Vous êtes sur la page 1sur 13

Iglesia del Evangelio Completo de Yoido

Orador: Rev. YOUNGHOON LEE, Pastor Principal

Website: http://spanish.fgtv.com/, Seúl - Corea


Sermón dominical: 2010. 3. 7.

La dedicación y devoción de María al Señor.


Mr 14:3-9

Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa, vino una

mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio; y

quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza. 4Y hubo algunos que

se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume?
5
Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los

pobres. Y murmuraban contra ella. 6Pero Jesús dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis?

Buena obra me ha hecho. 7Siempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando

queráis les podréis hacer bien; pero a mí no siempre me tendréis. 8Esta ha hecho lo

que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura. 9De cierto os

digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se

contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.

Hoy quisiera compartir con ustedes el texto Mr 14:3-9 con el titulo La dedicación y

devoción de María al Señor.

Repetimos la dedicación y devoción de María al Señor, la dedicación y devoción de

María al Señor.

En el momento que creemos en Cristo y vivimos como cristianos ¿Cuál es la labor

más gratificante que realizamos? Es la de entregar al Señor un amor sincero y pleno.

A aquel que entrego su vida, su sangre para salvarnos, es al Señor que debemos dar

nuestras vidas por completo. Que cada uno de nosotros podamos demostrar una

actitud genuina de entrega total al Señor.

¿Qué es lo que puedo hacer para deleitar al Señor? ¿Cómo puedo hacer para que el

Señor reciba mi agradecimiento mi amor?


En la palabra de hoy, la mujer que aparece en este texto, es una mujer que se presenta

delante de Jesús trayendo un perfume muy valioso e importante, un alabastro de

perfume de nardo que lo rompe y lo derrama sobre la cabeza de Jesús. Ella entrego

todo lo que tenia al Señor.

A través de la actitud de esta mujer, hoy pensaremos y aprenderemos de cómo

podemos demostrar nuestro amor al Señor por toda la vida.

Esta fue la expresión más perfecta de amor a Jesús, porque ella sabía que Jesús estaba

por partir del mundo.

1. LA OPORTUNIDAD PARA LA DEVOCION

Siempre queremos servir al Señor según nuestra voluntad y eso no está bien.

Siempre existe un tiempo para dedicar y nosotros no debemos desaprovechar esta

oportunidad.

Mr 14:3 Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa,

vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio;

y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza.

Hace dos mil años, días antes de que Jesús fuera crucificado, Jesús se encontraba en

Betania en la casa de Simón el leproso comiendo. Fue en ese momento cuando una

mujer se presentó con un frasco de perfume de nardo, lo rompió y lo derramó sobre

la cabeza de Jesús. Si vemos en Juan 12:3 esta mujer podría ser la hermana de Lázaro,

María.

Jn 12:3 Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y

ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del

perfume.

María era una mujer espiritual. En varias ocasiones Jesús había hablado del

sufrimiento que iba a pasar y ella lo tenía presente.


Tuvo el presentimiento que ese sería el ultimo día que Jesús visitaba su casa. María

no perdió la oportunidad de demostrar su plena devoción a Jesús. De hecho, pocos

días después, Jesús murió en la cruz.

¿Cómo podía recompensar a Jesús por toda la gracia que había recibido de parte de él?

¿Cómo puedo expresar el amor ante el Señor? María trajo lo más valioso y apreciado

que tenia, un frasco lleno de perfume de nardo puro. Las jovencitas de Israel para

poder casarse ahorraban su dinero para poder comprar cada gota de perfume y lo

colocaban en un frasco de cuello largo.

Cuando el frasco de perfume se llenaba se cerraba y se sellaba con una tapa hermética.

Las mujeres traían consigo este perfume cuando se casaban, es como el dote

(obsequio) de casamiento. Este perfume tan valioso e importante lo presento al Señor

sin escatimar.

La familia de María estaba integrada por su hermano mayor y su hermana menor,

ellos perdieron a sus padres tempranamente. No pudieron vivir con comodidades ni

con abundancia. María de lo que no tenía, sacó y entregó lo más valioso al Señor.

El perfume de nardo que María había traído era muy importante y valioso en el

oriente. Este perfume lo consagró al Señor. María estaba profundamente agradecía

por el amor y la gracia que había recibido de parte de Jesús, por lo cual dedicó con el

corazón, alma y mente el perfume, con una actitud: te entrego todo Señor sin

escatimar nada.

Si dejamos pasar la oportunidad de servir al Señor no podremos servir. No dejemos

pasar esta oportunidad.

En Mateo 19 se encuentra el relato de un joven rico que dejo pasar la oportunidad de

ser salvo.

Un joven rico buscó a Jesús para poder encontrar el camino a la vida eterna. Jesús

respondió: “vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven

y sígueme” Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas

posesiones.
Pero en el momento que Jesús estaba muriendo colgado en la cruz, uno de los

ladrones que estaba crucificado junto al Señor, antes de morir confesó sus pecados, él

no desperdicio la oportunidad de ser salvo.

『 La vida y el diario de David Brainerd

Este libro trata de las misiones a los indios, David Brainerd dedicó su vida a esta

causa, este libro está basado en su diario personal. Este diario es un diario normal.

Sin embargo, este diario transformo los corazones de muchas personas y sigue

haciéndolo hasta hoy día. Hombres como Jonathan Edwards, Juan Wesley, William

Carey, Jim Elliot confesaron que la lectura de este libro les cambió la vida. Este diario

personal tiene muchas características especiales, pero la más grande es “el sentido del

gran valor del tiempo”, esta es la lección que podemos aprender de este diario. Al

instante de leer este libro toda persona es conmovida, podemos notar la devoción de

David en la obra de Dios, que entregó todo sin escatimar. Antes de morir, él estaba

siendo afectado gravemente por una enfermedad, hoy quiero leerles una parte de lo

que David Brainerd escribió:

“11 de octubre, por la noche, sufriendo una fiebre terrible y agonizado, fui atendido y

cuidado amablemente. Yo que no soy nada importante y sin valor, he recibido gran

amor y atención, por lo que me avergüenzo. El problema de vivir o morir lo entrego a

Dios, mi alma está en paz. Esta es la increíble satisfacción de la vida y de la muerte.

Ahora que me encuentro totalmente agotado creo que me es imposible trabajar en el

ministerio. Sin embargo, la verdad es que el dolor que domina en mi corazón es el

creer que he desperdiciado el tiempo. Si yo no he hecho mi mayor esfuerzo en el

trabajo que el Señor me ha encomendado y si es desperdiciado mi tiempo, esto es de

gran vergüenza ante mi Señor. Ya he terminado de correr mi camino y me gustaría

presentarme ante él Sin vergüenza”.

Él siempre dejó todo en las manos y bajo el control de Dios su trabajo e hizo lo mejor

de sí consagrándose a Dios. También su vida esta quebrantando la vida de muchos


cristianos hoy día. No dejemos pasar el tiempo, aprovechemos la oportunidad

consagrando nuestras vidas como lo hizo David Brainerd

Ef 5:16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos

Ro 12:11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo

al Señor.

La oportunidad que hoy tenemos no vendrá de nuevo. No siempre tendremos

oportunidades en la vida. La oportunidad está pasando. Está pasando la oportunidad

de servir, la oportunidad de consagrarnos, no la desaprovechemos.

Cuando podemos dedicarnos, servir y amar hagámoslo. Aprovechemos el tiempo.

Atrapemos la oportunidad de conquistar una vida. Por la próxima generación, por el

glorioso reino de Dios invirtamos entregando nuestras vidas en devoción a Dios, esta

es la manera para no tener ni una gota de vida vana. Aprovechemos la oportunidad

de la salvación. Cuando llega la oportunidad de la bendición, no la desperdiciemos ni

la retrasemos, amontonemos esta oportunidad.

2. EL PROCESO DE LA DEVOCION

Mr 14:4-5 Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha

hecho este desperdicio de perfume? 5Porque podía haberse vendido por más de

trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella.

En el instante que María derramó el perfume sobre Jesús, las personas empezaron a

murmurar contra ella. El reproche de los discípulos. En Jn 12:5 vemos que Judas

Iscariote calculó el costo del perfume y criticó.

Jn 12:5 ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los

pobres?

300 denarios, es el sueldo de 300 días. Es casi la ganancia de un año de trabajo. Esto

fue dedicado al Señor, sin embargo, los discípulos de Jesús se enojaron y criticaron el

gesto.
En el adiestramiento de la devoción y dedicación siempre hay luchas. Siempre

existen personas que no podemos entenderlos, que lo único que hacen es criticar y

vituperar.

Cuando consagramos y dedicamos todo al Señor, cuando nos esforzamos en hacer

mejor el trabajo del Señor, mayormente son más las críticas que recibimos de nuestros

hermanos en la fe o congregantes de la iglesia. Las personas desde su punto de vista

fácilmente evalúan, juzgan y critican a los demás. María por amor a Jesús derramó

todo el perfume sin escatimarlo. Cuando amamos a alguien entregamos todo sin

escatimar nada. Cuando vemos a nuestros hijos enfermos deseamos mejor estar

nosotros en su lugar, porque no los queremos ver sufrir, este es el corazón de los

padres.

La esposa de un pastor que desde el momento que acepto a Jesús nunca maldijo a

Dios. El pastor cuando estaba ayunando por 40 días murió, pero ella no maldijo a

Dios.

Actualmente su hijo esta pastoreando una gran iglesia. Tengamos la mirada puesta

solamente en Jesucristo y salgamos hacia adelante.

No nos desanimemos cuando estamos trabajando en la obra del Señor. No nos

decepcionemos. Jesús conoce todas las cosas, a él no se le escapa nada.

Ga 6:9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no

desmayamos.

La familia, las relaciones de amistades, los momentos y las tribulaciones que nos

desesperan. Los quebrantos de corazones y las desilusiones. Las tribulaciones que

llegan en nuestra vida de fe y las heridas del corazón.

La mayoría de las veces recibimos mas heridas de las personas que se encuentras más

tiempo en la iglesia. Muchas personas desean hacer algo para el Señor, son criticados

y heridos e inclusive se marchan de la iglesia. Sin embargo, por la herida recibida no

se aparten ni retrocedan. Porque si retrocedemos no agradará al Señor.

He 10:38 Y si retrocediere, no agradará a mi alma.


En el tiempo de angustia alegrémonos y gocémonos. En el cielo tenemos gran

recompensa. Cuando aguantamos y somos pacientes maduramos en la fe. A nuestras

vidas llegarán grandes bendiciones que con palabras no se pueden explicar. No

escuchemos, ni hablemos ni pensemos en cosas negativas ni llenas de dudas porque

esto mata nuestra fe. Solo miremos a Jesús autor y consumador de la fe,

agradezcamos y seamos valientes y esforzados.

Aunque los discípulos de Jesús se enojaron, la criticaron María con valentía mostró su

amor a Jesús. Por Jesús necesitamos esta clase de valentía aunque vengan las

persecuciones y las acusaciones. Agradezcamos siempre. Aunque las personas

alrededor hablen nuestra actitud ante el Señor debe ser sincero y verdadero. Lo

importante es nuestra relación personal con Dios. Si aguantamos todo con paciencia

el resultado final será que toda situación de la vida superaremos.

He 11:26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los

egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

Mt 5:11-12 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y

digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12Gozaos y alegraos, porque

vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que

fueron antes de vosotros.

En el trayecto del curso de la dedicación tendremos oposición, criticas, vendrán las

persecuciones y las tribulaciones, los insultos, el dolor de la separación con la familia

e inclusive apeligrará nuestras vidas, aun así no retrocedamos, dediquemos y demos

en devoción nuestras vidas al Señor. El Señor siempre recompensa no deja pasar

nada por alto. Seamos pacientes, miremos el galardón que recibiremos en el cielo y

consagremos en devoción nuestras vidas al Señor.

3. UNA DECISIÓN DE DEDICACION Y DEVOCION


Mr 14:3 Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa,

vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio;

y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza.

“Quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza”

Para derramarle el perfume de nardo a Jesús tuvo que romper el vaso de alabastro.

Tuvo que romper el recipiente porque estaba cerrado y sellado herméticamente. Para

una verdadera dedicación y devoción se necesita de decisión. No solo pensar sino

mostrarlo con actos. El vaso de alabastro es un recipiente muy hermoso pero su

contenido, el perfume de nardo puro, es aun más hermoso imposible de comparar.

Este vaso de alabastro tiene que romperse para que la fragancia del perfume de nardo

puro se huela. El vaso de alabastro tiene que quebrarse. Este vaso de alabastro somos

nosotros mismos, es nuestro propio YO a quien amamos mucho.

Para dedicarle un verdadero aspecto de amor al Señor tenemos que quebrarnos

nosotros mismos. Debemos decidirnos en quebrarnos ante el Señor. Sin embargo, un

día entró en nuestros vasos de alabastros (nuestras vidas) el Señor Jesucristo. Jesús

llegó y entró a nuestras vidas y corazones como el ser más preciado. Jesús es todo en

todo.

Sin embargo, muchas personas creen en Jesús pero él no es el centro de sus corazones,

sino viven en su propio Yo. Este vaso de alabastro debe quebrarse totalmente. En el

vaso de alabastro hay varias figuras diseñadas en el. Esto son los intereses terrenales.

Honor, fama, egoísmo, orgullo, soberbia, todo lo terrenal, etc, todo esto es lo que nos

decora y adorna. Este viejo hombre debe quebrarse. Este viejo hombre debe morir.

Ga 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en

mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y

se entregó a sí mismo por mí.

Al quebrantarme, quebrarme y humillarme empieza a olerse la fragancia de

Jesucristo que está en nosotros. Se manifiesta la gloria de Jesús. Si no nos decidimos

en quebrarnos tampoco habrá milagros.


A pesar de que Jesús entró en nuestros corazones, nosotros somos soberbios, vivimos

conforme a nuestras decisiones, pensamientos, orgullo y cerramos herméticamente

nuestros corazones y le dejamos encerrados a Jesús dentro.

A pesar de creer en Jesús no se huele en nosotros su fragancia sino la fragancia de

nuestro propio yo.

No nos dediquemos solo en la parte exterior de nuestro ser sino quebremos,

rompamos y desmenucemos completamente nuestro yo, tenemos que quebrarnos. Al

romperse el vaso de alabastro toda la fragancia del perfume de nardo llena la casa, y

si quebramos y rompemos nuestro yo toda la fragancia de Jesús se esparcirá y se

olerá.

David Livingston

A Livingston se le llama el padre de las misiones de África. Livingston exploro toda

la selva africana con una cabra. Esta cabra le proporcionaba todo los nutrientes

necesarios. En la selva africana no había nada para comer que le pudiera suministrar

energía sin embargo esta cabra diariamente le proveía la lecho que necesitaba.

Llegó a una tribu y empezó a predicar el evangelio al jefe. Livingston y el jefe

entablaron una gran amistad. Por lo cual el jefe le dijo a Livingston: por el pacto de

confianza y amistad que tenemos pondremos con señal el intercambio de algún

objeto valioso que tenemos. Livingston al escuchar esto pensó se pueden quedar con

todo pero menos con la cabra. El jefe de la tribu dijo yo me quedo con tu cabra y yo te

entrego mi barra. Al instante el misionero con un rostro de duda pensó que voy a

hacer con una barra, aquí yo soy el único perjudicado.

En ese mismo rato dijo, si es por la misión yo puedo entregar todo lo que tengo de

valor sin escatimar nada. Sin embargo, ¿Qué tipo de barra es lo que el jefe le había

entregado al misionero? Era la barra de poder del jefe. Livingston a donde iba con esa

barra llegaba a ser la persona más prestigiosa, en todas las tribus que llegaba

Livingston con la barra lo recibían con los brazos abiertos, podía predicar el

evangelio sin problema, y muchos aceptaron a Jesús.


Si por si acaso, que hubiese pasado si Livingston le hubiese dicho: esta cabra no

puede ser, escoja otra cosa. Capaz que el jefe de la tribu se hubiese decepcionado y no

le hubiese entregado la barra, y hubiese habido muchos problemas en la obra

misionera. Pero para la gloria del Señor y por la obra misionera, entrego lo más

valioso y Dios derramó sobre él una gran bendición.

Hermanos, ¿Qué es lo que más escatimamos? A qué cosa decimos: esto no, esto yo no

lo puedo dar por nada. Entreguemos y rompamos lo más valioso ante el Señor.

Entreguemos al Señor nuestro tiempo, bienes, toda nuestra capacidad, entreguémosle

al Señor todo con devoción. Cuando servimos con devoción al Señor, el Señor

derramará sobre nosotros grandes bendiciones.

Si amamos al Señor con un verdadero amor, podemos romper nuestro vaso de

alabastro. “Yo te entrego todo Señor”. Señor ante tu presencia rompemos y

entregamos nuestro vaso de alabastro, te lo dedicamos recíbelo con gozo.

Jesús quebró su propia existencia, llevó sobre su hombro la cruz y derramó su

preciosa sangre en la cruz. Nosotros, a través de esa sangre preciosa recibimos el

perdón de nuestros pecados, somos limpios por medio de su sangre, le tenemos como

salvador a Jesús y le llamamos a Dios “Abba, Padre”.

Ahora es el momento de que rompamos y quebremos totalmente nuestros vasos de

alabastros.

1Co 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en

vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

El apóstol Pablo confesó de esta forma

Col 1:29 para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa

poderosamente en mí.

¿Qué tanto estamos dedicando y entregando nuestra devoción a Dios?

Entreguemos todo nuestro esfuerzo y amor a Jesús.

¿Cuál es el vaso de alabastro que hoy tenemos que romper completamente?


Rompamos el vaso de alabastro de la falta de tiempo. Rompamos el vaso de alabastro

de lo material y derramemos el perfume de nardo a los pies del Señor.

“Señor, utilízame”. “Rompamos, quebremos y destrocemos completamente nuestro

yo y entreguemos a los pies del Señor. Seamos personas dedicadas al 100% a nuestro

Dios.

4. FRUTO DE LA DEDICACIÓN Y DEVOCION

María por Jesús levantó un monumento de amor.

Mr 14:9 De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el

mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.

En todo el mundo se contó lo que ha hecho esta mujer, su dedicación de amor. En

esta iglesia debe haber y rebosar de personas como María. En esta vida que la

vivimos una sola vez debemos hacer algo para la gloria de Jesucristo y que quede

registrado. El Señor sabe el amor que sentimos hacia él.

Jesús dijo que María se esforzó mucho y que ya anticipaba su hora de muerte.

Mr 14:8 Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para

la sepultura.

María le entregó y mostró a Jesús su amor, humildad y agradecimiento. ¿Qué es lo

que puedo hacer por el amor del Señor? Entregar mi propia vida por Jesús, quien

murió por mí.

Jesucristo le bendijo a María.

Mr 14:9 De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el

mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.

“En todo el mundo se contará para memoria de ella”. Sirvamos al Señor de manera

que todo el mundo sepa y conozca de su amor.

Ro 14:18 Porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es aprobado por los

hombres.
Si amamos al Señor, el Señor se responsabiliza de nuestras vidas. La bendición de

Dios rebosa en nuestro ser. Para glorificarle a Jesús de la forma que hizo María,

tenemos que romper nuestros vasos de alabastros.

El arte perdido de discipular.

En el libro “El arte perdido de discipular” escrito por LeRoy Eims hay una pequeña

narración.

Un ángel fue y se presentó ante Jesús, hijo de Dios, y le preguntó ¿Qué planes y

estrategia tienes para continuar el ministerio que has empezado en la tierra? Jesús sin

vacilar le respondió “Yo dejé en manos de mis discípulos para que continúen con la

obra”. Luego otro ángel le preguntó “y si por si acaso, ellos llegan a fracasar, ¿qué

pasará?” Jesús nuevamente sin vacilar le respondió diciendo “No tengo otro plan ni

estrategia”.

Por más que sea solo una narración tiene un mensaje. Dios utiliza a las personas para

que se haga su perfecta voluntad. Sin embargo, Dios no busca ni utiliza a una persona

con poder y autoridad sino a una persona dedicada y con gran devoción hacia él.

Dios quiere y desea una dedicación y devoción. No quiere una dedicación parcial,

sino la quiere completa. No una dedicación y devoción temporal, sino desea una

dedicación eterna.

No quiere una dedicación de poco valor, sino una dedicación y devoción preciada y

valiosa. Las personas que sirven al Señor no son personas con grandes talentos y

habilidades sino son personas que se entregan y dedican completamente a él.

María fue una mujer que esparció la fragancia del amor de Jesús por todo el mundo.

Al extenderse la fragancia de Jesús empieza a transformarse y cambiar el mundo.

Toda preocupación, angustia, incertidumbre, enfermedad son desvanecidas y

desaparecen mediante la fragancia de Cristo

Solo Jesucristo es nuestra felicidad, camino, verdad y vida.

Si mi yo muere, Cristo vive y grandes bendiciones y gracia nos dará. Si yo muero,

Cristo vive en vez de mi, y mi vida, familia, iglesia, trabajo, negocio también vivirá.
Esto es la eterna bendición que se nos dio. Rompamos y quebremos nuestros vasos de

alabastros. Alabemos a Dios con un corazón lleno de amor, agradecimiento y

humildad.

Tengamos los ojos puestos sólo en el Señor. La victoria es nuestra.