Vous êtes sur la page 1sur 5

PRÁCTICA DE LABORATORIO: MEDICIÓN

Ricardo Pardo, Ervin Castellanos, Andrés Farfán reapardoa@unal.edu.co, eecastellanosro@unal.edu.co, gafarfanc@unal.edu.co Universidad Nacional de Colombia - Agosto 2016 Curso de fluidos y electromagnetismo para biociencias turno viernes de 11-13

Resumen

La práctica consistió en la determinación del área de una hoja de papel tamaño carta mediante el uso de una unidad arbitraria; y el volumen de 10 granos de arveja, donde fue necesario realizar la medición del diámetro, y se utilizaron dos instrumentos diferentes. El primero fue el calibrador Vernier y el segundo el tornillo micrométrico. Mediante las mediciones se determinó cuál de los instrumentos permitía una mayor precisión en las mediciones y también cual era más practico al momento de ser manejado. Todo lo anterior teniendo en cuenta el cálculo de propagación de errores.

Introducción

El hombre desde sus inicios tuvo la necesidad de expresar numéricamente todo lo que hacía parte de su entorno. De esta manera se dio inicio a la medición usando un básico conteo de los objetos. Posteriormente y consecuencia de su desarrollo, el ser humano estableció el concepto de medida, y habida cuenta de este suceso, ejecutó las primeras mediciones.

Los primeros patrones de referencia utilizados para medir fueron las partes del cuerpo: dedos, los brazos las piernas, sin embargo debido a la variabilidad y a las diferencias antropométricas entre cada persona producto de sus condiciones genéticas y congénitas; estos patrones fueron poco efectivos. Es por esto y por el desarrollo del comercio, la industria y la ciencia que aparecen patrones de medidas invariables y universales.

La medición es esencia una observación cuantitativa, que conlleva a la atribución de un número a ciertas características de un hecho o fenómeno observado previamente. En el contexto de los físicos la medición hacer referencia a la asignación de números a observaciones, estos números pueden ser analizados posteriormente mediante determinadas operaciones u operaciones, que están restringidas por ciertas reglas.

En cuanto al calibrador Vernier fue inventado por el matemático portugués Petrus Nonius y el francés Pierre Vernier lo perfeccionó. Su elaboración cumplía con el objetivo de satisfacer las necesidades de contar con un instrumento de lectura directa que brindara una medida fácil de longitudes interiores, exteriores y profundidades.

William Gascoine crea el tornillo micrométrico en 1640, el cual es producto de la necesidad de la métrica de precisión (característica de la Revolución industrial y Renacimiento). El tornillo micrométrico permite determinar las dimensiones de un objeto con elevada precisión; en un rango de centésimas o milésimas. Lo conforma un cilindro móvil roscado que realiza un desplazamiento sobre una tuerca tallada en el cuerpo del instrumento. Al hacer girar el tambor, el cilindro móvil se desplaza longitudinalmente hasta atrapar la pieza a medir. El instrumento dispone de un tornillo de aproximación y además está provisto de un tornillo de seguridad para bloquear el cilindro móvil. Esta tuerca o tornillo va a coincidir con el extremo del objeto cuya magnitud se mide [1].

Materiales y métodos, descripción del experimento

Materiales: Tornillo micrométrico, Vernier, arvejas, hoja tamaño carta.

En la primera parte de la práctica se realizó la medición del ancho y largo de una hoja tamaño carta, utilizando como unidad el dedo índice de la mano derecha, fraccionando la unidad en 10 partes y determinando la última cifra por apreciación, se halló la incertidumbre de las medidas tanto del largo como del ancho y se definió el área y su incertidumbre teniendo en cuenta las operaciones de propagación de errores.

En la segunda parte se midió el diámetro de 10 arvejas con un calibrador y un tornillo micrométrico, se halló el promedio y el error a partir de un análisis estadístico y se calculó el volumen promedio de las arvejas calculando su incertidumbre.

Resultados y discusión

Tabla 1: Medidas de la hoja tamaño carta

Ancho: a = 2,31 d

Incertidumbre: Δa = 0,05 d

Largo: l = 3,08 d

Incertidumbre: Δl = 0,05 d

= 3,13 d

= 3,03 d

= 2,36 d

= 2,26 d

= 7,3868 d²

= 6,8478 d²

De las ecuaciones:

= +

2

∆ =

Se obtiene que el área de la hoja es:

 

(A.1)

(A.2)

A= 7, 1173 ± 0,2965 d²

(A.3)

Tabla 2: Diámetros de 10 arvejas utilizando Vernier y tornillo micrométrico.

Número de arvejas

Vernier (mm)/ incertidumbre ± 0,02 mm

Tornillo micrométrico (mm) / ±0,01 mm

1

7,36

7,40

2

6,54

6,58

3

6,44

6,56

4

6,16

6,30

5

6,35

6,26

6

5,70

6,01

7

5,82

6,48

8

5,82

5,83

9

5,90

6,16

10

5,32

5,36

Tabla 3: Valores estadísticos de los datos de las arvejas.

 

Vernier

 

Tornillo

Promedio diámetro

6,14 mm

Promedio diámetro

6,29 mm

Desviación estándar

0,54 mm

Desviación estándar

0,51 mm

Diámetro máximo

6,68 mm

Diámetro máximo

6,80mm

Diámetro mínimo

5,60 mm

Diámetro mínimo

5,78 mm

Volumen máximo

156,07 mm³

Volumen máximo

164,64 mm³

Volumen mínimo

91,95 mm³

Volumen mínimo

101,11 mm³

Volumen

124,01 mm³

Volumen

132,88 mm³

ΔV

32,06 mm³

ΔV

31,76 mm³

=

=

4

3

4

3

× ( ) 3 (A.5)

2

× ( ) 3 (A.6)

2

= +

2

∆ =

(A.7)

(A.8)

Las medidas determinadas de manera experimental por el método del dedo índice permitieron conocer de manera clara como se desarrollaban los procesos metrológicos en la época en donde los instrumentos de medición no eran tan comunes o no se conocían, comparada a las mediciones efectuadas con instrumentos calibrados y más sofisticados. Las mediciones anteriores, en el caso del uso de partes del cuerpo como lo fue el uso del índice, nos arrojó que el área de una hoja tamaño carta es de 7,1173 ± 0,2965 d².

Aunque se usó la longitud de una de las parte del cuerpo el método se validó para hacerlo más exacto determinando la incertidumbre que por ser un objeto corporal no estándar es demasiado alto. Se sabe que la pulgada es una medida angloamericana de gran uso e importancia por el poder económico de los países que las usan, aun así siendo una medida diferente a las aceptadas internacionalmente como lo son el SI (m,Kg,s entre otros) son estandarizadas y de bastante relevancia al punto de encontrar escalas en instrumentos con un grado de exactitud y precisión alta, aun así dichas medidas no son subjetivas sino estándares, lo que permite que sea objetivo y aceptado mundialmente, las deviación con el valor teórico fue demasiado alto lo que genero un grado de desconfianza con el método en cuanto a la medición y no en la apreciación matemática, el cual si logro acercar a un valor más responsable lo que habíamos observado con los sentidos.

En las medidas realizadas por instrumentos aún más exactos y precisos como lo son el tornillo micrométrico y el calibrador pie de rey, con un grado de incertidumbre muy bajo comparado con otros métodos validables, el resultado en mediciones se evidencia de manera aún más clara en cuanto a que es más cercano el valor a lo real, permitió generar confianza en el método se validó y aunque se presentó error no fue en primera medida atribuible al instrumento sino al error humano, el error del instrumento es intrínseco al valor es conocida como incertidumbre y reporta valores alto en la medida en que se vuelve menos complejo y de menor calidad y viceversa. Se minimiza el error tratando de llevar el experimento con el mayor rigor posible cumpliendo las buenas prácticas de laboratorio y definiendo variables que como temperatura y presión que aunque se subvaloran determinan procesos de dilatación de materiales entre otros que operan en el error. Factores de calibración de los instrumentos con el fin de lograr su exactitud, aun así aunque todo se llegase a controlar el error como antes es mencionado es intrínseco con el instrumento, a lo que nos lleva a usar la estadística como método correctivo.

Como es evidente el objeto con mayor precisión y exactitud fue el tornillo micrométrico evidenciado en el valor de desviación de los datos y el grado de incertidumbre que aunque cercano al valor reportado por el calibrador pie de rey es menor su desviación. La reproducida es una valor importante que solo es evidencia en las medidas y sus valores los cuales por ser arvejas ovoides de un tamaño muy parecido deben ser muy cercano el uno del otro.

Conclusiones

En el proceso de medición de magnitudes físicas se pueden presentar diferentes tipos de error, y es por esto que se llega a la conclusión que los resultados no son totalmente exactos. Se pueden presentar errores de tipo humano debido a la dificultad para realizar las mediciones con los instrumentos utilizados.

El calibrador Vernier y el tornillo micrométrico son altamente sensibles para medir, lo que conlleva a que las medidas sean de buena calidad. Mediante la comparación se

llega a que, el instrumento más sensible es el tornillo micrométrico, esto porque su incertidumbre es menor, respecto a la del calibrador Vernier.

Los valores subjetivos son de sobra métodos no validos en procesos de investigación donde es necesario la exactitud y la precisión, pero su buen uso en condiciones específicas pueden ser de gran ayuda, para hacerlo aún más benignos es decir menos subjetivo se opta por métodos como los reportados en la primera guía el cual permitió un mayor acercamiento al valor de interés científico.

El control de errores es uno de los propósitos importantes evidenciados en esta práctica, situaciones de irresponsabilidad en la medición de un objeto implico una desviación considerado que replico y amplifico la incertidumbre del objeto por ende una buenas prácticas de laboratorio y un buen control de las variables del experimento nos acercara a un concepto más replicable y estandarizado.

Aunque en ocasiones sea subvalorado la metrología es un punto álgido que debe ser controlado en una investigación y hacer uso de las técnicas nos permitirá alcanzar el objetivo con mayor facilidad. El uso de la estadística es fundamental y debe ser un componente de apoyo no de corrección de errores macros.

Referencias

1. Millán, S. Procedimientos de mecanizado. Madrid, España. 2006

2. Barón López, F. J., Parras Guijosa, L., Ríus Díaz, F., & Sánchez Font, E. Bioestadística: Métodos y Aplicaciones. Universidad de Málaga. Facultad de Medicina U.D. Bioestadística. 2012