Vous êtes sur la page 1sur 28
BIBLIOTECA DE FILOSOFIA Y CIENCIAS SOCIALES Directores de la coleccién: Salvador Aguilar y Maria T. Bretones «No todo es predecil bres son agentes libres. los hay espacio para elegir. A menos que haya eleccién no hay accién hu- mana. Todo es conducta.» (Isaiah Berl CHARLES TILLY Violencia colectiva Con un Prélogo de Ramién Adell Argilés [A] hacer xvi PREFACIO timar las reyeras, el oportunismo, la destruccién coordinada y los rituales violentos. Vivir para aprender. Los brutales ataques aéreos al Wor Trade Center de Nueva York y al Pen ists ha hecho que me ocupe de los les més extensamente de lo que era ri intencién y que explique también més extensamente y en detalle la relaciones entre ese tipo de acciones otras modalidades de conflico politico. Espero que mi analisis ayude a los lectores a repensar su propia forma de entender tanto el terror fodo un niimero de exigentes ‘mi experiencia. Quiero dar mis mss res andnimos de mse Ve ‘University Press. El piblico de las ui Yale y Columbia también sometié determinadas partes de esta obra a una saludable yo son adapracién del i Power and Social Theory tento de encontrar nuevos errors, tal vez, corregislos 1 Modalidades de violencia TRES ESTAMPAS VIOLENTAS. 1. Cownoys que DispaRAN A COWBOYS. «LOS VAQUEROS UTILIZABAN las pistolas, segin escribe David Courcwright sobre el Oeste americano, para representa toda una serie de papeles. Ems ltl de todos era de nemo ‘Kansis,presencié una pelea entre dos vaquetos que vsiban en el furgén de cola de de ganado. Empezé durante una partida de carasen la que alguien dij: «no me gusta jugar a carts con ef suclosuci (dizy dec]. Un vaquero del equipo con go yaks frecuente y més lta. En la historia norteamericana ha existido una cantidad excep- ional de ocasiones para ese tipo de reuniones. La mayoria de ells eran consecuen- jdvenes en busca de las nuevas oportunidades res albergan toda una concentracion de varones jévenes y sol- teros, desconttolados y armados. 2 CAPITULO 1 ‘Cuando, en 1976, lae cosechadorat mecinicas empezaron a comerseseriamente los sala- roe de los campesinos pobre, la regign entera expetimenté una oleada de rotuta de dquinas y sabotajes que recordaba aa de los afos de 1830 en Inglatrca Las autorida- e esta resirenca. En pr cextaba caro que el objetivo de los saboteadores no era nunca el imple robo, y2 que n segundo lugs, todos los sabotaes los realzaron de noche’ vidos 0 pequefios grupos en actuaciones andnimas. Ademds, estos gozaban dela protec- cin de los demés campesinos del pucblo, ls cuales, aunque supieran quienes eran los implcados,afiemaban total ignorancia cuando la polica acudla a investigar (Scott, 2000: 200) La mayor parte del tiempo, destaca Scott, esos mismos campesinos mantenian, pos de los cetratenientes y utilizar, de los débiless. Aunque los teratenientes no destrozaban las miquinas o a los ladrones raban coartades por un conjunto 1 influcnciay el acceso a la fuerza labora sirecurian a lav © si provocaban una rebelin abierta 3. Rwandeses que se matan entre sf. Ninguno ‘de css epizois s pucde com- pararcon el derramamiento de sangre que cavo lugar en Rwanda en 1994, El jefe ‘owandés general Juvénal Habyarimana habla romado el poder en julio de ce, Habyarimana No obstante, se Jhucu huian del avance del Frente; y los 2 ‘organizando masacres de tutsi en el Ambito local en respuesta a la amenaza de regre- i antes dominantes. nia, en a que MODALIDADES DE VIOLENCIA 3 Independientemente de quién fuera cence plazo de un dia habfa dado comienzo una d Desde el inicio, os militares y los actvistas de Poder Hutu tomaton como objet xno sélo a los miembros de la minora tutsi sino también a sus rivales importantes dentro de los hutu, «Al princpios, en palabras de Alison Des Forges, lor del asesinato de Habyarimana, los asatantes operaban por lo general en grupos reducidos y mataban asus vctimas alli donde las encontraban: en sus casa, en la alle o en las batreras. Per, ya el 7 de abr mismo, grupos més numerosos aprovecharon la oportunidad para reslizar una mat mieneras que los tutsi~y algunos huta~ hutan atrrorizados a las iglesias, 5jtale y las oficinas del Gobierno que les hablan ofrecido regio en el asesiné 2 unas 50 personas en ya unas 150 en la parroquia de ‘que habia estudiances de Burundi y soldadoe herds, se encargé de la taca de masacrat a cientos de personas en el campus de la Universidad Adventista del Séptime Dia de Mudende l exe de la poblaci de Gisenyi En Kigali soldados y miembros de la milicia mataron 3 docenas de personas en una iglesia de Nyamirambo el dia 8 de abril, y otto hicieron k [Nyamirambo algunos dias mis tarde. E19 de abel por a mai ‘we [miembros de una milciahutu creada orginalmente por el partido politico del presi- den frto, Habyarimana, liderados por Jean. Ninwutagiripfa, conocido como se! +¥acompafados por cuatro poicas nacionalesentraron por la Fuerza en a igle- sia de Gikondo, uno de los sectoesindusyiales de Kigali. Ese di. petsonascon la ayuda sobre todo de machetes y pals (Des Fong al Centos de miles de civles rwandesesacabaron tomand part en las masares de tuts y de hucu acusados de ponerse de parte de los cuts. Entre marzo y julio de 1994, losasalantes asesinaron posiblemente aun econ el gobierno, sabotaje de las cose- chadoras en Malasia y las masacres de Rwanda so se parecen gran cosa ent 4 cariruto 1 ye una amplia gama de interacciones sociales. Los: podrian plantear de forma plausible una cualquiera de entre tes obje- lizacién de un mismo término para toda esa dafios a corto plazo a personas y objetos como si no? Es posible que acontecimientes tan dicpares tengan algo en comin? Aunque no exis- ta una ley universal que gobierne todos los episodios de violencia colectiva cxisten unas caus similares que operan en toda la gama de la violencia cole jones y escenatios. La violencia colectiva se parece al tiempo cada, cambiante ¢ impredecibleen ciertos aspectos, ‘causas,combinaciones y escenaros corectos ayuda a explicar sus muchas vaiaciones. Ante todo, esta obra se estructura en torno al esfuerzo por identifiar las causas, las combinaciones y los escenaios que *resulean relevance. Aca no son tados ls ties de valencia expesén de la propensin general dels sees humans a infligir datos als dems, propenién que, sencllamente, activa a mds perso- el caso de a violencia colectva? Aunque las regularidades que rsonas y objetos es seguro que tam- afectan a la ansformacién de los inc Qué ocurre con a violencia no violen MODALIDADES DE VIOLENCIA : papel significatvo en la violencia coleciva. Su presencia o st ausencia suele matcar IDEAS, CONDUCTA E INTERACCION SOCIAL . Se rata de temas apropiadamente contenciosos. En términos generales, los abser- lencia humana se dividen en tres grupos: partidarios de ls ideas, par- tidarios de la conducta y partdarios dela relacién. Los tres grupos difieren en st forma de entender las causes fundamentales de los asuntos humans, ‘Los partidarios de las ideas tesakan el papel d humana. Por lo general, sostienen que los seres ceptos, regla, objetivos y valores a pari sus impulsos conforme a tales ideas y adquirida. Los partdarios de las ideas se dividen en torno a la importancia de la dis- tincién entre vidlencia individual ycolectiva, y algunos sostenen que las ideas indi- viduales y colectvas pertenecen a dominios parcialmente separados, micntras que otros defienden que existe una per ‘conciencia como base della accién cian representando las ideas socialmente dseables que rssltan las accionesagesivas afectan de forma sgn pensién de una persona oun pueblo a sumarse al vi Carla violencia, contin el argument, tenemos qu destuctiva Les partdares de lt condactasefalan que las motivaciones, los impulses y ls ‘portunidadestenen un caricter auténomo. Muchos apuntan a la evolucin hua expl deferencia, protéccién o seguridad subyacentes a la violencia colectiva. Otros adop- ‘an posturas resueltamente economicistas y contemplan la violencia como un medio Los partidarios de la rl pos de fo que n que los humanos de ‘ CAPITULO 1 social continuamente negociada, Asi pues, pa lencia coleciva equivale a un tipo de conversacin, por muy brutal o parcial que. fensores dela luales, aunque por lo general lads ireductiblemente espec ancia depende menos de la destruccién de las mal nacién de ls oportunidades 0 dela sup que de ‘ién de las eelaciones entre personas y grupos. ne su parte de raz6n. Las ideas sobre el uso adecua- sobre las diferencias entre categorias soci idable que condicionan la participacién no part ia colectiva. Los campesinos de James Scott seguian un claborado eédigo de urbanidad al atenar conta las cosechadoras mecdnicas de los terratenientes. Las regularidades arraigadas en la conductaesté claro que afectan ala disposicidn de diferentes categorasd juos a infligirse mucuamente violencia Como ilustra el vaquero de David Courewright, en la violencia colectiva en todo el ‘mundo encontramos una proporcién desmesurada de grupos segregados de varones, jvenes y solteros. Es cierto que las rclaciones también son importantes. En Rwanda Yen todas pares, las organizaciones y ls relacones intergrupales previamente exis- de produccién, pero a continuacién veian diche de las ideas predominantes como de la conducta guia segiin ese enfoque, era generalmente consecuenci les también propiciaba. Para los marxistas, lo priortario. y ganancias que apropiadas, Ast pues, combinaban las explicaciones basadas en las ideas con las la vez que relegaban las relaciones a un papel secunida a, el propio David Courrwright también combina esos dos mismos tipos de explic La diseibucidn geogifica y éanicamente irregular de la violencia y los desérdenes en ‘*Norceamérca hast finales del siglo xix se puede expl MODALIDADES DE VIOLENCIA 2 mica de grupo masculi peess, porte de armas y 0 Ast p combina perspect te divididos por ln fee qu podvcen en conbigalin con mecnisnos ambi copies Tea eno aoa ne su ines Por genplo te el ‘kdktemaon spol st dopa Rengomen de ide de peomes Jrees guiness poe esas ques congregan enn mike haga sin que eles imponga un sie di an cana de terogates con epee a propesin individual 5 cartToto 1 MODALIDADES DE VIOLENCIA ’ _— maximizar los efectos reduccores de la violencia de ls intervenciones policiales en igiones monotestas promucven una gran intole F consiguiente, una gran predisposicidn a asesinar alos intrusos, a causa de las profurndas distinciones que establecen entre lo que es respetable y no respeta- io entre os impulsos individuals y la inhi- bicidn de dichos impulsos. Aunque deja un cierto espacio alas ideas, el argumento de ideas que mueven aque leva is se centraen ls eauss conductuales. No concede apenas ningin tumultos. Después de todo, muchos de quienes sostienen posturas 4 peso en absol efectos de las relacones sociales, a excep del hecho de que violencia contra uno u otro tipo de ser humano en realidad nunca secuestrn, muti- «estas operan a través de impulsos¢ inkbiciones, lan ni asesinan a nadie. El hecho de que tales idedlogos rec 4 argumentos causaes superiores (que, con frecuenc tren, mutilen @ ses sobre los procesos ‘Adopt un enfoque relacional supone mantener una doble orientacién con res- pecto a los escritos convencionales sobre la violencia. Por un lado, los analistas de la ‘a individual, de imponer mayors limitacones a los impulsos ode eliminar las ideas violencia suelen reconstruir las motivaciones, los inteeses, las circunstancas 0 las nocivas tendrén mucho menos efecto sobre los niveles existentes de violencia que ‘ereencias de los actores uno por uno, para después dividrse entre los que condenan, intervencién en las relaciones entre los contendientes. ylos que defienden a cada actor. Después de los grandes enfrentamientos entre poli- “Tampoco debemos asumir automticamente que cualquier politica capar de redu- la destruccién de propiedades y los saqueos en los setores de predomi- cit la violencia sea buena por s misma. Aparte de cualquier ota cosa que los lctores nio negro de ls grandes ciudades norteamericanas durante la década de 1960, los puedan aprender en esta obra, encongrarin que ls regimenes politicos diferen en el ‘comentaisas extaban fuertementedivididos ente (2) aquellos que interpretaban los ively los tpos de violencia que generan. Al escoger un régimen politico, en cera acontecimientos como una respuesta comprensible ante las penurias y (b) quienes medida estamos escogiendo también entre modalidades de violencia. Personalmente, justficaban la represién de unos jovenesalbororados que slo buscaban satifacciin == se me obligaraa esoger entre una tirana no violenta basda en una marcada des jemplo, Feagin y Hahn, 1975, y iguadad y una democraca turbulent, yo escogeria la democracia Espero que la obra ar las eausas en la interacciones ayude alos lectore a entender cémo'crear democraias con ls minimosdafios ~aun- {que no con ausencia total de dafios~ a las personas ya la propiedad. ces, la violencia coectiva se produce mds in dels gitiernos. No obwate, cand pas de una ea 312 gobierno como contol «en violencia convocados por el Ci nes recomensdaba, como es ca programa de actuaciones real — icervenir en el desarrollo para la conductaviolenta; — modificar fos emplazamientos, ls actividades rutinarias y las situaciones que la, Nos ayudard a entender la influencia de los regimenes po favorecen la violencia: cxistente dentro de sus terstorios. 10 caPtroto 1 «explocacién opera cuando personas podeross¢ interconectadas contolan unos recut- 505 de los cuales obtienen un rendimiento signficatvamente incrementado median- te la coordinacién de los efuerzos de persona externas alas que privan de obtener 1a totaidad del valor afadido por su esfuerz. El acqparamienco de oportunidades ‘opera cuando los miembros de na re delimitada por una determinada cat nen acceso a un recurso que es valioso, es renovable, es sujeto a monop rece las actividades de dicha re y aumenta de valor debido al modus eperandi red. Una ver que han entrado en funcionamiento la explotaién y el acaparamiento de oportunidades, la desigualdad también depende dela adapracién (la creacién de _pricticas que articulan la vida de las personas en circunstancas de desigualdad) y de la emulacion (la transferencia de pricticas, creencis y relaciones relevantes de un enclave a otro). No obstant, para el objetivo que aqui prseguimos, la explotcin y re las categorfas se corresponde precisamente con una divi- en todos los demés émbitos dela vida social y que, por lo de creencias, pricticas y relaciones socia- religisas, de género o de naciona- explotacién y el aeaparamicnto de oportnidades exablecen cl higar que ocupan {ods es diferncas debi 2 que proporcionan recompensas mucho mayores los thiembros dela cargos oenablemeneesuperion iempreefectian una cietaexplotacin y acyparamiento de opor ue los cargos dl gobiemo y los miembros de la clases gobernan- ot benefcri de ambos mecanismos. inxs divisors ene ators que ys open eno casandocxlayen las mujeres oa los segundres de pleta Gudadani, La forma y la media en que los gobiemos ‘oportunidad varin enormement, ya gran pare de clement rain, L egal rd on ‘medios de organizacién y dein sos del gobierno (ales como impuestos,sldados, armas, barcos, cid) llegan a él a partir de unos sistemas de desigualdad que, de ser desafiados,harian MODALIDADES DE VIOLENCIA " peligrar tan cruciales entradas. Sdlo en & ‘mos gobiernos que i de acaparamiento de oportunidades. la conguista y en la revolucién, esta suele as, en ocasionesfecurren a meds velentos, , de vex en cuando, dan ara itervenciones en forma de ataques de las fuereasarmackas del gobie al apoyo del gobiemno, bien para mantene Jo que, 4s ver, genera nueva violencia coleciva Por ukimo, la accién politica es un medio de crear, defender o desafar sistemas ro gubernamentales de explotacion y acaparamieno de opertunidads tales como, por ejemplo, los derechos de propiedad sobre Ia riqueza mi los lugares sagrados y la coscurbre que exige que udadano y no iudadano,legislador y elector) inciden con distinciones no gubernamentales entre caegorias como las de género, raza, eligi y etiaes algo que afeca ala forma ya as revindcaciones de politica y, por lo tanto, al cariter de la violencia colectva. Como demuestran las Juchas entre loshuru yes tuts, en certs ctcunstanciasel hecho de igurr aun lado La violencia coleciva presenta una encontrado atin soluciones satisfactor de problemas para los cuales nadie ha 1. Por qué la violencia colectiva (a diferentia de los suicidios y los homicidios indi- ‘Yduales) se conpetitra en oleadas generalizadas -en las que, a menudo, wn cho- {que violento parece desencadenat (e- y, después, remite'a iveles bajos durante periods de tiempo sustancales? 2. {Cémo y por Fpidamence & jrse datos director pasan veces con la misma rapide2) sdose entre ellas) empiezan a infligirse mutuamente devastadores ataques contra personas y propicdades? 4. Por que diferentes tipos de regimenes politicos (por ejemplo: reglmenes demo- iveles y formas tan distints de violencia colec- a caPtTULo 1 10 de la paz como policias ysol- la violemta, y viceversa, de manera tan .Céimo y por qué especialstas en el man conductules 0 cia coleciva que borden mas de una de ess cuestiones simultaneamente. Tampoco nadie ha reunido pruebas fables ara ls respuestas que han propueso a cualquiera de ess cuestiones tomadas independientemente, Nuestro reto es utilizar el enfoque relacional para constuir unas respuestas superiors y coherenesente sf a eos inerogantes. TIPOS DE VIOLENCIA INTERPERSONAL bas transacciones inter- afios fiscos 0 retenga inmediatamente ya corto plazo a al menos una de las partes ola posesiones de dicha parte Incluso en zonas en guerra civil oen las que la reyertas son algo generlizado, ls mayora de la gente interacéa la mayor parte del tiempo de forma no violenea.Y, sin embargo, a veces las intracciones no vioentas se tornan violentas; personas que hhan coesstido paciicamente empiezan a matarse; los vaqueros dispar sinos sabotean: y los hutu de Rwanda aesinan a quienes consider {Cudndo, cémo y por qué se produce el paso de la interaccién no vi apl spot seo andliss la volencia, no afade demasiado alas ideas exis- tentes sobre la cuesti ‘cuestién, pero nose llega a grandes enunciados generales sobre la absoluta presencia ‘ ausencia de violencia. De hecho, descubriremos algunas zonasgrises en las que no de tei lafios En los capitulos posteiores se presta una considerable atencién al alcancey la intensdad de la violen- cia y se examinan tanto cudles son los tipos de cicunstancias sociales que producen MODALIDADES DE VIOLENCIA a clevados niveles de violencia como cusles son los tipos de procesos sociales por medio de los cuales la reivindicacién violenta cobra gran escala ose mantiene dentro de una nen cardcrer y organizacion ‘ocupa mucha més energia en este estudio que los tres primeros proble se sostiene, 0 fracasa, en la medida en que clarifica qué es lo que provoca que la vio- ido se produc tanto en su forma y (b) experimente fe una forma a ota. cuarto problems, tenemos iat. Construiremos un gré- ues individuales de fico bidimensional de la violencia interpersonal, inclu tuna persona a otra ola propiedad de esa persona, Llamare ‘unas cuantas bofetadas estin cerca del extrem inferior las partias de linchamiento estin préximas al extremo superior. La segunda dimensin representa el grado de coorinacién ent los ators violent. La definicién de violencia colectiva que ofrciamos anteriormente incufa la presencia den minimo nivel en esta dimensidn:insstia en que hubiers al menos dos perpetra- res de dais y na cera coordinacién entre los perpetadors: Por debajo de ese lo consideramos violencia individual. No obstante, mes compartidos cuando conducen deliberadamente asus seguidores. acciones que generan violencia con otros (extremo superior). En el ‘gubernamentales véase Benneuil y Auriat, 2000). “ caPtTULo 1 las, produce uns deacon genera De iss esumpas con ls qu comenraos lpm de Rwanda gue jr Mis adelante presentaré las razones por las que cabe separa cia coletiva de los de la violencia individual. La elsifiacin funciona dela siguien- te manera. Primero ubicamos en el espacio de la relevancia-coordinacin un grupo de episodios violentos, por ejemp! coinciden una alta coordinacin entre los actore violentos con una relevancia relati- ‘vamente escas del hecho de infligrsedafos entre las partes. A continuacién, asigna- ‘mos un nombre a ese espacio a pati del tipo de episodio mas comin en esa lcal- zacién. El cuadrante superior izquierdo recibe el nombre de enegocizciones rors» debido a la freeuencia con que los procesos de negociaciones no violentas a largo grado de coordinacién y una cl sentido de las agujas del reloj, encontramos las modalidades que enumeramos a ccontinuacién: — Rirualesviolentos al menos un grupo sigue un guién de inseraccién que im en la competencia por ocupar una posicin cntre los ejemplos se cuentan ceremonias de escari nes piblicas,rivalidades entre bandas, deportes de toralesy algunas lucha ene seguidores de equipos deportivos o de estrellas del mente bien definido y coordinado — Dera cotnada' fence v onpacacons pict en deine iamente no violenta, dos o mis personas empiezan respectivas propiedades; los ejemplos incluyen la peleas de bar, las batallas de pequefia escala en acontecimientos deportivos y muchas pelea cllejeras. MODALIDADES DE VIOLENCIA ic Grado de coordinacién entre actores violentos Bajo Relevancia de los dafios a corto plazo FIGURA 1.1 Tipologia de la violencia interpersonal actores sin conexién entre sf) se jominantemente destructiva con ionés le actor tnico, los asaltos, actor; entre los ejemplos figuran las Jos robosy el vandalism. — Atagues dsperos en cl curso dé imeracciones generlizadas de pequefa escala y Imente no violentas, un cierto niimero de paticipantes esponde a cieetos des ‘mediante actos que provocan dafios; entre los iestinos a objetos © lugares incendios provocado generan resistencia © rs que dafian a person: actuaciones de partidas los golpes militares, todos los cuales sin pasar de las amenazas de violencia, aunque, a veces, produ- cen datos fisicos. 6 caPtTULO 1 resimtcntan explsar a unos especadores pendencieros y se prodycen atagues contra Jos acomodadoresy contra el estadio) 0 en oportunismo (cuando los espectadores © los jugadores se venganprivadamente de sus enemigos). Vain mayor es la propo incidn del proceso més comiin que produce esa pati de coordinacién y elevancia. Con gran ficuencia, por eemplo, la presencia de nive- Jes extremadamente elevados dle coordinacién y de relevancia da como resultado aectivacin de un guién por parte de atores especializados en provocar dafios * y-que cuentan con 4ebiteos o monitors encargados de contener su interac el ‘mino ritual velento describe se tipo de proceso. No obstante, de vezen cuando, dos «racién. La franja de baja coordinacién pero relevancia rela- lencia individual y la colectiva, la deno- __ porque esa secuencia produce regularmente una violencia de c «" relevancia alta. Esa tipologia nos proporciona un prictico recordatorio de ls dife- *rencias medias en los procesos sociales dominantes que tienen‘lugar en las dstntas miedo. No obstante (como mostarin abundantemente los prot- ‘mos capituls), son muchos los que actian con justa indignacién © con miedo en la ual que la codicia aparece una y otra vez en toda la gama de ents. Esta casifcacién ubica los tipos de violencia colectva en las motivaciones y las emocio- procesos por los del expacio de la MODALIDADES DE VIOLENCIA a nds altamente coordinadas de coordinada y negoctaciones rot ras ocupan un papel destaca centre los participant viven juntas pacficamente comienzan a matase ent versa, las relaciones prev das las telaciones previamen tales como sicaris o tropas propicia una alta relevancia en la En estos términos, podemos ubicar los ues episodios que describen David CCourewright, James Scotty Alison Des Forges en diferentes lugares en l espacio de 1a coordinacién-relevancia. Las peleas con pistolas de los vaquerossollan responder al modelo de las reyertas, aunque de ver en cuando se transformaban en oportunie- 50, destruccién coordinads, como consecuencia de ig aor coro ple yd aeolian eo los opin dd las vierras se sictan spersos, aungue de vez en cuando viran rnegociaciones rota. James Scot, hhecho, ha pasado gran parte de su carrera examinando qué ¢ lo que provoca la alter- rnancia entre la resistencia pasiva y la rebelién activa. Los complejos conflictos de principalmente en a zona de los ataques | oportunismo, el ritual violento tanto, a qué posiblesfendmenas rele- los captulos que siguen a continuaciin descuidan a agresin individual y las formas menos coordinadas de ryerea. Pore mecaismos comunes la variacdn sistema den- De forma parecida, el évalo que incluye las tey Frontera entre la violencia coect algunos de dichos acontecimientos acaba desapareciendo, La dis 14a nadie que crea que toda la lencia brotade las profundidades de una misma 18 caPtruto 1 propensién individual (ni tampoco, por la misma ra2én, a cualquiera que crea que ‘idualidad y desarrollan una légica propia). No obstan- Cc, facilta enormemente la integracién de la violencia en los estudios de la politica ‘en general. Dado que los analistas politicos han considerado habitualmente la inter accién violenta como algo marginal a la politica (0 inchuso antiético), nose erata de tuna ventaja poco-importante. Los expertosen la violencia colectiva notaré rencia, ya que cada una de eas etiquets apela a tun conjunto diferente de convenciones legals y evoca un conjunto distinto de ana- logias histéricas, Ademds, los partcipantes en algunos casos de violencia coletiva ‘organizan sus acciones en rorno a modelos preexstentes, tales como el golpe de estar do, linchantieno, una pelea entre bandas o un ataque contra una casa caida en des- hhonra. El modelo aporta coherenciay predictbilidad ala interaccin entre los parti- cipantes En los capiclos siguientes presentaremos numerososepisodios de violencia colectiva que siguen un modelo prefijado [No obstarce, yo sostengo que no hay que pensar en cada uno de eos tipos de epi- sodios como si constituyeran un dominio causal especfico con leyes propias. Defiendo que es necesario reconocer una multiplicidad de modalidades de violencia colectiva ~destruccién coordinada, negociaciones otas, oportunismo, ete~ en dife- rents fase y segmentos de guetras 0 revoluciones. Insto a identificar analogs (incluidas las analogias en la adopcién de modelos culuralmen c provocandafos que desaprucban, y testa, resistencia 0 represalia para acontecimients esencalmente similares que si apruchan, Después de clasificar mile de acontecimientotvolentos muchos de ellos su equivalent en fs lengua hnasea los ataquesdisperss (el, ios profundamente arraigados sobre la causacin de los procesos sociales por unas intencionesunitarias por ejem- plo, que las revoluciones suceden por onaros as desean, 0 que el terro- ‘smo se produce porque existen unos locos terrorstas~ hari que mis opciones anali- MODALIDADES DE VIOLENCIA 1» ticasresulten enervantes para muchos. Sélo pido que los lectores resistan lo suicien- ‘como para ver que el enfoque de esta obra ayuda a explicarcarate cia colectiva con las que la explcaciones intencionales tienen problemas, No hay que confundir violencia con delincuencia © conduct ilegal en general ‘Tanto en el nivel individual como en el coletivo, los gobiemos dstinguen por lo prescrtas, conductas roleradas y conductas Petey Fags tes existe una gran cantidad de comporaamientos prohibidos por una u otra ley que cscapan ala deeccidn yl castigo. Adems, hay conducts legalmente prob el empleo privado de la violencia propio de padres, amantcs o clanes feudales. final, seré necesatio que examinemos cdmo se relacionan co lencia coletiva en cualquier régimen, MECANISMOS, PROCESOS Y¥ EXPLICACIONES 2 cartruto 1 dafinos varian de un escenario social a otro y, nuevamen mostrar e6mo afectan todos ess cambios al caricte y la y variciones, Los mecanismos son causas de pequetia escala: acontecimientos simmi- lares que producen en esencia los mismos efectos inmediatos en una amplia gama de circunstancias. Los analista sueten hacer referencia a causas de gran escala (pobreza, frustaci6n generalizada, extremismo, competencia por los recursos, ec ponen como condiciones necesarias o suficientes para episodios com, cia colectiva. Aqui, por el contrario, spiramos tes, aunque se combinen de formas diversas para generar resultados muy os a gran escala. Los mecanismos relevantes se presentan en tres sabores: ambientals, cognitivos y elacionales. Los mecanismos ambientales hacen variat las relaciones entre las circunstancias han tomado las conexiones entre unidades sociales, como cuando el ler de una banda llega a un trato con un a gran escalay, en consecuencia, transforma unas insgnificantes partidas de proteccién en agentes de alto riesgo para la comercalizacion de droga. tales como. vardn-hembra, de vaquera tipo Bo en determinados entornos, pasan de cs a convertise en absolutamence dominantes para las interacciones en un momento dado. MODALIDADES DE VIOLENCIA, at corredorescompiten por el contol dentro ces se produce una fragmentacién, pot lo los demas. En algunas crcunstancias, pues, un mecanismo activa‘otro mecansmo. La corredu- sia estimula normalmente la actvacién de lineasdivisoris, dado que ls dsputasloca- les entre individuos familias que se producen entre arbors Iados de una dvisoria pre- sente pero no relevante en un momento dado se transforman én grandes confeontacio- nes entre categoras por la inervencin de terceras partes que conectan alos miembros ina divsoriahuru-tutsi entre per sons que aneroemente vivian en paz, por mucha incomodidad que exsir Los procesos son combinaciones y secuencias de mecanismos que producen efec- tos similares en una amplavariedad de cicunstancas. Sin nombrarl, ya nos hemes encontrado con el proceso de la polarzacén. La polaiacin im ete reivindicadores en un episodio én de actorespreviamente no comprometdo’ o maderados hacia uno, otro smbos exremos, La poarzacién combina los mecanismde dels epraes de opor- competcnca, la form dela veroria0 de a dertotay mora las opor- dere emprendan aciones con ‘Quienes lean con atencia ls eapitulos po in cuenta de que la di tincién entre mecanismos y procesogsc tora dfs A vees, por ejemplo, elifco la de mecanismo y, as veces, de proceso. Depende principalmente del nivel de andlisis:ewando examinem é forma un actor individual produce un incu preciso e tados y previamente desconecta- mecanismo se compone de otros mecanismos de menor esala: ambientales, cogniti- vos y relacionales. Denominaremos mecanismo a una causa invariance y de amplia aplicacin cuando, en el mvel de obseoacién actual, sus componentes sean in ‘sus efectos inmediatos 2 caPtTULO 1 ras, etc dstingue entre di en kis que operan grupos divisors y la coreduria aparccen juntas con mis Frecuencia, por ejemplo, en la zona de clevada coordinacién y elevancia que hemos denominado destruecién coordina dla que en la zona de baja coordinacin y relevancia lamada ataques dispersos. Al menos, «50 es lo que defiende este es QUE VIENE A CONTINUACION ‘Adénde queremas leg? La presente obra pemigue tres objtivos. El primero, ‘sablecer un panorama de las variaciones entre formas de violencia coletiva para later qué e lo que es necesario expicar El segundo, dentro de cada mola de violencia coletiva, encontrar relaciones causa-efecto recurrentes que, por ejem- plo, aparezan en los ataquesdispersos en cualquier momento y ugar en que esto 3 lo tanto, afecten a la probabildad y al care- ter de la violencia en general. Por ejemplo, veremos finalmente que la coreduria, una imtervencién que establece nuevas conexiones entre personas y grupos previa- mente desconectados- propicia regularmente el paso a formas més coordinadas de violencia colectiva. No se trata de establcer leyes generales para todos los tipos de ds bien de identifier procesos causals clave: aquellos que operan corto plazo en una ampliavariedad de circunstancias, aunque pro- dlucen formas extremadamentedistintas de violencia colectiva dependiendo del ese- inaciones y de sus secuencas. violencia, sn resultados valiosos. Explicaré tidad,intensidad y caréeter~ en tan diferentes combinaciones de escer tinas de inceraccién caus, pero no requs distintos de explicacin. Ademds, reconocer la poro- MODALIDADES DE VIOLENCIA i sidad de las fronteras entre tipos hard q nds fil entender las transmuta- cones, por ejemplo: cémo un golpe de estado sufre una escalada que lo convierte en tuna masacre@ gran escala 0 cémmo as se desintegra en ar cémo funcionan “Apes de concentrase en proeos cles, libro acaba explicando también Ja violencia individual. Realiza cuatro contribuciones a esa complicada empresa Bx prime hgar, al mostrar cémo la dinémica del interaccién personal transfor- ‘ma creencias,inhbicionesy senimientos prevos en el cuso de la violencia colectva,sugiereequivalentes de esas mismas transformaciones en ol nivel individual En segundo Inga, al identifica proces cin a gran esala de medios jer faclaci y lmitacidn en una esalareducida, En tercer lugar, clarfea de dénde proceden ls categoriasdiferenciadoras que ‘menudo actvan la violencia de pequefa escala categoria de raza, género, ccna, cligén o lase- y cémo ls individuo cuando estos caen del lado equivocado or timo, aroja lz sobre la forma en cas volentas quedan a dsposicién de sé de as personas communes qu p lentas de intracién, sino tambien de los lencia que apare- ‘cen.de manera prominente al examinar los rituals violenos, la destruccién cocrdinada, el oporcunismo, las reverts, los araques dispersosy las hegocia- oso, hay algunas cosas paral violencia. ‘ones para demostrar que la violencia varia de acuerdo con los principales argu- meftos del libro, Soy un admirador de las buenas mediciones y frecuen- temente me basaré en miicione y cileulos de ors personas en as piginassguien- tes, En trabajos anteriores, yo ‘otro que propician alto © bajs niveles dé iva. Se basan en anteriores studios, que aparecen citados, los cuales indican que la intensidad global de la vio- 4 CAPITULO 1 resivos de baja violencia y ls rel 3s de baja violencia, pero no se aportan ni comparaciones claras entre regimenes bien documentados que difieran en sus niveles de violencia col sobre la variacén internacional en esa érea, En lugar de es y clarficar nuevas explicaciones de’ Al leer los capitulos jnar, una gua para nuevas a la obra sigue abierta a desafios emplricos y pertenecer 2 dos niveles la demostracién de nite casos particulars (como, por ejemplo, la demostracin de que exstén datos que contradicen «ia oportunista en Rwand mms afirmaciones sobre alin tipo de variacin (tal como las diferencias en el caric- ter ¢ intensdad de la violencia colectiva entre regimenes democriticos de alta capa- intensidad de la violencia colectiva. Cuando promueven, vando lineas divisoras,relarosyrelaciones que ya han acumulado un historal de vio- lencia; conectando aetoresyaviolentos de antemano con aliados previamente no vio- lentos: coordinando campaias de destruccidn; y representando a sus pat ‘sus amenazas de violencia. Despu Sin embargo, antes y durinte la un papel racial en Ia ativacién, ls participances en los enfrentamicntos vol suelen dedicarse a Ia explotacin, indo érean 0 activan Knexs diviso- redes y los elementos externos, rechazan a los lencia coletiva dentro de rivales luchan con sus faciones por con 1 representacin, ‘Cuando los emprendedores politicos coordinan los esfuer2os de una gran coali- 4 cartruto 2 cidn a favor de un pequeiio grupo dentro de esa coalicin, su acaparamiento de opor- ‘unidades se convierteen una forma de explocacién. Vale la pena in go bien conocido dela contienda politica, dado que ayuda a expl cuencia los emprendedores tuna lecrura mas fra de los inereses de cin, la huida o el enftiami vierten en especialstas en act cid de las ventajas colecti ie personas y objtos. La gama de personajes vara con ‘gobierno, peo, por lo comin, incluye a personal militar, policta, guards, carele- ros, verdugo y Funcionariosjudicales. Cuando era joven, serv una temporada en Ia rarina etadounidense como encargado de la némina de un escuadrén anfibio con ocho navios. Cuando slia con mis ubordinados a pagar al ropa, nas colgébames militar. Hasta los cobardes como yo se vuelven peligosos cuando se les ponen armas pesadas en las manos.) La mayoria de los especialstas gubernamentales en la violen- In apn meds de orn y omen enamine ds exes fueras paamilitares, guersleros, terrorists, scaros, andidos,coaradores, chant jistas, miembros de bandas enfrentada y desvaliadores de coches a veces cuentan con poten dl goin per lo normal gue op l mugen el gobi 19 con sefiores de la guerra y bandidos en su seno y con pue- depredadores en sus mérgenes. En Europa misma, ejécitos LA VIOLENCIA COMO POLITICA 3% cen garantias de que se cumplini y ilaes. No obstante, de vez en cuando los mafiosos también detentacién del poder sobre todo aquello que esos mismos pueden logear a "Ast pues, la categoria de los emprendedores politicos se solapa con la categoria de los especalitas en la violencia, En a zona de intrseccin entre ambos estén ls lide- es de mercenaros, los tratantes internacionales en armas, ls sores de la guerra sos fos digas mtr y much us dor de poder sn armas en un actor La India contemporineaoftecesorprendente ejemplos de expecialistas en la vilen- Gest d oc on nbn empress El eng pi ttico Sudhir Kakar describe aun pel (chidor-s pas un tiempo en la polica, oo prsin por ashara un ins- pector de policia. Ahora es propietario de un hotel y tres gimnasios en los que se prac- tical lucha, aunque la mayorfa de sus ingresos proceden del «negocio de la tiers hace entonces que res acuerdo, Sin embarg toman las calles de Hyderabad, los alta de Akbar én nombre del poder musulmén, Tal y como se jacta Akbar 36 cartruto 2 Es fila Ia impresién de que en cada dseurbio mucren mis musulmanes que hinds, edo afirmar con ttl seguridad que, al menor en Hyderabad, eo no es iro. Aguilas smusulmanes son muy fer yest completamente unidos. En los dscurbios mueren ‘mds hndes que masulmanes(Kakar, 1996: 64). ‘Akbar constituye, por supuesto, un tipo decerminado de emprendedor polit cspecalizado en la activaci6n, conexién, coordinacién y representacidn. Pero Akbar nes también son especialista en la violencia, En sus. las de 1980 y 1990, Paul Brass habla de un. que incluye una amplia diversidad de espec ‘operan bajo el control aproximado de los lideres de los partidos eportivos se dedicaton a ofrecer proteccén alos comercantes por una tarifa rege Ju. Se especialzaron en la exploraién con venganza. Su control de los medios de vio- le los esfuerzs de los comerciantes. Los banda Uralmashevskaya Konstantin Tayganoy el luckador Sergei Vorobi Y los boxeadores Sergei Terentiev y Sergei Kurdium también Volkov, 2002: cap. 4) Después de imponerse a otras bandas la banda Uralmashevskaya luché para con- seguir poder éconémico y pélitio en laregién de Ekaterinburg, Sus lideres se con- virteron en activos emprendedores politicos. En 1996, por ejemplo, Khabarov orga ni la rama regional del Movimiento de Trabajadoresen Apoyo de Boris Yeltsin. Por sus servicios, recbié una carta personal de agradecimiento del relegido presidente Yelsin y un rloj grabado del gobernador de la regi6 Asitimos a cémo una banda riinal desarolla fares vinculos on el go regional: de hecho a vemos converte en algo parecido a tal, Aunque organizaiones como Uralashcvska LAVIOLENCIA COMO POLITICA o jcamenceilegales, cada vez se dedican mis ala provisién de servi los propios negocios: servicios de pi fa del cumpl reclutando a sus ope- indo de los matones y ladrones fo inburg puede que nos parezea un caso rar, un producto peculiar de los problemas de Rusia a lo largo de Ia década de 1990, No obstante como afirma Volko¥, no es sino blecidoalianzas con derrozado al gobierno existenes, han pasado a ser parte dl gobierno, han te 0 se han erigid ellos alineado con los partidos gobernantes en la regién, estos ocupan una posicién en tét- rminos generales similar a la de Uralmashevskaya. La historia de los bandidos de Robin Hood, que se unieron a las fuerza del rey de Ing! tipo de paribola. De hecho, las excepciones hisricas son los casos en los que la ‘entre los especalistas gubernamentales y no gubernamentales en la violencia esta cla- ramente definida y resulea impermeable Bill Berkeley, observador préximo, contempla la violencia colectiva africana ‘como un ejemplo extzemo del mismo fenémeno, - Las faceiones guerers de Africa een ‘como empresas de-mafios cuyos lideres calulan su ancestral que uiiza Don Vito Corleone. acon Is ia gia todos sus drgan tal. el servicio dad del conflict éenico en Afi. Como ya nos ha mos trado el caso de Rwanda, las micas, las guertils los cidadanos armados tienen veces un papel crucial en la volenciacolectiva africana y desfan a quienes nominal sentedirgen el estado. Mercenaris como los despiadadamente eicienes Executive Outcomes, con base en han interven con leas efector en Siera Leona y 6 otrs lugares (Shannon, 2002). No obstante, tl y como afiema Berkeley, en toda ‘Aca exe una gran caida de violencia depredadora. Los espciasas en violencia muchos de los cuales no son ciudadanos dels pais en los que opean y algunos de