Vous êtes sur la page 1sur 3

Chavezuela: Trueque para pobres, billete para ricos Felipe Torrealba

Quiere que los Venezolanos vivamos del trueque, de la trova cubana, de


la retorica marxista y de los sueños del che, mientras en se reparte la riqueza
de Venezuela para promocionar su figura como campeón del Socialismo del
Siglo XXI y del mundo multi-polar, cuando los Venezolanos reclamamos vivir
en Liberta, donde reine la Justicia, la Igualdad, las oportunidades de estudio,
de empleos bien remunerados, de acceso a la salud y la propiedad privada.
Queremos vivir en una nación donde los ciudadanos podamos traducir la tan
cacareada y manipulada LIBERTAD DE EXPRESION, que en realidad es la
impunidad de manipulación que ejercen los medios de comunicación al
servicio de quien puede pagar, que se comportan como simples mercenarios
por el afán de riqueza y de poder.

Los Venezolanos que ponemos por encima de todo a la nación, en el


lugar que se merece como hogar de todos los Venezolanos y no como muchos
quieren que la nación sea simplemente un territorio para experimentar la
rapiña, el despojo y la riqueza mal habida o la esclavitud de los ciudadanos
que por ignorancia y necesidad se atreven a creer en ideologías que solo
pretender convertirlos en simples objeto para ser manipulados y empleados
según sean los caprichos del benefactor del partido o ideología política. Que
son permisivos con los vicios, la delincuencia política y todo aquello que
degrade la condición humana, para poderlos manipular a su antojo. Dando
lugar a cientos de miles de ciudadanos que nada les importa, ni quiere tener
que ver con la política porque han sido condicionados para dejar en manos de
los peores mediocres de la sociedad para que nos conduzcan a la destrucción
de los valores que dieron inicio a Venezuela.

El Venezolano, consciente o por cobardía que acepte convertirse en un


simple peón de la hacienda del socialismo del siglo XXI, bien merece ese
destino, porque Venezuela, por sus riquezas, situación geopolítica y
capacidad de aprendizaje, no sólo debe rechazar de plano a los políticos que
consideran que debemos de vivir de las migajas que nos lanza el estado, sino
luchar ferozmente por alcanzar la grandeza a la que esta destina nuestra
patria, si hacemos el esfuerzo para lograrlo, porque si bien hemos sido
favorecidos por la naturaleza con incontables recursos naturales, el sacarle el
máximo provecho en beneficios de todos, viene de la voluntad de un pueblo
para lograrlo. Mientras sigamos con los viejos esquemas del cacique, monarca
o Robolucionario que se auto proclama ungido por la mano de Dios para
dirigir los destino de Venezuela, seguiremos siendo un pueblo miserable,
inmensamente rico, que está siendo aprovechado por una minoría, egoísta,
muerta de hambre y engreída, que no le importa ponerse al servicio de otras
naciones con tal de mantener ciertas posiciones de privilegio.
Así como los Caciques y Monarcas de la Partidocracia no estuvieron a la
altura de la gran responsabilidad que recibieron de manos del pueblo para
hacer de Venezuela, una patria grande, hermosa, prospera, llena de
ciudadanos felices y satisfechos por los grandes logros de sus líderes y de su
gente, así mismo debemos nos encontramos ahora con los líderes de la
Robolución socialista, que en lugar de ofrecer PAZ, PROSPERIDAD, LIBERTAD,
DEMOCRACIA, JUSTICIA, IGUALDAD y OPORTUNIDADES de ser
inmensamente ricos, tanto espiritual como materialmente, nos quiere obligar
a que aceptemos de buenas ganas en convertirnos en ganado socialista.

Yo no quiero vender mi país al capital extranjero o como llaman muchos


a la inversión extranjera. Yo quiero un país en donde los venezolanos
invirtamos nuestras riquezas para crear más riqueza material y espiritual, en
donde los Venezolanos seamos los dueños de Venezuela y cuando digo los
Venezolanos, estoy hablando sin distingo de clases sociales, educación, color
político o de piel. Ese es el destino que quiero para mi patria y no el
convertirnos en ganado socialista, para complacer a Fidel Castro o en ganado
capitalista para complacer a los agentes de las transnacionales que se dicen
Venezolanos, pero que creen cualquier otra cosa, menos Venezolanos.

Lo que pudo ser el comienzo del final del régimen Chavista, se convierte
en una parodia denigrante la tan UNIDAD PERFECTA de la
Oposición representada por los talibanes de los cascarones de los viejos
partidos, al demostrar una vez más una de las razones porque no pueden
llegar a gobernar a Venezuela, por representar versión falsa de la Democracia
representativa que reclama el pueblo Venezolanos, donde ese pueblo tiene
VOZ Y VOTO en las asambleas donde se toman las más importantes
decisiones que nos han de afectar en el presente y futuro.

Para mi es cada vez más evidente que estamos en presencia de líderes


que buscan o convertirnos en parias del socialismo a la cuba o en desechables
del capitalismo depredador de las transnacionales y banca internacional y si
los venezolanos permitimos que esto continúe sucediendo, no tendremos la
más mínima excusa para luego quejarnos al ver como unos lame la bota de
Hugo Chávez y por extensión la de Fidel Castro y el Che Guevara y otros
suplican se disputan los primeros puestos para lamer la bota Neo-Granadina y
por defecto la bota de sus nuevos dueños.

Por lo tanto, lo primero que hay que hacer en estas elecciones


parlamentarias es votar por líderes que no representen al Chavismo ni a los
seleccionados a dedo por los talibanes de la Oposición y ya es tiempo de
comenzar a trabajar en la creación de nuevas organizaciones políticas que
desde sus inicio se comience por practica la Libertad y la Democracia Interna,
principios básicos para que surge un verdadero liderazgo identificado con las
necesidades del pueblo y no con los intereses de los dueños de los partidos o
las de sus amos y quien quita que le estemos abriendo las puertas a los
líderes que puedan enfrentar a la maquinaria de la chavezuela del siglo XXI,
que por contar con inmensos recursos económicos, tiene como comprar
voluntades y votos electorales, como lo hicieron los talibanes en el pasado.

ABAJO CADENAS FELIPE TORREALBA