Vous êtes sur la page 1sur 13

LA EVOLUCIÓN DE LOS HOMÍNIDOS

La historia de la evolución humana comenzó con una combinación casual de sustancias químicas en algún mar cálido del precámbrico, hace más de 3,800 millones de años. También podríamos considerar que comenzó hace aproximadamente 1,5 millones de años, cuando alguna pequeña tribu de homínidos descubrió que podía crear un borde filoso en una piedra para cortar el cuero de un animal.

Tendencias en la evolución de los primates

La evolución de los primates comenzó cuando un grupo de pequeños animales semejantes a las musarañas se trepó a los árboles. La mayoría de las tendencias en la evolución de los primates parece estar relacionada con diversas adaptaciones a la vida arbórea.

LA EVOLUCIÓN DE LOS HOMÍNIDOS La historia de la evolución humana comenzó con una combinación casual

La mano y el brazo de los primates

Los primeros mamíferos cuadrúpedos tenían cinco dígitos separados en cada mano y en cada pie. Cada dedo, a excepción del pulgar de la mano y del primer dedo del pie, tenía tres segmentos separados que lo hacían flexible y capaz de movimientos independientes. En el curso de la evolución, diferentes presiones selectivas que fueron favoreciendo una mayor eficiencia para correr, excavar y capturar la presa llevaron al desarrollo y pezuñas y garras en la mayoría de los mamíferos. En algunos casos, las presiones selectivas dieron lugar a la aparición de los miembros en aletas natatorias. Sin embargo, los primates retuvieron y perfeccionaron el patrón básico de cinco dígitos.

En la estructura cuadrúpeda básica de los mamíferos y reptiles primitivos, el antebrazo tiene dos huesos largos (el radio y el cúbito), lo que confiere flexibilidad. Entre los mamíferos, son particularmente los primates los que pueden torcer el radio por encima del cúbito. La mayoría de los primates tienen también uñas en lugar de garras. Las uñas dejan libre la superficie táctil del dedo y esto incrementa en gran medida la sensibilidad de los dedos para explorar y manipular.

La mano y el brazo de los primates Los primeros mamíferos cuadrúpedos tenían cinco dígitos separados

Postura vertical

Otra adaptación a la vida arbórea es la capacidad de adoptar una postura erecta. Aun los primates cuadrúpedos, como los monos, pueden sentarse erguidos.

Una consecuencia de esta postura es el cambio en la orientación de la cabeza, que permite al animal mirar directamente hacia adelante mientras se mantiene en una posición vertical. Esta característica, por sobre todas las demás hace que nuestros parientes primates no parezcan tan “humanos”. La postura vertical fue una característica importante sobre la que posteriormente se sustentó la evolución de la posición erecta, característica de los humanos modernos.

Postura vertical Otra adaptación a la vida arbórea es la capacidad de adoptar una postura erecta.

Líneas principales de la evolución de los primates

Generalmente se divide a los primates en dos grupos principales: los prosimios (loris, galagos, tarseros y lémures) y los antropoides o primates superiores (monos, antropomorfos y humanos).

Prosimios

Durante el Paleoceno y el Eoceno (hace unos 65 a 38 millones de años), las selvas tropicales y subtropicales estaban habitadas por abundantes y variadas especies de prosimios que se distribuían mucho más al norte y al sur del Ecuador que en la actualidad.

Antropoides

Monos

Los monos, junto con los antropomorfos y los humanos, constituyen el grupo de los antropoides. En la actualidad, los monos son generalmente más grandes que los prosimios, sus cráneos son más redondeados y, en general, se les considera más inteligentes, aunque ésta es una cualidad difícil de medir. Todos los monos tienen visión estereoscópica completa y son capaces de discriminar los colores, todas las especies conocidas en el presente tienen hábitos diurnos.

Los monos aparecieron, probablemente, como una ramificación del tronco prosimio, durante la época Eocena. En el Nuevo Mundo se han hallado formas relacionadas con el ancestro en el registro fósil del Oligoceno.

Se distinguen dos grupos principales: los monos del Nuevo Mundo, conocidos también como Platirrinos – que significa “nariz ancha”- y los monos del Viejo Mundo, los Catarrinos -que significa “nariz hacia abajo”-. La separación de estos dos grupos ocurrió en el momento de la desintegración de Gondwana. A partir del aislamiento que se produjo al separarse los continentes, el flujo génico quedó interrumpido, de modo que ambas ramas de monos pasaron a tener destinos evolutivos independientes: los Platirrinos evolucionaron en América del Sur y los Catarrinos en África, durante el periodo Oligoceno.

Antropomorfos

Los antropomorfos junto con los humanos (Homo sapiens) conforman la superfamilia de los hominoides y son parientes de los monos del Viejo Mundo. Los hominoides y los monos del Viejo Mundo se encuentran dentro del grupo de los Catarrinos.

Los antropomorfos fósiles aparecen en gran cantidad en depósitos de Kenia y Uganda en África, cuya datación varía entre 14 y 22 millones de años. Los antropomorfos actuales comprenden cuatro géneros: Hylobates (gibones), Pongo (orangutanes), Pan (chimpancés) y Gorilla (gorilas).

Antropomorfos Los antropomorfos junto con los humanos (Homo sapiens) conforman la superfamilia de los hominoides y

Los primeros Homínidos

El género Austrolopithecus, que tuvo una existencia de por lo menos 3 millones de años, incluye diversas especies, algunas de las cuales coexistieron. En la actualidad se acepta que todas ellas evolucionaron exclusivamente en África, ya que no se conocen registros de este género en otros continentes. La especie más antigua reconocida hasta el presente es Austrolopithecus anamensis, hallada por Meave Leakey y sus colaboradores en Kenya, en 1995, que ha sido datada entre 4,2 y 3,8 millones de años. Casi al mismo tiempo, ha sido descrita otra especie denominada Ardipithecus ramidus, hallada en 1994 por el equipo de Tim White en Etiopía y datada en 4,4 millones de años. El descendiente de A. anamensis es probablemente Austrolopithecus afarensis, especie muy bien conocida a la que pertenece Lucy, cuyos fósiles tienen entre 3,7 y 3 millones de años. Las especies mencionadas hasta aquí representan una etapa temprana en la evolución del linaje, en la que la presencia de rasgos simiescos ancestrales pone de manifiesto que la divergencia del ancestro común con el linaje de los chimpancés es aún muy reciente.

Los Austrolopithecus posteriores comprende una serie de especies que se han clasificado en dos grandes grupos: gráciles y robustos. Los gráciles, que se registraban en el sur de África entre 3 y 2 millones de años atrás, están representados por Austrolopithecus africanus. Estos australopitecinos son de tamaño pequeño, tienen dientes y muelas reducidos, andar erecto y la parte frontal de cráneo de forma redondeada, semejante a la de los humanos actuales. Tanto la talla general como el tamaño del cerebro es menor en este linaje que en el de los autralopitecinos robustos.

Los primeros Homínidos El género Austrolopithecus , que tuvo una existencia de por lo menos 3

El género Homo

Hace cerca de dos millones de años, algunas poblaciones africanas de Austrolopithecus afarensis o de Austrolopithecus africanus parecen haber dado lugar a una forma nueva, el Homo habilis. El Homo habilis tenía un cuerpo y un cerebro considerablemente más grandes que los Austrolopithecus. El Homo habilis fue probablemente el primer homínido que se valió de herramientas de piedra y de hueso, en su mayor parte armas toscas de diversos tipos. En un tiempo relativamente corto, el Homo habilis se dispersó por Europa, Asia y África.

Hace cerca de 1.8 millones de años apareció el Homo erectus, probablemente un descendiente de una población africana de Homo habilis. El cerebro del H. erectus era del tamaño de los cerebros más pequeños de los seres humanos adultos modernos. El rostro era muy diferente al de los humanos modernos. El rostro era muy diferente al de los humanos modernos, presentaba grandes protuberancias en la frente, un rostro ligeramente prominente y sin barbilla.

El homo habilis produjo sólo herramientas punzantes bastante rudimentarias, llamadas hachas manuales, por lo general sin tallarlas de un lado para poder sostenerlas con la mano. El homo erectus fabricaba herramientas más finas. Con frecuencia, las herramientas eran piedras afiladas por los contornos, algunas de estas cuchillas por lo general amarraban a las lanzas en lugar de sostenerlas con las manos. Las herramientas del hombre de Neanderthal eran verdaderas obras de arte, con extremos muy afilados que se conseguían desbastando pedazos pequeños de piedra. Al comparar estas armas del Homo habilis, el H. erectus y el H. sapiens, observe el aumento progresivo en el número de hojuelas removidas de las cuchillas y la reducción correspondiente en el tamaño de las hojuelas. Las hojuelas más pequeñas y numerosas producen una cuchilla más filosa y sugieren una mayor perspicacia para la fabricación de herramientas, más paciencia, un control más fino de los movimientos manuales, o probablemente los tres.

1. Homo habilis En lo que respecta a su conducta, el H. erectus parece haber sido

1. Homo habilis

En lo que respecta a su conducta, el H. erectus parece haber sido más avanzado que H. habilis. El homo erectus ideó herramientas complejas de piedra, que iban desde las hachas de mano usadas para cortar y trajar hasta puntas empleadas probablemente los cazaba y buscaba los restos de las presas de los leones u otros depredadores. En China, evidencia de hace 500 000 años sugiere que además de herramientas complejas de piedra, el H. erectus usaba el fuego, aunque nadie sabe con qué propósito (para cocinar alimentos, para mantenerse caliente o para alejar a los depredadores).

El homo sapiens evolucionó del Homo erectus

Los primeros fósiles de nuestra propia especie, el Homo sapiens (sapiens significa inteligente), son de hace 200 000 años aproximadamente. En la actualidad, hay dos hipótesis muy debatidas sobre el origen del Homo sapiens. Algunos paleo antropólogos creen que el Homo sapiens evolucionó en África, que después migró al Cercano Oriente, Europa y Asia, sustituyendo a todos los demás homínidos, incluyendo el Homo erectus. La hipótesis contraria es que evolucionaron poblaciones de H. sapiens en muchas regiones de manera simultánea, de manera simultánea, de acuerdo con esta hipótesis, las migraciones y las cruzas continuas entre poblaciones de H. erectus los conservaron como una sola especie, mientras poco a poco evolucionaba para convertirse en el Homo sapiens.

Aunque los fósiles más antiguos son fragmentarios y se remontan a hace 100 000 años, los Neanderthal, que muchos investigadores creen es una variedad de H. sapiens, dejaron muchos fósiles completos en el norte de África, en toda Europa y en ciertas partes de Asia. Contrario a una imagen popular de un “hombre de las cavernas” corpulento y encorvado, el hombre de Neanderthal fue bastante parecido a los humanos modernos en varios aspectos. Aunque contaba con músculos más pesados, el hombre de Neanderthal caminaba totalmente erecto y era lo suficientemente hábil como para fabricar herramientas de piedra totalmente artesanales y tenían un cerebro que en promedio era ligeramente mayor que el de los seres humanos modernos. Aunque muchos de los fósiles Europeos muestran protuberancias marcadas en la frente y un cráneo amplio y liso, otros, especialmente los de las regiones cercanas a las playas orientales el mar Mediterráneo, se parecían mucho a nosotros. El hombre de Neanderthal sigue siendo prueba de las conductas modernas, en especial de las ceremonias rituales fúnebres. Se han descubierto esqueletos del hombre de Neanderthal en lugares de entrenamiento claramente marcados, rodeados de piedras, y con frecuencia incluían ofrendas de flores , cráneos de osos y alimentos. Los altares del hombre de Neanderthal que se han descubierto en otros lugares probablemente se usaron en ritos “religiosos” relacionados con un culto al oso.

Por último, hace cerca de 90 000 años, aparecieron los seres humanos completamente modernos. Aunque los

Por último, hace cerca de 90 000 años, aparecieron los seres humanos completamente modernos. Aunque los especímenes más antiguos se descubrieron en Israel en 1987, este ser humano anatómicamente moderno se llama Cro-Magnon. Cromañón, por el distrito de Francia en el que se descubrieron sus restos por primera vez. El hombre Cromañón tenía una cabeza en forma de domo, cejas lisas y barbilla saliente. Sus herramientas era instrumentos de precisión muy parecidos a ñas herramientas de piedra que se usaron hasta hace poco tiempo en muchas partes del mundo.

¿De dónde provino el hombre de Cromañón y hacia dónde se dirigió el de Neanderthal? Un grupo de paleo antropólogos cree que el hombre de cromañón evolucionó del hombre de Neanderthal, quien tenía un aspecto moderno, de la región mediterránea oriental y que se esparció a partir de allí por Europa. El punto de vista contrario es que el hombre de Cromañón evolucionó de manera independiente, de una población separada de H. erectus. Es probable que el hombre de Cromañón y el de Neanderthal hayan coexistido durante un tiempo, En especial en Europa. Algunos investigadores creen que ocurrieron muchas cruzas

entre los hombres de Neanderthal y de Cromañón y que sus genes son parte del legado Europeo. Otros creen que el hombre de Neanderthal fue eliminado por cruzas, por competencia o por guerra abierta con el hombre de Cromañón es algo que tal vez nunca se llegue a saber.

Desde el punto de vista conductual, el hombre de Cromañón parece haber sido similar al hombre de Neanderthal, aunque más refinado. Es probable que el logro más sobresaliente del hombre de Cromañón sea el arte magnífico que dejó en sus cuevas, como Altamira en España y Lascaux en Francia.

entre los hombres de Neanderthal y de Cromañón y que sus genes son parte del legado

Durante los últimos milenios, la evolución biológica de los seres humanos se ha visto superada en gran medida por nuestra evolución cultural: las conductas aprendidas se transmitieron de generaciones anteriores. Los cálculos cuidadosos del tamaño de la población humana desde que se originó nuestra especie revelan tres oleadas principales de crecimiento demográfico. Cada oleada se inició por una revolución cultural-tecnológica: el desarrollo de nuevas formas de tecnología

que aumentaron los recursos disponibles para sostener la vida humana. La primera revolución fue el desarrollo de herramientas, que empezó con los primeros homínidos y se extendió hasta hace 10 000 años, cuando la población humana total ascendía a cinco millones. Desde entonces y durante los siguientes 8000 años, los seres humanos cultivaron y domesticaron a los animales y, poco a poco, la población aumentó a 500 millones aproximadamente. Después de esta revolución agrícola, llevamos ya 300 años de revolución científico-industrial y nuestra población ha llegado a la cifra de 5600 millones.

La evolución cultural humana, junto con los aumentos en la población humana, han tenido efectos profundos en la continuación de la evolución biológica de otras formas de vida. Nuestras manos y mentes ágiles han transformado una gran parte de los hábitats terrestres del planeta. Las personas se han convertido el abrumador agente individual de la selección natural. De acuerdo con las palabras del biólogo evolucionista, Stephen Jay Gould, de la Universidad de Harvard: “Por el poder de un glorioso accidente evolutivo llamado inteligencia, nos hemos convertido en el administrador de la continuidad de la vida en la tierra. No pedimos tener este papel, pero no podemos renunciar a él. Tal vez no estemos capacitados para hacerlo, pero aquí es donde estamos”.

Bibliografía

“Biología: La vida en la Tierra” Cuarta edición “ Audesirk, Teresa & Audesirk, Gerald Universidad de Colorado, en Denver

1996

“Biología sexta edición en Español” Curtis, Helena & Barnes, N. Sue

2000