Vous êtes sur la page 1sur 1

Canto de los discpulos y de la Virgen Mara

UAN lucha contra el llanto que le sale del CORAZN, se esfuerza por dominar la
emocin que lo turba, y empieza cantando los SALMOS con aquella magnfica voz
que con los aos se ha hecho muy parecida a la de CRISTO. Empieza cantando el
SALMO 119 (118), que dice casi completo; es un SALMO muy largo, que expresa
al hombre el adorable querer DIVINO, y que si lo sigue, lo hace DICHOSO.
Despus, los 3 primeros versos del SALMO 42 (41), que dice as: As como la
cierva busca las corrientes de agua, as mi alma clama por T, Ohh Dios. Mi alma
tiene sed de Dios, del Dios viviente.
Luego, los primeros ocho versos del SALMO 39 (38), que expresan los
sentimientos de JUAN ante el trnsito de MARA. Luego el SALMO 23 (22), y
despus el SALMO 1. JUAN contina con la oracin de JESUCRISTO que es el
PADRE NUESTRO. Luego prosigui con las palabras del NGEL de la
ANUNCIACIN: DIOS TE SALVE MARA, LLENA ERES DE GRACIA, EL SEOR
EST CONTIGO. Luego, con las palabras que le dijo a MARA su prima Santa
ISABEL: BENDITA ERES ENTRE TODAS LAS MUJERES Y BENDITO ES EL
FRUTO DE TU VIENTRE. Luego, el Cntico de TOBAS, y despus el
ECLESISTICO, versculos 11 al 16. Y por ltimo reza el MAGNIFICAT; pero
poco antes de terminarlo, se da cuenta de que la VIRGEN YA NO RESPIRA,
aunque su aspecto permanece natural, sonriente y tranquila, como si no hubiese
advertido el fin de su vida terrena.