiene dinero se puede sostener a otros. del vivir el presente pleno. porque no hacerlo no garantiza la superación de la situación de privación. su disponibilidad. del no futuro. Cuestiones de oportunidad y espacio impiden que continuemos con estas consideraciones. México.

implica un mundo de significaciones en el que la escuela o está distante o directamente no está. lo apoya y lo mantiene. más que el propio criterio intuitivo de su voluntad. En los últimos tiempos. están teniendo gran impacto por la difusión que imponen los medios de comunicación y de prensa. por su precarización y por el bajo nivel de realización que hace posible. Los jóvenes de los sectores populares de hoy esperan más los fines que el medio. que no respetan leyes ni órdenes ni herencias ni mandatos. y durante tanto tiempo. hacer changuitas por poco tiempo. de oposición a lo heredado. El tema importante es que hoy en día esta posibilidad está cada vez más distante. robar. por la evidente merma que sufre. Así funcionaba tradicionalmente la economía de la promoción escolar en los sectores pobres. algo casi remoto. en la medida en que separa a aquel que ascienda de su medio social original. El fracaso escolar. negativo. Como sucede en las familias de sectores populares en las cuales uno de sus miembros se aventaja en el sistema educativo. que hace que las mujeres se fijen en aquel que lo posee. como “caretear”. hace que se abran horizontes hacia nuevas prácticas. Esta deslegitimación “material”. que en estos sectores es un recurso. hecho que. tornándolos dependientes de sus padres. Tradicionalmente la escuela y las prácticas a ella asociadas han funcionado para los sectores populares como un medio ambiguo. además. de otras clases. y este es un importante tema a tener en cuenta. se debe por reciprocidad a aquellos que lo ayudaron. se convierta en un estudiante tiempo completo: un hijo que no trabaje. donde la cultura de lo fácil destruye la importancia asignada a la noción de sacrificio. que rompe la situación muy mal vista de tener que pedir. pero cuando recibe los frutos del esfuerzo familiar. es acompañada por cierta desvalorización simbólica 18: para las generaciones más jóvenes el trabajo ha comenzado a perder el peso de legitimidad que tuvo. con sus héroes individuales. el valor del trabajo como medio legítimo para realizarse como adulto ha perdido su lugar de preeminencia. los minoriza. poniendo a los muchachos en rutinas que se visualizan como propias de otra clase de personas. Ese dinero que permite ser aceptado entre los mayores. otras las prácticas. que por necesidad no es exclusivamente parental sino de la familia completa. En este contexto son otras las estrategias de reproducción. Profesora: Mg. y también con ciertos ejemplos muy tangibles del espacio público ligados con la corrupción. Un contexto en el que el trabajo no dignifica. muchas veces colindantes con la marginalidad y la ilegalidad. se obstruyen. o en términos sociológicos. como fue el caso del peronismo para la Argentina). y se puede pensar que se trata de un ajuste subjetivo ante un mundo que objetivamente ha cambiado. como mediador capaz de procurar mágicamente beneficios. valorado por la posibilidad del ascenso social (mucho más acotado que en el caso de los sectores medios) pero por el mismo. si las expectativas de ascenso social. el cálculo de probabilidades y la ecuación en la cual el estudio se vuelve familiarmente rentable. verdaderas caras ocultas del narcisismo vigente. . la escuela de alguna o de otra manera “afemina” a los varones. el resto lo sostiene y lo alienta. en muchos casos puede asociarse con la traición. a la obtención de los bienes por medios legítimos (o mejor legitimados por ciertos discursos otrora dominantes. y el malestar que se expresa más urgentemente entre varones que entre mujeres. entendido en términos amplios. se hacen cada vez más pesimistas. Estas formas del individualismo contemporáneo. pichulear y cirujear. Es casi paralelo a la pérdida de la mística escolar para los sectores medios. pero siempre con la misma valorización del dinero como recurso. como jugada de suerte.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. Además. el modo de consumo y de identificación de lo masculino. siempre menores en estos sectores. María Inés Barilá 20 El trabajo entonces no aparece como un fin sino como un medio a través del cual se hace posible sostener la posición. Cada vez es mayor la inversión temporal que hay que hacer para que un hijo. que da carta de ciudadanía en el mundo adulto. ese dinero que hasta hace posible el sexo. que permite el tradicional “pagarse los vicios”. 18 Esto se puede asociar con el auge que ciertos relatos de acción. es en buena medida derivado de esta infravaloración de la escuela respecto a otros ámbitos de la vida social. una fuente de ingresos. se va volviendo poco a poco. En este marco.

las constantes selecciones. La forma de sentar cabeza es teniendo hijos.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. etc. que exigen arduas preparación y sacrificio. lo cual supone una costosa inversión de largo plazo. el valor de las insignias y las ceremonias. sí están en condiciones de reproducirse y mejorar con el concurso del estudio. a la apropiación y la gestión de los bienes disponibles en el sistema. La mujer de sectores populares nunca es abandonada por su entorno familiar previo. No es casual que en esta situación aumente el fracaso escolar. Se sabe que los hijos no se “escapan”. hablan de un entrenamiento en cuestiones que aparecen destinadas a estos sectores sociales. que opera cierto deseo inconsciente en su gestación. debates sobre problemas comunes y globales. Por más trabajadora que sea afuera de la casa. cae junto con la caída del trabajo. protocolo. cría hermanos al mismo tiempo que hijos. relegada y a la espera. más tenue. El caso de los sectores altos puede servir por la negativa para confirmar las tendencias mayoritarias vigentes en el espacio social. la economía. que en el caso de estas mujeres de sectores populares. exigir para templar. es ayudada por su madre. En estos sectores todavía funciona la hipótesis de mejora como profecía que se autorrealiza: por eso la promesa de la escuela es aceptada. mejor. Así la voluntad de insistir. puede explicar muchas de las prácticas que en esos colegios se desarrollan y la importancia relativa que reciben si se los compara con los habituales en otros sectores: los deportes de conjunto. de permanecer en el sistema. En este marco es que hay que poner a la escuela en el caso de las mujeres de sectores populares. En estos sectores los capitales disponibles. El estudio no sólo es un ámbito de instrucción. se equivocan. sin expectativas de ascenso social a través del estudio. la desembocadura de la inversión presente. las impulsa a tener hijos. Es decir que se trata de una apuesta a través de la cual se entra en el sistema de las mujeres abandonando el mero lugar de hija (irresponsable. comprenden e incorporan con mucha mayor facilidad el valor del sacrificio. no son muchas las vías de mejora que les quedan disponibles. Los temas privilegiados. menor. muy lejos del centro de atención. Son escuelas altamente prácticas con saberes fuertemente espiritualizados. fallan. distinciones y premios. porque sus resultados son tangibles. económicos o sociales. La carta ganadora de la mujer pasa por el hijo: sin horizontes de realización profesional o laboral. de vinculación. La fórmula central. todo esto apunta a una cuidadosa preparación para la constitución de elites. con fórmulas. Nuevamente. las propiedades con que se cuenta y las relaciones familiares acumuladas. . chiquilina). Una mujer en sectores populares es valorada y respetada en su medio cuando se realiza como madre. Hay una presión social importante a la hora de conformar el sentido de lo real y la elaboración de la experiencia de vida. mucho más aún si se la vincula con el otro estímulo ambiente que es la cultura de lo fácil. y mucho menos ahora que falta trabajo. sus abuelas y hasta sus hermanos. Las clases altas privilegian un tipo de formación altamente exigente que apunta al liderazgo. que en este caso sí forma parte de las ecuaciones realistas y genera las conductas esperadas. Imaginariamente pierde posición de rentabilidad. Estos sectores viven la escuela media y la superior con mucha menor presión que los sectores medios. y mientras más hijos tenga. Una de ellas es la de ser madre. la alta administración y la gestión. Profesora: Mg. sino de conformación de estrategias familiares. trato. Y en la medida en que eso se realiza efectivamente. entra en la trama de cooperación de las mujeres. y por lo tanto. de relacionamiento y de intercambio. Esto se debe a que tienen mucho más claro el fin de los mismos. y en mujeres que sabiendo perfectamente todo tipo de precisión en materia de anticonceptivos. su peso específico y su poder en la familias y en los vecindarios dependerá de la realización como madre. Es esta economía simbólica la que produce embarazos en edades casi púberes. El objetivo puesto en construir el espíritu de cuerpo de una clase. más vulnerable. el cultivo de la competencia y la reciprocidad entre iguales. se convierte en una poderosa fuerza de atracción. María Inés Barilá 21 La escuela tradicionalmente poco valorada salvo en relación con el trabajo. La importancia dada a los idiomas. y esa educación que casi parodia en pequeño el universo del servicio diplomático. se vuelve más lábil.

generando encuentros productivos o abismos de distancia de los jóvenes con respecto a la institución. para los jóvenes de un sector que ve en esto. no sólo gestos de distinción social. Este hecho genera un peso simbólico con fuertes consecuencias sobre la escolarización de los jóvenes. son privados y suelen ser muy caros. . haciendo de la educabilidad una variable discreta: lo que en algunos sectores es un obstáculo. Lo material. sino de un “valor” trascendente. Profesora: Mg. en su gran mayoría. a pesar de las grandes exigencias con que se trata a los alumnos (no se permite repetir grados. en otros no aparece. los intereses y las expectativas funcionan de modo diferente.INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA Nº 25 APORTES PARA REALIZAR EL PARCIAL DOMICIALIARIO. en estos colegios. se traduce en símbolo. no se aceptan previas. Tal vez sean estos factores del ambiente los que expliquen esa rara paradoja de que. en este caso. hecho que valoriza las instituciones como ámbitos dignos de respeto. María Inés Barilá 22 Los colegios de elite. pues marca la importancia del acto educativo visto como inversión. La escolarización de los miembros de distintas clases sociales responde a motivaciones ambientales que pesan de distinta manera según el sector de que se trate. los ritmos de trabajo son amplios e intensos) la retención es casi completa.