Vous êtes sur la page 1sur 5

Interrogando*

*Extracto del Capítulo 9 Claridad del Libro Skillful Teacher.

Saphier, J., & Gower, R. R. (1987). The skillful teacher: Building your teaching skills. Research for Better Teaching Inc.(RBT).

La interrogación tiene muchos propósitos, ya que se relaciona con todas las áreas de la enseñanza. Hay cuatro puntos principales acerca de la interrogación que queremos destacar en este capítulo, cada cual sin grandes implicaciones en la práctica:

• La interrogación no es una habilidad unitaria, sino que está compuesta por muchas

herramientas. La figura (

• Todos los niños necesitan ocupar su tiempo en conversaciones y preguntas que tengan un mayor

nivel intelectual, lo que es especialmente importante para aquellos con un bajo nivel académico.

Los estudiantes que se encuentran tres o cuatro niveles atrasados en habilidades literarias son todavía perfectamente capaces de pensar en un nivel mayor: inferencias, análisis y creación de conexiones. Finalmente, los profesores deben introducirlos a este tipo de pensamiento para que se mantengan comprometidos con el colegio.

• Las preguntas deben ser planeadas en detalle al momento de planificar las clases.

• Se le debe enseñar a los estudiantes a hacer preguntas.

)

9.4 incluye ejemplos de preguntas diseñadas para cada propósito.

Sintetice los puntos principales respecto a la interrogación.

Propósitos de las preguntas

Las preguntas son herramientas para lograr un cierto objetivo, por lo que es muy importante estar conscientes respecto a lo que se quiere lograr con ellas. El interrogar no es una habilidad independiente y autónoma, sino que es una de las tantas herramientas que sirven para estimular la cognición del niño. En vez de tratar de desarrollar las interrogaciones como un tipo específico de habilidad, es mejor enfocarse en el acto mental que se pretende generar con estas preguntas en un momento dado y cómo se logrará su provocación.

Preguntas de pensamiento de mayor nivel

Aquí hay algunas estadísticas muy interesantes con respecto a las preguntas de profesores. Muchos estudios muestran que cerca de un 60% y en algunos casos el 80% de las preguntas tienen como objetivo el recordar cosas o preguntar acerca de hechos. Sólo el 20% son de un nivel más alto y el resto son preguntas de procedimiento, lo que no es adecuado para estudiantes que viven en el siglo veintiuno. Los alumnos que reciben instrucciones sin recibir preguntas de un nivel más alto califican dentro del percentil número cincuenta en pruebas comparadas con el percentil setenta y cinco si los mismos estudiantes tomaran lecciones con preguntas de alto nivel (Gall y otros, 1978). La razón de esto es que un pensamiento más intelectual es a la vez, más interesante, causando procesos cognitivos y organización de información que construyen estructuras mentales más elaboradas. El punto es que todos los alumnos debiesen ser estimulados a pensar de manera más activa académicamente a través de un balance apropiado entre preguntas de mayor y menor

nivel, invitando a todos los estudiantes de la clase a participar. Las investigaciones acerca de la interrogación no nos dicen que mientras más alto el nivel de la pregunta, mejor, ni que mientras más bajo, peor:

“La creencia popular de que las preguntas de un menor nivel intelectual son menos

no El éxito se relaciona con el uso de una variedad de preguntas diseñadas para lograr propósitos específicos. Por ejemplo, ha sido descubierto que un patrón de preguntas de hechos, respuestas de estudiantes y respuestas de los profesores es uno de los mecanismos más funcionales para que el alumno alcance las habilidades básicas ( ) Respuestas exitosas a preguntas de menor nivel son un pre-requisito para un aprendizaje de mayor nivel. Los niños necesitan una base sólida de conocimientos antes de adentrarse en actividades que requieren un mayor nivel intelectual. Es imposible resumir o evaluar información que las personas no saben o no entienden.” (Bellon, Bellon y Blank, 1992, pp. 315-316).

efectivas

ha sido confirmada.

Tabla 9.4 Ejemplo de preguntas

Propósito de las preguntas

Ejemplo

Evaluando el aprendizaje

Evaluar conocimientos y habilidades actuales

"¿Por qué algunos objetos flotan en el agua y otros se hunden?”

Chequear entendimiento “¿Me puedes decir en tus propias palabras cómo funciona la fotosíntesis?”

Establecer confusiones

“¿Qué hiciste luego de poner la información?”

Chequear conceptos erróneos

"¿Por qué crees que tenemos invierno y verano?” “¿Cuáles entienden bien y cuáles necesitan practicar mañana?” “¿Necesitamos más tiempo para esto?”

Invitar a la autoevaluación

Tomar decisiones acerca de la instrucción

Instruyendo

Enmarcar las grandes ideas Extender el pensamiento

“¿Qué hace humanos a los humanos?”

 

“¿Es esto

similar o

diferente

a la situación

Profundizar el pensamiento

actual en Palestina?” “Piensa en aquello y dime: ¿Por qué esa posición habría tenido sentido desde su punto

Prever

de vista?” "Basándonos en los explorado el día de hoy, ¿Por qué creen que los colonos decidieron quedarse?” "¿De qué manera pueden utilizar toda esta

Promocionar transferencias

información acerca de la evaporación el día de hoy?” Invitación a resumir “¿Cuáles creen que han sido los puntos más importantes de la discusión hasta ahora?”

Gestionando el ambiente de aprendizaje

Estimular la confianza “¿Cómo lo harías tú, Tim?” [Tim no se tiene confianza a sí mismo con respecto a sus habilidades matemáticas, pero la profesora se enteró que había propuesto una nueva forma de solucionar el problema a algunos compañeros. Ella quiere que lo presente a la clase, sabiendo que lo apreciarán y que será una experiencia validadora para Tim.] Controlar comportamiento “¿Cómo lo harías tú, Tim?” [Tim estaba comenzando a distraer a Millie, por lo que la profesora le pregunta mientras camina hacia ellos para llamar su atención.]

Mantener la atención

“¿Cómo lo harías tú, Tim?” [La atención de Tim estaba debilitándose, por lo que se le hace la pregunta para mantener su atención.]

Promocionando el compromiso cognitivo y emocional

 

Motivar a los estudiantes

“¿Qué

producto

elegirían

para

hacer

una

campaña de publicidad?” Estimular la curiosidad “¿Qué saben acerca de votaciones y campañas en este país?” Promocionar la reflexión activa e integración “¿Me podrían decir tres cosas que hayan aprendido, dos preguntas que quisieran resolver y una cosa que no entiendan todavía?”

Conexión con preguntas personales de los estudiantes que tienen un significado más

“¿Cuáles creen que son las cosas más importantes al tener una familia?”

profundo Conectar con la experiencia de los estudiantes “En la película, ¿La reacción de los granjeros les recuerda alguna situación similar que hayan

experimentado en sus vecindarios?”

Luego de una exhaustiva revisión de las investigaciones del área de la interrogación, Bellon, Bellon y Blank (1992) llegaron a la conclusión de que los profesores debiesen planear las preguntas e incluirlas como parte del plan de estudios para lograr el objetivo de aprendizaje. Si el objetivo de la lección es analizar y aplicar información, probablemente se necesiten hacer, en primer lugar, unas cuantas preguntas acerca de materia pasada con anterioridad. El balance entre preguntas con alto y bajo contenido intelectual debiese ser acorde a la situación, pero por sobre todo, debiese existir un alto porcentaje de preguntas de elevado nivel dentro de la sala de clases. ( )

Al momento de planificar sus clases, ¿planifica usted también las preguntas que formulará a sus estudiantes?

Rutinas de pensamiento

Otro acercamiento a un mayor nivel de interrogación es capturado por Ron Ritchart y sus colegas (Ritchart, Palmer, Church y Tishman, 2006). Aquí, el objetivo no es sólo lograr que en una clase el pensar siempre esté presente, sino el enseñar de manera explícita a todos los estudiantes rutinas de pensamiento. Por ejemplo, “¿Qué ves?, “¿Qué piensas con respecto a eso? ¿Qué te hace pensar?” El profesor está a cargo de asegurarse que esos patrones de preguntas se encuentren presentes regularmente en la sala de clases y se integren en la vida diaria de sus alumnos, para que lentamente formen el hábito de ser pensadores activos. Estas son cualidades de carácter intelectual a las que Ritchart se refiere en su libro publicado el año 2002. Recomendamos estas “rutinas de pensamiento” como una forma accesible para lograr que las interrogaciones que activan un pensamiento intelectual de alto nivel, se conviertan en parte orgánica de la sala de

clases. Los profesores utilizan una serie de rutinas para provocar pensamientos que valen la pena para mejorar la interacción de sus estudiantes. (Ver el sitio web de “Proyecto cero” para más detalles: www.pz.harvard. edu/visiblethinking.)

¿Cómo expresaría en sus propias palabras el concepto de "rutinas de pensamiento"? De acuerdo con lo planteado en el artículo, ¿son las rutinas de pensamiento aplicables a cualquier contexto educativo?

Fuente del texto: Adaptación.