Vous êtes sur la page 1sur 6
JULIAN KLEIN ¿QUÉ ES INVESTIGACIÓN ARTÍSTICA? Lamentable, la pregunta está mal redactada. Padrino de boda (1978). Deberíamos preguntar: ¿Cuándo es artística una investigación? – Pero mejor comencemos por el final. Investigación Según la definición de la UNESCO, la investigación es "cualquier actividad sistemática creativa emprendida a fin de aumentar la reserva de conocimiento, incluso el conocimiento de hombre, cultura y sociedad y el uso de este conocimiento para idear nuevas aplicaciones". (Glosario de la OCDE de Términos Estadísticos, 2008). La investigación por lo tanto significa el “no saber”, mejor dicho: “no saber todavía” y desear el conocimiento (Rheinberger 1992, Dombois 2006). Parece que la investigación tampoco es un área únicamente para científicos, pues incluye muchas actividades que han sido hechas por artistas, por ejemplo. El hecho de que la mayor parte de ellos trabajaron creativamente y muchos sistemáticamente, es generalmente indiscutible. La motivación para el realce del conocimiento era incomparablemente obvia después de todo, pues ellos seguramente necesitan hacer y reflejar su trabajo a través del uso del conocimiento que de alguna manera adquirieron y por lo tanto, investigaron, y esto no sólo recientemente, pero a partir desde el primer momento. Por muchos motivos, como Baecker (2009) describe brevemente, los resentimientos a las uniones entre investigación y arte comienzan principalmente con su justificación: que los artistas "investiguen" parece más fácil dentro de una cosmovisión científica a que algunos productos de su trabajo pertenezcan lógicamente a "la investigación". Lesage sospecha que este rechazo también se refiere a la restricción del acceso a las fuentes y tituló su artículo (2009) con la pregunta "¿Quién tiene Miedo de la Investigación Artística?" Antes, citamos una disputa potencial como un penúltimo argunmento, McAllister (2004: "Pienso, la investigación artística existe"), podemos rescatar probablemente un par de puntos ofreciendo una distinción categórica, por ejemplo una triada, según Jones (1980), Frayling (1993) y Borgdorff (2009), entre otros: una distinción en el arte, que está basado en (otra) investigación, después, en el arte, para la cual se usa investigación (o métodos de investigación), y finalmente en el arte, cuyos productos son la investigación. Dombois (2009) amplía esta tricotomía por los complementos quiásticos: "Investigación sobre / para / a través de Arte | Arte sobre / para / a través de Investigación". Incluso la investigación científica natural sola es muy diversa en sus objetos, métodos y productos, como McAllister (2004) nota. Cuánto más esto se aplica a la investigación incluso a las humanidades y ciencias sociales, y más allá a la industrial, de mercado o investigación de opinión. No sorprendentemente, esto también es verdad para la investigación artística. Entre los autores citados aquí, hay acuerdo que esta diversidad se tiene que conservar contra esfuerzos a restricciones canónicas. El arte sin la investigación carece de una fundación esencial, como es así para la ciencia. Como el desarrollo cultural, ambos viven del equilibrio entre tradición e innovación. La tradición sin la investigación sería la adquisición cegada, y la innovación sin la investigación sería la intuición pura. Dondequiera que los científicos no investiguen, pero den clases, juzguen, aconsejen, traten, se presenten o hablen más o menos telegénicamente (de ahí: "EMPUJE" … el botón), todavía podrían hacer funcionar la ciencia - pero si emprendieran todo esto sin la investigación, no estarían completamente en su cauce. Lo mismo se puede decir de los artistas. Por otra parte está claro que no todo el arte completamente cuenta como investigación, en el caso de la ciencia es diminuta esta posibilidad. El diagnóstico principal es, sin embargo, "la investigación" en el singular existe no más que "ciencia" o "arte" - todos ellos son plurales colectivo, reuniendo procesos muy diferentes, que a menudo se relacionan cercanamente con otros sobre los límites de la categoría, como disciplinas, que con algunos otros miembros de su propia facultad, y luego se reúnen mucho mejor bajo tejados interdisciplinarios comunes, como temas, métodos o paradigmas. Este “impulso de singularización” es probablemente la raíz más fuerte de la oposición supuesta y obstinada entre arte y ciencia: Baecker (2009) llamadas esto el "principio de organización de la diferencia funcional", que surgió en el 19no siglo según Mersch & Ott (2007). El arte y la ciencia no son esferas separadas, pero mejor dicho son dos dimensiones en el espacio cultural común. Esto significa que algo puede ser más o menos artístico, mientras nada se diría ya sobre la cantidad de ser científico. Esto también es verdad para muchos otros atributos culturales, tal como el musical, filosófico, religioso o matemático. Algunos de ellos son, al contrario, más dependientes el uno del otro que aislados. A este respecto, el diagnóstico de Latour se aplica, transforma mutandis, aquí:" No hay dos departamentos, pero sólo un, sus productos para distinguirse más tarde, y después del examen conjunto" (1991, p. 190). Sin embargo, al menos no todo, lo que se considera ser arte, tiene que ser por lo tanto no científico y no todo que se considera como la ciencia, poco artística. Dombois propone para una "Ciencia como Arte" cinco criterios (2006). Una riqueza de ejemplos para los cuales no hay aquí espacio muestra que el contenido artístico y científico de objetos, actividades y acontecimientos independientes el uno del otro se pueden mezclar en más y diferentes dosis. La investigación no es, o sólo es, artística, si es realizada por artistas (tan provechoso como su participación pueda ser), pero merece el atributo “artístico”, cuando quien la ha llevado a cabo a cumplido con una calidad específica: el modo de experiencia artística. Experiencia artística En el modo en que la percepción del reconocimiento estético está presente en sí mismo, opaco y sensible. La experiencia artística se puede determinar de manera similar como la percepción de marcos sensibles de interferencia (para detalles ver a Klein 2009). Según este diagnóstico, para tener un medio de experiencia artístico se debe echar un vistazo desde fuera de un marco y simultáneamente entrar a él. Los marcos, que cruzan de esta manera nuestra percepción, están presentes y son sensibles (Fischer-Lichte que 2004 llama esto un "liminal estado"). La experiencia artística así como el descubrimiento estético son modos de nuestra percepción y, como tal, constantemente disponible, hasta fuera de trabajos de arte y sitios de arte. En la experiencia la perspectiva subjetiva constitutivamente se incluye, porque la experiencia no se puede delegar y sólo negociarse intersubjetivamente en segundo plano. Esto es una razón principal para la concepción de la naturaleza singular del conocimiento artístico (Mersch & Ott, 2007, Nevanlinna 2004, McAllister 2004, Busch 2007, Bippus 2010. Dombois 2006 señala a la oferta de Barthes de un "mathesis singularis" en 1980). La experiencia artística es particularmente dependiente de e inseparable de los sufrimientos subyacentes. La experiencia artística es un activo, constructivo y proceso estético, en el cual el modo y la sustancia se funden inseparablemente. Esto se diferencia de otro conocimiento implícito, que generalmente se puede considerar y describirse por separado de su adquisición (ver a Dewey 1934, Polanyi 1966, Piccini y Kershaw 2003). Investigación artística Si "el arte" es sólo un modo de percepción , también "la investigación artística" debe ser el modo de un proceso. Por lo tanto, no puede haber distinción categórica entre la investigación "científica" y "artística" - porque los atributos independientemente modulan a un portador común, el cual es, el objetivo del conocimiento dentro de la investigación. Por lo tanto, la investigación artística siempre puede ser también investigación científica (Ladd 1979). Por esta razón, muchos proyectos de investigación artísticos son de verdad interdisciplinarios, expresamente: indisciplinary (Rancière en Birrell 2008, Klein & Kolesch 2009). Comparado con este fundamento, parece que la frase "arte como la investigación” no es completamente exacta, porque no es el arte, que evoluciona en la investigación de alguna manera. Lo que existe, sin embargo, es la investigación que se hace artística - por tanto se debería mejor dicho llamar "La investigación como Arte", con la pregunta central: ¿Cuándo es la investigación arte? En el curso de una investigación, la experiencia artística puede ocurrir en tiempos diferentes, ser de duraciones diferentes e importancia diferente. Esto complica la clasificación de los proyectos, pero permite por otra parte una taxonomía dinámica: ¿en qué tiempos, en cuáles fases puede ser la investigación artística? En primer lugar, en los métodos (como búsqueda, archivo, colección, interpretación y explicación, modelado, experimentación, intervención, petición, …), pero también en la motivación, inspiración, en reflexión, discusión, en la formulación de preguntas de investigación, en concepción y composición, en la realización, en la publicación, en la evaluación, en la manera de discurso - a fin de sólo comenzar la lista por este medio. Estas fases sólo se pueden resumir y clasificar, por ejemplo en la habitual triada de objeto, método y producto. Esta secuencia es importante: ya que la discusión sobre la investigación artística no debe caer a una restricción normativa en un sistema canónico (Lesage 2009). ¿En qué el nivel va la reflexión de la investigación artística a ocurrir? En general al nivel de propia experiencia artística. Esto no excluye ni a una (subjetivo o intersubjetivo) interpretación a un nivel descriptivo, ni un análisis teórico y modelando en un metanivel. Pero: "Es un mito que la reflexión sólo es posible del exterior". (Arteaga 2010). La experiencia artística es una forma de reflexión. Conocimiento artístico ¿Quiénes somos nosotros? ¿Cómo queremos vivir? ¿Qué significan las cosas? ¿Qué es verdadero? ¿Qué somos capaces de saber? ¿Cuando existe algo? ¿Qué es el tiempo? ¿Qué es una causa? ¿Qué es la inteligencia? ¿Dónde está el sentido? ¿Podría ser por otra parte? - Éstos son ejemplos del interés científico y artístico común. Su tratamiento no siempre conduce a asegurar un conocimiento universalmente válido (en cuanto a la historia de ciencia: ¿sólo en muy pocos casos, no?). Las artes se conceden la autoridad para formular tan básicas como complejas cuestiones en sus modos específicos, que no tienen que reflejarse menos que esos de la filosofía o la física, siendo capaces de ganar conocimiento específico que no podría ser adquirido de otra manera. Si la sed artística del conocimiento se acepta como una razón para llamar una investigación también “indagación”, depende obviamente de la pregunta, qué tipos del conocimiento se reúnen bajo el concepto de la cognición, o qué tipos de la cognición forman la categoría de conocimiento. Aun si pudiéramos estar de acuerdo que el conocimiento es "verdadera creencia justificada", tendríamos que discutir más a fondo, porque tendríamos que estar de acuerdo en el entendimiento de cuándo una opinión es una creencia y lo que exactamente puede ser una justificación para esto - el concepto de la verdad manteniéndose aparte. Este camino conduce, de vez en cuando, a argumentos finales, que aparecen en cada caso aceptables para nosotros o no (ver a Eisner 2008). Por lo que esa clase de términos son, al final, parte de un metalenguaje, como el conocimiento, a menudo experimentamos: entre más tratamos de determinarlos, más nos forzamos a juicios normativos, que sólo están principalmente basados en lo que queremos que ellos signifiquen. Y luego, es igualmente operable, si el conocimiento como una tercera especie además de cognición y habilidad incluye la experiencia, o si el conocimiento y la experiencia están de pie lado al lado como formas de la cognición - se deberían al menos considerar equivalentes. Algunos autores requieren que el conocimiento artístico se debiera sin embargo expresar con palabras y así ser comparable al conocimiento declarativo (p.ej. Jones 1980, 2004 AHRB). Los otros dicen que se encarna en los productos de arte (p.ej. Langer 1957, McAllister 2004, Dombois 2006, Lesage, 2009, Bippus, 2010). Pero por último se tiene que adquirir a través de la percepción sensorial y emocional, exactamente a través de la experiencia artística, de la cual no se puede separar. Ya sea silencioso o verbal, declarativo o procesal, implícito o explícito - en cualquier caso, el conocimiento artístico es sensual y físico, " conocimiento encarnado". El conocimiento por el que la investigación artística se esfuerza, es un conocimiento sentido.