Vous êtes sur la page 1sur 3

TEMA 10.

­ EL IMPERIO DE LOS 
AUSTRIAS
INTRODUCCIÓN

A principios del siglo XVI, el nieto de los Reyes Católicos, Carlos I, ocupó el trono de la monarquía hispánica e 
instauró la dinastía llamada de Habsburgo o de Austria.

Carlos I y su hijo, Felipe II, gobernaron sobre un inmenso imperio, formado por las posesiones europeas y por los 
territorios americanos incorporados a la Corona.

Tan inmensas posesiones fueron fuente de graves conflictos y durante esa época las guerras en el exterior 
resultaron constantes. 

Con los monarcas del siglo XVII, Felipe III, Felipe IV y Carlos II, el Imperio inició su lenta decadencia.

1.­ EL IMPERIO UNIVERSAL: CARLOS I.

1.1.­ Carlos  de Habsburgo, heredero de un Imperio.

La herencia de Carlos I viene por dos vías:

➢ materna: Castilla, Navarra, Corona de Aragón, territorios italianos y posesiones en América.
➢ Paterna: Países Bajos, Luxemburgo, Franco Condado, posesiones alemanas y título de emperador.

1.2.­ Problemas internos.

La llegada al trono de Carlos I produjo cierto malestar en la población en general y en la nobleza del país. Por un 
lado, el nuevo rey no hablaba castellano, además venía rodeado de una corte de flamencos. Sólo reunió a las Cortes 
para pedirles dinero para coronarse emperador y partió a Alemania.
Dos fueron las revueltas más importantes:

➢  Comunidades  : estallaron en Castilla a causa del malestar por la política económica y la falta de respeto a 
las leyes del reino, puesto que los cargos de gobiernos los estaban ocupando extranjeros; además, el rey 
utilizaba los recursos económicos del reino de Castilla para otros fines.
➢  Germanías:  estallaron en la Corona de Aragón. Fue una revuelta de campesinos y artesanos que querían 
tener acceso a cargos municipales y la mejora de los arrendamientos en el campo. 

1.3.­ Problemas externos.

➢  Francia:  se enfrentó a ella para mantener la hegemonía en Europa. Venció en la batalla de Pavía.
➢  Imperio turco:  su enfrentamiento con los turcos vino dado por la expansión territorial de éstos que se 
acercaban a Austria y por sus incursiones piratas por el Mediterráneo que dificultaba el comercio español 
en este mar. Carlos I ocupó Túnez.
➢  Príncipes alemanes:  que apoyaban las tesis de Lutero, es decir, el protestantismo y se enfrentaron a la 
autoridad del emperador. Esto provocó las llamadas guerras de religión que terminaron con la Paz de 
Augsburgo que suponía igualar la religión católica con la protestante y dejar libertad a los príncipes 
alemanes para decidir qué religión querían adoptar.

2.­ EL IMPERIO HISPÁNICO: FELIPE II

2.1.­ El gobierno de Felipe II

Con este rey, el Imperio llegó a su máxima expansión. Felipe II no heredó la corona de emperador, con lo cual se 
pudo dedicar exclusivamente a los problemas de la monarquía hispánica.
Lo más destacable de su gobierno fue el aumento de la centralización. Felipe II aumentó su poder y estableció la 
capital en Madrid. Además, amplió el sistema de Consejos, que le asesoraban en los distintos asuntos, creando el 
Consejo de Estado, el de Guerra y Hacienda. También impuso la figura del corregidor que era un representante del 
poder real para controlar los municipios.

2.2.­Problemas interiores.

Su política interior se basó en la defensa de la ortodoxia católica y la lucha contra el protestantismo. Dictó unas 
leyes que prohibían la importación de libros o salir a estudiar al extranjero.

Para perseguir a los judíos y musulmanes conversos, impulsó la Inquisición, que celebraba autos de fe para juzgar a 
los sospechosos de desviaciones dentro del catolicismo. También se impuso el concepto “ limpieza de sangre” por el 
cual no podían ocupar cargos públicos los cristianos nuevos.

Los problemas más graves se produjeron a raíz de la persecución de los moriscos granadinos a quienes se les 
prohibió el uso de su lengua, vestidos y costumbres. Esto desencadenó la rebelión de las Alpujarras. Cuando fue 
aplastada los moriscos granadinos fueron dispersados por varios puntos de la Península.

1.3.­ Problemas externos.

➢  Francia: siguieron los mismos problemas de la época de Carlos I y los franceses fueron derrotados en San 
Quintín.
➢ Turcos: para frenar su expansión por el Mediterráneo se enfrentó a ellos  en la Batalla de Lepanto en la 
que fueron derrotados.
➢ Inglaterra: daba apoyo a los protestantes y atacaba con sus piratas los barcos que venían cargados de oro y 
plata de América. Así, Felipe II, envió la Armada Invencible para invadir la isla, pero fue derrotada.
➢ Flandes: se dio una rebelión a causa del conflicto religioso, puesto que se extendía el calvinismo por esas 
tierras, y debido a los fuertes impuestos. La rebelión se saldó con la división de los Países Bajos en dos: al 
norte, los protestantes, al sur los católicos.
➢ Anexión de Portugal: como consecuencias de los enlaces matrimoniales.

3.­ EL SIGLO XVII:  EL DECLIVE DEL IMPERIO

3.1.­ Felipe III, el gobierno de los validos
Este rey inauguró una nueva forma de gobierno, la de los validos. Los validos eran hombres de confianza del rey en 
los cuales el monarca delegaba, así el rey no se tenía que ocupar de gobernar y podía dedicarse a aquéllo que más le 
gustara. El valido de Felipe III fue el Duque de Lerma.

En el exterior, podemos decir que lo más importante fue la firma de la Tregua de Paz de los Doce años con Holanda.

En el exterior, el hecho que más consecuencias tuvo fue la expulsión de los moriscos, lo cual supuso un desastre 
para el campo, sobre todo en la zona de Levante, puesto que los moriscos abandonaron sus tierras.

3.2.­Felipe IV, el fin de la hegemonía europea

En este caso, el valido del rey fue el Conde­duque de Olivares. Éste quería mantener la hegemonía de España en 
Europa y decidió participar en la Guerra de los Treinta años, una guerra en la que se involucraron varios países 
europeos y sus causas fueron los problemas religiosos y la lucha por la hegemonía. En este conflicto, Felipe IV 
perdió y tuvo que firmar la Paz de Westfalia con la que perdía la hegemonía a favor de Francia.

En el interior del país, el Conde­duque de Olivares decidió crear la Unión de Armas con la que pretendía recaudar 
impuestos de todos los territorios del Imperio para financiar la guerra. Esto provocó el levantamiento de varios 
lugares como Cataluña o Portugal. En Cataluña, este levantamiento duró bastante tiempo y los catalanes pidieron 
ayuda a Francia. Al final, firmaron con Francia la Paz de los Pirineos con la cual entregaron el Rosellón y la 
Cerdaña a Francia. Por su parte, Portugal acabó separándose de España.

3.3.­  Carlos II, el ocaso de la dinastía de los Austrias
Carlos II fue un monarca enfermizo e incapaz. Con él, el Imperio llegó a su peor momento, además de por el estado 
de salud del rey, por la corrupción, la crisis económica y política.
Carlos II murió sin descendencia lo cual provocó un conflicto entre Felipe de Borbón y Carlos de Austria que se 
disputaban el trono. Finalmente, ganó Felipe de Borbón.

4.­ECONOMÍA Y SOCIEDAD EN LOS SIGLOS XVI Y XVII

4.1.­Siglo XVI

Durante este siglo se produjo una ingente llegada de oro y plata procedentes de América, con lo que se produjo una 
subida de los precios. La producción agrícola no podía abastecer la demanda de la sociedad y la industria textil no 
se desarrolló demasiado porque la monarquía prefería favorecer la producción de lana para que fuese exportada a 
Europa. El comercio, por su parte, se desarrolló mucho y se centró en las ciudades castellanas y los puertos del 
Atlántico, sobre todo Sevilla.

La población creció considerablemente durante este siglo, especialmente en la Corona de Castilla, pero casi toda se 
concentraba en zonas rurales, las ciudades no estaban demasiado pobladas. Entre el siglo XV y el XVII, la población 
de la Península pasó de cinco millones a cerca de ocho.

En cuanto a la sociedad, la minoría privilegiada seguía siendo la nobleza y el clero. El grupo no privilegiado 
suponía un 80% de la población. Además, había grupos diferenciados por su procedencia étnica y religiosa que eran 
los judíos conversos y los moriscos.

4.2.­ Siglo XVII

Fue un siglo de recesión económica. La agricultura empeoró, ya que muchos campesinos se fueron a la ciudad 
puesto que las condiciones en el campo eran malas. También la ganadería se vio perjudicada, puesto que la 
sequedad de los pastos y la destrucción en las guerras de éstos, hizo que menguaran las cabezas de ganado. En 
cuanto a la industria y el comercio, también redujeron su actividad puesto que había más competencia de productos 
extranjeros y la demanda desde América disminuyó. También, los grandes gastos de la Corte y las guerras 
empeoraron las finanzas y tuvieron que declararse varias bancarrotas en este siglo.

En cuanto a la población, ésta disminuyó debido al flujo migratorio, es decir, la gente que se iba a América, las 
bajas por guerras, la expulsión de los moriscos y los efectos de la peste. Los grupos sociales seguían siendo una 
minoría de privilegiados y una mayoría de campesinos, artesanos, mendigos... Además, se extendió la idea de que 
trabajar era algo vergonzoso y la gente aspiraba a vivir de rentas o a enriquecerse en América.