Vous êtes sur la page 1sur 5

VA MUY APRISA

Cierta vez , un conductor, se desplazaba por una autopista a una velocidad


excesivamente alta, cuando, de repente justo después de una curva aparece un hombre
parado en medio de la vía, haciendo señal de parada con los brazoa y de una forma
deseperante.

El conductor, sorprendido y a la vez asustado, toca insitentemente la bocina para ver si


así el individuo se quitaba del camino. Pero fue inútil, el hombre seguía hacidno señal
de pare con sus brazos

Debe de estar loco, dijo el conductor meintras pisaba el freno provocando un fuerte
chillido y dejando dos largas marcas negras en el pavimento, logrando así detener el
auto antes de chocar a aquel hombre. Muy enojado, se demonta del carro y , estrellando
la puerta, se dirige hacia el hombre y le dice: Acaso no tienes ojos?? No ves lo peligrosa
que es esta carretera y te atraviesas en ella? Como si nada? O acaso eres loco para no
ver el perligro que corres?

No, señor, no estoy loco, le contesto el individuo. Lo que pasa es que el puente que esta
en la próxima curva acaba de desplomarse; y sabia que, si no hacia algo, usted, en este
momento, ya estaría muerto. Tuve que arriesgar mi vida para ver si podía salvar la
suya.

Quizás, en la carretera de tu vida algún “loco”, como le llaman te ha obstaculizado el


paso para hablarte del Amor y te has enojado sobremanera porque vas MUY A PRISA.

Quizás hoy yo este obstaculizando tu camino quitándote unos minutos; pero, que habría
pasado si el conductor hace caso omiso al individuo del camino?, que crees pasara a los
que oyen la advertencia de la palabra de Dios y no hacen caso??
Y dijo Dios
Y dijo Dios:

Si nadie te ama, mi alegría es amarte.

Si lloras, estoy deseando consolarte.

Si eres débil, te daré mi fuerza y mi energía.

Si nadie te necesita, yo te busco.

Si eres inútil, yo no puedo prescindir de ti.

Si estás vacío, mi ternuro te colmará.

Si tienes miedo, te llevo sobre mis espaldas.

Si quieres caminar, iré contigo.

Si me llamas, vengo siempre.

Si te pierdes, no duermo hasta encontrarte.

Si estás cansado, soy tu descanso.

Si pecas, soy tu perdón.

Si me pides, soy don para ti.

Si me necesitas, te digo: estoy dentro de ti.

Si te resistes, no quiero que hagas nada a la fuerza.

Si estás a oscuras, soy lámpara para tus pasos.

Si tienes hambre, soy pan de vida para ti.

Si eres infiel, yo soy fiel.

Si quieres conversar, yo te escucho siempre.

Si me miras, verás la verdad de tu corazón.

Si estás en prisión, te voy a visitar y a liberar.

Si quieres ver mi rostro, mira un flor, una fuente,un niño.

Si no tienes a nadie, me tienes a mí.

Si eres silencio, mi Palabra habitará en tu corazón.


MENSAJE DE JESUS

¿Por qué te confundes o agitas con los problemas de la vida?

Déjame al cuidado de tus cosas y todo saldrá mejor.


Cuando te abandones a mi, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios
No te deseperes, y no me dirijas una oración , como si quisieras exigirme el
Cumplimiento de tus deseos.
Cierra los ojos del alma y dime con calma: JESÚS, YO CONFIO EN TI.
Evita las preocupaciones antugustiosas y pensamientos sobre lo que pueda
Suceder después.
No estropees mis planes, queriendo interponer tus ideas.
Déjame ser Dios y actuar con libertad.
Abandónate confiadamente en mi.
Reposa en mi y deja en mis manos tu futuro.
Dime frecuentemente: JESÚS, YO CONFIO EN TI.
Lo que mas daño te hace es tu razonamiento, y tus propias ideas queriendo
Resolver las cosas a tu manera.
Cuando me dices:JESÚS, YO CONFIO EN TI, no seas como el paciente que
Le pide al medico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo.
Déjate llevar por mis brazoz divinos, no tengas miedo, YO TE AMO!!!
Si crees que las cosas se empeoran o complican a pesar de tu oración,sigue
Confiando en mi, cierra los ojos del alma y confía.
Continua diciendo a toda hora: JESÚS, YO CONFIO EN TI.
Necesito las manos libres para poder obrar.
No me ates a tus preocupaciones inútiles, confia solo en mi.
Yo hao los milagros en proporción del abandono y confianza que tienen en
mi.
Asi que no te preocupes, echa en mi todas tus angustias, y duerme tranquilo.
Dime siempre: JESÚS, YO CONFIO EN TI, y veras grandes milagros, te lo
Prometo por el amor que te tengo a ti.
EPÍLOGO

EN EL PRINCIPIO EXISTIA LA FELICIDAD

Y LA FELICIDAD ESTABA CON DIOS,

Y LA FELICIDAD ERA DIOS.

ELLA ESTABA AL PRINCIPIO CON DIOS.

TODO SE HIZO POR ELLA

Y SIN ELLA NO SE HIZO NADA DE CUANTO EXISTE.

EN ELLA ESTABA LA VIDA

Y LA VIDA ERA LA LUZ DE LOS HOMBRES,

Y LA LUZ BRILLA EN LAS TINIEBLAS,

Y LAS TINIEBLAS NO LA VENCIERON…

.. Y A TODOS LOS QUE LA RECIBIERON LES DIO EL

PODER DE HACERSE HIJOS DE DIOS,

A LOS QUE CREEN EN SU NOMBRE;

ELLA NO NACIÓ DE SANGRE,

NI DE DESEOS PURAMENTE HUMANOS,

SINO QUE NACIÓ DE DIOS.

Y LA FELICIDAD SE HIZO CARNE,

Y PUSO SU MORADA ENTRE NOSOTROS

Y HEMOS VISTO SU GLORIA…


TIENDA DEL CIELO

Me disponía a realizar compras y me despertó razonable curiosidad una tienda que


daba todas las evidencias de ser muy especial. Me causó expectativa y me acerque.
La puerta se abrió y cuando menos pensé, ya estaba dentro.

Vi muchos ángeles parados en todas partes. Uno de ellos me entregó una canasta y me
dijo: ten, compra con cuidado y mucho amor todo lo que necesitas y lo que no puedes
llevar ahora, lo llevarás después. La única condición es que sólo puedes comprar cosas
para ti.

Inicie mi caminata por esta bella y grande tienda y lo primero que compré fue
Paciencia. El amor estaba en la misma fila y más abajo en el mismo pasillo encontré
comprensión. Eso se necesita muy frecuentemente dije entre mí.
Segui caminando y enontré triunfo al lado de la perseverancia y no dude en tomar
dos kilos de cada uno.

La humildad estaba en la parte de arriba del estante y eche una caja en mi canasta,
Porque la necesitaría luego del triunfo. También compré dos bolsas grandes de fe
Que venia con oferta especial: La oración . Más luego econtré un paquete de perdón
que estaba muy bellamente diseñada y eché en mi canasta dos cajas.

De pronto otro ángel me recordó que debía llevar unos kilos de fuerza y coraje, pues
me recordó que siempre me hacen falta.

La tienda estaba muy bien surtida y en otro pasillo encontré bolsas muy bien
empaquetadas de serenidad, valor y sabiduría, los tres por el precio de uno.

Había una introducción que decía: “Utiliza la serenidad para aceptar las cosas que
no puedo cambiar y la sabiduría para reconocer la diferencia entre las que puedo y
no puedo cambiar”.

Cuando pensaba que mi canasta estaba tan suficientemente surtida, otro ángel se acercó
y me dijo aprovecha y echa en tu canasta esas cajas de paz y felicidad que están de
oferta. Mas luego me di cuenta que en la lista de precios decía: GRATIS.

Llegué a la caja, donde un ángel muy atento me atendió ¿Cuánto debo? Le pregunté.
Me sonrió y me dijo, lleva tu canasta donde quiera que vayas. Cuando insistí por lo
debía me contestó:

“NO TE PREOCUPES, JESÚS PAGO TU DEUDA HACE MUCHO TIEMPO”