Vous êtes sur la page 1sur 33

2015 “Año del Bicentenario del Congreso de los Pueblos Libres”

Riobamba 250 Bis. Monoblock Nº 1 - C.U.R. - 2000EKF Rosario, Santa Fe. Argentina
Tel. 54-341-4808521/22. Fax 54-341-4808520 www.fcpolit.unr.edu.ar

CUADERNOS DE LA CATEDRA
ESTRUCTURA SOCIAL Nº 9

2014

Glosario de Estructura Social

Adriana Chiroleu
Claudia Voras
Andrea Delfino
María Elena Nogueira

ISSN 2422-7870

2

PRESENTACIÓN

El objetivo de este trabajo es presentar algunos conceptos de uso frecuente en el desarrollo de la
asignatura Estructura Social; la intención es efectuar una presentación sintética y a la vez
compleja, que permita ampliar su comprensión y contribuir a su claridad expositiva.

Pretendemos de esta manera construir una herramienta que resulte de utilidad y puede
constituirse en un elemento de consulta de los análisis que se plantean a lo largo del curso. Se trata
por lo tanto de un instrumento pedagógico que será actualizado y ampliado en la medida en que la
práctica docente indique esta conveniencia.

Cátedra de Estructura Social

BURGUESIA

El término burguesía surge en la Alta Edad Media para dar cuenta del estrato social que se
conforma entre la aristocracia y la nobleza y aquellos artesanos o trabajadores dependientes del
dominio feudal. Esta acepción se fue transformando a lo largo de la historia y cobró nueva
relevancia a partir del siglo XVIII, en el marco del contexto histórico propio de la Revolución
Industrial y las transformaciones políticas y sociales de la época.

Desde la perspectiva marxista, la burguesía es la clase propietaria de los medios de producción,
como contraposición al proletariado, que sólo posee su fuerza de trabajo (nota de Federico Engels
a la edición inglesa de 1888 del Manifiesto del Partido Comunista). Esta categoría marxista se
explicita en el marco de un modelo teórico y de acción propia del desarrollo del capitalismo que,
en su juego dialéctico iba a producir, inevitablemente, la destrucción de la clase burguesa y el
triunfo del proletariado. Esta visión, más ideológica, del destino de la burguesía la mostraba como
una clase homogénea. En otros escritos del propio Marx se puede reconocer una mayor
complejidad de la estructura de clases y de las diferenciaciones internas dentro de la burguesía.

La perspectiva weberiana, en contraposición al análisis marxista de la burguesía, le otorga un
origen espiritual a esta clase, basado en motivaciones, en formas de actuar y pensar, con un
cimiente religioso y cuya consecuencia, pero no su origen, deviene en acumulación de capital,
producto de la maximización de la ganancia.

En este sentido, distintos autores analizan a la burguesía partiendo de divisiones en subclases,
como por ejemplo alta, media y baja (Gallino, 1995:78) o gran burguesía, burguesía media,
burguesía intelectual (Bobbio, Matteucci y Pasquino, 1997:154), reconociendo una base
económica común que engloba también matices propios de aspectos culturales, políticos y
sociales. Otros estudios definen a esa trama interna como fracciones de clase, manifestadas a
través de fragmentaciones a nivel de empresas, grupos, ramas, asociaciones, etc. Estas diferencias
evidencian intereses particulares, más allá del interés general de la clase, dando lugar a conflictos
interburgueses (Wainer, 2010).

3

A modo de ejemplo, Sidicaro (1982) presenta una caracterización de la burguesía argentina y de
sus distintas fracciones y puja de intereses. La gran burguesía agraria argentina, afirma el autor,
está constituida en su núcleo central por un conjunto de propietarios de grandes establecimientos
rurales localizados en la región pampeana y entiende que la incapacidad de dirigir, es decir de
formular un proyecto que superara los intereses de su propio sector, combinada con el poder de
invalidar cualquier otro proyecto que limitara esos mismos intereses, se constituyen en el rasgo
socio-político más característico de esta gran burguesía.

Por otra parte, en relación a la burguesía industrial, distingue dos fracciones enfrentadas: la
tradicional, operando en las ramas llamadas vegetativas, que desde su origen presentaba un
accionar subordinado a los intereses de la burguesía agraria, defendiendo ambas el librecambio y,
la nueva burguesía industrial, cuyo surgimiento estuvo acompañado de tensiones y conflictos con
la gran burguesía agraria. Esta fracción de la burguesía industrial demandaba un proteccionismo
económico, la profundización del proceso sustitutivo de importaciones y se correspondía con los
sectores de la producción más dinámicos.

En las sociedades capitalistas es la burguesía la clase que posee el control de las decisiones de
inversión y determina las oportunidades de concreción no sólo de los intereses económicos de sí
misma sino los del conjunto de los grupos sociales dado que mantiene el control del excedente
generado y define las estrategias de su destino (inversión, consumo, ahorro). Por ello presenta dos
características centrales que la distinguen como clase social: es estratégica y privilegiada. Ambos
rasgos anteponen sus intereses para la concreción de los intereses del resto de la sociedad. Para
alcanzar el ciclo capitalista, la burguesía debe concretar sus objetivos antes que el resto y si no los
concreta tampoco lo hará el resto de los grupos (Acuña, 1994). Por ello, nuestro autor, le otorga
a la clase una capacidad política central en la definición (y veto) de las políticas públicas.

En perspectiva histórica, la teoría de la modernización en América latina otorgó a la burguesía la
centralidad en el proceso necesario de industrialización, como actor social y político articulador de
la relación entre democracia y economía. Diversos estudios aluden al fracaso de ese proceso
fundamentándolo en la “falta de conciencia” que caracterizaría a la burguesía latinoamericana
(Acuña 1994; Iramain, 2012), expresada en ciertos aspectos clave: 1) la ausencia de una actitud
productivista de las inversiones y, por lo mismo, la no conformación de condiciones para una
intensa y extensa formación de capital; 2) la eliminación de posibilidades de formación,
integración y profundización del mercado interno a través de la inequitativa distribución del
ingreso, vía deterioro de los salarios; 3) el hábito de operar en pequeños y estancados mercados
internos, con un carácter monopólico u oligopólico, a través de privilegios políticos y sociales
(García, 1970; Acuña, 1994).
Desde la teoría de la dependencia, el capital multinacional y el imperialismo se presentan como los
responsables de limitar la autonomía de las burguesías locales, eliminando toda posibilidad de que
se constituyan como actores sociales y políticos por fuera de los determinantes externos. Ambas
teorías explicativas del trunco proceso de industrialización en América latina son cuestionadas por
diversos autores, atribuyéndoles un carácter reduccionista, basado en aspectos peculiares del
orden de lo cultural en el primer caso y del orden de lo económico en el segundo (ver
especialmente Acuña, 1994), mientras que otros autores enfatizan estas explicaciones con el
propósito de dar cuenta de ciertas constantes en el comportamiento de la burguesía, en especial
para el caso argentino (por ejemplo Aspiazu y Nochteff, 1995; Wainer, 2010).

Norberto. "Poder y Crisis de la Gran Burguesía Agraria Argentina". Ricardo (1982). F. Un estado de la cuestión”. Siglo XXI. "La Estructura Social y el Desarrollo Latinoamericano".H. ENGELS. En una reducción casi excesiva de su análisis. el pensador alemán confirma que son las condiciones materiales de existencia. México. Explica Beck (2004) que no sólo se ha desacoplado el espacio de poder territorial del espacio de poder transnacional. El capital se ha concentrado. Lucas (2012). N° 9. en CARDOSO. (1995). De esta manera y como señala Miguel Murmis (1991) la “unidad campesina por excelencia”. pero también en la contemporánea. F. Dentro de esta perspectiva es imposible hablar de campesinos en abstracto y su explicación sólo puede radicar en la formación social concreta en la que se desenvuelve. desregulado aún más y se ha convertido en anónimo. Gianfranco (1997). 10º edición en español. en Papeles de Trabajo. Carlos (1994). Buenos Aires. puede mencionarse el rol político del campesino parcelario en el Marx de El XVIII Brumario de Luis Bonaparte. además. Sede Académica Argentina. podría indicarse que el agrónomo ruso trabajó la racionalidad económica campesina. Luciano (1995). y NOCHTEFF. Como agrega Murmis. en base a la desterritorialización. Paidós. (1983). Poder y contra-poder en la era global. Tesis de Doctorado. hegemonía y modos de acumulación: la reconfiguración de las relaciones de fuerza en el interior de la burguesía durante la crisis y salida de la convertibilidad. Buenos Aires. buena parte de las investigaciones centradas en el campesinado son subsidiarias del estudio pionero del teórico Alexander Chayanov sobre el campesinado ruso. Obras Escogidas. F. BOBBIO. Referencias bibliográficas ACUÑA. Diccionario de Sociología. N° 128. en Realidad Económica. es decir la unidad de producción descripta por Chayanov sólo debe constituir un punto de referencia para cualquier estudio del campesinado alejado de la formación histórica y social en que se basaba dicho estudio. en ROUQUIÉ. el campesino ha tenido. Neoconservadorismo y Elite Económica en la Argentina.). México. Argentina Hoy. IRAMAIN. Sin embargo. Andrés (2010). Revista electrónica del Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de General San Martín. Nicola y PASQUINO. Disponible en: http://hdl. un rol protagónico de acuerdo a las transformaciones del capitalismo. D. noviembre- diciembre. Editorial Progreso. Moscú. En particular. Diccionario de Política. GARCÍA.handle. el término campesino no constituye un concepto teórico sino una categoría dinámica con una debatible delimitación. Ensayos de Economía Política. Tesis/Norma. Siglo XXI. Buenos Aires. MATTEUCCI. concluyendo que este modo de producción sostenía una sobreexplotación del trabajo familiar. “La burguesía como sujeto histórico. FLACSO. Siglo XXI.net/10469/5553 CAMPESINO En América Latina. Allí. Clase dominante.. “El análisis de la burguesía como actor político”. 4 Las transformaciones mundiales de las últimas décadas obligan a problematizar el clásico concepto de burguesía. las . En la teoría sociológica clásica. junio. Restricciones al Desarrollo. Santiago de Chile. WAINER. SIDICARO. Ulrich (2004).. Antonio (1970). alcanzando una creciente circulación productiva y especulativa. BECK. AZPIAZU. sino que se han reacoplado ambos dando forma a una nueva realidad. Barcelona. MARX. la de un mundo económico carente de toda regulación que le otorga independencia y supera las directivas estatales. Año 6. GALLINO. H. 1998 .2003. Alain (comp. y WEFFORT. El Desarrollo Ausente. Editorial Universitaria. K. la traspolación casi mecánica de este tipo ideal a la heterogénea realidad latinoamericana conllevó un sinnúmero de debilidades empíricas e inconsistencias teóricas. América latina: ensayos de interpretación sociológico-política.

durante los años cincuenta y sesenta del siglo XX. el modo de vida campesina. las reformas agrarias se “impusieron por las necesidades generales de la economía y el desarrollo de los países. además. Lo cierto es que el atributo que fundamentalmente lo diferencia de otros sujetos de la producción familiar (véase el término en este Glosario…). con evidentes fundamentos en la explotación rural y el atraso existente” (Bengoa. El peso histórico del campesino parcelario en el relato de Marx es central: es su existencia el elemento estructural que. es posible definirlo de acuerdo a algunos atributos centrales: a) su modo de producción simple. etc. de algún modo. que es. el universo campesino no se proletarizó. la pequeña producción campesina tiene una importancia regional fundamental y detrás de esta categoría encontramos las formas más variadas de producción. como puede observarse. garantiza a Napoleón como emperador: “el poder del Estado no flota en el aire. productores familiares capitalizados. Más allá de la historicidad que supone el sujeto “campesino” que. es decir. Por aquellos años cincuenta y sesenta. Como indica Bengoa (2005). Márquez y Neme. los modos de vida. tales como el chacarero pampeano o el farmer de Estados Unidos. Énfasis en el original). las decisiones económicas que sostienen a lo largo del ciclo productivo. Bonaparte representa a una clase. el campesinado fue protagonista de las grandes reformas agrarias. etc. en la que se introducen especialmente cuestiones vinculadas a la etnicidad y género. la clase más numerosa de la sociedad francesa: los campesinos parcelarios” (Marx. Las concepciones del desarrollo rural -territorial- más vigentes. Esta tradición echa por la borda toda otra tradición de corte criollo e indigenista que sostenía al “campo” como un espacio natural y edulcorado de la literatura latinoamericana (con algunas importantes excepciones) por considerarla una imagen no-científica del paisaje campesino. Con una nueva agenda. 2012). como portador de cultura. tampoco el campo se pobló de obreros agrícolas y lo rural. con niveles tecnológicos diferentes. En estos contextos. En nuestro país. y de la mano de los planes de desarrollo elaborados por los países centrales -con la Alianza para el progreso como precursora-. 1995:129. puede considerarse si se trata de campesinos con tierra (minifundistas) y hasta que cantidad de superficie poseen esos predios. Luego. y generador de bienes naturales y de calidad (Lattuada. Aunque es necesario introducir algunos recaudos al respecto. los aspectos culturales. 1993). aunque los desafíos de generar una economía campesina que sobreviva las . es la incapacidad de acumulación capitalista. Finalmente. En América Latina. Ídem: 49). orígenes distintos y funciones no siempre iguales (D´Alessio. y lo agrícola no siempre coindicen y se transforman constantemente. comenzaron a circular cada vez con mayor fuerza los diagnósticos “urbano-centristas” y la urbanización del campo como punto de llegada. y sobre el supuesto de un campo “atrasado”. avanzaron las perspectivas sobre el desarrollismo y el cambio social. Los matices introducidos son bienvenidos. En el contexto actual del agronegocio. la consideración sobre los campesinos ha ido mutando a partir de su consideración como sujetos de intervención de los programas de desarrollo rural. supone matices de a acuerdo al momento y los atributos de la realidad sociopolítica que se considere. que no obtiene una ganancia o excedente al final del ciclo productivo y b) la utilización de la mano de obra familiar existente y la no contratación de trabajo asalariado en el predio. cuidadoso del ambiente. los “campesinos” quedan incluidos en un amplio repertorio de sujetos que forman parte de la producción familiar (agrícola y no agrícola): artesanos. jóvenes rurales. recuperan (a diferencia de lo sucedido en las décadas de 1950 y 1960). 5 que “transforman” al campesino feudal francés en parcelario. comunidades aborígenes.

retomamos lo dicho por Murmis en 1993 (cuando comenzaban a aplicarse los programas de desarrollo rural con la intención de combatir la pobreza. la unidad campesina forma parte de un conjunto más amplio de unidades de producción que en algo difieren de las más típicas unidades capitalistas de la economía global. Así. Buenos Aires. y un techo indicado algo más ambiguamente. Referencias bibliográficas ARCHETTI. BENGOA. a los campesinos como aquellos sujetos sociales agrarios que manejan unidades de producción delimitadas entre dos puntos extremos: un piso señalado por aquellas unidades productivas cuya significación es sumamente limitada. y en nuestro país en particular. para el caso argentino. uno y otro constituyen los recursos centrales en el proceso productivo. Eduardo (1993). Entre los diferentes autores que abordaron esta problemática para el caso de Argentina. fundamentalmente. Néstor (1993). Sociología Rural Argentina Estudios en torno al Campesinado. por ser muy pequeñas o semiproletarias. una actividad económica de este tipo tendría como objetivo la reproducción. producen para el mercado interno y. para alcanzar la subsistencia del grupo familiar que vive en la explotación. que para algunos autores. José (2005). La unidad campesina es aquella en la cual lo fundamental es la combinación de tierra y trabajo familiar. en principio. Sociología Rural Argentina Estudios en torno al Campesinado. las unidades campesinas son monoproductoras de insumos agrícolas. Buenos Aires. CEAL. la combinación que se establece entre ambos factores productivos puede tomar diversas formas. el autor ya había planteado que la actividad económica de la familia campesina se rige por el equilibrio existente entre el consumo de los miembros de la misma y la autoexplotación del trabajo. 2005: 56. Dentro de este contexto. es el nivel que evita que la unidad de producción se base en la renta de la tierra.). coexisten con otro tipo de productores. CEAL. Marcelo Germán (Comp. De manera similar. “25 años de estudios rurales” en Sociologías número 10. “El Proceso de Capitalización de Campesinos Argentinos” en Posada. la persistencia de estos dos elementos centrales en la definición del sujeto social campesino se da en el marco de la hegemonía de las relaciones de producción capitalistas. integran ramas industriales. Esto es particularmente marcado en programas formulados por organismos internacionales” (citado en Bengoa. de las condiciones de vida y de trabajo. que ha aumentado y profundizado la pobreza en toda América Latina. Porto Alegre.). o nula. a causa de restricciones estructurales que lo impiden. Marcelo Germán (Comp. existe un relativo consenso en torno a la centralidad de un segundo elemento en la definición de la unidad campesina: la ausencia de un proceso autosostenido de acumulación de capital. Énfasis nuestro). no dista demasiado de la esbozada por Chayanov para la realidad rusa. . de ciclo en ciclo. 6 condiciones de pobreza sigue estando pendiente en buena parte de América Latina. Sin embargo. D`ALESSIO. y para otros es la capacidad para comprar trabajo asalariado y comenzar a acumular (Posada. por entonces financiados casi totalmente por organismos internacionales tales como el Banco Mundial: “A muchos nos resulta paradójico el aire de seguridad y confianza con el que la eliminación de la pobreza aparece incluida en diversos programas económico sociales en la era del ajuste. En este contexto. Sin embargo. Así. 1 A modo de reflexión. 1 Teniendo en cuenta las anteriores consideraciones definiremos. el campesino asume una conducta que lo lleva a maximizar su ingreso global. “Chaco: un Caso de Pequeña Producción en Crisis” en Posada. Una visión de este tipo. 1993).

en forma simultánea con el de clase trabajadora y refería a un posicionamiento social intermedio entre quienes realizaban trabajos manuales y percibían un jornal y quienes estaban jerárquicamente ubicados en una posición alta. CLASES MEDIAS El concepto surge a partir de la Revolución Industrial. Desarrollo Rural y Política. cuyas actividades eran consideradas improductivas. MARX. Ediciones de la Comuna. TSAKOUMAGKOS. 2000). CEAL. Jorge (2012). Las clases medias. También ubica dentro de esta posición contradictoria a los profesionales. los pequeños empresarios que trabajan a la par de sus empleados también se encuentran en una posición contradictoria ya que son explotadores de los obreros que dependen de ellos. . en cambio. señalando una distinción entre dominación (que sería propia de la posición contradictoria) y explotación.. Montevideo. Por último. las clases medias ocuparían una posición transicional en el devenir histórico y finalmente resultarían subsumidas. también son explotados capitalistamente al mismo tiempo que son explotadores de organización. “Sobre el Campesinado en Argentina” en Posada. 2006). 7 LATTUADA. Revista Argentina de Estudios Agrarios. que les permite apropiarse de un excedente. CEAL. pusieron en cuestionamiento los principios del marxismo sobre el destino de esta clase y surgieron nuevas lecturas neomarxistas. El XVIII Brumario de Luis Bonaparte. Buenos Aires. Susana y NEME. Reflexiones sobre la experiencia argentina desde una perspectiva de gestión”. MURMIS. en el esquema dicotómico. a través del concepto de "explotaciones múltiples". En este sentido. Nº 2. FLACSO.). Marcelo Germán (Comp. los especialistas y técnicos que ejercen control sobre su propio proceso laboral pero que. principalmente durante el siglo XX. al mismo tiempo venden su fuerza de trabajo. en Ruralia. por lo mismo. Sociología Rural Argentina. Karl (1995). los expertos. Aplica este concepto al caso de los directivos que pertenecen al mismo tiempo a la clase obrera porque venden su fuerza de trabajo y a la capitalista porque ejercen poder y dominación sobre otros trabajadores. Pedro (1993). Desde la visión marxista clásica. POSADA. Las transformaciones del capitalismo y la expansión de los sectores medios. Estudios en torno al Campesinado. “Tipología de pequeños productores campesinos”. Es así que acuña la expresión "posición contradictoria dentro de las relaciones de clase" para fundamentar que existen algunas posiciones dentro de la estructura de clases que pueden estar en dos o más clases en forma simultánea. dentro de la burguesía o del proletariado (Sémbler. Mario. capitalistas y proletarios. El propio autor encuentra limitaciones teóricas a este planteo y propone una segunda solución para analizar la estructura de clases. percibían un salario. Buenos Aires. Buenos Aires. Estudios en torno al Campesinado. vinculada a las calificaciones adquiridas por los individuos. basado en sus credenciales. La clasificación de clases propuesta por Marx en el inconcluso capítulo 52 de El Capital reconocía la existencia de terratenientes. para dar cuenta de la expansión de vastos sectores sociales que no encuadran en la teoría marxista original. Miguel (1991). CICCUS. Erik Olin Wright (1995) cuestiona la premisa tácita de que cada "posición" en la estructura de clases está sólo en una clase. Marcelo Germán (Comp. una cierta distinción social (Williams. Buenos Aires. pero ocupaban una posición social relativa más importante que la de los trabajadores manuales y. Sociología Rural Argentina. En este sentido. MARQUEZ.) (1993).

el artesanado y la pequeña burguesía rural y las nuevas. existen múltiples factores y dimensiones para el estudio de los grupos sociales y. En América latina. atribuyéndole un lugar preponderante en la conformación de alianzas policlasistas. Gino Germani (1968) otorga gran relevancia a la clase media2 como motor del proceso de modernización. entonces. por lo menos en ciertas manifestaciones. En este sentido. Si bien no asimila explícitamente este concepto al de clases medias se puede interpretar que presentan cierto grado de similitud por el tipo de ocupaciones a que refiere y los rasgos que la distinguen: el ejercicio de una autoridad delegada (por los superiores). En relación al surgimiento de las clases medias en América latina. vinculadas a la sociedad tradicional e integrada por la burocracia. Las primeras. se ubican en torno no sólo a la propiedad sino también a las calificaciones educativas. en cambio. Goldthorpe (1995) introduce el término "clase de servicio" para referirse a la clase de empleados profesionales. profesionales. 8 Para Weber. de la cual los sectores medios se constituyen en protagonistas centrales (ver en este Glosario el apartado sobre Pobreza). Durante un largo tiempo fueron olvidadas en el plano teórico para recobrar interés recién hacia la década del 80. imitando a la clase alta que le sirve de imagen. administrativos y de dirección. Graciarena (1976). las nuevas profesiones técnicas relacionadas con el desarrollo. adoptan una actitud conservadora. tanto desde su volumen en la estructura ocupacional y su peso en la movilidad social como desde el punto de vista político. el grado de autonomía y discrecionalidad con que cuentan y como consecuencia de todo esto. la aplicación de un conocimiento experto. intentaron conformar la ideología de los movimientos nacionales y populistas. Esta clasificación se fundamenta también en el papel que cada una de ellas jugó oportunamente en el desarrollo del capitalismo y de la democracia 2 El autor utiliza el término en singular porque considera que si bien los grupos funcionales que la integran presentan características heterogéneas. la inteligencia científica y los pequeños industriales y empresarios agrícolas. los niveles de confianza alcanzados en la relación con sus empleadores. (Sémbler. el tipo de existencia tiende a ser uniforme. etc. si bien reconoce el valor heurístico de esta tipología prefiere hablar de clases residuales y emergentes. . da lugar a los estudios referidos a la nueva pobreza. Las dimensiones a tener en consideración. en cambio. por lo tanto. las segundas si bien llegaron tarde a la escena social. 2006). como intento de explicar su relevancia en el proceso de industrialización en la región y su papel en la consolidación del capitalismo. ubicando a las residuales en una estrecha relación con las clases altas. compuestas por los funcionarios técnicos de las empresas. a veces antagónicas. en cambio las emergentes son más autónomas ya que no dependen de los sectores tradicionales para su proyección económica. del Estado. cuando el deterioro de las condiciones de vida. García (1970) reconoce al menos dos tipos: las antiguas. los sectores medios son identificados por sus posiciones intermedias tanto en relación con las clases propietarias como con las clases lucrativas. las profesiones liberales. Desde la corriente neoweberiana. en enfoque multidimensional pondrá en juego aspectos vinculados con la distribución del poder en diferentes esferas. las clases medias comienzan a ser objeto de análisis a partir de las discusiones teóricas que se generan sobre la década del 50. Reconoce el uso que otros autores hacen del concepto en plural pero insiste en que la unicidad presente en la valoración social es mucho más fuerte que las diferenciaciones económicas al interior de la clase.

En cambio. La ampliación del acceso al consumo marca una diferencia con la clásica correlación entre condiciones objetivas y percepciones subjetivas. 2006).. Paidós. 2010). estilos de vida). La Argentina bipolar. John (1995). 2010). Otro enfoque es el bidimensional. por ende. Política y sociedad en una época de transición. esta imbricación entre ingresos y seguridad económica pretende devolverle al concepto de clase media una característica que le ha sido típica: la estabilidad. la ocupación y el ingreso. FRANCO. . Comprende dimensiones objetivas (ocupación. obtienen ingresos más elevados y tienen una mayor probabilidad de ascender que los trabajadores no manuales (Mora y Araujo. GERMANI.. por ejemplo. asociados al concepto de seguridad económica. la segunda pretende sostenerse en la relación de estas clases con las clases altas. La diferencia señalada por Graciarena entre estas dos tipologías se sustenta en que la primera responde más a un modelo de análisis propio de la realidad norteamericana y. Esto significa que la distinción entre trabajo manual y no manual ya no es determinante para la ubicación en una determinada clase social. Panorámica General”. Teorías Contemporáneas de las Clases Sociales. Francisco et al. educación y consumo) y dimensiones subjetivas (valores. está más orientado a estudiar el peso de los sectores intermedios en la conformación de la opinión pública. tanto en la región como en el mundo y.). Sudamericana. 2013). Buenos Aires. Gino (1968). con límites indefinidos. su formación y su futuro". para poder dar cuenta de la conformación de la clase media actual. en CARABAÑA. al mismo tiempo una mayor heterogeneidad en su interior. Martín y León. Las combinaciones múltiples pueden permitir. Rolando.. Cepal – Siglo Veintiuno Editores. lo que las torna en una “zona gris” (Sémbler. Al mismo tiempo. J. y DE FRANCISCO. aspiraciones.). ingreso. casi indefectiblemente. en algunos casos. sobre todo a partir de una creciente expansión de su volumen.C. Algunas perspectivas de análisis recientes de las clases medias aplicadas a América latina dan cuenta del interés que concitan actualmente. a utilizar el término en plural. Buenos Aires. que muestra una creciente heterogeneidad no plasmada en estudios unidimensionales. Dicho de otro modo. Arturo (Coords. GOLDTHORPE. Madrid. combinadas permitirán una mejor aproximación al objeto de estudio (Franco et al. 2011). HOPENHAYN. Las clases medias en América Latina: Retrospectiva y nuevas tendencias. MORA Y ARAUJO. Andrés (comp. las que. reconocer trabajadores no manuales con un ingreso significativamente bajo que les imposibilita alcanzar el piso mínimo de ingresos que los contenga en la categoría de clase media. “La movilidad económica y el crecimiento de la clase media en América Latina. cambiantes y con una complejidad interna que nos conduce. Informe del Banco Mundial. desde una perspectiva más económica. "Sobre la clase de servicio. Se recurre a la combinación necesaria de dos variables. entendida “como una baja probabilidad de volver a caer en la pobreza” (Ferreira et al. para indicar que “la pertenencia de las personas a la clase media (…) estaría dada por su condición de consumidores en una sociedad donde es posible acceder a una amplia gama de bienes (…)” (Franco et al. 9 liberal. (2013). Washington D. Los análisis recientes presentan. una definición de corte económico y refieren a la relación entre ingreso familiar e ingreso nacional (Pressman. Manuel (2011). 2011: 24). editorial Pablo Iglesias. Referencias bibliográficas: FERREIRA. o se basan en los ingresos per cápita. muchos trabajadores manuales disponen de más conocimientos.

entre las diferentes regiones e incluso entre una sociedad y otra. Este concepto es utilizado en la actualidad por todas las corrientes del pensamiento sociológico. a empresarios particulares o empresas industriales. Buenos Aires. Ediciones Nueva Visión. Santiago de Chile. Madrid. Paidós. que no poseyendo medios de producción propios ni otros medios para mantenerse. . Raymond (2000). Andrés (Comp. GALLINO. México. "Reflexionando . para la producción de bienes materiales. Serie Políticas Sociales.. Teorías Contemporáneas de las Clases Sociales. editorial Pablo Iglesias. 10 WILLIAMS. Una revisión analítica de los sectores medios”. Nueva Visión. edad. define a los obreros como la clase de trabajadores dependientes. a cambio de un salario. La interacción de estas variables hace que la estructura interna de la clase obra sea extremadamente diferenciada entre las diferentes ramas dentro del sector industrial. movilidad social y rama de actividad. dedicados casi exclusivamente a operaciones manuales o con un contenido manual importante. en Revista Problemas del Desarrollo / Edición Cono Sur. fundamentalmente. Palabras Clave. “La clase media en países latinoamericanos”. y DE FRANCISCO. De lo anterior podemos derivar. que el concepto de clase obrera se originó en el proceso de industrialización ocurrida en el marco de la economía capitalista. Luciano Gallino (1995). PRESSMAN. Siglo XXI. “Estratificación social y clases sociales. sexo. Williams (2000). Referencias bibliográficas CASTEL. . En lo que se refiere a la composición de la clase obrera se toman en cuenta. Steven (2010). La Metamorfosis de la Cuestión Social. Cepal. es decir al periodo coincidente con la Revolución Industrial y su influencia decisiva en la reorganización de la sociedad. procedencia étnica y nacionalidad. en CARABAÑA.). diciembre 2010-mayo 2011. CLASE OBRERA El desarrollo del concepto clase social en su sentido moderno corresponde al periodo transcurrido entre 1770 y 1840. una vez más. WRIGHT. N° 125. 11 (6). J. vive vendiendo su fuerza de trabajo. sobre el concepto de Estructura de Clases". Buenos Aires. Robert (1997). los siguientes atributos: calificación. Diccionario de Sociología. como si fuera una mercancía. sin embargo es sólo dentro de la tradición marxista donde su significación es sinónimo de proletariado. RAYMOND. Un Vocabulario de la Cultura y de la Sociedad. SÉMBLER. Un vocabulario de la cultura y la sociedad. sobre la base de un “contrato” individual o colectivo. Camilo (2006). Palabras Claves. Luciano (1995). Buenos Aires. entonces. Erik Olin (1995). escolaridad.

más la distribución de estas partes según un orden dinámica. el hecho de que se refieran a las características de las colectividades. entre ellos. La estructura social aparece aquí como el sistema pautado de las relaciones sociales entre los actores. Weber por su parte. Si Marx pone el acento en la esfera de la producción y Parsons en la del consumo. rescata la importancia de ambas. Se sostiene que la estructura social se refiere a las relaciones ordenadas. 11 ESTRUCTURA SOCIAL Sobre el concepto de Estructura Social El concepto de estructura social. La clase. en opinión de Salvador Giner. haciendo referencia a los diversos grupos que conforman la sociedad. Al respecto. condiciones de existencia y experiencias personales. al distinguir entre clases. para la perspectiva marxista. estamentos y partidos. y considerar que éstos no son diferentes dimensiones de la estratificación. designa a un conjunto de individuos que comparten la misma situación de clase. Giddens. Estas interrelaciones poseen un grado considerable de permanencia que muy frecuentemente trasciende la duración de la vida de los individuos (Feito Alonso. obteniéndose de esta manera las distintas clases sociales. los grupos y las sociedades. 1995. Sin embargo. De esta manera. la población se distribuye de acuerdo al acceso que tiene a distintos niveles de ingresos así como a los bienes y servicios materiales. De esta manera. 1995. Aplicando este criterio se obtienen distintos estratos o sectores sociales. tienen las mismas oportunidades típicas en los mercados de los bienes y del trabajo. Para el marxismo ortodoxo. 1999). . sino fenómenos de la distribución del poder. está constituida por el conjunto relativamente estable de las interrelaciones entre las diversas partes de una sociedad. estructura social es sinónimo de estructura de clases mientras para otras perspectivas de análisis el concepto aparece como más abarcativo. 3 Weber define a la clase social como un grupo de individuos que compartiendo la misma situación de clase. es decir ocupan una posición igual en el mercado. los que sólo pueden ofrecer servicios se dividen según los tipos de servicios que ofrecen (Weber.1999). sociales y culturales que se consideran necesarios para la reproducción generacional y el mantenimiento cotidiano de la población. las clases. rasgos no imputables a los individuos y que ejercen un fuerte efecto sobre las creencias y las acciones de los mismos (Feito Alonso. Martínez. Martínez. duraderas y pautadas entre los elementos de una sociedad. la misma situación de mercado. Algunos autores identifican como rasgos comunes a todas las definiciones de estructura social. el silencio de Marx a la hora de efectuar una definición puntual de las clases sociales (muere sin completar el capítulo 52 de “El Capital” en el cual lo estaba desarrollando) ha generado diversas interpretaciones al respecto. las cuales se definen en función de su relación con los medios de producción. constituye aún un campo fértil de debate para las diversas perspectivas analíticas que le otorgan diferente formato y contenido según el aspecto del mismo que iluminan. 1992:271)3. Desde la perspectiva estructural funcionalista en su versión parsonsiana. 1992. es decir. a pesar de ostentar una importancia central para la Sociología. la población se distribuye de acuerdo a su inserción en el sistema productivo. así como los que poseen propiedad se diferencian entre sí según el monto de sus posesiones.

Los estudios de Estructura Social en Argentina (ESA): Germani y Torrado 4 Para una ampliación de este tema puede recurrirse a Chiroleu. es decir una "clase en el papel" producto de una clasificación explicativa. clases y estamentos representan dos formas posibles y competitivas de formación de grupos respecto a la distribución del poder en la sociedad. la clase objetiva puede definirse como un conjunto de agentes que ocupan posiciones semejantes y que. 2000. que las convierte en distinciones significantes (1969:86). música. . una clase actual en el sentido de grupo movilizado para la lucha. Esto implica que para el análisis de las clases sociales. la clase no es resultado de la sumatoria de estos elementos. por lo tanto. Más recientemente. situados en condiciones semejantes y sometidos a condicionamientos semejantes. las corrientes neomarxistas y neoweberianas han desarrollado interesantes actualizaciones del debate de clases. a través de la profundización del concepto y los alcances de la clase de servicio (Goldthorpe. de esta manera "a través de cada uno de estos factores se ejerce la eficacia de todos los otros" (Bourdieu.1994 y1995). 1983 . etc. Al respecto. En opinión de Giddens (1979:49). tienen todas las probabilidades de tener disposiciones e intereses semejantes y de producir. expresan las diferencias de situación y de posición según una lógica sistemática. La definición de la clase no se efectúa sólo por el lugar que ocupan los agentes en las relaciones de producción. aunque el autor sólo los haya podido ubicar como característicos de dos formas sociales distintas. 1995). y en el segundo. Sin embargo. aunque éste resulte trascendental al dirigir las prácticas "a través de la intermediación de los mecanismos que controlan el acceso a las posiciones y que producen o seleccionan una clase determinada de habitus". siendo que en el capitalismo la primera se extiende en desmedro de la segunda. sino que resulta de la intervención de todos sus factores constitutivos. En opinión de Bourdieu (1969:87) Weber opone la clase y el grupo de status como dos tipos de unidades nominales que pueden restituir más o menos completamente la realidad según el tipo de sociedad pero que son siempre el resultado de la elección de acentuar el aspecto económico o el aspecto simbólico. Bourdieu por su parte resalta el mérito de Weber al reconocer la importancia tanto del plano material como del simbólico. la escuela a la que envían a sus hijos. junto a la forma de participación en las relaciones de producción debe tenerse en cuenta las prácticas5 que las mismas desarrollan. Para Bourdieu4 en cambio. sus preferencias en pintura. 1991a:99-100). no es. en este sentido. 5 En este sentido. prácticas y tomas de posición semejantes (1990:284. aspectos que coexisten siempre en la realidad. el modo de ser de una clase o fracción de clase está constituido por el barrio en que viven sus miembros. los estamentos (o grupos de status) son conjuntos de hombres definidos por cierta posición en la jerarquía del honor y del prestigio. 12 Por su parte. una serie de "características auxiliares o secundarias. 1990:16-17). lo que comen y la manera en que comen. 1990 y 1991). La clase así constituida es una construcción. los lugares a los que van de vacaciones. Deben tenerse en cuenta además. las distinciones simbólicas son siempre secundarias respecto a las diferencias económicas que expresan. poniendo en el primer caso el énfasis en los alcances del concepto de clases medias por considerar que éstas pueden tener un alto poder explicativo en la formación de clases en el capitalismo contemporáneo (Wright. (García Canclini. en cambio. las relaciones simbólicas de los individuos que las componen.

etc). Esto implica que más allá del peso e importancia que adquieren las clases sociales. Germani sostiene que el sistema de clases en Argentina se acerca al tipo de las sociedades occidentales industrializadas. por entonces inexistente. Analizada toda la información empírica (de carácter público o privado) disponible hasta el momento de edición del libro. para analizar la realidad social. Están determinadas por criterios estructurales (juicios de valor que ordena jerárquicamente las ocupaciones. 1914 y 1947) y un estudio sincrónico del Cuarto Censo (1947) para dar cuenta de la evolución y las características de la ESA al momento de publicación del libro. la asistencia y las mil actividades de la vida asociada. la educación y la cultura (en sentido estricto de arte. Por su parte. Estructura social de la Argentina. siendo algunas de sus dimensiones. “La religión. la educación y la cultura. originan otras tantas dimensiones en virtud de las cuales pueden percibirse una multitud de grupos sociales dotados de diferentes grados de importancia colectiva (y de significado individual en cuanto a las ‘pertenencias’ que originan). Miguel Murmis. pero todos ellos son integrantes de la estructura social total que se ha elegido como unidad de estudio”. con una presencia importante de clases medias originadas en la magnitud del proceso inmigratorio y la elevada movilidad social ascendente que durante varias décadas constituyó uno de los rasgos centrales de la estructura social nacional. Milcíades Peña. literatura. Germani conceptualiza la estructura social como “la composición e interrelación de todos los grupos sociales. 1895. la política. número y naturaleza de sus partes y formas en que aparecen sobre el territorio. y no solamente de algunos de ellos. las define como un objeto con existencia sociológica real que refiere a un conjunto de individuos que tienen ciertos elementos comunes que se manifiestan concretamente en sus maneras de pensar y obrar. Al respecto pueden mencionarse entre otros a Sergio Bagú. es decir sobre la forma material de las sociedades. su trabajo procura proporcionar una base general. Y agrega. José Nun y Juan Villarreal. Análisis estadístico publicado en 1955 por Gino Germani y Estructura social de la Argentina: 1945-1983 publicado en 1992 por Susana Torrado. 13 Dos obras resultan centrales6 a la hora de analizar las transformaciones en la estructura social argentina (ESA): las mismas son. la recreación. Reconoce que las clases sociales se basarán en inferencias sobre la ocupación y la estructura ocupacional de la población. tipo de existencia. nivel económico y características personales) y criterios psicosociales (autoidentificación y sistema de actitudes). la religión. ciencia. la política. cualquiera que sea su estratégica posición con respecto al todo”. la estructura social está conformada por todos los grupos sociales. . 6 Esto no supone ignorar los aportes de otros autores tanto dentro de la perspectiva funcionalista como dentro de la marxista. El trabajo de Germani combina un análisis diacrónico de los cuatro primeros Censos de Población y Vivienda (1869. la económico-social. Pese a reconocer la importancia que tiene la estructura económico-social para el análisis de las demás diferenciaciones. Como principal representante del movimiento que busca construir una sociología empírica. Se trata de un estudio de morfología social.

el aporte efectuado por Susana Torrado en su libro de 1992 y diversas publicaciones posteriores que amplían el lapso en estudio. estructura social es sinónimo de estructura de clases y éstas se definen como subconjuntos de agentes que ocupan una posición análoga en el proceso de producción económica. "Condición de clase y posición de clase" en Autores Varios. 14 Por su parte. dejando de lado el componente superestructural.de imponer sus propias estrategias de acción al conjunto de la sociedad a través del ejercicio del poder (instrumentación del Estado) y de diversos mecanismos de legitimación. la información cuantitativa disponible obliga a circunscribir el análisis al campo de las prácticas económicas. Referencias bibliográficas: BOURDIEU. desarrollista y aperturista en la ESA. . Y la autora agrega: “La vigencia de un modelo de acumulación es la resultante de diversos factores: la existencia en la sociedad de estrategias alternativas correspondientes a las diferentes clases sociales o segmentos de clase en presencia. Por otra parte. Definidas a partir de determinantes estructurales (prácticas económicas) y superestructurales (prácticas jurídicas. Buenos Aires. proyectos y prácticas políticas) relativas a los factores fundamentales que aseguran la acumulación capitalista y que son dominantes en una sociedad concreta en un momento histórico determinado”. Ubicada en el paradigma marxista. políticas e ideológicas). En este sentido. Desde la perspectiva de la autora. La emergencia y desplazamiento de cada modelo de acumulación en una sociedad concreta dependen pues de las relaciones de clase y de las correspondientes formas de dominación en cada momento histórico”. el concepto de modelo de acumulación “remite a las estrategias de acción (objetivas. En tal sentido. formas o comunidades de producción y su articulación en formaciones sociales y sociedades concretas. en su estadio monopólico y con carácter dependiente. parte de una visión diferente sobre la estructura social. Pierre (1969). y de la forma de producción mercantil simple. la capacidad de dichas fuerzas sociales –aisladas o coaligadas (formando en este último caso un bloque dominante). las relaciones de alianza o de conflicto que se establecen entre las fuerzas sociales que representan a dichas clases. La autora analizará sucesivamente lo efectos de las estrategias justicialista. la correlativa estructura de poder. Estructuralismo y sociología. Nueva Visión. ampliando en trabajos posteriores su lapso de estudio hasta 2001 y marcando las singularidades dela aperturismo en dictadura (1976-1983) y en democracia. la autora busca establecer los cambios que operan en la ESA a partir de una periodización definida por los modelos de acumulación dominantes en cada momento y simultáneamente efectuar una caracterización de la estructura social al final del lapso estudiado. Conceptualmente se ubica en la teoría de los modos. considera que Argentina es una sociedad concreta caracterizada por la articulación del modo de producción capitalista (que es dominante). creando y destruyendo puestos de trabajo en actividades económicas puntuales e induciendo de tal manera modificaciones dentro del sistema de lugares o posiciones en la división social del trabajo. cada estrategia de acumulación deja su impronta sobre la estructura social al orientar la inversión hacia determinados sectores productivos.

15 BOURDIEU. Erik (1983). sobre el concepto de Estructura de Clases”. Ed. Anthony (1979). GOLDTHORPE. Clase y Sociedad. en Sociología y cultura. Departamento de Sociología. O poder simbólico. Rosario. Alianza. De Francisco (Comp. Sociología. Carabaña y AA. cuyo impacto en las grandes ciudades no se daba a través del desempleo abierto sino. "Génese histórica de uma estética pura". más bien. México. trad. las cuales se caracterizaban por una organización rudimentaria basada en el trabajo intensivo. "Espacio social y génesis de las clases". su formación y su futuro”. Universidad Nacional de Rosario. Teorías Contemporáneas de las Clases Sociales. Fondo de Cultura Económica. Clases. Dentro de este contexto. 1991). MARTÍNEZ. “Algunos conceptos básicos en la obra de Pierre Bourdieu”. "Estructuras sociales y estructuras mentales". Madrid. Sin embargo. Carabaña y AA. el concepto ideado por Hart ponía énfasis en el notable dinamismo y la diversidad de este tipo de actividades. Madrid. Teorías Contemporáneas de las Clases Sociales. Adriana (2000). de Minuit. Stanislav (1969). Lisboa-Río de Janeiro. De Francisco (Comp. Miño y Dávila editores. escaso monto de capital utilizado y baja capacidad de acumulación. con tecnología anticuada. La estructura de clases en las sociedades avanzadas. Reflexiones sobre las desigualdades sociales. y . Max (1992). bajos niveles de productividad. “Sobre la clase de servicio. Buenos Aires. WRIGHT. Estructura de clases y conciencia social. Grijalbo. Difel- Bertrand. El escenario descripto por este informe era el de sociedades caracterizadas por fuertes procesos de migración rural-urbana. una vez más. Ed. Crisis y Estado. Según Portes (1999). editado a principios de la década del 70 y rápidamente difundido por el hoy clásico Informe sobre Kenya.). MAYER. Madrid. Paidós OSSOVSKY. Erik (1994). BOURDIEU. a través del desarrollo de actividades de pequeña escala que proveían de medios de subsistencia a los migrantes rurales y a los pobladores urbanos incapaces de conseguir empleo en el sector moderno. Barcelona. Clase. Madrid. ed. Madrid. Alianza. Madrid. Grandes écoles et esprit de corps. Anuario de Sociología. Rafael (1995). Península. Estructura social contemporánea. UNR Editora. Madrid. México. el sector informal abarcaba las unidades productivas de pequeña escala en el medio urbano. WRIGHT. en J. Siglo XXI. prólogo de La Noblesse d'etat. GIDDENS. Paris. Así. “Reflexionando. de Emilio Tenti Fanfani. Anthony (1994). Pierre (1989a). Las clases sociales en los países industrializados. WEBER. BOURDIEU. GIDDENS. las investigaciones desarrolladas en esta época enfatizaban la importancia del sector informal en la generación de empleos (Charmes. Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Pablo Iglesias. Economía y Sociedad. CHIROLEU. John (1995). El mismo fue publicado por el Programa Mundial de Empleo de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT). Kurt (1961). en J. Pablo Iglesias.). FEITO ALONSO. Siglo XXI. Siglo XXI. Rosalía (1999). WRIGHT. Madrid. Pierre (1990). Erik (1995). Estructura social y estratificación. Pierre (1989b). INFORMALIDAD La noción de “sector informal” fue utilizada por primera vez por el antropólogo británico Keith Hart en un estudio sobre los mercados de trabajo urbanos de África.

la cual es retenida del debate de la marginalidad. fundamentalmente. 1991a). la piedra angular de ese debate. En América Latina. desarrolladas en América Latina en las últimas décadas: a) La interpretación PREALC (Proyecto sobre el Empleo en América Latina y el Caribe) Esta primera vertiente es subsidiaria de la caracterización del sector informal elaborada por el pionero informe sobre Kenya e “incorpora la dimensión histórico-estructural. el origen del sector informal se encontraba en la heterogeneidad estructural que caracterizaba a las economías latinoamericanas. Desde esta perspectiva. o también a una teja que cubre parte de la inmediata. con escasa o nula explotación de capital. Esta posibilidad está dada.tecnología. la problemática de la informalidad ha sido ampliamente abordada y debatida en nuestro continente. y en el excedente de fuerza de trabajo -en su mayoría migrantes provenientes de zonas rurales. El primero. esta perspectiva incorpora la dimensión histórico-estructural. y todavía constituye. Sin lugar a dudas la obra de Víctor Tokman constituye el enfoque paradigmático dentro de esta vertiente. un sector formal que concentra las actividades económicas organizadas. al situarla en el contexto latinoamericano”8 (Tokman. Las actividades desarrolladas en el sector informal de la economía constituyen así la única posibilidad de amplias capas de la población de proveerse un ingreso y de afrontar las necesidades de la supervivencia material. 1991a: 15). dejando descubierto lo demás. y al decir de Bassols (1990). Durante la década del 70.que fue incapaz de encontrar un espacio de inserción en los sectores modernos (formales) o que voluntariamente se mantuvo ocupada en actividades tradicionales. Desde entonces. y a la par de la difusión de su uso. el término comenzó a utilizarse para caracterizar los mercados de trabajo en otros países del Tercer Mundo. parcial o totalmente. convirtiéndose así en un concepto clave para este tipo de análisis. por la facilidad de acceso. . 8 Desde la perspectiva de Tokman (1991a). sin crear conflicto. por el lado de la demanda de mano de obra. las cuales no se transformaron durante el proceso de modernización (Tokman. se produce un principio de traslape7 del sector marginal con el informal. con una producción de mano de obra intensiva y poca -e incluso atrasada. Consecuentemente. Años después de su surgimiento. El debate en torno a la noción de marginalidad constituye la cristalización en el plano teórico de esa problemática. con mínima división del trabajo y dependiente de mercados no regulados y competitivos. 16 según el mismo autor. esta característica del sector informal va a ir desdibujándose hasta prácticamente desaparecer en la década del 80. esta herramienta teórica se fue tornando cada vez más compleja y polisémica. A continuación se presentan las tres principales vertientes interpretativas sobre la temática. Las actividades productivas del sector informal se caracterizan por ser de pequeño tamaño. se deriva de esta perspectiva la existencia de dos sectores diferenciados en el mercado de trabajo urbano. la cual se presenta asociada con la manera cómo se organiza la producción y con la forma de insertarse en los mercados. Éste sector incluye. Sin embargo. Por el lado de la oferta comprende a las personas más 7 La idea de traslape o solapa hace referencia a la función que permite establecer la labor de dos fases operando superpuestas. la problemática de la deficiente capacidad de las economías nacionales para generar puestos de trabajo venía siendo uno de los temas centrales en la discusión socio-política desde hacía como mínimo una década. a diferencia del debate africano. los puestos de trabajo disponibles en las empresas organizadas y los servicios personales requeridos por los estratos de mayores ingresos. La definición teórica del fenómeno constituyó.

En este sentido. en los países desarrollados los ingresos obtenidos en empresas subcontratistas exceden los salarios pagados en el sector moderno. pueden tratarse de unidades productivas del sector formal orientadas al logro de una mayor flexibilidad gerencial y menores costos laborales por medio de contrataciones no registradas y de subcontrataciones de emprendimientos informales. de pequeñas empresas con el objetivo de lograr la acumulación de capital generando mayor flexibilidad y costos más bajos. serán considerados informales todas aquellas actividades redituables que no estén reguladas por el Estado en entornos sociales en los que sí están reguladas actividades similares. y no un conjunto de actividades excluidas de ella. Para Souza y Tokman (1991). . estructuralista o de la modernización con explotación Desde una mirada que incorpora los cambios recientes en el sistema de producción a nivel internacional para explicar la existencia universal del sector informal y su persistencia a través del tiempo. el concepto de informalidad debe ser utilizado en la actualidad para dar cuenta de fenómenos de naturaleza diferente. 17 calificadas o con mayor experiencia dentro de cada categoría ocupacional (Souza y Tokman. derivados de las transformaciones de la economía internacional. sino en la manera en que ese producto es producido y/o intercambiado9. Ellos son: 1. Y el segundo. b) El enfoque neomarxista. por ser una característica constitutiva del sistema capitalista. ambos sectores (de estructura productiva heterogénea) participan en un mismo mercado y existen entre ellos relaciones complementarias y competitivas. economía no declarada: consiste en acciones que rodean o evaden las reglas fiscales establecidas tal como aparecen consignadas en las regulaciones impositivas. Partiendo de esta definición. aun cuando pueden significar pérdida de la protección laboral y de estabilidad ocupacional. el servicio doméstico y los ocupados (patrones o empleados) en empresas pequeñas no organizadas formalmente (Souza y Tokman. Dentro de este aspecto. El sector informal debe entonces definirse no sólo por el tipo de organización de la 9 Dentro de esta perspectiva. el concepto de economía informal se va a diferenciar de los de: economía ilegal: comprende la producción y distribución de productos y servicios prohibidos legalmente. un sector informal que concentra a los ocupados que normalmente no ejercen su actividad en las empresas organizadas y constituye el resultado visible del excedente relativo de fuerza de trabajo. las obras de Castells y Portes consideran que los procesos económicos informales cortan transversalmente toda la estructura social. Mientras que en América Latina la informalidad genera ingresos bajos y escasa capacidad de acumulación. constituyendo este último una parte integral de la economía moderna.. El marcado esquema dualista diseñado por esta perspectiva es suavizado ante el reconocimiento de la existencia de relaciones entre los dos sectores y diferentes grados de homogeneidad en los mismos. o bien.Las estrategias que siguen las empresas capitalistas para enfrentar la crisis. Así. De esta manera.El exceso estructural de fuerza de trabajo en relación a la dinámica capitalista 2.. la informalidad no es una particularidad del Tercer Mundo únicamente. En este sector se incluye a la mayor parte de los trabajadores por cuenta propia. Los sectores formal e informal se complementan. la diferencia básica entre lo formal y lo informal no estriba en el carácter del producto final. 1991). sino que es observable también en los países avanzados. 1991). economía no registrada: abarca las actividades que eluden los requerimientos de las agencias gubernamentales.

subsidiaria de los enfoques neoliberales. Se argumenta además que dicho marco de regulación constituye la barrera principal que impide el desarrollo de las actividades informales. Sin embargo. que no se refiere solo a las características del sujeto sino que toma cuenta las particularidades propias de la actividad ejercida y de la unidad económica donde se desempeñan. En consecuencia. A largo plazo. las crisis económicas largas y profundas producen como reflejo típico un incremento del empleo por cuenta propia y del trabajo estacional o irregular. engorrosos y lentos procedimientos. Este último es el que varía según el nivel de desarrollo y en particular. los diferentes tipos de procesos de informalización no constituirían más que aspectos parciales dentro del cuadro global del cambio social. La legislación. la difusión de las actividades informales es en gran medida un producto del ritmo de la terciarización y el modo de expansión de los servicios no puede interpretarse en absoluto como un acontecimiento contingente. a las actividades del mercado local o a aquellas ajenas al mercado como consecuencia del elevado desempleo. tanto en términos numéricos como de duración. y burocracia ineficiente. Pero los problemas actuales del empleo no serían sólo un resultado de la recesión económica o un crecimiento lento. las diferencias existentes en los procesos hace necesario situar el debate en el proceso socio-histórico-económico de la sociedad que se analiza. Para Hernando De Soto. la reestructuración y la redistribución geográfica de la industria reducen de manera creciente los niveles de empleo formal en las áreas industrializadas. 18 producción a nivel microeconómico. informalidad e ilegalidad son similares y la existencia del sector informal se explica por la imposibilidad de cumplir con las regulaciones existentes. y un retorno a las actividades tradicionales. los procedimientos y el gobierno son señalados como los responsables de la significativa y creciente proporción de empleos de baja productividad y escasa remuneración. se desarrolla con fuerza en América Latina desde la segunda mitad de la década del 80. según la existencia o no de mano de obra excedente. el tipo de articulación con el resto de la economía y el sistema de regulación del proceso de trabajo excedente. la automatización. Aquí. sólo pueden ser explicados a partir de una comprensión de la lógica general subyacente a la nueva división internacional del trabajo. los emprendimientos informales constituyen la irrupción de genuinas fuerzas de mercado en una economía constreñida por las regulaciones estatales. La causa de la informalidad radica en la naturaleza de la intervención del gobierno que se traduce en legislación inadecuada. porque se encuentran vinculadas con una realidad muy . un ejemplo de esta vertiente. la denominada economía informal incluye una notable variedad de actividades cuyo único punto en común es el factor negativo de quedar por fuera de la economía oficial controlada por el Estado. la informalidad surge como respuesta popular a los rígidos Estados mercantilistas. sino también por el contexto estructural en que se inserta. Este proceso es producto tanto de transformaciones de larga duración como de consecuencias temporales de la crisis económica y social. c) La interpretación legal-institucional Esta perspectiva. Así. En este sentido. ya que es sólo a través del mismo que se puede acceder a los recursos productivos y a los mecanismos más dinámicos. de los procesos a través de los cuales se está llevando a cabo la reestructuración del trabajo y de la economía. Sin lugar a dudas. y de las nuevas formas de marginación o promoción social de los diferentes estratos. Desde la perspectiva de Mingione (1993). Para el autor. Partiendo de la complejidad que presenta el fenómeno de la informalidad que se origina en la realidad de los países en vías de desarrollo.

Nº 90. Manuel y PORTES. CEIL PIETTE del CONICET.) El sector informal en América Latina. Alejandro (1991). que se utiliza principalmente para los estudios sobre la pobreza y la marginalidad. Julio C. sin embargo no está claro si deben darse todas las características o basta con algunas de ellas. que asimila el sector informal a la economía “sumergida o subterránea” de los países capitalistas desarrollados. Víctor (Comp. Referencias bibliográficas BASSOLS. la OIT sugiere incorporar una nueva categoría.) El sector informal en América Latina. esta definición más amplia agregaría un nivel más de imprecisión al sumar al ya heterogéneo universo del sector informal al grupo de los trabajadores sin protección. Buenos Aires. Universidad Autónoma Metropolitana. “El sector informal y la exclusión social”. de Buenos Aires. Ernesto (Ed. en Tokman. Dos décadas de análisis. CAPECHI. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. en Polis. La Plata. “¿Por qué importa la economía informal?”. urbanas o rurales. La nueva cuestión social en Argentina. México. “Una revisión crítica de los conceptos. Dos décadas de análisis. CHARMES. 19 compleja y cambiante. (Coord. Ministerio de Trabajo de la Pcia. Para Neffa (2008 y 2009). Víctor (Comp. Hernán (1991). 2) Dimensión de la empresa (medida en el número de empleos. NEFFA. México.) El sector informal en América Latina. los trabajadores familiares (auxiliares) no remunerados y los trabajadores del servicio doméstico). “La economía informal y el desarrollo de la especialización flexible en Emilia Romagna”. Madrid. este cambio cualitativo significa también un fuerte incremento del tamaño de la economía informal latinoamericana. según los países. “El mundo debajo: orígenes. incluyendo a los propietarios) serían informales los que trabajan en las de menos de 5 o de 10 trabajadores. Caracas. en Villanueva. Desde la perspectiva de Neffa (2008 y 2009) varias son las características y condiciones acerca de las cuales hay consenso para afirmar que al cumplirse se está en presencia de trabajadores informales. “La marginalidad urbana: una teoría olvidada”. en Tokman. Bernal. Crisis. Enzo (1993). la OIT recomienda incorporar a la concepción de economía informal a todos los trabajadores sin protección social (denominados generalmente como no registrados o “en negro”) independientemente de si están en pequeñas. CARBONETTO. México. Hacia 2003. Planeta. Dos décadas de análisis. . Una sociología de la vida económica más allá del paradigma del mercado.) Empleo y globalización. sobrevivencia y sector informal. pero la categoría pobreza no representa lo esencial del sector y no se puede identificar pobreza e informalidad. La informalidad. De esta manera. definiciones y estudios del sector informal”. 3) El criterio de no registro de trabajadores en las actividades no agrícolas. dinámica y efectos de la economía informal”. pág. Jaques (1991). Víctor (1990). 4) Finalmente está el criterio del ingreso. a las categorías ocupacionales contenidas anteriormente. la precariedad laboral y el empleo no registrado en la provincia de Buenos Aires. ILDIS-CENDES-Nueva Sociedad. Víctor (Comp.) (2008). en Tokman. CASTELLS. 181-198. Mario (1990). DE SOTO. es posible señalar que su operacionalización y estimación no han estado exentas de debate y revisiones constantes. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Es cierto que las actividades de los más pobres que trabajan para sobrevivir se encuentran dentro del sector informal. Sociedades Fragmentadas. Asimismo. medianas o grandes empresas. Ed. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. en Portes. excepto los profesionales. Ellas son: 1) Categoría ocupacional (en la versión original serían los trabajadores cuenta propia. MINGIONE.) La economía informal. Daniel (1997). Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Alejandro (Ed. CARIOLA Cecilia y otros (1988). Anuario de Sociología. Universidad Nacional de Quilmes. trabajadores y empresarios que están ocupados en micro empresas.

Víctor (Comp. Dos décadas de análisis. 1994: 274). “La economía informal y sus paradojas”. 20 NEFFA. ASET. trabajo no registrado” en 9º Congreso Nacional de Estudios del Trabajo. en Tokman.) El sector informal en América Latina.) El sector informal en América Latina. México. en este caso corresponde hablar de movilidad horizontal10. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. 1992: 313).) El sector informal en América Latina. México.) Informalidad y exclusión social. Víctor (Comp. posiciones que. Irene (Comp. Jorge. (Torrado. para quien ésta alude a la traslación geográfica entre vecindades. Irene (Comp. Dos décadas de análisis. Torrado distingue entre movilidad social en sentido amplio y en sentido restringido. ciudades y regiones. México.) El sector informal en América Latina. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. esto supone reconocer el peso que tienen los factores adquiridos sobre los adscriptos. en Tokman. pueden definirse en términos ocupacionales o en términos de ingresos. SOUZA. Emilio y Novacovsky. Implica en última instancia una recompensa al esfuerzo y al talento en una situación de igualdad de oportunidades. Víctor (Comp.) Informalidad y exclusión social. Una exploración sobre su naturaleza”. Klein. OIT. “Introducción: dos décadas de sector informal en América Latina”. FCE. a su vez. Dos décadas de análisis. Víctor (Comp. Víctor (1991). Bueno Aires. . PORTES. Emilio y Novacovsky. Giddens. “El sector informal posreforma económica”. PEATTIE. La movilidad en sentido restringido hace referencia a los desplazamientos entre posiciones jerárquicas dentro de la pirámide de estratificación social. entre las ramas de la economía). Julio C. Siempro. TOKMAN. en Tokman. Dos décadas de análisis. en Carpio. en Tokman. “El sector informal y la pobreza urbana en América Latina”. FCE. Dentro de la misma pueden distinguirse según Torrado: a) movilidad estructural: se vincula con la modificación en el número relativo de posiciones disponibles de cada categoría. Víctor (1991a). 1990:434. TOKMAN. (2009). Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Siempro. “Las relaciones entre los sectores formal e informal. La existencia de una movilidad social sostenida dentro de una sociedad determinada es un indicador de la apertura o permeabilidad que la misma tiene. precariedad. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. desde la perspectiva marxista. TOKMAN. Para otros autores. Se trata de un proceso que tiene importantes consecuencias políticas y sociales. La primera designa un desplazamiento entre diferentes “lugares” sociales (rural-urbana. como consecuencia de la evolución de la estructura de 10 Este es el caso de Giddens (1994:274). entre ciudades de distinto tamaño. Paulo Renato y Tokman. “Un buen circulante y cómo creció: el sector informal”. Jorge. Klein. México. Víctor (1991b). Lisa (1991). Víctor (1999). MOVILIDAD SOCIAL La movilidad social puede definirse como los movimientos de los individuos y las unidades familiares entre las distintas posiciones socioeconómicas o. entre las distintas clases sociales (Boudon. Existen distintas formas de clasificar la movilidad social. Alejandro (1999). OIT. en Carpio. “Sector informal.

El análisis de las clases sociales: teorías y metodologías. Buenos Aires. Anthony (1994). Por otra parte. FILGUEIRA. 2011: 106). Ruth (2011). hay menor probabilidad de que exista este tipo de movilidad y en consecuencia menor es también la probabilidad de que las posiciones ocupacionales sean ocupadas de acuerdo a calificaciones y capacidad de desempeño. . CEPAL. 2034. POBREZA La preocupación por estudiar la pobreza está en los orígenes mismos del análisis sociológico. Madrid. de suerte que se producen puestos “vacantes” para ser llenados por otros estratos sociales. las cuales quedan disponibles. b) movilidad por circulación o reemplazo: se origina en el hecho de que cierta parte de los individuos dejan las posiciones que ocupaban en un momento dado. señala Sautu (2011: 107) intervienen diversos factores. Editorial de la Flor. Sociología. Buenos Aires. Raymond y BOURRICOUD. entre aquellos de cambio endógeno destacan especialmente: la innovación tecnológica. las que no logran por ello cubrir todas las plazas disponibles. Estratificación y movilidad social en América Latina. las oportunidades de capacitación y desempeño ocupacional se dan en el marco de las clases sociales y los cambios ocupacionales influyen en la movilidad de clase (Sautu. y la apertura o cierre de los mercados internos e internacionales. La movilidad puede darse además. LC/R. la demanda de capacitaciones y competencias nuevas o la transformación de las existentes. F (1990). SAUTU. Desde esta perspectiva de clasificación puede hablarse de movilidad intrageneracional entendiéndola como el desplazamiento de los individuos hacia arriba o hacia abajo dentro de la escala social. La actualidad de viejas temáticas: sobre los estudios de clase. 21 producción económica. Ediciones Luxemburg. GIDDENS. Alianza. 1994: 274). Diccionario crítico de Sociología. Susana (1992). esta última es una vía de alcanzar la primera (en sentido ascendente o descendente) y no sólo una manera de captarla empíricamente. Al respecto. Es así como ya en el siglo XVIII algunas encuestas sociales procuraban abordar el fenómeno ante la magnitud que el mismo adquiría como consecuencia de las condiciones de vida que imponía la 11 Algunos autores hablan de movilidad vertical refiriéndose al desplazamiento hacia arriba o hacia abajo en la escala socioeconómica (Giddens. hace referencia al desplazamiento de los individuos hacia arriba o hacia abajo dentro de la escala social. a través de las generaciones. Buenos Aires. Referencias bibliográficas BOUDON. c) movilidad demográfica: derivada de la menor fecundidad relativa de las familias de determinadas posiciones. dentro de una misma generación o entre generaciones. Estructura social de la Argentina: 1945-1983.11 En este proceso. TORRADO. Edital. Al respecto señala Filgueira (2000: 8) que cuanto más rígida o estamental es un sistema estratificado. La movilidad intergeneracional. Cabe también distinguir también entre movilidad social y ocupacional. Carlos (2000).

En la Edad Media por ejemplo. la misma se aborda a partir de la construcción de la denominada línea de pobreza (L. y el posterior surgimiento del Estado de Bienestar dio una cobertura mínima a los individuos en estado de pobreza. los elementos que componen esta definición son susceptibles de diferentes definiciones.. según la forma en que se construyan los indicadores pertinentes. etc. vincula las necesidades “mínimas” con el grado de desarrollo alcanzado por el conjunto de la sociedad. Puede definírsela también como la situación más o menos permanente de los hogares cuya insuficiencia de ingresos redunda en carencias críticas en la satisfacción de las necesidades básicas (Kaztman. el maquinismo. aquellas personas o familias cuyos recursos son tan escasos que no acceden a las pautas de consumo y actividades que integran el nivel de vida aceptable en la sociedad a la que pertenecen13. de distinto alcance e incluso utilizando indicadores meramente económicos u otros más amplios. 13 Para una ampliación de esta discusión puede consultarse Boltvinik.P. . en cambio. hasta que el Estado de Bienestar sin eliminarlas. los umbrales de pobreza eran tan variados que el concepto mismo de pobreza asumía un carácter relativo. el significado intrínseco de la "situación de insuficiencia de ingresos" podemos observar que desde el punto de vista metodológico.)14: ingreso mínimo requerido para que los hogares logren asegurar el desarrollo psicofisiológico y la integración social de sus miembros. 12 Este es el sistema empleado en Estados Unidos para establecer el umbral oficial de pobreza. 1991). Si analizamos en cambio. En estas circunstancias. profundizaron y ampliaron las diferencias entre los pobres. en su intervención. En este sentido. lo cual supone la construcción de modelos de pobreza diferentes según se realcen unos u otros. por ejemplo la duración de la "situación de insuficiencia de ingresos" se constituye en un elemento central a la hora de distinguir diferentes tipos de pobreza y avanzar así hacia una comprensión de la heterogeneidad que esta categoría conlleva. Existen. Aquéllos que no alcanzan a cubrir ni siquiera las necesidades alimentarias serían considerados indigentes. ciertas condiciones mínimas que tienden a paliar la situación de los más necesitados.1999 14 La Línea de Indigencia por su parte estaría constituida por una canasta familiar formada sólo por alimentos. la cual recuperará ante la retirada del estado de sus obligaciones sociales. vestido. es de destacar que su heterogeneidad es un rasgo siempre presente a través de los siglos. Serían pobres. las revoluciones industriales. vivienda)12. 1989:141).Una definición política hace referencia al “nivel de ingresos o de satisfacción de las necesidades esenciales en el cual la sociedad siente alguna responsabilidad de dotar a todas las personas” (Boltvinik. Sin embargo. La pobreza puede ser definida desde perspectivas diversas. Una concepción relativa de pobreza. 1. 22 Revolución Industrial a buena parte de los trabajadores. El devenir histórico. Analizando la historia de la pobreza. fija.Desde una concepción absoluta se considera pobres a aquellas personas o familias que no pueden cubrir las necesidades establecidas como mínimas. la pobreza parece perder parte de su heterogeneidad. es decir cuyos ingresos no alcanzan a cubrir el costo monetario de una canasta de bienes necesarios para atender las necesidades “mínimas” (alimentación. La evolución posterior del sistema capitalista permitió en muchos países contenerla a través del surgimiento de las primeras formas de seguridad social. 2.

en términos simples. 1992 y Minujin y Kessler.Definir cuáles son las necesidades básicas a los efectos de construir la canasta normativa correspondiente. Predomina de esta manera. servicios de salud. 23 sin embargo. 1999). esperanza de vida al nacer. y por lo tanto de diferentes magnitudes de la pobreza. de la producción y el consumo.Comparar dicho costo con el ingreso del hogar y de esta manera clasificarlos en pobres y no pobres. agua potable. Minujin. 3. 3. definiciones alternativas tienden a ampliar o restringir los límites de la pobreza.El nivel de ingresos de la persona o familia puede constituir el umbral de la pobreza. de acuerdo a las pautas culturales de consumo en un momento determinado de la respectiva sociedad. con la vara monetaria.B.) La L. es una media aritmética de un indicador de cantidad de la vida (esperanza de vida al nacer). como en el caso de la L. mientras que los indicadores sociales son usados en forma paralela. transporte público.Calcular el costo de esta canasta. 16 Para el abordaje de este tema han resultado de especial utilidad los trabajos de Kaztman. 1989.P. es un proceso difícil en razón de que supone la combinación de diferentes criterios. como analfabetismo. a) Línea de Pobreza (L. El primer método es utilizado por instituciones como el Banco Mundial o la CEPAL. mientras que el PNUD construye su Índice de Desarrollo Humano que procura incluir variables de distinto origen. de los valores de uso y los valores de cambio. En Argentina se utilizan básicamente dos métodos. una especie de “esquizofrenia social” que expresa la disociación de los ámbitos económico y social. u éste puede construirse de una manera mucho más compleja incluyendo otros indicadores. 1991 y 1999.I.. una de conocimiento (combinación de alfabetización y nivel de instrucción) y una de disponibilidad general de valores de uso comprados (PBI per cápita) (Boltvinik. servicios sanitarios. Al respecto.P. alojamiento. y además entre ellos se escogerán los más económicos (costo “mínimo”). se construye a partir de un cálculo de los ingresos necesarios para cubrir el costo de una canasta básica de alimentos y otros bienes y servicios “de costo mínimo”. etc. la pobreza se mide casi siempre. vestido.P. Boltvinik. Al respecto existe cierto consenso en que las mismas deben incluir: alimentación. algunos estrictamente técnicos y otros políticos. 1990. Los abordajes metodológicos de la pobreza y sus limitaciones16 La cuantificación de la pobreza. no integrada. INDEC.P. b) Necesidades básicas insatisfechas (N. el de la Línea de Pobreza y el de las Necesidades Básicas Insatisfechas. 1995. Para su construcción es preciso: 1.15 Señala Boltvinik (1999) que en la práctica. Una dificultad adicional surge de la definición de las "necesidades básicas". y cada una de ellas permite la obtención de datos diferentes. equipamiento doméstico.) Este método es utilizado para la elaboración de los denominados mapas de la pobreza. educación y cultura y empleo. Básica significa que incluye sólo aquellos elementos que resultan indispensables para la vida. diferentes formas de captación/medición de la L. . Para su construcción se debe: 15 El Índice de Desarrollo Humano. 2.

Definir cuáles son las necesidades básicas insatisfechas y seleccionar los indicadores que las expresan. En su definición quedan excluidas variables tan importantes como salud. Este método se ha mostrado útil para diferenciar situaciones polares en un momento dado. 24 1. Esto es así porque indicadores como características de la vivienda no necesariamente presentan alteraciones inmediatas al producirse una situación económica crítica de larga duración. . en este sentido. pero su validez resulta dudosa para observar la evolución de la pobreza: se puede habitar una vivienda 17 En algunos países se consideran pobres extremos a las personas que presentan dos o más indicadores por debajo del mínimo definido.Fijar un nivel mínimo para cada indicador. pero no necesariamente tiene valor sustantivo. la propiedad o derecho de uso de activos (patrimonio). puede decirse que ambos describen fenómenos diferentes. 18 Al respecto. “desconocer este hecho es lo que encubre ciertas falacias del discurso oficial acerca de la disminución de la pobreza como efecto de la aplicación del modelo de ajuste”. b) Infraestructura que garantice estándares sanitarios mínimos.17 La aplicación de ambos métodos ha obtenido resultados diferentes en la captación de la pobreza. el derecho de acceso a servicios o bienes gubernamentales. y se lo considera válido sólo en períodos de estabilidad monetaria. Se consideran habitualmente como necesidades básicas: a) Alojamiento y equipamiento doméstico mínimo adecuado para el hogar. permite ejercer la contabilidad social. con una o más necesidades insatisfechas.Clasificar como pobres a los hogares o personas. Sin embargo. señala Torrado (1999) que habitualmente se critica la excesiva dependencia de este método de los vaivenes de la inflación. calzado y transporte. existen otros indicadores de importancia a los efectos de captar la pobreza. c) Acceso a servicio de educación (asistencia de los menores a la escuela primaria) d) Capacidad de subsistencia del hogar (medido a partir de la relación entre el nivel educativo del jefe del hogar y la tasa de dependencia económica. En este sentido. 3. tiende a captar la situación de pobreza de los denominados pobres históricos o estructurales y. explica Torrado (1999) que los hogares que se contabilizan como pobres en un pico hiperinflacionario suelen no tener las mismas características sociales que aquellos que se contabilizan como tales en momentos de inflación nula. El conjunto de variables que finalmente se define es muy acotado por lo cual en muchos casos representa una simplificación del fenómeno. la L. tipo de sistema de eliminación de excretas. 2. al utilizar como indicador principal el nivel de ingresos. alimentación. (disponibilidad de agua potable. 1999). vestido.P. En opinión de Forni. Y señala. Entre ellos. condición de hacinamiento). La Línea de Pobreza tiende a captar la pobreza nucleada en los hogares pauperizados. el tiempo disponible para la educación y el descanso Por otra parte.I. es un método altamente dinámico.B.18 Por otra parte. Por otra parte. Implica el tipo de vivienda y los materiales de construcción. En opinión de Kaztman (1989). este índice se comportaría en una forma relativamente desfasada en relación a transformaciones sustanciales en el nivel de ingresos y sólo se vería afectado ante una crisis económica muy severa y de larga duración. por sus propias características no permite captar el dinamismo que caracteriza a las transformaciones sociales. número de personas a su cargo). en opinión de Torrado (1999) “identifica a los pobres meramente en función de las deficiencias de su vivienda”. El método de N. quienes rechazan de plano este método sostienen que no resulta adecuado que sólo aquellas condiciones de vida que se expresan directamente en unidades monetarias sean incluidas en la medición de la pobreza (Boltvinik.

Gabriel (1995). Referencias bibliográficas AUTORES VARIOS (1993). De esta manera tendríamos quizás una imagen más realista de las dimensiones del fenómeno. es decir. la definición de los niveles mínimos de satisfacción de las necesidades es altamente subjetivo. De adoptarse este criterio. “un chacarero es un chacarero”. se vincula -más allá de las categorías teóricas. Julio (1991). KAZTMAN. 25 aceptable pero carecer de ingresos (por desempleo por ejemplo) para cubrir las necesidades básicas nutricionales (Torrado. TORRADO. se propone la combinación entre L. empleo. BOLTVINIK.con la pertenencia de los sujetos a formaciones socio-históricas específicas.P. Los nuevos pobres en la sociedad argentina. Esto es así en tanto los métodos hasta ahora empleados son de tal imprecisión. Santiago de Chile. PRODUCCIÓN FAMILIAR/ CHACARERO El punto de partida de esta aproximación teórica es la importante heterogeneidad que caracteriza al mundo agropecuario en relación con el universo social que lo compone. UNICEF-LOSADA. MINUJIN. UBA.“polos” opuestos. “La pobreza según se mide”.I. 10/6/99. Conceptos y Tipología. y N. sin embargo. lo cual implica una combinación particular de atributos -entre los que prevalece la posibilidad de acumular capital al final del ciclo productivo-. en Socialis. Nº 5. Alberto (Comp. Susana (1999). Forni y Nun (Autores Varios. Vol. políticas sociales.) (1992). "La heterogeneidad de la pobreza. De esta manera los resultados tienden a componer la evolución y composición de la pobreza. Ediciones UNIDOS. Cuesta Abajo. Como indica Ansaldi (1983) es un sujeto en sí mismo. FLACSO. 1999). El sujeto que se reconoce como “chacarero” se ubica en este amplio contexto que comprende a los sujetos sociales del agro. La nueva pobreza en la Argentina. Revista Latinoamericana de Política Social.P. estén en parecidas condiciones de vulnerabilidad que los que apenas no la alcanzan. BOLTVINIK. México.B. gasto social. en Diario Clarín. Educación. “Métodos de medición de la Pobreza. Alberto y KESSLER. un espacio territorial y un tiempo . en Comercio Exterior. Buenos Aires. MINUJIN. UNR. Existen sin embargo. Nº 1 y 2. en Revista de la CEPAL Nº 37. diversas propuestas alternativas que procuran una aproximación más rigurosa al universo de la pobreza. Buenos Aires. Esto permitiría captar las manifestaciones más o menos permanentes del fenómeno de la pobreza. Desde terratenientes hasta campesinos. Además. que hace que las personas que apenas superen los límites de la L. El caso de Montevideo". Planeta. la variedad de sujetos muy diferentes entre estos dos -podríamos decir. Rosario. Es en este sentido que Kaztman (1989) señala que es probable que en el corto plazo estos indicadores muestren una trayectoria en apariencia independiente de las variaciones en el ingreso por habitante cuando el hogar cae por debajo de la L. "La medición de la pobreza en América Latina". 41. Buenos Aires.P. aquellos que denominamos sujetos sociales del agro. resulta evidente que los índices de pobreza se expandirían en forma importante. Julio (1999). Rubén (1989). 1993) proponen la categoría franjas de pobreza a los efectos de una captación más acorde del fenómeno. Los que quedaron afuera. Desde una perspectiva.

Menciona este autor: “(. empresario y trabajador. el término “familiar” trasciende esa presencia y coloca la mirada en el grupo familiar como principal proveedor de mano de obra y sustento productivo. 26 histórico determinados. que el término convocante no constituye en rigor un “concepto teórico” sino más bien una categoría analítica amplia sobre la que existen algunos consensos y numerosos disensos. un buen punto de partida que permite aseverar. Es preciso abordar entonces la vigencia de una teoría de la producción familiar en el capitalismo avanzado. no ocurre lo mismo en relación a los ingresos en correspondientes roles en el mercado: renta. La producción mercantil se constituye como una forma de producir en el capitalismo: “mientras la producción mercantil simple [el campesino que no obtiene excedente al final del ciclo productivo] requiere de una economía capitalista. Esta primera aproximación excesivamente simplificada es. Una primera línea divisoria se ha dado hace ya un tiempo con la referencia a la “producción familiar capitalizada”. como lo hace Murmis (1991). su vinculación con las tareas de gestión y administración de la misma y también en las labores físicas que ésta requiera. la producción familiar necesita del capitalismo para su reproducción aun cuando contempla las especificidades derivadas de distintas formaciones sociales. de allí que se intentará reflexionar sobre este vasto universo que caracteriza a la estructura social agraria argentina. 1981:3). Esta debe ser entendida en relación con la dinámica capitalista que transforma y renueva sus atributos. ganancia y 19 Véase el concepto de “campesino” en este mismo Glosario. Este tipo de productor puede reconocerse como un “personaje híbrido” y ser de manera simultánea propietario. si tomamos el pionero análisis de Chayanov para la producción campesina.. el desarrollo del capitalismo en el agro dificulta la persistencia de categorías compactas en el análisis de la producción familiar por lo que la limitación y el estudio de las “zonas grises” en estos productores se hace necesaria.19 En el ámbito de la Sociología Rural de nuestro país. No obstante. En este sentido. El concepto de producción familiar aparece entonces con un gran dinamismo que permite su renovación en cuanto a las particularidades adoptadas. Tort y Román (2005) se proponen revisar el uso del término “explotación predominantemente familiar”. . En esta línea también se encuentra el análisis de Buttel (1980) para quien el avance del capitalismo y la inevitable tendencia a que las relaciones salariales dominen la agricultura manifiestan tanto una comprensión del fenómeno como una adaptación en el contexto. Uno de los elementos más utilizados para definir a la producción familiar lo constituye la presencia del productor en la explotación. el chacarero es un sujeto vinculado a la producción familiar. Estas autoras advierten que con frecuencia cuando se utiliza el término “explotación familiar” se incluyen tanto campesinos como productores comerciales.. Asimismo. el capitalismo no requiere de ningún modo de ella aun cuando le proporciona una condición necesaria (aunque no suficiente) a la existencia del segundo” (Friedmann. Esto puede observarse por ejemplo. no obstante. como podrá verse más adelante. Traducción propia).) ya no es posible o deseable. uno de los sujetos posibles. En esos términos. 1980:99. restituir la tradicional independencia que ocupaba la producción familiar a fines de la Segunda Guerra Mundial” (Buttel. Ciertamente.

de producción. Ídem: 12): 1. en sus discursos aparecen indicios que dan cuenta de cierto sentimiento de marginalidad respecto de los grupos de productores considerados eficientes y viables” (Balsa y López Castro. Parece haber consenso. presencia de miembros de la familia como aportantes de capital y realizando las tareas productivas. Por su parte. donde el grupo doméstico se constituye como principal proveedor de mano de obra. en el sudoeste bonaerense. Además. Otros autores -Gasson y Errington (1993). ideológico y político (Azcuy Ameghino y Martínez Dougnac. estas explotaciones no se orientarían a la obtención de una tasa de ganancia superior al excedente regular que. particularmente.de consumo. Es sugerente también el análisis en cuanto a la pérdida de autonomía en las decisiones que presuponen algunos tipos de integración y en ese sentido. en reconocer que la explotación familiar debe cumplir una triple función: 1. 2010:71). el trabajo y la tierra. autores como Balsa y López Castro (2010) relatan la viabilidad de un tipo de agricultura que persiste/ resiste en la región pampeana. transferencia generacional y.la responsabilidad directa del titular en la administración de la explotación. Tal como mencionan varios autores (Paz. se re-invierte en la explotación. Azcuy Ameghino y Martínez Dougnac. Este autor recupera el término family farm para dar cuenta de la empresa agrícola orientada comercialmente. En términos generales. . 3. cuán extendida debe ser la alianza entre la agroindustria y el productor para que éste deje de ser considerado como tal. Retomando a Lamarche.35). 2010). 4. se encuentra aquí el mayor porcentaje de explotaciones familiares desparecidas entre los censos nacionales agropecuarios de 1988 y 2002. es importante destacar que el mencionado análisis de Tort y Román (2005) se orienta a la producción familiar en la región pampeana de nuestro país. la productividad y la estructura social que allí se encuentra como un territorio esencialmente capitalista20 y. la región pampeana se ubica en cuanto al producto. residencia de la familia en la explotación. como se indicará más adelante.imputar un cierto retorno por separado al capital. Del mismo modo. 2.proponen una redefinición: agribusiness familiar. Para distinguirlas de las grandes. Se advierten dos elementos de importancia: 1) la producción familiar pampeana se define más claramente como pequeña producción capitalista que como familiar en sentido estricto y 2) es preciso diferenciar los aspectos socioeconómicos de aquellos de corte cultural. dado que esto no sería reflejo de lo que ocurre en nuestra región.poder mantener un nivel significativo de ahorro. 2009). 2. además. se indica: 3. por otra parte. Mencionan los autores “si bien no puede decirse que exista entre estas familias [refieren a familias productoras] una conciencia clara de que sus acciones representan una forma de resistencia frente al modelo agrario vigente. aún el contexto histórico del capitalismo dependiente en Argentina. Bartolomé (1975 y 1977) enfatiza la necesidad de no establecer dicotomías rígidas al estilo farmers capitalistas o campesinos.la participación del productor y su familia en las labores del campo. las autoras consideran que la coexistencia de distintas modalidades excluye la posibilidad de definir la producción familiar como un “modo de producción específico”. Se destacan algunos requisitos para distinguir explotaciones “medianas” de otras “pequeñas” de base campesina (Tort y Román. Este tipo de productor comparte con el campesino una “preferencia” por la mano de obra familiar. 27 salario.de acumulación del patrimonio (Nogueira. 2011. caracterizado por: propiedad del “negocio” y gestión de control. el productor familiar ha transferido la renta quedándose con su porción de salario. Como 20 Indican estos autores: “El capitalismo tiende a eliminar la producción familiar” (p. Como se indica en Nogueira (2013). 2010). de ahí una primera restricción. siguiendo a Chía (1995).

sin embargo. Dado que interesa complementar las características establecidas por Ansaldi (1983 y 2000) a continuación indicaremos algunas discusiones abiertas sobre este sujeto social familiar tan típicamente pampeano El chacarero como categoría socio-histórica Como se mencionó previamente. Este autor. 2000:2). y como señala esta autora. al contrario. 21 Bartolomé utiliza el término “colono”. Los introduce como una clase producida. Sin embargo. existe el caso del productor empresarial con pluralidad de ingresos. (2001) y Quaranta (2003). a los chacareros. desde una perspectiva claramente marxista. con el mismo criterio antes citado. esta característica no exime al productor21 de poseer una conducta especulativa. Otra de las cuestiones que aparece como relevante en cuanto a estos sujetos. 28 bien se menciona. El uso de la categoría se hace más difícil a la hora de diseñar e implementar políticas públicas orientadas a estos sujetos ya que muchas veces. nuestro típico chacarero sólo puede observarse en la pampa argentina manifestando ciertas diferencias con el farmer de la zona maicera de Estados Unidos. a partir de los datos del censo de 1988 consideran “familiares” a las explotaciones que se desarrollan “exclusivamente” con aporte de mano de obra familiar. para Ansaldi (1983) “el chacarero es un chacarero”. En base a esto. Aquí destacan el fenómeno de la multiocupación que no es exclusivo de productores más “pobres”. Esto es. 22 Ansaldi también estratifica. no da cuenta de una clase anterior transformada. y más particularmente. Como puede observarse en esta apretada síntesis. la discusión actual ha virado desde la contribución a reducir las situaciones de pobreza en estos productores hasta su interpretación como sujetos relevantes en procesos económicos. más allá de su interpretación teórica. últimamente se ha referido a la producción familiar. Así. tiene una identidad colectiva parcial -en tanto se define como clase en relación a otras.y “no es ajena a la historicidad ni puede concebirse como algo dado” (Ansaldi. observa la constitución del chacarero como clase para sí en la medida que comunitaria y organizadamente se involucra en la lucha política. utiliza mano de obra familiar en las tareas pero puede contratar mano de obra asalariada (o vender la propia en casos de necesidad). un campesino del nordeste argentino dista de poder homogeneizarse con uno del Cuzco peruano o.ser propietario de su explotación. Además de la presencia del productor familiar capitalizado con ingresos casi exclusivamente prediales. la única variable verdaderamente excluyente estaría dada por la posibilidad de acumular algún capital22. un sujeto sui generis. De este modo. la discusión académica sobre la categoría “producción familiar” es amplia y no reconoce límites geográficos. este autor construye una tipología de tipos sociales agrarios estableciendo a partir de las variables “acumulación de capital” y “uso de mano de obra”. dos tipos de “colonos”. su característica esencial es la acumulación de capital al final del ciclo productivo. En este sentido. los “criterios” para evaluar el funcionamiento de la explotación y su rentabilidad difieren de un análisis ortodoxo (Bartolomé 1975:244). que se materializará alrededor de 1910 con los primeros conflictos chacareros. Autores como Neiman et al. . típico de la pampa argentina que puede -o no. a la “agricultura familiar” como categoría política. Schiavoni (2010) señala que se trata de una “categoría en construcción” y esto se vincula con la elaboración de políticas públicas para este sujeto. es la forma de operativizarlos o “medirlos”.

Por su parte.y “operativos” -en términos de la vuelta a la patria. Tal como indica Balsa (2006). hasta en su interior marca diferencias. en algunos discursos de dirigentes de la recién creada Federación Agraria Argentina que Ansaldi presenta en su texto de 1991. para Zeberio se trata de una “capa de pequeños y medianos productores que desarrollaron explotaciones entre 200 y 500 has. El período posterior al modelo agroexportador y. “chacarero” -como categoría histórica o identificación de sujetos. En este sentido.ha sido una categoría utilizada indistintamente como “arrendatario” o “colono” pero no sucede lo mismo al “traducirla” en categoría analítica (Ansaldi. según datos presentado por esta última autora. . Esta distinción sin embargo. más particularmente. Incluso si vemos este discurso más actualmente. De más está recordar que los primeros conflictos chacareros no estaban ligados al reclamo por la propiedad de las parcelas trabajadas. En la región pampeana. también la obra de Palacio. constituye un contexto de importantes transformaciones sociales en el agro y.26 su presidente. la acumulación de algún capital y la presencia de mano de obra. particularmente. 12 de diciembre de 2004. En esta línea. En este sentido. el 70% de los productores medios pampeanos (Balsa. esto es. 24 La Capital. 7 de octubre de 2001. el chacarero aparece simplemente como “agricultor” y hasta como campesino. 25 Debe decirse que el análisis de Zeberio está restringido a la zona sudoeste de la actual provincia de Buenos Aires. 29 Desde esta perspectiva.23 Estos chacareros del Centenario cuya constitución como clase este autor trabaja. en la figura del chacarero. se considera que la categoría chacarero posee una verdadera trascendencia socio-histórica que se ha renovado últimamente no tanto de la mano de sus atributos diferenciales.no habrían accedido a la propiedad de la tierra en ese entonces por haber encontrado más rentable -en términos económicos. 1991: 3).000 productores de estas características.la opción por el arrendamiento. La apelación a aquél viejo chacarero que tan bien ilustra Ansaldi sigue asociada a este pequeño y mediano productor que. estos productores -en su gran mayoría inmigrantes. tanto Zeberio como Ansaldi afirman “la tendencia de los chacareros a invertir los beneficios obtenidos en la extensión de la superficie arrendada en vez de intensificar capital” (Ansaldi.25 Entre 1900 y 1930. en este momento se disuelve el sistema tradicional de arrendamiento característico del período anterior. 26 Véase “Muchas hectáreas en pocas manos” en La Nación. como ya hemos visto. Por otra parte. 1993: 216). destaca la presencia de “medianos y pequeños arrendatarios y subarrendatarios”24. 1991: 11). sino a partir de algunos elementos culturales que a continuación presentamos. Suplemento Campo. Eduardo Buzzi apela a la supervivencia de “productores chicos y medianos” ante la desaparición de casi 60. 2004). Luego de definirlo. entre las décadas de 1940 y 1960. Ansaldi indica que de 1920 a esta parte es posible encontrar “chacareros arrendatarios” y “chacareros propietarios” en relación a los cambios en la tenencia de la tierra. los propietarios pasaron de representar el 35% de los productores en 1937 al 65% en 23 Recordemos que otro de los sujetos que da cuenta de la estructura agraria de ese momento es el colono (propietario) que desarrolla Gallo en La pampa gringa. serían en su mayoría arrendatarios. a diferencia de lo que pregona cierta visión estereotipada del desarrollo agropecuario. no opaca los atributos de clase que antes hemos definido sino que le agrega una nueva forma de diferenciarlos. que logran una buena capitalización” (Zeberio. serían arrendatarios y.

de alguna manera. con el ser productor que. La consolidación de la propiedad y la mecanización sustitutiva de la mano de obra darían cuenta de una desaparición de los chacareros de cara a la consolidación de la farmerización. ARCHETTI. En sus orígenes. Waldo (2000): “El fantasma de Hamlet en la Pampa. y sin dudas reconociendo la variedad de situaciones reales. fundamentalmente durante el primer gobierno de Perón (1946- 1955) que contribuyeron -para algunos autores. Énfasis nuestro). en palabras de Balsa (2004). pierden contacto con el oficio. las clases que no se ven”. 2004: 295. habría además un cierto aburguesamiento en el productor medio pampeano comúnmente denominado chacarero. La lucha por las libertades capitalistas y la construcción del chacarero como clase”. en la medida que muchos de ellos. hacia la segunda mitad del siglo XX. Stölen. Disponible en http://catedras. Buenos Aires. El chacarero. se convierten en rentistas. ANSALDI. Chacareros y trabajadores rurales. y a diferencia de lo ocurrido con los farmers en Estados Unidos. Kristi Anne (1975): “El Colono: ¿Campesino o capitalista?” y “La herencia en Santa Cecilia” en E. Waldo (1991): “La pampa es ancha y ajena.uba. Archetti y K.fscoc. mimeografiado. Siglo XXI.a la constitución de estos farmers. Dice Balsa al respecto: “la pampa chacarera es una gran ausente de la literatura argentina y las pocas veces en que aparece. los constituía en términos identitarios. más particularmente de la capitalizada. 30 1969 (idem:92)27. La idea de aburguesamiento utilizada por este autor está ligada a un proceso de “urbanización” del chacarero. en obras de escasa significación. idem:93). Eduardo y STÖLEN. Disponible en http://catedras. . el otorgamiento de créditos accesibles y otras medidas. como sujeto de la producción familiar. Ansaldi destaca la conversión de los chacareros en farmers (en términos analíticos pero bajo la misma categoría histórica) (Balsa. el “nuevo” chacarero cambia de status: “se flexibilizó la identidad laboral (de chacarero a productor agropecuario) englobando no sólo diferentes escalas económicas. es una especie de “categoría viva” por lo que también merece ser mirado a través del cristal de la actualidad renovando así sus atributos. al “Indio” o al “Criollo” las obras de Arte y Literatura nacionales donde el chacarero tal como lo hemos descrito no aparece más que en el cuadro “Chacareros” (1935) de Antonio Berni. Waldo (1983): Notas para un programa de investigación de los conflictos agrarios pampeanos. Referencias bibliográficas ANSALDI. 27 Las modificaciones al sistema de arrendamiento se ven acompañadas de la suspensión de los desalojos. No se dedican más que al “Gaucho”. En este punto. Esto transforma además los lazos de socialización de sus hijos que lejos de manifestar alguna predisposición para volver al campo se suman a las ciudades y su trajín. sino también muy distintos modos de vida detrás de una identidad más abstracta/flexible” (Balsa.fscoc.ar.uba. Buenos Aires. Explotación familiar y acumulación de capital en el campo argentino. existe una “falta de valoración de la vida rural chacarera”. A pesar de lo esquemática de esta descripción. Resultado de un largo y complejo proceso. 2004: 298). Es que de hecho. Sin embargo. Pierden contacto con lo rural manifestando apego por el confort que venden las ciudades. sin proponérselo. algunos de ellos son esenciales a su composición a pesar de los grises que necesariamente ocurren en la realidad social.ar. ANSALDI. el chacarero no es un ser rescatado en términos positivos en la construcción del “ser” nacional. no lo hace en función celebratoria” (Balsa.

María Isabel y ROMÁN. hacia la comprensión de similitudes y diferenciaciones zonales. Trayectorias. WOORTMANN. CICCUS. Buenos Aires. Heredeiros. Procesos de articulación social. Eduardo (1995): “Gestión de las Explotaciones Agrícolas Familiares: Investigación Clínica de las Prácticas de Tesorerías” (Traducción de M. Transformaciones sociales de la agricultura bonaerense (1937-1988). Bordenave del INTA-E.E. Guillermo. FRIEDMANN. Ciccus. NJ: Allanheld. Buenos Aires. 15. La explotación agrícola familiar en el sudeste de Misiones” en revista Desarrollo Económico. Buenos Aires. SP. Aportes para desentrañar la complejidad pampeana. Gabriela (2010): “Describir y prescribir: la tipificación de la agricultura familiar en la Argentina”. BARTOLOMÉ. Buenos Aires. MURMIS. Guillermo (Comps. vol. Harriet (1981): The family farm in advanced capitalism: outline of theory of simple commodity production in agriculture. Productores familiares pampeanos. TORT. QUARANTA. número 58. Caracterización y complejidad de sus formas concretas en la región pampeana” en Prividera. Buenos Aires. editado por Frederick H. BARDOMAS. Eduardo y MARTÍNEZ DOUGNAC. Ellen F. Aportes para desentrañar la complejidad pampeana. amenazas y desafíos.). BALSA. María Elena (2013). CHÍA.). Enfoques y perspectivas de la Argentina agraria del siglo XX. Marcela (2005): “Explotaciones familiares: diversidad de conceptos y criterios operativos” en Mar del Carmen Gónzalez (Comp. Javier (2004): “Transformaciones en los modos de vida de los chacareros bonaerenses en la segunda mitad del siglo XX y su contraste con los farmers del Corn Belt norteamericano” en Guido Galafassi (Comp. BALSA. Natalia (Comps.). Montclair. “La agricultura familiar moderna. Dora (2001): “Estrategias productivas y laborales en explotaciones familiares pluriactivas de la provincia de Buenos Aires” en Guillermo Neiman (Comp. plantadores y agroindustrias. Buenos Aires. (1995): “Teorias do Campesinato” en E. organización del trabajo y mediería en la producción lechera de la Pampa Húmeda bonaerense. American Sociological Association.). La agricultura familiar del MERCOSUR. Miguel (1991): “Tipología de pequeños productores campesinos en América” en Ruralia número 2. Original en Inglés y Traducción de Patricia Propersi. junio. Universidad Nacional de Quilmes. BALSA. parentes e compadres. Germán (2003): Reestructuración. El campo diverso. Ciccus. BUTTEL. Buenos Aires. Astralib Cooperativa. Natalia (2010). Producción.). . Buenos Aires. 31 AZCUY AMEGHINO. Guido y López Castro. Amorrortu. Leopoldo (1975): “Colonos.) Repensar la agricultura familiar. volumen 17. Mabel y Neiman. “Agricultura familiar en el agro argentino: una contribución al debate sobre el futuro del campesinado” en European Review of Latin American and Caribbean Studies número 91. Trabajo de campo. Raúl (2011). Canada. NOGUEIRA. Informe de Investigación 13 . Woortmann (1995). BARTOLOMÉ. Javier (2006): El desvanecimiento del mundo chacarero. Osman. Natalia (Comps. Brasilia.F.S. Edund. Guido y López Castro. “Agricultura familiar y políticas públicas en la Argentina de los últimos años. NEIMAN. SCHIAVONI. Citado en María Isabel Tort y Marcela Román (2005).) Repensar la agricultura familiar. Javier y LÓPEZ CASTRO. Estudios Rurais número 13. Buttel y Haward Newby. Frederick (1980): “Beyond the family farm” in The Rural Sociology of the Advanced Societies. Colonos do Sul e Sitiantes do Nordeste.A. Algunas reflexiones en torno a una reflexión compleja” en Trabajo y Sociedad. Salemne y L. julio-setiembre. Hucitec. Universidad Nacional de Quilmes. Leopoldo (1977): “Sistemas de actividad y estrategias adaptativas en la articulación regional y nacional de colonias agrícolas étnicas: el caso de Apóstoles (Misiones)” en Esther Hermitte y Leopoldo Bartolomé (Comps. Gabriela (2010): “La agricultura familiar pampeana no es un mito pero es cada vez más un recuerdo” en Prividera. tecnología y empleo en el medio rural.CEIL-PIETTE. Silvia y JIMÉNEZ. Toronto. PAZ. Buenos Aires. Balcarce). número 21. en Manzanal. Editorial CICCUS.

32 Staff: Cátedra de Estructura Social Adriana Chiroleu Claudia Voras Andrea Delfino María Elena Nogueira ISSN 2422-7870 .

33 .