Vous êtes sur la page 1sur 172
ÍNDICE Presentación 3 Editorial 4 Reportaje: Montse Francio 5 Reportaje: Aquelarre y el Presente

ÍNDICE

Presentación

3

Editorial

4

Reportaje: Montse Francio

5

Reportaje: Aquelarre y el Presente

9

Adelanto Asturias Medievale: Bestiario Astur

10

Adelanto Asturias Medievale: Los Templarios en Aquelarre

16

Ayuda de Juego: Reinos y Lenguas de España

18

Ayuda de Juego: Navegando hacia el Nuevo Mundo

30

Ayuda de Juego: La Teurgia

74

Ayuda de Juego: Arquetipos Pastoriles

82

Ayuda de Juego: Las Beguinas

85

Ayuda de Juego: Las Razas Malditas

87

Artículo: Los acólitos de Guland

90

Relato: Cantar de la Mocedad

92

Relato: Bautismo de Fuego

97

Bestiario: Juan el Oso

148

Ayuda de Juego: Tabla de Eventos de los Almogávares

149

El Abuelo Cebolleta

151

Mirada Atrás: Rincón

152

Módulo: La Trotaconventos

154

Módulo: Cosas de Críos Despedida y Cierre

160

CRÉDITOS

Director: Jordi Calvo Redactor Jefe: Juan Pablo Fernández Colaboradores: Ricard Ibáñez, K. Lobo Solitario (Miguel Ángel Navareño), Abel Peña, Pedro García, Juan Carlos “Nigurath/Corman” Albarracín, Miguel Aceytuno, Lindelion Sireo (Juan Pablo Fernández) y Ernest Albareda Rius Maquetación: Juan Pablo Fernández Corrección: Jordi Calvo Logo: Aitor

Dramatis Personae

Presentación, Editorial y Despedida y Cierre. Dramatis Personae se publica bajo licencia Creative Commons. Se concede permiso para copiar, distribuir y/o modificar este documento bajo las condiciones "Renocimiento-NoComercial-CompartirIgual”, Puede consultarse una copia de dicha licencia en http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/es/ ,en caso de distribución y/o modificación de alguno de los artículos publicados en este fanzine, debe citarse el correspondiente autor, y Dramatis Personae como fuente original; excepto los adelantos de Asturias Medievalie que tienen su respectivo copyright y hay que pedir permiso a su autor. Las ilustraciones que acompañan los artículos, son solo para apoyo visual, sin ningún ánimo de lucro. Las ilustraciones de Raulo y Montse Fransoy, tienen su respectivo Copyright, así que cualquier uso de las mismas

sin su autorización está rigurosamente prohibido.

es un fanzine on-line independiente. Sus opiniones son mostradas en as secciones:

2

PRESENTACIÓN Tenemos un número de lujo. Empezamos con una portada inédita de Montse Fransoy ,

PRESENTACIÓN

Tenemos un número de lujo. Empezamos con una portada inédita de Montse Fransoy, ilustre ilustradora de la primera edición de Aquelarre. Nuestro Director no ha parado hasta que ha contactado con ella y ha conseguido un reportaje y dibujos inéditos, nunca antes publicados.

A continuación tenemos un reportaje sobre Aquelarre y su presente. Estamos orgullosos de confirmar,

que el próximo suplemento del juego (y es posible que los dos próximos) saldrá publicado a través de Dramatis Personae. Ya os adelantamos, que dentro de dos meses saldrá un número especial de DP con el Asturias Medievale. Dos adelantos de este suplemento lo podréis ver en este número.

Seguimos con una ayuda de juego de Lobo Solitario con Reinos y Lenguas en España; una interesante ayuda que complementará perfectamente tus módulos del juego, para crear una ambientación única. La siguiente ayuda de juego es de Lindelion sobre la navegación en Aquelarre; una extensa ayuda que te permitirá entender como era la navegación en la época y utilizarla en tus aventuras. La Tuergia, un nuevo tipo de magia, también escrita por Lindelion, junto con un nuevo personaje para el juego. Podríamos decir que este número, destaca por la cantidad de nuevas profesiones que hay en él.

Por ejemplo, tenemos arquetipos pastoriles de Lobo Solitario, que nos introduce en este mundo de pastores, o las Beguinas, otra nueva profesión escrita por Ernest Albareda Rius

Continuamos con las Razas Malditas de Abel Peña y el artículo, los acólitos de Guland, sobre un libro- juego ambientado en Aquelarre. Luego, una sección que tiene mucho éxito entre nuestros lectores, el relato; en este número, el escritor ha sido J. Vilches y se titula: Bautismo de Fuego.

Y en la sección de relatos, una exclusiva nuestra: El primer capítulo del nuevo libro que ha escrito Ricard. ¡Ha disfrutarlo!.

Las dos secciones habituales de nuestro obispo preferido, Pedro García: Bestiario (Juan el Oso) y tabla de eventos (Los Almogávares). Y vamos acabando con el Abuelo Cebolleta hablando de los 15 años de Aquelarre, y Mirada Atrás de Juan Carlos “Nigurath/Corman” Albarracín, que nos destripa Rincón.

Y dos módulos: uno de Juan Pablo y otro de una pluma ilustre en Aquelarre, Miguel Aceytuno.

Disfrutad y ved que Aquelarre sigue vivo entre nosotros

3

EDITORIAL Nuestros antiguos lectores sabrán, que siempre escribo la Editorial en tercera persona, ya que

EDITORIAL

Nuestros antiguos lectores sabrán, que siempre escribo la Editorial en tercera persona, ya que representa la opinión del fanzine. Permitidme, que esta vez escriba en primera persona.

Desde la salida del DP5 hasta el DP6, ha pasado mucho tiempo. Algunas veces he intentado poner en marcha la maquinaria del fanzine pero no he podido hacerlo, ya que este año he estado fuera de España y he tenido muy poco tiempo libre. Pero ya tenéis el número en vuestras pantallas/páginas. Tal como le dije a Juan Pablo, o lo sacábamos ahora o existía mucha posibilidades de no poder sacarlo, ya que ahora me embarco en nuevos proyectos profesionales. Y lo hemos conseguido y no con pocas novedades.

La primera de todas es la nueva dirección de la web: www.dramatispersonae.es ; que como os dije en el anterior número, aúna la antigua web La Llamada del Aquelarre junto al fanzine. Ahora será mucho más

fácil de encontrar vuestro fanzine. Otra novedad que quiero destacar es la salida del suplemento escrito por Ricard: Asturias Medievale, a través de la plataforma del Dramatis Personae. Quién me lo iba a decir

cuando me embarqué en este proyecto, que iba a sacar un suplemento de Aquelarre

posibilidades de sacar dos más. Y todo esto es gracias a todos vosotros que, desde el primer día, habéis confiado en el fanzine. Muchas gracias. Espero que la publicación de este suplemento sirva de alguna manera, de devolveros la confianza que habéis depositado en DP. Pero este aspecto tiene un pequeño punto negativo, ya que no se ha encontrado una editorial que sacara este suplemento. Veamos si tenemos suerte para el año que viene; rumores existen. Y cuando se confirmen en noticias, seréis los primeros en saberlo.

través de DP, con

Como es costumbre, escribo estas líneas cuando todo el número está cerrado. Mi procesador me indica que llevamos unas 170 páginas repletas de contenido inédito para Aquelarre. Y quiero que esto continúe así: un fanzine hecho por aficionados, que gracias por su amor al juego, han permitido que la llama de Aquelarre, no se apague después de más de 15 años en el candelero. Y como habréis visto, podemos hacerlo juntos.

Calculo que el DP7 saldrá para principios de Agosto y el número especial con el suplemento, saldría unas semanas antes. Para cualquier consulta que queráis hacer, tenéis la web del DP a vuestra disposición.

Espero que os guste este número tanto como la redacción del DP ha disfrutado haciéndolo. Y no me enrollo más que supongo que estaréis ansiosos de hincarle el diente a esta jugosa paletilla llamada:

Dramatis Personae. Hasta el próximo número.

4

Reportaje: Montse Fransoy Quedé con Montse un Viernes por la mañana, enfrente del Fnac de

Reportaje: Montse Fransoy

Quedé con Montse un Viernes por la mañana, enfrente del Fnac de Plaza Catalunya. Cuando le dije a Ricard que iba a quedar con ella, él se apuntó enseguida a la cita porque hacía mucho tiempo que no la veía. Así que pasamos la mañana, juntos los tres, con varios cafés por medio ( y mucho tabaco, todo hay que decirlo ). La descripción que hizo Ricard sobre ella se cumplió al 100%; de baja estatura, ojos verdes y fumadora de tabaco negro ( ¿al final es tabaco negro, Montse? ) Ya cuando la llamé para concertar la entrevista, la vi muy simpática, y en vivo es mucho más simpática aún.

vi muy simpática, y en vivo es mucho más simpática aún. Montse Fransoy, Ricard Ibáñez (a

Montse Fransoy, Ricard Ibáñez (a la derecha) y el autor del artículo

Hace mucho tiempo que quería hacer este reportaje, ya desde el primer número de Dramatis Personae. Pero por diversas circunstancias, hasta el día de hoy no ha podido ser. Con este reportaje y la portada del DP6, quiero rendir un pequeño y humilde homenaje a Montse Fransoy, ilustradora de la primera etapa del Aquelarre. Dibujos que, a mí, personalmente, me encantan. Si no los conoces intenta ojear el manual de la primera edición para descubrir sus fabulosos dibujos. Su primer contacto con Aquelarre fue con Arnal Ballester; él era su profesor cuando Joc Internacional le pidió que ilustrara Aquelarre. Arnal, le dijo a su clase que quien se quería apuntar para hacer esas ilustraciones y ella se apuntó. En ese momento, Montse conocía el rol aunque no había jugado nunca y, me recuerda con nostalgia, empezó a documentarse sobre los juegos de rol y el ambiente medieval. Me sorprendió que hasta la publicación de un segundo suplemento, no hubiese conocido a Ricard, ya que eso es un esfuerzo añadido a su tarea de ilustrar Aquelarre: no conocer el autor, ni lo que él quería. Todo era a través de Arnal Ballester. En el momento de salir Aquelarre, la editorial quería más ilustraciones y por eso, las que faltaban las hizo Arnal. Son fácilmente distinguibles; son aquellas con el marco de color blanco. Las de marco de color negro son de ella.

5

El primer dibujo que hizo para Aquelarre fue la del guerrero de la página 22

El primer dibujo que hizo para Aquelarre fue la del guerrero de la página 22 ( primera edición de Aquelarre ).

guerrero de la página 22 ( primera edición de Aquelarre ). Su primer dibujo de Aquelarre.

Su primer dibujo de Aquelarre. Como se puede ver, el marco es de color negro; las del marco

blanco son de Arnal Ballester

Y sus dibujos que menos le gustan son los que hizo para el suplemento Rinascita y Lilita. Aunque los del básico le gustan mucho. En el capítulo de anécdotas, tenemos dos. La primera es que el dibujo que sale en la página 31, fue utilizado por una revista de D&D para utilizar en una extraña teoría. Cómo cuenta Ricard, en la primera guerra del golfo, Steve Jackson vino a Barcelona y le encantó Aquelarre, llevándose un ejemplar del manual en su maleta regreso a casa. Ese manual llegó a manos de una persona que escribía en una revista dedicada al D&D y lo utilizó, junto a dos juegos de rol también europeos, para demostrar que el rol que no se jugaba en USA, no era rol. Que los europeos no jugamos al rol sino a un sucedáneo. De Aquelarre, utilizo ese dibujo que antes decíamos, para decir que el juego era demasiado realista y que sus dibujos mostraban desnudos frontales. Y resumía que Aquelarre era un tratado de brujería (sic). Acababa su artículo esta persona diciendo, que le hubiera encantado que le hubiera gustado Aquelarre, pero es que tampoco le gustan los toros a pesar que también le hubiera gustado que le gustaran. Como pequeña revancha, Ricard, en la revista Dragon española, hizo un cross-over entre D&D y Aquelarre (por cierto, a mí personalmente no me gustó mucho ese módulo), diciendo en el subtítulo, que le hubiera gustado que le encantaran los rodeos estadounidenses pero que no le gustan… La segunda anécdota fue durante la presentación de Aquelarre en la Casa del Mig, una ludoteca barcelonesa. Aquel día Ricard presentó su juego en sociedad y allí estaba Montse, ya que, por casualidades de la vida, ella trabajaba como monitora allí. Pues bien, allí también estaba su jefe que empezó a criticar las ilustraciones del juego, hasta que… se enteró que eran suyos. Nada más enterarse, se disculpo inmediatamente por los comentarios que acababa de hacer. Ella le contestó: “No pasa nada, no me he enterado de lo que decías”. Una forma simpática de meter la pata.

Algunos datos profesionales de Montse Fransoy:

Nació el 8 de Febrero de 1968 en Barcelona. Curso “Especialidad de Ilustración” en la Escuela Profesional de la Mujer de la Diputación de Barcelona, acabando sus estudios en Junio de 1991. En el mismo año, hizo un “stage” de 3 meses en L’Ecole des Arts Decoratifs en Strasbourg.

6

Ha ilustrado libros de texto, así como portadas para las siguientes editoriales: Barcanova, Casals -
Ha ilustrado libros de texto, así como portadas para las siguientes editoriales: Barcanova, Casals -

Ha ilustrado libros de texto, así como portadas para las siguientes editoriales: Barcanova, Casals - Magisterio, Castellnou, Crulla Difusi, Onda, proa, Teide, Plaza&Janes, Oxford, Macmillan y Grup Promotor- Santillana. Algunos títulos publicados son en el campo infantil y juvenil. Ha trabajado para revistas como Cavallfort, Comer Cada Día, Clara, pronto y Cocina Fácil.

7

También ha colaborado en el diario La Vanguardia, el Dominical del diario el Periódico y

También ha colaborado en el diario La Vanguardia, el Dominical del diario el Periódico y la revista DT con ilustraciones en volumen, realizadas en plastilina. Ha ilustrado el juego de rol Aquelarre y ha hecho dibujos para CD-Rom interactivos, así como también para varias páginas web ( www.nestle.es/acomerbien ). Tiene trabajos publicados en el campo de la publicidad para marcas como: Nestlé, Panrico, Casa Tarradellas, Friskies y Cruzcampo

Nestlé, Panrico, Casa Tarradellas, Friskies y Cruzcampo Montse Fransoy, junto con el manual básico del juego,

Montse Fransoy, junto con el manual básico del juego, en la entrevista

8

REPORTAJE: AQUELARRE y el PRESENTE ¿Cuál es la salud del juego en estos momentos?. Cómo

REPORTAJE: AQUELARRE y el PRESENTE

¿Cuál es la salud del juego en estos momentos?. Cómo ya podéis leer en este número, Ricard ya tiene terminado el suplemento Asturias Medievale, y su intención es publicarlo antes del verano.

Ha tenido varios contactos con editoriales como No Solo Rol o Edge, pero querían que lo primero que saliese fuese un nuevo manual básico y Ricard no quiere, al menos hasta el año que viene, sacar un nuevo básico. Ya que su razonamiento es que ahora, los aficionados quieren suplementos, no manual básico, ya que si quieren el manual lo pueden encontrar enseguida en cualquier tienda con un mínimo stock.

También tenía otras alternativas como auto-editarlo él mismo o sacarlo a través de un amigo que tiene una tienda del rol en Terrassa, pero por diversas circunstancias, esas alternativas no han sido viables.

Por eso va a sacar el Asturias Medievale a través de….¡Dramatis Personae!. Una posibilidad que ya le ofrecí hace tiempo, para que así los aficionados pudieran acceder a los suplementos. Lo sacaremos como especiales DP. Nosotros nos encargaremos de la maquetación y calculo que en dos meses, tendréis en vuestras pantallas el suplemento Asturias como número especial del DP.

También se tiene pensado sacar el suplemento de Cantabria, así se cerraría el Norte de la península y el último, un suplemento sobre las armas, dónde no solo se hablaría de las armas, sino que se haría un lavado de cara a las reglas de combate del juego.

Así que si se cumplen los plazos, a principios de Junio os podréis descargar el Asturias M. a través de Dramatis Personae.

9

B ESTIARIO A STUR Aquí tenemos uno de los dos adelantos sobre el Asturias Medievalia

BESTIARIO ASTUR

Aquí tenemos uno de los dos adelantos sobre el Asturias Medievalia, que Ricard gentilmente, nos ofrece en exclusiva. Ya tenemos los dientes largos…

Cuélebres

Son serpientes gigantes aladas y barbudas que

tienen

bosques, aunque también se les puede encontrar en otros lugares, como prados, hondonadas profundas de paredes escarpadas y hasta dicen por ahí que hay uno escondido cerca de la Iglesia de Benia, en Onís. Y bien que pudiera ser, pues son guardianes de tesoros. Y ya se sabe que el que cumple lo mandado mora donde debe, no donde le gustaría…

o

su

madriguera

en

cavernas,

fuentes

un

tesoro sólo porque tienen la compañía de una

que

normalmente bella y bestia se encuentran juntas, y parece que estas sierpes tienen debilidad por unos ojos femeninos bonitos…

ayalga,

Otros

y

dicen

bien

que

que

los

cuélebres

ser

guardan

cierto,

pudiera

Su piel está recubierta de escamas, que con los

años

dejando expuesta su blanda y vulnerable carne. Pero un cuélebre joven sólo tiene dos puntos débiles: la zona de la papada, bajo la barba, donde no crecen las escamas, y su estómago, por lo que lo común es si se tienen dos coj… es clavarle una espada o lanza bajo la barba o (más común) darle de comer piedras al rojo, panes con alfileres o similar. También es vulnerable el día de San Juan, que es cuando muda la piel, le caen las escamas y le crecen otras nuevas. Ése día el cuélebre está indefenso como un cachorrillo, y se cuida muy mucho de dejarse ver.

se

van

endureciendo

y

llegan

a

caerse,

mucho de dejarse ver. se van endureciendo y llegan a caerse, Cuando un cuélebre se siente

Cuando un cuélebre se siente ya demasiado viejo se arrastra hasta el mar. Dicen los ociosos que van a una ciudad sumergida, llena de tesoros, donde viven para siempre.

Pero son cuentos de taberna, pues a ver quién es el hijo de cristiano que sigue a uno de esos bichos para comprobarlo…

“Detrás del convento de santo Domingo, en Oviedo, está la cueva del Culebrón: en ella dicen que vivía un cuélebre, al cual tenían que dar los frailes una gran hogaza de pan cada día para que no se les comiera los cadáveres de los frailes enterrados allí. Un día uno de los frailes, harto de tanto gasto, le rellenó la miga del pan con alfileres, y al tragárselos el cuélebre se murió…”

Características

FUE

25/30

RR: 0%

AGI

10/15

IRR: 175%

HAB

0

Tamaño: 10 a 15 m.

RES

25/30

Armadura natural: Ver poderes especiales

PER

20/25

COM

0

CUL

0

10

Armas: Mordisco 40% (4D6+2), Envolver con los anillos del cuerpo 60% (usando las reglas de

Armas: Mordisco 40% (4D6+2), Envolver con los anillos del cuerpo 60% (usando las reglas de inmovilizar de la página 65 del manual) El daño entonces es de 3D6 por turno que dure la presa, ignorando armadura salvo si la víctima lleva armadura de placas. El porcentaje de Mordisco sube, de estar la víctima envuelta, a 80% Competencias: Discreción 75%, Escuchar 95% Hechizos: Carece Poderes especiales: Invulnerabilidad salvo bajo la papada (ver descripción)

Pesadiello

Similar a la Manona leonesa, (descrita en la pág. 92 del suplemento El Tribunal de la Santa Inquisición) este ser, al igual que el Tardo gallego, el Inguma vasco-navarro o la Pesanta catalana se alimenta del aliento de los vivos, provocando ahogos cuando duermen que pueden llegar a matarlos. Su aspecto, ya se ha dicho, es muy similar al de la manona: una mano grande como la cabeza de

un adulto, peluda y de dedos engarfiados. Es criatura maligna, que tiene tratos con el Diablo, por lo que la mejor manera para ahuyentarla es ponerse a rezar con mucha fe. Aparte de su aspecto como mano peluda puede adoptar también la forma de macho cabrío negro. Se supone que, bajo su forma invisible, tendrá la apariencia de un duende o similar, pero como

tendrá la apariencia de un duende o similar, pero como nadie lo ha visto puede decir…

nadie lo ha visto

puede decir…

nunca de tal guisa, nadie lo

y

su

nieto de diez

“Estaban un abuelo

años durmiendo en la misma habitación, y el

niño, en plena noche, empezó a sentir una fuerte presión en el pecho, que le impedía casi respirar. El abuelo, que era hombre de campo bien avisado, enseguida se dio cuenta que le

rondaba el Pesadiellu, y le ordenó

empezara a rezar todo lo que supiera. El nieto así lo hizo, y al instante notó una gran mejoría. El Pesadiellu, enfurecido al verse así expulsado, tomó forma visible de mano peluda, atacó al abuelo y antes de desaparecer por el efecto de la oración logró romperle los huesos de la mano…”

que

Características como mano

FUE

35/40

RR: 0%

AGI

15/20

IRR: 175%

HAB

20/25

Peso: 2 kg.

RES

20/25

Tamaño: 50 cm.

PER

10/15

Armadura natural: Aura mágica de 5 puntos

COM

0

CUL

0

Armas: Pelea 65% (5D6) Competencias: Discreción 65%, Esquivar 90% Hechizos: Carece Poderes especiales: Metamorfosis en Mano y Macho cabrío negro. Invisibilidad

11

Características como macho cabrío FUE 10/15 RR: 0% AGI 20/25 IRR: 175% HAB 0 Peso:

Características como macho cabrío

FUE

10/15

RR: 0%

AGI

20/25

IRR: 175%

HAB

0

Peso: 120 kg

RES

20/25

Tamaño: 1 m

PER

20/25

Armadura natural: Aura mágica de 5 puntos

COM

0

CUL

0

Armas: Embestir 65% (1D6+1) Competencias: Discreción 65%, Esquivar 90%, Saltar 60% Hechizos: Carece Poderes especiales: Metamorfosis en Mano y Macho cabrío negro. Invisibilidad

Características como duende

FUE

5/10

RR: 0%

AGI

15/20

IRR: 175%

HAB

15/20

Peso: 300 g

RES

20/25

Altura: 15 cm.

PER

15/20

Armadura natural: Aura mágica de 5 puntos

COM

5/10

CUL

10/15

Armas: Mordisco (1D3) Competencias: Buscar 45%, Discreción 65%, Escuchar 75%, Esquivar 90%, Hechizos: Carece Poderes especiales: Metamorfosis en Mano y Macho cabrío negro. Invisibilidad

Trasgu Asturianu

También es llamado Cornín, Pisadiel el de la man furá, Meque o Gorru colorau. Es una criatura pequeña, aunque no tanto (puede llegar a medir 80 cm. de altura), tiene la piel muy oscura, las

piernas torcidas, grandes uñas que no llegan a ser garras en las manos, la boca más grande de lo normal en un ser humano, ojos brillantes, cuernos pequeños en la frente, un agujero en la mano izquierda llamado “furacu” y un rabo que le cuelga donde tienen que colgar los rabos. Viste

un

siempre una blusa

y

gorro

rojo,

como

el

Pedrete, del que ya se ha hablado. Se sabe tanto de su forma física porque a diferencia de otros “parientes” suyos que ahora citamos no puede hacerse invisible. Eso sí, es ágil como el demonio, corre que se las pela, da saltos prodigiosos y es

capaz de esconderse en prácticamente cualquier parte, pues es flexible hasta lo increíble. Como el Duende de Castilla, el Etxajaun de Euskadi, el

Diablot

una

criatura doméstica que “adopta” a una familia y se queda a vivir en casa de ésta. En Asturias es muy común, y se calcula que no hay aldea, por pequeña que sea, que no tenga una decena o más

de estos incordiantes enanos.

en el desván, el sótano, la cuadra, el trastero, si

hay

tranquilamente a que llegue la noche, que es el

catalán

o

el

Trasno

gallego,

es

Suele esconderse

y

allí

espera

confianza

la

cocina…

que llegue la noche, que es el catalán o el Trasno gallego, es Suele esconderse y

12

momento en que se dedica a incordiar a los de la casa. Por lo general,

momento en que se dedica a incordiar a los de la casa. Por lo general, suele limitarse a robar comida, sobre todo dulces, que es glotón y goloso, y sobre todo a hacer ruidos (chirriar las puertas, crujir las maderas, hacer el ruido como de que algo se cae con gran estrépito… y las cosas no pasan de ahí. De hecho, la mayoría de los asturianos se acostumbran a los ruidos y no les quita el sueño, hasta el punto que hay trasgus que ya ni se esconden de la familia, se les pone un plato en la mesa familiar, y alguno hay que llega a jugar con los niños de la casa y ayudar un poco en las faenas domésticas si la mujer de la casa está enferma o es ya anciana. ¡Cuidado con el que se meta con los de esa casa, pues tendrá que enfrentarse primero al trasgu! Pero hay una cosa que no soportan y los encoleriza en extremo: que el fuego de la casa esté apagado. Entonces se vuelven más incordiantes y pesados, revuelve la casa, incordia al ganado para que muja, hasta llega a dar cachetes en las nalgas a los durmientes para que se despierten, y hacer ruidos nocturnos imposibles de soportar. De nada servirá a la pobre familia que se haya malquistazo con el trasgu cambiarse de casa, que bien que los seguirá vayan donde vayan. La única manera de librarse de él, o por lo menos de hacer que no incordie por la noche, es hacer con él una apuesta, pues el trasgu, como muchos de los suyos, se cree mucho más superior y listo que los humanos (y el trasgu asturiano, en concreto, es bastante tontito). La apuesta debe consistir en hacer una tarea imposible, como llenar un paxu (una cesta plana de ramas de castaño) de agua, cosa imposible por que al modo de las cestas de mimbre los paxus no son estancos; o tirar granos de linaza, centeno o mijo en el suelo y decirle que los recoja, cosa imposible porque se le caen por el furacu; o a veces decirle que limpie un pellejo de carnero negro hasta que se vuelva blanco, que ya ves al pobre trasgu restriega que te restriega sin lograr nada…

Características

FUE

3/5

RR: 0%

AGI

20/25

IRR: 130%

HAB

10

Peso: 15 kg

RES

5/10

Altura: 75 cm

PER

20/25

Armadura natural: Carece

COM

1/5

CUL

1/5

Armas: Pelea 90% (1D3-1D6) Nota: Evidentemente el Trasgu no es tan tonto como para usar su competencia de pelea para liarse a dar puñetazos, sino para dar empujones, poner zancadillas y esas cosas tan divertidas que pueden hacerse, en especial si uno está bien escondido y sorprende a su enemigo. Competencias: Discreción 85%, Esconderse 90%, Esquivar 99%, Lanzar 75%, Ocultar 60%, Robar 75%, Saltar 90%, Trepar 90%. Hechizos: Carece Poderes especiales: Telequinesis: Un Trasgu puede mover objetos de hasta diez veces su peso (lo que hacen 150 kg, que no es moco de pavo), y puede lanzar proyectiles de hasta unos 10 kg. con bastante fuerza contra sus enemigos, si se siente amenazado. El daño que hacen dichos proyectiles es de 2D6+3, si dan en el blanco. El Trasgu usa su habilidad de Lanzar para ver si acierta el tiro, y puede lanzar uno por asalto. Por desgracia, tiene que estar por lo menos a 5 m. de los potenciales proyectiles para poder usar su poder, y el alcance máximo al que ha de estar su víctima es de 15 m.

Xana

También llamadas chanas, jianas, jainas, y por algunos juanas. Tienen el aspecto de mujeres de

muy claro, casi blanco. Van desnudas o cubiertas con gasas

semitransparentes, lo que poco oculta su espléndido cuerpo. Las hay que cuidan de tesoros, aunque prefieren en cargar ese menester a sus servidoras, las ayalgas. También las hay que moran junto a fuentes y ríos, y al igual que las llavanderas lavan sus ropas en el agua, aunque por supuesto de ellas no gotea sangre. Por la Noche de San Juan suelen salir a jugar y bailar con otras xanas amigas, aunque desaparecen en el acto si descubren que ojos humanos las espían. También se las puede ver las noches de luna, cuando salen a peinar su larga y hermosa cabellera con un peine de oro. Ese peine es muy importante para las xanas, pues si alguien se lo roba ella queda sujeta a su voluntad. Según dicen los vaqueiros (que son gente con mucho cuajo) es en ésas noches de San Juan cuando hay que acercarse despacito y con cuidado a una xana, y antes de que ésta se espante y se vaya decirle:

belleza indescriptible, pelo rubio o

13

“ Xana amiga, toma mi pobreza, dame tu riqueza ”. cuélebre y se anilla despacito

Xana amiga, toma mi pobreza, dame tu

riqueza”.

cuélebre y se anilla despacito entorno al que ha

dicho eso, empezando por los pies y terminando con la boca abierta sobre su cabeza. Y si el zagal tiene lo que hay que tener y aguanta, la xana

el

zurrón con “algo” que no tiene que mirar hasta llegar a su braña. Si eso hace se encuentra con que tiene el zurrón lleno de oro. Si le vence la curiosidad y mira antes… sólo encuentra piedras.

vuelve a tomar forma

La xana entonces se transforma en un

vuelve a tomar forma La xana entonces se transforma en un de xana, y le llena

de xana,

y

le llena

La actividad que más gusta a las xanas, con mucha diferencia, es hilar dentro de sus cuevas y escondrijos, pero las madejas que usan no son de

algodón, lino ni lana, sino de oro puro. De hecho, todo lo que hay dentro de la guarida de una xana (incluidos animales como gallinas, objetos, como la misma rueca que usan, o muebles). Sus guaridas son por dentro fabulosos palacios en los que viven con mucha comodidad. No son agresivas por naturaleza, pero se enfadan (con cierta razón) si alguien trata de robarles alguna de sus madejas u otro de sus objetos. Entonces perseguirán al ladrón y pueden llegar a darle muerte o a convertirlo en un animal o bestia, aunque también pueden hacerlo esclavo suyo. A veces lo hacen con malicia, dejando un objeto de oro junto a la fuente a ver si alguna

coge,

moza

ofreciéndoselo

directamente como regalo. Si la infortunada lo hace se convertirá en ayalga, pues no hay que aceptar regalos de las xanas a no ser que sea como pago o premio de un servicio ya realizado: Por ejemplo, ayudarles en el parto o amamantar a sus hijos (los xaninos), pues las pobres xanas no tienen leche en sus pechos para darles de mamar. Por ello algunas, desesperadas, roban a los niños en las cunas, poniendo al suyo en su lugar y recogiéndolo luego cuando ya está criado. Lamentablemente, las madres humanas se dan cuenta del cambio, entre otras cosas porque los xaninos saben hablar desde recién nacidos y tienen el cuerpecillo muy velludo. Y como las xanas quieren mucho a sus hijos y siempre rondan cerca de las casas donde los han dejado, sólo hay que amenazar con echarlo en la olla de agua hirviendo o matarlo de cualquier otra manera para que venga la xana corriendo llorosa con el hijo de una… Claro está que toda asturiana tiene dos tetas, y ya puestos se puede llegar a un acuerdo y amamantar a los dos, que en el fondo ya se ha dicho que las xanas son gente razonable…

guapa

lo

u

Se dice que sus maridos se llaman “xanos”, y son mucho menos benévolos y más agresivos. Pero pocas leyendas hay de ellos…

Características

FUE

10/15

RR: 0%

AGI

20/25

IRR: 150%

HAB

20/25

Peso: 65 kg

RES

10/15

Altura: 1´75

PER

15/20

Armadura natural: Invulnerabilidad (ver).

COM

10/15

CUL

20/25

14

Armas: Carecen Competencias: Bailar 80%, Bordar 75%, Cantar 65%, Conocimiento Mágico 90%, Correr 75%, Elocuencia

Armas: Carecen Competencias: Bailar 80%, Bordar 75%, Cantar 65%, Conocimiento Mágico 90%, Correr 75%, Elocuencia 60%, Esconderse 90%, Escuchar 75%, Hilar 90%, Seducción 90%, Psicología 65%. Hechizos: Una Xana puede conocer cualquier hechizo que no sea de goecia. Poderes especiales:

Invulnerabilidad: Una xana es invulnerable a todo tipo de daño dentro de su guarida, y no le daña nada salvo la magia fuera de ella. Crear oro: Todo lo que rodea la xana es de oro, pues tiene el poder de convertir cualquier materia en tal metal sólo tocándolo. Pero si alguien les roba algún objeto pueden transformarlo en lo que era originalmente sólo con desearlo, sin verlo siquiera. Peine de oro: Como ya se ha dicho, si alguien consigue el peine de oro de una xana, ésta queda convertida en su esclava hasta que logre recuperar el peine. Claro que hará lo posible para engañar al ladrón, incluso mal aconsejándole.

15

L OS TEMPLARIOS EN A QUELARRE Segundo avance del Asturias Medievalia , por Ricard Ibáñez

LOS TEMPLARIOS EN AQUELARRE

Segundo avance del Asturias Medievalia, por Ricard Ibáñez

La caballería del templo de Salomón había nacido en el mayor fervor de las cruzadas, y los sacrificios y austeridades que les imponía su regla, dictada por el entusiasmo y celo ardiente de San Bernardo, les habían granjeado el respeto y aplauso universal. Los templarios, en efecto, eran el símbolo vivo y eterno de aquella generosa idea que convergía hacia el sepulcro de Cristo los ojos y el corazón de toda la cristiandad. En su guerra con los infieles, nunca daban ni admitían tregua, ni les era lícito volver las espaldas aun delante de un número de enemigos conocidamente superiores; así es que eran infinitos los caballeros que morían en los campos de batalla. Al desembarcar en el Asia los peregrinos y guerreros bisoños encontraban la bandera del Temple, a cuya sombra llegaban a Jerusalén sin experimentar ninguna de las zozobras de aquel peligroso viaje. El descanso del monje y la gloria y la pompa mundana del soldado les estaban igualmente vedados, y su vida entera era un tejido de fatigas y abnegación. Europa se había apresurado, como era natural, a galardonar una Orden que contaba en su principio tantos héroes como soldados, y las honras, privilegios y riquezas que sobre ella comenzaron a llover, la hicieron en poco tiempo temible y poderosa, en términos de poseer, (…) nueve mil casas y los correspondientes soldados y hombres de armas.

Como quiera, el tiempo, que todo lo mina; la riqueza, que ensoberbece aún a los humildes, la fragilidad de la naturaleza humana, que al cabo de tantos esfuerzos sobrenaturales, y, sobre todo, la exasperación causada en los templarios por los desastres de la Tierra Santa, y las rencillas y desavenencias con los Hospitalarios de San Juan, llegaron a manchar las páginas de la historia del Temple, limpias y resplandecientes al principio. Desde la altura a que los habían encumbrado sus hazañas y virtudes, su caída fue grande y lastimosa. Por fin perdieron San Juan de Acre, y, apagado ya el fuego de las cruzadas a cuyo calor habían crecido y prosperado, su estrella comenzó a amortiguarse, y la memoria de sus faltas, la envidia que ocasionaban sus riquezas y los recelos que inspiraba su poder, fue lo único que trajeron de Palestina…

(Enrique Gil y Carrasco. “El Señor de Bembibre”, capítulo IV)

Me disculparán los lectores que empiece con esta cita, algo extensa, de uno de nuestros autores románticos más injustamente ignorados, pero creo que nadie como él para expresar el espíritu de la Orden Templaria.

Aunque en la época habitual de Aquelarre (mediados del siglo XIV) la orden lleva ya varias décadas disuelta, es posible encontrar viejos freires templarios en otras órdenes militares, ya que en 1331 se les autorizó a ello. Del mismo modo, los reyes Dionís de Portugal y Jaime II de la Corona de Aragón favorecieron en lo posible a los templarios. El primero fundó la Orden de la Milicia de Cristo, a la que se añadieron casi inmediatamente todos los templarios portugueses. El segundo creó en el reino de Valencia la orden de Montesa, también refugio de viejos templarios, aunque nunca actuó como orden militar.

Abandonando los hechos históricos para meternos en el mundo de Aquelarre, los Templarios mantuvieron amplios contactos con la Cofradía Anatema, esa hermandad de magos “blancos” dedicada a luchar contra el demonio y sus acólitos (y a intentar sobrevivir de los ataques tanto de la Iglesia como de la Fraternitas Vera Lucis). Los templarios, inspirados en su ejemplo, se transformaron de monjes guerreros a magos guerreros, cambiando los rezos y las plegarias por los hechizos y las invocaciones…

Aunque los hubo que se mantuvieron puros, era sólo cuestión de tiempo que muchos de ellos se sintieran atraídos hacia la Goecia, y empezaran a adorar a Satanás…

16

Origen social : Guilleume de Monferrat, frater templi   Alta o Baja Nobleza   FUE

Origen social:

Guilleume de Monferrat, frater templi

 

Alta o Baja Nobleza

 

FUE

15

Altura: 1´82 Peso: 85 kg. Edad: 19 años Apariencia: 17 (Normal) RR: 25% IRR: 75%

 

Mínimos de características 15 en Habilidad, 15 en Agilidad, 15 en Cultura

AGI

15

HAB

20

 

RES

20

Limitación de armas y armaduras Carecen de limitaciones

PER

15

COM

5

 

CUL

15

Competencias primarias Alquimia Cabalgar Conocimiento Mágico

1

Grupo de armas

Armas:

Espada

85%

(1D8+1D4+1),

Ballesta

55%

(1D10+1D4)

 

Competencias:

Alquimia

45%,

Cabalgar

45%,

Castellano 30%, Conocimiento mágico 50%, Escuchar 40%, Idioma árabe 25%, Otear 40%, Teología 25%, Trepar -10% Hechizos: Arma invencible, Ignorar el dolor. Rasgos de carácter: Excepcionalmente hábil, Extranjero (francés), Vértigo

Competencias secundarias Astrología Escuchar

Idioma adicional Leer y escribir Mando Otear Teología

 

1 Grupo de armas

17

R EINOS Y L ENGUAS DE E SPAÑA : IDIOMAS Y CORONAS EN LA ÉPOCA

REINOS Y LENGUAS DE ESPAÑA: IDIOMAS Y CORONAS EN LA ÉPOCA DE AQUELARRE

por K. Lobo Solitario

Un interesante artículo sobre los reinos y sus lenguas, en la península ibérica de la época. Tus Pjs lingüistas van a disfrutar.

Introducción

Es evidente que el manual básico de Aquelarre presenta un considerable hueco en lo que a nacionalidades se refiere, mostrando la Historia a este respecto de forma un tanto sesgada. De igual modo, este vacío se hace especialmente patente en el apartado lingüístico, ofreciendo tan sólo el castellano y las lenguas actualmente reconocidas como co-oficiales en sus respectivas autonomías, e ignorando así la amplísima riqueza y variedad filológica del territorio español. Comprendo el deseo del autor de ofrecer unas reglas básicas y fáciles de emplear, limitando, para evitar confusión, el apartado idiomático al actual panorama; no obstante, también creo que un compendio filológico más complejo y cercano a la realidad de la época aportaría mayor riqueza y sabor a las partidas. Tampoco quiero olvidarme de quienes juegan en la época de Rinascita y, mucho menos, de nuestros vecinos de “al otro lado del charco”, por lo que el apartado de las lenguas contempla también las familias indígenas que los conquistadores hallarían al llegar al Nuevo Mundo, así como las lenguas oriundas de los esclavos africanos. Por otra parte, han sido añadidos varios reinos y nacionalidades más, incluyendo unas breves indicaciones históricas sobre su origen y desaparición frente a otra potencia mayor.

Huelga decir que, debido a la complejidad de temas como los presentados, la información siguiente no está exenta de errores y vacíos en los datos, pretendiendo ser únicamente una mera guía orientativa. Por lo general, se han obviado algunos reinos cuyo periodo de existencia no fue demasiado extenso o que durante un tiempo cambiaron de corona a corona continuamente, así como determinados dialectos rodeados de una considerable polémica sobre su familia lingüística originaria. Por tanto, aquellos jugadores y directores de juego que deseen profundizar en el contenido presentado deberían acudir a fuentes de información más completas y especializadas.

Reinos, coronas y otros territorio s

Resulta harto complejo ofrecer un listado completo de los numerosos cambios políticos sufridos por el territorio peninsular, dado que éste bien podía verse alterado de año a año: las fronteras no estaban claramente definidas y el dominio de una u otra región se encontraba en continua disputa entre los monarcas, distando mucho las fronteras de estar tan perfectamente marcadas como en la actualidad (siendo los califatos árabes los dominios mejor delimitados).

Por ello, para poder hacerse una idea del área comprendida por cada reino, se ofrece una aproximación general a las provincias o autonomías que componen la España moderna (resulta imposible – y poco práctico- un listado completo ciudad por ciudad). Por lo general, toda la información relevante del reino se muestra en el primer siglo en que éste aparece en el presente documento, si bien en su última reseña también se presentan otros datos referentes a sus años finales (como la fecha y causa de su desaparición u absorción por otra corona). Cabe referir que, pese a la integración de unos reinos bajo coronas más poderosas, era común que cada región anexionada mantuviese diferentes cortes, fueros, leyes y monedas.

Los territorios en negrita indican los principales reinos del siglo, es decir, los dominantes en el periodo que comprende. Aquellas regiones que en el siglo referido acabarán siendo absorbidas por otro reino mayor, están subrayadas.

18

Siglo XIII Aragón : surgió en torno al siglo VII-VIII como la Marca Hispánica fundada

Siglo XIII

Aragón: surgió en torno al siglo VII-VIII como la Marca Hispánica fundada en la zona pirenaica por el Imperio Carolingio (siendo, en este contexto, “marca” un sinónimo de “frontera”), si bien como Reino propiamente dicho no fue fundado hasta el siglo XI.

Algo más de cien años después (siglo XII), mediante nupcias, el Reino de Aragón quedaría unido al Condado de Barcelona (pasando el territorio a ser una Corona) y, con el paso del tiempo, se conquistarían y repoblarían los futuros reinos de Mallorca y Valencia (siglo XIV), así como Sicilia, Córcega, Cerdeña, Nápoles, y ducados como Atenas y Neopatria (entre los siglos XIII a XV). Ésta corona también lograría tomar el Reino de Murcia, aunque poco tiempo después acabaría siendo cedido a Castilla. Unido a Navarra durante un tiempo, el Reino de Aragón influenció de forma considerable algunos fueros y dialectos vascones.

? Se corresponde con las actuales comunidades de Aragón, Cataluña, Islas Baleares y Valencia.

Castilla:

Castilla: habiendo surgido en torno al año 800 como condado vasallo del reino leonés, sus primeros

habitantes se encontraban afincados en Vizcaya pero fueron desplazándose al oeste, hacia territorio actualmente cántabro (la zona llamada Bardulia), y más tarde, siguiendo el itinerario de la Reconquista, hacia el sur. Logrando crecer en poder y territorio, se convertiría en un nuevo reino tras independizarse de León, al que posteriormente acabaría absorbiendo. Pero León fue tan sólo el comienzo pues, con el paso del tiempo, mediante nupcias y guerras, Castilla aglutinaría el resto de monarquías de la Península y medio mundo más allá.

? Se corresponde con las actuales comunidades de Cantabria, La Rioja (ésta última influenciada por el Reino de Navarra) y parte de Castilla y León, más Castilla-La Mancha y Madrid (que formaban la llamada Castilla la Nueva, sucesor directo del Reino taifa de Toledo), y también Murcia (que pasaría a manos de Aragón o de los musulmanes de tanto en tanto).

León: heredero directo, por expansión, del Reino Astur (o Reino de Asturias) surgido en el siglo VIII y que con el tiempo fue expandiéndose hacia el sur, dando paso al Reino de León (puesto que fue a dicha ciudad donde se trasladó la capital), ganando territorio a los musulmanes e integrando otros reinos más pequeños, como el de Galicia. Al fin acabaría absorbido por el Reino de Castilla (antaño Condado del propio Reino de León) en torno a

1230. Ésta anexión, sin embargo, no sería bien aceptada por los leoneses, que durante los siglos siguientes lograron de nuevo su independencia durante breves periodos de tiempo.

? Se corresponde con las actuales comunidades de Asturias, la zona oriental de Castilla y León, Galicia, Extremadura (que conformarían Castilla la Vieja, tras la unión y junto con Cantabria). Se considera que la Cordillera Central es la frontera geográfica entre ambas Castillas, la Vieja y la Nueva.

Granada (Garnatha): fundado en 1238, se mantuvo como el último reino musulmán de la Península Ibérica. Feudo amigo de sus vecinos cristianos, a la larga se vio obligado a rendir tributo a los mismos para poder mantener la independencia.

? Se corresponde con la actual Andalu cía, exceptuando la provincia de Huelva y parte de Jaén.

Navarra: llamado también Vasconia (“territorio de los vascones”), se formó al expandirse el originario Reino de Pamplona. Éste último consistió en una región alzada desde el siglo VIII contra la autoridad francesa y la dominación islámica (siendo en un principio la familia regente conversa al Islam, a cuyos

seguidores más tarde traicionaría). Su consolidación definitiva data de principios del siglo IX, tras haberse expandido a lo largo del tiempo por norte (Pirineos), sur (algo más allá del río Ebro), este (fronteras de la corona aragonesa) y oeste (Vascongadas). Comenzando su declive en torno a esta época al haber quedado impedida su expansión frente al progreso de Castilla y Aragón, desde este siglo hasta casi su anexión a Castilla todos los monarcas serían de procedencia francesa, debiendo en ocasiones rendir vasallaje a la propia corona de Francia.

? Se corresponde con las actuales regiones de País Vasco, Navarra y Pays Basque (País Vasco francés). También tuvo una considerable influencia en La Rioja.

19

Portugal : reino independizado de Galicia en 1143 que creció hacia el sur, conquistado a

Portugal: reino independizado de Galicia en 1143 que creció hacia el sur, conquistado a las fuerzas islámicas la zona occidental del Reino taifa de Badajoz.

Sus fronteras apenas variaron con el transcurrir de los siglos, aunque los pueblos colindantes con otros reinos cristianos serían motivo de continua disputa, no siendo raro que pasasen de Portugal a Castilla (u otras coronas) de cua ndo en cuando.

Siglo XIV

Aragón

Castilla

Granada (Garnatha)

Navarra

Portugal

Siglo XV

Castilla:

Aragón: la Corona queda unida con el Reino de Castilla en 1516 por las nupcias entre los Reyes Católicos, aunque la unión no se considera efectiva hasta que reina su nieto (mediados del siglo XVI).

Granada (Garnatha): conquistado por una alianza castellano-aragonesa en 1492, durante algunos años pertenecería a la Corona de Aragón, para finalmente pasar a ser propiedad de Castilla en 1515. Con la toma de Granada, la Reconquista se da por concluida, dado que el soberano de dicho reino era el último monarca islámico que aún quedaba en la Península Ibérica. No era extraño que durante el siglo siguiente este territorio fuese llamado Castilla la Novísima.

Navarra

Portugal

Siglo XVI

España (Castilla): ocupado definitivamente el territorio peninsular bajo la corona cristiana, la poderosa Castilla comienza la anexión de reinos vecinos más débiles, así como a extender su dominio más allá de los mares. En cualquier caso, no sería hasta principios del siglo XVIII cuando se unificarían definitivamente los diversos reinos, estableciéndose España como única entidad política: hasta entonces, muchos territorios mantendrían instituciones y leyes propias, aún estando supeditados a la Corona.

Canarias: iniciada la conquista de las islas a principios de siglo (1402), no sería hasta finales de 1497 que este territorio quedaría anexionado a la Corona de Castilla, si bien también lo ambicionaba Portugal. Debido a su lejanía de Europa y el origen de sus aborígenes, se desarrolló en el archipiélago una cultura propia que merece la pena reseñar: la sociedad de los nativos (de probable origen berebere) solía estar dividida en tres clases sociales que, en términos europeos, equivaldrían a: noble (varias categorías), villano (pueblo llano) y servidor soldado, todos ellos bajo el mando de un monarca. Dependiendo de la isla, el sistema de castas podía consistir en las tres clases mencionadas o ser más complejo. Su nivel tecnológico suele ser enmarcado en el de la Edad de Piedra, e incluso llegaron a olvidar las artes marineras, quedándose estancados en la isla a que llegaron originariamente. Eran principalmente pastores, agricultores, pescadores y artesanos, y la riqueza de cada individuo se determinaba principalmente por el número de cabezas ganaderas en posesión.

20

Se recomienda que los PJs nacidos en este lugar sean de nacionalidad castellana (o cualquier

Se recomienda que los PJs nacidos en este lugar sean de nacionalidad castellana (o cualquier otra etnia repobladora), dado que casi la totalidad de los nativos desaparecieron durante y tras el periodo de conquista (en algunas islas sobrevivieron poco más de un centenar de individuos, habiendo originalmente

varios millares), junto con sus costumbres y lenguas. Nada impide, en cualquier caso, crear un personaje de etnia castellana (u otra de repoblación cualquiera) que sea mestizo y conozca el idioma y las tradiciones locales (siendo su nacionalidad la de canario). Navarra: una pequeña porción del norte sería entregada a Francia, mientras que la mayor parte del territorio sería absorbido en 1512 por la Corona de Castilla (aunque hasta 1515 no le pertenecería por derecho), tras años de guerras civiles. Se permitió a este territorio mantener una más que considerable autonomía (moneda y leyes propias,

dispensa de impuestos y servicio militar monarca castellano.

),

siendo regido por un virrey que actuaba en nombre del

Nueva España: se entiende por este nombre y varios más (Nuevo Mundo, Indias Occidentales

territorio americano conquistado por la corona castellana, aproximadamente desde Centroamérica hasta

América del Sur y parte del Norte más).

en pocas palabras, los hasta entonces imperios precolombinos (y algo

)

todo el

Portugal: en 1580, nupcias mediante, Portugal queda anexionada a Castilla. Habría de pasar algo más de medio siglo (1640) hasta recuperar su total independencia.

Familias lingüísticas, lenguas y dialectos

Resulta difícil (por no decir imposible) ofrecer un listado exacto e inamovible con las lenguas y poblados concretos en que se habla cada dialecto: debe tenerse en cuenta que las lenguas no son algo artificial e inmutable (pese a las normativas lingüísticas), sino que están en continua evolución, cambiando y mezclándose unas con otras a medida que la inmigración y el intercambio cultural hace efecto. De este modo, los romances gallego y asturiano son idiomas muy similares entre sí y apenas presentan problemas de entendimiento; en cambio, el criollo palanquero, a pesar de tener base castellana, resulta prácticamente ininteligible para alguien que hable castellano pero no conozca dicha lengua. Por ello, la lista que sigue a continuación tiende a ser lo más global posible, aunque ofrece una idea aproximada del número de dialectos y hablas derivadas. Lejos de ser un listado completo (que podría extenderse a lo largo de varias páginas), sólo pretende sentar una base sobre algunas de las hablas más conocidas con que podrán topar los PJs a lo largo de sus viajes por el dominio de las coronas españolas (y vecinas) durante las épocas que comprende el juego

En la clasificación, las hablas en negrita se refieren a una familia lingüística, mientras que aquellas en cursiva son un forma dialectal o derivada: quienes prefieran simplificar se limitarán a usar los idiomas “globales” (familia marcada en negrita), pero a directores de juego y jugadores se deja abierta la posibilidad de hacer más completo (¡y complejo!) el juego diferenciando claramente los distintos dialectos (en cursiva).

Lenguas de la Península Ibérica e Islas Baleares (Aquelarre y Rinascita)

(Yenwa d’) Alyamía o aljamía. Popularmente llamado “mozárabe”, se trata de una lengua romance surgida bajo dominio musulmán, derivada del latín medieval vulgar (castellano visigótico) con una fuerte influencia semítica. Exclusiva de Granada pero hablada por mozárabes, y también judíos y muladíes # , e incluso conocida entre la nobleza (el califa y los cadíes). Dado que el arábigo constituía la lengua culta, no era raro que las yenwas d’alyamía se considerasen como “de segunda clase”.

# muladí

cristiano convertido al Islam, o bien, mestizo de cristiano y musulmán de religión islámica

Arábigo o árabe (en la época de Aquelarre, el primer término es más correcto). Hablado desde la época clásica, comenzó a escribirse en el siglo VI, y experimentó una considerable difusión por medio de la religión islámica –incluso entre pueblos no árabes.

21

Los judíos de Granada adoptarían esta lengua mezclada con términos hebreos, dando lugar al dialecto

Los judíos de Granada adoptarían esta lengua mezclada con términos hebreos, dando lugar al dialecto

judeo-arábigo (que podía ser escrito de forma hebraizada o arabizada, siendo ésta última grafía la más usada).

Aragonés o fabla o navarro-aragonés (debido a la primitiva dependencia aragonesa respecto al Reino de

Navarra). Nacido en el siglo VII como dialecto latino con una fuerte base vascona, y difundido en los siglos

XIII y XIV por la repoblación en los nuevos territorios conquistados. Sería finalmente absorbido en las

cortes por el castellano a principios del siglo XV hasta quedar como lengua propia de las clases bajas. Tras la anexión del Condado de Barcelona, el catalán influiría en el léxico, contribuyendo también la lengua castellana en el posterior desarrollo de la fabla. Hablado en diversos dialectos repartidos por el Reino de Aragón, la zona interior del Reino de Valencia (pasado el tiempo acabaría por difuminarse con el castellano) y parte de la franja fronteriza con Francia.

Asturleonés: de origen en el latín vulgar y consolidado a principios del siglo X en Asturias, en el reino leonés, se extendía en forma de diversos dialectos desde la costa norte de la Península hasta al norte de

Al-Andalus; siendo una de las primeras lenguas romances hablada en las cortes ibéricas. Llegada la época de la unión entre Castilla y León, y por imposición del castellano, ésta lengua empezó a ser abandonada por la nobleza y asociada con las clases bajas; hasta tal punto que el asturiano pasaría a

ser más conocido por el nombre de bable, que significa “balbuceo”, término que probablemente fuese

usado con un sentido muy despectivo por el bando castellano, siendo por ello muy raro que un astur lo use para referirse a su lengua.

Asturiano: dialecto original, propio del Reino de Asturias.

Leonés: dialecto propio de la primitiva zona leonesa (actuales provincias de León y Zamora).

Extremeño: hablado por los repobladores leoneses en el sur de Extremadura y la Transierra Leonesa (actuales Salamanca y Cáceres, respectivamente), también en Badajoz (pasando a ser un habla de tránsito

con el castellano a partir del siglo XVII).

Influenciado semánticamente por el portugués, de los principales dialectos asturleoneses, probablemente

sea el que mejor conservaría los arcaísmos latinos con el paso del tiempo.

Mirandés: legado lingüístico dejado en el nordeste de la actual Portugal, cuya principal lengua influiría semánticamente en este dialecto. Esta región perteneció, durante el periodo medieval, al Reino de León.

Montañes: hablado en Cantabria, más cercano al castellano que otros dialectos asturleoneses. Hay quien

lo considera el posible origen de la lengua castellana.

Castellano o español. Surgido en el siglo IX en la frontera oriental del Reino Astur, donde montañeses y vascos lo hablaban como un dialecto del latín (aunque también hay hipótesis sobre que fuese un dialecto asturleonés). Empleado como habla diplomática en la corte europea y como lengua franca en el dominio de la Corona de Castilla (Península Ibérica e islas, América del Centro y Sur De léxico muy influido por el griego pasado por latín (especialmente a partir del Renacimiento) y, en menor medida, por el euskera (idioma del cual tomaría también algunas bases fonéticas), el árabe, términos germanos y otras lenguas, posteriormente americanismos e italianismos.

A partir del siglo XVI, coincidiendo con la expansión de la corona (y lengua) castellana por el Nuevo

Mundo, y con un creciente interés por estudiar y divulgar la lengua (lo que incluye diversas gramáticas y

diccionarios), comienza a preferirse la denominación “español”.

A pesar de contar con diversos dialectos, las principales diferencias se encuentran en el léxico

(influenciado por las lenguas vecinas), tan sólo se harán dos incisos al respecto:

Ladino o (d)judezmo o judeo-castellano. Lengua derivada del castellano hablada por la comunidad sefardí que, aunque gramaticalmente no varía demasiado de dicho romance, posee diferencias sustanciales en fonética y léxico. No debe confundirse con el ladino hablado en Italia, una lengua reto-romance.

Murciano: hablado en el Reino taifa de Murcia, se formó por un sustrato mozárabe fundido con el romance castellano (de donde también surge buena parte del léxico) de mediados del siglo XIII. Si bien casi la

22

mitad de la semántica y algunos rasgos fonéticos proceden del catalán , y también hay

mitad de la semántica y algunos rasgos fonéticos proceden del catalán, y también hay palabras de origen aragonés.

Catalán (/balear/valenciano): se considera que surgió entre Andorra y el Ampurdan, en los Pirineos, procedente de los comerciantes romanos del antiguo Imperio; habiéndose separado definitivamente en forma de nueva rama del idioma occitano en torno al siglo XIII. Conociendo su época de máximo esplendor entre los siglos XII a XV, al igual que el gallego comenzaría a perderse a partir del siglo XVI. Existe mucho debate al respecto, afirmando algunos que se trata de una misma lengua con mínimas variantes locales, mientras que otros prefieren considerar la catalogación de múltiples dialectos inteligibles entre sí pero con identidad propia, a pesar de partir de un tronco común (así, el catalán Joan Bonlabi diría tras una traducción al valenciano que dicha lengua le resultaba «peregrina y extranjera»), e incluso hay teorías que afirman que se trata de distintos romances que, con el paso del tiempo, han acabado por asemejarse. En la clasificación siguiente se tendrá en cuenta la segunda posibilidad.

Balear: hablado desde principios XIII aproximadamente, se dice que fue llevado al Reino de Mallorca (actuales Islas Baleares) por los repobladores catalanes.

Catalán: surgido del latín vulgar (¿del occitano?) alrededor del siglo IX en la zona pirenaica, se fue extendiendo hacia el sur a medida que avanzaba la Reconquista cristiana, si bien el término catalán como tal no sería comúnmente usado hasta el siglo XIII. Por otro lado, la mayor parte de los escritores catalanes no usarían esta lengua durante la Edad Media, sino el provenzal (dialecto occitano).

Valenciano: llevado al recién conquistado Reino de Valencia a mediados al siglo XIII, adaptaría a su léxico muchos arabismos de los musulmanes a quienes se les permitió quedarse a vivir. A diferencia del catalán, el valenciano gozaba de amplia aceptación entre los literatos, conociendo antes que la lengua castellana su propio siglo de oro; e incluso realizándose el primer libro editado mediante imprenta en España (1475) en esta lengua.

También se hablan diversos dialectos en las zonas fronterizas de los reinos de Murcia y Aragón, en los Pirineos franceses y en algunas aldeas italianas. De igual modo, entre el pueblo hebreo surgió el judeo- catalán en la zona oriental.

Galaico-portugués: surgido en el norte del río Duero, la distinción entre los dos grandes grupos (gallego y portugués) surge a finales del siglo XIV, cuando la nobleza castellana obtiene el poder en el noroeste de la Península, quedando Portugal como reino independiente. De este modo, la nueva lengua hablada en las cortes influiría cada vez más en el desarrollo del gallego, siendo el dialecto portugués, comparativamente hablando, un dialecto más conservador y autónomo.

Gallego: conocido en la región de Galicia, el norte del reino portugués y la frontera occidental del Reino de León (éste último en forma de hablas de tránsito), se consolida definitivamente en torno al siglo XII y comienza su declive alrededor del siglo XVI, relegándose su uso a las clases bajas.

Portugués: hablado desde el siglo IX principalmente en el Reino de Portugal, pero también en la franja occidental de la Transierra Leonesa en forma dialectal, y posteriormente en algunas regiones del Nuevo Mundo y diversas colonias en África y Asia. Palabras de estas tierras pasaron a engrosar el léxico portugués a medida que dichas zonas eran descubiertas y colonizadas. La etnia judía de este reino hablaba judeo-portugués, que obviamente es el equivalente al ladino castellano.

(A) Fala”: también llamado xalimegu o, en un sentido despectivo, chapurreáu. Se trata de un galaico- portugués influenciado por el asturleonés y caracterizado, frente a los dos grandes grupos lingüísticos, por mantener el cierre de vocales O e I aún con el paso de los siglos. Hablado en el Valle de Jálima (o “Xálima”) en el noroeste de la Transierra Leonesa (actual Cáceres) y parte de la Portugal fronteriza con dicha zona. Aunque en cada pueblo se da un subdialecto, son lo suficientemente inteligibles (y similares) entre sí como para no necesitar diferenciación en términos de juego.

23

Euskera o euskara o vascuence . De orígenes confusos, se trata de un idioma prerrománico

Euskera o euskara o vascuence. De orígenes confusos, se trata de un idioma prerrománico asociado a los pueblos anteriores a la dominación imperial, sin apenas expresión escrita. Fue influenciado por el latín, el castellano y, en menor medida, el francés, a medida que se precisaba de palabras para denominar nuevos conceptos y objetos.

Se considera que en la Edad Media existían al menos una docena de dialectos, posiblemente más; y aunque la inteligibilidad puede ser complicada en ocasiones, en términos de juego no se hará distinción dialectal.

griego: aún más ajeno para el vulgo que el latín, esta lengua era estudiada por los sacerdotes para permitir la lectura y estudio de textos relacionados con su oficio. Hebreo: al igual que el latín y el griego, se trata de una lengua muerta conocida por los rabíes, quienes la empleaban como habla litúrgica.

Langue d'oïl: romance, o más propiamente familia de romances, surgidas en la zona norte de Francia y otras regiones cercanas. Influenciada por las lenguas nativas de algunas tribus germanas (en especial los francos), posteriormente daría lugar al francés.

Latín: desconocido por el pueblo llano, era usado exclusivamente por el clero y conocido por las clases altas, siendo aprendido también por escribas y otros individuos cuyo oficio precisase de pluma y papel.

Occitano o langue d’oc: romance hablado desde el siglo IX en el tercio sur de Francia y empleado por escribas en el dominio aragonés, si bien serían los trovadores quienes la harían popular. Fue lengua literaria en los siglos XII a XIV. Como más adelante sucedería con otras lenguas minoritarias al extenderse el castellano, en el país vecino el occitano comenzaría su dec live alrededor del siglo XIV al imponerse la lengua francesa norteña (langue d'oïl).

Otros lenguajes: lenguas canarias, nativo-americanas, coloniales y comerciales (exclusivo para Rinascita)

Germanía: este es un caso especial, tratándose de jergas empleadas por los bribones que no desean que los secretos de su conversación queden al descubierto. No existe un habla de germanía universal (un idioma como tal), sino un léxico reservado a quienes practican la profesión.

Lenguajes de Canarias

Guanche: dialecto de la rama berebere hablado por los nativos del pueblo homónimo que vivían en las islas antes de la llegada y conquista de los castellanos. Se decía entre los cristianos que crearon su idioma al habérseles cortado las lenguas.

Dialectos: a grandes rasgos , uno por cada isla, si bien hay documentos de la época que hablan de lenguas distintas dentro de una misma isla.

Silbo gomero: no se trata de una lengua fonológica (hablada), sino de una técnica de comunicación en la que se emplean boca, dedos y manos (éstas últimas a modo de bocina), y que puede oírse a distancias cercanas a los tres kilómetros. Ideada por los aborígenes primitivos de La Gomera para salvar el arduo releve isleño, fue más tarde aprendida por los castellanos de clase baja (fundamentalmente pastores) que hicieron de la isla su nuevo hogar en torno al siglo XVI. Por motivos obvios, esta lengua no puede ser leída/escrita.

24

Idiomas comerciales (principales) Papiamentu : usado en las colonias holandesas de las islas Antillas. Con

Idiomas comerciales (principales)

Papiamentu: usado en las colonias holandesas de las islas Antillas. Con base afro-portuguesa bastante influenciado por el holandés, su léxico está compuesto principalmente de palabras castellanas y portuguesas, ampliado con glosario neerlandés, francés, inglés, arahuaco y diversas hablas africanas.

Tres dialectos (uno por isla): papiamen (Bonaire), papiamento (Aruba), y papiamentu (Curaçao).

Patois o patwah. En el contexto de juego, modalidad lingüística usada en las colonias francesas (ej.:

Martinique, Dominica

africanas, principalmente. Es también la lengua franca de los bucaneros. No debe confundirse esta lengua criolla con “patois” como término genérico. Pidgin english: usado en las colonias y dominios ingleses por esclavos y con los extranjeros. Con base gramatical inglesa, su semántica está influenciada por el castellano, el francés e incluso cuenta con palabras indias y africanas. Existen algunos otros pidgin, de base francesa principalmente. Idiomas indo-americanas

),

de base franca y aderezada con numerosas palabras inglesas, españolas, indias y

Familia arawak o arahuacana: lenguas indígenas de Pequeñas Antillas, costas de Guayana y el occidente del golfo de Maracaibo.

Dialectos: más de setenta, divididos en tres grupos.

Familia caribe: hablada en especial al norte del Amazonas por los indígenas de Venezuela y Colombia, Antillas, Brasil y Guyanas.

Dialectos: en torno a medio centenar.

Familia chibcha o muísca: empleada por los indios urabá, sinú, chibcha y cohiba, desde el golfo de Maracaibo hasta el istmo de Panamá (en resumen, la mayor región ocupada por los imperios inca y azteca).

Dialectos: cerca de una treintena, divididos en dos grupos principales y varios subgrupos.

Familia maya: perteneciente a las culturas maya y otras relacionadas, se extiende por Honduras, Nicaragua y el istmo de Panamá. Posee una nutrida cantidad de obras literarias, escribiéndose complejos códices en edificios, cerámica y papel incluso antes de la llegada de los españoles.

Dialectos: algo más de veinte, que se cree derivaron de una lengua común.

Revisión y ampliación de reglas

Nacionalidades, grupos étnicos y lenguajes

Se mantienen las reglas del manual básico en lo referente a limitación de profesiones y clase social según nacionalidad y reino. Respecto a los grupos étnicos, la realidad histórica de los idiomas se simplifica, a grandes rasgos, de la siguiente forma:

Judíos: los judíos, habiendo casi perdido su hebreo originario, solían aprender la lengua más común hablada en el reino en que vivían, sazonándola con numerosos términos hebreos; así, en el oriente de la Península se da el judeo-catalán, en el centro hablaría judeo-castellano, en el oeste judeo-portugués, en Granada emplearían el árabe hasta dar origen al judeo-árabe o bien adoptarán la alyamía

Mozárabes: los cristianos que vivían en Granada (u otras zonas bajo dominación musulmana) mantuvieron una lengua romance, si bien muy influenciada por la semántica árabe y hebrea. Por tanto, hablan la yenwa d’alyamía.

Moriscos (árabes): como los judíos, solían aprender el idioma oriundo del reino en que vivían; pero a diferencia de los hebreos, su lengua natal seguía viva y por tanto continuaban hablándola entre sí.

25

Otros pueblos posteriores a la Edad Media (ej.: canarios, pre-colombinos influenciándolo con su lengua nativa.

Otros pueblos posteriores a la Edad Media (ej.: canarios, pre-colombinos

influenciándolo con su lengua nativa. A diferencia de los dialectos hablados por los judíos, sin embargo, no son tan comunes los casos en que ambas lenguas se fusionan.

)

adoptan el idioma castellano,

Todos los no castellano-hablantes, incluyendo judíos y moriscos y los cristianos de otros reinos

(aragoneses, leoneses

un porcentaje de Cultura x2 (como base).

tienen, como se indica en el manual básico, la competencia idioma: castellano a

)

Aragón

Árabe (morisco): arábigo 100%, aragonés o catalán a Culx5, castellano a Culx2 Aragonés: aragonés 100%, castellano a Culx2 Catalán: catalán 100%, castellano a Culx2 Judío: judeo-aragonés o judeo-catalán 100%, hebreo y castellano a Culx2 Mallorquín: catalán 100%, castellano a Culx2 Valenciano: catalán 100%, castellano a Culx2 Canarias

Canario: guanche 100%, silbo gomero a Culx2 (x4 para clase social campesina), castellano a Culx2 Castellano: castellano 100%, silbo gomero a Culx4 si es pastor Portugués: galaico-portugués 100%, castellano a Culx2

Castilla

Árabe (morisco): arábigo 100%, castellano a Culx2 Castellano: castellano 100% Gallego: galaico-portugués 100%, castellano a Culx2 Judío: judezmo 100%, hebreo y castellano a Culx2 Leonés: asturleonés 100%, castellano a Culx2 Portugués: galaico-portugués 100%, castellano a Culx2 Vascón: euskera 100%, castellano a Culx2

Granada (Garnatha)

Árabe: arábigo 100%, castellano a Culx2 Judío: judeo-arábigo 100%, hebreo y castellano a Culx2 Mozárabe (cristiano): alyamía 100%, arábigo y castellano a Culx2

Navarra

Castellano: castellano 100% Vascón: euskera 100%, castellano a Culx2

Nueva España (América)

Castellano: castellano 100% o una lengua regional (aragonés, asturleonés, catalán, gallego…) y castellano a Culx2 Indio: 1 familia indo-americana según región de origen 100%, castellano a Culx2 Judío: judezmo 100%, hebreo y castellano a Culx2 Portugués: galaico-portugués 100%, castellano a Culx2

Portugal

Judío: judeo-portugués 100%, hebreo y castellano a Culx2 Portugués: galaico-portugués 100%, castellano a Culx2

Además, determinadas profesiones (manual básico) obtienen idiomas adicionales a aquellas que su región natal les concede, a modo de competencias (primarias = P, secundarias = S):

Alquimista: latín (p), griego (s)

26

Clérigo : latín (p), griego (s), 1 idioma adicional (s) Comerciante : 1 idioma adicional

Clérigo: latín (p), griego (s), 1 idioma adicional (s) Comerciante: 1 idioma adicional (s) Cortesano: latín (p), 1 idioma adicional (s) Escriba: latín (p), 1 idioma adicional 1 (s) Goliardo: latín (s) Juglar: occitano 2 a Culx3 Ladrón (y otras profesiones): germanía 2 a Culx3 (sólo Rinascita) Marino: 1 idioma adicional 3 (s) Pastor (sólo en Canarias): silbo gomero 2 a Culx4 Pirata: 1 idioma adicional 3 (s), patois 2 a Culx3 Rabino (suplemento Sefarad): hebreo (p), árabe (s), latín (s) Ulema o alfaquí (suplemento Al-Andalus): griego (s), latín (s)

1 si el personaje es originario de Aragón, se aconseja occitano

2 adicional a las competencias básicas de profesión

3 en Rinascita se aconseja que sea una (cualquiera) lengua comercial

Regla opcional para Rinascita: dado que en esta época comienza el declive de las lenguas regionales en favor del castellano, puede que el director de juego prefiera limitar su conocimiento como habla natal a

personajes de clase social campesino o villano, pasando la nobleza y la burguesía a tener el castellano al

100% y la lengua local (asturleonés, catalán, euskera, gallego

) a Culx2.

Grado de conocimiento de un idioma

Es obvio que la diferencia entre un hablante nativo y alguien que apenas acaba de comenzar a estudiar un idioma hasta entonces desconocido puede resultar abismal. Entonces ¿cómo medir la fluidez de un personaje con una determinada lengua? Aquí sigue una indicación general sobre el grado de soltura con habla:

10% ideas simples, frases básicas; sólo hablado

25% chapurreo: conversación básica y

entrecortada, frases simples; conoce el alfabeto

y puede leer y escribir a un nivel muy básico

50% nivel de complejidad de las frases como un

nativo

acento

extranjero; leer y escribir con cierta soltura

de

clase

baja,

pero

con

60% el acento se disimula, el nivel lingüístico es el equivalente a un nativo de clase media; puede leer y escribir a la perfección

80% se pierde el acento, además de poderse reconocer formas dialectales

100% dominio absoluto del idioma, incluso conoce en cierta profundidad algunos dialectos

100%+ a partir de aquí, el personaje empieza a dominar diversos dialectos como un nativo

Número de idiomas aprendidos

La limitación al número de idiomas que un P(N)J puede aprender viene determinada por su CON y CUL. Un personaje con base 20 o menos (ej.: CUL 10 + CON 10; CUL 5 + CON 10, CUL 5 + CON 5) podrá hablar su lengua materna y otras 2 adicionales.

A partir de aquí podrá aprender (hablar, leer y escribir) 1 idioma más por cada 5 puntos en cualquiera de

dichas características; de tal modo que un personaje con base 40 (CUL y CON al máximo teórico) podrá

llegar a conocer hasta 7 lenguas.

Ejemplos:

3 idiomas

CUL 15 + CON 20 6 idiomas

CUL 5 + CON 15

27

Aprendizaje de nuevos idiomas

La germanía se obtiene gratis si el P(N)J es de clase social baja (villano o campesino) y de profesión relacionada con el pillaje (ladrón, bandido, etc.); jergas de este estilo pueden existir tantas como lenguas tenga el personaje (germanía para el habla castellana, para la valenciana, etc.), pero por simplificación se tratará como una competencia única. Personajes de clase social superior pueden adquirirlo como si se tratase de un idioma independiente (lo cual les garantiza el conocimiento de este argot para cualquier idioma que conozcan).

Lenguas comerciales y lenguas base: si el personaje posee una lengua comercial y decide aprender uno de los idiomas originarios (ej.: habla papiamentu al 30% y quiere estudiar portugués ), la mitad de su porcentaje se añade como base al % aprendido en la primera lección.

Ejemplo: el anterior personaje que habla papiamentu (30%, CULtura 10) recibe con éxito su primera lección de portugués. A la base de característica (CUL 10%) se añade el 5% que otorga el aprendizaje, además de un 15% por conocimiento en papiamentu (30% /2), dando un total de 30% en

la competencia idioma:

portugués .

Familias lingüísticas y dialectos

Si decide emplearse la opción de los dialectos, es aconsejable reflejar la diversidad lingüística y el influjo de lenguas ajenas en cada jerga mediante una penalización. Por término medio, un -10% es más que suficiente, hasta un máximo de -25% en conversaciones o textos muy “cerrados”.

Ejemplo: un personaje que habla gallego (60%) se une a la Orden de Alcántara y es destinado a la Transierra Leonesa, cerca de Portugal. Aunque su acento le delata como norteño, no tiene demasiados problemas en comunicarse con los habitantes de la localidad; no obstante, si necesitase leer un texto complejo escrito en la lengua local o hacerse pasar por un nativo (hablando a fala), su porcentaje de competencia quedaría reducido a un 50%.

Dejando a un lado preferencias personales, ¿cuándo conviene usar dialectos y cuándo familias lingüísticas a secas? Por regla general, convendría limitar el uso de dialectos a campañas de larga duración en que los PJs vayan a recorrer buena parte de la geografía peninsular (o mundial, si se juega Rinascita): por ejemplo, en una campaña que se desarrolle a lo largo del Camino de Santiago, donde el encuentro con peregrinos procedentes de cualquier rincón de España sea algo común. Por el contrario, si la trama de la campaña (o módulos) va a estar centrada en una zona geográfica bastante limitada (esto es, una región concreta de una corona), es mejor dejar a un lado los dialectos y limitarse a idiomas genéricos.

Germanía y lenguas comerciales

La germanía y las lenguas comerciales, dado que suelen emplearse para el intercambio de ideas básicas y suelen estar especializadas para determinados campos de actividad, pueden aprenderse más rápidamente que otras formas de comunicación. Así, el número de Puntos de Aprendizaje necesarios para subir cada tanto por ciento se reducen a la mitad (o incluso a una cuarta parte si se dispone del rasgo don natural para aprender idiomas).

En el caso de las lenguas comerciales, si el PJ (o PNJ) conoce los principales lenguajes que sirven de base a un nivel de 50% o más, se considera que puede hablar dicha lengua comercial lo suficientemente bien como para no necesitar gastar Puntos de Aprendizaje en adquirirla como un idioma independiente. De precisarse alguna tirada, el porcentaje en la lengua comercial será la media de la suma de las lenguas principales que conozca.

Ejemplo: un comerciante trotamundos tiene como destinos preferidos Portugal y Holanda, cuyas lenguas conoce bien (65% en una y 80% en otra).

Viendo en el Nuevo Mundo un excelente destino para su mercancía, decide viajar a las Antillas, descubriendo tarde que no conoce las lenguas locales. Sin embargo, aunque ignora gran parte del

léxico, su conocimiento en portugués y holandés le ayuda a chapurrear una suerte de algarabía

léxico, su conocimiento en portugués y holandés le ayuda a chapurrear una suerte de algarabía lingüística, y de este modo, entenderse con los colonos del lugar. Concretamente, su porcentaje en papiamentu sería (65 + 80) /2 = 72,5 = 72%

Fuentes de consulta

Clusty ( http://clusty.com/ )

Lengua y habla: una ayuda pseudos-erudita para Ars Magna (por Pablo Lagartos)

Piratas!! - el juego de rol (publicado por Ludotecnia)

PROmotora Española de Lingüística ( http://www.proel.org/ )

Wikipedia ( http://es.wikipedia.org/ y http://en.wikipedia.org/ )

…y otras

Agradecimientos especiales

A Lindelion Sireo y Diego de Deza, por sus contribuciones en el apartado lingüístico.

Las reglas sobre el grado de conocimiento de un idioma y las indicaciones sobre las hablas étnicas (árabe,

mozárabe

y

hebreo)

fueron

originalmente

publicadas

en

la

lista

de

correos

por

David

(apellido

desconocido).

 

29

N AVEGANDO HACIA EL N UEVO M UNDO por Lindelion Sireo Una extensa vista sobre

NAVEGANDO HACIA EL NUEVO MUNDO

por Lindelion Sireo

Una extensa vista sobre la navegación en Aquelarre. Ahora no tienes excusa para poner a tus jugadores en alta mar. Se complementa, entre otras cosas, con cuatro nuevas profesiones

HISTORIA DE LAS EMBARCACIONES

Las naves en la antigüedad

Las

sociedades

primitivas

usaban

Las naves en la antigüedad Las sociedades primitivas usaban para trasladarse por el agua, balsas o

para

trasladarse

por

el

agua,

balsas

o

canoas,

cubiertas

con

pieles

o

cortezas,

y

piraguas

construidas con troncos

embarcaciones más complejas de este tipo se

cubrían con un armazón de madera, formado por costillas y piezas longitudinales, con un forro de

Las

vaciados.

tablas

de

madera

delgadas. Los modernos

modelos

que

se

utilizan

en

Europa se

desarrollaron a partir de aquellos barcos primitivos que usaron los egipcios y otros pueblos mediterráneos.

Naves egipcias

Los barcos egipcios más antiguos que se conocen utilizaban un armazón de madera cubierto con un tablazón y eran lo bastante

grandes para necesitar como mínimo 20 remeros

y transportar una carga de varias cabezas de

ganado o el peso equivalente de mercancías. La primera fuente gráfica de estas galeras data del 3000 a.C., y lo más probable es que los barcos de esta clase llevaran utilizándose bastante tiempo. Los barcos que ilustran las pinturas egipcias más antiguas estaban equipados con un mástil de dos palos unidos por la parte superior, de la cual colgaban las velas. En los modelos posteriores se utilizaban mástiles sencillos y las velas se izaban mediante rodillos situados en lo alto del mástil. En todas las primeras embarcaciones egipcias se conseguía maniobrar mediante uno o dos remos de maniobra o espadillas que sobresalían a popa de la embarcación. Cuando se utilizaba más de una espadilla para gobernar, se unían entre sí y se accionaban mediante una palanca de mando o caña (de timón).

Naves fenicias

Los constructores más capacitados de los tiempos antiguos fueron los de Fenicia, hacia el 2000 a.C., los cuales no sólo construyeron barcos mercantes capaces de transportar cargas considerables, sino

también buques de guerra mayores y más efectivos que cualquiera de los fabricados por sus contemporáneos, los egipcios y los egeos. La construcción más significativa de los fenicios fue el barco redondo: un buque de manga ancha que utilizaba velas en vez de remos y proporcionaba un espacio para

el cargamento mucho mayor que las galeras estrechas. Los barcos redondos fenicios navegaron por el mar

Mediterráneo y otros océanos hasta las islas Británicas (para comerciar con estaño), y tal vez también se dirigieron hacia el Sur, a lo largo de la costa de África. Los constructores de barcos fenicios fueron los que desarrollaron las galeras birremas y trirremas en las que los remos se colocaban en dos o tres órdenes.

30

Naves griegas El armazón de las galeras griegas se realizaba utilizando madera curvada de forma

Naves griegas El armazón de las galeras griegas se realizaba utilizando madera curvada de forma natural, o con codos. Se construía una superestructura sobre la cubierta de popa para alojar y proteger al capitán y a los oficiales, y en proa, la cubierta se elevaba formando una estructura denominada castillo de proa. Otra característica de las naves griegas eran una serie de cinchas o cinturones de cuerda que se ataban a lo largo de los costados del buque en dirección proa-popa y colocadas de tal forma que podían tensarse mediante una palanca a popa de la nave. Las cinchas tenían una doble utilidad: daban resistencia al buque contra impactos ocasionados al embestir en combate contra otra nave y también servían como viga longitudinal. Las galeras estaban también equipadas con uno o dos mástiles para navegar a vela. Las velas no se usaban cuando la galera entraba en combate. La tripulación de un buque de guerra griego se componía de unos 220 hombres aproximadamente, la mayoría de los cuales se ocupaba de los remos.

Naves romanas

Los romanos desarrollaron muchas clases diferentes de barcos de guerra durante su largo periodo de dominación en el Mediterráneo, sobre todo galeras, las cuales utilizaban puentes para abordar los barcos enemigos y algunas llevaban artillería de catapultas. Para el comercio, los romanos construyeron barcos de hasta 53 m de eslora y 14 m de manga y puntal. Se cree que construyeron barcos todavía mayores para transportar obeliscos de Egipto a Roma. Estos grandes barcos de carga se aparejaban con velas cuadras en tres palos y podían tener una gavia sobre la vela mayor. El último desarrollo de la nave romana de guerra fue el dromón, una galera rápida con uno o dos órdenes de remos que se utilizaba en el siglo V. Durante este periodo, y posteriormente, los buques de guerra se fueron mejorando al incorporar varias clases de cubiertas defensivas, hechas de cuero y tejidos impregnados en vinagre para protegerse contra proyectiles incendiarios y explosivos que ya eran parte del armamento naval.

Embarcaciones medievales

Cuando los romanos lograron el control absoluto de las tierras próximas al Mediterráneo, la necesidad de mantener navíos de guerra en esa zona prácticamente desapareció. No existía ningún otro imperio con una armada capaz de enfrentarse a la suya, y la piratería estaba prácticamente acabada. Pero tras la caída del Imperio Romano de Occidente, surgieron nuevas civilizaciones de las ruinas del imperio y reapareció la piratería. Los barcos de guerra volvían a ser necesarios para defenderse de invasiones, proporcionar poderío militar y proteger las rutas oceánicas de comercio.

Los buques en la Europa medieval eran en general galeras romanas, pero utilizaban remos mucho más largos o bayonas. Con frecuencia estos remos medían hasta 15 m y eran accionados por 7 remeros cada uno. A bordo, el espacio que ocupaban se contrapesaba, y se les dotaba de asas; los remeros se situaban en gradas sobre rampas. Para conseguir mayor aprovechamiento de los remos largos, los toletes o escálamos, contra los que se tiraba de los remos, se montaban fuera del casco, sobre una estructura de madera denominada postiza, que se instalaba de forma paralela al eje central del barco. La utilización de postiza también facilita la disposición de los remos en dos o más bancos a cada lado de la embarcación.

Otras mejoras introducidas en la edad media incluían la utilización de un timón permanente colgado del codaste del buque en lugar de las espadillas usadas por los romanos, lo cual proporcionaba una mayor precisión en la navegación y facilidad de viraje. Además, los buques que se utilizaban al final de la edad media se hacían con un franco-bordo mayor (costados más altos desde la línea de flotación) para hacerlos más adecuados y resistentes en mares bravos o tormentosos. De oriente se trajo la vela latina, primera vela triangular, y la brújula comenzaba a utilizarse.

Hasta el final de la edad media no había una distinción clara entre buques de vela de guerra o mercantes. Las embarcaciones de vela se usaban tanto como naves de carga como para la guerra, aunque los buques de remos se dedicaban casi en exclusiva para usos militares. No fue hasta comienzos del siglo XV, cuando diversas naciones empezaron a desarrollar tipos diferentes de embarcaciones para la guerra y el comercio.

31

Naves bizantinas A principios de la Edad Media, los bizantinos eran la primera potencia naval

Naves bizantinas

A principios de la Edad Media, los bizantinos eran la

A principios de la Edad Media, los bizantinos eran la primera potencia naval del Mediterráneo. El

primera potencia naval del Mediterráneo. El poderío naval era

crucial para su supervivencia y para controlar su inmenso imperio; era necesario mantener abierta la entrada de víveres por vía marítima para que fracasara un potencial asedio.

El principal buque de guerra bizantino de principios de la

Edad Media era el dromón, descendiente de los antiguos barcos de guerra impulsados a remo, por ejemplo el trirreme.

Los dromones eran largos y estrechos, lo que los hacía veloces. Este barco con velas latinas se impulsaba a remo (entre 50 y 200 remeros) y estaba dividido por un mástil. Los dromón

llevaban un pico

enemigas antes de abordarlas. No solían tener arietes. En el centro, en la popa y en la proa se construían plataformas desde las cuales se disparaban arcos y catapultas contra los barcos enemigos y sus tripulaciones. En un combate típico, primero se intentaba golpear o incapacitar a los barcos enemigos para abordarlos y apresarlos a continuación. Los bizantinos utilizaban un arma muy efectiva llamada Fuego Griego. Era una mezcla de sustancias químicas que ardían violentamente al entrar en contacto con el aire. La rociaban con mangueras contra los barcos enemigos o la lanzaban por medio de bombas. Se trataba de un arma devastadora para los barcos de madera y resultó decisiva para los bizantinos en las batallas navales contra los árabes. El secreto del Fuego Griego era tan importante y estaba tan bien guardado que se perdió con el tiempo, y hoy en día desconocemos su composición.

en

la

proa

para

clavarlo

en

las

naves

Naves mediterráneas

El buque de guerra típico de la edad media fue la galera, perfeccionada por los constructores del área

mediterránea, sobre todo por los constructores de Génova y Venecia. Las galeras variaban en eslora de 30 a 60 m y, por lo general, se impulsaban mediante 20 remos a cada costado, y velas aparejadas en dos o tres mástiles. A partir del siglo XV las galeras se armaban con cañones en el castillo de proa y en la toldilla superior de popa. En los últimos modelos de esta clase de embarcación los cañones se instalaban también para disparar de costado, primero, sobre la borda del buque y, a partir de entonces, a través de agujeros o troneras en la borda. Las galeras de mayor envergadura contaban con tripulaciones de hasta 1.200 hombres.

Naves europeas Las tribus germánicas que ocupaban el norte de Europa en el año 500, diseñaron diversos tipos de nuevas embarcaciones. El barco de comercio típico era ancho y de calada profunda. En un principio contaba sólo con un mástil, pero se le fueron añadiendo más al aumentar su tamaño. Las tribus del norte

lo llamaban knarr. La mayoría de los trayectos comerciales y de exploración de los anglosajones y vikingos se llevaba a cabo en esta clase de navío. Más tarde evolucionó hasta convertirse en una urca, el barco mercante más importante de finales de la Edad Media. Este navío, de profunda calada, se diseñó pensando en una navegación fácil y una gran capacidad de carga.

En el norte de Europa, las batallas navales eran una continuación de los combates terrestres. En la

proa y en la popa de las urcas se construían torres de protección que servían como plataformas de tiro

para los arqueros. Estos disparaban flechas con el objetivo de incapacitar a la tripulación y a los soldados enemigos. Los barcos se aproximaban e intentaban capturarse mutuamente en un enfrentamiento que podría calificarse de combate cuerpo a cuerpo. Las embarcaciones que surcaban estas aguas no tenían capacidad de hundir a otro navío. Hasta el siglo XIV, cuando hizo su aparición el cañón, no existía un arma capaz de dañar seriamente a los barcos y menos de hundirlos. Un ejemplo sería la batalla naval de Sluys, en 1340, en la que participaron unas 400 urcas inglesas y francesas con grandes contingentes de arqueros y soldados. La batalla consistió en aproximarse para poder disparar y luchar cuerpo a cuerpo.

Los cañones principales se montaban en

la

popa

o

en

la

proa de

los barcos. En los laterales se

montaban cañones más pequeños que se utilizaban contra las tripulaciones enemigas. El buque inglés Cristóbal de la Torre, que data de 1406, fue el primer buque construido específicamente para llevar armas. Únicamente a finales de la Edad Media, los barcos empezaron a llevar en los laterales cañones que tenían la capacidad de agujerear los cascos enemigos

32

Los barcos vikingos, drakkar, navegaban impulsados por remos y velas. Se utilizaban más como medio

Los barcos vikingos, drakkar, navegaban impulsados por remos y velas. Se utilizaban más como medio de transporte que como navíos de guerra. Los vikingos no solían luchar desde sus barcos. Cuando lo hacían, unían los barcos para crear una plataforma donde combatir cuerpo a cuerpo. Los barcos vikingos se impulsaron con remos hasta los siglos VIII o IX, cuando al parecer se les añadieron velas. El alcance adicional proporcionado por las velas explica, en parte, por qué los vikingos comenzaron sus invasiones en el siglo IX. El modelo más pequeño de estos barcos, denominado snekkja, tenía 23,8 m de eslora, 5 m de manga y algo menos de 1,8 m de puntal. El barco redondo o skuta, que era ante todo un velero que podía también ser remado, fue el que los vikingos emplearon en sus expediciones a Groenlandia e Islandia, y también fue utilizado por los diversos reyes escandinavos que invadieron las islas Británicas. Los sajones lo adoptaron como defensa contra los invasores.

El curragh irlandés era un barco pequeño utilizado principalmente para el comercio y los viajes entre zonas costeras, pero también podía usarse para navegar por el océano. Este barco estaba construido con

cueros de animales estirados sobre una moldura de madera. El cuero era sellado con un aislante para conseguir impermeabilizarlo. Estos barcos, increíblemente ligeros, se propulsaban con una pequeña vela o

a remo. Cuando hacía mal tiempo, el cuero de la cubierta podía cerrarse para que el agua no entrara en el

barco, llegando a ser relativamente difícil que se hundiera. Los monjes irlandeses exploraron el Atlántico

norte en este tipo de embarcación y llegaron a Islandia mucho antes que los vikingos. Se dice incluso que estos monjes llegaron hasta el Nuevo Mundo. Las Cruzadas provocaron la aparición de barcos nórdicos en el Mediterráneo y el contacto entre marineros y constructores del norte y el sur. Los sureños empezaron a adoptar las características de la urca, incluyendo el casco grande y la vela cuadrada. Los norteños conocieron el compás, el timón de popa

y la vela latina.

Naves chinas Los mejores constructores de barcos de la Edad Media fueron, sin duda, los chinos. El junk familiar de los chinos era muy superior a todo lo que había existido en Occidente durante siglos. Contaban con una excelente combinación de espacio de carga, capacidad de navegación y poderío en el mar. Siendo de hecho una gran caja ligera con fondo plano, el junco carece de tres componentes considerados fundamentales en el resto del mundo: la quilla, la roda y el codaste (elementos elevados en la proa y en la popa). El casco está dividido de forma longitudinal y transversal mediante mamparos o planchas de madera sólidas, formando así compartimentos estancos o herméticos. Estos mamparos, que no se adoptaron en Occidente hasta el siglo XIX, no sólo proporcionan rigidez estructural al barco sino que también lo protegen contra los posibles hundimientos. La falta de quilla se compensa gracias a una pesada espadilla o timón, montado en el eje central a través de un alojamiento estanco en el fondo. El timón puede elevarse o descender. Las velas están compuestas por estrechas bandas horizontales de hilo o de estera, aseguradas cada una a su propia línea o escota de tal modo que cada vela pueda extenderse o plegarse con rapidez. En 1405, el almirante chino Cheng Ho creó una enorme armada de 25.000 hombres y exploró la mayor parte del sudeste del Pacífico y el Océano Índico. Los gobernantes chinos desdeñaron este hecho y sus descubrimientos. Los mejores barcos que existían en el mundo en ese momento fueron sacados del mar y abandonados a la herrumbre.

CONSTRUCCIÓN DE BARCOS

En los puertos son importantes las atarazanas o dársenas, edificios donde se construyen y reparan barcos. Normalmente se localizan en zonas ricas en madera o donde es fácil conseguirla. Para los cristianos, la madera procedía de la ribera norte del Mediterráneo, y estaba prohibida su exportación a los países islámicos bajo severas penas, como la excomunión en los casos más graves. En la península, por ejemplo, Barcelona se surtía de los Pirineos y Valencia de la madera de la Sierra de Albarracín o de Cuenca. Se utilizaba madera de árboles específicos para cada parte del barco: de abeto para los palos, de madera blanca (pino, abeto) para las planchas y los puentes, y de haya y encina para otras partes del barco. Los árabes solían utilizar la madera procedente de coníferas. Reparar un navío consiste en calafatear el casco introduciendo algodón, brea y sebo, sobre todo, alrededor de los clavos que unen los tablones de madera. También se reparan las velas. En cuanto a la construcción, se empieza bien por el casco, lo que exige mucha mano de obra para sujetar con machos las bordas opuestas, bien por la quilla. Se sigue por el armazón. Es imprescindible tener una idea previa del tipo de barco que se va a construir. Se necesita un árbol largo y recto sobre el que se van colo cando, a distancias más o menos calculadas, las

33

Resumen de terminología Náutica Aparejo: Conjunto de palos, vergas, jarcias y velas de un buque.
Resumen de terminología Náutica
Aparejo: Conjunto de palos, vergas, jarcias y velas de un buque.
Arqueo: Tonelaje.
Babor: Lado izquierdo de la embarcación, vista de popa a proa.
Banda: Costado de la nave.
Barlovento: Parte de donde viene el viento.
Bauprés: Palo grueso, horizontal o algo inclinado, dispuesto en la proa para asegurar los estayes del trinquete.
Bodega: Espacio interior del casco de un buque, desde la cubierta inferior hasta la quilla.
Borda: Canto superior de del costado de un buque.
Botavara: Palo horizontal, apoyado en el coronamiento de popa y asegurado en el palo de mesana; sirve para sujetar
la vela cangreja.
Cabo: Cuerda o maroma para distintos usos.
Cangreja: Vela de forma trapezoidal dispuesta sobre un cangrejo.
Cangrejo: Verga que tiene en uno de sus extremos una boca semicircular por donde se ajusta el palo, de modo que
puede correr hacia arriba y abajo de él o girar a su alrededor.
Casco: Cuerpo de la nave exceptuando el aparejo y las máquinas.
Castillo: Parte de la cubierta alta de un buque comprendida entre el palo de trinquete y la proa.
Codaste: Madero grueso opuesto verticalmente sobre el extremo de la quilla inmediato a la popa, y que sirve de
fundamento a toda la armazón de esta parte de buque.
Cofa: Plataforma semicircular dispuesta en un palo para facilitar la maniobra de las velas altas y como punto de
observación.
Compartimientos Estancos: Cada una de las secciones, absolutamente independientes, en que se divide el interior
del buque de hierro, con el fin de conseguir que siga flotando incluso cuando se haya anegado alguna de ellas.
Cuaderna: Cada una de las piezas curvas cuya base encaja en la quilla del buque y desde alli arrancan en dos ramas
simétricas, formando como las costillas del barco.
Desplazamiento: Espacio que ocupa en el agua el casco de un buque hasta su línea de flotación.
Escotilla: Cada una de las aberturas que hay en las distintas cubiertas de un buque.
Eslora: Longitud de una nave desde el codaste a la roda por la parte inferior.
Estay: Cabo que sujeta la cabeza de un palo al pie del más inmediato.
Estribor: Lado derecho de la embarcación, vista de popa a proa.
Foque: Cada una de las velas triangulares dispuestas sobre el bauprés.
Jarcia: Conjunto de cabos de un buque.
Línea de flotación: La que separa la parte sumergida del casco de un buque de la que no lo está.
Manga: Anchura mayor de un buque.
Mástil: Palo.
Mayor: Palo central y más alto en los buques de tres palos; mástil que sostiene la vela principal.
Mesana: Palo más próximo a la popa en los buques de tres palos.
Obra muerta: Parte del casco de un barco que está por encima de la línea de flotación.
Obra viva: Parte del casco de un barco que se encuentra bajo el agua.
Palo: Cada uno de los maderos redondos, fijos más o menos perpendicularmente a la quilla de un buque, destinados a
sostener las vergas que llevan las velas. Los principales son el bauprés, mayor, mesana y trinquete.
Pantoque: Parte casi plana del casco de un buque que forma el fondo junto a la quilla.
Popa: Parte posterior del buque, en la cuál se forma el timón.
Proa: Parte anterior del buque, con la cual corta las aguas.
Puente: Plataforma estrecha y con baranda, que colocada a cierta altura sobre la cubierta, va de banda en banda, y
desde la cual puede el oficial de guardia comunicar sus órdenes.
Quilla: Pieza de madera o hierro que va de popa a proa por la parte inferior del buque y en el que se asienta todo su
armazón.
Roda: Pieza gruesa y curva, de hierro o de madera, que forma la proa de la nave.
Sotavento: Parte opuesta a aquella de donde viene el viento.
Timón: Pieza de madera o hierro, a modo de gran tablón, que, articulada verticalmente sobre goznes en el codaste de
la nave, sirve para gobernarla.
Tonelaje: Capacidad de un buque; se mide en toneladas de registro de arqueo, que equivalen a 100 pies cúbicos o
2.83 metros cúbicos.
Trinquete: Mástil inmediato a la proa en los buques de tres palos.
Vela: Conjunto de piezas de lona o de lienzo fuerte, cosidas de diferentes maneras, que se amarra a las vergas para
recibir el impulso del viento y hacer avanzar la nave. Según su forma y disposición, pueden ser de distintos tipos:
áurica, al tercio, cangreja, cuadrada, de abanico, de cuchillo, latina, etc.
Verga: Pieza de madera dispuesta perpendicularmente al palo, en la que se asegura la vela.

34

varengas que forman las cuadernas. Los grandes se construyen en diques secos y se botan

varengas que forman las cuadernas. Los grandes se construyen en diques secos y se botan con palancas o rodillos. El calafate dirigía la construcción de barcos, supervisando el trabajo de remeros, herreros, veleros y cordeleros.

Construcción de tingladillo En el norte de Europa se desarrolló la construcción de tingladillo o imbricada, sobre todo en el siglo IX y especialmente en Escandinavia. En apariencia, las tablas se separaban del tronco utilizando cuñas o se cortaban y ensamblaban sobre la quilla una tras otra, empezando por la traca de aparadura, que es la más baja. En los barcos y buques vikingos del siglo X y posteriormente, todavía se utilizaban ataduras para asegurar las tablas al armazón. Este método de construcción proporcionaba un casco muy flexible y, sin embargo, con una resistencia muy grande. Los lazos o ligaduras se fueron reemplazando por anclajes, éstos por cabillas y más tarde estas últimas por clavos con los que se fijaba el forro de tablas al armazón. En la construcción de tingladillo las costuras longitudinales del forro se forman solapando o doblando los cantos lo suficiente para permitir una sujeción continua. De esta forma, el forro o tablazón exterior añade resistencia al barco. El armazón se añadía después para conseguir una forma y rigidez adecuadas. En un principio, el armazón se fabricaba cortando madera curvada de forma natural, incluyendo codos de rama o raíz y troncos torcidos.

Construcción con juntas a tope

El entablonado liso o con juntas a tope se desarrolló en la región mediterránea y fue una evolución natural de las embarcaciones construidas por los antiguos egipcios. Como en la construcción de tingladillo, la utilización de cabillas o clavijas precedió quizá al uso de anclajes metálicos entre el armazón y el forro de tablas. El entramado estaba hecho con mamparos o planchas transversales con separaciones casi iguales ligadas a una quilla continua y reforzadas por un par de regalas trazadas de proa a popa.

El problema de fugas en las juntas se solucionaba con alquitrán de madera y material de calafateado tanto en embarcaciones de entablonado liso como en las de tingladillo.

Medidas y modelado Los constructores de barcos primitivos utilizaban a menudo el ancho de la mano, la longitud de su antebrazo y la longitud entre nudillos como unidades de medida. Se utilizaban también palos marcados. Métodos constructivos más avanzados utilizaban gálibos (patrones). Colocaban la quilla, la roda y el codaste sobre picaderos o bloques y se situaba en posición una cuaderna o costilla cualquiera. Los elementos curvos necesarios para la cuaderna se hacían de madera curvada de forma natural o con gálibos, los cuales podían ajustarse para producir barcos de dimensiones variables pero de forma similar. Cuando se colocaba la cuaderna maestra, dos o más listones se aseguraban a cada costado, uno formando la línea de arrufo o borde superior del casco, otro a lo largo de la curva del pantoque (el interior del fondo del casco) y, a menudo, otro en los extremos de las varengas o elementos cortos de la cuaderna que atraviesan la quilla. A veces se colocaban otros listones entre el pantoque y los listones de arrufo, y entre el pantoque y los extremos de las varengas. Se daba forma por separado a cada una de las cuadernas para fijarlas a los listones a intervalos determinados; cuando todas las cuadernas estaban hechas se sacaban los listones y se colocaba el forro de madera. Todas las cuadernas se cortaban de madera curvada de forma natural.

La media maqueta

El desarrollo siguiente en la construcción de barcos fue el uso de los planos y de la media maqueta o medio modelo. Las secciones se formaban mediante curvas compuestas hechas con compases sobre la maqueta de madera; las curvas longitudinales se realizaban de forma arbitraria siguiendo los mismos principios que gobernaron el uso de los listones. Los diseñadores utilizaban gálibos ajustables con la forma de la cuaderna maestra, por lo que un juego de arcos de cuaderna se podía utilizar cambiando los topes para formar todas las cuadernas; este sistema se llamaba modelado total.

La utilización de la media maqueta en lugar de planos a escala se originó en Europa en fechas tempranas; a finales del siglo XVIII se popularizó el tallado de una maqueta a partir de un bloque sólido de madera como método de diseño en carpinterías de ribera y astilleros. La forma de la maqueta era

35

determinada por el juicio y la habilidad del carpintero de ribera. Las secciones para formar

determinada por el juicio y la habilidad del carpintero de ribera. Las secciones para formar los gálibos de las cuadernas, que determinan la forma del casco, se obtenían serrando la maqueta en las posiciones deseadas de cuadernas y trasladando las escalas mediante el trazado de coordenadas de las secciones obtenidas.

TIPOS DE EMBARCACIONES

Embarcaciones medievales anteriores al siglo XV

Embarcaciones medievales anteriores al siglo XV Galera La Galera fue un tipo de buque típicamente

Galera

La Galera fue un tipo de buque típicamente mediterráneo que tiene su origen en los trirremes

romanos. En sus formas definitivas, la galera surge en

el siglo XIV y alcanza su apogeo durante el siglo XVII.

A diferencia de los trirremes, su casco era más

alargado y ligero e iba provisto de castillo de proa y

el alcázar en la popa donde se alojaban los oficiales.

Su movimiento estaba asegurada por mástiles con aparejo latino, en periodos de viento, y por la fuerza de los remeros, llamados galeotes, durante los periodos de falta de viento y, especialmente, durante las batallas. En éstas, la galera se comportaba como una plataforma de combate que era prolongación del combate terrestre. Cuando las galeras quedaban trabadas, la infantería saltaba al abordaje de la nave contraria. Este fue el origen de la infantería de marina, cuya primera unidad (Tercio de Armada) se creó en España durante el reinado de Felipe II. La última gran batalla en las que las galeras fueron empleadas fue la de Lepanto, donde se puso de manifiesto la inferioridad de las galeras frente a la artillería. Sin embargo, la construcción de tales barcos, en España, llegó hasta 1788, fecha en que se construyó la última galera, siendo desarmada en 1800. Francia, España, Turquía y las Repúblicas de Venecia y Génova fueron los países que más uso hicieron de las galeras.

Drakkar

La presencia de los barcos escandinavos era la plaga mas temida por los pueblos europeos, en las primeras horas de la Edad Media. Los vikingos lanzaban cada verano sus ataques con largas embarcaciones capaces de remontar los ríos, hasta casi cualquier ciudad en el interior. Los vikingos noruegos reclamaban para sí, orgullosamente, el nombre de "Hombres del Norte" que genéricamente se refería a los vikingos. Sin embargo este nombre es más amplio y abarca a la península escandinava y Dinamarca. Los navegantes nórdicos, enfrentados con las furias de viento y el oleaje de las mareas invernales desconocidas en el Mediterráneo, construyeron sus barcos de acuerdo con sus necesidades. El diseño era básicamente un casco robusto y alargado capaz de cortar las terribles olas que azotaban los mares del Norte. Los barcos destinados a la guerra eran llamados genéricamente como herskips o "guerreros" e individualmente Drekis o "serpientes ". Se hallaban impulsados por remeros cuyo número oscilaba en función del tamaño de barco. Cada uno de los orificios de los remos podían taponarse con un disco de madera para evitar, cuando sólo se usaba la vela, que entrase el agua por ellos. A los costados solían colgarse escudos coloreados que eran el emblema de los guerreros embarcados. Se ayudaban en la navegación empleando una vela cuadrada que se izaba sobre un mástil abatible. A modo de timones llevaba dos grandes remos situados en las aletas del casco. Para hacernos una idea del desarrollo que alcanzaron estos buques, basta citar dos ejemplos. El primero es el Ormrinn Langi o Larga Serpiente que fue construido durante el reinado de Olaf. Medía 60 metros de eslora, 13 metros de manga y la roda y el codaste se alzaban 5 metros sobre el agua, con una tripulación de 700 hombres. El segundo es el Gran Dragón construido en el Reinado de Canuto el Grande. Medía 100 metros de eslora. Empleaba la fuerza de 120 remeros y su tripulación total era de unos 1.000 hombres. Los vikingos también desarrollaron una especie de "navío acorazado" denominado Jarnbardi. Era una embarcación grande y alargada, reforzada en su línea de flotación por planchas de hierro, y con un poderoso espolón, también de hierro, en la proa. Los vikingos eran unos navegantes experimentados y unos guerreros temibles. Durante varios siglos atacaron y saquearon las costas de Irlanda, los reinos cristianos de Inglaterra, Francia y norte de España,

36

los dominios musulmanes e incluso las costas del Imperio Bizantino. Eran el terror de cristianos

los dominios musulmanes e incluso las costas del Imperio Bizantino. Eran el terror de cristianos y musulmanes y derrotaron varias veces a las escuadras que los califas y reyes enviaron contra ellos. Fundaron reinos en Inglaterra, Normandía, Sicilia y llegaron, navegando por los caudalosos ríos rusos, hasta el mismo centro de Rusia. Su descendientes, los Veregos, fundaron el Gran Ducado de Moscú, origen de la Rusia Actual.

Dromón Después de la caída del Imperio Romano de Occidente, las flotas de guerra prácticamente desaparecieron del Mediterráneo. Los pocos bajeles de guerra que seguían la técnica del trirreme romano, fueron sustituidos, a mediados del S. IX, por el formidable Dromón. Llevaba tres mástiles con velas latinas o triangulares, aunque poseía dos filas de remos manejados por 150 ó 200 hombres; también llevaba un armamento impresionante por lo pesado, como balistas (especie de gigantescas ballestas manejadas por medios mecánicos) y catapultas. En la proa portaba un artefacto de bronce, activado por fuelles, que proyectaba un fuego abrasador, el famoso Fuego Griego, contra las naves enemigas. Su actividad fue destacada en la reconquista de Chipre por el Emperador de Bizancio, Romano V, y su diseño fue copiado por los musulmanes durante las cruzadas.

Coca La coca fue el barco medieval que dominó los mares del Norte y Mediterráneo
Coca
La coca fue el barco medieval que dominó los mares del Norte y
Mediterráneo durante alrededor de cuatro siglos. Por entonces no
existía diferencia entre barcos mercantiles y militares y
la
coca
servía
para
ambos
propósitos,
según
se
necesitara.
Por
motivos
claramente
militares,
para
facilitar la defensa
de
la
nave y el ataque
a

otras, se le añadieron dos construcciones que no eran parte integral del casco, que son los llamados castillos. El de proa se llamaba Castillo propiamente dicho y Alcázar el de popa; eran dos plataformas salientes por las bordas del barco y protegidas por gruesos parapetos que a menudo consistían en verdaderas almenas defensivas imitando a los castillos de tierra de la época. Algunas veces llevaban colgados unos escudos decorados para proteger las plataformas, quizá en remembranza también de las naves vikingas y porque los combates se realizaban arrimando los barcos para que los combatientes, que eran soldados de tierra embarcados, trataran de abordar y conquistar al adversario. El rudimentario sistema de timón a la latina consistía en uno o dos remos largos, en forma de pala, amarrados a los costados del barco, hacia popa. El timonel gobernaba la nave sumergiendo el remo del lado hacia el cual debía acostar (virar o girar). Hacia principios del Siglo XIII apareció una innovación que hizo que el barco fuera mucho más gobernable y se llamó timón a la navaresca. Consistía en suspender el timón en el centro de la popa y ello hizo que la popa misma se transformara y fuera tomando paulatinamente la forma cuadrada que permaneciera sin modificar hasta finales del Siglo XVIII. En un principio se gobernaba el timón con una barra curva que giraba alrededor de la popa y fueron haciéndola más derecha hasta que la montaron en el interior del alcázar y desde su punte el timonel gobernaba la nave con visibilidad. Pero este sistema no era muy eficaz. De allí nació la necesidad de abrir un orificio en la popa, por debajo del alcázar, para pasar el eje del timón, haciendo posible su manejo con una barra horizontal. La tablazón, o sea el entramado con el que se forra el casco de los barcos, se hacía en la coca con tablones que se traslapaban unos sobre otros. Esa técnica típicamente nórdica se llama de tingladillo. Los mercaderes de Barcelona, Génova y Venecia utilizaron profusamente este tipo de barco y llevaron al montaje de armas más pesadas a bordo, atrayendo la atención de los astilleros a mejorar y a consolidar las técnicas constructivas. Hasta finales del Siglo XIII, la coca tenía un solo palo, de una sola pieza de madera y, colocado en el centro del casco, sostenía una gran vela cuadrada. Aparece un segundo palo llamado de trinquete para reforzar la arboladura y la superestructura de la coca y rápidamente se complementa con un tercer palo, más pequeño que se llamó de mesana. Es entonces cuando nace el

37

primer barco de tres palos con características de gobernabilidad muy superiores, debido a los velámenes

primer barco de tres palos con características de gobernabilidad muy superiores, debido a los velámenes de proa y popa. La gran vela cuadra del palo mayor, al centro, conservó la propulsión como su función principal. En el siglo XIV la coca aparejaba hasta cuatro mástiles y fue el tipo de buque predominante hasta la aparición de la Carraca. Las innovaciones militares, como la artillería, fue adoptada en las cocas que llegaron a portar hasta 10 bombardas.

Nombre: Nuestra Señora

Construcción: 1275 Desplazamiento: 196 toneladas Eslora: 27 metros Armamento: 2 bombardas Tripulación: 80 remeros, 120 soldados y 24 marineros.

La Nuestra Señora era una coca perteneciente a la Corona de Castilla y destinado a servir de protección a los barcos mercantes en su tránsito hacía Flandes y los países nórdicos. La arboladura era de dos palos; uno, el de mesana, situado hacia proa y aparejado con una vela cuadrada; el mayor, situado ligera hacía popa, portaba una gran vela latina o triangular. Veinte remos a cada costado aseguraban su desplazamiento en periodos de poco viento y ayudaban en las maniobras de aproximación a los barcos enemigos. Su timón era de tipo nórdico y consistía en dos remos largos y grandes situados a cada costado del barco.

tres
tres

Jabeque

Como perfeccionamiento del Dromón Bizantino y de la galera, surge en el siglo XV el jabeque a partir de la tártara, que era un pequeño barco pesquero de dos velas latinas. Este navío fue adoptado por los corsarios argelinos y tunecinos en sus incursiones contra las costas y la navegación cristiana en el Mediterráneo. Inicialmente el jabeque berberisco era propulsado por remos y velas, aunque era la vela el sistema preferido de navegación, empleando los remos únicamente para maniobras de puerto o en caso de calma chicha. A finales del siglo XVII los corsarios magrebíes modifican la estructura del jabeque suprimiendo los remos dando lugar a un buque de casco alargado, fácil

de

mástiles que llevaban como aparejo velas latinas o triangulares. Lo más característico era la inclinación hacia delante del palo de trinquete.

maniobrar

y

de

poco

calado,

con

Embarcaciones medievales en el siglo XV

Carraca o Nao La Carraca hizo su aparición en la primera mitad del siglo XV en los países meridionales de Europa como evolución de la coca de tipo nórdico. España y Portugal, en pleno periodo de expansión marítima, necesitaban un tipo de barco más robusto y grande para comerciar y proteger las rutas comerciales hacia Flandes y el Mediterráneo y, más adelante para atravesar el Atlántico. La coca nórdica era insuficiente para tales propósitos por lo que se incorporaron modificaciones estructurales que dieron lugar a la Carraca. El casco tenía un castillo de proa que, a diferencia de la coca, no era una estructura superpuesta al casco, sino que formaba parte de él integrándose perfectamente y que no sobresalía por los costados. Tenía mayor altura que los castillos anteriores y, en muchas ocasiones, podían colocarse varios puentes superpuestos. La misma estructura era aplicada al Alcázar de popa compuesto de dos o más puentes llamados alcazarillos, englobados en la estructura de la nave, donde se instaron inicialmente los cañones. Las carracas tenían un casco ligeramente más redondeado que las cocas e incorporaron por primera vez los tres palos. El trinquete y el mayor con velas cuadradas (inicialmente una cada palo) y el mesana una vela triangular. En las carracas más evolucionadas se añadió un cuarto palo a popa llamado contramesana con velas latinas. A medida que transcurrieron los años el velamen se complicó añadiendo nuevas velas cuadradas a los dos primeros palos. Esta estructura vélica dificultaba la navegación con viento de bolina pero facilitaba la de viento de través y de popa. En estas naves se introdujo también una innovación en la disposición de la artillería. Por primera vez se abrieron las portas en los puentes los que permitía la

38

instalación de los cañones en batería, uno al lado de otro, aumentando el poder de

instalación de los cañones en batería, uno al lado de otro, aumentando el poder de la andanada. Esta solución fue empleada luego en los barcos de guerra como las últimas carabelas, los galeones, y los navíos de línea. Este navío, denominado en España Nao, tuvo una gran difusión tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico y junto con la carabela permitió que se llevaran a cabo los grandes descubrimientos de los siglos XV y XVI.

Nombre Galicia

Construcción: hacia 1400 Desplazamiento: 260 toneladas Eslora: 27 metros Armamento: 8 pedreros de bron ce Tripulación: 52

La Galicia fue una de las primeras carracas construidas para la Corona de Castilla y León. Es aún una transición entre la coca y la Carraca pero ya presenta el aparejo típico de las carracas y los castillos integrados en el casco, aunque sin la complejidad de las carracas posteriores. En un época en que los buques de guerra aún no se diferenciaban de los mercantes, la Galicia montaba cañones pedreros en las bordas. En aquel periodo los cañones se fabricaban de varias piezas con duelas de bronce, hierro o latón y se denominaban con nombres fantásticos:

serpentines, falconetes, gerifaltes o bombardeadoras. Más adelante los cañones se fabricaban de una sola pieza que disparaban proyectiles de 6 a 68 libras de peso, de ahí la clasificación de los cañones. Los cañones iban montados sobre fustes formados por dos horquillas verticales unidas por una transversal.

Nombre: Santa Catalina do Monte Sinai

Construcción: 1515 Desplazamiento: 560 toneladas Eslora: 39 metros Armamento: 140 cañones de bronce Tripulación: 240 marineros y 300 soldados

Esta Carraca portuguesa fue una de las últimas construidas de gran tonelaje y una de las más potentemente armadas. La Santa Catalina tenía 6 puentes de los que cinco pertenecían al castillo y al alcázar donde se alojaban los cañones. La

arboladura era la clásica de cuatro palos en las carracas pero las velas se alejaban bastante de las habituales. El sistema de maniobra del timón suponía un avance respecto de sus predecesores. Hasta entonces, el timonel tenía que empujar

directamente

la

caña

del

timón.

En

el

Santa

Catalina

se

introdujo

un

sistema

de

poleas

y

cuerdas

de

cáñamo

que

actuaban directamente sobre el timón facilitando la labor al timonel.

Galeón En el siglo XII se denominaba galeón a un galera pequeña y rápida que realizaba labores de exploración. Como evolución de la galera y para aprovechar su maniobrabilidad surge, a mediados del siglo XVI, el galeón que durante 150 años fue el buque de guerra por excelencia. Respecto a la Carraca el galeón se diferenciaba por sus grandes proporciones. El espolón de las galeras había perdido sus funciones ofensivas y, ahora, sobreelevado en la proa, servía para apoyar el largo bauprés. Las superestructuras del alcázar y del castillo seguían siendo altas pero de menores proporciones que en la Carraca y más estilizadas, especialmente en el castillo de proa. Las baterías artilleras principales se localizaban en dos o tres puentes bajo cubierta y, en el castillo y los alcazarillos, se ubicaban las piezas menores. Un galeón del siglo XVI tenía unos 45 metros de eslora que se incrementó con el paso de los años. Su arboladura estaba compuesta por tres palos. El mesana tenía tres velas cuadradas de las que la más baja servía para equilibrar la gran gavia del palo mayor. Éste último aparejaba tres velas cuadradas en la que la vela inferior o gran gavia representaba casi la mitad de velamen. El trinquete tenía una vela latina y, sobre ésta, una vela cuadrada. En los más grandes existía un cuarto palo a popa llamado contramesana o buenaventura con una vela triangular cuyos cabos o escotas se fijaban en un asta horizontal que sobresalía por popa y se denominaba botalón. En el bauprés portaba una vela cuadrada de cebadera a la que se unió, a finales del XVI, la vela denominada contracebadera. Las grandes flotas españolas, francesas, holandesas e inglesas estaban equipadas con un gran número de galeones. Las técnicas constructivas de los galeones variaban según los países pero, por regla general, Inglaterra estaba por detrás de españoles, franceses y holandeses. A mediados del siglo XVII el galeón evolucionó hacia barcos más grandes, con menor

franceses y holandeses. A mediados del siglo XVII el galeón evolucionó hacia barcos más grandes, con

39

ornamentación y mayor eficacia y potencia de fuego; esta evolución hacia lo que sería el

ornamentación y mayor eficacia y potencia de fuego; esta evolución hacia lo que sería el navío de línea era ineludible para hacer frente a las mayores exigencias de la guerra, por eso algunos galeones como el sueco Wasa, apenas se distinguían de los grandes navíos del XVIII. El galeón está íntimamente vinculado a la historia de España ya que de sus arribadas regulares a los puertos españoles, provenientes de las Indias, dependía la economía española para sostener las frecuentes guerras en Europa a fin de mantener la posición como primera potencia mundial. Esta dependencia desvió la guerra hacia el mar ya que el resto de las potencias se dedicaron a interceptar los envíos de oro a España como forma de impedir el esfuerzo de guerra español. En el Pacífico, el galeón de Filipinas era el encargado de mantener la comunicación entre Manila y los puertos mejicanos y, a través de éstos, con España.

Nombre: San Martín

Construcción: 1567 Desplazamiento: 1000 toneladas Eslora: 37 metros Armamento: 18 culebrinas de 18 libras; 22 medias culebrinas de 9 libras y 12 cañones pequeños en dos puentes y alcázar. Tripulación: 117 marineros y 300 soldados

El San Martín era el buque insignia de

Pérez

de

El

San

izaba

Guzmán,

Martín

la

la

Armada Invencible e

Alonso

la

escuadra de galeones de Levante que, junto a las escuadras galeones de Guipúzcoa, Vizcaya, Castilla, Andalucía y las escuadras de jabeques y galeazas, eran el núcleo de la flota española de

Sidonia.

insignia de D.

de

parte

Medina

de

Duque

formaba

la época. A ella se unieron las galeras de la flota de Portugal en su aventura inglesa. Más de 130

barcos,

partieron

soldados

8000

a

marineros

la

y

19.000

de

conquista

Inglaterra.

Navegaban hacia Holanda para recoger a los Tercios de Flandes y castigar la constante piratería inglesa contra los barcos y las costas españolas. La Invencible penetró en el Canal de La Mancha en perfecta formación navegando hacia Flandes para recoger a los Tercios de Alejandro Farnesio. En varias ocasiones los ingleses, que en esa época tenía una flota de 193 barcos de guerra, intentaron interceptar a los españoles sin éxito a lo largo del Canal, especialmente durante el combate de Plymouth. Para entonces los ingleses habían disparado 100.000 balas de cañón sin hundir nada. Cuando la Armada Invencible fondeó en Gravelinas, los ingleses intentaron el ataque en toda regla con brulotes; ni uno dio en el blanco. A pesar del mito, el resultado de las acciones inglesas no fue nada halagüeño para los ingleses ya que no lograron hundir ningún barco. Sólo pudieron capturar 6 desarbolados por las tormentas, permaneciendo indemne el grueso de la flota española. Sin embargo se había producido un vuelco en la situación estratégica porque en Flandes los Tercios tenían que hacer frente a una nueva insurrección. Al no contar con tropas de tierra para la invasión, y haberse gastado casi toda la pólvora, el Duque de Medina Sidonia, ordenó regresar a España bordeando las costas de Escocia e Irlanda, en una peligrosa odisea que hizo naufragar varios barcos.

Nombre: San Juan

Construcción: 1576 Desplazamiento: 970 toneladas Eslora: 40 metros Armamento: 18 culebrinas de 18 libras; 10 medias culebrinas de 9 libras; 20 cañones menores en dos puentes y alcázar Tripulación: 119 marineros y 70 soldados

El

San

Juan formaba parte de la Flota de

Galeones de Castilla. Después de la Batalla de

Gravelinas la Armada Invencible hubo de regresar a España bordeando las costas inglesas del Mar del Norte. Al poco de superar las Islas Orcadas, estalló una violenta tormenta en cuyo transcurso encallaron y se perdieron 25 galeones. Casi sin alimentos y agua, algunos buques, como el San

Juan,

costas irlandesas para

aprovisionarse de lo imprescindible para continuar

hacer operaciones de

desembarco

tuvieron

en

que

el viaje. En varias ocasiones, al llegar a tierra tuvieron que combatir con las tropas inglesas. Al final llegaron a las costas gallegas la mayoría de los barcos de la Invencible, sólo treinta galeones, tres galeazas y una galera se perdieron. No fue tan gran desastre. Como curiosidad histórica hay que señalar que las tripulaciones españolas que naufragaron y alcanzaron tierra fueron apaleadas y asesinadas por las tropas inglesas pereciendo de esta manera unos 1500 hombres.

40

Galeaza A finales del siglo XV, las naves comienzan a aventurarse en el Atlántico. La

Galeaza

A finales del siglo XV, las naves comienzan a aventurarse en el Atlántico. La galera de remos mediterránea no podía navegar en el tormentoso océano y carecía de gran capacidad de transporte para largas travesías. Por ello surgió la galeaza que era una especie de fragata artillada dotada de remos. La galeaza supuso el esfuerzo por adaptar la galera a los tiempos de la artillería. A diferencia de la galera, la galeaza era más pesada y robusta, con mayor número de mástiles y dotadas de potentes cañones que asomaban por orificios practicados en las bordas, las cuales sobresalían del casco para permitir la colocación de la artillería. Algunas de estas naves formaron parte de la Escuadra Invencible. Dejaron de construirse a principios del siglo XVIII.

Dejaron de construirse a principios del siglo XVIII. Carabela En el siglo XIV se denominaba carabela

Carabela

En el siglo XIV se denominaba carabela a pequeños barcos de pesca o comercio de cabotaje dotados de velas

y remos que hacían las rutas del Mediterráneo y costas

subatlánticas. El paso de esta clase de barcos a las carabelas que afrontaron los peligros de la navegación en el Océano Atlántico fue gradual. A principios del siglo XV era un barco de casco redondeado, de 25 a 50 toneladas y dotado de puentes en las unidades mayores. El aparejo inicial solía ser de velas latinas aunque, más tarde, se aplicaron también velas cuadradas. La técnica constructiva era la típica mediterránea, es decir, de tablazón superpuesto, alineados borde con borde. En la construcción de la carabela se aplicaba la regla 3:2:1, esto es, que la eslora era tres veces el calado de buque y dos veces la manga. A mediados del siglo XV comienza la era de oro de la carabela alcanzando las 200 toneladas y experimentando una evolución en la superestructura que montaba ya castillo de proa y alcázar en la popa donde se instalaron los cañones que comenzaban a generalizarse en las flotas de guerra. En esta época se refuerzan las diferencias entre la carabela latina, con velas triangulares y sin castillo de proa, y la carabela de velas cuadradas con ambos castillos y velas cuadradas. Es en esta época cuando algunas carabelas comienzan a montar un cuarto palo. Era un barco apto para navegar de bolina y en zonas de bajíos por su excelente maniobrabilidad. La carabela presentaba, no obstante, algunos inconvenientes. El frágil casco de las carabelas sufría constantes averías en el casco, especialmente en la arboladura, cuyos mástiles o vergas se quebraban con relativa facilidad y las juntas del casco se abrían con cierta frecuencia provocando filtraciones de agua de bastante importancia por lo que, en muchos casos, eran desmantelados nada más llegar a puerto después de largas navegaciones, al ser casi imposible repararlos. A pesar de todo, esta clase de buques fue la que llevó el mayor peso en la época de los descubrimientos, soportando tempestades e iniciando las rutas entre Europa y América o Europa y Asia a través del Cabo de Buena Esperanza.

Los navegantes portugueses fueron los Nombre: San Rafael Construcción: 1400 Desplazamiento: 53 toneladas Eslora:
Los
navegantes
portugueses
fueron
los
Nombre: San Rafael
Construcción: 1400
Desplazamiento: 53
toneladas
Eslora: 21'5 metros
Armamento: 4 culebrinas
Tripulación: 30
primeros en intentar llegar a las Islas de las
Especias o Islas Molucas, situadas en
los mares de Borneo. Para ello
bordeaban las costas de África y
doblando en Cabo de Buena
Esperanza se adentraban
por
el
Indico
para
comerciar
con
las
especias
evitando
el
control que de las rutas terrestres tenía el Imperio Turco.
Para lograr esto era preciso primero explorar las costas
africanas. Entre las múltiples expediciones ordenadas por el Rey
de Portugal, Enrique el Navegante, figura la realizada en 1434 por
Alonso Gonçalves por las costas de los actuales Marruecos, Mauritania

y Sahara. El San Rafael formaba parte de esta expedición y por primera vez en las expediciones

portuguesas, tuvo que combatir con los habitantes de la denominada Bahía de los Caballeros, cerca del cabo Bojador.

41

Nombre: Extremadura Construcción: 1511 Desplazamiento: 228 toneladas Eslora: 35 metros Armamento: 24 culebrinas de 9

Nombre: Extremadura

Construcción: 1511 Desplazamiento: 228 toneladas Eslora: 35 metros Armamento: 24 culebrinas de 9 libras Tripulación: 86 marineros y 120 soldados

La Extremadura era una carabela española de gran porte para las

de su época y formaba parte de la escuadra de levante. En esa época los corsarios berberiscos estacionados en las costas de Argel y Túnez,

con

comercial y para las villas y pueblos costeros, víctimas de los saqueos. Para poner coto a los desmanes el Emperador Carlos V ordenó la ocupación de Argel, centro de operaciones de gran corsario berberisco Barbarroja. El 24 de agosto de 1517, una flota de 50 galeras y 400 barcos entre mercantes y de guerra de España, Nápoles, Génova, Estados Pontificios y de la Orden de Malta se presentó ante Argel. Mientras desembarcaban las tropas para ocupar la ciudad, una fuerte tempestad se desencadenó haciendo naufragar más de 40 barcos e impidiendo el buen resultado de la expedición. Entre los hundidos figura el Extremadura.

sus

veloces

jabeques,

eran

un

peligro

para

la

navegación

LOS BARCOS DE LAS GRANDES EXPEDICIONES

Los siglos XV y XVI fueron una época de descubrimientos. Gracias a las grandes exploraciones de españoles y portugueses se amplió el mundo conocido. Muchas veces la falta de interés de los gobiernos era suplida por el arrojo y la curiosidad de los descubridores. A la carabela y a la Carraca podemos atribuir la condición de primeros veleros oceánicos. De hecho, dos de los buques de Colón, la Pinta y la Niña eran Carabelas. La otra, la Santa María, era una Carraca aunque indebidamente se la califique como carabela. Eran también carracas los barcos de Vasco de Gama en su ruta a la India y las naos de Fernando de Magallanes, explo rador del pacífico. La utilización del timón vertical colocado a popa y el empleo de la brújula, unido a las innovaciones técnicas de ambas clases de navíos, abrieron al hombre europeo nuevas rutas comerciales y de conquista. Los grandes descubrimientos y las nuevas rutas comerciales intensificaron la navegación atlántica dejando en un segundo plano las históricas rutas mediterráneas. La Carraca, al igual que la carabela, transportaban ahora el oro y la plata americanas, las pieles y las piedras preciosas. Prosperaron puertos como Oporto, Coruña, Bilbao, Nantes, La Rochela, El Havre, Bristol o Southampton. Sevilla y Lisboa se convirtieron en los puertos de mayor tráfico y en donde convergían los mercaderes de toda Europa.

Las naves del Nuevo Mundo

Niña

Tipo: Carabela de velas latinas Construcción: Sin fechar Desplazamiento: 52,72 toneladas Eslora: 21,44 m Manga: 6,44 m Calado: 1,78 m Tripulación: 20

La Niña era una carabela de velas latinas que pertenecía a los hermanos Pinzón antes de formar parte de la expedición. Las velas de la Niña carecían de rizos, por lo que no tenían sistema de cabos que permitiera reducir la superficie en caso de fuerte viento. Las jarcias que sostenían los palos estaban enganchadas en los costados del barco. La Niña carecía de castillo de proa mientras que el alcázar era bastante pequeño. Es posible que, durante la ida del primer viaje, la Niña fuera convertida en Carabela de velas cuadradas durante la escala en Canarias. Formó parte de las tres primeras expediciones de Colón recorriendo en el transcurso de tales viajes más de 25.000 millas náuticas. Como anécdota hay que señalar que la Niña fue capturada por los corsarios berberiscos a la vuelta del segundo viaje. La reacción de la tripulación permitió liberar la embarcación que regresó a Cádiz para intervenir en el tercer viaje.

Pinta

Tipo: Carabela de velas cuadradas Construcción: Sin fechar Desplazamiento: 50 toneladas Eslora: de 18,25 a 23,60 m Manga: de 5,80 a 6,30 m Calado: de 1,60 a 1,85 m Tripulación: 25

La Pinta fue alquilada por Colón a Gómez Rascón y Alonso Quintero. Era una carabela nórdica de velas cuadradas con un velamen muy sencillo. Los palos de mesana y mayor iban aparejados con una vela cuadrada de grandes dimensiones, en tanto que el trinquete portaba una vela latina. La principal característica de esta carabela era su velocidad, hasta el punto que Colón, en su diario de a bordo hacía referencia a que en una noche había navegado a 15 nudos. Una milla de entonces equivale a 0'8 millas náuticas actuales por lo que su velocidad sería de unos 11 nudos, la misma que un carguero medio de la actualidad.

42

Santa María Tipo: Carraca de tres palos Construcción: 1480 Desplazamiento: 51,3 toneladas Eslora: 23,60 m

Santa María

Tipo: Carraca de tres palos Construcción: 1480 Desplazamiento: 51,3 toneladas Eslora: 23,60 m Manga: 7,92 m Calado: 2,10 m Armamento: 4 bombardas de 90 mm, culebrinas de 50 mm, ballestas y espingardas sin determinar. Tripulación: 39

La Santa María no era una carabela, en contra de lo que dice la tradición. Se trataba de una Carraca (nao en el lenguaje náutico español de la época). Con sus tres palos era una Carraca menor construida, al parecer, en Santander y propiedad de Juan de la Cosa. De acuerdo con las normas de estiba de entonces, la Santa María podía llevar una carga de 106 toneladas de entonces (51 toneladas actuales ). En el palo mayor aparejaba dos velas cuadradas: la mayor con una cruz roja en el centro y una vela de gavia. El trinquete portaba una sola vela cuadrada y el palo de mesana aparejaba una vela triangular latina. Del bauprés colgaba una vela de cebadera. La Santa María se perdió en aguas del Caribe durante el primer viaje.

Las Naves Portuguesas de Vasco de Gama

Sao Gabriel

Tipo: Carraca de tres palos Construcción: Hacia 1475 Desplazamiento: 250 ton Eslora: 32 metros aproximadamente Armamento: 20 culebrinas de hierro Tripulación: 46

La Carraca San Gabriel fue el buque insignia de Vasco de Gama en su expedición a la India. Vasco de Gama partió de Lisboa el 8 de julio de 1497 y llegó a Calicut el 18 de mayo de 1498 abriendo una ruta comercial a lo largo de la costa de África que, bordeando el cabo de Buena esperanza, atravesaba el Índico hasta la India. Con la apertura de esta ruta, las antiguas caravanas que atravesaban Asia perdieron su importancia. Junto a la San Gabriel navegaban la Carraca San Rafael y la carabela Berrio. El San Rafael hubo de ser incendiado en el viaje de vuelta por falta de tripulantes diezmados por el escorbuto.

Las Naves de Magallanes

Victoria

Tipo: Carraca de cuatro palos Construcción: Hacia 1500 Desplazamiento: 100 toneladas Eslora: 28 metros Armamento: 10 culebrinas Tripulación: 43

El 20 de septiembre de 1519 zarparon de Sanlucar de Barrameda los cinco barcos que componían la expedición de Fernando de Magallanes. Las cinco carracas eran la Trinidad (insignia de

Magallanes ), Concepción, San Antonio, Santiago y Victoria. La expedición de Magallanes bordeó las costas del Brasil y Argentina hasta entrar en el estrecho de Magallanes. El primer barco que

penetró en el Pacífico, a través de esta nueva ruta, fue

la

Concepción. En esta etapa, la expedición fue abandonada por el San Antonio que regresó a España. La nao Santiago se perdió durante la exploración del río Santa Cruz, en Sudamérica. Adentrados los otros tres barcos en el Pacífico, llegaron a las Filipinas donde Magallanes

fue muerto por los indígenas. A su muerte tomó el mando Juan Sebastián Elcano, que ordenó regresar a España atravesando el Índico. Durante el viaje de vuelta la Trinidad fue apresada por los portugueses, en lucha con España por el control de las islas Molucas, y la Concepción hubo de ser incendiada al doblar el Cabo de Buena esperanza, por carecer de suficientes tripulantes. Sólo la Victoria, con 18 tripulantes y 4 indígenas filipinos, regresó a España en el primer viaje en que se dio la vuelta al mundo

43

EL ARTE DE LA NAVEGACIÓN Durante la Edad Media, los viajes por mar se realizaban

EL ARTE DE LA NAVEGACIÓN

Durante la Edad Media, los viajes por mar se realizaban cerca de las costas, pues no existía una manera de orientarse cuando se alejaban de tierra firme. El grado de avance de la astronomía limitaba las posibilidades de los navegantes marinos, puesto que no contaban con documentos que los guiaran y mantuvieran ubicados sin desviarse de su ruta. Además, por el desconocimiento de lo que pudiera hallarse, circulaban una serie de leyendas y supersticiones sobre monstruos marinos, lo que provocó que muy pocas tripulaciones se animaran a navegar mar adentro. Estas ideas se debían al atraso en los conocimientos astronómicos y geográficos. Se creía, por ejemplo, que la Tierra era plana y a su vez el centro del sistema solar. Se desconocían las dimensiones del océano Atlántico y se ignoraba lo que pudiera haber después de él. La astronomía es una de las ciencias más antiguas, ya que empezó a recibir aportes desde los tiempos de las primeras civilizaciones agrícolas: Mesoamérica, Mesopotamia, Egipto, India, China y Fenicia, cuyos

habitantes (conocedores de la posición de muchas estrellas, los eclipses, los cometas, el movimiento y las fases de la Luna) orientaron su vida y sus trabajos agrícolas por un calendario solar que marcaba las estaciones del año. La brújula y el astrolabio fueron dos instrumentos que facilitaron la navegación. Se podía conocer el rumbo de la nave ya que la brújula señalaba el norte. El astrolabio, a su vez, permitía conocer la posición del barco en relación con las estrellas. Las observaciones de Copérnico y Galileo acerca de la redondez de la Tierra y del heliocentrismo, las maravillas narradas por Marco Polo en sus libros acerca del Oriente, y todos los adelantos existentes, motivaron a muchos viajeros para intentar explorar tierras lejanas.

a muchos viajeros para intentar explorar tierras lejanas. evolucionó, se crearon embarcaciones más ligeras llamadas

evolucionó, se crearon

embarcaciones más ligeras llamadas carabelas que acortaban el tiempo de las travesías. Asimismo, el desarrollo de la cartografía fue otro elemento que favoreció el avance náutico. En Europa, durante los siglos XII y XIV, no hubo mapas que representaran con fidelidad los lugares que estaban fuera y los existentes tenían grandes errores. Sin embargo, un buen piloto, mezcla de experiencia y sentido de la orientación, era capaz de estimar su rumbo con una precisión sorprendente. No solía equivocarse más de un cinco por ciento en travesías largas, salvo que sufriera alguna tormenta y se despistara.

La

técnica

también

Navegación de cabo taje y de altura

En contraste con la navegación de cabotaje propia del Mediterráneo, en que un marinero almorzaba en un puerto y cenaba en otro, navegando siempre cerca de tierra, los viajes de altura eran lo contrario:

muchos días, a veces hasta meses, sin pisar tierra, y comiendo la mejor de las veces bajo un balanceo monótono. Esta fue la manera frecuente de navegar por el Atlántico y en la que portugueses y castellanos serían maestros. Para adentrarse en el océano y practicar una navegación de altura con ciertas garantías, fue muy conveniente poder disponer, en primer lugar, de una embarcación resistente al oleaje, fuerte y bravo, del Atlántico, ya que ni servían las galeras movidas a remo, de bajo bordo y excesiva tripulación, ni tampoco los veleros redondos, lentos y poco manejables; la solución ideal sería la carabela. En segundo lugar, se hizo necesario estudiar y conocer las condiciones físicas del mar, los vientos y corrientes que reinaban en cada lugar para aprovecharlos al máximo y marcar las rutas más favorables. Por último, resultó imprescindible manejar todo tipo de instrumentos que ayudasen a orientarse en medio del ancho mar, localizar con la máxima precisión las tierras que se iban descubriendo y asegurar el regreso a los puertos de origen.

La navegación astronómica

La dependencia comercial que iba adquiriendo Europa de sus colonias en Asia y América hacían de la navegación oceánica un medio imprescindible para las grandes potencias marítimas. Cuando se navegaba

44

por el Mediterráneo, en el que es difícil pasar mucho tiempo sin avistar puntos reconocibles

por el Mediterráneo, en el que es difícil pasar mucho tiempo sin avistar puntos reconocibles de la costa, cualquier marino experimentado no encontraba problema alguno en arribar su nave a buen puerto. Pero las cosas cambiaban al surcar el océano, donde son muy escasas las señales fijas, y la mayoría de ellas sólo pueden ser percibidas por el observador experimentado que ya ha estado allí anteriormente. El vacío y la homogeneidad del mar, la abrumadora monotonía de la superficie de los océanos, hizo que los marineros buscasen instintivamente orientación en el cielo, en el sol, la luna y las estrellas. No es extraño que la astronomía se convirtiese en auxiliar del marinero, y que la era de los grandes descubrimientos geográficos anunciara la era de una nueva astronomía (Copérnico, Kepler, Galileo). Durante el siglo XVI se desarrolla y perfecciona la denominada "navegación astronómica", que se basaba en el conocimiento de los astros para determinar la posición del barco. De entre los cuatro elementos clásicos necesarios para el pilotaje de un barco (latitud, longitud, rumbo y distancia), sólo la primera, sin embargo, podía determinarse recurriendo a los astros. Ya en el primer tercio del quinientos se habían propuesto dos procedimientos para obtener la longitud, uno de ellos el empleo de relojes, el otro dependiente de la posición de la Luna. Pero la relojería de la época estaba lejos de poder suministrar máquinas suficientemente exactas y la predicción del complejo movimiento lunar con la puntualidad requerida era algo que por entonces se hallaba fuera del alcance de los astrónomos. La cuestión quedó en suspenso hasta el siglo XVIII.

Medidas de posición Entre tanto, se consolidó lo que entonces de denominaba el "arte de navegar". En él, el rumbo que seguía el buque, trazado sobre la carta náutica, venía señalado por la aguja magnética de la brújula; la cuenta de la distancia recorrida dependía, fundamentalmente de la experiencia del piloto: llegaba a calcular a ojo la velocidad de un navío con sólo mirar las burbujas de la estela, las algas flotando inmóviles, o la costa que divisaba a lo lejos; la latitud se obtenía mediante la observación, con algún instrumento apropiado, de la estrella polar o de la altura meridiana del Sol; y la longitud se deducía sobre la carta náutica a partir de los datos anteriores. Con ellos se "echaba el punto" sobre la carta, se obtenía el lugar concreto en donde se hallaba el buque en un momento determinado. En realidad se obtenían tres puntos distintos, que con frecuencia no coincidían demasiado: el de "fantasía", mediante el rumbo y la distancia; el de "escuadría", con el rumbo y la latitud; y el de "fantasía y altura", con la latitud y la distancia. El discriminar entre ellos para tratar de averiguar la verdadera posición del barco quedaba a cargo del buen juicio del piloto. A pesar del aparente rigor con que se planteaban los procedimientos del pilotaje, pese al recurso de la geometría para resolverlos, se solían cometer graves errores. La dirección indicada por la aguja magnética dependía de la posición del barco, y variaba con el tiempo de una manera impredecible. Además, por otra parte, la presencia cercana de partes metálicas del buque o la misma costumbre de llevar dos agujas, una al lado de la otra, introducía importantes perturbaciones que sólo comenzaron a investigarse en las últimas décadas del siglo XVIII.

introducía importantes perturbaciones que sólo comenzaron a investigarse en las últimas décadas del siglo XVIII. 45

45

Otras fuentes de errores provenían de la misma carta náutica. Cuando se generalizaron los viajes

Otras fuentes de errores provenían de la misma carta náutica. Cuando se generalizaron los viajes transoceánicos, fue preciso representar sobre un plano una considerable porción de la esfera terrestre. Las "cartas planas" empleadas, entrecruzadas por paralelos y meridianos equidistantes, constituían un representación incorrecta, dado que los meridianos convergen en los polos. Además, era preciso poder representar una línea de rumbo constante, que corta a los meridianos siempre con el mismo ángulo, mediante una línea recta. La proyección ideada por Mercator en 1555 vendría a resolver el problema, si bien su uso tardaría bastante en extenderse.

La medida de la Latitud La simple observación del cielo nocturno había revelado desde la antigüedad la existencia de ciertas regularidades en el movimiento de los astros. Las estrellas fijas y la Vía Láctea (esa banda brillante de aspecto nebuloso que atraviesa el cielo) parecían moverse durante la noche como si estuvieran rígidamente unidas a una bóveda invisible que girase alrededor de un punto fijo en el cielo, el Polo Norte celeste. Por las observaciones realizadas desde distintos puntos de la superficie terrestre podía deducirse que esta bóveda era como una gran esfera que rodeaba a la propia Tierra esférica. Ya los griegos estaban familiarizados con el hecho de que la "esfera celeste" hipotética que contenía a las estrellas parecía girar uniformemente de Este a Oeste volviendo a su punto de partida cada veinticuatro horas. Nos referimos a este movimiento como rotación diurna. Naturalmente, ahora sabemos que es la Tierra, y no las estrellas, la que gira alrededor de su eje cada veinticuatro horas y que la apariencia de la estrellas distribuidas sobre una enorme esfera es una ilusión óptica. Cuando los hombres se dispusieron a explorar los océanos descubrieron que era más necesario que nunca conocer bien los cielos. Tenían que situarse en la latitud norte o sur del ecuador y en la longitud este u oeste de algún punto convenido. Pero siempre fue mucho más difícil determinar la longitud que la latitud, lo cual explica por qué se tardó tanto en descubrir el Nuevo Mundo. Una primera forma de medir la latitud, tal y como lo hacían los griegos, era mediante la determinación de la altura de la estrella polar sobre el horizonte, aunque para una medida más precisa de la latitud se utilizaba como referencia la altura del sol cuando éste se encuentra en el punto más alto de su trayectoria sobre cielo, es decir, justo en el mediodía solar. Pero, ¿cómo se determinaba el momento preciso del mediodía solar? La solución consistía en empezar a hacer varias medidas de la altura del sol algún tiempo antes del mediodía y continuar midiendo hasta estar seguros de que el sol comienza a bajar.

El problema de la medida de la longitud en el mar

Para la medida de la longitud se requiere un reloj preciso. Todos los lugares de la Tierra experimentan,

a causa de la rotación del planeta, un día de veinticuatro horas por cada vuelta completa de 360º. La Tierra, a medida que gira, hace que sea mediodía en diferentes lugares sucesivamente. Cuando en Estambul es mediodía, en Londres, hacia el oeste, aun faltan dos horas para que el sol alcance la culminación. Podemos afirmar entonces que Londres se encuentra a treinta grados de longitud, o a dos horas al oeste de Estambul, lo que hace que estos grados de longitud sean a la vez una medida de tiempo

y de espacio. El gran problema de los marineros de los siglos anteriores al XVIII es que no existía un reloj que se pudiese llevar en un barco y que fuese lo suficientemente preciso. El marinero que deseara orientarse entonces tenía que ser un matemático. El modo aceptado de calcular la longitud en el mar era mediante exactas observaciones de la Luna, que requerían instrumentos afinados y cálculos sutiles. Los fatales errores de cálculo podían ser producidos por un instrumento rudimentario, por un error en las tablas náuticas o por el mismo balanceo del barco. Una variación del método lunar para calcular la longitud es excelentemente descrito por Américo Vespucio que llevó tablas astronómicas de la Luna y los planetas en sus navegaciones:

"En cuanto a la longitud, declaro que hallé tan difícil el determinarla que sólo con grandes trabajos pude averiguar la distancia este-oeste que había recorrido. El resultado final de mis tareas fue que no encontré nada mejor que hacer que mirar por las noches y hacer observaciones sobre la conjunción de un planeta con otro, y especialmente la conjunción de la luna con los otros planetas, porque la luna es más veloz que cualquier otro planeta Después de muchas noches de hacer experimentos, en la noche del 23 de agosto de 1499 hubo una conjunción de la luna con Marte, lo cual, de acuerdo al almanaque [de la ciudad de Ferrara] debía ocurrir a medianoche, o una media hora antes. Yo descubrí que cuando salió la luna, una hora y media después de la puesta de sol, el planeta había pasado por aquella posición en el este."

46

El problema de la medida de la longitud era tanto un problema de educación como

El problema de la medida de la longitud era tanto un problema de educación como técnico, y no consiguió resolverse hasta el siglo XVIII.

La cartografía y la carta de navegación

La cartografía es el arte de representar sobre un papel, papiro, pergamino, tela, etc., los elementos geográficos o cosmográficos que nos rodean, y la ciencia que estudia estas representaciones. Las cartas de navegación son representaciones cartográficas, es decir, mapas, que representaban el mar, mientras que los planos eran mapas que representaban la superficie terrestre.

A lo largo de la Edad Media, la cartografía experimentó varias modificaciones. En la Alta Edad Media, era ante todo miniaturista, simbólica y religiosa. No se conocía el papel, y se trabajaba casi siempre con el pergamino, del cual no se producían grandes cantidades, y éstos se reservaban para la copia de libros. Por lo tanto, en esos libros se incluyen las representaciones cartográficas. Ya que raramente el hombre de la Alta Edad Media sabía leer y escribir, se recurría a los símbolos para explicar aquello que se deseaba. También hay que tener en cuenta que el hombre de la Alta Edad Media, prácticamente no se mueve de su aldea, o de sus posesiones si es un señor feudal; y además es profundamente religioso en su pensamiento. Le preocupa más la salvación de su alma que lo que hay detrás de las colinas más cercanas; eso hace que las representaciones cartográficas sean del cielo y el infierno, del Paraíso Terrenal, etc. Los mapas típicos de la Alta Edad Media son los conocidos por el

nombre de TyO; O porque hay una circunferencia que envuelve todo el mapa y representa a la Tierra, y T porque la T representa los tres ríos que salían del paraíso terrenal, y esta letra dividía a su vez a la tierra en los tres continentes conocidos, Europa, Asia y Africa. El primero de estos mapas se atribuye a Isidoro de Sevilla en el siglo VII, pero hasta nosotros no ha llegado el original si no copias posteriores con más simbología añadida. Los mapas en la Baja Edad Media ya son parecidos a los de hoy, con la situación de las ciudades comercialmente importantes, y líneas que marcan las rutas de navegación para ir de un puerto a otro. En la Baja Edad Media ya se han formado como reinos las distintas nacionalidades europeas, y mantener la corte real y los gastos de reyes y señores cuesta mucho dinero que se obtiene en base a impuestos. Es el comercio de mercancías el que proporciona buena parte de esos ingresos, comienza a ser muy importante vender y comprar y saber donde está el sitio al cual vendemos o al que compramos; se hace entonces necesario saber los días en que una mercancía

puede

alternativas que no tengan piratas o bandoleros, si hay que atravesar ríos o montañas. Los mapas típicos en el periodo que nos concierne son los Atlas y Portolanos: los Atlas intentan englobar todo el mundo conocido de tierra y de costa, y dar una relación detallada de lo que se conoce; los portolanos únicamente traen ciudades costeras. Ambos traen las líneas de vientos que sirven para navegar. En el siglo XIV la mejor escuela de cartógrafos fue la mallorquina, según algunos fundada por Raimon Llull. En el siglo siguiente, la escuela portuguesa creada por Enrique el Navegante fue la que produjo los mejores mapas. En el siglo XVI la escuela de Sevilla produjo el mapa de Americo Vespucci que dio nombre al Nuevo Continente.

rutas

Americo Vespucci que dio nombre al Nuevo Continente. rutas llegar a una ciudad y si hay

llegar

a

una

ciudad

y

si

hay

Durante la Edad Media era normal navegar “a la estima”, es decir, anotando el rumbo con ayuda de la brújula y fijando su posición en las cartas de navegación, también llamadas cartas de marear y portulanos. Se hacía uso de ellas desde antes del siglo XIV y fueron empleadas por todos los navegantes del Mediterráneo y más tarde del Atlántico hasta el siglo XVI. Su

47

representación cartográfica no tenía en cuenta las graduaciones de longitud y latitud; tenía dibujada una

representación cartográfica no tenía en cuenta las graduaciones de longitud y latitud; tenía dibujada una extensa tela de araña constituida por vientos o rumbos de colores. Solía llevar pintada también la rosa de los vientos, con diecisiete o treinta y dos clases. El norte se marcaba con una flor de lis. Reflejaba con sumo detalle la configuración de las costas y no faltaban adornos, como banderas, reyes o animales. Partiendo de ellas un navegante marcaba la ruta estimada a seguir. Cuando recorría costas nuevas, tomaba la latitud en tierra y la reflejaba en el mapa para que en lo sucesivo otros pudieran estimar su ruta con exactitud.

Vientos y corrientes del Atlántico Para cualquier navegante portugués o español que surcara el océano Atlántico en una embarcación impulsada por el viento, conocer las zonas propicias o contrarias del mar, era garantía de éxito. En el Atlántico, lo mismo que en los demás grandes océanos, vientos y corrientes desarrollan un movimiento giratorio constante a modo de gigantescos torbellinos, quedando en el centro de los mismos una zona de calmas, inestabilidades y vientos variables nada propicios a la navegación. Desde el ecuador al paralelo 60 de latitud N (casi hasta Islandia) la situación, en síntesis, es ésta: los vientos que soplan del Oeste llegan a la península Ibérica y toman dirección sur, bordeando África; a la altura de las Canarias se dirigen hacia el Oeste (alisios); llegan a las costas americanas; penetran en el golfo de México, y de ahí toman dirección Norte (costa de América del Norte) para marchar poco después hacia el Este y llegar a Europa, iniciándose de nuevo el mismo proceso. Con las corrientes sucede algo parecido: desde Cabo Verde, siguiendo los alisios, caminan hacia el oeste; bordean la costa de América del Sur; llegan a las Antillas y penetran en el golfo de México; desde ahí salen por Florida y las Bahamas, tomando dirección Este (corriente del Golfo), para llegar a las Azores y Portugal; una parte se desplazará hacia el norte de Europa, y otra hacia el sur de Portugal, siguiendo la costa africana y adoptando el nombre de corriente de las Canarias. En el centro de este gigantesco remolino, cuyos bordes se extienden desde Azores y Canarias hasta las Antillas, se encuentra una zona de calmas y vientos variables muy difícil para la navegación. La mayor parte de esa elipse es lo que forma el mar de los Sargazos, inmenso prado de algas con una extensión semejante a la que ocupa Europa. Estas plantas no miden más allá de medio metro de altura y, por lo general, no son un obstáculo para embarcaciones medianas. Pueden resultar peligrosos algunos parajes en que se acumulan en exceso y frenan, especialmente, a pequeños navíos. Quizá en esto se asienta la leyenda medieval de monstruos con tentáculos atrapando embarcaciones y engulléndolas.

Los instrumentos de navegación

Brújula

La brújula fue el primer instrumento que trajo una mejora en la

navegación, ya que permitía conocer la medida del rumbo.

antigua que se conoce es la calamita. Es un objeto en el que la aguja imantada se coloca sobre un trozo de madera o de corcho que, al flotar en la superficie del agua, orienta. Su diámetro oscilaba los 21 cm. El origen de la brújula no está muy claro. Las primeras noticias que se tienen en Europa Occidental son de la primera mitad del siglo XIII. Aunque, en al-Andalus parece que se conocía desde mitad del siglo IX. Su existencia, como el de otras técnicas de navegación, se mantuvo en secreto, puesto que proporcionaba grandes ventajas a los navegantes andalusíes sobre sus enemigos.

La más

a los navegantes andalusíes sobre sus enemigos. La más En la brújula hay trazada una línea

En la brújula hay trazada una línea negra vertical, conocida como línea de fe, en la superficie interior del recipiente, orientada según la proa del barco. El rumbo del buque se obtiene leyendo los grados que marca la rosa frente a la línea de fe. La brújula sólo apunta al norte si el barco está libre de magnetismo y si no hay objetos grandes de hierro o acero en las proximidades.

Tablas astronómicas

Las tablas astronómicas, con gran desarrollo en Al-Andalus, proporcionaban información sobre la declinación del sol o de una estrella en una fecha determinada. Conocida la declinación y la altitud meridiana se podía obtener la latitud del lugar con una suma o con una resta. Para calcular posiciones planetarias, estas tablas se fundamentaban en los modelos geométricos planetarios ptolemáicos, revisados en Córdoba en el siglo X. Por otra parte, las aportaciones teóricas de Azarquiel en el siglo XI representaron

48

un notable avance en la precesión de los equinoccios y del modelo solar y lunar.

un notable avance en la precesión de los equinoccios y del modelo solar y lunar. Todas estas modificaciones están recogidas en una serie de valiosas tablas andalusíes fechadas en el siglo XIII.

Almanaques

La tradición de los almanaques perpetuos se inicia en al-Andalus en el siglo XI y se introducen en el mundo cristiano en fecha temprana. Se trata de un tipo especial de tabla astronómica que permite obtener posiciones planetarias para una fecha determinada mediante la lectura directa y sin necesidad de cálculos. Se basan en una serie de ciclos, de origen babilónico, peculiares a cada planeta. Los ecuatorios tienen una finalidad análoga.

Astrolabio

Es un instrumento para registrar las latitudes. El primero que se conoce en la Península es el carolingio. Presentaba algunos defectos, como el trazado vacilante de algunas curvas, cosa que superaron los diseños andalusíes. El astrolabio clásico es el planisférico que se basa en la proyección estereográfica meridional de la esfera celeste sobre el plano del Ecuador. El astrolabio esférico se conoce en al-Andalus desde el siglo X. Está formado por dos piezas: una esférica dividida por el horizonte en dos hemisferios y una red que se superpone a la esfera y contiene índices para las estrellas. Lleva la eclíptica, un paralelo de declinación que mide coordenadas ecuatoriales y un cuadrante vertical graduado que mide latitudes celestes y distancias polares y cenitales. El astrolabio naútico surge a finales del siglo XV; necesita un círculo graduado y una alidada de pínulas para trazar una visual. El instrumento es más grueso en su parte inferior para desplazar hacia abajo el centro de gravedad y facilitar que el diámetro horizontal coincida con el horizonte cuando el astrolabio esté colgando de la anilla. Hasta ser sustituidos por el sextante, en el siglo XVIII, los astrolabios fueron los instrumentos fundamentales que utilizaron los navegantes.

Azafeas El astrolabio convencional, basado en una proyección estereográfica polar, tiene una lámina para cada latitud por lo que pierde precisión si no se dispone de la lámina idónea. Los primeros astrolabios universales basados en una proyección estereográfica meridiana surgen en Toledo a mediados del siglo XI. Son instrumentos que pueden utilizarse para cualquier latitud. La azafea es uno de ellos.

Cuadrantes náuticos Tienen la misma función que los astrolabios náuticos, es decir, determinar las alturas meridianas del sol o de una estrella, para saber la latitud de un lugar. Son instrumentos sencillos: constan de un cuadrante graduado en uno de cuyos lados llevan dos pínulas de mira y de un hilo con plomada que pende del centro del cuadrante. Si se dirige una visual al astro a través de las pínulas, el hilo marca su altura sobre la graduación del cuadrante.

Ballestilla También llamada báculo de Jacob, se trata de otro instrumento para determinar la latitud. Dos varillas unidas en uno de sus extremos por un gozne podían medir el ángulo de declinación cuando el observador nivelaba la varilla inferior con el horizonte y la superior con el sol o la estrella elegida. El principio de la ballestilla, conocida por los antiguos griegos con el nombre de dioptra y por los árabes como kamal, ya era aplicado en la Europa occidental hacia el año 1342. John Davis, un inglés, inventó en 1595 una ballestilla más manejable, llamada también "cuadrante inglés", que permitía que el observador estuviera de pie con el sol a la espalda, y evitaba el deslumbramiento.

Ampolletas naúticas Son los instrumentos habituales para medir el tiempo a bordo de un navío. También se emplean para realizar estimaciones sobre la distancia recorrida por el barco. Para su construcción se necesita un vidrio inalterable a los cambios de temperatura. Se fabricaban en Egipto en el siglo X, y ya se conocían ampliamente en el siglo XII.

Nocturlabios

la

observación de la posición de una estrella circumpolar. Está compuesto por tres discos concéntricos de

latón, que pueden girar libremente unos con respecto a los demás, alrededor de un anillo central. Sobrepuesta a estos tres discos se encuentra una barra que sobresale del borde del disco más grande, y

Son instrumentos que sirven para determinar la hora durante la noche. El método se basa en

49

que también gira libremente alrededor del anillo e indica, con el canto rectilíneo, todas las

que también gira libremente alrededor del anillo e indica, con el canto rectilíneo, todas las posibles rectas que parten del centro de rotación común. Sobre los dos círculos exteriores del disco grande, están grabados los días y los meses del año. En los círculos que se encuentran más hacia el interior del mismo disco, aparecen las divisiones del año en los doce signos del zodíaco y una escala que lleva 30 divisiones por cada signo zodiacal. El disco está provisto de un saliente con una anilla que se usa cuando se quiere colgar el instrumento. El disco medio está dividido en 24 horas. Cada hora está a su vez dividido en seis partes, por lo que cada pequeña división corresponde a 10 minutos. El disco pequeño está a su vez dividido en 24 partes iguales, y se caracteriza por poseer una especie de pequeños dientes en forma de sierra en sus bordes, sobre los que aparecen los números del 1 al 12, que aumentan en sentido antihorario. Este disco está también provisto de un índice que se usa para leer las divisiones del círculo intermedio, que se encuentra situados debajo. Este mismo disco, en su parte interior, se encuentra dividido en doce partes y en cada una de ellas puedan leerse, los nombres de los meses del año. Aunque los tres discos y el índice pueden girar libremente, están unidos entre sí por un anillo remachado en el que se practica un orificio central de aproximadamente 3 milímetros de diámetro. Se sabe que eran utilizados por cristianos, pero no por los árabes, aunque estos disponían de instrumentos similares. Se conoce este instrumento desde el siglo X.

Otros instrumentos

Las tablas de declinaciones eran indispensables para determinar la latitud. Asimismo, se hacía uso de relojes de sol, la esfera armilar, el triquetum, distintos tipos de armillas y otros instrumentos de observación. Los navegantes andalusíes también conocían el torquetum, que surge a fines del siglo XIII, y disponían de calculadores esféricos destinados a resolver gráficamente problemas astronómicos y del sexagenarium, regla de cálculo con la que resolvían los problemas trigonométricos que derivan del cálculo de la longitud de un planeta. También se solía utilizar una sonda para conocer la profundidad del mar.

La navegación de altura en Aquelarre

A la hora de practicar la navegación de cabotaje y la navegación fluvial no son necesarios instrumentos de navegación ni conocimientos de astronomía, y nos podemos servir íntegramente de las reglas de navegación que Rafel nos ofreció en el número anterior de Dramatis Personae (pgs. 42 – 46). Pero a la hora de navegar por alta mar estos dos elementos se hacen imprescindibles. Es por eso que debemos diferenciar entre estos tipos de navegación en las reglas y por lo que se ofrecen reglas de navegación e altura, aplicables a partir del siglo XVI.

Se hace necesaria una o dos tiradas al día de navegar y astrología. Los fallos en astrología desembocan en errores en las medidas de posición, por lo que el barco puede apartarse un poco de su

ruta. Con una pifia, el barco se pierde en el mar

sobre todo la carabela. Con cualquier otro tipo de barco navegando por alta mar, se aplica un -20% a

navegar.

Las naves idóneas son la carraca (o nao), el galeón, y

Instrumentos de navegación (los bonus / malus son a astrología):

Sin brújula: -25% Sin tablas ni almanaques: -10% Si no se dispone de instrumentos para medir la latitud: -25% Astrolabio: hasta +10% Cuadrante o ballestilla: si se dispone de un astrolabio, hasta +5%; si no, 0% Nocturlabio: hasta +5% (sólo si se navega por la noche) Ampolleta o reloj de sol: +5% Carta de navegación específica (con la ruta marcada): hasta +15%

Tabla de eventos para barcos La siguiente tabla puede usarse cada 2D6 días o cada semana de tiempo de juego, como el DJ estime oportuno, para determinar los pormenores del viaje.

50

TABLA DE EVENTOS PARA BARCOS EN ALTA MAR 01% Hay una gran tormenta. Caen 1d3

TABLA DE EVENTOS PARA BARCOS EN ALTA MAR

01%

Hay una gran tormenta. Caen 1d3 rayos en el barco. 25% de que destruyan uno de los palos o vergas e incendien las velas; 25% de que un rayo alcance al vigía, causándole 5d6 de daño.

02

– 05%

Si el vigía pasa una tirada de otear, avista un ser irracional del mar, a discreción del DJ.

06

– 10%

Si el vigía pasa una tirada de otear, avista tierra. Puede tratarse de un pequeño islote, una isla legendaria o el lugar de destino del barco, a discreción del DJ.

11

– 15%

Si el vigía pasa una tirada de otear, avista otro barco. Si no la pasa, este barco puede haber avistado al de los PJS y puede querer acercarse. Su actitud y procedencia (comerciantes, piratas…) queda a discreción del DJ.

16

– 60%

No ocurre nada digno de mención.

61

– 63%

Niebla poco densa: -25% a astrología, navegar y otear.

64

– 65%

Niebla densa: -50% a astrología, navegar y otear.

66

– 70%

Lluvia: las embarcaciones con vela pierden la fuerza motriz proporcionada por estas, ya que se empapan y no pueden cumplir su función. Como consecuencia de ello, coca, carraca, galeón y carabela reducen su velocidad a la mitad; fusta, galeota, saeta y jabeque también, a no ser que se usen los remos.

71

– 75%

Noche de tempestad: independientemente del resultado en la Tabla de Clima (ver DP nº5, pg. 43), sobreviene un temporal obliga a recoger las velas; debe pasarse una tirada de navegar - 40%. Si no se pasa, los PJS que se encuentren en la cubierta del barco deberán pasar una tirada de FUE x 5 o caerán por la borda; una vez en el agua, tendrán -25% a nadar. Además, otros hombres pueden caer también al mar, a discreción del DJ. Este horrible temporal sólo dura unas horas.

76

– 80%

Zona poco profunda, con numerosas rocas o algas en las que se puede enredar la embarcación y encallar. Para evitarlo, es necesaria una tirada de navegar con malus de -25%. Si no se pasa la tirada, el barco se queda encallado y hay un que calcular los daños daños (ver DP nº5, pg.

 

44)

81

– 85%

Por alguna razón (a discreción del DJ), una parte del barco se ha deteriorado y necesita de los carpinteros y calafates a bordo para repararla (ver Reparaciones).

86

– 90% Ocurre algún altercado en el barco (un marinero borracho inicia una pelea, insulta a un oficial…). Una vez sofocado, se le practica el castigo pertinente al alborotador (ver Justicia a bordo).

91

– 95% Una enfermedad afecta a parte de la tripulación. Esta puede proceder de algún puerto donde se haya atracado, o puede ser una de las enfermedades típicas de los marineros (ver Enfermedades).

96

– 99% El barco sufre un ataque repentino de piratas. Si el vigía pasó una tirada de otear, los tripulantes tienen tiempo de prepararse para la lucha; si no, el barco pirata embestirá al de los PJS y lo abordará sin que estos puedan hacer nada, y además no toda la tripulación estará preparada para el combate pudiéndose considerar el primer turno como ataque por sorpresa de los piratas. En este caso, para saber si los PJS están preparados para el combate (tal vez estaban durmiendo, o aliviando la vejiga, quién sabe…), cada uno deberá hacer una tirada de Suerte.

100%

Motín: un pequeño grupo, que ha ido creciendo y haciéndose fuerte con los días, está muy disgustado con la forma que tiene el capitán de gobernar la nave, y en un determinado momento estalla un motín. Los PJS tienen derecho a una tirada de PER x 2 para darse cuenta de la situación antes de que estalle el motín, pudiendo intentar sofocarlo pacíficamente, informar al capitán, o ponerse del bando de los amotinados. Si no se apercibieron, en el momento en que estalle el motín deberán elegir su bando rápidamente.

51

VIDA A BORDO EN ALTA MAR El principal objetivo de la navegación durante el siglo

VIDA A BORDO EN ALTA MAR

El principal objetivo de la navegación durante el siglo XV era llegar a las Indias occidentales por las grandes riquezas existentes en ese territorio y el comercio de especias. Sevilla era llave de las Indias:

regulaba los viajes mediante la Casa de Contratación. Se armaban flotas regulares, destinadas al comercio

y expediciones descubridoras. Los marineros tenían que ser castellanos y cristianos viejos (no reconvertidos). Los pasajeros seleccionados por la Casa de Contratación debían reunir estas características:

? Reputación intachable

? Probados sentimientos religiosos

? Excluye a los conversos y musulmanes.

Se imponían severas penas por embarcar sin autorización.

Tripulantes

En el S.XVI la tripulación mínima para un navío de 100 Tm eran 31 personas. En el primer viaje de Colón (expedición reducida), 6 de cada 10 tripulantes eran profesionales, en el segundo viaje, Colón contaba con 17 navíos, entre los que se repartían 500 marineros, 700 pasajeros y 300 imprevistos. En la expedición de Magallanes (1520) había 265 embarcados y 125 expertos.

La tripulación se organizaba de la siguiente forma:

? Capitán

? Pilotos

? Maestres y contramaestres: distribuyen el trabajo a la orden de los anteriores

? Alguaciles para mantener el orden

? Cirujanos y barberos para la atención médica

? Despenseros que cuidaban de la comida

? Carpinteros y calafates para calafatear el casco del navío (artesanos)

? Toneleros

? Marineros

? Grumetes: de entre 18 y 20 años, entre los que había pajes, criados y aprendices

? Lombarderos, que eran los expertos en artillería

? Criados, pertenecientes al capitán y gente rica del barco

? Sobresalientes, que eran los soldados expertos en combate

? 4 Clérigos

? Merinos: oficiales del rey

? Armeros

? Herreros

? Lenguaraz (intérprete)

? Contador: escriba que se encargaba de los impuestos

Si no se encontraban bastantes tripulantes se llevaban forzosos.

Provisiones

Los viajeros se ocupaban de su mantenimiento. Sólo se les facilitaba agua racionada por persona.

Llevaban su propia comida, mantas, ropa

compra, venta y trueque. Al llegar al barco, se situaban en los pocos espacios que quedaban libres. Cada

uno debía defender su sitio frente a los demás. El poco espacio que tenían estaba frecuentemente lleno de piojos y cucarachas. La tripulación tenía una ración diaria, que consistía en:

Solían llevar jaulas de animales, que utilizaban para la

? 1,5-2 libras de bizcocho o galleta

? 1 litro de agua

? 1/2-1 libra de tasajo o carne salada

? 3/4 de litro de vino

? 1/4 de libra de arroz o legumbres

52

? 1 galón de cerveza a la semana ? 50 gramos de vinagre - Ron

? 1 galón de cerveza a la semana

? 50 gramos de vinagre - Ron

? 1/4 de litro de aceite

Sobre los buques, guisar es una fuente de problemas. Las reservas considerables de leña son necesarias

y el fuego debe mantenerse encendido, lo que hace correr riesgos permanentes de incendio. Cuando había

temporal o mar gruesa no había comida caliente. Los fogones de la cocina sólo podían estar encendidos cuando hacía buen tiempo. A la menor señal de movimientos bruscos del barco se apagaban por temor a un posible incendio. La bebida también era un problema, ya que el agua no se conservaba durante mucho tiempo, volviéndose verde y viscosa. Los abastecimientos de agua dulce podían ser renovados en aguadas

a lo largo del litoral, aunque todavía hacía falta que el agua recogida fuera bacteriológicamente sana, lo cual no sucedía muy a menudo.

Para conservar la comida se usaban las salazones (el bacalao salado se conserva un mes, el buey dos meses, la carne de cerdo, dieciocho meses), pero la comida con exceso de salazón producía más sed, lo que unido a la falta de agua hacía que este recurso se debiera utilizar con cuidado. También se usaban condimentos (vinagre, para digerir la alimentación salada y poco variada y combatir avitaminosis, y a partir de finales del siglo XV, mostaza, pimienta y guindillas). Los alimentos frescos (carne fresca, frutos y verduras) se agotan rápidamente y son reservados para las escalas. Para los grandes viajes, los animales son embarcados vivos. Esta práctica perjudica a la higiene, pero resuelve en parte el problema de los víveres frescos. Sobre las cubiertas se ponían jaulas de aves de corral con patos, gansos o pavos, que no sufren el mal de mar, y son preferidos a las gallinas que pueden morir de este mal. Todo este corral está destinado a mejorar la dieta del estado mayor y a abastecer el "caldo de ave", que revitaliza los enfermos y los heridos. También se llevaban ajos, almendras, azúcar, carne de membrillo, ciruelas, pasas, harina, higos, miel, pescado seco, sardina blanca, tocino y vacas. Por otro lado, una parte importante de las calorías es aportada por el alcohol: un litro de vino al día y por hombre, completado por una porción de aguardiente, pudiendo ser utilizado para recompensar a los hombres, galvanizar a los combatientes o reconfortar a los heridos. Debido al complemento de reservas clandestinas, sumamente disimuladas, el alcoholismo constituye uno de los peligros del barco, grescas, principio de rebeliones, desobediencia y accidentes. Habrá que esperar el fin del siglo XVIII para que los instrumentos de pesca se vuelvan obligatorios a bordo de los grandes navíos. Durante los siglos anteriores la pesca es muy raramente practicada, ya que a los marineros les repugna (en general muchos no sabían ni nadar).

Suben a bordo alimentos y objetos que permitan la conquista, el comercio o el asentamiento:

? Armas (protecciones, municiones, lombardas, pólvora)

? Instrumentos náuticos (relojes de arena, cartas de marear, libros en blanco, astrolabio, rosas de mar, etc.)

? Mercancías para el rescate (paños de colores, peines, cascabeles, cuchillos, tijeras, espejos, cristales de colores )

? Útiles varios (ollas, calderos, escudillas, hierro en barras, anzuelos, leña, esteras, sacos de

cáñamo, sierras, medicinas, banderas

)

Según todo lo expuesto, es fácil deducir el alto coste de las expediciones.

Un día a bordo

Los marineros se desperezan, estiran la ropa, se lavan la cara y manos: han dormido en distintos rincones. Si la noche hubiera sido de tempestad, habrían estado sin dormir. Sólo el capitán dispone de un camarote situado en la popa. Los demás oficiales deben contentarse con cabinas más o menos exiguas, delimitadas por separaciones absolutas fijas o móviles en tela, deslizantes sobre barras. Los más grandes miden 9 m ², y los más pequeños 1,8 m sobre 1,35 m (2,4 m ²).Una de las primeras tareas la realizan los carpinteros y calafates: evaporado el rocío comprueban las velas y achican el agua. Tareas habituales son

mantener las cubiertas limpias, reparar e izar las velas cuando fuera preciso, atar cabos, arreglar cuerdas

y velas, trepar por los palos, hacer cuerdas nuevas, remendar redes, revisar los aparejos, chapuzas y reparaciones.

53

El equipaje era escaso, así como la indumentaria, que era diferente entre ellos. Sobre todo

El equipaje era escaso, así como la indumentaria, que era diferente entre ellos. Sobre todo de lana, y como rara vez se bañan, había tufo en el barco. La higiene era muy escasa, pero no inferior a la de la época. Se bañaban en el mar en época de calmas,

pero como eran malos nadadores, lo hacían en pocas ocasiones. Para satisfacer las necesidades naturales, se utilizaba un procedimiento sencillo y poco discreto: "Los jardines". Con respecto a la comida, en el desayuno se tomaba pan, ajos y queso. El almuerzo era la única comida caliente, de la que se encargaban cocineros profesionales. Con el paso del tiempo se añade a la dieta la yuca. Los oficiales poseían una despensa propia. Las frutas y verduras se consumían sólo los primeros días, lo que ocasionaba diversos problemas de salud. Por la tarde, los marineros están más relajados. Se dedican a pescar, charlar, añorar, cantar, quitarse

mutuamente los piojos

narraban numerosas aventuras. Cuando se llegaba a algún puerto la mayoría de los marinos bajaban a tierra a emborracharse, pero los que estaban de guardia en el barco recibían la visita de mercaderes y mujeres y se relajaba la asfixiante atmósfera de disciplina. La incomodidad y la enfermedad eran más penosas de soportar debido a la férrea disciplina (y a veces arbitraria) que reinaba a bordo. En efecto, la disciplina era mucho más dura sobre las embarcaciones que en los ejércitos de tierra. Los antiguos usos son siempre utilizados, y en el momento de las maniobras el oficial a menudo aplica golpes con una cuerda, a veces hasta sin avisar al capitán, que, según el reglamento, era el único que tenía derecho a castigar. El castigo corporal e inmediato es una costumbre en todas las marinas de la época. Pasa así que los contramaestres y hasta los marineros suboficiales dan golpes con el puño o con una cuerda para estimular el trabajo de los marineros; el contramaestre era venerado y temido, apareciendo sólo en las maniobras importantes o las reuniones de toda la tripulación con una vara en la mano. Para las maniobras de conjunto, un hombre es designado para entonar cantos tradicionales (a menudo groseros, incluso obscenos) que animaban las pesadas maniobras de los marineros.

Se celebran las fiestas religiosas y los aniversarios de reyes e infantes, y se

Justicia a bordo

En caso de grave infracción, el culpable se enfrentaba a un juicio en el que el capitán hacía las veces de juez. El capitán de la embarcación era el único responsable de la conducta de la tripulación, de lo que pasa a bordo y del respeto a la disciplina. Los reglamentos son muy estrictos. La intransigencia y la crueldad del capitán son a menudo proporcionales a la duración de las navegaciones efectuadas en compañía de tripulaciones hostiles y recalcitrantes, que pueden transformarse en hordas hambrientas y sedientas, más de la mitad enfermas, agotadas por el trabajo y por cansancio. La gama de los castigos es muy extensa, y dependía de la gravedad de los delitos: robos, riñas, embriaguez, desobediencia, insultos, faltar el respeto a los oficiales Los deli tos más graves eran sancionados con un régimen de pan y agua, con la flagelación y sobre todo con un castigo particularmente temido: el azote. El culpable, con el torso desnudo, desfilaba corriendo entre dos hileras de hombres que lo golpeaban a su paso con unas varas con nudos y recubiertas con alquitrán. Pero existían otros suplicios temibles: la caída mojada, que consistía en izar al condenado a una verga y, soltado precipitadamente sujeto a una cuerda, era sumergido en el mar; la caída seca era el mismo castigo, pero la cuerda era más corta y el hombre no llegaba a tocar el mar, siendo parado en seco en el aire, lo que ocasionaba fracturas muy graves, incluso mortales. Por último, el paso por la quilla era el castigo más espantoso; consistía en hacer pasar al condenado de un extremo al otro del barco, bajo el agua. Tenía suerte si era capaz de salir de allí vivo, y si se daba el caso era herido muy gravemente por las astillas de la madera o las conchas fijadas sobre el casco (hay que decir que este castigo se prohibió a finales del siglo XVIII debido al excesivo número de muertos y a su crueldad).

debido al excesivo número de muertos y a su crueldad). Azote: El PJ castigado por este

Azote: El PJ castigado por este método verá reducidas sus competencias de Fuerza, Agilidad y Habilidad a la mitad durante 1D3 días, debido a lo debilitado que queda tras el castigo.

54

Caída mojada: El PJ se expondrá a una pulmonía, debiendo tirar por contagio. Además debe

Caída mojada: El PJ se expondrá a una pulmonía, debiendo tirar por contagio. Además debe hacer una

tirada por la mitad de su competencia en saltar para caer bien en el agua, de lo contrario recibirá daño por caída.

Caída seca: Se

competencia de saltar para reducir el daño a la mitad. El daño deberá localizarse y dependerá de los metros de caída. Pasar por la quilla: El PJ debe hacer una tirada por la mitad de su competencia de nadar. Si la pasa, recibe 3D6 puntos de daño general por los cortes con las astillas y conchas, y corre peligro de contraer el tétanos (hacer tirada de contagio); si no la pasa, muere ahogado.

trata igual que una caída normal, con la diferencia de

que

el

PJ no puede usar

su

Enfermedades

La mortalidad por enfermedad era bastante superior a la causada por los combates y los naufragios. Todas las patologías estaban presentes a bordo, las más comunes eran las referidas a la alimentación (escorbuto, daños gastrointestinales provocados por el alimento salado, los salazones podridos, la mala

dentición), al agua (la bebida corrompida era caldo de cultivo del tifus) y a la falta de higiene (favorable en la proliferación de enfermedades contagiosas: cólera, sarampión, viruela y enfermedades transmitidas por parásitos, como el tífus y otras enfermedades de la piel). No hay que olvidar los accidentes de trabajo

(caídas, fracturas, heridas, ahogamientos

El medio marino puede agravar las enfermedades pulmonares (tuberculosis); surgen afecciones articulares debido a las ropas mojadas (artritis, artrosis, reuma articular agudo con complicación cardio- respiratoria); los estados "preescorbúticos" favorecen traumas del tipo de la artrosis crónica con dolores y rigideces. Por otro lado, una complicación frecuente en las lesiones traumáticas profesionales o en el combate era el tétanos. Al escorbuto se sobrepone el tifus y la tifoidea, lo que deja impotente la medicina del momento. Pero el escorbuto era sin duda la enfermedad más temida. La mayor preocupación consistía en disponer de comida suficiente para todo el viaje, por lo que embarcaban alimentos de sobra. En la ruta habitual de las Indias, incluso cuando había temporales y se desviaban, no faltaban alime