Vous êtes sur la page 1sur 5

DESDE 1958…

Democracia [editar]
Artículo principal: Historia de Venezuela desde 1958

Rómulo Betancourt

La Fuerza Aérea bombardea el Fortín Solano durante El Porteñazo, en 1962.

Hugo Chávez en 2003.


La nueva era democrática trajo consigo cambios a nivel político y económico. En su
gobierno no se otorgó más concesiones petroleras a las empresas que operaban en el país,
se constituyó la Corporación Venezolana del Petróleo, y se creó la OPEP en 1960, por
iniciativa de Juan Pablo Pérez Alfonzo. Paralelamente se adelantó una ley de Reforma
Agraria que redistribuiría los terrenos improductivos con el fin de detener el declive de la
producción agrícola, debido al boom petrolero. Igualmente, se sancionó una nueva
constitución en 1961. El nuevo orden tuvo sus antagonistas. Durante un desfile militar, el
Presidente sufrió un atentado planeado por el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo
con el fin de reiniciar la dictadura en Venezuela. Los grupos izquierdistas excluidos del
Pacto iniciaron una insurgencia armada, organizados en los focos guerrilleros de las
Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, auspiciadas por el Partido Comunista. En 1962,
intentaron la desestabilización vía los cuerpos militares, protagonizando dos fallidas
revueltas, una en Carúpano y otra en Puerto Cabello. Paralelo a esto, Betancourt promovió
una doctrina internacional, en la que sólo reconocía a los gobiernos electos por votación
popular y rompía con los regímenes dictatoriales.
En las siguientes elecciones de 1963 resultó electo Raúl Leoni. Su gobierno comenzó con
una coalición de partidos a la que se denominó la Amplia Base, integrando a AD, URD y el
FND. Aunque su gobierno fue de concordia general y entendimiento entre los sectores de la
población, tuvo que lidiar con numerosos ataques de la guerrilla. De entre éstos destaca la
invasión a las playas de Machurucuto en mayo de 1967. Viendo que rendía pocos frutos, la
mayor parte de los guerrilleros abandonaron la lucha armada por la política electoral en ese
año. El gobierno de Leoni también se destacó por la conclusión de obras públicas y el
desarrollo cultural.
Rafael Caldera resultó vencedor en los siguientes comicios. Antes de tomar posesión, en
1969, estalló la insurrección de Rupununi en Guyana, que representó una oportunidad para
anexar parte del Esequibo que reclamaba Venezuela. En este contexto, firmó el Protocolo
de Puerto España en 1970, congelando las reclamaciones por 12 años. Pactó la tregua
definitiva con la guerrilla y garantizó su integración a la vida política, legalizando el PCV.
En 1974 asumió la presidencia Carlos Andrés Pérez. En su gobierno se hizo notable el
profuso ingreso de divisas por concepto del petróleo y los altos estándares de vida que
adquirió la población, llegándose a la acepción de la Venezuela Saudita, el la que creció
aceleradamente el Producto Interno Bruto. En 1975 nacionalizó la industria del hierro, y al
año siguiente, la del petróleo, creando la empresa estatal PDVSA. Tanto Caldera como
Pérez rompieron parcialmente con la Doctrina Betancourt.
En 1979, Luis Herrera Campins es investido como Presidente. Inauguró múltiples
instalaciones culturales y deportivas, así como el Metro de Caracas. Aunque los ingresos
petroleros siguieron acrecentándose, ello no impidió que el país se endeudara en las finazas
internacionales, forzando el apego a los dictámenes del Fondo Monetario Internacional. En
1983 se produjo la devaluación del bolívar en el llamado Viernes Negro, desatando una
fuerte crisis económica. En el gobierno del próximo presidente, Jaime Lusinchi, se haría
poco para contrarrestarla. Los índices de corrupción se vieron incrementados, y la política
económica siguió manteniendo la línea rentista. Por otra parte, en 1987 se vivió el mayor
momento de tensión militar internacional en los últimos años, cuando la corbeta
colombiana A.R.C. Caldas ingresó clandestinamente en aguas del Golfo de Venezuela. Fue
una crisis que se originó en la disputa por la soberanía en dicho golfo entre ambas naciones,
y sobre la que no se había alcanzado acuerdo. Los medios hablaban de una posible guerra,
pero el conflicto se resolvió por medio del diálogo y el retiro de la corbeta.

EL PACTO DE PUNTO FIJO


El 31 de octubre de 1958, en la residencia del Dr. Rafael Caldera, de nombre
«Punto Fijo», se celebró el llamado «Pacto de Punto Fijo», mediante el cual los
partidos Acción Democrática, Copei y URD se comprometían a darle un elevado
tono al debate electoral y a respetar y hacer respetar el resultado de las
elecciones.

Este pacto, se convirtió posteriormente en un pacto institucional entre los


partidos AD y COPEI, y un tercer partido, que de acuerdo al número de votos
ocupara un tercer lugar en los comicios. Primero fue URD y luego el MAS, la
tercera pata del llamado pacto institucional, hasta el 2 de marzo de 1996, en
que un nuevo pacto de COPEI con los partidos MAS y CAUSA RADICAL, por
primera vez en la historia democrática del país, dejan fuera de la directiva del
Congreso al partido Acción Democrática y el partido del Gobierno
-CONVERGENCIA- y las otras fuerzas minoritarias que apoyaron la candidatura
del Presidente Rafael Caldera.

La cuarta República es la que se inicia con el régimen de José Antonio Páez a


partir de 1830. Siguiendo las instrucciones del Libertador (13-9-1829), el
general Páez, en su condición de jefe civil y militar de Venezuela, convocó una
Asamblea que se reunió en el templo de San Francisco de Caracas durante los
días 25 y 26 de noviembre de 1829. Esta Asamblea decidió no obedecer más
órdenes del gobierno de Bogotá y en consecuencia separarse de Colombia. En
enero de 1830 Páez convoca elecciones para un Congreso Constituyente que
se instala el 6 de mayo de ese mismo año. El 22 de setiembre fue sancionada
la nueva Constitución. Esta cuarta República se estira hasta nuestros días,
cuando se deshace el Pacto de Punto Fijo. Estamos, entonces, a las puertas de
una quinta República.

El Pacto de Punto Fijo quedó enterrado con las elecciones de noviembre y


diciembre de 1998. ¿En qué consistió este pacto?

Digamos primero que hubo un pacto anterior, el Pacto de Nueva York, firmado
el 20 de enero de 1958 por Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Rafael Caldera.
Este acababa de llegar al exilio neoyorquino, luego de haberse asilado en la
embajada del Vaticano en Caracas hasta el 19 de enero de 1958, temiendo un
atentado por parte de los esbirros de Pérez Jiménez. Había permanecido cuatro
meses preso (21 de agosto al 24 de diciembre de 1957). Al llegar a Nueva York
fue recibido por los líderes políticos mencionados y en el Club Atlético firmaron
el citado pacto, comprometiéndose a luchar unidos contra la tiranía. Presentes
en Nueva York en el acto de la firma estuvieron el escritor colombiano Germán
Arciniegas y el jefe de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado
de los Estados Unidos, Maurice Bergbaum, quien quizás -sospecha Juan
Bautista Fuenmayor- influyó para que en este pacto neoyorkino discriminaran
al partido comunista. Derrocado Pérez Jiménez el 23 de enero, Betancourt,
Villalba y Caldera regresaron al país a organizar sus respectivos partidos.

Ante la proximidad de las elecciones generales de 1958, y luego de dos


intentos de golpe militar, los candidatos presidenciales de los partidos Acción
Democrática, Unión Republicana Democrática (URD) y Copei, Rómulo
Betancourt, Jóvito Villalba y Rafael Caldera, respectivamente, se reunieron en
la residencia del candidato Caldera, la quinta Punto Fijo, en Caracas, para
firmar un compromiso preelectoral. Expresamente se dejó fuera de este
acuerdo al Partido Comunista de Venezuela, pese a que formaba parte de la
Junta Patriótica, así como al Movimiento de Integración Republicana, en cuyo
seno había notables personalidades.

Este compromiso se firmó el 31 de octubre de 1958, y por haberse realizado en


la mencionada quinta, se le comenzó a llamar Pacto de Punto Fijo.
Posteriormente, a partir de noviembre, el candidato de URD fue el
contralmirante Wolfgang Larrazábal Ugueto, quien se retiró de la presidencia
de la Junta de Gobierno para dedicarse a la campaña presidencial.

Mediante este pacto, los partidos Acción Democrática, Copei y URD se


comprometían a darle un elevado tono al debate electoral y a respetar y hacer
respetar el resultado de las elecciones; a establecer un gobierno de unidad
nacional en el cual cada uno de los partidos signatarios tendría representación
equitativa en el gabinete ejecutivo del que ganare las elecciones; a presentar
al país un programa mínimo común.

El Pacto de Punto Fijo se cumplió a perfección durante el régimen de Rómulo


Betancourt (1959-1964). Al gabinete asistieron adecos, copeyanos y urredistas.
También se distribuyó la militancia tripartita en las gobernaciones y en los
institutos autónomos. URD se retiró del gobierno y del pacto en 1962.
Quedaron solos AD y Copei, hasta el final del período.

Luego, en el gobierno de Raúl Leoni, a nivel de gabinete lo que se aplicó fue el


llamado gobierno de amplía base, conformado a partir del 5 de noviembre de
1964, por ministros de AD, Frente Nacional Democrático (FND) y URD. El FND,
partido de Arturo Uslar Pietri, se retiró del gobierno en marzo de 1966. URD
permaneció hasta abril de 1968, cuando se desligó de Leoni para hacer su
propia campaña electoral.
En cuanto a Rafael Caldera, signatario y anfitrión del puntofijismo, no hizo
coalición de ninguna naturaleza. Gobernó solo, con Copei, haciendo un
gobierno monopartidista. Este ejemplo lo siguieron otros presidentes, que si
bien gobernaron con colaboradores independientes, no continuaron con el
Pacto de Punto Fijo.

Esto, repito, a nivel de gobierno, de gabinete ministerial, Porque justo es decir


que el Pacto de Punto Fijo continuó inalterable como pacto institucional. Es
decir, en el Congreso se mantuvo desde Betancourt hasta 1996, el acuerdo
para elegir presidente del Congreso a un miembro del partido de gobierno y
vicepresidente a uno del partido que perdía, pero siempre en función de AD y
Copei, elementos del bipartidismo. El pacto institucional se extendió a la
elección de los miembros de la Corte Suprema de Justicia, Poder Judicial,
Consejo Supremo Electoral (hoy CNE), Fiscal General de la República, Contralor
General de la República y Procurador General de la República.

¿Hasta cuándo llegó el pacto bicameral? Hasta el 2 de marzo de 1996, cuando


gracias a una triple alianza de Copei con los partidos MAS y Causa Radical, por
primera vez en la historia democrática del país, deja fuera de la directiva del
Congreso al partido Acción Democrática y al partido del Gobierno,
Convergencia. Esta alianza tripartita duró dos años (1996 y 1997). Al finalizar
el período de Caldera, la directiva. del Congreso (1998) quedó integrada por
una nueva alianza, cuando Copei descartó al MAS y a la Causa R y se unió a
Convergencia y a Acción Democrática. El 23 de enero de 1999, al tomar
posesión el Congreso elegido el 8 de noviembre de 1998, el escenario fue
totalmente distinto y se estrenó un acuerdo -referido exclusivamente al
Parlamento- entre el MVR, Proyecto Venezuela y Copei. De este modo, el
Senado quedó presidido por Luis Alfonso Dávila (MVR) y la cámara de
Diputados por Henrique Capriles (Copei), dando otros puestos directivos a
Proyecto Venezuela, el MAS y Patria Para Todos (PPT). AD quedó nuevamente
fuera del control directivo del Congreso. ¡Quedaba liquidado el Pacto de Punto
Fijo!