Vous êtes sur la page 1sur 11
ADOLESCENTES MUJERES Y REPRESION PENAL: UNA APROXIMACIÓN AL FUNCIONAMIENTO DE LA JUSTICIA PENAL JUVENIL DESDE
ADOLESCENTES MUJERES Y REPRESION PENAL: UNA APROXIMACIÓN AL FUNCIONAMIENTO DE LA JUSTICIA PENAL JUVENIL DESDE
ADOLESCENTES MUJERES Y REPRESION PENAL: UNA APROXIMACIÓN AL FUNCIONAMIENTO DE LA JUSTICIA PENAL JUVENIL DESDE
ADOLESCENTES MUJERES Y REPRESION PENAL: UNA APROXIMACIÓN AL FUNCIONAMIENTO DE LA JUSTICIA PENAL JUVENIL DESDE

ADOLESCENTES MUJERES Y REPRESION PENAL:

UNA APROXIMACIÓN AL FUNCIONAMIENTO DE LA JUSTICIA PENAL JUVENIL DESDE UNA PERSPECTIVA DE GÉNERO

Observatorio Regional de Justicia Penal Juvenil

Noviembre de 2015

1

1. LA REALIDAD EN CIFRAS Las adolescentes mujeres son una población casi invisible en los
1. LA REALIDAD EN CIFRAS Las adolescentes mujeres son una población casi invisible en los

1. LA REALIDAD EN CIFRAS

1. LA REALIDAD EN CIFRAS Las adolescentes mujeres son una población casi invisible en los sistemas

Las adolescentes mujeres son una población casi invisible en los sistemas de Justicia Penal Juvenil, por su número reducido en comparación a los varones. Del total de adolescentes privados/as de libertad en los ocho países monitoreados por el Observatorio Regional de Justicia Penal Juvenil, las mujeres alcanzan solo a 5%. Debido a ello, suelen ser simplemente agregadas al conjunto de la población penal, sin tomarse en cuenta su situación y necesidades específicas.

En esta primera aproximación del Observatorio Regional a la Justicia Penal Juvenil con enfoque de género, se mostrará un panorama general de la situación de las adolescentes mujeres en conflicto con la ley, en un sistema penal construido por y para los varones.

Los siguientes son los datos de la población adolescente privada de libertad, en los ocho países monitoreados por el Observatorio:

ADOLESCENTES QUE SE ENCUENTRAN PRIVADOS/AS DE LIBERTAD EN LA JUSTICIA PENAL JUVENIL, POR PAÍS Y POR SEXO.

País

Total de adolescentes privados/as de libertad

Adolescentes varones privados de libertad

Adolescentes mujeres privadas de libertad

Argentina

1.508

1.458

50

Bolivia

269

1

252

17

Brasil

20.532

19.505

1.027

Colombia

3.539

3.330

209

Costa Rica

45

42

3

Ecuador

625

592

33

Paraguay

387

374

13

Uruguay

512

474

38

TOTALES

27.417

26.027

1.390

1 Esta cifra incluye solamente a adolescentes entre 12 a 15 años de edad los que, hasta agosto de 2014, eran quienes ingresaban al sistema de Justicia Penal Juvenil o Justicia Penal para Adolescentes; mientras que los adolescentes de 16 y 17 años eran llevados a la justicia penal de adultos.

2

Aparte de estos datos, en Costa Rica y en Bolivia la población de mujeres en
Aparte de estos datos, en Costa Rica y en Bolivia la población de mujeres en
Aparte de estos datos, en Costa Rica y en Bolivia la población de mujeres en

Aparte de estos datos, en Costa Rica y en Bolivia la población de mujeres en el sistema de Justicia Penal Juvenil también tiene características específicas.

En el caso de Costa Rica, en el sistema penal juvenil también se encuentran unas pocas jóvenes adultas privadas de libertad, es decir mujeres de 18 años hacia adelante, que están siendo procesadas o cumplen sentencia por delitos que cometieron cuando eran adolescentes:

País

Total de jóvenes adultos/as privados/as de libertad

Jóvenes adultos varones privados de libertad

Jóvenes adultas mujeres privadas de libertad

Costa

     

Rica 2

224

219

5

En caso de Bolivia, hay adolescentes mujeres de 16 y 17 años que están privadas de libertad en la justicia de adultos, ya que hasta agosto de 2014, la Justicia Penal Juvenil o Justicia Penal para Adolescentes, solo incluía a personas entre los 12 a 15 años.

País

Bolivia 3

Total de adolescentes privados de libertad

141

Adolescentes varones privados de libertad

133

Adolescentes mujeres privadas de libertad

8

2. LA SITUACIÓN SOCIO LEGAL

La escasa información oficial existente sobre los sistemas de Justicia Penal Juvenil no detalla la situación de las adolescentes mujeres, sin embargo, algunos estudios realizados con anterioridad y la información recopilada en el Observatorio Regional permiten un acercamiento a su realidad.

En Uruguay, de acuerdo con un informe sobre adolescentes mujeres en conflicto con la ley, emitido en 2013 por la Facultad de Ciencias Sociales de la República del Uruguay 4 : La observación más llamativa que surge de los relatos de las adolescentes, es la desarticulación presente en sus familias de

2 Fuente: DNI- Costa Rica. datos tomados directamente en visitas los días 4 y 5 de junio de 2014

3 Hasta agosto de 2014, en Bolivia la Justicia Penal Juvenil sólo incluía casos de adolescentes de 12 a 15 años, contraviniendo lo señalado por la Convención sobre los Derechos del Niño. Por tanto, los adolescentes de 17 y 18 años pasaban a ser procesados en la justicia penal de adultos.

4 Universidad de la República. Informe: Adolescentes Mujeres en Conflicto con la Ley… Comprendiendo su iniciación: ¿Victimarias-Victimizadas? 2013, Uruguay.

3

origen. No interesa tanto su composición, sino fundamentalmente como relación y vínculo social. La mayoría
origen. No interesa tanto su composición, sino fundamentalmente como relación y vínculo social. La mayoría
origen. No interesa tanto su composición, sino fundamentalmente como relación y vínculo social. La mayoría

origen. No interesa tanto su composición, sino fundamentalmente como relación y vínculo social. La mayoría de las jóvenes no reciben visitas ni llamadas, o al menos no tantas como dicen que les gustaría. Aparecen en sus discursos símbolos que dan cuenta de percepciones de desigualdad de género, revelándose diversos eventos generadores de tensión (situaciones de violencia, abuso, aborto, prostitución, maternidad, abandono del hogar). Respecto a su participación en grupos, convencionales y no convencionales, no es posible desarrollar una tipología ya que el patrón común que rige es la heterogeneidad. Su relación con las drogas, la forma, tipo y gravedad de sus faltas, la relación con la violencia y las armas, es compleja y muy diversa.(UdelaR, 2013)

En Brasil, una investigación llevada a cabo en 2014 por el Consejo Nacional de Justicia, sobre adolescentes mujeres en conflicto con la ley en los estados de Pernambuco, Distrito Federal, Sao Paulo, Rio Grande do Sul y Pará, estableció que la gran mayoría de las adolescentes tenía entre 15 y 17 años cuando cometió la infracción que desencadenó su internamiento, y que las infracciones que causaron el mayor número de las medidas privativas de libertad fueron el homicidio, el robo y el tráfico de drogas. Los datos socioeconómicos de las adolescentes mostraron que, de la misma manera que el sistema penal de adultos, el sistema penal juvenil opera haciendo una selección estándar de adolescentes pobres, en su mayoría de raza negra, y habitantes de las zonas periféricas de las ciudades.

De las unidades visitadas, solamente la unidad de Rio Grande do Sul tenía una guardería y una sala de juegos; y una sola de las unidades visitadas en Sao Paulo tenía estructura específica para cobijar a los niños de diferentes edades para la convivencia con sus madres. La falta de actividades educativas en algunas unidades de los cinco estados brasileños, el extremo rigor en otras, las dificultades para la formación escolar, y la inexistencia de actividades culturales y deportivas para las adolescentes refuerzan un proceso de institucionalización contrario al justificado por los fines socioeducativos.

En Costa Rica, el diagnóstico realizado por UNICEF y el Poder Judicial el año 2013, señala que la aplicación de la privación de libertad a las adolescentes en el sistema de Justicia Penal Juvenil es muy inferior a la privación de libertad de las mujeres en el régimen de adultos. Un factor que puede incidir en esta diferenciación es el hecho de que hay más mujeres acusadas por tráfico de drogas privadas de libertad en la justicia penal de adultos, situación que no se da en el sistema de Justicia Penal Juvenil.

En Colombia, el sistema penal juvenil no parece tomar en cuenta a las mujeres, se cita como ejemplo el caso del centro de internamiento preventivo para mujeres de Bogotá, donde las adolescentes permanecen en una habitación de 32 metros en la que realizan todas sus actividades, duermen, comen y estudian; y solo tienen una hora para salir al patio y jugar. En otros centros se conoce que las únicas actividades que se les ofrece, durante el encierro, son la costura y los bordados.

4

3. EL HACINAMIENTO EN LOS CENTROS DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD En general, cuando se le
3. EL HACINAMIENTO EN LOS CENTROS DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD En general, cuando se le
3. EL HACINAMIENTO EN LOS CENTROS DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD En general, cuando se le

3. EL HACINAMIENTO EN LOS CENTROS DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD

En general, cuando se le impone a una adolescente una medida de privación de libertad, el primer problema que enfrenta es la falta de espacios. Existe una percepción en todos los países de que, dada la escasa probabilidad de que una adolescente cometa un delito, no se requieren estructuras específicas para la permanencia de adolescentes privadas de libertad. Entonces, hay muy pocos centros destinados a mujeres, y la mayoría son instalaciones que han sido adecuadas dentro los centros de privación de libertad para varones.

En Costa Rica, anteriormente a las jóvenes adultas procesadas en el sistema penal juvenil se las recluía en una “casita” en la cárcel para mujeres adultas El Buen Pastor, donde vivían en condiciones de precariedad y sin un programa de atención socioeducativo específico para ellas. Por diferentes problemas, se las trasladó después al Centro de Formación Juvenil Zurquí, en el cual conviven adolescentes y jóvenes adultas también en condiciones difíciles debido al hacinamiento. Esta situación, en cierto modo, favorecería en Costa Rica la no privación de libertad de las adolescentes mujeres en la Justicia Penal Juvenil, ya que la falta de espacios presiona para que se les impongan medidas no privativas de libertad.

Los problemas de hacinamiento por la falta de estructuras pensadas para mujeres, también conlleva la ausencia de un enfoque de género en la planificación y ejecución de las medidas cautelares y socioeducativas privativas de libertad, en el aspecto educativo, en temas relacionados con la convivencia, en el proceso sancionatorio interno, en la atención en salud o en el trato funcionario/a-adolescente.

4. EL DERECHO A LA EDUCACIÓN Y LOS ESTEREOTIPOS DE GÉNERO

En el caso de Colombia, el sistema educativo que se ofrece en el Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (SRPA) es precario, las pedagogías y metodologías no son los más adecuadas, las instalaciones son poco apropiadas, el personal docente no es suficiente ya que un solo docente suele dictar todas las materias tanto en los ciclos de primaria como la media vocacional, según la información proporcionada por DNI Colombia. En estas condiciones se certifica la aprobación de un grado escolar sin la realización de un verdadero aprendizaje y formación de las adolescentes.

En general, en los centros de privación de libertad hay una baja oferta para la formación y el desarrollo de actividades vocacionales. La oferta refuerza estereotipos de género cuando, por ejemplo, se ofrecen cursos de peluquería, modistería y croché, para las mujeres, y cursos de mecánica o ebanistería para los hombres.

5

En Brasil, la investigación llevada a cabo por el Consejo Nacional de Justicia, en los
En Brasil, la investigación llevada a cabo por el Consejo Nacional de Justicia, en los
En Brasil, la investigación llevada a cabo por el Consejo Nacional de Justicia, en los

En Brasil, la investigación llevada a cabo por el Consejo Nacional de Justicia, en los centros de internamiento de cinco estados, encontró que la continuidad de asistencia a la escuela es casi imposible, porque ninguno de los centros visitados tenía una estructura para mantener a las adolescentes en el grado exacto de estudio en que se encontraban cuando asistieron a la escuela por última vez, a excepción de la de Río Grande do Sul, cuya realidad estructural es diferente en comparación con los otros estados del país.

Asimismo, muchas de las adolescentes brasileñas entrevistadas en este esdudio señalaron el deseo de ejercer profesiones que requieren la educación superior (Ingeniería, Derecho, Odontología, etc.), aunque dentro las unidades la capacitación para el trabajo estaba circunscrita a la regla tradicional de "actividades femeninas" como cursos de peluquería y artesanías, además de lavado de ropa, actividades que no eran atractivas en el percepción de las adolescentes.

5. DEFICIENTE ATENCIÓN EN SALUD

Las falencias en la atención en salud son comunes en todos los centros de privación de libertad de todos los países, y esta situación, en el caso específico de las adolescentes mujeres, impide el acceso a atención ginecológica oportuna y a servicios especializados para atender su salud sexual y reproductiva.

Asimismo, a través de un monitoreo realizado en Colombia se encontraron 20 adolescentes privadas de libertad diagnosticadas con problemas de salud mental, de ellas tan solo 4 adolescentes contaban con atención psico-social. Esta es una práctica que se ha repetido anteriormente en el SRPA, se determina detención preventiva para las adolescentes que llegan con algún problema de salud mental, cuando ellas deberían tener un diagnóstico de medicina legal y recibir un tratamiento psiquiátrico en un centro de salud, en lugar de estar encerradas.

6. INFRAESTRUCTURAS HECHAS PARA EL CASTIGO

Como ya se ha señalado, la falta de edificaciones adecuadas para las adolescentes mujeres es un problema común en todos los países monitoreados, por lo que no se puede garantizar el cumplimiento de los fines pedagógicos y restaurativos que velen por el interés superior de las adolescentes. Sin embargo, al momento de la imposición de medidas disciplinarias las instalaciones se adecúan.

En Bolivia, por ejemplo, en algunos centros de privación de libertad se utilizaban los baños como celdas de aislamiento. En Colombia, también se constató la utilización de espacios para el castigo, llamados “perreras”, empleados como espacios de reflexión y disciplina. Ese tipo de celdas o lugares de castigo se encuentran prohibidos por las Reglas de las Naciones Unidas para la Protección de los Menores Privados de Libertad, puesto que su

6

utilización como medida disciplinaria conlleva un trato cruel, inhumano, y degradante, y pone en peligro
utilización como medida disciplinaria conlleva un trato cruel, inhumano, y degradante, y pone en peligro
utilización como medida disciplinaria conlleva un trato cruel, inhumano, y degradante, y pone en peligro

utilización como medida disciplinaria conlleva un trato cruel, inhumano, y degradante, y pone en peligro la salud física y psicosocial de las adolescentes

7. REPRESIÓN PENAL Y VIOLENCIA SEXUAL

Aunque tampoco es una situación visibilizada, las adolescentes mujeres sufren diversas formas de violencia estatal (violencia aplicada por funcionarios del Estado) en las diferentes etapas del procedimiento. Se ha señalado arriba los abusos a los que suelen ser sometidas las adolescentes en los centros de privación de libertad, en el marco de la aplicación de sanciones disciplinarias, como el aislamiento, que muchas veces son atribución discrecional de los responsables de los centros.

Las situaciones más graves, sin embargo, ocurren fuera de los centros formales de privación de libertad. De acuerdo con la información recogida, estas situaciones ocurren en los espacios de poder de la Policía, y suelen mantenerse ocultas por una estructura de encubrimiento e impunidad. En esta etapa, no hay datos que permitan contabilizar a las adolescentes mujeres que sufren este tipo de violencias, aunque por las características que se señalarán se puede presumir que su número es bastante alto.

Se conoce, por ejemplo, que muchos casos de adolescentes mujeres que son sospechosas de alguna infracción no llegan a ser remitidos a la Fiscalía o al Poder Judicial, sino que son resueltos en las comisarías y estaciones policiales, u otras unidades intermedias, a través de la exigencia de retribuciones sexuales a cambio de la libertad. A este tipo de extorsiones fr tipo sexual suelen estar expuestas las adolescentes que son arrestadas durante redadas policiales, patrullajes u otro tipo de acciones policiales como las referidas al control del consumo de drogas.

Se han conocido varios casos sobre esta forma de violencia sexual contra adolescentes mujeres por parte de funcionarios policiales a través de entrevistas directas con las víctimas, a través de los medios de comunicación, y a través de informes institucionales.

En Bolivia, organizaciones que trabajan con poblaciones de niñas, niños y adolescentes en situación de calle, han denunciado varias veces casos de abuso sexual y torturas cometidos por policías contra adolescentes mujeres. También se difunden en los medios de comunicación esporádicamente algunos casos de adolescentes que se animan a hacer denuncias. Por ejemplo en 2013, durante un reportaje periodístico que se realizaba en la ciudad de El Alto, algunas adolescentes consumidoras habituales de drogas denunciaron que los efectivos policiales tenían relaciones sexuales con ellas. Una adolescente de 17 años relató llorando que acababa de ser víctima de abuso sexual por parte de un efectivo policial que además le robó 50 bolivianos. Ella no es la única víctima que se animó a denunciar los abusos policiales, ya que otra adolescente de 16 años también declaró que los policías no son una referencia

7

de protección, sino todo lo contrario, ya que ellas deben cuidarse de los abusos constantes
de protección, sino todo lo contrario, ya que ellas deben cuidarse de los abusos constantes
de protección, sino todo lo contrario, ya que ellas deben cuidarse de los abusos constantes

de protección, sino todo lo contrario, ya que ellas deben cuidarse de los abusos constantes 5 .

El único hecho que se conoce fue llevado a investigación y proceso, fue un caso de violencia sexual en la ciudad de Oruro, donde dos policías violaron a una adolescente de 16 años que se encontraba en el interior de un minibús, al cual ambos se acercaron para verificar el motivo por el cual el automóvil estaba estacionado, y encontraron a la adolescente sola (ya que el padre había ido a comprar combustible).

También en Bolivia, en entrevistas realizadas se conocieron varios casos de abuso sexual o tentativas de extorsión de tipo sexual contra adolescentes que son encontradas en bares o discotecas, o ingresando a moteles con sus parejas, que son llevadas a comisarías u otras unidades donde permanecen retenidas durante horas. Asimismo, en una ocasión, en la ciudad de El Alto, 19 adolescentes, de entre 15 a 17 años, fueron encontradas durante un operativo policial en una discoteca, y privadas de libertad durante una noche en las celdas de la fuerza anticrimen, sin que se conozca los cargos que había contra ellas. En la unidad policial fueron obligadas a limpiar las oficinas durante la noche para poder ser liberadas al día siguiente. El medio de comunicación que difundió la denuncia hizo un seguimiento a esa unidad policial y constató que personas menores de edad suelen limpiar los autos policiales y los baños de sus instalaciones.

En Argentina, se han conocido varias denuncias de abuso sexual contra adolescentes mujeres por parte de funcionarios policiales. Muy pocos de ellos han llegado a proceso penal en la justicia ordinaria. En diciembre 2013, dos policías de la ciudad Río Negro fueron condenados a siete años de prisión por los delitos de rapto y abuso deshonesto contra una adolescente de 14 años, que fue interceptada por dos policías con el argumento de la presentación de los papeles de la moto que ella manejaba; como ella no los tenía, la llevaron hasta un destacamento policial para firmar una boleta de multa; sin embargo, allá la golpearon hasta dejarla inconsciente y abusaron de ella. 6

También fueron hechas públicas denuncias contra efectivos de la Policía Federal y del Servicio Penitenciario Federal acusados de violar regularmente, durante un lapso de dos años, a dos adolescentes mujeres en situación de calle. Por dicho caso, llegaron a ser investigados unos 130 efectivos policiales.

En Brasil, la investigación realizada por el Consejo Nacional de Justicia, también arrojó datos sobre violencia policial, ya que gran parte de las adolescentes mujeres indicó haber sido golpeada por los policías en la etapa de aprehensión policial, o estar permanentemente amenazada, además de casos de extorsiones sexuales, y casos de adolescentes que sufren adicción a

8

las drogas que fueron encerradas durante días en unidades policiales sin ninguna atención para enfrentar
las drogas que fueron encerradas durante días en unidades policiales sin ninguna atención para enfrentar
las drogas que fueron encerradas durante días en unidades policiales sin ninguna atención para enfrentar

las drogas que fueron encerradas durante días en unidades policiales sin ninguna atención para enfrentar el periodo de abstinencia, también denunciaron que les decían que si eran transferidas a los centros de internamiento del sistema socioeducativo serían obligadas a mantener relaciones sexuales con las otras internas.

Un estudio realizado por el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay señala que las prácticas de detención y encierro contra las adolescentes mujeres atentan, con mayor frecuencia que para el caso de los varones, directamente sobre sus cuerpos. De las distintas prácticas correctivas del Sistema Penal Juvenil dirigidas específicamente sobre los cuerpos de las jóvenes en infracción, las policiales surgen del relato de las entrevistadas como las más violentas en la medida en que atacan al cuerpo por los golpes, particularmente desde el punto de vista sexual, mediante amenazas e inclusive acciones concretas. En este último sentido, vinculado al abuso sexual, es donde creemos encontrar una diferencia con relación a los varones detenidos. El cuerpo y la sexualidad de la mujer aparecerían como el lugar privilegiado del control, la disciplina y el abuso de poder. (INAU- Cenfores, 2005)

8. CONCLUSIONES PRELIMINARES

Este primer acercamiento a la realidad de las adolescentes mujeres que entran en contacto con los aparatos represivos o el sistema penal, muestra diversas violaciones de derechos humanos particularmente graves, que sin embargo suelen permanecer encubiertas e impunes.

En general, las circunstancias que rodean la privación de libertad de las adolescentes mujeres presentan diversos rasgos de discriminación y violencia de género y de imposición de roles. Primero, el funcionamiento del sistema de Justicia Penal Juvenil parece estar orientado, al igual que el sistema penal de adultos, hacia los varones. Sin embargo, pese a que el número de adolescentes privadas de libertad es reducido, es necesario contar con información más detallada sobre todas las fases del procedimiento, para tener una mayor comprensión de la realidad que ellas adolescentes afrontan y de la forma diferenciada en que sufren el encierro que, contrariamente a lo dispuesto en los estándares internacionales, es la medida de mayor aplicación en Justicia Penal Juvenil.

En las escasas estadísticas que se tienen sobre los sistemas penales juveniles, no se detallan los delitos o infracciones según el sexo de la persona contra la que se inició el proceso, y tampoco se puede determinar qué porcentaje de adolescentes mujeres son sometidas a la medida de privación de libertad del conjunto de adolescentes mujeres que ingresan al sistema de Justicia Penal Juvenil. Entonces resulta prioritario contar con mayores datos desglosados que permitan un análisis más preciso y desde una perspectiva de género, a fin de avanzar hacia un cambio de la situación de discriminación

9

que enfrentan, y proporcionarles los recursos para que puedan reconstruir sus vidas. Sería conveniente también
que enfrentan, y proporcionarles los recursos para que puedan reconstruir sus vidas. Sería conveniente también
que enfrentan, y proporcionarles los recursos para que puedan reconstruir sus vidas. Sería conveniente también

que enfrentan, y proporcionarles los recursos para que puedan reconstruir sus vidas.

Sería conveniente también conocer, para dimensionar cabalmente la problemática, cuánto influye esa especie de filtro que significa el paso por las unidades policiales, en el reducido número de adolescentes mujeres que son finalmente remitidas al sistema de Justicia Penal Juvenil.

Resulta particularmente grave la existencia de ese espacio oscuro” entre el arresto policial y el tiempo de permanencia en las unidades policiales, que en gran parte de los casos conocidos suele ser ilegal, etapa donde las adolescentes se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad ante una agresión sexual o de otro tipo. Resulta necesario también que se lleven a cabo mayores investigaciones y que se implementen acciones de monitoreo de las diferentes unidades policiales. Es importante trabajar para reducir la comisión de los abusos denunciados, y proveer a las adolescentes víctimas (cuyo número no se puede determinar) canales efectivos para presentar las denuncias y tener acceso a la justicia.

El panorama presentado permite afirmar que el paso de las adolescentes mujeres por los sistemas penales juveniles no cumple con los principios establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño ni con los fines socioeducativos de la Justicia Penal Juvenil. Además, fuera del funcionamiento formal de los sistemas penales juveniles es necesario monitorear los espacios de acción policial donde se han denunciado violaciones particularmente graves de derechos que tienen relación con la violencia de género, y se producen en momentos en que las adolescentes se encuentran en mayor situación de vulnerabilidad e indefensión.

Texto:

Rose Marie Achá

Observatorio Regional de Justicia Penal Juvenil

Noviembre de 2015

10

Bibliografía: Consejo Nacional de Justicia “D os espaços aos direitos : A realidade da ressocialização

Bibliografía:

Bibliografía: Consejo Nacional de Justicia “D os espaços aos direitos : A realidade da ressocialização na
Bibliografía: Consejo Nacional de Justicia “D os espaços aos direitos : A realidade da ressocialização na

Consejo Nacional de Justicia “Dos espaços aos direitos: A realidade da ressocialização na aplicação das medidas socioeducativas de internação das adolescentes do sexo feminino em conflito com a lei nas cinco regiões” 2014. INAU-Cenfores “Adolescencia e Infracción: Una Aproximación a la Construcción Subjetiva. Montevideo, 2005. López Gallego, Laura “Proceso de Reflexividad en un Contexto de Privación de Libertad de Adolescentes Mujeres” Psicologia & Sociedade: 26(3), 603-612.

2014.

Universidad de la República. Informe: Adolescentes mujeres en Conflicto con la Ley… Comprendiendo su iniciación: ¿Victimarias-Victimizadas?” Uruguay

2013.

11