Vous êtes sur la page 1sur 5

Ensayo

Notas para
la Historia de
la Industria
Argentina Dra. Alicia Angélica Malatesta,
Profesora Asociada,
Fac. Reg. San Francisco, U.T.N.
(primera parte)

La historia industrial: competitividad externa y en la in- do Ferrer “El devenir de una ilu-
enfoques recientes novación científico-tecnológica sión. La industria Argentina”,
constante y vertiginosa; de hecho, publicada en 1990, cuya perspec-
En las últimas décadas, estudio- las significativas explicaciones tiva de análisis referente a la in-
sos pertenecientes a diferentes es- históricas brindadas promueven a dustrialización sustitutiva de im-
cuelas de pensamiento coinciden su vez debates y polémicas. portaciones –y del abandono del
en encontrar, desde una perspec- modelo industrialista a partir del
Entre los aportes recientes más
tiva histórica, respuestas a la per- golpe de Estado de 1976- no se
importantes están los estudios
sistente situación crítica de la puede soslayar.
efectuados por Jorge Schvarzer,
economía nacional. En este senti- vertidos en diversas contribucio- En el contenido de su conocido
do, muchos investigadores abor- nes y en su publicación “La in- trabajo “La clase dominante ar-
dan desde renovados enfoques dustria que supimos conseguir. gentina”, Jorge Sábato presenta
distintos análisis acerca del com- Una historia político-social de la una renovada interpretación so-
portamiento del sector industrial industria argentina”, que desen- bre el comportamiento de la élite
y su participación en la vida eco- traña el proceso recorrido por la dominante en nuestro país a fines
nómica del país, pretendiendo industria argentina desde su ges- del siglo XIX y su participación en
descubrir dentro de la temática fa- tación en las décadas finales del los negocios industriales del mo-
bril las explicaciones pertinentes siglo XIX, hasta los tramos finales mento, que desde luego conforma
e incorporando nuevas cuestiones de los años 90. Este importante una contribución acerca de la
y puntos de análisis, ciertamente trabajo ofrece una reconstrucción mentada contraposición entre los
enmarcados en las nuevas condi- histórica de orden sistémico que terratenientes rioplatenses y los
ciones internacionales del merca- vincula categorías económicas, hombres de la industria. Bernardo
do global y en paradigmas produc- sociales y políticas. Por su parte, Kosacoff (1996) dirige “El desafío
tivos que se asientan en la fuerte merece destacarse la obra de Al- de la competitividad. La indus-

TU&E Nº 23 47
Ensayo

tria argentina en transforma- nivel metodológico, pero que para ción con los mercados internacio-
ción”, compilación que apunta a su correcta interpretación debe nales, cuando da inicio el proceso
ponderar los cambios recientes inscribirse dentro de un enfoque industrial argentino.
en la estructura de la industria ar- de proceso que apunte a recono-
gentina y su inserción en el mer- Fuera de lo estrictamente produc-
cer tanto los cambios como las
cado internacional a través de la tivo, indudablemente se compor-
permanencias- puede sintetizarse
necesaria competitividad y espe- de la siguiente manera: tan como factores favorecedores
cialización. En el artículo de su de dicho proceso diversos aspec-
• Génesis de la actividad indus- tos tales como la finalización de
autoría pone énfasis en la etapa
trial (fines del siglo XIX). los enfrentamientos armados y la
posterior a 1983, signada por el
desalentador comportamiento ge- • Primeras décadas del siglo vigencia de los principios consti-
neral del sector fabril, y da cuenta XX. tucionales, la incorporación de
de las profundas transformacio- tierras resultantes de la denomi-
• 1930 - Revolución de 1943. nada “conquista del desierto”, la
nes que evidencia la actividad in-
dustrial, tales como el incremento • Etapa peronista: auge del mo- federalización de la ciudad de
de la concentración y la desigual delo de industrialización sus- Buenos Aires, el establecimiento
performance frente al mercado titutiva de importaciones de una red de transportes, la con-
global. De igual modo, significati- (ISI). formación del mercado nacional
vos aportes presentan autores ta- al eliminarse el pago de derechos
• Afluencia de capitales exter-
les como Roberto Cortés Conde, provinciales, el crecimiento de-
nos: consolidación industrial
Fernando Rocchi, y María Inés mográfico a raíz de la llegada de
(1955 - 1974).
Barbero. amplios contingentes de inmi-
• Cierre de la industrialización grantes europeos, y la inversión
Obviamente, los estudios mencio- sustitutiva de importaciones de capitales externos.
nados no agotan la pluralidad de
(1976 - 1981).
análisis recientes relativos a la te- Con respecto a los inmigrantes
mática de la historia de la indus- • Apertura de la economía. provenientes de Europa y su rela-
tria; sin embargo, ellos confor- ción con la industria, es intere-
man referentes ineludibles a la Génesis de la actividad sante resaltar que muchos de
hora de embarcarse en el siempre industrial ellos inician labores manufacture-
convocante análisis del fenómeno ras en reducidos talleres que con
Es necesario remarcar que el sur-
industrial en nuestro país. el correr del tiempo dan lugar a
gimiento de la industria en nues-
tro país acontece desde los últi- empresas de importancia. Asimis-
Fases de la mos tramos del siglo anterior; es- mo, no son pocos los extranjeros
industrialización to es, durante la plena vigencia afincados en tierras argentinas
argentina del modelo económico agroex- que con espíritu empresario apor-
La determinación de las etapas de portador que se sustenta en la de- tan capitales considerables a sus
la actividad industrial nacional no manda externa de la producción emprendimientos fabriles, y apli-
ha resultado unívoca; por el con- rural y, como contrapartida, en la can técnicas y experiencias adqui-
trario, no pocos especialistas fe- satisfacción de las necesidades de ridas en sus países de origen. Por
chan el inicio de las labores fabri- productos industrializados diver- lo tanto, los inmigrantes llegados
les recién a partir de la crisis eco- sos a través de la importación. Es de ultramar se insertan en la acti-
nómica de 1929. Sin embargo, a la en este contexto, caracterizado vidad industrial no sólo en el es-
luz de las más recientes investiga- por el eufórico crecimiento tanto trato obrero sino que su presencia
ciones, la división temporal resul- de la ganadería como de las áreas también es significativa entre los
tante -que de hecho resulta útil a sembradas y por su clara vincula- propietarios.

48 TU&E Nº 23
Como se sabe, los registros cen- neto corte artesanal, que emplean rubros de la industria que prome-
sales constituyen la fuente de da- sencillos procedimientos técnicos ten un negocio seguro, es decir
tos más exhaustiva sobre la in- y que pueden caracterizarse como hacia aquellos renglones producti-
dustria argentina en tiempos pa- un simple aprovechamiento de las vos que gozan de protección natu-
sados, aunque ofrecen dificulta- materias primas provenientes del ral, control oligopólico del merca-
des a la hora de efectuar los análi- agro. Por el otro, se registra la ac- do, y demanda abundante.
sis pertinentes, en razón de no po- ción de un reducido grupo de em- Estas circunstancias contribuyen
seer homogeneidad en conceptua- presas de envergadura, cuya in- a moldear un tipo de empresario
lizaciones, clasificaciones y siste- fluencia política y económica se que, confiado en las óptimas ga-
matización de la información en consolida con el transcurrir de los nancias obtenidas en cada ejerci-
los atributos recogidos. El Segun- años. Demuestran fuertes inver- cio, se despreocupa por el progre-
do Censo General de la Nación, siones de capital, notable dina- so tecnológico, la innovación, la
relevado en 1895, conforma un mismo y, por cierto, alta rentabili- incorporación de técnicos y espe-
valioso registro del sector econó- dad; en este último caso, la deci- cialistas, y en síntesis, por el me-
mico-productivo del país pues sión empresaria se define por la joramiento del producto. Así coe-
contempla ganadería, agricultura, esperanza de los importantes be- xisten un conjunto de grandes
industria y comercio. Con respec- neficios a obtener, lo cual explica empresas y una multitud de pe-
to al tema que nos ocupa, dicha el surgimiento de grandes em- queños emprendimientos en los
fuente compendia de la informa- prendimientos fabriles. que trabajan sólo sus dueños y al-
ción en los momentos previos al
Sin embargo, a nivel general, la gún familiar; empero, además de
inicio del siglo XX y demuestra
falta de asignación de recursos al las dificultades de financiamiento
claramente el avance que experi-
sector industrial se presenta como apuntadas, todas ellas deben sor-
mentan las industrias.
una de las características constan- tear múltiples escollos: en espe-
De manera global, puede señalar- tes y determinantes de sus posibi- cial, la competencia que ofrecen
se que en dicho censo los rubros lidades de crecimiento; como se los artículos importados, favore-
de mayor relieve son el alimenti- sabe, dentro de las actividades cidos por la política aduanera y
cio, el textil y de la construcción, productivas la mayor proporción cuya demanda se halla sólidamen-
dado que cuentan con mayores de capitales se aplica a la explota- te instalada en las pautas de con-
ventajas comparativas derivadas ción agroganadera, debido a su ju- ducta de los consumidores. Al
de la disponibilidad tanto de ma- gosa rentabilidad en el corto plazo respecto, y como modo de captar
terias primas producidas en el (en oposición a las inversiones en un mayor volumen de éstos, no
área rural a precios muy reduci- el área industrial, que operan en pocas veces los industriales simu-
dos, como de mercados consumi- tiempos prolongados) y por la vi- lan la procedencia europea del
dores cercanos. De igual modo, el gencia de una escala de prestigio producto a través del empleo de
sector alimenticio exportador social que privilegia a terratenien- rótulos, marcas y etiquetas seme-
-conformado por frigoríficos y tes. De igual modo, los réditos ge- jantes a los que poseen los artícu-
molinos harineros- disfruta de ba- nerados por la agroexportación los importados.
jos costos de producción y, por son escasamente destinados a in- Por otra parte, con respecto a la
tal motivo, de una creciente inser- versiones fabriles y así los indus- localización de las plantas fabri-
ción en los mercados internacio-
triales, ante la necesidad de con- les, los mayores registros se ob-
nales distantes.
tar con el capital necesario, recla- servan en la Capital Federal y en
Por un lado, en la actividad fabril man sin éxito el auxilio financiero las provincias de Buenos Aires,
de fines del siglo XIX resulta evi- a las distintas entidades banca- Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes.
dente la preeminencia numérica rias. Cabe agregar que los inverso- Predominan los establecimientos
de pequeños establecimientos de res sólo se encaminan hacia los radicados en los espacios geográ-

TU&E Nº 23 49
Ensayo

sector litoral, encabezado por el ros, y producción vitivinícola.


propio puerto de Buenos Aires, se
De tal manera, el sector industrial
transforma en impulsor y eje del
prosigue exhibiendo su estructura
crecimiento. En este contexto, la
dual debido a que contabiliza, por
actividad industrial surge como
un lado, un nutrido conglomerado
correlato de los cambios opera-
de pequeños establecimientos
dos en la estructura económica
destinados a surtir el consumo in-
del país. De tal manera, corres- terno o local y, por el otro, gran-
ponde ubicar la génesis de la evo- des emprendimientos fabriles ta-
lución del sector fabril en el mar- les como frigoríficos, molinos ha-
co, y al mismo tiempo como re- rineros, ingenios y refinerías de
sultado, de la expansión económi- azúcar, fábricas de cerveza y bo-
ca de la denominada Argentina degas, que se caracterizan por al-
moderna. ta inversión de capitales, gran
rentabilidad, empleo de moder-
Primeros años del nos métodos de procesamiento y
siglo XX también por la cercanía al poder
ficos que congregan tierras férti- Al iniciarse el nuevo siglo, y por político de sus directivos en razón
les, radicación de inmigrantes de iniciativa de la Unión Industrial de su pertenencia a la clase domi-
ultramar, ferrocarriles y comuni- Argentina, se efectúa el Censo In- nante. Como ya se ha dicho, el de-
caciones en general, y que están dustrial de 1908. En efecto, esta senvolvimiento fabril surge y se
cercanos a la zona portuaria; de entidad solicitó a las autoridades desarrolla íntimamente vinculado
tal manera, con la instalación y gubernamentales la realización de a la expansión agropecuaria y,
producción de dichas industrias una estadística completa de la ac- ciertamente, con gran aporte del
se fortalece el progreso económi- tividad fabril, con el expreso pro- capital extranjero. De tal manera,
co del litoral que, como se sabe, pósito de contar con datos preci- la economía argentina se encua-
se halla vinculado a la agroexpor- sos. La información registrada dra dentro de la concepción de la
tación. Sin embargo, no debe per- permite señalar que continúa la división internacional del trabajo
derse de vista la importancia que gran preponderancia de la pro- que cuenta con el concurso del
adquiere la producción vitiviníco- ducción alimenticia y, en segundo sector político-económico pre-
la de Mendoza y la de azúcar en término, de las manufacturas tex- ponderante, y así puede hablarse
Tucumán, pues constituyen dos tiles a raíz de la expansión en el de la concordancia de intereses
de los rubros de mayor crecimien- país de los cultivos de algodón y existente entre el grupo económi-
to en el período, alentados por la -más tardíamente- de la mayor camente poderoso y su similar en
política proteccionista que instru- disponibilidad de lana. Persiste la el país hegemónico.
menta el Estado nacional. concentración de las actividades No obstante, en los primeros tra-
De todo lo dicho se desprende industriales en la Capital Federal mos del siglo XX se advierte cla-
que a fines del siglo XIX se produ- y en las provincias del litoral, ramente el crecimiento del sector
ce un cambio fundamental en la mientras que en el resto del espa- industrial, del que da cuenta el
economía del país. Las regiones cio nacional no se verifican avan- Tercer Censo Nacional del año
que en tiempos anteriores confor- ces cualitativos en la marcha del 1914. En él se registra un impor-
maban el espacio geográfico de sector; por el contrario, continúa tante aumento de la cantidad total
mayor desenvolvimiento pobla- la especialización productiva ba- de establecimientos y también de
cional -Noroeste y Cuyo- pierden sada, según las diversas regiones, operarios, al igual que la capitali-
significación. En su reemplazo el en yerbatales, ingenios azucare- zación y tecnificación que experi-

50 TU&E Nº 23
mentan muchas empresas; sin artículos que anteriormente se que, tras la finalización del con-
embargo, predominan numérica- importaban, y alienta tanto el sur- flicto bélico, adquieren renovada
mente los pequeños estableci- gimiento de nuevas industrias co- significación en el consumo inter-
mientos que cuentan con escaso mo el fortalecimiento de las ya no.
personal y métodos simples de la- existentes; como se comprende,
Paralelamente, es posible advertir
bor. Con referencia a las ramas este hecho -si bien espontáneo
una reanudación de la polémica
productivas, persiste la preemi- pero factible de constatar- no
entre los partidarios del librecam-
nencia de los renglones del sector abona la tesis sostenida por los
bio y los que alientan el protec-
alimenticio, al cual pertenecen las autores que fechan el inicio de la
cionismo. Entre éstos últimos co-
empresas de mayor envergadura. sustitución de importaciones re-
mienzan a escucharse planteos y
Por su parte, el sector textil de- cién tras la crisis económica mun-
reclamos en pos de que el Estado
muestra gran expansión y diversi- dial de 1929.
intervenga en la diagramación de
ficación.
Sin embargo, y a pesar de que el una política efectiva de protec-
Por otro lado, merece destacarse enfrentamiento armado brinda ción de la actividad de las fábri-
la radicación de empresas extran- una oportunidad inmejorable para cas nativas, a fin de robustecer su
jeras particularmente provenien- oxigenar la actividad fabril con acción frente a las importaciones
tes de los Estados Unidos -primer importante demanda por parte del de bienes y productos. En este
ejemplo en estas tierras de las in- público, y para alejar los produc- sentido, estiman como imprescin-
versiones extranjeras directas- tos extranjeros de los comercios dible la redefinición y consecuen-
que se orientan hacia rubros no y de las preferencias populares, te aplicación de una nueva ley
tradicionales, es decir, a las in- también representa para los in- aduanera.
dustrias de bienes de consumo dustriales la imposibilidad de con-
duradero, mediante filiales de re- tar con materias primas esencia- Por otra parte, en los años 20 la
nombradas firmas de ultramar; se les, equipos, repuestos, y combus- actividad industrial del país regis-
caracterizan por la utilización de tibles que no existen en el merca- tra una mayor diversificación al
nuevas tecnologías de capital in- do local y que las manufacturas tomar cierto auge el sector meta-
tensivo y se dedican a la metalur- nacionales necesitan adquirir en lúrgico y asimismo el petrolero, a
gia y a la fabricación de produc- el extranjero (en el caso de las través de Yacimientos Petrolífe-
tos químicos. materias primas, por la falta de ros Fiscales. Esta empresa, dirigi-
una conveniente explotación). da por el general Mosconi desde
La influencia de la 1922, se embarca en el mejora-
Esta situación es más notable, y miento tecnológico y en una polí-
Primera Guerra por tanto significativa, en los ru-
Mundial tica de crecimiento empresario.
bros industriales que hacen una Al mismo tiempo, se fortalecen
El desencadenamiento de la gue- utilización intensiva de recursos dentro de los ámbitos castrenses
rra provoca un inesperado estí- minerales que deben ser adquiri- las opiniones en favor de la nece-
mulo a la producción industrial dos necesariamente en los merca- sidad de contar con fábricas de
argentina. En efecto, el conflicto dos externos, en tanto que para armas en el país. Sobre estas in-
bélico obstaculiza el comercio in- las fábricas procesadoras de ma- quietudes opera, sin duda, la ex-
ternacional y ello determina que terias primas domésticas la co- periencia de las carencias sufri-
no se pueda satisfacer la deman- yuntura resulta menos problemá- das durante la guerra y preanun-
da del público consumidor de tica. Lo apuntado impide que la cian la participación del ejército
productos extranjeros. Esta espe- producción autóctona pueda ad- en la temática industrial en la dé-
cial coyuntura representa el pri- quirir la necesaria fortaleza para cada siguiente.
mer gran momento en la sustitu- competir en calidad y variedad
ción con producción propia de los con los productos extranjeros (Continuará)

TU&E Nº 23 51