Vous êtes sur la page 1sur 3

¿Hacia una infancia virtual? La imagen corporal sin cuerpo.

Esteban Levin.

Ed. Nueva Visión Bs.As.2006

Extractado.

INTRODUCCION

"¿Cómo re-pensar la infancia y sus problemas en la complejidad del mundo

actual?

sino de algunos aspectos de la experiencia contemporánea en la que están inmersos los niños desde su nacimiento.

nos ocuparemos de lo que la infancia fue, ni de lo que ella será ,

No

Los padres cotidianamente dan testimonio de los cambios producidos en el universo infantil de sus hijos:

Pablo es muy torpe para todo lo manual. No sabe atarse los cordones de las zapatillas, y tiene ya diez años. Con la letra, es terrible, no se le entiende nada, peros con los jueguitos electrónicos es rapídisimo, sabe hacer de todo. Él me enseña a mí.

Mi hija

computadora. Ahí si hace lo que ella quiere.

Rocío

,de

cinco

años,

no

dibuja

nada,

pero

es

genial

con

la

María Esther se la pasa mirando televisión, ella no juega mucho con los juguetes, la atrae más la imagen. No quiere leer ni que le leas un cuento,

prefiere una película o que le dejes la televisión encendida para poder dormir.

Ella con sus siete años tiene muy buena memoria visual, pero cuando le hablas

muchas veces no te presta atención.

Carlitos constantemente mira televisión en el tiempo libre o juega con videojuegos.Cuando se junta con sus amigos, todos juegan a lo mismo.Si los dejás , no los podes parar.

Los chicos comentan:

Este juego es buenísimo- dice Matías de cinco años- salen pinches por todo el piso, ahí tirás a tu enemigo. También podés hacer que trague una bomba y

explote, le podes comer el cuerpo o le prendes fuego cuando te transformas en un terrible dragón.

En estos juegos de red- explica Marcos, de once años- sos un mafioso que tiene que ir matando gente. Cuando matas te dan plata, te sirve para vivir más tiempo y podes seguir el juego. Hay sonidos de huesos rotos, sangre , tenes que ganar para pasar al otro nivel.

Patricia, de diez años, sonríe , se coloca el casco visor y exclama:

¡Es lo máximo, las imágenes pasan a gran velocidad! Me dan vértigo cuando giro, parece que te caés, reaparecés o chocás, pero volvés a girar e intentás escapar. Cuanto termina el juego, te sentís volar, transpirás, es una sensación rara, te sentís extraño

El mundo y la cultura de los niños ha cambiado. Las expectativas y exigencias en torno a ellos se han multiplicado. Los juguetes que se les ofrecen, con los cuales consumen su tiempo, son otros. Los niños en la actualidad poseen otro modo de jugar, de imaginar, de sufrir, de pensar y construir su realidad infantil. Las experiencias y vivencias infantiles se estructuran y desarrollan de un modo diferente a cualquier otra época. En ésta, la fascinación y la seducción de la imagen ocupan un lugar central.

Cuando la realidad técnica de la imagen alcanza la perfección que captura y fascina tanto a los niños ¿Cuál es la frontera entre lo real y lo simulado, entre la presencia y la ilusión, entre la realidad y la apariencia?

La actual "realidad virtual",producida por la evolución tecnológica, no necesita del exterior para crear imágenes, sonidos, colores, formas, volúmenes, figuras o espacios

En este nuevo mundo digital, ¿cómo se estructura y desarrollan las imágenes y el pensamiento en el universo infantil?¿Qué modificaciones sensoriales, psicomotrices y afectivas se producen en la primera infancia?¿Cuáles son los efectos de la sustitución y el desplazamiento del cuerpo originado por los monitores? ¿Por qué se generan reacciones violentas en los niños?

Los malestares y los síntomas de los niños se manifiestan con gran intensidad y frecuencia(asemejándose en algunos casos a los de los adultos), como nunca antes había ocurrido: trastornos en la alimentación , el aprendizaje, la actividad escolar, el desarrollo psicomotor, el lenguaje, la estructuración subjetiva, a los que se suman signos de depresión, agresión, insomnio, tedio , adicciones, estrés, abulia, sobreexcitaciones, fatiga , inhibiciones, apatía, violencia, que son motivo de constantes consultas y preocupaciones, tanto en el ámbito clínico como el educativo

La infancia vive en nuestros días, en la actual civilización tecnológica, rodeada por un flujo incesante y multiforme de estímulo de muy variada índole, inmersa en un seductor y a la vez perturbador universo de imágenes. Los medios de comunicación, en sus diversas expresiones, invaden cada aspecto y momento de la vida del sujeto, absorbiendo gran parte de los intereses y el tiempo de la población infantil y adulta.

Si tenemos en cuenta en particular la imagen virtual y digital que se les ofrece a

los niños en las pantallas, es posible caracterizarla como puntual, efímera, eléctrica, recurrente, desechable intercambiable e impalpable. Dura en la fugacidad del instante visual. En sí misma, sin relación con el otro es su propio fin. Si la dejan sin control, tiende el señuelo para procurar consumir y agotar el deseo infantil.

Estas imágenes son fijas y han sido programadas para crear la ilusión de movimientos. A la máquina le corresponde hacer todo estereotipadamente para generar el efecto de animación deseado. En esta realidad artificial los niños, creen que son ellos, quienes dominan y manejan libremente las imágenes cuando lo cierto es que son dominados por ellas, en una experiencia individual y solitaria.

En este trayecto- al quedar identificado con la imagen- se acaba por trivializar el sufrimiento, la violencia, el peligro, el dolor, la muerte, la sexualidad, el pudor, el amor, hasta llegar a provocar, en algunos casos, la insensibilidad inerte de los chicos, quiénes viven en imágenes sin depender de ninguna referencia externa al propio aparato que las produce

Uno de los peligros que se presentan es que el uso indiscriminado de la pantalla consuma lo infantil-distorsionando la experiencia corporal- hasta hacerlo existir únicamente en la televisión, las computadoras, los videos juegos, la moderna vestimenta, los alimentos congelados, la inteligencia artificial, el aprendizaje eficaz y toda la infinidad de imágenes objetos y propuestas que el mundo de los grandes prepara para los pequeños.

No se trata de juzgar, acusar, desconocer o prescindir de los avances

científicos, tecnológicos, informáticos, digitales. Por el contrario, son necesarios

e incluso imprescindibles, para la creación y el descubrimiento del universo

escénico de la niñez. La cuestión consiste en ubicar el desarrollo actual en

función de las necesidades, deseos y problemas que los niños plantean y no a

la inversa