Vous êtes sur la page 1sur 17
LA FAMILIA COMO UNA ORGANIZACIÓN CREADORA DE RIQUEZA Juan Guillermo Hoyos Díez 2003 PRESENTACIÓN El presente

LA FAMILIA COMO UNA ORGANIZACIÓN CREADORA DE RIQUEZA Juan Guillermo Hoyos Díez

2003

PRESENTACIÓN
PRESENTACIÓN

El presente trabajo tiene como objetivo confrontar empíricamente y con base en las encuestas existentes (ENH-1998) la hipótesis en el sentido de que las personas toman decisiones buscando maximizar su bienestar y este análisis involucra también la familia y todas sus decisiones.

Encontrar evidencias sobre el planteamiento de Becker en el sentido que la familia es una institución generadora de riqueza a través de las personas que la componen y si éstas se unen a través del matrimonio existen mayores posibilidades de mantener y crecer esta riqueza.

Por lo tanto, mostraremos en el caso colombiano como incide la pobreza en los diferentes sectores de acuerdo con el tipo de familia y el ciclo de vida de las familias y ver si las tendencias de mayor pobreza de los hogares monoparentales, y especialmente aquellos en que la mujer es cabeza de hogar, es mayor que aquellos hogares que aún permanecen unidos ambos cónyuges.

También se busca encontrar algunas evidencias empíricas acerca de la tendencia a percibir que un aumento de la población implica un grado de nivel de pobreza mayor, algunos autores se atreven a afirmar que no existe evidencia de que la pobreza sea usualmente el resultado de demasiados hijos (Jacqueline Kasun) y aquí se considera el planteamiento de Becker en el sentido de cuestionar las teorías Maltusianas por encontrar evidencias que han demostrado no ser ciertas a través de los años siguientes a su planteamiento.

MARCO TEÓRICO

El marco teórico del presente trabajo se apoya en el enfoque sobre la familia que plantea Gary

Becker en su libro “Tratado sobre la Familia” especialmente en su capítulo 5 en el cual habla sobre la

demanda de los hijos, su efecto precio y el efecto renta y la interrelación entre cantidad y calidad de los hijos. Además se consideran algunos puntos que son claves en el planteamiento de Becker en el

libro escrito en homenaje al Premio Nobel “La Esencia de Becker”

1. La esencia de Becker

Dos ideas son fundamentales para la teoría económica de Becker sobre la familia:

La primera tiene que ver con el tiempo, el cual se convierte ahora en un factor productivo escaso, también utilizado en la producción de bienes ajenos al mercado, y en el recurso fundamentalmente escaso de la economía doméstica, a su vez también constituye una restricción para los comportamientos de las economías domésticas.

La segunda idea se refiere a ver a las personas como activos o bienes duraderos; incorporado en nosotros mismos está nuestro capital humano. Por otro lado, muchas actividades vistas como no económicas por naturaleza son realmente problemas económicos. Y es en esta forma como la teoría económica ayuda a explicar fenómenos que no se tenían en cuenta o estaban fuera del ámbito de la economía.

Becker después de descartar el supuesto habitual de que la familia era una unidad de consumo de

una sola persona, explicó la conducta cooperativa dentro de la familia sobre la base de las funciones de utilidad de sus miembros. Modelizó la familia como una unidad de producción multipersonal, es

decir, como una “fábrica”.

La familia produce una utilidad conjunta y sus factores productivos son el tiempo, las habilidades y el

conocimiento de sus diferentes miembros.

Becker se sirve de la teoría de la familia para predecir la elección del cónyuge, el aumento de la tasa de divorcios con la ocupación de la mujer fuera de la casa, así como otros fenómenos como la monogamia y la poligamia, además de plantear la histórica cuestión del capital humano.

Su teoría económica de la familia también permitió a Becker reelaborar y echar abajo la teoría de la población. Con su economía de la familia, Becker modelizó la opción de los padres en lo referente a su descendencia; la opción entre la cantidad y la calidad de los hijos cuando la riqueza aumenta; el efecto de las familias de un solo cónyuge, del divorcio, del empleo femenino y del tamaño de las familias; y finalmente, las repercusiones que tiene sobre los hijos el nivel de educación de la madre.

“El punto de partida de mi trabajo sobre la familia es el supuesto de que cuando los hombres y las

mujeres deciden casarse, tener hijos o divorciarse, a lo que aspiran es a aumentar su bienestar comparando beneficios y costes. Por lo tanto, se casan cuando esperan salir mejor parados que si

permaneciesen solteros y se divorcian cuando creen que dar este paso aumentará su bienestar”.

Dice que “en contra de la creencia general sobre el divorcio de los ricos, el análisis económico de las decisiones familiares nos demuestra que las parejas más acomodadas son menos proclives al divorcio que las parejas más pobres. De acuerdo con esta teoría, las parejas más ricas suelen ganar mucho permaneciendo casadas, mientras que muchas de las parejas más pobres no. Una mujer pobre puede muy bien dudar si vale la pena seguir casada con alguien que es un parado crónico. Estudios

empíricos de muchos países indican que los matrimonios de parejas ricas son mucho más estables”.

2. La demanda de hijos: (Gary Becker, Libro: Tratado sobre la familia)

El principal objetivo del matrimonio y la familia es la producción y crianza de hijos propios. El precio de los hijos y la renta real pueden explicar el por qué la fecundidad en las zonas rurales ha sido tradicionalmente superior a la fecundidad en las zonas urbanas, por qué un aumento del salario de las mujeres que participan en el mercado laboral reduce su fecundidad, por qué los diversos programas gubernamentales afectan significativamente a la demanda de hijos, y por qué las familias con rentas superiores han tenido más hijos, excepto durante los últimos 150 años en los países occidentales y en los países en vía de desarrollo.

Todo este análisis puede extenderse para estudiar la interacción entre cantidad y calidad de hijos; que es probablemente la contribución más importante del análisis económico de la fecundidad. Esta interacción explica por qué la cantidad de hijos varía frecuentemente a lo largo del tiempo, aunque no existan buenos sustitutos de los hijos y la elasticidad renta del número de hijos no sea elevada. La interacción entre cantidad y calidad de hijos también explica por qué el nivel de educación por hijo tiende a ser menor en las familias que tienen muchos hijos, por qué la fecundidad rural se ha aproximado a la fecundidad urbana y puede incluso ser actualmente menor, en los países desarrollados, y por qué los negros han tenido relativamente muchos hijos, e invertido

relativamente poco en cada uno de ellos, en los Estados Unidos.

Efecto precio y efecto renta

Todas las teorías malthusianas y darwinianas no resultan tan obvias cuando se distingue entre número de hijos y gastos de los padres en cada hijo. Una reducción del número de hijos por pareja puede aumentar el peso de sus hijos en la generación siguiente si esto permite que la pareja invierta más en la educación, formación y potencial de cada hijo, ya que aumentaría notablemente su probabilidad de supervivencia hasta la madurez sexual y por tanto la reproducción de cada hijo superviviente.

Estas teorías pueden combinarse, y generalizarse, suponiendo que cada familia maximiza una función de utilidad cuyos argumentos son la cantidad de hijos, n; el gasto en cada hijo, que denominamos calidad de hijos, q; y las cantidades de otras mercancías, Z:

U = U(n,q,Z1,…,Zm)

(5.1)

Todas las demás mercancías se combinarán en una mercancía agregada, Z, ya que no existen buenos sustitutos para los hijos. La función de utilidad de la ec. (5.1) se transforma en:

U = U(n,Z).

 

(5.2)

En

ambas ecuaciones se ignoran

los cambios

de

edad de

los

hijos

y

el espaciamiento

de los

nacimientos.

 

Los niños no se compran, normalmente; se producen en cada familia, empleando bienes y servicios comprados en el mercado y el tiempo de los padres, especialmente el de las madres. Dado que el coste del tiempo y las funciones de producción dómestica difieren entre las distintas familias, el coste total de producir y criar hijo también difiere. Denotamos estos costes mediante:

pn: coste total de producir y criar hijos z:: coste de Z

pnn + zZ = I

(5.3)

Donde I es la renta plena. Dados Pn, Pz e I, las cantidades óptimas de de n y Z están determinadas por la restricción presupuestaria y la tradicional relación entre utilidades marginales:

U/n/U/Z) = MUn/MUz = pn / z

(5.4)

La demanda de hijos dependería del precio relativo de los hijos y de la renta plena. Un incremento del precio relativo de los hijos, de pn respecto a pz, reduce la demanda de hijos y aumenta la demanda de otras mercancías ( si la renta real permanece constante). El precio relativo de los hijos depende de muchas variables, de las que algunas se refieren únicamente a los hijos. A continuación consideramos las más importantes:

-La evidencia obtenida durante cientos de años indica que las familias que habitan en un medio agrícola han contado con un número mayor de miembros que las familias urbanas. Buena parte de la explicación reside en el hecho de que los alimentos y la vivienda, factores de producción importantes en la crianza de hijos, han sido más baratos en las áreas rurales. El costo neto de lo hijos se reduce si contribuyen a la renta de la familia realizando labores domésticas, trabajando en negocios familiares o en el mercado. En estos casos, un incremento de

los ingresos potenciales de los hijos aumentaría la demanda de hijos. De hecho creo que las familias rurales han tenido más hijos debidos principalmente a que éstos han sido mucho más productivos en el campo que en las ciudades.

-La aportación de los hijos en las áreas rurales desciende a medida que las labores agrícolas se mecanizan, y se vuelven más complejas en el curso del desarrollo económico. Estos dos elementos han incentivado a las familias rurales a incrementar los años de escolarización de sus hijos

-Los programas gubernamentales de ayuda financiera a madres con hijos menores de edad a su cargo han reducido el costo de los hijos; la cuantía de la ayuda aumenta con el número de hijos, y el descenso de la participación laboral de las madres inducido por estos programas reduce el costo de oportunidad del tiempo dedicado a los hijos.

-El coste relativo de los hijos depende significativamente de los cambios del valor del tiempo de las mujeres casadas, porque el coste del tiempo de la madre es el componente más importante del coste total de producción y crianza de hijos.

-Aparentemente las familias han preferido sus propios hijos a los de otras familias, de forma que prácticamente todas las familias deciden tener los suyos propios

-La dependencia de los hijos propios implica que algunas familias no pueden ser capaces de satisfacer su demanda de hijos porque son total o parcialmente estériles, y que otras familias sobrepasarían sus demandas al ser demasiado fecundas.

El autor piensa que los cambios más importantes de fecundidad se deben principalmente a los cambios experimentados por la demanda de hijos. Todo lo explicado anteriormente explica el descenso de la fecundidad; la eficacia de los métodos de control de natalidad han hecho posible pura y simplemente que se produzcan estos descensos. Para demostrar la eficacia de éstos métodos, considerese la relación básica entre:

Número de nacidos vivos (n), el período de vulnerabilidad, o exposición, al embarazo (E), el tiempo medio requerido para producir una gestación que tenga como resultado un nacido vivo (C), y el período medio de esterilidad durante y después de la gestación de un nacido vivo (S):

n = E / (C + S)

(5.5)

donde C + S es el espaciamiento medio entre nacidos. Dado que C es un tiempo de espera para la gestación, depende de la probabilidad de concepción durante cualquier coito (p) y de la frecuencia del coito (f):

C 1 / (fp)

(5.6)

El número de nacimientos podrá reducirse al menos un 25% sin necesidad de utilizar técnicas de control de natalidad, retrasando la edad de contraer matrimonio (y el coito) en 3 años, reduciendo la frecuencia del coito durante el matrimonio en un 10% y prolongando la lactancia durante 3 meses y se reducirá mucho más practicando el coitus interruptus. Todas las técnicas o mejoras de los métodos de control de natalidad son principalmente una respuesta inducida ante la reducción experimentada por la demanda de hijos, y no una causa importante del descenso de dicha demanda.

La demanda de hijos no sólo se ve afectada por el precio de los hijos sino también por la renta real de la familia. Un aumento de la renta real aumenta generalmente la demanda de diferentes bienes, y los datos disponibles demuestran que la relación entre hijos y renta no constituye una excepción.

El análisis económico sugiere que una relación negativa entre renta y fecundidad es un indicio de que el precio efectivo de los hijos aumenta con la renta, quizá porque las esposas de los hombres con las rentas más elevadas tienden a tener mayores ingresos potenciales de la participación en el mercado laboral, o bien el valor del tiempo más elevado. Pienso, sin embargo, que la interacción entre cantidad y calidad de hijos es la causa más importante de que el precio efectivo de los hijos aumente con la renta.

La Interacción entre cantidad y calidad de hijos

La función de utilidad de la ec. (5.1) distingue entre la calidad de hijos y otras mercancías. Aquí suponemos que todos los hijos de la misma familia tienen la misma calidad, y que cada familia produce totalmente la calidad empleando su propio tiempo y bienes comprados en el mercado, mas adelante se eliminan estos supuestos.

Pc

coste constante de una unidad de calidad de hijos

q

calidad total de cada hijo

pcqn

cantidad total gastada en los hijos

la restricción presupuestaria será:

pcqn + zZ = I

(5.7)

La ecuación puede escribirse también como

(Pcn)q + (pcq)n + zZ = I + pcnq R

o también como

qq + nn + zZ = R

Esta restricción presupuestaria no es lineal en las mercancías incorporadas a la función de utilidad, sino que depende multiplicativamente de n y q. La no lineariedad es responsable de la interacción entre cantidad y calidad de hijos que se expone en el siguiente análisis.

Maximizando la función de utilidad sujeta a la restricción presupuestaria obtenemos las condiciones de equilibrio

U/n = MUn = pcq = n

U/q = MUq = pcn = q

U/Z = MUz = z

(5.8)

Los precios sombra relevantes de n y q son n y q Cada uno de estos precios sombra depende de pc, el coste de una unidad de calidad, aunque puede parecer sorprendente que n dependa de q y q dependa de n. Dado que un incremento de q aumenta la cantidad gastada en cada hijo, aumenta el coste relevante de cada hijo. Similarmente, un incremento de n aumenta el coste de elevar la calidad de cada hijo porque se vería afectado un número mayor de hijos.

Las ecs. (5.7) y (5.8) pueden resolverse para los valores de equilibrio de n, q y Z como funciones de estos precios sombra y de la renta sombra:

N = dn(n , q, z,R)

Q = dq(n , q, z,R)

Z = dz(n , q, z,R)

(5.9)

Donde la renta sombra, R, es igual a la suma de las cantidades sombra gastadas en las diferentes mercancías. Estas funciones de demanda poseen los tradicionales efectos sustitución y renta; por ejemplo, un aumento del precio sombra de n,q o Z, permaneciendo constantes los demás precios sombra y la renta sombra, reducirá la cantidad demandada correspondiente. Estas funciones dependen de las cantidades n y q a través de los precios sombra q y n respectivamente, e incluso del término de interacción nq a través de la renta sombra R. Cantidad y calidad de hijos no se interaccionan explícitamente en las funciones de demanda que dependen de los precios y renta sombras, aunque influyen recíprocamente en las funciones de demanda que dependen de los precios y renta del mercado.

La interacción entre cantidad y calidad explica por qué el nivel de educación de los hijos, depende estrechamente del número de hijos, aunque no haya evidencias para pensar que la educación de cada hijo y el número de hijos son sustitutos próximos.

Las fuertes variaciones en la fecundidad y especialmente su descenso dependen de la interacción entre la cantidad y la calidad de hijos, debido a que la demanda de hijos es muy sensible al precio y quizás también a la renta, aunque los hijos no tengan sustitutos perfectos. La demanda de hijos se puede estudiar mejor incorporando al análisis un coste fijo para cada hijo, pn, que incluya el tiempo, gastos monetarios, incomodidades y riesgos en los que se incurre durante el embarazo y el parto, las subvenciones gubernamentales por hijos (un coste negativo), los costes de evitar embarazos y partos, y todos los demás gastos psíquicos y monetarios efectuados en los hijos y que en gran medida sean independientes de su calidad. Adicionalmente, pq, hace referencia a los gastos en los hijos que son independientes del número de hijos, debido a la existencia de consumo conjunto entre los diferentes hijos; además, los costes variables medios y marginales de la cantidad de hijos difieren entre sí, quizá debido a los subsidios gubernamentales. La restricción presupuestaria puede en ese caso escribirse como:

Pnn + pqq + Pc(q)qn + zZ

=

I

(5.10)

Maximizando la utilidad sujeta a esta restricción se obtienen las siguientes condiciones de equilibrio

para n

y q:

MUn = (pn + pcq) = pcq(1 + rn) = n

MUq = (pq + pcn + (pc/p)

nq) = cn (1 + rq + pq ) =

(5.11)

q

Donde rn = pn / pcq

y

rq = pq / pcn son las razones entre los costes fijos y los costes variables de

la cantidad y la calidad de hijos respectivamente, y 1 +

pq es la razón entre el coste variable

marginal y el coste variable medio de la calidad de hijos. Por consiguiente tenemos:

MUn

/ MUq = n / q

= q / n (1+rn) / (1+rq + pq)

(5.12)

La razón entre los precios sombra de n

y

q depende ahora no solo de la relación entre q

y

n,

sino también de las razones de los costes fijos con respecto a los variables

y de la razón entre el

coste variable marginal de la calidad de hijos y el coste variable medio de la misma.

Por lo tanto, un aumento de, por ejemplo, el coste fijo de n, induciría una sustitución de n tanto por q como por Z, ya que n aumentaría tanto en relación a q como a z. La interacción entre n y q implica que un aumento de q aumenta n adicionalmente, mientras que una reducción de n provoca una disminución adicional de q, lo que refuerza todavía más la sustitución de n por q. La reducción de n y el aumento de q podrían ser muy grandes si el aumento del coste fijo de n fuese pequeño y la elasticidad de sustitución entre n y q no fuese demasiado elevada.

Definición de pobreza:

Sabemos que una forma de definir la pobreza es a partir de la línea de pobreza y esta es definida por el ingreso mínimo necesario para comprar una canasta de bienes y servicios que se considera como básica. Cada sociedad tiene su propia definición sobre la base de los requerimientos nutricionales mínimos, un presupuesto normativo de alimentos y, a partir de él, un presupuesto mínimo que responda a un conjunto de necesidades básicas. El cálculo de la canasta normativa debe poseer las siguientes características:

  • 1. satisfacer los requerimientos nutricionales mínimos

  • 2. Respetar, en lo posible, los hábitos alimenticios de la población objetivo

  • 3. Tener en cuenta la disponibilidad de alimentos y

  • 4. Tener un mínimo costo

En general, la canasta incluye comida, vivienda básica y algunos servicios públicos.

Perfil de los hogares pobres y no pobres:

Con base en los datos de 1997, un hogar de familia pobre tiene:

En promedio 4,68 personas, 0,85 más que los no pobres; de los cuales 1,52 son menores de 12 años, el doble de los no pobres. Menos de la tercera parte de los miembros trabajan, frente a la mitad de los hogares no pobres. El 30% de los jefes de hogar son mujeres, 6,4 % más que en hogares no pobres. En las zonas urbanas las mujeres son jefes de hogar en un 35% y en el sector rural en un 18%. En términos de educación promedio, los jefes de hogares pobres tienen 4 grados, 80% menos que los jefes de hogares no pobres. En cuanto a asistencia escolar, los hogares pobres tienen el cuádruple de niños que no asisten.

Definición Familia-Hogar

Cuando se habla de familia normalmente se refiere a personas con lazos de consanguinidad, matrimonio o adopción. A este tipo de organización es a la que se refiere Gary Becker para plantear la familia no solo como unidad de consumo sino también como unidad de producción. Para efectos del trabajo se tiene en cuenta mas la definición de hogar debido a la facilidad de los datos que recoge la encuesta y en la cual tiene en cuenta la persona o personas que ocupan la totalidad o parte de una vivienda.

Tipos de hogar según parentesco:

Mediante la identificación del núcleo familiar primario dentro del hogar y de acuerdo a las relaciones de consanguinidad de los miembros del hogar con el jefe. Y se considera como el núcleo familiar primario (parejas sin hijos, pareja con uno o mas hijos, el padre o la madre con uno o mas hijos

solteros. Se denomina primario porque incluye el jefe del hogar)

Los hogares se dividen en familiares y no familiares

Hogar no familiar (no existe un núcleo familiar primario)

  • 1. Unipersonales

  • 2. Múltiples

Los hogares familiares (grupo compuesto por miembros del hogar que están relacionados en un grado específico-primero, segundo- por sangre, adopción o matrimonio. se dividen en monoparentales y biparentales.

Los Hogares familiares se dividen en:

Hogares Monoparentales Hogares Biparentales Hogares Nucleares Hogares Extensos Hogares Compuestos

Hogar familiar:

  • 1. Biparentales

a.

nuclear

b.

amplio: extenso, compuesto

  • 2. Monoparentales

  • a) nuclear

  • b) amplio: extenso, compuesto

Etapas de ciclo familiar:

  • 1. Etapa inicial: parejas jóvenes sin hijos

  • 2. Etapa I de constitución: hijos hasta 12 años

  • 3. Etapa II intermedia: hijos entre 12 y 18 años

  • 4. Etapa III consolidada: hijos de 19 años o mas

  • 5. Etapa IV del nido vacío: pareja adulta sin hijos

Calidad de vida

Hogares, por condición de pobreza (NBI), total nacional

1997

 

Total

No pobres

Pobres

En miseria

(NBS)

(1º más NBS)

(2 o más NBS)

 

Total Nacional

9.546.734

 
  • 7.528.606 605.997

2.018.128

 

Total Cabecera

7.086.723

 
  • 6.179.049 184.356

907.674

 

Total resto

2.460.011

 
  • 1.349.557 421.641

1.110.454

 

Calidad de vida

Personas, por condición de pobreza (NBI), total nacional

1997

 

Total

No pobres

Pobres

En miseria

(NBS)

(1º más NBS)

(2 o más NBS)

 

Total Nacional

  • 39.842.424 29.090.521

 

10.751.903

3.605.675

Total Cabecera

  • 28.729.239 23.705.311

 

5.023.928

1.070.039

Total resto

 
  • 11.113.185 5.727.975

5.385.210

 

2.535.636

Según los datos presentados de la encuesta de Calidad de Vida de 1997 los niveles de pobreza de los Hogares en Colombia es de un 21,13% que corresponde a un 27% de la población total, teniendo en cuenta que el número de personas por hogar pobre es de 4,68

Del número de hogares pobres, tenemos que el 30,0% se encuentra en condiciones de miseria y representa un 33,5% de las personas de la población pobre.

Distribución de los hogares por tipo, por quintiles Zona Urbana 1998

 

QUINTIL

QUINTIL

QUINTIL

QUINTIL

QUINTIL

TOTAL

1

2

3

4

5

Urbano

 

UNIPERSONAL

3,2

2,6

3,2

9,0

13,7

6,3

NUCLEAR BIPARENTAL

48,7

49,5

48,5

47,4

51,0

49,1

NUCLEAR

12,4

11,5

10,1

10,8

10,2

11,0

MONOPARENTAL

AMPLIA BIPARENTAL

18,0

19,7

21,8

16,3

11,5

17,4

AMPLIA

17,7

16,7

16,4

16,5

13,6

16,2

MONOPARENTAL

TOTAL

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

AMPLIA TOTAL

35,7

36,4

38,2

32,8

25,1

33,6

MONOPARENTAL

30,1

28,2

26,5

27,3

23,8

27,2

TOTAL

Fuente: tabla No 93 ENH sbre 1998

Se puede apreciar como la familia biparental es la predominante con un total de 49.1% de los hogares, siendo un poco más alto en los estratos altos.

La nuclear monoparental es un poco mas alta en lo estratos bajos y corresponde a la hipótesis de Gary Becker en el sentido de que en los estratos bajos son más proclives a las separaciones.

Si sumamos la nuclear biparental y la amplia biparental vemos como sigue predominando la familia tradicional con un 67%.

Se aprecia un crecimiento de los hogares unipersonales y de los hogares incompletos Los hogares unipersonales son mas comunes en los estratos altos y esto se da por la capacidad de independencia de estos estratos.

Los hogares amplios tanto biparental como monoparental representan un porcentaje del 33,6%, siendo mas alto en los estratos bajos y posiblemente corresponde a los niveles de pobreza teniendo en cuenta que algunas familias acogen a otros para superar ciertos niveles de pobreza de los que llegan o de todos.

El hecho de que en los estratos bajos sea cada vez mayor el número de hogares monoparentales y las hogares amplios tanto biparental como monoparental va a tener consecuencias graves frente al fenómeno de la pobreza. Por un lado los hace más vulnerables y los deja en desventaja en cuanto a la crianza, socialización y educación de los hijos.

En los estratos altos se nota más estabilidad y menos cambios en la estructura familiar a pesar de notar un crecimiento en los hogares unipersonales y esto puede estar más relacionado con ciertos cambios culturales especialmente en los jóvenes.

En resumen, los hogares unipersonales representan el 6,3% del total de hogares urbanos del país.

Los hogares nucleares representan el 66,5% del total de hogares. De estos el 63% son casados y el 37% están en unión libre.

Los hogares nucleares monoparentales representa el 11% del total de los hogares urbanos en Colombia. La mayoría son mujeres, 88%, de los cuales 57% son separados o divorciados y el 29% son viudos

Los hogares amplios monoparentales representan el 16,2% y está conformado especialmente por mujeres jefes de hogar y el 77% son mayores de 40 años.

Distribución de los hogares por etapa de ciclo de vida según ingresos Zona Urbana, 1998

 

QUINTIL 1

QUINTIL 2

QUINTIL 3

QUINTIL 4

QUINTIL 5

TOTAL

URBANO

ETAPA

1,0

2,0

3,4

5,2

7,8

3,7

INICIAL

ETAPA I

45,0

42,5

36,6

33,4

31,9

38,2

ETAPA II

26,0

23,0

20,1

16,7

15,3

20,5

ETAPA III

24,8

28,5

35,5

39,0

37,1

32,7

ETAPA IV

3,2

4,0

4,5

5,7

7,8

4,9

TOTAL

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

Fuente: Tabla No 41 ENH Sbre 1998

En el cuadro anterior podemos apreciar como los hogares en las etapas I y III son los más grandes y es posible que esto corresponda a la transición que hoy se está dando respecto a la baja natalidad que viene en descenso desde 1970.

Los hogares en la etapa I corresponden a aquellos donde el hijo mayor del jefe tiene menos de 12 años y los hogares en la etapa III corresponde a aquellos hogares donde los hijos tienen 19 años y

más. Entre estos dos etapas tenemos un 70.9% de los hogares en Colombia y decimos que corresponde a un período de transición debido a que hoy el promedio de personas por hogar es de 4,1 mientras que en 1972 era de 6,1. Por lo tanto el descenso en la etapa II corresponde a estos hogares donde se dio la transformación de la fecundidad.

Tamaño de los hogares por etapas del ciclo de vida según ingresos Zona Urbana, 1998

 

QUINTIL 1

QUINTIL 2

QUINTIL 3

QUINTIL 4

QUINTIL 5

TOTAL

URBANO

ETAPA

2,3

2,6

2,5

2,3

2,3

2,3

INICIAL

ETAPA I

4,7

4,2

4,1

3,9

3,6

4,1

ETAPA II

5,4

4,8

4,5

4,2

4,0

4,7

ETAPA III

5,8

5,5

5,1

4,6

4,1

5,0

ETAPA IV

3,0

2,6

2,5

2,3

2,2

2,4

Fuente: Tabla No 124 ENH Sbre 1998

El tamaño de los hogares ha bajado desde 1972 de 6,1 a 4,1 en 1992 y muy poco en los últimos años debido más a la recomposición familiar que a la baja en la natalidad. Esto lo podemos apreciar en el cuadro anterior donde el tamaño de los hogares es de 5,0 personas por hogar en la etapa III y la expansión de los hogares es del 32,7%

Vemos como la etapa inicial es muy baja debido a que se tiene rápidamente el primer hijo o se casan ya esperando el primer hijo. En las etapas posteriores vemos como es mayor el número de personas por hogar en los estratos bajos y con una diferencia promedio de 0.85 con respecto a los estratos altos.

Tamaño de los hogares por tipo según ingresos Zona Urbana, 1998

 

QUINTIL 1

QUINTIL 2

QUINTIL 3

QUINTIL 4

QUINTIL 5

TOTAL

URBANO

NUCLEAR

4,6

4,1

3,9

3,7

3,5

4,0

BIPARENTAL

NUCLEAR

3,6

3,2

3,0

2,8

2,6

3,1

MONOPARENTAL

EXTENSA

6,6

6,2

5,8

5,3

4,8

5,8

BIPARENTAL

EXTENSA

5,4

4,9

4,5

4,0

3,5

4,5

MONOPARENTAL

COMPUESTA

6,5

6,3

5,7

6,1

5,1

6,0

BIPARENTAL

COMPUESTA

5,9

5,2

4,1

3,8

3,3

4,3

MONOPARENTAL

TOTAL

4,9

4,5

4,2

3,7

3,2

4,1

Fuente: Tabla No 34 ENH sbre 1998

Podemos apreciar que el tamaño de los hogares en los quintiles bajos es mucho mayor que en los quintiles altos y especialmente en las familias compuestas y extensas. Es posible que en los niveles bajos se unen para protegerse de la pobreza mientras que en niveles altos antes que unirse se dividen como lo muestra el crecimiento de los hogares unipersonales.

Tamaño del hogar, Zona urbana

1998

POR ETAPA DEL CICLO DE VIDA

 

Etapa inicial

2,3

Etapa I

4,1

Etapa II

4,7

Etapa III

5,0

 

2,4

Etapa IV POR TIPO DE FAMILIA

 

Nuclear Biparental

4,0

 

3,1

Nuclear Monoparental Extensa Biparental

5,8

Extensa Monoparental

4,5

 

6,0

Compuesta Biparental Compuesta Monoparental

4,3

POR QUINTIL DE INGRESO PER CÁPITA

 

Quintil 1

4,9

Quintil 2

4,5

Quintil 3

4,2

Quintil 4

3,7

Quintil 5

3,2

TOTAL

4,1

Fuente: tablas 34, 124. ENH sbre 1998

Los hogares biparentales tanto extensos como compuesta que se supone acogen otras personas como estrategia de sobrevivencia son los de mayor tamaño, 6 personas por hogar, mientras que los incompletos son de 3,1 personas por hogar. De acuerdo a los niveles de ingresos vemos como los estratos bajos tienen un promedio de 4,9 personas por hogar mientras que los estratos altos cuentan con solo 3,2 personas por hogar.

En este punto se confirma una de las hipótesis de Gary Becker en el sentido de que los estratos altos prefieren o sacrifican cantidad de hijos por calidad debido a que el precio relativo de estos es mas alto a mayores ingresos y en los estratos bajos vemos como la cantidad es preferida a la cantidad debido al precio relativo de los hijos es menor.

Vemos una relación inversa entre ingresos y tamaño de los hogares, a menos ingresos más número de personas por hogar, por ejemplo en la etapa III el número de hijos promedio es de 5,0 y en el quintil mas bajo el promedio es de 5,8 personas por hogar mientras que en el quintil 5 es de 4,1 personas por hogar, es decir una diferencia de 1,7 personas, igual se puede apreciar en otras etapas.

Evolución de las tasas de participación laboral según tipo de hogar y etapa del ciclo familiar, Urbano,

1988-1998

 

1988

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

Según el ciclo Familiar

                 

Etapa Inicial

74,06

74,58

74,88

79,28

78,74

79,38

77,27

80,93

79,72

Etapa I

66,12

67,56

68,95

70,08

68,84

69,83

69,27

69,74

72,23

Etapa II

47,62

48,39

48,54

48,73

46,7

48,02

47,41

48,63

49,87

Etapa III

56,09

57,31

56,87

58,16

56,46

57,26

56,97

57,32

58,22

Etapa IV

46,27

51,42

48,71

51,2

48,21

47,42

47,18

47,4

48,74

Según

                 

Parentesco

Nuclear

59,38

61,08

62,22

62,8

60,91

61,64

60,91

62,44

63,84

Biparental

Nuclear

63,22

62,4

60,12

64,03

61,65

63,74

62,37

59,79

63,75

Monoparental

Amplia

55,5

56,51

56,49

57,44

56,35

56,96

55,88

56,63

58,29

Biparental

Amplia

57,29

57,61

57,44

58,96

57,16

59,14

57,23

57,02

59,28

Monoparental

                   

El cuadro nos muestra como la participación de las personas en el mercado laboral es cada día mayor y los incrementos mas importantes se dan en las primeras etapas del ciclo de vida familiar.

Lo anterior nos muestra que hoy las parejas jóvenes inician su vida matrimonial trabajando ambos al mismo tiempo buscando mejorar sus ingresos y así mejorar su nivel de vida, logrando lo que Gary Becker plantea en el sentido de que la gente se casa buscando estar mejor que antes, de lo contrario preferiría seguir soltero.

Todo esto coincide con

el aumento de la participación

de

la

mujer en

el mercado

laboral y

el

descenso del hombre en la participación del mercado laboral la cual ha pasado de un 75% en 1988 a un 69% en 1997 y a su vez las mujeres han pasado de un 40% en 1998 a un 48% en 1997.

Miembros presentes en el hogar que aportan ingresos (%)

 

Hijos18 años

Hijos18 años

Esposo

Esposa

Según

el

ciclo

       

Familiar

         

Etapa I

 

2,0

99,2

74,8

Etapa II

40,0%

31,4

99,9

78,3

Etapa III

87,0%

19,3

96,0

73,5

Etapa IV

   

94,8

71,0

Según

       

Parentesco

 

Nuclear

69,3%

17,6

94,2

46,5

Biparental

 

Nuclear

81,0%

29,8

88,1

85,1

         

Monoparental Amplia

75,2%

19,6

91,1

50,6

Biparental Amplia

83,1%

29,2

89,6

79,9

Monoparental Según quintil de ingreso percápita

       
  • 1 55,2

 

19,9

80,7

38,3

  • 2 75,8

 

21,9

93,4

47,2

  • 3 77,8

 

21,8

96,4

56,9

  • 4 86,1

 

21,3

97,7

70,0

  • 5 83,8

 

13,4

98,1

77,0

         

La participación de los hijos mayores de 18 años es muy representativa en las familias que se encuentran en la en la etapa III y vemos como aumenta su participación al aportar ingresos a medida que aumenta el estrato y nos muestra la contribución que los hijos mayores de 18 años realizan aumentando los ingresos de los hogares ..

La participación de los hijos menores de 18 años y que aportan ingresos es más significativa en las familias que se encuentran en la etapa II y vemos como disminuye de acuerdo con los ingresos siendo menor su aporte en los estratos altos, es decir a mayores ingresos menor participación de los hijos menores y viceversa.

También vemos como la participación de las esposas es cada vez mayor y por un lado disminuye de acuerdo al ciclo de vida de la familia mostrando que la vida laboral de la mujer es más corta y aumenta de acuerdo a los ingresos, es decir, a mayores ingresos mayor participación de la mujer en el mundo laboral. Otro punto importante que se aprecia en el cuadro anterior es que el crecimiento de los hogares monoparentales obliga al nuevo y especialmente si es mujer a salir al mercado laboral.

Vale la pena resaltar que en los hogares biparentales la participación de la esposa es mayor en los hogares biparentales amplios.

Lo anterior nos muestra otra de los planteamientos de Gary Becker en el sentido de la participación de la mujer en el mercado laboral y como es mayor en los hogares de mayores ingresos respondiendo a que el valor del tiempo de la mujer es mayor en estratos altos y por lo tanto sale a buscar trabajo teniendo en cuenta el costo de oportunidad de estar en casa. De esta forma la mujer también incrementa los ingresos del hogar y contribuye en la disminución de la natalidad y el mejoramiento de la calidad de los hijos.

PROBABILIDAD DE SER POBRES (%), 1997

Variable

Urbana

Variable

Urbana

No personas Hogar

 

Niños menores de 12 años

 
  • 1 27,85

 

0

27,10

  • 2 28,26

 

1

35,10

  • 3 32,49

 

2

48,82

  • 4 37,30

 

3

66,88

  • 5 38,58

 

4

77,90

6

46,17

5

y más

72,50

7

51,39

   

8

49,21

   

8

y más

70,74

   
       

No ocupados del Hogar

 

Sexo del jefe del Hogar

 

0

68,94

   

1

52,32

 

Hombre

38,10

2

34,87

 

Mujer

50,53

3

28,13

   

4

25,26

   

5

o más

18,37

   

Años educación jefe Hogar

 

Años educación cónyuge del jefe del Hogar

 

Ninguna

54,51

 

Ninguna

50,95

1

a 3

59,58

1

a 3

62,48

4

y 5

51,53

4

y 5

49,97

6

a 8

44,63

6

a 8

38,71

9

a 11

28,67

9

a 11

24,23

12 y más

6,42

 

12 y más

6,26

Edad del jefe del Hogar

 

Edad cónyuge de jefe del Hogar

 

Hasta 20 años

55,69

Hasta 20 años

55,69

21

30 años

47,42

21

30 años

45,06

31

40 años

43,35

31

40 años

39,16

41

50 años

37,66

41

50 años

32,01

Más de 50 años

39,87

Más de 50 años

35,21

Fuente: cálculos de Duarte Guterman & Cia. Sobre Encuesta de Caracterización Socioeconómica 1993 y, Encuesta de Calidad de Vida 1997.

El cuadro anterior es un estudio realizado por la firma Duarte Guterman & Cia, sobre la encuesta de Caracterización socioeconómica 1993 y, Encuesta de Calidad de Vida 1997 y confirma algunas de las hipótesis de Gary Becker, las cuales plantearemos a modo de conclusiones. Por el momento, podemos analizar algunos puntos relacionados con el trabajo que nos hemos planteado y que se deducen del cuadro:

1. Podemos ver que la probabilidad de ser pobre aumenta con el tamaño del hogar. Aumentando desde un 27,85 la probabilidad de ser pobre cuando el número de personas en el hogar es de 1 hasta un 70,74 para 8 o más personas en el hogar. Vemos como en los hogares correspondientes a los quintiles bajos el número de personas por hogar es muchos mas grandes que con respecto a los quintiles altos como 4,9 contra 4,2. Es posible que los hijos en los estratos bajos sean mas numerosos teniendo en cuenta que su precio relativo es menor y se considere como un costo inicialmente y luego se recupere la inversión con su ingreso temprano al mundo laboral ..

  • 2. El número de ocupados del hogar disminuye el riesgo de ser pobre. A medida que las personas vinculadas a un hogar salen a laborar empieza a disminuir la probabilidad de ser pobre. Este punto está muy relacionado con el anterior pues al considerar que en los hogares pobres se incrementa la participación laboral para afrontar los niveles de pobreza y en los hogares de estratos altos para incrementar la riqueza. Este punto nos puede a llevar a considerar que las personas en la familia son generadoras de riqueza mediante su trabajo y es más fuerte si sus niveles de educación es mayor.

  • 3. La incidencia de la pobreza es mayor en aquellos hogares donde la jefatura del hogar es femenina. Hemos visto como los hogares nucleares monoparentales la jefatura femenina es del 88,2%, en la extensa monoparental es de un 77,9% y en la compuesta monoparental la jefatura femenina es de un 68,2%. La participación de estos hogares es mayor en estratos bajos siendo de 12,4% en los hogares nuclear monoparental y, 17,7% en la amplia monoparental en los estratos bajos contra un 10,2 y 13,6 respectivamente en los estratos altos mostrando mayores niveles de pobreza y por lo tanto mayor vulnerabilidad frente a este fenómeno. Además coincide que en este tipo de hogares el número de personas es de 3,6, 5,4 y 5,9 en los estratos bajos contra 2,6, 3,5 y 3,3 en los estratos altos.

  • 4. La educación del jefe del hogar es el principal factor en la disminución de la probabilidad de ser pobre. Es bien conocida la diferencia en años de educación entre los estratos altos y los bajos. Según la encuesta de Calidad de Vida de 1997 la diferencia de los jefes de hogar pobres tiene 4 grados, 80% menos que en los no pobres. Coincide en este punto el planteamiento sobre la cantidad y calidad de los hijos y su relación inversa en el número de hijos respecto a los ingresos. Es decir, a mayores ingresos menos hijos y viceversa. En relación con la calidad la relación es directa pues a mejores ingresos mejor calidad de los hijos en términos de años en educación.

  • 5. La educación del cónyuge es un elemento importante en la disminución de la probabilidad de la pobreza. Cada vez se incrementa la participación de la mujer en el mercado laboral creciendo de un 40,3% en 1988 a un 47% en 1998 y decreciendo la participación de los hombres de un

75% en 1988 a un 69% en 1997. Si este crecimiento de su participación

en el mercado laboral corresponde a mayores niveles de educación se convierte en un elemento que ayuda a superar ciertos niveles de pobreza.

  • 6. En relación con la edad podemos ver como a partir de los 20 años disminuye la probabilidad de ser pobre y aumenta luego a partir de los 50 y en el caso del cónyuge también sucede lo mismo. En esta etapa de la vida el nivel de productividad de las personas es mayor y si corresponde a estratos altos los cuales cuentan con mayores niveles de educación y una dotación inicial también mayor. Aquí podemos justificar el planteamiento de Becker cuando plantea que la familia no solo es una unidad de consumo sino que también es una unidad de producción multipersonal. La familia produce una utilidad conjunta y sus factores productivos son el tiempo, las habilidades y el conocimiento de sus diferentes miembros.

CONCLUSIONES:

A través del análisis de los cuadros hemos encontrado evidencias de las principales hipótesis de Gary Becker acerca de la familia y entre ellas formulamos las siguientes:

La participación de la mujer en el mercado laboral se ha incrementado y como es mayor en los hogares de mayores ingresos respondiendo a que el valor del tiempo de la mujer es mayor en estratos altos y por lo tanto sale a buscar trabajo teniendo en cuenta el costo de oportunidad de estar en casa. De esta forma la mujer también incrementa los ingresos del hogar y contribuye en la disminución de la natalidad y el mejoramiento de la calidad de los hijos.

Las parejas jóvenes inician su vida matrimonial trabajando ambos al mismo tiempo buscando mejorar sus ingresos y así mejorar su nivel de vida, logrando lo que Gary Becker plantea en el sentido de que la gente se casa buscando estar mejor que antes, de lo contrario preferiría seguir soltero.

También se evidencia la hipótesis de Gary Becker en el sentido de que los estratos altos prefieren o sacrifican cantidad de hijos por calidad debido a que el precio relativo de estos es mas alto a mayores ingresos y en los estratos bajos vemos como la cantidad es preferida a la calidad debido al precio relativo de los hijos es menor.

Vemos una relación inversa entre ingresos y tamaño de los hogares, a menos ingresos más número de personas por hogar, por ejemplo en la etapa III en el quintil mas bajo el promedio es de 5,8 personas por hogar mientras que en el quintil 5 es de 4 personas por hogar, igual se puede apreciar en otras etapas. De aquí surge el gran planteamiento de Becker en el sentido de que tanto los hogares como los matrimonios buscan maximizar sus ganancias.

En general podemos decir que la familia es una organización que ha cambiado sustancialmente en las tres últimas décadas, la gente se casa menos, y cuando se casa lo hace más tarde, en promedio a los 28,5 años las mujeres y 29,5 los hombres; aparecen nuevas formas de unión que preceden o sustituyen el matrimonio, la unión libre alcanza niveles de un 33% de las uniones; los nacimientos fuera del matrimonio aumentan a un ritmo muy rápido; La fragilidad del matrimonio hoy es mucho mayor, aumentando las tasas de divorcios y separaciones incrementándose los hogares monoparentales hasta un 30% y con ellos un gran porcentaje de hogares con jefatura femenina; las tasas de fecundidad siguen una curva descendente situándose casi en niveles de simple reemplazo generacional especialmente en los estratos altos y un poco menos en los niveles bajos; el aumento de la proporción relativa de las personas de edad con respecto a la población total cada vez se incrementa mas; el crecimiento de los hogares unipersonales, estos y otros factores contribuyen a cambiar las tendencias futuras y apoyar los planteamientos de algunos autores como Gary Becker que introduce el análisis económico a la familia, para plantearla no solo como una unidad de consumo sino también como una unidad de producción.

Todos estos elementos nos ayudan a acercarnos de una forma empírica a los planteamiento de Gary Becker y encontrar como ayudan a interpretar mejor la sociedad actual y sus múltiples transformaciones.

BIBIOGRAFÍA
BIBIOGRAFÍA

Cárdenas S Mauricio, coordinador. EMPLEO Y DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO EN AMERICA LATINA. ¿Hemos avanzado. TM editores. Fedesarrollo. Ciid. Colciencias.

Lora, Ocampo, Steiner. INTRODUCCIÓN A LA MACROECONOMÍA COLOMBIANA. TM editores. Fedesarrollo.

Kasun,

Jacqueline. LA

GUERRA

CONTRA

LA

POBLACIÓN.

Editorial

Arias

Montano.

Fundación ADEVIDA.

 

Jean-Didier Lecaillon. LA FAMILIA COMO PRIMERA REALIDAD ECONOMICA. Ediciones Rialp.

Sen, Amartya. SOBRE LA DESIGUALDAD ECONOMICA. Biblioteca de Economia.

 

CUADERNOS DE ECONOMIA. Departamento de Teoría y Política Enonómica. No 29

Boletín de estadística. DANE. 543/junio 1998

 

Sánchez, Fabio. LA MEDICION DE LA POBREZA EN COLOMBIA. BID