Vous êtes sur la page 1sur 73
con V de velocidad

con V de velocidad

con v de velocidad

con v de velocidad

00:00

00:00

00:0 1

00:0 2

00:0 3

00:0 4

00:0 5

00:0 6

V con V de velocidad

2 00:0 3 00:0 4 00:0 5 00:0 6 V con V de velocidad ¿Tus neuronas

¿Tus neuronas o un Ferrari?

Carrera salvaje5 00:0 6 V con V de velocidad ¿Tus neuronas o un Ferrari? ¡A toda máquina!

V de velocidad ¿Tus neuronas o un Ferrari? Carrera salvaje ¡A toda máquina! Preparados, listos, ¡ya!

¡A toda máquina!

Preparados, listos, ¡ya!neuronas o un Ferrari? Carrera salvaje ¡A toda máquina! Persiguiendo la velocidad de la luz El

Persiguiendo la velocidad de la luzCarrera salvaje ¡A toda máquina! Preparados, listos, ¡ya! El cambio digital 00:0 3 00:0 2 00:0

listos, ¡ya! Persiguiendo la velocidad de la luz El cambio digital 00:0 3 00:0 2 00:0

El cambio digital

00:0 3 00:0 2 00:0 4 00:0 1 00:0 5 00:00 00:0 6
00:0 3
00:0 2
00:0 4
00:0 1
00:0 5
00:00
00:0 6
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación

con V de velocidad

con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación de
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación de
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación de
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación de
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación de
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación de
con V de velocidad Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación de

Entre los expertos en cambio social, en innovación y en transformación de las empresas suele contarse un chiste significativo. Dos amigos duermen en una tienda de campaña en medio de la sabana. A mitad de la noche, uno de ellos se despierta por culpa de un extraño ruido. Asoma la cabeza por la puerta de la tienda y regresa lívido. «Colega, ahí fuera hay un león hambriento y nos ha olisqueado». Ambos deciden que lo mejor que pueden hacer es salir a la vez de la tienda y correr como locos. Al menos uno se salvará. Antes de contar hasta tres para escapar, uno de ellos se sienta y se cambia las botas por unas zapatillas de deporte. «¿De verdad crees que con unas zapatillas deportivas vas a correr más que un león?», le dice su amigo. «No… pero me basta con correr más que tú.» Durante toda la historia de la vida en la Tierra las especies han sobrevivido adaptándose a los cambios del medio. Adaptarse suponía cambiar de hábitos, modificar relaciones, generar nuevas funciones anatómicas, aprender

nuevas destrezas o fabricar novedosas herramientas. En la naturaleza rige la supervivencia del más apto. Pero adaptarse también supone actuar de manera veloz. Y sobre todo en el mundo contemporáneo. El nuevo panorama social, profesional, económico y político derivado del auge de las tecnologías de la información ha obligado a cambiar el paradigma de la selección natural. De la supervivencia del más apto pasamos a la supervivencia del más rápido. Ya no es siempre cierto que el pez grande se coma al chico. Pero sí que el pez rápido se come al lento. La velocidad se ha convertido, de este modo, en un valor en sí misma. No un valor aislado, claro… No tiene sentido correr mucho si no se sabe hacia dónde hay que correr. Pero no cabe duda de que hoy día las claves del éxito en cualquier terreno residen, en buena medida, en ser veloz. Por eso hemos querido levantar un monumento a la velocidad, rendir homenaje a esa variable que no es solo física:

la velocidad de movimientos, de cambio, de transmisión de ideas, de fabricación de productos, de innovación… Entender que cada cosa tiene su tiempo ayuda a comprender el mundo que nos rodea. Cronómetro en mano (o calendario en mano, cuando se tercie), en este libro vamos a recorrer nuestro universo desde la perspectiva del tiempo. La naturaleza tiene sus ritmos, a veces invisiblemente pausados, en ocasiones más fugaces de lo que creemos. El cosmos se organiza a velocidades imposibles de aprehender por nuestro cerebro. Allí, el fetiche de la velocidad imbatible de la luz regula los sucesos más violentos y energéticos que podamos imaginar. En el interior de nuestro cuerpo, los ritmos son fuentes de crecimiento, salud y enfermedad. Desde el reloj interno de las células hasta la velocidad a la que crece el cabello, nuestra identidad depende en buena medida del paso del tiempo y su medición.

La historia del transporte es, en buena medida, la

historia de ganarle horas a los días y días a los años. Ninguna innovación en la tecnología de trasiego de seres humanos

y mercancías habría tenido éxito ni hubiera sido más veloz que su predecesora. Pero si hay un entorno en el que la velocidad se ha

convertido en crucial, es en el de las tecnologías digitales que son, hoy en día, algo imprescindible en nuestro devenir cotidiano. Vivimos en un mundo hiperconectado y global en el que miles de millones de ciudadanos reclaman su derecho

a recibir información y a emitirla, y lo quieren hacer (lo queremos hacer) cada vez más velozmente. Transmitimos

y recibimos cada vez más datos en cada vez menos tiempo.

La V de la velocidad es, en el siglo XXI, un valor añadido de una importancia inédita en la historia. Es una V de oro que esculpe el mundo en el que vivimos.

00:0 1 p. 10 ¿Tus neuronas o un Ferrari? La velocidad en el cuerpo humano
00:0 1
p. 10
¿Tus neuronas
o un Ferrari?
La velocidad en el cuerpo humano
Pensamientos fugaces
Eres un gran circuito de carreras
Proeza a la vista
La fábrica de récords
La fuerza g en el cuerpo humano
Con V de vida
¿Quién marca el ritmo interior?
Somos una lanzadera
p. 28
hoy los tiempos
Adel
AntAn que es
unA bArbAridAd
(juAN LuIS ArSuAgA)
00:0 2 p. 32 Carrera salvaje Naturaleza y velocidad El viento, director de orquesta Autopistas
00:0 2
p. 32
Carrera salvaje
Naturaleza y velocidad
El viento, director de orquesta
Autopistas invisibles
El viento se enfurece
El agua se mueve
La carrera de las plantas
Olimpiada bestial
Diseñados para cortar el viento
El tiempo es oro
p. 50
ClimA y tiempo:
CArrerAs distintAs
(MANuEL TOhArIA)
00:0 3 p. 54 ¡A toda máquina! La velocidad en la industria, la tecnología y
00:0 3
p. 54
¡A toda máquina!
La velocidad en la industria,
la tecnología y las comunicaciones
El movimiento se demuestra
Todo por un récord
corriendo
No surca el mar
sino vuela
Alas para la gloria
Nunca un objeto humano ha ido tan rápido
A piedra lenta
¿Es posible viajar a 1.000 millas por hora?
p. 70
los humAnos Corren,
l As pAlAbrAs VuelAn
(jAVIEr OrDÓñEz)
00:0 4 p. 74 Preparados, listos, ¡ya! Deporte y velocidad jóvenes y veloces El rostro
00:0 4
p. 74
Preparados,
listos, ¡ya!
Deporte y velocidad
jóvenes y veloces
El rostro invisible de lo veloz
El deporte más veloz del mundo
¿Adónde vamos a llegar?
récords que hicieron historia
Caer a toda pastilla
Corre, hombre, corre
un abrir y cerrar de ojos
p. 92
VeloCidAd, el
sAnto
GriAl del deportistA
(CArLOS A. COrDENTE)
00:0 5 p. 96 Persiguiendo la velocidad de la luz La velocidad en el espacio
00:0 5
p. 96
Persiguiendo la
velocidad de la luz
La velocidad en el espacio
y la ciencia
Póquer de genios
El dilema de un segundo
El verdadero punto g
La velocidad de la luz da mucho juego
El universo crece «demasiado» rápido
Todo es relativo ¿rápido o lento?
Para escapar, hay que correr
El color de la velocidad
p. 114
lA VeloCidAd de l
A luz:
fetiChe CientífiCo
del
siGlo xxi
(rAFAEL BAChILLEr)
00:0 6 p. 118 El cambio digital La velocidad de la innovación en el mundo
00:0 6
p. 118
El cambio digital
La velocidad de la innovación
en el mundo digital
Cada vez más deprisa
Actualización disponible
Más rápido, más pequeño
en un millón de años
Pregúntame algo
rápido
La revolución social
Yo soy yo y mis datos
La brecha digital
Del dial a la velocidad de la luz
p. 136
lA VeloCidAd de l
A
innoVACión
(ENrIQuE DANS)

00:0 1

¿Tus neuronas o un Ferrari?

pensamientos

fugaces

La vida es ritmo, es velocidad. De hecho, el primer síntoma de que algo falla en nuestro cuerpo llega al percibir que el ritmo se descompasa: el corazón late más deprisa o más despacio de lo normal, nuestros miembros no responden tan rápidamente como queremos a nuestras órdenes, los pensamientos fluyen con mayor lentitud…

Y buena parte del reloj interno que maneja el ritmo de nuestra vida reside en una de las herramientas más veloces que ha construido la naturaleza: el cerebro humano.

Si pudiéramos filmar a cámara lenta 1 segundo de nuestras vidas, veríamos que ese tiempo basta para que el cerebro se convierta en un hervidero. En 1 segundo, cada neurona se conecta con otra unas 200 veces. Eso quiere decir que el cerebro registra unos 20.000 billones de bits de información por segundo (impulsos llenos de información), un caudal que ninguna máquina, por poderosa que sea, puede asumir.

Científicos del Instituto de Tecnología de Okinawa trataron de reproducir en un ordenador la actividad de 1 segundo de vida cerebral. Se requirieron 83.000 procesadores con la mayor potencia de cálculo posible y 40 minutos de trabajo para acercarse a la eficiencia de un solo segundo de nuestras neuronas.

La memoria, en cambio, es mucho más lenta que el pensamiento. A pesar de la inaprensible velocidad a la que corren las informaciones por nuestra red neuronal, una experiencia puede tardar hasta 6 horas en consolidarse como un recuerdo a largo plazo.

Imagen de una neurona.

eres un gran circuito de carreras

Un sinfín de cosas ocurren en tu cuerpo sin que te des cuenta

La máxima velocidad a la que un músculo puede contraerse es

6 veces su

tamaño por segundo.

Por ejemplo, un músculo de 1 cm puede contraerse a 6 centímetros por segundo.

Si convirtiéramos cada latido del corazón en un paso, caminaríamos a unos

9 km/h

latido del corazón en un paso, caminaríamos a unos 9 km/h Con un entrenamiento extremo, se

Con un entrenamiento extremo, se puede aumentar el volumen de un músculo

1,5 kg en un mes.

1 milisegundo

es lo que tarda el cerebro en hacer llegar una orden al pie.

es lo que tarda el cerebro en hacer llegar una orden al pie. 15 milisegundos es
es lo que tarda el cerebro en hacer llegar una orden al pie. 15 milisegundos es

15

milisegundos

es lo que tardas en notar una caricia.

En las arterias la velocidad de la sangre es de

2 km/h;

en las venas se desplaza a

0,5 km/h

la sangre es de 2 km/h; en las venas se desplaza a 0,5 km/h Los riñones

Los riñones filtran

1,3 litros de sangre por minuto

y expulsan

1,4 litros de orina por día.

50.000 células

del cuerpo mueren y son reemplazadas mientras tú lees esta frase.

Los nervios están formados por haces de fibras nerviosas que transmiten impulsos eléctricos hacia el sistema nervioso o desde el sistema nervioso hacia los músculos. Sin embargo, no todas las fibras nerviosas son iguales. Algunas son de mayor diámetro, y estas en general transmiten el impulso más rápidamente. En las fibras más gruesas se transmite a

120 metros por segundo,

la velocidad de un coche de Fórmula 1. En las fibras más finas, en cambio, la velocidad de transmisión es de

0,5 metros por segundo,

la de un hombre caminando.

La frecuencia media cardiaca para los hombres es de entre

68 y 75 latidos por minuto;

en las mujeres es de

72 a 80 latidos por minuto.

Los testículos generan

1.000 espermatozoides por segundo

En 6 meses habrían producido una cantidad suficiente de material genético como para repoblar el planeta Tierra.

de material genético como para repoblar el planeta Tierra. A un ritmo cardiaco normal, unos 70

A un ritmo cardiaco normal, unos 70 latidos por minuto, un glóbulo rojo tarda

60 segundos

en recorrer el circuito sanguíneo completo.

Nuestra vista tarda unos

18 milisegundos

en enviar un mensaje al cerebro.

tarda unos 18 milisegundos en enviar un mensaje al cerebro. El ojo humano está constantemente en

El ojo humano está constantemente en un estado de vibración: oscila hacia delante y hacia atrás a un ritmo de unas

60 veces

por segundo.

La velocidad media de un parpadeo del ojo es de

300 a 400

milisegundos.

Normalmente, los adultos respiran entre

a 400 milisegundos. Normalmente, los adultos respiran entre 12 y 20 veces por minuto. En cada

12 y 20 veces

por minuto.

En cada respiración inhalan unos

600 mililitros

de aire.

7 segundos

es lo que tarda la comida en recorrer el aparato digestivo. El bolo alimenticio viaja a unos

0,37 m/h,

lo que equivale a la velocidad de desplazamiento de las estrellas de mar.

Se secretan aproximadamente

0,5 litros

de saliva por día.

30 milisegundos

es lo que tardas en procesar un sonido que llega a tus oídos y reconocerlo.

La voz humana está compuesta por ondas acústicas que viajan a través del aire a la velocidad del sonido, esto es, a

1.244 km/h

(o 340 metros por segundo).

PrOEzA A LA vISTA

No somos superhéroes… Al menos no al modo de los superhéroes que

vemos en el cine, que contemplamos asombrados en los cómics

somos capaces de volar a grandes velocidades ni de mover montañas con nuestros músculos. Pero si observamos el cuerpo humano con paciencia, con la curiosidad de un científico y las herramientas adecuadas veremos las grandes proezas invisibles que somos capaces de realizar, casi cada día, sin darnos cuenta… como pequeños héroes anónimos de la mejor de las fantasías. La central de los prodigios, la caja donde reside la mayor parte de nuestros grandes récords, es, por supuesto, el cerebro. Según un estudio realizado por la neuróloga Mary Potter, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), podemos procesar una imagen en apenas 13 milisegundos. La vista es el más rápido de nuestros sentidos, mientras que el más lento es el gusto: tardamos 500 milisegundos en identificar un sabor, ya que debe unirse información relacionada con el olfato y el tacto, y agregarla a los datos que ofrecen los termorreceptores (como en el caso de la comida picante). Un análisis exhaustivo de nuestro aparato visual nos da una idea de cuán poderoso es. Después de que la información visual impacte en la retina, los datos fluyen hacia el cerebro cargados de pistas interesantes sobre formas, colores, orientación, velocidad, etc. En anteriores investigaciones se había establecido que todo ese trabajo de procesamiento de datos requería unos 100 milisegundos, pero los más modernos sistemas de medición biofisiológica han permitido ajustar el cálculo. Potter y su equipo de neurólogos sometieron a varios voluntarios a una prueba de esfuerzo visual, consistente en emitir imágenes a velocidades cada vez mayores y tratar de identificar en qué momento estos dejaban de identificar las imágenes

No

con mayor grado de acierto que el que tendrían si estuvieran simplemente adivinando qué ven. Los investigadores consideraban que a partir de los 50 milisegundos la capacidad de identificación se deterioraría dramáticamente. Al parecer ese es el tiempo necesario para que la información llegue desde la retina hasta la región cerebral encargada de procesar la vista, y vuelva para encontrarse con un segundo estímulo: se cree que este ir y venir es necesario para que el cerebro confirme qué es lo que está viendo. Pero, sorprendentemente, los voluntarios siguieron identificando objetos con bastante grado de certeza incluso con frecuencias muy superiores a esos 50 milisegundos. El experimento se detuvo al llegar a los 13 milisegundos, pero no porque el ojo humano dejase de ser eficaz, sino porque los investigadores no contaban con herramientas de medición más precisas. Es posible que nuestro aparato visual sea como el músculo de un atleta, que es capaz de entrenarse a sí mismo, de acostumbrarse a un rendimiento cada vez más rápido y de superar sus propios récords de velocidad. De hecho, este descubrimiento es coherente con otras investigaciones realizadas con monos que demuestran que sus aparatos visuales pueden activar neuronas con una cadencia mínima de 14 milisegundos. La habilidad de procesar imágenes en lapsos de tiempo tan breves puede tener una función evolutiva vital: permite al cerebro decidir dónde enfocar los ojos. De hecho, se sabe que somos capaces de cambiar el foco de atención al menos 3 veces cada segundo. La decisión de hacia dónde dirigimos nuestra mirada puede llevar al cerebro unos 100 milisegundos, por eso es necesario ahorrar el máximo tiempo posible en identificar previamente una imagen. En esta velocidad puede residir la diferencia entre sobrevivir o morir en caso de ataque de un depredador o esquivar o no un objeto que nos cae encima.

EL OJO

En la retina humana es donde se procesa todo lo que vemos. Las imágenes capturadas por la retina viajan por el nervio óptico e impactan en el cerebro. Los conos y los bastones son los dos tipos de células fotorreceptoras que ayudan a elaborar la imagen visual. Los conos son estructuras robustas y cónicas que procesan la sensibilidad a los colores. Los bastones son más delgados y sensibles, y están involucrados en la captación de imágenes en mínimas condiciones de visibilidad.

LA FÁBrICA DE rÉCOrDS

Aunque el ciudadano medio tiene una capacidad de salto, de resistencia o de velocidad bastante limitada, en condiciones extremas el organismo del Homo sapiens es capaz de realizar grandes proezas físicas. Estas son algunas de las más sorprendentes:

físicas. Estas son algunas de las más sorprendentes: 8,6 km/h es lo más deprisa que podemos
físicas. Estas son algunas de las más sorprendentes: 8,6 km/h es lo más deprisa que podemos

8,6 km/h es lo más deprisa que podemos nadar.

32 km/h es es la velocidad media de ascenso de un salto de altura profesional.

media de ascenso de un salto de altura profesional. 1 hora y 46 minutos es el
media de ascenso de un salto de altura profesional. 1 hora y 46 minutos es el

1 hora y 46 minutos es el tiempo mínimo empleado en escalar los 1.100 m de altura de la cara norte del monte Cervino.

3 segundos es el tiempo mínimo empleado en atarse los cordones del zapato con solo dos movimientos.

1,83 segundos es el récord de cambio de ruedas en F1 que posee el equipo Mercedes.

de cambio de ruedas en F1 que posee el equipo Mercedes. Anne Jones es la actual

Anne Jones es la actual campeona mundial de lectura rápida y lo ha sido en 6 ocasiones más. Su velocidad alcanza las 4.700 palabras por minuto, con muy buena comprensión.

las 4.700 palabras por minuto , con muy buena comprensión. El récord del mundo en completar

El récord del mundo en completar el cubo de rubik de 3x3 está en 5,25 segundos.

completar el cubo de rubik de 3x3 está en 5,25 segundos . VÍDEO Adolescente rompe récord

VÍDEO

Adolescente rompe récord mundial resolviendo el Cubo de Rubik.

LA FUErzA g

EN EL CUErPO HUMANO

LA FUErzA g EN EL CUErPO HUMANO Secuencia de imágenes del capitán Eli Beeding tomadas durante

Secuencia de imágenes del capitán Eli Beeding tomadas durante el experimento sobre el impacto de la fuerza g.

Tan duro para el cuerpo humano puede llegar a ser alcanzar grandísimas velocidades como llegar a la velocidad cero. Se conoce como fuerza g a la medida intuitiva de la aceleración o la desaceleración de un cuerpo. Se basa en la aceleración que produciría la fuerza de gravedad sobre un objeto en condiciones ideales, es decir, sin atmósfera que provoque rozamiento. Una aceleración de 1 g es equivalente a 9,80 metros por segundo al cuadrado, la aceleración de la gravedad. Un organismo puede experimentar mayores fuerzas g dependiendo del tiempo que tarde en adquirir una determinada velocidad o en frenar hasta el reposo. Si subimos a una montaña rusa o a un coche de Fórmula 1, las frenadas y aceleraciones ejercen diferentes fuerzas g sobre nosotros, más o menos intensas, más o menos agradables y soportables. A partir de un determinado valor, la fuerza g se vuelve incómoda, dolorosa, dañina e, incluso, mortal.

El cuerpo humano es flexible y se deforma cuando se le aplica una fuerza. Pero los daños producidos por la fuerza g no dependen solo de su potencia, sino del tiempo en el que se mantiene sobre nosotros. Por ejemplo, un bofetón puede generar varios cientos de g, pero como ocurre durante menos de una fracción de segundo, los daños no son graves. A mayor tiempo de exposición, mayores son los daños. Una fuerza pequeña aplicada durante mucho tiempo puede ser más dañina que una fuerza intensa durante un tiempo muy fugaz. Una aceleración de 16 g aplicada durante varios minutos puede matar a una persona. En una montaña rusa se pueden producir variaciones repentinas de entre -1 y 4 g, pero en tan poco espacio de tiempo que generalmente no suponen daño alguno. El único efecto perceptible es esa sensación de vértigo que mucha gente considera divertida.

sensación de vértigo que mucha gente considera divertida. VÍDEO El efecto de las fuerzas g en

VÍDEO

El efecto de las fuerzas g en el cuerpo humano.

VÍDEO El efecto de las fuerzas g en el cuerpo humano. Algunos pilotos de velocidad han

Algunos pilotos de velocidad han sufrido accidentes que les han sometido a fuerzas g descomunales. Kenny Brack, por ejemplo, sufrió un accidente con un pico de 214 g en la categoría Indy Car en el año 2003 en Texas. El tiempo de exposición a esa fuerza fue muy fugaz (menos de 1 segundo) pero su intensidad fue tan grande que, incluso en un periodo de tiempo menor de 1 segundo, puede generar daños (al contrario de lo que ocurre en la montaña rusa). Este accidente le produjo la fractura del esternón y el fémur, así como el dislocamiento del tobillo y una fractura por compresión en una vértebra. Tardó 18 meses en recuperarse. La historia del capitán de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos Eli Beeding (en la foto) sirvió para responder a esta pregunta. En 1958 formó parte de una serie de experimentos en la base aérea de Holloman. Consistían en montarse en un pequeño coche sobre raíles que alcanzaba

una velocidad máxima para frenar repentinamente. El coche se llamaba Daisy Sled. El 16 de mayo, Beeding se subió a Daisy Sled para ponerse a 56 km/h y lanzarse contra un freno de agua. La idea era probar cómo afectaba al cuerpo el impacto de 40 g durante 1,1 segundos. Se suponía que en esas circunstancias no se debían sufrir graves daños. Pero algo salió mal. Cuando Beeding frenó, sintió como si un bateador le hubiera roto el bate de béisbol sobre la espalda. Se quedó paralizado y los ojos a punto estuvieron de salírsele de las órbitas. Los médicos temieron que se hubiera partido la columna. Su acelerómetro no dejaba lugar a dudas: había experimentado en el pecho una fuerza de 82 g durante 0,04 segundos. Nunca antes un ser humano habría recibido tal impacto de desaceleración voluntariamente. El reto de Beeding quedó inmortalizado a través de las estremecedoras fotografías de su rostro durante la operación de frenada.

CON

v

DE

vIDA

CON v DE vIDA Las células nerviosas se comunican por impulsos electroquímicos a gran velocidad. Desde

Las células nerviosas se comunican por impulsos electroquímicos a gran velocidad.

Desde el punto de vista evolutivo y adaptativo, la velocidad es un arma imprescindible para sobrevivir. Nuestro cuerpo reacciona antes incluso de que seamos conscientes de por qué lo hace. Si caminamos por un bosque donde sabemos que hay serpientes y observamos una forma sinuosa en el suelo, lo primero que hacemos es detenernos o saltar. Solo unos milisegundos después, cuando nos percatamos de que en realidad era un palo, volvemos a relajarnos. Si lo hiciéramos al revés (cerciorarnos primero de qué es lo que estamos creyendo ver y reaccionar luego), la serpiente siempre nos picaría. respondemos a las emociones básicas (miedo, rabia, alegría, repugnancia, tristeza y sorpresa) antes de tener cualquier pensamiento cognitivo de ellas. Salimos corriendo y al cabo de unos 50 milisegundos sentimos el miedo. Es posible que justamente el miedo sea una de las sensaciones más rápidas: es la más importante de todas. Hay partes del cerebro que lo procesan sin pasar por la conciencia. La respuesta es evolución pura: para la huida no hay que pagar un gran precio, pero el daño puede ser mayor si no se reacciona. Por eso nuestro cerebro identifica más rápidamente el lugar de donde proviene la amenaza que el hecho o no de que se trate de un peligro real. La diferencia es de aproximadamente 60 milisegundos. Las restantes cinco emociones básicas se perciben todas a la misma velocidad, algo más despacio.

Nuestro cuerpo está acostumbrado a la velocidad; la precisa para sobrevivir. De hecho, cuando se compara la inteligencia de las especies se evalúa tanto la cantidad de neuronas como la sustancia blanca que las rodea, que es la que proporciona la velocidad y resulta fundamental. En la esclerosis múltiple se pierde la mielina, que es la cobertura que dota de velocidad al nervio: si bien este sigue activo, transmite la información a un ritmo mucho más lento y pierde sensibilidad. Un nervio más lento es un nervio enfermo. El ritmo al que transcurre nuestra vida se puede medir internamente. No todas las células de nuestro cuerpo tienen el mismo ciclo vital; las óseas, por ejemplo, viven 10 años, lo cual significa que en cierto sentido cada década estrenamos esqueleto. Esta sería una velocidad media. En un extremo están las células de nuestros intestinos, que se reemplazan cada 2 o 3 días, y un poco más lentas son las que forman nuestras papilas gustativas: cambian apenas cada 10 días. Los glóbulos rojos son aún más longevos y pueden alcanzar los 4 meses. Finalmente, en el lado opuesto del reloj celular se encuentran las células cardiacas, los cardiomiocitos. Durante los primeros 25 años de vida, se reemplaza anualmente cerca de un 1% de las células, y el ritmo desciende a la mitad al llegar a los 70.

A lo largo de una vida media, el corazón bombea 1.000.000 de barriles de sangre.
A
lo largo de una vida media,
el
corazón bombea
1.000.000
de barriles de sangre.
La arteria aorta es
la más larga del cuerpo
y su diámetro es similar
al de una manguera
de jardín. Sin embargo,
hacen falta
10 capilares
para igualar el grosor
de un cabello humano.
Si el corazón fuese
una bomba de una
fuente de agua,
podría hacer ascender
el líquido hasta
El corazón late
aproximadamente
10 metros de altura.
100
mil
Escuchar música aumenta
hasta en un
veces al día
25%
el diámetro de los
vasos sanguíneos,
así como la oxigenación.
35
millones
de veces al año
EL CORAZÓN BOMBEA
La potencia generada al
día por un corazón bastaría
para mover un coche
2.500
4,5
litros de sangre por minuto
millones
32 km
6.480 litros al día
de veces a lo largo
de una vida
La media de
pulsaciones
72
PPM
de un
corazón
adulto
es de
km
Durante una
sesión
de
200
PPM
La red de vasos
ejercicios puede
llegar a
sanguíneos abarca 100.000 de longitud.

¿QUIÉN MArCA EL rITMO INTErIOr?

La vida tiene su propio ritmo, y el cuerpo humano baila al son que este ritmo marca. En ocasiones el devenir de este pulso es evidente: los días y las noches rigen nuestro comportamiento y las estaciones nos afectan a su paso, tan imparable como imperceptible. Pero otros ritmos son más sutiles, menos evidentes. A lo largo del día, desde tiempos inmemoriales, nuestro organismo se ha adaptado al paso de las horas y para ello modifica su comportamiento. La temperatura corporal, por ejemplo, cambia a lo largo del día, oscila constantemente y alcanza su mínimo en la madrugada y su máximo en las

horas de la tarde. La presión arterial, la frecuencia cardiaca, la fuerza muscular

y la capacidad de concentración varían también según la hora del día. Durante años de estudio, los especialistas han podido demostrar que muchas afecciones destacan por su carácter cíclico. En general, por la noche empeora el estado de gravedad de los enfermos y aumentan los ataques de asma bronquial, los infartos cerebrales y los de miocardio. Según las estadísticas, de tres a cuatro de la madrugada se observa el mayor número de defunciones en los hospitales. Todos estos ritmos, que podemos percibir con una buena observación, no son más que la expresión de muchísimos otros que no vemos a simple vista y que se producen en nuestros órganos, sistemas y células, y que subyacen en los ritmos visibles. Hoy sabemos que aproximadamente cien sistemas vitales y trescientos procesos y funciones biológicas presentan cierta periodicidad dentro de las 24 horas del día, de forma que dependen de lo que se denomina «ritmo circadiano». Cuando nos levantamos por la mañana nuestros cuerpos se desperezan

y lo hacen al ritmo que marca nuestro propio reloj biológico. Desde el primer

instante, el cerebro organiza la información que recogen los ojos. Nuestra retina capta también del exterior valiosos apuntes sobre la intensidad de la luz que le sirven al cerebro para activar el metabolismo y las actividades bioquímicas y físicas oportunas. Es solo el preludio de una cadena incansable de procesos que se repiten cada 24 horas, desde que el cerebro ordena liberar cortisona para que nos despertemos hasta que la caída del sol impulsa el ciclo del sueño.

El cerebro estimula la producción de melatonina cada 24 horas y elige para eso las noches. La encargada de esa función es la glándula pineal, que regula de ese modo las funciones vitales para que se sincronicen con los ciclos luz-oscuridad de cada día. Los picos de melatonina en sangre son una pista que siguen las células para saber en qué momento del día nos encontramos. A su vez, cada célula de nuestro organismo tiene su propio reloj. Pero el ciclo va aumentando conforme cumplimos años; es como si el reloj se adelantara lenta pero irreversiblemente. La falta de sincronía va generando daños celulares y envejecimiento. Correr, en este caso, no nos sirve de mucho.

  UNA CARRERA QUÍMICA Dependiendo de para qué, 3 segundos pueden parecer una eternidad. Pues
  UNA CARRERA QUÍMICA Dependiendo de para qué, 3 segundos pueden parecer una eternidad. Pues
 

UNA CARRERA QUÍMICA

Dependiendo de para qué, 3 segundos pueden parecer una eternidad. Pues eso es lo que tarda la cocaína en llegar al cerebro. Bastante más veloz que la nicotina, que tarda unos 20 segundos, y a años luz del azúcar (15 minutos), el alcohol (20 minutos) y la cafeína (45 minutos). ¿Por qué esa diferencia? Todo depende de la estructura molecular. Las drogas tienen que atravesar una barrera de protección hematoencefálica, una especie de cerradura. Si, molecularmente hablando, son más parecidas a las sustancias químicas del cerebro, entran más rápido. Es como si tuvieran una copia de la llave. En cambio, si son muy diferentes en su estructura, tardan más en franquear esa barrera.

tuvieran una copia de la llave. En cambio, si son muy diferentes en su estructura, tardan
tuvieran una copia de la llave. En cambio, si son muy diferentes en su estructura, tardan
en su estructura, tardan más en franquear esa barrera. Secuoyas. Pestañas vistas al microscopio. NACER, CRECER,

Secuoyas.

Pestañas vistas al microscopio.

NACER, CRECER, MORIR

Toda velocidad puede medirse, incluso las más sutiles. Y algunas de ellas están íntimamente unidas a nuestro destino:

al modo en el que nacemos, a cómo crecemos e, incluso, a la muerte de nuestro cuerpo. Instantes después de producirse la fecundación, comienza el proceso de embriogénesis. Solo 4 horas más tarde, el ADN de cada progenitor se organiza en un pronúcleo embrionario. Seis horas después, los pronúcleos del padre y de la madre se acercan y se fusionan. En tan solo 24 horas habrá aparecido un embrión humano de dos células. A las 48 horas se produce la

segunda división, por lo que el embrión cuenta con 4 células. A las 72 horas ya puede haber entre 8 y 12 células.

Desde ese momento, el destino del embrión no es otro que crecer. Una vez nacido un nuevo ser, sus células seguirán impulsando el crecimiento. Pero ¿a qué velocidad? Depende del tejido del que se trate. El cabello crece 1,5 cm al mes, más o menos la velocidad a la que se desplazan los glaciares. Pero las pestañas siguen su propio ritmo: 15 mm cada 90 días. A esa velocidad es a la que crece una secuoya. Las más lentas son las orejas: 26 mm a lo largo de 70 años de vida. El latido final, el último estertor, también cuenta con su propio paso indeleble. Una vez un cuerpo ha fallecido, tardará 3 horas en alcanzar el rigor mortis.

con su propio paso indeleble. Una vez un cuerpo ha fallecido, tardará 3 horas en alcanzar
con su propio paso indeleble. Una vez un cuerpo ha fallecido, tardará 3 horas en alcanzar

somos una

lanzadera

La energía interna del cuerpo puede ponerse a disposición de un objetivo: sacar un objeto, un fluido o un intruso de dentro de las fronteras de nuestro organismo. Aquí tienes algunos ejemplos de lo que somos capaces de arrojar fuera del cuerpo:

Cuando estornudamos, la saliva sale disparada a unos 90 km/h, similar a la velocidad del animal terrestre más rápido: el guepardo. Pero el aire puede alcanzar los 150 km/h.

3 milímetros por minuto es la velocidad a la que viaja el semen antes de eyacular, similar al movimiento de las anémonas. Luego es expulsado a 30 km/h, tan rápido como repta la serpienteel guepardo. Pero el aire puede alcanzar los 150 km/h. mamba negra ( Dendroaspis polylepis ).

mamba negra (Dendroaspis polylepis).

Los cilios del sistema respiratorio son una especie de escobillas que impulsan los mocos de la nariz a una velocidad de 6 mm por segundo.repta la serpiente mamba negra ( Dendroaspis polylepis ). Durante los minutos que dura un llanto

Durante los minutos que dura un llanto se puede generar un centilitro de lágrimas. Suficiente para llenar dos o tres dedales.los mocos de la nariz a una velocidad de 6 mm por segundo. La micción media

La micción media del ser humano dura 30 segundos. A lo largo de su vida, un ser humano evacua 39.000 litros de orina.

hoy los tiempos adelantan que es una barbaridad

hoy los tiempos adelantan que es una barbaridad juan luis arsuaga Director del Centro de Evolución

juan luis arsuaga

Director del Centro de Evolución y Comportamiento Humanos (Universidad Complutense de Madrid-Instituto de Salud Carlos III). Catedrático de Paleontología en el Departamento de Paleontología de la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid. Co-director del Equipo de Atapuerca, que fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 1997. Director Científico del Museo de la Evolución Humana de Burgos. Autor de numerosos artículos en las más importantes revistas científicas y de varios libros de ensayo y divulgación.

Medida en tiempo geológico, la evolución humana es bastante rápida. En 6 o 7 millones de años nos hemos convertido en una especie dominante, o quizá directamente en la especie dominante. Nuestras actividades afectan al subsuelo (la geosfera), a la atmósfera, al hielo (la criosfera), al mar (la hidrosfera) y desde luego a la biosfera. Y es que todas las envolturas (esferas) de la Tierra están interconectadas. Me parece que este descubrimiento, el de que la Tierra es un gran sistema, es el hallazgo más importante del siglo xx , y ahora lo estamos experimentando.

Una de las características que los biólogos evolucionistas de hace tres cuartos de siglo consideraban como propias del progreso de una especie era su capacidad para aislarse del medio, independizándose del ambiente. Hoy está claro que ninguna otra especie amenaza nuestra supervivencia, y que podemos vivir casi en cualquier clima y circunstancia. Incluso hemos dado un paso más, que es el de adaptar el ambiente a nuestras necesidades.

La tecnología es todavía más moderna que nuestro linaje, porque no pasa de los 3 millones de años, por lo menos la talla

de la piedra. Es entonces cuando la paleontología se transforma en arqueología.

Los autores de los primeros utensilios, muy toscos, de piedra no están todavía claros. Podrían ser los australopitecos, de corta estatura, cerebro poco mayor que el de los chimpancés y cara proyectada hacia delante. Pero ya tenían dos características que hemos heredado de ellos: los australopitecos marchaban erguidos y sus caninos eran pequeños. Además, ya no vivían todo el tiempo en la selva tropical africana, húmeda, oscura y ruidosa, sino que se asomaban a menudo a la luz, al silencio y a la sequedad. Si no fueron los australopitecos los primeros talladores, lo sería el Homo habilis, en el fondo no muy diferente. Un poco más de cerebro, una cara algo menos prominente y una vida menos forestal.

Vienen luego una serie de especies, cada vez más parecidas físicamente a la nuestra, que van perfeccionado la talla. Con el Homo erectus, todavía en África, aparece el hacha de mano, que nos asombra por su simetría, por su talla por las dos caras… y por su belleza. Es la primera herramienta que nos maravilla,

Juan Luis Arsuaga

HOY LOS TIEMPOS ADELANTAN QUE ES UNA BARBARIDAD

pero es un instrumento de vida corta. Fácil de fabricar, si se ha aprendido la técnica, se desecha en cuanto se parte o pierde el filo. Y el bifaz queda abandonado hasta que el arqueólogo lo encuentra y cobra una nueva vida en el museo o en el laboratorio.

Daremos ahora un enorme salto para llegar hasta la edad de los metales. Empiezan entonces a producirse herramientas y objetos de adorno y de lujo que tienen una curiosa propiedad. Duran más que los fabricantes y que los usuarios, y se transmiten entre generaciones. Tienen más vida que sus poseedores y atraviesan el tiempo. Además, el uso de los utensilios es doble. Cumplen una función práctica, desde luego, pero además tienen estilo, lo que ahora se llama «diseño». Hacen cosas y significan cosas. Tienen semántica además de eficacia, porque son también herramientas sociales. Los objetos de adorno y de ostentación solo son herramientas sociales, no se les conoce ningún uso práctico. No se puede hacer nada con ellos… salvo exhibirlos.

Y es en esta edad de los metales cuando aparece la escritura, una forma de memoria que utiliza un soporte de arcilla.

Así llegamos al presente. La tecnología nos ha regalado capacidades que los griegos no habrían osado atribuir a sus propios dioses. Entre ellas está la de comunicarnos con un astronauta que ha viajado hasta la Luna.

Las nuevas tecnologías están en continua y rápida evolución y por eso, curiosamente, han vuelto a ser desechables, como los primeros utensilios de piedra. Y claro, como pertenecen a la edad de los metales, además de función tienen estilo. Están producidas por dos tipos de personas: los ingenieros y los artistas.

¿Adónde nos llevará toda esta evolución tecnológica? Tengo una buena noticia que dar: solo depende de nosotros. El futuro nos pertenece. Seamos juiciosos.

00:0 2

Carrera salvaje

el viento,

director de orquesta

Entre el 1 y el 2% de la energía que llega a la Tierra procedente del Sol se convierte en viento. Puesto que la Tierra no se calienta de manera uniforme, se producen diferencias de temperatura entre el aire del ecuador y el de los polos, así como entre el aire de las áreas continentales y el de las masas de agua. El aire más caliente tiende a expandirse y elevarse, y deja un hueco que cubre el aire más frío. Ese trasiego es el responsable de los vientos en el planeta. El viento puede moverse a gran velocidad, es decir, puede ser portador de una energía cinética muy elevada. Esa es la energía que aprovechan los aerogeneradores para producir electricidad.

Sin la existencia de los vientos, la vida en el planeta sería imposible. Son un motor que regula el clima, que transfiere energía y temperatura de un lugar a otro del globo y que modela el comportamiento de las olas del océano. Además, es un método de transporte para semillas y pólenes que permite expandir la flora de uno a otro confín, y un factor de erosión geológica primordial que esculpe la forma de nuestra corteza terrestre. También actúa como sedimentador: cuando el viento pierde velocidad, deposita los materiales que transporta y los acumula formando, por ejemplo, dunas. Muchos de estos paisajes creados por el viento son ecosistemas fértiles que dan cobijo a especies animales y vegetales que de otro modo no podrían existir.

El récord de mayor velocidad del viento en la superficie terrestre se registró en el
El récord de
mayor velocidad del viento
en la superficie terrestre
se registró en el monte Washington en
New Hampshire, en Estados Unidos, la tarde del
12 de abril de 1934, cuando el aire se desplazó a
372 km /h
La causa de esta velocidad la encontramos
en la configuración local del relieve, que forma
una especie de ensilladura de norte a sur que fuerza
al viento del oeste a concentrarse en el paso como
si fuera un embudo gigantesco.
Si fuéramos capaces de aprovechar todo el viento existente, podríamos producir 53 teravatios de energía
Si fuéramos capaces de
aprovechar todo el viento
existente, podríamos
producir
53 teravatios
de energía
eólica al año, lo que cubriría
las necesidades energéticas
de todo el planeta.

autopistas invisibles

Según algunos estudios científicos, el desierto del Sáhara y la exuberante Amazonia están conectados entre sí. Desde el Sáhara se levantan inmensas cantidades de polvo desértico que, tras atravesar el océano Atlántico, se depositan en las grandes extensiones boscosas del nordeste de América

del Sur. Estas gigantescas masas de polvo –unas

22.000

toneladas al año, según algunas estimaciones– contienen fertilizantes que abonan en buena medida la Amazonia,

fertilizantes que abonan en buena medida la Amazonia, 36 aportando prácticamente la misma cantidad que se

36

aportando prácticamente la misma cantidad que se pierde en la selva por escorrentías, es decir,
aportando prácticamente la misma cantidad
que se pierde en la selva por escorrentías, es
decir, por arrastre de las aguas. Invisibles y
veloces, las autopistas del viento y las
corrientes de aire conectan los
cinco continentes entre sí.
37

EL VIENTO SE ENFURECE

El viento también puede ser fuente de destrucción. Para ser considerado huracán, el viento de una tormenta debe soplar a una velocidad media de más de 118 km/h. Los meteorólogos calculan que, en algunos huracanes, la energía desprendida por condensación es equivalente a la explosión de una bomba nuclear de 10 megatones cada 20 minutos. Júpiter tiene un huracán que ha estado activo durante 300 años, y es mucho mayor que el planeta Tierra. Saturno tiene también un huracán 20 veces el tamaño de un huracán medio en nuestro planeta.

20 veces el tamaño de un huracán medio en nuestro planeta. ESCALA SAFFIR-SIMPSON Categoría 3 C
ESCALA SAFFIR-SIMPSON Categoría 3
ESCALA SAFFIR-SIMPSON
Categoría 3

Categoría 1 119-153 km/h Categoría 2 154-177 km/h 178-209 km/h 210-250 km/h mayor de 250 km/h

Categoría 4

Categoría 5

Rango de velocidad de los vientos (kilómetros por hora)

Los huracanes se clasifican según una escala de intensidad en función de la velocidad de sus vientos. Es lo que se conoce como la Escala Saffir-Simpson.

Estos son los huracanes más poderosos de los que se tiene registro histórico:

› El Gran Huracán de 1780, conocido como San Calixto, es probablemente el que más muertes ha causado desde que se tienen registros. Unas 22.000 personas perdieron la vida en varias islas del mar Caribe, como Martinica y Barbados.

› El huracán más grande, es decir, que mayor extensión ha cubierto, fue el huracán Sandy de 2012, con 1.520 km de diámetro. Se inició en el sudoeste del mar Caribe y se desplazó hacia el norte por toda la costa este de Estados Unidos hasta desintegrarse al alcanzar Canadá.

› Wilma es el nombre del huracán del que se tiene constancia que se formó más rápidamente: lo hizo sobre el Caribe en 2005 y tardó solo 16 horas en pasar de tormenta tropical a huracán (entre 178- 209 km/h).

› El que más tiempo duró fue San Ciriaco, en 1899. Azotó el Atlántico de oeste a este durante 28 días.

› El más destructivo de todos a nivel económico fue el Katrina en 2005, que causó daños materiales valorados en 108.000 millones de dólares (casi 100.000 millones de euros) y ocasionó más de 1.800 muertos.

millones de euros) y ocasionó más de 1.800 muertos. VÍDEO Misterioso huracán en el polo norte

VÍDEO

Misterioso huracán en el polo norte de Saturno.

Imagen de satélite de un huracán.

EL

AGUA

SE

MUEVE

LAS OLAS SON FUENTE DE ENERGÍA

Desde que el ser humano contempló por primera vez el oleaje en la costa debió de sentirse atrapado por su belleza, por la sensación de paz que transmite, por su aspecto equilibrado y rítmico. Pero las olas también son capaces de desatar episodios violentos. Y son portadoras de una potentísima energía. La energía de las olas procede, aunque parezca extraño, del Sol. Al calentar la Tierra de manera desigual, se producen diferencias de temperatura que provocan vientos. Es el efecto de los vientos al soplar sobre la superficie extensa del mar abierto lo que transfiere la energía a las olas. El oleaje es, pues, una forma de energía cinética. La fuerza del oleaje es capaz de desplazar el agua a larguísimas distancias sin apenas perder energía por el camino. De ese modo, las olas llegan una y otra vez a la costa, con todo su poder, capaces de levantar barcos, derribar edificios, horadar acantilados. Solo en los mares de Europa, se calcula que las olas son movidas por el equivalente a 1.000 teravatios por hora anuales. Para lograrlo, algunas de ellas se desplazan a velocidades realmente sorprendentes, cercanas a los 150 km/h en el caso de las grandes tormentas en alta mar. La velocidad de la ola en alta mar es de 1,56 veces su frecuencia (tiempo transcurrido entre ola y ola), llamada periodo. Así, una ola con un periodo de 10 segundos avanza en alta mar a 15,6 metros por segundo, o sea, 56 km/h.

MAREAS A LA FUERZA

Los seres humanos llevan estudiando las mareas desde hace casi tanto tiempo como el que llevan estudiando los astros. Pero las leyes fundamentales del funcionamiento de las mareas no fueron descritas hasta que Isaac Newton las desentrañó eficazmente en sus Principia. Las fuerzas de marea que ejercen el Sol y la Luna

afectan a todo lo que existe sobre la faz de la Tierra, sea cual sea su composición acuosa. La diferencia entre el modo en que afecta

a unos cuerpos y a otros estriba en su masa. El peso de un objeto puede llegar a ser un 0,000035% menor cuando la Luna está

sobre él que cuando el satélite se encuentra cerca del horizonte.

Y en el transcurso del periodo de marea, su vertical podría variar aproximadamente 0,00001 grados. Si la influencia gravitacional del Sol y la Luna es tan pequeña, ¿por qué se producen entonces las mareas? La diferencia está en el tamaño. Si cogemos una taza

de té y la inclinamos 1 grado, el líquido podría subir y bajar unos milímetros. Pero si hacemos lo mismo con toda el agua que alberga

la Tierra, la subida y bajada es de varios metros.

La energía de las olas procede del sol.

de varios metros. La energía de las olas procede del sol. La velocidad del agua en
de varios metros. La energía de las olas procede del sol. La velocidad del agua en

La velocidad del agua en los rápidos de un río depende del caudal y la pendiente.

LOS RÍOS MÁS RÁPIDOS

Los amantes de la aventura saben que desplazarse a lomos de las aguas de un río puede ser una experiencia inolvidable. No en vano, a las corrientes más peligrosas del mundo se las denomina «rápidos». Pero ¿a qué velocidad puede viajar realmente el agua de un río? Cuando el régimen del río es normal, con un caudal medio, la velocidad suele ser inferior a 1 metro por segundo. Esto corresponde a los cursos de agua de pendiente suave. Si la profundidad del cauce aumenta mucho, se puede incrementar el curso inferior y, en consecuencia, la velocidad. En los ríos de mucho caudal y pendiente acentuada, la velocidad suele ser de 1,5 a

2 metros por segundo. Durante las crecidas excepcionales, la velocidad alcanza los

4 metros por segundo o incluso 10 metros

por segundo en algunos afluentes (al ser menor su cauce, la velocidad aumenta).

LLUVIA:

LÍMITE DE VELOCIDAD

La velocidad de las gotas de agua al llover oscila entre los 8 y los 32 km/h, dependiendo del diámetro y el peso de la gota: cuanto mayor es, más rápido cae. Las gotas suelen tener como mínimo 0,5 mm de diámetro, igual que un grano de sal, y como máximo, 6,35 mm. Las más pequeñas caen a unos

2 metros por segundo, es decir, a

8 km/h, pero si la gota es grande cae a 9 metros por segundo o 32 km/h. Nos referimos, evidentemente, a datos medios que varían en función de las condiciones atmosféricas, la temperatura, el rozamiento del aire… Pero no puede haber gotas más veloces porque, alcanzado un determinado tamaño, el rozamiento las frena.

Las gotas de agua de lluvia tienen una velocidad de caída limitada.

un determinado tamaño, el rozamiento las frena. Las gotas de agua de lluvia tienen una velocidad

LA CARRERA DE LAS PLANTAS

LA CARRERA DE LAS PLANTAS ¿Te has preguntado alguna vez a qué velocidad crecen las plantas?

¿Te has preguntado alguna vez a qué velocidad crecen las plantas? El avance del tallo buscando el cielo, el brote de las ramas, el crecimiento de las hojas y los frutos se desarrollan a un ritmo demasiado lento para que podamos percibirlo con nuestros propios ojos. Pero el mundo vegetal lleva su propio paso. Y en él también hay carreras. La mayoría de los vegetales presentan diferentes fases de crecimiento en las que la velocidad de desarrollo varía. Al principio, la capacidad de división celular es menor y el aumento de tamaño por unidad de tiempo también es menos apreciable. En la fase adulta, la planta mantiene una velocidad mayor de crecimiento durante un largo periodo de tiempo. Una vez en la senescencia, el sistema vegetal frena su crecimiento. Una de las plantas que más rápidamente crece en el planeta es el bambú. En concreto, la especie

Phyllostachys bambousoides puede crecer hasta

1 metro cada día. La leyenda dice que, si te quedas quieto contemplándolo, puedes llegar a ver cómo aumenta de tamaño. Evidentemente, no es más que una bella exageración.

ARRIBA Y ABAJO

A pesar de que la gravedad

impulsa a los cuerpos

hacia el centro de la Tierra, las plantas siempre se las ingenian para crecer hacia

lo alto. Pero ¿cómo lo hacen?

¿Cómo saben qué es «arriba»

y qué es «abajo»? A lo largo del tiempo, las plantas han desarrollado una serie de estrategias para captar la máxima cantidad de

luz solar a través de sus hojas. Este «fototropismo positivo» se consigue mediante una serie de proteínas sensibles

a la luz. Una de ellas es la

auxina, una sustancia que actúa de modo que el tallo se elonga hacia la parte más alejada de la luz y la planta

crece hacia el lado contrario. Pero cuando la semilla está enterrada en el suelo

y no recibe luz, ¿cómo sabe

dónde está el cielo para salir

a

buscarlo? En este caso es

la

fuerza de la gravedad la

que atrae el líquido interior de las células de la semilla, indicando el lado hacia el que deben crecer los brotes.

UNA BOMBA DE SANGRE BLANCA

Actualmente, cualquier bomba de succión de agua no es capaz de subir el líquido más de 10 metros a una presión atmosférica normal, mientras que la secuoya, por

ejemplo, puede subir la savia

a 100 metros de altura… ¡y

sin un corazón que le ayude a bombear! El modo en el que estas gigantescas plantas son capaces de hacer llegar la savia hasta lo más alto de sus copas sigue siendo motivo de debate científico. En parte, el ascenso de la savia se produce por ósmosis, ya que las células de la raíz tienen una concentración de sales mayor que las del suelo. Pero intervienen también otros procesos fascinantes. Por

ejemplo, al transpirar las hojas

a causa de la evaporación se

genera una fuerza que permite elevar agua y savia desde la raíz.

una fuerza que permite elevar agua y savia desde la raíz. POLEN, EL VIAJE MÁS LARGO

POLEN, EL VIAJE MÁS LARGO

El material biológico de pequeño tamaño, como bacterias y virus, esporas, polen y semillas, puede hallarse suspendido en la atmósfera y ser transportado por el viento a grandes distancias. Bajo determinadas circunstancias meteorológicas, grandes cantidades de este material pueden ser transportadas a centenares o miles de kilómetros. En 1 metro cúbico de aire hay unos mil granos de polen. Para medir la cantidad de polen en el aire se utilizan unas cintas capadoras impregnadas de una sustancia adhesiva que se montan sobre una veleta. De ese modo, durante las 24 horas del día, reciben el impacto del aire aunque este cambie de dirección.

veleta. De ese modo, durante las 24 horas del día, reciben el impacto del aire aunque

OLIMPIADA BESTIAL

En la naturaleza no todo es lo que parece. Y no siempre el tamaño y la fiereza van unidos a la fuerza física y la velocidad. Un repaso al ranking de los animales más veloces del planeta deja alguna que otra sorpresa.

1. 2. El animal más rápido de la Tierra es un aparentemente triste insecto:
1.
2.
El animal más rápido de la Tierra es
un aparentemente triste insecto:

el escarabajo tigre, de la especie Cicindelinae. Se han registrado carreras de hasta 400 km/h, pero es tan veloz que no puede mantener durante muchos centímetros su avance: enseguida se le nubla la visión y ha de detenerse.

Un ave ocupa el segundo lugar de la lista. El halcón peregrino, Falco peregrinus, surca el aire a velocidades que pueden alcanzar los 360 km/h. Lo hace cuando se deja caer en picado aprovechando el increíble diseño aerodinámico de su cuerpo acurrucado entre las alas.

aerodinámico de su cuerpo acurrucado entre las alas. 3. Otra ave, el vencejo real ( Tachymarptis

3.

Otra ave, el vencejo real (Tachymarptis melba), se desplaza a más de 140 km/h. Algunos de estos pájaros pueden recorrer 250.000 km al año.

LA VELOCIDAD INTERIOR La velocidad a la que se desarrollan las funciones vitales de un
LA VELOCIDAD INTERIOR
La velocidad a la que se desarrollan las funciones vitales de
un animal depende de su tamaño. Los animales más grandes
consumen menos energía y requieren, proporcionalmente,
menos alimento. De hecho, en 5 minutos un humano gasta
energía por valor de unos 350 julios por kilo de masa corporal.
Un ratón consumiría 3.000 julios por kilo en el mismo tiempo
y un elefante africano de 4 toneladas, solo 200. Sí, el elefante
pesa 200.000 veces más que un ratón, pero necesita 10 veces
menos energía por cada kilo para sobrevivir. La relación entre
la masa corporal y el consumo energético
se denomina «tasa metabólica». La velocidad
a la que funciona el metabolismo está directamente
implicada en la longevidad. Los animales más grandes, con
una menor tasa metabólica, es decir, con un metabolismo más
lento, suelen vivir más años.
con un metabolismo más lento, suelen vivir más años. 4. Ya en tierra firme, el mamífero

4.

Ya en tierra firme, el mamífero más veloz es el guepardo (Acynonix jubatus), que puede correr a unos 100 km/h aproximadamente. Eso significa que un guepardo podría correr 100 metros en unos 3,6 segundos, mucho más rápido que el plusmarquista mundial Usain Bolt, cuyo récord está en 9,58 segundos.

mundial Usain Bolt, cuyo récord está en 9,58 segundos. 5. El colibrí ( Trochilidae ) es

5.

El colibrí (Trochilidae) es el ave más pequeña del mundo, pero no por eso la más lenta. En vuelo puede llegar a alcanzar los 100 km/h.

6.

En ocasiones la velocidad sirve para cazar y en otras, directamente para no ser cazado. La gacela de Thomson (Eudorcas thomsonii) es un manjar muy codiciado entre los grandes felinos. Como consecuencia de ello, ha desarrollado la capacidad de correr a más de 80 km/h.

diseñados para cortar el viento

La antomía del guepardo es una maquinaria perfecta para correr. Las patas largas y flexibles están almohadilladas en la pezuña para recoger el peso del animal y devolverlo a la musculatura en forma de energía cinética. Su caja torácica es extrañamente ancha, lo que le permite tomar más aire en cada inspiración, y su columna vertebral es flexible: actúa a modo de muelle que ayuda a obtener más potencia de sus patas traseras con cada movimiento.

más potencia de sus patas traseras con cada movimiento. Equilibrio y dirección Si la presa cambia

Equilibrio y dirección

Si la presa cambia de dirección, el guepardo efectúa un quiebro con la misma rapidez, gracias a la cola, que hace las veces de timón.

rapidez, gracias a la cola, que hace las veces de timón. VÍDEO La carrera del guepardo

VÍDEO

La carrera del guepardo a cámara lenta.

Patas traseras y delanteras

del guepardo a cámara lenta. Patas traseras y delanteras Los huesos, largos y finos, incrementan la

Los huesos, largos y finos, incrementan la zancada y pueden soportar los impactos a gran velocidad. Las inserciones en los huesos de cada articulación hacen posible una aceleración rápida.

cada articulación hacen posible una aceleración rápida. Columna propulsora Una columna vertebral hiperflexible, y

Columna propulsora

Una columna vertebral hiperflexible, y provista de una musculatura poderosa, contribuye a que la zancada de un guepardo a la carrera supere a veces los 7,5 metros. Durante la mitad de esa distancia, el felino no toca el suelo.

la mitad de esa distancia, el felino no toca el suelo. Inhalación máxima de aire Los

Inhalación máxima de aire

Los conductos y los senos nasales ocupan gran parte del cráneo. Para compensar, los maxilares y los dientes son pequeños. Por eso el guepardo mata a sus víctimas asfixiándolas en lugar de partirles el cuello de un mordisco.

en lugar de partirles el cuello de un mordisco. Transporte de oxígeno Unos pulmones desmesurados y

Transporte de oxígeno

Unos pulmones desmesurados y un corazón enorme captan y distribuyen la inmensa cantidad de oxígeno necesaria para alimentar la velocidad máxima.

de oxígeno necesaria para alimentar la velocidad máxima. Patas delanteras Los músculos de las patas delanteras

Patas delanteras

Los músculos de las patas delanteras se insertan en las escápulas de una manera que prolonga la zancada. Las escápulas están unidas entre sí mediante músculos y no a través de las clavículas, lo que aumenta la flexibilidad. Las garras, que nunca se retraen del todo, aportan agarre y tracción.

EL TIEMPO ES ORO

La velocidad es un concepto relativo. Lo que para unos puede ser un acontecimiento fugaz, para otros es un lento y pausado suceso. En geología, las magnitudes temporales no tienen nada que

4.500 millones 13.700 de años: millones de años: la edad de la Tierra. la edad
4.500
millones
13.700
de años:
millones
de años:
la edad de
la Tierra.
la edad del
universo.
25.776 años:
3.800
millones
de años:
el tiempo que hace que
surgió la vida en el
planeta.
un año platónico, el periodo
que la precesión de la Tierra
tarda en dar una vuelta completa. La
precesión es el cambio lento y gradual
de la posición del eje de la Tierra, que
cabecea como una peonza en el
suelo. Cada vez que el eje dibuja
un giro completo, pasa un
año platónico.

Planeta Puzle

La Tierra es un planeta vivo. Pero no solo porque encima de su corteza, en lo que llamamos «biosfera», habiten infinidad de animales y plantas: el propio suelo que pisamos está «vivo». La corteza terrestre está compuesta por placas que flotan sobre el manto semilíquido y se desplazan chocando unas con otras, encontrándose, rozando sus bordes o encabalgándose una sobre las vecinas. Las placas tectónicas se desplazan unas respecto a otras a una velocidad media de 2,5 cm anuales, más o menos el mismo ritmo al que crecen las uñas de las manos. Pero hay movimientos geológicos que pueden llegar a impulsar una placa más de 8 cm anuales. La Tierra es el único planeta del sistema solar con placas tectónicas activas en la actualidad, aunque se cree que en tiempos remotos también las hubo en Marte y Venus.

Efecto de la erosión en la Curva de la Herradura, en el río Colorado (Arizona, EE. UU.)

ver con el frenesí diario de quienes se pasan el día mirando el reloj. La geología es la ciencia de la paciencia. No existe un cronómetro capaz de recoger los tiempos a escala geológica.

Desgaste de material

La dura roca, el impenetrable suelo de piedra, la majestuosa falda de una cordillera no son nada cuando se enfrentan a la intangible erosión. El agua, el viento e incluso la fuerza de gravedad desgastan poco a poco el paisaje creando nuevas formas donde antes había roca dura. Pero ¿cuánto tardan en hacerlo? ¿A qué velocidad se produce la erosión? El ser humano carece de una escala de referencia para el lento devenir de la erosión, pero existen métodos geológicos que permiten predecir el tiempo que va a tardar una determinada estructura en desaparecer o quebrarse. Obviamente depende de los materiales, del tipo de lluvia que recibe, de las temperaturas, de la contaminación, de la acción del hombre… Cada estructura geológica tiene su propio ritmo de erosión. Pero es importantísimo conocerlo. Por ejemplo, es necesario conocer si un terreno dedicado a un cultivo va a agotarse a una velocidad superior a la que los nutrientes pueden ser repuestos. Desde hace tiempo se sabe que en muchas regiones agrícolas del planeta la erosión es más veloz que la reposición de nutrientes. En esta carrera perdemos todos, porque la seguridad alimentaria del planeta depende de que la erosión no avance demasiado deprisa.

Más rápido de lo que se creía

Las montañas crecen a toda velocidad. Parece absurdo ¿verdad? ¿Acaso alguien ha podido observar cómo aumentan de tamaño? Ni siquiera en varias generaciones continuas de individuos se puede albergar la esperanza de poder detectar a simple vista el cambio. Sin embargo, una montaña puede experimentar un estirón de crecimiento que le haga duplicar su altura en un lapso tan «breve» como de 2 a 4 millones de años. Además, su velocidad de crecimiento es irregular. Los Andes, por ejemplo, crecieron gradualmente durante los últimos 40 millones de años, pero solo en la última fase de 6 millones de años el crecimiento fue realmente rápido. Es como si hubieran dado el estirón de la adolescencia justo en ese momento.

CLIMA Y TIEMPO:

CARRERAS

DISTINTAS

CLIMA Y TIEMPO: CARRERAS DISTINTAS Manuel Toharia Pionero divulgador científico español que, tras estudiar Ciencias

Manuel Toharia

Pionero divulgador científico español que, tras estudiar Ciencias Físicas en la Universidad Complutense de Madrid, estuvo trabajando en el Servicio Meteorológico Nacional. Durante varios años trabajó en diversos programas científicos de televisión y en las más prestigiosas revistas de ciencia del país. También es autor de varios libros de divulgación. Actualmente ocupa el cargo de director científico del complejo Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, así como del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de esa misma ciudad.

Una carrera puede ser una competición por llegar antes que los demás, en función de la velocidad alcanzada por los diversos contendientes, pero también puede entenderse como el conjunto de estudios necesarios para ejercer profesionalmente alguna actividad remunerada. No deja de ser curioso que, en relación con el clima y el tiempo atmosférico –que antiguamente llamábamos «temperie»–, ambas acepciones sean perfectamente válidas.

Veamos ante todo la velocidad de la primera de estas actividades humanas. La velocidad afecta a todas las carreras de competición, en las que los contendientes dependen de ella, de modo que gana el más veloz, el que va más deprisa. En ese sentido, y suponiendo que fuese pertinente aquí este tipo de competición, el tiempo atmosférico gana la partida de forma obvia. Porque la velocidad de sus cambios le diferencia nítidamente del clima, aunque ambos, tiempo y clima, sean realidades de un mismo sistema físico: la atmósfera.

La meteorología es la ciencia que estudia los fenómenos atmosféricos de forma permanente e instantánea; el tiempo

atmosférico, en suma, está estrechamente ligado a su homónimo, el tiempo, porque, como este, cambia de manera constante.

Cuando uno analiza el tiempo que hace en un lugar y en un momento dados, tiene que considerar los datos instantáneos de temperatura, viento, humedad, presión atmosférica, nubosidad, precipitación eventual y otros fenómenos. Todos esos parámetros cambian constantemente, segundo a segundo, y se mueven de forma paralela al otro tiempo, el del reloj.

En suma, los elementos esenciales de la meteorología se miden con aparatos y cambian constantemente con el tiempo. Podríamos decir, aun a riesgo de utilizar un juego de palabras bastante obvio, que el tiempo cambia con el tiempo. O, quizá mejor, que el tiempo cambia a toda velocidad.

La climatología, en cambio, es una ciencia mucho más reposada. No solo no se sustenta en aparatos de medida (sí existen termómetros y barómetros, pero no se conoce ningún tipo de «climamómetro»), sino que, además, sus conclusiones se basan en análisis geográficos –por ejemplo, el tipo de paisaje, de suelo,

Manuel Toharia

CLIMA Y TIEMPO: CARRERAS DISTINTAS

de vegetación, de fauna– o bien en los promedios estadísticos a largo plazo de los datos puntuales de la meteorología (allí donde los haya, que no es en muchos sitios).

Por ejemplo, en plena selva virgen centroafricana es seguro que no hay pluviómetros que registren la cantidad de agua que cae en cada chaparrón tormentoso, que tanto abundan allí. Pero el climatólogo no dudará en clasificar el clima de aquella región como propio de la pluviselva, es decir, la selva de lluvias frecuentes e intensas, en un clima muy cálido de noches y días de igual duración durante todo el año. Ahora bien, si tuviéramos un observatorio en medio de la selva para medir las lluvias anuales y obtuviéramos, por ejemplo, un promedio durante muchos años del orden de 2.500 mm, sí podríamos asignarle al clima ecuatorial africano la característica numérica de 2.500. Pero esta cifra añade poco al concepto de clima ecuatorial de pluviselva; como mucho, sirve a efectos comparativos. Por ejemplo, si en algún lugar de la Amazonia se obtiene la cifra de 2.700 mm anuales de promedio, ¿cuál es la diferencia? Muy poca: son climas prácticamente idénticos. Ahora bien, comparados con los 200 mm anuales de Almería, entonces sí que hay una diferencia obvia de climas. Claro que, en este caso, los números son innecesarios, basta contemplar el paisaje: semidesértico en el sudeste español, de vegetación lujuriante en las selvas ecuatoriales de África y América.

Sin duda, los promedios estadísticos a largo plazo ofrecen, en casos menos extremos, datos numéricos que permiten comprender bien los detalles del clima de cada lugar. Eso sí, con el inconveniente obvio de que tales cálculos son solo posibles allí donde hay observatorios meteorológicos con datos continuos, y atendidos por personal cualificado. Y estos escasean: solo son numerosos en los países desarrollados, pero nunca los ha habido en los mares (71% de la superficie del planeta) ni en las selvas, los desiertos, las montañas más altas o las zonas polares. ¿Cómo sabemos, entonces, de qué forma cambiaron a largo plazo los distintos climas de esas zonas?

El clima transcurre lentamente, como todos los cambios a largo plazo. Por tanto, en contra de lo que muchas veces se escucha,

los climas no tienen nada que ver con el corto plazo. Si los climas cambian, siempre es a muy largo plazo (varios decenios).

Y así, cuando se da algún fenómeno atmosférico llamativo –por

su duración, su intensidad o los daños producidos–, nada tiene ello que ver con los cambios de clima.

A corto plazo, el clima no cambia. Y es fácil de comprender:

resume durante muchos años y en promedio las características del tiempo. Es, pues, este el que cambia deprisa y constantemente.

Dos carreras distintas, obviamente. Y a muy diferente velocidad.

En cuanto a las carreras profesionales, estas capacitan para

ejercer dos labores aparentemente similares, pero en realidad distintas (las relacionadas con la meteorología y la climatología). La meteorología es la ciencia que estudia el comportamiento de

la atmósfera y sus meteoros, y constituye una carrera universitaria

que requiere una sólida formación en física y matemáticas. Por su parte, la climatología, como ciencia que estudia el reparto de los climas en el mundo y su efecto sobre ese mundo y sus pobladores vivientes, es una carrera universitaria de similar nivel, pero más centrada en los aspectos geográficos y humanos.

De hecho, la formación esencial de los meteorólogos es físico- matemática, mientras que la de los climatólogos es más bien geográfico-humanista. Según una antigua y poco afortunada dicotomía, los primeros «son de ciencias», mientras que los segundos «son de letras».

Como paréntesis obligado, debe quedar claro que nadie «es de» nada; más bien «estamos en» algo, aunque le dediquemos a ese algo una parte importante de nuestro tiempo laboral o de ocio. Por ejemplo, que una persona ejerza la abogacía no le hace más de letras que un divulgador científico; el primero puede no haber

que un divulgador científico; el primero puede no haber escrito nunca un solo libro y, aunque

escrito nunca un solo libro y, aunque conozca bien las leyes, puede tener entre sus aficiones, por ejemplo, el aeromodelismo, que no es algo precisamente de letras. En cambio, quizá el segundo, además de escribir numerosos libros y artículos de prensa, puede muy bien ser un estupendo violinista aficionado o un profundo conocedor de la poesía romántica francesa del siglo xix. ¿Quién es, pues, más de letras, de ciencias o de artes? Ninguno. Porque nadie es de letras o de ciencias; más bien pasamos nuestro tiempo mayoritaria o minoritariamente en actividades que tienen que ver con las ciencias, las tecnologías, las letras, las artes…

Viene esto a cuento por lo de las dos carreras, meteorología y climatología, consideradas –en cuanto a la especialización universitaria– de ciencias y de letras respectivamente: la geografía fue, durante mucho tiempo, una especialidad de Filosofía y Letras, o bien de Humanidades, mientras que la meteorología siempre ha estado vinculada a los estudios de Ciencias Físicas.

Y, no obstante, ambas estudian más o menos lo mismo: el comportamiento de la atmósfera y sus efectos sobre el resto de los sistemas vivos o inertes del planeta.

Curioso, ¿no? A pesar de las diferencias notables en su velocidad de crucero como disciplinas del conocimiento humano acerca de la atmósfera, las noticias acerca del cambio climático suelen confundir muy a menudo ambos conceptos, tiempo y clima, que en sí nada tienen que ver el uno con el otro, al menos en cuanto a la velocidad de su evolución.

«Tiempo» y «clima» son palabras del idioma común, pero que están ligadas a conceptos científicamente diferentes. Lo primero quizá explique por qué se confunden tan a menudo; lo segundo explica por qué, sin atender a sus diferentes velocidades de crucero, se cometen a menudo frecuentes errores cuando se enfocan problemas globales como el del cambio climático.

00:0 3

¡A toda máquina!

EL MOVIMIENTO SE DEMUESTRA cORRIENDO Moverse es una obsesión humana; la llevamos impresa en nuestros

EL MOVIMIENTO SE DEMUESTRA cORRIENDO

Moverse es una obsesión humana; la llevamos impresa en nuestros genes. Por mandato de la evolución de la especie, necesitamos desplazarnos cada vez más lejos, ocupar cada vez más espacio y hacerlo cada vez más deprisa. Pero durante la mayor parte de nuestra historia como Homo sapiens, hemos estado limitados por la velocidad máxima que pueden aportar nuestras piernas o la de los animales de carga y transporte que nos ayudaron en el empeño. La velocidad, tal como hoy la entendemos, es un invento moderno.

EL TREN

La revolución industrial, que se inició durante el siglo xviii en Inglaterra, cambió por completo los sistemas de transporte. Se construyeron redes de canales fluviales para facilitar el movimiento de cargas pesadas, pero el hito más importante fue la invención de la máquina de vapor, que dio lugar a la aparición del ferrocarril, rey del transporte terrestre hasta la aparición del automóvil a fines del siglo xix . El 21 de febrero de 1804 se consigue por primera vez el arrastre de 5 vagones por medio de una locomotora de vapor durante 15,5 km y a una velocidad de 8 km/h.

POR EL AIRE

El primer avión propiamente dicho fue el Eóle creado por clément Ader. El 9 de octubre de 1890 consiguió despegar con él y volar 50 metros. Según la Federación Aeronáutica Internacional, el 17 de diciembre de 1903 los hermanos Wright realizaron «el primer vuelo sostenido y controlado de una nave impulsada por un motor». Recorrieron 36,5 metros en 12 segundos.

BALSAS DE TRONCOS La humanidad se originó en África y en ese continente se desarrolló
BALSAS DE TRONCOS
La humanidad se originó en África y en ese
continente se desarrolló entre 5 y 2 millones
de años atrás. Entonces, salió de su cuna. Pero
¿por dónde? Muchas teorías sostienen que
emigró a través de Oriente Medio, pero existen
otras alternativas: un cruce hacia Italia desde
Libia, a través de la cadena Malta-Lampedusa-
calabria, y otro atajo hacia la península Ibérica
por el estrecho de Gibraltar. En cualquier caso
tuvo que atravesar mangas de mar que hoy
nos parecen impracticables sin la ayuda de
un barco. Quizá usasen troncos flotantes o
fabricasen rudimentarias balsas en las que
tuvieron que pasar largas jornadas a la deriva.
EL AUTOMÓVIL
El primer automóvil con
motor de combustión interna
se atribuye a Karl Friedrich
Benz, que en 1866 creó en
la ciudad de Mannheim,
Alemania, el modelo Benz
Patent-Motorwagen. El primer
viaje largo en un automóvil
lo realizó Bertha Benz en
1888, cubriendo los 105 km
que separan Mannheim de
Pforzheim a 20 km/h.

que separan Mannheim de Pforzheim a 20 km/h.    VÍDEO Así es Hyperloop, el

VÍDEO

Así es Hyperloop, el transporte supersónico de Tesla: de Madrid a Barcelona en media hora.

supersónico de Tesla: de Madrid a Barcelona en media hora. BÍPEDO Hace 2 millones de años,

BÍPEDO

Hace 2 millones de años, nuestros ancestros ya caminaban erguidos, posiblemente como resultado de una mutación genética que tuvo lugar mucho antes, hace 21 millones de años. De esa guisa, un adulto de Homo sapiens puede mantener una marcha estable de unos 4,5 km/h.

sapiens puede mantener una marcha estable de unos 4,5 km/h. CABALLOS La domesticación de los caballos

CABALLOS

La domesticación de los caballos salvajes se produjo por primera vez hace unos 5.500 años en la estepa occidental de Eurasia. Desde el primer momento debieron de ser usados para el transporte, aunque no con el objeto de desplazarse a gran velocidad. con el paso del tiempo, el hombre aprendió a seleccionar genéticamente las razas de caballo para criar animales cada vez más veloces. Un purasangre genéticamente perfecto puede superar los 70 km/h. Un caballo cuarto de Milla americano, criado en los primeros tiempos de la colonia, en la segunda mitad del siglo xviii, alcanzaba una velocidad máxima de 88,5 km/h.

siglo xviii , alcanzaba una velocidad máxima de 88,5 km/h. LA RUEDA El primer gran invento

LA RUEDA

El primer gran invento de la humanidad en la carrera por desplazarse a gran velocidad fue la rueda. La mayoría de los autores creen que la rueda se inventó 5.000 años a. c. en Mesopotamia, para ser usada en tornos de alfarería. Posteriormente se aplicó a los carromatos tirados por bestias. Una carreta con ruedas de madera y aros de hierro (llantas) arrastrada por dos o tres caballos puede desplazar un peso total máximo de 750 kg a una velocidad comercial de 4 km/h. Seis caballos de artillería pueden arrastrar 1.000 kg a la misma velocidad.

TODO POR UN RécORD

1898 El francés Gaston de chasseloup-Laubat supera el récord de velocidad en tierra al lograr
1898
El francés Gaston de chasseloup-Laubat supera
el récord de velocidad en tierra al lograr poner
su coche eléctrico de la marca Jeantaud a una
velocidad de 63,15 km/h.
1903 Los coches eléctricos y de vapor pierden protagonismo. El primer vehículo de combustión interna
1903
Los coches eléctricos y de vapor pierden
protagonismo. El primer vehículo de combustión
interna que consigue un récord significativo es el
Gobron-Brillié, que en 1904 alcanza los 160 km/h.
1899 El pìloto belga Brandon Kesler logra alcanzar los 66,66 km/h y pone en aprietos
1899
El pìloto belga Brandon Kesler logra alcanzar los
66,66 km/h y pone en aprietos a chasseloup-
Laubat. como réplica, el francés se propone superar
ese mismo año los 100 km/h y lo logra: con 105,94
km/h se convierte en el primer ser humano que
supera la barrera de los 100. Lo hace a bordo de su
coche La Jamais Contente.
1906 De manera inesperada para la época, un ser humano supera los 200 km/h. El
1906
De manera inesperada para la época, un ser
humano supera los 200 km/h. El estadounidense
Fred Marriott, a bordo de un bólido Stanley Steamer
con motor a vapor, llega a los 205,44 km/h.

Desde que se inventó el primer vehículo de propulsión mecánica, el hombre no ha dejado de superar récords de velocidad. Estos son los más importantes de la historia:

1902 Entran en acción los coches con motor a vapor. Otro piloto francés, Léon Serpollet,
1902
Entran en acción los coches con motor a vapor. Otro
piloto francés, Léon Serpollet, logra alcanzar los
120 km/h con uno de ellos: L'Oeuf de Pâques.
1925 Un nombre mítico para la historia de la velocidad es el del británico Malcolm
1925
Un nombre mítico para la historia de la velocidad
es el del británico Malcolm campbell. Su Blue Bird
llegó a marcar 242,79 km/h.
1927 Henry Segrave supera la barrera de los 300 km/h a bordo de un Sunbeam.
1927
Henry Segrave supera la barrera de los 300 km/h a
bordo de un Sunbeam. Llega a los 326,66 km/h.
1947 Primera vez en la historia en que se superan los 600 km/h. Lo hace
1947
Primera vez en la historia en que se superan los
600 km/h. Lo hace John cobb con un Railton Mobil
Special, que parece una nave espacial más que un
coche.
1970 Se supera por primera vez la mítica barrera de los 1.000 km/h. El Blue
1970
Se supera por primera vez la mítica barrera de
los 1.000 km/h. El Blue Flame del británico Gary
Gabelich marca 1.001 km/h.
1935 Un campbell-Railton Blue Bird, conducido de nuevo por Malcolm campbell, supera los 444 km/h.
1935
Un campbell-Railton Blue Bird, conducido de nuevo
por Malcolm campbell, supera los 444 km/h.
1964 Nace la era de los motores de turborreacción y el panorama cambia radicalmente. craig
1964
Nace la era de los motores de turborreacción y el
panorama cambia radicalmente. craig Breedlove y
su Spirit of America logran alcanzar los 875 km/h.
1983 Uno de los récords que más tiempo se tardó en batir es el de
1983
Uno de los récords que más tiempo se tardó en
batir es el de Richard Noble y su bólido Thrust2:
1.019,47 km/h. Duró catorce años.
1937 Los vehículos empiezan a parecerse más a cohetes. George Eyston logra alcanzar los 575
1937
Los vehículos empiezan a parecerse más a
cohetes. George Eyston logra alcanzar los
575 km/h en su Thunderbolt 1.
1965 La industria se obsesiona por superar los 1.000 km/h. Art Arfons casi lo logra
1965
La industria se obsesiona por superar los
1.000 km/h. Art Arfons casi lo logra este año: llega
a los 927,872 con su Green Monster.
1997 Se logra superar la barrera del sonido. Andy Green, piloto de la Fuerza Aérea
1997
Se logra superar la barrera del sonido. Andy Green,
piloto de la Fuerza Aérea Británica, conduce un
Thrust SSC hasta los 1.227,9 km/h. Ese es el récord
actual de velocidad en tierra que aún no ha podido
ser superado.

no surca el mar

sino vuela

El final de la Segunda Guerra Mundial tuvo un efecto secundario inesperado en la búsqueda de velocidad en el agua. Al disponer de tecnologías capaces de dotar el motor de un barco de hasta 2.000 caballos de potencia, nació una nueva fiebre internacional:

batir el récord de la embarcación más rápida del planeta. La persecución del récord absoluto de velocidad náutica es una profesión de alto riesgo. El 85% de los intentos desde los años sesenta del siglo xx han acabado en accidente, muchas veces mortal.

1939. El piloto británico Malcolm campbell,

el mismo que había batido varios récords de velocidad en tierra, alcanza los 200 km/h en agua por primera vez.

1950. El vendedor de coches estadounidense

Stanley Sayres fabrica una original embarcación

a motor cuyo casco tiene forma de proyectil. Supera con creces los 200 km/h.

1952. El inglés John cobb se convierte en la

primera víctima celébre de esta alocada carrera acuática: corría a unos 333 km/h sobre las aguas del lago Ness cuando perdió el control del aparato que pilotaba al chocar con una ola generada por la propia embarcación. Murió instantáneamente.

1959. La muerte de cobb había desalentado a

no pocos perseguidores de récords. La creación

de oleajes imposibles de superar cuando un barco sobrepasaba los 300 km/h se denominaba «muro de agua», pero Donald campbell (hijo de Malcolm) no cejó en el empeño. En los lagos británicos de Ullswater, este auténtico adicto a la velocidad probó por primera vez un nuevo motor de propulsión a chorro montado sobre una lancha Blue Bird K7, con el que estableció una marca de 418 km/h.

1966. El récord de campbell resistió más tiempo del deseado. En los cinco años posteriores se produjeron dos accidentes mortales tratando de superarlo. Tuvo que ser el propio campbell el que volviera a intentarlo con la vista puesta en los 500 km/h. El 4 de enero, se propuso batir su propio récord por partida doble en un viaje de ida y vuelta sobre las aguas del lago Dumbleyung en Australia. A la ida

logró alcanzar 478 km/h. El plan consistía en parar tras el primer trayecto, rellenar el depósito de la lancha para que volviera a coger peso y volver a por los 500 km/h. Pero campbell no se detuvo. Tras el primer viaje, dio media vuelta e inició la marcha del segundo. Antes de marcar los 500km/h, la nave saltó por los aires. El cadáver del aventurero nunca se encontró.

1977. El piloto de motonáutica australiano Ken Warby llega a 463,800 km/h a bordo del Spirit of Australia, equipado con un motor Westinghouse J34, en aguas del lago Blowering Dam, en Nueva Gales del Sur.

Un año después, el mismo Warby se convirtió en el primer navegante capaz de superar la barrera de los 500 km/h sobre las aguas. Su récord sigue aún vigente.

ALAS PARA LA GLORIA

Estos son algunos de los aparatos aéreos más veloces de la historia:

algunos de los aparatos aéreos más veloces de la historia: 1905-1908 El Wright Flyer (1905) es

1905-1908

El Wright Flyer (1905) es el primer avión conocido de la historia. Fue capaz de volar solo 1 minuto y alcanzar los 15 km/h. En 1908, este avión de Henri Farman superó los 64 km/h.

En 1908, este avión de Henri Farman superó los 64 km/h. 1910 Los aviones fabricados por

1910

Los aviones fabricados por Édouard Nieuport gozaron de gran prestigio, no en vano en uno como este logró volar a 133,14 km/h en 1910.

en vano en uno como este logró volar a 133,14 km/h en 1910. 1909 Louis Blériot

1909

Louis Blériot fue el primer piloto que cruzó el canal de la Mancha. Lo hizo en 1909 asistido por Alfred Leblanc, que poco antes había superado la barrera de los 100 km/h en otro avión.

había superado la barrera de los 100 km/h en otro avión. 1914 Pequeño y con un

1914

Pequeño y con un solo asiento, este avión conocido como Monocoque sirvió para superar los 200 km/h en 1914. Lo pilotaba el francés Maurice Prévost.

200 km/h en 1914. Lo pilotaba el francés Maurice Prévost. 1923 Hasta la llegada en 1923

1923

Hasta la llegada en 1923 del avión Curtiss R2C-1, monoplaza biplano con un fuselaje monocasco en el que el ala estaba montada en la parte superior del fuselaje, nadie pudo volar a más de 400 km/h.

superior del fuselaje, nadie pudo volar a más de 400 km/h. 1941 La historia de la

1941

La historia de la velocidad en vuelo cambió radicalmente con la llegada de los aviones de combate. En 1941, el Messerschmitt Me 163 fue la primera aeronave en superar los 1.000 km/h.

Me 163 fue la primera aeronave en superar los 1.000 km/h. 1934 Modelo Macchi M.C.72 con

1934

Modelo Macchi M.C.72 con el que en 1934 se superaron los 700 km/h. Este hidroavión de carreras sigue ostentando hoy en día el récord de velocidad de hidroaviones con motor de pistón.

récord de velocidad de hidroaviones con motor de pistón. 2011 Hasta el momento, la nave aérea

2011

Hasta el momento, la nave aérea más veloz jamás lanzada es el modelo no tripulado Falcon HTV-2. Podría recorrer el trayecto de Nueva York a Los Ángeles en menos de 12 minutos, o bien de Londres a Sídney en menos de 1 hora. Su velocidad máxima supera los 10.000 km/h.

nunca un objeto humano ha ido tan rápido Plutón El 14 de julio de 2015,
nunca un objeto humano
ha ido tan rápido
Plutón
El 14 de julio de 2015, a las 11:49:04 UTC (tiempo universal
coordinado), la sonda espacial New Horizons de la NASA llegó
a su primer destino en las cercanías de Plutón, hacia donde
fue lanzada en enero de 2006. Para ello tuvo que alzanzar la
mayor velocidad jamás lograda por un aparato fabricado
por el hombre: unos 54.400 km/h de velocidad punta.
El tamaño del aparato se ha comparado con el de un
piano de cola. Salió de Cabo Cañaveral con menos de
500 kg de peso y está construido para un consumo mínimo
de energía: su funcionamiento básico no necesita más
electricidad que dos bombillas de 100 vatios, y cada uno
de los siete instrumentos que transporta puede cumplir
su misión con entre 10 y 20 vatios, no más que una de esas
lucecitas encargadas de ahuyentar el miedo nocturno en
los niños. Un recubrimiento externo mantiene su interior
a una temperatura de entre 10 y 30 ºC, al tiempo que la
protege de impactos de pequeñas partículas.
Su objetivo principal es el estudio de la atmósfera de
uno de los planetas más misteriosos del sistema solar,
el planeta enano Plutón. Gracias a esta misión, no existe ya
ningún planeta que orbite el Sol que no haya sido visitado
por alguna nave humana.
Júpiter
Cabo Cañaveral
VÍDEO
Lanzamiento de la sonda
espacial New Horizons.
64

65

A

PIEDRA

LENTA

PIRÁMIDE DE GUIZA

Entre 20.000 y 30.000 trabajadores y 23 años se necesitaron para construir la más grande de las pirámides de Egipto. Hace 4.500 años, sin ruedas, poleas, grúas o máquinas de ninguna clase, los trabajadores tuvieron que mover más de 2 millones de bloques de piedra y arena, de pesos comprendidos entre las 2,5 y las 60 toneladas.

GRAN MURALLA CHINA

Una de las obras más ambiciosas y lentas de la humanidad. Se tardaron 2.400 años en levantarla por completo y culminar los 21.000 km de su extensión.

NOTRE DAME

Una de las catedrales góticas más famosas del mundo. comenzó a construirse en 1163 y 182 años más tarde se puso la última piedra.

CANAL DE PANAMÁ

Este importante punto de paso para la navegación comercial vivió varios intentos de construcción desde el año 1880, pero

66

Algunas de las construcciones más importantes jamás levantadas por el ser humano requirieron de cientos de años para ser completadas. Otras se erigieron en cuestión de pocas décadas. La velocidad no importa cuando se trata de construir un monumento universal. ¿O quizá sí? Porque en el mundo de la arquitectura y la ingeniería también hay récords.

muchos fracasaron. El último, bajo Administración de Estados Unidos, comenzó en 1904 y terminó con el primer tránsito de una embarcación por el canal completo 10 años después.

EMPIRE STATE

Durante décadas, fue el edificio más alto del mundo. Su construcción fue realmente veloz: duró solo 1 año. Se invirtieron 40 millones de dólares en levantarlo.

TORRE EIFFEL

La Torre Eiffel mide 324 metros, 12 menos de lo previsto en el proyecto original, aunque en verano, como efecto de la dilatación de los metales que la componen, puede crecer 18 metros más. Su construcción duró 23 meses.

MINI SKY CITY

El récord de velocidad en el mundo de la arquitectura lo tiene la torre Mini Sky city en la ciudad china de changsha. Es un rascacielos de 57 plantas que se levantó en solo 19 días.

67
67

¿ES POSIBLE VIAJAR A 1.000 MILLAS POR HORA?

Nadie lo ha logrado todavía. Pero un grupo de ingenieros y aventureros quiere conseguir, antes de que acabe esta década, hacer rodar un vehículo

a más de 1.000 millas por hora

(1.609 km/h): son los responsables del proyecto Bloodhound SSc.

Su intención es construir un vehículo de cuatro ruedas, 7.000 kgs de peso

y 135.000 caballos de potencia que

supere el mítico récord sobre las arenas de un desierto inhabitado.

mph PROYECTO BLOODHOUND SSC 1000 • El Bloodhound alcanzará las 800 1.000 millas por hora
mph
PROYECTO
BLOODHOUND SSC
1000
• El Bloodhound alcanzará las
800
1.000 millas por hora en los primeros
10 kilómetros de viaje. Cubrirá esa
distancia en solo 55 segundos.
600
• El coche adelantaría en una carrera
a una bala disparada desde una
pistola Magnum 44.
400
200
• El récord solo se superará durante
3,6 segundos.
• En realidad la velocidad máxima
del aparato podrá llegar a
millas
2
4
6
8
10
12
1.050 millas por hora.
• La máquina cuenta con paracaídas
de seguridad para frenar al final
del trayecto.
10 km en 55 segundos
• La máquina cuenta con paracaídas de seguridad para frenar al final del trayecto. 10 km

LOS HUMANOS CORREN, LAS PALABRAS VUELAN

LOS HUMANOS CORREN, LAS PALABRAS VUELAN Javier Ordóñez Licenciado en Ciencias Físicas y Filosofía, se doctoró

Javier Ordóñez

Licenciado en Ciencias Físicas y Filosofía, se doctoró en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. Después de residir en Munich e investigar en los archivos del Deutsches Museum, se estableció definitivamente en la Universidad Autónoma de Madrid, donde imparte clases de Historia y Filosofía de la Ciencia.

Correr, correr más rápido, un desafío que hoy nos acucia. Llegar, llegar cuanto antes se convirtió en una exigencia de nuestra cultura. Es cierto que ahora lo vemos como natural, pero no siempre fue así. Hemos inventado muchos tipos de caminos, unos de piedra y cemento, como las calzadas, otros de hierro, como los ferrocarriles, algunos otros solo soñados sobre las aguas que nunca guardan la memoria de los barcos que transitaron sobre ellas, rumbos marinos que solo se encuentran en la imaginación de los pilotos. Asociamos la velocidad de nuestro transporte a la invención de la rueda, o a la vela que aprovecha la fuerza del viento. Con demasiada frecuencia creemos que la pasión de la velocidad nació con el ser humano, aunque resulta difícil creerlo. Los seres humanos buscaron desde su origen llegar a alguna parte, pero no deprisa, sino simplemente llegar. Alcanzar un destino se convertía en la única recompensa, la más valiosa.

Pronto aprendieron que por los caminos no solo circulaban cuerpos y bienes físicos, personas y fardos de mercancías, también transitaban intangibles, noticias, malas o buenas. Todavía celebramos el más célebre esfuerzo por transmitir una noticia cuando se clausuran unos juegos olímpicos y se corre

la carrera de Maratón. Se conmemora el esfuerzo del guerrero Filípides por comunicar a los ciudadanos de Atenas la victoria sobre los persas, para impedir que el desaliento cundiera en aquella ciudad y se produjera el sacrificio de sus hijos temiendo la llegada de los ejércitos de oriente. Toda una metáfora que expresa la superioridad del valor de las palabras sobre el cuerpo del guerrero que murió exhausto al dar la noticia.

Cuerpos y palabras circulan por los caminos desde entonces. Desde hace más de dos siglos compiten en una carrera desigual. Los ferrocarriles se convirtieron en un símbolo del progreso en el siglo xix. El ingeniero inglés George Stephenson construyó una línea férrea entre las localidades de Stockton y Darlington entre 1821 y 1826 adquiriendo una experiencia que le valió para ganar en 1829 la competición de locomotoras que debían unir Manchester y Liverpool. Entonces las locomotoras podían adquirir la velocidad escalofriante de 40 km/h, aunque el convoy difícilmente adquiría una velocidad superior a los 25 km/h. Las leyendas urbanas de la época hablaban del peligro de asfixia que corrían los pasajeros cuando los trenes adquirían semejantes velocidades. Se dice de forma errónea que los ferrocarriles permitieron acortar distancias, cuando en realidad

Javier Ordóñez

LOS HUMANOS CORREN, LAS PALABRAS VUELAN

lo que se acortaron fueron los tiempos de duración de los viajes, tanto para las personas como para las mercancías que circulaban por las vías de acero. Comenzaba una carrera que llegaría hasta nuestros días.

Los ferrocarriles se desarrollaron de modo espectacular y fueron una de las herramientas más eficaces, o letales, de los imperios para acceder a los territorios más impenetrables de África y Asia. A mediados del siglo xx asistieron a un periodo se decadencia que, sin embargo, concluyó con una inesperada resurrección que se inició hace 30 años, cuando se comenzaron a construir los ferrocarriles rápidos. El «tren bala» japonés y la alta velocidad francesa –en España ha sido la red AVE– impulsaron una segunda renovación del ferrocarril en toda Europa al poner los convoyes a una velocidad que se acerca a la de los aviones de hélice (300 km/h).

Mientras los ferrocarriles adquirían mayores velocidades, se crearon nuevas redes de calzadas, las carreteras construidas a partir de los años veinte, para que circularan los ingenios llamados automóviles. Estas vías no aumentaron la velocidad de comunicación, pero la producción masiva de automóviles muy baratos y accesibles a muchos ciudadanos inundó los caminos de automovilistas que ocuparon el territorio como nunca antes se había visto. De una forma equivalente se dominó el aire durante el siglo xx, cuando se fabricaron ingenios que podían volar cada vez más rápido hasta conseguir velocidades superiores al sonido.

El guerrero griego podría realizar más cómodo su cometido, sin duda, pensando en estos medios que nos permiten batir distancias, pero la finalidad de su carrera sería la misma, comunicar una noticia, el valor de una palabra. Sería injusto, por lo tanto, no detenerse en analizar la velocidad que adquirió la transmisión de las palabras en el mismo periodo del desarrollo del ferrocarril.

A medida que los ferrocarriles se extendieron por el mundo

como si fueran los tentáculos del progreso, se construyó una primera red de comunicaciones que transmitía señales a través de hilos de cobre. El 24 de mayo de 1844, Samuel Morse transmitía un versículo del Libro de los Números, «Lo que Dios ha creado», a través de una línea de telégrafo desde la Corte Suprema de los Estados Unidos de América del Norte, situada en Washington, hasta Baltimore donde estaba su asistente Alfred Vail. No era el primer telégrafo construido hasta entonces. Los desarrollos de la electricidad realizados desde que Volta construyera su pila en 1800 habían estimulado la invención de artilugios para transmitir señales a distancia. Sin embargo, el invento de Morse, un código basado en la idea de cerrar un circuito en intervalos más o menos largos, permitía la «traducción» de las diferentes letras del abecedario en una sucesión de intervalos que podían ser leídos a distancia. Así se podían transmitir palabras, noticias, información sin necesidad de desplazar los cuerpos. Las señales se transmitían a la velocidad de la corriente eléctrica.

En principio, esas señales sirvieron para acompañar el desarrollo del ferrocarril, transmitir sus incidencias y sus horarios. Pronto los telégrafos formaron una red propia para transmitir órdenes militares, noticias de bolsa o información periodística. En 1858

se habían construido miles de kilómetros de red telegráfica (los

historiadores de la tecnología mencionan 150.000 km de tendido) de forma que en el ámbito continental se podían transmitir noticias con una velocidad solo limitada por el procedimiento mecánico de la introducción de los impulsos eléctricos. Así se transmitieron las noticias de la guerra de Crimea desde el lugar de los combates hasta Londres, y así la opinión pública británica tomó posiciones en este conflicto.

El salto adelante se produjo tendiendo cables submarinos entre los continentes. El 16 de agosto de 1858, la reina Victoria y el

continentes. El 16 de agosto de 1858, la reina Victoria y el presidente de los Estados

presidente de los Estados Unidos James Buchanan, intercambiaron mensajes de felicitación y buenas esperanzas, inaugurando una época en la que las palabras podían circular entre los dos continentes. Pronto los responsables del imperio británico se dieron cuenta de la importancia estratégica de la construcción de cables submarinos que atravesaran los océanos y lograran conectar el archipiélago político del imperio. Cada territorio debía estar unido por cable, de tal forma que esas líneas de cable protegido ante los ataques de la corrosión, actuaran como un cordón umbilical que sirviera a los intereses del imperio. Durante la segunda mitad del siglo xix, desde Londres se había impulsado la formación de una All-Red Route, una línea de comunicación postal solo para el uso del imperio británico. En un principio, esta línea estaba constituida, sobre todo (aunque no en exclusiva, porque también circulaban trenes en los territorios continentales), por barcos de vapor que aseguraban el correo entre las diferentes partes del imperio. A partir de 1880, esta ruta se amplió con el uso del telégrafo y del cable submarino, convirtiéndose en la

All-Red Line y, a finales de ese siglo, el cable submarino aseguró la comunicación en todos los territorios del imperio.

No fue el único caso. Todas las potencias coloniales usaron esa tecnología de comunicación, que aseguraba una rapidez en la transmisión de noticias que era imposible en el transporte de personas y mercancías. El mundo estuvo contenido en una primera red casi global. Posteriormente, el teléfono primero y la radio después, convirtieron los signos codificados en expresiones directamente habladas.

Los cuerpos corrían por vías de ferrocarril y carreteras, atravesaban las rutas marinas, e incluso montados sobre aviones conseguían acortar los tiempos de desplazamiento. Sin embargo, las palabras volaban a velocidades impensables. En cierta medida, el espíritu de Filípides, que conocía la importancia de transmitir una noticia y el valor de la palabra que significa un mensaje, había ganado la carrera.

00:0 4

74

Preparados, listos, ¡ya!

75

76

jóvenes

y veloces

La velocidad es uno de los grandes retos de todo atleta. Da igual el tipo de competición, el estilo de juego o la fisionomía del deportista: una de las claves de su entrenamiento es realizar determinados movimientos a la mayor velocidad posible.

En buena medida, la capacidad de aumentar la velocidad de un movimiento reside en la fuerza que se puede aplicar a partir de la musculatura. Y esta fuerza depende del desarrollo del organismo. Generalmente, a los veintitrés años de edad el cuerpo ha alcanzado el máximo de potencial. Así pues, la velocidad es una cualidad que debe ejercitarse a edades tempranas.

La velocidad es un factor determinante en las modalidades deportivas que se conocen como «explosivas» (carreras de corta distancia o saltos de longitud), pero de forma directa o indirecta está implicada en todos los deportes. Por ejemplo, para lograr un lanzamiento de jabalina óptimo es necesario trabajar intensamente la rapidez a la que se ejecutan determinados movimientos.

77

EL ROSTRO INVISIBLE DE LO VELOZ 78 Muchas cosas suceden tan deprisa que no somos
EL ROSTRO INVISIBLE DE LO VELOZ 78 Muchas cosas suceden tan deprisa que no somos

EL ROSTRO INVISIBLE DE LO VELOZ

78

Muchas cosas suceden tan deprisa que no somos capaces de percibirlas, pero lo cierto es que cuando el cuerpo de un deportista adquiere su máxima velocidad, todo cambia. El esfuerzo es indescriptible y las fuerzas a las que se ven sometidos músculos, huesos y tejidos provocan situaciones tan extremas como estas… aunque solo duren un segundo.

Los patinadores sobre hielo pegan sus brazos al cuerpo (que es el eje de giro) para reducir el rozamiento, aumentar la inercia y lograr que sus giros sean más veloces, aun a costa de su estética personal. La patinadora rusa Natalia Kanounnikova logró en 2006 la mayor velocidad de giro registrada hasta la fecha. Su rotación acrobática alcanzó las 308 revoluciones por minuto. En la foto la japonesa Akiko Suzuki, que obtuvo la medalla de bronce en el campeonato del mundo de patinaje artístico sobre hielo en 2012.

El saltador chino Qin Kai a punto de entrar en el agua a casi 70 km/h. Qin Kai ha conseguido 7 medallas de oro en los campeonatos mundiales de salto de trampolín, y 2 de oro, 1 de plata y 1 de bronce en los Juegos Olímpicos.

Ni la nariz ni la boca de Rafael Nadal son así de deformes. Pero sus tejidos son flexibles, tanto que, a gran velocidad, ejercen resistencia frente al aire y provocan esta extraña fisonomía.

En menos de 10 segundos, el corredor de 100 metros tensa al máximo todos los músculos de su cuerpo. La velocidad es capaz de deformar momentáneamente la piel facial. En la foto Charles Silmon (en el centro), que consiguió una medalla de plata en el campeonato del mundo de atletismo en 2013 formando parte del equipo estadounidense de relevos 4x100 metros lisos.

en el campeonato del mundo de atletismo en 2013 formando parte del equipo estadounidense de relevos

79

el deporte más veloz del mundo

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la mayor velocidad que puede alcanzar un deportista sin ayudarse de un objeto mecánico para correr?

deportista sin ayudarse de un objeto mecánico para correr? VÍDEO Usain Bolt en el Mundial de

VÍDEO

Usain Bolt en el Mundial de Atletismo de Pekín 2015.

La velocidad más alta jamás conseguida en un deporte de nieve fueron los 250,79 km/h
La velocidad más alta jamás conseguida
en un deporte de nieve fueron los
250,79 km/h
esquí
que registró Philippe Goitschel en 2002,
en la modalidad de esquí de descenso.
En un salto de esquí olímpico se pueden
superar los 200 metros de longitud en
vuelo. Para lograrlo, el esquiador tiene
que alcanzar una velocidad de despegue
al final de la rampa superior a 100 Km/h.
snowboard Utilizando una tabla de snowboard, se ha llegado a descender una ladera nevada a
snowboard
Utilizando una tabla
de snowboard, se ha llegado
a descender una ladera
nevada a
203 km/h
Lo logró el francés Edmond
Plawczyk en abril de 2015.

80

Las delgadísimas cuchillas de un patinador de velocidad sobre hielo reducen la fricción de cada
Las delgadísimas cuchillas de un
patinador de velocidad sobre hielo
reducen la fricción de cada paso casi
a cero. De esta guisa, un ser humano
puede deslizarse a más de
patinaje
sobre hielo
53 km/h
El récord mundial de sprint sobre
hielo lo posee el canadiense Jeremy
Wotherspoon desde 2007 cuando
recorrió 500 metros en 34,03 segundos.
patinaje sobre ruedas La velocidad máxima alcanzada en pruebas deportivas con patines de ruedas en
patinaje
sobre ruedas
La velocidad máxima alcanzada
en pruebas deportivas
con patines de ruedas en línea
supera los
100 km/h
En 2012 un equipo de patinadores
rusos logró superar los 135 km/h
en una carretera cerrada al tráfico
e impulsándose por un coche.
corredor de velocidad
corredor
de velocidad
e impulsándose por un coche. corredor de velocidad Sin utilizar patines o esquís, la máxima velocidad

Sin utilizar patines o esquís, la máxima velocidad alcanzada por un ser humano la estableció

en 2009 el velocista Usain Bolt:

44,7 km/h

sobre sus piernas.

81

¿adónde vamos

a llegar?

Puede que ver correr a un campeón mundial de 100 metros lisos nos impresione. Poner el cuerpo a casi 45 kilómetros por hora en menos de 10 segundos es una proeza que se nos antoja insuperable. Pero probablemente no lo sea tanto. Y es que, según algunos expertos, el ser humano está capacitado para correr aún más.

Algunos especialistas en biomecánica han estudiado a fondo nuestra musculatura de Homo sapiens para determinar que, en realidad, no hay nada que impida que un buen corredor humano alcance los 64 km/h. Eso supondría establecer el récord del mundo de los 100 metros lisos en 6,67 segundos. Y es que las fibras que componen la musculatura implicada en el acto de correr pueden contraerse mucho más rápido de lo que pensábamos. Sabemos que otros mamíferos, como los leones, pueden superar los 80 km/h, y que un guepardo hambriento persiguiendo una apetitosa presa es capaz de correr a más de 100 km/h. Dado que genéticamente no somos tan diferentes, ¿deberíamos ser capaces de desplazarnos casi tan rápido como ellos?

Varios investigadores han tratado de responder a esta pregunta midiendo la fuerza de impacto de las piernas de corredores profesionales en una cinta mecánica capaz de simular una velocidad de 70 km/h. Lo que han descubierto es que, en esas circunstancias, las fibras musculares se contraen hasta un 33% más rápido que durante una carrera sobre el suelo. Es decir, aún hay margen para aumentar la potencia del músculo y la velocidad de la carrera. Quizá solo sea cuestión de un mejor entrenamiento.

82

83

RÉCORDS QUE HICIERON HISTORIA

84

1855

RÉCORDS QUE HICIERON HISTORIA 84 1855 Lograr récords no siempre ha sido una obsesión. De hecho,

Lograr récords no siempre ha sido una obsesión. De hecho, el primer registro de un récord mundial de velocidad no llega hasta 1855, cuando el británico Thomas Bury corrió 100 yardas en 10 segundos exactos. Veinticinco años después, el virginiano Lon Myers repitió la hazaña y le sumó los récords de 220, 440 y 880 yardas.

1956

y le sumó los récords de 220, 440 y 880 yardas. 1956 En los Juegos Olímpicos

En los Juegos Olímpicos de Melbourne de 1956, se vivió una auténtica fiebre por batir el cronómetro. Se registraron 86 marcas mundiales.

1983

el cronómetro. Se registraron 86 marcas mundiales. 1983 Algunos récords parecen más difíciles de superar. Hasta

Algunos récords parecen más difíciles de superar. Hasta ahora, la marca más longeva es la de la checa Jarmila Kratochvilova, que en 1983 corrió los 800 metros lisos en 1 minuto, 53 segundos y 28 centésimas. Nadie la ha superado todavía.

Un récord olímpico, una plusmarca mundial, una décima de segundo menos, superar a tu gran rival de toda la vida… Son momentos mágicos en la historia de un atleta y todos, absolutamente todos, albergan una peripecia de valor y superación. Pero algunos récords se han convertido en históricos. En ocasiones, ir más deprisa, llegar más lejos, saltar más alto hace que entres en los anales para las generaciones venideras.

1985

entres en los anales para las generaciones venideras. 1985 En 1985 , el británico Steve Cram

En 1985, el británico Steve Cram se convirtió en el atleta que acumuló más rápidamente tres récords de media distancia: en 19 días batió las marcas de los 1.500 metros, la milla y los 2.000 metros.

1996

de los 1.500 metros, la milla y los 2.000 metros. 1996 En 1995 , Jonathan Edwards

En 1995, Jonathan Edwards batió su propia marca en salto triple tres veces en 20 días, las dos últimas en un espacio de 15 minutos.

2009

20 días, las dos últimas en un espacio de 15 minutos. 2009 Usain Bolt estableció el

Usain Bolt estableció el récord mundial de los 100 metros lisos en 2009. Su marca, 9 segundos y 58 centésimas, no solo ha permanecido imbatida desde entonces, sino que el tiempo con el que rebajó la anterior marca mundial de la especialidad supone el mayor margen desde que fue implantada la medición digital: rebajó en 11 centésimas su propio récord de 2008.

85

CAER A TODA PASTILLA

El salto de trampolín es uno de los deportes más bellos y a la vez agresivos que existen. Ver caer a toda velocidad a un atleta desde un trampolín resulta sobrecogedor. Sobre todo cuando el deportista emplea los escasos segundos de su descenso en realizar toda suerte de piruetas. ¿Qué velocidad es capaz de alcanzar antes de llegar al agua?

86

ACCIÓN-REACCIÓN Todo comienza en el trampolín, donde imperan las leyes de Newton. El saltador debe
ACCIÓN-REACCIÓN
Todo comienza en el trampolín, donde imperan las
leyes de Newton. El saltador debe encontrar la postura
perfecta para obtener la máxima cantidad de energía de
la tabla. Es la magia de la física. El movimiento flexible
del trampolín transmite al cuerpo del atleta una reacción
en dirección contraria. Si el salto se realiza desde
plataforma fija, el proceso es el mismo, pero en ese caso
quien transmite la reacción en dirección opuesta son
los flexibles músculos del pie. La clave: lograr la mayor
velocidad angular en el momento del salto.
lograr la mayor velocidad angular en el momento del salto. LA POSTURA LO ES TODO Cada
LA POSTURA LO ES TODO Cada uno de los movimientos realizados en el aire (tirabuzones,
LA POSTURA LO ES TODO
Cada uno de los movimientos realizados en el aire
(tirabuzones, carpas, mortales…) tiene su origen en el
momento en que los pies del deportista todavía están
en contacto con el trampolín. Es entonces cuando ha
de elegir la postura que mayor velocidad imprima a su
vuelo. Si lo que quiere es realizar giros mortales, debe
convertirse en un ovillo, una esfera que disminuya el
radio de giro, aumente el momento cinético y permita
que la velocidad de rotación aumente a medida que la
gravedad lo empuje hacia abajo.
aumente a medida que la gravedad lo empuje hacia abajo. UN GOLPE DE EFECTO Un saltador

UN GOLPE DE EFECTO

Un saltador que se tira desde un trampolín de 10 metros puede llegar al agua a casi 70 km/h, impulsado por la aceleración de la gravedad (9,8 metros por segundo). Hay que tener unos hombros y tríceps muy fuertes para chocar con el agua a esa velocidad. Y es imprescindible saber elegir la mejor postura, aquella que minimice al máximo la resistencia y el roce. Una mala caída a esa velocidad puede resultar mortal.

87

CORRE,

HOMBRE,

CORRE

La ciencia deportiva lleva décadas investigando por qué unos cuerpos corren más que otros, qué hace que un deportista esté mejor adaptado a la búsqueda de la velocidad y, sobre todo, cómo mejorar esta facultad de la que tanto depende el éxito.

Hoy se sabe que existen diversas tipologías de condicionantes para evaluar la capacidad de un organismo para correr más.

EL MÚSCULO MANDA Nuestra capacidad de correr depende de la velocidad a la que se contraen los músculos, que a su vez depende de varias condiciones como la longitud de la fibra, su viscosidad y su tipo (las llamadas «fibras blancas», por ejemplo, son las ideales para un corredor de velocidad). Además de estos factores naturales e innatos, mediante el entrenamiento se puede mejorar la capacidad de elongación de los músculos y su masa, lo que favorece a un buen velocista.

88

QUÉ NERVIOS El sistema nervioso es el que decide cómo se realiza la contracción del músculo, mediante unas neuronas llamadas «motoras» que se encargan de transmitir el movimiento. Un buen corredor es aquel deportista que tiene una correcta dotación de estas neuronas.

ENTRENAR, ENTRENAR Y ENTRENAR Existen muchos factores físicos de los que depende la velocidad que pueden ser mejorados con el entrenamiento. Por ejemplo, la amplitud de la zancada, la coordinación de los movimientos o el peso.

GASOLINA PARA EL CORREDOR La alimentación es vital para obtener la máxima velocidad. En los deportes explosivos (aquellos que requieren velocidades muy altas en tiempos reducidos) se quema menos grasa que en los deportes de fondo, por eso es necesario cuidar la ingesta de alimentos grasos. Por el contrario, el cuerpo del velocista consume una gran cantidad de hidratos de carbono, así que el principal objetivo de su dieta es mantener el glucógeno de los músculos.

89

90

UN ABRIR Y CERRAR DE OJOS

Incluso en aquellos deportes en los que la velocidad no es la protagonista las cosas pasan más deprisa de lo que creemos.

protagonista las cosas pasan más deprisa de lo que creemos. VÍDEO El salto de Alan Eustace.

VÍDEO El salto de Alan Eustace.

deprisa de lo que creemos. VÍDEO El salto de Alan Eustace. En marzo de 2012, el
deprisa de lo que creemos. VÍDEO El salto de Alan Eustace. En marzo de 2012, el

En marzo de 2012, el tenista australiano Sam Groth realizó el servicio más veloz de la historia. La pelota viajó a 263,4 km/h.

Nunca antes un balón de fútbol había entrado tan deprisa en la portería contraria. En 2007, el futbolista del Sporting de Lisboa Ronny Heberson fue capaz de imprimir a su disparo de falta una velocidad de 211 km/h.

imprimir a su disparo de falta una velocidad de 211 km/h . Felix Baumgartner es el
imprimir a su disparo de falta una velocidad de 211 km/h . Felix Baumgartner es el

Felix Baumgartner es el ser humano que más velozmente ha descendido en caída libre. En 2012, saltó desde una altura de 39.045 metros embutido en un traje especial presurizado y alcanzó una velocidad de 1.342 km/h. En octubre de 2014, Alan Eustace batió el récord de Baumgartner saltando desde 41.420 metros, aunque no le superó en la velocidad máxima de caída, que en este caso fue de 1.323 km/h.

El jugador del Dallas Cowboys Randall Williams realizó el touchdown más rápido de la historia del fútbol americano. Solo tardó 5 segundos en recibir el balón tras el saque inicial y recorrer 37 yardas hasta la línea de marca.

saque inicial y recorrer 37 yardas hasta la línea de marca. Es difícil establecer la velocidad

Es difícil establecer la velocidad a la que parte una bola de béisbol cuando es lanzada por un pitcher profesional. Sobre este punto, los anales deportivos recogen una fiera disputa entre dos lanzamientos míticos: el que realizó Nolan Ryan, de los California Angels, en agosto de 1974 se ha calculado en 163,33 km/h. Por su parte, el cubano Aroldis Chapman logró en 2010 una velocidad de lanzamiento de 169,14 km/h. Sin embargo, los sistemas de medición de uno y otro lanzamiento son muy diferentes y no hay consenso sobre quién posee realmente el récord.

91

VELOCIDAD, EL SANTO GRIAL DEL DEPORTISTA

VELOCIDAD, EL SANTO GRIAL DEL DEPORTISTA Carlos a. Cordente Doctor en Ciencias de la Actividad Física

Carlos a. Cordente

Doctor en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, fue miembro del equipo nacional de atletismo como atleta y del cuerpo técnico de la Real Federación Española de Atletismo. Trabajó como preparador físico en entidades de diferentes deportes (liga ACB de baloncesto y Real Federación Española de Gimnasia). Imparte docencia en atletismo en la universidad desde 2003, primero en la UCLM y, desde 2006, en el INEF de Madrid (UPM).

92

Cuando, como espectadores, contemplamos un acontecimiento deportivo con los ojos de un aficionado, observamos, según el deporte que sea, bien desplazamientos en busca de un balón o una pelota, o bien para desmarcarse, para evitar el desmarque de un contrincante o simplemente para ser más rápido que el adversario en el desarrollo de una carrera, para saltar más o lanzar más lejos. Lo que en ese momento valoramos es básicamente el resultado: una carrera de récord, un bonito desmarque, un contraataque que termina en gol o un lanzamiento lejano.

Sin embargo, una visión más profesional del deporte nos permite valorar el gesto deportivo en un grado mucho más profundo. Lo que somos capaces de apreciar entonces es la calidad del gesto y todos sus condicionantes mecánicos. Y si hay un condicionante clave del rendimiento deportivo de alto nivel, este es la velocidad.

No hay que entender la velocidad tan solo como la capacidad de correr rápido: se trata de una cualidad enormemente compleja que se puede expresar de formas muy diferentes y autónomas.

Así, se puede ser rápido en determinadas circunstancias y no tanto en otras; todo dependerá de nuestra genética, de las necesidades de nuestro deporte, del entrenamiento tanto físico como técnico que realicemos y de las adaptaciones específicas que este haya provocado en nuestro organismo.

De entrada debemos señalar que, a diferencia de lo que erróneamente señalan muchos libros, la velocidad no es una capacidad física fundamental como lo son la fuerza, la resistencia o la flexibilidad, sino una cualidad que depende de la fuerza cuando nos referimos a la velocidad de desplazamiento y de la coordinación cuando hablamos de velocidad gestual.

Si hablamos de la velocidad de desplazamiento, lo más probable es que lo primero que nos venga a la cabeza sea la final de los 100 metros lisos de los Juegos Olímpicos o del Campeonato Mundial de Atletismo, en la que ocho atletas se juegan el título de hombre o mujer más rápido/a del mundo. No obstante, en un espacio tan reducido como son esos 100 metros, se observan manifestaciones de la velocidad muy diferentes, que podemos encontrar en mayor o menor medida en muchos otros deportes:

93

94

Carlos a. Cordente

VeloCIdad, el santo GrIal del dePortIsta

la velocidad de reacción, la capacidad de aceleración, la velocidad máxima y la capacidad de mantenerla.

La velocidad de reacción es la capacidad de reaccionar a un estímulo que puede ser de diferente índole, fundamentalmente visual o auditivo. En una carrera de velocidad suele darse mucha importancia a la velocidad de reacción al disparo (estimulo auditivo) del juez de salida pero, sin pretender restarle importancia, es probablemente la menos relevante de todas las manifestaciones de la velocidad presentes en una carrera. Sin embargo, en determinadas situaciones de deportes como el tenis o el voleibol, la capacidad de reacción a estímulos visuales es clave para el rendimiento; hablamos, por ejemplo, de la capacidad que tiene un portero de balonmano de sacar una mano milagrosa que desvíe el balón tras un trallazo cercano lanzado por un contrario. La velocidad de reacción se conoce en el lenguaje cotidiano como «tener reflejos» (aunque en realidad no son tales); depende fundamentalmente de aspectos genéticos y es una capacidad que solo puede entrenarse a través de la capacidad de concentración.

En una carrera, la capacidad de aceleración se observa en los 35-60 primeros metros (según el nivel del atleta) y es probablemente la manifestación de la velocidad más presente en el deporte. La encontramos en todo tipo de deportes donde haya desplazamientos (no necesariamente frontales, sino también laterales, dorsales, oblicuos o sinuosos) por pequeños que estos sean, por ejemplo en fútbol, rugby, voleibol, tenis, beisbol, bádminton, baloncesto o balonmano. La capacidad de aceleración depende fundamentalmente de tres factores: la genética, la técnica de desplazamiento y la fuerza. Pero, al igual que la velocidad, la fuerza también se manifiesta de maneras muy diversas, estáticas o dinámicas, y dentro de estas últimas

encontraremos fuerzas más o menos rápidas. Las fuerzas más relevantes para el desarrollo de una buena capacidad de aceleración son dos de las llamadas «fuerzas rápidas», concretamente la fuerza explosiva, fundamental para acelerar desde velocidad cero, y la fuerza elástico-explosiva, que gana importancia desde el momento en que el deportista ya ha iniciado el movimiento.

La velocidad máxima se alcanza una vez terminada la aceleración, siempre y cuando haya espacio suficiente para ello. Más allá de una carrera de velocidad, solo encontraremos de forma muy esporádica la capacidad de velocidad máxima en deportes que se desarrollen en terrenos grandes, como el fútbol o el rugby, y exclusivamente en desplazamientos frontales. La posibilidad de un deportista de desplazarse a alta velocidad implica, además de una incuestionable dotación genética, una buena técnica, un alto nivel de frecuencia de movimientos que, como dijimos antes, depende de la coordinación, y también una gran capacidad de fuerza reflejo-elástico-explosiva o, lo que es lo mismo: la capacidad de proyectar grandes fuerzas contra el suelo (superiores a cuatro veces el peso corporal) durante los apoyos en espacios de tiempo cortísimos (inferiores a 100 milésimas de segundo para los más rápidos).

Pero la velocidad máxima solo puede mantenerse durante unos pocos segundos, por ello en los últimos metros de una carrera entra en liza la capacidad de resistir a la caída de la velocidad típica del final de una carrera de 100 metros. Esta capacidad es la que explica que determinados atletas parezcan acelerar en los últimos metros de este tipo de carreras, aunque nada más lejos de la realidad: se trata simplemente de que esos atletas son más resistentes que los demás a la caída de la velocidad.

más resistentes que los demás a la caída de la velocidad. Por todo lo visto hasta

Por todo lo visto hasta el momento, queda clara la complejidad de la capacidad de velocidad y la conveniencia para un deportista de desarrollarla de manera específica a como lo requiera su deporte. Todo ello porque desplazarse con rapidez es la clave absoluta para un buen rendimiento deportivo; así, por ejemplo, si en el fútbol un delantero pugna por un balón con un defensa, el primero que llegue al mismo podrá generar una ocasión de gol o desbaratarla. Todo es con frecuencia cuestión de centésimas de segundo. Del mismo modo, llegar centésimas de segundo antes o después a una pelota resulta clave para que el golpeo de un tenista sea efectivo o se vaya

fuera de la pista. Se evidencia entonces que esas centésimas de segundo, a veces milésimas, son absolutamente fundamentales en el resultado final.

Por tanto, podemos afirmar que la velocidad es el santo grial del deportista, el factor clave del rendimiento deportivo, facilitador si se tiene o limitante si se carece de él, y que más allá de los importantísimos condicionantes genéticos que se requieren para ser un velocista de élite, la velocidad de cada individuo en cada deporte puede entrenarse si se atiende a los requisitos específicos de los tipos de velocidad relevantes en cada caso.

95

00:0 5

96

Persiguiendo la velocidad de la luz

97

PÓQUER DE GENIOS

PÓQUER DE GENIOS ARISTÓTELES Para Aristóteles, el movimiento era una condición natural de los objetos. Cada

ARISTÓTELES

Para Aristóteles, el movimiento era una condición natural de los objetos. Cada cosa tiende «por naturaleza» a ocupar cierta posición en el espacio. Según él, una piedra cae al suelo porque su posición natural es estar en el suelo. Supo distinguir entre «movimientos naturales», como el del devenir del agua por un río, y «movimientos violentos», aquellos a los que una fuerza externa producida por un ser vivo dotaba de velocidad a algo. Por ejemplo, el lanzamiento de una flecha.

98

a algo. Por ejemplo, el lanzamiento de una flecha. 98 GALILEO Pocos experimentos han sido más

GALILEO

Pocos experimentos han sido más trascendentes para la historia de la ciencia como los que realizó Galileo Galilei en la Torre de Pisa, dejando caer objetos de diferentes tamaños y pesos, y midiendo el tiempo que tardaban estos en llegar al suelo. De esa manera logró entender que todos los cuerpos caían por igual (sin importar su tamaño, su forma ni su masa). Pero lo más relevante que descubrió fue que no lo hacían a una velocidad constante, sino que esta aumentaba durante el trayecto: se aceleraban.

Aunque la historia de la ciencia está llena de personalidades que nos han ayudado a comprender el mundo, a la hora de entender por qué las cosas se mueven, por qué ocupan el lugar que ocupan y cómo se desplazan hay cuatro figuras que destacan por encima de todas las demás. Son los héroes de nuestra comprensión de la velocidad.

Son los héroes de nuestra comprensión de la velocidad. NEWTON Obsesionado por descubrir el orden interno

NEWTON

Obsesionado por descubrir el orden interno del cosmos (el diseño que, a su juicio, Dios había aplicado a la naturaleza), Isaac Newton centró buena parte de su atención en el modo en que los objetos caen al suelo, tal como había hecho Galileo varios decenios antes. Newton afirmó que todo objeto que posee una masa ejerce una atracción gravitatoria sobre cualquier otro objeto con masa. A mayor masa y cercanía entre los cuerpos, mayor fuerza de atracción. A esa atracción la llamó «gravedad». Newton fue el primer científico que diseñó una teoría de la gravitación universal. Sin ella, los físicos, los astrónomos y los ingenieros no hubieran podido

calcular con altísima precisión las órbitas de los planetas y del Sol, la rotación de las galaxias y la dinámica de los cúmulos de galaxias, las mareas que la Luna causa

en los océanos

ni se hubieran construido naves espaciales.

PODCAST Einstein y la relatividad general.
PODCAST
Einstein y la relatividad general.

EINSTEIN

Aunque Newton había formulado una teoría para justificar la existencia de la gravedad, esta aún seguía siendo un misterio en el siglo xx. Sabemos que la luz viaja a una velocidad determinada. Si el Sol se apagase ahora mismo, su última luz tardaría 8 minutos en llegar

a la Tierra y, en consecuencia, veríamos el apagón 8 minutos más tarde. Durante todo ese

tiempo seguiríamos viendo al astro como si nada hubiera pasado, con toda su intensidad. Sin embargo, el efecto de la gravitación del Sol sobre la Tierra empezaría a disminuir instantáneamente aunque desaparecería del todo 8 minutos después. ¿Por qué? Einstein dio

una explicación a este fenómeno: la gravedad no es una fuerza como tal, sino una geometría. Un objeto pesado deforma el espacio a su alrededor igual que un hombre muy obeso deforma

la colchoneta sobre la que se tumba. Cualquier otro cuerpo menos pesado caerá en el hueco

que él ha formado. Einstein fue el físico que contribuyó a terminar de perfilar la teoría de por qué los cuerpos se mueven y adquieren diferentes velocidades.

99

el dilema de

un segundo

Parece sencillo de entender. Discurre en lo que tardamos en abrir y cerrar los ojos un par de veces. Inexorablemente, 86.400 veces cada día. Es el segundo, la unidad mínima de tiempo fácilmente aprehensible por nuestros sentidos. El ladrillo con el que se construyen los minutos y luego las horas y luego los días…

Pero ¿sabemos realmente qué es un segundo?

Hasta el año 1967 un segundo se medía como una fracción: 1/86.400 de un día. Si cogemos un día y lo dividimos en 86.400 partes iguales, cada una de esas partes será un segundo. Pero ¿cualquier día era válido para hacer la medición? No. Los científicos quisieron ajustar el cálculo para que fuera siempre el mismo y se utilizó como medida de referencia la duración media del día entre los años 1750 y 1890. Así, todos los relojes del mundo podrían medir el mismo tipo de segundo.

Pero como la Tierra no gira siempre a la misma velocidad, la medición de un día terrestre no es una referencia muy fiable. Así que en 1967 se decidió cambiar el estándar. Desde entonces, los segundos se miden con una herramienta más fiable:

un átomo. Un segundo es el tiempo que tarda un átomo de cesio 133 en oscilar 9.192.631.770 veces. Parece una locura, ¿verdad? Pues así es como funcionan los relojes atómicos que hay repartidos por el planeta y que dotan al mundo de un tiempo universal exacto.

100

atómicos que hay repartidos por el planeta y que dotan al mundo de un tiempo universal
atómicos que hay repartidos por el planeta y que dotan al mundo de un tiempo universal
atómicos que hay repartidos por el planeta y que dotan al mundo de un tiempo universal
atómicos que hay repartidos por el planeta y que dotan al mundo de un tiempo universal
atómicos que hay repartidos por el planeta y que dotan al mundo de un tiempo universal
Reloj atómico
Reloj atómico
atómicos que hay repartidos por el planeta y que dotan al mundo de un tiempo universal

101

EL VERDADERO PUNTO G

EL VERDADERO PUNTO G 102 Uno de los conceptos de la física en el que la

102

EL VERDADERO PUNTO G 102 Uno de los conceptos de la física en el que la

Uno de los conceptos de la física en el que la velocidad adquiere un mayor sentido es, precisamente, el de la gravedad. Porque la gravedad no es otra cosa que la alteración de la velocidad de un cuerpo cuando sobre él actúa la fuerza de otro más masivo. En la Tierra, esa aceleración es distinta dependiendo del lugar del mundo donde se deje caer un objeto. A mayores latitudes, la aceleración es también mayor. En cualquier caso, se asume como valor medio útil para realizar cálculos matemáticos los 9,81 metros por segundo al cuadrado. A eso se le denomina «aceleración de la gravedad» o «g».

El mapa que ves en estas páginas es un trabajo de la NASA donde se aprecian las anomalías en el valor de g en diferentes lugares del mundo. En las zonas rojas, la velocidad a la que cae un cuerpo es mayor que en las azules. Esto se debe a que la Tierra no es completamente esférica, sino que sus polos están ligeramente achatados, y la masa no está distribuida de manera regular en ella. Curiosamente, si nos situamos en los polos pesaremos un 0,5% más que en el Ecuador. Si dibujásemos la Tierra según la distribución real de su masa y de sus campos gravitatorios tendría la forma de una patata deforme a la que los físicos denominan «geoide».

masa y de sus campos gravitatorios tendría la forma de una patata deforme a la que

103

LA VELOCIDAD DE LA LUZ DA MUCHO JUEGO

104

La sombra veloz
La sombra veloz

El secreto está en la masa

En la naturaleza, nada puede superar la velocidad de la luz. La razón está en la masa. Esta cualidad nace de la interacción de unas partículas fundamentales (los bosones) con el campo de fuerza que generan, el campo de Higgs. Imagina que tienes un bote de miel e introduces una cuchara. Si giras la cuchara verás que la miel es espesa y se resiste al movimiento. Cuanto más velozmente muevas la cuchara, más miel se acumulará en su base y más difícil será moverla. La cuchara

sería un bosón (la partícula que aporta la masa a los cuerpos) y la miel, el campo de Higgs (la resistencia al movimiento de todo cuerpo masivo). Pero el aumento de velocidad tiene un límite. Al acercarnos a la velocidad de la luz, la masa de un objeto se vuelve infinita. Cuanta más velocidad adquiera una partícula, un cuerpo o un objeto, más interactuará con el campo de Higgs y, por tanto, más masa ganará. Cada vez le costará más aumentar de velocidad.

Sabemos que nada puede viajar más rápido que la luz. Pero ¿qué podemos decir de las sombras? En el año 2014, el reputado divulgador científico Michael Stevens ideó un curioso juego mental para explicar a qué velocidad viaja una sombra. Si proyectamos la sombra de nuestra mano en la pared, esta se hará más grande cuanto más acerquemos la mano al punto de luz. Si movemos la mano veremos que la sombra se mueve instantáneamente. Si desplazamos un dedo solo 1 cm, la sombra (que es más grande) recorrerá más espacio, pongamos 2 cm. Es decir, ha recorrido más espacio en el mismo tiempo, luego ha sido más veloz. ¿Quiere eso decir que si la mano se mueve a la velocidad de la luz, la sombra irá

si la mano se mueve a la velocidad de la luz, la sombra irá más deprisa?
si la mano se mueve a la velocidad de la luz, la sombra irá más deprisa?

más deprisa? Imaginemos que somos capaces de proyectar la sombra de un dedo sobre la Luna. Desde la Tierra, la luz llega

la Luna a su velocidad constante e ilumina nuestro dedo a la misma velocidad. Si movemos el dedo 2 cm la luz se desplaza esa misma distancia, pero en la Luna la sombra se habrá desplazado miles de kilómetros en el mismo tiempo. ¿No es eso imposible? En realidad, sí. Stevens usó este ingenioso juego para demostrar que

lo que no puede viajar más rápido que la luz es la

a

información, las partículas que portan alguna característica como la masa, los objetos, las naves espaciales… Pero la sombra es ausencia de información. Es, en esencia, nada.

la sombra es ausencia de información. Es, en esencia, nada. c de constante La velocidad de

c de constante

La velocidad de la luz se representa con la letra c, de la palabra latina celeritas («velocidad»). Pero resulta que, además, su valor en el vacío es una constante. La luz viaja a lomos de partículas llamadas «fotones» y esos fotones se trasladan siempre a la

misma velocidad: 299.792.458 metros por segundo. Incluso cuando parece que la luz se ralentiza, por ejemplo cuando pasa por un objeto denso, en realidad los fotones siguen viajando a la misma velocidad, solo que cubren un camino más largo.

a la luz de los datos La luz tarda 1,3 segundos en llegar a la
a la luz de los datos
La luz tarda
1,3 segundos
en llegar a la Luna.
Desde la estrella más cercana
a la Tierra, un rayo de luz tardaría
4,5 años
en ser visto por un telescopio en nuestro planeta.
UN FOTÓN TARDARÍA
en recorrer por
100.000 años completo la Vía Láctea.
La luz del Sol nos llega
8 minutos
Si un faro en Plutón emitiese un
destello, no lo veríamos hasta
después de ser emitida.
4,5 horas después.
72 metros
La luz solar penetra hasta
en el océano.
Las ondas de radio
viajan a la velocidad
de la luz, por eso, si
quisiéramos hablar con
un astronauta en Marte
nuestras voces tendrían
un retardo mínimo de
8 minutos
y uno máximo
de casi
25.
con un astronauta en Marte nuestras voces tendrían un retardo mínimo de 8 minutos y uno
con un astronauta en Marte nuestras voces tendrían un retardo mínimo de 8 minutos y uno

105

EL UNIVERSO CRECE «DEMASIADO» RÁPIDO

EL UNIVERSO CRECE «DEMASIADO» RÁPIDO VÍDEO La historia de The Martian : nació en un blog

VÍDEO

La historia de The Martian:

nació en un blog y voló hasta Hollywood.

106

Uno de los mayores misterios que aún nos sorprenden cuando estudiamos el cosmos es cómo
Uno de
los mayores misterios que
aún nos sorprenden cuando estudiamos
el cosmos es cómo empezó todo. Los científicos han
creado un modelo bastante completo para explicar que el
universo nació tras una gran explosión llamada Big Bang. Ese fue
el origen del espacio y el tiempo. Pero lo que ocurrió exactamente en los
primerísimos instantes de vida del cosmos sigue estando poco claro.
Justo después del Big Bang, el universo experimentó un crecimiento monstruoso.
En menos de una trillonésima de trillonésima de segundo tuvo lugar un fenómeno que
los científicos conocen como «inflación», durante el cual el tamaño del cosmos se dobló
una y otra vez. Al final del proceso inflacionario, el espacio era aún más pequeño que un
coche utilitario, pero para llegar a ese tamaño en tan poco tiempo, las partes más periféricas
de ese minicosmos deberían haber viajado más rápido que a la velocidad de la luz. Y eso,
en teoría, es imposible.
¿Qué ocurrió entonces? ¿Fue esa la única vez que algo pudo viajar más deprisa que la luz? En
realidad, la respuesta es más sencilla. Solemos pensar que cuando el universo se expande
lo hace en línea recta, pero eso no es así. Lo cierto es que la expansión del cosmos se
parece más a un globo que se infla. Si pintamos puntos negros en el globo veremos que
estos se van separando unos de otros según inflamos, pero, en realidad, su posición
relativa en el globo no ha variado. Ellos no se han movido. Sin embargo, si una
hormiga recorre el globo de un punto a otro la distancia entre ellos sí
habrá aumentado. Para la hormiga, el límite físico de velocidad es
el que impone la luz. Pero los puntos pueden separarse
a una velocidad mayor porque, relativamente,
no se están moviendo.

107

TODO ES RELATIVO ¿RÁPIDO O LENTO?

EL CONCEPTO DE VELOCIDAD CAMBIA SEGúN LA ESCALA

Como consecuencia de la rotación de la Tierra, un objeto situado en el ecuador se desplaza unos 40.000 km cada 24 horas, es decir, aproximadamente a 1.670 km/h o 0,5 kilómetros por segundo.O LENTO? EL CONCEPTO DE VELOCIDAD CAMBIA SEGúN LA ESCALA Para recorrer los 930 millones de

Para recorrer los 930 millones de km del perímetro de su órbita en 1 año, la Tierra se desplaza a unos 108.000 km/h. Esa es la velocidad a la que nos movemos de manera constante todos los que tenemos los pies en el suelo.

Si comparamos el movimiento del Sol con el desplazamiento medio de la materia en la Vía Láctea, nuestro astro rey viaja a 70.000 km/h.manera constante todos los que tenemos los pies en el suelo. La Vía Láctea es un

La Vía Láctea es un gran plato giratorio en el que caben cientos de miles de millones de estrellas como el Sol. Gira a la vertiginosa velocidad de 960.000 km/h.en la Vía Láctea, nuestro astro rey viaja a 70.000 km/h. El planeta del sistema solar

El planeta del sistema solar que gira sobre sí mismo a mayor velocidad es Júpiter: más de 45.000 km/h. El más lento es Venus, a solo 6,5 km/h.el Sol. Gira a la vertiginosa velocidad de 960.000 km/h. 108 La velocidad de rotación de

108

La velocidad de rotación de la Tierra es de unos 1.670 km/h.

¿A qué velocidad se mueven los planetas?

La Vía Láctea gira aproximadamente a 960.000 km/h.

Mercurio

Júpiter

172.404

km/h alrededor del Sol y 10,83 km/h de rotación en el ecuador.

47.016

km/h alrededor del Sol y 45,583 km/h de rotación en el ecuador.

Venus

Saturno

126.108

km/h alrededor del Sol y 6,52 km/h de rotación en el ecuador.

34.705

km/h alrededor del Sol y 36,840 km/h de rotación en el ecuador.

Tierra

Urano

107.244

km/h alrededor del Sol y 1,674 km/h de rotación en el ecuador.

24.516

km/h alrededor del Sol y 14,794 km/h de rotación en el ecuador.

Marte 86.868 km/h alrededor del Sol y 866 km/h de rotación en el ecuador.

Neptuno

19.548 km/h alrededor del Sol y 9,719 km/h de rotación en el ecuador.

Representación del sistema solar.

109

El transbordador espacial, una nave reutilizable capaz de poner satélites en órbita, hizo su primer vuelo en 1981 y el último en 2011.

órbita, hizo su primer vuelo en 1981 y el último en 2011. VÍDEO Velocidad de escape.

VÍDEO Velocidad de escape. Órbitas y trayectorias.

110

para escapar,

hay que correr

La fuerza de atracción gravitatoria es muy extraña. Resulta tan poderosa como para mantener la Luna unida a la Tierra por su órbita o para mover galaxias unas alrededor de otras. Y, sin embargo, es tan débil como para que nosotros mismos, por delgados que seamos, podamos levantarnos de la silla con un leve impulso de los músculos.

Esto se debe a que la gravedad es una fuerza directamente proporcional a la masa de un cuerpo e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre dos cuerpos. Si a una distancia determinada un planeta atrae a otro con una gravedad x, al doble de distancia la fuerza será ya de una cuarta parte.

De manera que para escapar de la atracción de un cuerpo para siempre, hay que tener en cuenta su masa. Si queremos mandar un cohete lejos de la Tierra y hacer que escape a la fuerza de gravedad del planeta, hay que impulsarlo a una determinada velocidad. Es lo que se llama «velocidad de escape». Por debajo de esa velocidad, por lejos que llegue, el cohete tarde o temprano volverá a caer. La velocidad de escape de la Tierra es de 11,2 kilómetros por segundo o 40.320 km/h. Para escapar del Sol, que es mucho más masivo, habría que impulsar la nave a 600 kilómetros por segundo.

111

el color de la

velocidad

Todos hemos experimentado alguna vez el cambio de tono en el sonido de la sirena de una ambulancia que se acerca hacia nosotros. Cuanto más próximo está el vehículo más aguda nos parece su sirena, a pesar de que somos conscientes de que el sonido es el mismo. A ese fenómeno se le denomina «efecto Doppler». El sonido es una onda y se desplaza siempre a la misma velocidad respecto a un punto fijo. Pero en relación con un punto que se mueve, la distancia que tiene que recorrer esa onda crece o decrece y, en términos relativos, su velocidad y frecuencia también lo hacen.

La luz también es una onda y sufre un fenómeno similar. La radiación luminosa procedente de una estrella varía conforme esta se aleja de nosotros. En el caso de la luz, el efecto no es un cambio de tonalidad acústica, lógicamente, sino un cambio de «color». Cuanto más lejos esté de nosotros la estrella, más desplazada estará la luz que observamos hacia la parte roja del espectro lumínico. De ese modo, al medir el desplazamiento hacia el rojo de la radiación de un astro, los físicos pueden calcular la distancia y la velocidad a las que se encuentra.

112

la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se
la distancia y la velocidad a las que se encuentra. 112 Los cuerpos celestes que se

Los cuerpos celestes que se acercan hacia la Tierra son vistos de color azul y los que se alejan se ven de color rojo. Esto es lo que llamamos «efecto Doppler».

113

La veLocidad de La Luz:

fetiche científico deL sigLo xxi

La veLocidad de La Luz: fetiche científico deL sigLo xxi Rafael BachilleR Astrónomo y director del

Rafael BachilleR

Astrónomo y director del Observatorio Astronómico Nacional (IGN). Es especialista en formación estelar y en nebulosas planetarias, Está involucrado en diversos proyectos de desarrollo de grandes instalaciones astronómicas y en actividades de gestión de I+D+i. Asimismo, ocupa puestos de relevancia en los comités científicos internacionales más importantes de su especialidad. Ha recibido, entre otros, el Premio Castilla-La Mancha a la excelencia científica y el Premio al mejor trabajo de colaboración hispano-francés en astronomía, y es académico de número de la Real Academia de Doctores de España.

114

La naturaleza última de la luz sigue siendo hoy un maravilloso misterio íntimamente ligado a las propiedades de

las otras partículas elementales y del espacio-tiempo. Entendida

a lo largo de la historia de la ciencia como una onda, una

partícula (el fotón), un campo electromagnético, un ente dual

o un campo cuántico, los investigadores han puesto siempre

su énfasis en el estudio del comportamiento de la luz tratando de revelar su esencia. Y hoy siguen constatando que la luz se comporta de manera absolutamente portentosa.

Una de las características más asombrosas de la luz es su altísima velocidad en el vacío (designada por los científicos como c) y, sobre todo, el hecho de que esta velocidad se comporte de forma radicalmente diferente a las velocidades de todas las partículas y objetos de la naturaleza.

La velocidad de la luz es muy alta pero no infinita. Galileo ya lo intuyó hace cuatro siglos y diseñó un simple experimento para medirla. Situó a dos personas equipadas con unos faroles, inicialmente tapados, en lo alto de dos colinas separadas por unos 3 kilómetros. Cuando la primera persona destapaba

su farol y la segunda veía la luz que le llegaba, esta última respondía destapando el suyo. Al ver la primera persona la luz de respuesta debía tratar de calcular el tiempo que había transcurrido desde que destapó su farol por vez primera, esto es, el tiempo que la luz había tardado en ir y volver entre las dos colinas. Dividiendo la distancia entre las colinas por este intervalo de tiempo, debía obtener la velocidad de la luz.

El experimento de Galileo fue un fracaso. Emplazaba a las personas con los faroles en colinas progresivamente más distantes entre sí, pero el intervalo de tiempo parecía siempre imposible de medir, y es que hoy sabemos que ese intervalo era de… ¡una cienmilésima de segundo! No era posible calcularlo con la tecnología disponible en la época.

Habría que esperar unas décadas, concretamente al año 1675, para que un astrónomo danés, Olaf Roemer, encontrase un método mucho más preciso para calcular la velocidad de la luz. Gracias al telescopio y a los relojes disponibles, era posible determinar los momentos en que sucedían los eclipses de las lunas de Júpiter. Cuando la Tierra y Júpiter estaban más juntos

115

Rafael Bachiller

La veLocidad de La Luz: fetiche científico deL sigLo xx i

(del mismo lado del Sol), los eclipses parecían adelantarse, pero se retrasaban cuando Júpiter se encontraba al otro lado del Sol visto desde la Tierra. Roemer concluyó que para que los cálculos de tales eclipses cuadrasen con las observaciones era preciso que la luz tardase 16 minutos en recorrer el diámetro de la órbita de la Tierra, lo cual llevó a establecer un valor para la velocidad de la luz c = 203.000 kilómetros por segundo. Aunque se tratase de un valor poco preciso, por primera vez en la historia se demostraba que la velocidad de la luz no era infinita.

Gracias a relojes y técnicas más precisas, se determinó poco después que la luz tarda realmente 22 minutos en recorrer el diámetro de la órbita de la Tierra y que la velocidad de la luz es c = 299.792,5 kilómetros por segundo o, redondeando, 300.000 km/s. Ya a mediados del siglo xix , el físico y astrónomo francés Hippolyte Fizeau ideó unos ingeniosos experimentos para calcular la velocidad de la luz también en un laboratorio.

Una de las propiedades más sorprendentes de la luz es que su velocidad es siempre la misma, sin importar la velocidad del cuerpo que la emite; es decir, la velocidad del cuerpo emisor no se suma a la velocidad de la luz. Además, todos los observadores, independientemente de su estado de movimiento, siempre determinan el mismo valor para la velocidad c.

Esta sorprendente invariancia de la velocidad de la luz, que fue puesta de manifiesto por Michelson y Morley a finales del siglo xix, le sirvió a Einstein como postulado fundamental de la teoría de la relatividad especial. En esta teoría, una implicación de la invariancia de la velocidad de la luz es que el tiempo no transcurre de la misma manera en un sistema en reposo que en un sistema en movimiento. La dilatación del tiempo se ha medido experimentalmente, por ejemplo utilizando partículas elementales, como los muones, que se mueven a gran velocidad.

116

La misma dilatación del tiempo también desempeña un papel importante en los satélites GPS, pues la gran velocidad del satélite hace que su reloj marche más lentamente que un reloj en tierra, un efecto que ha de ser corregido para lograr la sincronización. Este efecto se suma a otra dilatación del tiempo debida a la teoría de la relatividad general, por el hecho de estar sometido el satélite a una fuerza gravitacional menor que la que actúa en la superficie de la Tierra. Vemos pues cómo la teoría de la relatividad que, en un principio pudo parecer un mero ejercicio de ciencia básica, acaba siendo de utilidad directa en los inventos que nos simplifican la vida hoy en día, como el GPS.

La velocidad de la luz en el vacío es una constante fundamental de la naturaleza. Su valor al cuadrado interviene en la ecuación más célebre de la física, E = mc 2 , que establece cómo la masa puede ser convertida en energía, y viceversa, y que es el fundamento de la producción de energía nuclear. Esta ecuación quedó acuñada por Einstein en su annus mirabilis, 1905, pero se dice que ya soñó con ella cuando tan solo tenía 15 años de edad.

La velocidad de la luz es tan alta que resulta muy adecuada para medir las colosales distancias astronómicas. Decimos, por ejemplo, que la estrella más próxima, Alfa Centauri, se encuentra a 4,4 años luz de la Tierra, lo que significa que la luz tarda 4,4 años en viajar desde allí hasta nuestro planeta. Es mucho más conciso que decir que esta distancia es de 41,3 billones de kilómetros.

Gracias a que la luz tiene un valor muy alto, pero finito, es posible estudiar la evolución del universo: la luz que nos llega de las galaxias más lejanas salió de ellas hace miles de millones de años y, gracias a ello, las vemos tal como eran en el universo temprano; mientras que las galaxias progresivamente más cercanas las vemos más evolucionadas. De este modo, el valor finito de c hace del universo una auténtica máquina del tiempo, pues es posible

universo una auténtica máquina del tiempo, pues es posible «viajar» hacia el pasado observando galaxias

«viajar» hacia el pasado observando galaxias progresivamente más lejanas.

Según la relatividad de Einstein, nada en el universo puede viajar más deprisa que la luz. La barrera que supone la velocidad de la luz es fastidiosa en los relatos de ciencia ficción en los que, por ejemplo, se desea que los personajes viajen de una galaxia a otra. Al acelerar una nave espacial aumenta su masa y, por tanto, su resistencia a acelerarse. Con una aceleración finita, haría falta un tiempo infinito para que un cuerpo alcanzase la velocidad de la luz. Por eso en los relatos de ciencia ficción se suele recurrir

a otras especulaciones, como los agujeros negros y de gusano, para ir rápidamente de un lugar del universo a otro.

La luz sigue siendo uno de los misterios más maravillosos de la naturaleza, y el papel crucial desempeñado por su velocidad c, ya sea como límite físico o como factor de conversión

entre masa y energía (E = mc 2 ), ejerce una fascinación tal en los investigadores que ha pasado a ser un auténtico fetiche científico en este siglo xxi . No es extraño que el propio Einstein exclamase en 1907: «Durante el resto de mi vida, voy

a reflexionar sobre lo que es la luz».

117

00:0 6

118

El cambio digital

119

cada vez

más deprisa

Velocidad es el espacio partido por el tiempo. Al menos, la fórmula funciona en el mundo físico, en el mundo de los atómos. Pero quizá las cosas cambien en el mundo digital, en el de los bits. La gran revolución de nuestro siglo ha sido el desarrollo de las tecnologías de la información, el boom de Internet, la popularización de las redes sociales, la sociedad móvil. Y en este entorno virtual la velocidad es una moneda de cambio, es una materia prima de valor creciente, es oro. La carrera ya no consiste en recorrer un espacio en el menor tiempo posible (o no solo consiste en eso). Aquí el más rápido es el que mayor cantidad de información puede consumir, procesar, enviar o recibir en el menor tiempo posible. En el ciberespacio las distancias no cuentan, cuentan los datos. Bienvenidos a la gran competición del Homo sapiens contemporáneo: saber más, comunicarse más, estar más conectado… y cada vez más deprisa.

120

121

actualización disponible… en un millón de años

El concepto de velocidad tecnológica no siempre ha sido el mismo. De hecho, la idea de que cada poco tiempo nuestras herramientas han de cambiar de aspecto es una novedad del siglo xxi. Los primeros seres humanos se tomaban la información con mucha más calma.

Entre la primera versión de una herramienta paleolítica humana y su primera mejora tuvieron que pasar varios cientos de miles de años. Durante todo ese tiempo, el cerebro humano trabajó para encontrar una forma más sencilla de extraer las lascas, una manera más eficaz de obtener aristas más afiladas y útiles. A simple vista, ambas no eran más que dos piedras. Pero entre ellas había un gran salto tecnológico.

En el siglo xxi, entre la primera versión de una nueva aplicación para el móvil y su mejora pueden pasar solo unos meses. La velocidad de la innovación ha aumentado tanto, que hoy en día un invento nuevo queda obsoleto al año y medio. Lo que al primer hombre le costó cientos de miles de años, a nosotros se nos antoja viejo en tan solo dieciocho meses.

122

se nos antoja viejo en tan solo dieciocho meses. 122 Percutor Núcleo Lasca Técnica: percusión directa
Percutor Núcleo Lasca Técnica: percusión directa
Percutor
Núcleo
Lasca
Técnica: percusión directa
122 Percutor Núcleo Lasca Técnica: percusión directa Homo habilis Guijarro Arista cortante Paleolítico inferior
122 Percutor Núcleo Lasca Técnica: percusión directa Homo habilis Guijarro Arista cortante Paleolítico inferior

Homo

habilis

Guijarro

Arista cortante

Paleolítico inferior

Homo habilis Guijarro Arista cortante Paleolítico inferior Bifaz Núcleo de sílex Retoque por o cuarcita
Homo habilis Guijarro Arista cortante Paleolítico inferior Bifaz Núcleo de sílex Retoque por o cuarcita
Bifaz
Bifaz

Núcleo de sílex

Retoque por

o cuarcita

ambas caras

de sílex Retoque por o cuarcita ambas caras Homo Lasca erectus Hacha de mano bifaz (2

Homo

de sílex Retoque por o cuarcita ambas caras Homo Lasca erectus Hacha de mano bifaz (2

Lasca

erectus

Hacha de

mano bifaz

(2 aristas

cortantes)

Paleolítico inferior

de mano bifaz (2 aristas cortantes) Paleolítico inferior Núcleo preparado de sílex Lámina de sílex Punta

Núcleo preparado

de sílex

Lámina de sílex

Punta de flecha
Punta de flecha

Neanderthal

de sílex Lámina de sílex Punta de flecha Neanderthal Raspador Perforador Paleolítico medio Propulsor de madera

Raspador

Perforador

de sílex Punta de flecha Neanderthal Raspador Perforador Paleolítico medio Propulsor de madera o asta Paleolítico

Paleolítico medio

Propulsor de madera o asta Paleolítico superior
Propulsor de madera o asta
Paleolítico superior
medio Propulsor de madera o asta Paleolítico superior Homo Aguja de hueso sapiens sapiens Punta de
medio Propulsor de madera o asta Paleolítico superior Homo Aguja de hueso sapiens sapiens Punta de
medio Propulsor de madera o asta Paleolítico superior Homo Aguja de hueso sapiens sapiens Punta de

Homo

Aguja de hueso

sapiens

sapiens

Punta de flecha de sílex

Arpón de hueso

123

MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un

MÁS RÁPIDO,

MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».

MÁS PEQUEÑO

MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».
125
125
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».
MÁS RÁPIDO, MÁS PEQUEÑO 125 Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock».

Hoy en día la vida es un «tick» y un «tock». Cuando la empresa fabricante de microprocesadores Intel puso en marcha su modelo «tick-tock» de desarrollo tecnológico, quizá no era consciente de que con él iba a cambiar buena parte de la fisionomía de nuestro mundo. Si hoy llevamos teléfonos cada vez más pequeños, usamos ordenadores más ligeros y vemos la televisión en pantallas más planas es gracias, en parte, a que además estos aparatos son más veloces. Intel inventó dos términos para referirse a la evolución de sus productos. Un «tock» sería una nueva arquitectura, un microprocesador nuevo, mientras que un «tick» sería una versión miniaturizada de un «tock» ya existente. Cada 18 meses como máximo debía fabricarse un «tick» o un «tock». De ese modo, cada año y medio se duplicaba el número de transistores que cabían en un microprocesador. Es como si cada 18 meses se duplicara el número de neuronas que caben en nuestro cerebro. Esa carrera comenzó en los años setenta del siglo xx y ha durado hasta nuestros días. En el mundo de la tecnología, tamaño y velocidad han ido de la mano. De manera que hoy gozamos de dispositivos inmensamente más pequeños que los originales, pero también infinitamente más veloces.

hoy gozamos de dispositivos inmensamente más pequeños que los originales, pero también infinitamente más veloces. 124
hoy gozamos de dispositivos inmensamente más pequeños que los originales, pero también infinitamente más veloces. 124
hoy gozamos de dispositivos inmensamente más pequeños que los originales, pero también infinitamente más veloces. 124

124

PREGÚNTAME ALGO RÁPIDO Quién iba a pensar aquel 27 de septiembre de 1998 que la

PREGÚNTAME

ALGO

RÁPIDO

Quién iba a pensar aquel 27 de septiembre de 1998 que la herramienta que acababa de presentarse al público se convertiría en parte inseparable de nuestras vidas. Alojada en el dominio de Internet alpha.google.com, nacía una página sencilla de búsqueda de información a partir de palabras clave y motores de rastreo. Hoy, Google es el buscador más usado del planeta: ofrece 100.000 millones de respuestas cada mes, alberga información de casi 50.000 millones de páginas y da trabajo a 25.000 ingenieros que actualizan sus casi 2.000 millones de líneas de código. No solo se ha convertido en un gran cerebro global, sino que agita la economía planetaria. Mueve un negocio de más de 111.000 millones de dólares al año. Estos son algunos de sus secretos:

126

Cuando el buscador Google vio la luz en 1998 era capaz de servir unas

10.000 respuestas al día. En el año 2006, se ofrecía la misma cantidad de respuestas en 1 segundo. Y en 2015, en 20 centésimas de segundo.

Una sola pregunta requiere de al menos 1.000 ordenadores que encuentran la respuesta en un
Una sola pregunta requiere de al menos
1.000 ordenadores que encuentran
la respuesta en un tiempo máximo de
0,2 segundos.

Cada pregunta recorre una media de

El 20% de las preguntas que se hacen hoy no se habían contestado previamente.

El número de preguntas que se hacen a Google aumenta un

10% cada año.

preguntas que se hacen a Google aumenta un 10 % cada año. El año de mayor
preguntas que se hacen a Google aumenta un 10 % cada año. El año de mayor

El año de mayor crecimiento del buscador fue 1999, cuando aumentó en un

17.000%

el número de respuestas respecto al año anterior.

2.000 km de distancia
2.000 km de distancia

hasta llegar a un centro de datos que la procesa y volver con la respuesta al punto de partida.

127

1979 En 1979 nace Usenet, la primera red social conocida. 1980 Consistía en un sistema
1979
En 1979 nace Usenet,
la primera red social conocida.
1980
Consistía en un sistema
de intercambio de artículos
y comentarios entre
ordenadores
registrados.
El primer sistema
de chat fue Compuserve,
creado en 1980.
2001 En 2001 sale a la luz Wikipedia, la primera enciclopedia libre. Los expertos consideran
2001
En 2001 sale a la luz Wikipedia,
la primera enciclopedia libre.
Los expertos consideran que
esa fecha marca el comienzo
de la era de las redes
sociales.
2003 En 2003 se lanza Hi5, la primera red social que incluye fotos, grupos, juegos
2003
En 2003 se lanza Hi5,
la primera red social que
incluye fotos, grupos,
juegos
2003 En 2003, MySpace se convierte en un bombazo internacional con su sistema de comentarios
2003
En 2003, MySpace se
convierte en un bombazo
internacional con su sistema de
comentarios públicos
entre amigos.
2004 En el año 2004 nace una red social llamada a cambiar el mundo, Facebook,
2004
En el año 2004 nace una
red social llamada
a cambiar
el mundo, Facebook,
en un principio abierta solo
a alumnos de Harvard.
2005 La primera plataforma de organización de contenido de vídeo nace en 2005: YouTube. 2006
2005
La primera plataforma
de organización de contenido
de vídeo nace en 2005:
YouTube.
2006
En 2006, Facebook tenía
ya 1.500 millones de
usuarios activos.
2007 Twitter se convirtió en empresa independiente en 2007 y en 2009 superó la marca
2007
Twitter se convirtió
en empresa independiente en
2007 y en 2009 superó la marca
de 5.000 millones de tuits.
En 2015, genera una media
de 5.700 tuits por
segundo.

129

En 2015, genera una media de 5.700 tuits por segundo. 129 VÍDEO Jean Baptiste Huynh muestra
En 2015, genera una media de 5.700 tuits por segundo. 129 VÍDEO Jean Baptiste Huynh muestra
En 2015, genera una media de 5.700 tuits por segundo. 129 VÍDEO Jean Baptiste Huynh muestra

VÍDEO

Jean Baptiste Huynh muestra el videojuego con el que se puede aprender álgebra en un par de horas.

LA

REVOLUCIóN

Si un avance ha remodelado radicalmente la capacidad de comunicación de nuestra especie, ese ha sido el advenimiento de las redes sociales. En la actualidad, las grandes redes de intercambio de comentarios, contenidos y fotografías forman parte del día a día de miles de millones de seres humanos. Todo comenzó en 2001, con la llegada de la primera gran enciclopedia abierta: Wikipedia. Pero desde entonces, la historia ha avanzado más deprisa de lo que nadie pudo imaginar.

2015 Se consolidan las primeras redes sociales para compartir selfies y fotos instantáneas como Shots
2015
Se consolidan las primeras
redes sociales para compartir
selfies y fotos instantáneas
como Shots o SnapChat.
2014 Gran explosión de las redes sociales de consumo, como Uber (que conecta a pasajeros
2014
Gran explosión de las redes
sociales de consumo, como
Uber (que conecta a pasajeros
con conductores) o Vanello
(que busca ofertas de
productos en Internet).

128

SOCIAL

2013 La red Instagram, que acababa de incorporar la posibilidad de etiquetar fotografías, aumenta su
2013
La red Instagram, que acababa
de incorporar la posibilidad
de etiquetar fotografías,
aumenta su número de
usuarios hasta los
100 millones.
2012 Pinterest (nacido en 2009) consigue 11,7 millones de usuarios, y se convierte en el
2012
Pinterest (nacido en 2009)
consigue 11,7 millones
de usuarios, y se convierte
en el servicio más rápido
de la historia en romper
la barrera de los 10 millones
de visitantes.
2011 Google introduce la red social Google+. El 79% de los usuarios de Internet mayores
2011
Google introduce la red
social Google+. El 79% de
los usuarios de Internet
mayores de 15 años
pertenece ya a alguna
red social.
2009 Primer caso relevante del poder de los consumidores en las redes sociales. Las malas
2009
Primer caso relevante
del poder de los consumidores
en las redes sociales.
Las malas críticas en Twitter
a la película Bruno obligan
a la productora a retirarla
de las salas.
2008 Nace la red social de descuentos Groupon. Surge el fenómeno del vídeo viral a
2008
Nace la red social
de descuentos Groupon.
Surge el fenómeno del vídeo
viral a raíz de que un empleado
de Burger King colgase
en MySpace un vídeo
bañándose en los lavaderos
de un restaurante.
2007 Nace la red social Tumbler, como un matrimonio perfecto entre el microblogging y la
2007
Nace la red social Tumbler,
como un matrimonio perfecto
entre el microblogging
y la emisión en
streaming.
2007 Nace la red social Tumbler, como un matrimonio perfecto entre el microblogging y la emisión
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día
yo soy yo y mis datos
yo soy yo y mis datos
yo soy yo y mis datos Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día 2,5

Nuestra especie, según datos de IBM, transfiere cada día 2,5 trillones de exabytes de información. Este dato se refiere a toda la información creada por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas

por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está
por cualquier medio:cartas, vídeos, fotografías, llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está

de teléfono, conversaciones de pasillo

llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones
llamadas de teléfono, conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones

No toda está almacenada:

conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por
conversaciones de pasillo No toda está almacenada: evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por

evidentemente, las conversaciones se pierden en el aire, por ejemplo, salvo que alguien las grabe. Pero toda ella puede ser rastreada. Buena parte de la información es, hoy por hoy, digital y deja una huella en la red que cualquier persona con ciertos conocimientos técnicos puede observar. Las agencias de seguridad de algunos países son capaces de recoger un porcentaje muy elevado de estos datos, los digitales, a través del rastreo de redes.Y los que no lo son, mediante la intervención de comunicaciones, cartas o conversaciones telefónicas. Se cree que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos recoge y registra cada seis horas tanta información como la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país.conversaciones de pasillo No toda está almacenada: Colgamos 10 millones de fotos en Facebook a la conversaciones de pasillo No toda está almacenada: Colgamos 10 millones de fotos en Facebook a la conversaciones de pasillo No toda está almacenada: Colgamos 10 millones de fotos en Facebook a la conversaciones de pasillo No toda está almacenada: Colgamos 10 millones de fotos en Facebook a la conversaciones de pasillo No toda está almacenada: Colgamos 10 millones de fotos en Facebook a la conversaciones de pasillo No toda está almacenada: Colgamos 10 millones de fotos en Facebook a la conversaciones de pasillo No toda está almacenada: Colgamos 10 millones de fotos en Facebook a la

la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en
la contenida en la Biblioteca del Congreso de ese país. Colgamos 10 millones de fotos en