Vous êtes sur la page 1sur 4

El “día después” ya viene...

/ Olga K

Se olfatea...vibra en el aire...la sombra lo delata. A paso de vencedores se acerca “el día


después”.

Rompo 6 meses de silencio para hablar de esa fecha con la más rotunda convicción. La
misma con la que combatí a Chávez desde su madrugada golpista y la misma que me
faltó cuando Lucas Rincón anunció la renuncia “la cual aceptó”...

Cada lector podría elaborar su personal lista de las debilidades del régimen. Pero no es
su inocultable decadencia la que mueve esta nota.

Es claro. Hugo y el chavismo, han perdido el aura de eternidad que los envolvía.

Lejos estoy de hacer temerarios vaticinios sobre fechas. Soy demócrata a toda prueba.
Pero así como anticipé en 1998 la desgracia que se nos avecinaba, hoy anticipo la
cercanía de ese Día Después que, según como lo preparemos, nos llevará a al inicio de
una nueva era... o a una desgracia mayor.

Pero a pesar de su importancia, nadie habla frontalmente de ese día. Por eso es
imperativo sembrarlo en la conciencia colectiva. Para que el ejercicio de visualización
genere el músculo de la realización.

El Día Después ya viene...Se escucha en la calle, se percibe en la resistencia irreverente,


viene desde abajo pero lo reconfirman con muchísima mas fuerza las embestidas
revolucionarias.

La gran pregunta es ¿nos va a encontrar preparados?

Cuando quise darle forma a ese escozor confuso me asombró lo difícil que resultó
imaginar el día que la revolución se desplome y Chávez no esté invadiendo cada espacio
de nuestra vida.

Inténtelo y dígame cómo le va más allá de los primeros 3 minutos de alegría.

Insisto: vaya más allá de la idea instantánea de júbilo... Llevamos 11 años viviendo
como los alcohólicos, atados a la enfermedad revolucionaria y defendiéndonos de ella
con aquello de un día a la vez. “Mañana” siempre quedaba muy lejos.

Pero ya el aura de eternidad cruje, se astilla. Se rompió el hechizo.

Si fueron los estudiantes, el despojo a los alcaldes, la saturación de vulgaridad, de


corrupción, o la inseguridad ¿acaso importa? No para lo que planteo. Lo que sí importa
es que ese Día Después se avecina y estamos en la obligación moral, ciudadana y
política de tener previsto hasta el más mínimo detalle.

Nunca más una reedición de las torpezas del 12 de abril.

Ni Badueles ni Carmonas.
Lo he propuesto como ejercicio en grupos de trabajo. Las reacciones son sorprendentes.
Pasados los 3 minutos de júbilo sigue un silencio denso y lleno de interrogantes.

Por eso comparto esta urgencia. Que es materia difusa aún entre los líderes encargados
de plantearse esto con todo el rigor que la tarea requiere.

Pero que también le compete a usted. Sí, a usted que votó por Hugo y se arrepintió, y a
ud. que un día se vio gritando “Con mis hijos no te metas”, a ud. que sigue sintiéndose
revolucionario pero está defraudado y sobre todo a usted que en todas las encuestas hizo
filas con los Ni-Nis seguro de que nunca le tocaría la insensatez revolucionaria. ..hasta
que le tocó.

Hoy no queda nadie que no exhiba una herida inflingida por la revolución, empezando
por los revolucionarios. Si, esa revolución que se prometió justa, reivindicadora y
participativa y resultó excluyente, discrecional y cuatrera de la Paz Social que hacía de
nuestro un buen país.

Los apremio... planteémonos con seriedad lo que es preciso disponer para ese Día
Después que viene como el Cristo del graffiti

Disfrute sus 3 minutos de alborozo.

Ya pasaron. Ahora piense.

El primer escenario es ganar la Asamblea Nacional.

¿Cuales deberían ser los primeros pasos de un nuevo parlamento?

¿Derogar leyes? ¿En qué orden de importancia? ¿Quizás debamos empezar por cambiar
a los funcionarios de libre remoción? ¿Sabe cuáles y cuántos son?

Si el camino para lo anterior es la AN ¿ya prevemos cómo actuar en caso de que


suspendan esas elecciones? ¿Y si imponen el anticonstitucional sistema de mayoría y
nuevas circunscripciones electorales para robarnos la representación como se cocina en
la nueva Ley Electoral?

Si la suspensión o manipulación de esas elecciones generara un caos nacional ¿Qué


hacer con los diputados y la AN? Una nueva elección es imposible en el corto plazo en
un escenario de disturbios. ¿Qué hicimos en escenarios semejantes en nuestra historia?
¿Repetiremos o inventaremos? ¿Quienes serían los actores? ¿Bajo qué condiciones?
¿Por cuánto tiempo? ¿Qué revolucionarios disidentes son reconocidamente honorables
para incluirlos en la tarea?

Si en aras de mantener la legalidad pero encarando la confusión de una previsible


desbandada roja en la que los diputados titulares huyeren ¿sabemos quienes son sus
suplentes? Dada la abstención de 2005 cabe deducir que todos eran chavistas...
¿sabemos si hoy engrosan las filas de la galopante y creciente disidencia roja?

Con caos o sin él, ¿Cómo vamos a "defender", individual e institucionalmente, a los
chavistas de la ira popular que contra ellos bulle confesa en todos los sectores? Sí, dije
defender. ¡Dios! veo que mi educación cristiana no fue en balde y como ya hice una vez
a riesgo de mi misma, volvería a poner mi cuerpo para impedir que agredieran a un
chavista (¿lo recuerda Dr. Díaz Paruta? ¿Usted y yo contra la turba? ¿Nuestra turba?...).

Este país no merece ni un muerto mas...pero sí debe preparar muchas, muchas cárceles
nuevas para que quepan todos los que han de parar allí cuando la Justicia vuelva a ser
ciega y exhiba una balanza en la mano en lugar de un Kalashnikov.

La siguiente pregunta es aun más dura, pero es la más necesaria ¿Cómo vamos a
incorporar a los revolucionarios de a pie al país que queremos sin caer en los desmanes
excluyentes de la revolución que combatimos?

¿Cómo volvemos a ser y a vernos como venezolanos todos? Gobierno y gente no es lo


mismo.

Es emocional y muy fina la línea para diferenciar el chavismo violento de Chávez de


los revolucionarios que al igual que ud. y yo aun queremos un verdadero cambio. De
confundirlos, las consecuencias serían nefastas. Ese Día Después también trae consigo
el alarmante peligro de que algunos quieran sustituir el chavismo en lugar de salir de él
apelando sólo al color de su camisa más no a la renuncia de la práctica perversa.
Quienes pretendan tal cosa son también materia de prevención y contención ¿cómo los
pondremos a raya?

La decencia no es “exclusiva” de ningún sector y sí hay revolucionarios decentes como


hay “opositores” deleznables.

Vuelvo a pedirle que vaya más allá de los 3 minutos iniciales y piense que la
reconciliación y el rescate de la convivencia es la tarea más dura que nos espera para
alcanzar la Paz, la Justicia, el Progreso y la Concordia.

Ganarlas sería la verdadera derrota del chavismo y la muerte política de Chávez.

Para ese Día Después tendremos que diferenciar desde ya, lo Importante de lo Urgente.
¿Qué es qué? ¿Investigar los crímenes de lesa humanidad; gestionar el regreso de los
talentos que se nos fueron; la liberación de nuestros presos políticos; la suspensión legal
de los tratados lesivos a la nación con gobiernos oportunistas o forajidos como Bolivia,
Ecuador, Nicaragua, Cuba, Bielorusia, Irán, Sudan; la recuperación de las industrias; el
rescate de PDVSA; del Ateneo; sanear los sindicatos; liberar las divisas, leyes para
regular los consejos comunales; abrir licitaciones de obras públicas; hacer eficiente
Barrio Adentro; devolverle las competencias y los recursos a los alcaldes; despolitizar la
CANTV; reprivatizar la CVG; derogar los dictámenes anticonstitucionales del TSJ;
reabrir RCTV; impulsar la construcción de viviendas?

Piénselo y verá que surgen otros mil temas que le asaltarán sin orden, pero a todos
sigue una interrogante ominosa. ¿Qué queremos que pase el día después...y el
siguiente... y el siguiente? Por eso quiero que se le instalen en el alma esas preguntas.
Que lo agiten e inquieten. Que se dedique a pensarlo formalmente con sus amigos, sus
colegas antes de que llegue el día que tengamos que presentar respuesta.

Que en lugar de arrancar un encuentro comentando la última arbitrariedad, visualice ese


Día Después ...mas allá de los 3 minutos iniciales... en función de lo que aspiraba hace
10 años y lo que quiere para los próximos 100.

Pero como los rusos también juegan, piense con igual seriedad en lo que harán los
radicales rojos. Hace tiempo ya que enterraron la Constitución. ..pero no nos quepa
duda que apelarán a ella para defenderse aunque la violen actuando según el Plan
Nacional Simón Bolívar. Volverán a “usarla” cuando les convenga.

Esos mismos radicales que se mofan de “el Debido Proceso” para aplicar su infausta
“Justicia Revolucionaria” no dudarán en desempolvarlo para defenderse. .y atacar.

Nunca lo dije antes. Hoy me lo grita la piel. Por primera vez desde que la promesa de
una revolución reivindicadora cegó a buena parte del país, veo venir el Día Después.

Y esta vez no debe tomarnos desprevenidos.

El ejercicio de visualización debe generar el músculo de la realización.

Cuando cada uno empiece a plantear la respuesta a estas preguntas, sépalo, el mañana
acaba de empezar.