Vous êtes sur la page 1sur 1

S. E. M.

ANTONIO GUTERRES
Secretario General de las Naciones Unidas
Nueva York

Excelencia,

S. Excia. probablemente conoce el episodio de la Biblia que habla de un pueblo errante


en el desierto durante 40 aos. Esta aventura tiene un montn de mitos y de hecho es
nuestra aventura. En el caso del pueblo saharaui, no estamos hablando de mitos, sino
hechos reales y contemporneos. Los saharauis han estado esperando durante cuarenta
aos en la "Hamada" el desierto de los desiertos, exiliados lejos de su tierra natal. Ellos
No buscan la tierra prometida, pero simplemente desean cubrir la soberana de su
territorio.

S. Excia. puede haber visitado muchos campos de refugiados. En frica y en otros


lugares, pero has descubierto que hay un rincn del mundo, un lugar donde la gente camina,
camina y camina de nuevo, porque caminar es una manera de sobrevivir y mantener la
esperanza. No hay similares a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf. Las
condiciones climticas son crticas y los medios de vida son irrisorios.

Por la presente, nos dirigimos a usted, y evocamos sus actitudes positivas e histricas
por la independencia de las colonias portuguesas, sin olvidar sus argumentos valientes
para apoyar la independencia de Timor Oriental.

Seor Guterres, el pueblo saharaui, tiene una gran esperanza en usted, como Secretario
General de la ONU, que es responsable y comprometida, hace ms de 26 aos para
completar el proceso de descolonizacin de la ltima colonia en frica, por la
organizacin de un referndum de autodeterminacin, un derecho consagrado en el
espritu y el texto de la Carta de las Naciones Unidas para, el asunto de descolonizacin
del Sahara occidental, registrada desde 1966 en la agenda de la ONU.

Seor Secretario General, la comunidad internacional no debe seguir a "serrar los ojos"
sobre Marruecos, que ocupe por la fuerza a un pas vecino, oprime a su pueblo, saquea
los recursos naturales, niega sus compromisos y frustra los esfuerzos inestimable de la
paz de la comunidad internacional, estos comportamientos inaceptables ponen en grave
peligro la coherencia, validez y credibilidad del sistema internacional que las Naciones
Unidas es la encarnacin.

Por favor, acepte, seor Secretario General, la expresin de nuestra ms alta y profundo
consideracin.

., de Abril de 2017