Vous êtes sur la page 1sur 2

Comité: Comité de Derechos Humanos

Delegación: Japón
Tema: Derecho a la educación: Medidas para mejorar y fomentar la educación en
África
Delegado: Luis Enrique Pérez Álvarez
El gobierno de la republica de Japón, velando por el ideal establecido en el
artículo veintiséis de la
declaración universal de los derechos humanos y
convencidos con los principios establecidos en nuestra constitución en los artículo
once y veintiséis, exhorta a la comunidad internacional a tomar políticas
eficientes con respecto al fomento y mejora de la educación como motor del
crecimiento a nivel mundial.
En la nación de Japón existe la creencia generalizada de que la perseverancia
y el trabajo duro llevarán al éxito en la vida. La mayoría de las escuelas públicas
en Japón, están evocadas parcial o totalmente a la enseñanza de valores morales,
actitudes y en el desarrollo de la personalidad-carácter, con la esperanza de
formar a una sociedad tanto en valores como en educación que cumplan con las
expectativas de los valores tradicionales japoneses y acaben con el analfabetismo,
siempre en aras de mantener el mejor desarrollo y apostándole a la educación
como motor de mejora.
La UNESCO, principal órgano internacional promotor de la educación en el
mundo, tiene una larga historia de cooperación con África y siempre ha colocado
a la región como una prioridad principal. Según los datos de esta organización en
África vive el 43 por ciento de los niños sin escolarizar que hay en el mundo. En
2008, alrededor de 29 millones de niños en edad de cursar estudios primarios no
asistían a la escuela en el África subsahariana y esto sin mencionar el porcentaje
de analfabetismo en los adultos.
En 1990 nació en Jomtien (Tailandia) el movimiento de Educación para Todos.
Diez años después en Dakar se generó una propuesta por parte de este
movimiento que tenía como meta garantizar que en el lapso de una generación se
atiendan las necesidades básicas de aprendizaje de todos los niños, jóvenes y
adultos y que esa situación se mantenga después . La nación de Japón ha
trabajado en este proyecto desde su creación, cuidando lo establecido en el
“marco de acción de Dakar en el foro mundial” sobre la educación, de abril del
año 2000 y aportando 3.5 billones de dólares al sector educativo para contribuir a
los esfuerzos de la realización de los objetivos del milenio
El país de Japón exhorta a realizar ejercicios estratégicos a favor de esta lucha,
por ejemplo aprovechar la unión de ONGS que apoyen esta noble causa; motivar
a los países miembros de esta asamblea a participar económicamente en favor
del desarrollo de infraestructura educativa y sobre todo a no dejar a un lado el
motivo principal de lograr la enseñanza primaria universal y ayudar a favorecer la
calidad de vida en esta región.